XII. Amor y dificultades

Este curso tiene el objetivo de difundir una norma moral exigente y severa, aún hoy día válida , que prohíbe el uso de medios que intencionalmente impiden la procreación, y que degradan así la pureza del amor y la misión de la vida conyugal.

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Moderadores Animadores

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor sergio_sr » Lun Dic 27, 2010 9:39 pm

¿Cuales son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
R.- Aprendernos y vivir las pequeñas virtudes que enseñaba San Francisco de Sales.
Gracias y que Dios los Bendiga.
sergio_sr
 
Mensajes: 24
Registrado: Lun Ago 30, 2010 11:23 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Casilda » Mar Dic 28, 2010 1:07 pm

Hola Muy Buenas Tardes:
Aquí envio mi respuesta del Practico: AMOR Y DIFICULTADES:

[*]La solucion a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio se puede resumir en el ejercicio de Pequeñas Virtudes que son esenciales y necesarias para conseguir la felicidad diaria ellas son:
1)La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2)La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3)La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4)La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5)La flexibilidad del ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6)La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo
7)La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8)La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9)La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10)El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
11)La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12)La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor, sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Hasta Pronto, saludos, MUY FELIZ Y SANTA NAVIDAD
Casilda
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 08, 2010 11:49 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor oscar2 » Mié Dic 29, 2010 9:11 pm

Curso: Matrimonio Cristiano XII, Amor y Dificultades.
1.- Algunas posibles soluciones/aplicaciones a las dificultades dentro de la pareja y la familia pueden ser: La presencia del amor, la voluntad, el interés y disposición para lograr vencer las dificultades del día a día con el deseo de que todo salga muy bien para los dos (ganar – ganar)…
El dejar el ego a un lado, de tal manera de que se pueda aplicar libremente la caridad, la prudencia, la comprensión, la piedad, la humildad, la condescendencia…y “muchos kilos de amor…”
El aprender- saber: perdonar, olvidar, respetar…son otros puntos a aplicar.
Otras, que desafortunadamente no se toma en cuenta y que se debe aplicar con esmero es la buena educación y el buen trato mutuo…
Las buenas y satisfactorias relaciones sexuales, para ambos…
El tener en cuenta desde el inicio de la relación de que son dos personas completamente distintas, pero dispuestas a acoplarse en sus vidas e ideales, por esa unión conyugal…
CLARO QUE ESO Y MÁS DEBERÁN ESTAR SIEMPRE ACOMPAÑADAS DE LA PRESENCIA DEL AMOR DE DIOS, COMO GUIA, EN ESTE CAMINAR HACIA EL, EN ESTA VIDA…
Oscar2
oscar2
 
Mensajes: 50
Registrado: Mié Oct 14, 2009 8:15 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor jose17 » Jue Dic 30, 2010 8:59 am

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

R/Bueno yo creo que la respuesta es clara, la solución a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio es la práctica de la caridad y de las pequeñas virtudes que han sido expuestas en el presente tema.
Pero el poder practicar estas pequeñas virtudes que en el fondo están dentro del contexto de la caridad que lo es todo como lo explica San Pablo; yo debo aceptar mi cruz que en el fondo es el problema principal por las que atraviesan numerosas familias y matrimonios (el tema de la Cruz fue expuesta al principio del curso). El saber que el otro es diferente a mí y que también tiene su cruz lo cual queda expresada en las deficiencias que pueda poseer o la historia particular que haga que reaccione de una u otra manera y claro está el aceptar esto muchas veces atenta contra nuestra capacidad de amar. Mucha veces realizamos actos por nuestra propia voluntad y al final nos damos cuenta que no muestra resultados, claro está lo hacemos apoyados en nuestra propia capacidad, pero el amar al otro no proviene de nosotros como lo dice San Pablo sino proviene de Dios, por lo tanto es un problema espiritual y por lo tanto Dios deberá el centro de ello. Si yo amo a Dios por sobre todas las cosas y El es el primero en todo seguramente el amar al otro ya no será una carga pesada sino ligera. Por lo tanto si el mundo pudiese entender este pequeño “algoritmo” la práctica de las virtudes será una tarea no fácil pero si posible de practicarlo.

Gracias por enviarme el tema, la verdad me agradó como lo han abordado y espero me envíen los siguientes temas ya que siempre los espero para poder nutrirme de ella y transmitir a quienes dependen de mí.
Jose Ismael
jose17
 
Mensajes: 22
Registrado: Jue Ago 26, 2010 8:27 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor misioneracolombiana » Dom Ene 02, 2011 3:21 pm

Puntos para reflexionar

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio? Practicar en el hogar las pequeñas virtudes, nos permitira ser felices, hacer felices a los demas y alcanzar la santidad.
1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los de-fectos, sinrazones, faltas y palabras poco aten-tas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para sua-vizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humilla-ción de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en ace-cho para poder servir, para dar gusto y obse-quiar a todo el mundo.
7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más le-ve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia
8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las de-mostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obse-quio de otros. “Anticipaos unos a otros en las señales de honor” (Rm 12, 10).
9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escu-cha las observaciones y muestra apreciarlas aun-que no siempre sean perfectamente fundadas
10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
misioneracolombiana
 
Mensajes: 38
Registrado: Mié Sep 16, 2009 9:20 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Esmeralda Dominguez » Mié Ene 05, 2011 12:15 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

El Santo Marcelino Champagnat considera la práctica de las pequeñas virtudes que ayudaran a las dificultades de la familia y el matrimonio, toda vez que son esenciales y necesarias, son:

1. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los de-fectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas. “Ser condescendiente, dice San Francisco de Sales, es acomodarse a todo el mundo en cuanto lo permitan la ley de Dios y la recta razón.
10. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
11. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer. La beata Madre Teresa de Calcuta repetía constantemente a Dios: “Te amo no por lo que mas sino por lo que me quitas”. Hay que soportar, pues, con paciencia las imperfecciones, defectos e importunidades del prójimo; tal es el verdadero cami-no para tener paz y conservar la unión con todos.
12. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Para vivir estas pequeñas virtudes exiten varios razones para llevarlas acabo o motivos los cuales se pueden sintetizarce en 6:
1. Por la debilidad del prójimo. Sí, todos los seres humanos son débiles, y de aquí tantos defectos, la mayoría de ellos pequeños, todos tienen su parte flaca, cada uno es-tá sujeto a muchos defectos e imperfecciones pequeñas que es necesario soportar, y que ofre-cen continuas ocasiones de ejercitar las peque-ñas virtudes. Es justo y racional que se trate con delicadeza todo lo flaco; se deben, por lo tanto, soportar las flaquezas del prójimo.
2. Por la levedad de los defectos que nos vemos obligados a tolerar. Estoy refiriéndome al caso de personas virtuosas, al menos cumplidoras de los mandamientos de Dios y de las leyes de la Iglesia, la mayor parte de los defectos que nos hacen perder la paciencia no son grandes vicios ni defectos groseros, sino imperfecciones, ímpetus de genio, flaquezas que de ninguna manera impiden que las personas a ellas sujetas, sean almas escogidas, de gran fondo, de virtud sólida y de conciencia timorata.
3. A veces se trata de la ausencia de verdaderos defectos. Es decir, que muchas veces lo que nos hace sufrir de parte del prójimo son cosas en sí mismas indiferentes y de las cuales esas personas no tienen ninguna culpa.
4. Todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten en algo, ¡Qué injusticia sería exigir respeto y atenciones y no corresponder sino con dureza y altanería!
5. Practicar las pequeñas virtudes, está en los lazos que nos unen con las personas a quienes debemos soportar, ya que exixten muchos motivos para amarlas, para servirlas y soportarlas con toda paciencia.
6. La caridad es la primera y más excelente de todas las virtudes y la que hace más fácil el camino del cielo. Dios quiera que nunca busquemos excusas inoportunas para no vivirlas.
Esmeralda Dominguez
 
Mensajes: 19
Registrado: Jue Sep 09, 2010 10:19 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor MarceLiliMaida » Sab Ene 08, 2011 1:43 am

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
*Es la práctica de virtudes, dentro del vinculo familiar, principalmente las siguientes:
:idea: 1. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
:!: 2.La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
:idea: 3.La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
:arrow: 4.La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
:idea: 5.La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.
:!: 6.La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
:arrow: 7.La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
:idea: 8.La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
:arrow: 9.La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
:!: 10.El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
:idea: 11. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
:!: 12. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

La practica de estas "pequeñas" grandes virtudes, nos permitiran resolver y afrontar las dificultades que se presenten en la familia y /o el matrimonio
MarceLiliMaida
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Sep 09, 2010 4:11 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor vallebilbao » Vie Ene 14, 2011 5:36 pm

Consiste en la práctica de pequeñas virtudes.: la indulgencia, la disimulación caritativa, la compasión, la santa alegría, la flexibilidad de ánimo, la solicitud caritativa, la afabilidad, la urbanidad y la cortesía, la condescendencia, el interés por el bien común, la paciencia, la igualdad de ánimo y de caracter.
Motivos: por la debilidad del prójimo.
Por la levedad de los defectos que nos vemos obligados a tolerar.
Aveces se trata de la ausencia de verdaderos defectos.
Todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten en algo.
Los lazos que nos unen a las personas a soportar.
Su excelencia.
vallebilbao
 
Mensajes: 14
Registrado: Lun Oct 04, 2010 9:41 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor charmin » Lun Ene 17, 2011 12:05 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Después de haber reflexionado las diferentes virtudes que se tratan en el documentos, es muy importante darse cuenta que tanto la relación de los integrantes de toda una familia, así como del matrimonio es necesario tener paciencia y saber el momento y la forma en que en ocasiones ay que contenerse cuando existen diferencias de las cuales muchas veces en lugar de hacer más pequeño el momento, por no saber como llevarlo se hace más grande.

Ya lo decía San José de Calasanz: Si quieres paz no contradigas al otro. Y en verdad este pensamiento es muy aplicable ya que el ser humano antes de escuchar siempre quiere imponer su razón la cual trae como consecuencia los enojos de todos.
charmin
 
Mensajes: 33
Registrado: Lun Oct 12, 2009 12:45 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor [Merovingio] » Mié Ene 19, 2011 6:18 pm

Muchas gracias por todos los aportes que han escrito. A mi me gustaría hablar del perdón en la familia cristiana. Cuan dura es la convivencia y cuantas dificultades se nos presentan por nuestras flaquezas y que nos llevan a pecar. Con el paso del tiempo he aprendido a perdonar a mi esposa, a mis hijos, a mis padres, a mis suegros y con el tiempo ellos también han sabido perdonarme tantas veces a mi.

Cuantos matrimonios han quedado destrozados por la soberbia de quienes no saben perdonar a quien es carne de su carne.

Un saludo a todos y bendiciones.
Avatar de Usuario
[Merovingio]
 
Mensajes: 1
Registrado: Jue Ene 13, 2011 2:33 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor maribelfj » Mié Ene 19, 2011 10:16 pm

Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
Consiste en la práctica de las pequeñas virtudes:

1.La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
2.La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
3.La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
4.La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
5.La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Es esencial en el matrimonio.
6.El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
7. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
maribelfj
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Sep 18, 2010 10:48 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor ma socorro a. reyes lópez » Mar Abr 05, 2011 2:06 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
- La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
- La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco aten-tas del prójimo y que Dios deja como ejercicio de virtud para aquel que está sujeto a tales defectos y para los que viven en su compañía.
- La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
- La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
- La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
- La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar.
- La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
- La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
- La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
- El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
- La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
- La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
ma socorro a. reyes lópez
 
Mensajes: 49
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor El_Cacaceitero » Jue Jun 09, 2011 4:39 am

El matrimonio es una representación del Ministerio Sagrado en la Tierra, y como tal debe regirse por los preceptos que Jesucristo nos dejó.

Un ejemplo de cómo se puede regir un matrimonio cristiano ya viene reflejado en "Camino" de Escrivá de Balaguer.
El_Cacaceitero
 
Mensajes: 4
Registrado: Jue Jun 09, 2011 4:35 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor lcmar » Vie Oct 14, 2011 8:19 am

Hola, es la primera vez que participo en este foro y escribo para pedir opinion sobre mi situacion. para ser breve he sido atea (más o menos) durante casi toda mi juventud, en ese tiempo conocí a mi marido (ateo) con quien me casé y después volví al catolicismo. Le convencí para hacer una segunda boda religiosa y accedió por darme el capricho, aunque no por convencimiento. hoy tenemos tres hijos y permite su educacion religiosa pero con recelo. No me deja colocar imágenes religiosas en su habitación, por ejemplo, ni le gusta que recemos demasiado, opiuna que los estoy adoctrinando. Por si fuera poco nuestra vida sexual ha cambiado mucho desde mi vuelta a la Iglesia en comparación de a lo que estabamos acostumbrados y esto lo lleva muy mal, de modo, y para que nuestra relación no desemboque en ruptura consiento en algunas practicas en esta materia que se que son pecado, además del tema anticonceptivo pues el no quiere tener más hijos, luego, una vez al mes me confieso, pera claro, sabiendo que voy a pecar con total seguridad en breve espacio de tiempo de modo que estos últimos años solo tomo la comunion justo despues de confesar para no incurrir en una comunion sacrilega, pero me pregunto si la confesión de esta manera es válida. Mi confesor lo permite como un mal menor, me dice que rece y tenga paciencia, pues una separacion de mi marido por estos motivos harían que él montase en cólera y quizás intentase impedir o boicotear la educación religiosa de los niños o incluso solcitar su custodia alegando fanatismo por mi parte o algo parecido y tal y como esta el tema... Por ahora iba haciendo lo que mi confesor me decía pero he leído en vuestro foro que los pecados contrra el sexto mandamiento no pueden ser perdonados por un sacerdote sino sólo por el Papa y sino se incurre en excomunión (o eso he entendido) y en bastante tiempo no puedo visitar a mi confesor paa preguntarselo; por otra parte he oído que algunos cristianos , como los neocatecumenos se separan si su pareja es un estorbo para la salvación de su alma o la de sus hijos, de modo que estoy confusa, no sé si estoy haciendo lo correcto. He de decir que ya he frenado a mi marido todo lo posible en el campo en que pecamos y que él ha hecho un verdadero esfuerzo por su parte pero no está dispuesto a ceder más por algo en lo que no cree. Les agradezco su respuesta y les pido perdón si este no es el lugar adecuado para esta pregunta pero es que soy muy torpe con los temas informaticos y no consigo escribir en otro sitio. gracias.
lcmar
 
Mensajes: 1
Registrado: Vie Oct 14, 2011 7:55 am

Hi there

Notapor RichardNes » Jue Dic 18, 2014 10:20 am

a lot of useful information salute
RichardNes
 
Mensajes: 1
Registrado: Mié Dic 17, 2014 12:59 pm

Anterior

Volver a Curso: Matrimonio cristiano, anticoncepción y natalidad

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |