Tema 8. Razones contra el divorcio

En el curso está dirigido principalmente a padres de familia, pero podrán participar también, educadores, sacerdotes encargados de la pastoral familiar, párrocos y colaboradores de parroquias, dirigentes de empresas y todo aquél interesado en la formación religiosa de las familias.

Nadie está obligado a creer, pero, para poder decidir, tiene que saber de qué va. La libertad, propia y ajena, merece el mayor aprecio, pero también es verdad que la información facilita la mejor elección: no se puede elegir lo que se desconoce. Conviene, pues, proponer, sin imponer, una serie de datos especialmente útiles a la hora de decidir qué valores inspirarán nuestra vida. La decisión última depende de cada uno, pero antes hay que informarse. De los padres cristianos se espera que sepan dar un testimonio coherente de su fe.

Fecha de inicio del curso: 2 de febrero

Fecha de finalización del curso: 22 de marzo

Periodicidad de envió de las lecciones: uno por semana los jueves

Moderadores: monik, Xavier Villalta, Catholic.net, maría eugenia, Michael Esparza, Moderadores Animadores

Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor maría eugenia » Mié Mar 21, 2012 2:16 pm

Mi más sincera enhorabuena por vuestros comentarios al tema 7. Ciertamente, siempre caben nuevos matices en esas cuestiones, especialmente a la hora de mirar con mayor misericordia a quienes caen en las redes del hedonismo. Y es que el problema detrás del egoísmo sexual no proviene sólo de esa "pasión desenfrenada que nos animaliza", sino que detrás de muchos de esos comportamientos existe también el anhelo de paliar la propia soledad. Aunque, tantas veces por ignorancia, lo hagan por caminos equivocados, en el fondo, muchos están buscando el Amor de Dios...

Me han gustado especialmente vuestras respuestas a la última pregunta (acerca de por qué no hay tan pocas mujeres que se rebelan ante las diversas manifestaciones de egoísmo sexual masculino). Con esas observaciones, se podría escribir todo un libro al respecto.

Felicito de modo especial a quienes han sabido ver que la mujer no es la única beneficiada de la doctrina de la Iglesia. En efecto, también los varones albergamos nobles sueños de amor verdadero. Y es precisamente para que esos sueños se puedan hacer realidad, que debemos aprender a vivir la templanza.

El siguiente y último tema es un intento de fundamentar racionalmente la indisolubilidad del matrimonio. Pongo el acento en lo racional para dejar claro que los cristianos no queremos imponer nuestros valores religiosos en una sociedad legítimamente pluralista. Lo hacemos ante todo como ciudadanos preocupados por el daño que el divorcio está causando en tantos conciudadanos. En efecto, en el ámbito ético, el diálogo debe estar basado en la razón y en la voluntad de buscar honestamente la verdad.

Con este tema 8 termina el curso. Quisiera agradeceros de veras vuestra participación, con una mención especial para quienes, desde Catholic.net, lo han hecho posible.

Personalmente he aprendido muchísimo de vosotros (¿o tendría que decir "de ustedes"?). Me ha alegrado especialmente vuestro vivo deseo de aprender. Es un inmenso placer para mí poder aportar un grano de arena en la evangelización de personas tan hondamente motivadas...

Espero contar con vuestra oración hasta que, al final del camino, nos podamos encontrar en el Cielo. Termino citando un texto que alguien puso en el foro, y que resume bien lo que muchos de nosotros hemos experimentado durante estas 8 semanas:

"Gracias a todos y los felicito por hacer este curso, piensen y entiendan que cuando los hermanos de comunidad se unen, como en este curso, somos un tronco en donde nos fortalecemos unos con los otros; luego, cuando cada uno de nosotros regresa a sus tareas habituales, nos convertimos en ramas, y cada rama debe dar frutos y en abundancia!!! Bendiciones!!! y si Dios quiere nos volveremos a encontrar..."

P. Michel Esparza


------------------

1) Introducción

Durante siglos, el matrimonio ha sido la unión de “uno con una para siempre”. Siempre han existido otro tipo de uniones, como el concubinato, más o menos toleradas, pero que se consideraban anormales. Todo empezó a cambiar cuando se legalizó el divorcio; en ese momento, se abandonó el “para siempre”. Últimamente se tiende incluso a abolir el “uno con una”.

En nuestros días, quizá sea la Iglesia Católica la única que defiende incondicionalmente la indisolubilidad del vínculo matrimonial (esto es, que sólo la muerte puede disolver el vínculo que un hombre y una mujer han contraído válidamente). Pero hasta hace unos decenios también el matrimonio civil era «hasta que la muerte nos separe» porque la ley civil se inspiraba en la ley natural. En efecto, la indisolubilidad matrimonial no es sólo requerida por la ley eclesiástica, sino también por la ley natural. Jesucristo elevó a la dignidad de sacramento una realidad natural preexistente.
Para un cristiano, atentar contra dicha indisolubilidad supone un pecado, pero, según la ética natural, el divorcio es un mal moral para todo ser humano.

Si la indisolubilidad del matrimonio es una verdad de ética natural, tiene que ser accesible a toda persona honesta e inteligente. También un no-creyente tendría que poder entenderla. En principio, la ética sólo prohíbe aquellos actos que pueden resultar perjudiciales para las personas. Me propongo, por tanto, argumentar de modo racional por qué el divorcio no compensa. Ardua tarea.

Soy consciente de que se trata de una tentativa ambiciosa y difícil. De hecho, estamos habituados a oír argumentos a favor del divorcio. Se defiende a menudo el divorcio alegando que toda persona tiene derecho a ser feliz, que tras la boda puede descubrir que se ha casado con la persona equivocada y tiene el derecho a rehacer su vida con otra persona. La Iglesia es incluso tachada de inmisericorde por no avalar esa tesis. En una sociedad en la que cada vez se divorcia más gente, arrecian las críticas contra el Papa cada vez que recuerda, por ejemplo, que una persona divorciada que se ha vuelto a casar por lo civil no puede acercarse a la comunión.

La indisolubilidad del matrimonio ha sido siempre, y no sólo en la actualidad, una cuestión controvertida. Ya hace veinte siglos, ni siquiera los judíos se atenían a ello. Dice Cristo que Moisés permitió a éstos ciertas excepciones a causa de su dureza de corazón. Tiene gracia la reacción de los apóstoles cuando Jesucristo les enseña que la indisolubilidad del matrimonio responde al plan original de Dios para con los hombres. Sus discípulos le dicen: «Si tal es la condición del hombre con respecto a su mujer, no trae cuenta casarse»1. Jesús admite que esta cuestión no es fácil de entender; haría falta un don de lo alto para entenderlo, algo similar a lo que sucede con el celibato voluntario en la Iglesia. Quizá por eso, algunos moralistas cristianos afirman que sólo conviene argumentar esta cuestión desde la fe. De todos modos, aun siendo conscientes de la dificultad que siempre ha tenido la defensa racional de la indisolubilidad del matrimonio, al menos vamos a intentarlo.

2) Una sola carne

El compromiso que adquieren los contrayentes es realmente espectacular. Acostumbro a decirlo en la celebración de una boda. Los contrayentes prometen, ni más ni menos, que seguirán siendo fieles en todas las circunstancias, exceptuada la muerte. Ni la enfermedad, ni siquiera la infidelidad del otro cónyuge, puede hacer que dejen de ser marido y mujer.

En efecto, como recuerdan los juristas expertos en Derecho Canónico, la indisolubilidad del matrimonio se deriva de la naturaleza del vínculo matrimonial. El matrimonio es un contrato por el que los contrayentes se convierten en una caro (una sola carne). Es preciso explicar a quienes se preparan para el matrimonio que, al casarse, se obligan libremente a contraer un vínculo tan indisoluble como el que liga, por naturaleza, a padres e hijos. Del mismo modo que yo no puedo dejar de ser hijo de mi padre, tampoco puede una persona casada dejar de ser esposo o esposa del otro cónyuge vivo2. En el fondo, es un contrasentido que una mujer, por ejemplo, se refiera a su esposo vivo diciendo: “mi ex-marido”, como es absurdo hablar de “mi ex-hijo” o de “mi ex-madre”.

¿Y por qué tiene que ser el vínculo matrimonial de esa índole tan absoluta? Si los contrayentes fueran conscientes de las consecuencias de su alianza, ¿querrían casarse? ¿No sería mejor una especie de “matrimonio a prueba” para cubrirse la retirada en caso de que algo no funcione? Algunos responden diciendo que traer hijos al mundo exige tal tipo de compromiso. Por mucho que nos intenten convencer de que los hijos acaban acostumbrándose al divorcio de sus padres, todos sabemos algo sobre las heridas que sufren esos hijos. ¿Pero entonces, si no hay hijos, se puede aprobar el divorcio? La verdad es que no sólo se trata de los hijos. El matrimonio tiene dos fines: la mutua ayuda entre los cónyuges y la procreación. Habría que mostrar que el divorcio no sólo es nocivo para los hijos, sino también para los propios cónyuges.

Quizá conviene que analicemos el caso más difícil: los cónyuges llevan unos años casados, no tienen hijos y se quieren divorciar de mutuo acuerdo y en buenos términos. No están enfadados. No se han enamorado de otra persona. Simplemente han llegado a la conclusión de que son incompatibles y no ven que eso pueda cambiar en el futuro. Dicen: «Nos hemos equivocado». Es un caso muy hipotético: apenas se da en la realidad. Pero, si logramos resolver este caso extremo, pondremos las bases para resolver otros dos casos más frecuentes y difíciles: aquel en el que la convivencia termina por convertirse en un verdadero infierno para uno o para los dos cónyuges, y aquel en el que uno de los cónyuges no mantiene su palabra: traiciona y abandona al otro.

3) Nadie y todo el mundo se equivoca

Decir «nos hemos equivocado» es una verdad a medias. En todos los matrimonios hay problemas. De cara a las posibilidades de éxito de un matrimonio, en lugar de poner el acento en la elección del cónyuge, ¿no estará la clave más bien en aprender a amar y a comunicar? La mitad de los problemas está ligada a una mala comunicación y la otra mitad tiene que ver con falta de calidad del amor.

A esos hipotéticos cónyuges que, sin tener hijos, quieren divorciarse de mutuo acuerdo, les diría que si no saben ser felices en esas circunstancias, es de temer que tampoco lo serán cuando se vuelvan a casar con otra persona. Si no se entienden, pueden aprender a entenderse, y si lo que falla es la calidad de su amor, siempre están a tiempo de esforzarse por mejorarla. Posiblemente digan que se casaron estando enamorados, pero que ahora ya no sienten gran cosa uno por otro. Quizá, como sucede con mucha frecuencia, identifican amor con pasión; no saben que el amor se construye sobre una base de pasión pero que va más lejos. El amor verdadero es comparable a un edificio de tres pisos —unión física, afectiva y espiritual— y ellos sólo se han fijado en los dos primeros y han descuidado el tercero. El sexo y el sentimiento no pueden ser un fin en sí mismos. Cuando se hacen bien las cosas, lo físico (una sola carne) potencia lo afectivo (un solo corazón), y esto a su vez facilita lo espiritual (una sola alma). Pero cuando el egoísmo impregna la relación, se desatiende la unión espiritual y tanto la unión afectiva como la unión corporal se deterioran. En el caso ideal, la unión sexual potencia los sentimientos, y éstos facilitan la capacidad de sacrificio. En el peor de los casos, la relación se deshumaniza: el cariño se convierte en moneda de cambio para obtener satisfacción sexual.

Un sofisma en una mezcla de verdad y de mentira (hacer demagogia a base de sofismas suele tener éxito porque en todo sofisma hay algo de verdad). En el caso que nos ocupa, es evidente que la elección del cónyuge puede ser más o menos acertada, que hay personas con las que uno congenia mejor. Eso es tan evidente como decir que unas personas tienen mayor valía personal que otras. Es lógico, por tanto, que una persona casada pueda pensar que no tuvo mucha suerte al elegir. De todos modos, mi experiencia en pastoral matrimonial me dice que no es esa la cuestión principal. Siempre me viene al recuerdo lo que hace años me contó un francés. Se había casado cinco veces y al final había descubierto que la causa de sus fracasos matrimoniales no era —como siempre había pensado— la mala suerte en la elección de su mujer. Se dio cuenta de que la causa principal de esos fracasos residía en él mismo: en su incapacidad para vencer su egoísmo y amar de verdad. «Ahora —me decía— me doy cuenta de que habría podido ser feliz con cada una de esas cinco mujeres».

En el fondo, todo matrimonio exige construir un puente entre dos islas. No existen, del todo, “almas gemelas”. Para empezar, varón y mujer siempre resultan ser más diferentes de lo que se pensaba. Además, cada uno tiene su propia historia personal, hábitos y sensibilidades. Ciertamente unas personas son más afines que otras. Siempre nos es más fácil llevarnos bien con una persona que se nos parece. El “puente” que hay que construir es más corto. Pero también eso es relativo. Muchas veces me he preguntado: ¿qué es mejor: que los cónyuges sean afines o complementarios? Nada es ideal. En los dos casos veo ventajas y desventajas. Si son afines, se entienden mejor, pero los defectos se multiplican. Por ejemplo, si ambos tienen tendencia a agobiarse, los agobios se multiplican por dos. Si son complementarios, pueden aprender siempre uno de otro (así como complementarse a la hora de educar a sus hijos), pero, al ser tan diferentes, surgen entre ellos más problemas de comunicación.

Tanto si los cónyuges son parecidos como si son diferentes, queda mucho trabajo por hacer. No se trata de un proceso automático, como si bastase con elegir bien al cónyuge para que todo vaya sobre ruedas. Un matrimonio siempre está evolucionando, hacia mejor o hacia peor. Es como una planta delicada que exige todo tipo de cuidados. Si no se vigila, surgen serios problemas que habrían podido ser prevenidos ya que se han ido incubando durante largo tiempo. En todo matrimonio hay que salvar escollos de todo tipo (problemas de egoísmo, de comunicación, penurias, disgustos…). Cuantos más escollos se superan, mayor es la felicidad. En una familia, hay abismos de felicidad y de infelicidad...

Cuando surgen desavenencias, la tentación de abandonar la empresa es muy grande. Es muy duro, por ejemplo, entrar en casa y sentirse como un extraño. Si no se ponen a tiempo los medios para resolver la situación, tarde o temprano surge otra persona que aumenta la tentación y contribuye a precipitar la situación. Si el hombre descontento encuentra una mujer atenta, comprensiva y dispuesta a ofrecer sus encantos, será muy duro para él recordar que su mujer está todo el día gritándole y que hace meses, si no años, que no tienen relaciones matrimoniales. Lo mismo le sucede a la mujer que se siente incomprendida e injustamente tratada por su marido, cuando cuenta sus problemas a un compañero de trabajo que se deshace en atenciones y le escucha con infinita paciencia.

En esas circunstancias, se da un error muy común: pensar enseguida que con otra persona todo será muy diferente, olvidando que, en una relación de amor, los “preparativos del viaje” son los más fáciles. Todos los comienzos son alentadores, pero sólo el tiempo dirá si ese amor incipiente ha ido adquiriendo raíces profundas. El encantamiento que produce el enamoramiento reciente distorsiona la realidad. Todo se ve de color azul. Pero la prueba de fuego viene después. Por eso pienso que si los actores de Hollywood —y los partidarios del amor sin compromiso— se suelen casar entre tres y cinco veces, es porque a lo largo de una vida no tienen tiempo para hacerlo más veces…

4) Querer, saber y poder

Acerquémonos ahora al caso de esos matrimonios en los que la convivencia se ha convertido en un infierno. Cuando discurro sobre estos temas, me embarga la preocupación de no ser suficientemente respetuoso, pues soy consciente de los abismos de infelicidad en los que pueden caer los esposos. Si asistir a la quiebra de un matrimonio es quizá una de las circunstancias más dolorosas en la vida, ¿qué no será vivirla en primera persona? Ya el solo hecho de que personas que antaño se amaron intensamente constaten que su relación se ha enfriado, constituye un penoso desengaño. Un escritor inglés, Evelyn Vaugh, en su novela Retorno a Brideshead, describe magistralmente ese deterioro de una relación: «Yo había representado todas las escenas del drama conyugal, había visto cómo las primeras rencillas se hacían cada vez más frecuentes, cómo las lágrimas afectaban menos, cómo las reconciliaciones eran menos dulces, hasta que todo aquello engendraba un sentimiento de despego y de crítica indiferencia, y la creciente convicción de que el culpable no era yo sino la amada. Percibía las discordancias de su voz y aprendí a escucharlas con recelo; capté la incomprensión tajante y resentida que se leía en sus ojos y el rictus obstinado y egoísta de la comisura de sus labios. Le conocí de la misma manera que se conoce a la mujer con la que se ha compartido la casa, un día sí y otro también, durante tres años y medio; conocí sus hábitos de desaliño, descubrí lo rutinario y mecánico de sus encantos, sus celos y su egoísmo. El encantamiento había terminado y ahora la veía como a una antipática desconocida con la que me había unido indisolublemente en un momento de locura»3.

Al enfriamiento de los afectos, se pueden unir todo tipo de violencias. Cuando uno presencia la quiebra de un matrimonio, quizá se pregunte: ¿Cómo es posible que dos personas que un día se quisieron tanto se torturen ahora de ese modo? En el fondo, se odian porque se siguen queriendo. A nivel meramente afectivo, amor y odio son el anverso y reverso de la misma moneda. «Quienes se pelean se desean», dice el refrán. Bien lo entendió una mujer que, arrepentida tras su divorcio, afirmó: «Si hubiera sabido que le quería tanto, le habría querido un poco más…».

Si un matrimonio se desmorona, conviene también preguntarse: ¿Cómo se podría haber evitado? Es ciertamente una cuestión compleja. Ya he señalado que el éxito del matrimonio depende de la capacidad de comunicar y de amar de verdad. Excede mi actual propósito hacer un análisis del amor verdadero, esa mezcla de capacidad de sacrificio (obras de entrega facilitadas por una gran capacidad afectiva), de libertad interior, de desprendimiento y de rectitud de intención (propios de personas que han madurado humana y sobrenaturalmente). En términos más generales puedo decir que, en la raíz de todo mal moral, encontramos siempre tres posibles causas entremezcladas: mala voluntad (no querer), ignorancia (no saber), e incapacidad (no poder). Al revés, para amar de verdad, hacen falta tres cosas: idoneidad y gracia de Dios (poder), buena voluntad (querer) y formación (saber).

Un matrimonio no funciona si hay una incapacidad insuperable en uno de los cónyuges. Además de capacidad, se precisa buena voluntad y conocimiento de los medios para aprender a amarse y a entenderse. En la práctica, rara vez se da sólo uno de los tres elementos. Casi nunca es blanco o negro; suele ser más bien gris, una mezcla de los tres elementos. De todos modos, de cara a buscar soluciones ante un fracaso matrimonial, podemos diseccionar el problema considerando los tres elementos por separado.

Si existiese una incapacidad insuperable, ya existente en el momento en que se contrajo matrimonio, éste será nulo. Cuando se introduce un proceso canónico de nulidad, se investiga la posibilidad de que, cuando se casaron, faltara un requisito esencial de cara a la validez del contrato, por ejemplo una seria falta de libertad o de madurez psíquica de uno de los contrayentes. Hay personas divorciadas que se muestran reticentes a iniciar dicha investigación, incluso si ya han atentado un nuevo matrimonio (civil). En el fondo, tienen un comprensible miedo a revivir las antiguas heridas. Conviene, sin embargo, animarles a hacerlo. No sólo por las posibilidades de regularizar su situación de cara a la Iglesia, a la sociedad y a su propia conciencia, sino también porque, ligándose a otra persona, están quebrantando la promesa más solemne que han hecho en toda su vida. Si son honestos, querrán saber si aquel primer vínculo fue válido o nulo.

Si el problema es de ignorancia, habría que acudir a un buen asesor matrimonial —médico, psicólogo o sacerdote— capaz de ofrecer los consejos y las terapias pertinentes. El deterioro de un matrimonio siempre es paulatino. Cuanto antes se tomen medidas, mejor. Por desgracia, la gente suele pensar que no necesita formarse en este terreno, como si uno naciera sabiendo ya cómo se lleva bien una relación matrimonial. Si surgen problemas, cierta soberbia —y un respetable pudor por no airear las desavenencias matrimoniales— les lleva a no pedir ayuda. Me ha llamado siempre la atención que, cuando uno propone organizar un cursillo de orientación conyugal, casi nadie se da por interesado, como si el hecho procurarse una mayor formación en este ámbito tan importante significase reconocer que las cosas no van bien. He visto tantas veces que un cónyuge afirma que todo va bien una semana antes de que el otro se presente en casa con una citación del abogado…

Lo que más difícil solución tiene es falta de (buena) voluntad. Es éste un problema que sólo los interesados pueden remediar. Si no quieren, nada se puede hacer. Sin embargo, lo que prometieron solemnemente el día de su boda fue precisamente que, independientemente de los problemas que encontrasen en el futuro, nunca tirarían la toalla; prometieron que siempre seguirían esforzándose por solucionar sus desavenencias…

En conclusión, siempre existe una solución. Si hay incapacidad, se puede demostrar la nulidad del matrimonio. Si el deterioro de la convivencia se debe a un problema de ignorancia y/o de falta de voluntad, aunque la solución sea ardua, se puede poner remedio. Si algo se ha torcido, se puede volver a enderezar. En la práctica, son pocos los que están dispuestos a luchar por enderezar lo que se torció. Quizá por lo mucho que han sufrido. Hay que ser muy virtuoso para acometer esa empresa. Hablando con personas a punto de tirar la toalla, si les hablas, por ejemplo, del daño que causarán a sus hijos si se divorcian, te suelen decir que éstos también sufrirán igualmente si continúa la convivencia. Es como si se obligasen a elegir entre dos posibilidades negativas, como si estuviesen atrapados por la fatalidad. Olvidan que, a la fatalidad, pueden contraponer la creatividad. Olvidan, en definitiva, que siempre existe una tercera posibilidad positiva: no darlo nunca por perdido, luchar para arreglar las desavenencias, aprender a entenderse y a amarse. Si en vez de pensar sólo en cómo dejar de sufrir ellos mismos, les preocupase realmente el bienestar de sus hijos, se esforzarían más por encontrar soluciones a sus problemas de convivencia.

5) Cónyuge abandonado

Lo más delicado del matrimonio es quizá que cada cónyuge depende plenamente de la voluntad del otro. Uno está a la merced del otro. Si uno decide, por ejemplo, ser infiel, el otro está vendido. Esa es precisamente una de las razones por las que el vínculo matrimonial sea tan absoluto: es un modo de defender a cada contrayente ante la posible futura arbitrariedad del otro. Cada contrayente promete solemnemente que, pase lo que pase, no abandonará al otro. Para reforzar esa promesa, ambos saben que si, en el futuro, uno no la cumple, no se puede romper el vínculo. Suceda lo que suceda, seguirán siendo marido y mujer mientras vivan. Es posible que la situación se haga insostenible, hasta el punto de que sea conveniente una separación temporal o definitiva, pero el vínculo que les une seguirá estando vigente.

El carácter absoluto del vínculo matrimonial proporciona seguridad. Quizá por esa razón, en lugares donde la infidelidad y el divorcio se han disparado, surge un creciente interés hacia el matrimonio tal como lo entiende la Iglesia. Como decía un periodista francés, «el matrimonio es un oasis de seguridad en el desierto de los equívocos»4. Recuerdo un programa de televisión en el que se preguntaba a unos novios por qué deseaban casarse por la Iglesia. La novia respondió: «Mi novio ha sido sincero y me ha contado que ya ha salido con dieciséis chicas... Yo soy, por tanto, la número diecisiete... ¿Quién me dice que soy la definitiva? Por eso queremos aferrarnos a algo estable... Tiene que haber algo absoluto en nuestro matrimonio».

De todos modos, hay que reconocer que la indisolubilidad es un arma de doble filo. Por una parte, protege ante las veleidades futuras, pero, por otra parte, observo dos inconvenientes. En primer lugar, entre católicos coherentes, sabiendo que el divorcio está excluido, uno de los cónyuges podría dejar de esforzarse por combatir sus defectos; sabe que su esposo o esposa no le va a abandonar y se aprovecha. En segundo lugar, si a pesar de haberlo prometido solemnemente, uno de los cónyuges no cumple su promesa de fidelidad, deja muy desprotegido al cónyuge abandonado (más aún en nuestros días, puesto que las leyes civiles tienden más a facilitar el divorcio que a proteger el vínculo matrimonial).

Teniendo en cuenta esa desprotección, la indisolubilidad del vínculo puede parecer injusta. ¿Por qué seguiría obligado a la fidelidad, por ejemplo, el cónyuge maltratado o abandonado? Ante todo, habría que responder diciendo que eso es precisamente lo que ambos cónyuges pactaron al casarse: que ninguno de los dos, haga lo que haga en el futuro, podrá romper el vínculo. Entonces, si de hecho hay gente que quebranta tales promesas, en cuyo caso el cónyuge abandonado queda en una situación lamentable, podemos preguntarnos de nuevo si realmente vale la pena prometer algo tan absoluto. ¿No será todo esto un argumento a favor del divorcio? Sí y no. Se entiende que haya moralistas que, en el caso de abandono que venimos considerando, hayan intentado introducir la posibilidad de un segundo matrimonio. Dicen que se trata de un caso de “muerte moral” equiparable al caso de “muerte física”. Intentaré defender la tesis contraria.

La situación en la que queda el cónyuge abandonado es terriblemente injusta, pero pienso que dicha injusticia no favorece sólo la tesis del divorcio, sino también la tesis de la indisolubilidad. En efecto, ese argumento divorcista tiene doble filo; se le puede dar la vuelta: precisamente por la gran injusticia que padece el cónyuge abandonado, habría que imponer legalmente la fidelidad. El divorcio siempre es un mal que hay que evitar a toda costa poniendo toda la carne en el asador. Casarse siempre es un riesgo, porque la libertad siempre conlleva riesgos. Pero cuanto menos absoluto sea el vínculo contraído, mayor será el riesgo de que el matrimonio fracase. La experiencia muestra que hay más fracasos si, como sucede en el concubinato y en el actual matrimonio civil, se deja una puerta abierta a una posterior ruptura del vínculo. En cambio, en el vínculo indisoluble, si el cónyuge tentado de quebrantar su promesa matrimonial recuerda que su infidelidad no exime al otro del deber de fidelidad, es muy posible que se lo piense dos veces antes de culminar su infidelidad. Si considera la gran faena que le va hacer al otro, es muy probable que dé marcha atrás. Y si de hecho le abandona, su conciencia no se lo perdonará jamás. Siempre me ha impresionado la diligencia con la que el cónyuge infiel intenta que el cónyuge abandonado encuentre pareja. ¿No será para que no le remuerda tanto la conciencia? Y quienes hacen apología del divorcio o promueven leyes divorcistas, ¿no será para dar carta de normalidad a sus desatinos?

Sería ingenuo si no fuera consciente de que la fidelidad requiere a menudo grandes sacrificios. Sé que hay situaciones muy dolorosas en las que no basta con tener buena voluntad: se requiere, además, heroicidad (toda persona de buena voluntad puede contar con la ayuda de Dios para ser heroico; los cristianos contamos, además, con medios suficientes para ser santos, lo cual es mucho más que ser heroicos). Piénsese, por ejemplo, en la desastrosa situación en la que queda un varón abandonado. Más aún si, como suele ser el caso, ni siquiera recibe la custodia de sus hijos. Si alguien no es capaz de tal heroicidad, lo comprendo, aunque no lo apruebo. He conocido a personas admirables que han sabido ser fieles a un cónyuge impresentable o enfermo. A veces pienso que no es una misión de poca monta el cuidar de un ser humano durante toda una vida con el fin de evitarle mayores males. Es una misión de altísima dignidad seguir siendo fiel a un cónyuge que, de otro modo, terminaría sus días en una institución psiquiátrica o borracho perdido…

La misma admiración merece el cónyuge abandonado que evita nuevas relaciones. Recuerdo el caso de una mujer que, tras la marcha de su marido, para no poner en peligro su fidelidad, ni siquiera acudía a bailes al aire libre en las fiestas de su pueblo. Por lo demás, es bastante conocida la anécdota de una mujer francesa —casada y después abandonada por un famoso comunista—, que durante más de treinta años siguió siendo fiel a su marido para no obstaculizar su posible regreso. Un día, ese hombre, que a su vez había sido abandonado, pasó cerca de la antigua casa familiar y se decidió a entrar para saludar a su primera mujer. Le sorprendió la alegría con que ella le recibía, pero, viendo que la mesa estaba preparada para dos personas, hizo ademán de marcharse. «Quédate por favor a comer —le dijo ella—: llevo más de treinta años preparando todos los días para ti un plato de más».

6) La importancia del clima social

El deber de fidelidad por parte del cónyuge abandonado no es sólo hacia el cónyuge infiel, sino también hacia todos los demás matrimonios. Siendo fiel en el propio matrimonio, especialmente cuando surgen dificultades, se está apoyando a todos los demás matrimonios del entorno. Al revés, cuando alguien tira la toalla, de algún modo está perjudicando a todos los demás. Ya vimos que la indisolubilidad es un arma de doble filo. Si se devalúa el compromiso, se fomenta la infidelidad.

Basta con mirar la evolución de los últimos años. Hace unos decenios los divorciados eran una gran excepción. Si perseveraban no era sólo gracias a sus buenas disposiciones, sino también gracias al apoyo que recibían de su entorno familiar y social. Hoy en día, más todavía en las grandes ciudades, sucede lo contrario. Como contra argumento simplón, se dice que antes había mucha hipocresía: que la gente no se divorciaba pero que en muchas familias había discordias. La verdad es que siempre ha habido desavenencias, incluso en las mejores familias. Pero si, ante las dificultades, se ha dejado una puerta abierta, es muy grande la tentación de abandonar el empeño por resolver los problemas.

En todo caso, me parece una demagogia poner el acento en los problemas de matrimonios fieles y olvidar los terribles disgustos que se llevan quienes deciden divorciarse. Las injurias entre esposos pueden ocurrir en cualquier matrimonio, pero también es verdad que esas injurias se intensifican cuando uno de los cónyuges amenaza al otro con incoar un proceso de divorcio. Cuando se sinceran, todos los divorciados coinciden en decir que los trámites del divorcio fueron el peor trago de su vida. Y si son todavía más sinceros —lo he visto tantas veces—, deploran haberse divorciado.

Cuando se debatía en España la ley del divorcio, recuerdo que una persona de un pueblo navarro me dijo: «Si aprueban esa ley, aumentará el número matrimoniales rotos; mira, en mi pueblo, si a un hombre casado se le ocurriera hacer el tonto con otra mujer, no lo haría porque sus hijos le molerían a palos; pero si sale esa ley, llegará un día en que incluso a la gente de mi pueblo le parecerá muy normal que alguien tenga la “valentía” de “liberarse” de su mujer o de su marido». Ha sido profético.

¡Qué importante es fomentar un clima social que apoye el compromiso matrimonial! Me han hablado de una película italiana (“Casomai” de 2001), en la que se pone de manifiesto que muchos fracasos matrimoniales se originan más por culpa del entorno que por culpa de los esposos. Dicha película narra una boda en la que el sacerdote, por motivos pedagógicos, inicia una conversación con todos los asistentes, invitándoles a comprometerse en apoyar la fidelidad de los contrayentes. Uno tras otro protestan. Se levanta, por ejemplo, uno que dice que no se puede comprometer porque es un abogado experto en procesos de divorcio. Al final el sacerdote dice que entiende esos alegatos, pero pide a todos los asistentes a la boda que se salgan de la iglesia mientras los novios pronunciarán su promesa matrimonial. No es mala pedagogía.

Más que nunca, hacen falta hoy en día modelos de fidelidad matrimonial. Por esa razón, termino traduciendo unas declaraciones que hizo una señora a un periódico holandés5 cinco años después de haber sido abandonada por su marido (un tal Rob). Me impresiona la coherencia de su testimonio:

«Ningún funcionario puede invalidar la promesa que, ante Dios, hice a mi marido. Además, los hijos tienen derecho a un padre que siga perteneciendo a la familia; si no, viven en continua división.

Cuando Rob quiso divorciarse, le acompañé al juzgado, porque pensé que también en esos tiempos difíciles tenía que estar junto a él y que lo nuestro no se podía resolver de cualquier manera. Si no lo hubiese hecho así, la sentencia de divorcio habría sido automática. Cuando se me preguntó si quería divorciarme, dije que no. Le dije al juez: “Si mi marido quiere su libertad, se la doy, pero que yo no quiero divorciarme”. Siempre he seguido esa misma pauta: él es y sigue siendo mi marido. Eso ha contribuido a que sigamos siendo amigos, a que no nos enfrentemos. Por ejemplo, cuando venía y se iba de paseo con los hijos, yo le acompañaba. Los hijos necesitan sentir que sus padres están unidos, que papá sigue siendo de la familia, aunque “algo” haya cambiado. Eso le ha dado mucha estabilidad.

Además, me casé por la Iglesia: me casé ante Dios. Es una relación triangular. La promesa que hice entonces a mi marido se la hice también a Dios. Y también Dios nos prometió fidelidad. Eso ha sido mi mayor apoyo. Yo hago mi parte y sigo siendo fiel. Desde luego, eso me hace sufrir. Y es que si, por ejemplo, salimos juntos o participamos en una fiesta escolar de los hijos, eres de nuevo como una familia, pero sabes que después te volverás a separar. Eso duele mucho. En esos momentos pedí al Señor que me ayudara a aguantar el tirón… Mira, se dice a menudo que tanto el padre como la madre tienen derecho a sus hijos, pero más bien son ellos nuestra responsabilidad y son ellos los que tienen derecho a sus padres, y no del modo que a nosotros nos convenga, sino del modo que ellos necesiten.

Gracias a Dios, nuestros hijos se sienten incluso privilegiados. Dicen: “papá ya no vive en casa, pero ahora hemos recibido a Dios en su lugar”. La verdad es que, durante todo este tiempo, Dios ha sido nuestra única fortaleza. Se ha metido muy hondo en nuestras vidas. Yo y mis hijos sabemos ahora que, pase lo que pase, lo superaremos. Fue duro al principio. Yo sabía el tipo de vida disoluta que llevaba Rob, pero, cuando venía a casa, yo hacía la vista gorda. A menudo me decía a mí misma: “lo que haces por él, lo haces también por Jesús en él”. Si no llega ser por eso, hay momentos en los que no aguantaría, como cuando, sabiendo que viene a casa, cocino algo para él y no se queda a comer.

Nunca he hablado mal de él ante los hijos, aunque hay cosas que ellos mismos ven, por ejemplo que vive con otra. A mis hijos les digo que también yo cometo faltas, que no todo es culpa de Rob. También a éste le reconocí mis fallos, en una carta larga en la que le pedí perdón. Me costó lo suyo escribirla. Nunca me respondió pero en todo caso lo sabe.

Entretanto, Rob se ha vuelto a casar. En contrapartida, veo que se siente cada vez más a gusto en casa. Viene a menudo por las tardes y, cuando los niños se han acostado, se queda un rato conmigo. Vemos algo en la televisión o charlamos con toda normalidad. Puedo ahora decirle cosas sobre la familia y los hijos que nunca pensé que podría decirle. Y ante ellos ha reconocido que se equivocó...».

----------------------
1. Mat. 19, 10.
2. Empleo a propósito la palabra “cónyuge”, a pesar de ser menos usual. Evito la palabra “pareja” (del inglés “partner”) porque ésta última contribuye quizá a la confusión que reina hoy en día. Se habla, en efecto, de pareja para denominar cualquier tipo de uniones: novios, casados, concubinos de todo tipo y unión entre personas del mismo sexo.
3. E. Vaugh, Retorno a Brideshead, Tusquets, Barcelona 1993, p. 18.
4. Denis Tillinac en Le Figaro Magazine de marzo 1990.
5. En Katholieke Nieuwsblad del 1 de noviembre de 1988

----------------
Comentarios al autor: P. Michel Esparza
michel.esparza@gmail.com

Comentarios al monitor del foro: Xavier Villalta
xvillalta@catholic.net


Participación en el foro:

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?




....



Con esta lección termina el curso en línea "Catequesis básica para padres", agradecemos a todos los alumnos su participación y esperamos que este curso haya servido para su formación.

La siguiente entrega serán los requisitos e instrucciones para recibir el Diploma de participación.

Te recomendamos que completes todas las tareas en los foros para poder obtener el Diploma
maría eugenia
Moderador Staff
 
Mensajes: 45
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor saysa » Mié Mar 21, 2012 6:53 pm

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?
Porque la promesa de amor, que se hizo en el altar fue ante Dios, y por nuestra Fe, deberíamos reconocer que Él es el primer interesado en dar una solución efectiva y que nos eleve a ser mejores personas, por tanto dispondrá la creación entera para regresarnos al camino. La solución que propongo es de ser muy honestos, de hablar de sus proyectos de vida, de sus expectativas en la relación, de no hacer caso a los ‘supuestos’ que hacen tanto daño, si una vez se amaron, aunque fueran muy inmaduros, aunque la persona ahora muestra facetas desconocidas e insoportables, todos somos Hijos de Dios, hay bondad en nosotros y todos somos dignos de amar y ser amados. Pongámonos en manos de Dios, Él que inspiró amar y prometer amor nos ayudará a restaurar la situación para su mayor Gloria.
2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
Porque te vuelves carne de su carne, eres uno con esa persona, así como tu hijo o tus padres están ligados a ti por su afinidad familiar, tu cónyuge tiene un vínculo sagrado contigo.
3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
Porque legitiman lo anti-natural. Afecta la estabilidad emocional de todos los involucrados (esposos e hijos), permite repetir el hecho cuantas veces lo quiera, pues no hay límite; nos familiariza con el divorcio, y de ser tan frecuente se vuelve una opción para otras familias en crisis. Las leyes que buscan el bienestar de la sociedad, deberían proteger la base de una civilización en armonía: la familia, no facilitar su destrucción.
4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Tal vez, extenderlo y hacer “Catequesis para Padres II”

Este curso fue muy especial, me hice una expectativa, de que me enseñarían a orientar a mis hijos en la Fe católica, cómo hablarles; sin embargo, lo que encontré fue por muchísimo mejor, más edificante y fructífero para mi hogar, yo no podía enseñar lo que no entendía: una Fe desde la razón, una Fe imbatible antes los argumentos de otras religiones, una Fe que me lleve a procurar un amor conyugal y a defender el vínculo del matrimonio. Gracias P. Michael Esparza, Dios le bendiga por su donación y entrega, porque sin conocernos nos dio tanto.
saysa
 
Mensajes: 10
Registrado: Lun Ene 30, 2012 10:52 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Aliciaec » Mié Mar 21, 2012 10:36 pm

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?
La indisolubilidad del matrimonio responde al plan original de Dios para con los hombres, por lo tanto, el divorcio no sólo es nocivo para los hijos, sino también para los propios cónyuges. La mayoría de los conflictos en el matrimonio son originados por la falta de comunicación debido a que no saben dialogar, es necesario aprender a hacerlo (dialogo) si al principio no hay éxito hay que intentarlo una y otra vez hasta perfeccionar la calidad del dialogo.


2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
Las sagradas escrituras dice: "Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (cf Gn 2,18-25). Que esto significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador: "De manera que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6). Es por ello que es absurdo decir mi exmujer o mi exmarido.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
Los primeros afectados son los hijos, pues la mayoría de las veces ven como única solución la disolución del matrimonio esto a la vez el divorcio se convierte en ellos como algo hereditario. Pues es el único patrón aprendido.
Y resulta más dañino todo el proceso de divorcio que la misma relación conflictiva de la pareja durante el matrimonio. Pero ninguna ley agota todo el recurso para poder salvar la relación, como son las terapias en las que se aprendiera a comunicar.


4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Pues no hay nada que agregar, estoy muy agradecida por sus enseñanzas y la vez orgullosa de ser católica, pues es la verdadera iglesia fundada por Cristo y la única que respeta los valores cristianos, y los sacramentos instituidos por Dios mismo.
Dios los bendiga y siga derramando sus dones en ustedes
Desde Coatzacoalcos, Ver. Mex.
aliciaec
Aliciaec
 
Mensajes: 8
Registrado: Mié Feb 01, 2012 10:42 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor lurig6r » Jue Mar 22, 2012 8:52 am

1)¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?
Creo que el divorcio no es la mejor solucion para la crisis matrimonial; aún sabiendo que el matrimonio ante Dios es indisoluble .Pienso que con una buena comunicación entre cónyugues y con un asesor espiritual se podrian evitar los divorcios .

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
"Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (cf Gn 2,18-25).
Esto significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador: "De manera que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6). Es por ello que es absurdo decir mi exmujer o mi exmarido.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

Resulta dañino todo el proceso de divorcio que la misma relación conflictiva de la pareja durante el matrimonio. Las personas que se divorcian una vez quieren hacerlo nuevamente y otra vez y esta opción se vuelve frecuente ; yo pienso que debemos tomar decisiones serias y no debemos agotar los recursos para salvar un matrimonio .

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
No tengo sugerencias . Quiero agradecerles y felicitarlos por este Curso que ha incrementado nuestra Fé católica
Dios los bendiga .
LUPE RIVERA GONZALES
PERU
Avatar de Usuario
lurig6r
 
Mensajes: 79
Registrado: Mar Sep 29, 2009 7:42 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor MARIAANGELES RAMIREZ » Jue Mar 22, 2012 9:37 am

1.-¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales?

R=Dios ha instituido el Sacramento del Matrimonio para la realización plena del hombre ( varón y hembra), dicha realización implica esfuerzo, dedicación, trabajo, obligaciones, felicidad y por que no también problemas, el hecho de la indisolubilidad
es necesario ya que el matrimonio es similar a una gran empresa, sin leyes y reglamentos se viene abajo, actualmente el vida light, nos invita a no esforzarnos ni a luchar contra corriente, los problemas maritales siempre tendrán una solución e incluso una reparación, con la sugerencia de algunas soluciones como la comunicación en todo momento, el ponerse de acuerdo en las soluciones de algunos conflictos, en la coherencia personal, laboral y social, en retornar al amor primero de nuestro noviazgo, yo siempre he pensado que toda unión matrimonial no ha sido por coincidencia, sino el primer encuentro siempre ha sido por amor y sobre todo pedir ayuda espiritual, recurrir al santísimo en pareja y sobre todo el diálogo reflexivo.
2.-¿Porqué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido", que de "ex-hijo"?
R=Los que se expresan así, no han tomado a conciencia el vínculo sacramental, "lo que Dios ha unido no lo separe el hombre",el matrimonio transforma dos en una sola carne, así como el hecho de la paternidad nos une no sólo física sino espiritualmente a los hijos, los lazos espirituales son tan importantes que si no los tomáramos en cuenta, serían las familias como unos conjuntos de desconocidos, carentes de amor, fraternidad,consuelo,consejo, etc.,El vínculo sacramental es un sello indeleble, que el mundo actual trata de borrar cada día inventando más cosas absurdas.
3.-¿Porqué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
R=La familia es la base de la sociedad, y por desgracia a nuestras autoridades civiles de todo tipo actuales les conviene que tengamos una sociedad carente de bases firmes, familias desunidas,o en ruptura, favorece sociedades frágiles, presas fáciles de cambios intempestivos que afectan radicalmente a nuestra sociedad, el divorcio siempre traerá consecuencias y los más afectado serán siempre los hijos, los cuales crecerán en ambientes distorsionados y carentes de veracidad y coherencia, des afortunadamente esos hijos, si no se encuentran soluciones para este grave problema,repetirán la historia de sus padres y será una cadena repetida de problemas sociales.
4.-¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
R= Quizá temas relacionados con la educación a los hijos de acuerdo a sus edades, en el lugar donde vivo, hay mucha incidencia de problemas con los hijos casados e incluso que ya tienen sus propios hijos, yo pensaba que al casarse los hijos, los problemas venían a menos, pero en mi entorno parece ser que cada vez son más frecuentes e intensos, por supuesto con sus graves consecuencias, les agradezco de infinito este maravillosos curso, he aprendido cosas nuevas, he renovado mi pensar, pondré todo de mi parte para hacer de este aprendizaje vida nueva, y les deseo que Dios les bendiga abundantemente, por compartir sus conocimientos, asimismo les pido sus oraciones a todos los hermanos del curso para que Dios bendiga a todos los matrimonios en conflicto, les dé sabiduría e inteligencia para resolver sus conflictos, muchas gracias.
MARIAANGELES RAMIREZ
 
Mensajes: 79
Registrado: Sab Ene 21, 2012 8:26 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor veracruz20032001 » Jue Mar 22, 2012 9:42 am

Participe con mucho animo en su foro, Pero en esta ultima entrega, tocaron un tema en el cual estoy mas que involucrado, y como lo pense mientras escribo estas lineas, sera mi examen reprobado de acuerdo a el punto de vista que puso Michel Esparza,
Antes que nada se me hizo ofensivo el hecho de que de calificativos sobre todo de persona inteligente a solo aquellos que declaren que pensar como es los hace inteligentes. Para empezar no pienso como esta persona y tengo un coeficiente de 160 asi que no tengo retrazo mental, tuve menciones honorificas en mi desempeño academico, asi que hice valdio el valor de mi coeficiente intelectual, en mis trabajos profesionales e sido sobre todo honesto y e dado lo mejor de mi con multiples diplomas que avalan para la mediatris de mis jefes. Por lo tanto repruebo la forma de atacar porque es atacar a las personas al clasificarlas solo porque no pienso igual. ( Que rapido se les olvida a los catolicos que fueron perseguidos por sus creencias, y luego cuando son la religion oficial, se olvidan y entonces atacan a los que no piensan como ellos, pero cuando fueron minoria cuando fueron perseguidos, pedidan clemencia y sobre todo pedian respeto a sus creencias y sobre todo pedian ecuanimidad, pedian respeto. Y LO QUE ESTA DEMOSTRANDO ES LA FALTA DE RESPETO SOLO PORQUE NO PENSAMOS IGUAL QUE EL.

2.- SOBRE PORQUE DECIMOS EX MUJER EX MARIDO Y NO EX HIJOS, ES PORQUE LOS DOS PRIMEROS, ANTES DE CONOCERSE NO TENIAN NINGUN VINCULO ( VER EL SIGNIFICADO DE VINCULO) Y SOBRE LOS HIJOS TIENEN NUESTRO ADN POR LO TANTO AHI SI ES INDISOLUBLE. AHI HABLARE DE LO QUE EN UNA OCACION COMENTE CON UNA PAREJA CUANDO ME RECLAMO EL PORQUE LE TENIA MAS CONFIANZA A MI HIJA QUE A ELLA. "Tu ayer no eras mi mujer, no se si lo seguiras siendo mañana, Pero mi hija desde su nacimiento es Mia, lo es hoy y lo seguira siendo mañana. La indisolubilidad mas bien debe de ser tomada en cuestion de tiempo. Algo indisoluble, Nace indisoluble, se mantiene indisoluble hoy y seguira de igual forma siendolo mañana. Si por alguna causa se disuelve en algun instante, demostro la falsedad en el termino.

3.- No hacen daño porque cuando algo esta podrido lo que hacemos para salvar a las demas especies que estan ahi, la quitamos, o que si tu vez en un manzanar un arbol infectado, es cierto primero tratas de curarlo, pero si esto no es posible por el bien de muchos, lo sacrificas. Ademas no haces lo mismo cuando tienes un animal con rabia no lo sacrificas para que no contamine. No era la razon que daban los inquisidores cuando sacrificaban a un reo y decian que era por el bien de la comunidad. Entonces pregunto porque se cierran a que es benigno el mantener un vinculo que no es sano que daña a los hijos (cuando el matrimonio se deteriora, afloran insultos, engaños, golpes y hasta daño grave) el que los niños y jovenes vean que sus dos seres mas queridos despues de haberles dado amor, vean como se hacen daño, solo por el hecho de mantener un vinculo roto.


4.- Ser mas abiertos, y sobre todo vincular los temas a los Resolutivos del Consilio Vaticano II, ya que muchos son pragmaticos y mas aun faltos de promocion en muchos de los cristianos (no me gusta llamarnos catolicos ya que esto significa universal, y fue creado el termino cuando era menos universal, ya que solo Francia, Italia y España tenian esta creencia religiosa. Obviando al resto del mundo que no la practicaba o reconocia al Papa como jerarca o guia espiritual).
Ademas que ahi existen resolutivos a muchos de los temas aqui mostrados y que no necesariamente son promovidos por los obispos y sacerdotes por que no son de su punto de visto o bien no van acorde con su forma de mostrar la religion
veracruz20032001
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Ene 20, 2012 8:22 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor oscarsan » Jue Mar 22, 2012 10:09 am

) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?
El mismo hecho de ser participar de un plan amoroso, que la pareja pretenden socializar en su vida en común, unidad e indisolubilidad del matrimonio responde al plan original de Dios para con los hombres, por lo tanto, el divorcio no sólo es nocivo para los hijos, sino también para los propios cónyuges. La mayoría de los conflictos en el matrimonio son originados por la falta de comunicación debido a que no saben dialogar, es necesario aprender a hacerlo (dialogo) si al principio no hay éxito hay que intentarlo una y otra vez hasta perfeccionar la calidad del dialogo.Y divorcio queda en el plano humano el estado de incisiòn dejar que lo humano separe el vinculo de amor.


2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
Las sagradas escrituras dice: "Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (cf Gn 2,18-25). Que esto significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador: "De manera que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6). Es por ello que es absurdo decir mi exmujer o mi exmarido.

La expresiòn ex, se mantiene como lejano como que fue y paso, y nada se induce en la vida pasada, en lo que es nuestro desarrollo como persona, queda absurdo el decir ex, como que no estuviera comprometida (o) lo que se desea manifestar es el hecho de la sociedad conyugal para toda la vida, hasta que la muerte los separe.


3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
Los primeros afectados son los hijos, pues la mayoría de las veces ven como única solución la disolución del matrimonio esto a la vez el divorcio se convierte en ellos como algo hereditario. Pues es el único patrón aprendido.
Y resulta más dañino todo el proceso de divorcio que la misma relación conflictiva de la pareja durante el matrimonio. Pero ninguna ley agota todo el recurso para poder salvar la relación, como son las terapias en las que se aprendiera a comunicar.

Porque se incurre en intereses particularista y no se entiende el salvaguardar la igualdad y la manifestaciòn de los valores del reino de Dios " si Jesùs es parte de una cultura con leyes y lo dice no he venido a dañar la ley sino a darle plenitud" pero nosotros no hemos entendido el origen y la finalidad de la ley.


4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Pues no hay nada que agregar, estoy muy agradecidO por sus enseñanzas y la vez orgullosa de ser católica, pues es la verdadera iglesia fundada por Cristo y la única que respeta los valores cristianos, y los sacramentos instituidos por Dios mismo.
Dios los bendiga y siga derramando sus dones en ustedes
Me siento muy conmovido no haber participado desde el inicio en un 100% porque no contaba con una buena señal de este medio de comunicaciòn, pero el leido los temas y muy bueno y fortalece la formaciòn humana y espiritual

Oscar Santiana
ECUADOR - COTALO
oscarsan
 
Mensajes: 14
Registrado: Jue Ene 12, 2012 3:53 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor oscarsan » Jue Mar 22, 2012 10:10 am

oscarsan escribió:) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?
El mismo hecho de ser participar de un plan amoroso, que la pareja pretenden socializar en su vida en común, unidad e indisolubilidad del matrimonio responde al plan original de Dios para con los hombres, por lo tanto, el divorcio no sólo es nocivo para los hijos, sino también para los propios cónyuges. La mayoría de los conflictos en el matrimonio son originados por la falta de comunicación debido a que no saben dialogar, es necesario aprender a hacerlo (dialogo) si al principio no hay éxito hay que intentarlo una y otra vez hasta perfeccionar la calidad del dialogo.Y divorcio queda en el plano humano el estado de incisiòn dejar que lo humano separe el vinculo de amor.


2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
Las sagradas escrituras dice: "Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (cf Gn 2,18-25). Que esto significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador: "De manera que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6). Es por ello que es absurdo decir mi exmujer o mi exmarido.

La expresiòn ex, se mantiene como lejano como que fue y paso, y nada se induce en la vida pasada, en lo que es nuestro desarrollo como persona, queda absurdo el decir ex, como que no estuviera comprometida (o) lo que se desea manifestar es el hecho de la sociedad conyugal para toda la vida, hasta que la muerte los separe.


3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
Los primeros afectados son los hijos, pues la mayoría de las veces ven como única solución la disolución del matrimonio esto a la vez el divorcio se convierte en ellos como algo hereditario. Pues es el único patrón aprendido.
Y resulta más dañino todo el proceso de divorcio que la misma relación conflictiva de la pareja durante el matrimonio. Pero ninguna ley agota todo el recurso para poder salvar la relación, como son las terapias en las que se aprendiera a comunicar.

Porque se incurre en intereses particularista y no se entiende el salvaguardar la igualdad y la manifestaciòn de los valores del reino de Dios " si Jesùs es parte de una cultura con leyes y lo dice no he venido a dañar la ley sino a darle plenitud" pero nosotros no hemos entendido el origen y la finalidad de la ley.


4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Pues no hay nada que agregar, estoy muy agradecidO por sus enseñanzas y la vez orgullosa de ser católica, pues es la verdadera iglesia fundada por Cristo y la única que respeta los valores cristianos, y los sacramentos instituidos por Dios mismo.
Dios los bendiga y siga derramando sus dones en ustedes
Me siento muy conmovido no haber participado desde el inicio en un 100% porque no contaba con una buena señal de este medio de comunicaciòn, pero el leido los temas y muy bueno y fortalece la formaciòn humana y espiritual

Oscar Santiana
ECUADOR - COTALO
oscarsan
 
Mensajes: 14
Registrado: Jue Ene 12, 2012 3:53 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor gerastarman » Jue Mar 22, 2012 10:37 am

Saludos a todos , bendiciones.
A la primera preguta , es difícil encontrar algo que agregar al tema pero sería bueno pensar que el divorcio ademas de lo ya expuesto , coloca a los cónyuges en una espiral de enredos y confusión que solo sirven para acrecentar el ya de por sí complicado asunto de romper una relación que se asumía permanente.
Si en principio tomamos la decisión de Santificar nuestra relación con un Sacramento , debemos entender entonces que es necesario en estos momentos de crisis hacer a semejanza de DIOS , quien cuando nos vió caer en el pecado no destruyó a su creatura , sino que tomó la decisión de agotar todo recurso para salvarla.
Del mismo modo es inentendible que al llevar nuestra relación de pareja al camino de la santidad por el matrimonio Sacramentado , de pronto trivialicemos esta pretendida santidad con el divorcio sería como decir que al romper el Sacframento del matrimonio tendríamos un exDIOS.
Hemos asistido en los últimos años a la conversión de nuestra sociedad a a la cultura de lo desechable , de esta manera hoy en día es común que las leyes se adapten a esta cultura haciendo todo lo posible por volver la vida cotidiana en "sencilla" mediante la facilitación de procedimientos de divorcio express , esto ya sucede en mi país , México donde es mas rápido divorciarse que abrir un nuevo negocio.
Para terminar me siento muy felíz de haber tomado este curso , solo desearía tener mas tiempo para poder leer lo que mis hermanos que participan conmigo opinan.
Todo mi agradecimiento a los organizadores y mi deseo de que esta pequeña formación catequética nos lleve a todos a construír nuestra vidas de manera mas acorde con el magisterio de nuestra Santa Madre Iglesia y en consecuencia con CRISTO.
gerastarman
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Ene 09, 2012 2:42 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Eva V Garnica » Jue Mar 22, 2012 10:45 am

¿CÓMO ARGUMENTARÍAS QUE EL DIVORCIO NO ES LA MEJOR SOLUCIÓN PARA LAS CRISIS MATRIMONIALES? ¿QUÉ OTRAS SOLUCIONES PROPONDRÍAS A LOS INTERESADOS?

En nuestros días, quizá sea la Iglesia Católica es la única que defiende incondicionalmente la indisolubilidad del vínculo matrimonial (esto es, que sólo la muerte puede disolver el vínculo que un hombre y una mujer han contraído válidamente). Pero hasta hace unos decenios también el matrimonio civil era «hasta que la muerte nos separe» porque la ley civil se inspiraba en la ley natural. En efecto, la indisolubilidad matrimonial no es sólo requerida por la ley eclesiástica, sino también por la ley natural.

JESUCRISTO ELEVÓ A LA DIGNIDAD DE SACRAMENTO UNA REALIDAD NATURAL PREEXISTENTE.

El divorcio no sólo es nocivo para los hijos, sino también para los propios cónyuges.

Un francés. Se había casado cinco veces y al final había descubierto que la causa de sus fracasos matrimoniales no era -como siempre había pensado- la mala suerte en la elección de su mujer. Se dio cuenta de que la causa principal de esos fracasos residía en él mismo: en su incapacidad para vencer su egoísmo y amar de verdad. «Ahora -me decía- me doy cuenta de que habría podido ser feliz con cada una de esas cinco mujeres».

El amor verdadero es comparable a un edificio de tres pisos -unión física, afectiva y espiritual- y ellos sólo se han fijado en los dos primeros y han descuidado el tercero. El sexo y el sentimiento no pueden ser un fin en sí mismos. Cuando se hacen bien las cosas, lo físico (una sola carne) potencia lo afectivo (un solo corazón), y esto a su vez facilita lo espiritual (una sola alma). Pero cuando el egoísmo impregna la relación, se desatiende la unión espiritual y tanto la unión afectiva como la unión corporal se deterioran.

Cuando uno se casa enamorado todo es posible, por que uno puede perdonar, hablar, comprender que la vida en pareja no es fácil, que se necesita tener mucha comunicación, que hay que saber ESCUCHAR para poder caminar juntos, que tenemos que guiar el barco en una sola dirección que todos podemos equivocarnos pero si nos amamos el dolor y el tropiezo puede sanar, QUE PARA CONTINUAR JUNTOS LUCHANDO POR EL SUEÑO QUE EMPEZARON A CONSTRUIR JUNTOS RECUERDEN QUE EL DÍA QUE SE CASARON LOS HICIERON TRES PERSONAS (ELLOS Y DIOS Y ASI FORMARON LA SANTISIMA TRINIDAD POR QUE YA SON TRES SINO UNA SOLA PERSONA), LO PRINCIPAL ES QUE AMBOS TENGAN CLARO Y DESEEN LO MISMO Y ESTEN DISPUESTOS A LUCHAR Y LEVANTARSE APOYANDOSE EL UNO EN EL OTRO.
QUE BUSQUEN A LA PERSONA CON LA CUAL SE CASARON LLENOS DEMUCHAS ILUSIONES QUE LA BUSQUEN EN LOS OJOS POR QUE ELLOS SON EL REFLEJO DEL ALMA Y NUNCA CAMBIAN.

¿POR QUÉ ES IGUALMENTE ABSURDO HABLAR DE "EX-MUJER" O DE "EX-MARIDO" QUE DE "EX-HIJO"?

Al casarse, se obligan libremente a contraer un vínculo tan indisoluble como el que liga, por naturaleza, a padres e hijos. Del mismo modo que yo no puedo dejar de ser hijo de mi padre, tampoco puede una persona casada dejar de ser esposo o esposa del otro cónyuge vivo.

Cada contrayente promete solemnemente que, pase lo que pase, no abandonará al otro. Para reforzar esa promesa, ambos saben que si, en el futuro, uno no la cumple, no se puede romper el vínculo. Suceda lo que suceda, seguirán siendo marido y mujer mientras vivan.


¿POR QUÉ HACEN TANTO DAÑO EN UNA SOCIEDAD LAS LEYES QUE FACILITAN EL DIVORCIO?

Cuando se debatía en España la ley del divorcio, recuerdo que una persona de un pueblo navarro me dijo: «Si aprueban esa ley, aumentará el número matrimoniales rotos; mira, en mi pueblo, si a un hombre casado se le ocurriera hacer el tonto con otra mujer, no lo haría porque sus hijos le molerían a palos; pero si sale esa ley, llegará un día en que incluso a la gente de mi pueblo le parecerá muy normal que alguien tenga la “valentía” de “liberarse” de su mujer o de su marido». Ha sido profético.

«Ningún funcionario puede invalidar la promesa que, ante Dios, hice a mi marido. Además, los hijos tienen derecho a un padre que siga perteneciendo a la familia; si no, viven en continua división.

Los hijos necesitan sentir que sus padres están unidos, que papá sigue siendo de la familia, aunque “algo” haya cambiado. Eso le ha dado mucha estabilidad.

El padre como la madre tienen derecho a sus hijos, pero más bien son ellos nuestra responsabilidad y son ellos los que tienen derecho a sus padres, y no del modo que a nosotros nos convenga, sino del modo que ellos necesiten.


¿SE TE OCURRE ALGUNA SUGERENCIA PARA MEJORAR ESTE CURSO DE CATEQUESIS?

Realmente nos es sugerencia sino más bien una requisición, que continúen con este tipo de cursos que nos enseñan mucho, nos ayudan y recuerdan muchas cosas que a veces se nos olvidan, y que necesitamos tanto.
Gracias, Dios los siga bendiciendo e ilumine su camino para que puedan ayudarnos a iluminar el nuestro.
Eva V Garnica
 
Mensajes: 8
Registrado: Lun Ene 23, 2012 9:42 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor noram » Jue Mar 22, 2012 11:01 am

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales?

Nunca me he casado, he vistos muchos matrimonios y parejas que conviven en concubinato, cuando no conocia de Dios pensaba que si un matrimonio no funcionaba lo mejor era acabar con el, pero ahora que he aprendido que me encontre con el Señor y que a medida que avanzo en mi proceso de conversion me doy cuenta de la importancia de los sacramentos en la vida de las personas y el matrimonio no es la excepcion, es una institucion en la que se pone a Dios como testigo se le invita a hacer parte de la familia que se esta construyendo, pienso que tanto el hombre como la mujer deben estar muy seguros de sus sentimientos y estar concientes del paso que se va a dar ademas todo lo que se construye en el amor de Dios tiene que prosperar es obvio que no es un camino de rosas porque toda rosa tiene sus espinas y si Dios dio ese don hay que cuidarlo y cultivarlo dia a dia, ademas el divorcio no es la mejor solucion porque se daña la espiritualidad se atan cadenas no solo a nivel personal sino a los hijos y el daño psicologico que se carga en cada integrante de la familia

¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados? buscar la ayuda donde tiene que buscar, en la oracion en los sacramentos en personas evangelizadas en las parroquias con los sacerdotes, si uno se arriesgo a vivir en matrimonio tiene que formarse espiritualizarse y tomar conciencia del compromiso adquirido antes de terminar con el matrimonio. Ademas ante todo recordar siempre que es un apostolado, que el matrimonio es una mision y que hace parte de la vida como iglesia porque la familia es una iglesia domestica

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"? Porque al unirse en matrimonio el hombre y la mujer se convierten en una sola carne (cuerpo alma espiritu) son uno solo es un contrato indisoluble como el que se tiene con los hijos, esa es la maravilla del matrimonio

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio? Porque patrocinan el facilismo de abandonar al conyuge a los hijos, y hacen perder la escencia del matrimonio, lo convierte en algo accesorio que puede ser desechado cuando a uno le provoque o cuando crea que ya la persona que tiene a lado no cumple las expectativas que se tenian al casarse

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis? Lo importante es el trabajo que ustedes realizan, es una de las paginas que mas visito fue con la que tuve mi primer contacto con el orar con la palabra y tienen unos articulos muy buenos que me han ayudado en mi proceso, con este curso abri mas mi conocimento sobre las bases y ahora que empezamos a estudiar el catecismo en nuestra parroquia con el grupo de proclamadores de la palabra al que pertenezco creo que puedo tener mas luces sobre lo que voy a estudiar, fueron temas muy claros concisos y breves, agradezco mucho a Dios por la labor evangelizadora que realizan cada dia y como dice San Pablo a Corintios ¡ay de mi si no anuncio el evangelio! o sea que todas las herramientas que podamos utilizar para ampliar nuestro conocimiento y afianzar nuestra fe bienvenidas sean QUE DIOS LOS BENDIGA POR ESTA BELLA LABOR Y QUE EL TODOPODEROSO LOS ILUMINE SIEMPRE
noram
 
Mensajes: 17
Registrado: Sab Ene 21, 2012 9:05 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Fernando_Modesto » Jue Mar 22, 2012 11:13 am

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

Que si te divorcias rompes el pacto con DIOS y el hombre no debe separar lo que DIOS ha unido en santo sacrameto.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?

Porque es un "ex" temporal, te separas mundanamente. Seguis siendo esposa, esposo, hijo, no vale aclarar esa diferencia, simplemente se hace para marcar esa diferencia y a lo mejor para sentirse libre por parte de quien lo dice.
Pienso que quien lo remarca esta perjudicando el mundo.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

Porque facilitan que la libertad se convierta en libertinaje.
Y alejan al Hombre de DIOS. Confunden la naturaleza humana.

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?

Haciendo conferencias virtuales.
Calilficando individualmente a los participantes y dando el aval eclesiastico y academico correspondiente.

Bendiciones!

Paz y Luz

Fernando
Fernando_Modesto
 
Mensajes: 8
Registrado: Dom Feb 05, 2012 12:11 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor mggh » Jue Mar 22, 2012 11:19 am

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

Todos los tipos de relaciones humanas presentan, eventualmente, crisis...y esto es debido a las limitaciones de cada individuo. El matrimonio es una relación de un hombre con una mujer, ambos débiles, defectuosos, pero con ganas de compartir la vida entre ellos. Las crisis que se les presenten deberán de resolverlas a la luz de la fe y de la inteligencia, tratando de identificar el trasfondo del problema que se presente. Por ejemplo, el trasfondo de los celos es la inseguridad, el trasfondo de la agresividad es el miedo, etc.

Yo les recomiendo que busquen ayuda de un terapeuta familiar (psicólogo) que desmenuce la situación y encuentre dicho trasfondo.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?

Porque el vínculo del matrimonio es indisoluble ante Dios (lo que quede atado en la Tierra quedará atado en el Cielo).

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

Por las graves consecuencias habidas en lo emocional, tanto en los hijos como en los esposos. Los hijos pierden la seguridad del cariño e interés de sus padres divorciados, además les costará creer en la existencia del amor sincero.

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?

Disfruté y aprendí tanto en este curso que realmente no le encuentro fallo alguno. Más bien quiero felicitar al sacerdote que nos guió e ilustró con su sabiduría y conocimientos. Ojalá tengamos muchos sacerdotes como él.

Reciban todos un abrazo desde las benditas tierras mexicanas,

Ma.de Guadalupe Garcia Hernandez
Salamanca, Guanajuato, México

P.D. ¡¡ Mañana estará aquí en Guanajuato nuestro muy querido Papa Benedicto XVI !!
mggh
 
Mensajes: 12
Registrado: Jue Dic 29, 2011 12:15 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor DORIS COMBA » Jue Mar 22, 2012 11:46 am

Buenos días y una gran bendición.
Respuestas.

1- No es la mejor solución, es la más nociva,la que va encontra de la ley de DIOS, La que nosotros los católicos no debemos utilizar,a no ser que el matrimonio lo hayan contraido personas no católicas o que no tenían el menor conocimiento de nuestra religión,que no conocian que es un sacramento indisoluble, que cuando pronunciaron el si y para toda la vida estaban dormidos,que no hicieron curso prematrimonial ,que se casaron pensan en que si nos va mal me divorcio,pido disculpas por ser tan radical pero el divorcio no debe existir o de lo contrario que se pueda disolver el bautismo el sacerdocio y los demas sacramentos, en toda organización hay normas ,leyes que cumplir los católicos tambien las tenemos y son dadas po DIOS NUESTRO SEÑOR entonces con la ayuda de EL y mediante la oración y el sacrificio cumplamoslas.
Ahora para el mes de junio si DIOS no dispone otro cosa cumplimos 33 años de vida matrimonial y no ha sido facil pero tampoco ha sido insoprtable se han tenido momentos muy dificiles en algunas ocasiones se ha pensado en el divorcio pero he reaccionado y me digo a caso no soy hija de DIOS hecha a su imagen y semejanza,con alma y con razón,capaz de vencer las dificultades y cumplir la promesa hecha en el altar, a caso no tengo a CRISTO que me fortaleza y me acuerdo que se quiero alcansar la salvación que se me ha dado debe tomar mi cruz y seguir.
2- Si soy una sola carne y una sola alma con mi marido y mis hijos son parte de mi ser como me quito esos pedados para decir esto ya no es parte de mi .
3 -Hacen mucho daño porque crean argumentos y los legalizan segun la ley de nosotros los humanos y las publican por todos los medios y nosatros que somos tan facilistas y dados a vivir con la ley del menor esfuerzo nos parece lo mejor y lo que esta de moda en este mundo de la modernidad a tenidos a la libertadad por eso elijo el camino equivocado.

4 - Lo que se me ocurre es que debe seguir,no se imagina la tristesa que sentí hoy cuando leí que era el último tema,porque he aprendido mucho,he crecido espiritualmente,he compartido los conocimientos con otras personas en fin son garndes los beneficios recibidos,que DIOS los bendiga,me siento muy agardecida y ojalá sigamos compartiendo.
He querido consignar lo de el diploma y hacer una donación pero no se como poque por internet no puedo, si me regalan el número de una cuenta le agradezco
Hasta otra oportunidad.
DORIS COMBA
 
Mensajes: 12
Registrado: Vie Feb 03, 2012 11:24 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Gabriela_Ladron » Jue Mar 22, 2012 12:02 pm

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

El divorcio daña a la persona, a la familia y a la sociedad. Es más un problema que la solución. Propondría el pedir ayuda y orientación a su confesor, o asistir a grupos de apoyo matrimoniales, o simplemente, sentarse y hablar de manera clara y tranquila, pensando en que hay mucho más en juego que la crisis.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?

Porque es una relación en que ambos han dejado de ser dos para convertirse en uno.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

Porque se devalora al matrimonio y se le ve como una situación de prueba de la que siempre es fácil salir.

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?

Aumentar las sesiones a 10 o 12, tratando temas como los medios de comunicación, la escolaridad y el respeto.
Avatar de Usuario
Gabriela_Ladron
 
Mensajes: 168
Registrado: Jue Feb 25, 2010 12:32 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor kreds » Jue Mar 22, 2012 12:32 pm

¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

R= no es lo mejor, porque cuando nos casamos hicimos una promesa ante Dios para toda la vida, hasta que la muerte nos separe. Además fue una decisión libre del varón y mujer, un compromiso para ayudarnos mutuamente y procrear, nos unimos en una sola carne. Desgraciadamente hay crisis por la convivencia diaria, el trabajo, las labores de la casa, las deudas, etc. nos vamos separando, hay fallas en la comunicación y de repente nos damos cuenta que hay un abismo entre la pareja (hombre-mujer). Todo tiene solución con voluntad y haciendo a un lado el egoísmo, para construir un nosotros, salir del Yo.
Propondría como solución que si hay problemas los solucionemos de fondo de mutuo acuerdo, con sinceridad, confianza, sin egoísmo y con voluntad de ambas partes. Que no haya secretos. Acudamos a un profesional en estos asuntos que no esten involucrados afectivamente con ninguno de los dos, lo más importante que estemos unidos a Dios.

Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
Por que ese vínculo nunca se rompe... . Una parte del corazón de El se quedo en Ella y visceversa.

¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
Porque el matrimonio es una comunidad de amor, el matrimonio es la base de las familias, y las familias son la célula de la sociedad. Los hijos aprenden a amar del ejemplo de sus padres. Los hijos necesitan a los dos unidos. Mejor que se promuevan en las escuelas una materia sobre amor humano, que se establezcan políticas para que haya una preparación de por lo menos 3 meses para los futuros contrayentes... porque si no nos aceptamos, conocemos y amamos nosotros mismos es muy díficil que podamos amar, es decir, construir sobre roca para que se pueda resistir cualquier crisis.


4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Les agradezco y felicito de corazón por estos materiales con contenido tan valioso que nos hacen crecer y formarnos como personas. Me gustaría que se extendiera el curso a más sesiones. Dios nos bendiga! Saludos desde Monterrey México. Cuenten con mi donativo...
kreds
 
Mensajes: 14
Registrado: Dom Ene 22, 2012 11:52 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Flory Villalobos » Jue Mar 22, 2012 12:36 pm

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados? Me pareció muy bueno el ejemplo dado en la película “ Prueba de Fuego” basada del libro del mismo nombre:
La película cuenta la relación matrimonial y los problemas de pareja que enfrentan Caleb Holt, un bombero de Albany, Georgia, y su esposa Catherine. Durante su matrimonio parece desbaratarse y se torna al borde del divorcio, es entonces que el padre de Caleb le da un regalo especial, una especie de reto del amor, con la esperanza de que le ayude a salvar su matrimonio. Cuando trabaja – dentro de edificios incendiados- el capitán Caleb Holt aplica el antiguo adagio de los bomberos: jamás dejar atrás a tu compañero. Pero en su casa – entre el frío rescoldo de su apagado matrimonio, las letras que aplica son otras: vive según sus propias reglas. Luego de siete años de matrimonio, Caleb y Catherine Holt se han distanciado tanto que Catherine hubiese preferido jamás haberse casado. Ninguno de los dos comprende la presión a la que se encuentra sometido el otro – el como bombero y ella como directora de relaciones publicas de un hospital. Las discusiones continuas sobre sus trabajos, finanzas, trabajos domésticos y sus intereses personales han sido una fuerza que ha empujado a ambos a buscar algo más atractivo fuera del nido. Cuando la pareja se prepara para embarcarse en los procedimientos de divorcio, Caleb es retado por su padre. El reto consiste en someterse a un experimento llamado “El reto del amor: durante 40 días. Si Caleb consiente lo hace sobre todo para no desencantar a su padre y no tanto por salvar su matrimonio. Cuando descubre que los retos cotidianos del libro están relacionados con la fe que ha vuelto a despertar en el alma de sus padres, Caleb pierde interés de inmediato. Caleb se propone sin embargo cumplir con su promesa, pero se frustra una y otra vez. Finalmente le pregunta a su padre: “¿Cómo puedo mostrarle a alguien que la amo si me rechaza continuamente? Su padre le explica que este es el amor que Dios nos muestra. A partir de ese momento Caleb se compromete seriamente a aprender a mostrarle a Dios su amor. Y con la ayuda de Dios Caleb empieza a comprender lo que significa amar a su esposa. ¿Pero aun hay tiempo de salvar a su matrimonio del fuego? En su trabajo debía rescatar a otros. Ahora Caleb Holt esta preparado para enfrentar la tarea más difícil de su vida – rescatar el corazón de su esposa.
Durante el desarrollo de la película, Caleb tiene que enfrentar varias pruebas, y decisiones que le cambian la vida; una de ellas es entregarle su vida a Jesús y confiar en que Dios podrá ayudarle a salvar su matrimonio.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?
1. Porque el matrimonio es un contrato por el que los contrayentes se convierten en una sola carne.
2. Al casarse se obligan libremente a contraer un vínculo tan indisoluble como el que liga, por naturaleza, a padres e hijos.
3. Del mismo modo que yo no puedo dejar de ser hijo de mi padre, tampoco puede una persona casada dejar de ser esposo o esposa del otro cónyuge vivo.
4. Es por eso es un contrasentido que una mujer, por ejemplo, se refiera a su esposo vivo diciendo: “mi ex-marido, como es absurdo hablar de mi ex-hijo” o de mi ex-madre”.



3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?
1. Porque ya es no se toma como una responsabilidad sagrada sino que tiene libertades que en realidad no existen.
2. No hay seriedad en los compromisos adquiridos.
3. Se aumenta el número de casos de matrimonios pasajeros y de divorcios.
4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Quizá un orden más estructurado de los temas, siento que brincamos de un tema al otro y en unos momentos me sentí desubicada. ¿Y me decía y ahora porqué esta hablando de esto?
Flory Villalobos
 
Mensajes: 85
Registrado: Sab Oct 01, 2011 1:12 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor raffles » Jue Mar 22, 2012 1:48 pm

Primero que nada, agradezco la oportunidad de tomar este curso puesto que nunca había tomado uno de esta índole. Me apena saber que se termina y quiero agradecer al P. Michel Esparza excelente guía espiritual, a catholic.net por brindarme este tipo de espacios para que aprenda más de nuestra religión y de mejorar mi vida y por añadidura a la de mi familia.
Respuestas:
1. ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? El compromiso que adquieren los contrayentes es realmente espectacular. Recordemos que casi nada puede romper ese compromiso, ni la enfermedad, ni siquiera la infidelidad del otro cónyuge, puede hacer que dejen de ser marido y mujer, sólo la muerte es capaz de romper esa unión (aunque solo sea de forma física, pues la persona que enviuda vive del y con el recuerdo de su conyuge).

¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados? En el movimiento familiar cristiano católico (M.F.C.) se promueve vivir con el Espíritu Santo, los valores humanos, dialogo, conocerse uno mismo, ser honesto, la fidelidad. En una plática decían que el amor sí se puede acabar, pero un sacerdote después dandonos su punto de vista, nos dijo que el amor es como una planta que si no se riega diario se seca, que además de agua requiere de abono sombra, sol; y en el matrimonio el amor se mantiene con diálogo, detalles, caricias, pequeñas sorpresas, y sobre todo estar con Dios en costante comunicación. Que si en pareja, y después en familia se daba un tiempo para orar, ese matrimonio estará bien cimentado y difícilmente se romperá.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"? Al casarse se obligan libremente a contraer un vínculo tan indisoluble como el que liga, por naturaleza, a padres e hijos. Del mismo modo que yo no puedo dejar de ser hijo de mi padre, tampoco puede una persona casada dejar de ser esposo o esposa del otro cónyuge vivo, puesto que sólo con la muerte desaparece esa unión.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio? Se fomenta el camino corto, que es falso, en los problemas matrimoniales, y así, los que se divorcian son proclives a cometer pecado por estar con otra mujer que no es su esposa. Además que cuando se divorcian ambas personas, o al menos una de ellas, pierden la oportunidad de crecimiento por que los problemas con que se enfrentan son áreas de oportunidad para ser mejores. En lo moral el divorcio es mal visto, aunque muchas veces aceptado.

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis? Realmente se me hace difícil hacer una sugerencia sobre mejorar la calidad de este curso, puesto que se dio con claridad los temas vistos, quizás lo único que pidiera es que también se dieran algunas citas bíblicas que respaldaran dichos temas. Por último reitero mi agradecimiento y felicitación a los responsables de este curso.
raffles
 
Mensajes: 7
Registrado: Vie Ene 20, 2012 11:13 am

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor Verochan72 » Jue Mar 22, 2012 1:57 pm

Buen dia,

Para mi este es un tema muy delicado y doloroso puesto que soy “divorciada” en la ley civil, cuando uno se casa lo hace pensando en que es para toda la vida, hasta que la muerte nos separe como nos comprometemos ante Dios en la Boda Religiosa, pero cuando hay infidelidad y maltrato, es muy difícil llevar la vida de esta manera y más cuando se tiene un hijo que vive en un ambiente nocivo como este….. Aun así, estoy en contra del divorcio, antes de tomar esta fuerte decisión considero que se debe acudir ayuda de todo tipo..

1)¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados? Acudir a Retiros/Encuentros Matrimoniales para reforzar su relación, existen grupos como el Movimiento Familiar Cristiano, en donde se convive con otros matrimonio católicos, se lee la palabra de Dios, se dan testimonios y ayuda. Tomar cursos de orientación en pareja, etc Hoy en día existen muchas formas de obtener ayuda para salvar un matrimonio, lo importante es que ambas personas quieran hacerlo, si solo una persona pone el empeño es mucho más difícil.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"? Un hijo jamás será un “EX” puesto que es sangre de nuestra sangre, así también, en un matrimonio religioso, siempre existirá el lazo y/o compromiso que se hizo ante Dios de ser una sola carne.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio? Porque por esta razón hoy en día se ve mucho más la desintegración familiar y siempre los mayormente afectados son los hijos, ya que por su inmadurez no alcanzan a comprender que sucede con los seres que más aman en el mundo “sus padres” y vienen una serie de complicaciones psicológicas, depresiones, etc que se la repercusión en muchos sentidos, en la escuela, casa, amistades, etc. Es realmente muy lamentable que en ocasiones por descuido de los padres, en la actualidad la desintegración familiar es tal que se ven niños en la calle si protección. 

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis? Este curso se me ha hecho muy interesante.. En mi afán de estar en la lucha de ser mejor persona y saber más de Dios y estar en una búsqueda constante de su perdón por no haber “podido” cumplir con esa gran promesa que le hice ante el altar, y ser una mejor madre y persona para mis hijos, por eso me inscribí a este curso.. Muchas gracias por permitirme participar y aprender con lo que comparten mis compañer@s. En este tema en particular pude compartirles un poco de mi sentir al respecto.

Dios los bendice ¡!!..
Verochan72
 
Mensajes: 17
Registrado: Vie Ene 20, 2012 5:42 pm

Re: Tema 8. Razones contra el divorcio

Notapor lindoro50 » Jue Mar 22, 2012 2:06 pm

1) ¿Cómo argumentarías que el divorcio no es la mejor solución para las crisis matrimoniales? ¿Qué otras soluciones propondrías a los interesados?

El divorcio hace que los esposos difícilmente se soporten sus defectos, y con facilidad creen que cambiando de persona va a desaparecer lo que no puede desaparecer, pues es inherente a las deficiencias del carácter humano.
Una aventura amorosa, de momento, puede parecer maravillosa; pero a la larga es fácil que caiga en las mismas dificultades que el matrimonio estable.
Las aventuras sexuales sin amor, duran más o menos; pero antes o después terminan, y generalmente, de mala manera. En cambio el amor fiel de una pareja estable, que ha madurado en su familiaridad, es fuente de un placer mucho más profundo que lo que pueda dar de sí una aventura amorosa.
La separación es el comienzo de un camino que conduce a problemas mayores. Antes de separarse, los cónyuges deberían acudir a un especialista por si sus problemas tienen solución. El vivir los esposos separados, aunque no se unan a otra persona (lo cual sería un pecado de adulterio) puede ser un pecado contra la caridad para con el cónyuge y los hijos.

2) ¿Por qué es igualmente absurdo hablar de "ex-mujer" o de "ex-marido" que de "ex-hijo"?

Porque el matrimonio es una alianza por la cual los contrayentes se convierten en una sola carne, por su misma índole natural destinado al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole. Es necesario entender que el matrimonio obliga voluntariamente, a contraer un vínculo tan indisoluble como el que liga, por naturaleza, a padres e hijos. Del mismo modo que yo no puedo dejar de ser hijo de mi padre por el hecho de que no viva con mi madre, tampoco puede una persona casada dejar de ser esposo o esposa del otro cónyuge vivo. En el fondo, es un contrasentido que una mujer, por ejemplo, se refiera a su esposo vivo diciendo: “mi ex-marido”, como es absurdo hablar de “mi ex-hijo” o de “mi ex-madre”.

3) ¿Por qué hacen tanto daño en una sociedad las leyes que facilitan el divorcio?

Porque provocan la banalización del matrimonio y son una aberración porque violan dos principios jurídicos. El primero es que ningún contrato puede privilegiar a una de las partes para disolverlo sin que el otro quiera; y el segundo es que nadie puede prevalerse de su propio dolo para beneficiarse.

Las leyes unilaterales de divorcio que argumentan la ‘incompatibilidad de caracteres’, otorga el divorcio aunque una de las partes tenga la disposición de perdonar y luchar para salvar el matrimonio, dejando al arbitrio de una sola persona un contrato que es voluntad de dos.
Antes, el juez por lo menos se ocupaba de decirle a las parejas que el Estado no quería que se divorciaran, pero hoy en día esa intención ha cambiado y parece que lo que quiere la autoridad civil es que las familias se separen, por eso otorga tantas facilidades.

Un ambiente familiar no sereno, la división de los padres y, en particular, la separación con el divorcio, tienen consecuencias sobre los niños, mientras que sostener a la familia y promover su verdadero bien, sus derechos, su unidad y estabilidad es siempre el mejor modo de tutelar los derechos y las auténticas exigencias de los menores.

4) ¿Se te ocurre alguna sugerencia para mejorar este curso de catequesis?
Este curso en particular quizá ampliarlo para que dure mas tiempo incluyendo mas temas.

Felicidades al instructor y a los compañeros que participaron. Sus comentarios son enriquecedores.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Siguiente

Volver a Curso: Catequesis básica para padres

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: No hay usuarios registrados visitando el Foro

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron