Promesas por compulsión

Un espacio para compartir materiales que pueden resultar de interés y alimento espiritual para otros católicos: anécdotas con mensaje, parábolas, poemas, reflexiones, oraciones, etc. También para hablar de cosas tranquilas de la vida diaria: la comida, el fútbol, el clima... o lo que sea, que cumpla con las reglas del foro y que no corresponda a otro subforo

Moderadores: Catholic.net, florecillas, Moderadores Animadores

Promesas por compulsión

Notapor Sariyamari » Mié Jun 26, 2013 3:51 pm

Me gustaría preguntar algo acerca de las promesas a Dios o a los santos.
Tengo una amiga mormona que me dijo en cierta ocasión que uno no tiene por qué promerterle nada a Dios, porque él nos dará lo que le pidamos si se lo pedimos con fe; y cuando yo le planteé esto a mi madre ella me dijo que era cierto, pero que las personas tendemos a hacer este tipo de gestos como muestra de cortesía, ofreciendo algo a cambio del favor, como solemos hacer entre las personas. También me dijo que estas promesas sólo son válidas si se hacen con verdadera intención de cumplirse.
Ahora viene mi cuestión :cuando una persona hace una promesa en un momento de pánico total, o en un acto compulsivo (compulsivo, no impulsivo, es decir, propio de un TOC), una promesa que en realidad nunca quiso hacer y que, una vez sereno, es plena y absolutamente consciente de que nunca la quiso cumplir ¿Está obligado a cumplirla? ¿Qué puede hacer para liberarse de ella? ¡Ojo! No estamos hablando de un caso en el que una persona se compromete a rezar el rosario todas las noches y luego se harta y decide parar. Estamos hablando de una persona que dice lo primero que se le pasó por la cabeza en un momento de nerviosismo y se le cumple lo que ha pedido. Esa persona le pide a Dios que, por favor, lo libere de esa promesa que nunca quiso cumplir. Hasta se resiste a aceptar lo que ha pedido, porque no quiere tener que cumplirla. Hasta ha vuelto a prometer, con toda la convicción del mundo, hacer todo lo contrario de lo que había prometido en un principio, esta vez más que dispuesta a cumplirlo.

Es un cacao, lo sé, pero es algo que me ha pasado varias veces con esto del TOC. Últimamente me da terror rezar, y a veces acabo llorando. Dios tiene que estar ya más que harto de mi historia y de mis desvaríos compulsivos, y por eso me ha cumplido lo que le he pedido para escarmentarme. Me he propuesto con tanta firmeza no volver a hacerlo que me siento liberada, tengo fe en que lo estoy y en que Dios me ha perdonado. Pero es posible que me vuelva a pasar, porque las compulsiones no se curan en un sólo minuto de determinación... y no quiero pasar más por esta pesadilla.
Muchas gracias y queden con Dios.
Su cuerpo dejaran, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrá sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.

(Amor constante más allá de la muerte, Francisco de Quevedo
Sariyamari
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 07, 2010 7:00 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor Sariyamari » Mié Jun 26, 2013 4:23 pm

Otra cosa más que añadir ¿Qué tendría que confesar en el confesionario? ¿Haber incumplido una promesa o haber hecho una promesa que no pensaba cumplir? ¿O simplemente no haberme tomado el segundo mandamiento en serio?
Muchas gracias y queden con Dios.
Su cuerpo dejaran, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrá sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.

(Amor constante más allá de la muerte, Francisco de Quevedo
Sariyamari
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 07, 2010 7:00 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor eduarod » Mié Jun 26, 2013 11:35 pm

Estimada en Cristo Sariyamari:

1. Respecto a pedir cosas a Dios ofreciendo algo "a cambio":
¡Qué profunda y llena de riqueza es la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué insondables son sus designios y qué incomprensibles sus caminos!
¿Quién penetró en el pensamiento del Señor? ¿Quién fue su consejero?
¿Quién le dio algo, para que tenga derecho a ser retribuido?
Porque todo viene de él, ha sido por él, y es para él. ¡A él sea la gloria eternamente! Amén.
Romanos 11, 33-36

No solo es que Dios no necesite nada para poder concedernos su Ayuda y su Amor, sino que, de hecho, NO PODEMOS DARLE NADA, puesto que TODO lo que podemos, tenemos y somos lo hemos recibido de Él ¿qué podríamos darle entonces sino lo que Él mismo nos dió y es YA suyo?
Es definitivamente un error de concepto pensar que podemos "negociar" con Dios ofreciéndole algún sacrificio o cosa parecida a cambio de sus favores.
Esa idea en realidad viene de las religiones paganas, donde los grandes señores exigían a sus súbditos tributos y regalos para concederles gracias y protección. De ahí que las personas conceptualizaran a sus dioses de manera semejante a estos señores, solo que aún más grandes o poderosos. Y por ello llegaban a creer, por ejemplo, que los dioses habían creado a los hombres para recibir de ellos alabanza u otro beneficio. Incluso algunas culturas pensaban, por ejemplo, que debían sacrificar seres humanos y ofrecerle sus corazones para dar vida al sol.
Pero la realidad es que el VERDADERO Dios es Absolutamente Perfecto, NO necesita NADA de nosotros para Él mismo, y, de cualquier manera y como ya vimos, NO HAY NADA que pudieramos en realidad darle.
Por eso, Dios NO nos ha creado para recibir algo de nosotros, ni para recibir nuestra alabanza, ni para demostrar a nadie su Infinito Poder o cosa lejanamente parecida. No, Dios nos ha Creado ESTRICTAMENTE por AMOR, y nos ha Creado para compartir con nosotros la inmensa felicidad de amar. Él SOLO quiere DARNOS cosas, y NO busca recibir NADA de nosotros Él mismo.
Ahora bien, porque nos Quiere, porque nos Ama, Dios NO nos trata ni fomenta que nos comportemos como niños caprichosos. Porque Él nos hizo para compartir con nosotros la felicidad de amar. Y eso implica que aprendamos a amar y NO a comportarnos como egoistas irrefrenables empedernidos. Por eso Él NO hace TODO lo que le pudieramos llegar a pedir, incluso no hace cosas que nosotros creemos y percibimos como muy buenas, pero Él sabe que no lo son tanto.
Pero eso NO quiere decir, por supuesto, que entonces si pudieramos obtener lo que Él nos podría dar, pero que NO es tan bueno, si le ofrecemos a Él algo a cambio.
En cuanto a los protestantes, es difícil saber la situación concreta de tu amiga, porque algunos tienen conceptos más correctos que otros. A veces ellos entienden bien qué significa pedir con Fé (es decir, creerle a Jesús que Él nos Ama y que nos concede sus Dones simplemente por su Amor) y a veces lo ven de una manera algo distorsionada, como si la Fé fuera igualmente un objeto de "negociación" o "intercambio"; algo así como: "yo digo que creo que eres mi Salvador, y entonces, como 'premio' o 'reconocimiento' a que te reconocí como mi Salvador, entonces Tú me das el Don que quiero". Visión esta última que sigue sin dejar de ser muy diferente a la de los sacrificios ofrecidos a los dioses paganos.

2. Ahora bien, respecto a lo que te dijo tú mamá de que las personas tenemos que hacer esas promesas a Dios como una especie de muestra de cortesía, ofreciendo algo a cambio del favor, como lo hacemos entre las personas. Pues la verdad es que eso tampoco es del todo correcto precisamente por la misma razón: ¿qué podríamos darle a Dios que no sea ya Suyo a cambio del favor? ¡NADA!
No, eso tampoco funciona así.
Pero cuidado, eso no quiere decir que no podamos o tengamos que hacer nada sino pedir, porque SI es verdad que podemos y DEBEMOS hacer algo como AGRADECIMIENTO del Amor que Dios nos concede.
Y esto lo tenemos que hacer YA SEA QUE DIOS NOS CONCEDA EL DON SOLICITADO O NO, porque si nos lo concede es por Su Amor hacia nosotros, y si NO lo concede IGUALMENTE es por Su Amor hacia nosotros. En consecuencia SIEMPRE debemos agradecer a Dios el Don de Su Amor.
De modo que nada de "lo tengo que hacer porque SI se me cumplió el favor", pues eso nos regresa a esos esquemas erroneos de "negociación" que suponen que Dios nos concede sus favores de manera interesada y a cambio de lo que espera recibir de nosotros, o nos regresa a ese malentendido de que podemos ofrecerle a Dios algún tipo de "cortesía" o de que, si se entiende más correctamente esa "cortesía" como un agradecimiento, que ese agradecimiento tuviera que darse tan sólo cuando se nos concede el favor y no siempre, lo que en realidad es negar el hecho de que Dios SIEMPRE nos demuestra su Amor y que, por consiguiente SIEMPRE hay que agradecerle.
Ahora bien, es verdad que recibir el Don solicitado nos hace MÁS EVIDENTE el hecho de que Dios nos Ama y se preocupa por nosotros. Por eso, ante los Dones recibidos, digamos que tenemos "menos pretexto" para no agradecer que cuando parece que no hemos recibido nada. O, dicho a la inversa, nuestra ingratitud es mayor y más grave cuando se refiere a un Don que claramente entendemos y percibimos como tal, que cuando se refiere a un Don que nos resulta más velado y dificil de percibir por no ser lo que esperábamos o creíamos que necesitabamos.
Por eso es que la necesidad o "exigencia" de agradecer si es de algún modo mayor cuando se ha recibido un Don manifiesto que en otras circunstancias. Pero es preciso insistir en que el buen cristiano que conoce del Amor de Dios, agradece IGUALMENTE cuando recibe lo que pidió que cuando no lo recibe, porque sabe que ambas cosas vienen del Amor que Dios le tiene.
Ahora bien, viene la pregunta clave ¿y cómo vamos a agradecer a Dios si Dios mismo NO necesita NADA de nosotros, si no hay NADA que podamos darle a Él que Él mismo no tenga ya? Pues es simple: le agradecemos haciendo que su Don de en nosotros un resultado perfecto, es decir, que nos lleve a Amar, y así, agradecemos siendo para OTROS lo que Dios ha sido para nosotros, es decir, agradecemos siendo IMAGEN DE ÉL Y DE SU AMOR ANTE LOS DEMÁS. Por eso es que Él mismo así nos lo dice:
«¿Por qué ayunamos y tú no lo ves, nos afligimos y tú no lo reconoces?». Porque ustedes, el mismo día en que ayunan, se ocupan de negocios y maltratan a su servidumbre.
Ayunan para entregarse a pleitos y querellas y para golpear perversamente con el puño. No ayunen como en esos días, si quieren hacer oír su voz en las alturas,
¿Es este acaso el ayuno que yo amo, el día en que el hombre se aflige a sí mismo? Doblar la cabeza como un junco, tenderse sobre el cilicio y la ceniza: ¿a eso llamas ayuno y día aceptable al Señor?
Este es el ayuno que yo amo –oráculo del Señor–: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne.
Entonces despuntará tu luz como la aurora y tu llaga no tardará en cicatrizar; delante de ti avanzará tu justicia y detrás de ti irá la gloria del Señor.
Entonces llamarás, y el Señor responderá; pedirás auxilio, y él dirá: «¡Aquí estoy!». Si eliminas de ti todos los yugos, el gesto amenazador y la palabra maligna; si ofreces tu pan al hambriento y sacias al que vive en la penuria, tu luz se alzará en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía,
Isaías 58, 3-10

Como puedes ver, Dios NO espera de nosotros sacrificios de ningún tipo que consistan meramente en auto-afligirnos y auto-doblegarnos como un junco (ya sea literal o metafóricamente)
Sino lo que AUTÉNTICAMENTE agrada a Dios y es la forma CORRECTA Y DIGNA de agradecer los Dones que Él nos da, es convirtiéndonos en instrumentos suyos para llevar SU AMOR a los demás, haciendo las obras de amor que así lo demuestran y en las que los demás podrán precisamente ver reflejado el mismo Amor de Dios que Él nos demostró al concedernos el Don que le pedimos.
Es así, y solo así, que demostramos realmente que NO hemos pedido como niños caprichosos que simplemente quieren que Dios haga lo que ellos quisieran como si Dios estuviera obligado a servirles, como si Dios mismo fuera su criado; sino demostramos que hemos pedido como hijos confiados en el Amor y la Bondad de su Padre y que, como todo buen hijo, estamos dispuestos a imitar la Bondad de nuestro Padre viviendo ese mismo Amor hacia nuestros hermanos.

3. Por consiguiente, si REALMENTE quieres actuar bien y agradecer a Dios el Don que recibiste, y no verte como una niña capirchosa y malagradecida; salvo que tu promesa haya sido compartir tu pan con el hambriento, vestir al desnudo o alguna otra de esas cosas que REALMENTE agradan al Señor, lo que no creo que sea el caso; olvídate entonces de esa promesa que seguramente fue el fruto de tu desesperación o de tu obsesión y que seguramente consistirá en alguna forma de auto-doblegarte o auto-afligirte. Porque puedes agradecer a Dios con algo mucho mejor y mucho más grato a Él que es hacer estas obras de las que habla Isaías por las que tú misma te vuelves ante los demás espejo del Amor que Dios mismo a tí te ha demostrado.
Eso creeme que le será muchísimo más grato a Dios que el que te andes preocupando por cumplir alguna locura que en tu desesperación u obsesión pudiste imaginar. Creeme que en ello mismo hayarás también alguna cura a tu situación, porque el Amor auténtico se opone a esas obsesiones que son más producto de la soberbia y la auto-suficiencia humanas que se quieren auto-redimir, como ya te lo he explicado en alguna ocasión. Y, finalmente, ten presente y por absolutamente cierto que Dios NO te concedió esa Gracia que pediste por la promesa que pudiste haber hecho, sino ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE POR SU AMOR.
En esto es muy correcta la sabiduría popular cuando dice "Amor con amor se paga", pero como tú simplemente no puedes dar más amor al que es El Amor en Sí Mismo, pues entonces "le pagas" con agradecimiento al amar a aquellos a los que Él quiere manifestar Su Amor por medio DE TÍ.
Ojo, tampoco esto quiere decir que necesariamente te tienes que ir a buscar huérfanos por la calle para regalarles toda tu ropa o cosa parecida. Ciertamente esto podría ser bueno en ciertas circunstancias, pero difícilmente en tu situación actual. No, recuerda que lo que Dios generalmente Quiere es que comencemos de manera mucho más sencilla manifestando Su Amor a nuestro prójimo, es decir, a aquel que Dios YA puso cerca de nosotros. Desconozco los detalles de tu situación personal, pero se me ocurre que puede haber por ahí una tía o un abuelito al que no le llaman mucho y se siente algo solitario y a quien una simple llamada telefónica podría alegrar muchísimo, o tal vez una mamá a la que hacerle caso antes de que tenga que pedir 50 veces las cosas le simplificaría mucho la vida, etc. Se puede comenzar perfectamente a agradecer a Dios por esos caminos sencillos, y tan solo ya que el auténtico Amor vaya fructificando en nuestro corazón, de modo que no actúemos por deseos de heroismo, de justicia o de "deber ser", sino porque de verdad queremos a los demás y queremos hacerlos y verlos felices, y que todo esto haya ya eliminado esas obsesiones de la mente y del corazón, entonces si podemos ir pasando a cosas "más avanzadas" según Dios mismo nos vaya inspirando a hacer. Y es que de hecho también puede ocurrir que Dios NO Quiera eso de nosotros en NINGÚN momento, sino Quiera que nos concentremos netamente en seguir manifestando Su Amor de manera ordinaria y sencilla a aquellos que Él para eso puso cerca de nosotros.

4. Con base en todo lo anterior creo que te deberá ser fácil entender que, sobre todo en la medida en que agradezcas a Dios de la manera que más la agrada a Él que es siendo espejo de Su Amor hacia los demás, puedes despreocuparte por completo de si prometiste esto o aquello o si lo cumpliste o no. Porque agradar y agradecer a Dios mediante el amor al prójimo vale muchísimo más que cualquier otra promesa.
Por demás, en cuanto a promesas hechas a Dios, prácticamente tan solo se produce un pecado cuando se violentan promesas muy, muy formales, que distan mucho de promesas sencillas como la que pudiste haber hecho. Para que te des una idea de lo diferente que sería ese caso al tuyo, vendría a ser, por ejemplo, que un religioso violentara las promesas que hizo a Dios a través de su profesión religiosa. Digamos, que deliberada y expresamente desobedeciera a su superior en la congregación sin tener un motivo grave y proporcionado para ello, siendo que mediante su Voto de obediencia hizo a Dios la promesa extremadamente formal de que obedecería a su superiores. De ese tamaño tendría que ser la promesa como para comenzar a pensar en un pecado al no cumplirla. Claramente eso NADA tiene que ver con una promesa algo loca hecha en un momento de desesperación. Y hay que notar también que esa misma desesperación es un factor coaccionante de la voluntad y, por consiguiente, atenuante respecto a cualquier cosa que pudiera implicar un pecado, incluso respecto a un pecado venial relativamente pequeño que, entonces, sería muchísimo más pequeño o tal vez incluso inexistente. Y, de hecho, para el caso vendría a ser más pecaminosa la sola actitud de pensar que por una promesa Dios te podía conceder el favor (porque, en sentido esctricto, eso es como poner en duda la Gratuidad del Amor de Dios, es decir, la autenticidad de ese Amor), que el contenido de la promesa o la intención de cumplirla o no. Es decir, EXAGERANDO MUCHO, si se pudiera hablar de un pecado en contra del segundo mandamiento (que por supuesto NO sería un pecado grave o mortal), este pecado vendría por andar trivializando tu oración, mediante promesas vanas y deseos de cumplir o no, que obstaculizarían el recto sentido de tu oración como el acto de unión y entrega confiada al Señor que debe de ser; y NO por "no tomarte en serio la promesa hecha a Dios" que es lo que seguramente te venía preocupando.

Espero que todo esto te ayude a ver las cosas con más realismo y a ir haciendo a un lado todas esas obsesiones.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor Sariyamari » Jue Jun 27, 2013 6:37 am

Muchísimas gracias por su respuesta, Eduarod. Me ha aclarado mucho las cosas.
Su cuerpo dejaran, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrá sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.

(Amor constante más allá de la muerte, Francisco de Quevedo
Sariyamari
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 07, 2010 7:00 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor IvanEstoico » Jue Jun 27, 2013 10:47 am

Hermanito Eduarod.

Espero en Dios que te encuentres muy bien.

Te escribo estas lineas ya que al leer la respuesta que le has brindado a la hermanita Sariyamari me han surgido dos interrogantes y quisiera que me hicieras favor de ayudar a entenderlas.

1. La primer duda es con respecto a lo siguiente:
eduarod escribió:Pero la realidad es que el VERDADERO Dios es Absolutamente Perfecto, NO necesita NADA de nosotros para Él mismo, y, de cualquier manera y como ya vimos, NO HAY NADA que pudieramos en realidad darle.
Por eso, Dios NO nos ha creado para recibir algo de nosotros, ni para recibir nuestra alabanza, ni para demostrar a nadie su Infinito Poder o cosa lejanamente parecida. No, Dios nos ha Creado ESTRICTAMENTE por AMOR, y nos ha Creado para compartir con nosotros la inmensa felicidad de amar. Él SOLO quiere DARNOS cosas, y NO busca recibir NADA de nosotros Él mismo.


No se si me recuerdes hermanito Eduarod hace un tiempesito me ayudaste a comprender una situación personal y bueno aquella vez te compartía que había hecho los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola, y dirás ¿Por que me dices esto? Esto lo traigo a sazón ya que san Ignacio nos dice que nosotros fuimos creados para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Creador.

Yo se que nuestro gran Dios creó todo por amor, no tenia necesidad de crear pero lo hizo, que a Dios no le añadimos ni le quitamos nada, Dios nuestro Señor es el eterno, nos ha hecho a imagen y semejanza suya para que con la razón le conozcamos y con la voluntad le amemos, entonces como conciliar lo que te expongo.

2. La segunda interrogante que espero también me ayudes a entender es:
¿Como podemos comprender los sacrificios físicos(Ayunos por ejemplo) que hombres como san Bernardo de Claraval, san Francisco de Asís, santa Teresa de Jesús (Avila), san Ignacio de Loyola, santa Rosa de Lima por mencionar algunos, hayan sido tan asiduos a esta practica?

De ante mano gracias.

Que Dios todo poderoso por intercesión de la Dulcisima Virgen Maria te colme de bendiciones y te haga crecer en la Fe.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: Promesas por compulsión

Notapor eduarod » Vie Jun 28, 2013 12:00 am

Estimado en Cristo IvanEstoico:
IvanEstoico escribió:...
No se si me recuerdes hermanito Eduarod hace un tiempesito me ayudaste a comprender una situación personal y bueno aquella vez te compartía que había hecho los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola, ...

Si te recuerdo... y me parece que todavía te debía una respuesta por ahí ¿no es así? :oops:
...
y dirás ¿Por que me dices esto? Esto lo traigo a sazón ya que san Ignacio nos dice que nosotros fuimos creados para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Creador.

Yo se que nuestro gran Dios creó todo por amor, no tenia necesidad de crear pero lo hizo, que a Dios no le añadimos ni le quitamos nada, Dios nuestro Señor es el eterno, nos ha hecho a imagen y semejanza suya para que con la razón le conozcamos y con la voluntad le amemos, entonces como conciliar lo que te expongo.

Lo que pasa es que NO es lo mismo que Dios NO necesite NADA de nuestra alabanza y que NO nos haya creado con el fin de obtenerla de nosotros; respecto a que nosotros SI necesitemos de dar esa alabanza, tal y como lo confesamos durante el Prefacio en cada Eucaristía:
S/ Dominus vobiscum. S/ 'El Señor esté con vosotros.'
R/ Et cum spiritu tuo. R/ 'Y con tu espíritu'.
S/ Sursum corda. S/ 'Levantemos el corazón.'
R/ Habemus ad Dominus. R/ 'Lo tenemos levantado hacia el Señor'.
S/ Gratias agens tibi, Domine. S/ 'Demos gracias al Señor, Nuestro Dios.'
R/ Dignum et iustum est. R/ 'Es justo y necesario'.
(Y luego sigue la oración que es variable según el propio del día, pero que típicamente comienza más o menos así):En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar, Señor,
Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno...
(Y que, de hecho, por ejemplo, en un Prefacio de Adviento menciona explícitamente las alabanzas):En verdad es justo darte gracias, es nuestro deber cantar en tu honor himnos de bendición y de alabanza, ...

Dios nos Ama, y Él sabe que el que se beneficia con nuestra alabanza NO ES Él mismo, sino NOSOTROS. Porque, como dice el Prefacio, la alabanza a Dios nos lleva hacia nuestra Salvación, de ahí que Dios nos imponga la obligación de alabarle, NO, insisto, porque Él obtenga NADA de esa alabanza, sino porque nosotros obtenemos un beneficio que es lo que Dios Quiere que suceda debido al Amor que nos tiene.

Ahora bien:
2. La segunda interrogante que espero también me ayudes a entender es:
¿Como podemos comprender los sacrificios físicos(Ayunos por ejemplo) que hombres como san Bernardo de Claraval, san Francisco de Asís, santa Teresa de Jesús (Avila), san Ignacio de Loyola, santa Rosa de Lima por mencionar algunos, hayan sido tan asiduos a esta practica?

De ante mano gracias.

Las mortificaciones se comprenden en una recta y sana espiritualidad católica como "entrenamiento" (los Ejercicios Espirituales no son otra cosa sino eso mismo).
Un soldado se priva de muchas cosas durante su vida, pero no se priva de ellas por el solo hecho de hacerlo, porque privarse de ellas sea bueno en sí mismo; sino se priva de ellas para estar debidamente preparado para el momento en el que el deber le llame y tenga que usar esa preparación en defensa de su Nación y de su pueblo.
Si no fuera por ese objetivo, las privaciones y esfuerzos extraordinarios que tiene que efectuar y "padecer" el soldado (limitaciones en su libertad, disciplina extrema en sus horarios y en sus labores, exigencias de sus superiores, ejercitamiento físico mucho más allá de lo estrictamente requerido para una buena salud, alimentación y alojamientos relativamente modestos y frecuentemente incómodos, etc.) carecerían COMPLETAMENTE de sentido.
Pero, por el contrario, el haber pasado por esas dificultades, le prepara y capacita al soldado para vivir y soportar las dificultades propias del campo de batalla, o, incluso, de los escenarios desoladores y sus privaciones inherentes de las crisis humanitarias (temblores, huracanes, inundaciones, etc.) en los que las fuerzas armadas frecuentemente auxilian a la población civil en desgracia.
ESO es lo que da sentido a las privaciones del soldado: el que su labor cuando de verdad se necesita sea más eficiente gracias a la preparación obtenida mediante tales privaciones.
De la misma manera, muchos santos y personas de espiritualidad profunda se ejercitan en privaciones, e incluso la Iglesia misma nos pide a todos un nivel mínimo de privaciones (p.ej. la abstinencia y el ayuno propios del tiempo de Cuaresma y la Semana Santa, así como un pequeño sacrificio todos los viernes del año) con el objeto precisamente de ayudarnos a ejercitarnos en la negación de nuestros propios gustos y necesidades. Esto NO porque negarse a uno mismo gustos y necesidades LEGÍTIMOS tenga alguna bondad especial de suyo, como si tales gustos o necesidades fueran malos en sí mismos, lo que NO es el caso. Sino esto se pide también como PREPARACIÓN para el momento en el que apoyar al prójimo en un momento de necesidad requiera o implique una auto-negación de un gusto o necesidad. Nos será entonces muchísimo más fácil compartir nuestro pan con el hambriento, cuando estamos acostumbrados a, al menos de vez en cuando, negarnos a nosotros mismos el pan al que tenemos legítimo derecho.
Por el contrario, si NUNCA nos negamos ningún gusto o la satisfacción de ninguna necesidad, cuando la necesidad del prójimo requiera que nos neguemos, digamos, la satisfacción de nuestra propia hambre para poder compartir parte o todo lo que tenemos para comer con otras personas que lo necesitan mucho más que nosotros, nos será muchísimo más difícil soportar repentinamente esa privación. Y si bien entonces tal vez no lleguemos al egoismo extremo de no querer compartir nada, lo que si será mucho más probable es que seamos muchísimo menos generosos a la hora de determinar realmente cuál es nuestro requerimiento mínimo indispensable (que tal vez sea nada para esa comida en particular) y cuánto podemos entonces dedicar a compartir con el prójimo en necesidad.
Nuevamente la Liturgia nos instruye, esta vez con los Prefacios de Cuaresma (estos Prefacios pueden resultar muy aleccionadores ;) ):
“Porque con nuestras privaciones voluntarias nos enseñas a reconocer y agradecer tus dones, a dominar nuestro afán de suficiencia y a repartir nuestros bienes con los necesitados, imitando así tu generosidad”.

“Porque con el ayuno corporal refrenas nuestras pasiones, elevas nuestro espíritu, nos das fuerza y recompensa por Cristo Señor nuestro”.

“El cual, al abstenerse durante cuarenta días de tomar alimento, inauguró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal, y al rechazar las tentaciones del enemigo, nos enseñó a sofocar la fuerza del pecado: de este modo, celebrando con sinceridad el misterio de esta Pascua, podremos pasar un día a la Pascua que no se acaba”.

Como vemos, la práctica de las mortificaciones y privaciones corporales ADQUIERE sentido ÚNICAMENTE en la medida en que está intrínsecamente asociada al amor al prójimo (ya sea como preparación, ya sea como ejercer de manera efectiva y activa ese amor).
Por el contrario, tales privaciones y mortificaciones, si se encuentran desligadas del Amor, NO VALEN NADA, como claramente nos lo señala San Pablo al inicio de su famoso Himno a la Caridad:
Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
I Corintios 13, 3

Por tanto, someterse a esa privaciones, limitaciones y mortificaciones por un mero afán de heroismo, o por un "perfeccionismo" que se quiera sentir mejor o superior porque es capaz de hacer eso, etc. son todas cosas que NO VALEN ABSOLUTAMENTE DE NADA.
Precisamente por eso decíamos que lo que agrada a Dios entonces es cuando su Don da un resultado perfecto en nosotros, es decir, cuando nos lleva a amar, a actuar como Él hacia los demás. Porque así como Dios NO ESPERA NADA de nosotros, así también aquel que aprende a amar como Él nos Amó primero, da a los demás SIN ESPERAR NADA A CAMBIO, sin esperar recompensa, sino simplemente porque desea subsanar los padecimientos y necesidades de su prójimo a quien REALMENTE AMA. Y esto aunque tal prójimo NO PUEDA darle NADA a cambio. Por el contrario, quien lo hace para ser reconocido y admirado, en ese reconocimiento y admiración ya encontró su pago y su recompensa; por lo que sus obras son obras inútiles para expresar o fortalecer su capacidad de amar, que es lo que le capacita a su vez para ser Salvado y vivir eternamente junto al Padre.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor eduarod » Vie Jun 28, 2013 12:15 am

P.D. Dos detalles adicionales:

1. Hay que entender que, asi como si a un soldado se le ocurre entrar en combate sin la debida preparación, seguramente será exterminado por el enemigo prontamente; así también nosotros, por mucho que creamos que ante la necesidad del prójimo seremos muy generosos, por lo que no tenemos que prepararnos para compartir, la realidad es que tenemos también un enemigo que trabaja constantemente para derrotarnos y doblegarnos, y que ciertamente se encargará de incitarnos a sentir más hambre que nunca JUSTO el día que se nos presenta la ocasión de compartir. Y es muy probable entonces que, por medios diversos tales como el que hemos ejemplificado, ante la falta de preparación nos acabe entonces exterminando como elementos de ayuda al prójimo muy rápidamente.

2. Así como no debe uno salir a correr el primer día que decide comenzar a hacerlo esperando o tratando de lograr el rendimiento de un atleta olímpico; o así como el grueso de la población NO se prepara con el nivel de dedicación y sacrificio que lo hace un soldado profesional; asi también alguien que recién se inicia en la vida espiritual NO DEBE COMETER EL ERROR de querer hacer "lo que los grandes santos hacían" en cuanto a mortificaciones o privaciones.
Pues del mismo modo que al corredor novato lo más probable es que le acabe dando un infarto si pretende lograr el mismo rendimiento del atleta olímpico, el "novato espiritual" también acabará sufriendo MALES espirituales muy importantes si pretende hacer "hazañas espirituales" que están muy por encima de su capacidad real.
Por ejemplo, bien puede ocurrir que alguien quiera hacer las privaciones y sacrificios que leyó que un gran santo hacía, pero, si lo intenta, muy difícilmente lo hará por auténtico amor al prójimo -por no decir que es materialmente imposible que lo haga por eso-; no, lo más probable es que, en una buena medida, si no es que totalmente, lo haga porque piensa que esas privaciones hacen admirable al santo en cuestión, y entonces él mismo, al tratar de imitar al santo en eso, lo que busque en realidad es la admiración de otros que creía que el santo se merecía. Y asi, lejos de ser de verdadero provecho, esta actitud llevaría a hacer obras y sacrificios COMPLETAMENTE INÚTILES y que, lejos de ayudar a la persona en su salvación, comenzarían a estorbarle de manera muy importante (pues ese deseo de admiración se podría convertir fácilmente en soberbia y vanagloria).
Por eso debemos ser realistas, mantener los pies en la tierra, y juzgar ante Dios y con su ayuda qué es lo que realmente cada uno de nosotros puede y debe hacer.

Saludos y bendiciones
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor IvanEstoico » Vie Jun 28, 2013 10:59 am

Hermanito Eduarod.

Muchas gracias por tu respuesta, entonces coligo que es para nosotros menester la alabanza a Dios nuestro Señor y es por ahi que san Ignacio nos dice para lo que fuimos creados.

Ayer leia esto de san Antonio de Padua: «Hijo mio si te pones al servicio del Señor, prepara tu alma para la tentacion» y bueno, en el segundo punto de los detalles adicionales que expones hermanito es verdad que debemos empezar a gatear antes de caminar, como tambien de que cuando uno desea vivir conforme a la voluntad de Dios nuestro Señor somos agitados por diversos espiritus, para lo cual el disernimiento es primordial y claro esto tambien es un don de Dios que el nos va obsequiando conforme nos dejamos transformar por El Paraclito Divino.

Gracias por tus respuestas pues han logrado disipar las dudas que te plantie.

Y bueno respecto a la respuesta pendiente del otro tema habia pensado que no te habia llegado el mensaje, pero si me puedes orientar aun mas te lo agradeceria profundamente.

Que Dios todo poderoso por intercesion de la Bienaventurada Virgen Maria te colme de bendiciones.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: Promesas por compulsión

Notapor Sariyamari » Mié Jul 31, 2013 11:04 am

Otra cosa que me ha pasado hoy es que he prometido rezar un "rosario perfecto", esto es: un Rosario con plena concentración, pensando al mismo tiempo en las palabras que digo y en que estoy hablando con Dios... pero cuando lo he intentado me he dado cuenta de que no puedo hacer las dos cosas al mismo tiempo, no puedo centrarme al mismo tiempo en el mensaje que estoy diciendo y en que estoy hablando con Dios. Ni mucho menos hacerlo y hablar al mismo tiempo: tengo que recitar de memoria mientras mi mente piensa, sin prestar atención a lo que digo o recitar pensando en lo que digo sin pensar en nada más y olvidarme de que lo que estoy haciendo es hablar con Dios.
Entonces me pregunto: ¿Realmente puedo rezar ese Rosario perfecto? ¿He prometido un imposible? ¿Acaso el rosario perfecto será simplemente pensar "Con estas palabras estoy saludando a la Virgen María y le pido que ruegue por mí" y en los sentimientos cordiales y en las cosas que le quiero decir mientras mis labios repiten de memoria las palabras aprendidas? ¿O es simplemente pronunciar las palabras sin pensar más que en lo que estoy diciendo? He intentado ir más despacio y hacerlo todo, pero me resulta mentalmente agotador.
Luego me he dicho que la oración más perfecta es la que sale del alma, o sea, que aunque las palabras me salgan automáticamente aprendidas de memoria es mejor que hable con Dios con alegría en lugar de acabar agotada mentalmente. Pero entonces ya no sería un Rosario perfecto, luego no cumpliría mi promesa. No estoy tranquila, porque nunca sé si es que soy muy perezosa o que realmente no puedo hacerlo.
¿Qué debería hacer?
Su cuerpo dejaran, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrá sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.

(Amor constante más allá de la muerte, Francisco de Quevedo
Sariyamari
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 07, 2010 7:00 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor VictorSL » Mié Jul 31, 2013 1:26 pm

Estimada"Sariyamari",
Yo creo que lo que debes hacer (y yo tambien) es rezar el Rosario con devoción, SIN querer lograr la perfección porque calificarlo de perfecto ó inperfecto, le corresponde solo a Dios. piensa simple: rezalo concentrandote en las palabras que estas pronunciando, sea verbal o mentalmente, SIN distraerte pensando en otras cosas (ejemplos: que ya tienes hambre ó sueño, que se te esta haciendo tarde para alguna otra actividad, que ya te faltan solo 2 misterios para terminar de rezar, que todavia no te bañas, que vas a hacer mañana, etc.). y, si te percatas de que ya estas distraida, no pasa nada, recupera la concentración en lo que estas haciendo, o sea, rezando el Rosario..........y si te vuelve a pasar, vuelve a concentrarte. Como ves, entre menos te distraigas, lo estas rezando con mayor devoción.
¿ves que facil?

Bendiciones en Cristo y la Santisima virgen Maria.
"el sufrimiento engendra paciencia; la paciencia, virtud probada; la virtud probada, esperanza, y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espiritu Santo que nos ha sido dado".(Rom 5:3b-5)
VictorSL
 
Mensajes: 2408
Registrado: Dom Abr 17, 2011 11:41 pm
Ubicación: Mexico

Re: Promesas por compulsión

Notapor tito » Mié Jul 31, 2013 4:01 pm

Lo que debes hacer es calmarte, fijarte metas pequeñas e ir a tratarte tu TOC.

El rosario rezalo con devoción como dijo Victor.
¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal;
que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad;
que dan amargo por dulce, y dulce por amargo! Isaías 5,20


Imagen
Avatar de Usuario
tito
Moderador Animador
 
Mensajes: 1881
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor eduarod » Jue Ago 01, 2013 12:29 am

Estimada en Cristo sariyamari:

Se cuenta de San Bernardo la siguiente anécdota:
La verdadera oración

Una noche, Bernardo, dentro del templo, tuvo una visión:

- Al comenzar la ceremonia, vi bajar del cielo una multitud de ángeles. Cada ángel se colocó al lado de uno de los fieles presentes; abrió un libro y comenzó a escribir. Me fijé en que algunos ángeles escribía con letras de oro; otros, con letras de plata; otros con tinta; y otros con agua.

Entonces, Bernardo preguntó:

- ¿Por qué no escriben todos ustedes con el mismo material?

Uno de los ángeles le explicó:

- Escribimos con oro las oraciones hechas con amor; con plata, las oraciones hechas con fe; con tinta, las oraciones hechas con atención; con agua, las oraciones hechas tan sólo con los labios.

Como puedes ver, lo que has planteado dista muchísimo de ser un "Rosario Perfecto", en caso de que meramente lograras rezarlo con atención, según esta visión, tu Rosario sería escrito con letras de tinta. Evidetemente uno hecho tan solo con los labios lo sería con letras de agua.
No, la oración realmente perfecta e importante es la hecha CON AMOR, sin importar tanto si es con los labios o con atención a cada supuesto detalle que la compone.
¿Acaso cuando hablas con tu mamá (o con cualquier otra persona) tienes que estar continuamente recordándote que con la que estás hablando es con tu mamá (o con la persona que estás), o tienes que estarte fijando en cada palabra y todo su significado, implicaciones, definición, etc. para que la otra persona entienda o tú misma entiendas qué es lo que estás diciendo? ¿O no más bien simplemente dices lo que quieres decir y ya?
¿Acaso un niño de kinder que prepara una poesía coral o una canción junto con su grupo para el festival del día de las madres tiene que estar pensando durante todo el recital que debe estar muy atento a que ese es el festival del día de las madres y debe estar pensando que está hablando con su mamá, y debe pensar en el significado de todas las palabras de su poesía o canción para que esa poesía o canción sea "perfecta"? ¿La mamá apreciará más esa poesía o canción porque fue dicha con mucha atención, porque el niño la dijo pensando todo el tiempo en que se la decía a su mamá, porque el niño la dijo entendiendo el significado profundo de cada palabra conforme la decía? ¿o no más bien apreciará tanto más la poesía o canción por el amor, ilusión y emoción y cariño con los que su niño los dice, asi no entienda el significado profundo de las frases de la canción o no conozca siquiera el significado de algunas de las palabras de la poesía?
Por supuesto que lo que apreciará la mamá es el cariño y el amor con el que su niño le preparó y le dice al canción, y por supuesto que en una conversación lo importante es decir lo que quieres decir, y no andar pensando en la persona a la que se lo dices, quién es esa persona, cómo deben decírsele las cosas a esa persona, etc. Porque si andas pensando en todo eso lo que menos harás es lo más importante: dirigirte a la persona. Por el contrario, quedarás ensimismada en tus propias preocupaciones y prioridades poniéndole atención a todas esas tonterías, y sin ponerle entonces atención realmente A LA PERSONA a la que te estás supuestamente dirigiendo.
De este modo, lo que te propusiste no solo es en verdad un imposible (fijar tu atención en todo a la vez) sino de hecho es algo bastante limitado e imperfecto. Muy, muy lejos de tu objetivo de un "Rosario perfecto".
Y nota por favor que el "Rosario perfecto" NO ES TAMPOCO aquel en el que "sientas que la emoción de cada frase y palabra se te desborda por todos lados", porque, nuevamente, eso NO ES AMOR, sino es simplemente fijarte en tus propias preocupaciones y prioridades, desatendiendo por completo a la persona a la que te diriges ¿puede eso describirse como amor?
No, el amor NO TIENE que forzarse, empujarse, fingirse o "garantizarse", de hecho, es imposible hacer cualquiera de esas cosas ¿acaso piensas que el niño que le canta a su mamá lo hace pensando en que "tiene que emocionarse muchísimo porque su mamá está enfrente"? ¿o no más bien simplemente está emocionado porque quiere a su mamá y le va a cantar, sin pensar o reflexionar sobre ello, sin forzarlo, sino simplemente el niño quiere a su mamá y el cantarle le llena de emoción? El amor es SIEMPRE así de sencillo, sin complicaciones ni actitudes fingidas o forzadas.
Nota por favor también que, en ese amor, las cosas NO se tienen que repetir "porque siento que no salieron bien". El festival de las madres NO se repite porque un niño no pronunció bien una palabrita, o porque otro niño no "sintió que había puesto todo el cariño que debía poner". No, por supuesto que no. Eso es lo "trágico" de que se le ocurra a la cámara de video no funcionar o a la pila agotarse justo en ese preciso instante: que aunque se repita mil veces, nunca volverá a ser igual, nunca volverá a ser con ese mismo amor, con esa misma emoción. Y si a alguna maestra se le ocurriera repetir 50 veces el festival por pequeños detalles e imperfecciones, cuando quizá lograra "la perfección" en la vez 51, para entonces ya todas las cámaras de video estarían apagadas, las mamás estarían platicando sobre sus problemas de la semana, y nadie se daría cuenta de que "ahora si salió perfecto". Porque hace mucho que habrían pasado la emoción y el cariño que son lo realmente importante, y, para entonces, el asunto se habría vuelto tedioso y aburrido, tanto para las mamás como para los niños.

Ahora bien, con el perdón del hermano tito y de todos los psicólogos del mundo, personalmente todos los síntomas y características que muestra tu problema me siguen inclinando a pensar muchísimo más en un problema espiritual que en un problema psiquiátrico/psicológico. Por lo mismo, si bien no me opongo a que busques la ayuda que la ciencia humana te pueda dar, en lo personal creo que vas a encontrar una solución mucho más profunda y fácil a tu problema al recordar y considerar que Cristo NO DIJO que los escribas y fariseos que (en su soberbia y auto-suficiencia) tanto empeño ponían en seguir hasta el último detalle de la Ley en verdad fueran los mejor encaminados a alcanzar el Reino de los Cielos, sino más bien dijo lo contrario: que incluso los pecadores públicos arrepentidos, como eran las prostitutas y los publicanos, se les habían adelantado ya en ese camino. Y, al revés, NO DIJO tampoco que los niños pequeños que hacen las cosas con sencillez y naturalidad tuvieran mucho camino que recorrer y muchas cosas que aprender para poder siquiera aspirar a alcanzar el Reino de los Cielos; sino POR EL CONTRARIO, dijo que de esos niños YA ERA el Reino de los Cielos y que QUIENES NO SE HICIERAN COMO ELLOS, simplemente NO lo alcanzarían.
Por eso te recomiendo mucho reflexionar en esa sencillez del amor infantil y ver cómo esta se opone radicalmente a las obsesiones y preocupaciones que tanto te agobian.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor smj » Jue Ago 01, 2013 3:06 am

Sariyamari te recomiendo esta lectura, ponla en practica y nos cuentas.

Isaías, 58
1. Grita con fuerza y sin miedo. Levanta tu voz como trompeta y denuncia a mi pueblo sus maldades, y sus pecados a la familia de Jacob.
2. Según dicen, me andan buscando día a día y se esfuerzan por conocer mis caminos, como una nación que practica la justicia y no descuida las órdenes de su Dios. Vienen a preguntarme cuáles son sus obligaciones y desean la amistad de Dios.
3. Y se quejan: «¿Por qué ayunamos y tú no lo ves, nos humillamos y tú no lo tomas en cuenta?» Porque en los días de ayuno ustedes se dedican a sus negocios y obligan a trabajar a sus obreros.
4. Ustedes ayunan entre peleas y contiendas, y golpean con maldad. No es con esta clase de ayunos que lograrán que se escuchen sus voces allá arriba.
5. ¿Cómo debe ser el ayuno que me gusta, o el día en que el hombre se humilla? ¿Acaso se trata nada más que de doblar la cabeza como un junco o de acostarse sobre sacos y ceniza? ¿A eso llamas ayuno y día agradable a Yavé?
6. ¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo.
7. Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano.
8. Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti y la Gloria de Yavé te seguirá por detrás.
9. Entonces, si llamas a Yavé, responderá. Cuando lo llames, dirá: «Aquí estoy.» Si en tu casa no hay más gente explotada, si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas;
10. si das al hambriento lo que deseas para ti y sacias al hombre oprimido, brillará tu luz en las tinieblas, y tu obscuridad se volverá como la claridad del mediodía.
11. Yavé te confortará en cada momento, en los lugares desérticos te saciará. El rejuvenecerá tus huesos y serás como huerto regado, cual manantial de agua inagotable.
12. Volverás a edificar sobre las ruinas antiguas y reconstruirás sobre los cimientos del pasado; y todos te llamarán: El que repara sus muros, el que arregla las casas en ruinas.
13. Si te preocupas de no caminar en día sábado ni de tratar tus negocios en el día santo; si tú llamas al sábado «Delicioso», y «Venerable» al día consagrado a Yavé; si tú lo veneras, evitando los viajes, no haciendo tus negocios ni arreglando, ese día, tus asuntos,
14. entonces, te sentirás feliz con Yavé. Yo te llevaré por las cumbres de la tierra, y te mantendré con la propiedad de tu padre Jacob - la boca de Yavé te lo asegura.


Bendiciones.
SI CREES VERAS LA GLORIA DE DIOSImagen
Avatar de Usuario
smj
 
Mensajes: 654
Registrado: Sab Jun 02, 2012 8:44 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor IvanEstoico » Jue Ago 01, 2013 11:30 am

Hermanita sariyamari

La oracion debe hacerse con amor como menciona el hermanito Eduarod, aunque hay circunstancias en que debemos orar aunque nos cueste y esto es precisamente en la Desolacion, dicha Desolacion es cuando sentimos que el fuego del amor de Dios en nosotros se apaga, la Desolacion puede ocurrir por negligencia nuestra o porque Dios purificara mas nuestra Fe, ¿Como es esto diras? Pues bien, por ejemplo un niño que le premiaran si asea su habitacion, el niño lo hace por la recompensa, pero el niño tiene la obligacion de asear su habitacion sin premio alguno, asi mismo acontece en nuestra vida de Fe, oramos y hacemos el bien con amor porque estamos Consolados, pero Dios permite la Desolacion para hacernos crecer espiritualmente, y aunque nos cueste en la Desolacion debemos seguir orando y obrando conforme a la voluntad de Dios sabiendo que habremos de salir de esto con una Fe mas refulgente,ahora bien, cuando tu mente divaga debes pedirle a Dios la gracia de seguir orando y tambien antes de comenzar el Santo Rosario ora a Dios Espiritu Santo para pedirle que El sea el que ore en ti, Dios nos alcanza lo que hay menester para la oracion. Recuerda hermanita que con las palabras: « Dios te salve Maria » Comenzo la redencion de la humanidad.

Que Dios todo poderoso te colme de bendiciones por intercesion de la Bieaventurada Virgen Maria.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: Promesas por compulsión

Notapor eduarod » Jue Ago 01, 2013 4:10 pm

Estimado en Cristo IvanEstoico:

No sé si te he interpretado correctamente, pero quisiera puntualizar de cualquier manera que NO se debe confundir los sentimientos de enardecimiento del corazón que pueden acompañar los tiempos de consolación con el amor auténtico.
Esa es buena parte del punto que le quise hacer ver a nuestra hermana: que NO debía pensar que "para ser hecha con amor" la oración debía causarle entusiasmo y emoción dulce e intensa, de tal suerte que, si no experimentaba esos sentimientos, querría decir en automático que la oración fue "sin amor".

Hemos hablado del amor del hijo a la madre, ahora hablemos a la inversa: de la madre al hijo ¿es por mera obligación que la madre se mantiene en vela durante noches enteras cuidando a su hijo enfermo cuando el cuerpo exige descanso y todas sus tendencias innatas y naturales le piden reposar? ¿son acaso estos momentos instantes de emoción dulce e intensa? ¿o no son más bien momentos de angustia y desasosiego? ¿porqué sigue ella entonces? ¿porqué no va y descansa como se lo pide su cuerpo, como se lo aconseja su mente y todos los que le rodean?
Por supuesto que uno puede mantenerse al lado de un enfermo a pesar de un cuerpo cansado que exige descanso tan solo por obligación, tal puede ser el caso de un médico interno que vaya terminando una larga guardia en el área de terapia intensiva de un hospital y que ya solo vea camitas revolotear a su alrededor, mientras que, con seriedad y profesionalismo, se mantiene atento de lo que pasa con los enfermos y no descuida su labor.
Pero no es eso lo que mueve a la mamá, no es eso lo que le anima a estar al lado del chiquito continuamente incluso cuando ya se ha dicho el consabido "solo resta esperar" y el médico se ha retirado a atender otros asuntos... que bien podrían ser los 5 minutos de descanso que no ha encontrado durante las últimas 36 horas. Sino ella se queda al lado del chiquito cuando ya no parece haber utilidad en ello y cuando, por el contrario, todo y todos le dicen que vaya a descansar, porque no lo hace por sentir una emoción dulce e intensa, no lo hace por obligación, no lo hace porque "sea su deber", sino lo hace simplemente porque quiere mucho al fruto de sus entrañas, lo hace simplemente por amor.

Lo mismo pasa con la oración perfecta hecha con amor: se hace en consolación o desolación, con sentimientos dulces e intensos, o con amarguras fuertes, o en momentos de cansancio e indiferencia emocional. Esto último puede pasar como igualmente la mamá no necesita que sea el festival del día de las madres, o tener a su hijo al borde de la muerte para sentir amor por él y demostrárselo, sino igual lo siente (aunque no de manera manifiesta e intensa) e igual lo demuestra cuando, tal vez también cansada por haber dormido pocas horas, y sin ninguna emoción especial o intensa u obligación especial que cumplir en un fin de semana, sino más bien en el aburrimiento y el hastío de la rutina cotidiana, se levanta igual para preparar el desayuno a sus pequeños de modo que simplemente estos no pasen una mañana hambrientos y sin tener que comer.
Claro, igualmente esto se puede hacer por rutina y obligación, pero normalmente una madre no lo hace meramente por eso, sino lo hace, sobre todo, por el amor que le tiene a sus hijos; y eso aunque no "sienta" intensamente en ese momento dicho amor, sino todo el hecho se "diluya" en la indiferencia de la vida ordinaria.

Por demás, el problema de nuestra hermana sariyamari poco tiene que ver con la desolación, la "noche obscura" o la sequedad espiritual. No es por eso por lo que ella se siente "obligada" a rezar "de manera perfecta". Sino es una situación obsesiva que le aqueja desde hace tiempo y que tiene que ver con lo que, tanto espiritual como psicológicamente (aunque en esos dos contextos tiene un significado muy distinto) se llama una conciencia escrupulosa.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Promesas por compulsión

Notapor IvanEstoico » Jue Ago 01, 2013 4:48 pm

Hermanito Eduarod.

Espero en Dios que estes muy bien, y bueno lo que comparti no fue porque asegurara que nuestra hermanita vive una desolacion, quise ahondar un poco en la vida de oracion y espiritualidad por eso escribi:
La oracion debe hacerse con amor como menciona el hermanito Eduarod, aunque hay circunstancias en que debemos orar aunque nos cueste y esto es precisamente en la Desolacion,

Bien sabras que es importantisimo y todos deberiamos tener conciencia de esto, cuantos los hay que por no saber que viven una desolacion claudican. Ahora bien con respecto a lo que si es concreto a lo planteado por la hermana es lo siguiente:
ahora bien, cuando tu mente divaga debes pedirle a Dios la gracia de seguir orando y tambien antes de comenzar el Santo Rosario ora a Dios Espiritu Santo para pedirle que El sea el que ore en ti, Dios nos alcanza lo que hay menester para la oracion. Recuerda hermanita que con las palabras: « Dios te salve Maria » Comenzo la redencion de la humanidad.


Pero debi separarlo como hice ahora, pido una disculpa.

Que El Señor te colme de bendiciones hermanito y que haga aun muchas maravillas mas en ti.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: Promesas por compulsión

Notapor Franciscob » Mar Feb 24, 2015 5:49 pm

hola a todos yo tengo transtorno obsesivo compulsivo, he buscado informacion y encontre este foro , soy catolico, soy conciente del caracter irracional de estos pensamientos obsesivos, es un ruido constante en la logica y practicamente deteriora el sentido comun aun que no el juicio ni la moral, para alguien que no lo sufre puede ser dificil de entender que una cascada de ideas sin sentido se sucedan no es facil estar a gusto y muchas veces repito las oraciones, el miedo a ser rechazado me ha lejado de la gente ya no voy a misa por miedo a que piensen mal de mi, yo se que eso no es asi pero es algo que no puedo enfrentar actualmente no trabajo, yo leyendo esta chica que cuenta su experiencia me identifico en lo de las promesas porque me ha pasado exactamente lo mismo que a ella, les pido rezen por mi y por los hermnos que estan aislados que el Señor mande la luz del Espíritu Santo
un abrazo en Cristo
Franciscob
 
Mensajes: 1
Registrado: Mar Feb 24, 2015 5:22 pm

Re: Promesas por compulsión

Notapor Angy_29 » Sab Feb 28, 2015 2:01 pm

Estimado Francisco, espero que puedas leerme, si te son útiles mis palabras.

Rezaré por tí y por las personas que sufren este transtorno, ya que tengo una amistad que padece de lo mismo.

Tienes razón, los que no padecemos esta enfermedad no podemos comprenderlo, y quizá por ello, muchas veces nos portamos indolentes creyendo que no es tan difícil (me ha sucedido).
Las acciones del Santo Padre Francisco, me han enseñado como debe portarse un cristiano cuando se encuentra con el sufrimiento del hermano. Abrazarlo y participar con él de su sufrimiento.
Aprender a llorar con los que lloran.

Nuestro Señor Jesucristo nos dijo en el sermón de la montaña, "bienaventurados los que lloran porque serán consolados"; este sufrimiento tuyo llevado con paciencia, ofreciéndolo a Dios te valdrá una gran recompensa para la Vida Eterna, incluso puedes lograr la conversión de los pecadores, especialmente tu familia.
Recuerda también que Dios puede sanarte si fuese su voluntad, no hay que tener miedo de pedirlo. Dios Nuestro Señor es tan bueno que nos concede lo que le pedimos sobrepasando nuestras expectativas.

Sin embargo es necesario acogerse a su voluntad adorable, aceptando con amor lo que el disponga en nuestra vida, como lo hacían los santos.

Es verdad que nosotros somos muy pequeños y que somos como bebés aprendiendo a levantar un piecito en la imitación de los santos, pero quien tiene buena voluntad, deseo sincero de procurar mi gloria, de darme gracias, de compartir mis sufrimientos, de amarme y de servirme tanto cuanto todas las criaturas juntas, ése recibirá indudablemente recompensas dignas de mi liberalidad, y su deseo le aprovechará a veces más de lo que aprovechan a los otros sus buenas obras. (Nuestro Señor Jesucristo por medio de Santa Gertrudis).
Qué consuelo dan estas palabras, hoy las leí en los consejos y recuerdos de Santa Teresita de Lisieux, y aprovechan mucho para no desanimarse al ver las maravillas de Dios obradas en los santos, y nosotros tan pequeños, tan pecadores.

Te envío muchos saludos Francisco, perdona la tardanza en responder.
Saludos también a sariyamari, eduarod, a Ivan, y a todos los que leen este tema.

¡Dios nos bendiga a todos!. :D
"Oh mi Amado de tu fuente, déjame seguir bebiendo"

ImagenImagen
Avatar de Usuario
Angy_29
 
Mensajes: 3960
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: México


Volver a Relax - Reflexiones personales y Temas ligeros - San Felipe Neri

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], fapedPaf

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |