5. La soledad original del hombre

En esta primera parte se toca la creación del hombre en relación a la sexualidad y el amor humano, la inocencia y la desnudez, el significado "esponsal" del cuerpo, la donación mutua, la vocación original del matrimonio, la dignidad de la procreación y los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre.

Esta es la primera parte de seis partes que se darán de manera consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año y consta de: :

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Gabirela Vega, Moderadores Animadores

5. La soledad original del hombre

Notapor pilar calva » Vie Jun 14, 2013 12:46 pm

5. La soledad original del hombre
Nos permitirá establecer una serie de significados del texto antiguo, al que se refirió Cristo. Por tanto, hoy reflexionaremos sobre el significado de la soledad originaria del hombre.

(10-X-79/14-X-79)

1. En la última reflexión del presente ciclo hemos llegado a una conclusión introductoria, sacada de las palabras del libro del Génesis sobre la creación del hombre como varón y mujer. A estas palabras, o sea, al “principio” se refirió el Señor Jesús en su conversación sobre la indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 3-9; Mc 10, 1-12). Pero la conclusión a que hemos llegado no pone fin todavía a la serie de nuestros análisis. Efectivamente, debemos leer de nuevo las narraciones del capítulo primero y segundo del libro del Génesis en un contexto más amplio, que nos permitirá establecer una serie de significados del texto antiguo, al que se refirió Cristo. Por tanto, hoy reflexionaremos sobre el significado de la soledad originaria del hombre.
2. El punto de partida para esta reflexión nos lo dan directamente las siguientes palabras del libro del Génesis: “No es bueno que el hombre (varón) esté solo, voy a hacerle una ayuda semejante a él” (Gén 2, 18). Es Dios Yahvé quien dice estas palabras. Forman parte del segundo relato de la creación del hombre y provienen, por lo tanto, de la tradición yahvista. Como hemos recordado anteriormente, es significativo que, en cuanto al texto yahvista, el relato de la creación del hombre (varón) es un pasaje aislado (cf. Gén 2, 7), que precede al relato de la creación de la primera mujer (cf. Gén 2, 21-22). Además es significativo que el primer hombre (adam), creado del “polvo de la tierra”, sólo después de la creación de la primera mujer es definido como varón (is). Así, pues, cuando Dios-Yahvé pronuncia las palabras sobre la soledad, las refiere a la soledad del “hombre” en cuanto tal, y no sólo a la del varón (1).
Pero es difícil, basándose sólo en este hecho, ir demasiado lejos al sacar las conclusiones. Sin embargo, el contexto completo de esa soledad de la que habla el Génesis 2, 18, puede convencernos de que se trata de la soledad del “hombre” (varón y mujer), y no sólo de la soledad del hombre-varón, producida por la ausencia de la mujer. Parece, pues, basándonos en todo el contexto, que esta soledad tiene dos significados: uno, que se deriva de la naturaleza misma del hombre, es decir, de su humanidad (y esto es evidente en el relato del Gén 2), y otro, que se deriva de la relación varón-mujer, y esto es evidente, en cierto modo, en base al primer significado. Un análisis detallado de la descripción parece confirmarlo.
3. El problema de la soledad se manifiesta únicamente en el contexto del segundo relato de la creación del hombre. En el primer relato no existe este problema. Allí el hombre es creado en un solo acto como “varón y mujer” (“Dios creó al hombre a imagen suya... varón y mujer los creó”, Gén 1, 27). El segundo relato que, como ya hemos mencionado, habla primero de la creación del hombre y sólo después de la creación de la mujer de la “costilla” del varón, concentra nuestra atención sobre el hecho de que “el hombre está solo”, y esto se presenta como un problema antropológico fundamental, anterior, en cierto sentido, al propuesto por el hecho de que este hombre sea varón y mujer. Este problema es anterior no tanto en el sentido cronológico, cuanto en el sentido existencial: es anterior “por su naturaleza”. Así se revelará también él problema de la soledad del hombre desde el punto de vista de la teología del cuerpo, si llegamos a hacer un análisis profundo del segundo relato de la creación en el Génesis 2.
4. La afirmación de Dios-Yahvé “no es bueno que el hombre esté solo”, aparece no sólo en el contexto inmediato de la decisión de crear a la mujer (“voy a hacerle una ayuda semejante a él”), sino también en el contexto más amplio de motivos y circunstancias, que explican más profundamente el sentido de la soledad originaria del hombre. El texto yahvista vincula ante todo la creación del hombre con la necesidad de “trabajar la tierra” (Gén 2, 5), y esto correspondería, en el primer relato, a la vocación de someter y dominar la tierra (cf. Gén 1, 28). Después el segundo relato de la creación habla de poner al hombre en el “jardín en Edén”, y de este modo nos introduce en el estado de su felicidad original.

Hasta este momento el hombre es objeto de la acción creadora de Dios-Yahvé, quien al mismo tiempo, como legislador, establece las condiciones de la primera alianza con el hombre. Ya a través de esto, se subraya la subjetividad del hombre, que encuentra una expresión ulterior cuando el Señor Dios “trajo ante el hombre (varón) todos cuantos animales del campo y cuantas aves del cielo formó de la tierra, para que viese cómo las llamaría” (Gén 2, 19). Así, pues, el significado primitivo de la soledad originaria del hombre está definido a base de un “test” específico, o de un examen que el hombre sostiene frente a Dios (y en cierto modo también frente a sí mismo). Mediante este “test”, el hombre toma conciencia de la propia superioridad, es decir, de que no puede ponerse al nivel de ninguna otra especie de seres vivientes sobre la tierra.

En efecto, como dice el texto, “y fuese el nombre de todos los vivientes el que él les diera” (Gén 2, 19). “Y dio el hombre nombre a todos los ganados, y a todas la aves del cielo, y a todas las bestias del campo; pero -termina el autor- entre todos ellos no había para el hombre (varón) ayuda semejante a él” (Gén 2, 19-20).

5. Toda esta parte del texto es sin duda una preparación para el relato de la creación de la mujer. Sin embargo, posee un significado profundo, aun independientemente de esta creación. He aquí que el hombre creado se encuentra, desde el primer momento de su existencia, frente a Dios como en búsqueda de la propia entidad; se podría decir: en búsqueda de la definición de sí mismo. Un contemporáneo diría: en la propia identidad”. La constatación de que el hombre “está solo” en medio del mundo visible y, en especial, entre los seres vivientes tiene un significado negativo en este estudio, en cuanto expresa lo que él “no es”. No obstante, la constatación de no poderse identificar esencialmente con el mundo visible de los otros seres vivientes (animalia) tiene, al mismo tiempo, un aspecto positivo para este estudio primario: aun cuando esta constatación no es todavía una definición completa, constituye, sin embargo, uno de sus elementos. Si aceptamos la tradición aristotélica en la lógica y en la antropología, sería necesario definir este elemento como “genero próximo” (genus proximum) (2).
6. El texto yahvista nos permite, sin embargo, descubrir incluso elementos ulteriores en ese maravilloso paisaje, en el que el hombre se encuentra solo frente a Dios, sobre todo para expresar, a través de una primera autodefinición, el propio autoconocimiento, como manifestación primitiva y fundamental de humanidad. El autoconocimiento va a la par del conocimiento del mundo, de todas las criaturas visibles, de todos los seres vivientes a los que el hombre ha dado nombre para afirmar frente a ellos la propia diversidad. Así, pues, la conciencia revela al hombre como el que posee la facultad cognoscitiva respecto al mundo visible. Con este conocimiento que lo hace salir, en cierto modo, fuera del propio ser, al mismo tiempo el hombre se revela a sí mismo en toda la peculiaridad de su ser. No está solamente esencial y subjetivamente solo. En efecto, soledad significa también subjetividad del hombre, la cual se constituye a través del autoconocimiento.

El hombre está solo porque es “diferente” del mundo visible, del mundo de los seres vivientes. Analizando el texto del libro del Génesis, somos testigos, en cierto sentido, de cómo el hombre “se distingue” frente a Dios-Yahvé de todo el mundo de los seres vivientes (animalia) con el primer acto de autoconciencia, y de cómo, por lo tanto, se revela a sí mismo y, a la vez, se afirma en el mundo visible con “esperanza”. Ese proceso delineado de modo tan incisivo en el Génesis 2, 19-20, proceso en búsqueda de una definición de sí, no lleva sólo a indicar -empalmando con la tradición aristotélica- el genus proximum, que en el capítulo 2 del Génesis se expresa con las palabras: “ha puesto el hombre”, al que corresponde, la “diferencia” específica que, según la definición de Aristóteles, es noûs, zoom noetikón. Este proceso lleva también él primer bosquejo del ser humano como persona humana con la subjetividad propia que la caracteriza.
Interrumpimos aquí el análisis del significado de la soledad originaria del hombre. Lo reanudaremos en los capítulos sucesivos.

Pregunta

¿Por qué el hombre está sólo?

Foro para contestar las preguntas

Haz click si deseas regresar al Índice


(1) El texto hebreo llama constantemente al primer hombre ha’adam, mientras el termino is (“varón”) se introduce solamente cuando surge la confrontación con la isa (“mujer”).
“El hombre”, pues, estaba solitario sin referencia al sexo.
Pero en la traducción a algunas lenguas europeas es difícil expresar este concepto del Génesis, porque “hombre” y “varón” se definen ordinariamente con una sola palabra: “homo”, “uomo”, “hombre”, “man”.
(2) “An essential (quidditive) definition is a statement which explains the essence or nature of things.
It will be essential when we can define a thing by its proximate genus and specific differentia.
The proximate genus includes within its comprehension all the essential elements of the genera above it and therefore includes all the beings that are cognate or similar in nature to the thing that is being defined; the specific differentia, on the other hand brings in the distinctive element which separates this thing from all others of a similar nature, by because an animal is a “sentient, living, material substance” (...) The specific differentia “rational” is the one distinctive essential element which distinguishes man” and every other “animal”. It therefore makes lum a species of him own and separates him from every other “animal” and every other, genus above animal, ineluding plants, inanimate bodies and substance.
Furthermore, since the specific differentia is the distinctive element in the essence of man, it includes all the characteristic “properties” which lie in the nature of man as man, namely power of speech, morality, governoment, religión, immortality, etc.: realities which are absent in all other beings in this physical world”.
(C.N. Bittle, The Science of Correct Thinking, Logic, Milwaukee (197412, pp. 73-74.)
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor maguisena » Mar Jun 18, 2013 2:41 pm

¿Por qué el hombre está sólo?
En la creación hasta el momento que Dios creó al hombre, Dios estaba complacido con su creación, todo era bueno, sin embargo, cuando noto la soledad del hombre menciona “No es bueno que el hombre esté solo...” (Genesis 2:18). Dios noto que era gran error esa soledad en el hombre, pese a su inteligencia, a que tenía todos los animales bajo su potestad, ya que el hombre los nombro, vio que estaba incompleto e infeliz.
Por ello, Dios dijo: “Le haré ayuda idónea para él.” Dios no quería que Adán estuviera solo. (Genesis 2:18). La soledad se presentaría, pues, aquí como una anti-creación, como un mal absoluto. Adán se encuentra en la imposibilidad de comunicarse con un alterego. Sabe, que es cierto, hablar de las cosas, ya que las nombra, pero no tiene interlocutor en el diálogo. Pero, había un aspecto de orden teológico: que en su soledad disfrutaría Adán poseía la unicidad de Dios.
La Biblia se extiende sobre los efectos causados por la soledad, presentándola como una casi muerte social, ya que crearía una situación de handicap o peligro.
La mayor parte de las veces, la soledad no es consecuencia de una elección personal, sino que viene impuesta por las circunstancias, siendo vivida como una maldición, merecida o no: viudedad, esterilidad, celibato, abandono, enfermedad contagiosa, exilio... En su soledad corre Adán el peligro de morir socialmente. Esta afirmación queda corroborada por la interpretación de la segunda parte del versículo: la ayuda frente a frente. (Gn 2,18b). La mujer es una ayuda para el hombre ya que la mujer es la salvación o el auxilio del hombre. La mujer también es una protección. "Quien adquiere una mujer, tiene el principio de la fortuna, una ayuda parecida a él y un pilar donde apoyarse" (36,29). Y, además, ella es de la misma carne que él. "Toda carne ama a los de su especie y todo hombre a su semejante. Y cada especie se une a los de su especie y el hombre se asocia a su semejante" (13, 15-16).
maguisena
 
Mensajes: 85
Registrado: Mar Jun 11, 2013 4:22 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Jose Maria Canes » Mar Jun 18, 2013 2:48 pm

El hombre es creado solo, para que se de cuenta de su diferencia respecto al resto de los seres vivientes, plantas y animáles. Dios le hace ver al hombre el nivel superior en el que se encuentra respecto a la creación. El hombre necesita de esta soledad también para poder conocerse mejor a si mismo.
Jose Maria Canes
 
Mensajes: 11
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:45 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor karinadelcastillo » Mar Jun 18, 2013 2:50 pm

El hombre está solo porque es “diferente” del mundo visible, del mundo de los seres vivientes. Analizando el texto del libro del Génesis, somos testigos, en cierto sentido, de cómo el hombre “se distingue” frente a Dios-Yahvé de todo el mundo de los seres vivientes (animalia) con el primer acto de autoconciencia, y de cómo, por lo tanto, se revela a sí mismo y, a la vez, se afirma en el mundo visible con “esperanza”.
karinadelcastillo
 
Mensajes: 216
Registrado: Mié Sep 30, 2009 10:34 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Maria 2 » Mar Jun 18, 2013 3:23 pm

¿Por qué el hombre está sólo?

Al "principio" se refirió el Señor Jesús en su conversación sobre la indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 3-9; Mc 10, 1-12). El significado de la soledad originaria del hombre.

El punto de partida para esta reflexión nos lo dan directamente las siguientes palabras del libro del Génesis: "No es bueno que el hombre (varón) esté solo, voy a hacerle una ayuda semejante a él" (Gén 2, 18). Es Dios Yahvé quien dice estas palabras. Forman parte del segundo relato de la creación del hombre y provienen, por lo tanto, de la tradición yahvista. Es significativo que el primer hombre (adam), creado del "polvo de la tierra", sólo después de la creación de la primera mujer es definido como varón (is). Así, pues, cuando Dios-Yahvé pronuncia las palabras sobre la soledad, las refiere a la soledad del "hombre" en cuanto tal, y no sólo a la del varón (1).

El contexto completo de esa soledad de la que habla el Génesis 2, 18, puede convencernos de que se trata de la soledad del "hombre" (varón y mujer), y no sólo de la soledad del hombre-varón, producida por la ausencia de la mujer. Basándonos en todo el contexto, esta soledad tiene dos significados: uno, que se deriva de la naturaleza misma del hombre, es decir, de su humanidad (y esto es evidente en el relato del Gén 2), y otro, que se deriva de la relación varón-mujer, y esto es evidente, en cierto modo, en base al primer significado.

El segundo relato que, como ya hemos mencionado, habla primero de la creación del hombre y sólo después de la creación de la mujer de la "costilla" del varón, concentra nuestra atención sobre el hecho de que "el hombre está solo", y esto se presenta como un problema antropológico fundamental, anterior, en cierto sentido, al propuesto por el hecho de que este hombre sea varón y mujer.

La afirmación de Dios-Yahvé "no es bueno que el hombre esté solo", aparece no sólo en el contexto inmediato de la decisión de crear a la mujer ("voy a hacerle una ayuda semejante a él"), sino también en el contexto más amplio de motivos y circunstancias, que explican más profundamente el sentido de la soledad originaria del hombre el significado primitivo de la soledad originaria del hombre está definido a base de un "test" específico, o de un examen que el hombre sostiene frente a Dios (y en cierto modo también frente a sí mismo). Mediante este "test", el hombre toma conciencia de la propia superioridad, es decir, de que no puede ponerse al nivel de ninguna otra especie de seres vivientes sobre la tierra.

He aquí que el hombre creado se encuentra, desde el primer momento de su existencia, frente a Dios como en búsqueda de la propia entidad; se podría decir: en búsqueda de la definición de sí mismo. Un contemporáneo diría: en la propia identidad". La constatación de que el hombre "está solo" en medio del mundo visible y, en especial, entre los seres vivientes tiene un significado negativo en este estudio, en cuanto expresa lo que él "no es".

El texto yahvista nos permite descubrir incluso elementos ulteriores en ese maravilloso paisaje, en el que el hombre se encuentra solo frente a Dios, sobre todo para expresar, a través de una primera autodefinición, el propio autoconocimiento, como manifestación primitiva y fundamental de humanidad. El autoconocimiento va a la par del conocimiento del mundo, de todas las criaturas visibles, de todos los seres vivientes a los que el hombre ha dado nombre para afirmar frente a ellos la propia diversidad. Así, pues, la conciencia revela al hombre como el que posee la facultad cognoscitiva respecto al mundo visible. Con este conocimiento que lo hace salir, en cierto modo, fuera del propio ser, al mismo tiempo el hombre se revela a sí mismo en toda la peculiaridad de su ser. No está solamente esencial y subjetivamente solo. En efecto, soledad significa también subjetividad del hombre, la cual se constituye a través del autoconocimiento.

El hombre está solo porque es "diferente" del mundo visible, del mundo de los seres vivientes. Analizando el texto del libro del Génesis, somos testigos, en cierto sentido, de cómo el hombre "se distingue" frente a Dios-Yahvé de todo el mundo de los seres vivientes (animalia) con el primer acto de autoconciencia, y de cómo, por lo tanto, se revela a sí mismo y, a la vez, se afirma en el mundo visible con "esperanza".

COMENTARIO: La soledad del hombre es porque no puede identificarse esencialmente con el mundo visible de otros seres vivientes, por lo tanto está en busca de su propia identidad. El hombre se encuentra solo frente a Dios para expresar a través de una primera autodefinición, el propio autoconocimiento, y este va a la par del conocimiento del mundo de todas las criaturas visibles, de todos los seres vivientes a los que el hombre a dado nombre para afirmar frente a ellos la propia diversidad. Así pues la conciencia revela al hombre como el que posee la facultad cognoscitiva respecto al mundo visible.

Ese conocimiento le hace salir de si mismo y se revela con toda la peculiaridad de su ser "esencial y subjetivamente solo", soledad que es subjetividad del hombre, la cual se constituye a través del autoconocimiento. Solo, porque es diferente del resto de los seres vivientes afirmándose en el mundo visible como PERSONA con subjetividad propia.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Teresita de Garoz » Mar Jun 18, 2013 5:04 pm

La soledad original del hombre.
¿Por qué está sólo el hombre?
La afirmación de Dios-Yahvé "no es bueno que el hombre esté solo".

El hombre esta solo porque es diferente, del mundo visible, del mundo de los seres vivientes.(animalia)
"El hombre", pues, estaba solitario sin referencia al sexo.
El hombre se revela a sí mismo en toda la peculiaridad de su ser. No está solamente esencial y subjetivamente solo. En efecto, soledad significa también subjetividad del hombre.
Tiene un autoconocimiento que es diferente de quienes le rodean,"El hombre", pues, estaba solitario sin referencia al sexo.
Dios-Yahvé , toma la decisión de crear a la mujer "voy a hacerle una ayuda semejante a él".
En Jesús y María
Teresita de Garoz.
Teresita de Garoz
 
Mensajes: 34
Registrado: Vie Ene 29, 2010 12:44 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor juan71428 » Mar Jun 18, 2013 5:24 pm

Volviendo al Creacionismo con la mano de Dios dirigiendo la evolución, por ser esta evolución la que ha desarrollado toda la materia del universo y por que evolutivamente se ha desarrollado toda la vida desde los seres unicelulares a las plantas y animales. Dios tomó a UN Homosapiens y le infudió el Alma, creando al primer ser humano con sus características propias: habla, sentido de trascendencia, moral, conciencia, etc. Este ser humano entró en comunicación con Dios como nos lo dice el Génesis, y vió que era distinto a todo lo creado, y como en todo el reino animal, (de donde el provenía antes de tener un Alma), todos los animales se reproducían por instinto y sin generar ningún vinculo afectivo. El vió que estaba solo, que era distinto y necesitaba a otro Homosapiens de su misma especie, pero no como sus antecesores, sino uno que también tuviera un Alma trascendente, y Dios le infundió un Alma también a la primera mujer. De este primer matrimonio proviene todo el genero humano.
juan71428
 
Mensajes: 19
Registrado: Mar Jun 04, 2013 6:05 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor manofilas » Mar Jun 18, 2013 5:42 pm

El hombre descubre que está solo cuando Dios le manda poner nombre a todos los demás seres de la naturaleza. Al ir poniendo nombre y descubriendo los demás seres animales, puede ir viendo que los animales todos y cada uno son seres limitados de la creación. El hombre se da cuenta que Dios lo ha dotado de una parte material como los demás seres pero tiene una dimensión espiritual "su alma", NOTA que realmente es distinto y no hay ningún otro ser como Él, tiene Inteligencia, voluntad y capacidad de contactarse con Dios a diferencia de cualquier animal que es limitado en sus dimensiones.
manofilas
 
Mensajes: 13
Registrado: Jue Jun 06, 2013 11:03 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor erik nec » Mar Jun 18, 2013 5:48 pm

El hombre (varón) está solo porque es diferente de todos los seres del mundo visible. Frente a Dios, comienza a poner nombre a todos los seres vivientes pero no encuentra uno semejante a él. Dios entonces dice "le haré una ayuda semejante" y hace a la mujer.
Pienso que Dios siendo trino es una comunidad de amor, las Tres Personas son un solo Dios, y al hacer al "hombre" a su imagen y semejanza el "varón" se siente solo... necesita de la "mujer" para que el "hombre" (varón y mujer) sean una comunidad de amor al igual que Dios lo es. Es por ello que el "varón" sin la "mujer" esta solo, algo le falta al "hombre"
erik nec
 
Mensajes: 26
Registrado: Mar Jun 04, 2013 10:57 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor erik nec » Mar Jun 18, 2013 5:51 pm

"El hombre necesita de esta soledad también para poder conocerse mejor a si mismo"

Me gusta este comentario que pusiste.. y creo que muy real, se necesita soledad, tiempo, silencio, contemplación y estar frente a Dios (como Adán) para autoconocernos.
erik nec
 
Mensajes: 26
Registrado: Mar Jun 04, 2013 10:57 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor adriana camargo » Mar Jun 18, 2013 6:19 pm

Dios-Yahvé llama al hombre creado por Él, en Gen 2, 5 , a trabajar la tierra, y lo introduce en el jardín en Eden donde el hombre se halla en su estado de felicidad original. Presenta ante él todos los seres vivientes creados para que les ponga nombre a cada especie. Mediante este ejercicio el hombre toma conciencia de la propia superioridad sobre los animales. Pero no se identifica con ellos. Al mirar aquellas creaturas se siente y se ve distinto de ellas. Se distingue.
Desde ese primer momento el hombre se siente "solo" frente a Dios, buscando su propia identidad. Reconoce lo que "no es".
A la par del conocimiento de todas las creaturas surge el autoconocimiento. La conciencia le revela al hombre que es el que posee facultad cognoscitiva respecto al mundo creado, y se revela a sí mismo como persona humana con subjetividad propia.
Por esto el hombre está solo al darse cuenta que es distinto de todos los otros seres creados.
adriana camargo
 
Mensajes: 7
Registrado: Jue Jun 06, 2013 12:39 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor CasJor » Mar Jun 18, 2013 7:04 pm

En el contexto del Génesis, la soledad del hombre está referida a la soledad del varón y la mujer y no a la soledad que pueda experimentar alguno de ellos tan solo por la ausencia del otro.

Aún cuando Dios creo al hombre y a todos los seres vivientes, el hombre está solo, por cuanto el ha sido constituido como un ser diferente a los demás, para que éste dominara el mundo (todo lo visible).

Esa diferencia estriba en el hecho fundamental de tener conciencia con subjetividad propia, además de poseer la gran facultad del conocimiento con la cual deberá discernir entre el bien y el mal.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor miguelrobles » Mar Jun 18, 2013 8:06 pm

¿Por qué el hombre está sólo?

El hombre se refiere al “varón y mujer” no se habla de género, si no de la existencia humana, que Dios hizo a imagen y semejanza suya, se refiere a su obra maestra, al ser que dominaría (y así lo hace) al mundo, a los animales de la tierra, del aire, del mar y a la naturaleza.
La soledad no la interpreto en lo que nos indica el Beato Juan Pablo II, como una soledad del hombre en el mundo y no exista nada más, un vacío, no, se refiere a un hombre Varón y Varona, solo como dueño y señor del mundo en esta tierra, para dominar a los animales del mar, de la tierra y del aire, solo en sus decisiones, ningún otro ser viviente de la tierra, puede hacer lo que el hombre hace, ninguno tiene la autoridad dada por Dios al hombre, para definir qué hacer y qué no hacer con el mundo en el que nos toca vivir.

La soledad está en la toma de sus decisiones y cómo manejar a los reinos, animales, vegetales, y minerales, el resultado de sus decisiones, será todo lo bueno que pueda pasar, o todo lo malo que también pueda pasar.

El hombre no está solo esta Dios con nosotros, pero las decisiones es el libre albedrio, que Dios nos ha dado, nos ha dotado con inteligencia y voluntad, esa es nuestra soledad.

Luz y Sal
Miguel Robles
miguelrobles
 
Mensajes: 37
Registrado: Sab Ene 05, 2013 7:32 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Diana Leura » Mar Jun 18, 2013 8:09 pm

"El hombre se encuentra solo frente a Dios, sobre todo para expresar, a través de una primera autodefinición, el propio autoconocimiento, como manifestación primitiva y fundamental de la humanidad. El autoconocimiento va a la par del conocimiento del mundo, de todas las criaturas visibles, de todos los seres vivientes a los que el hombre ha dado nombre para afirmar frente a ellos la propia diversidad."

"El hombre esta solo porque es "diferente" del mundo visible, del mundo de los seres vivientes. Analizando el texto del libro del Génesis, somos testigos, en cierto sentido, de cómo el hombre "se distingue" frente a Dios-Yahvé de todo el mundo de los seres vivientes (animalia) con el primer acto de autoconciencia, y de cómo, por lo tanto, se revela a sí mismo y, a la vez, afirma en el mundo visible con "esperanza"."

Lo anterior es por que incluye tanto la autoconciencia como la autodeterminación.


Dios los bendiga !

Diana Leura
Diana Leura
 
Mensajes: 17
Registrado: Mar Jun 04, 2013 4:16 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Jeanette Palacios » Mar Jun 18, 2013 8:26 pm

Porque el hombre esta solo?

El problema de la soledad se manifiesta en el contexto de la creacion del hombre y se siente solo porque es diferente del mundo visible(del mundo de los seres vivientes) Es por eso que Dios crea a la mujer como una ayuda adecuada y semejante
Solamente despues de la creacion de la mujer costilla del varon es que el hombre se da cuenta que habia estado solo y que por su naturaleza tiene nesecidad de la mujer.

La palbra de Dios no esta ensenando que los papeles en el genero(varon y Mujer) son un resultado de la caida, si no mas bien que desde el principio estos son diseñode Dios.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Let » Mar Jun 18, 2013 8:48 pm

El hombre está solo porque es diferente al resto de la creación. Es desde un punto de vista antropológico y esencial, es decir, es una subjetividad, y en tanto tal cada hombre o mujer es único e irrepetible y en ese sentido se está solo. Esa es la primera soledad de la que se habla en el Génesis.
Let
 
Mensajes: 12
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:29 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor 15jccu » Mar Jun 18, 2013 9:05 pm

El hombre está solo porque es "diferente" del mundo visible, del mundo de los seres vivientes. Analizando el texto del libro del Génesis, somos testigos, en cierto sentido, de cómo el hombre "se distingue" frente a Dios-Yahvé de todo el mundo de los seres vivientes (animalia) con el primer acto de autoconciencia, y de cómo, por lo tanto, se revela a sí mismo y, a la vez, se afirma en el mundo visible con "esperanza". Ese proceso delineado de modo tan incisivo en el Génesis 2, 19-20, proceso en búsqueda de una definición de sí, no lleva sólo a indicar -empalmando con la tradición aristotélica- el genus proximum, que en el capítulo 2 del Génesis se expresa con las palabras: "ha puesto el hombre", al que corresponde, la "diferencia" específica que, según la definición de Aristóteles, es noûs, zoom noetikón. Este proceso lleva también él primer bosquejo del ser humano como persona humana con la subjetividad propia que la caracteriza.
15jccu
 
Mensajes: 35
Registrado: Mié Ene 09, 2013 5:27 am

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor Alejandra S » Mar Jun 18, 2013 9:44 pm

El hombre está solo porque reconoce que no es como ningún otro animal. Está solo en el mundo creado. El Génesis habla también del autoconocimiento, la racionalidad, la autodefinición del hombre en sentido genérico en el momento de la soledad del hombre.
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 5. La soledad original del hombre

Notapor garu » Mar Jun 18, 2013 9:57 pm

El hombre está solo porque en todo lo creado no hay ningún otro espécimen como él. Tiene el dominio sobre todos los seres vivos, pero no tiene con quien compartir su especial condición. Se da cuenta de su diferencia con respecto a las demás creaturas, lo que lo lleva a un reconocimiento del lugar que ocupa en la creación. Mas toda ella no tendría razón de ser, si Dios Creador no le hubiese dado al hombre (Adán), una compañera, igual a él, pero diferente, que lo complementara, lo ayudara a ejercer el dominio sobre la creación y le permitiera perpetuar la especie. Dios quiso así, hacer al hombre un ser social. Es una pareja, el inicio de la célula fundamental de la sociedad: la familia.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

5. La soledad original del hombre

Notapor Loops » Mar Jun 18, 2013 10:34 pm

Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Dios es un Dios trino, viven en comunión las 3 personas de la Sma. Trinidad. Por ende, al ser creados a su semajanza compartimos esa inclinación a la comunión, a la unión. Del amor del Padre y del Hijo se desprende el Espíritu Santo. De forma análoga aunque con infinita diferencia, del Amor de un hombre y una mujer dan -en colaboración con Dios- un nuevo ser.

Dios nos ha dado elementos para vivir en comunión: mujeres, hombres, sacramentos, etc. Pero al no respetar el orden, al pecar, terminamos aislándonos de las personas, del medio y de Dios. Terminamos sintiéndonos solos.

La soledad del ser humano se termina cuando nos encontramos con Dios y por añadidura con esa "ayuda semejante".

Loops
Loops
 
Mensajes: 23
Registrado: Vie Feb 26, 2010 11:05 pm

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte I: Principios del amor humano

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google Adsense [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |