62. Límites éticos en la obra de arte

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor pilar calva » Mar Oct 22, 2013 10:30 pm

(29-IV-81/3-V-81)

1. Hemos dedicado ya una serie de reflexiones al significado de las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña, en el que exhorta a la pureza de corazón, llamando la atención incluso sobre la “mirada concupiscente”. No podemos olvidar estas palabras de Cristo aun cuando se trata de la vasta esfera de la cultura artística, sobre todo la de carácter visual y espectacular, así como cuando se trata de la esfera de la <i> cultura “de masas”</i> -tan significativa para nuestros tiempos-, vinculada con el uso de las técnicas de divulgación de la comunicación audiovisual. Hemos dicho últimamente que a la citada esfera de la actividad del hombre se le acusa a veces de “pornovisión”, así como en relación a la literatura se lanza la acusación de “pornografía”. El uno y el otro hecho tiene lugar cuando se sobrepasa el límite de la vergüenza, o sea, de la sensibilidad personal respecto a lo que se relaciona con el cuerpo humano, con su desnudez, cuando en la obra artística, mediante las técnicas de producción audiovisual, se <i> viola el derecho a la intimidad del cuerpo</i> en su masculinidad o feminidad y -en último análisis- cuando se viola esa íntima y constante <i> destinación al don y al recíproco darse</i>, que esta inscrita en aquella feminidad y masculinidad a través de toda la estructura del ser-hombre. Esa profunda inscripción, más aún, incisión, decide sobre el significado esponsalicio del cuerpo, es decir, sobre la fundamental llamada que éste recibe a formar una “comunión de personas” y a participar en ella.

2. Es obvio que en las obras de arte, así como en los productos de la reproducción artística audiovisual, la citada constante destinación al don, es decir, esa profunda inscripción del significado del cuerpo humano, puede ser violada sólo en el orden intencional de la reproducción y de la representación; se trata en efecto -como ya se ha dicho precedentemente- del cuerpo humano como modelo o tema. Sin embargo, si el sentido de la vergüenza y la sensibilidad personal quedan en tales casos ofendidos, ello acaece a causa de su transferencia a la <i> dimensión de la “comunicación social”</i>, por tanto a causa de que se convierte, por decirlo así, en propiedad pública lo que, en el justo sentir del hombre, pertenece y debe pertenecer estrechamente a la relación interpersonal, lo que está ligado -como se ha puesto de relieve ya antes- a la <i> “comunión misma de las personas”</i>, y en su ámbito corresponde a la verdad integral sobre el hombre.
En este punto no es posible estar de acuerdo con los representantes del así llamado naturalismo, los cuales creen tener derecho a “todo lo que es humano”, en las obras de arte y en los productos de la reproducción artística, afirmando que actúan de este modo en nombre de la verdad realista sobre el hombre. Precisamente es esta verdad sobre el hombre -la verdad <i> entera</i> sobre el hombre- la que exige tomar en consideración tanto el sentido de la intimidad del cuerpo como la coherencia del don vinculado a la masculinidad y feminidad del cuerpo mismo, en el que se refleja el misterio del hombre, precisamente de la estructura interior de la persona. Esta verdad sobre el hombre debe tomarse en consideración también en el orden artístico, si queremos hablar de realismo pleno.

3. En este caso se constata, pues, que la regularidad propia de la “comunión de las personas” concuerda profundamente con el área vasta y diferenciada de la “comunicación”. El cuerpo humano en su desnudez -como hemos afirmado en los análisis anteriores (en los que nos hemos referido a Génesis 2, 25)-, entendido como una manifestación de la persona o como su don, o sea signo de entrega y de donación a la otra persona, consciente del don, persuadida y decidida a responder a él de modo igualmente personal, se convierte en fuente de una “comunicación” interpersonal particular. Como ya se ha dicho, ésta es una comunicación particular en la humanidad misma. Esa comunicación interpersonal penetra profundamente en el sistema de la comunión (communio personarum), al mismo tiempo crece de él y se desarrolla correctamente en su ámbito. Precisamente <i> a causa del gran valor del cuerpo en este sistema de “comunión”</i> interpersonal, <i> el hacer del cuerpo</i> en su desnudez -que expresa exactamente “el elemento” del don- el objeto-tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual, es un problema no sólo de naturaleza estética, sino, al mismo tiempo de naturaleza ética. En efecto, ese “elemento del don” queda suspendido, por decirlo así, en la dimensión de una recepción incógnita y de una respuesta imprevista, y con ello queda de algún modo intencionalmente “amenazado”, en el sentido de que puede convertirse en objeto anónimo de “apropiación”, objeto de abuso.

Precisamente por esto la verdad integral sobre el hombre constituye, en ese caso, la base de la norma según la cual se modela el bien o el mal de determinadas acciones, comportamientos, costumbres o situaciones. La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar.

4. Estos límites deben ser reconocidos y observados por el artista que hace del cuerpo humano objeto, modelo o tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual. Ni él ni otros responsables en este campo tienen el derecho de exigir, proponer o actuar de manera que otros hombres, invitados, exhortados o admitidos a ver, a contemplar la imagen, violen esos límites junto con ellos o a causa de ellos. Se trata de la imagen, en la que lo que en sí mismo constituye el contenido y el valor profundamente personal, lo que pertenece al orden del don y del recíproco darse de la persona a la persona, queda, como tema, desarraigado de su auténtico substrato, para convertirse, por medio de la comunicación social”, en objeto e incluso, en cierto sentido, en objeto anónimo.

5. Todo el problema de la “pornovisión” y de la “pornografía”, como resulta de lo que se ha dicho más arriba, <i> no es efecto de mentalidad puritana</i> ni de <i> estrecho moralismo</i>, así como no es producto de un pensamiento cargado de maniqueísmo. Se trata aquí de una importantísima, fundamental <i> esfera de valores</i>, frente a los cuales el hombre no puede quedar indiferente a causa de la dignidad de la humanidad, del carácter personal y de la elocuencia del cuerpo humano. Todos esos contenidos y valores, a través de las obras de arte y de la actividad de los medios audiovisuales, pueden ser modelados y profundizados, pero también pueden ser deformados y destruidos <i> “en el corazón”</i> <i> del hombre</i>. Como se ve, nos encontramos continuamente en la órbita de las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña. También los problemas que estamos tratando aquí se deben examinar a la luz de esas palabras, que consideran el “mirar” nacido de la concupiscencia como un “adulterio cometido en el corazón”.

Y por eso parece que la reflexión sobre estos problemas, importantes para “crear un clima favorable a la educación de la castidad”, constituye un anexo indispensable a todos los análisis anteriores que, en el curso de los numerosos encuentros de los miércoles, hemos dedicado a este tema.

Pregunta: La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras…
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor CasJor » Lun Ene 13, 2014 10:21 am

Límites éticos en la obra de arte
La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras…


El sexo y el cuerpo se han convertido en un producto de diversión y negocio. Las personas algunas veces sólo valoran a los demás por su capacidad de estimular y satisfacer sus apetitos sexuales. La pornografía contribuye a esta mentira y la promueve, y elimina el carácter sagrado de la relación sexual.

Para nuestra religión y según los preceptos sagrados citados por Cristo y algunos expuestos en el Antiguo Testamento, la sexualidad y el cuerpo en su dimensión sexuada tienen una dimensión tanto sagrada como moral (Génesis 2:22-25). Si algo es sagrado, lo separamos para un uso o propósito exclusivo. Dios aprobó la intimidad sexual para que sea sólo entre marido y mujer, y ellos deben mantener la pureza de esta intimidad sexual (Hebreos 13:4). La fidelidad, mantener este aspecto de nuestro cuerpo del uno para el otro, es una representación del amor exclusivo de Dios hacia su pueblo (1 Corintios 6:18-20; Efesios 5:25-28). Si se entiende de esta manera, la pornografía es una invasión de este espacio sagrado.

En el plano social, la pornografía presenta a los seres humanos como objetos de consumo en vez de personas hechas a imagen de Dios. La gente paga a otras personas para que ofrezcan su cuerpo para el entretenimiento y la estimulación de cualquiera que quiera mirar. El mensaje claro es que estas personas no son más que trozos de carne deshumanizadas. Esto se observa en los hábitos mentales. El habitual consumidor de pornografía empieza a ver como objeto a las mujeres u hombres. Como es de suponer, esto puede tener consecuencias devastadoras en el matrimonio, la familia, y la sociedad en general.

La pornografía hace que se vea su propio cuerpo con menos respeto, y puede producir la disminución de la satisfacción sexual en el plano de amor sacro. Puede llevar a una de las principales fuentes de conflicto en los matrimonios y también al aislamiento social. Se inmiscuye en el espacio sagrado destinado al esposo y la esposa y contamina la mente, creando expectativas para la intimidad sexual que son inherentemente egoístas.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Maria 2 » Lun Ene 13, 2014 4:43 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica? Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...

Las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña, en el que exhorta a la pureza de corazón, llamando la atención incluso sobre la "mirada concupiscente". Hemos dicho últimamente que a la citada esfera de la actividad del hombre se le acusa a veces de "pornovisión", así como en relación a la literatura se lanza la acusación de "pornografía". El uno y el otro hecho tiene lugar cuando se sobrepasa el límite de la vergüenza, o sea, de la sensibilidad personal respecto a lo que se relaciona con el cuerpo humano, con su desnudez, cuando en la obra artística, mediante las técnicas de producción audiovisual, se viola el derecho a la intimidad del cuerpo en su masculinidad o feminidad y -en último análisis- cuando se viola esa íntima y constante destinación al don y al recíproco darse, que esta inscrita en aquella feminidad y masculinidad a través de toda la estructura del ser-hombre. Esa profunda inscripción, más aún, incisión, decide sobre el significado esponsalicio del cuerpo, es decir, sobre la fundamental llamada que éste recibe a formar una "comunión de personas" y a participar en ella.

Es obvio que en las obras de arte, así como en los productos de la reproducción artística audiovisual, la citada constante destinación al don, es decir, esa profunda inscripción del significado del cuerpo humano, puede ser violada sólo en el orden intencional de la reproducción y de la representación; se trata en efecto -como ya se ha dicho precedentemente- del cuerpo humano como modelo o tema. Sin embargo, si el sentido de la vergüenza y la sensibilidad personal quedan en tales casos ofendidos, ello acaece a causa de su transferencia a la dimensión de la "comunicación social", por tanto a causa de que se convierte, por decirlo así, en propiedad pública lo que, en el justo sentir del hombre, pertenece y debe pertenecer estrechamente a la relación interpersonal, lo que está ligado -como se ha puesto de relieve ya antes- a la "comunión misma de las personas", y en su ámbito corresponde a la verdad integral sobre el hombre.

En este punto no es posible estar de acuerdo con los representantes del así llamado naturalismo, los cuales creen tener derecho a "todo lo que es humano", en las obras de arte y en los productos de la reproducción artística, afirmando que actúan de este modo en nombre de la verdad realista sobre el hombre.

El cuerpo humano en su desnudez -como hemos afirmado en los análisis anteriores (en los que nos hemos referido a Génesis 2, 25)-, entendido como una manifestación de la persona o como su don, o sea signo de entrega y de donación a la otra persona, consciente del don, persuadida y decidida a responder a él de modo igualmente personal, se convierte en fuente de una "comunicación" interpersonal particular. Como ya se ha dicho, ésta es una comunicación particular en la humanidad misma.

Estos límites deben ser reconocidos y observados por el artista que hace del cuerpo humano objeto, modelo o tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual. Ni él ni otros responsables en este campo tienen el derecho de exigir, proponer o actuar de manera que otros hombres, invitados, exhortados o admitidos a ver, a contemplar la imagen, violen esos límites junto con ellos o a causa de ellos. Se trata de la imagen, en la que lo que en sí mismo constituye el contenido y el valor profundamente personal, lo que pertenece al orden del don y del recíproco darse de la persona a la persona, queda, como tema, desarraigado de su auténtico substrato, para convertirse, por medio de la comunicación social", en objeto e incluso, en cierto sentido, en objeto anónimo.

Todo el problema de la "pornovisión" y de la "pornografía", como resulta de lo que se ha dicho más arriba, no es efecto de mentalidad puritana ni de estrecho moralismo, así como no es producto de un pensamiento cargado de maniqueísmo. Se trata aquí de una importantísima, fundamental esfera de valores, frente a los cuales el hombre no puede quedar indiferente a causa de la dignidad de la humanidad, del carácter personal y de la elocuencia del cuerpo humano. Todos esos contenidos y valores, a través de las obras de arte y de la actividad de los medios audiovisuales, pueden ser modelados y profundizados, pero también pueden ser deformados y destruidos "en el corazón" del hombre. Como se ve, nos encontramos continuamente en la órbita de las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña. También los problemas que estamos tratando aquí se deben examinar a la luz de esas palabras, que consideran el "mirar" nacido de la concupiscencia como un "adulterio cometido en el corazón".

COMENTARIO: En la actualidad el cuerpo y principalmente lo referente al sexo se han convertido en un producto de diversión y negocio y hay quienes se atreven a decir que si no estás dentro del tema activamente eres cavernícola, porque algunas personas solo valoran a los demás por su capacidad de estimular y satisfacer sus apetitos sexuales, y hemos de mencionar que la pornografía contribuye de gran manera a esta mentira y la promueve, eliminando el carácter sagrado de la relación sexual hombre – mujer en el sagrado matrimonio.

Para nosotros y según los preceptos sagrados de Cristo, la sexualidad y el cuerpo tienen una dimensión sagrada y moral, porque Dios aprobó esta intimidad sexual para que sea sólo entre marido y mujer y ellos deben mantener la pureza de esta intimidad.

Socialmente hablando la pornografía presenta a las personas como objetos de consumo en lugar de seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios. El consumidor de pornografía empieza a ver como objeto a las mujeres y hombres, y como es de suponer esto tiene consecuencias devastadoras en el matrimonio, en la familia, en los amigos y en la sociedad en general.

La pornografía hace que el propio cuerpo se vea con menos respeto, produce disminución de la satisfacción sexual, conflicto en el matrimonio, aislamiento social, contaminación de la mente creando expectativas para la intimidad sexual altamente egoístas porque solo se piensa en el placer personal, llevando incluso a cometer otro tipo de delitos.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor patricio » Lun Ene 13, 2014 10:33 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?

-Estos límites deben ser reconocidos y observados por el artista que hace del cuerpo humano objeto, modelo o tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual. Ni él ni otros responsables en este campo tienen el derecho de exigir, proponer o actuar de manera que otros hombres, invitados, exhortados o admitidos a ver, a contemplar la imagen, violen esos límites junto con ellos o a causa de ellos. Se trata de la imagen, en la que lo que en sí mismo constituye el contenido y el valor profundamente personal, lo que pertenece al orden del don y del recíproco darse de la persona a la persona, queda, como tema, desarraigado de su auténtico substrato, para convertirse, por medio de la comunicación social", en objeto e incluso, en cierto sentido, en objeto anónimo.

Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras?

-El problema de la "pornovisión" y de la "pornografía", es de un interés especial y fundamental en la esfera de valores, frente a los cuales el hombre no puede quedar indiferente a causa de la dignidad de la humanidad, del carácter personal y de la elocuencia del cuerpo humano.
Todos esos contenidos y valores, a través de las obras de arte y de la actividad de los medios audiovisuales, pueden ser modelados y profundizados, pero también pueden ser deformados y destruidos "en el corazón" del hombre.
Los problemas que estamos tratando aquí se deben examinar a la luz de esas palabras, que consideran el "mirar" nacido de la concupiscencia como un "adulterio cometido en el corazón"
y por eso es muy conveniente realizar una reflexión sobre estos temas, para "crear un clima favorable a la educación de la castidad" en la vida y en la educación social.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor virginia castro » Mar Ene 14, 2014 10:34 am

Virginia Castro #62

Todo el problema de la pornovision y de la pornografia que viene atacando la sociedad desde decadas atras, ha crecido con fuerza devastadora en toda la humanidad; los seres humanos se han ido degenerando mentalmente y por supuesto sus ideas van siendo algo normal en su vida y no les importa pasar una Buena educacion sexual como Dios manda a los hijos por que ya son objeto de una sociedad corrupta le dejan todo a las escuelas que hablando en el sistema Americano todo lo arreglan con pasar peliculas y ensenar que el cuerpo es de cada uno y que tienen derecho a hacer lo que sienten, una libertad absoluta donde la moral es ridicula.
Cuando se ve el cuerpo humano como obra de arte es bello siempre que exista moral al ver la obra y observemos nuestra naturaleza de la creacion intacta.
Muy importante volver nuestros ojos a la creacion y alejarnos del mundo perverso que manipula el mundo usando todos los medios de comunicacion para distorcionar y atraer a la vida de placer, ya que nuestros ojos hace que salgan instintos pecaminosos que se pueden evitar. Los medios de comunicacion Deben de ser para ayudar e informar no para destruir nuestra moral, y todo nuestro alrededor; entender y leer el Sermon de la Montana donde nos habla de la concumpiscencia por medio de nuestros ojos; analizar antes de tomar una decision aunque nos digan que somos de otro mundo, o estamos atrasados pero la vida con Dios es la unica que nos llevara a un punto sano y una moral decente basada en la creacion humana y con el proposito de la Vida Eterna.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor lindoro50 » Mar Ene 14, 2014 12:10 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II.

A considerar tanto el sentido de la intimidad del cuerpo como la coherencia del don vinculado a la masculinidad y feminidad del mismo, en el que se refleja el misterio del hombre, precisamente de la estructura interior de la persona. Esta verdad sobre el hombre debe tomarse en consideración también en el orden artístico, si hablamos de realismo pleno. El cuerpo humano en su desnudez, entendido como una manifestación de la persona y como su don, o sea, como signo de confianza y de donación a la otra persona que también está convencida de ese don y que está dispuesta a responder de ese mismo modo personal, se hace fuente de una particular ‘comunicación’ personal.

¿Qué explica?
El límite de la vergüenza, o sea, de la sensibilidad personal, respecto al cuerpo humano, a su desnudez; cuando en la obra artística o mediante las técnicas de la reproducción audiovisual se viola el derecho a la intimidad del cuerpo en su masculinidad o feminidad y –en último término- cuando se viola esa profunda ordenación del don y del recíproco donarse, que está inscrita en la feminidad y masculinidad a través de la entera estructura del ser del hombre.
En otras palabras, cuando el sentido de la vergüenza y de la sensibilidad resultan ofendidos porque se ha trasladado a la dimensión de comunicación social, de propiedad pública, lo que en el justo sentir del hombre pertenece a la relación interpersonal.

Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras…
El carácter sexual de la persona humana no sólo forma parte de su esencia, sino que le permite realizarse como persona genérica (masculino y femenino). El desarrollo de su sexualidad, forma parte de su desarrollo personal, se trata de un aspecto intrínseco de la persona. Hay que insistir que se trata de una característica de la persona, no del cuerpo: hombre y mujer los creó Dios. Pero este carácter tiene diversos aspectos: atracción sensible, afectividad, amor, que deben ser integrados para que no disgreguen a la persona y le impidan realizarse
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Silviamaria » Mar Ene 14, 2014 2:41 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él –precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia está afirmación de Juan Pablo II ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras…


En la actualidad el cuerpo es el centro de toda actividad en el mundo, para la moda, para la tv, el cine, la publicidad, experimentos, investigaciones, negocios, etc.
La pornografía entra en este campo cuando no hay valores bien definidos en los seres humanos. Se busca el mayor provecho personal sin valorar al individuo. No hay respeto ni en la familia, ni en la pareja, más aún en los negocios. Existen límites que no se respetan porque lo que se busca es el placer, muchos son indiferentes ante la dignidad de las personas.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor garu » Mar Ene 14, 2014 9:18 pm

El problema que se plantea con motivo del trato que se le da al cuerpo humano como representación artística, no ha de verse como una exageración de una mente puritana o moralista y, mucho menos, como una demostración de maniqueísmo, donde el cuerpo es el culpable de todo lo malo que existe en el mundo. Es un problema de valores y ante el cual no podemos, bajo ninguna excusa, ser indiferentes, por cuanto si bien como se dijera con anterioridad, pueden llegar a moldearse los valores que aportarían un marco a la actividad artística, no es menos cierto que los mismos pueden ser deformados o, en última instancia, destruidos o ignorados.
Todas estas consideraciones nos ponen cara a cara, con una vigencia abrumadora, con las palabras de Jesús en el Sermón de la Montaña, al equiparar el mirar con deseo al adulterio cometido con el corazón y no podemos obviar en ningún momento, que la verdad sobre el hombre nos obliga a considerar la intimidad del cuerpo como ligada estrechamente al don del mismo y, sin lugar a dudas, no es el artista, con la excusa de su arte, el llamado a traspasar los límites admisibles de presentar el cuerpo humano y exhortar a otros a traspasarlos igualmente, al contemplar una imagen.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Jeanette Palacios » Mié Ene 15, 2014 3:52 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar.

A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Juan Pablo II se refiere que no es licito sobrepasar los limites cuado se trata de la cultura artistica especialmente la visual y la cultura en masas que se refiere ala pornografia, comunicacion audiovisual.
Esto solo tiene hecho cuando sobrepasa el limite de la verguenza, se pierde la sensibilidad y respeto a todo lo que se refiere al cuerpo humano, no debemos permitir que se vea el cuerpo como un objeto de abuso.

Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras…

Atravez del arte de desnudarse para hacer pornografia y dejarnos ver como objeto visual y tambien nos dejamos arrastrar por el pecado al que Jesus en el sermon de la Montana lo describe como concuspiscencia. Dice muy claramente que el que mira a una mujer con deseos carnales ya adultero con ella en su Corazon. Por eso Jesus cuando ensena a sus discipulos apela al Corazon del hombre el cual cuando fuimos creados nacimos con el don de pureza al que Jesus quiere escudrinar y apelar a ese don divino para que el hombre no peque mas.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor mariaines » Jue Ene 16, 2014 4:20 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...
Al tema de la pornografía cuando no se tienen en cuenta los valores humanos y cristianos. El respeto y el tener conciencia de que somos templos del Espititu Santo es lo fundamental.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Mary Jo » Vie Ene 17, 2014 8:10 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
- El arte no debe sobrepasar los límites del respeto del cuerpo en su feminidad y masculinidad.
- Debe tener presente que la persona es un sujeto y no un objeto.
- La consideración de la intimidad del cuerpo.

Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...
La "pornovisión" y la "pornografía" es un problema debido a que ataca a la dignidad del hombre, en su carácter personal y a su cuerpo. El fin para lo que se utiliza es para deformar y destruir el corazón humano. Esto se entiende recordando que por el pecado tenemos la triple concupiscencia, entre ellas el “mirar a una mujer deseándola”, como Cristo explica es un “adulterio cometido en el corazón". Lo anterior aplica para el varón y la mujer.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Rutilo De Los Santos » Lun Ene 20, 2014 10:23 am

Pregunta.- La verdad sobre el hombre,sobre lo que en el -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo( feminidad- masculinidad),es particularmente personal e interior,crea aqui limites claros que no es licito sobrepasar.A que hace referencia esta afirmacion ¿Que explica?
R= Todo ser humano tiene derecho propio a vivir su intimidad en cuanto se refiere a la desnudez de su cuerpo.En las obras de arte tanto en las de reproduccion audiovisual como en las que usan modelos de varones y mujeres vivos no se puede violar este derecho a la intimidad,aqui tiene mucho que ver los valores eticos tanto de los artistas como de los modelos y no pueden ofender a la moral publica ya que hay obras de arte que provocan pasiones desordenadas en el corazon del ser humano( varon- mujer), debido a la concupiscencia en el mirar,y cometerian adulterio en el corazon
Rutilo De Los Santos
 
Mensajes: 45
Registrado: Mar Ago 13, 2013 5:22 pm
Ubicación: San Nicolás de los Garza. Nuevo León México

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor maguie » Lun Ene 20, 2014 3:21 pm

El Papa hace referencia a los límites en los cuales un artista ha de detenerse para hacer que su obra respete la vergüenza del hombre, aquélla que le hace guardar su intimidad y las manifestaciones propias de su masculinidad o feminidad de la mirada indiscreta de otro. Y esto porque este cuerpo con todas sus manifestaciones físicas y somáticas están hechos para la mutua donación, para la unidad de las personas. No debe exponerse esa intimidad porque se pierde ese sentido de donación exclusiva a otro/a y se convierte en objeto que puede ser observado y usado para otros fines para los que fue creado. Además, la exaltación de la belleza del cuerpo humano no necesita llegar a ciertos esos de exposición para poder ser admirada.

El párrafo 5 se refiere a que el trato que recibe el cuerpo en los medios puede ayudar a la educación de la persona, pero también deformar la visión que esa persona tenga sobre el cuerpo. Por esto es necesario siempre tomar en cuenta las palabras que Cristo pronunció en el Sermón de la Montaña y aprender a 'mirar' con la pureza en el corazón.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor NELSON » Sab Ene 25, 2014 2:26 pm

Pregunta:
La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...

Pregunta:
La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...
El hombre no puede quedar indiferente a causa de la dignidad de la humanidad, del carácter personal y de la elocuencia del cuerpo humano. Lo que debemos de tener presente son los VALORES, ante lo cual no podemos ser indiferentes por la dignidad del hombre como humano. Todos los contenidos en los medios audiovisuales pueden ser modelados y profundizados, como también pueden ser distorsionados para el corazón del hombre. Por lo anterior, debemos de considerar el "mirar" nacido de la concupiscencia como un "adulterio cometido en el corazón".
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor Dolovalencia » Mar Ene 28, 2014 2:56 pm

En las obras de arte y reproducción artística y audiovisual puede ser violada la verdad entera sobre el hombre sólo en el orden intencional de la reproducción y de la representación audiovisual. La verdad entera sobre el hombre la que exige tomar en consideración el sentido de la intimidad del cuerpo y la coherencia del don vinculado a la masculinidad y feminidad del cuerpo. El cuerpo humano en su desnudez entendido como un don signo de entregaba la otra persona se convierte en fuente de comunicación ínterpersonal. Esta comunicación penetra profundamente en el sistema de comunicación. Precisamente en esta verdad sobre la que particularmente personal e interior, se crean límites que no es lícito sobrepasar. Estos límites deben ser reconocidos por el artista que hace del cuerpo humano un objeto.
El problema de pornovision o pornografía no es un efecto de mente puritana ni estrecho moralismo; se trata de una importantísima esfera de valores. Todos eso contenidos y valores a travez de las obras de arte y medios de audiovisuales pueden ser moderados y profundizados pero también deformados y destruidos en el corazón del hombre.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Mié Ene 29, 2014 7:55 pm

En las obras de arte, así como en los productos de la reproducción artística audiovisual, esa profunda inscripción del significado del cuerpo humano, puede ser violada sólo en el orden intencional de la reproducción y de la representación; del cuerpo humano como modelo o tema. El hombre, pertenece y debe pertenecer estrechamente a la relación interpersonal, lo que está ligado, a la "comunión misma de las personas", y en su ámbito corresponde a la verdad integral sobre el hombre. El cuerpo humano en su desnudez, entendido como una manifestación de la persona o como su don, o sea signo de entrega y de donación a la otra persona, consciente del don, persuadida y decidida a responder a él de modo igualmente personal, se convierte en fuente de una "comunicación" interpersonal particular y en una comunicación particular en la humanidad misma. Esa comunicación interpersonal penetra profundamente en el sistema de la comunión y al mismo tiempo crece de él y se desarrolla correctamente en su ámbito, por lo que el objeto-tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual, es un problema no sólo de naturaleza estética, sino, al mismo tiempo de naturaleza ética. Ese "elemento del don" queda suspendido, en la dimensión de una recepción incógnita y de una respuesta imprevista, y con ello queda de algún modo intencionalmente "amenazado", en el sentido de que puede convertirse en objeto anónimo de "apropiación", objeto de abuso.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor RoxanaGomez25 » Sab Feb 01, 2014 10:41 am

Se refiere a que se debe de considerar siempre la dignidad del ser humano, considerar para que es su cuerpo, su sexo, masculinidad y feminidad pero considerar su interior, no puede pasar a objetivizarse, se trata de los valores que hay que tener en cuenta para no pasar los límites y esto no es ser moralista, es respetar, vivir la santidad, aprender a vivir la castidad, para que exista elocuencia en la dignidad y el cuerpo de la persona.
RoxanaGomez25
 
Mensajes: 124
Registrado: Lun Jun 10, 2013 7:48 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor yaluz » Sab Feb 01, 2014 9:49 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
R:
Juan Pablo II en esta afirmación hace referencia precisamente a los valores que el artista puede transmitir a través de su obra y que al carecer de ellos, pueden ser “deformados y destruidos en el corazón del hombre” por lo que hace un llamado a no ser indiferente cuando se quebranta la dignidad de la humanidad, al no respetar el carácter personal y la elocuencia del cuerpo humano.
El Santo Padre hace énfasis en que el don reciproco, la comunión entre personas, entra perfectamente en el tema comunicacional, porque es una comunicación interpersonal, privada, intima, entre uno y otro cuerpo, sujetos, más no objetos, porque existe la aprobación, aceptación de ambos. Todo lo contrario ocurre, cuando los no valores transmitidos por el autor de la obra, cuya imagen, evoca lo que pertenece al don reciproco, es convertida en objeto (no sujeto) al ser parte de una comunicación social, sin receptor determinado, esto es lo que el Papa dice que sobrepasa el limite de la vergüenza, es decir, el significado esponsalicio del cuerpo se pierde y ese don de darse recíprocamente, pasa a ser un simple objeto anónimo de propiedad pública, lo que nos lleva pensar directamente en Jesús y el Sermón de la Montaña cuando el “mirar” se convierte en un “adulterio cometido en el corazón”.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor mari_pily » Sab Feb 01, 2014 10:29 pm

La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él - precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo ( feminidad- masculinidad)
es particularmente personal e interior, crea aquí limites claros que no es licito sobrepasar, A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo I. ¿Qué explica?
Explica que todo lo que encierra la palabra hombre debe ser , como bien dice " personal e interior ", no social ni exterior ya que esto nos lleva a una vida publica, sin valores y sin limites.
Numero 5.
La porno visión y la pornografía se han ido dando por la falta de valores y por dejarnos llevar por los demás que no tiene escrúpulos y que han ido cambiando poco a poco la mentalidad de algunos sobre sexo y sexualidad, han ido distorsionando la verdadera información del cuerpo y lo han ido presentando de una manera vulgar y sin respeto para nadie ni para las personas que pensamos de manera seria y que por lo tanto tratamos de respetar nuestro cuerpo l.o mejor posible pues creemos que es una obra divina
mari_pily
 
Mensajes: 105
Registrado: Dom Jun 09, 2013 4:42 pm

Re: 62. Límites éticos en la obra de arte

Notapor b. gabriel reyes reyes » Jue Feb 06, 2014 9:24 pm

[b]La verdad sobre el hombre, sobre lo que en él -precisamente a causa de su cuerpo y de su sexo (feminidad-masculinidad)- es particularmente personal e interior, crea aquí límites claros que no es lícito sobrepasar. A qué hace referencia esta afirmación de Juan Pablo II. ¿Qué explica?
Lee con detenimiento el número 5 y explícalo con tus palabras...[/b]

[i]Esta afirmación de Juan Pablo II hace referencia a que la norma base para evaluar la moralidad de determinadas acciones es la verdad entera sobre el hombre, su dignidad. Hacer del cuerpo humano el objeto-tema de la obra de arte o de la reproducción audiovisual, puede destruir o profundizar, “en el corazón del hombre”, los valores esenciales de la persona humana. El cuerpo humano en su desnudez – masculinidad o feminidad- pertenece a la intimidad del hombre, es signo de entrega y de donación a otra persona. El artista no debe desarraigar lo que pertenece al orden del don, fuente de comunicación interpersonal, y exponerlo como objeto anónimo de apropiación.

Lo expuesto por el Papa Juan Pablo II explica cómo las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña se aplican al ámbito de la cultura artística – de carácter visual y espectacular- y al de la “cultura de masas” –comunicación audiovisual.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |