Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Espacio para discutir y aclarar con los hermanos evangélicos o pertenecientes a cualquier grupo sectario, esotérico o pseudorreligioso, sus dudas y cuestionamientos acerca de la fe, la doctrina y la moral de la Iglesia católica, cuestiones que se han vuelto controvertidas por una mala información. A todo el que quiera acercarse acá, buscaremos darle razones de nuestra fe

Moderadores: Ictus, tito, Xavier Villalta, Bedoyita, Catholic.net, mayra novelo, Moderadores Animadores

Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor Jose99 » Dom Mar 27, 2016 11:01 pm

Muy buenas noches a todos ustedes hermanos en Cristo, bendecidos sean y sean llenos del Espíritu Santo de Dios.

Realizo está pregunta debido a que, como anteriormente había comentado, tengo familiares que pertenecen a una "religión" y lo pongo entre comillas porqué ellos supuestamente no se consideran como tal, en la cuál tienen un profeta llamado William Marrion Branham.
A lo más que he alcanzado a saber su "religión" es llamada luz al atardecer.
Pongo está información para que revisen que tipo de creencias atacan a la religión católica.

Bueno, pues pase un momento incómodo ya que eran 5 personas creyentes de esa religión (todos familiares) contra mí, que no respondí una sola palabra.

Cito contextualmente lo que dijeron

"Hablando de la pascua, el hermano (omitiré el nombre ya que es su pastor) dice que la iglesia católica hace lo que quiere por eso puso la fecha en Marzo, cuando bíblicamente debería de ser en abril, porqué es después de la Luna llena (algo así mencionó) . Por eso mismo nosotros no estamos haciendo ningún servicio especial hasta que llegué la fecha, osease en abril. Hasta el hermano nos dijo «preguntenle a cualquier judío y ellos no festejan hasta abril la pascua»"
A lo cual me dio mucho coraje, je je, del mismo modo pensé *Alberto, acuerdate que la palabra dice "Es lícito enojarse, más no es lícito pecar" Entonces controlando mi coraje únicamente me dedique a escuchar, mientras hablaban maravillas de su profeta y cómo de aquellos que quisieron probarlo para ver que estaba equivocado resultaban con enfermedades "provocadas por retar al espíritu de Dios en Él" a lo cuál no Indagué mucho y únicamente me dedique a escuchar.
Evidentemente pensé, mis hermanos en el foro de catholic van a saber la respuesta así que, aquí les traigo está pregunta ya que por desgracia no conozco sobre el tema.
Muchas gracias y bendiciones para todos en el nombre del Señor.
12 Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre
Avatar de Usuario
Jose99
 
Mensajes: 105
Registrado: Mié Dic 30, 2015 1:19 am

Re: Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor tito » Lun Mar 28, 2016 6:49 pm

¿Cómo se calcula la fecha de Pascua? Hay un algoritmo bastante complicado, oficial desde el año 325


Resalto:

Sólo falta un detalle: la fecha obtenida puede caer en cualquier día de la semana. La Pascua es el domingo siguiente. Esta última regla se aplica aunque la fecha que aparece en la tabla caiga en domingo, para evitar que la Pascua cristiana coincida con la Pascua judía.
¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal;
que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad;
que dan amargo por dulce, y dulce por amargo! Isaías 5,20


Imagen
Avatar de Usuario
tito
Moderador Animador
 
Mensajes: 1881
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor Jose99 » Lun Mar 28, 2016 10:39 pm

tito escribió:
Resalto:

Sólo falta un detalle: la fecha obtenida puede caer en cualquier día de la semana. La Pascua es el domingo siguiente. Esta última regla se aplica aunque la fecha que aparece en la tabla caiga en domingo, para evitar que la Pascua cristiana coincida con la Pascua judía.

A que domingo se refiere Tito ya que la pascua judía si se celebra hasta abril, exactamente el 22.
12 Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre
Avatar de Usuario
Jose99
 
Mensajes: 105
Registrado: Mié Dic 30, 2015 1:19 am

Re: Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor tito » Mar Mar 29, 2016 12:15 am

Pues si la Pascua judía cae en domingo los cristianos católicos celebramos nuestra Pascua el Domingo siguiente. Pero no ocurre frecuentemente.
¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal;
que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad;
que dan amargo por dulce, y dulce por amargo! Isaías 5,20


Imagen
Avatar de Usuario
tito
Moderador Animador
 
Mensajes: 1881
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor eduarod » Mié Mar 30, 2016 1:54 am

Estimado en Cristo Jose99:

Jose99 escribió:A que domingo se refiere Tito ya que la pascua judía si se celebra hasta abril, exactamente el 22.


Es incorrecto esto que señalas de que la Pascua judía se celebra el 22 de Abril.
Si se celebra en una fecha FIJA, pero de SU calendario (el día 15 del mes Nisán), calendario que es MUY diferente al nuestro.
El problema es que, mientras nuestro calendario es primariamente solar (por eso completamos 365 días, para acercarnos lo más posible a los aproximadamente 365.25 del año solar o del año sideral, compensando la diferencia con el día que agregamos el 29 de febrero cada 4 años en los años bisisestos); el calendario judío consta de meses que representan ciclos lunares completos (el ciclo lunar es de 29.5 días, por lo que en realidad se requieren dos meses, uno de 29 días y el otro de 30 días para representar dos ciclcos lunares enteros. Comenzando cada mes con la luna nueva (por eso la Pascua judía es el día 15, para que sea un día de luna llena).
Ahora bien, con 12 meses representando 12 ciclos lunares, se completan solo 354 días, quedando 11 días "corto" respecto a nuestro calendario, por eso es que su año nuevo (el Rosh Hashaná) que representa el pimer día del año (como se considera actualmente que es el 1 del mes Tishrei) puede caer con 11 días de diferencia respecto a nuestro calendario en años consecutivos (p.ej. el 25 de septiembre de 2014 comenzó su año 5775 y el 14 de septiembre de 2015, 11 días antes en nuestro calendario, comenzó su año 5776). Sin embargo, asi como nosotros compensamos cada 4 años la fracción de día que nos faltó para "ajustarnos" al año solar real, ellos compensan esos 11.25 días que les faltan respecto al año solar real agregando en algunos años un mes adicional de 30 días. El patrón es más complejo y se agregan 7 años con 13 meses repartidos en un lapso de 19 años (no siempre fue tan sistemático, como veremos más adelante). Con esos 210 días de esos 7 meses agregados, ellos logran compensar bastante bien la diferencia de modo que cada 19 años se "ajustan" bien al año solar. Pero entonces, es por eso de que se llega a agregar un mes entero a un año, que una fecha fija de ellos puede "saltar" mucho más respecto a nuestro calendario. Por eso, siguiendo el ejemplo de su año nuevo, en este año, el 2016, no será 11 días antes de lo que fue en el 2015, sino será hasta el 3 de octubre, poco menos de un mes después.
Como ves, esto explica porqué la Pascua "salta" tanto en nuestro calendario, con años en los que se tiene precisamente casi un mes de diferencia en la fecha en la que se celebra respecto al año inmediato anterior o siguiente; mientras que en otros años la fecha no "salta" tanto (sino tan solo esos 11 días). Y es que la Pascua judía, como decíamos se celebra en fecha fija DE ELLOS, ese 15 del mes Nisán que ya habíamos mencionado. Por eso es una tontería decir que se celebra en una fecha FIJA de NUESTRO calendario (como el 22 de abril que mencionas), ¡porque no hay manera en que una fecha fija de SU calendario pueda ser una fecha fija en el nuestro también!

Ahora bien, habiendo desmentido eso de la fecha de la Pascua judía como un día fijo el 22 de abril, y habiendo entendido que nuestra Pascua es tan variable debido al ajuste que hay entre el calendario nuestro y el de ellos, debido a esto último uno esperaría que, en efecto, si seguimos algunas reglas de su calendario para fijar nuestra Pascua, pues entonces debieran coincidir ambas Pascuas. Y, en efecto, a veces coinciden, al menos cercanamente, pero rara vez cae exactamente el mismo día. ¿Porqué?
Bueno, las primeras comunidades cristianas tendían a celebrar la Pascua el mismo día de la Pascua judía, pero solo algunas comunidades pequeñas celebraban exactamente el mismo día. La razón es que celebrar el mismo día pronto presentó un claro inconveniente que hizo que la mayor parte de las comunidades cristianas hicieran al menos un ajuste, y este inconveniente era que, dado que la Pascua judía SI es una fecha fija del calendario de ellos (ya dijimos que el 15 de Nisán) y dado que en el calendario de ellos los días del año tampoco suman un múltiplo de 7, pues entonces una misma fecha NO siempre cae en el mismo día de la semana, por eso, el 15 de Nisán puede caer en CUALQUIER día de la semana, y NO NECESARIAMENTE en Domingo. Por eso a la mayor parte de las primeras comunidades cristianas no les pareció apropiado celebrar la Pascua EXACTAMENTE el mismo día de la Pascua judía, pues eso de celebrar la Pascua en un día que no fuera el Domingo, día de la Resurrección del Señor, pues no parecía muy correcto. Entonces la mayor parte de las comunidades cristianas lo que hacían era determinar el Domingo más cercano o el siguiente a la Pascua judía para celebrar la Pascua del Señor. Como puedes ver, este primer cambio denota profundas razones teológicas y no un mero capricho.
Sin embargo, no había uniformidad, sino disparidad de criterios: unos el día de la Pascua judía, otros podía ser un Domingo anterior, otros podía ser el siguiente, etc. También hubo quien intentó determinar una fecha fija de acuerdo a la fecha concreta en nuestro calendario en que había ocurrido la Resurrección del Señor. Y parecía un tanto inapropiado también que no todos los cristianos estuvieran de acuerdo en celebrar la Pascua del Señor en el mismo día. Ese fue el segundo motivo para cambiar: el buscar una uniformidad en toda la Iglesia para celebrar todos el mismo día como un solo rebaño bajo un solo pastor, también un motivo teológico profundo y no un mero capricho.
Así mismo, seguir a los judíos presentaba otro serio inconveniente. Lo del esquema fijo de 7 años "preñados" (con 13 meses) en 19 años, vino tiempo después, pero en la época de Cristo y en los primeros años del cristianismo este esquema aún no se inventaba. Lo que se hacía es que el Sanedrín, siguiendo criterios más bien empíricos (se revisaba si la cebada ya estaba madura y si ya se había registrado el equinoccio de primavera al cumplir los 12 meses "regulares") decretaba cada año si se tendría el mes adicional o no. Evidentemente era un sistema menos regular y preciso que el que inventaron después, pero de alguna manera acababa compensando los días faltantes de una forma u otra y funcionando.
El problema para el mundo cristiano era que había que depender de las autoridades judías cada año para entonces determinar en qué fecha se celebraría la Pascua del Señor. Eso no solo era poco práctico, sino que no parecía tampoco del todo apropiado depender de las autoriades judías, en principio las mismas que habían ordenado la crucificción del Señor y las primeras persecuciones de cristianos, para determinar la fecha de la celebración de una fiesta cristiana tan importante. Este motivo tenía un fundamento teológico mucho más débil, pero ciertamente se puede apreciar el aspecto práctico respecto a la inconveniencia de estar esperando los dictámenes que hiciera una autoridad ajena con base en observaciones empíricas, e igualmente se puede entender el no querer depender, sobre todo en esa época, de lo que las autoridades judías determinaran. El punto es que aunque no sean razones teológicas profundas, se aprecia que tampoco se trataba de caprichos arbitrarios.
De estos dos puntos (la disparidad de la fecha y la dependencia de las autoridades judías) se trató en el Concilio de Nicea (en el año 325) y en dicho Concilio se decretó que TODA la Iglesia debía seguir la práctica que se había adoptado en la Iglesia de Roma, que era la de celebrar el primer Domingo después de la primera luna llena tras el Equinoccio de primavera (en el hemisferio norte). Esto no solo proveía uniformidad para toda la Iglesia, sino daba un criterio objetivo y no dependiente de observaciones empíricas bajo el cual se podían calcular las fechas con mucha antelación y se podían difundir en toda la Iglesia para asegurar la uniformidad de la celebración. Desde luego que la implicación era romper de plano con lo que las autoridades judías determinaran, con la posibilidad de que la fecha se disparara mucho más que unos pocos días (si, por ejemplo, las autoridades judías agregaban el mes 13 a un año a pesar de ya haber ocurrido el equinoccio si no se tenía todavía la cebada madura). No solo eso, sino que el criterio solo requiere la luna llena después del equincoccio, pero el calendario judío en realidad requeriría una luna llena precedida de una luna nueva (para que pudiera siquiera comenzar el mes) después del mismo equinoccio. Entonces si el equinoccio ocurría en la misma semana de la luna llena, el criterio cristiano quedaba satisfecho, no así el criterio judío que en automático debía esperar hasta el siguiente ciclo lunar. Es importante resaltar que en todo esto expresamente los padres conciliares acordaron que no existía razón teológica para dar importancia y seguir lo que las autoridades judías determinasen, razón por la cual ese criterio concreto quedaría completamente descartado. NO se trataba, como vemos, de llevarle la contra gratuitamente a las autoridades judías; sino simplemente de no generar una dependencia que no tenía fundamento teológico alguno (pues no se trataba de perpetuar las antiguas alianzas hechas por Dios con Israel, sino de inaugurar la Nueva y Definitiva Alianza en Cristo) y que, en cambio, si presentaba muchos inconvenientes prácticos.
Y, en cambio, con este criterio SI se logró dar uniformidad a la celebración en TODO el mundo cristiano de esa época. Lo que era un aspecto que, como hemos visto, tenía mucho mayor importancia práctica y teológica.

En realidad eso hizo que la Pascua se celebrara uniformemente en TODAS las comunidades cristianas durante muchos siglos, incluso entre las comunidades separadas tras el gran cisma de oriente que rompió la comunión con Roma de las llamadas "Iglesias Católicas Ortodoxas". Una nueva separación ocurrió hasta varios siglos después, cuando en 1578 los científicos cristianos de occidente (en la Universidad de Salamanca) determinaron que la diferencia entre los 365.25 días aproximados considerados por el calendario juliano (vigente desde las épocas del Imperio Romano) y que implicaban los años bisiestos que ya hemos comentado, respecto a la duración REAL del año solar o trópico, que en realidad es ligeramente menor contando 365.242189 días, diferencia que representa alrededor de 11 minutos al año; habían tenido ya un efecto acumulado desde el Concilio de Nicea equivalente a casi 10 días.
La necesidad de ajustar esto ocasionó que el Papa Gregorio XIII ordenara que se hiciera el ajuste correspondiente, dando origen al llamado "calendario gregoriano" (se omitieron 10 días del calendario y se fijaron nuevas reglas respecto a los años bisiestos para que no se volviera a generar un desajuste tan grande). Sin embargo, esto no fue sencillo, y no se hizo de un solo golpe ni siquiera en el mundo católico, mucho menos en los países protestantes, donde dominaban las Iglesias ortodoxas o que ni siquiera eran cristianos, habiendo países que adaptaron este calendario (en vez de otro tipo de calendarios) o hicieron el ajuster respecto al juliano ¡hasta bien entrado el siglo XX!
Y bueno, si a los países les costó tanto trabajo adoptar una decisión del Papa que en realidad era una precisión astronómica. Pues podemos imaginar lo que el asunto representó para las autoridades ortodoxas, las cuales incluso a la fecha simplemente no lo han adoptado para calcular la fecha de la Pascua. La luna se llena en el mismo día independientemente de qué nombre le ponga uno. Y el equinoccio ocurre en un día determinado del año independientemente de cómo le llame uno. Entonces, si lo que uno hicera es observar astronómicamente el equinoccio y la subsiguiente luna llena, la Pascua debería celebrarse el mismo día físico, aunque nominalmente uno le llamara de manera diferente según el calendario en el que se basara. El problema es que no se hace así, sino, como decíamos antes, estos criterios habían servido para establecer fórmulas y hacer cálculos adelantados con mucho tiempo. Para ello era entonces necesario considerar la fecha en la que se ESTIMABA sería el equinoccio, y esta fecha tradicionalmente (y físicamente suele corresponder en el calendario gregoriano) se considera el 21 de marzo. El problema es que en los cálculos basados en el calendario juliano NO se tomó el nuevo día del equinoccio físico indpendientemente de en qué día cayera en el calendario juliano, sino se mantuvo la referencia "estándar" del 21 de marzo. Eso hizo que este "equinoccio teórico" tuviera tantos días de desfasamiento con el equinoccio físico como días se fueran acumulando de desfase entre el calendario juliano y el gregoriano debido al error que hemos señalado. Entonces, si entre esos días había una luna llena, unos SI la considerarían como posterior al equinoccio (y por tanto como válida para definir la fecha de Pascua) y los otros no, creando así un desfase. Como este hay otros detalles y efectos menos importantes, pero que también contribuyen a variar las fechas un poco. Y claro, los judíos, habiendo implementado el esquema más formal de 7 años "preñados" en ciclo de 19 años, también siguen calculando su propia Pascua en el 15 de Nisán que, de acuerdo al esquema, puede variar mucho respecto a la Pascua Católica y respecto a la Pascua ortodoxa, dando lugar nuevamente a muchas diferencias.

Pero, como podrás ver, ni la Pascua judía es realmente criterio, como lo reconocieron los padres del Concilio de Nicea desde el año 325 (más de 1000 años antes de la Reforma Protestante); ni se celebra en una fecha fija de nuestro calendario; ni esa fecha siempre cae en abril o es posterior a la Pascua católica (puede ser anterior si se usa la misma luna llena y los católicos nos esperamos hasta el Domingo siguiente para nuestra Pascua, puede ser el mismo día o un día muy cercano, y SI puede ser en marzo, como en el 2032, donde la Pascua judía será el 26 de marzo, esto debido a que en el ciclo sistemático de los meses simplemente ese año no tocará agregar y se acumulará una diferencia tal que hará que el año judío efectivamente comience ANTES del equinoccio); ni la Pascua judía nos sirve realmente para fijar una fecha porque puede ser distinta al Domingo, día de la Resurrección del Señor; ni los judíos siquiera calculan su Pascua como lo hacían en tiempos de Cristo, ni las razones del cambio han sido caprichos de la Iglesia, ni los ortodoxos calculan su Pascua para tratar de acercarse más a la Pascua judía, sino para seguir el calendario juliano con el fin de no adoptar el calendario gregoriano, astronómicamente mucho más preciso, pero decretado "unilateralmente" por el Papa Católico.

En fin, no le demos ya más vueltas, con lo dicho hasta ahora -que NO ES AÚN todo lo que puede decirse respecto al tema, se podría hablar de la precesión de los equinoccios, de las diferencias del equinoccio en el hemisferio norte respecto al hemisferio sur, del meridiano que se debe usar como criterio, del cálculo de las fases lunares usado en las Iglesias ortodoxas, del cómo, cuándo y porqué de los cambios en el calendario judío y muchos otros temas más- creo que te quedará más que claro que este es un asunto muchísimo más complejo en el que juegan una cantidad de factores muchísimo más serios y complejos de lo que tus familiares podrían siquiera imaginar; que dichos factores ciertamente en ningún momento han sido meros caprichos, sino razones teológicas profundas y/o precisiones de ajuste de los calendarios relacionadas a temas astronómicos complejos que, en la medida en que son reales deberían ser adoptados sin cuestionamientos, pero que, más allá de los aspectos culturales y políticos que pueden generar resistencia y que ya discutimos, tienden a generar alteraciones en las costumbres de los pueblos que hacen que estos cambios sean difíciles de aceptar y aplicar incluso en los calendarios civiles pese a que claramente todos pueden reconocer el mérito astronómico de los cambios propuestos (para darte una idea de los problemas que este tipo de cambios puede generar, se dice que en algunos países los obreros exigían el salario correspondiente al día del ajuste, en vez de aceptar el salario de los días reales trabajados hasta ese punto, es decir, querían cobrar entre 10 y hasta 13 días de más según los días que fue necesario ajustar de acuerdo al momento en el que se hizo el cambio en su región).

En otras palabras, creo que con esto tienes más que suficiente para confirmar que tus familiares no tienen ni idea de lo que están hablando y que sus ideas y criterios simplistas distan muchísimo de "ser bíblicos" como tontamente pretenden, o de tener que ver siquiera lejanamente con las razones y fundamentos que cada una de las diferentes instancias serias utiliza para calcular la fecha de Pascua. Ahora bien, esto lo escribí para darte seguridad sobre lo que crees y para dar mucha información curiosa e interesante a los hermanos que pudieran leer y estén interesados en entender un poco más de este complejo asunto, pero si con esta información quieres entrar en disputa con tus familiares, pues ya es asunto tuyo, pero algo me hace pensar que sería poco menos que perder el tiempo. ;)

Que Dios te bendiga en la alegría de la Resurrección del Señor.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Fechas de pascua ¿Son las correctas?

Notapor Jose99 » Mié Mar 30, 2016 10:41 am

eduarod escribió:Estimado en Cristo Jose99:

Jose99 escribió:A que domingo se refiere Tito ya que la pascua judía si se celebra hasta abril, exactamente el 22.


Es incorrecto esto que señalas de que la Pascua judía se celebra el 22 de Abril.
Si se celebra en una fecha FIJA, pero de SU calendario (el día 15 del mes Nisán), calendario que es MUY diferente al nuestro.
El problema es que, mientras nuestro calendario es primariamente solar (por eso completamos 365 días, para acercarnos lo más posible a los aproximadamente 365.25 del año solar o del año sideral, compensando la diferencia con el día que agregamos el 29 de febrero cada 4 años en los años bisisestos); el calendario judío consta de meses que representan ciclos lunares completos (el ciclo lunar es de 29.5 días, por lo que en realidad se requieren dos meses, uno de 29 días y el otro de 30 días para representar dos ciclcos lunares enteros. Comenzando cada mes con la luna nueva (por eso la Pascua judía es el día 15, para que sea un día de luna llena).
Ahora bien, con 12 meses representando 12 ciclos lunares, se completan solo 354 días, quedando 11 días "corto" respecto a nuestro calendario, por eso es que su año nuevo (el Rosh Hashaná) que representa el pimer día del año (como se considera actualmente que es el 1 del mes Tishrei) puede caer con 11 días de diferencia respecto a nuestro calendario en años consecutivos (p.ej. el 25 de septiembre de 2014 comenzó su año 5775 y el 14 de septiembre de 2015, 11 días antes en nuestro calendario, comenzó su año 5776). Sin embargo, asi como nosotros compensamos cada 4 años la fracción de día que nos faltó para "ajustarnos" al año solar real, ellos compensan esos 11.25 días que les faltan respecto al año solar real agregando en algunos años un mes adicional de 30 días. El patrón es más complejo y se agregan 7 años con 13 meses repartidos en un lapso de 19 años (no siempre fue tan sistemático, como veremos más adelante). Con esos 210 días de esos 7 meses agregados, ellos logran compensar bastante bien la diferencia de modo que cada 19 años se "ajustan" bien al año solar. Pero entonces, es por eso de que se llega a agregar un mes entero a un año, que una fecha fija de ellos puede "saltar" mucho más respecto a nuestro calendario. Por eso, siguiendo el ejemplo de su año nuevo, en este año, el 2016, no será 11 días antes de lo que fue en el 2015, sino será hasta el 3 de octubre, poco menos de un mes después.
Como ves, esto explica porqué la Pascua "salta" tanto en nuestro calendario, con años en los que se tiene precisamente casi un mes de diferencia en la fecha en la que se celebra respecto al año inmediato anterior o siguiente; mientras que en otros años la fecha no "salta" tanto (sino tan solo esos 11 días). Y es que la Pascua judía, como decíamos se celebra en fecha fija DE ELLOS, ese 15 del mes Nisán que ya habíamos mencionado. Por eso es una tontería decir que se celebra en una fecha FIJA de NUESTRO calendario (como el 22 de abril que mencionas), ¡porque no hay manera en que una fecha fija de SU calendario pueda ser una fecha fija en el nuestro también!

Ahora bien, habiendo desmentido eso de la fecha de la Pascua judía como un día fijo el 22 de abril, y habiendo entendido que nuestra Pascua es tan variable debido al ajuste que hay entre el calendario nuestro y el de ellos, debido a esto último uno esperaría que, en efecto, si seguimos algunas reglas de su calendario para fijar nuestra Pascua, pues entonces debieran coincidir ambas Pascuas. Y, en efecto, a veces coinciden, al menos cercanamente, pero rara vez cae exactamente el mismo día. ¿Porqué?
Bueno, las primeras comunidades cristianas tendían a celebrar la Pascua el mismo día de la Pascua judía, pero solo algunas comunidades pequeñas celebraban exactamente el mismo día. La razón es que celebrar el mismo día pronto presentó un claro inconveniente que hizo que la mayor parte de las comunidades cristianas hicieran al menos un ajuste, y este inconveniente era que, dado que la Pascua judía SI es una fecha fija del calendario de ellos (ya dijimos que el 15 de Nisán) y dado que en el calendario de ellos los días del año tampoco suman un múltiplo de 7, pues entonces una misma fecha NO siempre cae en el mismo día de la semana, por eso, el 15 de Nisán puede caer en CUALQUIER día de la semana, y NO NECESARIAMENTE en Domingo. Por eso a la mayor parte de las primeras comunidades cristianas no les pareció apropiado celebrar la Pascua EXACTAMENTE el mismo día de la Pascua judía, pues eso de celebrar la Pascua en un día que no fuera el Domingo, día de la Resurrección del Señor, pues no parecía muy correcto. Entonces la mayor parte de las comunidades cristianas lo que hacían era determinar el Domingo más cercano o el siguiente a la Pascua judía para celebrar la Pascua del Señor. Como puedes ver, este primer cambio denota profundas razones teológicas y no un mero capricho.
Sin embargo, no había uniformidad, sino disparidad de criterios: unos el día de la Pascua judía, otros podía ser un Domingo anterior, otros podía ser el siguiente, etc. También hubo quien intentó determinar una fecha fija de acuerdo a la fecha concreta en nuestro calendario en que había ocurrido la Resurrección del Señor. Y parecía un tanto inapropiado también que no todos los cristianos estuvieran de acuerdo en celebrar la Pascua del Señor en el mismo día. Ese fue el segundo motivo para cambiar: el buscar una uniformidad en toda la Iglesia para celebrar todos el mismo día como un solo rebaño bajo un solo pastor, también un motivo teológico profundo y no un mero capricho.
Así mismo, seguir a los judíos presentaba otro serio inconveniente. Lo del esquema fijo de 7 años "preñados" (con 13 meses) en 19 años, vino tiempo después, pero en la época de Cristo y en los primeros años del cristianismo este esquema aún no se inventaba. Lo que se hacía es que el Sanedrín, siguiendo criterios más bien empíricos (se revisaba si la cebada ya estaba madura y si ya se había registrado el equinoccio de primavera al cumplir los 12 meses "regulares") decretaba cada año si se tendría el mes adicional o no. Evidentemente era un sistema menos regular y preciso que el que inventaron después, pero de alguna manera acababa compensando los días faltantes de una forma u otra y funcionando.
El problema para el mundo cristiano era que había que depender de las autoridades judías cada año para entonces determinar en qué fecha se celebraría la Pascua del Señor. Eso no solo era poco práctico, sino que no parecía tampoco del todo apropiado depender de las autoriades judías, en principio las mismas que habían ordenado la crucificción del Señor y las primeras persecuciones de cristianos, para determinar la fecha de la celebración de una fiesta cristiana tan importante. Este motivo tenía un fundamento teológico mucho más débil, pero ciertamente se puede apreciar el aspecto práctico respecto a la inconveniencia de estar esperando los dictámenes que hiciera una autoridad ajena con base en observaciones empíricas, e igualmente se puede entender el no querer depender, sobre todo en esa época, de lo que las autoridades judías determinaran. El punto es que aunque no sean razones teológicas profundas, se aprecia que tampoco se trataba de caprichos arbitrarios.
De estos dos puntos (la disparidad de la fecha y la dependencia de las autoridades judías) se trató en el Concilio de Nicea (en el año 325) y en dicho Concilio se decretó que TODA la Iglesia debía seguir la práctica que se había adoptado en la Iglesia de Roma, que era la de celebrar el primer Domingo después de la primera luna llena tras el Equinoccio de primavera (en el hemisferio norte). Esto no solo proveía uniformidad para toda la Iglesia, sino daba un criterio objetivo y no dependiente de observaciones empíricas bajo el cual se podían calcular las fechas con mucha antelación y se podían difundir en toda la Iglesia para asegurar la uniformidad de la celebración. Desde luego que la implicación era romper de plano con lo que las autoridades judías determinaran, con la posibilidad de que la fecha se disparara mucho más que unos pocos días (si, por ejemplo, las autoridades judías agregaban el mes 13 a un año a pesar de ya haber ocurrido el equinoccio si no se tenía todavía la cebada madura). No solo eso, sino que el criterio solo requiere la luna llena después del equincoccio, pero el calendario judío en realidad requeriría una luna llena precedida de una luna nueva (para que pudiera siquiera comenzar el mes) después del mismo equinoccio. Entonces si el equinoccio ocurría en la misma semana de la luna llena, el criterio cristiano quedaba satisfecho, no así el criterio judío que en automático debía esperar hasta el siguiente ciclo lunar. Es importante resaltar que en todo esto expresamente los padres conciliares acordaron que no existía razón teológica para dar importancia y seguir lo que las autoridades judías determinasen, razón por la cual ese criterio concreto quedaría completamente descartado. NO se trataba, como vemos, de llevarle la contra gratuitamente a las autoridades judías; sino simplemente de no generar una dependencia que no tenía fundamento teológico alguno (pues no se trataba de perpetuar las antiguas alianzas hechas por Dios con Israel, sino de inaugurar la Nueva y Definitiva Alianza en Cristo) y que, en cambio, si presentaba muchos inconvenientes prácticos.
Y, en cambio, con este criterio SI se logró dar uniformidad a la celebración en TODO el mundo cristiano de esa época. Lo que era un aspecto que, como hemos visto, tenía mucho mayor importancia práctica y teológica.

En realidad eso hizo que la Pascua se celebrara uniformemente en TODAS las comunidades cristianas durante muchos siglos, incluso entre las comunidades separadas tras el gran cisma de oriente que rompió la comunión con Roma de las llamadas "Iglesias Católicas Ortodoxas". Una nueva separación ocurrió hasta varios siglos después, cuando en 1578 los científicos cristianos de occidente (en la Universidad de Salamanca) determinaron que la diferencia entre los 365.25 días aproximados considerados por el calendario juliano (vigente desde las épocas del Imperio Romano) y que implicaban los años bisiestos que ya hemos comentado, respecto a la duración REAL del año solar o trópico, que en realidad es ligeramente menor contando 365.242189 días, diferencia que representa alrededor de 11 minutos al año; habían tenido ya un efecto acumulado desde el Concilio de Nicea equivalente a casi 10 días.
La necesidad de ajustar esto ocasionó que el Papa Gregorio XIII ordenara que se hiciera el ajuste correspondiente, dando origen al llamado "calendario gregoriano" (se omitieron 10 días del calendario y se fijaron nuevas reglas respecto a los años bisiestos para que no se volviera a generar un desajuste tan grande). Sin embargo, esto no fue sencillo, y no se hizo de un solo golpe ni siquiera en el mundo católico, mucho menos en los países protestantes, donde dominaban las Iglesias ortodoxas o que ni siquiera eran cristianos, habiendo países que adaptaron este calendario (en vez de otro tipo de calendarios) o hicieron el ajuster respecto al juliano ¡hasta bien entrado el siglo XX!
Y bueno, si a los países les costó tanto trabajo adoptar una decisión del Papa que en realidad era una precisión astronómica. Pues podemos imaginar lo que el asunto representó para las autoridades ortodoxas, las cuales incluso a la fecha simplemente no lo han adoptado para calcular la fecha de la Pascua. La luna se llena en el mismo día independientemente de qué nombre le ponga uno. Y el equinoccio ocurre en un día determinado del año independientemente de cómo le llame uno. Entonces, si lo que uno hicera es observar astronómicamente el equinoccio y la subsiguiente luna llena, la Pascua debería celebrarse el mismo día físico, aunque nominalmente uno le llamara de manera diferente según el calendario en el que se basara. El problema es que no se hace así, sino, como decíamos antes, estos criterios habían servido para establecer fórmulas y hacer cálculos adelantados con mucho tiempo. Para ello era entonces necesario considerar la fecha en la que se ESTIMABA sería el equinoccio, y esta fecha tradicionalmente (y físicamente suele corresponder en el calendario gregoriano) se considera el 21 de marzo. El problema es que en los cálculos basados en el calendario juliano NO se tomó el nuevo día del equinoccio físico indpendientemente de en qué día cayera en el calendario juliano, sino se mantuvo la referencia "estándar" del 21 de marzo. Eso hizo que este "equinoccio teórico" tuviera tantos días de desfasamiento con el equinoccio físico como días se fueran acumulando de desfase entre el calendario juliano y el gregoriano debido al error que hemos señalado. Entonces, si entre esos días había una luna llena, unos SI la considerarían como posterior al equinoccio (y por tanto como válida para definir la fecha de Pascua) y los otros no, creando así un desfase. Como este hay otros detalles y efectos menos importantes, pero que también contribuyen a variar las fechas un poco. Y claro, los judíos, habiendo implementado el esquema más formal de 7 años "preñados" en ciclo de 19 años, también siguen calculando su propia Pascua en el 15 de Nisán que, de acuerdo al esquema, puede variar mucho respecto a la Pascua Católica y respecto a la Pascua ortodoxa, dando lugar nuevamente a muchas diferencias.

Pero, como podrás ver, ni la Pascua judía es realmente criterio, como lo reconocieron los padres del Concilio de Nicea desde el año 325 (más de 1000 años antes de la Reforma Protestante); ni se celebra en una fecha fija de nuestro calendario; ni esa fecha siempre cae en abril o es posterior a la Pascua católica (puede ser anterior si se usa la misma luna llena y los católicos nos esperamos hasta el Domingo siguiente para nuestra Pascua, puede ser el mismo día o un día muy cercano, y SI puede ser en marzo, como en el 2032, donde la Pascua judía será el 26 de marzo, esto debido a que en el ciclo sistemático de los meses simplemente ese año no tocará agregar y se acumulará una diferencia tal que hará que el año judío efectivamente comience ANTES del equinoccio); ni la Pascua judía nos sirve realmente para fijar una fecha porque puede ser distinta al Domingo, día de la Resurrección del Señor; ni los judíos siquiera calculan su Pascua como lo hacían en tiempos de Cristo, ni las razones del cambio han sido caprichos de la Iglesia, ni los ortodoxos calculan su Pascua para tratar de acercarse más a la Pascua judía, sino para seguir el calendario juliano con el fin de no adoptar el calendario gregoriano, astronómicamente mucho más preciso, pero decretado "unilateralmente" por el Papa Católico.

En fin, no le demos ya más vueltas, con lo dicho hasta ahora -que NO ES AÚN todo lo que puede decirse respecto al tema, se podría hablar de la precesión de los equinoccios, de las diferencias del equinoccio en el hemisferio norte respecto al hemisferio sur, del meridiano que se debe usar como criterio, del cálculo de las fases lunares usado en las Iglesias ortodoxas, del cómo, cuándo y porqué de los cambios en el calendario judío y muchos otros temas más- creo que te quedará más que claro que este es un asunto muchísimo más complejo en el que juegan una cantidad de factores muchísimo más serios y complejos de lo que tus familiares podrían siquiera imaginar; que dichos factores ciertamente en ningún momento han sido meros caprichos, sino razones teológicas profundas y/o precisiones de ajuste de los calendarios relacionadas a temas astronómicos complejos que, en la medida en que son reales deberían ser adoptados sin cuestionamientos, pero que, más allá de los aspectos culturales y políticos que pueden generar resistencia y que ya discutimos, tienden a generar alteraciones en las costumbres de los pueblos que hacen que estos cambios sean difíciles de aceptar y aplicar incluso en los calendarios civiles pese a que claramente todos pueden reconocer el mérito astronómico de los cambios propuestos (para darte una idea de los problemas que este tipo de cambios puede generar, se dice que en algunos países los obreros exigían el salario correspondiente al día del ajuste, en vez de aceptar el salario de los días reales trabajados hasta ese punto, es decir, querían cobrar entre 10 y hasta 13 días de más según los días que fue necesario ajustar de acuerdo al momento en el que se hizo el cambio en su región).

En otras palabras, creo que con esto tienes más que suficiente para confirmar que tus familiares no tienen ni idea de lo que están hablando y que sus ideas y criterios simplistas distan muchísimo de "ser bíblicos" como tontamente pretenden, o de tener que ver siquiera lejanamente con las razones y fundamentos que cada una de las diferentes instancias serias utiliza para calcular la fecha de Pascua. Ahora bien, esto lo escribí para darte seguridad sobre lo que crees y para dar mucha información curiosa e interesante a los hermanos que pudieran leer y estén interesados en entender un poco más de este complejo asunto, pero si con esta información quieres entrar en disputa con tus familiares, pues ya es asunto tuyo, pero algo me hace pensar que sería poco menos que perder el tiempo. ;)

Que Dios te bendiga en la alegría de la Resurrección del Señor.



Gracias Eduarod por tu respuesta, creeme que me ha llenado de mucha satisfacción de leer eso.
Y sí, precisamente cómo me citaste arriba INVESTIGUE Y VI QUE LA PASCUA LA IBAN A FESGEJAR EL MES QUE VIENE el 22 de Abril los judíos, pero eso lo vi antes de revisar el trasfondo que fue precisamente lo que encontré tal como lo escribiste tú que fue un acuerdo.

El mes de Nisan corresponde a Marzo.
Nisán cuenta siempre con 30 días y deberá coincidir siempre con el principio de la primavera (boreal), determinada por el equinoccio vernal del 21 de marzo, en que el día y la noche tienen la misma duración. Con dicha finalidad, y para que la festividad de Pésaj se celebre en el mes de la primavera según el precepto bíblico, decidía el Sanhedrín para estas fechas si decretar o no el embolismo del año, agregando al calendario un segundo mes de Adar y postergando así el comienzo de Nisán y la celebración de la Pascua judía en un mes es decir para Abril por mero acuerdo


Realmente yo nunca cuestiono sus creencias a menos de que cuestionen las mías, y es en ese punto en el cual me pongo a investigar más acerca del POR QUÉ ellos creen de esa manera, porqué no puedo dialogar con ellos a menos que conozca cuál es el motivo de su creencia, es decir, si creen así es por algo, y es ahí dónde trato de comprender, pero simplemente al mandarles dicha explicación le aclaré "ESTO SON MATEMÁTICAS, NO ES NINGUN ACUERDO RELIGIOSO EN LA QUE LA IGLESIA CATÓLICA HACE LO QUE QUIERE" En realidad será simple o complicado, pero requiere de hacer bien las cuentas. En verdad esto no me agrada de ellos que creen ciegamente sin cuestionarse lo que les están enseñando, y a veces me encuentro afligido por su situación, ya que esto no es por ver quien tiene la razón, sino que siento que a veces se están perdiendo para siempre. Como quisiera en realidad que el Espíritu Santo de Dios les abriera los ojos o les ablandara el corazón para escuchar, y darse cuenta de su error, porqué ya a tal punto en el que no acepten una ecuación matemática es algo ya pues a mi parecer grave. En fin, muchísimas gracias eduarod como siempre por tus respuestas, muchas bendiciones.
12 Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre
Avatar de Usuario
Jose99
 
Mensajes: 105
Registrado: Mié Dic 30, 2015 1:19 am


Volver a Apologética - San Ireneo de Lyon

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Anthonyflogy, Bing [Bot], BobbyPyday, GlennBut, RalphOnery

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |