49. La redención del cuerpo

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor BlancaElena » Vie Ene 31, 2014 1:31 pm

¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis?

Porque se refiere en lo ético al ethos y en lo antropológico al hombre histórico.

¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo?

Podemos hablar del "ethos" nuevo que es el "ethos" de la redención y de la redención del cuerpo porque es el que lo saca del estado pecaminoso al hombre nuevo. La redención del cuerpo es la perspectiva del Evangelio que se concreta en plenitud con la Resurrección de JESUS.

¿Qué es la templanza?

Dominio de si, dominio de los deseos, dominio de la triple concupiscencia es el autodominio es vivir la pureza de corazón.

Explica la Frase:
El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamado".

Nos referimos a la pureza de corazón para recordar el estado de soledad originaria del hombre, cómo DIOS creo a la mujer para que fuera compañía del varón y la aceptación reciproca en comunión en el estado esponsalicio. La pureza de corazón está en el encuentro de la masculinidad y feminidad para lo que DIOS les creó, cada persona es única e irrepetible a imagen de DIOS por eso la coherencia en el ser y el actuar desde el interior a esa llamada al corazón por siempre
.
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor cabacort » Mar Feb 11, 2014 7:50 pm

¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis?
Por que es necesario considerar al hombre en su contexto social e histórico, considderar cómo su vida se va impregnando de las condiciones específicas de su época y de los valores éticos que en ella se practican, sin olvidar que el hombre ha sido creado por Dios para trascender en su condición humana y específica.
¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo?
En el sentido de que el hombre puede alcanzar la redención cuando supera su estado de pecado y que la redención del Cuerpo tiene su máxima expresión en la Resurrección de Jesucristo, que es el camino, la verdad y la vida que ha de conducirnos a nuestra propia redención.
¿Qué es la templanza?
La templanza es el dominio de sí mismo, la posibilidad de dominar nuestra tendencia al pecado, a la concupiscencia, a alejarnos de Dios a través de nuestros pensamientos, de nuestras palabras y de nuestras acciones.
Explica la Frase:
El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamado".
La pureza de nuestro corazón podemos alcanzarla tanto en el plano individual, en tanto que a través de la voluntad propia podemos vivir como hijos de Dios; pero también hemos de lograrla en la relación hacia el otro sujeto, en la relación conyugal, en la donación mútua y en el autodominio de sí mismo, para no caer en situaciones de pecado y de la concupiscencia que nos alejen de la pureza y del pudor. En alejarse de los pensamientos y actos pecaminosos que atenten en contra de la relación conyugal y de la dignidad del cónyuge.
cabacort
 
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jun 14, 2013 5:02 pm

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor mamafeliz » Lun Feb 24, 2014 11:47 am

El Papa habla del sentido ético y antropológico de las palabras del sermón de la montana porque aluden a las dos dimensiones plenamente unidas del Ethos y del hombre histórico. Las palabras de Cristo se dirigen al "corazón" es decir al hombre interior. El hombre interior es el sujeto específico del Ethos y del cuerpo. Se trata de un Ethos nuevo con ralación al Ethos del antiguo Testamento y respecto al estado del hombre histórico después del pecado original. El significado de la redención no aprarece todavia en su plenitud en las palabras del sermón de la montana y se manifestará más concretamente en las palabras de la resurrección. Sin embargo en las palabras del sermón de la montana Cristo habla en la prespectiva de la redención del hombre y del mundo cuando se remite al "principio". Esta llamada de Cristo solo puede ser justificada por la realidad de la redención; fuera de ella, permanecería únicamente la triple concupiscencia. Sólamente la prespectiva de la redención justifica la referencia al "principio", o sea la prespectiva del misterio de la creación en la totalidad de la ensenanza de Cristo acerca de los problemas del matrimonio, del hobmre y la mujer y de su relacion recíproca.
La templanza es la continencia de los deseos, es el donminio de la concupiscencia de la carne.
La frase: el domino de la llamada a la puereza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montana, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varon mediante la apertura al otro ser humbno, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamando" significa:
Cuando Dios creo al hombre, el estaba solo en relación a toda creatura y en relación a la mujer. Dios liberó al hombre de esa soledad cuando creo a la mujer para que lo acompanara y fueron llamados varon y mujer a ser una sola carne. Asi varon y mujer viven el significado esponsalicio del cuerpo tan simple y puro. A esto se refiere la Pureza del corazón a la que estamos llamados los seres humanos.
mamafeliz
 
Mensajes: 116
Registrado: Mié Jun 05, 2013 12:33 pm

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor matrapaga » Mar Mar 04, 2014 1:44 am

¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis?
Porque va unido el sentido del "ethos" la ética de las acciones del hombre con lo antropológico, o sea nos remite al principio, cuando habia la soledad originaria y que se vence con ese collamado del hombre y de la mujer para ser los dos una sola carne.
[color=#BF00FF] ¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo?

En el sentido de vencer esa concupiscencia de la carne con el dominio de sí mismo, o sea con la templanza y esto lleva no a volver a la soledad original y la primera union anterior al pecado original, sino retomar lo bueno del corazón del hombre y redimir no solo el espíritu sino tambien el cuerpo por medio de la templanza.
¿Qué es la templanza?
La templanza es una de las cuatro virtudes cardinales. Se refiere al dominio de los deseos mediante la fuerza de voluntad, sabiendo que se dominan osdeseos por amor y en vista a la redención total del hombre (cuerpo y alma).
Explica la Frase:
El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamado".
[/color]
Quiere decir que al decir Cristo "la pureza del corazón se refiere a la subjetividad del ser humano y a que busque eso bueno y bello y verdadero que hay en el otro (hombre o mujer) y que lo lleva amarlo y a unir su vida por amor, y la compara a la soledad originaria que fue vencida precisamente por la apertura del hombre hacia le otro, sale de si mismo y ama.
matrapaga
 
Mensajes: 59
Registrado: Lun Jun 03, 2013 1:25 pm

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor Dairo Camacho » Mar Mar 18, 2014 10:15 am

¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis? ¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo? ¿Qué es la templanza? Explica la Frase:
El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamado".

El papa habla del sentido ético y antropológico porque con estos dos términos se alude a las dos dimensiones en que el hombre posee un ethos y al mismo tiempo es un ser histórico. En todo momento Jesús alude con sus palabras al interior del hombre, ya que allí es donde el hombre se manifiesta como sujeto del ethos y del cuerpo y este es un ethos nuevo muy diferente del Antiguo Testamento.
Por su parte el término referente a la redención del cuerpo no se dibuja muy bien en las palabras del sermón de la montaña, sin embrago cobran validez con las palabra relacionadas con la resurrección.
La templanza es una virtud que permite tener control de los deseos y dominio del propio cuerpo.
La frase busca dar a entender que en un principio el hombre fue creado como criatura única y a pesar de estar rodeado de otros seres, él estaba sólo en relación con su misma especie, es decir en relación con otro ser humano. Por lo que Dios crea a la mujer para que ella sea compañía perfecta para el hombre y con el tiempo los dos vengan a ser una sola carne a través del significado esponsalicio de sus cuerpos.
Dairo Camacho
 
Mensajes: 76
Registrado: Mar Jun 11, 2013 9:28 am

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor claudia corchado » Lun Jun 02, 2014 5:34 pm

Pregunta:
¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis?
Las palabras de Cristo en el sermón de la montaña (Mt 5, 27-28), contienen un profundo significado ético y antropológico. Se habla del significado ético y antropológico de estas palabras, porque aluden a las dos dimensiones íntimamente unidas del ethos y del hombre “histórico”. Las palabras de Cristo se dirigen al “corazón”, al hombre interior. El hombre interior es el sujeto específico del ethos del cuerpo, y Cristo quiere impregnar de esto la conciencia y la voluntad de sus oyentes y discípulos.

¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo?
San Pablo, en la Carta a los Romanos, contrapone “la servidumbre de la corrupción” (Rm 8, 21) y la sumisión a “la vanidad” (Rm 8,20), al deseo de la “redención de nuestro cuerpo (Rm 8, 23). En este contexto, el Apóstol habla de los gemidos de “toda la creación” que “abriga la esperanza de que también ella será libertada de la servidumbre de la corrupción, para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rm 8, 20-21). De este modo, San Pablo desvela la situación de toda la creación, y en particular la del hombre después del pecado. Para esta situación es significativa la aspiración que -juntamente con la “adopción de hijos” (Rm 8, 23) tiende precisamente a la “redención del cuerpo” presentada como el fin, como el fruto escatológico y maduro del misterio de la redención del hombre y del mundo, realizada por Cristo.
En el sermón de la montaña Cristo habla en la perspectiva de la redención del hombre y del mundo (y precisamente, por lo tanto, de la “redención del cuerpo”). De hecho, ésta es la perspectiva de todo el Evangelio, de toda la enseñanza, más aún, de toda la misión de Cristo. En la enseñanza de Cristo la referencia fundamental a la cuestión del matrimonio y al problema de las relaciones entre el hombre y la mujer, se remite al “principio”. Esta llamada sólo puede ser justificada por la realidad de la redención; fuera de ella, en efecto, permanecería únicamente la triple concupiscencia, o sea, esa “servidumbre de la corrupción”, de la que escribe el Apóstol Pablo. Solamente la perspectiva de la redención justifica la referencia al “principio”, o sea, la perspectiva del misterio de la creación en la totalidad de la enseñanza de Cristo acerca de los problemas del matrimonio, del hombre y de la mujer y de su relación recíproca.

¿Qué es la templanza?
El imperativo dominio de sí, la necesidad de una inmediata continencia y de una templanza habitual, esto es, la continencia de los deseos.
Cristo indica con claridad que para alcanzar la redención del cuerpo, para dominar la concupiscencia de la carne y a todo el hombre de la concupiscencia, debe seguirse el camino de la templanza y de dominio de los deseos.

Explica la Frase:
El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente "conllamado".
La pureza es exigencia del amor. Es la dimensión de su verdad interior en el “corazón” del hombre.
En el sermón de la montaña Cristo habla en la perspectiva de la redención del hombre y del mundo, por lo tanto, de la “redención del cuerpo”. En la enseñanza de Cristo la referencia fundamental a la cuestión del matrimonio y al problema de las relaciones entre el hombre y la mujer, se remite al “principio”, es decir, la perspectiva del misterio de la creación en la totalidad de la enseñanza de Cristo acerca de los problemas del matrimonio, del hombre y de la mujer y de su relación recíproca.

Saludos a todos.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 49. La redención del cuerpo

Notapor marthika7 » Dom Jun 08, 2014 4:40 pm

Preguntas:
¿Por qué habla el Papa del sentido ético y antropológico en esta parte de la catequesis?
Porque del llamado a la comunión en el Sermón de la Montaña, está implícito una forma de ser y de actuar, un sentido antropológico y ético. Las palabras del Sermón (Mt 5, 27-28) aluden a las dos dimensiones íntimamente unidas del ethos y del hombre “histórico”. Las palabras de Cristo se dirigen al “corazón”, es decir, al hombre interior, que es el sujeto específico del ethos del cuerpo. Jesús quiere impregnar de esto la conciencia y la voluntad de quienes lo escuchan. Se trata indudablemente de un ethos «nuevo».

¿En qué sentido podemos hablar del “ethos” de la redención y especialmente la redención del Cuerpo?
La “redención del cuerpo”, se presenta como el fruto escatológico y maduro del misterio de la redención del hombre y del mundo, realizada por Cristo. En el sermón de la montaña Cristo habla en la perspectiva de la redención del hombre y del mundo, esto es la redención del cuerpo. Ésta es la perspectiva de todo el Evangelio, de toda la enseñanza, más aún, de toda la misión de Cristo. Es necesario recordar que en la enseñanza de Cristo la referencia fundamental a la cuestión del matrimonio y al problema de las relaciones entre el hombre y la mujer, se remite al “principio”. Solamente la perspectiva de la redención justifica la referencia al “principio”, es decir, la perspectiva del misterio de la creación en la totalidad de la enseñanza de Cristo acerca de los problemas del matrimonio y de la relación recíproca entre hombre y mujer. Así, en el ethos de la redención del cuerpo deberá reanudarse de nuevo el ethos originario de la creación.

¿Qué es la templanza?
La templanza es la continencia de los deseos. Cristo, con el Sermón de la Montaña, lleva el entendimiento y el corazón de los oyentes hacia esa “plenitud de la justicia” querida por Dios creador y legislador, que encierra este mandamiento en sí. La plenitud de la justicia, se descubre con una visión interior “del corazón”, y luego con un modo de ser y de actuar. La forma del hombre “nuevo” puede surgir de este modo de ser y de actuar, en la medida en que el ethos de la redención del cuerpo domina la concupiscencia de la carne y a todo el hombre de la concupiscencia.

Explica la Frase: “El camino de la llamada a la pureza del corazón, tal como fue expresada en el sermón de la montaña, es en todo caso reminiscencia de la soledad originaria, de la que fue liberado el hombre-varón mediante la apertura al otro ser humano, a la mujer. La pureza de corazón se explica, en fin de cuentas, con la relación hacia el otro sujeto, que es originaria y perennemente “conllamado””.
En el Sermón de la Montaña, se hace un llamado a la pureza del corazón, la cual es una memoria de esa soledad originaria. Esta soledad imaginaria fue rota por el llamado a la comunión y apertura en donación a otro ser humano, la mujer. A la pureza del corazón, se puede llegar en la relación con otro ser humano, es decir, no se puede ser en solitario, sino en ese llamado mutua a la comunión, a la donación recíproca en las relaciones entre el hombre y la mujer, es un rescatar el valor del significado esponsalicio del cuerpo, del valor de un signo transparente, mediante el cual el Creador ha escrito en el corazón de ambos el don de la comunión, es decir, la misteriosa realidad de su imagen y semejanza.
marthika7
 
Mensajes: 179
Registrado: Mié Ene 04, 2012 4:01 pm

Anterior

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron