Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

En este Curso buscamos darles a conocer esta propuesta alternativa, diferente al capitalismo, al socialismo y globalismo, sistemas que se han demostrado fracasados. Esta propuesta surge de la reflexión, basada en el sentido común, profundizando en cuáles son los puntos fundamentales de nuestra existencia, y cuál debe ser nuestro actuar.

¡El Misionerismo es la filosofía del Dar, del Ser, del Servir! Porque hay más felicidad en Dar que en recibir, Hay más abundancia en Dar que en recibir, Tiene más sentido el Ser que el tener. Es más trascendente Servir, que ser servido.
Fecha de inicio: 21 de enero
Fecha final: 9 de junio
Envío semanal.

Moderadores: Catholic.net, pablopira, Gabiliux, pbernardolc, joseluisperezg, Moderadores Animadores

Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Catholic.net » Jue Feb 09, 2012 6:29 am

Cuarta entrega

Pilares del Misionerismo.

Extracto de tesis

Pilares del Misionerismo: persona, familia y Trascendencia

El Misionerismo se soporta en la persona humana, en su conocimiento, su esencia, su forma de actuar, sus dinamismos; se basa también en la familia que es el núcleo fundamental de vida en donde la persona nace, crece, se forma, se humaniza, se evangeliza, se prepara para su desarrollo en los campos profesional y laboral. Se soporta asimismo, en la Trascendencia, motivación primera y última del actuar humano y que obedece a la tendencia natural del hombre hacia lo infinito.

DOCUMENTO BASE DEL MISIONERISMO.

Primer pilar: La persona.

“Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza”. Dios puso todo en la tierra para que el hombre se sirviera de ello. Y Dios lo hizo así porque “al hombre lo constituyó su obra maestra”. Por eso es una aberración que el hombre, en nuestro tiempo, se haya convertido simplemente en un medio.

Estoy convencido de que EL HOMBRE DEBE DE RESCATAR AL HOMBRE, O PERECERÁ POR EL HOMBRE.
Para el Misionerismo el hombre es pieza fundamental de sus valores. La base fundamental del Misionerismo es el ser humano, la persona; todo lo demás, la Empresa, el Estado, los bienes materiales, etc., está al servicio del hombre.

Sin embargo, el ser humano en sociedad tiene límites. En la empresa, las necesidades de un individuo o grupo reducido, no pueden estar por encima de las necesidades de la comunidad, por ello, para el Misionerismo es muy importante el principio de “El fin no justifica los medios”, por ejemplo un individuo no puede enriquecerse a menoscabo de la comunidad.

Si una empresa para sobrevivir, tiene que producir productos o servicios que afecten negativamente al individuo o a la comunidad, dicha empresa no debe de existir, un ejemplo clásico serían los medios de comunicación, a los que no les preocupa qué tan denigrante para el ser humano pueda ser un programa con tal que consiga un buen rating...

El Misionerismo impulsa los principios fundamentales que refuerzan la dignidad y los derechos del ser humano que están por encima de grupos o gobiernos. Muchas veces los Estados son dirigidos por personas egoístas, partidistas y con una talla y calidad moral denigrante para el ser humano como cuando se promueven medios inmorales para conseguir más votos para el partido dominante. Por esta razón, el Misionerismo propone que los gobiernos cuenten con conocimientos fundamentales antropológicos correctos e inamovibles y sean avalados internacionalmente, para que no estén sujetos al criterio subjetivo del político de turno.

En el Misionerismo Dios es el socio principal de la empresa. Jesús nos dice que todo lo que demos nos lo regresará al ciento por uno. Desde esta convicción, así como desde los principios de solidaridad y subsidiariedad, debemos estar convencidos de que cuanto más demos, más recibiremos.

Para entender el verdadero sentido de ayudar a los demás, debemos anclarlo en el sentido de la ayuda hacia Dios y por medio de Él a los hombres. “Todo lo que hagas por cualquiera de mis hermanos más pequeños a mí me lo haces”

Si anclamos el sentido de ayuda, solidaridad y servicio solamente en los hombres, rápidamente nos sentiremos defraudados y desistiremos de continuar. Si entendemos que Dios está y Es en cada uno de nosotros, la ayuda a los demás cobra un sentido trascendente.

Una empresa motivada en Dios será una empresa altamente productiva y rentable. Estamos convencidos de que la falta de productividad en la empresa está dentro de la falta del desarrollo de sus miembros y del desconocimiento de sus talentos personales.

Jesús nos dice que todo lo que necesitamos está dentro de nosotros mismos por lo tanto, es lógico pensar que todo lo que la empresa necesita está dentro de sí misma, en sus trabajadores.

El mundo navega dormido, impulsado por las corrientes del capitalismo o del socialismo, dentro de las cuales se mueve, hastiado de las mismas pero sin la conciencia (en la gran mayoría de los casos) de que debería existir otra alternativa de forma de vida, más humana, mas trascendente y más satisfactoria. Esa opción es el MISIONERISMO.

Saludos.
Jose Luis Perez G.



PREGUNTAS DE REFLEXIÓN QUE DEBES RESPONDER EN LOS FOROS DEL CURSO.


1.-¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre


3.-¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.




Extracto de la tesis que se hizo sobre el MISIONERISMO.

Persona

1. Definición


La visión que vamos a desarrollar de la persona es una visión humanista-personalista, que conceptualiza al hombre como espíritu encarnado o cuerpo espiritualizado, cuya dignidad está basada en su espiritualidad que le da, a su vez, la libertad de elegir su propio destino. Como se expresa en el manifiesto al servicio del personalismo “una persona es un ser espiritual constituido como tal por su forma de subsistencia y de independencia en su ser…la persona, en el hombre está sustancialmente encarnada, mezclada con su carne, aunque trascendiéndola”.

Para poder acercarnos a la explicación de lo que es persona, partiremos de la definición metafísica de Boecio basada a su vez, en la definición aristotélica, pero en ningún momento consideramos que ésta sea exhaustiva, porque al igual que Mounier, decimos que la persona no puede encerrarse toda en una conceptualización. Aun cuando a Mounier no le gusta usar la palabra sustancia para referirse a la persona por las connotaciones estáticas y cosistas que despierta, no es antisustancialista. Así, vemos que la noción de sustancia está presente en su pensamiento. Describe al hombre como un ser espiritual subsistente e independiente, no cae en el error del existencialismo de negar al hombre toda esencia y estructura, ya que “si cada hombre no es sino lo que él se hace, no hay ni humanidad, ni historia, ni comunidad”.

Por lo tanto, explicaremos la persona desde una perspectiva ontológica.

a. Constitución ontológica de la persona

Como se dijo antes, Boecio definía al hombre metafísicamente como <> que es la base de la definición posterior de Tomás de Aquino <>. De acuerdo con esto, la persona humana es un subsistente de naturaleza racional.

Vamos ahora a explicar los elementos que conforman esta definición.

i. La persona como substancia

La persona es una substancia, alguien que pertenece a sí mismo, que existe en sí y por sí y no en relación o con dependencia de otro. Por ser substancia, forma un todo acabado y tiene valor propio, es así como se explica su unidad en el espacio y su permanencia en el tiempo que le da identidad, es decir, siempre es el mismo e idéntico individuo, a pesar de los cambios. Una sustancia compuesta y completa, es cuerpo y es alma espiritual. El alma informa al cuerpo y es su principio vital. El cuerpo material queda estructurado como ser humano por el alma espiritual y el alma necesita de un cuerpo para ser humana. La unión entre una y otro es sustancial y vital, es decir, uno no puede existir sin la otra y viceversa. Cabodevilla diría que el hombre por ser de esta manera es un ser híbrido, esto es, que el cuerpo pertenece a la descripción misma del alma y que ésta se encuentra en el cuerpo no como el vino en una botella, sino como el alcohol en el vino( ).

Ramón Lucas Lucas nos lo ejemplifica claramente diciendo: “En la computadora la unión entre los componentes interiores y la corriente eléctrica sólo existen para poder funcionar, pero la computadora y la electricidad son realidades diferentes y pueden existir separadamente la una de la otra y servir para funciones diferentes. En la persona, en cambio, el cuerpo es cuerpo “humano” porque está presente el alma, y el alma es alma “humana” porque vivifica un cuerpo.”( ) El alma no sólo habita en el cuerpo y lo mueve, sino que lo penetra y le da forma, lo constituye y lo informa. El alma humana es espiritual pues tiene capacidades o facultades que son netamente espirituales como la inteligencia y la voluntad.

Esto quiere decir que la persona es alma y es cuerpo. Es ambas cosas: un espíritu encarnado o un cuerpo espiritualizado.

La persona es un individuo. Porque la sustancia es individual, posee unidad interna en sí misma y es diferente a las otras. Porque es individuo es único (uno), irrepetible, singular, inconfundible, e insustituible. Por ello, a su sustancia individual le llamamos persona.

i. La persona es racional y espiritual

Para hablar de persona humana se precisa de la naturaleza racional que es dato distintivo de la persona con respecto a los otros seres sustanciales.

Es importante mencionar que, el ser racional está en su “modo de ser”, no en el simple hecho de razonar. Un ser racional puede realizar actos no racionales, y no por eso deja de ser un ser racional como cuando las personas realizamos actos pasionales o sencillamente impulsivos. Así, entendemos que el ser humano no es ser humano porque razona, sino que razona porque “es” ser humano, ya que su naturaleza humana así se lo permite.

Porque es racional tiene inteligencia y voluntad, es consciente de sí mismo, se autoposee, se autocomunica, es decir, establece una comunicación de sí mismo consigo y con otros seres. En la autorreflexión tiene origen la conciencia.

“Por su razón, conoce su realidad como ente compuesto de cuerpo y espíritu, con un destino marcado por su misma naturaleza racional y que es alcanzar su plena perfección en la unión con Dios.”( )

Por su racionalidad puede entender el mundo que le rodea, es capaz de conocer y amar a su Creador, sumo Bien y suma Verdad, Único capaz de saciar las aspiraciones ilimitadas del conocimiento y del amor del hombre que trasciende el mundo material. Es por esta apertura al Absoluto que afirmamos que el hombre es un ser espiritual.

ii. La persona es libre y responsable

Ser persona significa ser libre, responsable y generadora de actos. La acción no le viene impuesta de fuera, sino desde su interior. Por su inteligencia y por su voluntad la persona tiene la capacidad de decidir autónomamente entre varias opciones y puede comportarse con autodeterminación para llegar a ser dueño de sí mismo y dirigir su propio destino. Por estas facultades espirituales se puede romper el círculo estímulo respuesta propio de la vida instintiva de los animales a los que por género pertenece.

Por su libertad tiene la facultad de elegir el camino de su vida y cumplir con su destino sin que ningún obstáculo pueda ni deba impedírselo por lo que es responsable de sí.

Tanto inteligencia como voluntad son necesarias para la realización de actos libres y responsables. La inteligencia tiende de manera natural a la Verdad y la voluntad tiende al Bien. La inteligencia en el sentido más amplio de la palabra proporciona una lucidez que siempre conduce a un refuerzo de la voluntad: fuertes razones hacen fuertes acciones. La inteligencia es así motor de la voluntad hacia el Bien. Es quien le propone qué es lo que le conviene. Sin el fortalecimiento de la voluntad, la inteligencia queda absolutamente improductiva y por tanto como muchos talentos mal logrados por usar poco esta facultad. El valor real del hombre no depende de la fuerza de su entendimiento sino más bien de su voluntad.

a. Constitución psicológica de la persona

Cuando nos referimos a la perspectiva psicológica de la persona estamos hablando de la misma persona pero en cuanto consciente de sus actividades.

El “yo” es aquello por lo que la persona se capta como existente. Es el punto unitario de referencia de todos sus actos psíquicos. El “yo” es quien ve, quien oye, quien piensa, quien ama…. y a esta identidad le sirve de apoyo la memoria.

El “yo” se descubre como yo en la autoconciencia. El “yo” es persona porque es una unidad subsistente en sí y es intelectual porque una de sus actividades es la actividad intelectual.

b. Características de la persona como ser corpóreo

i. Interioridad

Así como el espíritu tiene ciertas facultades por medio de las cuales se expresa, el cuerpo de la persona tiene una característica que lo hace único: la interioridad. Esta característica hace que la persona esté ordenada esencial e inevitablemente hacia el interior, vuelta hacia sí misma. Sus actividades personales más elevadas, conocer y amar, no están determinadas o dirigidas sólo hacia fuera, sino que son, ante todo, expresión y desarrollo de su plenitud interior. En el fondo de su ser, el hombre descubre su mismidad, percibe en su interior su propia riqueza.

Precisamente por su interioridad, el hombre es superior al universo entero. Es cuando entra dentro de su corazón, donde Dios le aguarda, donde él personalmente decide su propio destino.

La interioridad tiene que ver con todo ese mundo interior inmanente a la persona, que se perfecciona en un proceso constante de humanización que consiste en ir haciendo propios los valores humanos, como la justicia, el amor, la compasión, el trabajo, el respeto, entre otros; el hombre va aumentando su valía personal y por eso, quien no cultiva en sí mismo esos valores queda dividido, con un vacío constante, despersonalizado y deshumanizado, esto lo hace menos valioso para sí mismo y para los demás.( )

Hoy en día la interioridad personal está en crisis. Las personas no logran integrar el proceso de humanización con los valores universales y por tal motivo se encuentran en una búsqueda permanente insaciable por llenar su vacío interior que pretenden satisfacer con fama, poder, riqueza, superficialidad, entre otros. Por eso también vemos en el mundo la desigualdad, la injusticia, la explotación laboral, la competencia destructiva entre empresas, el egoísmo, la falta de solidaridad, la desintegración familiar, la violencia y en general, la falta de amor, pues el hombre no se encuentra consigo mismo, por no darse cuenta que la solución está dentro de sí.

Esto es el punto crucial para destacar la importancia de la formación en todo ser humano y punto clave de fundamentación de este trabajo que propone soluciones reales a problemas reales y no utopías irrealizables en la actualidad.


i. Historicidad

Existen otros elementos constitutivos del ser humano que son importantes de mencionar y tienen que ver con la realidad “tiempo” y que le constituye como ser histórico. “La raíz de la historicidad es la encarnación que exige la expresión del hombre como realidad corpórea y mundana” . La historia le constituye y enriquece, aunque sin borrar nunca los elementos diferenciadores del ser humano. El ser humano sigue siendo ser humano a lo largo de la historia y de su propia historia.

La historicidad se refiere al proyecto responsable de la existencia que la persona debe realizar con sus capacidades en el tiempo. Tiene que ver principalmente con que el hombre es esencialmente un ser de cultura y que tiene el deber de ir creando un mundo más humano( ). Por su propia naturaleza humana “para realizarse a sí mismo el hombre tiene que crear una amplia cultura humana, humanizar al mundo y humanizarse a sí mismo”( ). Toda vida humana tiene ineludiblemente esa tarea por lo que no podemos considerar que el hombre tenga solamente naturaleza, también tiene cultura y dentro de ella, una misión que realizar: humanizar al mundo y a sus estructuras, integradas en comunidades de personas humanas, pero también, como se mencionó anteriormente, su existencia y esto se tendrá que dar en una dimensión espacio-temporal.

ii. Sociabilidad

Decir que el hombre es intrínsecamente social quiere decir que es social por naturaleza.( ) Esta característica lleva implícita la necesidad de comunicarse con los demás.

Es un hecho fundamental del hombre que no puede realizarse sólo en el mundo, necesita de la mediación, a través de la palabra, de la obra y del amor de los demás.( ) Y no sólo de estos elementos presentes, como si se insertara en un mundo desprovisto de cultura, sino también de los que se han dado en el pasado y por los que ha recibido toda una herencia riquísima compuesta por ciencia, lengua, tradiciones, entre otras. Ninguna proyección hacia el futuro como camino de realización del hombre puede llevarse a cabo sin una dependencia presente y pasada en los demás y sin una profunda solidaridad con ellos.

La dimensión social del hombre se desprende de realidades evidentes por sí mismas: porque es cuerpo y por lo mismo siente necesidad de los demás para cubrir sus medios de subsistencia; y porque es espíritu y el estar relacionado es esencial al espíritu. El espíritu creado por Dios, no existe más que como relación que deriva de Su semejanza, ya que Dios es tres personas con lo que niega todo tipo de soledad y reafirma la relacionalidad. Por lo mismo que Dios es trino, es en palabras de José Rubén Sanabria: “amor, comunicación, difusión”( ), “queramos o no, en el fondo de cada hombre palpita un sentimiento de forzosa solidaridad con los demás, como una vaga conciencia de identidad esencial que no compartimos con las cosas”( ) sino con el espíritu de Dios. Esto se traduce en la persona en la capacidad de comunicarse aún en el silencio más absoluto porque el cuerpo es el medio de expresión y manifestación del alma que se encuentra en su interior.

La sociabilidad debe evitar dos riesgos: la pérdida del carácter individual del ser humano o su alienación, pues hay que recordar que es la sociedad para la persona y no la persona para la sociedad.


a. La persona desde su identidad sexual: como varón y como mujer.

El ser persona implica un tridimensionalismo que incluye: la vocación, la encarnación y la comunión. La vocación como principio de unificación progresiva de todos los actos, y mediante ellos, de todas las situaciones es el acto propio de la persona. La vocación da unidad a la vida y también sentido, porque el hombre descubre en ese centro de actividad cuál es su lugar y su misión en el mundo. La dimensión de encarnación se refiere a la dimensión corporal del hombre, que dicho sea de paso, se expresa de dos maneras distintas en varón y en mujer. Ambos no pueden pensar sin ser ni ser sin su cuerpo, por medio del cual se exponen al mundo, a ellos mismos y a los otros. Y por último, la dimensión de la comunión, por la que se hace presente el carácter social y comunitario de la persona que se realiza mediante la donación hacia los demás.

Es por eso que es fundamental exponer estos dos tipos de manifestación del ser humano que le son inherentes desde su propia naturaleza, ya que son dos modos distintos, aunque de igual importancia, de alcanzar la personalización.( )

El ser-persona se manifiesta entonces de dos modos: como varón o como mujer. Esta realidad es de evidencia inmediata.

¿Por qué no sólo una forma de personalización? Si nos remitimos al fundamento teológico, encontramos que como dijimos anteriormente, el hombre por ser imagen de Dios no puede estar solo, pues Dios es Uno y Trino. Dios no es soledad. Es compañía porque es amor, porque es calidad, porque es extensión. El hombre, cuando fue creado, aún siendo el centro de la tierra no encontraba sentido a su vida porque no dialogaba. La tendencia de la persona a comunicar, a desarrollar cultura es una exigencia propia de su naturaleza, es por eso que Dios crea a la mujer quien es de su misma dignidad, quien es carne de su carne y huesos de sus huesos. De esta manera, Dios perfecciona al ser humano haciendo que ambos, relacionándose, se complementen. Esto sucede porque en Dios persona quiere decir relación, comunión, de ahí que hombre y mujer se complementan de manera perfecta, como pareja humana, cuando se relacionan de manera personal. Es por eso que la persona tiene absoluta necesidad del encuentro con el otro pues no puede bastarse a sí misma y para alcanzar su desarrollo completo necesita de los demás y de la sociedad.

i. Igualdad en dignidad, diferente identidad

Las diferencias anatómicas, fisiológicas y psicológicas, que son reales, son complementarias dentro del propio proyecto existencial diverso de cada sexo en el diverso modo de ser y de existir en el mundo; y no por ser éstas evidentes dejan de ser importantes, ya que configuran la conducta y comportamiento de cada uno de los sexos, es decir, su forma de pensar, de percibir las cosas, de sentir, de manifestarse, de conocer y reconocer el mundo que les rodea, de actuar, de amar y de realizarse.

El varón toma conciencia de su sexualidad en el instante en que ve a la mujer y lo mismo sucede en ella. Se reconocen ambos diferentes, aunque semejantes y debido a esto, se complementan el uno con el otro. Lo que le falta a un sexo está en el otro, de aquí la atracción de varón y mujer que se ayudan y se necesitan. Si sólo existieran mujeres no se confirmaría su ser femenino como lo puede vivenciar, comprender y hacer a través del ser masculino. Se reconoce varón o mujer cuando se enfrentan uno cara a cara con el otro.

El ser varón y el ser mujer no son meras estructuras objetivas: biológicas, sociales, psicológicas y genitales que están expresas en cada uno de los individuos sino, como dice Joseph Gevaert, el significado humano del hombre y de la mujer radica precisa y esencialmente en la relación entre personas, esto es, en la reciprocidad del encuentro entre seres personales encarnados ( ). La sexualidad realmente se presenta en el encuentro intersubjetivo que requiere de la condición corpórea. Este encuentro subjetivo perfecciona objetivamente el mundo interior de cada uno debido a que tanto varón como mujer tienen comportamientos específicos, proyectan el mundo a su manera, se manifiestan con una lógica particular, son inconfundibles en su actuar, y algo que es clarísimo es que son insustituibles. Según lo afirma A. Jeannière: “No es la sexualidad la que nos hace inventar el amor, sino el amor el que nos revela la naturaleza de la sexualidad. No son el hombre y la mujer quienes crean una relación interpersonal, sino que cuando la persona se hace relación y ser-para-otro, ella me revela a mí mismo como hombre o mujer en ese cara a cara en el que me reconozco como persona, ya que soy reconocido allí como tal”( ).

Se puede concluir que varón y mujer son distintos pero complementarios. No se puede aceptar la afirmación de que varón y mujer son iguales pues no hay cosa más errónea. La igualdad reside en su naturaleza hecha a imagen y semejanza de Dios, por eso se dice que tienen los mismos derechos, pero son diferentes debido a su distinta sexualidad: masculina y femenina.

No está demás hacer esta afirmación pues hoy en día igualdad se toma como identidad antes que unidad. La entendemos como la igualdad de los autómatas, de personas que han perdido su individualidad. Como dice Erick Fromm en su libro El Arte de Amar: “...la polaridad de los sexos está desapareciendo, y con ella, el amor erótico, que se basa en dicha polaridad. La sociedad contemporánea predica el ideal de la igualdad no individualizada, porque necesita átomos humanos, todos idénticos, para hacerlos funcionar en masa, suavemente, sin fricción...”

Como lo expresa, Ramón Lucas Lucas, la dualidad sexual en la persona no está impuesta sino que es un complemento y perfección con el otro sexo. Esta dualidad es una igualdad total si hablamos de la dignidad humana, pero si hablamos de los atributos, talentos, de las propiedades y de los deberes, unidos a la masculinidad y feminidad del ser humano, se trata de una maravillosa complementariedad( ).

Los talentos vienen de manera personalizada. Si todos fuéramos iguales ¿qué valor tendrían los demás?, ¿qué podría yo dar al otro y qué podría yo recibir de él?, ¿de qué serviría yo si no tengo nada que dar al otro y qué valor tendrían los demás si no tienen nada que darme? Si el otro no tiene nada que ofrecerme ¿para qué le voy a mantener en la vida? Tanto varón como mujer en sus diferencias presentan al mundo distintas habilidades y talentos, unos muy propios de cada sexo. Tanto la empresa como la vida familiar se enriquecen de esta abundancia de talentos personales y es por eso que hay que tener muy claro que ambos, en sus distintas formas de manifestarse son valiosos para la humanización del mundo y de sus estructuras. No puede haber jerarquías en donde Dios puso igual dignidad.

La sociabilidad se fundamenta en la diversidad de talentos personales por la complementariedad de éstos. La verdadera riqueza humana consiste en ser diverso. Esta riqueza se muestra en las características que son propias de cada sexo y en la forma de manifestarse al mundo y es importante hacer conciencia de sus factores constitutivos para lograr la realización plena en la vida personal, familiar, profesional y empresarial, por lo que expondremos algunas características y diferencias entre uno y otro sexo.



ii. Características que en general se dan en el varón y en la mujer


Varón


Es práctico: el hombre piensa en lo objetivo. El hombre tiende más a tratar con las cosas. Son directos.

Discursivo: pensamiento de elaboración larga y atenta. Son solucionador de problemas.

Es menos cuidadoso en los detalles.

Su vida psíquica no está tan unida al cuerpo. Su nivel de penetración entre cuerpo y espíritu es bajo.

Su vida psíquica está más unida al cuerpo que la del hombre.

Es más corporal, más físico. Es conquistador. Es instintivo. Demuestra menos afectividad.

Egocéntrico: Se inclina más a obrar, a indagar, escrutar, construirse una posición, un nombre y una reputación.

Vocación a la paternidad. Es protector. Es creativo. Es proveedor.

Mujer


Emocional: la mujer intuye lo que es mejor en general. La mujer valora especialmente lo humano, lo que es persona. Es rebuscada y laberíntica en sus indagaciones.

Intuitiva: es chispa intelectual, aprehensión instantánea.

Más sensible: se da cuenta de detalles que pueden parecer insignificantes al hombre. Tiene la capacidad de ayudar sin imponerse.

Su nivel de penetración entre cuerpo y espíritu es más alto.

Se muestra más afectiva: Llora y ríe más fácilmente. Entra en la esfera espiritual de la otra persona, buscando su felicidad, prescindiendo de sí, donándose a sí misma.

Alocéntrica: el centro de su interés es un ser distinto de sí misma. Está más abierta a los demás..

Vocación a la maternidad. Por su apertura a los valores espirituales es quien tiene la tutela del amor en la familia.

b. Valor y dignidad


Si la empresa está formada por hombres; ¿cómo puede construirse una empresa a la media de la dignidad del hombre? Porque sólo con empresas hechas para los seres humanos, éstos se integrarán con ella, y en ella se desarrollarán. Para que en una empresa el hombre se desarrolle debe ser visto en una forma integral.

Si tiene cuerpo, tienen que existir condiciones de trabajo adecuadas. Si tiene inteligencia tiene que existir información y conocimiento suficientes. Hay que ayudarle entonces a que descubra su sentido, su propósito, su visión. Si tiene alma tiene que darse un ambiente de respeto, de entusiasmo y de vida. Si tiene capacidad social, hay que darle su lugar, crear un clima de compartir, de participación y de convivencia. Si tiene valor y dignidad hay que verlo como una persona y no como una cosa que sea considerada como medio de satisfacción de nuestros deseos, corriendo con ello el riesgo de que la relación con la persona quede a nivel de intercambio comercial, “el vendedor” y “el comprador” o a nivel de intercambio de un trabajo por su consecuente pago de salario, “patrón” y “trabajador”, lo que de acuerdo a la afirmación de Mounier no sería una relación de personas. ( )

Para que se dé la relación persona-persona es necesario superar un primer nivel de relación al que podríamos llamar la necesidad. La dignidad se traducirá en la relación persona-persona que sólo se da cuando existe la reciprocidad que consiste en el hecho de dar y recibir. En un concepto más completo de empresa y de trabajador, la finalidad empresarial de la realización de las personas que la forman, también ha de quedar comprendida. Si el empresario no aporta de sí lo que tiene de esencial, su persona y su dignidad, no recibirá de los otros, sino parcialidades adquiridas que son más o menos compradas.( )

La persona por sus características es calificada como “digna” y no sólo por ser la realidad más valiosa del universo sino porque es esa realidad que fundamenta o dota de valor al universo entero. Si el universo careciera de la persona, perdería todo sentido. Por ello, hay que dejar muy claro que lo que debemos entender por dignidad es el valor que tiene toda persona humana por el simple hecho de ser persona. Todos los seres humanos por el hecho de pertenecer a la especie tenemos valor que nos viene precisamente de nuestra cualidad como seres espirituales capaces de trascender.

Este concepto de dignidad lleva consigo el que la persona sea siempre un fin, y que no puede ser considerada un medio para nadie ni para nada, ni para el político, ni para el gobernante ni para el empresario. Por ser digna, la persona merece todo respeto y consideraciones.

De ahí lo importante de comprender el concepto de dignidad de la persona humana que puede referirse tanto al plano ontológico como al plano ético. El primero, se refiere al valor ontológico que tiene toda persona, es decir, por el hecho de ser persona. El segundo, se referirá más al valor que tiene la persona en virtud de sus actos libres. En seguida, detallaremos cuáles son las características de ambos. Explicaremos la norma personalista y su estrecha relación con la dignidad humana, así como las dimensiones de la persona y su proceso de integración.

i. Características de la dignidad óntica, metafísica o fundante( )

Empezaremos por decir que la dignidad óntica es original, la obtenemos desde el momento en que empezamos a vivir, es decir, a partir del momento de la concepción. La dignidad resulta del hecho de ser como se es, en virtud de la naturaleza humana.

Es gratuita ya que se recibe sin que anteceda mérito alguno por parte del que la recibe y es imperdible, pues haga lo que haga, la persona poseerá siempre esa dignidad y aquí aunque nos cueste trabajo admitirlo, debemos decir que aún el más malo entre los hombres posee dignidad como persona.

Es, también, incomunicable ya que la espiritualidad hace que cada persona humana sea un todo subsistente y que cada una posea un valor absoluto e infinito. La dignidad no depende de una circunstancia determinada o de su reconocimiento por parte de los demás pues ninguna persona es parte de un todo. No somos un número de una serie, somos fruto de un acto de la inteligencia y del amor de Dios. Un acto único y personal.

i. Características de la dignidad operativa o ética

El ser humano posee otra dignidad, aquélla que se deriva de su comportamiento y de su conducta que denominamos operativa o ética. Cuando la dignidad óntica se funda en el ser ésta se funda en el hacer.

Es dinámica, existe en y a través de la actuación del hombre. La persona tiene una realidad dinámica por tener la capacidad de irse realizando a través de su propia existencia, por ello se dice que sus actos la van autoconstituyendo. Puede dirigir todas sus facultades y todas sus capacidades hacia una determinada “forma de vida”. Como lo afirma Flick: “El hombre puede darse a sí mismo la “forma de vida” de esclavo de sus impulsos o de buscador del provecho, del capricho, del éxito, del poder, de la simpatía, o bien, comprometerse con valores fuera de sí mismo, es decir, Trascendentes; todo dependerá del ejercicio responsable o irresponsable que haga del uso de su libertad. Según la fe cristiana sólo hay una posibilidad que satisface verdaderamente al ser humano: la orientación hacia lo Absoluto ( ).

Esta dignidad, que se deriva del comportamiento y la conducta de la persona, se conquista y se construye en el día a día por medio de la búsqueda de lo que uno realmente es. La vida humana implica crecimiento o abdicación. Implica un constante sacrifico por mantener su unidad y su integridad, echando a un lado lo inútil o lo accesorio.

Si no trabajamos en construirnos día a día podemos perdernos en lo biológico, perdiendo nuestra independencia. Esta es la “tragedia” de ser-en-el-mundo que por el hecho de estar inmersos en lo temporal, por nuestra individualidad material, la persona puede caer en la tentación de formar parte pasiva del mundo físico. Crece o decrece. Hay actos que nos dignifican y otros que no.

Es perdible, ya que podemos perderla como consecuencia de nuestros actos. A la persona humana le compete su realización como tal, según su dignidad y su valor por lo que por un lado “debe vivir y realizarse según su dignidad, como persona y por el otro, “tiene el derecho de ser respetado como persona y de contar con lo necesario para realizarse y desarrollarse plenamente según su dignidad y naturaleza, respetando a la vez, los derechos de los demás ( ).

i. Características de la dignidad desde la perspectiva cristiana

Los cristianos fundamentamos la dignidad del hombre a partir de la creación, así como en la redención y elevación sobrenatural alcanzada por Cristo.

La dignidad del hombre emana de ser “imagen y semejanza de Dios”, en virtud de su peculiar ser espiritual. La imagen de Dios parece indicar que la persona es un ser capaz de dialogar con Dios, esto es, de entrar en relación “personal” con Él, relación que supone escuchar una llamada y responder a ella por un libre compromiso ( ). Este libre compromiso se deriva de su semejanza con Dios quien es la libertad absoluta y total. Según el Concilio Vaticano II la imagen de Dios está en el hombre en cuanto que el hombre ha sido creado por Dios “con capacidad para conocer y amar a su Creador, y que por Dios ha sido constituido como Señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a Dios” (GS 12) ( ).

El hombre está en la cima del mundo material pues ha sido colocado en el universo no sólo como criatura sino como cooperador y administrador de Dios. Dios crea al hombre mediante una acción directa y especial: el soplo divino que parece indicar una relación especial entre la vida divina y la humana. En el hombre se dan cita todas las realidades creadas; concurren la materia y la vida, lo corpóreo animal y lo espiritual de la racionalidad.

Es frecuente que las personas hablen sobre la dignidad humana ante abusos en el terreno económico, psicológico, moral, social, familiar, etc. y también es frecuente el desconocimiento del significado verdadero de la dignidad de la persona humana y de su fundamento que generalmente lo basan en la misma persona y su autonomía, sin darse cuenta que caen en un argumento circular al decir que la dignidad del hombre proviene de sí. Nadie puede dar lo que no tiene, la dignidad del hombre proviene de la naturaleza de Dios, su Creador, por lo que el hombre no alcanzará su plenitud hasta que no comprenda y ejercite su relación y amistad con Él.

a. Dignidad y norma personalista

Consecuencia inmediata de la "dignidad" de la persona, es la igualdad de todos los hombres, ya que todos hemos sido creados a imagen del único Dios; todos estamos dotados de una misma alma racional; y todos poseemos una misma naturaleza y un mismo origen. Concluimos de manera enfática que todos en cuanto hombres, somos "dignos".

Toda forma de proceder y de decidir fundada en la eminente dignidad de la persona humana debe tener como fundamento la norma personalista y se distingue con el lema “actúa de tal manera que nunca trates a la humanidad, sea en tu propia persona o en la de cualquier otro, simplemente como un medio, sino siempre al mismo tiempo como un fin”. Coincide con el segundo principio categórico de Emmanuel Kant, principio formal del actuar moral. Y que quiere decir que la persona es el fundamento y fin de todas las instituciones y éstas deben procurar servir al hombre para su conservación, desarrollo y perfeccionamiento.

La norma personalista impide la utilización de la persona. Pues su dignidad le impide ser utensilio de nadie. Lo que salva la utilización de una persona por otra es la mutua y gustosa determinación de cooperar, ambas, en la consecución de un mismo fin común.

La actitud justa ante la persona, contraria al uso o a la utilización, es el amor fraterno, no querer a la persona como medio sino como fin; quererla en sí, no como utilidad o goce pues el amor fraterno es ante todo afirmación de la persona, querer su bien, como tal, como persona humana.

a. Dimensiones de la persona

Como ya mencionamos antes una empresa a la medida de la persona la considera de manera integral. Para tener una visión completa de esta integridad debemos considerar y conocer sus tres dimensiones irreductibles e inseparables, que nos permitan proporcionarle un ambiente laboral que desarrolle su parte física (cuerpo), su afectividad (psique) y también, su espiritualidad.

A estas dimensiones les llamaremos, también en forma indistinta, dinamismos por lo que podemos hablar de:

● Dimensión o dinamismo físico.
● Dimensión o dinamismo psíquico.
● Dimensión o dinamismo espiritual.

Bien se dice que la base antropológica es la base de la actuación en el mundo y si se tiene una falsa concepción de la persona se pueden cometer grandes injusticias. Una visión reducida de la persona puede llevar a graves errores éticos. No en balde se dice “dime cómo percibes la realidad que te rodea y te diré cómo actuarás”. Esto es innegable. Si se tiene una visión corporicista del hombre éste tratará a sus semejantes como meros complejos de órganos, tejidos y funciones fisiológicas, perdiendo de vista la unión sustancial de sus cuerpos con un alma espiritual como se puede observar en la actualidad donde se exalta el culto al cuerpo, la belleza física, el deporte en exceso, y como consecuencia de ello, dos de los atentados más agresivos de nuestra época contra la vida: la anorexia y la bulimia. El quitarle la vida a un embrión, porque sólo es un conjunto de células, es también un ejemplo de este tipo de visión reducida del hombre. En el caso que nos ocupa encontramos en muchas ocasiones la utilización abusiva de la persona, la explotación por la explotación, la competencia agresiva que lo rebaja a niveles animales y que provoca una desintegración familiar brutal.

Una visión integral del ser humano tiene que considerar forzosamente estos tres dinamismos por medio de los cuales la persona actúa y se relaciona:

● Físico: Esta dimensión tiene que ver con el cuerpo humano que esta integrado a su vez por órganos, sistemas, hormonas, sensaciones, deseos e impulsos, etc.
● Psíquico: En esta dimensión encontramos todo lo que se refiere a la mente humana, emociones, sentimientos, temperamento, pasiones y estados de ánimo.
● Espiritual o propio de la persona: Inteligencia con su apertura a lo absoluto, entre otras facultades, y voluntad.

De esta manera, afirmamos que la persona humana es una unidad en la diversidad, siendo imposible separar o quitar algo de su ser, puesto que toda ella es manifestación de su “ser” persona y cuando decimos persona, nos referimos también a su cuerpo. Estos dinamismos son tres formas muy diversas de manifestarse y que suceden en un mismo sujeto; puede sentir el calor sofocante del desierto, experimentar una serie de sentimientos como la desesperación y la angustia, pero también, con su fuerza interior es capaz de enfrentar esa situación llevándola a un nivel sobrenatural, es decir, ofrecer ese momento por una causa superior.

La identidad de los dinamismos físicos y psíquicos está siempre vinculada a la persona, en cambio el dinamismo espiritual es algo en sí y por sí, es decir, no depende de ningún otro, es externo a la persona pues no tiene un sustrato material, por lo que el hombre sale de sí y es lo que le permite estar abierto a lo Absoluto.

En los dos primeros existe un vínculo muy estrecho, que al modificar uno se modifica el otro, por esta razón, conocemos esta dualidad de dinamismos como psicosomática. Por ejemplo, cuando la persona se enferma de gripe, su estado anímico se ve alterado, sintiéndose mal, pero con todo eso, la persona puede decidir ir a trabajar.

El dinamismo espiritual se maneja en otro plano muy diverso al físico y al psíquico, al grado que podemos dar la vida por un bien o valor superior como la libertad, nuestros ideales o la misma fe en la divinidad e ir en contra de los dinamismos físico y psíquico. Tal es caso de los mártires o los héroes patrios.

“El dinamismo físico está limitado a la realidad actual del sujeto, por ejemplo, el ojo ve sólo y siempre este libro, o este hombre. La facultad visual es incapaz de separarse del esto; el entendimiento conoce no esto o aquello, sino al hombre: sabe qué es el hombre como tal. Mediante el dinamismo cognoscitivo espiritual, el hombre puede penetrar, en el conocimiento de verdades universalmente válidas. No de lo que es verdad aquí y ahora, sino de lo que es verdad siempre y en cualquier lugar”.( )

Por otro lado, “nuestras tendencias sensitivas buscan este bien que es descubierto por nuestra facultad cognocitiva, en cuanto que es bien para mí; nuestra tendencia espiritual (la voluntad) quiere este bien, no en cuanto que es este, sino en cuanto que es bien. Mediante el dinamismo volitivo, el hombre puede querer el bien en cuanto bien. No sólo lo que es un bien para mí ahora y aquí, sino lo que es un bien en sí y por sí, siempre y en cualquier lugar”.( )

La diversidad esencial entre los dinamismos hace posible una oposición entre ellos, división que si no es superada, puede llevar a una división interna de la persona, que podría ser desde leve hasta muy grave. Podríamos decir que muchos de los desórdenes internos de la persona tienen su origen en esta división. Afirmamos de esta manera, que la unidad de la persona humana es confiada al empeño de la persona.

i. Proceso de integración

¿Cómo se desarrolla este proceso de integración en la persona para lograr una persona plenamente humana y así tener empresas humanamente integradas?

El proceso de integración de la persona es un proceso de unificación. “La unificación no consiste en la destrucción o intento de destrucción de alguno de los tres dinamismos, a expensas de los otros. No puede consistir, por ejemplo, en la tensión a una progresiva insensibilidad y apatía por una simple razón: la tesis de la unidad sustancial de la persona humana ha demostrado que la persona es también su cuerpo y su psiquismo. Concebir la unificación en los términos mencionados equivale, pues, a concebirla en términos de deshumanización del hombre, de empobrecimiento sustancial de la persona humana”.( )

La integración (íntegrum), supone una pluralidad de partes (partes integrales), que están relacionadas entre sí según una relación de subordinación, fundada en un orden objetivo y jerárquico. La subordinación de la parte inferior no destruye su dinamismo, sino que, al contrario, lo exalta, haciéndolo ser de un modo superior.

Un montón de piedras no es un íntegrum, un edificio en cambio, sí; no porque un edificio destruya la multiplicidad de las piedras, sino porque las ordena en un complejo unitario y armónicamente estructurado, según un proyecto definido.

El concepto de totalidad integrada está íntimamente relacionado con el de orden, entendiendo por orden la reducción de la multiplicidad a unidad y, recíprocamente, el despliegue de la unidad a la multiplicidad. El orden entonces, supone, implica y pone en acto una jerarquía, una jerarquía objetiva de ser y por tanto también una jerarquía de valores.

Podemos por consiguiente, definir el concepto de íntegrum de este modo: “es una totalidad unitaria que existe en una multiplicidad de partes jerárquicamente ordenada. La integración es precisamente aquel proceso a través del cual esta totalidad de partes se unifica y se ordena”.( )

i. Condiciones para la integración de la persona

Entre la integración y desintegración de la persona humana está en juego la unidad y armonía del sujeto que actúa. Con la finalidad de favorecer dicho proceso reflexionaremos sobre algunas condiciones para lograrlo:

● La primera y más importante es considerar todos los dinamismos constitutivos de la persona humana: dinamismos físicos, psíquicos y espirituales.

● La segunda, que se respete la jerarquía objetiva de los diversos dinamismos humanos, es decir, cuánto más inmediatamente un dinamismo esté vinculado al carácter personal del ser humano, tanto más ocupará un lugar jerárquicamente superior, considerando que el hombre debe su ser persona al espíritu, por lo tanto, los dinamismos espirituales son superiores a cualquier otro dinamismo. Dentro de los dinamismos humanos, la voluntad se encuentra en el vértice, puesto que produce actos libres.

● La tercera es que los dinamismos inferiores estén habitualmente subordinados a los dinamismos superiores. En razón de la unidad sustancial de la persona humana, los dinamismos inferiores exigen, reclaman esta subordinación: están naturalmente orientados hacia ella.

i. La voluntad como dinamismo integrador

Conforme a lo anterior, resulta claro que el dinamismo al que se confía el proceso de integración es al espiritual, propiamente a la voluntad, como el principio motor de todo el dinamismo.

En el pensamiento de Karol Wojtyla, la integración es el modo como las estructuras dinámicas de la persona en acción, autorrealización y autodeterminación, se relacionan con los dinamismos psicosomáticos. La integración es como lo psicosomático en el hombre, no es ajeno a lo personal. El ser humano, la persona, es espiritual y corpóreo.

Los dinamismos del nivel somático y psíquico no son voluntarios y por eso, tienen que ser gobernados. Tienen un carácter pasivo al contrario de la facultad espiritual, de la voluntad que es activa como facultad de autodeterminación (capacidad de elegir y de deliberar). La autodeterminación del hombre por un lado, y por el otro su potencialidad corporal, su emotividad e impulsos se encuentran en constante tensión y la experiencia nos dice que es en esta tensión donde se encuentra el puesto del hombre. ( )

La integración se da cuando la persona logra someter el dinamismo psicosomático a la realización de su persona. Por lo tanto, algo muy importante en el tema que nos ocupa, la integración es complementaria de la trascendencia, de manera que cuando disminuye la autodeterminación, aparece la desintegración como una escisión entre la persona y su realización que abarca todo el ser del hombre. Desintegración significa la incapacidad, más o menos profunda, de poseerse y dominarse a sí mismo a través de la autodeterminación (voluntad).

Tanto el dinamismo psíquico como el somático pueden activarse espontáneamente, pero en la acción están sometidos al control y dirección de la voluntad, de ahí que estos movimientos no escapen a la responsabilidad del sujeto. La integración del psiquismo humano en el nivel personal se cifra en la relación voluntad-emoción. Estos dos dinamismos se dan de manera espontánea, uno no es dueño de sentir pero sí de consentir y en este acto entra la voluntad.

La integración se logra mediante la “destreza moral”, donde la subjetividad psíquica debe integrarse en la estructura Trascendente de autogobierno y autoposesión. Para ello, el mejor camino no está en suprimir la energía emotiva del hombre, sino en su correcta orientación. Esta correcta orientación es una “habilidad” que consiste en la canalización por parte de la voluntad de los dinamismos reactivos y emotivos. Dichas destrezas hacen posible que la voluntad asegure la espontaneidad de las emociones.

La integración de la emotividad se alcanza mediante las virtudes morales. Es en el ejercicio de la virtud donde el hombre aprovecha la energía de su emotividad para facilitar la acción voluntaria.

En síntesis podríamos decir que:

● La integración se ordena a la trascendencia como a su fin; en este sentido se afirma que la persona no sólo es cuerpo sino también es espíritu.
● La integración de la subjetividad permite que la persona rompa con el círculo estímulo-respuesta por lo que la subjetividad somática (deseos e impulsos) está en estrecha correlación con la subjetividad psíquica (sentimientos y emociones) y se subordinan al control de la persona.
● La integración implica una autodeterminación y una autorrealización en la que el dinamismo espiritual ejerce una función de control y gobierno sobre los dinamismos reactivos (deseos, impulsos, emociones y sentimientos), y en este sentido, la posición de Wojtyla se aproxima a la de Aristóteles, pues ambos afirman que una persona actuará con una mayor madurez humana cuando rija su vida desde su dinamismo espiritual.

Como lo afirma el Padre Marcial Maciel, “para que se dé un hombre íntegro no es suficiente que se desarrollen todos los sectores que integran a la personalidad. Es preciso que entre ellos exista la debida armonía, pues no todos estos sectores son igualmente importantes. Debe existir un desarrollo equilibrado y, lo que es más importante, jerarquizado. Así, la razón y la voluntad, como facultades superiores, deben regir, como ya indicaban los grandes pensadores de la antigua Grecia, a toda la parte afectiva y sensitiva. Si, por el contrario, se les diera a las pasiones la primacía sobre la recta razón, entonces no formaríamos un hombre íntegro, sino un desequilibrado y, en cierto sentido, un ser monstruoso.”

i. Persona integrada, persona plenamente humana

Hasta aquí tenemos claro lo que debemos entender por una persona integrada y su relación, estrechísima con la trascendencia en Dios. Por lo que corresponde analizar cuál es la relación entre esta integración y la plenitud humana.

La persona humana es una realidad viviente y concreta que se construye día a día. Que se conquista minuto a minuto. La persona llega a ser lo que es por medio del esfuerzo y de la lucha, pero también por medio de éstos se mantiene en lo que es. Una persona integrada puede realizar en plenitud el proyecto de vida para el que ha sido colocado por Dios en la existencia.

La persona es una realidad tan dinámica que no se puede considerar, en ningún momento determinado, una realidad perfectamente acabada y fija precisamente porque “ser persona” implica necesariamente “hacerse persona”, es decir, existir en proceso. En este devenir la persona, por medio de la formación, el ser humano va realizando todas sus potencialidades hasta alcanzar cotas más elevadas de integridad.

John Powell considera que si la persona “es algo” como persona, ese algo “es” lo que piensa, lo que juzga, lo que siente, lo que valora, lo que respeta, lo que estima, lo que ama, lo que odia, lo que teme, lo que espera, en lo que cree y en lo que se compromete. Todas estas cosas están en constante proceso de cambio. A no ser que esté total y absolutamente cerrado su corazón y su mente al cambio, todas estas cosas que definen a la persona están cambiando constantemente ( ). Y es esta realidad dinámica la que permite a la persona tener capacidad de adaptarse y de adoptar nuevas actitudes.

Podemos decir que la vida de la persona no sólo es conservación sino crecimiento y renuncia. La vida implica un constante sacrificio a fin de mantener su unidad y su integridad. El ser humano debe trabajar para conservar y elevar su dignidad, si no lo hace la persona se disocia y se pierde en medio del universo biológico renunciando a su independencia.

Este trabajo de conservación conlleva un esfuerzo del alma y del corazón permanente que requiere coherencia de vida, renuncia, dolor, desapego, desprendimiento, entrega y su dosis importantísima de sacrificio. Este es el precio que se paga para ser mejor persona, esto es, para estar en el debido crecimiento que lleva a la felicidad, vocación natural del hombre.

Para crecer como persona se requiere, antes que nada, del equilibrio entre interioridad y exterioridad personal. La interioridad implica que una persona se ha explorado y experimentado a sí misma, como consecuencia, se conoce, se acepta y se aprende a amar. Al conocerse puede manejar sus emociones, sentimientos, inteligencia y voluntad. Al autoaceptarse se siente a gusto con su propio cuerpo, con sus emociones, con sus impulsos, pensamientos y deseos. Acepta su condición cambiante porque el crecimiento es cambio. Descubre sus talentos y habilidades, confía en ellos y los usa para enfrentar los retos que cada día la vida le representa. De esta manera, aprende a disfrutar lo que “es” y lo que tiene.

La exterioridad, en cambio, implica que la persona esté abierta no sólo a sí misma y a su interior, sino también que tenga un corazón atento al mundo exterior, sufre con los que sufren y se alegra con los que están alegres, es una persona empática. Lo contrario a esto sería una persona con una actitud defensiva que sólo oye lo que quiere oír y ve lo que quiere ver, tomando en cuenta sólo sus prejuicios y sus gustos. Esta persona por tanto no podrá crecer como es debido, porque el mundo en que está encerrada, no es mayor que ella misma, es un círculo cerrado. La exterioridad tiene su máxima expresión en la capacidad de dar amor libremente, en la capacidad de salir de sí y comprometerse libremente con una causa.

En resumen, el ser plenamente humano significa tener una personalidad integrada en la que se dé un equilibrio entre interioridad y exterioridad. La persona plenamente humana es la que sale de sí hacia los demás y hacia Dios, no movida por sus impulsos, sino más bien, activa y libremente porque así lo ha decidido. No por obsesión, sino por convicción, porque su corazón se lo dicta, en suma, por amor, porque el corazón del hombre está hecho para amar, y cuanto más ama, más se identifica con Dios; sólo cuando ama puede ser feliz.

El ser plenamente humano también es aquel que asume y se responsabiliza por su existencia con todas sus implicaciones y que ve lo negativo, el vacío, la frustración, la desilusión, en fin, el sufrimiento, como parte de la existencia humana. Sabemos que la vida está llena de situaciones en las que podemos gozar de las cosas y con las personas que nos acompañan y que también, hay momentos de tristezas y pesares.

Esta integración plenamente humana en la persona nos llevará a tener empresas humanamente integradas que superan limitantes y dificultades, que luchan y crecen. En cambio, en las empresas conformadas por una comunidad de personas desintegradas prevalecerán la lucha de clases, los antagonismos internos, los objetivos discrepantes, el mal clima laboral, en consecuencia, son empresas que fracasan.
Personalizar la relación laboral es respetar la dignidad humana, es auténtica solidaridad con subsidiariedad; es promoción integral, es reto y delegación. Trato justo, buen clima laboral y capacitación son pilares de la humanización.

Si necesitamos rentabilidad, calidad y creatividad en nuestras empresas éstas sólo se darán si nuestro personal está debidamente motivado porque son actos voluntarios del ser humano.

Cuántos decretos han fracasado, cuántas tecnologías han sido inútiles, cuántos capitales se han desperdiciado al no considerar como indispensable factor clave al personal de la empresa y su integración? ¿Qué fue lo que hundió a Fundidora, a Cananea, a Aeroméxico, al ejido? Y ¿qué hace prósperas a empresas como Bimbo, Condumex, la nueva Aeroméxico, Grupo Cifra, Cydsa, Hylsa y Vitro? En cada caso la respuesta es la misma: el personal. Personal que cree en su empresa, que trae tatuada la lealtad, que comparte la visión de los empresarios, que participa en la gestión y en los resultados. En última instancia, la empresa es tan sólo la gente que la integra. De su motivación, de su integración y de su capacidad dependen éxitos y fracasos.

La integración humana es mandato evangélico, es pilar básico de la Doctrina Social Católica, y además, es buen negocio como lo testimonian las empresas que la practican. La humanización de la empresa requiere personalización y participación en la gestión.



PREGUNTAS DE REFLEXIÓN QUE DEBES RESPONDER EN LOS FOROS DEL CURSO.



1.-¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre


3.-¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.



NOTAS:

Cfr. Cabodevilla José María, La sopa con tenedor, Biblioteca de autores cristianos, Madrid 2001, p.30.
2 Lucas Lucas Ramón, Bioética para Todos; Ed. Trillas 2ª. Reimpresión; México 2003; p.19.
3González Uribe, Héctor, Persona humana, sociedad y estado, Colección Doctrina Social Cristiana, México 1986, p. 5
4 García de Alba, Juan Manuel, S.J., Ética Profesional, p. 78, p. 4.
5 Op. cit., Gevaert, p. 237
6 Op. cit.,Lucas Lucas Ramón, El hombre espíritu encarnado, p.232
7 Op. Cit., Gevaert, p. 237
8 Op. cit., El hombre espíritu encarnado, p.242
9 Op. cit., Gevaert, p. 239
10 Sanabria, José Rubén, Filosofía del hombre, Ed. Porrúa, México 1987, p. 253.
11 Op. cit., El hombre espíritu encarnado, p.242.
12Mounier considera que el proceso de la personalización no se logra mediante un aislamiento egoísta, sino mediante la donación hacia los demás y tanto varón como mujer se donan de manera distinta.
13 Cfr. Gn. 1 y 2.
14 Op. cit.,Gevaert, p. 113.
15 Y. Pellé-Douël, “L’homme et la femme: Etudes philosophiques” 23 “1968” 153 en J. Gevaert, “El problema del hombre”, Ed. Sigueme, Salamanca 1993, p. 114.
16 Op. cit., El hombre espíritu encarnado, p.218.
17 Cfr. Millán Dehesa, Javier, Curso de formación social XLVI, USEM-México, 14/03/2004, Caridad, amor fraterno en la empresa, pp. 5 y ss.
18 Ibidem
19 Sada Fernández, Ricardo, Curso de Ética General y Aplicada, Ed. Minos, México buscar páginas
20 Ibid, p. 110.
21 Ryan, Michael, L.C., Ética social, Ristampa, Ateneo Regina Apostolorum, Roma 1994, p. 33.
22 Flick M., Alszeghy Z., Antropología Teológica; Ed. Sígueme; Salamanca, España, 1999; p.98.
23 Ibíd., p. 104.
24 Emmanuel, Kant, Groundwork of the metaphysics of morals, H. J. Paton, Trad. (Nueva York: Harper & Row, Publishers, Inc., 1964), p. 70, en Velasquez, Manuel, Ética en los negocios, Conceptos y casos, IV Edición, Prentice Hall, México 2000, p. 96
25 Caffarra, Carlo. Ética general de la sexualidad. Ediciones Internacionales Universitarias. Barcelona, España, 1995. Pág. 33.
26 Ibidem.
27 Ibidem.
28 Idem. P. 21.
29 Cfr. Franquet, Casas. Persona, acción y libertad, las claves de la antropología en Karol Wojtyla. EUNSA. Navarra, España 1996. Pág. 239.
30 P. Maciel, Marcial, L.C., La formación integral, Colección CNP,CFIntegral, 1ª. Edición, México 2001, p. 12.
31 Powell, John, S.J., ¿Por qué temo decirte quién soy?, Sal Terrae, Séptima Edición, Santander, España 1993, p. 9.

Para publicar tu respuesta en los foros del curso da click aquí
http://www.es.catholic.net/foro/viewtopic.php?f=254&t=20415

Para consultar lecciones anteriores, da click en el siguiente enlace:
http://www.es.catholic.net/escritoresactuales/961/3212/
Mayra Novelo de Bardo
Dirección


Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, cómo debo obrar para el bien de los hombres, de la Iglesia y el triunfo de Cristo.
Avatar de Usuario
Catholic.net
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 379
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor villegas » Jue Feb 09, 2012 5:52 pm

Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

1.¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
En nuestra sociedad actual el hombre es un medio solo para producir dinero pero no piensa que hay una vida más allá y que hay ir construyendo el camino hacia la eternidad, es muy claro cuando decimos que Dios nos hizo a imagen y semejanza suya y cada día debemos luchar para imitar a nuestro señor en todo lo que hizo y viene realizando, pero es muy triste que en nuestra sociedad encontramos un mundo de distractores que giran solo en un mundo material y la vida espiritual esta vacía, solo nos importa tener y tener y pisotear al otro llamad mi hermano, recuerdo mucho algunos escritos de San Francisco de Asís, todo hombre es mi hermano, especialmente en el cantico de las creaturas, loado seas mi Señor.......
Ojalá que el hombre poco a poco reflexione que el dinero y lo material no lo es todo es necesario sí como base para vivir pero es necesario no centrar nuestra vida en esto sino en la vida espiritual que nos llena cada vez más del Señor y nos permite Mantener una vida tranquila y en Paz ya que el es mi Pastor, y nada me faltará,,,,,

2. Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre.
Nosotros nos debemos de ayudar el uno al otro y una manera de ayudarnos es el Misionerismo pero fortalecido en la formación en valores que es lo que nos hace ese ser persona.
Dios es una empresa muy grande y conoces algunas funciones pero no todas, y totalmente conoceremos su empresa cuando nos encontremos con ÉL

3.¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Cada uno de nosotros somos diferentes tanto físicamente como en la forma de actuar y de pensar, debemos tener dignidad para hacernos valer como personas importantes en nuestra sociedad y tener una gran personalidad y hacernos respetar como personas, y respetar nuestro cuerpo porque somos templo del espíritu santo.


4. Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
El hombre es la máxima expresión de Dios y somos nosotros los que le damos sentido y valor a todo lo creado teniendo en cuenta los grandes pilares enunciados en este cuarto documento.
Recomiendo multiplicar este documento para que las personas tomen conciencia de lo importante que somos y tener en cuenta toda lo creado por Dios es su obra maestra y como obra maestra la debemos valorar y cuidar ese ser que es la vida y transmitir a la nueva sociedad la importancia que es el misionerismo.
Muchas Gracias.
villegas
 
Mensajes: 29
Registrado: Lun Ene 23, 2012 6:45 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor joseluisperezg » Jue Feb 09, 2012 10:18 pm

villegas escribió:Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

1.¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
En nuestra sociedad actual el hombre es un medio solo para producir dinero pero no piensa que hay una vida más allá y que hay ir construyendo el camino hacia la eternidad, es muy claro cuando decimos que Dios nos hizo a imagen y semejanza suya y cada día debemos luchar para imitar a nuestro señor en todo lo que hizo y viene realizando, pero es muy triste que en nuestra sociedad encontramos un mundo de distractores que giran solo en un mundo material y la vida espiritual esta vacía, solo nos importa tener y tener y pisotear al otro llamad mi hermano, recuerdo mucho algunos escritos de San Francisco de Asís, todo hombre es mi hermano, especialmente en el cantico de las creaturas, loado seas mi Señor.......
Ojalá que el hombre poco a poco reflexione que el dinero y lo material no lo es todo es necesario sí como base para vivir pero es necesario no centrar nuestra vida en esto sino en la vida espiritual que nos llena cada vez más del Señor y nos permite Mantener una vida tranquila y en Paz ya que el es mi Pastor, y nada me faltará,,,,,

2. Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre.
Nosotros nos debemos de ayudar el uno al otro y una manera de ayudarnos es el Misionerismo pero fortalecido en la formación en valores que es lo que nos hace ese ser persona.
Dios es una empresa muy grande y conoces algunas funciones pero no todas, y totalmente conoceremos su empresa cuando nos encontremos con ÉL

3.¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Cada uno de nosotros somos diferentes tanto físicamente como en la forma de actuar y de pensar, debemos tener dignidad para hacernos valer como personas importantes en nuestra sociedad y tener una gran personalidad y hacernos respetar como personas, y respetar nuestro cuerpo porque somos templo del espíritu santo.


4. Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
El hombre es la máxima expresión de Dios y somos nosotros los que le damos sentido y valor a todo lo creado teniendo en cuenta los grandes pilares enunciados en este cuarto documento.
Recomiendo multiplicar este documento para que las personas tomen conciencia de lo importante que somos y tener en cuenta toda lo creado por Dios es su obra maestra y como obra maestra la debemos valorar y cuidar ese ser que es la vida y transmitir a la nueva sociedad la importancia que es el misionerismo.
Muchas Gracias.



Hola *Villegas* me gustaría mucho saber tu nombre y tu pais.
Efectivamente este mundo valora lo material porque desconoce lo espiritual, desconoce lo que ES ser hijo de Dios. Si realmente lo descubriéramos nos daríamos cuenta que nada puede estar por encima del SER porque eso es lo que ES, y es lo que tiene sentido, recuerda, fuera de Dios NADA tiene sentido.
Saludos
Jose Luis Perez
Mexico
joseluisperezg
 
Mensajes: 505
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:23 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Silviamaria » Vie Feb 10, 2012 10:01 am

Buenos días, no he recibido por mail la lección :( pero revisando el foro he leido y procedo a contestar 8-)

1.- ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
Si, y es algo muy preocupante porque en la actualidad ya no se observan valores en las personas la mayoría busca su bienestar personal sin importarle si pisotea al otro. Todo está codificado y esto te identifica para obtener lo que quieres. El ser humano tiene que comprender que el dinero y lo material no es eterno, todo es cíclico en este mundo, hoy tienes mañana no. Lo que perdura es la nobleza de espíritu, si cultivas la parte espiritual eso te llenará y comprenderás la razón de estar en este mundo.

2.- Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
Esta frase lleva a pensar que el hombre es pieza fundamental de sus valores. Tomando en cuenta los principios hay que trabajar y vivir en comunidad ayudándose entre el prójimo pero sin pasar por encima de las necesidades de los demás. Todos merecemos respeto y no puede alguien enriquecerse a menoscabo de la comunidad.

3.- ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Al ser humano hay que verlo como una persona y no como una cosa. En la relación persona-persona tiene que existir la reciprocidad o sea dar y recibir. No somos objeto somos un fin y merecemos respeto y consideración.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
Somos la obra maestra de Dios porque fuimos creados a imagen y semejanza suya. Toda vida humana es sagrada, desde el momento de la concepción estamos con Dios hasta el último instante de nuestra existencia terrenal. Por lo tanto debemos ser recíprocos con ese regalo y cuidar nuestro cuerpo físico y espiritual para gloria de quien nos ha creado.

Nota: Excelente curso, no me cansaré de repetirlo, me lleva a reflexionar mucho y me hace mucho bien espiritualmente.
Saludos a todos y hasta la próxima semana. :D :D
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor paola carbonell » Vie Feb 10, 2012 3:13 pm

Para Santo Tomás de Aquino “… la razón no puede alanzar totalmente a Dios... para la salvación son precisas VERDADES que superan todo poder de la razón y sólo pueden conocerse mediante la revelación, se trata de misterios o verdades sobrenaturales como la Trinidad, la Encarnación, la Resurrección... que no son demostrables de modo alguno y se denominan articuli fildeli (dogmas)”.
“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer los creó” (Gn 1, 27).
En el Génesis están las respuestas, allí se presenta al hombre como la única creatura “capaz de conocer y amar a su Creador” (Gn 12,3).
El Catecismo de la Iglesia Católica en el Nº 356 “… sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad…”
Y en el Nº 357 “Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no solamente es algo sino alguien. Es capaz de conocerse, de poseerse y de darse libremente y entrar en comunión con otras personas; y es llamado, por la gracia, a una alianza con su Creador, a ofrecerle una respuesta de fe y de amor que ningún otro ser puede dar en su lugar”.
Por eso nosotros los católicos, creyentes y practicantes sabemos que el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios y que la DIGNIDAD le fue dada en el mismo instante en que Dios se hizo hombre, para vivir junto a nosotros. Porque “¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn 3, 16).
Y por su gracia somos iguales a Jesucristo en condición humana, pero diferentes en condición divina, porque Él vivió, sufrió y hasta tuvo miedo entre nosotros, pero nunca pecó. Y con su muerte y resurrección nos redimió, salvándonos también a nosotros del pecado.
Esa dignidad nos hizo iguales, todos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, todos tenemos un mismo origen y todos podemos ser redimidos, porque el Hijo de Dios, que es Dios, se ofreció voluntariamente para rescatar al hombre de su pecado.
Nosotros los cristianos conocemos el secreto de la felicidad, porque sabemos que aunque la idea de morir nos entristece, la vida no se termina se transforma en vida eterna. Pero lo fundamental no está en que tengamos ese saber, sino en que seamos capaces de transmitirlo a los demás.
Como dijo Jesús a sus discípulos: Vayan por el mundo anunciando el Amor; entonces como personas de este mundo ¿qué tan valientes somos para anunciar esa buena noticia?.
Y anunciar esa buena noticia testimoniándola con la vida, con sentida convicción y profunda fe; no explicándola con la razón y aislando a los que no la entienden o no la viven. Porque es con esas actitudes que nos transformamos en lobos de nosotros mismos. Y empezamos a perseguirnos y a hacernos mal. En estas situaciones es bueno recordar “Traten a los demás como quieran que les traten a ustedes” (Lc 6, 31), porque los demás comparten con nosotros el origen en Dios y la promesa de redención en Jesucristo, porque todos somos imagen y semejanza y tenemos algo que salió de las entrañas de Dios, el “aliento de vida” (Gn 2,7).
Como vengo diciendo el hombre es imagen y semejanza de Dios, el Génesis nos narra el proceso de la creación del mundo en seis días. Cuando hubo creado al hombre, Dios descansó de sus obras. La creación del hombre es la obra maestra de Dios; sólo cuando éste apareció, se declara que Dios entró en su reposo.
“...Hagamos al hombre” (Gn 1, 26) suena como la voz de un consejo, y de alguna manera lo es ya que siempre que hablamos de Dios lo hacemos de la Santísima Trinidad, que se reúne para decidir asuntos trascendentes. “Hagamos al hombre” no es una decisión tomada a último momento, sino un propósito eterno.
En el sexto día de la creación había llegado la hora tan esperada en la paciencia de Dios Trino. ¿Por qué, de entre todas las cosas y las creaturas de Dios, el hombre es lo que le da la mayor satisfacción? Es porque su amado Hijo asumiría la humanidad corporalmente por toda la eternidad hacia el futuro, y lo Divino habitaría corporalmente en la figura humana. Así que el hombre fue hecho por causa de Cristo.
Con Jesús, Dios tiene al hombre que siempre quiso tener, al hombre que le hizo descansar de todas sus obras. Con Jesús la humanidad vio a un hombre perfecto y completo, de acuerdo al propósito eterno. Y Dios habló desde los cielos dando testimonio: “… Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo” (Mc 9, 7). Jesús nos trajo la semejanza de Dios, la autoridad, la vida y la multiplicación. Dice el Documento de Aparecida Nº 392 “… Jesucristo es el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre” (del Discurso Inaugural de SS Benedicto XVI en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano).
De ninguna otra creatura se dice que fue creada a la imagen de Dios, sólo del hombre. Por eso el hombre tiene un lugar de privilegio en el plan de Dios. El hombre fue hecho para llevar la imagen de Dios, compartir el Reino, la vida y la gloria de Dios; esto fue lo que dijo Dios al hombre: “...Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Gn 1 ,28).
paola carbonell
 
Mensajes: 30
Registrado: Dom Ene 08, 2012 7:39 am

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor joseluisperezg » Vie Feb 10, 2012 10:47 pm

[quote="Silviamaria"]Buenos días, no he recibido por mail la lección :( pero revisando el foro he leido y procedo a contestar 8-)

1.- ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
Si, y es algo muy preocupante porque en la actualidad ya no se observan valores en las personas la mayoría busca su bienestar personal sin importarle si pisotea al otro. Todo está codificado y esto te identifica para obtener lo que quieres. El ser humano tiene que comprender que el dinero y lo material no es eterno, todo es cíclico en este mundo, hoy tienes mañana no. Lo que perdura es la nobleza de espíritu, si cultivas la parte espiritual eso te llenará y comprenderás la razón de estar en este mundo.

2.- Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
Esta frase lleva a pensar que el hombre es pieza fundamental de sus valores. Tomando en cuenta los principios hay que trabajar y vivir en comunidad ayudándose entre el prójimo pero sin pasar por encima de las necesidades de los demás. Todos merecemos respeto y no puede alguien enriquecerse a menoscabo de la comunidad.

3.- ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Al ser humano hay que verlo como una persona y no como una cosa. En la relación persona-persona tiene que existir la reciprocidad o sea dar y recibir. No somos objeto somos un fin y merecemos respeto y consideración.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
Somos la obra maestra de Dios porque fuimos creados a imagen y semejanza suya. Toda vida humana es sagrada, desde el momento de la concepción estamos con Dios hasta el último instante de nuestra existencia terrenal. Por lo tanto debemos ser recíprocos con ese regalo y cuidar nuestro cuerpo físico y espiritual para gloria de quien nos ha creado.

Nota: Excelente curso, no me cansaré de repetirlo, me lleva a reflexionar mucho y me hace mucho bien espiritualmente.
Saludos a todos y hasta la próxima semana.



Hola Silvia Maria, en verdad NO TE CANSES DE REPETIR LO DE * EXCELENTE CURSO* necesitamos contagiar a todo el mundo para impulsar la filosofía del Misionerismo para ayudar a mejorar nuestra sociedad y proponer ESTA alternativa de vida.
Saludos
Jose Luis Perez
joseluisperezg
 
Mensajes: 505
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:23 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor joseluisperezg » Vie Feb 10, 2012 10:57 pm

paola carbonell escribió:Para Santo Tomás de Aquino “… la razón no puede alanzar totalmente a Dios... para la salvación son precisas VERDADES que superan todo poder de la razón y sólo pueden conocerse mediante la revelación, se trata de misterios o verdades sobrenaturales como la Trinidad, la Encarnación, la Resurrección... que no son demostrables de modo alguno y se denominan articuli fildeli (dogmas)”.
“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer los creó” (Gn 1, 27).
En el Génesis están las respuestas, allí se presenta al hombre como la única creatura “capaz de conocer y amar a su Creador” (Gn 12,3).
El Catecismo de la Iglesia Católica en el Nº 356 “… sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad…”
Y en el Nº 357 “Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no solamente es algo sino alguien. Es capaz de conocerse, de poseerse y de darse libremente y entrar en comunión con otras personas; y es llamado, por la gracia, a una alianza con su Creador, a ofrecerle una respuesta de fe y de amor que ningún otro ser puede dar en su lugar”.
Por eso nosotros los católicos, creyentes y practicantes sabemos que el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios y que la DIGNIDAD le fue dada en el mismo instante en que Dios se hizo hombre, para vivir junto a nosotros. Porque “¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn 3, 16).
Y por su gracia somos iguales a Jesucristo en condición humana, pero diferentes en condición divina, porque Él vivió, sufrió y hasta tuvo miedo entre nosotros, pero nunca pecó. Y con su muerte y resurrección nos redimió, salvándonos también a nosotros del pecado.
Esa dignidad nos hizo iguales, todos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, todos tenemos un mismo origen y todos podemos ser redimidos, porque el Hijo de Dios, que es Dios, se ofreció voluntariamente para rescatar al hombre de su pecado.
Nosotros los cristianos conocemos el secreto de la felicidad, porque sabemos que aunque la idea de morir nos entristece, la vida no se termina se transforma en vida eterna. Pero lo fundamental no está en que tengamos ese saber, sino en que seamos capaces de transmitirlo a los demás.
Como dijo Jesús a sus discípulos: Vayan por el mundo anunciando el Amor; entonces como personas de este mundo ¿qué tan valientes somos para anunciar esa buena noticia?.
Y anunciar esa buena noticia testimoniándola con la vida, con sentida convicción y profunda fe; no explicándola con la razón y aislando a los que no la entienden o no la viven. Porque es con esas actitudes que nos transformamos en lobos de nosotros mismos. Y empezamos a perseguirnos y a hacernos mal. En estas situaciones es bueno recordar “Traten a los demás como quieran que les traten a ustedes” (Lc 6, 31), porque los demás comparten con nosotros el origen en Dios y la promesa de redención en Jesucristo, porque todos somos imagen y semejanza y tenemos algo que salió de las entrañas de Dios, el “aliento de vida” (Gn 2,7).
Como vengo diciendo el hombre es imagen y semejanza de Dios, el Génesis nos narra el proceso de la creación del mundo en seis días. Cuando hubo creado al hombre, Dios descansó de sus obras. La creación del hombre es la obra maestra de Dios; sólo cuando éste apareció, se declara que Dios entró en su reposo.
“...Hagamos al hombre” (Gn 1, 26) suena como la voz de un consejo, y de alguna manera lo es ya que siempre que hablamos de Dios lo hacemos de la Santísima Trinidad, que se reúne para decidir asuntos trascendentes. “Hagamos al hombre” no es una decisión tomada a último momento, sino un propósito eterno.
En el sexto día de la creación había llegado la hora tan esperada en la paciencia de Dios Trino. ¿Por qué, de entre todas las cosas y las creaturas de Dios, el hombre es lo que le da la mayor satisfacción? Es porque su amado Hijo asumiría la humanidad corporalmente por toda la eternidad hacia el futuro, y lo Divino habitaría corporalmente en la figura humana. Así que el hombre fue hecho por causa de Cristo.
Con Jesús, Dios tiene al hombre que siempre quiso tener, al hombre que le hizo descansar de todas sus obras. Con Jesús la humanidad vio a un hombre perfecto y completo, de acuerdo al propósito eterno. Y Dios habló desde los cielos dando testimonio: “… Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo” (Mc 9, 7). Jesús nos trajo la semejanza de Dios, la autoridad, la vida y la multiplicación. Dice el Documento de Aparecida Nº 392 “… Jesucristo es el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre” (del Discurso Inaugural de SS Benedicto XVI en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano).
De ninguna otra creatura se dice que fue creada a la imagen de Dios, sólo del hombre. Por eso el hombre tiene un lugar de privilegio en el plan de Dios. El hombre fue hecho para llevar la imagen de Dios, compartir el Reino, la vida y la gloria de Dios; esto fue lo que dijo Dios al hombre: “...Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Gn 1 ,28).




Estimada Paola, ya estaba extrañando tus respuestas tan profundas.
En verdad gracias por el esfuerzo que estas haciendo al responder.
¿De que país eres?
Saludos
Jose Luis Perez
Mexico
joseluisperezg
 
Mensajes: 505
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:23 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Tablita » Sab Feb 11, 2012 2:30 am

1.- Si, efectivamente es una aberraciòn, ya que nos manipulan a traves de los medios de comunicaciòn, nos utilizan para sus propios fines y olvidan que el fin es el hombre mismo, esto gracias al ego de los que se dicen servidores dentro de esta sociedad cada vez màs corrupta y sin valores.

2.- Desafortunadamente esta frase es cierta, ya que el hombre se ha llegado a sentir igual que Dios, manipulando la creaciòn de embriones, sin ètica alguna, lo cual nos llevarà un dìa a destruìrnos a nosotros mismos, si el hombre mismo no se controla, pereceremos por nuestras propias acciones.

3.-Fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios por El mismo, que nos creo con amor, dandonos el libre albedrìo de actuar de acuerdo a nuestra conciencia, somos templo, por lo cual nos deberìamos sentir Dignos y orgullosos de ser sus hijos.
Tablita
 
Mensajes: 89
Registrado: Mar Oct 04, 2011 11:42 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor mariaines » Sab Feb 11, 2012 12:39 pm

1.-¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
Si me he puesto a pensar y me causa mucho dolor, porque el hombre es tenido como un numero, un objeto y no un sujeto.

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
La necesidad de ayudarse, de colaborar, de sentirse corresponsable del hermano que camina conmigo.

3.-¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Si y que importante es defender la dignidad de la persona humana, especialmente en nuestro continente donde el hombre no es respetado, se le quita la libertad y se lo reduce a objeto.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
El hombre es la gran obra maestra de Dios, modelada con mucho amor por Dios, con mucha ternura fue dando forma a la tierra mezclada en la misma proporcion con el agua, las cualidades y limitaciones de los hombres, y le insuflo un halito de vida, que lo hizo SER y muchas veces olvidamos esta dignidad de la persona, este amor que el Señor tiene por cada criatura y la reducimos a simple objeto. Creoq ue una actitud fundamental que debemos suscitar en cada persona comenzando por nosotros es la gratitud por la gratuidad y el amor de un Dios trinitario que nos ama.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Gabriela_Ladron » Sab Feb 11, 2012 1:29 pm

1.-¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

Sí, es una muestra de la deshumanización que paradógicamente tiene esa idea: se trata de ayudar al hombre, pero no se le humaniza, es parte de una masa informe, sin rostro ni pensamiento propio.

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre.

El hombre, por su misma naturaleza, es un ser social. La ayuda mutua es un punto vital para continuar con su vida, ya que la colabariación es indispensable en una comunidad. Por otro lado, el hombre sólo es débil, por lo que debe recurrir a la ayuda de Dios para lograr este "rescate".


3.-¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?

Sí. Es uno de los mayores regalos que tenemos como seres humanos: el poder decir que somos imagen y semejantes a Dios. Y eso implica que cada uno de los seres humanos, independientemente de sus características físicas, de sus pensamientos religiosos, de su sexo y de todos los demás puntos que utilizamos para clasificarnos, compartimos la misma dignidad ,en el mismo nivel.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.

Implica una gran responsabilidad: somos los únicos que tenemos conciencia de ese amor de Dios, y por ellos, es necesario qeu vivamos de acuerdo a eso, no solamente de manera personal, sino comunidad. Y no sólo comunidades parecidas o ocn afinidades, las que ocnsideramos "de los nuestros", sino que fomentemos esa conciencia de responsabilidad nacida de nuestra dignidad de hijos de Dios también en nuestras relaciones con "lo otros". Esa es la parte que considero difícil en general: es más fácil respetar al que es "como uno" que reconocer la valía del "otro".

Gabriela
México
Avatar de Usuario
Gabriela_Ladron
 
Mensajes: 168
Registrado: Jue Feb 25, 2010 12:32 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Ignacio Vivas » Sab Feb 11, 2012 3:06 pm

Hola esperando se encuentren bien,la gracia y paz de parte de nuestro Señor Jesucristo este con ustedes.

Comentario sobre la lección 4.
1.-¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

Si el hombre se esta convirtiendo solo en un instrumento.no en un fin, aqui el hombre actualmente solo quiere adquirir dinero.noce preocupa que hay algo más alla que es la eternidad.y que tenemos que hacer buenas obras para ir adquieriendo poco a poco el cielo. El hombe actualmente solo quiere estar ala moda en sentido dejarse guiar por lo que los demás hagan o dejen de hacer.no en crecer en persona o humano.

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
La necesidad de ayudarse, de colaborar, de sentirse corresponsable del hermano que camina conmigo

3.-¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Si el hombre nunca piensa en la dignidad del hombre si no en como servirce de él.y siendo que deberia de ser lo contrario que es un medio tambien que nos ayuda a crecer como personas en sentido que nos corrigen cuando estamos en algún error.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.
Si el hombre es hombra de Dios que a sido a imagen y semajanza.Por lo tanto tenemos que ver al projimo como ser humano no como una cosa.

Nota:Me gusta mucho el parrafo ultimo de la lección que habla de La integración humana es mandato evangélico, es pilar básico de la Doctrina Social Católica.

Animo a ponerle ganas.
Ignacio Vivas
 
Mensajes: 4
Registrado: Lun Feb 06, 2012 11:35 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor colmena » Sab Feb 11, 2012 7:43 pm

Hola a todas y todos
Espero que hayan tenido una semana tranquila. Envío mis reflexiones alrededor del tema pilares dle Misionerismo

1. ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
Creo que sí, el ser humano ha perdido la dimensión de su existencia y en un afan de TENER y TENER se olvida de SER por lo que ha pasado a ser ese número. Se ha olvidado de vivir, de admirar y reconocer a los otros y a la naturaleza misma.

2. Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
Dios creó al ser humano a su imagen y semeanza, le dio la inteligencia y libertad para actuar por lo que es al ser humano el que le corresponde actuar y re encaminar su trayecto. Está en cada uno de nosotros trabajarlo, asumir nuestro compromiso como cristianos.

3. ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Sí, muchísimas veces y creo que si Dios pensó en el ser humano dentro del plan de amor, el ser humano debe vivir de acuerdo a esa dignidad, con sus necesidades básicas cubiertas, viviendo su libertad responsablemente, asumiendo su co responsabilidad de cuidado y administración de los recursos naturales, no como dueño y señor sino como parte de la misma naturaleza.

4. Reflexiona sobre lo que significa que.... El hombre es la obra maestra de Dios.
Dios al terminar lo que iba creando decía, esto está bien. El se maravilló de su misma creación porque fue hecha con amor. Y el ser humano, como obra plena y lo más maravilloso es que somos cada uno irrepetible, único, con talentos y caracterísitcas diferentes unos de otros pero con la dignidad de ser hijos de Dios. Esto es la maravilla de la creación.
colmena
 
Mensajes: 32
Registrado: Dom Ene 15, 2012 9:05 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor salvino » Sab Feb 11, 2012 10:53 pm

1. ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo en un instrumento, en un número, en un medio y no en un fín?
Cuando Dios crea al hombre, lo crea en plenitud, pone a su servicio toda la creación y le da el mandato de someterla, pero cuando le creen a la serpiente la falsa promesa "y serán como dioses", entra el pecado en su vida y con el pecado entra el odio, el dolor, la división, aparece la sujeción y el dominio, la soberbia, la vergüenza, etc., y esto hace que la inteligencia se debilite y no pueda ya entender a Dios con toda su magnitud como lo veía antes de cometer el pecado, y ahora se deslumbra con el brillo de las cosas creadas. Para poder alcanzar ese brillo de las cosas creadas, el hombre se convierte a sí mismo y convierte a los demas en un medio; Los políticos convierten a los demàs en medios para llegar y permanecer en el poder, en los sistemas de producción, el hombre es un eslabón mas de la cadena productiva, en el comercio es un consumidor mas y en la búsqueda del placer el hombre se convierte asímismo en un medio. Los dioses que se ha creado el hombre y que cree que le darán la felicidad anhelada son: el poder, la riqueza y el placer.

2. Medita esta frase: estoy convencido de que el hombre debe rescatar al hombre o perecerá por el hombre.
Dios crea al hombre a su imagen y semejanza, un ser totalmente distinto a cualquier otro de la creación, y lo crea por puro amor y lo destina al amor y a su fín último que es el amor infinito. Pero como decía en el punto anterior, la soberbia, el odio, la división, el dominio hacia los demas, hace que el hombre haya creado una sociedad individualista y materialista que promueve la competencia, no para ser mas, sino para tener mas y con esto el hombre se está acercando a su destrucción.
Como vimos en las lecciones anteriores, solament4e promoviendo la civilización del amor, reconociendo la eminente dignidad de todas y cada una de las personas, el hombre podrá rescatar al hombre.

3. ¿Has meditado sobre la dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Claro, lo he meditado muchas veces y muchas veces también me ha costado trabajo entender esa dignidad, sobre todo en hombres que se han sumido en las drogas, en el alcohol, que han cometido crímenes, violaciones, abortos, etc., pero al final de cuentas Dios nos dotó a todos de esa imagen y semejanza de El, que como características son la inteligencia, la voluntad y la libertad. Y en esas circunstancias todos debemos reconocerles su dignidad humana por el simple hecho de ser personas, de pertenecer al género humano y por ser también Hijos de Dios.

4. Reflexiona sobre.....el hombre la obra maestra de Dios.
Dios crea al hombre al final de todas las cosas creadas y pone a su servicio toda la creaciòn, lo crea con un infinito amor y cuando el hombre lo desobedece, todavía nos manda a su Hijo para que nos reconcilie con El. ¿Si no somos su obra maestra, no entiendo cómo o porqué siempre se ha ocupado de nosotros.
salvino
 
Mensajes: 12
Registrado: Mié Sep 08, 2010 10:28 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor sajuma1963 » Dom Feb 12, 2012 11:20 am

Esta entrega ha sido la que más me ha llegado. La manera de ver al ser humano desde una perspectiva de acompañamiento me recuerda mucho la filosofía de san Juan Bautista de la Salle y propiamente pues es la manera en que los santos han vivido el evangelio en sus vidas.
Los pilares del misionerismo son los que lo soportan - hablando de 'soportar' no como algo de aguantar aunque nos moleste -es decir, los que lo sostienen. E indudablemente la persona es uno de ellos. He meditado mucho de como las personas en vez de ayudarnos unas a otras nos empecinamos en hacernos daño. Incluso el mismo concepto de hombre - varón y mujer - nos lo quiere cambiar la sociedad y algunos de sus gobiernos que ignoran esta esencia de la personalidad humana. Cuando comprendamos que vivir en cuanto a ser imagen y semejanza de Dios - es decir, creadores y portadores del amor - podremos avanzar en la construcción de una sociedad justa y honorable como lo es Dios. Precisamente con el misionerismo es que Dios puede ser dado a a conocer y Dios es Amor. Y si analizamos esta bendita palabra del 'amor' desde una concepción etimológica griega vemos que a-mor significa no-muerte o sea vida. Por lo que si queremos una sociedad viva debemos partir del Dios del Amor, del Dios de la Vida.
sajuma1963
 
Mensajes: 16
Registrado: Lun Ene 23, 2012 11:31 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor edgardoflores » Dom Feb 12, 2012 12:11 pm

¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
En nuestra actualidad, el hombre únicamente está viendo el utilitarismo del mismo hombre, especialmente en el ámbito laboral. Si el hombre es capaz de producir lo valoro muchísimo, si no, simplemente busco la manera de prescindir de él. Por este tipo de ideología es como se han presentado las situaciones en torno al aborto, eutanasia y pena de muerte. Se deja de valorar al ser humano por su esencia, sino como instrumento.
Mientras el ser humano no vea al hombre como lo es, una persona valiosa per se, seguirá cayendo en errores gravísimos de reducir al ser humano a algún aspecto, sea ya biológico, psicológico, social o cualquier otro.

Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre
El hombre es el único capaz de comprender más allá de los aspectos materiales, por lo tanto, será el único capaz de valorar y valorarse. Sólo el trabajo, no a nivel ideológico, sino en un actuar en torno al ser mismo, podrá ser la respuesta adecuada. No importa donde uno se desempeñe, debe dar muestra de un interés genuino por hacerle ver a todos lo importante que son, lo valiosos que son, para así contrarrestar tanta postura ideologizante que busca hacer creer y sentir al hombre como mero instrumento.
Es urgente responder, es urgente demostrar que el ser humano no pierde dignidad por ninguna circunstancia, y esto, sólo nosotros mismos lo podemos hacer. Elevar a la humanidad al lugar que le corresponde.

¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?
Sí, lo he hecho. El ser humano, al haber sido creado a imagen y semejanza está revestido de una dignidad que le es inherente en cualquier circunstancia y que nada ni nadie se la puede hacer perder, dado que la participación con Dios no se pierde nunca, aún cuando el mismo hombre se arroje en "contra" de Él.

Reflexiona sobre lo que significa que.... El hombre es la obra maestra de Dios.
El hombre, espíritu encarnado, es la manifestación más grande del amor de Dios. Le ha brindado una libertad que Él mismo respeta y es éste uno de las más grandes manifestaciones de su semejanza a Él. Dios ha hecho al hombre como el culmen de su creación, y lo ha hecho para el amor, por ello es la obra maestra de su creación.
edgardoflores
 
Mensajes: 17
Registrado: Mar Ene 26, 2010 7:31 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor lindoro50 » Dom Feb 12, 2012 1:00 pm

1. / ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

Sí. Todos los seres humanos por el hecho de pertenecer a la especie tenemos valor que nos viene precisamente de nuestra cualidad como seres espirituales capaces de trascender. Este concepto trae consigo el que la persona sea siempre un fin, y que no puede ser considerada un medio, simple número o instrumento para nadie ni para nada. Por ser digna, la persona merece todo respeto y consideraciones. Sin embargo esta dignidad, que se deriva del comportamiento y la conducta de la persona, se conquista y se construye día a día por medio de la búsqueda de lo que uno realmente es. La vida humana implica crecimiento o abdicación. Implica un constante sacrificio por mantener su unidad y su integridad, echando a un lado lo inútil o lo accesorio.

2. / Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre.

La norma personalista impide la utilización de la persona. Pues su dignidad le impide ser utensilio de nadie. Lo que salva la utilización de una persona por otra es la mutua y gustosa determinación de cooperar, ambas, en la consecución de un mismo fin común. La actitud justa ante la persona, contraria al uso o a la utilización, es el amor fraterno, no querer a la persona como medio sino como fin; quererla en sí, no como utilidad o goce pues el amor fraterno es ante todo afirmación de la persona, querer su bien, como tal, como persona humana.

3. / ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?

A la vez que forma parte del mundo, el hombre lo trasciende y muestra una singular capacidad - por su inteligencia y por su libertad - de dominarlo. Y se siente impulsado a la acción con esta finalidad. Podemos aceptar por tanto que el valor del ser humano es de un orden superior con respecto al de los demás seres del cosmos. Este valor constituye la "dignidad humana".
Este valor singular que es la dignidad humana se nos presenta como una llamada al respeto incondicionado y absoluto. Un respeto que, debe extenderse a todos los seres humanos. Por eso mismo, aún en el caso de que toda la sociedad decidiera por consenso dejar de respetar la dignidad humana, ésta seguiría siendo una realidad presente en cada ser humano. Aún cuando algunos fueran relegados a un trato indigno, perseguidos, o eliminados, este desprecio no cambiaria en nada su valor inconmensurable como seres humanos. La dignidad propia del hombre es un valor singular que fácilmente puede reconocerse. Pero ni podemos otorgarlo ni está en nuestra mano retirárselo a alguien. Es algo que nos viene dado. Es anterior a nuestra voluntad y reclama de nosotros una actitud proporcionada, adecuada: reconocerlo y aceptarlo como un valor supremo.
La dignidad de la persona humana está enraizada en su creación a imagen y semejanza de Dios; se realiza en su vocación a la bienaventuranza divina. Corresponde al ser humano llegar libremente a esta realización. Por sus actos deliberados, la persona humana se conforma, o no se conforma, al bien prometido por Dios y atestiguado por la conciencia moral. Los seres humanos se edifican a sí mismos y crecen desde el interior: hacen de toda su vida sensible y espiritual un material de su crecimiento. Con la ayuda de la gracia crecen en la virtud, evitan el pecado y, si lo han cometido recurren a la misericordia de nuestro Padre del cielo.

4. / Reflexiona sobre lo que significa que... El hombre es la obra maestra de Dios

De ninguna otra criatura se dice que fue creada a imagen de Dios; esto sólo se dice del hombre. Siendo así, el hombre tiene un lugar de privilegio en el plan de Dios. El hombre fue diseñado para llevar la imagen de Dios, compartir el reino, la vida y la gloria de Dios; esto fue lo que dijo Dios al hombre: “...Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra... y en todo animal que se arrastra sobre la tierra” (Gn.1:28:28,26b). Señorear y sojuzgar son funciones de un rey y esto implica el ejercicio de la autoridad. Hay una analogía entre el origen del Hijo eterno del Padre y nosotros en el mundo. Dios ama a cada hombre por sí mismo y para cada uno tiene una misión, otorga una vocación que se inserta en la obra redentora del Hijo, llena de sentido su vida en el tiempo y le prepara para la vida eterna en comunión con la Trinidad y todos los santos.

Atentamente,
Pedro Fernando Olivares E.
Febrero 12, 2012
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Elizalban » Dom Feb 12, 2012 1:46 pm

Con todo el entusiasmo que Jesús y María me inspiran, aquí van mis respuestas:

1.- ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?

Afortunadamente surge el Misionerismo para que se cumpla la Palabra: “La piedra que los constructores desechan, en piedra angular se convierte.” Porque bien sabemos que Jesús es en todo un hombre semejante a los otros, El es a la vez piedra de escándalo y piedra angular.

2.-Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombre.

La única muerte que debemos temer es la muerte espiritual. Esta puede tener origen cuando el hombre abusa de la debilidad del hombre o del poder que ha recibido de Dios sobre otro u otros hombres. “Tened cuidado que esa vuestra libertad no sirva de tropiezo a los débiles.”


3.- ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?

Pero en medio del mundo la mayor prueba de dignidad del hombre es su constante diálogo con su Creador “¿No sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis?” Entonces el hombre es siempre presencia de Dios en la tierra.

4.-Reflexiona sobre lo que significa que…. El hombre es la obra maestra de Dios.

Tal es el proyecto de Dios porque aunque el hombre por la desobediencia rompe con la fuente de Vida y se entrega a su engañosa autonomía, Dios le otorga un nuevo Camino de Verdad y Vida, Su Hijo, el Adán perfecto. Por eso nosotros, obra maestra, “que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo…Y de igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestras flaquezas.”

Cordial saludo,
Elizabeth Albán
Lieja-Bélgica.
Elizalban
 
Mensajes: 60
Registrado: Sab Ene 07, 2012 4:57 pm

Re: Aquí dejo tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor mre » Dom Feb 12, 2012 2:06 pm

1. Considerar al hombre como medio sin orientar la voluntad, la inteligencia y los afectos a él, es destructivo. Importa por tanto salir de esos intentos por parte de quien provengan. Hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar. La vida es el valor más valioso, junto con la libertad religiosa, del hombre que no es esclavo al servicio de otros fines ajenos.

2. El hombre debe rescatarse, encontrarse con Dios y dirigir sus pasos y actuaciones para su gloria, sirviendo a los demás. Si no se rescata el hombre, perece porque no busca lo que le salva y le da vida eterna, que no es sino su unión con Dios y su comunión con los hermanos.

3. Todo hombre es digno por ser semejante a Dios y su obra, sin tener otras consideraciones le debemos honra, respeto, ayuda... y amor.

4. El hombre creado por Dios es la obra maestra de la creación, el culmen del universo y lo que le da valor. No es casualidad que Dios haya querido que su Hijo fuera también hombre además de su condición divina en una sola persona.

Buenas tardes, saludos cordiales,

Mariano (España).
mre
 
Mensajes: 34
Registrado: Mar Ene 24, 2012 10:05 am

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor profehumberto1 » Dom Feb 12, 2012 3:10 pm

1. ¿Te has puesto a pensar en la aberración de que el hombre se está convirtiendo solo en un instrumento, en un número, en un medio, y no en un fin?
Sí y desgraciadamente es una forma de
pensar de la mayoría de los seres humanos que no les importa pasar por encima de los demás con el fin de obtener lo que desean. Se valen de un puesto o de una empresa para ello. Por eso se dice QUE EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.
Debemos de trabajar todos para el mismo fin y no valernos de los medios para hacer de las nuestras ya que esto no está en los planes de Dios. Si continuamos con esta mentalidad prevaleceremos.
2. Medita esta frase: Estoy convencido de que el hombre, debe de rescatar al hombre o perecerá por el hombreComo leíamos en el texto, si cada quien trabaja para su propio bienestar sin importarnos los demás, fracasaremos en la misión que Dios quiere de nosotros que es la de crecer como personas ayudándonos mutuamente, poniéndonos en los zapatos de los demás.
3. ¿Has meditado sobre lo que es la Dignidad del hombre, por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios?Al ser creados a imagen y semejanza de Dios deberíamos de comportarnos como seres humanos que nos preocupamos por los demás y que no solo nos fijamos en nuestros propios intereses. Esto debe de servirnos como reflexión para crecer como personas en todos los campos que abarcan nuestra persona.
4. Reflexiona sobre lo que significa que.... El hombre es la obra maestra de Dios.El ser obra maestra de Dios debería ayudarnos a entender la importancia de estar en la Tierra y lo que Dios quiere que hagamos por los demás. Deberíamos ser más constructivos y menos destructivos con la naturaleza y con todos los que nos rodean.
profehumberto1
 
Mensajes: 104
Registrado: Mar Ene 26, 2010 2:14 pm

Re: Aquí se deja tarea tema 4: Pilares del Misionerismo.

Notapor Rosa Kant » Dom Feb 12, 2012 4:15 pm

Las últimas luchas que hemos visto en algunos países de Europa, nos demuestran que los que gobiernan no han puesto en primer lugar su responsabilidad con sus conciudadanos. Los gobiernos se han endeudado por cumplir los caprichos de los gobernantes de turno, y así, aun las empresas mejor administradas sufren los estragos de estas faltas. Los gobernantes, considerando que el gobierno es una empresa, pues en ambas es el hombe es el pilar de la producción, no han sabido obtener los mejor de sus adminsitraciones. El director de cualquier empresa es reconocido como muy similar al director de una orquesta que debe conocer a cada integrante de su equipo para lograr con ellos la más sublime de las melodías.
Un avance en el mundo empresarial de hoy es denominar a los que trabajan en la empresa como colaboradores, un término más humano, más integrador de la empresa, pues son realmente grupos de hombres unidos para lograr una misma meta.
El hombre que ve en su empresa un medio para mejorar el nivel de vida suyo y de su familia, sin concesiones exageradas, en un plano de justicia social, va a trabajar dentro de un horario de trabajo y aún fuera de el su mente creadora estará haciendo reflexiones sobre como mejorar lo que hace o como contribuir a que la empresa mejore.
Somo semejantes a Dios en cuanto a que somos, nos conocemos, nos amamos y luego miramos a nuestros semejantes (aquí están los elementos de nuestras tradiciones, nuestros valores) y damos lo mejor de nosotros mismos. Sinembargo, no se puede soslayar que el mundo es complejo y que siempre habrá individuos conflictivos. Es allí donde nuestra voluntad nos llevará a ir un paso más allá para lograr ese bien integral necesario para todos.
Ese ser Supremo, que conoce el alma humana y que considera al hombre su obra maestra, es para nosotros, los creyentes, un recurso que nos ayuda en los momentos en que no todo es perfecto, no todos los hombres son íntegros, es la voz que detrás de nuestra conciencia nos ayuda a lograr lo que a primera vista parece imposible, y a pasar los muchos temporales por los que debe de pasar el padre o la madre de familia que depende de ese trabajo para el sustento de sus seres queridos.
Rosa Kant
 
Mensajes: 18
Registrado: Dom Ene 22, 2012 5:21 pm

Siguiente

Volver a Curso: El Misionerismo (Aplicación de la doctrina social de la Iglesia Católica a la empresa)

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], tolikkk, Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |