10. El matrimonio uno e indisoluble

En esta primera parte se toca la creación del hombre en relación a la sexualidad y el amor humano, la inocencia y la desnudez, el significado "esponsal" del cuerpo, la donación mutua, la vocación original del matrimonio, la dignidad de la procreación y los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre.

Esta es la primera parte de seis partes que se darán de manera consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año y consta de: :

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Gabirela Vega, Moderadores Animadores

10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor pilar calva » Vie Jun 21, 2013 8:57 am

10. El matrimonio uno e indisoluble
El significado de la unidad originaria del hombre, a quien Dios creó «varón y mujer», se obtiene (especialmente a la luz del Génesis.

(21-XI-79/25-XI-79)

1. Recordemos que Cristo, cuando le preguntaron sobre la unidad e indisolubilidad del matrimonio, se remitió a lo que era “al principio”. Citó las palabras escritas en los primeros capítulos del Génesis. Tratamos, pues, de penetrar en el sentido propio de estas palabras y de estos capítulos, en el curso de las presentes reflexiones.

El significado de la unidad originaria del hombre, a quien Dios creó “varón y mujer”, se obtiene (especialmente a la luz del Génesis 2, 23) conociendo al hombre en todo el conjunto de su ser, esto es, en toda la riqueza de ese misterio de la creación, que está en la base de la antropología teológica. Este conocimiento, es decir, la búsqueda de la identidad humana de aquel que al principio estaba “solo”, debe pasar siempre a través de la dualidad, la “comunión”. Rercordemos el pasaje del Génesis 2, 23: “El hombre exclamó: Esto sí que es ya hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta se llamará varona, porque del varón ha sido tomada”. A la luz de este texto, comprendemos que el conocimiento del hombre pasa a través de la masculinidad y feminidad, que son como dos “encarnaciones” de la misma soledad metafísica, frente a Dios y al mundo -como dos modos de “ser cuerpo” y a la vez hombre, que se completan recíprocamente-, como dos dimensiones complementarias de la autoconciencia y de la autodeterminación, y, al mismo tiempo, como dos conciencias complementarias del significado del cuerpo.

Así, como ya demuestra el Génesis, 23, la feminidad, en cierto sentido, se encuentra a sí misma frente a la masculinidad, mientras que la masculinidad se confirma a través de la feminidad. Precisamente la función del sexo, que, en cierto sentido, es “constitutivo de la persona” (no sólo “atributo de la persona”), demuestra lo profundamente que el hombre, con toda su soledad espiritual, con la unicidad e irrepetibilidad propia de la persona, está constituido por el cuerpo como “el” o “ella”. La presencia del elemento femenino junto al masculino y al mismo tiempo que él, tiene el significado de un enriquecimiento para el hombre en toda la perspectiva de la historia, comprendida también la historia de la salvación. Toda esta enseñanza sobre la unidad ha sido expresada ya originariamente en el Génesis 2, 23.

2. La unidad, de la que habla el Génesis 2, 24 (“y vendrán a ser los dos una sola carne”), es sin duda la que se expresa y se realiza en el acto conyugal. La formulación bíblica, extremadamente concisa y simple, señala al sexo, feminidad y masculinidad, como esa característica del hombre -varón y mujer- que les permite, cuando se convierten en “una sola carne”, someter al mismo tiempo toda su humanidad a la bendición de la fecundidad.

Sin embargo, todo el contexto de la formulación lapidaria no nos permite detenernos en la superficie de la sexualidad humana, no nos consiente tratar del cuerpo y del sexo fuera de la dimensión plena del hombre y de la “comunión de las personas”, sino que nos obliga a entrever desde el “principio” la plenitud y la profundidad propias de esta unidad, que varón y mujer deben constituir a la luz de la revelación del cuerpo.

Por lo tanto, ante todo, la expresión respectiva que dice: “El hombre... se unirá a su mujer” tan íntimamente que “los dos serán una sola carne”, nos induce siempre a dirigirnos a lo que el texto bíblico expresa con anterioridad respecto a la unión en la humanidad, que une a la mujer y al varón en el misterio mismo de la creación. Las palabras del Génesis 2, 23, que acabamos de analizar, explican este concepto de modo particular. El varón y la mujer, uniéndose entre sí (en el acto conyugal) tan íntimamente que se convierten en “una sola carne”, descubren de nuevo, por decirlo así, cada vez y de modo especial, el misterio de la creación, retornan así a esa unión en la humanidad (“carne de mi carne y hueso de mis huesos”), que les permite reconocerse recíprocamente y, llamarse por su nombre, como la primera vez. Esto significa revivir, en cierto sentido, el valor originario virginal del hombre, que emerge del misterio de su soledad frente a Dios y en medio del mundo. El hecho de que se conviertan en “una sola carne” es un vínculo potente establecido por el Creador, a través del cual ellos descubren la propia humanidad, tanto en su unidad originaria, como en la dualidad de un misterioso atractivo recíproco. Pero el sexo es algo más que la fuerza misteriosa de la corporeidad humana, que obra casi en virtud del instinto. A nivel del hombre y en la relación recíproca de las personas, el sexo expresa una superación siempre nueva del límite de la soledad del hombre inherente a la constitución de su cuerpo y determina su significado originario. Esta superación lleva siempre consigo una cierta asunción de la soledad del cuerpo del segundo “yo” como propia.

3. Por esto está ligada a la elección. La formulación misma del Génesis 2, 24 indica no sólo que los seres humanos creados como varón y mujer, han sido creados para la unidad, sino también que precisamente esta unidad, a través de la cual se convierten en “una sola carne”, tiene desde el principio un carácter de unión que se deriva de una elección. Efectivamente, leemos: “El hombre abandonará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer”. Si el hombre pertenece “por naturaleza” al padre y a la madre, en virtud de la generación, en cambio “se une” a la mujer (o al marido) por elección. El texto del Génesis 2, 24 define este carácter del vínculo conyugal a la primera mujer, pero al mismo tiempo lo hace también en la perspectiva de todo el futuro terreno del hombre. Por esto, Cristo, en su tiempo, se remitirá a ese texto, de actualidad también en su época. Creados a imagen de Dios, también en cuanto forman una auténtica comunión de personas, el primer hombre y la primera mujer deben constituir el comienzo y el modelo de esta comunión para todos los hombres y mujeres que en cualquier tiempo se unirán tan íntimamente entre sí, que formaran “una sola carne”. El cuerpo que, a través de la propia masculinidad o feminidad, ayuda a las dos desde el principio (“una ayuda semejante a él”) a encontrarse en comunión de personas, se convierte, de modo especial, en el elemento constitutivo de su unión, cuando se hacen marido y mujer. Pero esto se realiza a través de una elección recíproca. Es la elección que establece el pacto conyugal entre las personas (20), que sólo a base de ella se convierten en “una sola carne”.

4. Esto corresponde a la estructura de la soledad del hombre, y en concreto a la “soledad de los dos”. La elección, como expresión de autodeterminación, se apoya sobre el fundamento de esa estructura, es decir, sobre el fundamento de su autoconciencia.
Sólo a base de la propia estructura del hombre, él “es cuerpo” y, a través del cuerpo, es también varón y mujer. Cuando ambos se unen tan íntimamente entre sí que se convierten en “una sola carne”, su unión conyugal presupone una conciencia madura del cuerpo. Más aún, comporta una conciencia especial del significado de ese cuerpo en el donarse recíproco de las personas. También en este sentido, Génesis 2, 24 es un texto perspectivo. Efectivamente, demuestra que en cada unión conyugal del hombre y de la mujer se descubre de nuevo la misma conciencia originaria del significado unitivo del cuerpo en su masculinidad y feminidad; con esto el texto bíblico indica, al mismo tiempo, que en cada una de estas uniones se renueva, en cierto modo, el misterio de la creación en toda su profundidad originaria y fuerza vital. “Tomada del hombre” como “carne de su carne”, la mujer se convierte a continuación, como “esposa” y a través de su maternidad, en madre de los vivientes (cf. Gén 3, 20), porque su maternidad tiene su propio origen también en él. La procreación se arraiga en la creación, y cada vez, en cierto sentido, reproduce su misterio.

5. A este tema dedicaremos una reflexión especial: “El conocimiento y la procreación”. En ella habrá que referirse todavía a otros elementos del texto bíblico. El análisis del significado de la unidad originaria, hecho hasta ahora, demuestran de qué modo “desde el principio” esa unidad del hombre y de la mujer, inherente al misterio de la creación, se da también como un compromiso en la perspectiva de todos los tiempos siguientes.

Pregunta: ¿En la unión tan intima del varón y la mujer, en que convierten?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor bonifacia » Sab Jul 06, 2013 4:11 am

BUENOS DIAS AMIGOS(AS) : :)

Pregunta: ¿En la unión tan íntima del varón y la mujer, en que convierten?

La unión intima de la dualidad hombre y mujer están llamados a crecer en la comunión personal, comunicación que origina la formación de la comunidad conyugal, el don del espíritu santo infundido en el sacramento del matrimonio y su cumplimiento conlleva a la fidelidad entre si y obediencia a la voluntad de Dios.
La unión intima , fecundad y procreadora, que forma parte del plan del creador.

Dice el Vaticano II : "Este amor se expresa y perfecciona singularmente con la opción propia del matrimonio. Por ello lo actos con que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud".


"DIOS AMOR NOS DA A CONOCER SU PLAN DE SALVACIÓN, CREA AL HOMBRE Y LA MUJER EN SU ACCIÓN FECUNDAD Y REDENTORA".
bonifacia
 
Mensajes: 89
Registrado: Dom May 19, 2013 4:10 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor CasJor » Sab Jul 06, 2013 3:34 pm

Cuando en el Génesis, se lee (“y vendrán a ser los dos una sola carne”), sin duda se plantea acá el verdadero acto conyugal. La formulación bíblica, citada antes señala al sexo, feminidad y masculinidad, como esa característica propia de los seres vivos, en este caso del hombre -varón y mujer- que les permite, mediante ese acto conyugal, someter toda su humanidad a la bendición de la fecundidad.

La expresión BIBLICA que dice: “El hombre... se unirá a su mujer” tan íntimamente que “los dos serán una sola carne”, nos induce a replantearnos la expresión citada en el párrafo anterior, respecto a la unión entre la mujer y el varón. Las palabras del Génesis 2, 23, explican ese concepto. Varón y mujer, uniéndose entre sí (en el acto conyugal) íntimamente se convierten en “una sola carne”, descubren de nuevo, por decirlo así, cada vez y de modo especial, el misterio de la creación, retornan así a esa unión en la humanidad (“carne de mi carne y hueso de mis huesos”), que les permite reconocerse y complementarse el uno con el otro de manera recíproca. Esto significa actuar, en cierto sentido, para el fin original de la creación, que emerge del misterio de su soledad frente a Dios y en medio del mundo. El hecho de que se conviertan en “una sola carne” es un vínculo establecido por el Creador, a través del cual cada uno de ellos descubren la propia humanidad, tanto en su unidad originaria, como en la dualidad de un misterioso atractivo recíproco. Pero el sexo es algo más que la fuerza misteriosa de la corporeidad humana, que obra casi en virtud del instinto. A nivel del hombre y en la relación recíproca de las personas, el sexo expresa una superación siempre nueva del límite de la soledad del hombre inherente a la constitución de su cuerpo y determina su significado originario. Esta superación lleva siempre consigo una cierta asunción de la soledad del cuerpo del segundo “yo” como propia.

Cuando ambos se unen tan íntimamente entre sí, su unión conyugal presupone una conciencia madura del cuerpo. Finalmente en el misterio de la creación en toda su profundidad originaria y fuerza vital. La mujer “Tomada del hombre” como “carne de su carne”, convertida en “esposa” mediante el sublime acto de la maternidad, es convertida en madre de los vivientes, porque su maternidad tiene su propio origen también en él. La procreación se arraiga en la creación, y cada vez, en cierto sentido, reproduce su misterio. Desde un punto de vista metafísico y a cierto nivel abstracto, la procreación es un proceso recursivo mediante el cual se perpetúa el acto original de la creación.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor NELSON » Sab Jul 06, 2013 3:47 pm

¿EN LA UNIÓN TAN ÍNTIMA DEL VARÓN Y LA MUJER, EN QUE CONVIERTEN?
EN LA UNIÓN TAN ÍNTIMA DEL VARÓN Y LA MUJER SE CONVIERTEN EN "UNA SOLA CARNE", TIENE DESDE EL PRINCIPIO UN CARÁCTER DE UNIÓN QUE SE DERIVA DE UNA ELECCIÓN. EFECTIVAMENTE, LEEMOS: "EL HOMBRE ABANDONARÁ A SU PADRE Y A SU MADRE Y SE UNIRÁ A SU MUJER". SI EL HOMBRE PERTENECE "POR NATURALEZA" AL PADRE Y A LA MADRE, EN VIRTUD DE LA GENERACIÓN, EN CAMBIO "SE UNE" A LA MUJER (O AL MARIDO) POR ELECCIÓN.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Hugo Roberto Rosas » Sab Jul 06, 2013 4:11 pm

La unión intima entre el varón y la mujer, se convierten en una sola carne.
Esto es lo que actualmente ,lamamos un acto conyugal o matrimonio.
Basándonos en génesis 2-24, se podría, afirmar que esa unión también
seria vinculo de la procreación de los hijo de esa unión" Carne de mi carne"
Hugo Roberto Rosas
 
Mensajes: 37
Registrado: Mié Jun 12, 2013 11:50 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor prefassa » Sab Jul 06, 2013 9:03 pm

En que se convierten?
En uno. La unidad, no se puede dividir.
El hombre entrega su virilidad y la mujer su feminidad, dando lugar a algo nuevo, al Matrimonio. Lo que se llama una caro, esto se debe a la unión también de dos voluntades, para formar una, esta ya no se renueva, sino que queda como una decisión a título de deuda, para siempre. Al entregar su cuerpo, éste ya no les pertenece. El hombre al entregar su virilidad, ésta pasa a su mujer y viceversa.
Por un misterio, dejan de ser dos, para formar el núcleo de la familia, o sea la parte más importante.
Al ser uno nuevo que se formo, sólo se puede desde la complementariedad, porque ambos entregan algo que complementa al matrimonio, el hombre entrega su virilidad y la mujer su feminidad, por lo que dos hombres no forman uno, sino que siguen siendo hombres y dos mujeres tampoco.
prefassa
 
Mensajes: 1
Registrado: Dom Jun 02, 2013 8:54 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Gabriela S » Sab Jul 06, 2013 10:10 pm

Se convierten en uno solo: la comunidad conyugal que se forma, por la elección que han hecho, no se puede ya dividir y producto de esa unión y entrega mutua, vendrá la fecundidad, a la cual el matrimonio debe estar siempre abierto. Dispuestos a recibir, amar y educar a los hijos que vendrán.
Gabriela S
 
Mensajes: 28
Registrado: Lun Jun 10, 2013 9:28 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Jeanette Palacios » Sab Jul 06, 2013 10:32 pm

¿En la unión tan intima del varón y la mujer, en que se convierten?

Se convierten en una sola carne: La unidad de la que habla el Gen, 2,24 ( Vendran hacer los dos una sola carne) es sin duda lo que se expresa en el acto conyugal. La Biblia explica, extremadamente, concisa y simple, señala al sexo, femenidad y masculinidad, como esa caracteristica del hombre varon y mujer- que les permite cuando se convierten en una sola carne, someter al mismo tiempo toda su humanidad ala bendicion de la fecundidad.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor olgadae » Dom Jul 07, 2013 1:27 am

Creados a imagen de Dios, también en cuanto forman una auténtica comunión de personas, el primer hombre y la primera mujer deben constituir el comienzo y el modelo de comunión para todos los hombres y mujeres que en cualquier tiempo se unirán tan íntimamente entre sí, que formaran “una sola carne”. Porque uno existe en función del otro... cada uno da sentido al a existencia del otro. Son como dos “encarnaciones” de la misma soledad metafísica, frente a Dios y al mundo -como dos modos de “ser cuerpo” y a la vez hombre, que se completan recíprocamente-, como dos dimensiones complementarias de la autoconciencia y de la autodeterminación, y, al mismo tiempo, como dos conciencias complementarias del significado del cuerpo.
olgadae
 
Mensajes: 31
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Mary Jo » Dom Jul 07, 2013 9:48 am

Al unirse el varón y la mujer se convierten en “una sola carne”. Esta unión se deriva de la elección que establece el pacto conyugal entre las personas. Por esa razón se entiende que el hombre y la mujer dejan a su padre y a su madre, en esta elección tan significativa, que los llevará a formar "una sola carne".
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor maguisena » Dom Jul 07, 2013 12:07 pm

¿En la unión tan íntima del varón y la mujer, en que convierten?
La unión íntima de la pareja, se convierte en unidad,
La unión de la pareja es en tres aspectos: la unión carnal y la espiritual (forman un solo cuerpo y un solo ser) y la unión con Dios por ello, el matrimonio no solo se reduce al acto sexual o copular va más allá, uno de los fines son los hijos quienes también unen a los esposos, pero muchos matrimonios no los tienen y pueden estar igual o más unidos que los que los tienen.
La unidad e indisolubilidad del matrimonio quedan todavía más resaltadas por la constitución sacramental del matrimonio puesto que éste no sólo representa plenamente la unidad entre Cristo y la Iglesia, sino que en virtud del sacramento produce además un lazo sobrenatural tan íntimo que por él los esposos son introducidos de manera singular y específica en el misterio de la redención. Al consumarse este m. sacramental, el vínculo matrimonial se refuerza de manera nueva y más perfecta
maguisena
 
Mensajes: 85
Registrado: Mar Jun 11, 2013 4:22 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor maandreuster » Dom Jul 07, 2013 12:18 pm

¿En la unión tan intima del varón y la mujer, en que convierten?
En una sola carne.
maandreuster
 
Mensajes: 104
Registrado: Lun Ago 06, 2012 7:20 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor garu » Dom Jul 07, 2013 12:55 pm

En uno solo. Es la unión libre,perfecta y por elección, que realizan los esposos y, que así, como en la Santa Misa se renueva el misterio de la Cruz, al darse esta unión esponsal, es como renovarse el momento del conocimiento y la autodeterminación del hombre y la mujer, la Creación.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor erinconb » Dom Jul 07, 2013 4:16 pm

La unión del hombre y la mujer a través del acto conyugal lo que nos hace es una remembranza permanente del Acto Creativo de Dios, en una clara manifestación de una fecundidad bendecida. A través del matrimonio, en una elección personal y voluntaria que se concreta con el amor y que debe realizarse en Dios y ante Dios, la unión de esos cuerpos en uno solo formando una sola carne podrá transmitir el mismo beneficio que cada uno recibió, esto es, la vida.
erinconb
 
Mensajes: 23
Registrado: Dom Jun 09, 2013 7:34 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor cdirma09 » Dom Jul 07, 2013 4:43 pm

Buenas Tardes:

Pregunta Y Respuesta:

1)¿En la unión tan intima del varón y la mujer, en que convierten?

R = Se convierten en una sola carne, descubren de nuevo, el misterio de la creación. En Gen. 2: 24, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer y pasan hacer una sola carne.
cdirma09
 
Mensajes: 43
Registrado: Vie Dic 28, 2012 7:05 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor oscar2 » Dom Jul 07, 2013 7:00 pm

La unión verdadera entre el hombre y la mujer o entre está y el hombre, solo se realiza cuando existe entre ellos el verdadero amor…, dando frutos; de verdad ente ellos, de entrega plena, de identificación de sí mismo y con el otro, de un no egoísmo, de una apertura “hasta los huesos”, de un darse y recibirse, de un tenerse y no poseerse, a un amor abierto a ti y a mí, por ambas partes….y una apertura a la vida que se puede generar de esa manifestación gozosa de amor….. Saludos. Oscar2
oscar2
 
Mensajes: 50
Registrado: Mié Oct 14, 2009 8:15 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor patricio » Dom Jul 07, 2013 8:26 pm

Pregunta: ¿En la unión tan intima del varón y la mujer, en que convierten?

La expresión respectiva que dice: "El hombre... se unirá a su mujer" tan íntimamente que "los dos serán una sola carne", nos induce siempre a dirigirnos a lo que el texto bíblico expresa con anterioridad respecto a la unión en la humanidad, que une a la mujer y al varón en el misterio mismo de la creación. Las palabras del Génesis 2, 23, explican este concepto de modo particular. El varón y la mujer, uniéndose entre sí (en el acto conyugal) tan íntimamente que se convierten en "una sola carne", descubren de nuevo, por decirlo así, cada vez y de modo especial, el misterio de la creación, retornan así a esa unión en la humanidad ("carne de mi carne y hueso de mis huesos"), que les permite reconocerse recíprocamente y, llamarse por su nombre, como la primera vez. Esto significa revivir, en cierto sentido, el valor originario virginal del hombre, que emerge del misterio de su soledad frente a Dios y en medio del mundo.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Anamariur » Dom Jul 07, 2013 8:30 pm

El varón y la mujer, uniéndose entre sí (en el acto conyugal) tan íntimamente que se convierten en “una sola carne”, descubrebiendo de nuevo, el misterio de la creación, retornan así a esa unión en la humanidad (“carne de mi carne y hueso de mis huesos”), que les permite reconocerse recíprocamente y, llamarse por su nombre, como la primera vez. El hecho de que se conviertan en “una sola carne” es un vínculo potente establecido por el Creador, a través del cual ellos descubren la propia humanidad, tanto en su unidad originaria, como en la dualidad de un misterioso atractivo recíproco. El sexo expresa una superación siempre nueva del límite de la soledad del hombre inherente a la constitución de su cuerpo y determina su significado originario. Esta superación lleva siempre consigo una cierta asunción de la soledad del cuerpo del segundo “yo” como propia.
Anamariur
 
Mensajes: 24
Registrado: Jue Ene 10, 2013 7:48 pm

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Jose Angel Garcia » Lun Jul 08, 2013 12:02 am

¿En la union tan intima del varon y la mujer, enque se convierten?

Se convierten en una sola carne, es decir un solo ser. El amor que existe entre ambos se reafirma con el cuerpo y al mismo tiempo con el Espiritu, quedando asi habiertos a la fecundidad y estableciendo una union que es indisoluble porque se a hecho libremente y ademas porque no solo se a entregado el cuerpo sino el ser completo.
Jose Angel Garcia
 
Mensajes: 34
Registrado: Mié Jun 05, 2013 1:25 am

Re: 10. El matrimonio uno e indisoluble

Notapor Let » Lun Jul 08, 2013 5:24 pm

"Por eso el hombre deja a sus padres para unirse a una mujer, y son los dos una sola carne." Gen. 2,24.
Este pasaje de la Escritura nos indica que los seres humanos, creados como varón y mujer, han sido creados para la unidad, a través de la cual se convierten en "una sola carne", y que esta unión se deriva de una elección, es decir de la libertad que cada ser humano tiene.
Let
 
Mensajes: 12
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:29 am

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte I: Principios del amor humano

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], BobbyPyday, GlennBut, Google [Bot], RalphOnery, Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |