Posturas encontradas previas a Amoris Laetitia

La Teología es la ciencia de Dios en cuanto Dios, conocida a partir de la revelación. La Teología es y debe seguir siendo la humilde sierva de la Palabra de Dios. Al ser un servicio, la Teología tiene que ejercer su tarea en comunión con el Magisterio. En las materias difíciles entre las que se mueve es compatible que haya cierta diversidad de opiniones, no graves, en el marco de la unidad de la fe y la fidelidad al Magisterio, ya que la historia demuestra que siempre ha habido lugar en la Iglesia para una gran diversidad de teólogos y de teologías. La fe es una, sí, pero ¡qué diferencia existe entre las teologías de Justino, Cipriano, Orígenes, San Agustín o Santo Tomás de Aquino! Esta diversidad también trae ventajas para la Iglesia y ha sido fuente de progreso teológico. Por ello este es un espacio de discusión sobre temas opinables de la teología, pero estrictamente dedicado a lo que se opina en las diversas escuelas para exponer y defender una u otra posición y dar de esta forma una visión de conjunto, recordando que no hay verdadera Teología sin Magisterio y sin fe

Moderadores: raulalonso, Catholic.net, mayra novelo, Moderadores Animadores

Posturas encontradas previas a Amoris Laetitia

Notapor antonio cristiano » Vie Abr 15, 2016 11:28 am

Venerables doctores y obispos han discutido cordial pero con posturas difícilmente conciliables para aclarar qué actitud debe tenerse ante situaciones "pastoralmente complejas". Se refiere principalmente al problema de los divorciados vueltos a casar.

Para dejar las cosas claras, imaginemos una situación difícil, así se pondrá en contraste los argumentos y diferencias; una niña que se casa válidamente con 18 años y al poco es abandonada; es como un voto de castidad perpetuo e involuntario, pues ya no podrá casarse con otro chico hasta que su marido muera.

Postura rigorista:

El idea cristiano es la cruz, "quien quiera seguirme tome su cruz y sígame", debiendo cumplir los mandatos divinos sin ningún gradualidad "que tu sí sea un sí y tu no sea un no", siendo el matrimonio inviolable un dogma declarado en el Concilio de Trento, siendo así que es ya indisponible por los hombres. Esa hipotética chica debe asumir su condición de celibato forzoso cristianamente, en caso contrario peca. El don de ser célibe se lo concederá Dios porque a nadie manda nada superior a sus fuerzas.

Esta verdad ha sido regada con la sangre de los mártires, Santo Tomás Moro murió defendiendo la indisolubilidad matrimonial, por tanto debe defenderse hasta el fin.

Postura laxa:

El divorcio existe en el propio nuevo testamento, el mismísmio "privilegio paulino"; y es sujeto a hermenéutica encontrada el término "pornoi" cuando dice Cristo "salvo en caso de impureza".

En los primeros siglos se reconoció por varios obispos y doctores la existencia del divorcio, por ejemplo, San Agustín de Hipona: "no puedo entender cómo se permite al marido casarse con otra mujer después de haberse divorciado de la esposa adúltera y sin embargo se le ponen dificultades a la mujer para hacer lo mismo". Esta doctrina se corrobora por la práctica universal de las iglesias ortodoxas; todas permiten el divorcio, incluso aquellas anteriores al gran cisma, como las venerables iglesias orientales coptas o sirias, hoy sujetas a persecución.

La práctica rigorista actual da lugar a abusos de derecho; es el caso de las nulidades eclesiásticas evidentemente abusivas; es el caso de hombres y mujeres adultos evidentemente conscientes del contrato matrimonial y de su carácter de sacramento y a pesar de ello se les otorga en la práctica el divorcio. Pienso por ejemplo en un autor español ganador de varios premios y es paladín de la ortodoxia católica que obtuvo la nulidad de su primer matrimonio.

¿Qué resuelve el papa Francisco con la Amoris Laetitia?

En primer lugar, el papa Francisco en su sabiduría ha adoptado todas sus decisiones sin innovaciones magisteriales, sino con la inspiración del Espíritu Santo ha otorgado un mejor discernimiento sin innovaciones.

La ley de gradualidad que felizmente Juan Pablo II declaró en sus luminosas encíclicas, va a ser el criterio en el cual las situaciones irregulares o difíciles van a ser encauzadas.

En mi opinión está el peligro de dar a todos los divorciados la comunión sin mucho discernimiento, pero confío en que en cada caso se obre aplicando la ley a la luz de la carta pastoral Amoris Laetitia del papa Francisco.
antonio cristiano
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Abr 15, 2016 10:51 am

Volver a Controversias teológicas - San Agustín de Hipona

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], BobbyPyday, Google [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |