59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor pilar calva » Mar Oct 22, 2013 10:25 pm

(8-IV-81/12-IV-81)

1. Nos conviene concluir ya las reflexiones y los análisis basados en las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña, con las cuales apeló al corazón humano, exhortándole a la pureza: “Habéis oído que fue dicho: No adulterarás. Pero yo <i>Os</i> digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón” (<i>Mt</i> 5, 27-28). Hemos dicho repetidas veces que estas palabras, pronunciadas una vez a los determinados oyentes de ese sermón, se refieren al hombre de todo tiempo y lugar, y apelan al corazón humano, en el que se inscribe la más <i> íntima</i> y, en cierto sentido, la más esencial trama de la historia. Es la historia del bien y del mal (cuyo comienzo está unido, en el libro del Génesis, con el misterioso árbol de la ciencia del bien y del mal) y, al mismo tiempo, es la historia de la salvación, cuya palabra es el Evangelio, y cuya fuerza es el Espíritu Santo, dado a los que acogen el Evangelio con corazón sincero.

2. Si la llamada de Cristo al “corazón” humano, y antes aún, su referencia al “principio” nos permite construir, o al menos, delinear una antropología, que podemos llamar “teología del cuerpo”, ésta <i> teología es, a la “vez</i>, pedagogía. La pedagogía tiende a educar al hombre, poniendo ante el las exigencias motivándolas e indicando los caminos que llevan a su realización. Los enunciados de Cristo también tienen este fin: se trata de enunciados “pedagógicos”. Contienen una pedagogía del cuerpo, expresada de modo conciso y, al mismo tiempo, muy completo. Tanto la respuesta dada a los fariseos con relación a la <i> indisolubilidad del matrimonio</i>, como las palabras del sermón de la montaña que se refieren al dominio de la <i> concupiscencia, demuestran</i> -al menos indirectamente- que <i> el Creador ha asignado al hombre como tarea el cuerpo, su masculinidad y feminidad</i>; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí. Al poner ante el hombre las exigencias conformes a las tareas que le han sido confiadas el Creador indica, a la vez, al hombre, varón y mujer, los caminos que llevan a asumirlas y a realizarlas.

3. Analizando estos textos-clave de la Biblia hasta la raíz misma de los significados que encierran, descubrimos precisamente esa antropología que puede llamarse “teología del cuerpo”. Y esta <i> teología</i> del cuerpo funda después el método más apropiado de la <i> pedagogía del cuerpo</i>, es decir, de la educación (más aún, de la autoeducación) del hombre. Esto adquiere una actualidad particular para el hombre contemporáneo, cuyos conocimientos en el campo de la biofisiología y de la biomedicina han progresado mucho. Sin embargo, esta ciencia trata al hombre bajo un determinado “aspecto” y, por lo tanto, es más bien parcial que global. Conocemos bien las funciones del cuerpo como organismo, las funciones vinculadas a la masculinidad y a la feminidad de la persona humana. Pero esta <i> ciencia de por sí no desarrolla</i> todavía la conciencia del cuerpo como signo de la persona, como manifestación del espíritu. Todo el desarrollo de la ciencia contemporánea que se refiere al cuerpo como organismo, tiene más bien carácter de conocimiento biológico, porque está basado sobre la separación, en el hombre, entre lo que en él es corpóreo y lo que es espiritual. Al servirse de un conocimiento tan unilateral de las funciones del cuerpo como organismo no es difícil llegar a tratar el cuerpo, de manera más o menos sistemática, como <i> objeto de manipulación</i>; en este caso el hombre deja, por así decirlo, de identificarse subjetivamente con el propio cuerpo, porque se le priva del significado y de la dignidad que se derivan del hecho de que este cuerpo es precisamente de la persona. Nos hallamos aquí en la frontera de problemas que frecuentemente exigen soluciones fundamentales, imposibles sin una visión integral del hombre.
4. Precisamente aquí aparece claro que la teología del cuerpo, cual nace de esos textos-clave de las palabras de Cristo, se convierte en el método fundamental de la pedagogía, o sea, de la educación del hombre desde el punto de vista del cuerpo en la plena consideración de su masculinidad y feminidad. Esa <i> pedagogía puede ser entendida</i> bajo el aspecto de una específica <i> “espiritualidad del cuerpo”</i>; efectivamente, el cuerpo, en su masculinidad o feminidad, es dado como tarea al espíritu humano (lo que de modo estupendo ha sido expresado por San Pablo en el lenguaje que le es propio) y por medio de una adecuada madurez del espíritu se convierte también el en signo de la persona, de lo que la persona es consciente, y en auténtica “materia” en la comunión de las personas. En otros términos: el hombre, a través de su madurez espiritual, descubre el significado esponsalicio del propio cuerpo. Las palabras de Cristo en el sermón de la montaña indican que la concupiscencia de por sí, no revela al hombre ese significado, sino que, al contrario, lo ofusca y oscurece. El conocimiento puramente “biológico” de las funciones del cuerpo como organismo unidas con la masculinidad y feminidad de la persona humana, es capaz de ayudar a descubrir el auténtico significado esponsalicio del cuerpo, <i> solamente si va unido a una adecuada madurez espiritual de la persona humana</i>. Sin esto, ese conocimiento puede tener efectos incluso opuestos; y esto lo confirman múltiples experiencias de nuestro tiempo.

5. Desde este punto de vista es necesario considerar con perspicacia las enunciaciones de la Iglesia contemporánea. Su adecuada comprensión e interpretación como también su aplicación práctica (esto es precisamente, la pedagogía) requiere esa profunda teología del cuerpo que, en definitiva, ponemos de relieve sobre todo con las palabras-clave de Cristo. En cuanto a las enunciaciones contemporáneas de la Iglesia, es necesario conocer el capítulo titulado “dignidad del matrimonio y de la familia y su valoración”, de la Constitución pastoral del Concilio Vaticano II (<i> Gaudium et spes</i>, parte II, cap. I) y, sucesivamente, de la Encíclica de Pablo VI Humanæ vitæ. Sin duda alguna, las palabras de Cristo, a cuyo análisis hemos dedicado mucho espacio, no tenían otro fin que <i> la valoración de la dignidad del matrimonio y de la familia</i>; de donde se deduce la convergencia fundamental entre ellas y el contenido de los dos mencionados documentos de la Iglesia contemporánea. Cristo hablaba al hombre de todo tiempo y lugar; las enunciaciones de la Iglesia tienden a actualizar las palabras de Cristo y, por esto, deben interpretarse según la clave de esa teología y de esa pedagogía, que encuentran raíz y apoyo en las palabras de Cristo.

Es difícil realizar un análisis global de los citados documentos del Magisterio supremo de la Iglesia. Nos limitaremos a entresacar algunos pasajes de ellos. He aquí de qué modo el Vaticano II -al poner entre los problemas más urgentes de la Iglesia en el mundo contemporáneo “la valoración de la dignidad del matrimonio y de la familia”- <i> caracteriza la situación existente en este ámbito</i>: “La dignidad de esta institución (es decir, del matrimonio y de la familia) no brilla en todas partes con el mismo esplendor, puesto que está oscurecida por la poligamia la epidemia del divorcio, el llamado amor libre y otras deformaciones, es más, el amor matrimonial queda frecuentemente profanado por el egoísmo, el hedonismo y los usos ilícitos contra la generación” (Gaudium et spes, 47). Pablo VI, al exponer en la Encíclica <i> Humanæ vitæ</i> este último problema, escribe entre otras cosas: “Podría también temerse que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y (...) llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada” (<i> Humanæ vitæ</i>, 17).
¿Acaso nos encontramos ahora en la órbita de la misma urgencia, que en otra ocasión <i> provocó las palabras de Cristo</i> sobre la unidad e indisolubilidad del matrimonio, como también las del sermón de la montaña, relativas a la pureza de corazón y al dominio de la concupiscencia de la carne, palabras que desarrollo más tarde con tanta perspicacia el Apóstol Pablo?

6. En la misma línea el autor de la Encíclica <i> Humanæ vitæ</i>, al hablar de las exigencias propias de la moral cristiana presenta, al mismo tiempo, la <i> posibilidad de cumplirlas</i>, cuando escribe: “El dominio del instinto mediante la razón y la voluntad libre, impone sin ningún género de duda una ascética -Pablo VI utiliza este término-, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica. Pero esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal le confiere un valor humano más sublime. Exige un <i> esfuerzo continuo</i> (precisamente este esfuerzo ha sido llamado antes ‘ascesis’), pero, gracias a su influjo beneficioso, los cónyuges <i> desarrollan</i> íntegrarnente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales.. Favorece la atención hacia el otro cónyuge, ayuda a superar el egoísmo, enemigo del verdadero amor, y hace profundizar más su sentido de responsabilidad...” (<i> Humanæ vitæ</i>, 21).

7. Detengámonos en estos pocos pasajes. Ellos -especialmente el último- demuestran de manera clara cuán indispensable es, para una comprensión adecuada de las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia contemporánea, esa teología del cuerpo, cuyas bases hemos buscado sobre todo en las palabras de Cristo mismo. Precisamente la teología del cuerpo -como ya hemos dicho- se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo. Haciendo referencia a las palabras citadas, se puede afirmar que el fin de la <i> pedagogía del cuerpo</i> está precisamente en hacer, ciertamente, que <i> “las manifestaciones afectivas”</i> -sobre todo las “propias de la vida conyugal”- <i> estén en conformidad con el orden moral</i>, o sea, en definitiva, con la dignidad de las personas. En estas palabras retorna el problema de la relación recíproca entre el “eros” y el “<i>ethos</i> “, de los que ya hemos tratado. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo, nos prepara también a las reflexiones ulteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.

El Evangelio de la pureza de corazón, ayer y hoy: al concluir con esta frase el presente ciclo de nuestras consideraciones -antes de pasar al ciclo sucesivo, en el que la base de los análisis serán las palabras de Cristo sobre la resurrección del cuerpo-, deseamos dedicar todavía un poco de atención a la “necesidad de crear un clima favorable a la educación de la castidad”, de la que trata la Encíclica de Pablo VI (cf. <i> Humanæ vitæ</i>, 22), y queremos centrar estas observaciones sobre el problema del <i>ethos</i> del cuerpo en las obras de la cultura artística, con referencia especial a las situaciones que encontramos en la vida contemporánea.



Pregunta:
¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo? ¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo. Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor lindoro50 » Vie Dic 27, 2013 2:06 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?

La teología del cuerpo, es a la vez, pedagogía. El objeto de la pedagogía es educar al hombre, para lo cual le proporciona los caminos que llevan a su realización. Los enunciados de Cristo también tienen este fin: se trata de enunciados pedagógicos. Contienen una pedagogía del cuerpo, expresada de modo concreto y muy completo. El Creador ha asignado al hombre como tarea el cuerpo, en su masculinidad y feminidad; y en ellas le ha asignado, de cierto modo, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la comunión interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí mismo. De esta forma el Creador proporciona al hombre las exigencias conforme a las tareas que le han sido confiadas, indicando a la vez, al hombre, varón y mujer, los caminos que llevan a asumirlas y a realizarlas.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo?

Porque representa una forma moderna de expresar el contenido de la Revelación y de la Tradición, sobre bases más bíblicas y con un lenguaje más cercano a nosotros. La luz que proviene de la Revelación sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia, en su esplendor y belleza desenmascara los engaños y lo perjudicial de las ideologías modernas que banalizan la sexualidad, la separan de la persona y del amor, y causa muchas frustraciones en los jóvenes de hoy día. Solamente el respeto de la Verdad deja resplandecer la belleza y el gozo del misterio de la vida en todos sus componentes. Transmitir esta luz a las nuevas generaciones forma parte de la transmisión de la fe, y puede fascinar y entusiasmar a los jóvenes a vivir los misterios de la vida (sexualidad, noviazgo, matrimonio), a la luz y en la comunión con Dios. El descubrimiento de este ‘tesoro escondido’ los sostendrá en el combate contra las falsas seducciones del mundo.

¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?

Porque la Teología del cuerpo es una pedagogía que pretende hacernos comprender el verdadero sentido de nuestro cuerpo, ya que sigue la pedagogía del mismo Jesús. Siguiendo a Jesús, nos remontamos al principio, descubrimos que el cuerpo tiene una significación conyugal -o esponsal-, porque está hecho para ser dado en la entrega de los esponsales. Esta capacidad de entrega es la que nos confiere nuestra dignidad de personas. El hombre aparece en el mundo visible como la más alta expresión del don divino, porque lleva en sí la dimensión interior del don. Lleva en el mundo, además, su particular semejanza con Dios, con la que transciende y domina también su visibilidad en el mundo, su corporeidad, su masculinidad o feminidad, su desnudez. De este modo, y en esta dimensión, se constituye un sacramento primordial, entendido como signo que transmite eficazmente en el mundo visible el misterio invisible escondido en Dios desde la eternidad. El cuerpo, en efecto, y solamente él, es capaz de hacer visible lo que es invisible: lo espiritual y lo divino. Ha sido creado para transferir en la realidad visible del mundo el misterio escondido desde la eternidad en Dios, y ser así su signo.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor CasJor » Sab Dic 28, 2013 8:22 am

La dignidad del matrimonio y de la familia
¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?

Cristo con la llamada al “corazón” humano, y su referencia al “principio” permite delinear una antropología, la que hemos venido llamando “teología del cuerpo”, ésta teología es, a la “vez, pedagogía. La pedagogía propende hacia la educación del hombre, proponiendo las exigencias e indicando los caminos que llevan a la realización plena como hijo de Dios. Los postulados de Cristo también tienen este fin.

La pedagogía del cuerpo propuesta por Jesús, expresa de modo conciso y completo la búsqueda de la plenitud humana. Esa plenitud en el desarrollo del ser ha sido propuesta por el Creador que le ha asignado al hombre como tarea el cuerpo; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don universal del hombre.

Al poner ante el hombre las exigencias conformes a las tareas que le han sido confiadas el Creador indica, a la vez, al hombre, varón y mujer, los caminos que llevan a asumirlas y a realizarlas.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo?

La teología del cuerpo fundamenta el método idóneo de la pedagogía del cuerpo, es decir, de la educación (más aún, de un proceso de autoeducación) del hombre. Esto para el hombre contemporáneo, cuyos conocimientos en el campo de la biología y fisiología así como en biomedicina han progresado mucho. El hombre en la actualidad conoce bien las funciones del cuerpo como organismo, las funciones vinculadas a la masculinidad y a la feminidad de la persona humana. Pero esta ciencia de por sí no desarrolla todavía la conciencia del cuerpo como signo de la persona, como manifestación del espíritu. Esos conocimientos están basado sobre la separación, en el hombre, entre lo que en él es corpóreo y lo que es espiritual. Al servirse de un conocimiento tan unilateral de las funciones del cuerpo como organismo no es difícil llegar a tratar el cuerpo, de manera más o menos sistemática, como objeto de manipulación; en este caso el hombre deja, por así decirlo, de identificarse subjetivamente con el propio cuerpo, porque se le priva del significado y de la dignidad que se derivan del hecho de que este cuerpo es precisamente de la persona. Nos hallamos aquí en la frontera de problemas que frecuentemente exigen soluciones fundamentales, imposibles sin una visión integral del hombre.

¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?

La teología del cuerpo se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo. Haciendo referencia a las palabras citadas, se puede afirmar que el fin de la pedagogía del cuerpo está precisamente en hacer que “las manifestaciones afectivas” y fundamentalmente las “propias de la vida conyugal” sean concordantes con el orden moral, y especialmente con la dignidad de las personas. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo, nos prepara también a las reflexiones ulteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor garu » Sab Dic 28, 2013 10:29 pm

La Teología del Cuerpo, como su nombre lo indica, trata del conocimiento de nuestro cuerpo, la sexualidad y del amor humano. La Pedagogía del Cuerpo nos indica el camino a la realización de las exigencias que imponen ese conocimiento. Las bases que fundamentan la Teología del Cuerpo son muy importantes, primero porque están sustentadas en la palabra misma de Cristo y por cuanto constituyen método para que toda manifestación afectiva, en especial las propias de la unión conyugal, sean conformes a al orden moral, o sea a la dignidad de la persona, tal como lo establecen las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor Mary Jo » Dom Dic 29, 2013 3:55 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
La pedagogía en sentido general tiende a educar al hombre, poniendo ante él las exigencias, motivándolas e indicando los caminos que llevan a su realización.
Ahora bien, la pedagogía del cuerpo es la educación (más aún, la autoeducación) del hombre con respecto a su cuerpo en la plena consideración de su masculinidad y feminidad. Esa pedagogía puede ser entendida bajo el aspecto de una específica “espiritualidad del cuerpo”.
En relación a la teología del cuerpo, ésta nace de esos textos-clave de las palabras de Cristo y se convierte en el método fundamental de la pedagogía del cuerpo.
En resumen: La teología del cuerpo es el método de la pedagogía del cuerpo.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo?
1. La Teología del cuerpo nace de los textos-clave de las palabras de Cristo.
2. Recuerda la llamada de Cristo al corazón humano y a comprender el “principio” sobre el matrimonio y la familia.
3. La teología del cuerpo nos ayuda a entender no sólo la parte biológica del hombre sino también la parte espiritual, cuestión que muchas veces se olvida.

¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
Porque la teología del cuerpo es un método de la pedagogía del cuerpo, la cual educa al hombre con respecto a su cuerpo, tanto en la manifestación de masculinidad y feminidad, buscando que actúe de acuerdo al plan querido por su Creador.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor virginia castro » Lun Dic 30, 2013 11:17 am

Virginia castro # 59

La pedagogia nos ensena a educarnos major y tambien es una autoeducacion para conocer nuestro cuerpo y con el nuestros sentimientos, los cuales podremos entender mas como hombre y mujer.

La teologia del cuerpo, se va formando con la pedagogia de nuestro cuerpo.
En la teologia del cuerpo es donde aprendemos la pureza de nuestras vidad, el camino y normas de vivir nuestro matrimonio segun las leyes de Dios y nos prepara para la aceptacion de la vida sacramental.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor mariaines » Lun Dic 30, 2013 2:53 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo? ¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo. Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?

Si la llamada de Cristo al "corazón" humano, y antes aún, su referencia al "principio" nos permite construir, o al menos, delinear una antropología, que podemos llamar "teología del cuerpo", ésta teología es, a la "vez, pedagogía. La pedagogía tiende a educar al hombre, poniendo ante el las exigencias motivándolas e indicando los caminos que llevan a su realización. Los enunciados de Cristo también tienen este fin: se trata de enunciados "pedagógicos". Contienen una pedagogía del cuerpo, expresada de modo conciso y, al mismo tiempo, muy completo.

La teología del cuerpo funda después el método más apropiado de la pedagogía del cuerpo, es decir, de la educación (más aún, de la autoeducación) del hombre. Esto adquiere una actualidad particular para el hombre contemporáneo, cuyos conocimientos en el campo de la biofisiología y de la biomedicina han progresado mucho.

La adecuada compension de los textos de la Iglesa como también su aplicación práctica (esto es precisamente, la pedagogía) requiere esa profunda teología del cuerpo que, en definitiva, ponemos de relieve sobre todo con las palabras-clave de Cristo. En cuanto a las enunciaciones contemporáneas de la Iglesia, es necesario conocer el capítulo titulado "dignidad del matrimonio y de la familia y su valoración", de la Constitución pastoral del Concilio Vaticano II ( Gaudium et spes, parte II, cap. I) y, sucesivamente, de la Encíclica de Pablo VI Humanæ vitæ.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor patricio » Mié Ene 01, 2014 9:38 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
El Papa nos dice que si la llamada de Cristo al “corazón” humano, y antes aún, su referencia al “principio” nos permite construir, o al menos, delinear una antropología, que podemos llamar “teología del cuerpo”, los enunciados de Cristo también contienen una pedagogía del cuerpo, expresada de modo conciso y, al mismo tiempo, muy completo. Tanto la respuesta dada a los fariseos con relación a la indisolubilidad del matrimonio, como las palabras del sermón de la montaña que se refieren al dominio de la concupiscencia, demuestran al menos indirectamente- que el Creador ha asignado al hombre como tarea el cuerpo, su masculinidad y feminidad; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo.
La teología del cuerpo, se convierte en el método fundamental de la pedagogía, o sea, de la educación del hombre desde el punto de vista del cuerpo en la plena consideración de su masculinidad y feminidad. Esa pedagogía puede ser entendida bajo el aspecto de una específica “espiritualidad del cuerpo”; efectivamente, el cuerpo, en su masculinidad o feminidad, es dado como tarea al espíritu humano y por medio de una adecuada madurez del espíritu se convierte también el en signo de la persona, de lo que la persona es consciente, y en auténtica “materia” en la comunión de las personas. En otros términos: el hombre, a través de su madurez espiritual, descubre el significado esponsalicio del propio cuerpo. Las palabras de Cristo en el sermón de la montaña indican que la concupiscencia de por sí, no revela al hombre ese significado, sino que, al contrario, lo ofusca y oscurece. El conocimiento puramente “biológico” de las funciones del cuerpo como organismo unidas con la masculinidad y feminidad de la persona humana, es capaz de ayudar a descubrir el auténtico significado esponsalicio del cuerpo, solamente si va unido a una adecuada madurez espiritual de la persona humana.

Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
La teología del cuerpo es necesaria para una comprensión adecuada de las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, cuyas bases hemos buscado sobre todo en las palabras de Cristo mismo. Precisamente la teología del cuerpo como ya hemos dicho se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo; se puede afirmar que el fin de la pedagogía del cuerpo está precisamente en hacer, ciertamente, que “las manifestaciones afectivas” sobre todo las “propias de la vida conyugal” estén en conformidad con el orden moral, o sea, en definitiva, con la dignidad de las personas. En estas palabras retorna el problema de la relación recíproca entre el “eros” y el “ethos “, de los que ya hemos tratado. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo, nos prepara también a las reflexiones ulteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor patricio » Mié Ene 01, 2014 9:41 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
El Papa nos dice que si la llamada de Cristo al “corazón” humano, y antes aún, su referencia al “principio” nos permite construir, o al menos, delinear una antropología, que podemos llamar “teología del cuerpo”, los enunciados de Cristo también contienen una pedagogía del cuerpo, expresada de modo conciso y, al mismo tiempo, muy completo. Tanto la respuesta dada a los fariseos con relación a la indisolubilidad del matrimonio, como las palabras del sermón de la montaña que se refieren al dominio de la concupiscencia, demuestran al menos indirectamente- que el Creador ha asignado al hombre como tarea el cuerpo, su masculinidad y feminidad; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo.
La teología del cuerpo, se convierte en el método fundamental de la pedagogía, o sea, de la educación del hombre desde el punto de vista del cuerpo en la plena consideración de su masculinidad y feminidad. Esa pedagogía puede ser entendida bajo el aspecto de una específica “espiritualidad del cuerpo”; efectivamente, el cuerpo, en su masculinidad o feminidad, es dado como tarea al espíritu humano y por medio de una adecuada madurez del espíritu se convierte también el en signo de la persona, de lo que la persona es consciente, y en auténtica “materia” en la comunión de las personas. En otros términos: el hombre, a través de su madurez espiritual, descubre el significado esponsalicio del propio cuerpo. Las palabras de Cristo en el sermón de la montaña indican que la concupiscencia de por sí, no revela al hombre ese significado, sino que, al contrario, lo ofusca y oscurece. El conocimiento puramente “biológico” de las funciones del cuerpo como organismo unidas con la masculinidad y feminidad de la persona humana, es capaz de ayudar a descubrir el auténtico significado esponsalicio del cuerpo, solamente si va unido a una adecuada madurez espiritual de la persona humana.

Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
La teología del cuerpo es necesaria para una comprensión adecuada de las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, cuyas bases hemos buscado sobre todo en las palabras de Cristo mismo. Precisamente la teología del cuerpo como ya hemos dicho se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo; se puede afirmar que el fin de la pedagogía del cuerpo está precisamente en hacer, ciertamente, que “las manifestaciones afectivas” sobre todo las “propias de la vida conyugal” estén en conformidad con el orden moral, o sea, en definitiva, con la dignidad de las personas. En estas palabras retorna el problema de la relación recíproca entre el “eros” y el “ethos “, de los que ya hemos tratado. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo, nos prepara también a las reflexiones ulteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor Maria 2 » Jue Ene 02, 2014 5:19 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?

Cristo llama al corazón humano y le hace referencia la principio permite delinear una antropología, ésta teología es a la vez, pedagogía. La pedagogía va hacia la educación del hombre, proponiendo el camino que lleva como hijo de Dios. La pedagogía del cuerpo indicada por Jesucristo, expresa la búsqueda de la plenitud humana propuesta por el Creador asignándole al hombre como tarea en la masculinidad y feminidad la dignidad de la persona y también el signo transparente de la comunión interpersonal. El Creador al poner ante el hombre y la mujer las exigencias de las tareas que le han sido confiadas indica los caminos que llevan a asumirlas y a llevarlas a cabo.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo?

La teología del cuerpo fundamenta el método idóneo de la pedagogía del cuerpo, que es la educación del hombre. Esto para el hombre contemporáneo que en la actualidad conoce muy bien las funciones del cuerpo como organismo, las funciones vinculadas a la masculinidad y a la feminidad de la persona humana. Pero esta ciencia está basada en la separación, o sea, entre lo que en él es cuerpo y lo que es espíritu. Al ser un conocimiento tan unilateral de las funciones del cuerpo no es difícil llegar a tratar el cuerpo de manera sistemática, en este caso el hombre deja de identificarse con el propio cuerpo, porque se le priva de la dignidad que se deriva del hecho de que este cuerpo es precisamente de la persona.

¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?

La teología del cuerpo se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo. Se puede afirmar que el fin de esta pedagogía del cuerpo está precisamente en hacer que las manifestaciones afectivas propias de la vida conyugal sean de acuerdo con el orden moral y con la dignidad de las personas. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo nos prepara también para las reflexiones posteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y particularmente de la vida matrimonial.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor Silviamaria » Dom Ene 05, 2014 3:22 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo? ¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del cuerpo. Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del magisterio?

La relación entre Teología del Cuerpo y Pedagogía del Cuerpo se explica por la comprensión entre el amor, la sexualidad y el cuerpo. Los conocimientos nos sirven para estar al tanto más cómo son las personas y entender a la pareja como ser humano. Es importante la teología porque es como la plataforma sobre la que se afirma la relación conyugal basada en los valores morales, el respeto al varón y a la mujer de acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia. La pareja debe conocerse y entenderse no solo corporal sino también espiritualmente.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Mar Ene 07, 2014 11:13 am

La teología del cuerpo, se convierte en el método fundamental de la pedagogía, en la educación del hombre desde el punto de vista del cuerpo en la plena consideración de su masculinidad y feminidad. El hombre, a través de su madurez espiritual, descubre el significado esponsalicio del propio cuerpo. Las palabras de Cristo en el sermón de la montaña indican que la concupiscencia de por sí, no revela al hombre ese significado, sino que, al contrario, lo ofusca y oscurece. El conocimiento puramente "biológico" de las funciones del cuerpo como organismo unidas con la masculinidad y feminidad de la persona humana, es capaz de ayudar a descubrir el auténtico significado esponsalicio del cuerpo, solamente si va unido a una adecuada madurez espiritual de la persona humana. Sin esto, ese conocimiento puede tener efectos incluso opuestos; y esto lo confirman múltiples experiencias de nuestro tiempo.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor Jeanette Palacios » Mar Ene 07, 2014 11:38 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
La Teologia del cuerpo es la llamada que hace Jesus al Corazon humano haciendo referencia al principio al hombre de todo tiempo y lugar es la historia del bien y del mal y al mismo tiempo la historia de la salvacion.
La Pedagogia del cuerpo tiende a educar al hombre poniendole las exigencias, y tambien lo motiva e indica el camino que lo lleva a su realizacion.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo.
Porque con ella conocemos las funciones del cuerpo como organismo y la teologia del cuerpo es a su vez pedagogia del cuerpo es la educacion del hombre desde el punto de vista del cuerpo, en la concideracion de la masculinidad y feminidad especificamente en lo espiritual. El hombre atravez de su madurez spiritual descubre el significado esposalicio del cuerpo.

Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
Es necesaria porque atravez de la teologia del cuerpo logramos entender las palabras de Jesus y el mensaje primordial que es la dignidad del matrimonio y la familia. Cristo nos ensena sobre la indisolubilidad del matrimonio, la pureza del Corazon, y el dominio de la concuspiscencia de la carne.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor NELSON » Mié Ene 08, 2014 3:18 pm

Pregunta:
¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
Cristo con la llamada al “corazón” humano, y su referencia al “principio” permite delinear una antropología, la que hemos venido llamando “teología del cuerpo”, ésta teología es, a la “vez, pedagogía. La pedagogía propende hacia la educación del hombre, proponiendo las exigencias e indicando los caminos que llevan a la realización plena como hijo de Dios. Los postulados de Cristo también tienen este fin. La pedagogía del cuerpo propuesta por Jesús, expresa de modo conciso y completo la búsqueda de la plenitud humana. Esa plenitud en el desarrollo del ser ha sido propuesta por el Creador que le ha asignado al hombre como tarea el cuerpo; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don universal del hombre.

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo.
La teología del cuerpo fundamenta el método idóneo de la pedagogía del cuerpo, es decir, de la educación (más aún, de un proceso de autoeducación) del hombre. Esto para el hombre contemporáneo, cuyos conocimientos en el campo de la biología y fisiología así como en biomedicina han progresado mucho. El hombre en la actualidad conoce bien las funciones del cuerpo como organismo, las funciones vinculadas a la masculinidad y a la feminidad de la persona humana. Pero esta ciencia de por sí no desarrolla todavía la conciencia del cuerpo como signo de la persona, como manifestación del espíritu. Esos conocimientos están basado sobre la separación, en el hombre, entre lo que en él es corpóreo y lo que es espiritual. Al servirse de un conocimiento tan unilateral de las funciones del cuerpo como organismo no es difícil llegar a tratar el cuerpo, de manera más o menos sistemática, como objeto de manipulación; en este caso el hombre deja, por así decirlo, de identificarse subjetivamente con el propio cuerpo, porque se le priva del significado y de la dignidad que se derivan del hecho de que este cuerpo es precisamente de la persona. Nos hallamos aquí en la frontera de problemas que frecuentemente exigen soluciones fundamentales, imposibles sin una visión integral del hombre.

Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
La teología del cuerpo se convierte en el método fundamental de toda la pedagogía cristiana del cuerpo. Haciendo referencia a las palabras citadas, se puede afirmar que el fin de la pedagogía del cuerpo está precisamente en hacer que “las manifestaciones afectivas” y fundamentalmente las “propias de la vida conyugal” sean concordantes con el orden moral, y especialmente con la dignidad de las personas. La teología, entendida como método de la pedagogía del cuerpo, nos prepara también a las reflexiones ulteriores sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor maguie » Dom Ene 12, 2014 2:17 pm

La relación entre Teología del cuerpo y pedagogía del cuerpo la explica el Papa como enseñar y entender la importancia del cuerpo humano ya que al mostrar al hombre el modo en que fue hecho su cuerpo y la dignidad a la que ha sido elevado, le enseña cómo ha de ser tratado para corresponder a esa dignidad. Así la Teología del cuerpo se convierte en pedagogía, cuyo objetivo es educar.
La base que da la Teología del cuerpo es importante porque hace al hombre comprender la importancia del cuerpo humano al comprender la dignidad que le ha sido conferida y por lo tanto tratarlo como una parte integrante de la persona, compuesta por cuerpo y espíritu. La Teología el cuerpo le da su correcto lugar, sin elevarlo ni menospreciarlo.

La Teología del cuerpo es necesaria para comprender las exigencias morales del Magisterio de la Iglesia porque precisamente le da al cuerpo su lugar, explica cómo ha de tratarse y usarse y la dignidad que se le ha conferido y elimina el peligro de tratarlo como un mero 'bien material'. Cuando el hombre entiende qué es verdad su cuerpo comprende que las normas morales le exijan tratarlo de cierta manera, respetándolo, tanto el propio cuerpo como el de los que le rodean.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor maguie » Dom Ene 12, 2014 2:17 pm

La relación entre Teología del cuerpo y pedagogía del cuerpo la explica el Papa como enseñar y entender la importancia del cuerpo humano ya que al mostrar al hombre el modo en que fue hecho su cuerpo y la dignidad a la que ha sido elevado, le enseña cómo ha de ser tratado para corresponder a esa dignidad. Así la Teología del cuerpo se convierte en pedagogía, cuyo objetivo es educar.
La base que da la Teología del cuerpo es importante porque hace al hombre comprender la importancia del cuerpo humano al comprender la dignidad que le ha sido conferida y por lo tanto tratarlo como una parte integrante de la persona, compuesta por cuerpo y espíritu. La Teología el cuerpo le da su correcto lugar, sin elevarlo ni menospreciarlo.

La Teología del cuerpo es necesaria para comprender las exigencias morales del Magisterio de la Iglesia porque precisamente le da al cuerpo su lugar, explica cómo ha de tratarse y usarse y la dignidad que se le ha conferido y elimina el peligro de tratarlo como un mero 'bien material'. Cuando el hombre entiende qué es verdad su cuerpo comprende que las normas morales le exijan tratarlo de cierta manera, respetándolo, tanto el propio cuerpo como el de los que le rodean.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor RoxanaGomez25 » Jue Ene 16, 2014 10:51 am

El Papa explica la relación entre Teología del cuerpo y pedagogía del cuerpo, en base al análisis del sermón de Cristo en Mt 5, 27-27 en la montaña, que se refiere a todo hombre de tiempo y lugar, apela a su corazón en donde se inscribe la trama esencial de su historia del bien y del mal, y al mismo tiempo la historia de la salvación, cuya palabra es del Evangelio y fuerza el Espíritu Santo. En esta llamada al corazón y hace referencia al principio es lo que permite construir la teología del cuerpo que a la vez es pedagogía, porque esta tiende a educar al hombre, indicando los caminos para llevarlo a su realización, estos enunciados también tienen este fin pedagógico, es pedagogía del cuerpo. Se refieren al dominio de la concupiscencia, muestran como el Creador asigna como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y la comunión interpersonal. La teología del cuerpo, es la base porque funda la pedagogía es decir la educación, autoeducación del hombre. Pero en una visión integral. La teología del cuerpo se convierte en el método fundamental de la pedagogía, es decir la educación del hombre desde su masculinidad y feminidad, bajo la espiritualidad del cuerpo, y el hombre a través de su madurez espiritual descubre el sentido esponsalicio del cuerpo. Entendiendo esta teología entonces se entienden las exigencias morales del Magisterio, se interpretan mejor y se aplican a la práctica, que es poner de relieve las palabras de Cristo para llevarlas a dar fruto de vida.
RoxanaGomez25
 
Mensajes: 124
Registrado: Lun Jun 10, 2013 7:48 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor Rutilo De Los Santos » Jue Ene 16, 2014 7:42 pm

Pregunta.-¿Como explica el Papa la relacion entre Teologia del cuerpo y pedagogia del cuerpo?
R= El explica que las palabras de Cristo no tenian otra finalidad que la valoracion de la dignidad del matrimonio y de la familia,tanto en la Constitucion pastoral Gaudium et Spes parte II cap I,como en la Enciclica Humanae Vitae.Aqui las enunciaciones de la iglesia ( Magisterio Supremo),tienden a actualizar las palabras de Cristo,segun la Teologia del cuerpo el cuerpo humano es una manifestacion del espiritu y como signo de la persona, y en la Pedagogia del cuerpo se trata de la autoeducacion del cuerpo,donde el ser humano se va educando hasta tener una adecuada madurez espiritual para que sea entendida como desarrollo de la espiritualidad del cuerpo
¿Por que es tan importante la base que da la Teologia del cuerpo?
R= La Teologia del cuerpo,se convierte en el metodo fundamental de la Pedagogia del cuerpo,o sea de la educacion del hombre(varon y hembra)donde las manifestaciones afectivas,sobre todo las propias de la vida conyugal,esten en conformidad con el orden moral o sea con la dignidad de las persona.
¿Porque es necesaria la Teologia del cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
R= El autor de la Enciclica Humanae Vitae (Pablo VI) al hablar de las exigencias morales cristianas,presenta al mismo tiempo la posibilidad de cumplirlas,cuando escribe:El dominio del instinto mediante la razon y la voluntad libre,impone sin ningun genero de duda una ascetica conyugal donde los esposos hacen el esfuerzo en conjunto,para que las manifestaciones afectivas propias del matrimonio esten en conformidad con el orden recto, y particularmente para observar la continencia periodica.Esta disciplina,propia de la pureza de los esposos,lejos de perjudicar el amor coyugal le confiere un valor humano mas sublime.
Rutilo De Los Santos
 
Mensajes: 45
Registrado: Mar Ago 13, 2013 5:22 pm
Ubicación: San Nicolás de los Garza. Nuevo León México

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor yaluz » Vie Ene 24, 2014 8:42 pm

¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo? ¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo. Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo?
R:
Para Juan Pablo II la Teología del Cuerpo se relaciona con pedagogía del Cuerpo porque al igual que Jesús, va dirigida a educar al hombre, al exigir, motivar e indicar las estrategias (caminos) para que este hombre se realice. Se puede observar muy bien esto en los estudios que hemos realizado, por ejemplo en la respuesta que le da Jesús a los fariseos sobre el matrimonio, también en el Sermón de la Montaña sobre la concupiscencia. Dice el autor “que el Creador ha asignado al hombre como tarea el cuerpo, su masculinidad y feminidad; y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto sentido, como tarea su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la “comunión” interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí. Al poner ante el hombre las exigencias conformes a las tareas que le han sido confiadas el Creador indica, a la vez, al hombre, varón y mujer, los caminos que llevan a asumirlas y a realizarlas.”

¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo?
R:
Su importancia radica en que son revelaciones que parten de las palabras de Jesucristo, Cristo hablaba al hombre de todo tiempo y lugar; las enunciaciones de la Iglesia tienden a actualizar las palabras de Cristo y, por esto, deben interpretarse según la clave de esa teología y de esa pedagogía que resalta al hombre sujeto, integral, de cuerpo y espíritu que puede descubrir el significado esponsalicio del cuerpo, si alcanza su madurez espiritual, lo que incidiría notablemente en la dignidad de la persona, en el matrimonio y la familia y por ende en la sociedad.
¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?
R:
Es muy necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio, diríamos que imprescindible y de gran prioridad para darle la verdadera valoración al matrimonio y a la familia como instituciones básicas para el desarrollo social del hombre, que como sabemos es cuerpo y espíritu. En la actualidad dichas instituciones, observamos, están en verdadera crisis por lo que urge la formación del hombre, su educación sobre el cuerpo considerando su masculinidad y feminidad como tarea al espíritu humano. En lo referente al amor conyugal, la pedagogía del cuerpo tiene como fin que este afecto esté en conformidad con la dignidad de las personas y nos induce a reflexionar sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular de la vida matrimonial.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 59. La dignidad del matrimonio y de la familia

Notapor b. gabriel reyes reyes » Mar Ene 28, 2014 7:29 pm

[b]¿Cómo explica el Papa la relación entre Teología del Cuerpo y pedagogía del Cuerpo? [/b]
[i]La Teología del Cuerpo pone ante el hombre, como verdad antropológica, las exigencias que conlleva el cumplimiento de la tarea, asignada por el Creador, en su cuerpo, signo de la persona y manifestación del espíritu. El Papa, Paulo VI, al hablar de las exigencias propias de la moral cristiana, siguiendo una pedagogía cristiana del cuerpo, motiva su cumplimiento: exige un esfuerzo continuo, encaminado al domino del instinto, con la razón y la voluntad, para lograr que "las manifestaciones afectivas" -sobre todo las "propias de la vida conyugal"- estén en conformidad con el orden moral, o sea, con la dignidad de las personas. Este esfuerzo confiere al amor conyugal un valor humano más sublime, enriquece a los cónyuges de valores espirituales y los conduce al desarrollo íntegro de su personalidad.[/i]

[b]¿Por qué es tan importante la base que da la Teología del Cuerpo? [/b]
[i]La base que da la Teología del Cuerpo es importante porque aporta una visión integral del hombre -varón y mujer-, enriquece, además, la reflexión sobre la sacramentalidad de la vida humana y, en particular, de la vida matrimonial. Esta visión integral fundamenta las soluciones que demandan los problemas -concernientes a su cuerpo, a la dignidad del matrimonio y de la familia- que enfrenta el hombre contemporáneo, en sus particulares circunstancias.[/i]

[b]¿Por qué es necesaria la Teología del Cuerpo para entender las exigencias morales del Magisterio?[/b]
[i]Porque las exigencias morales del Magisterio son normativas. Su pleno cumplimiento se basa en su aceptación voluntaria producto de una comprensión fundada en la interpretación de tales exigencias según la clave de la Teología del Cuerpo. De otra forma se tendría un cumplimiento de a norma por la norma, sin una aceptación voluntaria, ajeno a la esencia del "hombre".[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], eapedPaf, Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |