66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológica

En esta tercera y cuarta partes se toca la teología del cuerpo, la
resurrección de los cuerpos, la virginidad, el celibato,la abstinencia en el
matrimonio, la doctrina paulina sobre virginidad y matrimonio .

Esta parte consta 23 lecciones que se enviarán todos los martes y viernes a
partir del 14 de enero de 2014 , la última será el 1 de abril del 2014
.Estas son la tercera y cuarta partes de seis partes que se darán de manera
consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año
y consta de:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano,
también conocida como Teología del Cuerpo.

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológica

Notapor pilar calva » Jue Ene 16, 2014 5:35 pm

«Porque cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio» (Mc 12, 25). Cristo pronuncia estas palabras, que tienen un significado clave para la teología del cuerpo, después de haber afirmado, en la

(2-XII-81/6-XII-81)

1. “Porque cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio” (Mc 12, 25). Cristo pronuncia estas palabras, que tienen un significado clave para la teología del cuerpo, después de haber afirmado, en la conversación con los saduceos, que la resurrección corresponde a la potencia del Dios viviente. Los tres Evangelios sinópticos refieren el mismo enunciado, sólo que la versión de Lucas se diferencia en algunos detalles de la de Mateo y Marcos. Para los tres es esencial la constatación de que en la futura resurrección los hombres, después de haber vuelto a adquirir sus cuerpos en la plenitud de la perfección propia de la imagen y semejanza de Dios -después de haberlos vuelto a adquirir en su masculinidad y feminidad-, “ni se casarán ni serán dados en matrimonio”. Lucas en el capítulo 20, 34-35 expresa la misma idea con las palabras siguientes: “Los hijos de este siglo toman mujeres y maridos. Pero los juzgados dignos de tener parte en aquel siglo y en la resurrección de los muertos, ni tomarán mujeres ni maridos”.

2. Como se deduce de estas palabras, el matrimonio, esa unión en la que, según dice el libro del Génesis, “el hombre... se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne” (2, 24) -unión propia del hombre desde el “principio”- pertenece exclusivamente a “este siglo”. El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre. En la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser. Ese “otro siglo”, del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano, la clausura cuantitativa del círculo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, a fin de que multiplicándose a través de la conyugal “unidad en el cuerpo” de hombres y mujeres, sometiesen la tierra. Ese “otro siglo” no es el mundo de la tierra, sino el mundo de Dios, el cual, como sabemos por la primera Carta de Pablo a los Corintios, lo llenará totalmente, viniendo a ser “todo en todos” (1 Cor 15, 28).

3. Al mismo tiempo, ese “otro siglo”, que según la Revelación es “el reino de Dios”, es también la definitiva y eterna “patria” del hombre (cf. Flp 3, 20) es la “casa del Padre” (Jn 14, 2). Ese “otro siglo”, como nueva patria del hombre, emerge definitivamente del mundo actual, que es temporal -sometido a la muerte, o sea, a la destrucción del cuerpo (cf. Gén 3, 19: “al polvo volverás”)- a través de la resurrección. La resurrección, según las palabras de Cristo referidas por los sinópticos, significa no sólo la recuperación de la corporeidad y el establecimiento de la vida humana en su integridad, mediante la unión del cuerpo con el alma, sino también un estado totalmente nuevo de la misma vida humana. Hallamos la confirmación de este nuevo estado del cuerpo en la resurrección de Cristo (cf. Rom 6, 5-11). Las palabras que refieren los sinópticos (Mt 22, 30; Mc 12, 25; Lc 20, 34-35) volverán a sonar entonces (esto es, después de la resurrección de Cristo) para aquellos que las habían oído, diría que casi con una nueva fuerza probativa y, al mismo tiempo, adquirirán el carácter de una promesa convincente. Sin embargo, por ahora nos detenemos sobre estas palabras en su fase “pre-pascual”, basándonos solamente en la situación en la que fueron pronunciadas. No cabe duda de que ya en la respuesta dada a los saduceos, Cristo descubre la nueva condición del cuerpo humano en la resurrección, y lo hace precisamente mediante una referencia y un parangón con la condición de la que el hombre había sido hecho partícipe desde el “principio”.

4. Las palabras: “Ni se casarán ni serán dadas en matrimonio parecen afirmar, a la vez, que los cuerpos humanos, recuperados y al mismo tiempo renovados en la resurrección, mantendrán su peculiaridad masculina o femenina y que el sentido de ser varón o mujer en el cuerpo en el “otro siglo” se constituirá y entenderá de modo diverso del que fue desde “el principio” y, luego, en toda la dimensión de la existencia terrena. Las palabras del Génesis, “dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne” (2, 24), han constituido desde el principio esa condición y relación de masculinidad y feminidad que se extiende también al cuerpo, y a la que justamente es necesario definir “conyugal” y al mismo tiempo “procreadora” y “generadora”; efectivamente, está unida con la bendición de la fecundidad, pronunciada por Dios (Elohim) en la creación del hombre “varón y mujer” (Gén 1, 27). Las palabras pronunciadas por Cristo sobre la resurrección nos permiten deducir que la dimensión de masculinidad y feminidad -esto es, el ser en el cuerpo varón y mujer- quedara nuevamente constituida juntamente con la resurrección del cuerpo en el “otro siglo”.

5. ¿Se puede decir algo aún más detallado sobre este tema? Sin duda, las palabras de Cristo referidas por los sinópticos (especialmente en la versión de Lc 20, 27-40) nos autorizan a esto. Efectivamente, allí leemos que (los juzgados dignos de tener parte en aquel siglo y en la resurrección de los muertos... ya no pueden morir y son semejantes a los ángeles e hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección” (Mateo y Marcos dicen sólo que “serán como ángeles en los cielos”). Este enunciado permite sobre todo deducir una espiritualización del hombre según una dimensión diversa de la de la vida terrena (e incluso diversa de la del mismo “principio”). Es obvio que aquí no se trata de transformación de la naturaleza del hombre en la angélica, esto es, puramente espiritual. El contexto indica claramente que el hombre conservará en el “otro siglo” la propia naturaleza humana, psicosomática. Si fuese de otra manera, carecería de sentido hablar de resurrección.

Resurrección significa restitución a la verdadera vida de la corporeidad humana, que fue sometida a la muerte en su fase temporal. En la expresión de Lucas (20, 36) citada hace un momento (y en la de Mateo 22, 30, y Marcos 12, 25) se trata ciertamente de la naturaleza humana, es decir, psicosomática. La comparación con los seres celestes, utilizada en el contexto, no constituye novedad alguna en la Biblia. Entre otros, ya el Salmo, exaltando al hombre como obra del Creador, dice: “Lo hiciste poco inferior a los ángeles” (Sal 8, 6). Es necesario suponer que en la resurrección esta semejanza se hará mayor: no a través de una desencarnación del hombre, sino mediante otro modo (incluso, se podría decir: otro grado) de espiritualización de su naturaleza somática, esto es, mediante otro “sistema de fuerzas” dentro del hombre. La resurrección significa una nueva sumisión del cuerpo al espíritu.

6. Antes de disponernos a desarrollar este tema, conviene recordar que la verdad sobre la resurrección tuvo un significado-clave para la formación de toda la antropología teológica, que podría ser considerada sencillamente como “antropología de la resurrección”. La reflexión sobre la resurrección hizo que Santo Tomás de Aquino omitiera en su antropología metafísica (y a la vez teológica) la concepción filosófica de Platón sobre la relación entre el alma y el cuerpo y se acercara a la concepción de Aristóteles. En efecto, la resurrección da testimonio, al menos indirectamente, de que el cuerpo, en el conjunto del compuesto humano, no está sólo temporalmente unido con el alma (como su “prisión” terrena, cual juzgaba Platón), sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano. Precisamente esto enseñaba Aristóteles, de manera distinta que Platón. Si Santo Tomás aceptó en su antropología la concepción de Aristóteles, lo hizo teniendo a la vista la verdad de la resurrección. Efectivamente, la verdad sobre la resurrección afirma con claridad que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada (según Platón: liberada) del cuerpo, sino que es preciso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente “integrado”, a través de una unión tal del alma con el cuerpo, que califica y asegura definitivamente esta integridad perfecta.

Aquí interrumpimos nuestra reflexión sobre las palabras pronunciadas por Cristo acerca de la resurrección. La gran riqueza de los contenidos encerrados en estas palabras nos llevará a volver sobre ellas en las ulteriores consideraciones.

Pregunta:
A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y
la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del
hombre.²? Cómo lo explica el Santo PadreŠ ¿Por qué la Resurrección
constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría
hablar de la antropología de la Resurrección?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor lindoro50 » Vie Ene 24, 2014 2:27 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre? Cómo lo explica el Santo Padre.

Que no obstante que el matrimonio, esa unión en la que, según dice el libro del Génesis, “el hombre... se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne”, es el estado perfecto de unión terrenal para efectos de propagar la especie y dominar a los demás seres, en la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser. Ese “otro siglo”, del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano, la clausura cuantitativa del círculo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, a fin de que multiplicándose a través de la conyugal “unidad en el cuerpo” de hombres y mujeres, sometiesen la tierra. Ese “otro siglo” no es el mundo terrenal, sino el mundo de Dios, el cual, lo llenará totalmente, viniendo a ser “todo en todos” (1 Cor 15, 28).

¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?

Porque, la resurrección testimonia, indirectamente, que el cuerpo, en el conjunto del complejo humano, no está sólo temporalmente unido con el alma (como su “prisión” terrena, según Platón), sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano. La resurrección confirma sin duda que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma aislada, separada del cuerpo, sino que es preciso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente “integrado”, a través de una unión tal del alma con el cuerpo, que acredita y asegura definitivamente esta integridad perfecta.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor patricio » Vie Ene 24, 2014 6:48 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre
El matrimonio y la procreación, esa unión en la que, según dice el libro del Génesis, "el hombre se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne", unión propia del hombre desde el "principio" pertenece exclusivamente a este tiempo, no constituyen el futuro escatológico del hombre. En la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser. Ese "otro siglo", del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano, la clausura cuantitativa del círculo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, a fin de que multiplicándose a través de la conyugal "unidad en el cuerpo" de hombres y mujeres, sometiesen la tierra. Ese "otro siglo" no es el mundo de la tierra, sino el mundo de Dios, el cual, como sabemos por la primera Carta de Pablo a los Corintios, lo llenará totalmente, viniendo a ser "todo en todos" (1 Cor 15, 28).
Al mismo tiempo, ese "otro siglo", que según la Revelación es "el reino de Dios", es también la definitiva y eterna "patria" del hombre (cf. Flp 3, 20) es la "casa del Padre" (Jn 14, 2). Ese "otro siglo", como nueva patria del hombre, emerge definitivamente del mundo actual, que es temporal sometido a la muerte, o sea, a la destrucción del cuerpo (cf. Gén 3, 19: "al polvo volverás") a través de la resurrección. La resurrección, según las palabras de Cristo referidas por los sinópticos, significa no sólo la recuperación de la corporeidad y el establecimiento de la vida humana en su integridad, mediante la unión del cuerpo con el alma, sino también un estado totalmente nuevo de la misma vida humana.

¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?
Para responder este tema, conviene recordar que la verdad sobre la resurrección tuvo un significado-clave para la formación de toda la antropología teológica y que podría ser considerada sencillamente como "antropología de la resurrección". La reflexión sobre la resurrección hizo que Santo Tomás de Aquino omitiera en su antropología metafísica (y a la vez teológica) la concepción filosófica de Platón sobre la relación entre el alma y el cuerpo y se acercara a la concepción de Aristóteles. En efecto, la resurrección da testimonio, al menos indirectamente, de que el cuerpo, en el conjunto del compuesto humano, no está sólo temporalmente unido con el alma, sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano. Santo Tomás aceptó en su antropología la concepción de Aristóteles y lo hizo teniendo a la vista la verdad de la resurrección. La verdad sobre la resurrección afirma con claridad que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada del cuerpo, sino que es preciso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente "integrado", a través de una unión tal del alma con el cuerpo, que califica y asegura definitivamente esta integridad perfecta.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor NELSON » Sab Ene 25, 2014 3:12 pm

Pregunta:
A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre.
El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre. En la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser. Ese "otro siglo", del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano, la clausura cuantitativa del círculo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, a fin de que multiplicándose a través de la conyugal "unidad en el cuerpo" de hombres y mujeres, sometiesen la tierra. Ese "otro siglo" no es el mundo de la tierra, sino el mundo de Dios, el cual, como sabemos por la primera Carta de Pablo a los Corintios, lo llenará totalmente, viniendo a ser "todo en todos" (1 Cor 15, 28).
¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?
La resurrección tuvo un significado-clave para la formación de toda la antropología teológica, que podría ser considerada sencillamente como “antropología de la resurrección". La reflexión sobre la resurrección hizo que Santo Tomás de Aquino omitiera en su antropología metafísica (y a la vez teológica) la concepción filosófica de Platón sobre la relación entre el alma y el cuerpo y se acercara a la concepción de Aristóteles. En efecto, la resurrección da testimonio, al menos indirectamente, de que el cuerpo, en el conjunto del compuesto humano, no está sólo temporalmente unido con el alma (como su "prisión" terrena, cual juzgaba Platón), sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano. Precisamente esto enseñaba Aristóteles, de manera distinta que Platón. Si Santo Tomás aceptó en su antropología la concepción de Aristóteles, lo hizo teniendo a la vista la verdad de la resurrección. Efectivamente, la verdad sobre la resurrección afirma con claridad que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada (según Platón: liberada) del cuerpo, sino que es preciso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente "integrado", a través de una unión tal del alma con el cuerpo, que califica y asegura definitivamente esta integridad perfecta.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Mary Jo » Sab Ene 25, 2014 3:40 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre? Cómo lo explica el Santo Padre.
El matrimonio y la procreación no constituyen el futuro escatológico del hombre. En la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser, porque el género humano encontrará su realización definitiva en la resurrección.
Como dice el texto de Marcos: "Porque cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio". Será la plenitud del ser humano.

¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?
Porque se puede entender que la resurrección del ser humano será en su totalidad con cuerpo-alma, tal unión será una perfecta integración.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor maandreuster » Dom Ene 26, 2014 7:47 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y
la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del
hombre.²? Cómo lo explica el Santo PadreŠ ¿Por qué la Resurrección
constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría
hablar de la antropología de la Resurrección?
Significa que en el Siglo de Dios en el que los elegidos habrán resucitado serán una nueva forma de seres en la que éstos encuentran su plena realización.
maandreuster
 
Mensajes: 104
Registrado: Lun Ago 06, 2012 7:20 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor virginia castro » Lun Ene 27, 2014 5:08 pm

Virginia castro #66

Que significa la frase: el matrimonio y la procreacion ; en cambio, no constituyen el fututro escatologico del hombre?

En genesis 2,24 se nos habla de que el hombre y la mujer, dejaran la casa paterna y formaran su propia familia y los dos seran una sola carne en la union matrimonial, mientras vivan en la tierra; pero no quiere decir que sera el future escatologico del ser humano. Lucas nos habla del otro siglo en 20, 35 en la que nos dice sera la realizacion del ser humano a la vida eternal y todos seremos como angeles.
Cristo descubre la nueva condicion de la que el hombre habia sido hecho parte desde el "principio".Para el hombreesta consumacion sera la realizacion final de la unidad del genero humano querido por Dios (CIC 1045).

Como lo explica el santo padre Por que ? la resurreccion constituye el eje de la antropologia teologica, hasta el grado que se podria hablar de la antropologia de la Resurreccion?
La resurreccion ha sido un significado clave para la formacion de la antropologia teolojica y esta podria ser considerada como antropologia de la resurreccion. Tomas de Aquino omitio una antropologia fisica teologica que se relaciono con la de Aristoteles que nos hablo siempre de la unidad perfecta del hombre con el cuerpo y el alma que tendrian en la resurreccion.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor mariaines » Mar Ene 28, 2014 1:54 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y
la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del
hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre ¿Por qué la Resurrección
constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría
hablar de la antropología de la Resurrección?
Por la unidad - integridad del cuerpo y alma.
La reflexión sobre la resurrección hizo que Santo Tomás de Aquino omitiera en su antropología metafísica (y a la vez teológica) la concepción filosófica de Platón sobre la relación entre el alma y el cuerpo y se acercara a la concepción de Aristóteles. En efecto, la resurrección da testimonio, al menos indirectamente, de que el cuerpo, en el conjunto del compuesto humano, no está sólo temporalmente unido con el alma (como su "prisión" terrena, cual juzgaba Platón), sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano. Precisamente esto enseñaba Aristóteles, de manera distinta que Platón. Si Santo Tomás aceptó en su antropología la concepción de Aristóteles, lo hizo teniendo a la vista la verdad de la resurrección. Efectivamente, la verdad sobre la resurrección afirma con claridad que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada (según Platón: liberada) del cuerpo, sino que es preciso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente "integrado", a través de una unión tal del alma con el cuerpo, que califica y asegura definitivamente esta integridad perfecta.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor maguie » Mar Ene 28, 2014 2:12 pm

El matrimonio y la procreación no constituyen el futuro escatológico del hombre, porque no son necesarios en el estado definitivo del hombre, en ese momento ya han cumplido con el sentido que tenían, su razón de ser, por lo tanto no habrá esa forma de relación entre las personas.

La resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado de que se podría hablar de Antropología de la resurrección, porque si existe la resurrección de los muertos, entonces toda la dignidad conferida al cuerpo tiene sentido; tiene sentido que sea templo del Espíritu, que esté hecho a imagen de Dios, que Cristo haya tomado la forma humana y haya muerto y resucitado.
Por otra parte si la Resurrección no existe, ¿para que habríamos de cuidar algo que se perdería irremediablemente?

El Santo Padre explica que la resurrección testifica que el cuerpo constituye una unidad íntegra con el alma en la persona humana pues así fue hecha en el principio por lo tanto la resurrección del cuerpo es necesaria para restaurar la forma íntegra del hombre, definitivamente.
Por otro lado la resurrección viene a solucionar el estado en el que quedó el hombre después del pecado, ya que inicialmente Dios había planeado al hombre con cuerpo y alma por lo que Su obra queda como en el principio.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Silviamaria » Mié Ene 29, 2014 11:35 am

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre ¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?

Significa que cuando llega la resurrección ya no hay la santificación de las personas, ya el ser humano ha cumplido su función en la tierra y es otra forma de representación porque se ha encontrado la realización plena.

La Resurrección viene a ser la pieza que resuelve el estudio religioso del hombre en la tierra puesto que en ese momento el cuerpo y el alma llegan a una completa integración.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Brendan Hurley » Jue Ene 30, 2014 11:24 am

La vocación al matrimonio es solamente por el tiempo aquí en la tierra. Y en el cielo solamente basta a Dios. Por eso Jesús nos explica que es otro mundo otra tipo de existencia como los ángeles. Mantenemos nuestra sexualidad por que es parte de la condición humana. Pero vivimos exclusivamente por Dios.

la resurrección de Jesús que fue cuerpo y alma muestra nuestra futura resurrección. Jesús siempre fue un ejemplo para nosotros de seguir y imitar. No solamente en pensamientos y amor pero también en nuestra identidad humana. El ser humano no puede ser completo definitivamente sin la unión harmoniosa del cuerpo y el alma. Por eso la resurrección muestra el resultado final del ser humano.
Brendan Hurley
 
Mensajes: 6
Registrado: Mar Ene 14, 2014 5:35 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Maria 2 » Vie Ene 31, 2014 5:30 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre

El matrimonio y la procreación, esa unión en la que, según dice el libro del Génesis, "el hombre se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne", unión propia del hombre desde el "principio" pertenece exclusivamente a este tiempo, no constituyen el futuro escatológico del hombre. En la resurrección pierden, por decirlo así, su razón de ser. Ese "otro siglo", del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano, la clausura cuantitativa del círculo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, a fin de que multiplicándose a través de la conyugal "unidad en el cuerpo" de hombres y mujeres, sometiesen la tierra. Ese "otro siglo" no es el mundo de la tierra, sino el mundo de Dios, el cual, como sabemos por la primera Carta de Pablo a los Corintios, lo llenará totalmente, viniendo a ser "todo en todos" (1 Cor 15, 28).

Al mismo tiempo, ese "otro siglo", que según la Revelación es "el reino de Dios", es también la definitiva y eterna "patria" del hombre (cf. Flp 3, 20) es la "casa del Padre" (Jn 14, 2). Ese "otro siglo", como nueva patria del hombre, emerge definitivamente del mundo actual, que es temporal sometido a la muerte, o sea, a la destrucción del cuerpo (cf. Gén 3, 19: "al polvo volverás") a través de la resurrección. La resurrección, según las palabras de Cristo referidas por los sinópticos, significa no sólo la recuperación de la corporeidad y el establecimiento de la vida humana en su integridad, mediante la unión del cuerpo con el alma, sino también un estado totalmente nuevo de la misma vida humana.

¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?

La resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado de que se podría hablar de Antropología de la resurrección, porque si existe la resurrección de los muertos, entonces toda la dignidad conferida al cuerpo tiene sentido que sea templo del Espíritu, que esté hecho a imagen de Dios, que Cristo haya tomado la forma humana y haya muerto y resucitado.

El Santo Padre explica que la resurrección testifica que el cuerpo constituye una unidad íntegra con el alma en la persona humana pues así fue hecha en el principio por lo tanto la resurrección del cuerpo es necesaria para restaurar la forma íntegra del hombre, definitivamente. Además la resurrección viene a solucionar el estado en el que quedó el hombre después del pecado, porque inicialmente Dios había planeado al hombre con cuerpo y alma por lo que Su obra queda como era en el principio.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Jeanette Palacios » Lun Feb 03, 2014 7:41 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo PadreŠ
Significa la realizacion definitiva del genero humano, la clausura cuantitativa del circulo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios. A fin de que multiplicandose atravez de la conyugal "Unidad del cuerpo" de hombres y mujeres sometiesen la tierra. (1ra Cor 15,28)> Lo llenara totalmente viniendo a ser todo en todos.
La verdad sobre la resurreccion afirma que la perfeccion escatologica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada del cuerpo sino que es presiso entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente integrado atravez de una union del alma con el cuerpo que califica y asegura definitivamente esta integridad perfecta.

¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?
La verdad sobre la resurreccion tuvo un significado clave para la formacion de toda la antropologia teologica que podria ser considerada como antropologia de la resurreccion Santo Tomas de Aquino omite en su antropologia metafisica y a la vez Teologica la concepcion filosofica de Platon sobre la relacion entre el alma y el cuerpo y se acerca a la concepcion de Aristoteles que dice: La resurreccion da testimonio al menos indirectamente de que el cuerpo en el conjunto del conpuesto humano no esta solo temporalmente con el alma sino que juntamente con el alma constituyen la unidad e integridad del ser humano.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor yaluz » Vie Feb 07, 2014 11:38 pm

Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²?
R:”
El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del
hombre.” Con esta frase, el Santo Papa, explica que tanto el matrimonio, como la procreación pertenecen a un ciclo terrenal, digamos que lo cierran: creados a imagen y semejanza de Dios, unidos en una sola carne, sus cuerpos, con toda su masculinidad y feminidad, mediante el acto conyugal, se multiplicarían y someterían la tierra. Al pasar al otro siglo, digamos a la otra vida, al Reino de Dios, (los que el Padre así lo decida), no vivirán nuevamente esta experiencia, matrimonio y procreación, pues estos no tienen razón de ser.
El futuro escatológico del hombre está en este otro siglo, el Reino de Dios”, es la definitiva y eterna “patria” del hombre que surge definitivamente del mundo actual. Donde hay una perfección integrada nuevamente del cuerpo y alma, viviendo una espiritualidad diferente a la terrena, sin embargo conservando su corporeidad.
¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?
R:
Realmente considero que si Jesús no hubiese resucitado, no existiría la Antropología Teológica, así de sencillo. La Resurrección de nuestro Señor Jesucristo es el eje, el centro, lo fundamental de la Antropología Teológica, si este magno Hecho no se hubiera dado, Jesús sería un profeta más, pero no, Él, el hijo de Dios Padre, resucitó de entre los muertos, en cuerpo y alma, por lo que muy bien dice el Santo Papa, “se pudiera hablar de la Antropología de la Resurrección.”
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Lun Feb 10, 2014 10:56 pm

Cristo descubre la nueva condición del cuerpo humano en la resurrección. El matrimonio y la procreación no constituyen el futuro escatológico del hombre, en la resurrección pierden su razón de ser. Ese “otro siglo”, del que habla Lucas (20, 35), significa la realización definitiva del género humano. Ese “otro siglo” no es el mundo de la tierra, sino el mundo de Dios, el cual, como sabemos por la primera Carta de Pablo a los Corintios, lo llenará totalmente, viniendo a ser “todo en todos” (1 Cor 15, 28). Ese “otro siglo”, que según la Revelación es “el reino de Dios”, es también la definitiva y eterna “patria” del hombre (cf. Flp 3, 20) es la “casa del Padre” (Jn 14, 2). Las palabras de Cristo referidas por los sinópticos, significa no sólo la recuperación de la corporeidad y el establecimiento de la vida humana en su integridad, mediante la unión del cuerpo con el alma, sino también un estado totalmente nuevo de la misma vida humana.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor b. gabriel reyes reyes » Dom Feb 23, 2014 11:25 pm

[b]A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico delhombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre [/b]
[i]La frase: “El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre” significa que en la resurrección el matrimonio y la procreación pierden su razón de ser, la vida humana llega a un estado totalmente nuevo; la dimensión de masculinidad y feminidad quedará nuevamente constituída.[/i]

[b]¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?[/b]
[i]La resurrección significa restitución a la verdadera vida de la corporeidad humana, que fue sometida a la muerte en su fase temporal; los juzgados dignos de tener parte en aquel siglo y en la resurrección de los muertos... ya no pueden morir y son semejantes a los ángeles e hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección, así la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica.
Los resucitados alcanzan una nueva sumisión del cuerpo al espíritu en una unión tal, del alma con el cuerpo, que asegura, en forma definitiva, la integridad perfecta y la felicidad escatológica del hombre. La resurrección da testimonio de que el cuerpo, en el conjunto del compuesto humano, no está sólo temporalmente unido con el alma (como su "prisión" terrena, cual juzgaba Platón), sino que juntamente con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano, de esta manera el ser humano es elevado por el poder de Dios, lo que constituye la antropología de la Resurrección.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor GUADALUPEVR » Mar Feb 25, 2014 1:55 pm

Pregunta:
A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y
la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del
hombre.²?
que el matrimonio y la procreación es parte de la vida temporal únicamente y pierde su razón de ser ya que vendremos a ser todos en todos, escatológicamente. Cuando yo muera ya no voy a necesitar una pareja ni voy a procrear, ambos son perteneciente a la vida.


Cómo lo explica el Santo PadreŠ ¿Por qué la Resurrección
constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría
hablar de la antropología de la Resurrección?
por que la verdad sobre la RESURRECCION tuvo un significado clave para la formación de toda la antropología teológica . Santo Tomás de Aquino omite en su antropología metafísica la concepción Platon, sobre este tema, sin embargo, se acerca a la de Aristóteles.
Da testimonió indirectamente, de que el Cuerpo es el conjunto de compuesto humano, sino que junto con el alma constituye la unidad e integridad del ser humano.
"La verdad sobre la resurrección afirma con claridad que la perfección escatológica y la felicidad del hombre no pueden ser entendidas como un estado del alma sola, separada del cuerpo, sino que es precisa entenderla como el estado del hombre definitiva y perfectamente 'integrado',..."

Dios bendiga siempre
Dios nos Bendiga y la Santísima Virgen nos acompañe siempre.
GUADALUPEVR
 
Mensajes: 164
Registrado: Jue Ago 12, 2010 12:13 am

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Dolovalencia » Vie Mar 07, 2014 5:11 pm

Mc. 12; 25 Porque cuando resuciten de entre los muertos ni se casaran ni serán dadas en matrimonio.

El matrimonio y la procreación no constituyen el futuro escatologico del hombre. La unión propia del hombre desde el principio pertenece a este siglo. En la resurrección pierden su razón de ser, en la resurrección se realiza en definitiva el genero humano y clausura el circulo de seres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios a fin de multiplicarse a través de la conyugal "unidad del cuerpo hombre y mujer y sometiesen la tierra."
Resucitamos en el mundo de Dios viniendo a ser todos en todos así lo dice San Pablo a los corintios 1Cor 15,28.
El reino de Dios es la patria entera del hombre.
La resurrección según las palabras de Cristo es un estado nuevo de la misma vida humana. La resurrección significa una nueva sumisión del cuerpo al espíritu.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor BlancaElena » Mar Mar 11, 2014 9:18 pm

A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²?

El futuro escatológico del hombre ya no esta cimentado en el estado esponsalicio como al "principio", ni la procreación que es uno de los fines del matrimonio tampoco es necesaria, porque como dice claramente el Evangelio " Cuando resuciten de entre los muertos, no se casarán ni ellas ni ellos sino que serán como los ángeles en el cielo " Mc 12,25

Cómo lo explica el Santo Padre ¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría hablar de la antropología de la Resurrección?

Porque el hombre llega a su eterna y definitiva patria en el mundo de DIOS, es la Resurrección al final de los tiempos. En la antropología de la Resurrección está la nueva sumisión del cuerpo al espíritu en el hombre y la mujer para vivir glorificados eternamente. Es un estado nuevo de la vida humana
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 66. La resurrección de los cuerpos y la antrop. teológic

Notapor Carlos64 » Mié Mar 12, 2014 2:06 pm

Pregunta: "A la luz de lo contemplado. ¿Qué significa la frase: ³El matrimonio y la procreación, en cambio, no constituyen el futuro escatológico del hombre.²? Cómo lo explica el Santo Padre."

La dimensión conyugal y procreativa de la existencia humana, que se remite en su origen al Principio según designio del Creador y que constituye el eje de la unión carnal entre el varón y la mujer, es una realidad que pertenece a este siglo, marcado por la imperfección (muerte) derivada de la caída en el pecado. La resurrección implicará un alejamiento de esta dimensión conyugal: el futuro escatológico de la humanidad, la vida nueva y definitiva en Dios y desde Dios, vida en plenitud, abundancia y perfección, en suma, vida partícipe de la Resurrección de Cristo, conllevará una nueva realidad en lo atinente a la relación entre el espíritu y el cuerpo. Sin que se dé una ausencia de corporeidad, se establecerá una mayor espiritualización de la humanidad cuyo resultado será un nuevo plano de sumisión del cuerpo al espíritu, de manera que las necesidades carnales como tales dejarán de ser protagónicas (como lo son en este siglo) y se asistirá a una nueva vivencia de la masculinidad y la feminidad, ya no ligadas al significado esponsalicio del cuerpo sino a una vida plena en Dios y únicamente en Él. No seremos ángeles, pues poseeremos un cuerpo glorioso; sin embargo, nuestra realidad corpórea, siendo gloriosa, estará por ello plenamente subsumida en el espíritu y ambos, cuerpo y espíritu, en comunión plena con Dios, quien será Todo en todo. La comunión plena con Dios significará que todo cuanto somos como seres humanos se resuelva, magnifique y comunique en la dinámica inefable y trascendente del ágape, sin necesidad ya de eros.

Pregunta: "¿Por qué la Resurrección constituye el eje de la Antropología Teológica, hasta el grado que se podría
hablar de la antropología de la Resurrección?"


La razón esencial es que la Resurrección como misterio teológico y antropológico (ambos, dado que se verifica como primicia en la persona humana y divina de Cristo) lleva a ubicar la dimensión corporal humana en el plano de lo escatológico. La antropología teológica derivada de la Resurrección del Señor Jesucristo permite entonces ubicar al cuerpo (nuestra dimensión somática, biológica, material) como parte íntegra de la humanidad en su futuro de comunión plena y definitiva con Dios. Santo Tomás de Aquino así lo considera en concordancia con la filosofía aristotélica, la cual no establece un paralelismo entre lo ideal (espíritu) y lo material que se eternice en la ruptura entre ambas dimensiones (tal como sí lo hizo el pensamiento platónico): el alma no ha de librarse del cuerpo sino que ambos han de trascender igualmente este plano de existencia por un plano superior. Así, la vida en resurrección según la escatología cristiana comprenderá tanto al cuerpo como al espíritu, siendo entonces la bienaventuranza una dicha eterna que gozaremos desde nuestra condición humana, en la que se verifica la unidad indisoluble entre lo corporal y lo espiritual, pudiendo entenderse que en esta vida plena que esperamos alcanzaremos el estado de integridad perfecta entre ambas dimensiones que nos constituyen, dado que implicará la espiritualización plena de lo somático como gracia concedida por Dios para que participemos más cercanamente de su Naturaleza como imagen y semejanza suyos.

Dios la bendiga, doctora.
Discípulo de Cristo por amor del Padre y unción del Espíritu. Miembro de la Iglesia por gracia divina. Amar a Jesús es mi mayor alegría.

Dios te salve, María, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.
Avatar de Usuario
Carlos64
 
Mensajes: 98
Registrado: Mar Sep 17, 2013 6:58 pm
Ubicación: Costa Rica

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte III y IV: La resurrección de la carne y la virginidad cristiana

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron