4. Inocencia original y redención de Cristo

En esta primera parte se toca la creación del hombre en relación a la sexualidad y el amor humano, la inocencia y la desnudez, el significado "esponsal" del cuerpo, la donación mutua, la vocación original del matrimonio, la dignidad de la procreación y los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre.

Esta es la primera parte de seis partes que se darán de manera consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año y consta de: :

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Gabirela Vega, Moderadores Animadores

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Sharon2309 » Sab Jun 15, 2013 11:59 pm

Esta revelación es la redención del cuerpo, hay una relación con la experiencia porque si leemos de nuevo el Génesis, con la experiencia que tuvo el hombre de pecado original se condena y necesita una redención o liberación que sólo se puede lograr por medio de Jesús, debemos buscar la salvación y aguardar con perseverancia y con fe.
Sharon2309
 
Mensajes: 11
Registrado: Dom Jun 02, 2013 5:41 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor mamafeliz » Dom Jun 16, 2013 3:31 am

La experiencia significa nuestras limitaciones, sufrimientos, pasiones, debilidades y la muerta que adquirimos como herencia por el pecado original. Pero Dios en su infinita misericordia no nos deja asi, sino que envía a su propio hijo para nuestra redencion. Y ahí es en donde convergen esos dos puntos. Primero fue revelado en el Genesis en el llamado Protoevangelio y luego se cumplio La revelacion cuando nacio Jesus y con Jesus su Iglesia y sus sacramentos que nos ayudan tambien a recuperar la gracia y volver un poco a la inocencia original.
mamafeliz
 
Mensajes: 116
Registrado: Mié Jun 05, 2013 12:33 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor mrnv670329 » Dom Jun 16, 2013 11:51 am

En cuanto a la experiencia, es lo que el hombre en si experimenta, lo que vive, momentos de sufrimientos, angustias, limitaciones , gozos, alegrias, tristezas. En cuanto a la revelacion es lo que nosotros como hombres vamos descubriendo de lo que Dios tiene dispuestos para nosotros; como el hombre con su libre albedrio decide que rumbo tomar; Dios nos presenta todas las realidades, se nos revela y es el hombre quien decide que camino tomar. En cuanto a la relacion y convergencia, esto radica en que el hombre por naturaleza, por el simple hecho de estar hechos a imagen y semejanza de Dios tenemos esa inocencia con la q Dios nos creo. Nosotros en el camino de nuestra santidad debemos tratar de buscar siempre volver a esa inocencia y enfrentar nuestras situaciones de vida tratando siempre de descubrir la revelacion de Dios.
mrnv670329
 
Mensajes: 12
Registrado: Mié Jun 05, 2013 9:59 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Jose Angel Garcia » Dom Jun 16, 2013 12:37 pm

?Cual es la relacion y la convergencia entre la "experiencia" y la "revelacion?

El ser persona es entendido, solamente a la luz de esta convergencia. Aunque, la experiencia es siempre dificil, porque ciertamente heredamos el pecado original, no es lo definitivo, porque antes de el pecado existio una inocencia que nos hacia capaces de ver cara a cara a Dios, esto quiere decir que con la redencion, paulatinamente iremos experimentando, no solo con el Espiritu sino tambien con el Cuerpo, la experiencia de gracia primitiva.
Jose Angel Garcia
 
Mensajes: 34
Registrado: Mié Jun 05, 2013 1:25 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Cristy Rodriguez » Dom Jun 16, 2013 1:20 pm

¿Cuál es la relación y convergencia entre la "experiencia" y la "revelación"?

Somos parte de este mundo a través del cuerpo, es en la experiencia del cuerpo donde se construye nuestra identidad e historia. Pero solo podemos entendernos como hombres históricos en la relación con el plan original de Dios. Aunque no podemos volver tal cual a la inocencia originaria, Jesús nos abre la posibilidad de la redención, es en esa revelación que nos abre el horizonte de entender que en la experiencia del cuerpo se da la redención del corazón.
Cristy Rodriguez
 
Mensajes: 10
Registrado: Lun Jun 10, 2013 9:45 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor GUNI QUINTANILLA » Dom Jun 16, 2013 2:49 pm

¿Cuál es la relación y convergencia entre la "experiencia" y la "revelación"?
La relación y la convergencia entre la experiencia y la revelación está centrada entre la inocencia original y el pecado original. En cuanto a la experiencia, esta se da en el hombre porque es el ser más privilegiado de la creación, pues está hecho a la imagen y semejanza de Dios, y es con el quien realiza su alianza. Esta primera experiencia queda inserta en el hombre, en lo más profundo de su ser. La segunda experiencia; de haber roto con esa alianza por haber sucumbido al pecado de la desobediencia cuyo recuerdo queda plasmado en un símbolo, el árbol de la ciencia del bien y del mal, prueba irrefutable de esa ruptura. Luego de estas dos experiencias el hombre ya no es el mismo, se ha producido un antes y un después, reconoce que tuvo inocencia original y luego el pecado original; este estado último lo va ha heredar a las futuras generaciones.
Con todo ello, el hombre es histórico está arraigado en su prehistoria teológica revelada; y por esto cada punto de su estado pecaminoso histórico se explica (tanto para el alma como para el cuerpo) con referencia a la inocencia original. Indudablemente, si heredó el pecado original también lleva en sí “restos” de la inocencia original. A esto Cristo se remite para ofrecernos la salvación (en palabras mías): Tú conociste la inocencia, a pesar del pecado, tú eres salvo si retornas al camino. Esta revelación divina realizada en el protoevangelio se reafirma en el nuevo testamento. Por lo tanto, el hombre está no sólo cerrado, a causa de su estado pecaminoso, respecto a la inocencia original, sino que está al mismo tiempo abierto hacia el misterio de la redención del cuerpo percibida sobre todo con la experiencia. San Pablo lo dice literal y prácticamente: «Nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, suspirando por... la redención de nuestro cuerpo». El hecho de haber conocido el misterio de la revelación nos abre un nuevo horizonte; la luz enriquecedora de Cristo nos ilumina el camino para reafirmar que el hombre en su estado actual (existe en el cuerpo) experimenta limitaciones, sufrimientos, pasiones, debilidades y finalmente la misma muerte tiene la salvación en sus manos cuando reconoce que su experiencia anterior y posterior debe ser una suma para renovar y enriquecer sus raíces primigenias a fin de experimentar a Cristo tanto en el cuerpo como en el espíritu.
GUNI QUINTANILLA
 
Mensajes: 51
Registrado: Mar Sep 11, 2012 5:39 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor AlejandraCatholic » Dom Jun 16, 2013 4:35 pm

La revelación nos muestra como el hombre pasó de un estado de Gracia a un estado de pecado, a través del pecado original, lo cual se hizo extensivo a todos los hombres (raza humana representada en nuestros primeros padres). La experiencia humana por su lado nos muestra la caducidad del hombre, su propio estado de miseria y finitud, y lo que es más importante: su inclinación al mal. ( Rm 7, 14-15.18-20).
No se puede entender esa inclinación al mal que nos muestra la experiencia sin la revelación. De modo que el ser humano llamado a la Gracia pasó a heredar la corrupción y la tendencia al mal tanto en su espíritu como en su cuerpo. En esto creo que convergen la revelación y la experiencia.
AlejandraCatholic
 
Mensajes: 29
Registrado: Lun Abr 23, 2012 1:36 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor CasJor » Dom Jun 16, 2013 4:54 pm

En el contexto de la teología del hombre-cuerpo, en el análisis acerca de la revelación del "principio", debemos dirigir nuestra atención a un factor que es particularmente importante para la interpretación teológica: importante porque consiste en la relación entre revelación y experiencia. En la interpretación de la revelación acerca del hombre y sobre todo acerca del cuerpo, debemos referirnos a la experiencia por razones comprensibles, ya que el hombre-cuerpo lo percibimos sobre todo con la experiencia. A la luz de las mencionadas consideraciones fundamentales, tenemos pleno derecho de abrigar la convicción de que esta nuestra experiencia "histórica" debe detenerse en los umbrales de la inocencia original del hombre, porque en relación con ella permanece inadecuada. Sin embargo, a la luz de las mismas consideraciones introductorias, debemos llegar a la convicción de que nuestra experiencia humana es, en este caso, un medio de para la interpretación teológica, y es un punto de referencia al que debemos remitirnos en la interpretación del "principio".

Cualquier análisis en tal sentido deberá hacer referencia a las palabras: "Nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, suspirando por... la redención de nuestro cuerpo". Si nos ponemos en esta actitud -tan profundamente concorde con la experiencia el "principio" debe hablarnos con la gran riqueza de luz que proviene de la revelación, a la que desea responder sobre todo la teología. La relación y convergencia entre "experiencia" y revelación" no es más que el rescatar o poner fin al dolor, penar o adversidad fruto del pecado original, es decir nuestra propia redención. Que mejor forma de citarla que en la oración dedicada a la Virgen María... "...A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.
Ea pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre..."
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor pitiponce » Dom Jun 16, 2013 5:26 pm

¿Cuál es la relación y convergencia entre la "experiencia" y la "revelación"?

La "experiencia" y la "revelación" se dan en un ámbito real, concreto, particular: en el cuerpo, en el ser humano. En este caso "experiencia" se refiere al hecho mismo de una existencia con presencia dentro de una "historia" y es en este contexto que se da la "revelación".
pitiponce
 
Mensajes: 31
Registrado: Lun Jun 03, 2013 5:42 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor marteli » Dom Jun 16, 2013 7:34 pm

La EXPERIENCIA es lo que vivimos a traves de la historia.
La revelacion viene de Dios.

Su relación, esta en que Jesus nos da la redención, mediante la cual podemos acercarnos a la inocencia original.
marteli
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Ago 28, 2010 9:38 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor sandrop » Dom Jun 16, 2013 7:44 pm

Saludos hermanos

¿Cuál es la relación y convergencia entre la "experiencia" y la "revelación"?

Es esta experiencia hombre-cuerpo tangible, física, expuesta a las inconveniencias y tribulaciones, este cuerpo corruptible finalmente, que permite una trascendencia, sujeto a una redención en el cuerpo, en palabras de San Pablo. Una redención entendida en la revelación, más que en la experiencia vivencial, revelación que nos remite al estado original, al de inocencia original. Este estado original, que es una relación con Dios directa, luz riqueza y luz. Que es el tipo de relación que restaura Jesucristo con la redención.

Que el beato Juan Pablo II nos ilumine y nos guie

saludos

Sandro Pesantez
Ecuador
sandrop
 
Mensajes: 206
Registrado: Jue Abr 19, 2012 8:09 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor elba seminario » Dom Jun 16, 2013 8:40 pm

Si bien me lleva a reflexionar que la experiencia es la vida misma que uno vive y los acontecimientos que nos suceden y las respuesta o actitudes que tomamos espontáneamente, siempre sometidas a una limitación que es en sí la Revelación, el origen que no nos permitimos "ver". La inocencia original con que nos dotó nuestro Creador y que por su Amor y Misericordia nos da la Redención. El punto de convergencia es, para mí finalmente La Verdad que es Dios mismo.
elba seminario
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:31 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Adrivillarreal5 » Dom Jun 16, 2013 8:58 pm

Consiero que la Revelación es el mensaje dado por Dios y la experiencia es nuestra percepción y nuestra manera de apropiarnos y explicarnos el mensaje dado a trqvés de la Revelación. Considero que aunque son diferentes, la Revelación, para ser asimilada por las personas requiere necesariamente de la experiencia, para hacerla propia, pero al mismo tiempo, es indispensable la intervención divina para poder explicar y dar sentido a di ho mensaje
Adrivillarreal5
 
Mensajes: 26
Registrado: Dom Ene 27, 2013 10:40 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Dolovalencia » Dom Jun 16, 2013 9:59 pm

Es en la interpretación de la revelación acerca del hombre y sobre todo acerca del cuerpo, en la experiencia por razones comprensibles ya que el hombre«cuerpo lo percibimos sobre todo con la experiencia, esta nuestra experiencia histórica debe detenerse en los umbrales de la inocencia original del hombre. Nuestra experiencia humana es una referencia indispensable para la interpretación del principio...el principio debe hablarnos con la riqueza de la luz que proviene de la revelación. La relación entre experiencia y revelación nos hace constatar que el hombre con sus múltiples limitaciones con las cuales al mismo tiempo refiere su existir a un diverso estado o dimensión.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor olgadae » Dom Jun 16, 2013 11:09 pm

En la interpretación de la revelación acerca del hombre y sobre todo acerca del cuerpo, ya que el hombre-cuerpo lo percibimos sobre todo con la experiencia. A la luz de esto nuestra experiencia "histórica" debe, detenerse en los umbrales de la inocencia original del hombre. El hombre, en su estado actual de existir en el cuerpo, experimenta múltiples limitaciones, sufrimientos, pasiones, debilidades y finalmente la misma muerte, los cuales, al mismo tiempo, refieren este su existir en el cuerpo.Pero cuando San Pablo escribe sobre la "redención del cuerpo", habla con el lenguaje de la revelación;"Nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, suspirando por... la redención de nuestro cuerpo"Romanos 8(23). Dios es el unico que nos puede salvar a un estado de pureza ...del "principio"...
olgadae
 
Mensajes: 31
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor maguisena » Dom Jun 16, 2013 11:13 pm

Lo complemente leyendo en extenso las opiniones de Juan Pablo II en donde Génesis 2, 25 marca la experiencia “estaban desnudos, el hombre y la mujer, pero no sentían vergüenza”. Entonces se les abrieron sus ojos y los dos se dieron cuenta que estaban desnudos; entretejieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores' (Gen 3, 7). El adverbio 'entonces' indica un nuevo momento y una nueva situación consiguiente a la rotura de la primera Alianza; es una situación que sigue al fallo de la prueba ligada al árbol de la ciencia del bien y del mal, que al mismo tiempo constituía la primera prueba de 'obediencia', esto es, de escucha de la Palabra en toda su verdad y la aceptación del Amor, según la plenitud de las exigencias de la Voluntad creadora. Este nuevo momento o nueva situación comporta también un nuevo contenido y un nuevo tipo de la experiencia del cuerpo, de tal modo que ya no se puede decir; 'estaban desnudos, y no sentían vergüenza'.
Es un cambio radical del significado de la desnudez originaria de la mujer respecto al hombre y del hombre respecto a la mujer. Este emerge desde su conciencia, como fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal: '¿quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido, quizá, del árbol del que te había prohibido comer?' (Gen 3, 11). Tal cambio mira directamente a la experiencia del significado del propio cuerpo delante del Creador y de las criaturas. Lo cual viene confirmado inmediatamente después de las palabras del hombre: 'He oído tu paso en el jardín, y he tenido miedo, porque estoy desnudo, y me he escondido' (Gen 3, 10). Pero particularmente este cambio, que el texto yahvista delinea de un modo claramente conciso y dramático, mira directamente, quizá del modo más directo posible, a la relación hombre-mujer, feminidad-masculinidad. En la experiencia del pudor, el ser humano experimenta el temor con relación al 'segundo yo' (así, p. e., la mujer frente al hombre), y esto es substancialmente temor por el propio 'yo'. En el matrimonio se puede explicar que la pareja no debe de sentir vergüenza de su desnudez en el momento de entrega pues se constituye en momento de intimidad, y comunicación recíproca en toda su radical simplicidad y pureza. La 'desnudez' significa el bien originario de la visión divina. Significa toda la sencillez y plenitud de la visión a través de la cual se manifiesta el valor 'puro' del cuerpo y del sexo. La situación que se indica de manera tan concisa y a la vez sugestiva de la revelación originaria del cuerpo, como resulta especialmente del Génesis 2, 25, no conoce la ruptura interior y contraposición entre lo que es espiritual y lo que es sensible, así como no conoce ruptura y contraposición entre lo que humanamente constituye la persona y lo que en el hombre determina el sexo: lo que es masculino y femenino. Dios nos creó hombre y mujer como el complemento el uno del otro. Dios no creo la soledad, pues el hombre no debe de estar solo. Hay un fuerte vínculo entre el misterio de la creación, como don que nace del amor, y ese 'principio' beatificante de la existencia del hombre como varón y mujer, en toda la realidad de su cuerpo y de su sexo, que es simple y pura verdad de comunión entre las personas. Cuando el primer hombre, al ver a la primera mujer exclama: 'Es carne de mi carne (...)' (Gen 2, 23), afirma sencillamente la identidad humana de ambos. El sexo entra en la teología del cuerpo. Ese "comienzo" beatificante del ser y del existir del hombre, como varón y mujer, está unido con la revelación y con el descubrimiento del significado del cuerpo, que conviene llamar "esponsalicio"
El Génesis 2, 24 habla del sentido o finalidad que tiene la masculinidad y feminidad del hombre, en la vida de los cónyuges padres. Al unirse entre sí tan íntimamente, que se convierten en 'una sola carne', someten, en cierto sentido, su humanidad a la bendición de la fecundidad, esto es, de la 'procreación', de la que habla el primer relato (Gen 1, 28). El hombre comienza 'a ser' con la conciencia de esta finalidad de la propia masculinidad feminidad, esto es, de la propia sexualidad.
maguisena
 
Mensajes: 85
Registrado: Mar Jun 11, 2013 4:22 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor maguisena » Dom Jun 16, 2013 11:13 pm

Lo complemente leyendo en extenso las opiniones de Juan Pablo II en donde Génesis 2, 25 marca la experiencia “estaban desnudos, el hombre y la mujer, pero no sentían vergüenza”. Entonces se les abrieron sus ojos y los dos se dieron cuenta que estaban desnudos; entretejieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores' (Gen 3, 7). El adverbio 'entonces' indica un nuevo momento y una nueva situación consiguiente a la rotura de la primera Alianza; es una situación que sigue al fallo de la prueba ligada al árbol de la ciencia del bien y del mal, que al mismo tiempo constituía la primera prueba de 'obediencia', esto es, de escucha de la Palabra en toda su verdad y la aceptación del Amor, según la plenitud de las exigencias de la Voluntad creadora. Este nuevo momento o nueva situación comporta también un nuevo contenido y un nuevo tipo de la experiencia del cuerpo, de tal modo que ya no se puede decir; 'estaban desnudos, y no sentían vergüenza'.
Es un cambio radical del significado de la desnudez originaria de la mujer respecto al hombre y del hombre respecto a la mujer. Este emerge desde su conciencia, como fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal: '¿quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido, quizá, del árbol del que te había prohibido comer?' (Gen 3, 11). Tal cambio mira directamente a la experiencia del significado del propio cuerpo delante del Creador y de las criaturas. Lo cual viene confirmado inmediatamente después de las palabras del hombre: 'He oído tu paso en el jardín, y he tenido miedo, porque estoy desnudo, y me he escondido' (Gen 3, 10). Pero particularmente este cambio, que el texto yahvista delinea de un modo claramente conciso y dramático, mira directamente, quizá del modo más directo posible, a la relación hombre-mujer, feminidad-masculinidad. En la experiencia del pudor, el ser humano experimenta el temor con relación al 'segundo yo' (así, p. e., la mujer frente al hombre), y esto es substancialmente temor por el propio 'yo'. En el matrimonio se puede explicar que la pareja no debe de sentir vergüenza de su desnudez en el momento de entrega pues se constituye en momento de intimidad, y comunicación recíproca en toda su radical simplicidad y pureza. La 'desnudez' significa el bien originario de la visión divina. Significa toda la sencillez y plenitud de la visión a través de la cual se manifiesta el valor 'puro' del cuerpo y del sexo. La situación que se indica de manera tan concisa y a la vez sugestiva de la revelación originaria del cuerpo, como resulta especialmente del Génesis 2, 25, no conoce la ruptura interior y contraposición entre lo que es espiritual y lo que es sensible, así como no conoce ruptura y contraposición entre lo que humanamente constituye la persona y lo que en el hombre determina el sexo: lo que es masculino y femenino. Dios nos creó hombre y mujer como el complemento el uno del otro. Dios no creo la soledad, pues el hombre no debe de estar solo. Hay un fuerte vínculo entre el misterio de la creación, como don que nace del amor, y ese 'principio' beatificante de la existencia del hombre como varón y mujer, en toda la realidad de su cuerpo y de su sexo, que es simple y pura verdad de comunión entre las personas. Cuando el primer hombre, al ver a la primera mujer exclama: 'Es carne de mi carne (...)' (Gen 2, 23), afirma sencillamente la identidad humana de ambos. El sexo entra en la teología del cuerpo. Ese "comienzo" beatificante del ser y del existir del hombre, como varón y mujer, está unido con la revelación y con el descubrimiento del significado del cuerpo, que conviene llamar "esponsalicio"
El Génesis 2, 24 habla del sentido o finalidad que tiene la masculinidad y feminidad del hombre, en la vida de los cónyuges padres. Al unirse entre sí tan íntimamente, que se convierten en 'una sola carne', someten, en cierto sentido, su humanidad a la bendición de la fecundidad, esto es, de la 'procreación', de la que habla el primer relato (Gen 1, 28). El hombre comienza 'a ser' con la conciencia de esta finalidad de la propia masculinidad feminidad, esto es, de la propia sexualidad.
maguisena
 
Mensajes: 85
Registrado: Mar Jun 11, 2013 4:22 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor maguisena » Dom Jun 16, 2013 11:13 pm

Lo complemente leyendo en extenso las opiniones de Juan Pablo II en donde Génesis 2, 25 marca la experiencia “estaban desnudos, el hombre y la mujer, pero no sentían vergüenza”. Entonces se les abrieron sus ojos y los dos se dieron cuenta que estaban desnudos; entretejieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores' (Gen 3, 7). El adverbio 'entonces' indica un nuevo momento y una nueva situación consiguiente a la rotura de la primera Alianza; es una situación que sigue al fallo de la prueba ligada al árbol de la ciencia del bien y del mal, que al mismo tiempo constituía la primera prueba de 'obediencia', esto es, de escucha de la Palabra en toda su verdad y la aceptación del Amor, según la plenitud de las exigencias de la Voluntad creadora. Este nuevo momento o nueva situación comporta también un nuevo contenido y un nuevo tipo de la experiencia del cuerpo, de tal modo que ya no se puede decir; 'estaban desnudos, y no sentían vergüenza'.
Es un cambio radical del significado de la desnudez originaria de la mujer respecto al hombre y del hombre respecto a la mujer. Este emerge desde su conciencia, como fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal: '¿quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido, quizá, del árbol del que te había prohibido comer?' (Gen 3, 11). Tal cambio mira directamente a la experiencia del significado del propio cuerpo delante del Creador y de las criaturas. Lo cual viene confirmado inmediatamente después de las palabras del hombre: 'He oído tu paso en el jardín, y he tenido miedo, porque estoy desnudo, y me he escondido' (Gen 3, 10). Pero particularmente este cambio, que el texto yahvista delinea de un modo claramente conciso y dramático, mira directamente, quizá del modo más directo posible, a la relación hombre-mujer, feminidad-masculinidad. En la experiencia del pudor, el ser humano experimenta el temor con relación al 'segundo yo' (así, p. e., la mujer frente al hombre), y esto es substancialmente temor por el propio 'yo'. En el matrimonio se puede explicar que la pareja no debe de sentir vergüenza de su desnudez en el momento de entrega pues se constituye en momento de intimidad, y comunicación recíproca en toda su radical simplicidad y pureza. La 'desnudez' significa el bien originario de la visión divina. Significa toda la sencillez y plenitud de la visión a través de la cual se manifiesta el valor 'puro' del cuerpo y del sexo. La situación que se indica de manera tan concisa y a la vez sugestiva de la revelación originaria del cuerpo, como resulta especialmente del Génesis 2, 25, no conoce la ruptura interior y contraposición entre lo que es espiritual y lo que es sensible, así como no conoce ruptura y contraposición entre lo que humanamente constituye la persona y lo que en el hombre determina el sexo: lo que es masculino y femenino. Dios nos creó hombre y mujer como el complemento el uno del otro. Dios no creo la soledad, pues el hombre no debe de estar solo. Hay un fuerte vínculo entre el misterio de la creación, como don que nace del amor, y ese 'principio' beatificante de la existencia del hombre como varón y mujer, en toda la realidad de su cuerpo y de su sexo, que es simple y pura verdad de comunión entre las personas. Cuando el primer hombre, al ver a la primera mujer exclama: 'Es carne de mi carne (...)' (Gen 2, 23), afirma sencillamente la identidad humana de ambos. El sexo entra en la teología del cuerpo. Ese "comienzo" beatificante del ser y del existir del hombre, como varón y mujer, está unido con la revelación y con el descubrimiento del significado del cuerpo, que conviene llamar "esponsalicio"
El Génesis 2, 24 habla del sentido o finalidad que tiene la masculinidad y feminidad del hombre, en la vida de los cónyuges padres. Al unirse entre sí tan íntimamente, que se convierten en 'una sola carne', someten, en cierto sentido, su humanidad a la bendición de la fecundidad, esto es, de la 'procreación', de la que habla el primer relato (Gen 1, 28). El hombre comienza 'a ser' con la conciencia de esta finalidad de la propia masculinidad feminidad, esto es, de la propia sexualidad.
maguisena
 
Mensajes: 85
Registrado: Mar Jun 11, 2013 4:22 pm

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Leticia moreno » Lun Jun 17, 2013 4:17 am

Cual es la relación y convergencia entre la experiencia y la Revelación?

Esta es la relación y convergencia:

Al perder la inocencia original nuestros primeros padres, los hombres, a través de la historia han experimentado, su fragilidad en lo que se refiere al pecado, trabajos, dolor, enfermedades y hasta la misma muerte. El pecado actual, que acompañara al hombre hasta la tumba, hizo un mundo distinto del que Dios había querido.

En el texto Bíblico Gen 3,15. Brilla el primer rayo de luz después de la caída del hombre. El corazón paternal de Dios tiene preparada una salida, tan compasiva como insospechada: la futura reparación y salvación por medio de un nuevo Adán, Cristo (cf. Rom 5,12 ss) por donde se ve "que en el pensamiento de Dios el Cordero inmaculado se inmola desde el principio del mundo y pone a la humanidad caída en vías de redención.

Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la condición de hijos Ga 4, 4-5 ; esto implica la Pasión Muerte y Resurrección de Cristo. De esta forma podemos vivir desde ahora la la Vida Eterna, como experiencia, por la gracia santificante creación de Dios, por merito de Jesucristo; la Vida Eterna que desde aquí experimentamos no es en plenitud, esa la obtendremos después de nuestra muerte. En nuestro peregrinar a la morada que Dios nos tiene preparada, la sed que tenemos los humanos de conocer, aferrar, tocar, ver a Dios, viene a saciarse en la carne de Jesús. :)
Leticia moreno
 
Mensajes: 39
Registrado: Mar Oct 02, 2012 1:46 am

Re: 4. Inocencia original y redención de Cristo

Notapor Elnoem2013 » Lun Jun 17, 2013 6:39 am

El hombre histórico está arraigado en su prehistoria a la teología revelada. El hombre/cuerpo es percibido sólo por la experiencia. Nuestra experiencia histórica debe detenerse en los umbrales de la inocencia original del hombre. La experiencia humana es un medio para la interpretación teológica y en cierto modo, un punto de referencia indispensable.
Entre la "experiencia"y la "revelación" existe una sorprendente convergencia. El estado de existencia actual del hombre supone múltiples experiencias: limitaciones, sufrimientos, pasiones, debilidades y hasta la misma muerte. Este cuerpo tiende a existir en una dimensión o estado diverso.
San Pablo habla de "redención del cuerpo". La experiencia humana no está en condiciones de captar este contenido o realidad. Es por esta razón que la relación entre la "experiencia" y la "revelación" debe seguir la linea trazada por la relación entre la fe y la ciencia, entre la teología y la filosofía.
Elnoem2013
 
Mensajes: 12
Registrado: Mar Jun 04, 2013 6:07 pm

AnteriorSiguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte I: Principios del amor humano

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Google [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |