Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

En este curso, haremos un recorrido turístico-religioso por los Santos Lugares, conoceremos y comprenderemos cómo conviven las tres grandes religiones monoteístas en Tierra Santa: Cristianismo Judaísmo e Islam, sus costumbres y tradiciones, visitaremos los lugares de la vida de Cristo y la Santísima Virgen.

Conjuntamente al curso de turismo religioso, que se enviará cada semana por correo y se desarrollará en el foro como hacemos habitualmente, cada domingo nos uniremos a la plataforma de http://www.evangelizaciondigital.org/encuentros-on-line/tierra-santa/ Evangelización Online para peregrinar por los lugares que vayamos visitando y conocer la Tierra Santa, de primera mano, con guías conocedores de los lugares santos, y además con materiales de estudio y de formación.

Fecha de inicio
2 de septiembre de 2013

Fecha final:
22 diciembre 2013

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, Moderadores Animadores

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor ayga127 » Dom Dic 01, 2013 5:46 pm

Plaza y entrada de la Basílica de la resurrección

A través de las estrechas calles del Suk de la Ciudad Vieja, llenas de vendedores, souvenir religiosos y peregrinos curiosos, se llega casi sin darse cuenta delante de la entrada de la basílica del Santo Sepulcro. Ante una placeta empedrada rodeada de edificios se abre la fachada de la iglesia cruzada con sus entradas, de las que sólo la de la izquierda permanece abierta, sobre las que se encuentran el mismo número de ventanas enmarcadas por arcos ligeramente puntiagudos y elaborados con motivos vegetales.

En la época cruzada, las dos puertas estaban adornadas por lunetas decoradas: la de la derecha tenía un mosaico con la figura de la Virgen María, la de la izquierda todavía conserva las huellas del opus sectile realizado con preciosos mármoles esculpidos. Cuando terminaron la fachada, los cruzados añadieron el campanil en la esquina izquierda de la plaza, que en la actualidad se encuentra sin las plantas superiores que se derrumbaron en 1545. Por la derecha, una escalinata abierta lleva hasta un pórtico cubierto por una pequeña cúpula cilíndrica, el original acceso exterior al Calvario, después transformado en la pequeña Capilla de los Francos, de propiedad Latina, dedicada a la Virgen Adolorada.

Entrando en el patio, a lo largo de las gradas que llevan hasta el empedrado, todavía se pueden ver las bases de las columnas que sostenían el pórtico cruzado. Las columnas se enviaron como regalo a la Meca por deseo de los Corasmios en 1244. Por los laterales este y oeste del patio se abren las entradas a las capillas griego-ortodoxas, armenias y etíopes, además de al convento griego que se extiende por el lado oriental.

El único acceso al Santuario, con los dos batientes de madera del portón del tiempo de Saladino, está custodiado por dos familias musulmanas, Judeh y Nuseibeh, que cumpliendo los mismos gestos enseñados de padre a hijo, realizan cada mañana y cada tarde el ritual de apertura y cierre del exterior de la basílica.

Una vez que se cruza el umbral, a la izquierda se encuentra todavía un banco, el “sillón usada por los porteros musulmanes”, donde hoy se sientan los peregrinos y los religiosos de las Comunidades al servicio de la basílica.

Imagen


Fuente: custodia Terrae Sanctae
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor ayga127 » Dom Dic 01, 2013 5:56 pm

Plano de la basílica del Santo sepulcro

Imagen

Basílica del Santo sepulcro
Imagen

Fachada de la basílica Del Santo Sepulcro
Imagen
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Dom Dic 01, 2013 6:55 pm

Iglesia del Santo Sepulcro

“Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron. Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; Jn 19: 16-17. la Iglesia del Santo Sepulcro que , que es el lugar más santo para el cristianismo, cubre y une hoy en día la colina del Gólgota, donde Jesús fue crucificado, y la tumba donde depositaron su cuerpo. La crucifixión tuvo lugar fuera de las murallas de la ciudad, “cerca de la ciudad” Jn 19:20.

En el año 324, cuando fue construida por primera vez, la Iglesia del Santo Sepulcro quedo casi en el centro de lo que constituía la ciudad amurallada de aquel tiempo. Once años después de la crucifixión de Jesús, el Gólgota quedo incluido en el área de la ciudad, dentro de la nueva muralla construida por Herodes Agripa en el año 44 d.C. A mediados del siglo pasado, fueron hallados restos de la antigua muralla, al este y al norte de la iglesia y del Hospicio Ruso adyacente. Las tumbas judías encontradas dentro de la iglesia son clara evidencia de que esa zona se hallaba afuera de la ciudad ya que de acuerdo a la ley judía, nadie puede ser sepultado dentro de la Ciudad Santa. En el año 135 D.C., Adriano queriendo borrar todo recuerdo de la religión judía y de la cristiana decidió cerrar el Calvario y la Tumba de Cristo erigiendo un templo dedicado a Júpiter. Lo mismo hizo en Belén, en la Gruta de la Natividad, Este acto tuvo un efecto opuesto; además de destruir y profanar el lugar mas sagrado para los cristianos, lo conservó hasta su descubrimiento triunfal dos siglos más tarde, por Constantino.

En el año 326 el templo de Adriano fue demolido por la Reina Elena; el Calvario y la Tumba fueron hallados intactos. Por orden de Constantino y con la supervisión de su madre, Elena fue construida una magnifica Basílica sobre el Calvario y la Tumba. Este grandioso monumento fue destruido en el año 614 por los persas, reedificado en proporciones más humildes por el Abate Modesto, fue nuevamente destruido en 1009 por el Califa Jakem, la destrucción de la iglesia fue una de las causas principales de las Cruzadas.

El templo fue restaurado en 1048 por Constantino Monómaco.

La iglesia actual es en gran parte, obra de los cruzados que la construyeron en 1149. A pesar de todos los agregados y restauraciones, conserva su sello original. La iglesia está ubicada entre seis sectas, de acuerdo a un Statu Quo decretado por los turcos en 1852.

La Basílica del Santo Sepulcro, se ubica en la Ciudad Vieja de Jerusalén, su estilo paleocristiano, románico y barroco. Su construcción de cantera de dos niveles, con una cúpula muy sencilla y muy grande rematada por una cruz, el anexo con dos arcos sostenidos por columnas rematados con capiteles corintios. En el segundo cuerpo se repiten las calumas sosteniendo arcos de medio punto y rematados por una pequeña filigrana que enmarca bellamente el edificio. En la parte posterior los arcos son ventanales. La torre campanario muy grande un anexo al edificio y se repiten la estructura de la doble arquería.-Imagen

El interior de la Basílica.- Imagen


Plano de la Basílica, durante el Siglo XIX.-
Imagen
http://www.christusrex.org/www1/ofm/sbf ... aCaBig.jpg

Es uno de los centros más sagrados del Cristianismo, y ha sido un importante centro de peregrinación desde el Siglo IV.

Hoy día alberga la sede del Patriarca Ortodoxo de Jerusalén y es la Catedral del Patriarcado Latino de Jerusalén.

Fuente: Tierra Santa en Color. Biblia de Jerusalen. Wikipedia. Google
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor BlancaElena » Dom Dic 01, 2013 9:14 pm

Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor BlancaElena » Dom Dic 01, 2013 9:35 pm

VISITA VIRTUAL AL SANTO SEPULCRO ( BASILICA DE LA RESURRECCION )

Imagen

http://infocatolica.com/blog/sarmientos ... ro_basilic
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor catolica9soy » Lun Dic 02, 2013 2:31 pm

Información de la página de los Custodios de Tierra Santa:

Sepultura y resurrección

El Sepulcro que custodió el cuerpo de Jesús y que fue inundado por la luz de la resurrección de Cristo es el corazón no sólo de toda la basílica, si no de toda la cristiandad que desde hace siglos responde a la invitación del Ángel: “¡No tengáis miedo! Sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí. Ha resucitado, de hecho, tal y como dijo; venid, mirad el lugar donde estuvo sepultado” (Mt 28,5-6).

Cuando se entra en la basílica, por la izquierda se llega al Anastasis, la Rotonda constantina con el Edículo del Santo Sepulcro en el centro, bajo la cúpula restaurada e inaugurada en 1997.

La Rotonda es una de las partes del santuario que ha sufrido menos transformaciones planimétricas desde la edad de Constantino: una serie de tres columnas intercaladas por pilares sostienen una fuga de arcadas que se abren sobre la galería superior subdividida entre las Comunidades Latina y Armenia. Durante las restauraciones de la galería se encontraron los suelos en mosaico cosmatesco del siglo XI.

Las macizas columnas de la Rotonda, que sustituyen a las originales que estaban muy degradadas por el tiempo y los incendios, están decoradas con capiteles modernos esculpidos en estilo bizantino del siglo V. En el proyecto de Constantino, las columnas separaban el centro de la rotonda del deambulatorio permitiendo a los peregrinos poder girar alrededor del Edículo. Con el tiempo, este espacio se ha transformado en una serie de ambientes cerrados reservados a los sacristanes Griegos, Armenios y Coptos.

El único vano accesible para los peregrinos es la habitación que se encuentra en la parte trasera del Edículo denominada “capilla de San Nicodemo y José de Arimatea” y que ocupa el espacio del ábside occidental de la Rotonda. Una puerta estrecha y baja realizada en la habitación lleva a la tumba de “José de Arimatea”, una tumba típica de hornos o kokim del tiempo de Jesús. En el centro de la rotonda se encuentra el Edículo del Santo Sepulcro.

La tumba de Jesús fue aislada por los arquitectos de Constantino, y a través de los siglos ha sufrido destrucciones y restauraciones embellecedoras. En la actualidad se encuentra encerrada en el Edículo realizado por los Griegos Ortodoxos después del incendio de 1808, que sustituyó al de los franciscanos del siglo XVI.

El Edículo se encuentra bajo una pequeña cúpula de cebolla, se compone por un vestíbulo, la Capilla del Ángel que conduce a una estrecha cámara funeraria en la que por la derecha, se encuentra el banco de mármol que cubre la roca en la que fue depuesto el cuerpo de Jesús.

Detrás del Edículo se encuentra la capilla de los Coptos que, desde 1573 poseen un altar en el que poder celebrar en el interior de la basílica, y en el que, bajo el altar, se encuentra expuesta a la veneración una porción del banco de roca en la que se excavó la tumba de la sepultura de Cristo.

custodia@custodia.org
catolica9soy
 
Mensajes: 64
Registrado: Mar Sep 03, 2013 8:50 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor Sergio Arturo » Lun Dic 02, 2013 7:41 pm

PTS TALLER TEMA 14 RESPUESTA
La Basílica de la Resurrección
El Santo Sepulcro es un sitio religioso relacionado especialmente con el Cristianismo, particularmente católicos y ortodoxos. El lugar, llamado también Gólgota (en arameo, Golgotha, 'calavera') es donde-según los Evangelios- se produjo la Crucifixión, enterramiento y Resurrección de Cristo. Está ubicado dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la cual a su vez se ubica en la línea de confluencia entre la Jerusalén oriental (árabe) y occidental (judía).
A la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén también se la conoce como la Basílica de la Resurrección (Griego: Ναός της Αναστάσεως, Naós tis Anastáseos; Georgiano: Agdgomis Tadzari; Armenio: Surp Harutyun) o de la Anástasis (en griego, 'Resurrección').
Esta basílica, uno de los centros más sagrados del Cristianismo, ha sido un importante centro de peregrinación desde el siglo IV.
Hoy día alberga la sede del Patriarca Ortodoxo de Jerusalén.
Precisiones
En general el Santo Sepulcro designa tres partes principales:
La piedra de la unción
Gólgota o Calvario, lugar exacto de la Crucifixión de Jesucristo,
El Santo Sepulcro.
Secundariamente alberga diversas capillas e iglesias. Entre ellas destaca la Basílica de Santa Elena, Coro de los Griegos y la Iglesia de los franciscanos, custodios de Tierra Santa.
Origen
El lugar hace referencia histórica a la sepultura de Jesús en una época comprendida entre el año 30 y 33. Entre los sitios religiosos de Tierra Santa, el Santo Sepulcro es uno de los mejor datados históricamente.
Significado religioso
El significado religioso dado al Santo Sepulcro dentro del Cristianismo es bastante intenso, pues se trata de la primera iglesia y centro de culto de toda la Cristiandad[cita requerida]. Más que conmemorar un sepulcro, el sitio adquiere su enorme significado cristiano por el hecho de la Resurrección tal como es argumentada por las diferentes iglesias cristianas y sus libros sagrados, en especial los Evangelios. Por esta razón, el sitio concreto de la sepultura, una capilla en medio de la llamada «Rotonda» al frente del Coro de los Griegos, es conocida también como la anástasis (en griego 'resurrección').

Historia
Según los evangelios, antes de la muerte de Jesús el sitio era una tumba ya habilitada como tal, pero no utilizada todavía, propiedad de un rico judío seguidor de Cristo llamado José de Arimatea. Se trataría de un hueco horadado en la roca, que podía taparse con una gran piedra destinada al efecto para que rodara o se deslizara hasta la abertura del nicho.
Una de las versiones sobre el primer anuncio de la Resurrección de Cristo, según los Evangelios, es el momento en que las mujeres que iban a ungir su cadáver con especias aromáticas —María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor, y Salomé, madre de Santiago y Juan—se encontraron con la piedra desplazada, y el nicho expuesto y vacío.
Siempre teniendo como única fuente los Evangelios, pero confirmados por los trabajos arqueológicos[cita requerida], la tumba estaría situada en un jardín próximo a la roca —o montaña, o montículo; los evangelios dicen lugar— donde se produjo la Crucifixión, llamado originalmente Gólgota y luego Calvario (lat. calvaria, calavera), o en griego kranion (cráneo). Ese lugar estaba muy próximo a la muralla herodiana de la ciudad de Jerusalén, e incluso comunicado con ella por una calle, pero extramuros, ya que las normas judías prohibían los enterramientos intramuros, salvo para el caso de los reyes.
Fuente Consultada y mas información en Santo Sepulcro
© Todos los Derechos Reservados.
Sergio Arturo
 
Mensajes: 86
Registrado: Jue Mar 21, 2013 8:01 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor tralalá » Lun Dic 02, 2013 9:13 pm

Una herida en el cuerpo de Cristo: la división de los cristianos.
La Basílica del Santo Sepulcro, centro de la devoción cristiana, tiene capillas que pertenecen a los armenios, a los griegos ortodoxos, a los católicos latinos, a los coptos.
El altar de la Crucifixión es de los ortodoxos, el altar de la Virgen que se llama “Stabat Mater” es de los católicos, y en la misma edícula del Santo Sepulcro hay tres cuadros de Cristo Resucitado que son propiedad de las distintas denominaciones cristianas: ortodoxos, armenios y católicos, y hasta sus candeleros están diferenciados. Se ve el dolor de la herida de la división cristiana, que rompe la “unidad de la Iglesia”. Una familia musulmana tiene la llave, que abre y cierra la puerta de la Basílica.

DECRETO del CONCILIO VATICVANO II

UNITATIS REDINTEGRATIO

SOBRE EL ECUMENISMO

“Promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los fines principales que se ha propuesto el Sacrosanto Concilio Vaticano II, puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo Señor, aun cuando son muchas las comuniones cristianas que se presentan a los hombres como la herencia de Jesucristo; todos se confiesan discípulos del Señor, pero sienten de modo distinto y siguen caminos diferentes, como si Cristo mismo estuviera dividido. División que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo y es piedra de escándalo para el mundo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio por todo el mundo”.


A ese intento de restauración de la unidad se lo conoce como ecumenismo.
El Concilio Vaticano II entiende por tal, el esfuerzo manifestado con “la oración, la palabra y la acción”, realizado por inspiración del Espíritu Santo, para llegar a “la plenitud de unidad que Jesucristo quiere” para su Iglesia.
El Concilio invita a todos los católicos a participar en la labor ecuménica (UR 4). Misión
y ecumenismo están unidos porque “la división de los cristianos perjudica a la causa santísima de la predicación del Evangelio a toda criatura y cierra a muchos la puerta de la fe”. (AG 6; RM 50).
La unidad ha de alcanzarse en la verdad; no puede conseguirse sacrificando contenidos de fe para conciliar la diversidad doctrinal. La verdadera Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia Católica (cf. UR 4).

“Este santo propósito de reconciliar a todos los cristianos en la unidad de la única Iglesia de Jesucristo excede las fuerzas y la capacidad humana. Por eso pone toda su esperanza en la oración de Cristo por la Iglesia, en el amor del Padre para con nosotros, en la virtud del Espíritu Santo. "Y la esperanza no quedará fallida, pues el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones por la virtud del Espíritu Santo, que nos ha sido dado" (Cf.Rom., 5,5).
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor claudia corchado » Mar Dic 03, 2013 6:19 pm

BASÍLICA DEL CALVARIO Y DEL SANTO SEPULCRO

La tumba judía
En tiempos de Cristo las normas prohibían estrictamente que se diera sepultura dentro de la ciudad. Los sepulcros deberían estar a no menos de cincuenta codos de distancia de las murallas. El sepulcro de Cristo era de tipo de judío. Estaba compuesto de dos grutas comunicadas entre sí mediante una puerta muy baja: la primera servía como vestíbulo donde lloraban los parientes del difunto; en la segunda, dentro de un arco (arcosolio) excavado sobre la roca, se colocaba el cadáver yaciente. La entrada al sepulcro se cerraba con una gran piedra redonda que rodaba dentro de un canal.

Un sepulcro fuera de la ciudad
El lugar que ocupan actualmente el Calvario y el Santo Sepulcro era en aquel tiempo campo abierto y se encontraba afuera de las murallas de Herodes. Sobre la pendiente de la colina había un huerto y cerca de él, varios sepulcros excavados. Entre ellos, el que José de Arimatea había preparado para sí y que sirvió de sepultura para Cristo. Debemos recordar que los judíos no podían trabajar, ni siquiera sepultar a los difuntos, después del atardecer del viernes, por lo que fue urgente encontrar un sepulcro cercano al lugar de la ejecución. Ahí, de prisa, depositaron el cuerpo de Cristo y cerraron la roca. Como no habían embalsamado el cuerpo correctamente, pensaron en regresar una vez terminadas las fiestas de la Pascua. Cuando lo hicieron, encontraron el sepulcro vacío.

Templos paganos sobre el lugar
El lugar del Santo Sepulcro nunca fue olvidado por los cristianos. Ni siquiera cuando el emperador romano Adriano, en el año 135, mandó construir sobre él un templo dedicado a la diosa Afrodita. San Jerónimo escribe en el siglo IV que el lugar no ha sido olvidado:
Desde la época de Adriano hasta el reino de Constantino, por espacio de unos ciento ochenta años, en el lugar de la resurrección se daba culto a una imagen de Júpiter, y en la roca de la cruz, a una estatua en mármol de Venus (Afrodita). Se imaginaban los autores de la persecución que nos quitarían la fe en la resurrección y en la Cruz si contaminaban algunos lugares sagrados con sus ídolos.

La construcción de Constantino
Santa Elena, madre del emperador Constantino, viajó a Jerusalén en el año 326 d.C. y ordenó destruir los templos paganos que se habían construido sobre el lugar del Calvario y el Santo Sepulcro. Los sucesos descritos a partir de 325-326 d.C., sobre el descubrimiento del sepulcro y la Vera Cruz por la emperatriz Elena, se deben al obispo de Cesarea (Palestina) e historiador Eusebio, llamado también “el Padre de la historia de la Iglesia”. Una carta del emperador dirigida al obispo Macario, patriarca de Jerusalén ordenaba la construcción de una basílica en el lugar santo: “una basílica que sea superior a todas cuantas existen, y que, juntamente con el resto de la obra, supere a los monumentos más bellos de cualquier ciudad”. Los arquitectos fueron Zenobio y Eustasio. La orientación del edificio fue de oriente a occidente. El ingreso estaba en el oriente. Se componía de un atrio con pórtico, por el que se tenía acceso a una basílica de cinco naves (Martyrium). Le segúi un patio interior con pórtico y, finalmente, en el lugar del sepulcro, un grandioso mausoleo circular con cúpula, llamado Anástasis, que en griego significa “resurrección”. La inauguración del templo fue del 13 al 20 de septiembre del año 335.

Tres puertas hacia el barrio cristiano
El lugar donde sepultaron a Cristo se encuentra actualmente dentro de la muralla, en el barrio cristiano. Se puede acceder fácilmente por la Puerta de Damasco, siguiendo el Suq Khan, o por la Puerta de Jafa. Una tercera opción es la Puerta Nueva. Hoy en día el Santo Sepulcro se encuentra entre las construcciones de la antigua ciudad, rodeado por mercados, negocios de recuerdos y minaretes.

El exterior
Al llegar al lugar nos encontramos con el patio del siglo XI (de 25 por 17 metros) que precede a la basílica. Antes de entrar al santuario podemos ver, al lado occidental (o izquierdo) del patio, tres ábsides que corresponden a tres capillas de la comunidad griega. Están dedicadas a Santiago el Menor, san Juan y los 40 mártires. Del lado oriental (o derecho) está el monasterio griego de san Abraham, la iglesia armenia de san Juan y la etíope de san Miguel. A la derecha de la puerta de ingreso de la basílica, se ve una escalera de piedra que durante el periodo de los cruzados, daba acceso al Calvario. Debajo hay un oratorio dedicado a santa María la Egipciaca.

La puerta tapiada
El santuario tiene dos puertas, pero sólo una de ellas está en servicio. La del lado derecho fue tapiada cuando los cruzados perdieron Jerusalén en 1187. La que se abre está desde mediados del siglo XIII bajo la custodia de dos familias musulmanas. Con breves ceremonias, una tiene el derecho de abrirla y otra de cerrarla. La apertura se hace generalmente a las 4 de la mañana y el cierre a las 19 horas.

El interior
Diversas comunidades
En el interior la propiedad está repartida entre cinco comunidades: católica(54), griega ortodoxa, armenia ortodoxa, copta y siria. Por si fuera poco, el entorno inmediato está bajo el cuidado de la comunidad etíope. Cada uno de estos grupos forma parte de una sola familia cristiana, pero procede de culturas y gustos diferentes. Es visible la división de los cristianos. En el lugar cada grupo celebra su culto en un lugar distinto, con un idioma diferente y un rito diverso. No debe extrañar al peregrino que, con cierta frecuencia, los encargados del lugar alcen la voz y discutan, es parte del modo de ser de la mentalidad oriental.

Desconcierto
Al ingresar al santuario, la primera impresión del visitante es de desconcierto porque no ve un espacio bien definido y se topa con un gran muro. Después comprende que ingresó por una puerta lateral que impide ver completa la basílica y su parte central. Llama su atención una lisa rectangular en el piso, de 1.30 por 2.70 metros, sobre la que cuelgan varias lámparas con aceite. La llamada Piedra de la Unción es propiedad de todas las comunidades que comparten el espacio sagrado. No es la piedra original donde se realizó el hecho histórico sino sólo un recuerdo. Detrás de ella la pared muestra un mosaico con la unción de Cristo antes de su sepultura.

El Calvario
A la derecha de la puerta hay una escalera empinada y muy estrecha que conduce al Calvario. Después de subirla encontramos dos pequeñas capillas que comparten el lugar, una católica y una griega ortodoxa. La católica, bajo la custodia de los franciscanos, fue restaurada en 1937 por lo que su decoración es moderna. Sin embargo, conserva en la bóveda un fragmento de mosaico del siglo XII con la imagen de Cristo Salvador y un altar hecho en Florencia, Italia, en 1588. En la capilla de los Ortodoxos, bajo el altar, está marcado por una estrella de plata el lugar tradicional de la crucifixión y muerte de Cristo. Ese lugar fue venerado desde los orígenes hasta el año 134. A cada lado del altar hay un disco de mármol negro que recuerda el lugar de crucifixión de los ladrones. Los romanos intentaron borrar la memoria de este lugar. Para ello, en el año 135, construyeron encima santuarios paganos. Afortunadamente en el siglo IV se recuperó el lugar y desde entonces se sigue venerando.

El descenso del lugar del Calvario
Para continuar la visita es necesario bajar por otra escalera que se encuentra en el lado opuesto al del ascenso. Una vez abajo vemos, justo abajo del Calvario, una pequeña capilla del siglo VII conocida como la “capilla de Adán”. Una antigua leyenda menciona que la cruz de Cristo se colocó exactamente sobre la tumba de Adán para que, al caer la sangre del salvador sobre sus restos toda la humanidad resultara redimida. Así también, el primer pecador sería el primer redimido. Esta reflexión poética, más que real dio origen a esta capilla. Lo importante del lugar es que permite ver, a través de una pequeña ventana, la roca del Calvario.

La Rotonda o Anástasis
Para visitar el Santo Sepulcro es necesario regresar hacia la entrada y, sin salir, pasar junto a la Piedra de la Unción. Casi inmediatamente a la derecha pasamos por dos grandes columnas y encontramos la Rotonda, también llamada Anástasis porque recuerda la resurrección de Cristo. Es una construcción circular del siglo IV en forma de mausoleo romano. La cúpula es de 1868. Su decoración de color azul y estrellas doradas ha desparecido. En el centro de la Rotonda está una capilla rectangular de mármol que guarda el sepulcro de Nuestro Señor. Fue construida por Comninos de Mitilene en 1810. Mide 8.30 metros de largo por 5.90 de ancho. Sus paredes laterales están decoradas con 16 pilastras y coronadas por una balaustrada con columnillas coronadas por un cupulín de estilo moscovita. Sobre su fachada cuelgan lámparas de aceite con globos plateados. Flanquean la puerta grandes candelabros con la inscripción: “Venezia 1877”. El pasillo hacia la entrada tiene pavimento de mármol con losas blancas y negras tipo ajedrez. El interior tiene dos pequeñas salas que recuerdan el esquema de la tumba original, casi destruida y profanada por El-Hakim en el año 1009. La primera sala o vestíbulo mide 3.40 metros por 3.90. En su centro tiene un relicario de mármol llamado popularmente “La piedra del ángel”. La tradición afirma que en ese sitio estuvo sentado el ángel que dio la buena noticia a las santas mujeres en la mañana del día de la resurrección.

La tumba
La segunda sala o estancia mortuoria mide 2.07 metros por 1.93. Se accede a ella por una puerta baja y estrecha que mide 1.33 metros. Al ingresar en ella vemos, al lado derecho, una losa de mármol que cubre los restos de la tumba de Cristo. En el siglo IV, las obras de Constantino separaron el sepulcro del entorno de la roca para dejarlo aislado en forma de relicario. El intento de destrucción de El-Hakim no pudo evitar que esas humildes rocas sigan hasta hoy predicando y siendo testigos de la resurrección del Salvador.

Espera paciente
Son miles los peregrinos que llegan a Jerusalén de todas partes del mundo para venerar el lugar de sepultura y resurrección de Cristo. Esto exige hacer largas filas y esperar pacientemente para ingresar. Sin embargo, la experiencia de arrodillarse unos segundos frente a la losa provoca una experiencia inolvidable. En su interior celebran misa tres comunidades: griegos, armenios y católicos (franciscanos). Los tres grupos responsables del pequeño lugar.

Otra parte del sepulcro
Para quienes tienen prisa, existe otra opción. En la parte posterior del sepulcro, justo al lado opuesto de la entrada ordinaria, hay una pequeña capilla bajo la custodia de los coptos. Aunque no se tiene acceso a la sala de la losa se puede observar desde allí una parte de la roca de la sepultura.

La basílica
Al salir de la capilla del Sepulcro, aparece a los ojos del peregrino el Catolikon. Es la basílica construida durante el periodo de las Cruzadas (1130-1149). Pertenece a la comunidad cristiana griega y ante la vista parece ser la parte más ordenada del lugar. Vale la pena observar su pavimento y los hermosos iconos.

Sacristía
Saliendo del Sepulcro, a nuestra izquierda, está la sacristía de los padres franciscanos. Los sacerdotes pueden solicitar en este lugar la posibilidad de celebrar la Santa Misa. Junto a la sacristía se recuerda la aparición de Cristo a la Virgen María y a María Magdalena. Detrás de la sacristía está el convento franciscano.

Cripta de Santa Elena
Para llegar a este lugar, perteneciente a la comunidad armenia, es necesario descender por una larga escalera. Su pavimento fue colocado en 1980. Las paredes están marcadas con cientos de pequeñas cruces hechas por los peregrinos. Se continúa descendiendo por otra escalera hasta llegar a otra capilla construida entre la roca. La tradición reconoce este lugar como el sitio donde santa Elena encontró la cruz de Cristo. La estatua de la santa abrazando la cruz es de bronce y fue un obsequio del archiduque Maximiliano de Austria.

La invención(55) de la cruz
La tradición cuenta que cuando santa Elena ordenó la excavación en el lugar del Calvario y el Santo Sepulcro, se descubrieron tres cruces y, aparte, el letrero(56) con la inscripción Jesús Nazareno Rey de los Judíos. La curación milagrosa de los enfermos y la vuelta a la vida de un difunto permitieron la identificación de la Vera Cruz. Un fragmento de la preciosa reliquia se dejó en Jerusalén y otro se trasladó a Roma, donde se construyó una basílica en su honor: la basílica de la Santa Cruz de Jerusalén. En 613 y 614, bajo el mando del rey persa Cosroes II(57), Damasco y Jerusalén fueron tomados por el general Shahrbaraz que se llevó la Vera Cruz (verdadera cruz) como trofeo. La reliquia fue llevada a Ctesifonte, capital del imperio Persa(58), y permaneció en manos del enemigo unos quince años, hasta que el emperador Heraclio la recuperó en el 629(59). En el mundo hay pequeñas astillitas llamadas “reliquias de la Vera Cruz”. San Cirilo, obispo de Jerusalén, menciona en sus instrucciones catequísticas del 346 que el madero de la Cruz, “fue cortado en pequeñísimas partes, en el sitio donde fue crucificado el Señor, y luego distribuidos por todo el mundo.” Sin embargo muy pocas fueron parte de la cruz de Cristo, la mayoría son fragmentos de madera que fueron “tocados” a la cruz.

Las reliquias de la Pasión
La mayor parte se veneran en Roma en la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén. En ese sitio se conservan los mayores fragmentos de la Santa Cruz, para del Titulus crucis o letrero con la inscripción, uno de los clavos de la cruz de Cristo y la parte horizontal de la cruz de Dimas el buen ladrón. Otro fragmento importante de la cruz se encuentra en el obelisco de la Plaza de San Pedro en el Vaticano. La reliquia de la corona de espinas se conserva en la catedral de Notre Dame, en París. La columna de la flagelación fue llevada, en 1223, desde Jerusalén hasta la Basílica de Santa Práxedes, en Roma. En Valencia, España se venera el manto de la Verónica con la imagen del rostro de Cristo. La Sábana Santa o Síndone se custodia y exhibe en Turín, Italia. En Oviedo, España se muestra el santo sudario que cubrió el rostro de Cristo en el sepulcro. El sudario no tiene imagen pero si su sangre y suero. Finalmente, en Argenteuil, Francia, se venera la túnica inconsútil (sin costura) que utilizó Cristo antes de la crucifixión. Esta túnica tiene el mismo tipo de sangre que la Sábana Santa y el sudario de Oviedo.


(54)Representada por los franciscanos.
(55)La palabra invención significa descubrimiento.
(56)Se conoce como titulus crucis.
(57)Conocido también como Khosro II.
(58)En el actual Iraq.
(59)Algunas fuentes mencionan el año 614, pero eso es imposible porque en 627, las fuerzas bizantinas derrotaron al ejército persa dirigido por Razates. Sin embargo, Ccosroes siguió rehusando firmar la paz, y Heraclio continuó avanzando hasta Ctesifonte, capital del Imperio Persa. Antes de que llegase a la ciudad, la aristocracia persa depuso a Cosroes. Su sucesor firmó la paz con Heraclio devolviendo a Bizancio todos los territorios que habían conquistado los persas. El 14 de septiembre de 628 Heraclio entró en triunfo en Constantinopla. Por eso la exaltación de la Santa Cruz se festeja el 14 de septiembre.


-Bibliografía
Aguilar Valdés José de Jesús
Al encuentro de lo sagrado
Editorial Diana
Págs. 128-129, 132-133, 135-136, 138-142

Saludos y que DIOS nos ayude a permanecer en el curso.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor jaime a. mejía rosales » Mar Dic 03, 2013 6:35 pm

¡Venga Tu Reino!

Estimados en Cristo:

Santo Sepulcro

El Santo Sepulcro es un sitio religioso relacionado especialmente con el Cristianismo, particularmente católicos y ortodoxos. El lugar, llamado también Gólgota (en arameo, Golgotha, 'calavera') es donde-según los Evangelios- se produjo la Crucifixión, enterramiento y Resurrección de Cristo. Está ubicado dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la cual a su vez se ubica en la línea de confluencia entre la Jerusalén oriental (árabe) y occidental (judía).
A la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén también se la conoce como la Basílica de la Resurrección (Griego: Ναός της Αναστάσεως, Naós tis Anastáseos; Georgiano: Agdgomis Tadzari; Armenio: Surp Harutyun) o de la Anástasis (en griego, 'Resurrección').
Esta basílica, uno de los centros más sagrados del Cristianismo, ha sido un importante centro de peregrinación desde el siglo IV.
Hoy día alberga la sede del Patriarca Ortodoxo de Jerusalén.

En general el Santo Sepulcro designa tres partes principales:

La piedra de la unción
Gólgota o Calvario, lugar exacto de la Crucifixión de Jesucristo,
El Santo Sepulcro.

Secundariamente alberga diversas capillas e iglesias. Entre ellas destaca la Basílica de Santa Elena, Coro de los Griegos y la Iglesia de los franciscanos, custodios de Tierra Santa.

Origen

El lugar hace referencia histórica a la sepultura de Jesús en una época comprendida entre el año 30 y 33. Entre los sitios religiosos de Tierra Santa, el Santo Sepulcro es uno de los mejor datados históricamente.

Significado religioso

El significado religioso dado al Santo Sepulcro dentro del Cristianismo es bastante intenso, pues se trata de la primera iglesia y centro de culto de toda la Cristiandad[cita requerida]. Más que conmemorar un sepulcro, el sitio adquiere su enorme significado cristiano por el hecho de la Resurrección tal como es argumentada por las diferentes iglesias cristianas y sus libros sagrados, en especial los Evangelios. Por esta razón, el sitio concreto de la sepultura, una capilla en medio de la llamada «Rotonda» al frente del Coro de los Griegos, es conocida también como la anástasis (en griego 'resurrección').

Historia

Según los evangelios, antes de la muerte de Jesús el sitio era una tumba ya habilitada como tal, pero no utilizada todavía, propiedad de un rico judío seguidor de Cristo llamado José de Arimatea. Se trataría de un hueco horadado en la roca, que podía taparse con una gran piedra destinada al efecto para que rodara o se deslizara hasta la abertura del nicho.
Una de las versiones sobre el primer anuncio de la Resurrección de Cristo, según los Evangelios, es el momento en que las mujeres que iban a ungir su cadáver con especias aromáticas —María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor, y Salomé, madre de Santiago y Juan— se encontraron con la piedra desplazada, y el nicho expuesto y vacío.
Siempre teniendo como única fuente los Evangelios, pero confirmados por los trabajos arqueológicos[cita requerida], la tumba estaría situada en un jardín próximo a la roca —o montaña, o montículo; los evangelios dicen lugar— donde se produjo la Crucifixión, llamado originalmente Gólgota y luego Calvario (lat. calvaria, calavera), o en griego kranion (cráneo). Ese lugar estaba muy próximo a la muralla herodiana de la ciudad de Jerusalén, e incluso comunicado con ella por una calle, pero extramuros, ya que las normas judías prohibían los enterramientos intramuros, salvo para el caso de los reyes.

Fuente Consultada y mas información en Santo Sepulcro

Les comparto también estas ligas para que puedan hacer un recorrido virtual y ver un documental del History Channel

http://www.3disrael.com/jerusalem/Churc ... ulcher.cfm

http://www.youtube.com/watch?v=OMlkDfP0ktM


Finalmete les comparto las siguientes imágenes del Santo Sepulcro.
http://imageshack.us/g/1/10435380/

Que Dios los bendiga!!!
jaime a. mejía rosales
 
Mensajes: 31
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor Silviamaria » Mié Dic 04, 2013 12:36 pm

http://www.youtube.com/watch?v=XvZMxmWr ... ploademail
La Basílica de la Resurrección 3:09
http://www.corazones.org/diccionario/sepulcro_santo.htm
SANTO SEPULCRO
Desde el 1347 los franciscanos han custodiado el lugar que desde la antigüedad se conoce como el Santo Sepulcro de Jesucristo, en la Basílica del Santo Sepulcro (Iglesia de la Resurrección) en Jerusalén. Las investigaciones históricas, arqueológicas y teológicas coinciden perfectamente dando credibilidad a este lugar.
Ya en el año 44 dC "La Iglesia Madre de Jerusalén tenía su sede en Sión, visitaba el Jardín del Gólgota y allí celebraba el "Recuerdo" de los grandes eventos de la Crucifixión, Muerte y Resurrección del Señor".
La resurrección de Jesus fue un hecho físico. Muchos fueron testigos de ello. La transformación de los discípulos y el poder de la verdad que ellos comunicaron, acompañada por signos y milagros, sería inexplicable sin la resurrección. Es el mismo poder transformador de la gracia que hoy también experimentan los creyentes. Cristo resucitado continua perdonando, sanando y salvando a quienes le abren el corazón.
Eusebio de Cesarea (265-340), nacido en Palestina, describe en su "Vida de Constantino", los esfuerzos del emperador Adriano por hacer desaparecer el Santo Sepulcro, junto con todos los lugares sagrados de Jerusalén, poniendo sobre ellos templos paganos:

"En esta cueva sagrada, sucedió entonces que algunas personas impías y ateas, habían pensado retirarla por completo de la vista de los hombres. Suponían dentro de su locura que así podrían ser capaces de obscurecer la verdad de manera efectiva. Con ese fin trajeron una cantidad de desechos desde lejos y con mucho esfuerzo recubrieron totalmente el lugar; luego, habiendo llevado esto a una altura moderada, lo pavimentaron con piedras, escondiendo la cueva sagrada bajo el masivo montón. Después, como si su intento se hubiera llevado exitosamente a cabo, prepararon sobre esta base, un verdadero y truculento sepulcro de almas, mediante la construcción de un tenebroso altar de ídolos sin vida para el espíritu impuro al cual llaman Venus y ofreciendo allí detestables oblaciones en esos profanos y malditos altares. Porque ellos suponían que su objeto no podía ser de otra forma totalmente alcanzado, más que enterrando así la cueva sagrada bajo esas nocivas contaminaciones." (III, XXVI – véase también el informe de Eusebio sobre el Santo Sepulcro)
Los esfuerzos del emperador Adriano solo sirvieron para señalar el lugar preciso de los santos lugares que pretendía eliminar. Mas tarde el Templo Pagano fue removido, el Santo Sepulcro fue excavado y la Basílica de la Resurrección fue construida sobre el. Todo esto está abalado por la arqueología.
En pleno siglo XXI, los medios de comunicación, como nuevos emperadores, se afanan por lograr con sus artes mediáticas lo que Adriano no pudo hacer a pesar de su titánico esfuerzo.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor catolica9soy » Mié Dic 04, 2013 2:25 pm

LA ROCA DEL CALVARIO

Y EL GÓLGOTA



P. Miguel PICCIRILLO

Traducido por Teodoro López



(Tomado de la Revista TIERRA SANTA [Abril-Mayo, 1979] 93-97)



"Tomaron, pues, a Jesús - escribe Juan - que cargando él mismo con la cruz, salió hacia el lugar llamado de la Calavera, que en hebreo se dice Gólgota. Allí lo crucificaron; y otros dos con él, uno a cada lado y Jesús en medio. Pilato escribió también un letrero y lo puso encima de la cruz. En él estaba escrito: JESUS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS". (Jn 19, 17-19).



Los historiadores han intentado iluminar el pasaje evangélico que trata del proceso y de la crucifixión de Jesús, tanto desde el plano jurídico como de la práctica de una ejecución brutal que horrorizaba incluso a los antiguos, por más que estuviesen habituados a semejantes espectáculos de sangre. "Lo que la sola palabra cruz significa - escribía Cicerón - debe quedar a distancia no sólo del cuerpo de los ciudadanos romanos, sino incluso de sus pensamientos, de sus ojos y de sus oídos".



Los arqueólogos, hasta ahora, han podido añadir relativamente poco de interés a cuanto se conocía por las fuentes escritas. Un documento excepcional son los huesos del crucificado descubiertos en 1968 por los arqueólogos israelíes en un osario de una tumba del primer siglo, al norte de Jerusalén.



Sólo con suposiciones e hipótesis, más o menos verosímiles, se había imaginado cómo seria el Gólgota-Calvario en tiempos de Jesús, fuera de las murallas de la ciudad, y antes de que los arquitectos de Adriano y después los de Constantino lo englobasen en un conjunto de edificios monumentales, en el segundo y cuarto siglos. Acción profanadora la primera, de culto y de honor, la segunda, que han tenido el mérito histórico de habernos conservado al menos la exacta ubicación del lugar.

Por los escritores de los primeros siglos hemos podido saber que, juntamente con otros santuarios cristianos y judíos, también el área del sepulcro de Jesús y del antiguo Calvario entraron dentro de los planes de Adriano de terminar con cualquier vestigio de culto "judío" en favor de la religión del estado. Sobre la zona, debidamente nivelada, se levantó el foro de COLONIA AELIA CAPITOLINA, la nueva ciudad construida por el emperador sobre las ruinas de Jerusalén. Y la roca del Calvario resultó el mejor pedestal natural para la estatua de la Tykhe-Estarté de la ciudad, como se puede ver en el reverso de las monedas de la época acuñadas en la misma ciudad.

El testimonio de los cristianos de la ciudad, que conservaba vivo el recuerdo de la crucifixión de Jesús vinculado a aquella roca, a pesar de la transformación, se fue transmitiendo a través de la literatura apócrifa contemporánea, rica en detalles teológicos y valiosa por la relación que establecía entre esta literatura de la salvación y los lugares que habían sido el escenario de la misma.

De hecho, gracias a las indicaciones de los cristianos de la ciudad, como escribe el historiador Eusebio, contemporáneo a los hechos., los arquitectos de Constantino pisaban sobre seguro cuando llegaron a Jerusalén para construir aquí, por orden del emperador, una basílica digna de Dios sobre el sepulcro de Jesús y sobre el Calvario.


La roca fue dejada como dramático testimonio en un ángulo del atrio de la basílica. Fue sólo más tarde, en tiempo del emperador Teodosio II (428) cuando se convirtió en el pedestal de una cruz de oro cubierta por un baldaquino y protegida por un cancel. No obstante, siempre bien visible.

Desapareció casi del todo a la vista cuando en las sucesivas reconstrucciones que siguieron a destrucciones e incendios fue englobada en los muros de las capillas que se le habían ido adosando a cada lado.

Gracias a recientes trabajos de excavación y restauración en la zona, contamos con la posibilidad - por primera vez después de siglos - de volver a ver cuanto queda de la roca del Calvario-Gólgota. Parte ha estado siempre visible en el ábside de la capilla inferior, llamada capilla de Adán, como se conocía y se podía contemplar la parte final en la capilla superior o de la crucifixión. Durante los trabajos de restauración llevados a cabo en la parte franciscana del Calvario el año 1935, el arquitecto. A. Barluzzi pudo descubrir otra parte de la roca que ha quedado visible desde entonces bajo el altar de la Dolorosa.

En el edificio del Santo Sepulcro se encuentran incorporados el Sepulcro de la Resurrección, el Calvario, el lugar del hallazgo de la Cruz y otras capillas que recuerdan devociones de inmemorial tradición.

Como consecuencia de los trabajos de reutilización del refectorio de los canónigos, adosado a la pared oriental de las capillas del Calvario, el arquitecto Christos Katsimbinis ha conseguido no sólo liberar la roca de todos los añadidos y dejarla perfectamente visible, sino, sobre todo, haber hecho posible el trazar, por primera vez, un plano de todo el conjunto.



En sección vertical, la roca se presenta como una forma sentada, de 6 metros de altura desde el pavimento de la capilla inferior, con dos cavidades, una en la pared occidental (visible en la capilla de Adán), la otra en la pared oriental en forma de pequeña gruta, cerrada en algún tiempo por una puerta de la que se aprecia el dintel, y sostenida por un pequeño muro construido. En su corte horizontal, la roca se presenta como una S, ligeramente deformada en su parte baja, de 7 metros de largo y de 3 metros en su parte más ancha.



La paciencia y la tenacidad de un arqueólogo español, el padre agustino, Florentino Díez, de León, logró abrir una estrecha zanja de 4'40 m. de profundidad por sólo 2'40 de ancho entre la roca y un muro de época romana. De esta excavación se han logrado importantes datos de naturaleza histórica. Datos que podrán iluminar el periodo de utilización pagana del Calvario, cuando se convirtió en santuario de la Astarté capitolina.

Por ahora podemos decir, viendo el resultado de las excavaciones en relación de las que en otras épocas se han llevado a cabo en otras zonas distintas de la basílica del Santo Sepulcro, que también la roca del Calvario formaba parte de la cantera de piedra blanca (mezzy) que existía fuera de las murallas de la ciudad y que no fue destruida en bloques por los canteros, por su escasa calidad, ya que tenía muchas vetas de tierra roja. La roca destacaba del fondo irregular de la cantera de 8'10 metros; así se explica la utilización como lugar de ejecuciones ejemplares en un primer momento y posteriormente como base cultual de una estatua (tiempo de Adriano) y de la cruz (tiempo de Teodosio).


Un elemento de gran interés es la pequeña gruta de la pared este que hay que poner en relación con la mitología cristiana de la ciudad que situaba aquí la tumba de Adán y la puerta del descenso de Jesús a los Infiernos, nacidas de una teología apoyada en una fe robusta.

"El agua de la vida que tú solicitas - dice Dios-Jesús a Adán en uno de tales textos no te será concedida ahora, sino el día en que sea derramada mi sangre sobre tu cabeza, sobre la tierra del Calvario, porque mi sangre vendrá a ser la verdadera agua de la vida, no sólo para ti, sino para todos tus descendientes que creerán en mi nombre; ellos conseguirán también el descanso y la vida eterna".


www.el almendro.org
catolica9soy
 
Mensajes: 64
Registrado: Mar Sep 03, 2013 8:50 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Jue Dic 05, 2013 5:23 pm

Bóveda del Catholicon del Santo Sepulcro

Frente al Edículo se abre el espacio reservado a los Griegos Ortodoxos, el Catholicon, que ocupa el centro de la basílica donde los cruzados realizaron el Coro de los Canónicos.

La Confraternidad del Santo Sepulcro, formada por monjes ortodoxos griegos presididos por el Patriarca Griego-Ortodoxo de Jerusalén, se encarga del cuidado del Santo Sepulcro en nombre de los griegos y realiza la mayoría de sus liturgias dentro del Catholicon.

Interior de la Basílica del Santo Sepulcro.- Imagen

Una cúpula sobre tambor, recientemente realizada en mosaico de estilo bizantino, con la imagen de Jesús, Cristo Pantocrátor, rodeado de obispos y patriarcas de Jerusalén, está sostenida por los arcos que se reúnen con penachos en los pilares cruzados donde se representan a los cuatro Evangelistas; San Lucas, pintando; San Marcos, escribiendo; San Mateo, sentado escribiendo y leyendo; y San Juan sentado y a su lado al parecer es San Pedro, mirando a lo lejos. Desde las ventanas del tambor, entran rayos del sol y la luz que entra, dan más iluminación al recito, creando efectos sugestivos.

El iconostasio Imagen es una pared que va desde la parte norte, a la sur, en un templo ortodoxo, y en la cual, en un orden específico, se colocan los iconos. Esta pared separa el santuario de la parte central del templo. En el iconostasio hay tres puertas. La puerta central, con dos hojas, recibe el nombre de puerta santa, y está prohibido que entre por ella nadie que no sea clérigo. A la derecha se encuentra la puerta meridional, llamada también puerta diaconal, y a la izquierda la puerta septentrional. La palabra proviene del griego εἰκονοστάσι(-ον).

En el fondo del Catholicon.- Imagen se encuentra el iconostasio, dividido por un rítmico escaneo de pequeños arcos y columnas de mármol rosa y en su interior contiene los iconos de la tradición griego-ortodoxa.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/c ... salem1.jpg

A los lados del iconostasio están colocados los dos asientos patriarcales reservados a las visitas solemnes del Patriarca Ortodoxo de Antioquia y del Patriarca Ortodoxo de Jerusalén. Detrás del iconostasio, más allá de una bóveda de vela se encuentra el ábside cruzado, cubierto por una superficie enervada en los ojivales separados por ventanas que iluminan la Basílica.

Un jarrón de mármol en color rosa,
tiene una piedra circular marcada por una cruz es el Omphalos, el ombligo, el centro del mundo: basándose en varias referencias bíblicas, este es el centro geográfico del mundo que coincide con el lugar de la manifestación divina. Este es un elemento que se encuentra presente en la religión hebrea que consideraba toda la ciudad de Jerusalén como centro del mundo; en la Ciudad Santa, los musulmanes lo hicieron coincidir con la roca colocada en el centro de la Cúpula de la Roca. En el Santo Sepulcro, la Cruz de Cristo es el centro del mundo, desde aquí los brazos del Salvador se extienden para abrazarlo completamente.

Omphalos.-
Imagen

En las excavaciones de 1967 a 1968, el arquitecto griego Athanasios Economopolus encontró bajo el suelo del Catholicon, a la altura del ábside cruzado, la de la iglesia del Martyrion realizada por los arquitectos de Constantino.

Fuentes: Custodia de Tierra Santa. Wikipedia. Diccionario Biblico. Google.
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor enrique4 » Vie Dic 06, 2013 10:02 pm

VISITA TURISTICA A LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO Y ALREDEDORES
Bajo dominio bizantino, la comunidad cristiana de Jerusalén se extendió rápidamente. Se concentró en el extremo noroeste de la ciudad, en torno a la gran basílica del Santo Sepulcro. Delimitado por el zoco Khan el-Zeit y la calle David, el barrio moderno permanece repleto de iglesias, patriarcados y hospederías de las numerosas confesiones cristianas de la ciudad. Al sur se halla la zona que tradicionalmente han ocupado los armenios, que cuentan con una larga historia en Jerusalén. Es una de las partes más tranquilas de la Ciudad Vieja.
El principal acceso a estos dos barrios es la puerta de Jaffa; multitud de autobuses procedentes de la Ciudad Nueva paran al lado. A la zona también puede accederse por la puerta de Sión y por la puerta Nueva. Se recomienda a los conductores estacionar sus vehículos en los estacionamientos de Mamilla o Karta.
El barrio Cristiano, que es la parte más visitada de la Ciudad Vieja; es un choque frontal entre el comercio y espiritualidad: El núcleo es la iglesia del SANTO SEPULCRO, el más sagrado de todos los lugares cristianos. Se halla rodeado de multitud de iglesias y hospederías y todo lo que se puede ver de su exterior son las fachadas y las cúpulas. Las calles aledañas están repletas de tiendas y puestos que prosperan gracias a los peregrinos y que compiten ofreciendo toda clase de objetos religiosos y de otra índole. Los cafés de la calle Muristan ofrecen un respiro a las multitudes.
Entre los lugares que vale la pena visitar, además de por supuesto LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO, son:
• La Ciudadela
• Museo Mardigian
• Museo del Patriarcado Ortodoxo Griego
• Catedral de Santiago
• Catedral de San Marcos
• Hospedería de Alejandro
• Iglesia de San Juan Bautista
• Iglesia Luterana del Redentor
• Calle del Barrio Cristiano
• Muristan
• Plaza Omar ibn el-Khattab
• Puerta de Jaffa
• Puerta de Sión
• Paseo por los tejados
Todos ellos dentro de la ciudad Vieja de Jerusalén

IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO
Construida en torno al lugar en el que se cree que tuvo lugar la crucifixión, entierro y Resurrección de Jesús, esta compleja construcción es la más importante de la cristiandad. La primera Basílica la construyó el emperador Constantino entre los años 326 y 335 d.C. a sugerencia de su madre, Santa Elena. Fue reconstruida a menor escala por el emperador Constantino IX Monómaco hacia 1040 tras su destrucción a manos del sultán fatimí Hakim en 1009, pero los cruzados la ampliaron de nuevo entre 1114 y 1170. Un desastroso incendio en 1808 y un terremoto en 1927 hicieron necesarias importantes obras de reparación y consolidación.
La entrada principal data de comienzos del siglo XII. La puerta de la derecha fue cegada ese mismo siglo, se encuentra en el patio flanqueada por capillas. Los escalones, actualmente en desuso, frente al campanario en su día ascendían a la capilla de los Franciscanos, la entrada ceremonial de los cruzados al Gólgota.
Durante el sábado de la Pascua ortodoxa se apagan todas las luces de la iglesia y los fieles permanecen a oscuras, simbolizando la oscuridad de la crucifixión.
Se enciende una vela en la tumba de Jesús, luego otra, y otra, hasta que toda la Basílica y el patio se llenan de luces para simbolizar la Resurrección. Según la leyenda, el fuego viene del cielo.
Las reconstrucciones y añadidos que han dado forma a esta iglesia a lo largo de los siglos la convierten en un edificio muy complejo. Su división en capillas y espacios asignados a seis confesiones religiosas contribuye a la confusión. El interior tiene iluminación muy tenue, y a menudo se forman grandes filas para entrar a la tumba de Jesús, así que el tiempo que se puede permanecer en el interior se limita a unos cuantos minutos. Aun así, la experiencia de estar en el lugar más sagrado del cristianismo infunde en mucha gente un profundo sobrecogimiento.
El santuario actual en torno a la tumba de Jesús se construyó en 1809-1810, tras un incendio en 1808. Sustituyó a otro que databa de 1555 y que había encargado el franciscano Bonifacio de Ragusa: Antes, varios santuarios habían ido reemplazando el original del siglo IV, destruido por el sultán Hakim en 1009. Constantino había excavado en la ladera para aislar la supuesta tumba de Jesús labrada en la piedra y dejar espacio suficiente para construir una capilla en torno a ella. Así mismo había tenido que despejar los restos de un templo de la época de Adriano (año 135), así como el material con que se había rellenado la cantera, para proporcionar los cimientos del templo. Al llevarlo a cabo también se descubrió la roca del Gólgota
Hoy el altar, propiedad de las comunidades ortodoxas griega, católica romana y armenia, contiene dos capillas. La capilla del Ángel, en el exterior, posee una pilastra que incorpora una piedra que se dice que los ángeles movieron de la entrada de la tumba de Jesús y que es el altar ortodoxo griego. Una puerta baja conduce a la pequeña capilla interior del Santo Sepulcro, donde se localiza la XIV estación del vía crucis. Una losa de mármol cubre el lugar en el que se supone yació el cuerpo de Jesús. La losa se instaló en la reconstrucción de 1555 y se agrietó para disuadir a los saqueadores otomanos.
En la capilla copta tras el santuario se muestra un fragmento de piedra pulida como parte de la propia tumba, pero, a diferencia de ésta, es de granito y no de piedra caliza.

GÓLGOTA:
Al entrar por la puerta principal de la iglesia, dos escaleras suben al Gólgota, que en hebreo significa lugar de la calavera y se tradujo al latín como Calvario. El espacio se divide en dos capillas. A la izquierda se halla la capilla ortodoxa griega, con su altar sobre el afloramiento de roca sobre el que se cree que se alzó la cruz de la crucifixión de Jesús. La roca circundante fue extraída cuando se construyó la iglesia y el resto, con fisuras, denominada roca del Gólgota, se puede apreciar a través de un cristal de protección en torno al altar. Se puede tocar por un agujero en el suelo bajo el altar. La XII estación del Vía Crucis se conmemora aquí.
A la derecha se sitúa la capilla católica romana, que contiene las estaciones X y XI. El altar de plata y bronce lo cedió Fernando I de Médici en 1588. Los mosaicos de 1937 rodean un medallón con la figura de la Ascensión de época cruzada en el techo. La ventana da a la capilla de los Franciscanos. El altar del Stabat Mater conmemora el sufrimiento de María. Marca la XIII estación del Vía Crucis. El busto de madera de la Virgen data del siglo XVIII.
Hay escasas pruebas arqueológicas de que la iglesia descanse sobre el lugar de la crucifixión, pero son concluyentes. Las excavaciones demuestran que el lugar se hallaba fuera de las murallas de la ciudad hasta que las nuevas murallas la rodearon en el año 43 d.C., que a principios del siglo I era una cantera abandonada en la que se había dejado intacta una zona de piedra fragmentada, y que las tumbas labradas en la roca se usaban aquí en los siglos I a.C. y I d.C. Todo coincide con la narración de los Evangelios a cerca de la crucifixión.

CAPILLA DE ADÁN:
Justo debajo de la capilla ortodoxa griega, está construida contra la roca del Gólgota. Sustituyó en la Edad Media a una capilla homónima previa que formaba parte de la Basílica de Constantino, del siglo IV. Se llamó así porque, según la tradición, Jesús fue crucificado sobre el lugar donde se enterró el cráneo de Adán, una tradición que recogió por primera vez el teólogo de Alejandría Orígenes (c.185-245 d.C.).
La grieta en la roca del Gólgota, claramente visible en el ábside, se debe, según los creyentes, al terremoto que siguió a la muerte de Jesús (Mt. 27, 51).

ROTONDA Y CAPILLA SIRIA:
La rotonda es de estilo romano clásico. El muro trasero exterior (oculto por particiones interiores) sobrevive de una basílica del siglo IV hasta una altura de once metros. Tras el incendio de 1808 fue sustituida la cúpula del siglo XI y se levantó la columnata de dos alturas. Las primeras dos columnas de la derecha son réplicas de sendas columnas que sobrevivieron al incendio pero que se consideraron inestables. Para las originales del siglo XI se usaron las dos mitades de una columna romana procedente de una basílica del siglo IV o de un templo de tiempos de Adriano. En el muro trasero de la rotonda de halla la capilla de los sirios. Contiene tumbas judías de roca (c.100 a.C.-100 d.C.), que marcan hasta dónde se excavó cuando se construyó la primera iglesia.

CAPILLAS DE SANTA ELENA Y DE LA INVENCIÓN DE LA CRUZ:
Desde el ambulatorio del ábside de época cruzada, que ahora es el coro del katholikón griego, una empinada escalera desciende a la capilla de Santa Elena. Las cruces de la pared fueron talladas por los peregrinos. Aunque esta cripta la construyeron los cruzados, los muros laterales son los cimientos de la basílica del siglo IV. Otras escaleras bajan hasta la capilla de la Invención de la Cruz, una antigua cisterna en la que se dice que Santa Elena encontró la Vera Cruz. Su estatua es del siglo XIX.

MONASTERIO ETÍOPE:
A ese sencillo monasterio se accede a través de la capilla etíope en la esquina del patio o desde el zoco Khan el-Zeit, escaleras arriba, junto a una pastelería famosa. Ocupa una serie de pequeños edificios en el tejado de la capilla de Santa Elena, entre las ruinas del antiguo claustro de los cruzados. Los etíopes se vieron obligados a venir aquí en el siglo XVII, cuando, incapaces de pagar los impuestos otomanos, perdieron la posesión de sus capillas en la iglesia principal a favor de otras comunidades.

Vale la pena comentar que las feroces disputas a lo largo de los siglos entre los credos cristianos por la propiedad de la iglesia quedaron resueltas en buena parte por un decreto otomano promulgado en 1852. Aún vigente y conocido como EL STATU QUO, divide la custodia entre los armenios, griegos, coptos, católicos romanos, etíopes y sirios. Alagunas zonas se administran de forma común. Cada día abre la iglesia un portero musulmán que actúa como intermediario neutral. Esta tarea ceremonial la lleva a cabo un miembro de la misma familia desde hace varias generaciones.

LA CIUDADELA
Ahora ocupada por el museo de la Torre de David de la Historia de Jerusalén, La Ciudadela es una imponente fortaleza dentro de las murallas de la ciudad. La estructura actual data principalmente del siglo XIV e incluye añadidos llevados a cabo en 1532 por Solimán el Magnífico. Sin embargo, las excavaciones han mostrado restos que se remontan al siglo II a.C., lo que indica que aquí se ha alzado una fortaleza desde tiempos de Herodes. Esto apoya la teoría de que éste es el lugar más probable del juicio y la condena de Jesús.
Hay mucho que ver en el Museo de la Torre de David de la Ciudadela. Para ayudar al visitante existen tres rutas bien señalizadas: la ruta de la Observación recorre las almenas para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad, tanto la Vieja como la Nueva; la ruta de la Excavación se concentra en los restos arqueológicos del patio; y la ruta de la Exposición lleva a los visitantes a través de salas que examinan la historia de la ciudad, en forma de muestras, dioramas y maquetas, no una mera colección de piezas históricas.

MUSEO MARDIGIAN
Data de 1863 y era originalmente el seminario del cercano Patriarcado Armenio. Ahora es un museo dedicado a la historia y cultura del pueblo armenio. El edificio es muy atractivo, con un patio central alargado flanqueado por pórticos. Las piezas más antiguas de la colección son los fragmentos de frescos del siglo I del patio de la denominada casa de Caifás, en el monte Sión, y los restos de las iglesias armenias de época bizantina descubiertas cerca de la Puerta de Damasco. La joya del museo es su colección de manuscritos antiguos. Además, cuenta con numerosos objetos litúrgicos, muchos donados a la catedral de Santiago por peregrinos armenios, y ejemplos de la cerámica que siempre han hecho célebres a los armenios. Son interesantes las muestras de los primeros libros impresos en la primera imprenta de Jerusalén, que lleva funcionando desde 1833 dentro del monasterio armenio.

MUSEO DEL PATRIARCADO ORTODOXO GRIEGO
Escondido en los callejones del Barrio Cristiano, alberga una colección de piezas eclesiásticas que incluye iconos, vestiduras bordadas, mitras, cálices y objetos con filigranas y una espléndida selección de hallazgos arqueológicos.
De mayor interés resultan dos sarcófagos de piedra blanca encontrados a finales del siglo XIX en una tumba cerca del actual hotel King David. Se considera que pertenecen a la familia de Herodes el Grande y están cubiertos de una decoración floral maravillosamente elaborada, que representa el mejor arte funerario de esa época jamás encontrado. El museo también muestra objetos de las cruzadas, entre ellos un capitel tallado de Nazaret del siglo XII y piezas halladas en la tumba de Balduino I (rey de Jerusalén de 1100 a 1118), en la Iglesia del Santo Sepulcro. Entre otros tesoros se incluye una mitra del siglo XII tallada en cristal de roca, con ribetes de cobre alrededor de la base e incrustaciones de gemas, que pudo contener reliquias de la Vera Cruz.
En la colección de decretos imperiales figura uno que pudo ser emitido por el califa Omar en el 638 en el que se otorgaba a la Iglesia ortodoxa griega la custodia de los lugares sagrados de Jerusalén.

CATEDRAL DE SANTIAGO
La catedral armenia es uno de los edificios sagrados más bellos de Jerusalén. Fue construida en los siglos XI y XII sobre la supuesta tumba del apóstol Santiago el Mayor, muerto por órdenes de Herodes Agripa I (37.44 d.C.). Desde entonces se han realizado numerosas alteraciones y añadidos, sobre todo en el siglo XVIII, cuando se incorporó gran parte de la decoración existente.
La entrada a la catedral se hace a través de un pequeño patio con una fuente del siglo XIX. En el muro occidental del patio hay inscripciones en armenio, una de ellas de 1151. Del pórtico abovedado cuelgan unas barras de madera. Todas las tardes un sacerdote las golpea con una maza de madera conocida como nakus para señalar el comienzo del servicio.
El interior de la catedral es bellísimo. La iluminación es tenue, a base sólo de un bosque de lámparas de aceite que cuelga del techo. No hay asientos, sólo gruesas alfombras orientales. Cuatro pilares cuadrados dividen el espacio principal en tres naves. Estos pilares, junto con los muros, están recubiertos con azulejos azules y blancos con motivos florales y abstractos.
En los ábsides, al final de cada una de las tres naves, se hallan los altares, separados del resto de la iglesia por el iconostasio. En el coro hay dos tronos; se dice que el que se halla más cerca del pilar es el de Santiago el Menor, hermanastro de Jesús y primer obispo de Jerusalén según la tradición. Sólo se usa una vez al año, a principios de enero, en el día de su festividad. El otro trono es el que emplea normalmente el patriarca.
La catedral contiene multitud de pequeños santuarios y capillas. La tercera a mano izquierda según se entra es la más importante: se supone que alberga la cabeza de Santiago el Mayor. Justo a la derecha, la capilla de Etchmiadzin tiene preciosos azulejos.

CATEDRAL DE SAN MARCOS
Es el epicentro de la comunidad ortodoxa siria de Jerusalén y un lugar rico en conexiones bíblicas, pese a la sospechosa autenticidad de las mismas. Según la tradición, la iglesia se construyó sobre la casa de María, madre del evangelista san Marcos. Se supone que en la fuente de piedra de la iglesia fue bautizada la Virgen María, y hay una pintura en pergamino de la Virgen y el Niño que a menudo se atribuye a san Lucas. Según los historiadores es muy posterior. Algunos eruditos creen, sin embargo, que en una pequeña sala subterránea tuvo lugar la Última Cena, no en el monte Sión.

HOSPEDERÍA DE ALEJANDRO
Sede de la iglesia de San Alejandro, la Hospedería de Alejandro, principal lugar de culto de la comunidad ortodoxa rusa de Jerusalén, alberga importantes excavaciones. Cuando se fundó la hospedería en 1859, el lugar era ya conocido por contener ruinas de la iglesia original del Santo Sepulcro, construida en el año 335. En el año 1882, empero, las excavaciones revelaron restos de una muralla de época de Herodes. Esto demostró finalmente que la iglesia del Santo Sepulcro se ubicaba fuera de las antiguas murallas de la ciudad, lo que dio más crédito a la creencia de que se hallaba en el verdadero lugar de la crucifixión.

IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA
La cúpula plateada de la iglesia de San Juan Bautista se ve con claridad sobre los tejados del Muristan, pero la entrada es más difícil de localizar entre la multitud de gente que abarrota la calle del Barrio cristiano. Una pequeña puerta conduce a un patio, que a su vez da acceso al monasterio ortodoxo griego contiguo y a la iglesia propiamente dicha.
Fundada en el siglo V, la iglesia de San Juan Bautista es una de las más antiguas de Jerusalén. Tras quedar en ruinas, fue reconstruida exhaustivamente en el siglo XI y, aparte de los dos campanarios, que son un añadido posterior, la iglesia moderna apenas se cambió.
En 1099 se atendió en la iglesia a muchos caballeros cristianos heridos durante el sitio de Jerusalén. Tras su recuperación decidieron dedicarse a ayudar a los enfermos y a proteger a los peregrinos que visitaban Jerusalén. Tras fundar la Orden Hospitalaria de San Juan, después pasó a ser la Orden Militar de los Hospitalarios (Orden de Malta), que desempeñó un papel clave en la defensa de Tierra Santa.

IGLESIA LUTERANA DEL REDENTOR
Esta iglesia neorrománica fue construida para el Káiser alemán Guillermo II y se completó en 1898. El renovado interés en Europa por Tierra Santa a finales del siglo XIX había marcado el comienzo de un periodo de restauración y construcción de iglesias y muchos países querían establecer una presencia religiosa en Jerusalén. La iglesia luterana del Redentor se construyó sobre los restos de la iglesia de Santa María de los Latinos, del siglo XI, levantada por ricos comerciantes de Amalfi (Italia). Se piensa que en este lugar existió una iglesia aún más antigua, del siglo V. En el nuevo edificio se han incorporado numerosos detalles de la iglesia medieval, y la entrada, decorada con los signos del zodiaco y de los meses, es en gran parte original. El atractivo claustro, que se halla dentro de la hospedería luterana contigua, posee dos pisos de galerías y data de los siglos XIII-XIV: Aunque quizá la parte más interesante de la iglesia es el campanario. Tras ascender los 177 escalones, los visitantes son ampliamente recompensados con espléndidas vistas de la Ciudad Vieja.

CALLE DEL BARRIO CRISTIANO
Junto con la calle David, que va desde la Puerta de Jaffa hasta el Muristan, la calle del Barrio Cristiano es una de las principales arterias del Barrio Cristiano. Delimitando loa zona del Muristan, pasa junto al lado occidental del Santo Sepulcro y va paralela al zoco Khan el-Zeit. Esta concurrida calle está bordeada de tiendas de antigüedades, artesanía de Palestina (bordados, cuero y vidrio de Hebrón) y artículos religiosos (iconos, crucifijos tallados en madera de olivo y rosarios).
A mitad de la calle a mano derecha, en un callejón con una señal que indica el camino hacia el Santo Sepulcro, unas escaleras descienden hacia la mezquita Omar, con su minarete cuadrado. Su nombre recuerda al califa Omar, a quien se le atribuye que el Santo Sepulcro no cayera en manos musulmanas después de que Jerusalén pasara a dominio musulmán en febrero del año 638. Cuando se le pidió que se fuera a orar dentro de la iglesia, que habría significado que se convirtiera en mezquita, él en cambio rezó en los escalones exteriores permitiendo así que la iglesia continuara siendo un lugar cristiano. La mezquita de Omar la levantó más tarde, en 1193, el hijo de Saladino, Aphdal Ali, junto al antiguo hospital de los Caballeros de San Juan.
La sencilla Khanqa Salahiyya se halla en la parte más alta de la calle del Barrio Cristiano. Construida por Saladino entre 1187 y 1189 como monasterio para los místicos sufíes, se alza donde se encontraba el antiguo patriarcado de los cruzados de Jerusalén. No está abierta al público. En el lado norte de la mezquita se extiende la calle El-Khanqa. Esta atractiva calle, antigua y empinada, está cuajada de tiendas y sube una de muchas colinas de la Ciudad Vieja.

MURISTAN
El nombre Muristan proviene de una palabra persa que significa hospital u hospedería para viajeros. Durante siglos, la zona conocida como el Muristan, al sur del Santo Sepulcro, fue la ubicación de una hospedería para peregrinos de países latino hablantes. Fue construida por Carlomagno a principios del siglo IX, con permiso del califa Harun al-Rashid. En parte destruida en 1009 por el califa fatimí El-Hakim, fue restaurada en el siglo XI por comerciantes de Amalfi. También construyeron tres iglesias aquí: Santa María Menor para mujeres, Santa María de los Latinos para hombres y San Juan Bautista para los pobres.
San Juan Bautista aún sigue en pie, y fue donde se fundó la Orden de Malta (caballeros hospitalarios de San Juan).
Para su sede se hicieron con gran parte de la zona del Muristan, donde después construyeron su propio hospital al norte de la iglesia. Durante las cruzadas consta que podía haber a menudo hasta 2,000 personas bajo su cuidado al mismo tiempo.
En el siglo XVI el Muristan había quedado en ruinas y Solimán el Magnífico había utilizado sus piedras para reconstruir las murallas de Jerusalén.
Hoy el aspecto del Muristan es muy diferente al que tenía en su día y muchas de las huellas de las edificaciones originales han desaparecido hace mucho tiempo. Hoy se caracteriza por sus tranquilas calles y atractivos edificios de piedra rosada. Las calles convergen en la elaborada fuente de la plaza principal, ubicación de la hospedería original. Las calles adyacentes están repletas de tiendecitas que venden recuerdos, artesanía y antigüedades. En la cercana calle Muristan hay varios cafés al aire libre donde sentarse y empaparse del ambiente.

PLAZA Omar ibn el-Khattab
No tanto una plaza como un ensanchamiento de la calle al pasar por la Ciudadela, esta zona dentro de la Puerta de Jaffa es uno de los centros neurálgicos de la Ciudad Vieja. Los niños árabes que venden comida callejera abordan a los judíos ortodoxos, con sus vestimentas negras, que se dirigen al Muro de las Lamentaciones, y los sacerdotes posan con sus sotanas ante las cámaras de los turistas, que se encuentran aquí con sus guías.
La plaza debe su nombre al califa Omar, que tomó Jerusalén para el islam en el 638. El nombre musulmán es engañoso, pues parte de los terrenos en torno a la plaza es propiedad del Patriarcado Ortodoxo Griego, que a finales del siglo XIX construyó hoteles y tiendas en el lado norte, como el Imperial Hotel. Hoy el hotel sufre un abandono considerable y tiene un atractivo sólo para los que valoran más el ambiente que la comodidad.
En una intersección tras el hotel hay una columna romana, erigida hacia el año 200 en honor del prefecto de Judea y comandante de la Décima legión, una de las legiones que participaron en la recuperación de Jerusalén en el 70 d.C. y que después quedó acuartelada en la ciudad.
En el lado oriental de la plaza se extienden varios cafés con mesas en la acera. Cerca se halla el Centro de Información Cristiana y, frente a la entrada de la Ciudadela, el complejo de la iglesia anglicana de Cristo. Su iglesia neogótica (1849) fue el primer edificio protestante en Tierra Santa.

PUERTA DE JAFFA
De las siete puertas de la Ciudad Vieja, ésta es la más concurrida. Se trata de la puerta principal para los vehículos y peatones procedentes de la parte occidental de Jerusalén. Pese a su tamaño, el túnel de acceso es estrecho; además tiene forma de “L” (ambas medidas tenían la intención de ralentizar eventuales ataques). Se construyó durante el reinado de Solimán el Magnífico; en la dedicatoria sita en el arco se da la fecha exacta de 1538. La brecha en el muro por la que ahora pasan los coches se hizo en 1898 para permitir el acceso del carruaje del Káiser Guillermo II.
Nada más entrar en la puerta, detrás de una reja a mano izquierda hay dos tumbas. Los guías dicen que pertenecen a los arquitectos de Solimán, ejecutados al no ser capaces de incorporar el monte Sión dentro de las murallas de la ciudad. Según otra leyenda, fueron asesinados para evitar que volvieran a construir unas murallas tan grandiosas para otra persona. En realidad son las tumbas de un ciudadano destacado y su esposa.
La puerta de Jaffa es uno de los lugares por el que se accede al paseo sobre las murallas. Para los árabes es conocida como Bab el-Khalil, que procede del nombre hebreo de Hebrón (El-Khalil). La antigua carretera a la ciudad comenzaba aquí.

PUERTA DE SIÓN
Fue construida por los ingenieros de Solimán el Magnífico en 1540. Permitió el acceso directo desde la ciudad a los lugares santos del monte Sión. Aquí los enfrentamientos fueron encarnizados en 1948, cuando los soldados israelíes trataban de abrir una brecha en la muralla para liberar el Barrio Judío, sitiado por los jordanos. La parte exterior de la puerta está picada por los agujeros de las balas. A poca distancia al oeste de la puerta la base está visiblemente dañada en el lugar en el que los soldados trataron de abrirse paso por medio de explosivos. En árabe la puerta es conocida como Bab el-Nabi Daud (Puerta del Profeta David), dada su proximidad al lugar tradicionalmente conocido como la tumba del rey David.

PASEO POR LOS TEJADOS
En la esquina de las calles San Marcos y Khabad, en una zona en la que se superponen los barrios Judío, Cristiano y Musulmán, una escalera de hierro sube a los tejados de la Ciudad Vieja. Desde aquí se puede ir caminando sobre la zona del zoco central y observar la concurrida calle debajo a través de las rejillas de ventilación. Es posible recorrer cierta distancia, entre las antenas parabólicas y las paredes medianeras. Hay incluso una zona infantil destartalada arriba. Los lugareños usan las azoteas como atajos; para los visitantes el atractivo radica en las inusuales vistas que se disfrutan de la iglesia del Santo Sepulcro y la mezquita de la Roca.
También merece la pena subir por la noche para ver el perfil urbano recortado contra la luz de la luna. Unas segundas escaleras descienden junto a una yeshivá (escuela religiosa judía) hacia la calle El-Saraya, en el Barrio Musulmán.
enrique4
 
Mensajes: 56
Registrado: Lun Ago 12, 2013 10:42 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Sab Dic 07, 2013 1:05 pm

Capilla de la Asención.- Imagen

Cerca de la Basílica de la Resurrección se encuentra la Capilla de la Asención del Señor.

En Hechos de los apóstoles 1: 9-12 relatan que Jesús llevo a sus discípulos a un monte llamado de los Olivos y que después de bendecirlos subió al cielo. La cima del Monte de los Olivos es considerada como el lugar de la Asención. Los Hechos dicen así mismo que el Monte de los Olivos esta a una distancia de Jerusalén caminando un Sábado, lo que representa una distancia de unos 300 metros y esa es la distancia que separa el lugar de la Asención de la Ciudad de Jerusalén.

En este sitio fue construida en el Siglo IV, una Iglesia Bizantina, que fue destruida por los persas en el año 614 y reconstruida mas tarde por los cruzados, en el Siglo XII.

La roca de la Ascensión en el Monte de los Olivos, Jerusalén.- http://upload.wikimedia.org/wikipedia/c ... n-rock.jpg

La forma octogonal que encontramos en la construcción que podemos visitar en la actualidad está datada en el año 1102, en tiempos de los cruzados, sufriendo la capilla distintas alteraciones. Los actuales custodios de la Iglesia de la Ascensión de Jerusalen son musulmanes ya que en el Siglo XII fue cedido el lugar a dos seguidores de Sala Edin, Wali al Din y Abu’l Hasan.

Otra toma de la Capilla.-
Imagen

El pequeño templete actual es un edificio construido por los cruzados en medio del patio de su templo, que debía cubrir la roca en la que, antes de ascender, Jesús dejara su huella.

Los musulmanes, que aun hoy ocupan el lugar, taparon las arcadas y agregaron la actual cúpula.

Se dice que el lugar donde se conmemora la Ascensión de Jesús a los Cielos está señalado, como comentaba, por una capilla, la Capilla de la Ascensión, que ha sufrido numerosas reconstrucciones. El terreno es propiedad musulmana y está encomendado a una familia que cobra por entrar a verlo, en recuerdo de los impuestos que pagaban los cristianos en la época de Saladino para visitar los Santos Lugares.

Tierra Santa en Color. Historia se la semana. Israel el viaje
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor MariaFernandaM » Sab Dic 07, 2013 7:58 pm

Santo Sepulcro
La Basílica de la Resurrección fue construida por el emperador romano Constantino en el 326 sobre el lugar donde su madre Elena había encontrado el Calvario de Cristo. Es también conocida como la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén o de la Anástasis , uno de los centros más sagrados del Cristianismo y un importante centro de peregrinación desde el siglo IV. El lugar hace referencia histórica a la sepultura de Jesús entre el año 30 y 33. El Santo Sepulcro cuenta con la piedra de la unción, el Calvario (lugar exacto de la Crucifixión) y el mismo Sepulcro, aunque también existen otras capillas e iglesias.
Desde el 1347 los franciscanos han custodiado el lugar que desde la antigüedad se conoce como el Santo Sepulcro, en la Basílica del Santo Sepulcro (Iglesia de la Resurrección) en Jerusalén.

Historia del lugar
Antes de la muerte de Jesús, el sitio era una tumba cuyo dueño era un rico judío seguidor de Cristo, José de Arimatea. El primer anuncio de la Resurrección de Cristo según las Escrituras fue cuando María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor, y Salomé, madre de Santiago y Juan, se encontraron con la piedra desplazada y el nicho vacío.

El lugar del Santo Sepulcro se conoce como el centro de Jerusalén ya que aquí se manifiesta la presencia salvadora de Dios, su amor por todos los hombres. Como dijo Pablo VI : “es el Santuario más precioso que existe en el mundo para el corazón del cristiano”. De hecho, la pasión, muerte y resurrección son los misterios centrales del cristianismo y lo que da sentido a nuestra vida.
MariaFernandaM
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Ene 29, 2013 11:36 am

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor Pascu » Dom Dic 08, 2013 12:32 pm

Estuve investigando sobre la Basílica de la Resurrección y encontré un libro de Ángel de Estrada (hijo) llamado “Visión de Paz” que narra una peregrinación de él a Tierra Santa. No conocía el autor y no se en que año lo habrá escrito. Si sé que en ese momento Tierra Santa estaba bajo dominio Otomano y que el libro que conseguí es de 1915. Así que muy probablemente sea de principios del siglo XX. Aquí copio un fragmento del libro que habla acerca del Santo Sepulcro en aquella época.

“El interior se divide, en el Santo Sepulcro mismo, y en la capilla del Ángel. Esta oculta su mármol en la profusión de lámparas y tiene apenas tres metros cuadrados. Sobre un pedestal, una caja blanca guarda veinte centímetros de la piedra en que se apoyó el celeste mensajero. Recordemos el texto de San Marcos: “Al entrar en el sepulcro, las mujeres advirtieron un joven sentado a la derecha, vestido de un traje blanco, y se espantaron. El les dijo: No temáis nada; buscáis a Jesús de Nazaret, el crucificado: no está aquí, resucitó, he aquí el lugar donde le habían puesto.”
Para penetrar en ese lugar se pasa por entre bajos relieves: las mujeres llegan con redomas de perfumes, y los ángeles brillan bajo el vuelo de dos palomas. Hay que encorvarse: la puerta es baja y estrecha.
En el recinto caben cuatro personas. El mármol cubre no solamente la antigua roca sino la especie de banco en que Jesús fuera tendido. Santa Elena vistió el sepulcro de alabastro: las placas se desquiciaron en 1555, y el Custodio de entonces, el padre Bonifacio, las cambió por las actuales. Los griegos, en 1808, renovando el edículo, respetaron la vestidura interior: de modo que el Sepulcro no da la impresión de roca viva de que hablan los Evangelios.
La piedra del sarcófago está partida. La coronan un alto relieve de plata, donde Jesús se eleva ante los guardias, dormidos; un óleo de la Resurrección, y un bajo relieve en mármol, con el mismo misterio. En el silencio arden lámparas y cirios, pertenecientes a diversas congregaciones, y se apoya en tres muros una cornisa de de piedra purpúrea: los franciscanos colocan en ella el altar portátil para decir su misa a la hora del alba.
De la capilla del Santo Sepulcro vamos a la de los ortodoxos, que se eleva al frente. En la Edad Medio fue coro de los canónigos latinos. En realidad, su construcción forma la gran nave de la basílica. La aísla del templo una inmensa reja, y de todas sus bóvedas, penden arañas colosales con cirios encendidos. Sobre las sillerías de los popes, refulgen medallones con los patriarcas de la Iglesia Griega. Luego, en bajos relieves de plata, aparecen escenas del Evangelio y pinturas ornamentales entre labores doradas: aquello produce la sensación de una flora tropical que tuviese por invernáculo una mina de oro. Los tronos de los patriarcas erigen ante las cúpulas del fondo la riqueza de sus mármoles. El altar termina el recinto, y la plaza de los oficios está oculta. Cubren su misterio pomposas columnas, bajos relieves coruscantes, y óleos con pedazos de cielo azul, entre rígidos bronces. Más alto que la complicación de los retablos, reina un sol, fuente de cálido rayos que impregnan las formas de la materia fría. Y sobre la gloria del astro, gozando de su esplendor, se esculpen santos, séquito de una enorme cruz, hacia la cual extáticos querubes inclinan sus cabezas y levantan sus alas.
Al salir del templo griego, vistamos la capilla de María Magdalena. Un altar evoca el sitio en el que el Maestro pudo hablarla. Ningún comentario suple la hermosura de esa amistad que consagró Jesús resucitado. La pecadora anunció el gran milagro, convirtiéndose así, después de la Virgen, en la primera figura entre las mujeres del Evangelio.
Un ojo de lámpara, palpita más adelante, y se hiela en la penumbra de un recinto cerrado por arcos ojivales. Hay allí una cueva; aureolas de oro iluminan vagamente rostros envejecidos: en un fondo estrecho y húmedo, no se ve una sola imagen clara y completa: es la prisión del Calvario.
A un paso erígese el altar de las Flagelaciones. La célebre columna fue trasladada del Pretorio al Cenáculo. Se hizo una iglesia y se la empleó en el pórtico. Los franciscanos la salvaron en el siglo XIII, ya rota por los musulmanes, y devolvieron un fragmenta a la basílica.
Entramos en la capilla de Longino. Narra San Juan: “A Jesús, muerto, no le rompieron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con su lanza, e inmediatamente salió agua y sangre.”
Ese centurión, no veía de un ojo, y San Agustín ha recogido el siguiente relato: “Tocándose con la mano ensangrentada, por un movimiento natural, el rostro. Entonces, su ojo enfermo se llenó de luz, y ya conmovido, pues le habían emocionado los acontecimientos del Gólgota, se convirtió, llorando amargamente. Hoy un templo recuerda sus lágrimas.”
Pascu
 
Mensajes: 62
Registrado: Dom Sep 01, 2013 6:17 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor Rodolfo1971 » Lun Dic 09, 2013 12:05 pm

PASEO HISTORICO POR EL LUGAR DEL SANTO SEPULCRO

De cantera a jardín
30/33 d.C.

Imagen
Alrededor del año 33, Jesús de Nazaret fue condenado a muerte, crucificado en el monte Gólgota y sepultado en una tumba excavada en un jardín cercano. Después de tres días resucitó de los muertos. Desde este momento, el Sepulcro de la Resurrección se convirtió en el centro de la fe de toda la cristiandad.

AElia Capitolina
130 dC.

Imagen
En el 132 d.C., el emperador Adriano fundó la ciudad Elia Capitolina. Las memorias judaicas y cristianas fueron borradas. El lugar del Gólgota y el Sepulcro desaparecieron bajo la mole del nuevo templo dedicado a Venus Afrodita.

La época de Constantino
335 d.C.

Imagen
Destruidos todos los templos paganos por voluntad de Constantino, la tumba venerada salió de nuevo a la luz y en el 335 d.C. se inauguró el grandioso complejo del Santo Sepulcro, que culmina en el Anastasis.

La invasión persiana
614 d.C.

Imagen
Con la invasión persiana de Palestina se verifica la primera destrucción del complejo constantino del Santo Sepulcro. La reliquia de la Verdadera Cruz, robada durante las incursiones persianas, fue reportada a Jerusalén por Heraclio.

La destrucción de Al Hakim
1009 d.C.

Imagen
La locura destructiva del Califa al Hakim causó la demolición casi completa de la Basílica constantina, que no pudo volver a construirse con la misma articulación. La restauración de la iglesia fue inaugurada por el emperador bizantino Constantino Monomaco en 1048.

La transformación cruzada
1099 d.C.

Imagen
Liberar el Santo Sepulcro de Cristo de los infieles: este era el lema que sostenían los cruzados en su misión. En el 1099, Jerusalén fue conquistada y el Santo Sepulcro volvió a ser el corazón de toda la cristiandad, lugar donde acudir para recibir el perdón de los pecados.

Un período difícil
1187 d.C.

Imagen
Primero Saladino en 1187, después la invasión de los Corasmios en 1224 y por último, los Mamelucos: Jerusalén quedó en manos del islam. Es un período de sucesos alternados donde el Santo Sepulcro fue dividido en espacios dedicados a las diferentes comunidades religiosas católicas y ortodoxas.

Los Franciscanos en el Santo Sepulcro
1342 d.C.

Imagen
La custodia del Santo Sepulcro y de los demás Lugares Santos fue encomendada a la orden fundada por San Francisco de Asís, con el Sello de Papa Clemente VI. A partir de este momento se estableció en el interior de la Basílica venerada una comunidad franciscana.

Bajo el dominio Turco
1517 d.C.

Imagen
El período de la dominación otomana estuvo marcado por la alternancia de favores que los Sultanes concedían sobre todo a las dos comunidades Latina y Griega. Los franciscanos, sostenidos por las potencias europeas, pudieron construir el nuevo Edículo del Sepulcro en 1555 y restaurar la cúpula del Anastasis en 1719.

La época del Mandato británico
1922 d.C.

Imagen
La iglesia del Santo Sepulcro durante el Mandato británico sobre Palestina estuvo constantemente monitoreada por el miedo al derrumbe de las viejas estructuras que, también a causa del terremoto de 1927, fueron aseguradas con andamios pesados y puntales.

Desde 1948 hasta hoy
1948 d.C.

Imagen

Las últimas décadas de la historia del Santo Sepulcro están felizmente marcadas por los acuerdos realizados entre las tres Comunidades para la restauración de la Basílica y por los numerosos peregrinos que, incansablemente, vienen desde todas las partes del mundo para rezar en los lugares santos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Si, por un lado, el siglo pasado fue para el Santo Sepulcro una sucesión de dificultades relacionadas con los sucesos políticos del país, por otro lado, fue el siglo que permitió mayores acuerdos comunes entre las Comunidades del Status Quo.
Durante la regencia del reino Hashemita de Jordania, cristianos y musulmanes pudieron acceder libremente a la ciudad santa y a la basílica, a diferencia de los hebreos, siendo la Ciudad Vieja completamente situada en el interior de los territorios jordanos. Una visita de excelencia fue la del rey de Jordania Abdullah el 27 de mayo de 1948.
Durante algunas obras de restauración en el techo, un miércoles 23 de noviembre de 1949 a las 20 horas, un incendio dañó la cobertura de la gran cúpula, pero el gobierno de Amman se puso en marcha de inmediato para las reparaciones.
En 1959 tuvo lugar un cambio decisivo cuando las tratativas entre los representantes de las tres comunidades Griego Ortodoxa, Latina y Armenia llegaron al acuerdo para el gran proyecto de restauración de la basílica.
En 1960 iniciaron las obras y también fue la ocasión para verificar el estado del depósito arqueológico en las trincheras y las muestras útiles, que fue realizado por el padre franciscano y arqueólogo del Studium Biblicum Franciscanum, Virgilio Corbo.

Durante más de veinte años, padre Corbo participó en el descubrimiento de importantes mosaicos, materiales que la investigación del edificio restituía sobre la historia y en su atenta interpretación, publicó su trabajo en 1982, “El Santo Sepulcro de Jerusalén” con la documentación completa de las investigaciones arqueológicas.
La primera visita papal en toda la historia de los lugares santos tuvo lugar en enero de 1964, cuando Paolo VI rezó ante de la Tumba vacía. Muchos años después, en ocasión del año jubileo del 2000, el beato Juan Pablo II la visitó dos veces en el mismo día, y nueve años más tarde la comunidad cristiana local pudo disfrutar de la visita del nuevo pontífice Benedicto XVI.

Después de la guerra llamada de los seis días, desde 1967 también la basílica del Santo Sepulcro pasó bajo el control israelino y, todavía hoy, guardias israelinas supervisan el desarrollo tranquilo de las prácticas de apertura y cierre de la basílica y el flujo de peregrinos sobre todo, durante el periodo pascual.
El diálogo continuado entre las tres Comunidades para las actividades de los espacios comunes de la basílica ha traído nuevas e importantes inauguraciones, como la de la cúpula que se encuentra sobre el Edículo, descubierta a la mirada conmovida de fieles, peregrinos y religiosos el 2 de enero de 1997 y, la más reciente, de los espacios indispensables acondicionados como servicios higiénicos.
Las tratativas entre los representantes de las Comunidades no se detienen y todavía están examinando los acuerdos para la restauración del Santo Edículo y para una nueva pavimentación de los espacios comunes.

Imagen

http://www.santosepulcro.custodia.org/d ... sp?id=4326

ALGO MAS DE HISTORIA SOBRE EL LUGAR DONDE ACTUALMENTE SE EMPLAZA EL SANTO SEPULCRO, LA BASILICA DE LA RESURRECCION.

Gólgota

Gólgota es el nombre con que Mateo, Marcos y Juan designan el lugar de la crucifixión de Jesús (27,33;15,22;19,17). Los cuatro evangelistas apuntan el nombre griego del lugar («topos kraniou» o «kranion» (Lucas): Mt 27,33; Mc 15,22; Lc 23,33; Jn 19,17). El nombre viene del arameo «gulgolta», «calavera», «calva», «cabeza». El nombre, según los exegetas no se refiere al cráneo de Adán que se suponía enterrado allí (Orígenes), ni por ser un lugar de ejecución de los condenados (Jerónimo), sino por la forma topográfica de colina, calavera o calva. Desde el año 333 (peregrino de Burdeos) comienza a llamarse colina de Gólgota o monte Calvario. Los evangelistas nos transmiten suficientes datos sobre la topografía donde se sitúan tanto el calvario como el sepulcro.

1) El Calvario: El Gólgota extramuros de la ciudad, aunque cerca de ella y a orillas de un camino muy frecuentado (Mt 27,39-44; Mc 15,29-32; Lc 23,35-38; Jn 19,20; Heb 13,12).

2) El sepulcro: El cuerpo de Jesús es colocado en un lugar cercano: «un sepulcro nuevo» (Mt 27,60; Jn 19,41), «excavado en la roca» (Mt 27,60; Mc 15,46; Lc 23,53), «nadie había sido enterrado allí» (Lc 23,53; Jn 19,41). Juan sitúa el sepulcro en un huerto o jardín (19,41).
Toda la parte norte, desde hacía mucho, estaba llena de jardines (o más exactamente de huertos), ya antes de la construcción de la tercera muralla septentrional por Agripa 1 (41-44 d. de Cristo); los huertos quedaron dentro de la muralla. Esto es lo que indica el mismo nombre de la puerta que formaba el punto de arranque de la segunda muralla: Puerta de los Jardines (Gennath). Cfr. J. JEREMÍAS, «Jerusalén en tiempos de Jesús» (p. 58).

3) Identificación del Gólgota: La tinta no cesa de correr para identificar el lugar de la crucifixión y del sepulcro. «La historia de la tradición acerca del emplazamiento del Gólgota y el lugar que ocupa hoy día la iglesia del Santo Sepulcro con firman los datos facilitados por los evangelios, de tal manera que la tradición asentada por Constantino merece confianza. No se puede obtener una certeza suprema, porque no es posible determinar con seguridad el trazado de la segunda muralla septentrional fuera de la cual tuvo que estar situado el Gólgota» (M. VÓLKEL, en «Diccionario exegético del Nuevo Testamento, col. 776). «De su situación sólo sabemos con certeza que estaba en la primera muralla septentrional; lo demás es apasionadamente discutido por los sabios cristianos que investigan sobre la topografía antigua de Jerusalén. En efecto, de la situación de la Puerta de los Jardines, es decir, del punto de partida de la segunda muralla norte depende en parte la localización de la colina del Gólgota, y, por consiguiente, la autenticidad del emplazamiento de la actual iglesia del Santo Sepulcro» (J. JEREMÍAS, ob. cit., p. 59).

a) Los testimonios históricos: Los testimonios de Eusebio de Cesarea y de Jerónimo son los primeros en localizar los dos lugares de la muerte y sepulcro de Jesús en las pendientes orientales del Ghareb, la colina occidental de la ciudad. Estos dos autores recuerdan la orden del emperador Adriano mandando construir (117-138) en esta zona edificios para el culto pagano (Zeus, Venus...) en el marco de la nueva ciudad Aelia Capitolina. «La profanación de Adriano supone igualmente, tanto sobre el Calvario como sobre la tumba de Jesús, un lugar de culto judeocristiano que debe relacionarse con la literatura apócrifa de la comunidad judeocristiana referente al ciclo de Adán y de Eva. Esta literatura establece un precioso lazo histórico entre la muerte y sepultura de Jesús, la edificación de un lugar de culto pagano y la decisión de construir el nuevo conjunto arquitectónico de la época constantiniana» (M. PiccIRILLO, Le Monde de la Bible, 33-mars-avril, 1984, p. 19). En efecto, entre los años 325 y 337, el arquitecto Zenobio, por orden del emperador Constantino, construye una serie de edificios destinados a recordar la muerte y resurrección de Jesús (=Anastasis, en forma de mausoleo envolviendo la tumba -atrio interior- un espaciosa basílica de cinco naves llamada Martyrium y un atrio exterior.

Este complejo constantiniano es destruido el 4 de mayo del 614 por los Persas de Cosroes. En el siglo VII Modesto Obispo de Jerusalén reconstruye la Anastasis, que el sultán Hakim destruye sistemáticamente (18 octubre 1009). De nuevo se restaura (1048) por el emperador Constantino Monómaco. Cuando los Cruzados llegan a Jerusalén deciden construir una iglesia adosada a la Anastasis. Comenzada en 1131, la basílica del Santo Sepulcro es consagrada el 15 de julio de 1149. Los edificios, pues, que el peregrino puede visitar hoy día representan dos construcciones principales: la Anastasis que es una restauración del siglo XI, sobre los vestigios del plano constantiniano, y la basílica, obra de los Cruzados. Estos edificios han sufrido luego innumerables terremotos, incendios, guerras (1948).

b) El testimonio de la arqueología: Siguiendo las aportaciones del arqueólogo español Florentino Díez Fernández, así está el estado de la investigación: Como dice S. Schick «la cuestión de la autenticidad del Calvario no podrá solucionarse con controversias, sino con excavaciones». Cuando se escribe esto ya se habían indicado 16 localizaciones diferentes del Gólgota. Pero durante los veinte años últimos los resultados han sido bastante positivos, aunque no los esperados. Para V. Corbo, que excavó en la parte de los católicos, parece todo clarificado: «El evangelio y la tradición de la Iglesia, y hoy la investigación arqueológica confirman que los edificios constantinianos se levantan en el verdadero emplazamiento del Calvario». El mismo optimismo se desprende de los escritos del arquitecto Ch. Coüasnon. «Por nuestra parte (F. Díez Fernández), pensamos que los elementos aportados y los argumentos propuestos no fundamentan semejante optimismo. La cuestión de la autenticidad queda flotando y nuestro deber es formularla todavía puesto que la dificultad en el campo científico permanece»: «¿Es realmente el Calvario?» o más bien: «¿El complejo constantiniano se levantó realmente sobre la tumba de Cristo y sobre el Calvario?». No sería difícil llegar a conclusiones aceptables fiándose de los testimonios de la tradición. Pero semejante aceptación no lo resuelve todo: falta el eslabón que enlazaría la tradición de la primera comunidad cristiana de Jerusalén y las construcciones del foro romano de Aelia Capitolina, y más precisamente del Capitolio romano y del suntuoso complejo constantiniano que le suplantó.

Una de las dificultades más graves contra la autenticidad del Calvario tradicional era el trazado del 2° Muro o Muro Norte de Jerusalén en tiempos de Jesús, tal como lo escribe Flavio Josefo. Se sabe, tanto por los evangelios como por Pablo, que el lugar de la crucifixión estaba fuera de las murallas, según exigía la Ley judía. Las excavaciones realizadas por Miss. K. Kenyon y la Dra. U. Lux en el subsuelo de la iglesia luterana y en el del Santo Sepulcro por V. Corbo y otros confirman que la zona estaba fuera de la ciudad, pues algunas tumbas halladas pertenecen al siglo primero. Florentino Díez Fernández -concluye: Los trabajos realizados por los Señores Corbo, Coüasnon, Economopoulos, etc., permiten solucionar gran número de cuestiones sobre los edificios y restauraciones bizantina y cruzada, pero muchas menos sobre el período de Aelia, y ninguna sobre el período anterior. El problema fundamental desde el punto de vista cristiano permanece inalterable.

Según una antigua tradición Adán, padre del genero humano, fue enterrado en la gruta de los tesoros, que estaba al este del Gólgota, bajo el lugar donde debía morir el segundo Adán, Cristo. Del hallazgo de esta gruta pueden extraerse dos conclusiones importantes:
1) En el período bizantino no se conocía la gruta oriental, con la que se relaciona la tradición antigua.
2) Si durante los períodos romano y bizantino, la gruta fue inaccesible a los peregrinos, luego ignorada por la comunidad cristiana, las leyendas relativas a Adán solamente pudieron nacer antes del 134, en el seno de comunidades primitivas, cuando los cristianos podían acercarse al lugar. Es evidente que el espíritu y el origen de semejantes leyendas llevan la impronta de una comunidad de origen judío. Es evidente, pues, que si los romanos convirtieron la gruta en lugar de culto, es porque ya tenía una tradición cultural, la de las primeras comunidades cristianas. Y si los judeocristianos leyeron la leyenda de Adán en esta gruta antes del 134 es porque el lugar era venerado en el origen de la comunidad. Una dificultad permanece: ¿Hasta dónde llegó la exploración de la cantera? ¿Hasta antes o hasta después de la fecha de la Crucifixión? La respuesta puede afectar a la conclusión establecida y ha de ser objeto de un estudio más completo. -i crucifixión; cruz.
BIBL. — V. CoRRo, 11 Santo Sepolcro di Cerusalemme, 1-111, Jerusalén, 1981-1982; M. PICCIRILLO, Les temoignages a travers les Siécles, en «Le Monde de la Bible», mars-avril, 1984, 18-27; FLORENTINO DÍEZ FERNÁNDEZ, La recherche archeologique, en «Le Monde de la Bible», mars-avril, 1984, 28-36. Le Saint Sepulcre (les fouilles de 1961-1977), en «Le monde de la Bible», jan-fev, 1978, 44-45; M. VORKEL, «Gólgota», en DENT, vol. 1., Salamanca, 1996.

Carlos de Villapadierna
http://www.mercaba.org/DJN/G/golgota.htm
Rodolfo1971
 
Mensajes: 50
Registrado: Lun Sep 02, 2013 11:39 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor Limaobo » Lun Dic 09, 2013 1:34 pm

Rotonda o Anástasis

Imagen

"El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que habían preparado. Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús." (Lucas 24, 1-2)

La Rotonda, llamada Anástasis (resurrección), respeta la imponente estructura que alternaba, en los tres órdenes, pilastras, grupos de columnas y grandes ventanas. Desgraciadamente, con el correr de los siglos y las sucesivas restauraciones las ventanas han perdido la luz solar directa y el deambulatorio ha sido subdividido en dos plantas por un entrepiso.
Con ocasión de la última restauración, las 12 columnas del orden inferior han vuelto a tener el aspecto del proyecto original. Las dos columnas más cercanas al altar de la Magdalena eran, probablemente, dos partes de una misma columna perteneciente al primitivo complejo constantiniano o del templo de Adriano. La restauración de la cúpula se concluyó en los años noventa.

http://www.santosepulcro.custodia.org/d ... sp?id=4344

Anastasis (Aναστασις) es un calco de la palabra griega para Resurrección de Cristo.

En un significado más restringido, se refiere al descenso de Cristo a los infiernos, o al Limbo de los Patriarcas, con el fin de permitir su entrada en el cielo. Este episodio se describe ampliamente en el Evangelio Apócrifo de Nicodemo, y de manera mucho más breve en el Nuevo Testamento (Mateo 27:52-53). Ha sido un tema muy común en la iconografía bizantina del periodo ortodoxo post-iconoclasta.

En la liturgia cristiana a menudo se ha usado esta palabra, consagrándose incluso iglesias a la Anástasis, siendo la más famosa la de Constantinopla.

También a la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén se la denomina de la Anástasis



SANTO SEPULCRO


Desde el 1347 los franciscanos han custodiado el lugar que desde la antigüedad se conoce como el Santo Sepulcro de Jesucristo, en la Basílica del Santo Sepulcro (Iglesia de la Resurrección) en Jerusalén. Las investigaciones históricas, arqueológicas y teológicas coinciden perfectamente dando credibilidad a este lugar.

Ya en el año 44 dC "La Iglesia Madre de Jerusalén tenía su sede en Sión, visitaba el Jardín del Gólgota y allí celebraba el "Recuerdo" de los grandes eventos de la Crucifixión, Muerte y Resurrección del Señor" Ver: Santo Sepulcro.

La resurrección de Jesus fue un hecho físico. Muchos fueron testigos de ello. La transformación de los discípulos y el poder de la verdad que ellos comunicaron, acompañada por signos y milagros, sería inexplicable sin la resurrección. Es el mismo poder transformador de la gracia que hoy también experimentan los creyentes. Cristo resucitado continua perdonando, sanando y salvando a quienes le abren el corazón.

Eusebio de Cesarea (265-340), nacido en Palestina, describe en su "Vida de Constantino", los esfuerzos del emperador Adriano por hacer desaparecer el Santo Sepulcro, junto con todos los lugares sagrados de Jerusalén, poniendo sobre ellos templos paganos:

"En esta cueva sagrada, sucedió entonces que algunas personas impías y ateas, habían pensado retirarla por completo de la vista de los hombres. Suponían dentro de su locura que así podrían ser capaces de obscurecer la verdad de manera efectiva. Con ese fin trajeron una cantidad de desechos desde lejos y con mucho esfuerzo recubrieron totalmente el lugar; luego, habiendo llevado esto a una altura moderada, lo pavimentaron con piedras, escondiendo la cueva sagrada bajo el masivo montón. Después, como si su intento se hubiera llevado exitosamente a cabo, prepararon sobre esta base, un verdadero y truculento sepulcro de almas, mediante la construcción de un tenebroso altar de ídolos sin vida para el espíritu impuro al cual llaman Venus y ofreciendo allí detestables oblaciones en esos profanos y malditos altares. Porque ellos suponían que su objeto no podía ser de otra forma totalmente alcanzado, más que enterrando así la cueva sagrada bajo esas nocivas contaminaciones." (III, XXVI – véase también el informe de Eusebio sobre el Santo Sepulcro)

Los esfuerzos del emperador Adriano solo sirvieron para señalar el lugar preciso de los santos lugares que pretendía eliminar. Mas tarde el Templo Pagano fue removido, el Santo Sepulcro fue excavado y la Basílica de la Resurrección fue construida sobre el. Todo esto está abalado por la arqueología.

http://www.corazones.org/diccionario/sepulcro_santo.htm

Anexo un link muuy completo sobre un paseo y explicaciones acertadas sobre el Santo Sepulcro

http://www.christusrex.org/www1/ofm/sbf ... ursCa.html
Limaobo
 
Mensajes: 42
Registrado: Lun Sep 02, 2013 11:39 pm

Re: Taller tema 14: La Basílica de la Resurrección

Notapor sorines » Mié Dic 11, 2013 8:09 pm

Basílica de la Resurrección o Santo Sepulcro.

El lugar más sagrado de la cristiandad es el Templo del Santo Sepulcro o también conocido como La Basílica de la Resurrección (Anástasis, en griego). Desde el siglo IV ha sido el lugar más visitado por muchas peregrinaciones de cristianos. Hoy en día es la sede del Patriarca Ortodoxo de Jerusalén y también la catedral del Patriarcado Latino de Jerusalén. Está enclavado en medio de la ciudad donde múltiples negocios de recuerdos, mercados y otros no impiden la espiritualidad de millones de peregrinos que llegan continuamente para recordar y revivir los hechos de nuestra salvación.
El templo está construido sobre el Monte Calvario, lugar donde fue crucificado y murió Jesús, donde también fue sepultado y donde, al tercer día, resucitó.

Imagen

Es muy común ver en el interior de la Basílica diversos ritos y liturgias religiosas de griegos ortodoxos, armenios ortodoxos, coptos ortodoxos, sirios ortodoxos o sacerdotes católicos franciscanos celebrando la misa, aunque en realidad los encargados de abrirlo y cerrarlo son sus custodios, una familia musulmana.

Imagen

A lo largo de la historia el templo sufrió profanaciones, destrucciones, reconstrucciones. Se muestra una representación grafica de la maqueta de la Basílica en tiempos de Constantino.

Imagen

En este trabajo visitaremos algunos lugares de importancia del interior de la Basílica.

1.Lugar de la crucifixión.

Imagen

2.El edículo del Sepulcro. Esta estructura conserva el lugar de la tumba de Cristo. También es el lugar del acontecimiento más importante de nuestra fe: la resurrección de Jesús, Misterio de Luz y de Salvación.

Imagen Imagen

3.Interior de la tumba de Jesús

Imagen

4.Lugar del Calvario

Imagen

5.Lugar donde encarcelaron a Jesús

Imagen

6.Bóveda del Catolicón con la imagen de Jesús.

Imagen

7.Interior de la Iglesia del Santo Sepulcro, sobre el Gólgota y cámara externa de la Tumba de Jesús dentro del Santo Sepulcro.

Imagen


Fuentes consultadas:
http://www.christusrex.org/www1/jhs/TSspfran_Es.html
http://www.preguntasantoral.es/tag/santo-sepulcro/
http://www.lugaresbiblicos.com/santo_sepulcro.htm
http://www.redaccion-digital.com.ar/El% ... pulcro.htm


Visita virtual al Santo Sepulcro

http://www.3disrael.com/jerusalem/Churc ... ulcher.cfm
NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE. SOLO DIOS BASTA. QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA.
sorines
 
Mensajes: 221
Registrado: Lun Ene 25, 2010 11:14 am

Siguiente

Volver a Tierra Santa, lugar de tres religiones

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Doksap37, Google [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |