Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Conocer la importancia de la figura de Santiago el Mayor en la cultura occidental, el papel fundamental que desempeñó en la expansión del cristianismo y el culto jacobeo desde el siglo I hasta la actualidad

Fecha de inicio del curso: 1 de octubre de 2012

Fecha de finalización del curso: 21 de enero de 2013

Periodicidad de envió de las lecciones: semanal

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, ultreio, Moderadores Animadores

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor Betancourt » Mié Oct 03, 2012 9:37 pm

De Marcos capitulo 1:
19 Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó,

20 y con ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.


En este breve relato de la elección de Santiago y Juan hay algo que me impacta demasiado. Ellos estaban arreglando las redes para pescar, estaban trabajando, es decir, ocupados. Sin embargo, sólo con una llamada de Jesús dejaron la barca.

Wao!! Es sorprendente... porque hoy estamos demasiado ocupados, dandole a nuestra familia, amigos y trabajos el lugar que Jesús merece y nos hacemos los sordos y menos intentamos seguirlo. Este pasaje es una galleta sin manos!
Yariana Betancourt
El amor de Dios es maravilloso!
http://www.francinasmile.wordpress.com
Avatar de Usuario
Betancourt
 
Mensajes: 203
Registrado: Mié Feb 17, 2010 7:45 am
Ubicación: Santo Domingo

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor moisescssr » Mié Oct 03, 2012 11:04 pm

Así mismo, me parece importante compartir este artículo sobre Santiago, el Mayor: :D

¿Cómo sería Santiago, el hijo de Zebedeo y Salomé, a quien los evangelistas siempre sitúan en lugar destacado en las listas de los Doce, y a quien Jesús mismo quiso a su lado, junto a Pedro y a su hermano Juan, en alguno de los momentos más significativos de su existencia terrena? Hubo de ser, sin duda, un hombre exaltado y ardoroso, propenso a la cólera, a quien imaginamos cogiéndose unos cabreos de órdago cuando, después de una dura jornada en el lago Tiberíades, volviese de vacío a Betsaida. Más de una vez lanzaría airado maldiciones a los peces remisos a caer en sus redes; más de una vez los amenazaría con arrojar sobre ellos el "fuego del cielo", que es lo que también quiso arrojar sobre los inhospitalarios samaritanos cuando, después de la Transfiguración, Jesús lo manda por delante, junto a su hermano Juan, para buscar dónde pasar la noche. Podemos imaginarnos a Santiago, exhausto y hambriento, echando pestes de los samaritanos, y a Jesús reprendiéndolo: "Menos lobos, hijo del trueno, menos lobos...". Porque así, "hijos del trueno", era como llamaba Jesús a Santiago y a Juan; en donde se demuestra que los Zebedeos eran hombres bragados y poco mansos. Alguna razón tenía, sin embargo, Santiago, para llevarse ese berrinche. ¿Cómo osaban esos zarrapastrosos samaritanos negarle pan y posada a un hombre que acababa de ver el cuerpo de Cristo traspasado de luz y rezumando gozo y belleza en el monte Tabor? Aquella Transfiguración no la había realizado el Señor ante las multitudes, ni siquiera ante los Doce, sino tan sólo en presencia de Pedro, de Juan y de él mismo. Seis días antes, Jesús había instituido en Cesarea el Primado de Pedro; seis días antes, Jesús había anunciado su Pasión y había dicho a los Apóstoles que, para salvarse, había que "negarse a sí mismo" y tomar la cruz. Y, puesto que tal revelación tuvo sin duda que conturbar a los pobres Apóstoles, Cristo toma a tres de ellos y, para hacerles más llevadero y tragable el escándalo de la Pasión, les permite vislumbrar la gloria divina, como un "relámpago" premonitorio de la Resurrección. Santiago había visto a su Maestro en coloquio con Elías y con Moisés; y, aunque no había entendido muy bien de lo que hablaban, Jesús le había ordenado que no lo contase a nadie hasta que "el Hijo del hombre resucite de ente los muertos". Santiago, pues, sabe que Jesús va a resucitar; sabe que le ha sido concedido el don de vislumbrar esa gloria que se avecina... pero no ha entendido el sentido del milagro que acaba de presenciar, no ha entendido que sin cruz no hay Resurrección. Podemos imaginarlo confabulando con su hermano: "Jesús nos ha confiado que va a resucitar de entre los muertos. Y Jesús ha querido que tú y yo veamos anticipadamente su gloria. Ergo tenemos derecho a que se nos guarde un lugar preferente en su gloria, uno a la derecha y otro a la izquierda de su trono". Y allá que se van, los hijos del trueno, en comisión petitoria, a reclamar ese derecho.

El Evangelio de Mateo -a diferencia del de Marcos-introduce en este episodio una precisión muy sabrosa y psicológicamente plausible. ¡Resulta que los bravucones Zebedeos, los hermanos tonantes, echan mano de su madre Salomé para que les haga de intermediaria ante Jesús! Y es la madre la que solicita a Jesús que sus dos hijos tengan un lugar de privilegio en el Reino: uno a su derecha y otro a su izquierda, como validos o chambelanes en una corte palaciega. Aquí no podemos por menos que imaginarnos a Jesús soltando una carcajada. "¡Vaya con los hermanos vociferantes y airados! -pensaría--. Son unos tíos con toda la barba, pero se escudan en su mamá para que sus ambiciones resulten menos descaradas, para que su apetito de honores quede atemperado, mitigado, hermoseado por la solicitud materna". Santiago y Juan actúan como los postulantes maquinadores en busca de enchufe, que en lugar de presentar su candidatura a pecho descubierto recurren a intermediarios; y ya se sabe que no hay mejor intermediario que la madre propia, que es quien mejor y con mayor sentimiento resalta las prendas del postulante, ablandando el corazón del que tiene potestad para adjudicar cargos o repartir mercedes. Pero a los bravucones Zebedeos no les valió en esta ocasión la triquiñuela: "El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos". Y por si aún no les hubiese quedado claro en que consistía eso de ser "esclavo de todos", Jesús vuelve a elegir a los "hijos del trueno", junto a Pedro, para que presencien su oración agónica en el huerto de Getsemaní. Jesús se hace obediente hasta la muerte; y, viéndolo humillado y sufriente, al fin Santiago podrá entender que la gloria que él pudo vislumbrar en el monte Tabor no se alcanza encaramado en un trono, sino colgado de un madero. Santiago ya está preparado para entender aquel largo sermón con que Jesús se había despedido de sus discípulos: "El siervo no es más que su maestro. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros". Y también está preparado para entender las dos formas más pavorosas de persecución: primero la persecución desde dentro ("os expulsarán de las sinagogas"); y después desde fuera ("E incluso llegará la hora en que os matarán y pensarán que con eso hacen un servicio a Dios"). Lo que Jesús predijo se cumplió; todos los Apóstoles fueron expulsados de la sinagoga y después murieron mártires, con la única excepción de Juan, el hermano de Santiago, que murió longevo y en la cama, aunque desde luego también fue mártir, porque lo echaron a una caldera hirviendo en tiempos de Domiciano, de la que salió milagrosamente ileso, y luego fue condenado a las minas de Patmos, que eran un suplicio peor que la muerte. Santiago, el otro hijo del trueno, fue decapitado por orden de Herodes Agripa, allá por el año 40, en Jerusalén, donde empezó a predicar el Evangelio inmediatamente después de la ascensión de Cristo. El hijo del trueno no maldijo entonces a sus ejecutores, ni los amenazó con el "fuego del cielo", ni reclamó en el trance de la muerte un lugar preferente al lado del trono: y es que había entendido que para gozar de aquella gloria que Jesús le permitió vislumbrar en la cima del monte Tabor había que "dar la vida como rescate por muchos".

:?: A España no sabemos a ciencia cierta si vino Santiago. Pero la Tradición así nos lo enseña desde tiempos inmemoriales; y la Tradición dice verdad, pues nunca hubo pueblo tan impetuoso y a la vez sufrido como el español. Y ese ímpetu que, corregido en la escuela del sufrimiento, no se disipa en bravuconería y aspaviento vano, sino que sabe hacerse paciente en la adversidad sólo lo pudimos aprender los españoles de aquel hijo del trueno que contempló anticipadamente la gloria de Cristo y que, al fin, aprendió que para alcanzar la gloria hay primero que apurar el cáliz del dolor.
moisescssr
 
Mensajes: 118
Registrado: Dom Sep 23, 2012 7:10 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor Betancourt » Jue Oct 04, 2012 7:39 am

moisescssr escribió:Así mismo, me parece importante compartir este artículo sobre Santiago, el Mayor: :D

¿Cómo sería Santiago, el hijo de Zebedeo y Salomé, a quien los evangelistas siempre sitúan en lugar destacado en las listas de los Doce, y a quien Jesús mismo quiso a su lado, junto a Pedro y a su hermano Juan, en alguno de los momentos más significativos de su existencia terrena? Hubo de ser, sin duda, un hombre exaltado y ardoroso, propenso a la cólera, a quien imaginamos cogiéndose unos cabreos de órdago cuando, después de una dura jornada en el lago Tiberíades, volviese de vacío a Betsaida. Más de una vez lanzaría airado maldiciones a los peces remisos a caer en sus redes; más de una vez los amenazaría con arrojar sobre ellos el "fuego del cielo", que es lo que también quiso arrojar sobre los inhospitalarios samaritanos cuando, después de la Transfiguración, Jesús lo manda por delante, junto a su hermano Juan, para buscar dónde pasar la noche. Podemos imaginarnos a Santiago, exhausto y hambriento, echando pestes de los samaritanos, y a Jesús reprendiéndolo: "Menos lobos, hijo del trueno, menos lobos...". Porque así, "hijos del trueno", era como llamaba Jesús a Santiago y a Juan; en donde se demuestra que los Zebedeos eran hombres bragados y poco mansos. Alguna razón tenía, sin embargo, Santiago, para llevarse ese berrinche. ¿Cómo osaban esos zarrapastrosos samaritanos negarle pan y posada a un hombre que acababa de ver el cuerpo de Cristo traspasado de luz y rezumando gozo y belleza en el monte Tabor? Aquella Transfiguración no la había realizado el Señor ante las multitudes, ni siquiera ante los Doce, sino tan sólo en presencia de Pedro, de Juan y de él mismo. Seis días antes, Jesús había instituido en Cesarea el Primado de Pedro; seis días antes, Jesús había anunciado su Pasión y había dicho a los Apóstoles que, para salvarse, había que "negarse a sí mismo" y tomar la cruz. Y, puesto que tal revelación tuvo sin duda que conturbar a los pobres Apóstoles, Cristo toma a tres de ellos y, para hacerles más llevadero y tragable el escándalo de la Pasión, les permite vislumbrar la gloria divina, como un "relámpago" premonitorio de la Resurrección. Santiago había visto a su Maestro en coloquio con Elías y con Moisés; y, aunque no había entendido muy bien de lo que hablaban, Jesús le había ordenado que no lo contase a nadie hasta que "el Hijo del hombre resucite de ente los muertos". Santiago, pues, sabe que Jesús va a resucitar; sabe que le ha sido concedido el don de vislumbrar esa gloria que se avecina... pero no ha entendido el sentido del milagro que acaba de presenciar, no ha entendido que sin cruz no hay Resurrección. Podemos imaginarlo confabulando con su hermano: "Jesús nos ha confiado que va a resucitar de entre los muertos. Y Jesús ha querido que tú y yo veamos anticipadamente su gloria. Ergo tenemos derecho a que se nos guarde un lugar preferente en su gloria, uno a la derecha y otro a la izquierda de su trono". Y allá que se van, los hijos del trueno, en comisión petitoria, a reclamar ese derecho.

El Evangelio de Mateo -a diferencia del de Marcos-introduce en este episodio una precisión muy sabrosa y psicológicamente plausible. ¡Resulta que los bravucones Zebedeos, los hermanos tonantes, echan mano de su madre Salomé para que les haga de intermediaria ante Jesús! Y es la madre la que solicita a Jesús que sus dos hijos tengan un lugar de privilegio en el Reino: uno a su derecha y otro a su izquierda, como validos o chambelanes en una corte palaciega. Aquí no podemos por menos que imaginarnos a Jesús soltando una carcajada. "¡Vaya con los hermanos vociferantes y airados! -pensaría--. Son unos tíos con toda la barba, pero se escudan en su mamá para que sus ambiciones resulten menos descaradas, para que su apetito de honores quede atemperado, mitigado, hermoseado por la solicitud materna". Santiago y Juan actúan como los postulantes maquinadores en busca de enchufe, que en lugar de presentar su candidatura a pecho descubierto recurren a intermediarios; y ya se sabe que no hay mejor intermediario que la madre propia, que es quien mejor y con mayor sentimiento resalta las prendas del postulante, ablandando el corazón del que tiene potestad para adjudicar cargos o repartir mercedes. Pero a los bravucones Zebedeos no les valió en esta ocasión la triquiñuela: "El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos". Y por si aún no les hubiese quedado claro en que consistía eso de ser "esclavo de todos", Jesús vuelve a elegir a los "hijos del trueno", junto a Pedro, para que presencien su oración agónica en el huerto de Getsemaní. Jesús se hace obediente hasta la muerte; y, viéndolo humillado y sufriente, al fin Santiago podrá entender que la gloria que él pudo vislumbrar en el monte Tabor no se alcanza encaramado en un trono, sino colgado de un madero. Santiago ya está preparado para entender aquel largo sermón con que Jesús se había despedido de sus discípulos: "El siervo no es más que su maestro. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros". Y también está preparado para entender las dos formas más pavorosas de persecución: primero la persecución desde dentro ("os expulsarán de las sinagogas"); y después desde fuera ("E incluso llegará la hora en que os matarán y pensarán que con eso hacen un servicio a Dios"). Lo que Jesús predijo se cumplió; todos los Apóstoles fueron expulsados de la sinagoga y después murieron mártires, con la única excepción de Juan, el hermano de Santiago, que murió longevo y en la cama, aunque desde luego también fue mártir, porque lo echaron a una caldera hirviendo en tiempos de Domiciano, de la que salió milagrosamente ileso, y luego fue condenado a las minas de Patmos, que eran un suplicio peor que la muerte. Santiago, el otro hijo del trueno, fue decapitado por orden de Herodes Agripa, allá por el año 40, en Jerusalén, donde empezó a predicar el Evangelio inmediatamente después de la ascensión de Cristo. El hijo del trueno no maldijo entonces a sus ejecutores, ni los amenazó con el "fuego del cielo", ni reclamó en el trance de la muerte un lugar preferente al lado del trono: y es que había entendido que para gozar de aquella gloria que Jesús le permitió vislumbrar en la cima del monte Tabor había que "dar la vida como rescate por muchos".

:?: A España no sabemos a ciencia cierta si vino Santiago. Pero la Tradición así nos lo enseña desde tiempos inmemoriales; y la Tradición dice verdad, pues nunca hubo pueblo tan impetuoso y a la vez sufrido como el español. Y ese ímpetu que, corregido en la escuela del sufrimiento, no se disipa en bravuconería y aspaviento vano, sino que sabe hacerse paciente en la adversidad sólo lo pudimos aprender los españoles de aquel hijo del trueno que contempló anticipadamente la gloria de Cristo y que, al fin, aprendió que para alcanzar la gloria hay primero que apurar el cáliz del dolor.


Pero Moisés es el mismo artículo de arriba.... Está muy bueno. ¿Qué te llevas de estas palabras? Bendiciones! :D
Yariana Betancourt
El amor de Dios es maravilloso!
http://www.francinasmile.wordpress.com
Avatar de Usuario
Betancourt
 
Mensajes: 203
Registrado: Mié Feb 17, 2010 7:45 am
Ubicación: Santo Domingo

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor moisescssr » Jue Oct 04, 2012 12:51 pm

¡¡Si, efectivamente es el mismo artículo y contenido, solo que la fuente varía, la Zenit.Roma, pero al final es lo mismo.
Y la verdad que desde mi punto de vista este artículo es bien extenso y profundo, el cual se debe leer tranquila y pausadamente porque detalla y analiza toda la vida del Apóstol Santiago, como la de su hno. Juan, y la de otros personajes y figuras. Estos hnos., quienes tenían una fuerte personalidad y carácter, eran hombres muy temperamentales y a la vez decididos, firmes, confiados y seguros de sí mismos, por lo que uno reflexiona y piensa que por algo Jesús se fijo en estos hijos de Zebedeo, hombres sencillos, pescadores, trabajadores pero que han tocado el corazón del mismo Jesús, por lo que los llamó a formar con él la primera comunidad apostólica y misionera.
Es un misterio muy grande este tema de la llamada que hace Jesús, la cual ha sido radical para estos hermanos que fueron capaces de dejar todo, incluso a su padre que estaba trabajando con ellos en eso momento. Hubo una transformación, un cambio, una metanoia, no de su personalidad, sino de su mentalidad, adquieren una nueva mentalidad y son capaces de seguir rumbo, de caminar por caminos nuevos y misteriosos pero con la seguridad de que el maestro está con ellos, los guía, dirige y encamina hacia buen término. "Son ahora pesacdores de hombres"= Cambio de vida, de rol y de misión!!!
moisescssr
 
Mensajes: 118
Registrado: Dom Sep 23, 2012 7:10 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor horten » Jue Oct 04, 2012 10:06 pm

Hola Hini, moderadores y compañeros:
Me da mucho gusto iniciar este curso, aunque con un poco de retraso, voy a aplicarme para ponerme al día, pues veo que la mayoría ya llevan "muy buen camino andado"... ¡Felicitaciones!
Horten
horten
 
Mensajes: 1
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor marisa725 » Vie Oct 05, 2012 1:31 am

Santiago el Mayor y Juan son llamados hijos del trueno.
Entre las muchas mujeres de buena posición que contribuían a la obra de Jesús, estaba Salomé de Betsaida. Tan firmemente creía, que dió para el apostolado a sus dos hijos Santiago y Juan, y ella misma seguía a veces a pie a Jesús en sus peregrinaciones. Su marido Zebedeo, era un rico pescador de Galilea con una gran casa y criados y tenía a sueldo a otros marineros, para que trabajen en sus barcos. Cuando sus hijos siguieron a Jesús, prorrumpió en un cúmulo de imprecaciones y de gritos.
Jesús con frecuencia se refería a juan y Santiago como los " Boanergues ", que significa " Los Hijos del Trueno ". No era que ellos fueran más bulliciosos que los demás, sino por la exlosión de ira que su padre tuvo cuando les vió marcharse tras jesús, abandonando las redes y la barca. De aquí el sobrenombre: " Hijos del Trueno ".
marisa725
 
Mensajes: 234
Registrado: Mié Sep 30, 2009 11:10 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor ana fedez » Sab Oct 06, 2012 1:06 am

Buenos dias y que Dios les bendiga.
Mi pequeña aportación:

En el año 44, Herodes Agripa I, rey de Judea, mandó decapitar (cortar la cabeza) a Santiago con una espada. Se dice que el soldado a quién se encargó su ejecución, al ver la disposición inquebrantable de Santiago para entregar su vida en nombre de Jesús, cayó a sus pies aceptando a Jesucristo como su Señor; aquel soldado también fue decapitado en esa hora junto con Santiago.
Los restos del apóstol están en la Basílica de Santiago de Compostela, edificada en su nombre.

Se cree que viajó hasta España, estando en Galicia y Zaragoza, donde se le apareció la Virgen llamada Virgen del Pilar.
Se cSu fiesta se celebra el 25 de Julio.
A Santiago se le representa con vestiduras de peregrino, lleva una mochila, un bastón y un sombrero con una concha. Otra forma de representarlo es como un jinete con su caballo blanco, con la cruz de Santiago y con una espada.
Su símbolo apostólico es tres caparazones de crustáceo, por su peregrinación por el mar. se conoce a Santiago como Apóstol de la Virgen y Apóstol de la Paz
Les recomiendo ver esta entrada.
santiagonuevoleon.com.mx

Gracias Hini como siempre, es un curso precioso
Buen finde!
Ana
ana fedez
 
Mensajes: 136
Registrado: Mar May 08, 2012 8:24 am

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor moisescssr » Sab Oct 06, 2012 12:20 pm

Así mismo es, el foro y curso está excelente, muy interesante y profundo, en donde se destaca el interés, la activa y óptima participación de todos los compañeros y moderadores.
Muchas Gracias a todos por cada artículo e imágenes que comparten. ¡¡Bendiciones Abundantes para todos!!! :D

Frater Moisés C.Ss.R.
moisescssr
 
Mensajes: 118
Registrado: Dom Sep 23, 2012 7:10 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor BlancaElena » Sab Oct 06, 2012 1:47 pm

Imagen

Su Martirio

Durante la última jornada a Jerusalén, su madre Salomé acudió al Señor y dijo a El, dispón que estos dos hijos míos tengan su asiento en tu reino, uno a tu derecha y otro a tu izquierda" (Mateo 20,21). Y los dos hermanos, ignorantes todavía de la naturaleza espiritual del Reino Mesiánico, se unieron a su madre en esta ansiosa ambición ( Marcos 10,37). Y a la afirmación de que ellos estarían dispuestos a beber del cáliz que El bebiera, y de ser bautizados con el bautismo de sus sufrimientos, Jesús les aseguró que ellos compartirían su Pasión (Marcos 10,38-39). Santiago se ganó la corona del martirio catorce años después de esta profecía, 44 d.C. Herodes Agripa I, hijo de Aristóbolo y nieto de Herodes el Grande, reinaba en ese tiempo como "rey" sobre un dominio mayor que el de su abuelo. Su gran propósito era complacer a los Judíos en todas formas, y mostraba gran aprecio por la Ley Mosaica y costumbres Judías. De acuerdo con esta política, durante la celebración de la Pascua de 44 d.C. , perpetró crueldades hacia la Iglesia, cuyo rápido crecimiento enfurecía a los Judíos. El carácter apasionado de Santiago y su liderazgo entre las comunidades Judeo-Cristianas probablemente condujo al Agripa a escogerlo como la primera víctima. " Degolló a Santiago, el hermano de Juan, con la espada."(Hechos 12,1-2). De acuerdo a la tradición, la cual, como sabemos a partir de Eusebio (Hist. Ecle II), fue recibida por Clemente de Alejandría (en su séptimo libro de su obra perdida "Hipotiposis"), el acusador que condujo al Apóstol al juicio, conmovido por su confesión, se convirtió entonces al Cristianismo, siendo ambos decapitados. Como Clemente testifica expresamente que el relato le fue dado "por aquellos que estaban frente a él," esta tradición cuenta con mejores fundamentos que muchas otras tradiciones y leyendas relativas a las obras Apostólicas y muerte de Santiago, relatadas en la obra en Latín " Passio Jacobi Majoris", el Etiópico "Hechos de Santiago", y otros más.
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor luz estrada » Lun Oct 08, 2012 11:51 pm

Hola Hini, moderadores y companeros,
Estoy muy coontenta de finalmente poder entrar en esta clase, soy nueva, nunca e participado, hojala y me tengan paciensia voy a empesar tarde, pero voy a poner mucho empeno, y hojala algun dia pueda expresarme y saber tanto como ustedes,
Que Lindo es lo que he leido, voy a tratar de ponerme al corriente, y muchas Gracias a todos, por compartir tan buenos comentarios, Que Dios los Bendiga a Todos, porque saben Mucho
luz estrada
 
Mensajes: 2
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor YULISAMARY » Mar Oct 09, 2012 10:39 pm

HOla a tod@s...

Lo que quiero resaltar de los textos biblicos es cuando Jesús va al monte de Jetsamani a orar y le dice a Pedro, Juan y Santiago que oren y al regresar los encuentra dormidos ...

En nuestro recorrido por la vida nos sucede igual que ellos, nos quedamos dormidos y no estamos atentos al encuentro con Cristo y solo nos acordamos de él cuando tenemos una dificultad... pero Dios no es solo un bombero que debemos acudir cuando hay incendios... debemos ser constantes y pedirle a Dios que nos conceda el don del discernimiento y sabiduria para aprender de cada acontecimiento y detalle, la cual nos permita crecer en la fé cristiana
YULISAMARY
 
Mensajes: 2
Registrado: Dom Sep 23, 2012 10:30 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor moisescssr » Mié Oct 10, 2012 10:13 pm

Así mismo, a veces nuestra debilidad humana, nuestros cansancios, miedos, frustraciones, desánimos y toda nuestra realidad frágil y limitada nos hacen como "dormir", "entrar en sueño", en este sentido, como un escape, un huir de los problemas y de las situaciones dificiles que nos toquen enfrentar, y es entonces, -pero cuando se lo permitimos y dejamos- que viene Jesús y con su Presencia y Palabra nos despierta, nos levanta y nos anima a seguir adelante con Él, siguiéndole e imitándole hasta el final.

Ahora bien, en otro sentido, teniendo en cuenta lo profundo de nuestra vida, -más en el sentido antropológico- con todos sus quehaceres y realidad presente, íntegra, necesitamos "descansar", "dormirnos un poco", pero para reparar nuestra fuerza, como cargar combustible, o recibir el alimento necesario, sano y fuerte y de ese modo continuar y seguir adelante. Este sueño o dormirse no es para quedarnos fuera de la realidad, sino todo lo contrario, nos debe fortalecer y motivar en el camino y nos debe conducir hacia la realidad de nuestra vida, buscando y brindando soluciones a los problemas, al ejemplo de los Apósotoles, de los Santos y Mártires que con el Espíritu Santo han sido valientes y entregados buscando siempre la verdad y la caridad en medio de toda dificultad, ataques, pruebas y persecusiones.

¡¡¡Bendiciones Abundantes siempre!!! :D :D
moisescssr
 
Mensajes: 118
Registrado: Dom Sep 23, 2012 7:10 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor karinadelcastillo » Vie Oct 12, 2012 4:38 pm

Muy interesante este primer tema!! Muchas informacion y mucho para meditar!! Gracias!!
karinadelcastillo
 
Mensajes: 216
Registrado: Mié Sep 30, 2009 10:34 am

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor wyseen » Vie Oct 12, 2012 10:51 pm

Excelente texto, la manera de presentarlo le pone otro toque de distinción que nos acerca a la persona de Santiago el Mayor con una nueva mirada.

¡Gracias Hini! :)
wyseen
 
Mensajes: 77
Registrado: Mar Sep 29, 2009 1:33 am

Disculpas - Partcipacion foro curso Santaio el mayor

Notapor fernanda quintero » Sab Oct 13, 2012 12:46 pm

Me han de disculpar pero estoy en el curso de Santiago el Mayor y no he podido participar en el foro pues no encuentro por donde debo hacerlo, y voy a participar por aqui. Gracias

Los primeros cristianos profesaron particular devoción a los Santos Lugares, santificados por Jesucristo, y a los Santos Mártires, especialmente a los más allegados al Maestro: Pedro, Santiago, Andrés; Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela son los tres vértices del gran triángulo medieval, meta preferida de las peregrinaciones cristianas.

SANTIAGO EL MAYOR
En el Nuevo Testamento existen varios personajes como el nombre de Jacobo. Este, en concreto, fue llamado Jacobo el Mayor. En hebreo fue llamado Jacob; en griego, Jákobos; en latín, Jacobus; y en las diversas lenguas españolas como Jacobo, Iago, San Yago y Santiago. La vida y milagros de Santiago el Mayor se encuentra también en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles.

Era hermano mayor de Juan Evangelista, también apóstol, e hijo de Zebedeo y Salomé, originarios de Betsaida, habitaban en la cercana Cafarnaún, trabajando en el negocio familiar de pesca en las riberas del Lago de Genesaret. Estaban asociados con otra pareja de hermanos, Pedro y Andrés, en la industria de la pesca del lago para cuyo trabajo contaban con empleados ocasionales. De este círculo de pescadores, Jesús se llevó sus cuatro primeros discípulos: Pedro y su hermano Andrés, Jacobo y su hermano Juan.

Estos cuatro discípulos acompañaron a Jesús en los primeros días de la difusión de su doctrina. Jacobo estuvo presente en el Monte de los Olivos recibiendo de los labios de Jesús el anuncio de la destrucción del templo de Jerusalén, de la completa ruina de la ciudad y de las catástrofes que precederán al final de los tiempos; y fue testigo de la última aparición de Jesús en Galilea tras su resurrección.

Jacobo, junto con Pedro y Juan, fue uno de los apóstoles que tuvo una relación más íntima y especial confianza con Jesús, obteniendo el puesto de testigo privilegiado en los momentos más importantes. El mismo Jesús apodó a Jacobo y a Juan con el sobrenombre de hijos del trueno seguramente por su arrojo y decisión. Jacobo aparece como una persona apasionada, capaz de ponerlo todo en juego; un hombre que arrasa por su iniciativa y valor.

SANTIAGO EL MAYOR EL APÓSTOL JACOBO EN LA HISPANIA ROMANA
Tras la muerte de Jesucristo, Santiago forma parte del grupo inicial de la Iglesia Primitiva de Jerusalén. Los apóstoles se reparten las áreas geográficas por las que predicar, a Santiago le corresponde Hispanía las regiones occidentales.

Llegó a algún puerto de Andalucía embarcado en cualquier carguero que surcaba la ruta comercial entre Hispania Palestina. Comienza la evangelización de las tierras de Hispania desde el sur para ir desplazándose por tierras lusitanas, hasta llegar al final de la tierra o mundo conocido, el Finis Terrae. Continuó su labor dirigiéndose hacia el este peninsular, pasando por Zaragoza y zarpando de nuevo en un barco mercante hacia Jerusalén desde la costa hispánica mediterránea. Hay que tener en cuenta que al comienzo de la Era cristiana se desarrollaba el transporte de minerales como el estaño, oro, hierro o cobre desde la Hispania romana a las costas de Palestina

Una vez en Jerusalén completaría su tarea, acompañado de sus discípulos Atanasio y Teodoro.

Por orden de Herodes Agripa, brazo ejecutor de los alocados caprichos de Calígula, Santiago y Pedro cayeron presos como figuras representativas para dar un escarmiento a la comunidad cristiana y contentar a los judíos. En aquel año 44, el rey de los judíos, tratando de conseguir la confianza de Roma, intensificó la persecución de las primeras comunidades cristianas. El intento fue inútil. Santiago muere decapitado a los 42 años, convirtiéndose en el primer apóstol en verter su sangre por Jesucristo. Así lo dejó escrito Lucas: “HERODES AGRIPA QUITÓ LA VIDA CON LA ESPADA A SANTIAGO, HERMANO DE JUAN”.
Los judíos arrojan el cuerpo fuera de la ciudad, sus dos seguidores Atanasio y Teodoro recogen sus restos para ser enterrado en la tierra donde había predicado. Estos lo embarcaron en el puerto de Jaffa, cruzaron el Mediterráneo, subieron por la costa portuguesa hasta llegaron a las costas la provincia de Gallaecia.
La tradición recoge que fue un barco de piedra; la explicación actual explica que en realidad fue un barco cargado de piedra, tratándose de un mercante dedicado al importante comercio del mármol y otros tipos de piedras por todo el imperio romano.

Allí, en un pequeño asentamiento de origen romano del noroeste ibérico llamado Iria Flavia, la actual Padrón, en la confluencia del Sar y el Ulla, en el fondo de la ría de Arousa, buscaron un lugar adecuado para dar sepultura al maestro. Cerca de allí vivía en una soberbia fortaleza celta Lupa. Los discípulos de Jacobo intentaron enterrar al apóstol en un sepulcro dentro de sus posesiones, pero aquella mujer, que no fue creyente del apóstol, encerró a los dos hombres en las mazmorras, donde terminaron muriendo junto al cuerpo del santo.
fernanda quintero
 
Mensajes: 2
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Mar Nov 20, 2012 10:58 am

El Hijo del Trueno, Santiago el Mayor

Después de la Última Cena, Jesús tiene una inmensa necesidad de orar. Su alma está triste hasta la muerte. En el Huerto de los Olivos cae abatido: se postró rostro en tierra, nos dice San Mateo 26, 39. "Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz; pero no sea yo como quiero, sino como quieres Tú". En Jesús se unen a la tristeza, un tedio y una angustia mortales.

Buscó apoyarse en la compañía de sus amigos íntimos: Santiago, Juan y Pedro, y los encontró durmiendo; pero, entre tanto, uno no dormía; el traidor conjuraba con sus enemigos. Él, que es la misma inocencia, carga con los pecados de todos y cada uno de los hombres, y se ofreció, con cuánto amor, como Víctima para pagar personalmente todas nuestras deudas... y de cuántos solo recibe olvido y menosprecio.
Imagen Jesús orando en el Huerto de los Olivos.

¡Cuánto hemos de agradecer al Señor su sacrificio voluntario para librarnos del pecado y de la muerte eterna! En nuestra vida puede haber momentos de profundo dolor, en que cueste aceptar la Voluntad de Dios, con tentaciones de desaliento. La imagen de la Agonía de Jesús en el Huerto de los Olivos nos enseña a abrazar la Voluntad de Dios, sin poner obstáculo alguno ni condiciones, aunque por momentos pidamos ser librados, con tal de que así pudiésemos identificarnos con la Voluntad de Dios. Debe ser una oración perseverante.

Fuente: Católicosanjavier, La Santa Biblia.

No olvidemos que los dos Hijos del Trueno: Santiago Apostol, San Juan su hermano y San Pedro, siempre estuvieron al lado de Jesús y partciparon en su vida pública: la Trasfiguiración, La hija de Jairo, etc. etc. y en este pasaje de la vida de Jesús de la Oración en el Huerto de los Olivos, tambien estaban, pero para Nuestro Señor fue muy triste al ver que se quedaron dormidos mientras ÉL oraba, sufría y sudaba sangre... y les dice según el Evangelio de San Lucas: "Volvió junto a sus discípulos y los encontró dormidos; entonces dijo a Pedro: ¿Ni siquiera habéis sido capaces de velar una hora conmigo?"

Desgraciadamente asi nos pasa no podemos dedicar tiempo para estar con Jesús en el Templo, visitandolo al estar expuesto en la Custodia, y darle las gracias por todo lo que nos ha dado en especial por la vida, gracias, penas, alegrias, tristezas... Oremos con ÉL y demosle nuestro tiempo, que también es de ÉL.
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: Tema 1. El "Hijo del Trueno", Santiago el Mayor

Notapor CHAGOS » Mié Dic 11, 2013 1:59 pm

BOANERGE:

Llama mí atención cómo pasó El "hijo del trueno" de un pérfil colérico y envidioso de gloria a ser un Apóstol de Cristo que se hizo siervo del próximo; que no alargo su vida corporal sino la entrego para alcanzar la vida eterna (espíritual). Reconozco que no es fácil amar al prójimo, cuando está en riesgo la propia vida, y más díficil amar al que me sacrifica, porque mí corazón lo pongo en el mundo material, al que corresponde mi cuerpo, pero si creo en Jesús, como lo hizo Santiago, entonces sí es posible amar al enemigo, que piensa que mata honrando a Dios. Vaya que Jacobo vió al Dios-Hijo a Moises y a Elías.

Saludos

CHAGO
CHAGOS
 
Mensajes: 1
Registrado: Mié Dic 11, 2013 1:27 pm


Volver a Tras las huellas de Santiago el Mayor

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron