1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 11 ag

En este curso, haremos un viaje en el tiempo para situarnos en los orígenes del monacato cristiano. Conoceremos las distintas órdenes monásticas, a sus fundadores, sus monasterios, su arte, cultura, forma de vida y su importancia para la civilización a través de la historia hasta la actualidad.

Fecha de inicio:
11 de agosto de 2014

Fecha final:
27 de octubre de 2014

Responsable: Hini Llaguno

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, Betancourt, PEPITA GARCIA 2, rosita forero, J Julio Villarreal M, AMunozF, Moderadores Animadores

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor betyruta51 » Dom Sep 21, 2014 11:42 pm

He estado buscando la información que presenté sobre San Antonio Abad, a quien escogí de los Padres del Desierto. Como no aparece me permito presentarla nuevamente:
Padre del monacato
Apodo Egipcio, el Grande, Ermitaño
Nacimiento 251
Heracleópolis Magna, Egipto

Fallecimiento 17 de enero del año 356
Monte Colzim, Egipto

Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Antiguas iglesias orientales

Festividad 17 de enero (Oriente y Occidente)
30 de enero = 22 de Touba (Iglesia copta)


Patronazgo amputados, protector de los animales, los tejedores de cestas, los fabricantes de cepillos, los carniceros, los enterradores, los ermitaños, los monjes, los porquerizos y los afectados de eczema, epilepsia, ergotismo, erisipela, y enfermedades de la piel en general.
San Antonio o Antón Abad (Heracleópolis Magna, Egipto, 251 – † Monte Colzim, Egipto, 356) fue un monje cristiano, fundador del movimiento eremítico. El relato de su vida, transmitido principalmente por la obra de san Atanasio, presenta la figura de un hombre que crece en santidad y lo convierte en modelo de piedad cristiana. El relato de su vida tiene elementos históricos y otros de carácter legendario; se sabe que abandonó sus bienes para llevar una existencia de ermitaño y que atendía a varias comunidades monacales en Egipto, permaneciendo eremita. Se dice que alcanzó los 105 años de edad.
Historia
Antonio Abad nació en el pueblo de Comas, cerca de Heracleópolis Magna, en el Bajo Egipto. Se cuenta que alrededor de los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad local haciendo vida ascética, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a encaminar su vida espiritual en el desierto. Más tarde se fue internando mucho más en él, para vivir en absoluta soledad.
Es el patrón de los animales ya que le agradaban mucho y siempre los cuidaba. Se le suele representar acompañado de un cerdo.
De acuerdo con los relatos de san Atanasio y de san Jerónimo, popularizados en La leyenda dorada del dominico genovés Santiago de la Vorágine en el siglo XIII, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto. La tentación de san Antonio se volvió un tema favorito de la iconografía cristiana, representado por numerosos pintores de importancia.
Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños junto a Pispir y otro en Arsínoe. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. Sin embargo, y pese al atractivo que su carisma ejercía, nunca optó por la vida en comunidad y se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo, en absoluta soledad. Abandonó su retiro en 311 para visitar Alejandría y predicar contra el arrianismo.
San Jerónimo, en su vida de Pablo el Simple, un famoso decano de los anacoretas de Tebaida, cuenta que Antonio fue a visitarlo en su edad madura y lo dirigió en la vida monástica; el cuervo que, según la tradición, alimentaba diariamente a Pablo entregándole una hogaza de pan, dio la bienvenida a Antonio suministrando dos hogazas. A la muerte de Pablo, Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales; de ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.
Se cuenta también que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Pero con el tiempo y por la idea de que el cerdo era un animal impuro se hizo costumbre en ocasiones representarlo dominando la impureza y por esto le colocaban el cerdo a sus pies.
Reliquias y orden monástica
Se afirma que Antonio vivió hasta los 105 años, y que dio orden de que sus restos reposasen a su muerte en una tumba anónima. Sin embargo, alrededor de 561 sus reliquias fueron llevadas a Alejandría, donde fueron veneradas hasta alrededor del siglo XII, cuando fueron trasladadas a Constantinopla. La Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio, conocidos como Hospitalarios, fundada por esas fechas, se puso bajo su advocación. La iconografía lo refleja, representando a san Antonio con el hábito negro de los Hospitalarios y la tau o la cruz egipcia que vino a ser su emblema.
Tras la caída de Constantinopla, las reliquias de Antonio fueron llevadas a la provincia francesa del Delfinado, a una abadía que años después se hizo célebre bajo el nombre de Saint-Antoine-en-Viennois. La devoción por este santo llegó también a tierras valencianas, difundida por el obispo de Tortosa a principios del siglo XIV.
La orden de los antonianos se ha especializado desde el principio en la atención y cuidado de enfermos con dolencias contagiosas: peste, lepra, sarna, enfermedades venéreas y sobre todo el ergotismo, llamado también fuego de san Antón o fuego sacro o culebrilla. Se establecieron en varios puntos del Camino de Santiago, a las afueras de las ciudades, donde atendían a los peregrinos afectados.
El hábito de la orden es una túnica de sayal con capuchón y llevan siempre una cruz en forma de tau, como la de los templarios. Durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente les alimentara. Su carne se destinaba a los hospitales o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.
Existió otra antigua orden, llamada Orden de san Pablo y san Antonio Abad hasta los años 40 del siglo XX, de carácter semianacorético (con similitudes propias de los cartujos y los camaldulenses). Esta orden se dividió entre sus miembros, en la que algunos se integraron dentro del Carmelo Descalzo , en 1957, y los demás formaron la Congregación de Fossores de la Misericordia dedicada al cuidado de los cementerios. Existe una congregación posterior a esta orden, que ha tomado el mismo nombre, Congregación de ermitaños de san Pablo y san Antonio. Sus dos únicos monasterios están en la isla de Mallorca.
Iconografía
Artículo principal: Las tentaciones de San Antonio, por El Bosco.
Se representa a san Antonio Abad como un anciano con el hábito de la orden y con un cerdo a sus pies.
Muchos artistas han tomado este tema para sus obras; uno de los trabajos pictóricos más conocidos es el Tríptico de las tentaciones de san Antonio, pintada por Hieronymus Bosch, conservado en Lisboa. También lo representó en un cuadro en el Museo del Prado, Madrid.
En 1947, Diego Rivera pintó una obra también titulada Las tentaciones de San Antonio, al igual que Paul Cézanne y Jan Wellens de Cock, entre otros varios artistas.
También el famoso pintor español Salvador Dalí pintó un cuadro llamado La tentación de San Antonio, que marcaba su entrada a una nueva etapa de misticismo religioso.
En el transporte colectivo conocido como el Metro de Ciudad de México, en su línea 2, una estación fue nombrada "San Antonio Abad", y por consiguiente es identificada por un logotipo.
Festividades
Su fiesta se estableció el 17 de enero tras el traslado de sus reliquias al Delfinado.
En Arquillos, el patrón es san Antón.
En Jaén, En Arjonilla (Jaén)
Otra de las ciudades con más tradición en las lumbres de San Antón es Jódar
En Madrid se celebran desde muy antiguo las denominadas Vueltas de San Antón
En Níjar, (Provincia de Almería
En algunas localidades de la Alpujarra
han adquirido gran importancia en Torvizcón, situada en la Sierra de la Contraviesa.
En Trigueros (Huelva)
San Antón protagoniza la primera procesión del año en Málaga capital. La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Paso, Nuestra Señora de los Dolores y San Antonio Abad, tiene su sede en el barrio malagueño de Churriana. El día 16 de enero, víspera de su festividad tiene lugar la procesión. La comitiva parte de la Parroquia -consagrada en su honor- tras el pregón. La procesión recorre las calles del casco antiguo de Churriana, y en el transcurso del desfile se queman las tradicionales 'ruedas giratorias' de fuegos artificiales en cumplimiento de promesas. El 17 de enero, festividad de San Antonio Abad, la imagen del santo anacoreta está en besapiés durante todo el día. Por ser Patrón de los animales, se procede a las siete de la tarde, a la bendición de los mismos y después da comienzo una solemne función religiosa. En los días previos se organizan fiestas populares en el barrio. También en un barrio de La Orotava en Tenerife celebran a san Antonio Abad con una romería, feria de ganado y reparto de puchero canario. En municipios como Buenavista y La Matanza es venerado el santo y celebran sus fiestas principales.
En Mahón, Islas Baleares,
En la provincia de Ávila, en San Bartolomé de Pinares,
En la localidad Albaceteña de Chinchilla de Montearagón,.
La mitad de los pueblos de Aragón, así como las localidades del sur de Navarra, hacen algún tipo de celebración relacionada con el santo, aunque lo que predomina son las hogueras u hoguericas de San Antón, encendidas la noche anterior, siempre con gran espectación.
En algunos pueblos de Valencia
No sólo en España, sino también en América Latina, San Antonio adquirió una increíble fama. En muchos países de habla hispana existen calles, universidades, hospitales, hoteles, y localidades que honran a San Antonio Abad. En Egipto ha habido una nueva efervescencia monástica en torno a la figura de San Antonio Abad. En Norcia, Italia, existe un monasterio de monjas benedictinas bajo su patrocinio y en Humacao, Puerto Rico, hay una comunidad benedictina también bajo su patrocinio. La reforma del Carmelo de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz recurrió a los ermitaños y muy particularmente a la espiritualidad de San Antonio Abad para su reforma. A San Antonio se le atribuyen cartas y unos dichos, los cuales reflejan su paternidad (ser apa --en egipcio-- o abad en latín) sobre los ermitaños.
En el Principado de Andorra,
En la Rioja Baja también se celebra esta festividad, concretamente en la localidad de Alfaro.
En la Comunidad Extremeña, San Antón también es patrón de la villa de Brozas en la provincia de Cáceres.´

A continuación el resumen sobre Los Padres del Desierto:

Con la denominación Padres del desierto, Padres del yermo o Padres de la Tebaida se conoce, en el Cristianismo, a los monjes, eremitas y anacoretas que en el siglo IV tras la paz constantiniana abandonaron las ciudades del Imperio romano (y otras regiones vecinas) para ir a vivir en las soledades de los desiertos de Siria y Egipto. En la ascesis solitaria tales «padres» (en arameo sing.: abba) y «madres» (amma) buscaban lo que en griego se ha llamado hésykia, es decir una «paz interior» para posibilitar la re-unión o «unión mística» con Dios.
betyruta51
 
Mensajes: 27
Registrado: Lun Ago 11, 2014 12:35 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor ruizmaiquez » Mar Sep 23, 2014 6:24 am

Hola:
Buenos días nos de Dios.

Paso a relatarles lo que he recopilado de uno de los Padres del Desierto-

San Arsenio, monje, año 450

“Muchas veces he tenido que arrepentirme de haber hablado. Pero nunca me he arrepentido de haber guardado silencio"


Sus dichos o refranes fueron enormemente estimados
Durante diez años tuvo que estarse en el palacio imperial, tratando de educar a los dos hijos del emperador Teodosio el Grande, Arcadio y Honorio. Pero se dio cuenta de que el uno era demasiado atrevido y el otro demasiado apocado, y desilusionado de ese fracaso dispuso dedicarse a otra labor que le fuera de mayor utilidad para su santificación y salvación.
Y estando un día orando, mientras le pedía a Dios que le iluminara lo que debía hacer para santificarse, oyó una voz: "Apártese del trato con la gente, y váyase a la soledad". Entonces dispuso irse al desierto a orar y a hacer penitencia con los demás monjes de esa soledad.
Cuando llegó al monasterio del desierto, los monjes, sabiendo que había estado viviendo tanto tiempo como senador y como alto empleado del Palacio imperial, dispusieron ponerle algunas pruebas para saber si en verdad era apto para esa vida de humillación y mortificación. El superior lo recibió fríamente, y al llegar al comedor, no lo hizo sentar a la mesa sino que lo dejó de pie, junto a su mesa. Luego en vez de pasarle un plato de comida, le lanzó una tajada de pan al piso, y le dijo secamente: "Si quiere comer algo, recoja eso". Arsenio se inclinó humildemente, recogió la tajada de pan y se sentó en el suelo a comer. El superior, al observar este comportamiento admirable, lo consideró lo suficientemente humilde como para ser recibido como monje y lo aceptó en el monasterio, diciendo a los demás religiosos: "Este será un buen hermano".
En una ocasión le llegó una voz mientras estaba sentado en su celda: "Ven, y te mostraré las obras de los hombres". El se levantó y salió. Fue conducido a un lugar donde había un etíope que cortaba leña y hacía con ella una pila. Luego intentaba llevarla, pero no podía. En vez de coger una parte, empezaba de nuevo a cortar leña y la añadía al montón. Así hizo mucho tiempo. Avanzaron un poco y le mostró un hombre que sacaba agua de un pozo para echarla en un recipiente agujerado, que vertía de nuevo el agua en el pozo. Le dijo aún: "Ven, te mostraré otra cosa". Y vio un templo y a dos hombres a caballo que llevaban un palo transversalmente, uno frente a otro. Pretendían entrar por la puerta, pero no podían porque el tronco estaba colocado de manera transversal y ninguno de los dos se humillaba a ponerse detrás del otro para llevar el tronco derecho. Y por eso permanecían fuera de la puerta. Dijo la voz : "he aquí a los que llevan con soberbia esa especie de yugo que es la justicia y rehúsan la humillación que supone corregirse para recorrer el camino humilde de Cristo. Por eso se quedan fuera del Reino de Dios. El que corta la leña es un hombre sumergido en muchos pecados, el cual, en lugar de convertirse, acumula encima nuevas iniquidades. El que saca agua es un hombre que realiza buenas acciones, pero, puesto que están mezcladas con la maldad, también se pierden las obras buenas. Es menester que cada uno vigile sus propias acciones, para no cansarse en vano. "

Se contaba que un hermano fue al desierto de Escete para ver al padre Arsenio. Al llegar a la iglesia pidió a los clérigos cómo podía localizarle. Le enviaron a otro hermano para que le acompañara, pues la celda de Arsenio estaba muy lejos de allí.Tras haber llegado a su puerta, entraron, y , una vez que saludaron al anciano, se sentaron en silencio. Dijo entonces el hermano acompañante que se iba. El hermano viajero, que no tenía valor para dirigir la palabra al silencioso anciano, dijo : "yo tambíén me voy contigo". Salieron , y le rogó: "Llévame a ver al padre Moisés, aquel que antes era un ladrón". A su llegada, éste les recibió con alegría y los despidió después de darles una acogida muy hospitalaria. El hermano guía le preguntó al viajero : "¿Cual de los dos te ha gustado más?". "Por ahora me ha gustado más el egipcio (Moises)", respondió. Uno de los padres que oyó esto, rogó a Dios así : "Señor, explícame esto: uno huye de los hombres en tu nombre, el otro en tu nombre los abraza". Y he aquí que aparecieron dos naves por el rio y vio en una de ellas al padre Arsenio, que navegaba en medio de un gran sosiego con el Espíritu de Dios. En la otra, estaba el padre Moisés junto a ángeles de Dios que navegaban con él y lo alimentaban con panales de miel.

San Arsenio se hizo famoso por sus penitencias extraordinarias. Un día llegó un alto empleado del imperio a llevarle un documento en el cual se le comunicaba que un senador riquísimo le dejaba en herencia todas sus grandes riquezas, y que se fuera a reclamarlas. El santo exclamó: "Antes de que él muriera en su cuerpo, yo morí en mis ambiciones y avaricias. No quiero riquezas mundanas que me impidan adquirir las riquezas del cielo". Y renunció a todo esto en favor de los pobres.

Con frecuencia pasaba toda la noche en oración. Los sábados al anochecer empezaba a rezar de rodillas con los brazos en cruz y permanecía así hasta que caía por el suelo desmayado. Tenía 40 años cuando abandonó el palacio imperial donde tenía todas las comodidades, para irse a un tremendo desierto, donde todo faltaba. Desde los 40 años hasta los 95 años estuvo orando, ayunando y haciendo penitencias en el desierto, por la conversión de los pecadores, la extensión de la religión y el perdón de sus propios pecados.
Por muchos siglos han sido enormemente estimados los dichos o frases breves que San Arsenio acostumbraba decir a las gentes. Desde remotas tierras iban viajeros ansiosos de escuchar sus enseñanzas que eran cortas pero sumamente provechosas. Recordemos algunos de sus dichos:
"Muchas veces he tenido que arrepentirme de haber hablado. Pero nunca me he arrepentido de haber guardado silencio". "Siempre he sentido temor a presentarme al juicio de Dios, porque soy un pecador".
El religioso debe preguntarse frecuentemente: "¿Para qué abandoné el mundo y me hice religioso? y responderse: Me hice religioso porque quiero santificarme y salvar mi alma. Si esto no lo consigo, he perdido totalmente mi tiempo" (Esta frase ha conmovido a muchos santos. Por ej. San Bernardo la tenía escrita así en su habitación: "Bernardo: ¿a qué viniste a la vida religiosa? - Quiero salvar mi alma y santificarme").
Arsenio tuvo el "don de lágrimas", o sea, expresar públicamente por medio del llanto, el pesar de su alma por sus pecados y los de los hombres, principalmente por la causa de su cambio de vida, también la debilidad de Arcadio y la locura de Honorio. Los pocos discípulos que tuvo, le vieron siempre en compañía de un pañuelo para secar estas lágrimas.
San Arsenio pedía consejos espirituales a monjes que eran muchísimo más ignorantes que él. Le preguntaron por qué lo hacía y respondió: "Yo sé idiomas, literatura, filosofía y política, pero en lo espiritual soy un analfabeta. En cambio estos religiosos que no hicieron estudios especiales, son unos especialistas en espiritualidad y de ello saben mucho más que yo".
Arsenio era muy conocido por su presencia venerable. Alto, flaco, bien parecido, con una barba larguísima y muy blanca, su hermosa figura descollaba majestuosamente entre los demás monjes. Y su santidad superaba a la de los demás compañeros. Las gentes lo veneraban inmesamente y sus consejos han sido apreciados por muchos siglos. Que Arsenio ruegue por nosotros y nos consiga una santidad como la suya.
ruizmaiquez
 
Mensajes: 4
Registrado: Mar Jul 29, 2014 4:42 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Mié Oct 29, 2014 1:33 pm

San Narciso de Jerusalén

*****Imagen*****

Nació en el año 96?; por la época en la que nació, es probable que San Narciso haya recibido la fe de Jesús directamente de discípulos de los Apóstoles.

A mediados del Siglo II, San Narciso ya había sido nombrado presbítero, y se destacaba por su sentido de la prudencia.

En el año 180, cuando tenia 80 años o más años, San Narciso fue designado Obispo de Jerusalén, siendo No. 30 en la sucesión.

San Narciso de Jerusalén presidió en 195 el Concilio de Cesárea, en el cual se buscaba unificar las fechas de la celebración de la Pascua en toda la cristiandad.

Por envidia o por querer hacerlo a un lado a causa de ambiciones políticas; tres de sus clérigos inventaron falsos testimonios para calumniarlo. En el momento de confrontarlos, los malos cristianos afirmaron que si mentían, uno se dejaría quemar, el otro morir de hambre y el tercero que le quitaran los ojos. San Narciso, en vez de defenderse, se retiró al desierto a vivir como eremita. Y se cuenta que Dios castigó a los difamadores con los castigos que ellos mismos se habían impuesto, y sólo sobrevivió uno, que se quedó ciego.

San Narciso volvió a su diócesis y luego de algunos años se retiró del cargo por sentirse muy anciano, con 110 años de edad, encomendándoselo a su coadjutor, San Alejandro.

San Narciso vivió todavía hasta los 116 años, murió en el 212?

Uno de los santos más longevos de la historia.- Imagen

A San Narciso de Jerusalén se le atribuye el milagro de haber transformado vasijas de agua en vasijas de aceite durante una celebración de Pascua, y así los asistentes pudieron encender sus lámparas en la noche.

Iconográficamente se le representa con una jarra a los pies.-
Imagen

Hoy 29 de octubre, se conmemora a San Narciso de Jerusalén, Obispo de Jerusalén, confesor y mártir de Gerona; merecedor de alabanzas por su santidad, paciencia y fe.

Fuentes: Santoral en: "Ora et Labora", Santoral Virtual. Calendario de Galván.
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor nataly14 » Dom Nov 02, 2014 10:07 pm

SAN SERAPIÓN DE ALEJANDRÍA

El segundo siglo de la historia cristiana había terminado con un breve periodo de paz después de tantas sangrientas pruebas por las persecuciones. Hasta ahora, sin embargo, los cristianos habían sido perseguidos tan sólo si se declaraban como tales.

Pero en el comienzo del siglo III, Septimio Severo, en un principio tolerante, dio el primer ejemplo de un ataque directo contra la evangelización, al decretar la prohibición del bautismo. Con esto buscaba, no tanto detener el avance del cristianismo, cuanto interrumpir las famosas escuelas de catequesis, como la de Alejandría en Egipto. Esto provocó que en esta ciudad –durante el período de mayor tranquilidad para los cristianos en todo el vasto imperio– se viviera un corto pero virulento período de persecución e intolerancia contra la muy numerosa comunidad cristiana.

Después de la provocación de un charlatán alejandrino, "creo que era el poeta del demonio y del mal", según lo relatado por el obispo Dionisio a Fabio, obispo de Antioquía, hubo una revuelta repentina contra los cristianos. Muchos de ellos fueron azotados y apedreados, una virgen –Apolonia– después de inhumana tortura, fue quemada viva. Entonces –continua relatando el obispo Dionisio– “ellos (los perseguidores) se apoderaron de Serapión, quien estaba en su casa, le hicieron sufrir duros tormentos que rompieron todas las articulaciones de las extremidades y lo arrojaron, desde la planta alta, con la cabeza hacia abajo”. La carta del obispo es citada por el historiador Eusebio de Cesarea, cuando relata los disturbios anticristianos que estallaron en Egipto en el año 248.

El culto de San Serapión, inexplicablemente desconocido en el Oriente, floreció en el Occidente, ya que Floro presentó en bloque –en su Martirologio– la historia de todos los mártires de Alejandría, siguiendo lo mencionado en la Historia Eclesiástica de Eusebio. Baronio inserta –en el Martirologio Romano–para el día 13 de julio un elogio a un mártir alejandrino, Serapión, mencionado también en el Martirologio Geronimiano y en el Sinassari bizantino. Probablemente, todos estos relatos se refieren al mismo mártir mencionado en la carta del obispo de Alejandría.
nataly14
 
Mensajes: 12
Registrado: Mar Ago 12, 2014 5:31 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Jue Nov 06, 2014 10:09 am

San Leonardo de Noblac

*****Imagen*****

Hoy, 6 de noviembre, conmemoramos a San Leonardo de Noblac, Abad.

San Leonardo, (¿496?-559) nació probablemente en una familia de la corte de los reyes merovingios, en la Francia de la Edad Media.

De acuerdo con la tradición medieval, Leonardo de Noblac, o de Limoges, fue un noble francés de la corte de Clodoveo I, fundador de la dinastía de los merovingios.

Convertido al cristianismo junto con su rey y padrino la Navidad de 496 por San Remigio, “St-Rémy”, Obispo de Reims.

El rey Clodoveo le concedió a San Leonardo el privilegio de liberar a los prisioneros que él considerara que estuvieran injustamente en prisión, con lo cual llegó a salvar a muchos inocentes. El rey le otorgó también un obispado que él rechazó, prefiriendo ingresar al Monasterio de Micy, cerca de Orléans.

San Leonardo buscó la soledad de los bosques de la región de Limousin, donde vivió muchos años como ermitaño.


*****Imagen*****
Gracias a sus oraciones, la reina de los francos dio a luz a un varón y sobrevivió al parto, por lo cual el rey, probablemente Clodomiro, lo recompensó con una gran porción de terreno en Noblac, actualmente, pueblo de St-Léonard-de-Noblat, a 20 kilómetros de Limoges.

En esas tierras San Leonardo fundó una Abadía, y muchos de sus primeros monjes fueron antiguos cautivos que él había liberado.

*****Imagen*****

San Leonardo de Noblac, es el santo patrono de los prisioneros y de las parturientas. Su culto estuvo muy difundido en Europa occidental a finales de la Edad Media.

SANTORAL VIRTUAL
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Vie Nov 07, 2014 9:49 am

San Lázaro, confesor

Imagen

Nació en Magnesia en el año 968. En su juventud ingresó en un Monasterio de Atalía.

Peregrinó a Tierra Santa y se incorporó a la laura de San Sabas, uno de los santos más influyentes y significativos del anacoretismo en Oriente; en la que San Lázaro recibió la Ordenación Sacerdotal.

Más tarde volvió a su país y optó por la vida de estilita en el Monte Galesio, cercano a Éfeso, Turquía.

Vivió muchos años en diversos lugares sobre una columna, cargado además de hierros y cadenas, y contento con sólo pan y agua, y con esta forma de vida tan austera, atrajo a muchos fieles.

Murió en el año 1054.

Se conmemora hoy, 7 de noviembre.

Fuentes: Santoral Franciscano. Santoral Virtual. Paint
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor rosita forero » Lun Nov 10, 2014 1:06 am

..


El Patriarca del Monacato. San Antonio el Grande, abad en Egipto



Imagen

Ha sido uno de los santos más populares y más venerados tanto en Oriente como en
Occidente durante los dieciséis siglos transcurridos después de su muerte .
porque era un hombre de oración, un sanador de enfermos, un director de almas y un
pertinaz luchador contra las tentaciones. Es llamado Antonio abad, Antonio el Grande o
Antonio de Egipto y es considerado universalmente como el patriarca del monacato.


Las tentaciones de San Antonio, obra de Bernardino Parenzano.


Imagen


Según escribe San Atanasio, padecio terribles tentaciones
pero Antonio resistía imponiéndose a sí mismo penitencias muy rigurosas. Se retiró a vivir
dentro de una tumba excavada en la ladera de una montaña;
En una ocasión, el diablo le golpeó tan rudamente, que un amigo encontró a Antonio medio muerto.
Al volver en sí, exclamó: «¿Dónde te has escondido, Señor? ¿Por qué no estabas aquí para ayudarme?» A lo que una voz respondió: «Aquí estaba yo, Antonio, asistiéndote en el combate; y, como has resistido valientemente al enemigo, te protegeré siempre y haré que tu nombre sea famoso en toda la tierra».


Antonio se muda a Pispir


Imagen

En el año 285, con treinta y cinco años de edad,
se retiró hacia el este, junto al Mar Rojo, en las montañas de Pispir donde estuvo algunos años,
Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en grupos junto a Pispir y otro en Arsínoe. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. Sin embargo, y pese al atractivo que su carisma ejercía, nunca optó por la vida en comunidad y se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo como ermitaño. Abandonó su retiro en 311 para visitar Alejandría y predicar contra el arrianismo.


Antonio visita a san pablo


Imagen


Cuando en el año 341 San Antonio visita a San Pablo, Pablo tenía ciento trece años de edad
Y Antonio, noventa. Se conocieron y estuvieron todo el día hablando de Dios y rezando. A la
hora de acercarse el cuervo con el pan comprobaron que ese día traía dos panes. Pablo le
dice a Antonio que predice que pronto va a morir y le pide que le traiga el manto de San
Atanasio. Antonio marcha a buscarlo a Alejandría tardando seis días en el viaje. Al volver al
lugar donde estaba Pablo, lo encontró muerto, lo envolvió en el manto de San Atanasio y lo
sepultó.


combate las doctrinas heréticas de Arrio, o sea, a los arrianos


Imagen


Marchó de nuevo a Coltzum y unos meses antes de morir fue nuevamente a Alejandría, esta
vez para combatir las doctrinas heréticas de Arrio, o sea, a los arrianos. Recordemos que el
presbítero y teólogo libio (Arrio) defendía que el Verbo o sea, la Segunda Persona de la
Santísima Trinidad, no era de la misma Naturaleza que el Padre, que no era consubstancial
con el Padre, sino secundario y subordinado a Él. Decía que el había sido creado de la
nada por el Padre. Nosotros sabemos y creemos que el Hijo es “engendrado, no creado, de
la misma Naturaleza que el Padre, por quién todo fue hecho”


el año 356 muere ante sus dos discipulos


Imagen


a sus dos discípulos, Macario y Amathas, les predijo su muerte y les prohibió
que diesen a conocer el lugar donde quiso ser sepultado, así como que lo sepultasen
sin ningún honor ni ceremonia. Murió el día 17 de enero del año 356,
con ciento seis años de edad. En este día es recordado en todos los
martirologios y sinaxarios.



Reliquias del Santo. Monasterio de San Antonio (Egipto)


Imagen

El lugar de la sepultura de San Antonio era desconocido cuando San Atanasio escribió su
vida, pero en tiempos de Justiniano, en el año 561, fue descubierto. Las reliquias se llevaron
a Alejandría y puestas en una iglesia dedicada a San Juan Bautista. En el año 635, con
ocasión de la invasión árabe de Egipto, fueron trasladadas a Constantinopla y desde allí, en
el siglo XI, a Francia donde fueron depositadas en Motte Saint Didier. Allí, se le construyó
una iglesia que fue consagrada por el papa Calixto II en el año 1119. Posteriormente, en el
año 1491 fueron trasladadas, a Saint Julián, cerca de Arlés




.
rosita forero
 
Mensajes: 1632
Registrado: Vie Ene 06, 2012 11:03 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor Adriana Espinoza » Lun Nov 10, 2014 3:42 pm

San Menas de Tebas.

Está documentado bajo el nombre de San Menas de Alejandría, Tebas era el nombre griego de la capital del Imperio de Egipto.
Nace en Niceus, Alejandría en 285, muere en Abu Mena en el 309.
Es mártir y taumaturgo.
Sus padres eran ascetas y se mantuvieron mucho tiempo sin concebir. Durante la festividad de La Virgen María su madre estaba orando frente a la imagen de María pidiendo ser bendecida con un hijo, en ese momento escuchó una voz diciendo “Amén” y decidió nombrar a su hijo Menas.
A los 15 años, luego de la muerte de su padre se une al ejército romano, fue destinado a Argelia, luego de 3 años abandona el ejército para dedicar su vida a Cristo, vivió 5 años como ermitaño hasta tener la visión de ángeles coronando a los mártires de gloria y quiso unírseles al escuchar la siguiente revelación: «Bienaventurado eres Menas, ya que has sido llamado a la vida piadosa desde tu niñez. Se te concederán tres coronas inmortales: una por el celibato, otra por tu ascetismo y una tercera a causa del martirio.»
Bajó al pueblo donde se celebraba una fiesta pagana confesando su fe en Cristo, el valor con que enfrentó las torturas por su confesión atrajo a muchos a la fe cristiana y al martirio. Posterior a sus torturas, los soldados que lo ejecutaron pusieron su cuerpo al fuego durante 3 días, sin embrago se mantuvo incólume. Su hermana rescata su cuerpo y se lo lleva a una iglesia en Alejandría.
La persecución cristiana terminó durante el Papado de San Anastasio de Alejandría quien en una visión un ángel le ordenó que el cuerpo de San Menas fuera colocado en un camello hacia el desierto Líbico. Cerca del lago Mariout el camello se detuvo y nadie fue capaz de moverlo; los cristianos enterraron ahí el cuerpo.
En múltiples batallas por el dominio territorial un gobernador romano tomó el cuerpo de San Menas como reliquia defensora del pueblo, regresó victorioso pero quiso devolver el cuerpo a Alejandría, en el camino, en el lugar que estaba enterrado anteriormente, el camello que lo transportaba se arrodilló, lo pasaron a otro camello pero tampoco se movió, entendiendo la voluntad de Dios, y mandó construir un ataúd de madera y de plata para conservar el cuerpo.
Posteriormente la ubicación del cuerpo quedó olvidada, pero un pastor notó que una oveja enferma se curó en un lugar específico, varios enfermos empezaron a peregrinar y sanaban. Una catedral se construyó en el sitio y una gran ciudad llevó su nombre.
Actualmente uno de los más famosos Monasterios de Egipto es el de San Menas.
Adriana Espinoza
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Jul 31, 2014 7:31 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Mar Nov 11, 2014 10:35 am

San Martín de Tours

Imagen

San Martín de Tours, en el año 316, nació en Sabaria, la actual Szombathely, Hungría, hijo de un tribuno romano.

De niño, San Martín recibió una educación cristiana en Pavia; a los 15 años, por deseo y orden de su padre ingresó al ejército romano, quedando adscrito a una división de caballería activa en la Galia.

Tres años más tarde, San Martín fue bautizado por San Hilario, antes de que fuera Obispo de Poitiers.

En el año 336, a los 20 años, cuando se iba a emprender una nueva campaña contra los germanos, se separó definitivamente del ejército.

Para San Martín, el servicio de las armas y el ser cristiano eran actividades incompatibles.

*****Imagen*****

De esta época data la célebre historia por la que se le conoce; "montado en su corcel, ataviado elegantemente como oficial, San Martín salía de Amiens, y a las puertas de la ciudad se encontró a un mendigo que no tenía con qué protegerse del frío, San Martín sacó su espada, y con ella partió a la mitad su capa y le obsequió un trozo al mendigo" Se dice que a la siguiente noche Cristo se le apareció vestido con ese fragmento de capa, y entonces comprendió que el mendigo había sido Cristo que quería probarlo.

San Martín regresó a su natal provincia de Panonia, la actual Hungría, con el propósito de llevar a cabo misiones evangélicas.

Se retiró a la vida de ermitaño durante un tiempo, hasta que finalmente decidió regresar a Francia.

En 361, San Martín fundó una Comunidad de ascetas en Ligugé, a la cual se considera el primer Monasterio que hubo en Europa; esto es importante porque existen los elementos históricos suficientes para datarlo con certeza.

Diez años más tarde, en 371, se Ordenó Sacerdote y fue elegido Obispo de Tours. Con la ayuda de sus monjes evangelizó extensas comarcas de Francia. Durante un tiempo continúa residiendo en el otro Monasterio fundado por él, llamado Marmoutier, a 4 kilómetros de Tours. Desde ahí pudo organizar finalmente sus anheladas misiones de cristianización.

San Martín de Tours, iglesia románica del Siglo XI.- Imagen

Acostumbraba viajar San Martín, distinguiéndose siempre por su actitud humilde, por amar y proteger a los pobres.

En uno de estos viajes, en Candes, el actual Candes-St-Martin, cerca de su sede obispal, falleció San Martín de Tours, en el año 397.

Se venera por su santidad en Occidente y el 11 de noviembre se conmemora.

Santoral Virtual. Santoral en "Ora et Labora"
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Anterior

Volver a Rutas monásticas

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |