52. La vida según el Espíritu

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor b. gabriel reyes reyes » Vie Ene 03, 2014 9:21 pm

[b]Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte.[/b]
[i]San Pablo al referirse a la Redención del Cuerpo lo hace de manera análoga a la afirmación de Cristo en el Sermón de la Montaña: las obras "de la carne", en el texto paulino, al igual que la “impureza”, en el Sermón de la Montaña, se entienden tanto en el sentido general como en el específico.
La "redención del cuerpo" se refiere a la justificación del hombre, el hombre constituido en la unidad personal de espíritu y de cuerpo. Esta justificación, fruto de la redención de Cristo realizado por las fuerzas del Espíritu, fructifica en el “corazón” y en todo el comportamiento del hombre, como “pureza del corazón”. La Redención del Cuerpo es el dominio sobre la triple concupiscencia, sobre “pecados del espíritu” humano a los que Pablo califica como "obras de la carne", y no sólo sobre la concupiscencia de la carne.[/i]

[b]¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu?[/b]
[i]La verdadera "pureza", en sentido moral, está en el "corazón" y proviene "del corazón" humano. La pureza del cuerpo, entendida como el dominio de los deseos que nacen en la triple concupiscencia con la ayuda del “Espíritu”, es condición indispensable para vivir de acuerdo con el Espíritu, en cuanto que todos los pecados son expresión de la "vida" según la carne: las obras de la carne se contraponen no sólo y no tanto al "espíritu" humano, cuanto al Espíritu Santo que actúa en el alma (en el espíritu) del hombre.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor Carlos64 » Mar Ene 14, 2014 1:42 am

Pregunta: "Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte. ¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu?"

Cristo, en el Sermón del Monte, apela al corazón humano en el sentido de llamarle (exhortarle) a reencontrar la pureza original dentro de sí mismo, esa pureza que permite "ver a Dios" (vivir en Dios, amar de manera análoga a Dios, mediante el don libre e íntegro de sí). En definitiva, la pureza de corazón permite que se viva en la caridad, que es en esencia vivir en la libertad otorgada al hombre por Cristo a través de la Redención. La Redención de Cristo nos hace libres para amar y servir, libres para el don de sí, libres para poder efectuar toda obra edificante en el Espíritu.

Ahora bien, el llamado de Cristo, esa apelación al corazón, conlleva también la necesidad de una conversión. El corazón humano (hombre interior) es llamado a ejercer dominio sobre el cuerpo y sus deseos e impulsos. Esto implica la dimensión moral del Ethos cristiano, inherente a conceptos como autodominio, castidad, templanza, renunciamiento, virtud. El hombre interior ha de dominar al cuerpo de manera que la dimensión espiritual humana (que tiende a la verdad y a la trascendencia) sea la que guíe las decisiones y acciones de la vida, no el hombre carnal o concupiscente. Y en la medida en que el corazón ejerce ese control sobre el cuerpo, en esa medida ambos (espíritu y cuerpo) se purifican, se asemejan a lo que fuimos en el Principio y podemos volver a ser en la justificación por Cristo.

Un corazón impuro, que implica necesariamente un cuerpo impuro dada la dualidad cuerpo-espíritu de la naturaleza humana, es un corazón sujeto a la triple concupiscencia. Y ello significa que se trata de un corazón que, en términos paulinos, vive en la carne y realiza las obras de la carne, todas ellas opuestas al Espíritu e irreconciliables con la vida en el Espíritu. Si bien en la teología paulina el corazón impuro da origen a un amplio espectro de pecados, tanto carnales en la acepción común del término como "no carnales" (en esa misma acepción), lo que interesa acá es la relación entre ese corazón que vive "según la carne" y el cuerpo que, dada esa condición interior, es impuro y manifiesta su impureza mediante actos (pecados) carnales contrarios al Espíritu de Dios, tales como la fornicación, la lascivia, el adulterio, la lujuria y otros. Y son precisamente estos actos pecaminosos del cuerpo, todos ellos expresión de la concupiscencia de la carne y de la pérdida del significado esponsalicio del cuerpo, actos que se oponen de forma irreconciliable a la vida según el Espíritu, en la cual el cuerpo ha de ser vehículo (expresión concreta) de amor a través del don de sí en la reciprocidad y complementariedad varón-mujer del vínculo conyugal.

La pureza del cuerpo es expresión material de la pureza del corazón. Y es el corazón puro el que ha sido justificado por la Redención de Cristo y vive la vida en el Espíritu de Dios.

Dios la bendiga, doctora.
Discípulo de Cristo por amor del Padre y unción del Espíritu. Miembro de la Iglesia por gracia divina. Amar a Jesús es mi mayor alegría.

Dios te salve, María, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.
Avatar de Usuario
Carlos64
 
Mensajes: 98
Registrado: Mar Sep 17, 2013 6:58 pm
Ubicación: Costa Rica

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor mari_pily » Dom Ene 19, 2014 6:08 pm

Explica la relación entre la Redención del cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte.
La relación que hay entre lo que dice San Pablo y la afirmación en el Sermón del Monte es que en los dos dice que la redención del cuerpo está directamente manifestada desde el corazón.
¿Por qué es necesaria la pureza del cuerpo para vivir de acuerdo con el espíritu?
Porque no deberíamos actuar de una manera y pensar de otra. Deberíamos dar testimonio con el ejemplo. no podemos profesar una cosa y hacer otra.
mari_pily
 
Mensajes: 105
Registrado: Dom Jun 09, 2013 4:42 pm

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor Alejandra S » Dom Ene 19, 2014 6:25 pm

Pablo habla de la vida “según el Espíritu” y de la vida según la carne, que es la vida de pecado (no entendida como opuesta a la vida espiritual del hombre sino como opuesta al Espíritu Santo), y no habla solo de los pecados ligados a la sexualidad, sino de una vida en la que el hombre usa su libertad para hacer sus actos al margen de Dios, que lo llevarían a la muerte. Entonces Pablo exhorta a vivir otra vida nueva, según el diseño de Dios. Aquí se conecta con la invitación de Cristo en el Sermón de la Montaña a vivir una vida nueva desde la pureza del corazón. Pablo llama a la redención del hombre también redención del cuerpo, y eso tiene una dimensión cósmica, en la que el hombre ocupa el centro en cuerpo y alma.
“El Apóstol de las gentes proclama, con excepcional fuerza de convicción, que la justificación del hombre se realiza en Cristo y por Cristo. El hombre consigue la justificación en la "fe actuada por la caridad" (Gál 5, 6), y no sólo mediante la observancia de cada una de las prescripciones de la ley (…)”

Es necesaria la pureza del cuerpo para vivir de acuerdo al Espíritu porque cuerpo y alma son un todo en el hombre y el hombre integralmente debe vivir en el Espíritu para llegar a la santidad en el programa de vida que le da Cristo.
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor fpelaez » Lun Ene 27, 2014 3:58 pm

Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte. ¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu.

La Redención del Cuerpo no sólo se refiere a la resurrección después de la muerte sino que aún en la tierra el hombre nuevo ya es capaz de vivir de acuerdo a la virtud y al plan de Dios para el hombre. Es necesaria la pureza del cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu pues todo lo que hay en el interior se refleja en el cuerpo. La pureza del cuerpo libera al espíritu y es capaz de vivir de acuerdo al plan de Cristo en el Sermón del Monte.
fpelaez
 
Mensajes: 60
Registrado: Lun Jun 03, 2013 10:16 am

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor BlancaElena » Lun Feb 03, 2014 3:42 pm

Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte.

Es una relación equivalente en cuanto a la necesidad que el espíritu que es vida, domine la carne que es muerte. En El Sermón de la Montaña el llamado que hace JESUS al corazón recordando la semejanza con DIOS desde el "principio" esa pureza original que DIOS quiere. San Pablo une la fe, la realidad del hombre y lo ético de la Redención para enfatizar los frutos del espíritu dirigidos al bien.

¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu.

Porque se complementan los dos, la pureza del cuerpo refleja la aceptación de la redención con fe y hace que la justicia abunde gracias a la presencia del ESPIRITU SANTO. El hombre en plena libertad decide vivir según el Espíritu porque respeta su dignidad y la trascendencia de sus actos, con la fuerza interior que lo sostiene y lleva a la verdad, el bien y la belleza.
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor cabacort » Mar Feb 18, 2014 8:25 pm

Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte. ¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu.

La Redención del Cuerpo explicada por San Pablo tiene gran relación con lo que afirma Cristo en el Sermón de la Montaña, pues ambos coinciden que el hombre está llamado a la santidad, a la pureza del corazón, a vencer su estado de pecado en el día a día, a alejarse de las obras de la carne para vivir de acuerdo con el Espíritu Santo de Dios.
Aquí se puntualiza que no sólo la concupiscencia del cuerpo condena al hombre, sino que también la concupiscencia de los ojos y de la "soberbia de la vida" lo llevan a vivir alejado de la voluntad de Dios. Todos los sentimientos, palabras y acciones que nacen del corazón han de hablar de su pureza; no solo el adulterio es manifestación grave de los pecados de la carne, sino también que sentimientos como el odio, la mentira y el resentimiento dañan la condición humana y van en contra del espíritu.
cabacort
 
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jun 14, 2013 5:02 pm

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor mamafeliz » Mar Mar 04, 2014 10:16 am

En la contraposición de la "carne" al Espiritu y de la vida "según la carne" al la vida "segun el Espitiru", está contenida la teología paulina acerca de la justificación, esto es, la expresión de la fe en el realismo antropológico y ético de la redención realizada por Cristo, a la que Pablo llama "redención del cuerpo". La "redención del cuerpo" tiene también una dimensión "cosmica" (que se refiere a toda la creación), pero en el centro de ella está el hombre; el hombre constituido en la unidad personal del espíritu y del cuerpo. Y precisamente en este hombre, en su "corazón", y consiguientemente en todo su comportameinto, fructifica la redención de Cristo, gracias a esas fuerzas del Espíritu que realizan la "justificación", esto es, hacen realmente que la justicia "abunde" en el hombre, como se inculca en el sermón de la montana, es decir que abunden en la medida que Dios mismo ha querido y que El espera.
Exite una analogía entre lo que Pablo define como "obras de la carne" y la "pureza rirual". La verdadera pureza moral está en el "corazón" y proviene del "corazón" humano, por eso se definen también como impuros los "malos deseos, los robos, los falsos testimonios, las blasfemias". Cristo se sirve del significado tanto general como específico de la impureza y San Pablo también habla asi de las "obras de la carne".
mamafeliz
 
Mensajes: 116
Registrado: Mié Jun 05, 2013 12:33 pm

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor Dairo Camacho » Jue Mar 20, 2014 10:09 am

Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte. ¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu.

La relación que existe entre la Redención explicada por San Pablo y la afirmación de Cristo en el Sermón del Monte, se da gracias a que en muchos sentidos ambas son equivalentes, ya que las dos coinciden en el llamado del hombre hacia la santidad del cuerpo y del corazón por medio de las obras que son propias del Espíritu. Es decir que el hombre a través de estas obras debe vencer su estado de pecado y su inclinación hacia los deseos de la carne.

Por su parte la pureza es necesaria para poder vivir de acuerdo con el Espíritu en la medida que la primera es un reflejo de la aceptación por medio de la fe para que nuestro ser esté dispuesto a hacer las obras del Espíritu Santo. Y ya que se logra un pureza tanto del cuerpo como del corazón es posible seguir bajo la voluntad del Espíritu.
Dairo Camacho
 
Mensajes: 76
Registrado: Mar Jun 11, 2013 9:28 am

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor claudia corchado » Jue Jun 12, 2014 5:32 pm

Preguntas:
Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte. ¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu.
La "redención del cuerpo" tiene una dimensión "cósmica", que se refiere a toda la creación, pero en el centro de ella está el hombre: el hombre constituido en la unidad personal del espíritu y del cuerpo. Y precisamente en este hombre, en su "corazón", y consiguientemente en todo su comportamiento, fructifica la redención de Cristo, gracias a esas fuerzas del Espíritu que realizan la "justificación", esto es, hacen realmente que la justicia "abunde" en el hombre, como se inculca en el Sermón de la montaña: Mt 5, 20, es decir, que abunden en la medida que Dios mismo ha querido y que El espera.
En las Cartas paulinas asume el término "carne", contrapuesto sólo y no tanto al "espíritu" humano, cuanto al Espíritu Santo que actúa en el alma (en el espíritu) del hombre.
Pablo, cuando habla de la necesidad de hacer morir a las obras del cuerpo con la ayuda del Espíritu, expresa precisamente aquello de lo que Cristo hablo en el sermón de la montaña, haciendo una llamada al corazón humano y exhortándolo al dominio de los deseos, también de los que se expresan con la "mirada" del hombre dirigida hacia la mujer, a fin de satisfacer la concupiscencia de la carne. Esta superación, o sea, como escribe Pablo, el "hacer morir las obras del cuerpo con la ayuda del "espíritu", es condición indispensable de la "vida según el Espíritu", esto es, de la "vida" que es antítesis de la "muerte", de las que se habla en el mismo contexto. La vida "según la carne", en efecto, tiene como fruto la "muerte", es decir, lleva consigo como efecto la "muerte" del Espíritu.
El Apóstol de las gentes proclama, con excepcional fuerza de convicción, que la justificación del hombre se realiza en Cristo y por Cristo. El hombre consigue la justificación en la "fe actuada por la caridad" (Gál 5, 6), y no sólo mediante la observancia de cada una de las prescripciones de la ley veterotestamentaria (en particular de la circuncisión). La justificación, pues, viene "del Espíritu" (de Dios) y no "de la carne". Por esto, exhorta a los destinatarios de su Carta a liberarse de la errónea concepción "carnal" de la justificación, para seguir la verdadera, esto es, la "espiritual". En este sentido los exhorta a considerarse libres de la ley, y aún más, a ser libres con la libertad, por la cual Cristo "nos ha hecho libres".
Así pues, siguiendo el pensamiento del Apóstol, nos conviene considerar y, sobre todo, realizar la pureza evangélica, es decir, la pureza de corazón, según la medida de esa libertad con la que Cristo "nos ha hecho libres".

Saludos a todos.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 52. La vida según el Espíritu

Notapor marthika7 » Jue Jul 24, 2014 2:54 pm

Preguntas:
Explica la relación entre la Redención del Cuerpo explicada por San Pablo y la afirmación que hemos venido estudiando de Cristo en el Sermón del Monte.
En ambas se coloca en el centro al hombre mismo, y la redención de este, como unidad personal de espíritu y cuerpo. En el centro del ser humano y de su corazón, y sobre todo en su comportamiento se fructifica esa redención, gracias a la acción del Espíritu Santo. Esta redención del cuerpo, que se consigue en la fe actuada por la caridad, hace que la justicia abunde en el ser humano en la medida que Dios quiere y espera.

¿Por qué es necesaria la pureza de cuerpo para vivir de acuerdo con el Espíritu?
La pureza del cuerpo es necesaria, porque su raíz verdadera se encuentra en el corazón humano y brota de él, por tanto, el llamado que hace Pablo y que se une al Sermón de la Montaña, es a dominar los deseos, tanto los que se expresan con la mirada, esto permite vivir en la libertad de los hijos de Dios. Esto es, hacer morir las “obras del cuerpo” con la ayuda del espíritu, que es condición indispensable para llevar una “vida según el espíritu”.
marthika7
 
Mensajes: 179
Registrado: Mié Ene 04, 2012 4:01 pm

Anterior

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], tolikkk

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |