10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Aula virtual para comentar y discutir los temas semanales del Curso de Promoción Vocacional. El futuro de la Iglesia y de las Congregaciones depende de las vocaciones.

Moderadores: Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Silvia Lizett Nuyens » Mar Dic 21, 2010 11:30 pm

1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional

a) Para toda la provincia o delegación

El problema de las vocaciones pertenece a todos. La experiencia de Dios recibida como un don y vivida en cada carisma, capaz de llenar la vida entera, tiene que ser comunicada con fuerza a los demás..

Optimismo, valoración positiva de todo lo nuestro, deseo de vivir y de hacer mejor, son signos básicos de la salud del cuerpo apostólico y, por tanto, condiciones para acoger nuevos miembros.
b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno.

El superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. Los logros en este campo dependerán en gran medida del grado de esfuerzo, de entusiasmo y de prioridad real concedan al sector de la pastoral juvenil y vocacional. El tendrá que asignar personas a esta tarea y las tendrá que apoyar. No olvidemos que la visibilidad y transparencia de nuestra vida como religiosos debe resultar atractiva para muchas jóvenes, renovando profundamente el modo de orar, de vivir en común y de trabajar. La renovación espiritual del cuerpo de la provincia también compete al gobierno.

c) Delegado de vocaciones full-time

la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas

-Estas personas deben ser bien aceptadas y estimadas por nuestras comunidades a las que deben, en primer lugar, aportar animación y sensibilización.
-Deben estar bien respaldadas por las comunidades de formación.
-Deben coordinarse bien con los equipos y centros de pastoral juvenil.
-Deben tener libertad de movimiento para realizar iniciativas y experiencias nuevas, especialmente en lo que se refiere a encuentros y formas de convivencia entre las candidatos.
-Deben contar con un presupuesto económico y medios necesarios.

En resumen, el delegado vocacional y su equipo tienen una triple función:
animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros;
animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y
acompañar directamente a los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil

El proyecto apostólico debería ser concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.

Es vital tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas que puedan ser evaluados .
• Cuidar que nuestra imagen transparente la experiencia de Dios, el gozo de servirle y de vivir unidos como hermanos, la atención benévola y desinteresada a las personas.
• Reconquistar espacios de contacto con los jóvenes, con los adolescentes y los niños/as.
Hay que saber plantar la semilla, tener paciencia, ayudar a madurar, antes que recoger los frutos.
• Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal.
• Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones

No parece inútil “ampliar la mirada” a otros perfiles posibles de candidatos y estar abiertos a ellos, así como cuidar los lazos positivos con otros institutos religiosos, parroquias, movimientos y asociaciones.

f) La familia

tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral.

g) Materiales vocacionales

Aquí la amplitud puede ser grande. Se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materiales que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. La variedad puede ir desde materiales del tipo de comics infantiles sobre personas significativas de la congregación, para ninos/as, pasando por ediciones de formato más juvenil, hasta biografías pequeñas y sencillas para jóvenes. Materiales audiovisuales, en particular, los DVD, videos, materiales informáticos, para usar en grupos, sobre la historia y misión actual de la congregación o sobre temas específicos como la vocación.

La elaboración anual de posters, trípticos, calendarios, etc.

El objetivo es facilitar a las pastoralistas su trabajo para que aconsejen un libro u otro según la persona a la que acompañan.



2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación

1) Dios Padre es el origen de nuestra vocación general
2) Dios Padre es el origen de nuestra vocación especifica
3) Jesús, el formador, llama al seguimiento
4) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión
5) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
6) DESDE LA TRINIDAD A LA IGLESIA
7) MARÍA

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?

El Espiritu Santo:
animador y acompañante
en la caminada para llegar a la meta:
a) Guía en el discernimiento.
b) Nos prepara en el testimonio

Con Él superamos:
a) El pragmatismo
b) La superficialidad
c) La falta de fe
d) La desesperanza
e) El egoísmo como desamor

Nos abre camino para la escucha profunda como principal actividad de la acción pastoral.
El Espíritu Santo descubre la originalidad de la llamada.
Con una imborrable tendencia a la UNIDAD.
En el Espíritu Santo las vocaciones son muchas y es una sola en unidad de amor y testimonio.
Hace posible la pluralidad de vocaciones en la unidad de la estructura eclesial



Jesús, el formador, llama al seguimiento

Es el enviado de Dios para llamar al hombre. Siempre Jesús nos colocará frente a la pregunta estratégica:
• ¿Qué hago con mi vida?
• ¿Cuál es mi camino?
Jesús llama al amor, porque nos llama a vivir su misma relación con el Padre: “Nadie tiene amor mayor que el que da la vida por sus amigos” y la vocación es un llamado
El entramado de cada vocación, o mejor aún su madurez, consiste en seguir a Jesús en el mundo, para hacer, como Él, de la vida un don.
Jesús es el Maestro que puede plasmar en nosotros sus mismos sentimientos.
Responder a su llamada es dejarse formar por Él en los rasgos de su propia opción.
Para vivir esta dimensión hay que dejarse llevar por la Palabra, en la escucha y el diálogo con Dios. La oración, la interiorización de sentimientos, dejarse formar por Dios y desear comunicar al mundo la vida del Padre.

La fidelidad a la propia vocación se alimenta en las fuentes de la Eucaristía y se mide en la Eucaristía de la vida.

F) MARÍA

1. Es imagen de elección divina.
2. Modelo de correspondencia libre y amorosa.
3. Abierta a las sorpresas de Dios.
4. Sin escatimar el sacrificio
5. Presente y activa en la vida de la Iglesia

SILVIA L. NUYENS.
BLESSED BE GOD!!!
Silvia Lizett Nuyens
 
Mensajes: 10
Registrado: Lun Oct 11, 2010 10:56 am

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Jorge L Lopez Pabon » Mié Dic 22, 2010 10:30 am

Participación en el Foro
1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
a) Para toda la provincia o delegación - el problema de las vocaciones pertenece a toda la
Provincia, desde el más anciano hasta el último novicio. Todas tienen que preocuparse de la
animación vocacional. Es de forma ministerial tengan informadas a las comunidades sobre
nuestras obras y, especialmente, sobre los proyectos y realizaciones en la pastoral juvenil y vocacional;
proponer una oración comunitaria y personal por las vocaciones.

b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno - lo que la Provincia está llamada a vivir y a
asumir como tarea en la Pastoral vocacional compete muy directamente al equipo de gobierno. El
superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. El tendrá que asignar
personas a esta tarea y las tendrá que apoyar. Tendrá que priorizar equipos, comunidades y obras y
esto sólo se puede hacer desde el gobierno de la provincia.

c) Delegado de vocaciones full-time - es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea
asumida por personas concretas (el delegado y su equipo), que en nombre de toda la provincia, ejercen
este ministerio, que es un verdadero y propio inicio de formación. El delegado vocacional y su equipo
tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional
y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a
los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil - debería ser concebido a partir de nuestra identidad que
se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno
y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y
disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.
La renovación de la pastoral juvenile debe tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas
que puedan ser evaluados.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones – la mayor satisfacción sería que las vocaciones
procedan de nuestras propias fuentes pastorales y de nuestras obras. Sin embargo, la experiencia nos
muestra que muchas vocaciones actuales provienen de “otros lugares”, a veces orientados por otros
religiosos y religiosas.

f) La familia - tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con
los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral. La pastoral familiar reclama ser
llevada a cabo no de manera episódica, sino con dedicación y con método. Trabajar con los padres de
los alumnos/as de nuestros colegios, de nuestras parroquias o de los grupos juveniles producirá frutos
vocacionales en el futuro.

g) Materiales vocacionales - se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materials
que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. Aquí entra la
creatividad, disposición y compromiso de trabajo. Aunque los materiales son necesarios, no son lo más
importante; antes está el mensajero que los lleva, la calidad de su vida religiosa, el amor y fidelidad
total al Señor de su vida y el deseo de servir a su Iglesia con todo el corazón.

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
a) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
b) Jesús, el formador, llama al seguimiento
c) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la mission
d) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a
dar testimonio
e) Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
f) Desde la Trinidad a la iglesia
g) María

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?
a) El Espirtu Santo, Cristo y María nos acompañan y nos guían para que podamos llevar a cabo la
encomienda de promover las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada.
Jorge L Lopez Pabon
 
Mensajes: 20
Registrado: Mar Oct 05, 2010 12:27 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Jorge L Lopez Pabon » Mié Dic 22, 2010 10:30 am

Participación en el Foro
1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
a) Para toda la provincia o delegación - el problema de las vocaciones pertenece a toda la
Provincia, desde el más anciano hasta el último novicio. Todas tienen que preocuparse de la
animación vocacional. Es de forma ministerial tengan informadas a las comunidades sobre
nuestras obras y, especialmente, sobre los proyectos y realizaciones en la pastoral juvenil y vocacional;
proponer una oración comunitaria y personal por las vocaciones.

b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno - lo que la Provincia está llamada a vivir y a
asumir como tarea en la Pastoral vocacional compete muy directamente al equipo de gobierno. El
superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. El tendrá que asignar
personas a esta tarea y las tendrá que apoyar. Tendrá que priorizar equipos, comunidades y obras y
esto sólo se puede hacer desde el gobierno de la provincia.

c) Delegado de vocaciones full-time - es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea
asumida por personas concretas (el delegado y su equipo), que en nombre de toda la provincia, ejercen
este ministerio, que es un verdadero y propio inicio de formación. El delegado vocacional y su equipo
tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional
y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a
los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil - debería ser concebido a partir de nuestra identidad que
se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno
y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y
disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.
La renovación de la pastoral juvenile debe tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas
que puedan ser evaluados.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones – la mayor satisfacción sería que las vocaciones
procedan de nuestras propias fuentes pastorales y de nuestras obras. Sin embargo, la experiencia nos
muestra que muchas vocaciones actuales provienen de “otros lugares”, a veces orientados por otros
religiosos y religiosas.

f) La familia - tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con
los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral. La pastoral familiar reclama ser
llevada a cabo no de manera episódica, sino con dedicación y con método. Trabajar con los padres de
los alumnos/as de nuestros colegios, de nuestras parroquias o de los grupos juveniles producirá frutos
vocacionales en el futuro.

g) Materiales vocacionales - se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materials
que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. Aquí entra la
creatividad, disposición y compromiso de trabajo. Aunque los materiales son necesarios, no son lo más
importante; antes está el mensajero que los lleva, la calidad de su vida religiosa, el amor y fidelidad
total al Señor de su vida y el deseo de servir a su Iglesia con todo el corazón.

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
a) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
b) Jesús, el formador, llama al seguimiento
c) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la mission
d) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a
dar testimonio
e) Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
f) Desde la Trinidad a la iglesia
g) María

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?
a) El Espirtu Santo, Cristo y María nos acompañan y nos guían para que podamos llevar a cabo la
encomienda de promover las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada.
Jorge L Lopez Pabon
 
Mensajes: 20
Registrado: Mar Oct 05, 2010 12:27 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Rosa-Ma-Ngrt » Mié Dic 22, 2010 1:33 pm

1.- Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional.
a) Provincia o Delegación.
El problema de las vocaciones pertenece a toda la Provincia. Todas tienen que preocuparse de la Animación Vocacional. La experiencia de Dios recibida como don y vivida en nuestro propio carisma, que llena la vida entera, debe comunicarse y debe comenzar por saber apreciar lo positivo de nuestros hermanos y hermanas, obras apostólicas, historia. Memoria agradecida,bien informados de todo lo que hay y sucede en nuestra Congregación, constatando que Dios sigue sirviéndose de ella para la vida y misión de la Iglesia. Así surgirá el deseo de que más vocaciones continúen en el futuro.
Optimismo, valoración positiva de todo lo nuestro, deseo de vivir y hacer mejor, signos básicos y positivos de que la Congregación está bien y está abierta así a acoger nuevos miembros. Es recomendable una Asamblea Provincial para sensibilización del tema de Animación Vocacional, informar a todas las comunidades sobre proyectos, realizaciones, actividades de la Pastoral Juvenil y Vocacional, incrementar la oración comunitaria y personal. Elaboración de material.
b) Superiora Provincial y Consejo Provincial.
La responsabiliad de la Superiora Provincial es compartida y asumida por suConsejo. Los logros en este apostolado dependen del esfuerzo, entusiasmo y prioridad que ella y su Consejo concedan a la Pastoral Juvenil y Vocacional. Asignará y apoyará a personas idóneas para esta tarea que con la visibilidad y transparencia de su vida como religiosas, sea atractiva a las jóvenes. De aquí surge la necesidad que exige no solo hacer pastoral, sino renovar profundamente el modo de orar, de vivir en común y de trabajar. Con la Provincial y su Consejo, deben colaborar todas las formadoras.
c) Delegado de vocaciones a tiempo completo.
La fase de acompañamiento vocacional requiere de personas concretas que actúen en nombre de la Provincia porque esta etapa es un verdadero inicio de formación. Las personas designadas deben ser bien aceptadas y estimadas por las comunidades, animadas y sensibilizadas. Deben estar bien respaldadas por las comunidades de formación, coordinarse con los equipos y centros de pastoral juvenil, tener libertad de acción para realizar iniciativas y experiencias nuevas en encuentros y convivencias para los candidatos. Para todo esto es indispensable un presupuesto económico y los recursos necesarios.
d) Proyecto apostólico y de Pastoral Juvenil.
Elaboración del Proyecto apostólico a partir de nuestra identidad, con una imagen adecuada de personas que han dado respuesta al llamado de Dios y, a Jesús lo han elegido plena y definitivamente, uniéndose a El y, por El sirven a los demás, insertos en la Iglesia y dispuestos a ir donde se les envíe y haya necesidad de extender el Reino de Dios.
Es vital un Proyecto renovado de Pastoral Juvenil con líneas nuevas:
. Cuidar que nuestra imagen sea transparencia de la experiencia de Dios con la alegría de servirlo y vivir unidos como hermanos.
. Que prevalezca el objetivo de suscitar el encuentro con Cristo.
. Coordinación adecuada entre Pastoral Juvenil y Vocacional.
. Buscar espacios de contacto y acercamiento con jóvenes, adolescentes y niños.
. Practicar todos: pastoralistas, laicos y religiosos, una evaluación objetiva del caminar del proyecto y de los frutos obtenidos.
. Prioridad en la formación al acompañamiento personal.
. Atención y cuidado en el crecimiento armómico y completo de los jóvenes.
. Elaborar el Proyecto de Pastoral Vocacional con todo el proceso del acompañamiento ly discernimiento.
. Incluir en los Proyectos de Pastoral Juvenil y Vocacional el conocimiento de los fundadores, historia y espritualidad de la Congregación, personal, comunidades y obras actuales.
e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones.
El que las vocaciones provengan de nuestras obras es un signo de esperanza y autenticidad, hay otras vocaciones que proviene de otros lugares u orientados por otros religiosos, debe haber apertura y acogida a otros perfiles de candidatos y fortalecer los lazos positivos con otras Congregaciones religiosas, parroquias, movimientos y asociaciones.
f) La Familia.
Atender con seriedad la relación con los padres de los lóvenes como parte integrante del Proyecto de Pastoral. No debe ser esporádicamente sino con dedicación y método. Trabajar con los Padres de Familia de alumnos, niños, jóvenes de todas nuestras obras, parroquias o grupos juveniles, este esfuerzo producirá en el futuro frutos vocacionales. Promover e impulsar entre ellos y con ellos, la oración por las vocaciones.
g) Materiales Vocacionales.
Elaborar materiales y subsidios de acuerdo a nuestra espiritualidad y carisma, que ayuden a conocernos y guíen los procesos de discernimiento vocacional. Tomar en cuenta junto con la creatividad, la tecnología, los medios y recursos actuales y atractivos para facilitar este importante trabajo en bien de la persona que se acompaña.
2.- Menciona los siete puntos de la Teología de la vocación.
a) Dios Padre es el origen de nuestra Vocación.
b) Jesús, el formador, llama al seguimiento.
c) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión.
d) El Espíritu Santo, Consolador y Amigo, guía y memoria en la caminata vocacional, nos llama a dar testimonio.
e) Desde la Trinidad a la Iglesia.
f) María.

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la Pastoral Vocacional?
. Espíritu Santo. Es el Consolador, que el Padre enviará. Lo enseñará todo, guiará hacia la verdad completa. Ayudará a superar los obstáculos y a tomar la decisión adecuada de acuerdo a la voluntad de Dios, es guía en el discernimiento.
. Cristo. Si Dios quiere hacernos hijos, Jesús nos invita a seguirle, a ser como Él. Jesús se ha hecho hombre para llamar al hombre. Es el enviado de Dios para llamar al hombre. El Evangelio, un encuentro con Jesús o un diálogo tienen una proyección vocacional porque llevará a reflexionar: ¿Qué hago con mi vida? ¿Cuál es mi camino, mi misión?.
. Sma. Virgen. Ella es imagen de elección divina, modelo de respuesta y correspondencia libre y llena de amor, abierta siempre a lo que Dios le pide, aún sin entenderlo y sin miedo a sacrificarse. Siempre presente en la vida de la Iglesia.
Rosa-Ma-Ngrt
 
Mensajes: 8
Registrado: Lun Oct 11, 2010 11:47 am

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor GraLC » Jue Dic 23, 2010 3:08 pm

1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
Lo que siempre se debe tener en cuenta:
a) Para toda la provincia o delegación
Comprender que el problema de las vocaciones nos compete a todos. En la medida que vivamos convencidos nuestro carisma, será más fácil transmitirlo a los jóvenes porque lo “leerán” mirando nuestra vida.
Nuestro optimismo y testimonio feliz será también un instrumento de acercamiento por parte de los jóvenes a nuestro instituto o congregación.
También se puede entregar un tríptico a cada religioso con ciertas recomendaciones: 1.- Reconoce tu importancia ya que él/ella te ha visto como confidente. 2- Manténte en contacto. 3- Ponle en contacto con otras personas que viven la vocación. 4- Háblale de tus propias ideas y experiencias- 5- Apoya su desarrollo espiritual. 6- Sé paciente. 7- Ora. 8- Preséntale al encargado de pastoral vocacional
b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno. La tarea pastoral compete muy directamente al equipo de gobierno. No hay que olvidar que la transparencia de nuestra vida como religiosos, para que resulte efectiva no sólo se basa en “hacer pastoral” sino también en renovar profundamente nuestro modo de orar, de vivir en común y trabajar.
c) Delegado de vocaciones full-time: es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas (el delegado y su equipo) que en nombre de toda la provincia ejercen este ministerio.
El delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a los candidatos.
d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil: si bien es indispensable tener un proyecto renovado es preciso activar líneas espirituales de renovación: I) Cuidar que nuestra imagen sea transparente, II) Resaltar el objetivo de suscitar el encuentro con Jesucristo a través de retiros espirituales, III) Coordinar bien la pastoral juvenil y la vocacional, IV) Reconquistar espacios de contacto con jóvenes de distintas edades y sexos, V) Todos deben acostumbrarse al ejercicio de evaluarse objetivamente en los métodos y proyectos, VI) Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal, VII) Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento, VIII) Integrar en el proyecto de pastoral juvenil y vocacional el objetivo y los medios de conocer nuestros fundadores, la historia y espiritualidad de nuestra congregación, y las personas, comunidades y obras actuales.
e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones: estar abierto a todos porque se ha comprobado que han surgido vocaciones en lugares ajenos a la congregación, etc.
f) La familia: entablar buena relación con la familia del joven como así también con los padres de los alumnos de nuestros colegios
g) Materiales vocacionales: preparar materiales vocacionales para que nos conozcan y guíen en los procesos de discernimiento vocacional. Esto significa: cómics infantiles sobre personas significativas de la congregación, para niños/as, pasando por ediciones de formato más juvenil, hasta biografías pequeñas y sencillas para jóvenes. Materiales audiovisuales, en particular, los DVD, videos, materiales informáticos, para usar en grupos, sobre la historia y misión actual de la congregación o sobre temas específicos como la vocación.
Se debe ser muy creativo para acercar al joven la mayor y mejor información sobre la congregación y el discernimiento vocacional.
Desde ya lo que verdaderamente atrae en todos los casos es el testimonio personal del religioso, del mensajero. Su modo de vida será siempre el “mejor tríptico vocacional”

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
a) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
b) Jesús, el formador, que llama a seguirlo
c) La Eucaristía
d) El Espíritu Santo
e) Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
f) Desde la Trinidad a la Iglesia
g) María

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?
El Espíritu Santo: es el Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional
El E.S. nos ayuda a superar: a) el pragmatismo, b) la superficialidad, c) la falta de fe, d) la desesperanza, e) el egoísmo como desamor.
El E.S. nos ayuda en la escucha profunda como principal actividad de la acción pastoral

Cristo: Él es el modelo a seguir. Toda vocación tiene como fin último el encuentro con ÉL y su identificación con Su Persona.

La Santísima Virgen: Ella es imagen de elección divina, modelo de correspondencia libre y amorosa, abierta a las sorpresas de Dios, sin escatimar el sacrificio y por supuesto presente y activa en la vida de la Iglesia.
GraLC
 
Mensajes: 16
Registrado: Dom Oct 04, 2009 8:47 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor armelio parga lira » Mar Dic 28, 2010 9:26 pm

Sesión 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV
1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional.
a) Para toda la provincia o delegación

El problema de las vocaciones pertenece a toda la Provincia, desde el más anciano hasta el último novicio. Todas tienen que preocuparse de la animación vocacional.
La experiencia de Dios recibida como un don y vivida en nuestro propio carisma, capaz de llenar la vida entera, tiene que ser comunicada con fuerza a los demás , con el ejercicio continuo de saber apreciar lo positivo de nuestros hermanos y hermanas, de nuestras obras apostólicas, de nuestra historia congregacional, de nuestras comunidades. Tener una memoria agradecida y estar bien informados de la vida de nuestra congregación para poder constatar que Dios continúa sirviéndose de mi congregación para la vida de la Iglesia y para la salvación de todos los hombres y mujeres.
Optimismo, valoración positiva de todo lo nuestro, deseo de vivir y de hacer mejor, son signos básicos de la salud del cuerpo apostólico y, por tanto, condiciones para acoger nuevos miembros. La colaboración con los animadores vocacionales (que necesitan sentir el aprecio y la confianza de todos) y delegados del provincial puede darse si todos están sensibilizados.
En concreto, esto puede pedir una asamblea de toda la provincia para sensibilizarse en el tema de la animación vocacional; unas buenas noticias que tengan informadas a las comunidades sobre nuestras obras y, especialmente, sobre los proyectos y realizaciones en la pastoral juvenil y vocacional; proponer una oración comunitaria y personal por las vocaciones.
A cada religioso de la Provincia se le puede entregar un tríptico con un título parecido a éste: Tu tarea ante las vocaciones o ¿Qué hacer cuando alguien te diga que está pensando en la vocación?
En él se pueden recoger algunas recomendaciones. Por ejemplo: 1. Reconoce tu importancia: Eres una persona importante para él o ella; de alguna manera ha visto en ti los ideales vocacionales si te ha elegido como confidente. 2. Mantente en contacto: Charlas periódicas, llamadas, e-mails; lo importante es que le prestes atención y que él lo advierta. 3. Ponle en contacto con otras personas que viven la vocación: que vaya a comer a tu comunidad, invítale a una celebración litúrgica, proporciónale buenas lecturas sobre la congregación, la oración, Jesús; ofrécele asistir a una ceremonia de votos o celebración especial. 4. Háblale de tus propias ideas y experiencias: ¿qué te entusiasma e ilusiona en tu vocación? Tus gozos y desafíos que has encontrado. 5. Apoya su desarrollo espiritual: anímale a permanecer cerca de Dios a través de los sacramentos y la oración. Ayúdale a encontrar un método de oración, ofrécele un acompañamiento espiritual o sugiere a otra persona; invítale a un retiro. 6. Se paciente: dale tiempo suficiente para que llegue a una decisión libre y ponderada. 7. Ora. 8. Preséntale al encargado de pastoral vocacional.
b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno.
Lo que la Provincia está llamada a vivir y a asumir como tarea en la Pastoral vocacional compete muy directamente al equipo de gobierno. El superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. Los logros en este campo dependerán en gran medida del grado de esfuerzo, de entusiasmo y de prioridad real que él y su equipo de gobierno concedan al sector de la pastoral juvenil y vocacional. El tendrá que asignar personas a esta tarea y las tendrá que apoyar. Tendrá que priorizar equipos, comunidades y obras y esto sólo se puede hacer desde el gobierno de la provincia. No olvidemos que la visibilidad y transparencia de nuestra vida como religiosos para que resulte atractiva para muchas jóvenes, exige no sólo “hacer pastoral” sino renovar profundamente nuestro modo de orar, de vivir en común y de trabajar. La renovación espiritual del cuerpo de la provincia también compete al gobierno.
Junto al Provincial tienen que colaborar todos los formadores de las distintas etapas. Ellos pueden animar e inspirar a las fuerzas jóvenes de sus comunidades, más cercanas en cuanto sensibilidad, lenguaje y como modelos de identificación para los jóvenes de hoy. Con frecuencia, la narración de la historia de la propia vocación, como experiencia personal de un laico comprometido, un postulante, novicio o junior, es más eficaz y más inmediata que un anuncio doctrinal o que una exhortación sobre la vocación.
c) Delegado de vocaciones full-time
Siendo fundamentales las orientaciones anteriores, de hecho, es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas (el delegado y su equipo), que en nombre de toda la provincia, ejercen este ministerio, que es un verdadero y propio inicio de formación.
-Estas personas deben ser bien aceptadas y estimadas por nuestras comunidades a las que deben, en primer lugar, aportar animación y sensibilización.
-Deben estar bien respaldadas por las comunidades de formación.
-Deben coordinarse bien con los equipos y centros de pastoral juvenil.
-Deben tener libertad de movimiento para realizar iniciativas y experiencias nuevas, especialmente en lo que se refiere a encuentros y formas de convivencia entre las candidatos.
-Deben contar con un presupuesto económico y medios necesarios.
En resumen, el delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a los candidatos.
d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil
El proyecto apostólico debería ser concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, que se han unido a Él y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.
Me quiero detener más en la renovación de la pastoral juvenil. Es vital tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas que puedan ser evaluados. Pero antes de apuntar líneas nuevas de Pastoral es preciso activar líneas espirituales de renovación:
• Cuidar que nuestra imagen transparente la experiencia de Dios, el gozo de servirle y de vivir unidos como hermanos, la atención benévola y desinteresada a las personas, más allá del hecho de mostrar que somos personas muy ocupadas, organizadas y eficaces.
• En la pastoral juvenil resaltar el objetivo de suscitar el encuentro con Jesucristo. Para ello, el camino de los ejercicios espirituales, retiros... es un medio muy idóneo ya que forman al trabajador para el Reino, presentan de un modo específico la persona de Jesús y tienen como punto central la elección.
• Coordinar bien la Pastoral juvenil y la vocacional. Tejer los procesos pastorales y personales para que haya continuidad, progresión y crecimiento. Muchos de nuestros jóvenes se quedan por el camino después de muchas experiencias puntuales que suenan más a fuegos artificiales que a etapas de un proceso ligado de crecimiento en la fe.
• Reconquistar espacios de contacto con l@s jóvenes, con l@ adolescentes y l@s niños/as. ¿Tenemos plataformas de contacto con niños/as y jóvenes? Si no podemos abarcar todo el proceso, ¿dónde poner la prioridad, en las niños de doce años que viven una fase ideal para la identificación religiosa o en los universitarios/as que acaban la carrera y que se plantean el sentido que quieren dar a sus vidas? Hay que saber plantar la semilla, tener paciencia, ayudar a madurar, antes que recoger los frutos.
• Todos los pastoralistas, laicos y religiosos, deben habituarse a practicar una evaluación objetiva de los métodos, del proyecto y de los frutos de la propia actividad, tanto en el conjunto como en cada etapa, para poder elegir aquello que da más fruto y para no continuar con iniciativas que, aunque buenas en sí, no son oportunas o son dispersadoras de energías.
• Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal.
• Cuidar el crecimiento armónico y completo de los jóvenes, uniendo servicio y reflexión, oración y acción.
• Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento. El primer aspecto va dirigido a comunidades, obras, grupos y jóvenes; el segundo y tercero se centra en los candidatos que han manifestado de alguna manera, su deseo de seguir más de cerca al Señor.
• Integrar en el proyecto de pastoral juvenil y vocacional el objetivo y los medios de conocer nuestros fundadores, la historia y espiritualidad de nuestra congregación, y las personas, comunidades y obras actuales.
e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones
Es verdad que proporciona mayor esperanza y es signo más claro de autenticidad que las vocaciones procedan de nuestras propias fuentes pastorales y de nuestras obras; sin embargo, la experiencia nos muestra que muchas vocaciones actuales provienen de “otros lugares”, a veces orientados por otros religiosos y religiosas. No parece inútil “ampliar la mirada” a otros perfiles posibles de candidatos y estar abiertos a ellos, así como cuidar los lazos positivos con otros institutos religiosos, parroquias, movimientos y asociaciones.
f) La familia
Si es necesario atender siempre el contexto, el marco vital y las relaciones familiares del joven, tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral. La pastoral familiar reclama ser llevada a cabo no de manera episódica, sino con dedicación y con método. Trabajar con los padres de los alumnos/as de nuestros colegios, de nuestras parroquias o de los grupos juveniles producirá frutos vocacionales en el futuro. Algunos religiosos tienen una oración mensual por las vocaciones con los padres y colaboradores de sus obras; otros incluyen a algunos de esos padres más cercanos a nosotros en el mismo equipo de pastoral vocacional.
g) Materiales vocacionales
Aquí la amplitud puede ser grande. Se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materiales que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. La variedad puede ir desde materiales del tipo de comics infantiles sobre personas significativas de la congregación, para ninos/as, pasando por ediciones de formato más juvenil, hasta biografías pequeñas y sencillas para jóvenes. Materiales audiovisuales, en particular, los DVD, videos, materiales informáticos, para usar en grupos, sobre la historia y misión actual de la congregación o sobre temas específicos como la vocación.
La elaboración anual de posters, trípticos, calendarios, etc. con un tema común de fondo, se hace en algunas congregaciones con la intención de dedicar una Semana especial para dar a conocer el propio carisma. Todos los miembros de la congregación y las obras apostólicas, adaptan esta semana a la realidad de su misión, adoptando medios litúrgicos, culturales, de ambientación con carteles, peregrinaciones a lugares especiales de la congregación, actividades de relación y conocimiento entre los jóvenes de diversas obras, visitándolas, etc. Algunos profesores colaboran con su creatividad produciendo materiales en relación con la propia asignatura, sobre el fundador y la congregación, con el fin de ser usadas en el aula.
Esto pide unos presupuestos económicos dado que contamos con expertos y empresas técnicas en la elaboración de estos medios.
Los materiales también tienen que abarcar la creación de fichas de discernimiento vocacional que sean fáciles para ayudar a un pastoralista en el acompañamiento vocacional de una joven. Igualmente deberíamos incluir y facilitar una bibliografía selecta de libros o folletos sobre la oración, la persona de Jesús, el fundador y la historia de la congregación, la vocación religiosa, etc. El objetivo es facilitar a las pastoralistas su trabajo para que aconsejen un libro u otro según la persona a la que acompañan.

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación.
A) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
B) Jesús, el formador, llama al seguimiento
C) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión
D) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio
E) DESDE LA TRINIDAD A LA IGLESIA
F) MARÍA
3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?
Cristo
Espíritu Santo
MARÍA
armelio parga lira
 
Mensajes: 21
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor chucho1510 » Jue Dic 30, 2010 10:59 am

1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional

a) La provincia o delegación: Deben implicarse todas las personas que la conforman, en dos direcciones: 1- en la tarea de vivir la vocación carismática de su Congregación , 2- para luego poder animar a otros que quieran seguir este camino. Estas dos direcciones se dan simultáneamente.

b) Superior Mayor y/ o equipo de gobierno: El superior debe animar desde todas las instancias congregacionales el trabajo vocacional. De manera principal en las etapas formativas.

c) Delegado vocacional a tiempo completo: Trabajando por las vocaciones en tres frentes: 1- Comunidades locales. 2- Pastoralistas . 3- Acompañamiento a los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil: Para orientar las acciones , con la evaluación que ayude a crecer, desde un carisma propio.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones: No solamente en nuestro entorno sino de otros lugares que puedan entrar en contacto con nosotros.


f) La familia: Cuna de la sociedad, de la Iglesia y de las Vocaciones. Se le debe una atención especial.

g) Materiales vocacionales: Que puedan informar, orientar a las personas que andan en un camino de búsqueda.




2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
La pregunta presenta 7 puntos, pero en el material consigo 6 .

A)Dios Padre es el origen de nuestra vocación: Al crearnos y al mandarnos a Jesús.
B) Jesús, el formador, llama al seguimiento: Con su vida nos muestra el camino.
C) La Eucaristía: Alimento y entrega en comunidad (relación con los otros).
D) El Espíritu Santo: presencia actuante en toda mi historia de vida.
E) La Trinidad manifestación de Dios comunitario, que tiene su referente en la Iglesia, de la cual mi vocación forma parte.
F) María camino privilegiado para llegar a Dios.


3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?


El Espíritu es la presencia de Dios, para acompañarnos durante el proceso vocacional.

Cristo es por el cual nos hacemos hijos de Dios. Lo vemos en su Palabra y en su Cuerpo.

María se nos presenta como discípula, que supo decir sí, teniendo como apoyo fundamental a Dios. Su vida es una referencia en nuestro caminar.
chucho1510
 
Mensajes: 10
Registrado: Jue Sep 30, 2010 2:14 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Ivoneg » Lun Ene 10, 2011 5:52 pm

1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
- • Cuidar que nuestra imagen transparente la experiencia de Dios, el gozo de servirle y de vivir unidos como hermanos, la atención benévola y desinteresada a las personas, más allá del hecho de mostrar que somos personas muy ocupadas, organizadas y eficaces.
• En la pastoral juvenil resaltar el objetivo de suscitar el encuentro con Jesucristo. Para ello, el camino de los ejercicios espirituales, retiros… es un medio muy idóneo ya que forman al trabajador para el Reino, presentan de un modo específico la persona de Jesús y tienen como punto central la elección.
• Coordinar bien la Pastoral juvenil y la vocacional. Tejer los procesos pastorales y personales para que haya continuidad, progresión y crecimiento. Muchos de nuestros jóvenes se quedan por el camino después de muchas experiencias puntuales que suenan más a fuegos artificiales que a etapas de un proceso ligado de crecimiento en la fe.
• Reconquistar espacios de contacto con l@s jóvenes, con l@ adolescentes y l@s niños/as. ¿Tenemos plataformas de contacto con niños/as y jóvenes? Si no podemos abarcar todo el proceso, ¿dónde poner la prioridad, en las niños de doce años que viven una fase ideal para la identificación religiosa o en los universitarios/as que acaban la carrera y que se plantean el sentido que quieren dar a sus vidas? Hay que saber plantar la semilla, tener paciencia, ayudar a madurar, antes que recoger los frutos.
• Todos los pastoralistas, laicos y religiosos, deben habituarse a practicar una evaluación objetiva de los métodos, del proyecto y de los frutos de la propia actividad, tanto en el conjunto como en cada etapa, para poder elegir aquello que da más fruto y para no continuar con iniciativas que, aunque buenas en sí, no son oportunas o son dispersadoras de energías.
• Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal.
• Cuidar el crecimiento armónico y completo de los jóvenes, uniendo servicio y reflexión, oración y acción.
• Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento. El primer aspecto va dirigido a comunidades, obras, grupos y jóvenes; el segundo y tercero se centra en los candidatos que han manifestado de alguna manera, su deseo de seguir más de cerca al Señor.
• Integrar en el proyecto de pastoral juvenil y vocacional el objetivo y los medios de conocer nuestros fundadores, la historia y espiritualidad de nuestra congregación, y las personas, comunidades y obra actuales.

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
A) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
B) Jesús, el formador, llama al seguimiento
C) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión
D) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
E) Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
F) Desde la trinidad a la Iglesia
G) MARÍA

3.- El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
1. “El es el Consolador”, el Espíritu de bondad que el Padre enviará en el nombre del Hijo, don del Señor resucitado”.
2. “Os lo enseñará todo y os traerá memoria de todo lo que os he dicho” (Jn 14,26)
3. “Os guiará hacia la verdad completa” (Jn 16,13).

El E.S. animador y acompañante
en la caminada vocacional llama al testimonio
1. De este modo, el Espíritu llega a ser el animador de toda vocación, el que acompaña en el camino para llegar a la meta:
a) Guía en el discernimiento.
b) Nos prepara en el testimonio
2. “El dará testimonio de mí y vosotros también daréis testimonio” (Jn 15,26-27).

El E.S. es fuerza para superar todo
1. Llamados a vivir desde el Espíritu que nos habita. Con Él superamos:
a) El pragmatismo
b) La superficialidad
c) La falta de fe
d) La desesperanza
e) El egoísmo como desamor
Ivoneg
 
Mensajes: 10
Registrado: Vie Oct 22, 2010 1:11 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Mairim » Mié Ene 12, 2011 1:56 pm

Orientaciones operativas en la pastoral vocacional:

a) Para toda la Congregación:
Me parece que esto es no sólo, practicamente hablando una cuestión de supervivencia se trata de poder extender la experiencia personal del encuentro con Dios... poder contagiar con la propia experiencia kerigmática, a otros. Todas tienen que preocuparse de la animación vocacional.

La experiencia de Dios recibida como un don y vivida en nuestro propio carisma, capaz de llenar la vida entera, tiene que ser comunicada con fuerza a los demás. Esta preocupación debe comenzar con el ejercicio continuo de saber apreciar lo positivo de nuestros hermanos y hermanas, de nuestras obras apostólicas, de nuestra historia congregacional, de nuestras comunidades.Esto me parece algo vital... es tan fácil dejarse contagiar por el pesimismo... por una visión pragmática de lo que se vive dia con día... dejando de lado la visión de fe que nos lleva a ver más allá de lasdebilidades humanas... Las propias y las de los que nos rodean... no sólo los miembros de la comunidad sino también nuestros destinatarios... Me agrada la expresión que en el tema mencionan sobre "Tener una memoria agradecida y estar bien informados de la vida de nuestra congregación para poder constatar que Dios continúa sirviéndose de mi congregación para la vida de la Iglesia y para la salvación de todos los hombres y mujeres".
El Optimismo y la valoración positiva de todo lo nuestro así deseo de vivir y de hacer mejor ya no son parte de una especie de clase de autoayuda o superación sino elementos indicadores de salud y vitalidad del instituto.

A cada religioso de la Provincia se le puede entregar un tríptico con un título parecido a éste: Tu tarea ante las vocaciones o ¿Qué hacer cuando alguien te diga que está pensando en la vocación?

b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno.

Lo que la Provincia está llamada a vivir y a asumir como tarea en la Pastoral vocacional compete muy directamente al equipo de gobierno. El superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. Los logros en este campo dependerán en gran medida del grado de esfuerzo, de entusiasmo y de prioridad real que él y su equipo de gobierno concedan al sector de la pastoral juvenil y vocacional. El tendrá que asignar personas a esta tarea y las tendrá que apoyar.No olvidemos que la visibilidad y transparencia de nuestra vida como religiosos para que resulte atractiva para muchas jóvenes, exige no sólo “hacer pastoral” sino renovar profundamente nuestro modo de orar, de vivir en común y de trabajar. La renovación espiritual del cuerpo de la provincia también compete al gobierno.

Junto al Provincial tienen que colaborar todos los formadores de las distintas etapas. Ellos pueden animar e inspirar a las fuerzas jóvenes de sus comunidades, más cercanas en cuanto sensibilidad, lenguaje y como modelos de identificación para los jóvenes de hoy.

c) Delegado de vocaciones a tiempo completo
Es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas, que ejercen este ministerio, que es un verdadero y propio inicio de formación.

En resumen, el delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil
El proyecto apostólico debería ser concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.
Es vital tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas que puedan ser evaluados . Pero antes de apuntar líneas nuevas de Pastoral es preciso activar líneas espirituales de renovación:

• Cuidar que nuestra imagen transparente la experiencia de Dios, el gozo de servirle y de vivir unidos como hermanos, la atención benévola y desinteresada a las personas, más allá del hecho de mostrar que somos personas muy ocupadas, organizadas y eficaces.
• En la pastoral juvenil resaltar el objetivo de suscitar el encuentro con Jesucristo. Para ello, el camino de los ejercicios espirituales, retiros… es un medio muy idóneo ya que forman al trabajador para el Reino, presentan de un modo específico la persona de Jesús y tienen como punto central la elección.
• Coordinar bien la Pastoral juvenil y la vocacional. Tejer los procesos pastorales y personales para que haya continuidad, progresión y crecimiento. Muchos de nuestros jóvenes se quedan por el camino después de muchas experiencias puntuales que suenan más a fuegos artificiales que a etapas de un proceso ligado de crecimiento en la fe.
• Reconquistar espacios de contacto con l@s jóvenes, con l@ adolescentes y l@s niños/as. ¿Tenemos plataformas de contacto con niños/as y jóvenes? Si no podemos abarcar todo el proceso, ¿dónde poner la prioridad, en las niños de doce años que viven una fase ideal para la identificación religiosa o en los universitarios/as que acaban la carrera y que se plantean el sentido que quieren dar a sus vidas? Hay que saber plantar la semilla, tener paciencia, ayudar a madurar, antes que recoger los frutos.
• Todos los pastoralistas, laicos y religiosos, deben habituarse a practicar una evaluación objetiva de los métodos, del proyecto y de los frutos de la propia actividad, tanto en el conjunto como en cada etapa, para poder elegir aquello que da más fruto y para no continuar con iniciativas que, aunque buenas en sí, no son oportunas o son dispersadoras de energías.
• Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal.
• Cuidar el crecimiento armónico y completo de los jóvenes, uniendo servicio y reflexión, oración y acción.
• Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento. El primer aspecto va dirigido a comunidades, obras, grupos y jóvenes; el segundo y tercero se centra en los candidatos que han manifestado de alguna manera, su deseo de seguir más de cerca al Señor.
• Integrar en el proyecto de pastoral juvenil y vocacional el objetivo y los medios de conocer nuestros fundadores, la historia y espiritualidad de nuestra congregación, y las personas, comunidades y obras actuales.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones
Es verdad que proporciona mayor esperanza y es signo más claro de autenticidad que las vocaciones procedan de nuestras propias fuentes pastorales y de nuestras obras; sin embargo, la experiencia nos muestra que muchas vocaciones actuales provienen de “otros lugares”, a veces orientados por otros religiosos y religiosas. No parece inútil “ampliar la mirada” a otros perfiles posibles de candidatos y estar abiertos a ellos, así como cuidar los lazos positivos con otros institutos religiosos, parroquias, movimientos y asociaciones.

f) La familia
Si es necesario atender siempre el contexto, el marco vital y las relaciones familiares del joven, tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral. La pastoral familiar reclama ser llevada a cabo no de manera episódica, sino con dedicación y con método. Trabajar con los padres de los alumnos/as de nuestros colegios, de nuestras parroquias o de los grupos juveniles producirá frutos vocacionales en el futuro. Algunos religiosos tienen una oración mensual por las vocaciones con los padres y colaboradores de sus obras; otros incluyen a algunos de esos padres más cercanos a nosotros en el mismo equipo de pastoral vocacional.

g) Materiales vocacionales
Aquí la amplitud puede ser grande. Se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materiales que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. La variedad puede ir desde materiales del tipo de comics infantiles sobre personas significativas de la congregación, para ninos/as, pasando por ediciones de formato más juvenil, hasta biografías pequeñas y sencillas para jóvenes. Materiales audiovisuales, en particular, los DVD, videos, materiales informáticos, para usar en grupos, sobre la historia y misión actual de la congregación o sobre temas específicos como la vocación.

La elaboración anual de posters, trípticos, calendarios, etc. con un tema común de fondo, se hace en algunas congregaciones con la intención de dedicar una Semana especial para dar a conocer el propio carisma. Todos los miembros de la congregación y las obras apostólicas, adaptan esta semana a la realidad de su misión, adoptando medios litúrgicos, culturales, de ambientación con carteles, peregrinaciones a lugares especiales de la congregación, actividades de relación y conocimiento entre los jóvenes de diversas obras, visitándolas, etc. Algunos profesores colaboran con su creatividad produciendo materiales en relación con la propia asignatura, sobre el fundador y la congregación, con el fin de ser usados en el aula.

Esto pide unos presupuestos económicos dado que contamos con expertos y empresas técnicas en la elaboración de estos medios.

Los materiales también tienen que abarcar la creación de fichas de discernimiento vocacional que sean fáciles para ayudar a un pastoralista en el acompañamiento vocacional de una joven. Igualmente deberíamos incluir y facilitar una bibliografía selecta de libros o folletos sobre la oración, la persona de Jesús, el fundador y la historia de la congregación, la vocación religiosa, etc. El objetivo es facilitar a las pastoralistas su trabajo para que aconsejen un libro u otro según la persona a la que acompañan.

Como decía al inicio de este apartado, la variedad de materiales es grande. No podemos recogerlos todos aquí. Aunque los materiales son necesarios, no son lo más importante; antes está el mensajero que los lleva, la calidad de su vida religiosa, el amor y fidelidad total al Señor de su vida y el deseo de servir a su Iglesia con todo el corazón.


TEOLOGÍA DE LA VOCACIÓN

A) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
1. Primero, por amor nos llama a la vida creándonos a su imagen y semejanza:
a) Con la vida pone en nosotros el DNA del amor. El amor es la vocación innata y general de todo hombre.
b) En el bautismo nos llama a participar de su vida divina.

2. Después, encarga a su Hijo Jesús llamarnos para llevar ese amor divino por todas partes mediante una vocación específica, ya sea en el matrimonio ya sea en la vida consagrada.

B) Jesús, el formador, llama al seguimiento
1. Si Dios quiere hacernos hijos, Jesús es el más adecuado para invitarnos a seguirle, a ser como Él. Es quien puede hablarnos un lenguaje que entendamos.
2. Jesús se ha hecho hombre para llamar al hombre. Es el enviado de Dios para llamar al hombre. Por eso no existe ni un solo párrafo del evangelio, o un encuentro con Jesús, o un diálogo que no tenga una proyección vocacional; que no exprese la llamada de Jesús. Siempre Jesús nos colocará frente a la pregunta estratégica:
• ¿Qué hago con mi vida?
• ¿Cuál es mi camino?
3. Jesús llama al amor, porque nos llama a vivir su misma relación con el Padre: “Nadie tiene amor mayor que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15,13)
4. Hay un aspecto unificador de la llamada: -La Misión-: “Como el Padre me ha enviado también os envío yo” (Jn 20,21)
5. El entramado de cada vocación, o mejor aún su madurez, consiste en seguir a Jesús en el mundo, para hacer, como Él, de la vida un don.
6. El envío-misión es el mandato de la tarde de la Pascua: “Como el Padre me ha enviado también os envío yo” (Jn 20,21)
7. Jesús es el Maestro que puede plasmar en nosotros sus mismos sentimientos.
8. Responder a su llamada es dejarse formar por Él en los rasgos de su propia opción.
9. Emplea una pedagogía experiencial: “Jesús designó a doce para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar” (Mc 3,14).
10. Para vivir esta dimensión hay que dejarse llevar por la Palabra, en la escucha y el diálogo con Dios. La oración, la interiorización de sentimientos, dejarse formar por Dios y desear comunicar al mundo la vida del Padre.

C) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión
1. En la comunidad que celebra el misterio pascual cada cristiano toma parte y entra en el estilo de Jesús.
2. La Eucaristía es el origen de toda vocación porque en ella somos llamados a hacernos como Cristo Resucitado ofrecido y entregado.
3. Se pasa del encuentro con Cristo en el signo del pan, al encuentro con Cristo en el signo de cada hombre.
4. La fidelidad a la propia vocación se alimenta en las fuentes de la Eucaristía y se mide en la Eucaristía de la vida.

D) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
1. “El es el Consolador”, el Espíritu de bondad que el Padre enviará en el nombre del Hijo, don del Señor resucitado”.
2. “Os lo enseñará todo y os traerá memoria de todo lo que os he dicho” (Jn 14,26)
3. “Os guiará hacia la verdad completa” (Jn 16,13).

El E.S. animador y acompañante
en la caminada vocacional llama al testimonio
1. De este modo, el Espíritu llega a ser el animador de toda vocación, el que acompaña en el camino para llegar a la meta:
a) Guía en el discernimiento.
b) Nos prepara en el testimonio
2. “El dará testimonio de mí y vosotros también daréis testimonio” (Jn 15,26-27).

El E.S. es fuerza para superar todo
1. Llamados a vivir desde el Espíritu que nos habita. Con Él superamos:
a) El pragmatismo
b) La superficialidad
c) La falta de fe
d) La desesperanza
e) El egoísmo como desamor

2. Nos abre camino para la escucha profunda como principal actividad de la acción pastoral.

Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
1. Por la pluralidad de los dones y los ministerios:
a) El Espíritu Santo descubre la originalidad de la llamada.
b) Con una imborrable tendencia a la UNIDAD.
c) En el Espíritu Santo las vocaciones son muchas y es una sola en unidad de amor y testimonio.
2. Hace posible la pluralidad de vocaciones en la unidad de la estructura eclesial
3. Aquí es donde coinciden la realización de la persona y de la Comunidad.

El “sí” al Espíritu en la Confirmación
1. El Sacramento de la Confirmación es el momento que expresa más claramente:
a) El don del Espíritu
b) El encuentro con Él
2. Pero, a la vez, quien se confirma responde “AMÉN”:
a) Ante la propia conciencia
b) Ante la Comunidad
3. Hay en ese “AMÉN” un compromiso a vivir
a) El evangelio de Jesús
b) El mandamiento del amor
c) Renovando la fidelidad vocacional a la propia identidad de Hijo de Dios

E) DESDE LA TRINIDAD A LA IGLESIA
La historia de cada hombre es parte de otra gran historia
1. Vivimos en la Iglesia y en el mundo para la Iglesia y para el mundo
2. La Iglesia es comunidad, pero también comunión de vocaciones
3. Cada vocación es SIGNO, MISTERIO Y MISIÓN
4. La Iglesia es también Madre de Vocaciones.
5. El ministerio ordenado tiene la intrasferible tarea de promover las vocaciones y garantiza:
+ la presencia sacramental de Cristo
+ la dependencia directa de la Iglesia de Cristo.
6. Los religiosos son signo y señalación de los bienes del cielo y hacen visible el amor esponsal de Cristo por la Iglesia.

F) MARÍA
1. Es imagen de elección divina.
2. Modelo de correspondencia libre y amorosa.
3. Abierta a las sorpresas de Dios.
4. Sin escatimar el sacrificio
5. Presente y activa en la vida de la Iglesia

Conclusión

La auténtica oración vocacional será eficaz cuando hace que haya coherencia de vida en el que ora, y se inserta con los demás en la comunidad creyente, mediante el anuncio explícito, el testimonio y el servicio a Dios y a los hermanos.

“¿Por qué teméis?”
Vivamos desde la certeza de que Dios no abandona a su Iglesia
“Como me ha enviado el Padre,
así tambien yo os envío a vosotros”




Participación en el Foro
1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?[/size][/color]
Mairim
 
Mensajes: 16
Registrado: Mar Oct 05, 2010 10:40 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor Mairim » Mié Ene 12, 2011 1:57 pm

Orientaciones operativas en la pastoral vocacional:

a) Para toda la Congregación:
Me parece que esto es no sólo, practicamente hablando una cuestión de supervivencia se trata de poder extender la experiencia personal del encuentro con Dios... poder contagiar con la propia experiencia kerigmática, a otros. Todas tienen que preocuparse de la animación vocacional.

La experiencia de Dios recibida como un don y vivida en nuestro propio carisma, capaz de llenar la vida entera, tiene que ser comunicada con fuerza a los demás. Esta preocupación debe comenzar con el ejercicio continuo de saber apreciar lo positivo de nuestros hermanos y hermanas, de nuestras obras apostólicas, de nuestra historia congregacional, de nuestras comunidades.Esto me parece algo vital... es tan fácil dejarse contagiar por el pesimismo... por una visión pragmática de lo que se vive dia con día... dejando de lado la visión de fe que nos lleva a ver más allá de lasdebilidades humanas... Las propias y las de los que nos rodean... no sólo los miembros de la comunidad sino también nuestros destinatarios... Me agrada la expresión que en el tema mencionan sobre "Tener una memoria agradecida y estar bien informados de la vida de nuestra congregación para poder constatar que Dios continúa sirviéndose de mi congregación para la vida de la Iglesia y para la salvación de todos los hombres y mujeres".
El Optimismo y la valoración positiva de todo lo nuestro así deseo de vivir y de hacer mejor ya no son parte de una especie de clase de autoayuda o superación sino elementos indicadores de salud y vitalidad del instituto.

A cada religioso de la Provincia se le puede entregar un tríptico con un título parecido a éste: Tu tarea ante las vocaciones o ¿Qué hacer cuando alguien te diga que está pensando en la vocación?

b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno.

Lo que la Provincia está llamada a vivir y a asumir como tarea en la Pastoral vocacional compete muy directamente al equipo de gobierno. El superior provincial es, en cierto modo, el principal animador vocacional. Los logros en este campo dependerán en gran medida del grado de esfuerzo, de entusiasmo y de prioridad real que él y su equipo de gobierno concedan al sector de la pastoral juvenil y vocacional. El tendrá que asignar personas a esta tarea y las tendrá que apoyar.No olvidemos que la visibilidad y transparencia de nuestra vida como religiosos para que resulte atractiva para muchas jóvenes, exige no sólo “hacer pastoral” sino renovar profundamente nuestro modo de orar, de vivir en común y de trabajar. La renovación espiritual del cuerpo de la provincia también compete al gobierno.

Junto al Provincial tienen que colaborar todos los formadores de las distintas etapas. Ellos pueden animar e inspirar a las fuerzas jóvenes de sus comunidades, más cercanas en cuanto sensibilidad, lenguaje y como modelos de identificación para los jóvenes de hoy.

c) Delegado de vocaciones a tiempo completo
Es necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas, que ejercen este ministerio, que es un verdadero y propio inicio de formación.

En resumen, el delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a los candidatos.

d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil
El proyecto apostólico debería ser concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.
Es vital tener un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas que puedan ser evaluados . Pero antes de apuntar líneas nuevas de Pastoral es preciso activar líneas espirituales de renovación:

• Cuidar que nuestra imagen transparente la experiencia de Dios, el gozo de servirle y de vivir unidos como hermanos, la atención benévola y desinteresada a las personas, más allá del hecho de mostrar que somos personas muy ocupadas, organizadas y eficaces.
• En la pastoral juvenil resaltar el objetivo de suscitar el encuentro con Jesucristo. Para ello, el camino de los ejercicios espirituales, retiros… es un medio muy idóneo ya que forman al trabajador para el Reino, presentan de un modo específico la persona de Jesús y tienen como punto central la elección.
• Coordinar bien la Pastoral juvenil y la vocacional. Tejer los procesos pastorales y personales para que haya continuidad, progresión y crecimiento. Muchos de nuestros jóvenes se quedan por el camino después de muchas experiencias puntuales que suenan más a fuegos artificiales que a etapas de un proceso ligado de crecimiento en la fe.
• Reconquistar espacios de contacto con l@s jóvenes, con l@ adolescentes y l@s niños/as. ¿Tenemos plataformas de contacto con niños/as y jóvenes? Si no podemos abarcar todo el proceso, ¿dónde poner la prioridad, en las niños de doce años que viven una fase ideal para la identificación religiosa o en los universitarios/as que acaban la carrera y que se plantean el sentido que quieren dar a sus vidas? Hay que saber plantar la semilla, tener paciencia, ayudar a madurar, antes que recoger los frutos.
• Todos los pastoralistas, laicos y religiosos, deben habituarse a practicar una evaluación objetiva de los métodos, del proyecto y de los frutos de la propia actividad, tanto en el conjunto como en cada etapa, para poder elegir aquello que da más fruto y para no continuar con iniciativas que, aunque buenas en sí, no son oportunas o son dispersadoras de energías.
• Conceder prioridad en la formación de los grupos al acompañamiento personal.
• Cuidar el crecimiento armónico y completo de los jóvenes, uniendo servicio y reflexión, oración y acción.
• Elaborar un proyecto de pastoral vocacional que recoja los pasos que seguiremos en la animación vocacional, el acompañamiento y el discernimiento. El primer aspecto va dirigido a comunidades, obras, grupos y jóvenes; el segundo y tercero se centra en los candidatos que han manifestado de alguna manera, su deseo de seguir más de cerca al Señor.
• Integrar en el proyecto de pastoral juvenil y vocacional el objetivo y los medios de conocer nuestros fundadores, la historia y espiritualidad de nuestra congregación, y las personas, comunidades y obras actuales.

e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones
Es verdad que proporciona mayor esperanza y es signo más claro de autenticidad que las vocaciones procedan de nuestras propias fuentes pastorales y de nuestras obras; sin embargo, la experiencia nos muestra que muchas vocaciones actuales provienen de “otros lugares”, a veces orientados por otros religiosos y religiosas. No parece inútil “ampliar la mirada” a otros perfiles posibles de candidatos y estar abiertos a ellos, así como cuidar los lazos positivos con otros institutos religiosos, parroquias, movimientos y asociaciones.

f) La familia
Si es necesario atender siempre el contexto, el marco vital y las relaciones familiares del joven, tenemos que procurar con mucha seriedad la relación con los padres de los jóvenes con los que tratamos, como parte integrante de nuestro proyecto pastoral. La pastoral familiar reclama ser llevada a cabo no de manera episódica, sino con dedicación y con método. Trabajar con los padres de los alumnos/as de nuestros colegios, de nuestras parroquias o de los grupos juveniles producirá frutos vocacionales en el futuro. Algunos religiosos tienen una oración mensual por las vocaciones con los padres y colaboradores de sus obras; otros incluyen a algunos de esos padres más cercanos a nosotros en el mismo equipo de pastoral vocacional.

g) Materiales vocacionales
Aquí la amplitud puede ser grande. Se trata de elaborar según nuestra espiritualidad y carisma, unos materiales que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional. La variedad puede ir desde materiales del tipo de comics infantiles sobre personas significativas de la congregación, para ninos/as, pasando por ediciones de formato más juvenil, hasta biografías pequeñas y sencillas para jóvenes. Materiales audiovisuales, en particular, los DVD, videos, materiales informáticos, para usar en grupos, sobre la historia y misión actual de la congregación o sobre temas específicos como la vocación.

La elaboración anual de posters, trípticos, calendarios, etc. con un tema común de fondo, se hace en algunas congregaciones con la intención de dedicar una Semana especial para dar a conocer el propio carisma. Todos los miembros de la congregación y las obras apostólicas, adaptan esta semana a la realidad de su misión, adoptando medios litúrgicos, culturales, de ambientación con carteles, peregrinaciones a lugares especiales de la congregación, actividades de relación y conocimiento entre los jóvenes de diversas obras, visitándolas, etc. Algunos profesores colaboran con su creatividad produciendo materiales en relación con la propia asignatura, sobre el fundador y la congregación, con el fin de ser usados en el aula.

Esto pide unos presupuestos económicos dado que contamos con expertos y empresas técnicas en la elaboración de estos medios.

Los materiales también tienen que abarcar la creación de fichas de discernimiento vocacional que sean fáciles para ayudar a un pastoralista en el acompañamiento vocacional de una joven. Igualmente deberíamos incluir y facilitar una bibliografía selecta de libros o folletos sobre la oración, la persona de Jesús, el fundador y la historia de la congregación, la vocación religiosa, etc. El objetivo es facilitar a las pastoralistas su trabajo para que aconsejen un libro u otro según la persona a la que acompañan.

Como decía al inicio de este apartado, la variedad de materiales es grande. No podemos recogerlos todos aquí. Aunque los materiales son necesarios, no son lo más importante; antes está el mensajero que los lleva, la calidad de su vida religiosa, el amor y fidelidad total al Señor de su vida y el deseo de servir a su Iglesia con todo el corazón.


TEOLOGÍA DE LA VOCACIÓN

A) Dios Padre es el origen de nuestra vocación
1. Primero, por amor nos llama a la vida creándonos a su imagen y semejanza:
a) Con la vida pone en nosotros el DNA del amor. El amor es la vocación innata y general de todo hombre.
b) En el bautismo nos llama a participar de su vida divina.

2. Después, encarga a su Hijo Jesús llamarnos para llevar ese amor divino por todas partes mediante una vocación específica, ya sea en el matrimonio ya sea en la vida consagrada.

B) Jesús, el formador, llama al seguimiento
1. Si Dios quiere hacernos hijos, Jesús es el más adecuado para invitarnos a seguirle, a ser como Él. Es quien puede hablarnos un lenguaje que entendamos.
2. Jesús se ha hecho hombre para llamar al hombre. Es el enviado de Dios para llamar al hombre. Por eso no existe ni un solo párrafo del evangelio, o un encuentro con Jesús, o un diálogo que no tenga una proyección vocacional; que no exprese la llamada de Jesús. Siempre Jesús nos colocará frente a la pregunta estratégica:
• ¿Qué hago con mi vida?
• ¿Cuál es mi camino?
3. Jesús llama al amor, porque nos llama a vivir su misma relación con el Padre: “Nadie tiene amor mayor que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15,13)
4. Hay un aspecto unificador de la llamada: -La Misión-: “Como el Padre me ha enviado también os envío yo” (Jn 20,21)
5. El entramado de cada vocación, o mejor aún su madurez, consiste en seguir a Jesús en el mundo, para hacer, como Él, de la vida un don.
6. El envío-misión es el mandato de la tarde de la Pascua: “Como el Padre me ha enviado también os envío yo” (Jn 20,21)
7. Jesús es el Maestro que puede plasmar en nosotros sus mismos sentimientos.
8. Responder a su llamada es dejarse formar por Él en los rasgos de su propia opción.
9. Emplea una pedagogía experiencial: “Jesús designó a doce para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar” (Mc 3,14).
10. Para vivir esta dimensión hay que dejarse llevar por la Palabra, en la escucha y el diálogo con Dios. La oración, la interiorización de sentimientos, dejarse formar por Dios y desear comunicar al mundo la vida del Padre.

C) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión
1. En la comunidad que celebra el misterio pascual cada cristiano toma parte y entra en el estilo de Jesús.
2. La Eucaristía es el origen de toda vocación porque en ella somos llamados a hacernos como Cristo Resucitado ofrecido y entregado.
3. Se pasa del encuentro con Cristo en el signo del pan, al encuentro con Cristo en el signo de cada hombre.
4. La fidelidad a la propia vocación se alimenta en las fuentes de la Eucaristía y se mide en la Eucaristía de la vida.

D) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
1. “El es el Consolador”, el Espíritu de bondad que el Padre enviará en el nombre del Hijo, don del Señor resucitado”.
2. “Os lo enseñará todo y os traerá memoria de todo lo que os he dicho” (Jn 14,26)
3. “Os guiará hacia la verdad completa” (Jn 16,13).

El E.S. animador y acompañante
en la caminada vocacional llama al testimonio
1. De este modo, el Espíritu llega a ser el animador de toda vocación, el que acompaña en el camino para llegar a la meta:
a) Guía en el discernimiento.
b) Nos prepara en el testimonio
2. “El dará testimonio de mí y vosotros también daréis testimonio” (Jn 15,26-27).

El E.S. es fuerza para superar todo
1. Llamados a vivir desde el Espíritu que nos habita. Con Él superamos:
a) El pragmatismo
b) La superficialidad
c) La falta de fe
d) La desesperanza
e) El egoísmo como desamor

2. Nos abre camino para la escucha profunda como principal actividad de la acción pastoral.

Las vocaciones al servicio de la vocación de la Iglesia
1. Por la pluralidad de los dones y los ministerios:
a) El Espíritu Santo descubre la originalidad de la llamada.
b) Con una imborrable tendencia a la UNIDAD.
c) En el Espíritu Santo las vocaciones son muchas y es una sola en unidad de amor y testimonio.
2. Hace posible la pluralidad de vocaciones en la unidad de la estructura eclesial
3. Aquí es donde coinciden la realización de la persona y de la Comunidad.

El “sí” al Espíritu en la Confirmación
1. El Sacramento de la Confirmación es el momento que expresa más claramente:
a) El don del Espíritu
b) El encuentro con Él
2. Pero, a la vez, quien se confirma responde “AMÉN”:
a) Ante la propia conciencia
b) Ante la Comunidad
3. Hay en ese “AMÉN” un compromiso a vivir
a) El evangelio de Jesús
b) El mandamiento del amor
c) Renovando la fidelidad vocacional a la propia identidad de Hijo de Dios

E) DESDE LA TRINIDAD A LA IGLESIA
La historia de cada hombre es parte de otra gran historia
1. Vivimos en la Iglesia y en el mundo para la Iglesia y para el mundo
2. La Iglesia es comunidad, pero también comunión de vocaciones
3. Cada vocación es SIGNO, MISTERIO Y MISIÓN
4. La Iglesia es también Madre de Vocaciones.
5. El ministerio ordenado tiene la intrasferible tarea de promover las vocaciones y garantiza:
+ la presencia sacramental de Cristo
+ la dependencia directa de la Iglesia de Cristo.
6. Los religiosos son signo y señalación de los bienes del cielo y hacen visible el amor esponsal de Cristo por la Iglesia.

F) MARÍA
1. Es imagen de elección divina.
2. Modelo de correspondencia libre y amorosa.
3. Abierta a las sorpresas de Dios.
4. Sin escatimar el sacrificio
5. Presente y activa en la vida de la Iglesia

Conclusión

La auténtica oración vocacional será eficaz cuando hace que haya coherencia de vida en el que ora, y se inserta con los demás en la comunidad creyente, mediante el anuncio explícito, el testimonio y el servicio a Dios y a los hermanos.

“¿Por qué teméis?”
Vivamos desde la certeza de que Dios no abandona a su Iglesia
“Como me ha enviado el Padre,
así tambien yo os envío a vosotros”




Participación en el Foro
1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional
2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación
3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?[/size][/color]
Mairim
 
Mensajes: 16
Registrado: Mar Oct 05, 2010 10:40 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor aligefran » Vie Feb 04, 2011 4:34 pm

1.- EXPLICA BREVEMENTE LAS ORIENTACIONES OPERATIVAS EN LA PASTORAL VOCACIONAL
R=1.- PARA TODA LA PROVINCIA O DELEGACION.- Para cada uno de los miembres desde el mas joven hasta el mas anciano deben preocuparse de la animacion vocacional.
2.- PARA EL SUPERIOR PROVINCIAL O EL EQUIPO DE GOBIERNO.- Es el principal animador vocacional, el procurador de la renovacion de la provincia.Debe asignar a una persona para esta tarea.Junto al Provincial tiene que colaborar los formadores de las distintas etapas.
3.- DELEGADO DE VOCACIONES FULL-TIME.- En resumen, el delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, acompañar directamente a los candidatos.
4.- PROYECTOS APOSTOLLICOS Y DE PASTORAL JUVENIL.- debera ser concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, que se han unido a El y que por El proponen servicios específicos, amantes de la Iglesia y disponibles para ir donde la obediencia los envíe para atender la mayor necesidad del Reino de Dios.Estar unida al Papa, a los obispos.
5.- CUIDAR TODAS LAS POSIBLES FUENTES DE VOCACION.- Es magnifico que las vocaciones surjan de nuestras fuentes, pero no hay que dejar de lado las posibilidades de nuestro alrededor.
6.- LA FAMILIA.- Trabajar con los padres de familia producira grandes frutos.
7.- MATERIALES VOCACIONALES.- Se trata de elaborar material con el cuan se identifique el carisma y que guien los procesos de discernimiento.


2.- MENCIONA LOS 7 PUNTOS DE LA TEOLOGIA DE LA VOCACION
R=1.- Dios Padre es el origen de nuestra vocación.
2.- Jesús, el formador, llama al seguimiento.
3.- La Eucarístia es el alimento y el motivo de entrega para la misión.
4.- El Espíritu Santo, Consolador y amigo, guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
5.- Desde la Trinidad a la Iglesia.
6.- María.

3.- ¿QUE PUESTO TIENE EL ESPIRITU SANTO, CRISTO Y LA VIRGEN EN LA PASTORAL VOCACIONAL?
R= 1.- ESPIRITU SANTO.- Animador y acompañante es fuerza para superar todo.
2.- JESUS.- El formador, el camino, la verdad y la vida
3.- MARIA.- Es el modelo y la imagen a seguir.
aligefran
 
Mensajes: 11
Registrado: Dom Oct 10, 2010 8:08 pm

Re: 10. Prioridad de la PV: Orientaciones operativas en la PV

Notapor ma socorro a. reyes lópez » Mar Abr 05, 2011 1:24 pm

1. Explica brevemente las orientaciones operativas en la pastoral vocacional.
a) Para toda la provincia o delegación, desde los más jóvenes hasta los ancianos tienen que preocuparse de la animación vocacional.
b) Para el Superior Provincial o el equipo de gobierno. El superior provincial es el principal animador vocacional, los logros en este campo dependerán en gran medida del grado de esfuerzo, de entusiasmo y de prioridad real que él y su equipo de gobierno concedan al sector de la pastoral juvenil y vocacional.
c) Delegado de vocaciones full-time, necesario que la fase de acompañamiento vocacional sea asumida por personas concretas, que en nombre de toda la provincia ejercen este ministerio. Personas bien aceptadas y estimadas por nuestras comunidades. El delegado vocacional y su equipo tienen una triple función: animar a todas las comunidades con información sobre la pastoral vocacional y con retiros; animar al resto de pastoralistas y orientarlas en esta tarea, y acompañar directamente a los candidatos.
d) Proyecto apostólico y de pastoral juvenil concebido a partir de nuestra identidad que se expresa en una imagen adecuada de personas que han elegido a Dios y a Jesucristo de modo pleno y definitivo, con un proyecto renovado, con objetivos y medios realistas que puedan ser evaluados .
e) Cuidar todas las posibles fuentes de vocaciones, autenticidad que las vocaciones procedan de nuestras propias fuentes pastorales, con apertura a otros perfiles de posibles de candidatos.
f) La familia, marco vital y las relaciones familiares del joven, trabajar con los padres y la posibilidad de inclusión de padres en el equipo de pastoral vocacional.
g) Materiales vocacionales, materiales que ayuden a conocernos y que guíen en los procesos de discernimiento vocacional.

2. Menciona los 7 puntos de la Teología de la vocación:
1) Dios Padre es el origen de nuestra vocación.
2) Jesús, el formador, llama al seguimiento.
3) La Eucaristía es el alimento y el motivo de entrega para la misión. La Eucaristía es el origen de toda vocación porque en ella somos llamados a hacernos como Cristo Resucitado ofrecido y entregado.
4) El Espíritu Santo, Consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, nos llama a dar testimonio.
5) Desde la Trinidad a la Iglesia. Cada vocación es signo, misterio y misión.
6) María, imágen de elección divina
7) La historia de cada hombre es parte de otra gran historia, el amor es la vocación innata y general de todo hombre, vivimos en la Iglesia y en el mundo para la Iglesia y para el mundo, mediante el anuncio explícito, el testimonio y el servicio a Dios y a los hermanos.

3. ¿Qué puesto tienen el Espíritu Santo, Cristo y la Virgen en la pastoral vocacional?
El Espíritu Santo, consolador y amigo; guía y memoria en la caminada vocacional, que nos llama a dar testimonio y nos dá fuerza para superar todo.
Jesús el formador, el camino, la verdad y vida.
María es imagen de elección divina, modelo de correspondencia libre y amorosa, presencia activa en la vida de la Iglesia.
ma socorro a. reyes lópez
 
Mensajes: 49
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Anterior

Volver a Curso: Promoción vocacional

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |