129. El amor humano en el plan divino

Este curso consta 16 lecciones que se impartirán todos los martes y viernes a partir del 8 julio del 2014 , la última será el 30 de agosto del 2014 .Esta es la sexta y última parte de seis que se han dado de manera consecutiva e ininterrumpida:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta sexta parte contempla el acto conyugal abierto a la vida, «Humanæ vitæ» y «Gaudium et spes», paternidad y maternidad responsables, la regulación de la natalidad, la anticoncepción y la continencia periódica, la castidad conyugal y el respeto de los esposos por las obras de Dios

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

129. El amor humano en el plan divino

Notapor pilar calva » Vie Jul 04, 2014 5:37 pm

El conjunto de las catequesis que componen este volúmen y que concluyo con este capítulo, puede figurar bajo el título «El amor humano en el plan divino» o, con mayor precisión, «La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio». Todas ellas s

1. El conjunto de las catequesis que componen este volúmen y que concluyo con este capítulo, puede figurar bajo el título "El amor humano en el plan divino" o, con mayor precisión, "La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio". Todas ellas se dividen en dos partes.

La primera parte está dedicada al análisis de las palabras de Cristo que resultan apropiadas para abrir el tema presente. Dichas palabras se han analizado ampliamente en la globalidad del texto evangélico; y, después de la reflexión de varios años, se han convenido en poner de relieve los tres textos que se estudian en dicha primera parte de la catequesis.
Ocupa el primer el texto en que Cristo se refiere "al principio" en la conversación con los fariseos sobre la unidad e indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 8; Mc 10, 6-9). Luego, están las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña sobre la "concupiscencia" en cuanto "adulterio cometido con el corazón" (cf. Mt 5, 28). Y, en fin, vienen las palabras transmitidas por todos los sinópticos en las que Cristo hace referencia a la resurrección de los cuerpos en el "otro mundo"(cf. Mt 22, 30; Mc 12, 25; Lc 20, 35).

La segunda parte de la catequesis está dedicada al análisis del sacramento a partir de la Carta a los Efesios (Ef 22-23) que nos leva al "principio" bíblico del matrimonio expresado en estas palabras del libro del Génesis: "...dejará el hombre a su padre y a su madre; y se adherirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne" (Gén 2, 24).

Las catequesis de la primera y segunda parte emplean repetidamente el término "teología del cuerpo". En cierto sentido éste es un término "de trabajo". La introducción del término y concepto de "teología del cuerpo" era necesaria para fundamentar el tema de "La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio" sobre una base más amplia. En efecto, es menester hacer notar enseguida que el término "teología del cuerpo" rebasa ampliamente el contenido de las reflexiones que se han hecho. Estas reflexiones no abarcan muchos aspectos que por su objeto pertenecen a la teología del cuerpo (como, por ejemplo, el problema del sufrimiento y la muerte, tan acusado en el mensaje bíblico). Hay que decirlo claramente. Asímismo es necesario reconocer, de modo explícito, que las reflexiones sobre el tema de "La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio" pueden hacerse correctamente partiendo del momento en que la luz de la Revelación afecta a la realidad del cuerpo humano (o sea, sobre la base de la "teología del cuerpo"). Esto se ve confirmado, por lo demás, en las palabras del libro del Génesis "vendrán a ser los dos una sola carne", palabras que originaria y semánticamente están en la base de nuestro tema.

2. La reflexiones sobre el sacramento del matrimonio se han desarrollado teniendo en cuenta las dos dimensiones esenciales en este sacramento (al igual que en todos los demás), es decir, la dimensión de la alianza y de la gracia, y la dimensión del signo.
A través de estas dos dimensiones nos hemos fijado continuamente en las reflexiones sobre la teología del cuerpo, unidas a través de las palabras-clave de Cristo. A estas reflexiones hemos llegado también emprendiendo, al final de este ciclo de catequesis, el estudio de la Encíclica "Humanæ vitæ".

La doctrina contenida en este documento de la enseñanza contemporánea de la Iglesia, está en relación orgánica con la sacramentalidad del matrimonio, asimismo, con toda la problemática bíblica de la teología del cuerpo, centrada en las "palabras-clave" de Cristo. En cierto sentido puede decirse que todas las reflexiones sobre la "redención del cuerpo y de la sacramentalidad del matrimonio" constituyen un amplio comentario a la doctrina contenida en la misma Encíclica Humanæ vitæ.

Tal comentario parece bastante necesario. Efectivamente, al dar respuesta a algunos interrogantes de hoy, en el ámbito de la moral conyugal y familiar, la Encíclica ha suscitado, al mismo tiempo, otros interrogantes, como sabemos, de naturaleza bio-médica, pero también (o mejor, sobre todo) son interrogantes de naturaleza teológica, pertenecen al ámbito de la antropología y la teología que hemos denominado "teología del cuerpo".
Se han hecho las reflexiones afrontando los interrogantes surgidos en relación con la Encíclica "Humanæ vitæ". La reacción que ha producido la Encíclica confirma la importancia y dificultad de tales interrogantes. Los han puesto de relieve también aclaraciones posteriores del mismo Pablo VI, donde indicaba la posibilidad de profundizar en la exposición de la verdad cristiana en este sector.

Lo reafirmó también la Exhortación "Familiaris consortio", fruto, del Sínodo de los Obispos de 1980, "De muneribus familiæ christianæ". Este documento contiene un llamamiento dirigido en especial a los teólogos, a elaborar de modo más completo los aspectos bíblicos y personalistas de la doctrina contenida en la "Humanæ vitæ".
Asumir los interrogantes planeados por la Encíclica quiere decir formularlos y buscarles respuesta al mismo tiempo. La doctrina contenida en la "Familiaris consortio" pide que tanto la formulación de los interrogantes como la búsqueda de una respuesta adecuada, se concentren sobre los aspectos bíblicos y personalistas. Dicha doctrina indica asímismo, la dirección del desarrollo y, por tanto, también la dirección de su completamiento y profundización progresivos.

3. En el análisis de los aspectos bíblicos habla del modo de enraizar en la revelación la doctrina proclamada por la Iglesia contemporánea. Esto es importante para el desarrollo de la teología. El desarrollo, o sea, el progreso de la teología, se realiza de hecho acudiendo continuamente al estudio del depósito revelado.
El enraizamiento de la doctrina proclamada por la Iglesia en toda la Tradición y en la misma Revelación divina está abierto siempre a los interrogantes planteados por el hombre y sirve incluso de los instrumentos más conformes con la ciencia moderna y la cultura de hoy. Parece que en este sector el acentuado desarrollo de la antropología filosófica (especialmente de la antropología se halla en la base de la ética) se encuentra muy cerca con los interrogantes suscitados por la Encíclica "Humanæ vitæ" respecto de la teología, y sobre todo de la ética teológica.

El análisis de los aspectos personales de la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI, pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial.
El examen de los aspectos personalistas lleva a la convicción de que la Encíclica presenta como problema fundamental el punto de vista del desarrollo auténtico del hombre; en efecto, en términos generales, dicho desarrollo se mide con el baremo de la ética y no sólo de la "técnica".

4. Las catequesis dedicadas a la Encíclica "Humanæ vitæ" constituye sólo una parte, la final, de las que han tratado de la redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio.
Si llamo más la atención concretamente sobre estas últimas catequesis, lo hago no sólo porque el tema tratado en ella está unido más íntimamente a nuestra contemporaneidad, sino sobre todo porque de él nacen los interrogantes que impregnan en cierto sentido el conjunto de nuestras reflexiones. Por consiguiente, esta parte final no ha sido añadida artificialmente al conjunto, sino que le está unida orgánica y homogéneamente. En cierto sentido, la parte colocada al final en la disposición global, se encuentra a la vez en el comienzo de este conjunto. Esto es importante desde el punto de vista de la estructura y del método.

Igualmente el momento histórico parece tener su significación; de hecho, estas catequesis se iniciaron en el tiempo de los preparativos del Sínodo de los Obispos de 1980 sobre el tema del matrimonio y la familia ("De munieribus familiæ christianæ"), y se concluyen después de la publicación de la publicación de la Exhortación "Familiaris consortio" que es fruto del trabajo de este Sínodo. De todos es sabido que el Sínodo de 1980 hizo referencia también a la Encíclica "Humanæ vitæ", y reafirmó plenamente su doctrina.

De todos modos, el momento más importante parece ser el esencial que, en el conjunto de las reflexiones realizadas: puede precisarse de la manera siguiente: para afrontar los interrogantes que suscita la Encíclica "Humanæ vitæ" sobre todo en teología, para formular dichos interrogantes y buscarles respuesta, es necesario encontrar el ámbito bíblico teológico a que nos referimos cuando hablamos de "redención del cuerpo y sacramentalidad del matrimonio". En este ámbito se encuentran las respuestas a los interrogantes perennes de la conciencia de hombres y mujeres, y también a los difíciles interrogantes de nuestro mundo contemporáneo respecto del matrimonio y la procreación.

Pregunta:
¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor Mary Jo » Lun Ago 25, 2014 7:41 pm

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?
Es una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor Maria 2 » Mar Ago 26, 2014 10:40 am

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?

El conjunto de las catequesis que componen este volumen y que concluyo con este capítulo, puede figurar bajo el título "El amor humano en el plan divino" o, con mayor precisión, "La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio". Todas ellas se dividen en dos partes.

La primera parte está dedicada al análisis de las palabras de Cristo que resultan apropiadas para abrir el tema presente. Dichas palabras se han analizado ampliamente en la globalidad del texto evangélico; y, después de la reflexión de varios años, se han convenido en poner de relieve los tres textos que se estudian en dicha primera parte de la catequesis.
Ocupa el primer el texto en que Cristo se refiere "al principio" en la conversación con los fariseos sobre la unidad e indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 8; Mc 10, 6-9). Luego, están las palabras pronunciadas por Cristo en el sermón de la montaña sobre la "concupiscencia" en cuanto "adulterio cometido con el corazón" (cf. Mt 5, 28). Y, en fin, vienen las palabras transmitidas por todos los sinópticos en las que Cristo hace referencia a la resurrección de los cuerpos en el "otro mundo"(cf. Mt 22, 30; Mc 12, 25; Lc 20, 35).

La segunda parte de la catequesis está dedicada al análisis del sacramento a partir de la Carta a los Efesios (Ef 22-23) que nos leva al "principio" bíblico del matrimonio expresado en estas palabras del libro del Génesis: "...dejará el hombre a su padre y a su madre; y se adherirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne" (Gén 2, 24).

El término "teología del cuerpo" rebasa ampliamente el contenido de las reflexiones que se han hecho. Estas reflexiones no abarcan muchos aspectos que por su objeto pertenecen a la teología del cuerpo (como, por ejemplo, el problema del sufrimiento y la muerte, tan acusado en el mensaje bíblico). Hay que decirlo claramente. Asimismo es necesario reconocer, de modo explícito, que las reflexiones sobre el tema de "La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio" pueden hacerse correctamente partiendo del momento en que la luz de la Revelación afecta a la realidad del cuerpo humano (o sea, sobre la base de la "teología del cuerpo"). Esto se ve confirmado, por lo demás, en las palabras del libro del Génesis "vendrán a ser los dos una sola carne", palabras que originaria y semánticamente están en la base de nuestro tema.

La reflexiones sobre el sacramento del matrimonio se han desarrollado teniendo en cuenta las dos dimensiones esenciales en este sacramento (al igual que en todos los demás), es decir, la dimensión de la alianza y de la gracia, y la dimensión del signo.

A través de estas dos dimensiones nos hemos fijado continuamente en las reflexiones sobre la teología del cuerpo, unidas a través de las palabras-clave de Cristo. A estas reflexiones hemos llegado también emprendiendo, al final de este ciclo de catequesis, el estudio de la Encíclica "Humanæ vitæ".

Efectivamente, al dar respuesta a algunos interrogantes de hoy, en el ámbito de la moral conyugal y familiar, la Encíclica ha suscitado, al mismo tiempo, otros interrogantes, como sabemos, de naturaleza bio-médica, pero también (o mejor, sobre todo) son interrogantes de naturaleza teológica, pertenecen al ámbito de la antropología y la teología que hemos denominado "teología del cuerpo".

Se han hecho las reflexiones afrontando los interrogantes surgidos en relación con la Encíclica "Humanæ vitæ". La reacción que ha producido la Encíclica confirma la importancia y dificultad de tales interrogantes. Los han puesto de relieve también aclaraciones posteriores del mismo Pablo VI, donde indicaba la posibilidad de profundizar en la exposición de la verdad cristiana en este sector.

Lo reafirmó también la Exhortación "Familiaris consortio", fruto, del Sínodo de los Obispos de 1980, "De muneribus familiæ christianæ". Este documento contiene un llamamiento dirigido en especial a los teólogos, a elaborar de modo más completo los aspectos bíblicos y personalistas de la doctrina contenida en la "Humanæ vitæ".

Asumir los interrogantes planeados por la Encíclica quiere decir formularlos y buscarles respuesta al mismo tiempo. La doctrina contenida en la "Familiaris consortio" pide que tanto la formulación de los interrogantes como la búsqueda de una respuesta adecuada, se concentren sobre los aspectos bíblicos y personalistas. Dicha doctrina indica asimismo, la dirección del desarrollo y, por tanto, también la dirección de su completamente y profundización progresivos.

El análisis de los aspectos personales de la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI, pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial. El examen de los aspectos personalistas lleva a la convicción de que la Encíclica presenta como problema fundamental el punto de vista del desarrollo auténtico del hombre; en efecto, en términos generales, dicho desarrollo se mide con el baremo de la ética y no sólo de la "técnica".

Las catequesis dedicadas a la Encíclica "Humanæ vitæ" constituye sólo una parte, la final, de las que han tratado de la redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio.

Si llamo más la atención concretamente sobre estas últimas catequesis, lo hago no sólo porque el tema tratado en ella está unido más íntimamente a nuestra contemporaneidad, sino sobre todo porque de él nacen los interrogantes que impregnan en cierto sentido el conjunto de nuestras reflexiones. Por consiguiente, esta parte final no ha sido añadida artificialmente al conjunto, sino que le está unida orgánica y homogéneamente. En cierto sentido, la parte colocada al final en la disposición global, se encuentra a la vez en el comienzo de este conjunto. Esto es importante desde el punto de vista de la estructura y del método.

De todos modos, el momento más importante parece ser el esencial que, en el conjunto de las reflexiones realizadas: puede precisarse de la manera siguiente: para afrontar los interrogantes que suscita la Encíclica "Humanæ vitæ" sobre todo en teología, para formular dichos interrogantes y buscarles respuesta, es necesario encontrar el ámbito bíblico teológico a que nos referimos cuando hablamos de "redención del cuerpo y sacramentalidad del matrimonio". En este ámbito se encuentran las respuestas a los interrogantes perennes de la conciencia de hombres y mujeres, y también a los difíciles interrogantes de nuestro mundo contemporáneo respecto del matrimonio y la procreación.

COMENTARIO: Se han hecho las reflexiones afrontando los interrogantes surgidos en relación con la Encíclica "Humanæ vitæ". La reacción que ha producido la Encíclica confirma la importancia y dificultad de tales interrogantes. Los han puesto de relieve también aclaraciones posteriores del mismo Pablo VI, donde indicaba la posibilidad de profundizar en la exposición de la verdad cristiana en este sector.

Lo reafirmó también la Exhortación "Familiaris consortio", fruto, del Sínodo de los Obispos de 1980, "De muneribus familiæ christianæ". Este documento contiene un llamamiento dirigido en especial a los teólogos, a elaborar de modo más completo los aspectos bíblicos y personalistas de la doctrina contenida en la "Humanæ vitæ".

Asumir los interrogantes planeados por la Encíclica quiere decir formularlos y buscarles respuesta al mismo tiempo. La doctrina contenida en la "Familiaris consortio" pide que tanto la formulación de los interrogantes como la búsqueda de una respuesta adecuada, se concentren sobre los aspectos bíblicos y personalistas. Dicha doctrina indica asimismo, la dirección del desarrollo y, por tanto, también la dirección de su completamente y profundización progresivos.

El análisis de los aspectos personales de la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI, pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial. El examen de los aspectos personalistas lleva a la convicción de que la Encíclica presenta como problema fundamental el punto de vista del desarrollo auténtico del hombre; en efecto, en términos generales, dicho desarrollo se mide con el baremo de la ética y no sólo de la "técnica".

“Muchas gracias por esta oportunidad de profundizar en lo que Dios planeó para cada uno de nosotros desde el principio para nuestra salvación y que a nosotros se nos olvida continuamente. Sigan adelante con esta gran labor! Que Dios les siga iluminando y llenando de bendiciones siempre”.

Un abrazo y hasta pronto.-
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor carranri » Mar Ago 26, 2014 12:26 pm

Pregunta: ¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?

Nos llama a encontrar el ámbito bíblico teológico a que nos referimos cuando hablamos de "redención del cuerpo y sacramentalidad del matrimonio". A respetar los dones y creación de Dios.

Pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial.
El examen de los aspectos personalistas lleva a la convicción de que la Encíclica presenta como problema fundamental el punto de vista del desarrollo auténtico del hombre; en efecto, en términos generales, dicho desarrollo se mide con el baremo de la ética y no sólo de la "técnica".

La doctrina contenida en este documento de la enseñanza contemporánea de la Iglesia, está en relación orgánica con la sacramentalidad del matrimonio, asimismo, con toda la problemática bíblica de la teología del cuerpo, centrada en las "palabras-clave" de Cristo. En cierto sentido puede decirse que todas las reflexiones sobre la "redención del cuerpo y de la sacramentalidad del matrimonio" constituyen un amplio comentario a la doctrina contenida en la misma Encíclica Humanæ vitæ.

Muchas Gracias Dra. Pilar por tan excelente curso!, por su guía! Y por su tiempo!... Dios la Bendiga hoy y siempre y espero verla otra vez pronto en Catholic.net
carranri
 
Mensajes: 28
Registrado: Mar Jul 22, 2014 1:24 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor virginia castro » Mar Ago 26, 2014 5:09 pm

VIRGINIA CASTRO #129

A QUE LLAMA LA DOCTRINA DE LA IGLESIA, CONTENIDA EN LA ENCICLICA DE PABLO VI ?

El analisis de dicha Doctrina de la Iglesia contenida en la Enciclica de Pablo VI, hace una llamada al ser humano al cual corresponde su dignidad esencial y en cuanto a la tecnica y etica en todo su desarrollo.En estos tiempos la Enciclica Humane Vitae es muy necesaria ya que se enfoca en las observaciones y problemas de la celula social mas importante LA FAMILIA y el MATRIMONIO. La enciclica ensena la paternidad y maternidad responsables " como verificacion de un maduro amor conyugal" y por esto, contiene no solo la respuesta al interrogante concreto que se plantea en el ambito de la etica de la vida conyugal, sino, como ya se ha dicho indica ademas un trazado de la espiritualidad conyugal que deseamos al menos , alinear.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor yaluz » Jue Ago 28, 2014 11:18 pm

Pregunta:
¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?
R:
Hace un llamado a “convertirnos en persona” escudriñar nuestra subjetividad, a desarrollarnos auténticamente, tomando en cuenta la ética, que con el devenir de los años, es cada vez más olvidada. La Encíclica "Humanæ vitæ aflora interrogantes
cuyas respuestas, encontramos en lo que es la redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio, matrimonio y procreación, preocupación del mundo actual.
Muy agradecida de la dra. Calva y a su equipo.! Ya en mis rezos agradecí a San Juan Pablo II por esa maravillosa obra, por este aporte a la humanidad y a Catholi. net por su difusión ¡Ojalá nos encontremos nuevamente!
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Jue Ago 28, 2014 11:40 pm

A una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la persona, que es un bien del hombre en cuanto al hombre y que corresponde a su dignidad esencial. El desarrollo auténtico del hombre en el baremo de la ética y no solo de la técnica.
Gracias muchas gracias, a todos y cada uno que colaboraron para mi aprendizaje en «La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio». La teología del cuerpo, centrada en las "palabras-clave" de Cristo y la doctrina contenida en la Encíclica Humanæ vitæ.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor lindoro50 » Vie Ago 29, 2014 10:34 am

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?

Es una llamada decidida a medir el progreso del hombre considerado como "persona", o sea, el hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial. La doctrina contenida en la encíclica Humanae vitae no es fácil. Sin embargo, es conforme a la estructura fundamental mediante la cual la vida siempre ha sido transmitida desde la creación del mundo, respetando la naturaleza y de acuerdo con sus exigencias. El respeto por la vida humana y la salvaguarda de la dignidad de la persona nos exigen hacer lo posible para que llegue a todos la verdad genuina del amor conyugal responsable en la plena adhesión a la ley inscrita en el corazón de cada persona.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor patricio » Vie Sep 05, 2014 9:11 pm

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?

La doctrina contenida en este documento de la enseñanza contemporánea de la Iglesia, está en relación orgánica con la sacramentalidad del matrimonio, asimismo, con toda la problemática bíblica de la teología del cuerpo, centrada en las "palabras-clave" de Cristo. En cierto sentido puede decirse que todas las reflexiones sobre la "redención del cuerpo y de la sacramentalidad del matrimonio" constituyen un amplio comentario a la doctrina contenida en la misma Encíclica Humanæ vitæ.
Al dar respuesta a algunos interrogantes de hoy, en el ámbito de la moral conyugal y familiar, la Encíclica ha suscitado, al mismo tiempo, otros interrogantes, como sabemos, de naturaleza bio-médica, pero también son interrogantes de naturaleza teológica, pertenecen al ámbito de la antropología y la teología que hemos denominado "teología del cuerpo".
La reacción que ha producido la Encíclica confirma la importancia y dificultad de tales interrogantes. Esto lo ha puesto de relieve también aclaraciones posteriores del mismo Pablo VI, donde indicaba la posibilidad de profundizar en la exposición de la verdad cristiana en este sector.
El análisis de los aspectos personales de la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI, pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial.
El examen de los aspectos personalistas lleva a la convicción de que la Encíclica presenta como problema fundamental el punto de vista del desarrollo auténtico del hombre; en efecto, en términos generales, dicho desarrollo se mide con el baremo de la ética y no sólo de la "técnica".
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor Silviamaria » Lun Sep 08, 2014 1:39 pm

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?

Llama a medir el progreso del hombre, su desarrollo, o sea mide dicho desarrollo con la escala de valores para lograr ser mejores padres y madres. En fin lo que se persigue es la sacramentalidad del matrimonio y el análisis de la teología del cuerpo.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor sanaquino » Lun Sep 15, 2014 1:36 pm

Pone en evidencia una llamada decidida a medir el progreso del hombre con el baremo de la "persona", o sea, de lo que es un bien del hombre en cuanto hombre y que corresponde a su dignidad esencial.

muchas GRACAIS POR EL TIEMPO QUE DEDICAS A QUE CONOSCAMOS MAS DIOS TE BENDIGA Y TE RECOMPENSA SIEMPRE SALDOS.
sanaquino
 
Mensajes: 77
Registrado: Lun Sep 02, 2013 4:36 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor Alejandra S » Lun Oct 06, 2014 4:48 pm

¿A qué llama la doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI?
La doctrina de la Iglesia, contenida en la Encíclica de Pablo VI, llama a profundizar en estos temas de matrimonio y sexualidad humana, para dar respuesta a los interrogantes del mundo actual, basándose siempre en la palabra de Dios y en la Tradición de la Iglesia; siendo fieles a Jesucristo.
“Dicha doctrina indica asimismo, la dirección del desarrollo y, por tanto, también la dirección de su completamiento y profundización progresivos (…) El desarrollo, o sea, el progreso de la teología, se realiza de hecho acudiendo continuamente al estudio del depósito revelado.
El enraizamiento de la doctrina proclamada por la Iglesia en toda la Tradición y en la misma Revelación divina está abierto siempre a los interrogantes planteados por el hombre y sirve incluso de los instrumentos más conformes con la ciencia moderna y la cultura de hoy”.
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 129. El amor humano en el plan divino

Notapor maguie » Mié Oct 15, 2014 11:07 am

La doctrina de la Iglesia contenida en la Encíclica 'Humanae Vitae' de Pablo VI llama a profundizar en la verdad cristiana del matrimonio y la sexualidad humana dentro de él, respondiendo a los interrogantes de cada época siempre basados en la palabra de Dios y la tradición de la Iglesia.
Y a medir el progreso del hombre, en base a la dignidad de la persona, dándole preponderancia a la ética sobre la técnica, es decir, buscar el bien de la persona humana por todos los medios y poniendo este bien como el fin de ese progreso.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm


Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte VI: Amor y fecundidad

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Google [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |