71. El «hombre celestial» según San Pablo

En esta tercera y cuarta partes se toca la teología del cuerpo, la
resurrección de los cuerpos, la virginidad, el celibato,la abstinencia en el
matrimonio, la doctrina paulina sobre virginidad y matrimonio .

Esta parte consta 23 lecciones que se enviarán todos los martes y viernes a
partir del 14 de enero de 2014 , la última será el 1 de abril del 2014
.Estas son la tercera y cuarta partes de seis partes que se darán de manera
consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año
y consta de:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano,
también conocida como Teología del Cuerpo.

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor pilar calva » Jue Ene 16, 2014 6:11 pm

71. El «hombre celestial» según San Pablo

De las palabras de Cristo sobre la futura resurrección de los muertos, referidas por los tres Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), hemos pasado a la antropología paulina sobre la primera Carta a los Corintios, capítulo 15, versículos 42-49.

(3-II-82/7-II-82)

1. De las palabras de Cristo sobre la futura resurrección de los muertos, referidas por los tres Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), hemos pasado a la antropología paulina sobre la primera Carta a los Corintios, capítulo 15, versículos 42-49.

En la resurrección el cuerpo humano se manifiesta -según las palabras del Apóstol- "incorruptible, glorioso, lleno de poder, espiritual". La resurrección, pues, no es sólo una manifestación de la vida que vence a la muerte -como un retorno final al árbol de la Vida, del que el hombre fue alejado en el momento del pecado original-, sino que es también una revelación de los últimos destinos del hombre en toda la plenitud de su naturaleza psicosomática y de su subjetividad personal. Pablo de Tarso -que siguiendo las huellas de los otros Apóstoles experimentó en el encuentro con Cristo resucitado el estado de su cuerpo glorificado-, basándose en esta experiencia, anuncia en la Carta a los Romanos "la redención del cuerpo" (Rom 8, 23), y en la Carta a los Corintios (1 Cor 15, 42-49) el cumplimiento de esta redención en la futura resurrección.

2. El método literario que San Pablo aplica aquí, corresponde perfectamente a su estilo. Se sirve de antítesis, que a la vez acercan lo que contraponen, y de este modo resultan útiles para hacernos comprender el pensamiento paulino sobre la resurrección tanto en su dimensión "cósmica", como en lo que se refiere a la característica de la misma estructura interna del hombre "terrestre" y "celeste".

Efectivamente, el Apóstol, al contraponer Adán y Cristo (resucitado) -o sea, el primer Adán al último Adán- muestra, en cierto sentido, los dos polos, entre los cuales, en el misterio de la creación y de la redención, está situado el hombre en el cosmos: también se podría decir que el hombre ha sido "puesto en tensión" entre estos dos polos con la perspectiva de los destinos eternos, que se refieren, desde el principio hasta el fin, a su misma naturaleza humana. Cuando Pablo escribe: "El primer hombre fue de la tierra, terreno; el segundo hombre fue del cielo" (1 Cor 15, 47), piensa tanto en Adán-hombre, como también en Cristo en cuanto hombre. Entre estos dos polos -entre el primero y el último Adán- se desarrolla el proceso que él expresa con las siguientes palabras: "Como llevamos la imagen del hombre terreno, llevamos también la imagen del celestial" (1 Cor 15, 49).

3. Este "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" (cuyo prototipo es el "primer Adán"), cuanto, sobre todo, es su cumplimiento y su confirmación. Es el cumplimiento y la confirmación de lo que corresponde a la constitución psicosomática de la humanidad, en el ámbito de los destinos eternos, esto es, en el pensamiento y en los designios de Aquel que, desde el principio, creó al hombre a su imagen y semejanza. La humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad (que es capacidad y disposición) para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección. Esa humanidad de la que son partícipes todos los hombres, hijos del primer Adán, y que, juntamente con la heredad del pecado -siendo carnal- es, al mismo tiempo, "corruptible", y lleva en sí la potencialidad de la "incorruptibilidad".

Esa humanidad, que en toda su constitución psicosomática se manifiesta "innoble" y, sin embargo lleva en sí el deseo interior de la gloria, esto es, la tendencia y la capacidad de convertirse en "gloriosa", a imagen de Cristo resucitado. Finalmente, la misma humanidad, de la que el Apóstol dice -conforme a la experiencia de todos los hombres- que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".

4. Aquí hablamos de la naturaleza humana en su integridad, es decir, de la humanidad en su constitución psicosomática. En cambio, Pablo habla del "cuerpo". Sin embargo podemos admitir, basándonos en el contexto inmediato y en el remoto, que para él se trata no sólo del cuerpo, sino de todo el hombre en su corporeidad, por lo tanto, también de su complejidad ontológica. De hecho, no hay duda alguna de que si precisamente en todo el mundo visible (cosmos), ese único cuerpo que es el cuerpo humano, lleva en sí la "potencialidad de la resurrección", esto es, la aspiración y la capacidad de llegar a ser definitivamente "incorruptible, glorioso, lleno de poder, espiritual", esto ocurre porque, permaneciendo desde el principio en la unidad psicosomática del ser personal, puede tomar y reproducir en esta "terrena" imagen y semejanza de Dios también la imagen "celeste" del último Adán, Cristo.

La antropología paulina sobre la resurrección es cósmica y, a la vez, universal: cada uno de los hombres lleva en sí la imagen de Adán y cada uno está llamado también a llevar en sí la imagen de Cristo, la imagen del Resucitado. Esta imagen es la realidad escatológica (San Pablo escribe: "llevaremos"); pero, al mismo tiempo, esa imagen es ya en cierto sentido una realidad de este mundo, puesto que se ha revelado en él mediante la resurrección de Cristo. Es una realidad injertada en el hombre de "este mundo", realidad que en él está madurando hacia el cumplimiento final.

5. Todas las antítesis que se suceden en el texto de Pablo ayudan a construir un esbozo válido de la antropología sobre la resurrección. Este esbozo es, a la vez, más detallado que el que emerge del texto de los Evangelios sinópticos (Mt 22, 30; Mc 12, 25; Lc 20, 34-35), pero, por otra parte, es, en cierto sentido, más unilateral. Las palabras de Cristo referidas por los Sinópticos, abren ante nosotros la perspectiva de la perfección escatológica del cuerpo, sometida plenamente a la profundidad divinizadora de la visión de Dios "cara a cara", en la que hallará su fuente inagotable tanto la "virginidad" perenne (unida al significado esponsalicio del cuerpo), como la "intersubjetividad" perenne de todos los hombres, que vendrán a ser (como varones y mujeres) partícipes de la resurrección. El esbozo paulino de la perfección escatológica del cuerpo glorificado parece quedar más bien en el ámbito de la misma estructura interior del hombre-persona. Su interpretación de la resurrección futura parecería vincularse al "dualismo" cuerpo-espíritu que constituye la fuente del "sistema de fuerzas" interior en el hombre.

6. Este "sistema de fuerzas" experimentará un cambio radical en la resurrección. Las palabras de Pablo, que lo sugieren de modo explícito, no pueden, sin embargo, entenderse e interpretarse según el espíritu de la antropología dualística (1), como trataremos de demostrar en la continuación de nuestro análisis. Efectivamente, nos convendrá dedicar todavía una reflexión a la antropología de la resurrección a la luz de la primera Carta a los Corintios.

(1) "Paul ne tient absolument pas compte de la dichotomie grecque "âme et corps"... L’apôtre recourt à une sorte de trichotomie où la totalité de l’homme est corps, âme et esprit... Tous ces termes sont mouvants et la division elle-même n’a pas de frontière fixe. I1 y a insistance sur le fait que le corps et l’âme sont capables d’être "pneumatiques", spirituels" (B. Rigaux, Dieu l’a ressucité. Exégèse et théologie biblique, Gembloux, 1973, Duculot, pp. 406-408).

Pregunta:
Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos
siguientes.
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor Mary Jo » Vie Feb 07, 2014 1:38 pm

Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.
Analizando el número 3 de este texto, saco los siguientes puntos como los más significativos:
• El “hombre celestial” no es la antítesis y negación del “hombre terreno”.
• El “hombre celestial” es el cumplimiento y la confirmación del pensamiento y designios de Dios que desde el principio creó al hombre a su imagen y semejanza.
• El “primer Adán” tiene la potencialidad de acoger todo lo que vino a ser el “segundo Adán” en su resurrección.
• La humanidad que por herencia del pecado es “corruptible” tiene la potencia de la “incorruptibilidad”.
• La humanidad tiene la tendencia a convertirse en “gloriosa” a imagen de Cristo resucitado.
• La humanidad que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor lindoro50 » Vie Feb 07, 2014 3:53 pm

Podemos decir con san Pablo que el verdadero creyente obtiene la salvación profesando con su boca que Jesús es el Señor y creyendo con el corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos (Rm 10, 9). Es importante ante todo el corazón que cree en Cristo y que por la fe "toca" al Resucitado; pero no basta llevar en el corazón la fe; debemos confesarla y testimoniarla con nuestra vida, haciendo así presente la verdad de la cruz y de la resurrección en nuestra historia.
De esta forma el cristiano se inserta en el proceso gracias al cual el primer Adán, terrestre y sujeto a la corrupción y a la muerte, se va transformando en el último Adán, celestial e incorruptible (1 Co 15, 20-22, 42-49). Este proceso se inició con la resurrección de Cristo, en la que, por tanto, se funda la esperanza de que también nosotros podremos entrar un día con Cristo en nuestra verdadera patria que está en el cielo. Sostenidos por esta esperanza proseguimos con valor y con alegría.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor garu » Vie Feb 07, 2014 8:25 pm

El “hombre celestial”. Es posible hacerse una idea de él sí, a la luz de la fe alimentada por el Espíritu, y desafiando el tiempo para trasladarnos al “principio”, recordamos la situación del hombre entonces y más aún su creación, a imagen y semejanza de Dios. No creo que el Creador pensara perder su obra. No habiendo para Él ninguna dimensión, como tiempo y espacio, conocedor del bien y el mal, sabiendo que el hombre desafiaría su alianza, dispuso la venida de su Hijo para, a diferencia del primer hombre, restaurara la alianza y darnos la posibilidad de volver a su presencia por toda la eternidad, en toda nuestra humanidad pero no con las ataduras del hombre histórico o terrenal, sino resucitado con un cuerpo glorioso, “como ángeles”.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor virginia castro » Dom Feb 09, 2014 1:36 pm

Virginia Castro #71

En la resurreccion del cuerpo humano se manifiesta por las palabras del Apostol Pablo un cuerpo incorruptible Glorioso, lleno de poder spiritual.
En Rom 7,4: el apostolo nos ensena que por el bautismo, el Cristiano, que ha participado en la muerte de Cristo,(esta muerto) para la Ley se encuentra libre de ella, para el bien, para dar frutos para Dios frutos de vida santa en virtud a la union con Cristo.
En 1Cor 15,47 Pablo nos habla del primer Adan de la tierra y el Segundo Adan del cielo y entreel primer Adan -hombre y como tambien Cristo en cuanto hombre , hay una unio sorprendente entre los dos "como llevamos la imagen del hombre terreno, llevamos tambien la imagen celestial 1Cor 15,49.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor maandreuster » Dom Feb 09, 2014 9:37 pm

Este "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" (cuyo prototipo es el "primer Adán"), cuanto, sobre todo, es su cumplimiento y su confirmación.

La humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad (que es capacidad y disposición) para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección.

Esa humanidad, que en toda su constitución psicosomática se manifiesta "innoble" y, sin embargo lleva en sí el deseo interior de la gloria, esto es, la tendencia y la capacidad de convertirse en "gloriosa", a imagen de Cristo resucitado.

La misma humanidad que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".
maandreuster
 
Mensajes: 104
Registrado: Lun Ago 06, 2012 7:20 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor Maria 2 » Lun Feb 10, 2014 11:22 am

Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.

El "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" cuyo prototipo es el "primer Adán" es el cumplimiento y la confirmación de lo que corresponde a la constitución psicosomática de la humanidad, la humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección. Esa humanidad de la que son partícipes todos los hombres, hijos del primer Adán, y que, juntamente con la heredad del pecado -siendo carnal- es, al mismo tiempo, "corruptible", y lleva en sí la potencialidad de la "incorruptibilidad".

Esa humanidad, que en toda su constitución se manifiesta "innoble" y, sin embargo lleva en sí el deseo interior de la gloria, o sea la tendencia y la capacidad de convertirse en "gloriosa", a imagen de Cristo resucitado. Finalmente, la misma humanidad, de la que el Apóstol dice -conforme a la experiencia de todos los hombres- que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".

Resumen: Del “hombre celestial” es posible hacernos una idea de él sí al trasladarnos al “principio”, recordamos la situación del hombre en el momento de su creación a imagen y semejanza de Dios. Al no haber para Él ninguna dimensión de tiempo y espacio, conocedor del bien y el mal y sabiendo que el hombre desafiaría su alianza, dispuso la venida de su Hijo para restaurara la alianza y darnos la posibilidad de volver a su presencia por toda la eternidad, con toda nuestra humanidad sin las ataduras del hombre histórico o terrenal, resucitado con un cuerpo glorioso como ángeles.

Un abrazo y hasta pronto.-
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor patricio » Lun Feb 10, 2014 10:38 pm

Pregunta:
Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.
- El "hombre celestial", el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado, no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno", cuanto, sobre todo, es su cumplimiento y su confirmación.
Es el cumplimiento y la confirmación de lo que corresponde a la constitución psicosomática de la humanidad, en el ámbito de los destinos eternos, esto es, en el pensamiento y en los designios de Aquel que, desde el principio, creó al hombre a su imagen y semejanza.
La humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección. Esa humanidad de la que son partícipes todos los hombres, hijos del primer Adán, y que, juntamente con la heredad del pecado, siendo carnal es, al mismo tiempo, "corruptible", y lleva en sí la potencialidad de la "incorruptibilidad".
Esa humanidad, que en toda su constitución psicosomática se manifiesta "innoble" y, sin embargo lleva en sí el deseo interior de la gloria, esto es, la tendencia y la capacidad de convertirse en "gloriosa", a imagen de Cristo resucitado.
Finalmente, la misma humanidad, de la que el Apóstol dice conforme a la experiencia de todos los hombres que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor Silviamaria » Mar Feb 11, 2014 3:43 pm

Aunque es solo lectura comentaré lo apreciado:
El hombre celestial ese hombre primitivo creado a imagen y semejanza de Dios, sin pecado. Por la maldad entró la muerte al mundo y Dios envió a su Hijo Jesucristo para redimirnos, para salvarnos porque también somos hijos de Dios. Por el Bautismo somos sacados del pecado original y cumpliendo los mandamientos y preceptos de la Iglesia podemos llegar algún día a ser como ángeles del Señor en la eternidad.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor NELSON » Jue Feb 13, 2014 2:59 pm

Pregunta:
Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.
El "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" cuyo prototipo es el "primer Adán" es el cumplimiento y la confirmación de lo que corresponde a la constitución psicosomática de la humanidad, la humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección. Esa humanidad de la que son partícipes todos los hombres, hijos del primer Adán, y que, juntamente con la heredad del pecado -siendo carnal- es, al mismo tiempo, "corruptible", y lleva en sí la potencialidad de la "incorruptibilidad".
Sin embargo podemos admitir, basándonos en el contexto inmediato y en el remoto, que para él se trata no sólo del cuerpo, sino de todo el hombre en su corporeidad, por lo tanto, también de su complejidad ontológica. De hecho, no hay duda alguna de que si precisamente en todo el mundo visible (cosmos), ese único cuerpo que es el cuerpo humano, lleva en sí la "potencialidad de la resurrección", esto es, la aspiración y la capacidad de llegar a ser definitivamente "incorruptible, glorioso, lleno de poder, espiritual", esto ocurre porque, permaneciendo desde el principio en la unidad psicosomática del ser personal, puede tomar y reproducir en esta "terrena" imagen y semejanza de Dios también la imagen "celeste" del último Adán, Cristo.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor mariaines » Vie Feb 14, 2014 3:07 pm

Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.
- Este "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" (cuyo prototipo es el "primer Adán"), cuanto, sobre todo, es su cumplimiento y su confirmación.

-La humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad (que es capacidad y disposición) para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor maandreuster » Sab Feb 15, 2014 4:40 pm

El "hombre celestial" -el hombre de la resurrección, cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno" (cuyo prototipo es el "primer Adán"), cuanto, sobre todo, es su cumplimiento y su confirmación.

La humanidad del "primer Adán", "hombre terreno", diría que lleva en sí una particular potencialidad (que es capacidad y disposición) para acoger todo lo que vino a ser el "segundo Adán", el Hombre celestial, o sea, Cristo: lo que El vino a ser en su resurrección.

La misma humanidad, de la que el Apóstol dice -conforme a la experiencia de todos los hombres- que es "débil" y tiene "cuerpo animal", lleva en sí la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual".
maandreuster
 
Mensajes: 104
Registrado: Lun Ago 06, 2012 7:20 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor maguie » Mar Feb 18, 2014 8:32 pm

En esta parte queda perfectamente claro que el hombre siendo completamente terreno, corruptible, débil con un cuerpo que tira hacia las satisfacciones sensibles, lleva en sí la semilla de la Redención por lo que también aspira a la resurrección para poder llegar a se incorruptible, espiritual, lleno de poder.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor Jeanette Palacios » Mar Feb 18, 2014 9:13 pm

Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.

Estos capitolos hablan de la Resurreccion de Cristo, que hace la confirmacion y el cumplimiento de lo que corresponde ala constitucion psicosomatica de la humanidad.
Cristo es el hombre Celestial y este logro es obtenido atravez de su resureccion, esa humanidad de la que son participes todos los hombres hijos del primer Adan que justamente con el pecado siendo carnal es corruptible y lleva en si la potencialidad de la incorreptibilidad. El tiene la tendencia de todos los hombres que es debil y tiene cuerpo animal, pero lleva en si la aspiracion a convertirse en lleno de poder y Espiritual atravez de la Resurrecion.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Jue Feb 20, 2014 8:31 pm

- El hombre celestial, Cristo no es la antítesis y negación del hombre terreno,primer Adán.
- El cumplimiento y la confirmación de lo que corresponde a la constitución psicosomática de la humanidad son los designios de Aquel que, desde el principio, creó al hombre a su imagen y semejanza.
- La humanidad del primer Adán, hombre terreno, tiene capacidad y disposición para acoger todo lo que vino a ser el segundo Adán, el Hombre celestial, Cristo y su resurrección.
- La humanidad, partícipes todos los hombres, hijos del primer Adán, y con la heredad del pecado es, al mismo tiempo, corruptible, y lleva en sí la potencialidad de la incorruptibilidad.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor yaluz » Mar Feb 25, 2014 11:21 pm

R: Dice San Pablo en la 1 Carta a los Corintios, 15, 49 que nosotros como hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza, aún habiendo caído por el pecado,( lo que trae como consecuencia la muerte), representamos lo que el autor llama el primer Adán, con un cuerpo corruptible, pero aún así, como seguimos siendo hijos de Él, también hay una potencialidad, según San Pablo, como una tendencia y capacidad para alcanzar la gloria.
El Amor del Padre es infinito y por ello nos envía a su Hijo, segundo Adán, para darnos la oportunidad de redimirnos para luego resucitar, ¡como su Hijo Jesús! Explica el Apóstol que en ese intermedio, entre los dos: Adán terreno y Adán Celeste o Cristo, hay un proceso que pudiéramos pasar de tener un cuerpo corruptible a un cuerpo incorrupto, lleno de poder espiritual. Es decir la vía escatológica se debate entre estas dos fuerzas o sistema de fuerzas que tiene el hombre interior: cuerpo y espíritu.Por lo que queda muy claro, que para llegar a ver "cara a cara " a Dios Padre, es necesario seguir y amar al Hijo, tanto como él nos amó o nos ama.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor b. gabriel reyes reyes » Jue Mar 13, 2014 10:27 pm

[b]Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.[/b]

[i]El "hombre celestial" según Sn. Pablo -cuyo prototipo es Cristo resucitado- no es tanto la antítesis y negación del "hombre terreno", creado a imagen y semejanza de Dios, sino el cumplimiento y la confirmación de la constitución psicosomática de la humanidad, según el pensamiento y los designios de su creador.
La humanidad del "hombre terreno", de la que participamos todos los hombres hijos del primer Adán, herida por el pecado es "corruptible", "innoble", "débil" y tiene "cuerpo animal"; sin embargo, lleva en sí
• el deseo interior de la gloria,
• la aspiración a convertirse en "llena de poder" y "espiritual",
• la potencialidad de la "incorruptibilidad",
• la capacidad y disposición para acoger todo lo que Cristo vino a ser en su resurrección y convertirse en "gloriosa", a imagen de Cristo resucitado.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor BlancaElena » Vie Mar 14, 2014 9:17 pm

- Primer Adán es el hombre terreno, principio
- Ultimo Adán es el Hombre Celeste CRISTO
- Entre los dos está el Misterio de la Creación y la Redención - Los destinos eternos del Creador
- CRISTO es el cumplimiento y confirmación de la Redención y Confirmación.
- El hombre terreno posee la potencialidad de la Resurrección de CRISTO porque será varón o mujer celeste incorruptible, glorioso, lleno de poder y espiritual.
- La imagen de CRISTO Hombre Celestial es la realidad escatológica
.
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor sandrop » Mar Mar 18, 2014 12:48 pm

Pregunta:
Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos
siguientes.

La dualidad de San Pablo entre el inicio con Adán de naturaleza animal y la naturaleza espiritual del segundo Adán Cristo, clarifican el pensar en esta luz que proyecta la resurrección de Cristo, sobre una naturaleza corruptible y débil a decir de San Pablo, pero con una impronta y ascenso hacia la incorruptilidad y llena de poder, de una naturaleza que asciende desde lo animal, corpóreo y mundano hacia una naturaleza espiritual.
sandrop
 
Mensajes: 206
Registrado: Jue Abr 19, 2012 8:09 pm

Re: 71. El «hombre celestial» según San Pablo

Notapor vegafroilan » Mié Mar 19, 2014 8:41 pm

Pregunta:
Lee detenidamente el número 3, como preparación a los capítulos siguientes.
Ya he leído el apartado no.3, me gusto mucho y también del apartado no. 1 me encanto el siguiente párrafo:
En la resurrección el cuerpo humano se manifiesta -según las palabras del Apóstol- "incorruptible, glorioso, lleno de poder, espiritual". La resurrección, pues, no es sólo una manifestación de la vida que vence a la muerte -como un retorno final al árbol de la Vida, del que el hombre fue alejado en el momento del pecado original-, sino que es también una revelación de los últimos destinos del hombre en toda la plenitud de su naturaleza psicosomática y de su subjetividad personal. Pablo de Tarso -que siguiendo las huellas de los otros Apóstoles experimentó en el encuentro con Cristo resucitado el estado de su cuerpo glorificado-, basándose en esta experiencia, anuncia en la Carta a los Romanos "la redención del cuerpo" (Rom 8, 23), y en la Carta a los Corintios (1 Cor 15, 42-49) el cumplimiento de esta redención en la futura resurrección.

Frase o Jaculatoria de los Hermanos Maristas que me gusta mucho: Todo a Jesús por María, Todo a María para Jesús. :-)
vegafroilan
 
Mensajes: 76
Registrado: Vie Sep 14, 2012 6:38 pm

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte III y IV: La resurrección de la carne y la virginidad cristiana

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Majestic-12 [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |