68. La comunión escatológica del hombre con Dios

En esta tercera y cuarta partes se toca la teología del cuerpo, la
resurrección de los cuerpos, la virginidad, el celibato,la abstinencia en el
matrimonio, la doctrina paulina sobre virginidad y matrimonio .

Esta parte consta 23 lecciones que se enviarán todos los martes y viernes a
partir del 14 de enero de 2014 , la última será el 1 de abril del 2014
.Estas son la tercera y cuarta partes de seis partes que se darán de manera
consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año
y consta de:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano,
también conocida como Teología del Cuerpo.

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor mamafeliz » Lun Mar 24, 2014 1:03 pm

La comunión escatológica del hombre con Dios, constituida gracias al amor de una perfecta unión, estará alimentada por la visión "cara a cara": La contemplación de esa comunión más perfecta, puramente divina, que es la comunión trinitaria de las Personas Divinas en la unidad de la misma divinidad.
Asi los que participen del "otro mundo" no tomaran "mujer ni marido" porque están en la unión de el Dios vivo que brota de la visión beatífica de su unidad y comunión trinitaria, sin embargo conservarán no solamente su auténtica subjetividad, sino que la adquirirán en medida mucho más perfecta que en la vida terrena, una subjetividad perfectamente madura y esta experiencia del don de si mismo por parte de Dios será absolutamente superior a toda experiencia propia de la vida terrena.
El reciproco don de si mismo a Dios y de Dios al hombre se convertirá en beatificante.
La "virginidad" es decir la pureza se manifestrá plena, en el significado esponsalicio del cuerpo como signo de toda la sujetividad personal.
Nosotros profesamos la fe en la "comunión de los Santos" porque creemos en la "resurrección de los muertos" que llegan a ser participes del "otro mundo" a través de la realización de la comunión recíproca proporcionada a las personas creadas. En el "otro mundo" habrá una perfecta intersubjetividad de todos basada en el significado esponsalicio del cuerpo.
mamafeliz
 
Mensajes: 116
Registrado: Mié Jun 05, 2013 12:33 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor antonio_7 » Mar Mar 25, 2014 2:51 pm

Podemos explicar de una manera subjetiva como emos estado compartiendo la finalidad que tenemos toda la humanidad, que es la vida venidera o resurreccion de los cuerpos a la vida perfecta, ahora con una luz que nuestro Senor Jesucristo nos ensena con las sagradas escrituras, mostrandonos el significado o el fin de nuestra naturaleza que es luchar dia a dia por hesa meta, nuestro fin es la resurreccion del hombre corporeo en unidad con el espiritu, en una unidad pura, y a la luz del evngelio del final de la humanidad donde en vida nueva no se casaran, no tendra marido, ni esposa, no como para ser del hombre denigrar el matrimonio sino con la grasia y el premio de la resurreccion, y mas aun con el regalo del misterio trinitario, guiando, ensenado, conduciendo, apremiando de una manera espesial la virginidad como la culminacion plena como don, para resivir el amor pleno puro y perfecto de DIOS, para culminar la reazacion del cumplimiento escatologico del cumplimiento esponsalico, para encontrarse cara a cara con DIOS.
antonio_7
 
Mensajes: 94
Registrado: Jue Ago 29, 2013 1:17 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor RoxanaGomez25 » Lun Mar 31, 2014 1:21 pm

El recíproco don de sí mismo a Dios -don en el que el hombre concentrará y expresará todas las energías de la propia subjetividad personal y, a la vez psicosomática- será la respuesta al don de sí mismo por parte de Dios al hombre (1). En este recíproco don de sí mismo por parte del hombre, don que se convertirá, hasta el fondo y definitivamente, en beatificante, como respuesta digna de un sujeto personal al don de sí por parte de Dios, la «virginidad», o mejor, el estado virginal del cuerpo se manifestará plenamente como cumplimiento escatológico del significado «esponsalicio» del cuerpo, como el signo específico y la expresión auténtica de toda la subjetividad personal. Así, pues, esa situación escatológica, en la que «no tomarán mujer ni marido», tiene su fundamento sólido en el estado futuro del sujeto personal, cuando, después de la visión de Dios «cara a cara», nacerá en él un amor de tal profundidad y fuerza de concentración en Dios mismo, que absorberá completamente toda su subjetividad psicosomática.²
En base a todo lo estudiadoŠ explica el párrafo anterior.
Profundizar además en esto. ³Las palabras con las que Cristo afirma que en el «otro mundo... no tomarán mujer ni marido», constituyen la base de estos contenidos de nuestra fe y, al mismo tiempo, requieren una adecuada interpretación precisamente a la luz de la fe. Debemos pensar en la realidad del «otro mundo» con las categorías del descubrimiento de una nueva, perfecta subjetividad de cada uno y, a la vez, del descubrimiento de una nueva, perfecta intersubjetividad de todos. Así, esta realidad significa el verdadero y definitivo cumplimiento de la subjetividad humana y sobre esta base la definitiva realización del significado «esponsalicio» del cuerpo².

En el otro mundo es una auténtica y nueva perfecta subjetividad de cada uno, porque los que participen del otro mundo, conservarán una perfecta unión con Dios "cara a cara" la contemplación de esa comunión más perfecta, puramente divina,, que es la comunión trinitaria de las Personas divinas en la unidad de la misma divinidad, la subjetividad se adquirirá mucho más perfecta. Quedará confirmada la ley integral del hombre, donde en la perfección de la comunión, la madurez espiritual del sujeto, a su vez se determina. Es una subjetividad perfectamente madura. En esta subjetividad se conserva el cuerpo glorioso resucitado, la masculinidad y feminidad, sobre todo por la autenticidad escatológica de la respuesta de la comunicación del Sujeto Divino, que constiuirá la experiencia beatificante del don de sí mismo por parte de Dios, absolutamente superior a toda experiencia de la vida en la tierra. Cara a cara con Dios, nacerá en él un amor de tal profundidad y fuerza de concentración en DIos mismo, que absorberá completamente toda su subjetividad psocosomática. Esto nos lleva a pensar en la realidad del otro mundo, de la perfecta subjetividad de cada uno, y del descubrimiento de una perfecta intersubjetividad de todos. Que es el verdadero y definitivo cumplimiento de la subjetividad humana y la base definitiva de la realización del significado esponsalicio del cuerpo. La realidad escatológica se convertirá en fuente de la perfecta realización del orden trinitario en el mundo creado de las personas.
RoxanaGomez25
 
Mensajes: 124
Registrado: Lun Jun 10, 2013 7:48 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor Dolovalencia » Lun Mar 31, 2014 3:38 pm

La comunión escatológica del hombre con Dios constituida gracias al amor de una perfecta unión estará alimentada por la visión "cara a cara". Los que participan en el "mundo futuro" gozaron una sola subjetividad perfectamente madura. Después de la visión de Dios "cara a cara" nacerá un amor tan profundo y fuerza de concentración en Dios mismo que absorberá toda su subjetividad psicosomática.
La inmortalidad no resulta simplemente en no poder morir de lo invisible, sino la acción salvadora del amante que tiene poder para hacer inmortal. El hombre no puede perecer porque es conocido y amado por Dios.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor Alejandra S » Mié Abr 16, 2014 4:01 pm

Después de resucitar, el hombre se donará a Dios; y en la reciprocidad del amor, el hombre será beatificado. Después de ver a Dios, nacerá en él un gran amor que absorberá toda su subjetividad. Se dará cumplimiento escatológico al significado esponsalicio del cuerpo, la apertura y donación al otro. Como persona que es, el hombre se dará a Dios y llegará a su perfecta subjetividad al mismo tiempo, y también se logrará una perfecta intersubjetividad entre los hombres.
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor jcuengar » Vie May 02, 2014 1:52 pm

De lo estudiado en este capítulo podría decir. La Victoria de Dios es el cumplimiento de su plan.
Dios hizo al hombre con la intención original de que el hombre caminara por este mundo libre y sin verguenza de sí mismo y del otro, para aprender a responderle como responde Cristo, es decir con Totalidad, con obediencia de hijo con plenitud y sin reservas.
La Respuesta del Hijo al Padre es una repuesta amorosisima y total, a tal grado que ese amor no pudiendo contenerse en sí mismo estalla en el Espiritu Santo y crea al hombre y al mundo. No hay otra manera de ser de Dios trinitario que el amor, el amor que se entrega todo y asi por su naturaleza Dios nos regala esta misma forma de ser.
La respuesta del hombre es el pecado y la tendencia al pecado que se hereda en este mundo y que ejerce una fuerza opositora a la intención original. Cristo vuelve a establecer la intención original y traza el camino Personalmente y nos restaura y nos da una prueba del Reino en la Tierra con su venida, su muerte y su resurrección.
El Don de Cristo como respuesta obediente de Hijo al Padre llega a su máxima expresión con la Pasión, Pasión que es la expresión del Amor de Cristo por sus amigos, por nosotros. Este amor "esponsal" fruto del conocimiento que revela al otro y que en promesa de fidelidad se expresa en este mundo mediante la compenentración sexual de la pareja, pero más alla de la genitalidad, de la sexualidad en el sentido amplio de entrega total al otro, de darse al otro en todo, todo el tiempo hasta la muerte por el otro. Este "entrenamiento" del darse al otro tiene su cumplimiento máximo en la respuesta a Dios. Dios tú me creaste para regalarme la existencia y la vida para ser pleno y gozar de tí. Mi respuesta es Sí. Sólo tú eres suficiente. Ya pasé por el mundo terreno intentando ser Cristo y al llegar a tí y verte cara a cara por tu misericorida y no por mis méritos, no quiero más. Mi relación con los otros sigue existiendo sólo en relación a tí, sólo para cumplir tu voluntad y con ello SER finalmente lo que tú pensaste para mí.
jcuengar
 
Mensajes: 106
Registrado: Lun Ene 09, 2012 5:56 pm

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor Dairo Camacho » Vie Jul 11, 2014 9:48 am

El recíproco don de sí mismo a Dios -don en el que el hombre concentrará y expresará todas las energías de la propia subjetividad personal y, a la vez psicosomática- será la respuesta al don de sí mismo por parte de Dios al hombre (1). En este recíproco don de sí mismo por parte del hombre, don que se convertirá, hasta el fondo y definitivamente, en beatificante, como respuesta digna de un sujeto personal al don de sí por parte de Dios, la «virginidad», o mejor, el estado virginal del cuerpo se manifestará plenamente como cumplimiento escatológico del significado «esponsalicio» del cuerpo, como el signo específico y la expresión auténtica de toda la subjetividad personal. Así, pues, esa situación escatológica, en la que «no tomarán mujer ni marido», tiene su fundamento sólido en el estado futuro del sujeto personal, cuando, después de la visión de Dios «cara a cara», nacerá en él un amor de tal profundidad y fuerza de concentración en Dios mismo, que absorberá completamente toda su subjetividad psicosomática.²
En base a todo lo estudiadoŠ explica el párrafo anterior.

El don de Dios para con el hombre y a la vez el don que el hombre debe hacer de sí mismo a Dios son la fuente de la beatificación, es decir una respuesta en la que el hombre se hace digno de la respuesta de Dios mediante una "virginidad" o estado virginal que le permite manifestar el cumplimiento a los designios de Dios. Permitiendo a su vez que en el hombre nazca un amor tan grande y profundo que definitivamente abandonará cualquier subjetividad psicosomática.
Dairo Camacho
 
Mensajes: 76
Registrado: Mar Jun 11, 2013 9:28 am

Re: 68. La comunión escatológica del hombre con Dios

Notapor marthika7 » Vie Oct 03, 2014 12:23 pm

Preguntas:
1. El recíproco don de sí mismo a Dios -don en el que el hombre concentrará y expresará todas las energías de la propia subjetividad personal y, a la vez psicosomática- será la respuesta al don de sí mismo por parte de Dios al hombre. En este recíproco don de sí mismo por parte del hombre, don que se convertirá, hasta el fondo y definitivamente, en beatificante, como respuesta digna de un sujeto personal al don de sí por parte de Dios, la «virginidad», o mejor, el estado virginal del cuerpo se manifestará plenamente como cumplimiento escatológico del significado «esponsalicio» del cuerpo, como el signo específico y la expresión auténtica de toda la subjetividad personal. Así, pues, esa situación escatológica, en la que «no tomarán mujer ni marido», tiene su fundamento sólido en el estado futuro del sujeto personal, cuando, después de la visión de Dios «cara a cara», nacerá en él un amor de tal profundidad y fuerza de concentración en Dios mismo, que absorberá completamente toda su subjetividad psicosomática.
En base a todo lo estudiado explica el párrafo anterior.
En la visión beatífica, se produce un don recíproco entre el hombre y Dios, emanado precisamente de ese don de Dios. El hombre vuelve a su Creador. En esa realidad escatológica se concentran y se expresan las energías de la subjetividad y de su ser psicosomático, es decir, su integralidad. La Virginidad escatológica de la que nos habla Jesús, expresa ese cumplimiento escatológico del significado esponsal del cuerpo, siendo entonces, este estado, el signo específico y expresión auténtica de la subjetividad. Este estado virginal surge de la experiencia del amor en toda su profundidad, que absorbe toda la subjetividad psicosomática, es decir, la experiencia del amor infinito de Dios, en la realidad beatífica, por obra de ese mismo don de Dios, obra la transformación integral de la persona de forma perfecta.

2. Profundizar además en esto. Las palabras con las que Cristo afirma que en el «otro mundo... no tomarán mujer ni marido», constituyen la base de estos contenidos de nuestra fe y, al mismo tiempo, requieren una adecuada interpretación precisamente a la luz de la fe. Debemos pensar en la realidad del «otro mundo» con las categorías del descubrimiento de una nueva, perfecta subjetividad de cada uno y, a la vez, del descubrimiento de una nueva, perfecta intersubjetividad de todos. Así, esta realidad significa el verdadero y definitivo cumplimiento de la subjetividad humana y sobre esta base la definitiva realización del significado «esponsalicio» del cuerpo.
En el otro mundo, se perfecciona nuestra subjetividad y las relaciones entre cada uno, restaurando esas experiencias, que remiten al principio del que habla Jesús en Mateo 19, 39, de donación, ese don recíproco del cuerpo.
marthika7
 
Mensajes: 179
Registrado: Mié Ene 04, 2012 4:01 pm

68 La comunion escatologica del hombre con Dios

Notapor Thomasrum » Sab Ene 03, 2015 1:39 am

buenas noches, yo les escribo porque tengo un tema con la economia, con la obediencia a Dios para que el sea nuestra guia, me cuesta ponerme todos los dias a hablar con el, a leer su palabra y como consecuencia de eso tengo problemas economicos, mi marido no consigue trabajo pero ensima esta peresozo para hacer lo poco que tiene, nos administramos mal porque cuando tenemos un mes mas o menos bueno malgastamos el dinero. Yo tengo un trabajo fijo y estoy muy bien ahi pero no es suficiente lo que cobro porque trabajo medio dia, otra cosa, mi marido cuestiona mucho lo que yo gasto sea poco o mucho pero el hace lo que quiere sin decirme nada, ni consultarlo conmigo, me esconde el dinero, de mi, que soy la esposa, pero bueno yo quiero cambiar, quiero aferrarme mas a Dios para que el sea mi guia. Mas que nada necesito una guia para poder aferrarme a una comunion mas estrecha con nuestro Seсor y asi, que el a a su vez sea mi luz, mi guia en todo los aspectos de mi via...Muchas gracias y espero puedan ayudarme. Bendiciones.-
Thomasrum
 
Mensajes: 3
Registrado: Vie Ene 02, 2015 7:54 am

Anterior

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte III y IV: La resurrección de la carne y la virginidad cristiana

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron