Tema 28.- Existencia del demonio

Fecha de inicio: 12 de marzo 2013
Fecha final: 28 de octubre 2013

En este Curso buscamos darles a conocer esta propuesta alternativa, diferente al capitalismo, al socialismo y globalismo, sistemas que se han demostrado fracasados. Esta propuesta surge de la reflexión, basada en el sentido común, profundizando en cuáles son los puntos fundamentales de nuestra existencia, y cuál debe ser nuestro actuar.

Esta propuesta es... El Misionerismo.

¡El Misionerismo es la filosofía del Dar, del Ser, del Servir! Porque hay más felicidad en Dar que en recibir, Hay más abundancia en Dar que en recibir, Tiene más sentido el Ser que el tener. Es más trascendente Servir, que ser servido.

Moderadores: Catholic.net, maría inés castellaro, Mariano_Ruiz, P Bernardo LC, Moderadores Animadores

Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Catholic.net » Lun Sep 23, 2013 9:54 am

Para el Misionerismo es muy importante gritarle al mundo que el demonio SÍ existe.

El conocimiento tiene que venir en base a la formación, pero el Misionerismo debe concienciar a las personas que lo que está en juego es la eternidad.

El gran éxito del demonio en nuestra sociedad ha sido el ocultar y negar la existencia de sí mismo, nadie habla de él y tengo la plena seguridad de que existen muy pocas personas que real y conscientemente tengan la plena seguridad de que sí existe.

Por ello, El Misionerismo debe concienciar a las personas de que si existe lo blanco, existe lo negro; que si existe la luz, existe la oscuridad; que si existe el bien, existe el mal y por pura lógica sencilla si existe Dios, también debe existir el Demonio.

La concientización de la existencia del maligno no se usa con el propósito del temor; concientizar y realmente concientizar en las personas la existencia de estas polaridades se hace para que a través del libre albedrío puedan decidir sus acciones conocedores de las consecuencias.

Así mismo también debemos ser conscientes que como bautizados y cerca de Dios, la influencia del maligno sobre nosotros será mucho menor que lejos de Dios.

En el diario actuar de nuestras vidas, muchas veces tomamos decisiones o se nos ocurren cosas que pensamos que son casualidades; o se nos presentan situaciones derivadas del común actuar de la humanidad sin pensar que detrás de ellas puede estar el maligno empujando para que las hagamos.

Cuando realmente somos conscientes de las consecuencias de nuestros actos, el único camino es solamente el que nos lleva a Dios, es el camino del Amor.

El Padre Pío de Pietrelcina tenía luchas constantes con el demonio y decía que era tremendamente astuto, que constantemente buscaba la forma de hacernos caer en pecado.

La Madre Teresa decía que cuando estamos cerca de Dios en nuestro diario actuar, debemos luchar por conseguir nuestros objetivos y ponerlo todo en manos de Dios y si las cosas pasan es porque Dios quiere, y si las cosas no pasan es porque Dios no lo quiere.

Muchas veces forzamos las situaciones donde queremos alguna cosa y "a chaleco" queremos que se nos de. Muchas veces ocurre que cuando las conseguimos, nos damos cuenta que hubiera sido mejor que no la hubiéramos logrado.

Hay personas que saben que existe el cielo y el infierno, pero no saben que no son conscientes de ello. Mucho peor, hay personas que creen que no existe el infierno. A todos ellos les dejaría una pregunta que deberíamos tener siempre en mente, ¿y si fuera verdad que existe el infierno...? ¿Vale la pena arriesgar unos pocos años en la tierra y perder la eternidad?

Para los que tengan duda de la existencia del infierno sería bueno que leyeran las visiones del cielo, purgatorio y del infierno de Santa Faustina Kowalska, de Santa Teresita del Niño Jesús, San Francisco y de otros Santos y pensaran que si simplemente fuera casualidad, ¡qué extraño que diferentes personajes, en diferentes épocas y sin conocerse hayan escrito cosas tan similares!

Deberían profundizar en la búsqueda del verdadero sentido de la vida, de la verdad de las cosas.

Para entender lo bueno y lo malo de nuestras decisiones, debemos de verlas con sencillez y no con la forma rebuscada, como las vemos en la actualidad, donde se justifican la mayoría de las acciones y decisiones que tomamos, aunque afecten las vidas de muchas otras personas.

Debemos concientizar los mensajes que nos ofrece la Biblia a la hora de tomar decisiones, para estar seguros de que no es nuestra inconciencia, ni la maldad o el demonio los que están tomando las decisiones por nosotros. "Con la vara que midas, serás medido", "El que a hierro mata a hierro muere", "Trata a los demás como quieras que te traten a ti", "Ama a los demás como a ti mismo", etc. Con estos criterios en mente, el mundo en poco tiempo se convertiría en un lugar mucho mejor para vivir.

A continuación exponemos la conversación narrada por la Virgen María a los pastorcillos en Fátima, como una de tantas muestras que podemos obtener de la existencia del Infierno.

- "¡Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, y especialmente cuando hagáis un sacrificio: Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!"

Al decir estas últimas palabras abrió de nuevo las manos. El reflejo de la luz parecía penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego y sumergidos en este fuego los demonios y las almas como si fuesen brasas trasparentes y negras o bronceadas, de forma humana, que fluctuaban en el incendio llevada por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo, cayendo hacia todos los lados, semejante a la caída de pavesas en grandes incendios, pero sin peso ni equilibrio, entre gritos y lamentos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor.

Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero trasparentes como negros tizones en brasa. Asustados y como pidiendo socorro levantamos la vista a nuestra Señora, que nos dijo con bondad y tristeza:

- "Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra terminará pero si no dejan de ofender a Dios en el reinado de Pío XI comenzara otra peor."


Extracto de tesis

Existencia del infierno y del demonio en el Misionerismo

En el despertar de la conciencia de las personas hacia la trascendencia, el Misionerismo pretende también despertar la conciencia de la existencia tanto del infierno como del demonio.

El tema del infierno y de Satanás es un tema evadido. Estos temas son indiferentes en esta época en que la secularización nos ha llevado a negar lo que es por demás evidente: La existencia del mal y del infierno. "El gran éxito del demonio, en nuestra sociedad, ha sido precisamente el ocultar y negar su propia existencia. Nadie habla de él. Si existe lo blanco, existe lo negro; si existe la luz, existe la oscuridad; si existe el bien, existe el mal y por ende, si existe Dios, existe también el demonio. El objetivo fundamental es crear conciencia sobre la existencia de estas polaridades para que a través del libre albedrío el hombre pueda elegir responsablemente sobre sus actos y sus consecuencias."(1)

En muchos ambientes impregnados de racionalismo nadie cree necesario hablar sobre estos temas considerados como fanáticos y propios de personas atrasadas. Continuamente, aunque la evidencia intelectual nos grita que son realidades espirituales reales, la conveniencia nos hace prestar oídos sordos a las advertencias de nuestro intelecto. Sin embargo, hay personas que saben que existe el cielo y el infierno, pero no saben que no son conscientes de ello. Aún más, hay personas que creen que no existe el infierno. Para todos ellos haríamos una pregunta: ¿y si fuera verdad que existe el infierno...? ¿Vale la pena arriesgar unos pocos años en la tierra y perder la eternidad?(2)

Lo cierto es que como personas libres, nos realizamos en una libertad inteligente que debe de acompañarse siempre de la responsabilidad. Libertad y responsabilidad que van de la mano. La responsabilidad no es otra cosa que nuestra capacidad de responder por nuestros actos libres ante alguien y ese alguien primero, puede ser la conciencia misma, puede ser otra persona y en última instancia Dios. La libertad responsable va a dar cuentas por las cosas buenas que se hayan hecho, pero también por las buenas que se han dejado de hacer y además, por las cosas malas hechas libremente.

¿Por qué pensar que ante una buena actuación vamos a ser premiados pero ante las omisiones culpables y las malas conductas no existen castigos como sanción? ¿Por qué sí creer en un cielo, pero no creer, de manera enfática, en la existencia del infierno?

El Misionerismo quiere concientizar decididamente sobre la consecuencia de nuestras acciones incorrectas, sean en nuestro ámbito personal, laboral, familiar, social, etc., y su relación con la existencia del infierno y de Satanás haciendo ver que lo que se juega en esta vida no es la eternidad, sino la gloria, pues se puede uno condenar, por sus acciones, a la eternidad del fuego del infierno.(3)

Por ello trataremos en este capítulo la existencia del demonio y del infierno, su significado, lo que expresa el Magisterio de la Iglesia sobre el infierno, la acción del demonio en el mundo y en nuestras decisiones cotidianas.

1. ¿Qué es el Infierno?

Dios decide crear al hombre para compartir su amor. El hombre es el único ser al cual Dios ama por sí mismo. Es el culmen de la creación. Es el único creado a imagen y semejanza de Dios. Creado libre se expresa tan libremente que puede incluso amar o rechazar a Dios, puede conocer el Bien y el Mal. En ese rechazo de Dios y no sólo conocimiento sino vivencia del mal, se encuentra una realidad que no por negarla es menos real: el infierno.

El infierno es, de acuerdo con la tradición cristiana e islámica, más que un lugar de tormento para los condenados, como llegó a pensarse en siglos pasados, el estado definitivo después de la muerte al que llegan aquellas personas que a lo largo de su vida decidieron con voluntad libre excluirse de la comunión con Dios, con sus semejantes y con la naturaleza. El Catecismo de la Iglesia Católica en su párrafo 1033 nos dice claramente esto de la siguiente forma: "salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios." "Dios nos ha creado sin nosotros, pero no ha querido salvarnos sin nosotros"(4) Y agrega: "Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra Él, contra el prójimo o contra nosotros mismos. Quien no ama permanece en la muerte."(5) Añade por último: "Este estado de exclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra infierno."

La palabra infierno proviene del latín y significa "inferior".

Las imágenes que asocian al infierno como lugar de tormento aparecen claramente descritas en el Nuevo Testamento, sobre todo como lugar de fuego inextinguible, de llanto, rechinar de dientes, de tinieblas exteriores, de cárcel, de gusano que no muere, de muerte, segunda muerte y condenación eterna. Es necesario destacar que los escritores neotestamentarios tomaron todas estas analogías de las experiencias de la vida humana, pero posiblemente lo que intentan mostrar es lo irreversible de la condena y la desesperanza del condenado.

La Sagrada Escritura, en el Capítulo 5 del Evangelio de San Juan, en el versículo 29 claramente habla de dos destinos después de la vida, la resurrección para la vida eterna y la resurrección del juicio, este último en sentido peyorativo, pues es un juicio de condenación.

2. La existencia del Infierno

Las preguntas que hay que contestar son si se habla del infierno sólo en la religión católica, qué otras religiones hablan de él y qué tan importante ha sido en la vida de los pueblos a lo largo de la historia y de la geografía.

El judaísmo, inicialmente, creía en sheol, una existencia sombría a la cual todos eran enviados indiscriminadamente tras la muerte. En el libro de Job se habla del sheol, domicilio de los muertos, que aparece con diversos estratos.

En los Salmos místicos, los salmistas le piden a Dios que libere su alma del sheol. "Por eso se me alegra el corazón, mis entrañas retozan, y hasta mi carne en seguro descansa; pues no has de abandonar mi alma al sheol"(6) "Pero Dios rescatará mi alma, de las garras del sheol me cobrará"(7) De cualquier manera, la vida después de la muerte era mucho menos importante en el judaísmo que en las iglesias cristianas.

En el Antiguo Testamento, en el Salmo 37, se da una preparación ideológica sobre el infierno en el que el castigo más que de ultratumba se da a nivel terreno pues se considera la retribución del impío. Ver que muchas veces el justo sufre y a pesar de ello "los justos poseerán la tierra y habitarán en ella para siempre".(8)

La idea del mundo subterráneo como lugar de castigo no existía tan claramente marcada en las religiones antiguas.

Averno era el nombre antiguo que tanto griegos como romanos, le daban a un cráter cerca de Cumas, Campania que se creía era la entrada al inframundo, a los infiernos.(9)

Voltaire, impío, anota que egipcios y griegos enterraban a sus muertos y creían simplemente que sus almas quedaban con ellos en un lugar sombrío. «Los indios, mucho más antiguos, que habían inventado el ingenioso dogma de la metempsicosis, esto es, la reencarnación, jamás creyeron que las almas estuvieran en el subterráneo», señala Voltaire. Y agrega: «Los japoneses, los coreanos, los chinos, los pueblos de la vasta Tartaria oriental y occidental, ignoraron la filosofía del subterráneo».(10)

El hinduismo y el budismo creen en el infierno, aunque sólo como algo temporal en el ciclo de reencarnaciones. El hinduismo cree en 21 infiernos en los que pueden reencarnar los que han cometido faltas mortales. «El infierno tiene tres puertas: la lujuria, la cólera y la avaricia». Y en él caen «los hombres de naturaleza demoníaca» hasta ser aniquilados.(11)

El budismo considera esferas infernales en las que pueden reencarnar los mortales agobiados por profundos karmas, deudas vitales, camino incorrecto, mal moral: la esfera de los espíritus torturados por el hambre y la de los demonios en lucha.

Para los paganos griegos, el Hades era el lugar en el que permanecían las almas de los muertos. Allí sufrían el tormento del exilio y la separación de sus seres queridos. Se habla también de Caronte, el barquero, que conducía a las almas hacia el mundo subterráneo.

En la mitología nórdica, existía un mundo tenebroso para las almas de aquellos a los que no se les concedía entrar en el Valhala, el cielo. Estas almas eran entregadas a Hel, diosa del mundo subterráneo. En el reino de Hel, el lobo destrozaba los cadáveres de los asesinos, los perjuros y los que sedujeron mujeres de otros. Es la única alusión a tormentos en esa compleja mitología.

En el Nuevo testamento (NT) Jesús se refiere al infierno como "la gehenna de fuego". Juan el Bautista, también en el NT, afirma un estado escatológico a donde irán los impíos, "recogerá su trigo en el granero, pero la paja la quemará con fuego que no se apaga".(12) El infierno es la exclusión de la vida eterna, apartado de Cristo, arrojados a las nieblas de allá afuera.

Así también en Mateo, Jesús nos dice que el hijo del hombre enviará a sus ángeles para recoger de su reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad y que éstos se encargarán de arrojarlos en el horno de fuego donde hay llanto y rechinar de dientes.(13)

San Pedro por su parte, en su segunda carta nos informa acerca de la caída de los ángeles:«Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en el abismo tenebroso del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el juicio». (14)

Muchos textos bíblicos tratan del fuego. Lo más importante que hay que entender es que el infierno no es un paso sino un estado eterno en el fuego que no tiene fin. El Apocalipsis en el Capítulo 14 versículo 11, lo califica como el lugar del tormento del fuego y del azufre cuya humareda se eleva por los siglos de los siglos...donde no hay reposo ni de día ni de noche. Nos queda claro en este párrafo el sentido de eternidad del infierno y la importancia que tiene en el destino de las almas.

Los Padres de la Iglesia hablan del Infierno como la pena eterna del fuego. La teología cristiana ha discutido la noción de infierno a lo largo de su historia. En un tiempo no hubo duda de que se trataba del lugar en el que se castiga eternamente a los pecadores.

El 28 de julio de 1999 en la catequesis que impartió ante 8.000 fieles en el Vaticano, el Papa Juan Pablo II dijo:

«Las imágenes con las que la Sagrada Escritura nos presenta el infierno deben ser rectamente interpretadas. Ellas indican la completa frustración y vacuidad de una vida sin Dios. El infierno indica más que un lugar, la situación en la que llega a encontrarse quien libremente y definitivamente se aleja de Dios, fuente de vida y de alegría».(15)

El infierno, podemos decir a manera de conclusión después de la revisión histórica-cultural que hemos realizado, es una realidad espiritual sobre las que se ha tenido evidencia en muchas culturas y en todos los tiempos. Vemos que sobre él se habla en diversas religiones y en varias mitologías. Casi podríamos decir que se trata de una ley psicológica de la naturaleza humana el tener esta evidencia intelectual asentada en la experiencia misma de este mundo.

Para ampliar un poco nuestra visión veremos cuáles son las aportaciones del Magisterio de La Iglesia sobre este tema.

3. El Infierno en el Magisterio de La Iglesia

El Magisterio de la Iglesia probó claramente algunas cosas respecto al Infierno, entre ellas:

a. La existencia misma del infierno en el 4º Concilio de Letrán. Se considera la existencia del infierno como una verdad de fe.

b. La eternidad del Infierno. Se considera la eternidad de la pena del infierno como una verdad de fe, también. "Como no sabemos ni el día ni la hora es necesario según el consejo del Señor estar continuamente en vela. Así, terminada la única carrera que es nuestra vida en la tierra, mereceremos entrar con él en la boda y ser contados entre los santos y no nos mandarán ir como siervos malos y perezosos al fuego eterno, a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y rechinar de dientes".

c. La existencia de la pena de sentido que es eterna.

d. En el Infierno hay dos penas: la pena de daño, que significa estar apartado de Dios y la pena de sentido que es aquello que nos hace sufrir, que nos hace sentir torturados y cuyo instrumento es el fuego. No hay infierno sin fuego ni tortura. La pena de sentido es eterna al igual que la pena de daño. Hay que distinguir las dos penas. Las dos son reales y ambas son verdades de fe. Algunos quieren reducir el Infierno a la pena de daño, es decir, no consideran la pena de sentido. Todo se reduciría a la pregunta de cómo es el fuego del infierno, ¿es espiritual?, ¿es corporal? Santo Tomás de Aquino decía que el fuego es corporal pues quema los cuerpos. No igual al fuego de la tierra pues es capaz de torturar a las almas. Equipara el fuego del infierno con la sal ya que al igual que la sal, el fuego del infierno quema la carne pero no la consume. La quema y la mantiene en esa situación de ser quemada por toda la eternidad. Con esto podemos decir que considerar sólo la pena de daño es una visión reducida del infierno ya que el fuego al no consumir, prolonga la pena y el tormento de sentido por toda la eternidad.(16) Santa Teresa es un excepcional testigo del infierno. En su testimonio se manifiesta la exactitud con que distingue la pena de daño de la de sentido.(17)

¿Dónde está el infierno? El Papa Juan pabló II claramente definió que existe un estado pero no un lugar. Ahora bien, si es nuestro cuerpo el que se consume con las flamas del infierno debe ser, también, un lugar.

4. La existencia del demonio

Ya dijimos antes que en las religiones paganas se habla de espíritus malignos que ejercen su influencia en la vida del hombre. Se habla también de distintas figuras, monstruos mitad hombre, mitad dragón o toro, genios alados o simplemente, figuras horripilantes que están en contra de la divinidad. Por otro lado, tenemos en la mitología babilónica a Lilit (Is. 34-14) y a Tiamat. La existencia del Demonio es una verdad que no podemos negar.

En el dualismo iraní, nos encontramos con Ahriman. En el masdeísmo iraní creado por Zaratustra encontramos a Eshma - Deva quien nos trae a la memoria al demonio Asmodeo que aparece en el libro de Tobías 3, 8.(18)

En la mitología egipcia aparecen confrontados con los «seres de luz», seres malignos cuya función es castigar a los hombres provocándoles enfermedad y sufrimiento.

En la mitología griega un término que es importantísimo es el de "daimon" de donde proviene nuestra palabra demonio. Daimon proviene a su vez, del verbo daíomai que quiere decir dividir o separar. De origen griego también es la palabra diablo, que proviene del verbo diabalo y que significa separar.

En la religión de Mesopotamia se habla de espíritus demoníacos que no solamente existen, sino que ejercen un influjo en los acontecimientos humanos.

Según José Antonio Sayés, es en la religión del Irán en donde propiamente se habla de un dualismo metafísico que habla de dos principios coeternos: el principio del bien y el principio del mal, que luchan entre sí hasta que al final el principio del bien se impone al mal. Esta oposición entre estos dos principios es eterna y es el principio malo quien crea el Devas o demonios que parecen transformaciones de divinidades desaparecidas.(19)

En el Antiguo Testamento se habla del demonio desde el Génesis 3, 1-5 cuando, en forma de serpiente, se presenta ante los primeros padres y les anima a probar del fruto del árbol del Bien y del Mal y con eso los condena a la muerte. "La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yavéh Dios había hecho." Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?» Respondió la mujer a la serpiente: «Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Más el fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis so pena de muerte» Replicó la serpiente a la mujer: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal».

En el libro de Job, Satanás desafía a Dios y le propone tentar a Job, amigo de Dios, para hacerle ver que su piedad y su fidelidad no son consistentes sino debidas a que todo le sale bien en la vida(20). En esta cita Satanás no se presenta como el espíritu del mal sino simplemente como tentador. Es interesante notar como aparece como hijo de Dios, subordinado a Dios, quien es muy a pesar suyo su Creador y Señor.

Encontramos en el libro de Tobías una referencia importante a Asmodeo, el que hace perecer, y que es un demonio de la religión persa, que está en contra de la unión conyugal y que por tal razón mata a los siete maridos de Sara. (Tobías, Título III, Sara 7-15)

En la cuarta visión de Zacarías, encontramos el siguiente texto: "Me hizo ver después el sumo sacerdote Josué, que estaba ante el ángel de Yavéh": a su derecha estaba el Satán para acusarle. Dijo el ángel de Yavéh al Satán: ¡Yavéh te reprima Satán, reprímate Yavéh!

Estos relatos que encontramos en el Antiguo Testamento no pueden ser un mito, son más bien fruto de las reflexiones sobre la existencia del mal y del pecado en el mundo. Y en las que llega a la conclusión de que no puede ser Dios el autor del mal en el mundo sino que este proviene de "una fractura iniciada al principio por la voluntad del hombre". (21)

En el Nuevo Testamento (NT) encontramos que la realidad de Satanás es la de ser enemigo de Jesús. En el NT el demonio nos interesa muchísimo ya que puede ser el culpable de la pérdida del Reino de Dios y de la consiguiente perdición del hombre.

Encontramos al demonio en Mateo 4, 1-11, cuando después del bautismo de Jesús éste es tentado por el demonio después de cuarenta días de ayuno: « Si eres el hijo de Dios di que estas piedras se conviertan en panes» y luego llevándole a Ciudad Santa le pone sobre el alero de uno de los templos y le increpa:«Si eres el Hijo de Dios tírate abajo porque está escrito: A sus ángeles te encomendará y en tus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.» También, y por último, le dijo subiéndolo a un monte y mostrándole todos los reinos del mundo: «Todo esto te daré si postrándote me adoras»

Jesús, sabemos, no cayó en las tres tentaciones con lo que dijo un sí definitivo a su misión redentora.

Jesucristo nos confirma la existencia del demonio con la parábola del «más fuerte». Marcos nos dice: «Los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: Está poseído por Beelzebul y por el príncipe de los demonios expulsa a los demonios». Él, llamándoles junto a sí les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir. (…) Y si Satanás se ha alzado contra sí mismo y está dividido, no puede subsistir pues ha llegado a su fin. «Pero nadie puede entrar en la casa del fuerte y saquear su ajuar, si no ata primero al fuerte: entonces podrá saquear su casa (22)».

Más adelante en Marcos 4,15, al explicar la parábola del sembrador, pone en palabras de Jesús lo siguiente: «Los que están a lo largo del camino donde se siembra la palabra son aquellos que, en cuanto la oyen, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos.»

Encontramos en el NT una lucha entre Satanás "El príncipe de este mundo" y el reino de Dios. Hay varias menciones sobre exorcismos en los que Cristo le habla directamente al demonio y hasta lo tutea: «Había en su sinagoga un hombre poseído por el espíritu inmundo, que se puso a gritar»: ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: El Santo de Dios. Jesús, entonces, le conminó diciendo: «Cállate y sal de él Y agitándole violentamente el espíritu inmundo dio un fuerte grito y salió de él»(23)

También encontramos el relato del endemoniado de Gerasa en Mc 5, 1-25, en el que Cristo saca una legión de demonios de él y los manda a los cerdos que finalmente mueren en el mar. Mateo nos cuenta la expulsión del demonio que hace Jesús en la hija de una cananea, quien, desesperada, pide su favor.(24)

San Pablo usa el nombre de Satanás unas diez veces, así como sus equivalentes: maligno, tentador y dios de este mundo; y lo presenta como el gran oponente de Cristo. Satanás, según San Pablo, obstaculiza la difusión del evangelio, divide la comunidad, separa al hombre de Dios, llevándolo a la desobediencia.(25) Pablo nos dice en la Segunda Epístola a los Corintios en el número 11, en el versículo 14: «Porque esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo: Y nada tiene de extraño que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz».

San Pedro en su Primera Carta, por su parte, nos aconseja: «Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, ronda como león rugiente, buscando devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos»

Por último en el Apocalipsis hablan del demonio o Satanás como una realidad que no podemos negarnos por más despreocupados que queramos vivir. En el Apocalipsis es descrito como un dragón rojo con siete cabezas, diez cuernos y siete diademas.(26) Dragón que se sirve de aliados como la bestia que sale del mar (27) que a su vez es devorada por una segunda bestia (28).

No queremos dejar de mencionar que los padres de la Iglesia Orígenes, San Agustín, San Juan Crisóstomo, San Ireneo, Justino, Atenágoras, Clemente de Alejandría, Tertuliano y lactancia, entre otros, crean sus propias teorías y explicaciones acerca del demonio y del pecado. En el Concilio de Florencia, en el de Trento y en el Vaticano II se habla del demonio en varias ocasiones.

Como vemos la Sagrada Escritura y el Magisterio abundan en textos y definiciones sobre la existencia del infierno, sus penas y su eternidad.

La doctrina de la Iglesia, actualizada, la encontraremos en el Catecismo de la Iglesia Católica, donde leemos: "Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra El", contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: "Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida permanente en él" (29) Es decir, que morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de él para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra infierno".(30)

1. Acción del Demonio en el Mundo

Hay que decir que sobre el demonio hay una conspiración, una conspiración de silencio, un verdadero y auténtico complot. Nadie habla de él y cuando Pablo VI se atreve a hablar de él al mundo en la década de los 70´s se le tachó de estrecho al "exhumar creencias medievales".(31)

Juan Pablo II en ocasión del Año internacional de la Juventud en 1985 envió un mensaje en el que decía: La táctica que Satanás ha aplicado y continúa aplicando consiste en no revelarse para que el mal que ha difundido desde los orígenes se desarrolle por la acción del hombre mismo, por los sistemas y las relaciones entre los hombres, entre las clases y entre las naciones, para que el mal se transforme cada vez más, en un pecado estructural y se pueda catalogar cada vez menos como un pecado personal. En palabras de Huber es una forma de institucionalizar el mal en la vida del hombre.

Dom Alois Mager o.s.b. antiguo decano de teología en la Universidad de Salzburgo afirma que el mundo satánico se caracteriza por dos rasgos fundamentales: la mentira y el asesinato. La mentira, pues aniquila la vida espiritual. El asesinato, la vida corporal. Aniquilar siempre. (32)

El R. P. Rubén Alberto Ederle, en su conferencia sobre el Infierno y la acción del demonio en el mundo nos dice que las principales acciones del demonio en la tierra son:

a. La tentación. Este es el oficio del demonio: tentar nos dice Sto. Tomás. Esta es la primera de las acciones del demonio en el mundo. Sto. Tomás dice que no siempre las tentaciones vienen del demonio ya que muchas veces nosotros mismos por medio de nuestra concupiscencia buscamos las tentaciones. Muchas veces debemos considerar si no somos nosotros mismos los que producimos un montón de cosas. Sto. Tomás dice no multiplicar los entes donde no los hay, no buscar milagros donde no los hay. Dios no tienta. Dios sólo nos puede inducir al bien, somos nosotros los que nos ponemos, constantemente en ocasión de peligro, de pecado. Tentación para el mal sólo es obra del demonio. Santiago nos dice que cada quien es tentado por su propia concupiscencia que lo atrae o seduce pero que nadie será tentado más allá de su fuerza. Dios es fiel y no permitirá que eso pase.

¿Cómo puede concretizarse esta tentación en la vida de las empresas? La tentación cae casi siempre por el lado de la templanza, que en el mundo empresarial podemos decir que es vivida en forma de sobriedad: se ponen los beneficios económicos por encima de las personas, se privilegia la situación personal por sobre la situación de la familia y de la comunidad; la avaricia hace su entrada triunfal cuando se visualiza una forma de no contribuir de manera justa con los gastos del Estado, la tentación de no cumplir con las reglamentaciones ambientales y no dar ese servicio a la comunidad que la utilidad otorga por negarse, por un interés egoísta de la empresa la existencia de esa utilidad, entre otras. La tentación de desperdiciar el tiempo en lo superfluo, en lo inmediato y en el ego personal.

b. La obsesión. No es fácil distinguir si una tentación viene del Demonio o de nosotros mismos. La obsesión es una incursión tan fuerte del demonio, sensible, que no deja duda a aquél que la padece, de la intervención del demonio, es un embate sensible que no se puede explicar con las solas fuerzas naturales (concupiscencia) y el demonio, en este embate al alma muchas veces termina poseyendo su mismo cuerpo. En la simple tentación puede no ser clara la participación del demonio. La diferencia fundamental entre obsesión y la posesión es que en la posesión el ataque es desde fuera, la posesión es la instalación del demonio en el interior de un cuerpo. Sin embargo el demonio que posee un cuerpo no lo posee intrínsecamente sino como un chofer que guía su coche. Es decir el demonio no es alma de ese cuerpo, no informa a ese cuerpo.

En la obsesión es un ataque mucho más fuerte que la posesión misma porque tiene como fin instalarse en el alma de la víctima. Cuando el demonio obsesiona a una persona lo hace, en definitiva, teniendo como blanco el alma: Quiere que el alma pierda la paz, y si es posible, la gracia. El demonio nunca puede meterse dentro del alma a menos que esa alma le entregue su inteligencia y su voluntad, si no, no puede pues ese ámbito sólo le pertenece a Dios. El demonio intenta apartar, con la obsesión, a esa alma de Dios, ese es su fin.

La obsesión puede ser interna o externa: externa a través de los sentidos, en particular la imaginación. Como una idea fija de hacer lo que no se debe o de no hacer lo que se debe. Puede presentarse a través del sentido de la vista: con apariciones de Satanás que tienen formas agradables para llevar al alma a la vanidad o formas horribles que tienen la intención de apartarlas del camino de su propia vocación, de su camino del deber de estado; otras veces, formas voluptuosas para invitar a la persona a pecar. Este tipo de visiones afectaron a Santa Catarina de Sienna a San Antonio Abad. Pueden presentarse a través del sentido del oído: con ruidos espantosos, afirmaciones blasfemas y obscenas. Este tipo de sonidos fueron vivenciados por Santa Margarita de Cortona; hay ruidos, por ejemplo, en la vida del cura de Arce. Puede presentarse el demonio también a través del olfato con olores ricos o con hedores. A través del gusto con cosas ricas o sabores amargos, hiel. El sentido más atacado es el tacto ya que lo tenemos en todo el cuerpo, Santa Teresa de Jesús, Santa Catarina de Sienna.

Personas que obsesionadas nos les importa realizar cualquier tipo de negocios, que no sólo dañan su persona, sino a su familia, la de terceros y en general a la sociedad. Negocios que dañan la salud, la moral y que pasan por encima de lo que sea y de quien sea con tal de obtener cuantiosas ganancias. Personas que se justifican constantemente con el argumento de crear fuentes de trabajo, contribuir al desarrollo del país cuando en realidad su obsesión por el dinero, la fama y el status es lo que realmente dirige los ideales y objetivos de la empresa y del trabajo.

c. La posesión no es tan grave como la obsesión. El demonio entra en el cuerpo de la víctima. En la obsesión se aleja al alma de la cercanía y del servicio de Dios. No está informando al cuerpo, pero el demonio intenta poseer intrínsecamente aunque no lo logre pues sólo Dios lo puede.

Para terminar, la idea fundamental de todo esto, no es que temamos al infierno, o al demonio de manera equivocada. Lo peligroso es que el demonio llegue a poseer nuestra alma, no tanto nuestro cuerpo y que nos convenza de que no existe para que bajemos la guardia y entonces, él, pueda entrar.

En efecto, uno de los males de nuestros días es la soledad, a pesar de vivir en un mundo tan modernamente comunicado porque solo se puede sentir tanto el millonario en medio de sus negocios y fiestas como el mendigo en medio de sus miserias que lucha día con día por encontrar algo que le llene el estómago; tanto el ama de casa que tiene un marido que la desprecia y unos hijos que no le hacen caso, como el profesionista que no encuentra trabajo…pues la soledad no es no tener a nadie físicamente a nuestro alrededor, sino no tener a nadie cerca de nuestra alma. Todos estamos expuestos a sentirnos desamparados en los momentos duros, o en la cotidianidad de nuestro trabajo diario. Sin embargo, Cristo nos sale al encuentro. Nos cura y hace que cambie nuestra vida en contra de las costumbres frívolas del mundo en que vivimos. Porque Él quiere permanecer en nuestras almas, por medio de la Gracia, bajo la condición de que respetemos sus mandamientos. (33)

El infierno es estar sin Dios, sin Cristo que nos ama tanto y que nos comprende tanto. El infierno es la Verdadera soledad. ¿A quién acudir?¿A quién ir? Si Dios ya no está. Y lo peor de todo es que los condenados ni siquiera suplican perdón, incapaces de reconocer su equivocación en esta vida, se vuelven de odio a sí mismos, a Dios y al Demonio que los engañó con sus placeres aparentes. El infierno es la Verdadera Soledad. El que sin Dios quiere vivir, sin Dios vive y sin Dios muere. Dolor y sufrimiento, ya es esta vida sin Dios, cuando vienen los tiempos difíciles.(34)

El demonio siempre nos tienta por nuestra parte más débil, es un aprovechado y un oportunista de nuestra constante lucha interior entre elegir el bien o el mal, es terriblemente insidioso y nos confunde haciendo que elijamos un mal con apariencia de bien. Lo que pretende Satanás es algo mucho más grave: apartarnos de nuestra misión y como consecuencia de Dios. Su plan es siempre el mismo: la mentira, la vanagloria, el camino fácil, los triunfos fulminantes y espectaculares, la comodidad, el uso de nuestras cualidades para nuestra propia gloria y honra para que los demás nos alaben, se impresionen y nos sirvan...¿no son éstos nuestros puntos más flacos?¡Cuantas veces el demonio nos derrota por ahí! Con Satanás no hay que jugar ni dialogar, ni permitirle las dudas ni las insinuaciones. Hay que cortarlo enseguida poniendo por delante de inmediato, la obediencia a la Palabra de Dios, en un deseo de contrición y de búsqueda de la Misericordia Divina pues Él siempre está listo para regalarnos su luz y presentarse de nuevo en nuestras vidas.

Dios nos envía constantemente señales fundamentalmente a través de nuestra conciencia, de ahí la importancia del Misionerismo cuyo objetivo formativo es el despertar de la conciencia que no tiene que detenerse jamás a pesar de las barreras o de las murallas que haya en el alma de las personas. Conciencia que nos debe mantener auténticos con nosotros mismos, con nuestras familias y con nuestras actividades y decisiones laborales; capaces, también de ver la autenticidad con la que Dios se comunica. Que la autenticidad de Dios nunca choque con la inautenticidad de nuestras decisiones. Que su forma de hablarnos a través de sus señales, encuentre siempre eco en nuestro corazón. Un corazón abierto, dispuesto, auténtico que recibe todas estas señales que el Señor le da y las hace vida en sus obras.


Preguntas de reflexión que debes responder en los foros del curso


1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?

Aspectos varios importantes:

Los consultores del curso están a tu disposición aquí
http://www.es.catholic.net/consultas/consultorio.php?id=9


Para consultar todas las lecciones del curso o lecciones anteriores da
click aquí http://www.es.catholic.net/escritoresactuales/961/3320/

Video Tema 28.- Existencia del demonio

http://tv.catholic.net/index.php?option=video&id=912&subcat=80
Mayra Novelo de Bardo
Dirección


Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, cómo debo obrar para el bien de los hombres, de la Iglesia y el triunfo de Cristo.
Avatar de Usuario
Catholic.net
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 379
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Francisco_Guanare » Lun Sep 23, 2013 11:06 am

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
Sí, y he descubierto que hoy negamos su existencia para justificar muchas de nuestras malas acciones.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
No, realmente al leer sobre eternidad me descubro ignorante, debido que pocas veces he meditado lo importante que es vivir con conciencia de eternidad, de servicio y de hijo de Dios.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
No, al leerla me despertó la iniciativa de investigar y conocer realmente lo que enseña nuestra Santa Madre Iglesia sobre esta verdad de fe.
Francisco_Guanare
 
Mensajes: 45
Registrado: Vie Mar 15, 2013 8:03 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Mar Sep 24, 2013 8:24 am

Francisco_Guanare escribió:1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
Sí, y he descubierto que hoy negamos su existencia para justificar muchas de nuestras malas acciones.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
No, realmente al leer sobre eternidad me descubro ignorante, debido que pocas veces he meditado lo importante que es vivir con conciencia de eternidad, de servicio y de hijo de Dios.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
No, al leerla me despertó la iniciativa de investigar y conocer realmente lo que enseña nuestra Santa Madre Iglesia sobre esta verdad de fe.


Buenas tardes, Francisco. Gracias por tus respuestas. El demonio trata de confundir, llevar a engaño y buscar el mal de los hombres. Por esto lo que hacen los que piensan que es un mito medieval es colaborar con el mismo demonio. Jesús se refirió a él en diversas ocasiones, lo mismo al infierno. He oído en una meditación que entre los cuatro evangelios el Señor Jesús hace mención a ellos o a sus efectos directa o indirectamente en más de 50 lugares. Luego no puede ser una invención medieval de la Iglesia. Pero su mensaje es de salvación, no de dejarnos petrificados pensando en el infierno y en el demonio. Pues Jesús no vino a condenar sino a que todos los hombres se salven por Él.

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor pjuliocesar » Mar Sep 24, 2013 12:40 pm

1. ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
La obra maestra de Satanás ha sido hacer creer a los hombres que él no existe. La existencia de Satanás es dogma de fe. Está definido en el Concilio Lateranence IV. Por lo tanto no se puede negar la existencia real de un ser creado por Dios.
El pecado del demonio fue de soberbia. La Biblia dice que Dios creó los ángeles y que algunos pecaron y fueron condenados para siempre: éstos son los demonios. Los demonios son ángeles caídos. La existencia del demonio también lo ha confirmado recientemente la Iglesia. Al actualizar el ritual de los exorcismos demuestra que sigue vigente la doctrina del demonio.
El demonio es un ser inteligente, no humano, que induce a los hombres al mal. Pero al demonio se le puede vencer con la ayuda de Dios. Al demonio se le pinta con cuernos y con rabo; pero ya se comprende que el diablo ni tiene cuernos ni rabo, pues es espíritu. Se le representa así para expresar que es un espíritu malo.

2. ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
La eternidad como la posesión total y simultánea de una vida interminable. Sería un absurdo decir que hubo un tiempo en el que no existía absolutamente nada. En ese caso, jamás podría haber empezado nada a existir: no existirían seres de ninguna clase. No creados por otro- pues hemos supuesto que en un principio no existía absolutamente nada, ni tampoco creados por sí mismos, pues sería un absurdo decir que una cosa que no existe pueda hacer algo.
Nada puede ser causa de sí mismo, porque para causar es necesario existir. Luego si en algún momento no existió nada, nada existiría ahora; pues el primer ser no tuvo modo de empezar a existir. Nada hubiera empezado a existir.

3. ¿Conoces la frase de varios santos que da más sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
La Madre Teresa decía que cuando estamos cerca de Dios en nuestro diario actuar, debemos luchar por conseguir nuestros objetivos y ponerlo todo en manos de Dios y si las cosas pasan es porque Dios quiere, y si las cosas no pasan es porque Dios no lo quiere.
4. ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
La muerte eterna, es la condenación, el no poder entrar al Cielo, el sufrir los tormentos del Infierno para siempre, y el perder toda esperanza de que las cosas pueden cambiar alguna vez. Pero ya no tiene potestad sobre nosotros, si renunciamos al pecado, y nos revestimos de la Resurrección de Cristo.
Ahora bien, aunque nosotros, como creyentes, podemos hacer mucho para defendernos de los demonios, y para suplicar a Dios nuestra liberación, los casos graves de influencia demoniaca, deben ser atendidos forzosamente por un sacerdote, a quien su Obispo haya autorizado para practicar exorcismos.
pjuliocesar
 
Mensajes: 24
Registrado: Mié Mar 13, 2013 9:16 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor yaluz » Mar Sep 24, 2013 5:14 pm

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
R:
Realmente como se explica aquí, no. Pero si se que el mal viene de el, y que a veces nos dejamos manipular ,lamentablemente, es por eso tan importante la formación. En la medida en que estemos muy cerca de Dios, en esa medida estaremos lejos del demonio. Para ilustrar un poco lo que digo, voy a contarles algo que me pasó y no precisamente “hace mucho tiempo” y es que un Domingo, durante la Misa, en el acto de arrepentimiento, me siento que no estoy totalmente limpia, me di cuenta que en mi corazón, estuvo presente la ira en días pasados, sin embargo, a pesar de mi arrepentimiento, no fui capaz de comulgar, a pesar de sentir profundamente la necesidad de Comulgar, pero no lo hice, por lo que me sentí muy triste, como si me faltara algo. Así llegué a un dia de la semana, miércoles y fui a la misa y tuve la oportunidad de confesarme. El sacerdote me dijo muy sabiamente: la ira es un pecado capital, que si te arrepientes, es perdonado en la Eucaristía, por lo que has debido oír tu corazón, la “inteligencia del corazón” y no permitirle al demonio, apartarte de Jesús. Eso es lo que el quería, me dejé manipular por ignorante. El demonio nos asecha en cada instante y la cercanía a Dios, es lo que lo aleja!

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
R:
Si, ¡eso si! Mi vida está marcada por la eternidad, por la trascendencia. De allí que valore tanto El Misionerismo, pues es una forma de vida que facilita ese encuentro con Dios.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día
en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
R:
Si lo he oído, como también: él infierno comienza aquí, cuando te alejas de Dios

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
R:
Claro! por eso, como dije antes, valoro el Misionerismo, estar alejado de Dios, creo que es lo peor que le puede pasar a alguien, peor aún, que estar ardiendo en ese sitio llamado infierno.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Reynaldo Ballon » Mar Sep 24, 2013 6:26 pm

Si he pensado bastantes veces en la existencia del demonio y he llegado a la conclusion de que SI EXISTE
CRISTO vino al Mundo enviado por su PADRE para redimirnos del Pecado original y de esa manera recien se abrieron las puertas del cielo para todas las almas que estaban esperando, probablemente el BUEN LADRON fue el primero en ingresar, ya que asi se lo prometio Jesus
En este mundo terrenal la vida es pasajera y despues viene la Vida Eterna que se la consigue comportandonos BIEN es decir con AMOR , que se colige es hacer el BIEN al projimo
Los que no nos portamos bien no podemos ser premiados y no podemos entrar al CIELO y por ende tendremos que ir a otro sitico que se llama INFIERNO o AVERNO donde el fuego como la sal arde pero no consume
En el mundo que nos a tocado vivir el RELATIVISMO nos hace alejar de la idea de la existencia del DEMONIO, que es la forma como se comportan los ANGELES MALOS que se rebelaron en el Cielo y Dios los castigo de esa manera
Buena reflexion, en estos tiempos, para que sigamos buscando la SANTIFICACION en el cuotidiano vivir
Reynaldo Ballon
 
Mensajes: 6
Registrado: Mar Sep 29, 2009 9:43 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Mié Sep 25, 2013 4:05 am

Reynaldo Ballon escribió:Si he pensado bastantes veces en la existencia del demonio y he llegado a la conclusion de que SI EXISTE
CRISTO vino al Mundo enviado por su PADRE para redimirnos del Pecado original y de esa manera recien se abrieron las puertas del cielo para todas las almas que estaban esperando, probablemente el BUEN LADRON fue el primero en ingresar, ya que asi se lo prometio Jesus
En este mundo terrenal la vida es pasajera y despues viene la Vida Eterna que se la consigue comportandonos BIEN es decir con AMOR , que se colige es hacer el BIEN al projimo
Los que no nos portamos bien no podemos ser premiados y no podemos entrar al CIELO y por ende tendremos que ir a otro sitico que se llama INFIERNO o AVERNO donde el fuego como la sal arde pero no consume
En el mundo que nos a tocado vivir el RELATIVISMO nos hace alejar de la idea de la existencia del DEMONIO, que es la forma como se comportan los ANGELES MALOS que se rebelaron en el Cielo y Dios los castigo de esa manera
Buena reflexion, en estos tiempos, para que sigamos buscando la SANTIFICACION en el cuotidiano vivir


Buenos días, Reynaldo. Quiero indicarte que la promesa de Jesucristo crucificado al buen ladrón Dimas tal y como aparece en el evangelio, es que en el mismo día de morir estará con Jesús en el paraíso. No sabemos por tanto si fue el primero y no debemos inventar lo que Jesús no dijo. Ciertamente había muchos hombres santos y justos que también hubieran merecido si era voluntad del Señor estar en el cielo una vez inaugurados los cielos nuevos y la tierra nueva por Jesús. Pero los primeros lugares están reservados por el Padre y solo Él sabe a quien debe premiar así. Lo que sí podemos decir es que Jesucristo nos dio nueva vida, pues fue Él Dios y hombre verdadero a quien Dios Padre dio todo poder en el cielo y en la tierra, y dio pruebas de ello con su resurrección y su ascensión al cielo. Dios te bendiga,

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Mié Sep 25, 2013 4:16 am

yaluz escribió:1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
R:
Realmente como se explica aquí, no. Pero si se que el mal viene de el, y que a veces nos dejamos manipular ,lamentablemente, es por eso tan importante la formación. En la medida en que estemos muy cerca de Dios, en esa medida estaremos lejos del demonio. Para ilustrar un poco lo que digo, voy a contarles algo que me pasó y no precisamente “hace mucho tiempo” y es que un Domingo, durante la Misa, en el acto de arrepentimiento, me siento que no estoy totalmente limpia, me di cuenta que en mi corazón, estuvo presente la ira en días pasados, sin embargo, a pesar de mi arrepentimiento, no fui capaz de comulgar, a pesar de sentir profundamente la necesidad de Comulgar, pero no lo hice, por lo que me sentí muy triste, como si me faltara algo. Así llegué a un dia de la semana, miércoles y fui a la misa y tuve la oportunidad de confesarme. El sacerdote me dijo muy sabiamente: la ira es un pecado capital, que si te arrepientes, es perdonado en la Eucaristía, por lo que has debido oír tu corazón, la “inteligencia del corazón” y no permitirle al demonio, apartarte de Jesús. Eso es lo que el quería, me dejé manipular por ignorante. El demonio nos asecha en cada instante y la cercanía a Dios, es lo que lo aleja!

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
R:
Si, ¡eso si! Mi vida está marcada por la eternidad, por la trascendencia. De allí que valore tanto El Misionerismo, pues es una forma de vida que facilita ese encuentro con Dios.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día
en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
R:
Si lo he oído, como también: él infierno comienza aquí, cuando te alejas de Dios

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
R:
Claro! por eso, como dije antes, valoro el Misionerismo, estar alejado de Dios, creo que es lo peor que le puede pasar a alguien, peor aún, que estar ardiendo en ese sitio llamado infierno.


Buenos días, Zulay. Gracias por confiarnos tus respuestas. Ciertamente, si solo tenemos pecado veniales, la Eucaristía, es decir por comulgar, Dios nos perdona la culpa de los pecados que teníamos. El perdón de la culpa de los pecados mortales se obtiene mediante la confesión sacramental. Puede haber alguna excepción como la de quien hace un Acto de Contrición Perfecta con la voluntad de confesarse en cuanto sea posible, es decir cuanto antes, y teniendo esta voluntad encontrase la muerte antes de poder confesarse. En ese caso, también podría llegar al cielo posiblemente purgando antes su pena temporal en el purgatorio. El caso de Dimas, el buen ladrón, nos muestra que la misericordia de Dios es muy grande y buena con los que le invocan y le piden salvación por su bondad.

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Mié Sep 25, 2013 4:25 am

pjuliocesar escribió:1. ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
La obra maestra de Satanás ha sido hacer creer a los hombres que él no existe. La existencia de Satanás es dogma de fe. Está definido en el Concilio Lateranence IV. Por lo tanto no se puede negar la existencia real de un ser creado por Dios.
El pecado del demonio fue de soberbia. La Biblia dice que Dios creó los ángeles y que algunos pecaron y fueron condenados para siempre: éstos son los demonios. Los demonios son ángeles caídos. La existencia del demonio también lo ha confirmado recientemente la Iglesia. Al actualizar el ritual de los exorcismos demuestra que sigue vigente la doctrina del demonio.
El demonio es un ser inteligente, no humano, que induce a los hombres al mal. Pero al demonio se le puede vencer con la ayuda de Dios. Al demonio se le pinta con cuernos y con rabo; pero ya se comprende que el diablo ni tiene cuernos ni rabo, pues es espíritu. Se le representa así para expresar que es un espíritu malo.

2. ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
La eternidad como la posesión total y simultánea de una vida interminable. Sería un absurdo decir que hubo un tiempo en el que no existía absolutamente nada. En ese caso, jamás podría haber empezado nada a existir: no existirían seres de ninguna clase. No creados por otro- pues hemos supuesto que en un principio no existía absolutamente nada, ni tampoco creados por sí mismos, pues sería un absurdo decir que una cosa que no existe pueda hacer algo.
Nada puede ser causa de sí mismo, porque para causar es necesario existir. Luego si en algún momento no existió nada, nada existiría ahora; pues el primer ser no tuvo modo de empezar a existir. Nada hubiera empezado a existir.

3. ¿Conoces la frase de varios santos que da más sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
La Madre Teresa decía que cuando estamos cerca de Dios en nuestro diario actuar, debemos luchar por conseguir nuestros objetivos y ponerlo todo en manos de Dios y si las cosas pasan es porque Dios quiere, y si las cosas no pasan es porque Dios no lo quiere.
4. ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
La muerte eterna, es la condenación, el no poder entrar al Cielo, el sufrir los tormentos del Infierno para siempre, y el perder toda esperanza de que las cosas pueden cambiar alguna vez. Pero ya no tiene potestad sobre nosotros, si renunciamos al pecado, y nos revestimos de la Resurrección de Cristo.
Ahora bien, aunque nosotros, como creyentes, podemos hacer mucho para defendernos de los demonios, y para suplicar a Dios nuestra liberación, los casos graves de influencia demoniaca, deben ser atendidos forzosamente por un sacerdote, a quien su Obispo haya autorizado para practicar exorcismos.


Buenos días, P. Julio César. Las oraciones de liberación del diablo dirigidas a Dios podemos hacerlas todos los católicos, pidiendo por nosotros, por la Iglesia, por nuestros conocidos, familiares, amigos, por nuestros gobernantes, por nuestros compatriotas, por el mundo, etc. para que no sean presa de las tentaciones del demonio. En el Padrenuestro, al finalizar, las dos últimas frases: "No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal" dirigidas a Dios Padre son un ejemplo de oración de liberación. Pero los exorcismos están reservados solo a algunos sacerdotes encomendados por su Obispo a realizar esta misión, como bien dices. Un saludo cordial,

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Hector Villafuerte » Mié Sep 25, 2013 10:47 am

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
R.- El demonio no es una fábula como algunos, para su desgracia, piensan; su existencia real ha sido siempre enseñada por la Iglesia en su magisterio ordinario, desmentir la existencia del demonio es negar la revelación divina que nos advierte sobre nuestro enemigo y sus tácticas.
Dios no creó demonios sino ángeles, espíritus puros, dotados con gracia santificante, muy hermosos y capaces de bondad; Dios dotó a todos los ángeles con libertad para escoger el bien y el mal, lucifer y sus seguidores, por orgullo, pecaron, quisieron separarse de Dios y se llenaron de maldad.
Los demonios residen en el infierno y no gozan de los beneficios de la redención de Cristo; los demonios, sin embargo, no perdieron su capacidad racional, sino que la utilizan para el mal. Dios les permite ejercitar influencia limitada en las criaturas y las cosas.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
R.- Cuando hablamos de eternidad, estamos hablando de “no-tiempo”; es decir pasado, presente y futuro, están presentes ante Dios al mismo tiempo. La Eternidad de Dios es una consecuencia de su Inmutabilidad.
La vida eterna es la que comienza inmediatamente después de la muerte, esta vida no tendrá fin; será precedida para cada uno por un juicio particular por parte de Cristo. Después de la muerte hay otra vida, eternamente feliz para los que murieron en gracia de Dios, o eternamente desgraciada para los que murieron en pecado mortal.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
R.- Sí la conozco a través del diario de Sor Ma. Faustina cuando en en octubre de 1936, se le mostró el abismo del infierno con sus varios tormentos, y por pedido de Jesús ella dejó una descripción de lo que se le permitió ver: "Hoy día fui llevada por un Ángel al abismo del infierno, es un sitio de gran tormento. ¡Cuán terriblemente grande y, extenso es!.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
R.- Significa pasar la eternidad en tormento, tortura y sufriendo de la privación de Dios; estar en perpetuo remordimiento de conciencia; que la condición de uno nunca cambiará; estar en el fuego que penetra en el alma sin destruirla, ya que es puramente fuego espiritual prendido por la ira de Dios; estar en una oscuridad continua y un olor sofocante terrible; estar en la compañía constante de Satanás y estar en una angustia horrible, odio a Dios y palabras indecentes y blasfemia.
Hector Villafuerte
 
Mensajes: 62
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Mié Sep 25, 2013 4:58 pm

Hector Villafuerte escribió:1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
R.- El demonio no es una fábula como algunos, para su desgracia, piensan; su existencia real ha sido siempre enseñada por la Iglesia en su magisterio ordinario, desmentir la existencia del demonio es negar la revelación divina que nos advierte sobre nuestro enemigo y sus tácticas.
Dios no creó demonios sino ángeles, espíritus puros, dotados con gracia santificante, muy hermosos y capaces de bondad; Dios dotó a todos los ángeles con libertad para escoger el bien y el mal, lucifer y sus seguidores, por orgullo, pecaron, quisieron separarse de Dios y se llenaron de maldad.
Los demonios residen en el infierno y no gozan de los beneficios de la redención de Cristo; los demonios, sin embargo, no perdieron su capacidad racional, sino que la utilizan para el mal. Dios les permite ejercitar influencia limitada en las criaturas y las cosas.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
R.- Cuando hablamos de eternidad, estamos hablando de “no-tiempo”; es decir pasado, presente y futuro, están presentes ante Dios al mismo tiempo. La Eternidad de Dios es una consecuencia de su Inmutabilidad.
La vida eterna es la que comienza inmediatamente después de la muerte, esta vida no tendrá fin; será precedida para cada uno por un juicio particular por parte de Cristo. Después de la muerte hay otra vida, eternamente feliz para los que murieron en gracia de Dios, o eternamente desgraciada para los que murieron en pecado mortal.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
R.- Sí la conozco a través del diario de Sor Ma. Faustina cuando en en octubre de 1936, se le mostró el abismo del infierno con sus varios tormentos, y por pedido de Jesús ella dejó una descripción de lo que se le permitió ver: "Hoy día fui llevada por un Ángel al abismo del infierno, es un sitio de gran tormento. ¡Cuán terriblemente grande y, extenso es!.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
R.- Significa pasar la eternidad en tormento, tortura y sufriendo de la privación de Dios; estar en perpetuo remordimiento de conciencia; que la condición de uno nunca cambiará; estar en el fuego que penetra en el alma sin destruirla, ya que es puramente fuego espiritual prendido por la ira de Dios; estar en una oscuridad continua y un olor sofocante terrible; estar en la compañía constante de Satanás y estar en una angustia horrible, odio a Dios y palabras indecentes y blasfemia.


Muchas gracias, Héctor, por tu participación que nos ayuda a entender que el demonio pecó en su eternidad espiritual, por su soberbia y su arrogancia ante Dios, no tratándole como merecería el Creador de todas sus creaturas. Además, lideró la rebelión de otros muchos ángeles que pecaron también, y como consecuencia se condenaron a una existencia horripilante que no termina. Dios permite que los demonios actúen con su influencia maléfica en el mundo en que vivimos, por lo que no podemos bajar la guardia, porque orando, recibiendo sacramentos, ayunando, haciendo justicia que consiste en amar y guardar la palabra de Dios nos veremos libres del mal que podría trascender en nuestra vida si no nos convertimos con todo el corazón y con toda el alma al Señor en el tiempo oportuno, en esta vida.

Dios te bendiga, te guarde de todo mal y te lleve a la vida eterna. Como deseo a todos los participantes en este Curso y a sus lectores,

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor JORGE MIGUEL » Mié Sep 25, 2013 7:45 pm

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?

Si, desde luego que desde niño cuando acudía al catecismo escuché hablar de este personaje, quizás me fue indiferente porque lo veía como algo muy caricaturesco y con cierto temor sin pensar las graves consecuencias que ha venido causándonos, con el correr de los tiempos, ya lo comencé a ver en forma objetiva pues independientemente de la desobediencia que el demonio hizo hacia nuestro Creador ahora reflexiono como utiliza sus artimañas para crear conflictos y desacuerdos entre la humanidad, pues este personaje con su legión de ángeles rebeldes han propiciado que en el mundo existan las guerras, violencia extrema y con sus mentiras pretende sembrar en la humanidad la no existencia del Dios por quien se vive. Por lo que es una realidad la existencia de este ser tan oscuro, así como lo existe también Dios que envió a su único Hijo Jesucristo para Salvarnos y reconciliarnos con Dios Padre Creador.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?

La eternidad comienza cuando dejemos de existir, en el momento de nuestra muerte comienza un juicio particular en la que todos nuestros actos de nuestras vidas serán tomados en cuenta, si Dios en su gran Misericordia nos lo permite podremos disfrutar de ella, imagino en lo personal que en la eternidad no existen las prisas puesto que en todo instante y momento será para contemplar sin cesar el rostro de Dios, alabarle por siempre y para siempre. Hay algo que he tenido duda, las almas de nosotros son eterna porque tenemos un principio, en el caso de nuestro Creador no lo considero Eterno sino Infinito porque no tiene prinicipio ni fin (Espero que esta duda me sea aclarada por Ustedes hermanitos y hermanitas).

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?

Definitivamente, en algunas lecturas Santos reconocidos por nuestra Iglesia y algunos videntes que han tenido el privilegio de contemplar el rostro de María Santísima en sus apariciones del pasado y presente siglo nos han narrado que el infierno es un lugar espantoso porque el sufrimiento allí en ese lugar no tiene límite, existe un mar de fuego que nunca se extingue y demonios atormentando siempre las almas que nunca aceptaron el amor de Dios, me da mucho temor pensar en ello pero es una realidad.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?

Sí, aunque me da temor pensar en ello porque me causaría mucha tristeza no disfrutar de la presencia del Dios por quien se vive, toda la eternidad en la de estar atormentado por un demonio en la que tendría que soportar las llamas del infierno con su íra, su hedor, me quedo sin palabras porque es terrible soportar esto.
O.P.E.C.J.
JORGE MIGUEL
 
Mensajes: 33
Registrado: Mié Mar 13, 2013 7:51 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor barreno » Jue Sep 26, 2013 11:51 am

1. De manera profunda no, pero si he meditado en que muchas veces no necesitamos ser tentados por el para actuar alejados de la voluntad de Dios. Aunque he visto sus manifestaciones y reflexionado en la influencia que tiene en el mundo como dueño del mismo, me he dado cuenta que el poder de Dios es mucho mayor que cualquier tentación pero lamentablemente muchas veces no dejamos que ese poder fluya con libertad.

2. De manera intensa no, pero grosso modo he pensado en ello. Aunque me resulta difícil la tarea analítica pues no se que abra mas allá de este mundo, simplemente se que quiero estar donde Dios este.

3. Si, por santos como Sor Faustina.

4. Por lo que he leído en el diario de Sor Faustina e incluso en algunas películas que si bien, pueden ser mediciones ficticias, presentan en todas un gran tormento, desesperación, sufrimiento, etc., lo cual me compromete a estar siempre preparado; sosteniéndome de la mano de Dios para así, evitar que el león rugiente me tiente.

Bendiciones.
Ricardo Barreno.
barreno
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Mar 12, 2013 11:20 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor jaimey36 » Jue Sep 26, 2013 7:01 pm

1. Por supuesto. Esto explica, creo entender, la existencia del Mal en el mundo. Si Luzbel no se hubiera revelado contra Dios, otro seria nuestro cantar. No hubiera habido Tentador, no habria habido caida de nuestro primeros padres. Lucifer sintió una terrible envidia de Adán y Eva que disfrutaban a lo lindo del paraiso, mientra él ardia en las llamas que no tendrán fin. Y por supuesto sigue buscando la perdición de las almas hasta el fin de los tiempos cuando ya no tendrá ningun poder sobre ellas.

2. Por supuesto. Lamentablemente no parece ser suficiente pensar en lo que significan siglos y siglos sin fin en la ausencia de Dios que es todo Amor y aunque su sola Presencia lo llena todo, perdernos esas maravillas indescriptibles en el Paraiso Celestial. Necesitamos aferrarnos a todo anclaje espiritual y no desfallecer a través de la oracién, los sacramentos y las obras de misericordia para abordar seguros el Puerto de Luz y Salvación etrerna. Con el Misionerismo ayudaremos a otros a lograrlo. De hecho nos estamos ayudando a nosotros mismos.

3. Por supuesto. La vida de los santos, sus escritos y solicitando su poderosa intercesión serán nuestro faro y guia en el mar proceloso de la existencia para llegar a ese Puerto tan anhelado.
jaimey36
 
Mensajes: 8
Registrado: Mié Ago 21, 2013 2:08 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor loren559 » Jue Sep 26, 2013 8:18 pm

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
No lo suficiente sé que existe pero no había meditado profundamente en lo que hace y lo que significa.
2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
No para mi este concepto es muy difícil ya que uno tiene el tiempo y esa es su guía al medir y la eternidad es muy difícil de medir.
3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da más sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
Si algunas veces las escuche.
4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
No pero trato de cuidarme en mi conducta para no caer tantas veces.

LORENA CELY
loren559
 
Mensajes: 55
Registrado: Jue Mar 14, 2013 5:40 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Vie Sep 27, 2013 2:48 am

JORGE MIGUEL escribió:1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?

Si, desde luego que desde niño cuando acudía al catecismo escuché hablar de este personaje, quizás me fue indiferente porque lo veía como algo muy caricaturesco y con cierto temor sin pensar las graves consecuencias que ha venido causándonos, con el correr de los tiempos, ya lo comencé a ver en forma objetiva pues independientemente de la desobediencia que el demonio hizo hacia nuestro Creador ahora reflexiono como utiliza sus artimañas para crear conflictos y desacuerdos entre la humanidad, pues este personaje con su legión de ángeles rebeldes han propiciado que en el mundo existan las guerras, violencia extrema y con sus mentiras pretende sembrar en la humanidad la no existencia del Dios por quien se vive. Por lo que es una realidad la existencia de este ser tan oscuro, así como lo existe también Dios que envió a su único Hijo Jesucristo para Salvarnos y reconciliarnos con Dios Padre Creador.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?

La eternidad comienza cuando dejemos de existir, en el momento de nuestra muerte comienza un juicio particular en la que todos nuestros actos de nuestras vidas serán tomados en cuenta, si Dios en su gran Misericordia nos lo permite podremos disfrutar de ella, imagino en lo personal que en la eternidad no existen las prisas puesto que en todo instante y momento será para contemplar sin cesar el rostro de Dios, alabarle por siempre y para siempre. Hay algo que he tenido duda, las almas de nosotros son eterna porque tenemos un principio, en el caso de nuestro Creador no lo considero Eterno sino Infinito porque no tiene prinicipio ni fin (Espero que esta duda me sea aclarada por Ustedes hermanitos y hermanitas).

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?

Definitivamente, en algunas lecturas Santos reconocidos por nuestra Iglesia y algunos videntes que han tenido el privilegio de contemplar el rostro de María Santísima en sus apariciones del pasado y presente siglo nos han narrado que el infierno es un lugar espantoso porque el sufrimiento allí en ese lugar no tiene límite, existe un mar de fuego que nunca se extingue y demonios atormentando siempre las almas que nunca aceptaron el amor de Dios, me da mucho temor pensar en ello pero es una realidad.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?

Sí, aunque me da temor pensar en ello porque me causaría mucha tristeza no disfrutar de la presencia del Dios por quien se vive, toda la eternidad en la de estar atormentado por un demonio en la que tendría que soportar las llamas del infierno con su íra, su hedor, me quedo sin palabras porque es terrible soportar esto.


Buenos días, Jorge Miguel. Muchas gracias por tus comentarios y respuestas a este tema. Trataré de aclarar tu duda si la entiendo. Cada alma de una persona que haya existido, existe o existirá, ha estado en la mente de Dios desde antes de la creación, por lo que al menos existíamos en el pensamiento de Dios desde antes de la creación. Una vez hecha la creación y asentado el mundo, con la creación del hombre, el alma que ya existía antes de la creación del mundo en la mente de Dios, unida a su cuerpo mortal da la vida al hombre hace que el cuerpo empiece a existir, moverse, pensar, sentir, amar... Luego la carne tiene un principio temporal. Y como dice Jesús en el evangelio: "Dios no es Dios de muertos sino de vivos, porque para Él todos viven". También resucitaremos con la misma carne que tenemos en esta vida, eso sí tras el juicio final y si somos acogidos como hijos de Dios Padre, de una forma glorificada, con unas propiedades nuevas que superan las leyes físicas que conocemos por experiencia. Por esto se dice que amando, escuchando y siendo fieles a Dios tendremos vida eterna.

La vida de Dios es también eterna, pero no tiene fin ni principio, preexiste a la creación, está presente en la creación y después del fin del mundo será el mismo Ser divino inalterado e inalterable, es decir inmortal y eterno. Por tanto Dios como los hombres somos seres eternos, pues no tenemos fin (y por tanto como seres humanos somos infinitos por voluntad de Dios). En lenguaje matemático, tan infinita es una semirrecta, que una recta, pero la semirrecta tiene un principio y la recta no tiene principio. El hombre en el plan de Dios en su carne es como una semirrecta en el tiempo, con la excepción desde su muerte al juicio final, mientras que Dios vive siempre y sería una recta que incluye la dirección de la misma en ambos sentidos de principio y de fin.

Dios te bendiga,

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor papupita » Vie Sep 27, 2013 10:43 am

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
Claro que sí. De hecho en la misión hemos tenido algunas experiencias no muy agradables al respecto. Hemos podido constatar claramente su presencia y su actuar para desbaratar la obra de Dios. Aunque de igual manera vemos y sentimos en esos momentos con más fuerza, tanto la presencia como la actuación de nuestro Dios.
2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
La eternidad significa TODO PARA SIEMPRE. Es la vida por la cual estamos luchando en esta tierra. Es nuestra meta final. El lugar de reposo, gozo y paz al que queremos llegar a través de nuestras buenas obras y la vivencia diaria de la santidad. Es el gozar para siempre de la presencia de DIOS. Es la GLORIA eterna. LA FELICIDAD absoluta y verdadera.
3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
Así es. Es todo un martirio estar privado eternamente de la gloria de Dios. Cuando, por alguna razón, enfermedad, por ejemplo, me es imposible asistir a misa y compartir la Eucaristía, me siento vacía, aunque me encuentre en gracia de Dios, pues me he privado de su presencia real en mí. Es como el salmo que dice:"... mi alma tiene sed de tí, mi alma está reseca, agostada, sin agua... "etc. Sólo espero el volver a estar bien para poder ir y encontrarme nuevamente con mi Dios y Señor. Ya me imagino lo que será esa experiencia repetida una y mil veces más, por toda la eternidad: muerte, tristeza, desesperación, llanto, soledad...
4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
Lo hago con frecuencia y lo respondí en la pregunta anterior: significa la muerte eterna. Si alguien ha sufrido de depresión, ansiedad, angustia, miedo, soledad, desesperación, sabe bien lo que significa el infierno.
papupita
 
Mensajes: 60
Registrado: Vie Oct 01, 2010 9:01 pm

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor mai » Vie Sep 27, 2013 2:28 pm

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?

Por supuesto. Existe y está permanentemente tratando de captar almas para perderlas en sus planes perversos. Se entromete en todas las debilidades humanas. Por eso el Señor es nuestro escudo, nos hace fuerte para librarnos del mal.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
Si, es nuestro descanso. Despues de pasar por todas las pruebas en la tierra, finalmente llegaremos a nuestra morada eterna, donde nuestra alma se encontrará en plenitud. Gozaremos de nuestra familia espiritual y terrenal.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?

Cómo será el infierno si un día equivale a todos los sufrimientos que pasamos en nuestra vida terrenal. Cómo será de feo y tenebroso si todo el mal está junto y encerrado por siempre. Da miedo pensarlo y escribirlo.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
Horroroso!!! y no tengo otra exclamación. Cómo está definido por los Santos en la pregunta 3, no podría pasar ni un sólo día. Dios perdone nuestras faltas y la de todos nuestros hermanos.
mai
 
Mensajes: 39
Registrado: Mié Mar 13, 2013 9:15 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor Mariano_Ruiz » Vie Sep 27, 2013 4:03 pm

mai escribió:1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?

Por supuesto. Existe y está permanentemente tratando de captar almas para perderlas en sus planes perversos. Se entromete en todas las debilidades humanas. Por eso el Señor es nuestro escudo, nos hace fuerte para librarnos del mal.

2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
Si, es nuestro descanso. Despues de pasar por todas las pruebas en la tierra, finalmente llegaremos a nuestra morada eterna, donde nuestra alma se encontrará en plenitud. Gozaremos de nuestra familia espiritual y terrenal.

3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da mas sufrimiento un dia en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?

Cómo será el infierno si un día equivale a todos los sufrimientos que pasamos en nuestra vida terrenal. Cómo será de feo y tenebroso si todo el mal está junto y encerrado por siempre. Da miedo pensarlo y escribirlo.

4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
Horroroso!!! y no tengo otra exclamación. Cómo está definido por los Santos en la pregunta 3, no podría pasar ni un sólo día. Dios perdone nuestras faltas y la de todos nuestros hermanos.


Buenas noches, Mai. Pensar en el infierno y en el demonio nos debe producir una decisión de ser apóstoles en la medida de nuestras capacidades. Hay quien llega a ser obispo, pero todos los cristianos, y en especial todos los católicos debemos ser responsables no solo ante Dios y ante la Iglesia, por ejemplo confesando nuestros pecados en el sacramento del perdón y tratando de ser coherentes con la doctrina de la Iglesia y los consejos de nuestros pastores, sacerdotes, obispos y el papa, sino que además debemos involucrarnos con éstos en el anuncio de la salvación. Todo puede empezar con algunos amigos o en la familia, pero también al nivel que podamos alcanzar con prudencia y valor por el celo de Dios y de su salvación para todos.

Un decreto del papa Pablo VI emanado del Concilio Vaticano II del que este año conmemoramos el 50 aniversario, nos recuerda la misión de todo católico bautizado, su derecho y su obligación de hacer apostolado. El decreto es Apostolicam actuositatem, en el que nos hace ver la responsabilidad de cada uno de nosotros en la salvación de otros, empezando por los familiares y amigos, y llegando a otros conocidos e incluso compatriotas y más a los que el trato nos indique que podemos ayudar. Es una tarea para toda la vida en este mundo. Los que están en el cielo, como Jesús y María, otros santos, beatos, etc. tampoco están de brazos cruzados pues interceden ante Dios por nosotros y por nuestro apostolado. Dios bendiga todos los apostolados que podamos hacer, tratando de ser coherentes para poder aportar el bien de nuestra vida convertida como ejemplo valioso y atractivo a los otros.

Mariano Ruiz
España
Mariano_Ruiz
 
Mensajes: 405
Registrado: Sab Mar 09, 2013 2:52 am

Re: Tema 28.- Existencia del demonio

Notapor omdial » Vie Sep 27, 2013 4:51 pm

1.- ¿Te has parado a pensar profundamente en la existencia del Demonio?
Sí, claro muchas veces y llego siempre a la misma conclusión existe y me quiere separar de DIOS mi tesoro más valioso, de mi eternidad y de mi cielo.
2.- ¿Has analizado intensamente lo que significa la eternidad?
Sí, es el encuentro definitivo de mi alma sin escala en un determinado estado, es un tiempo sin fin que se escoge para estar cara a cara con DIOS o con el diablo de acuerdo a nuestras obras, es la felicidad o sufrimiento sin ocaso, es “gozar de la dicha del Señor en el país de la vida” o la tiniebla donde solo será el rechinar de dientes.
3.- ¿Conoces la frase de varios santos que da más sufrimiento un día en el infierno que todo el sufrimiento que tengamos en esta vida?
Sí, la cual me lleva día a día a ser más consiente de mis actos, es preferible sufrir mucho en esta tierra, que estar un segundo en el infierno, ya que es preferible sufrir mil años en la tierra para gozar de una dicha perpetua.
4.- ¿Has reflexionado profunda e intensamente, lo que significaría pasar la eternidad en el infierno?
Sí, es la preocupación que todo deberíamos tener para que cada vez nuestra voluntad no sea quien nos domine, sino todo lo contrario para que manejemos nuestras propias emociones y pasiones quienes son las que en ocasiones nos llevan a cometer tantas faltas que nos alejan de DIOS y nos acercan al diablo, quien se complace en brindarnos todas las herramientas para que nosotros nos dejemos seducir por sus deseos, de igual manera para que nosotros los que somos hijos de DIOS olvidemos nuestra condición y nos dejemos llevar por nuestros propios deseos y bajos instintos, los cuales son vías directas para que pasemos nuestra eternidad en el infierno.
omdial
 
Mensajes: 33
Registrado: Mar Mar 12, 2013 5:48 pm

Siguiente

Volver a Curso: El Misionerismo (Aplicación de la doctrina social de la Iglesia Católica a la empresa)

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Doksap37, Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron