1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 11 ag

En este curso, haremos un viaje en el tiempo para situarnos en los orígenes del monacato cristiano. Conoceremos las distintas órdenes monásticas, a sus fundadores, sus monasterios, su arte, cultura, forma de vida y su importancia para la civilización a través de la historia hasta la actualidad.

Fecha de inicio:
11 de agosto de 2014

Fecha final:
27 de octubre de 2014

Responsable: Hini Llaguno

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, Betancourt, PEPITA GARCIA 2, rosita forero, J Julio Villarreal M, AMunozF, Moderadores Animadores

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Mié Ago 20, 2014 10:09 pm

San Besarión de Scete, Eremita Imagen

Nació en Egipto, en el seno de una familia cristiana, se sintió atraído por la “vida angélica” de los ascetas, fue discípulo de San Antonio Abad, que como él vivió el Santo Evangelio con toda su radicalidad, desprendiéndose de todo cuanto tenía y se puso bajo la dirección de San Macario en el desierto de Scete en Egipto.

Su soledad estaba acompañada del Evangelio donde encontraba su inspiración; abandonó a su segundo maestro y fue mendigo y peregrino por amor de Dios.

Es venerado por los griegos.

Su nombre se hizo célebre muchos siglos después de su muerte, gracias al Cardenal Besarión a quien el Prior del monasterio le impuso ese nombre cuando lo ordenó.

Murió en edad muy avanzada, en Scete, Egipto.

Su festividad el 4 de junio, se conmemoraba en el calendario anterior el 17 del mismo mes.

Fuente: Vidas Santas. Vida de Santos de A. Butler.
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor fcofdzm » Mié Ago 20, 2014 11:06 pm

Buenas noches y algo tarde pero al final por acá.

San Palemón

Nos son conocidos algunos detalles concernientes a la vida de Palemón, gracias, sobre todo, a su ilustre discípulo Pacomio.

Palemón fue uno de los primeros anacoretas de la Tebaida. Vivía retirado en el desierto desde hacía un buen número de años, cuando Pacomio fue a buscarle y a pedirle que le recibiera como discípulo. El viejo ermitaño respondió que la empresa era muy ardua y que muchos no habían podido llevarla a buen fin. Al mismo tiempo, le hizo una descripción de sus austeridades y terminó diciendo: «No vas a poder resistir. Primero vete a trabajar y mortifícate en un monasterio y luego volverás». Sin embargo, Pacomio insistió y Palemón consintió en recibirlo.

Después de muchos años, el discípulo dio parte a su viejo maestro de las empresas de fundación que Dios le inspiraba. Convinieron en no separarse, aunque en realidad, Palemón guardó su soledad y sus austeridades. Por otra parte, no tardó en caer enfermo. Pacomio regresó de Tabena para asistirle y para enterrarle, después de haber visto que los ángeles llevaban su alma al cielo. La muerte de Palemón sucedió probablemente hacia el 330.

Ver la Vida de San Pacomio y el Estudio sobre el cenobitismo pacomiano, vol. I, (1898), de P. Ladauze.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
fcofdzm
 
Mensajes: 19
Registrado: Mar Oct 09, 2012 9:37 pm

San Besarión, eremita

Notapor strelladelamanana » Mié Ago 20, 2014 11:49 pm

San Besarión, eremita. De San Besarión, existen pocos documentos que respaldan su biografía, y de los más completos disponibles en internet, son los escritos proporcionados por Catholic net. Sin embargo, sí fue posible encontrar otra fuente de información diferente a catholic.net, aunque similar en contenido, aquí adjunto ésta información.
1. Biografía.
En Scete, en Egipto, san Besarión, anacoreta, que por el amor de Dios fue mendicante y peregrino.
Se profesa una gran veneración a san Besarión en el Oriente, donde su nombre, con algunas variantes, se impone a menudo en la pila bautismal; por ejemplo, el padre de José Stalin se llamaba Vissarion. Nuestro santo era natural de Egipto y, en cuanto se sintió llamado a seguir el camino de la perfección, se fue a vivir al desierto. Primero fue discípulo de san Antonio y después de san Macario. Lo mismo que otros muchos padres del desierto, San Besarion vivió hasta una edad muy avanzada. Sus admiradores le compararon con Moisés, Josué, Elías y san Juan Bautista.

2. Fundaciones si las hay
3. Monasterios que han surgido de sus enseñanzas
4. Leyendas del Santo
Se dice que no vivía bajo techo, sino que pasaba el tiempo en marcha de un sitio a otro para quedarse a descansar donde le sorprendía el cansancio; observaba un estricto silencio y mortificaba su carne con ayunos y penitencias; se afirma que, en una ocasión, resistió los cuarenta días de la Cuaresma de pie sobre una zarzas y sin probar bocado.
Su caridad hacia todos los que se acercaban a él en busca de consuelo, le condujo tan cerca de la perfección, que el cielo le dotó con el poder de obrar milagros, como el de hacer potable el agua salada y provocar la lluvia en tiempos de sequía, caminar sobre las aguas del Nilo y vencer a los demonios.
5. Devociones
6. Tradiciones
7. Lugares donde se venera y fiestas patronales
8. Fotografías
Fuente: Tomados un panegírico sobre el santo de su nombre, escrito por el gran cardenal Besarión. Ese mismo texto fue impreso, con una introducción, por Peter Joannou en Analecta Bollandiana, vol. LXV (1947), pp. 107-138. El cardenal tomó sus datos de los Sinaxarios griegos. Véase el Acta Sanctorum, junio, vol. III.

Saludos cordiales y bendiciones para todo(a)s nosotro(a)s.
strelladelamanana
 
Mensajes: 20
Registrado: Mié Jun 12, 2013 10:40 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor fray martin » Jue Ago 21, 2014 1:16 am

amigos y amigas estuve buscando lo que escribi la semana pasada y no aparece
lo hice muy entusiasmado hasta dos veces
soy Fraile Franciscano sacerdote y acompaño un monasterio de hermanas clarisas por eso me siento contento con este curso
he aprendido mucho. Quede fascinado con el tema de las Ammas cosa que no me habia percatado gracias

haré de nuevo un pequeño aporte esperando esta vez aparezca

San Palemón, eremita
fecha: 25 de enero
fecha en el calendario anterior: 11 de enero
†: s. IV - país: Egipto
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

En Tabennesi, en la región de Tebaida, en Egipto, san Palemón, anacoreta, hombre asiduo a la oración y de gran austeridad, que fue maestro de san Pacomio.
refieren a este santo: San Pacomio
fray martin
 
Mensajes: 6
Registrado: Lun Ago 11, 2014 9:28 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor fray martin » Jue Ago 21, 2014 1:18 am

Nos son conocidos algunos detalles concernientes a la vida de Palemón, gracias, sobre todo, a su ilustre discípulo Pacomio.

Palemón fue uno de los primeros anacoretas de la Tebaida. Vivía retirado en el desierto desde hacía un buen número de años, cuando Pacomio fue a buscarle y a pedirle que le recibiera como discípulo. El viejo ermitaño respondió que la empresa era muy ardua y que muchos no habían podido llevarla a buen fin. Al mismo tiempo, le hizo una descripción de sus austeridades y terminó diciendo: «No vas a poder resistir. Primero vete a trabajar y mortifícate en un monasterio y luego volverás». Sin embargo, Pacomio insistió y Palemón consintió en recibirlo.

Después de muchos años, el discípulo dio parte a su viejo maestro de las empresas de fundación que Dios le inspiraba. Convinieron en no separarse, aunque en realidad, Palemón guardó su soledad y sus austeridades. Por otra parte, no tardó en caer enfermo. Pacomio regresó de Tabena para asistirle y para enterrarle, después de haber visto que los ángeles llevaban su alma al cielo. La muerte de Palemón sucedió probablemente hacia el 330.

Ver la Vida de San Pacomio y el Estudio sobre el cenobitismo pacomiano, vol. I, (1898), de P. Ladauze.
fray martin
 
Mensajes: 6
Registrado: Lun Ago 11, 2014 9:28 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor Ana M+ 97 » Jue Ago 21, 2014 6:09 am

Buenos días. Como muchos, aún no tengo claro donde dar click para participar en el foro. No se si es por esta vía. Entre la lista del primer tema, escogí a la única mujer: santa Taís de Alejandría con un texto de P. Leonardo Castellani. Me llamó la atención, que fue santa sólo por su reclusión y la repetición de la frase Mazur eintelajem arhobo que Simón le impusiera y que bastó para salvar a su endemoniada alma, que es justamente el punto sustancial y ejemplar de toda esta historia. Cómo Dios se valió de Pacomio y Simón el Loco para hacer la obra de la conversión de esta mujer cortesana y llevarla a la santidad.
Me llama mucho la atención como puede una persona llegar a la santidad como lo logró Taís: El caso fue que Taís, arrodillada y sollozante, empezó a ver en su mente lo mismo que veían los ojos del gigante alucinado: una región de muerte más desolada que los exhaustos cenicientos agros de su niñez, una casa más odiosa que la suya, una agitación más estéril y más sedienta que su horrible vida de ahora y todo esto para siempre, irremediablemente. El mundo invisible de la religión, por primera vez en su vida la mujer vio.
–Tus momentos están contados –dijo el ermitaño–. Sé cierto, de parte de Dios, que no puedes vivir mucho.
–¿Y puede Dios salvarme a mí?
–Hace más de un año que Dios está día y noche pensando en ti.
–Si eso fuese verdad, no hay ninguna cosa que yo no sea capaz de hacer por Él y por ti.
Espero, que pueda seguir participando en el foro de la segunda semana.
–Entonces, levántate y sígueme –dijo Simón el Loco–, detestable y pobre animal; y conocerás la voluntad de Dios.
Era ya la cerrazón del alba, Simón había hablado y delirado casi una noche entera.
En el oasis de Ankkara estaba el cenobio de la Gran Virgen Emma (que significa madre), donde más de cien vírgenes vivían en oración, silencio y penitencia. Era apenas amanecido, y una lujosa biga se detuvo en la puerta cerrojada, donde llamaron un caballero y una mujer velada. Hubieron de esperar una hora que terminaran las vírgenes su oración; y sólo al ver un sello del Abad Pacomio, consintió en venir la Gran Madre.
–¿Qué te dijo el Abad Pacomio hace un año, oh Gran Madre? –le preguntó Simón–. ¿Recuerdas las palabras que quien te las repitiese, debías prestarle obediencia en todo?
–Sí –dijo la alta y majestuosa vieja–, ¿cuáles son esas palabras?
–Tú que me creaste, ten piedad de mí –que en siríaco suena brevemente: Mazur eintelajem arhobo.
Inclinó la cabeza la monja y esperó la otra señal. Simón se volvió al occidente y le mostró la columna de humo de un rojizo incendio allá en la ciudad dormida.
–¿Ves aquello que arde? Es la casa de Taís la pecadora.
Y entonces mandó Simón a la Gran Madre Emma que aquella enlutada, cuyo hablar eran puros sollozos, fuese puesta y enmurada en un tabuco del ancho de un cuerpo extendido, que la puerta fuese tapiada a cal y pie dra, y sólo una rejilla abierta a la altura de los ojos, para mirar la misa los domingos y recibir cada día un cántaro y el pan y la sal. Espantóse la virgen del rigor de aquella orden, pero Pacomio habíale ordenado ciegamente obedecer. Mas cuando tomó en sus brazos a la penitente, conforme a la regla de las vírgenes, ésta se humilló en el suelo y preguntó a Simón:
–Hermano, ¿cómo tengo de orar?
–Tu boca es demasiado inmunda –contestó éste– para tomar en ella el nombre de Dios. He aquí por qué, cada día te postrarás diez veces en tierra hacia el oriente y dirás las palabras que el Espíritu te puso en los labios cuando te aterrabas de morir. Y Taís dijo: Mazur, que significa un grito infantil de inmensa llamada hacia algo inmensamente desconocido y grande, que Casiano tradujo: “Pantoprotoplástor, eeléi emou”, o sea, “Quiplasmasti me, miserere mei” – “Tú quienquiera que me hiciste, apiádate desta triste”–; pero ninguna lengua del mundo puede dar como el siríaco la fuerza transverberante y concreta del verbo que dice la suprema adoración y el verbo que dice la suprema congoja. "Mazur eintelajem, arhobo".
Ana M+ 97
 
Mensajes: 11
Registrado: Vie Ago 15, 2014 7:17 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor Clara Gloria » Jue Ago 21, 2014 1:27 pm

San Antonio Abad

Su fiesta Patronal.- 17 de enero
Se considera como un modelo de espiritualidad ascética, es decir el ascetismo es una doctrina filosófica y religiosa que trata de purificar al espíritu por medio de la negación y abstinencia a los placeres que el mundo ofrece, esto permite que exista un acercamiento más a DIOS puesto que no existen ataduras a la vida material.
Breve reseña de su biografía.- Nace en Heracleópolis Magna, Egipto, y 251 – y la fecha exacta de su muerte no se sabe solo el año, fallece en Monte Colzim, Egipto, 356. Era hijo de una familia campesina que poseían bienes, por designio de DIOS sus padres fallecen cuando él era aún joven (algunos dicen que tenía 18, otros mencionan 20 años), quedando él y su hermana protegidos con una prestigiosa herencia, en cierta ocasión se dirigía a la iglesia mientras que en su pensamiento recordaba el hecho de los apóstoles cuando deciden dejar todo para seguir a nuestro Señor Jesucristo, y reparten todos sus bienes para ayudar a los más necesitados, en esta parte de la historia DIOS nos demuestra por medio de la vida de San Antonio Abad cómo solo el señor conoce nuestros pensamientos, y nos habla a través de su palabra en la Sagrada Escritura, pues al entrar a la iglesia San Antonio Abad se sorprende ya que el evangelio de ese día trató de ese mismo hecho que el ya venía meditando, al salir siento hacer lo correcto repartió sus bienes materiales y las trescientas parcelas que había recibido a los aldeanos, reservando una pequeña parte para su hermana, cuando vuelve a la iglesia de nuevo escuchó cómo DIOS le habla de nuevo por medio del evangelio y en esta ocasión lo invita no agobiarse por el mañana, pues a cada día le bastan sus propios problemas, con esto decide también donar la pequeña parte que se había reservado. Protegió a su hermana dejándola al cargo de una congregación de vírgenes que estarían a su cuidado, con esto era un hombre libre y su único compromiso era con DIOS.
Se retira al desierto bajo una vida eremítica de penitencia junto con San Pablo primer ermitaño, es decir los eremíticos o anacoretas son quienes toman votos de pobreza, castidad y obediencia. Permaneció en esos lugares cerca de un cementerio hasta la edad de 54 años cuando decide dejar su celda en la montaña y funda un monasterio en Fayo, la mayor parte de los monasterios fundador por San Antonio tenían celdas aisladas, esto con el objetivo de que existiera una mejor comunicación con DIOS, pues alejados de distracciones permite una mejor concentración. Se menciona también sobre otro monasterio llamado Pispir cerca del Nilo.
En cierta ocasión se presentó la ocasión de viajar hacia Alejandría para apoyar a la religión católica contra la herejía arriana, quienes se concentraban más en las criaturas que en una obediencia en el creador divino, en esta parte de la historia en la lucha contra los arrianos conoce a San Anastasio, quien redactó alguno escrito sobre la biografía de San Antonio Abad, años después muere cerca del mar rojo.
Algunos le reconocían como el amigo de DIOS, el eremita. Sus enseñanzas me llama la atención como invita a sus discípulos a no preocuparse tanto por lo que es la materia incluyendo su cuerpo y aprender a ofrecer una vida de penitencia ofrecida a DIOS, aprendió a ganarse el sustento con sus propias manos y así es como logra subsistir y sigue ayudando a los más necesitados.

Tradiciones.- El 17 de enero se acostumbra bendecir sin excepción a todos los animales en la festividad de San Antonio Abad. Esto es para recordar el respeto que debe existir entre el hombre y el resto de la naturaleza. En la época de la colonia se introdujo en la República Mexicana esta hermosa tradición por los Frailes Franciscanos.
Leyenda.- En un sueño San Antonio Abad se le reveló que existía una persona antes que él que era un ermitaño, así que motivado por esa revelación decide ir a buscarlo y sí era logra encontrarlo se llamaba San Pablo el ermitaño, el cual vivía en una cueva alejada de todo lo mundano, un lugar ideal para oración y paz espiritual. San Pablo era alimentado por un cuervo que le llevaba pan, y a la muerte de este San Antonio le dio sepultura con ayuda de algunos animales. Además en una ocasión se le acercó una hembra jabalí con sus crías los cuales eran ciegos, San Antonio los curó y esta quedó tan agradecida que se quedó a su lado para cuidarle.
Monasterios en la actualidad.- Los dos únicos monasterios ubicados en la isla de Mallorca, se llaman “Congregación de ermitaños de San Pablo y San Antonio”.
Clara Gloria
 
Mensajes: 5
Registrado: Lun Ago 11, 2014 7:14 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor chilecito-silvia » Jue Ago 21, 2014 4:03 pm

Hola a todos!
Perdón por mi demora pero he tenido días difíciles y no encontraba el momento para cumplir con la tarea.
Que puedo decir, estoy asombrada, no conocía ni el mas mínimo detalle de estos orígenes de nuestra Iglesia y no puedo dejar de comentar los aspectos que mas me han sorprendido.
En primer lugar todos estos Santos, o al menos la mayoría, vienen de familias acaudaladas o poderosas, renunciando a todos los bienes materiales por amor a Cristo.
Todos llevan una vida a mi entender inhumana, sin las comodidades y la nutrición mínima, podríamos decir de indigencia, no obstante son longevos.
Ninguno de ellos fue contemporáneo a Jesús ni a sus apóstoles, se convierten por el don de la fe y los santos evangelios.
Me enseñan el valor del sufrimiento y como darle sentido, me interpelan en mi actitud ante el sacrificio y el dolor.
No obstante me surge la inquietud o la duda si realmente fueron los hechos tal como se narran o existe el mito y la piedad popular. Por otro lado no se si es esto lo que Jesús os pide, porque su mandato es que vayamos por el mundo haciendo discípulos, venciendo las tentaciones y fortaleciéndonos en medio de los paganos y si bien reconozco el terrible sacrificio que implica renunciar a todo también reconozco el desafío de conseguir la santidad rodeados de tentaciones...

Bien, porque San Cristobal, pues por dos razones, la primera mi familia siempre tuvo su imagen en el auto, sabía que protegía a los viajeros pero me sorprendió descubrir quien fue y porque se le atribuye dicha facultad, la segunda es que todos los anteriores resultaron similares o con muy pocas diferencias y este es totalmente diferente en todos los aspectos.
Aquí lo comparto con ustedes:

Cristóbal significa "el que carga o portador de Cristo".

San Cristóbal, popularísimo gigantón que antaño podía verse con su barba y su cayado en todas las puertas de las ciudades: era creencia común que bastaba mirar su imagen para que el viajero se viese libre de todo peligro durante aquel día. Hoy que se suele viajar en coche, los automovilistas piadosos llevan una medalla de san Cristóbal junto al volante.


¿Quién era? Con la historia en la mano poco puede decirse de él, como mucho que quizá un mártir de Asia Menor a quien ya se rendía culto en el siglo v. Su nombre griego, «el portador de Cristo», es enigmático, y se empareja con una de las leyendas más bellas y significativas de toda la tradición cristiana. Nos lo pintan como un hombre muy apuesto de estatura colosal, con gran fuerza física, y tan orgulloso que no se conformaba con servir a amos que no fueran dignos de él.

Cristóbal sirvió primero a un rey, aparente señor de la tierra, quién a quién Cristóbal vio temblando un día cuando le mencionaron al demonio.

Cristóbal entonces decidió ponerse al servicio del diablo, verdadero príncipe de este mundo, y buscó a un brujo que se lo presentará. Pero en el camino el brujo pasó junto a una cruz, y temblando la evitó. Cristóbal le pregunto entonces si el le temía a las cruces, contestándole el brujo que no, que le temía a quién había muerto en la cruz, Jesucristo. Cristóbal le pregunto entonces si el demonio temía también a Cristo, y el brujo le contestó que el diablo tiembla a la sola mención de una cruz donde murió él tal Jesucristo.

¿Quién podrá ser ese raro personaje tan poderoso aun después de morir? Se lanza a los caminos en su busca y termina por apostarse junto al vado de un río por donde pasan incontables viajeros a los que él lleva hasta la otra orilla a cambio de unas monedas. Nadie le da razón del hombre muerto en la cruz que aterroriza al Diablo.

Hasta que un día cruza la corriente cargado con un insignificante niño a quien no se molesta en preguntar; ¿qué va a saber aquella frágil criatura? A mitad del río su peso se hace insoportable y sólo a costa de enormes esfuerzos consigue llegar a la orilla: Cristóbal llevaba a hombros más que el universo entero, al mismo Dios que lo creó y redimió. Por fin había encontrado a Aquél a quien buscaba.

--¿Quién eres, niño, que me pesabas tanto que parecía que transportaba el mundo entero?--Tienes razón, le dijo el Niño. Peso más que el mundo entero, pues soy el creador del mundo. Yo soy Cristo. Me buscabas y me has encontrado. Desde ahora te llamarás Cristóforo, Cristóbal, el portador de Cristo. A cualquiera que ayudes a pasar el río, me ayudas a mí.

Cristóbal fue bautizado en Antioquía. Se dirigió sin demora a predicar a Licia y a Samos. Allí fue encarcelado por el rey Dagón, que estaba a las órdenes del emperador Decio. Resistió a los halagos de Dagón para que se retractara. Dagón le envió dos cortesanas, Niceta y Aquilina, para seducirlo. Pero fueron ganadas por Cristóbal y murieron mártires. Después de varios intentos de tortura, ordenó degollarlo. Según Gualterio de Espira, la nación Siria y el mismo Dagón se convirtieron a Cristo.

San Cristóbal es un Santo muy popular, y poetas modernos, como García Lorca y Antonio Machado, lo han cantado con inspiradas estrofas. Su efigie, siempre colosal y gigantesca, decora muchísimas catedrales, como la de Toledo, y nos inspira a todos protección y confianza.

Sus admiradores, para simbolizar su fortaleza, su amor a Cristo y la excelencia de sus virtudes, le representaron de gran corpulencia, con Jesús sobre los hombros y con un árbol lleno de hojas por báculo.

Esto ha dado lugar a las leyendas con que se ha oscurecido su vida. Se le considera patrono de los transportadores y automovilistas.
chilecito-silvia
 
Mensajes: 37
Registrado: Lun Ene 14, 2013 6:33 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor AMunozF » Jue Ago 21, 2014 4:43 pm

---------------------------------------------------SAN ARSENIO EL GRANDE--------------------------------------------------

«Anacoreta, uno de los padres del desierto. Compartió el ideal de los ermitaños que moraban en Scetis. Fue preceptor de los hijos de san Teodosio el Grande, a demanda del papa san Dámaso»
Arsenio: fuerte, valeroso, valiente.

Imagen...◄ SAN ARSENIO EL GRANDE

Las fuentes fidedignas que permiten conocer la vida de Arsenio se deben a san Teodoro Studita quien redactó su biografía en el s. VII. Pudo nacer a mediados del s. IV en Roma. Pertenecía a una familia que gozaba de grandes prebendas y bienes al formar parte del prestigioso senado. Su preparación intelectual y el vigor de su fe cristiana atrajo la atención del papa san Dámaso que, además de nombrarle diácono, pensó en él como la persona idónea para asumir la responsabilidad de formar a los hijos del emperador romano san Teodosio el Grande: Arcadio y Honorio. Durante once años desempeñó en Constantinopla esta tutoría que no fue fácil por el carácter de los muchachos, hasta que a finales del s. IV su vida tomó un rumbo diametralmente opuesto. Había muerto el emperador y la corte no le satisfacía. Las maquinaciones y la vida disipada que veía a su alrededor de algún modo dejaban su labor de preceptor en mal lugar. Bien pudo pensar que había fracasado en la tarea educativa por cuanto Arcadio y Honorio no habían respondido como cabía esperar. Con su proceder ponían de manifiesto no haber captado el valor de la vida espiritual que quiso transmitirles. Dejó su cargo de senador al que había sido elevado, y envuelto en un profundo dilema suplicó a Dios que condujera sus pasos hacia Él. «Huye de la compañía de los hombres para salvarte», fue la respuesta. Se dispuso a cumplir a rajatabla esta indicación percibida en su oración. ¿Dónde podía ir? Tenía unos 40 años cuando se embarcó secretamente para Alejandría. El monacato estaba bien asentado en el desierto, y partió a Egipto para compartir el ideal de los ermitaños que moraban en Scetis.

San Juan «el Enano» fue su preceptor. Lo probó de distintas formas constatando la autenticidad de su vocación. Los monjes del monasterio, sabiendo que Arsenio había vivido mucho tiempo en palacio, le pusieron a prueba. El superior lo recibió fríamente y a la hora de comer lo tuvo de pie, junto a su mesa. En vez de pasarle un plato de comida, le lanzó una tajada de pan al piso y le dijo secamente: "Si quiere comer algo recoja eso". Arsenio se inclinó humildemente recogió la tajada de pan y se sentó en el suelo a comer. El superior, al observar este comportamiento admirable, comprendió que tenía la humildad requerida para un monje.que rubricó con este vaticinio: «Este hombre será un buen fraile». Con toda delicadeza le ayudaron sus hermanos a abandonar hábitos del pasado. Sin ápice de añoranza por las comodidades y lujos que le habían rodeado, los reemplazó gustoso por la ascesis que sabía iba a conducirle a la unión con el Altísimo. Oración, mortificación y penitencia fueron alimentos que llenaros sus días y sus noches. A veces le perseguía su currículum de persona cercana a los altos gobernantes, y entonces aún añoraba más la soledad y el anonimato.

Siempre a la escucha de la voz de Dios para conocer su voluntad, un día se le hizo patente en nueva locución: «Huye al silencio y la paz, que son las raíces de una vida sin pecado». Eligió lugares más apartados y continuó su itinerario espiritual por un desierto interior que iba inundando su espíritu a través de la oración y el ayuno. Dando testimonio de su generosidad y humildad, abrazado al rigor de la regla que acentuaba severamente para sí mismo, fue desprendiéndose de todo. Hasta allí llegaban noticias de los que amó, como a los hijos del desaparecido Teodosio, que habían sucumbido bajo el influjo de ciertas pasiones y malamente podían hacer frente a las consecuencias de sus actos. Esto le llenaba de gran aflicción. Hubo otros ecos de su pasado que también retumbaron en su elegido exilio. Así, un día supo que había sido nombrado heredero de los bienes de un senador. Pero rompió el documento acreditativo que le mostraron, manifestando: «Yo morí antes que el senador y, por consiguiente, no puedo ser su heredero». Sus discípulos, Alejandro y Zoilo, profundamente edificados por su vida, siguieron la senda de la virtud que aprendieron junto a él.

Arsenio amaba el silencio y velaba para no tener que vulnerarlo. Una de las raras excepciones que hizo con las visitas fue con la de Teófilo, obispo de Alejandría, quien expresamente quiso hablar con él para solicitar su consejo pensando especialmente en el grupo de personas que le acompañaban. El santo advirtió: «Os mando que, cuando alguien os pregunte dónde vive Arsenio, no se lo digáis, o bien decidles que se eviten la molestia de ir a visitarle y que le dejen en paz». Esa voluntaria reclusión, que llevaba a tal extremo, llamó la atención del abad, y él aclaró: «Dios es testigo de que os amo de todo corazón. Pero, como no puedo estar con Dios y con los hombres al mismo tiempo, prefiero dedicarme a conversar con Dios»

Con frecuencia pasaba toda la noche en oración. Hacía estrictos ayunos y penitencias por su propia conversión, por los pecadores y la extensión del reino de Dios. Aún mientras trabajaba no dejaba la oración. Tal era su devoción que derramaba lágrimas.

Aunque tenía la tendencia de ser conversador, prefirió el silencio y la oración. Un día su superior le amonestó por no tratar mas con las muchas personas que acudían a consultarle. El respondió: "Dios sabe que los quiero con toda mi alma y que gozo inmensamente charlando con ellos, pero como penitencia tengo que abstenerme lo más posible de las charlatanerías. El Señor me ha dicho que si quiero santificarme tengo que hacer la mortificación de apartarme del trato con las gentes"

Evagrio del Ponto fue otro de sus ilustres visitantes, y no volvió con las manos vacías porque Arsenio siempre pronunciaba palabras encendidas y juiciosas que instaban a amar a Dios y ponían de relieve su espíritu de penitencia, docilidad y mansedumbre. Se le atribuye esta reflexión: «muchas veces he tenido que arrepentirme de haber hablado. Pero nunca me he arrepentido de haber guardado silencio». Recibió el don de lágrimas, del que muchos fueron testigos. La invasión de los bárbaros el año 434 le obligó a dejar Scetis y refugiarse en Troe para trasladarse diez años más tarde a Canopo. Desde allí divisaba Alejandría, lo cual suscitaba su emoción. Abandonó esta isla viendo que se acercaba su fin, y volvió a la de Troe.

Las lágrimas sellaron sus últimos instantes en la tierra y sus hermanos le preguntaron por la causa: «Padre, ¿por qué lloras? ¿Tienes miedo de morir, como tantos otros?». La respuesta del santo eremita estaba en consonancia con el sentimiento espiritual que le acompañaba. Explicó que no era tanto el miedo a la muerte como el santo temor que le acompañaba al tener que presentarse ante Dios siendo que se consideraba un pecador.

Algunos de sus dichos: "Siempre he sentido temor a presentarme al juicio de Dios, porque soy un pecador".

El religioso debe preguntarse frecuentemente: "¿Para qué abandoné el mundo y me hice religioso? y responderse: Me hice religioso porque quiero santificarme y salvar mi alma. Si esto no lo consigo, he perdido totalmente mi tiempo". San Bernardo tenía esta frase escrita en su habitación: "Bernardo: ¿a qué viniste a la vida religiosa? - Quiero salvar mi alma y santificarme".

San Arsenio pedía consejos espirituales a monjes con menos formación que él. Le preguntaron por qué lo hacía y respondió: "Yo sé idiomas, literatura, filosofía y política, pero en lo espiritual soy un analfabeto. En cambio estos religiosos que no hicieron estudios especiales son unos especialistas en espiritualidad y de ello saben mucho más que yo".

Un religioso le preguntó por qué los sabios del mundo que conocen tantas ciencias y han leído muchos libros son tan ignorantes en lo que se refiere a la santidad y en cambio tanta gentecita ignorante progresa tan admirablemente en lo espiritual. El santo respondió: "Es que la ciencia infla y llena de orgullo, y en un corazón orgulloso Dios no hace obras de arte en santidad. En cambio los humildes conocen su debilidad, su ignorancia y su insuficiencia y ponen toda su confianza en Dios, y en ellos sí hace prodigios de santificación Nuestro Señor".

Murió en el año 450 con mas de 90 años de edad, en Troe, Egipto.
En el santoral su fiesta es el 19 de julio.

Fuente | Autor : Zenit.org | Isabel Orellana Vilches | Madrid, España | 19 JUL 2014
Fuente | Autor : http://www.corazones.org | Alban Butler | Vidas de los Santos y otras fuentes

AMunozF
AMuñozF
AMunozF
 
Mensajes: 313
Registrado: Vie May 11, 2012 11:38 pm
Ubicación: México

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor wyseen » Jue Ago 21, 2014 9:28 pm

Voy a hablar un poco sobre San Menas de Alejandría o Tebas

San Menas de Alejandría (también Minas, Mina, Mena, Mennas) o Tebas (nace en Menfis en 285 - Abu Mena 309), el Mártir y Taumaturgo es uno de los más conocidos santos de Egipto, debido a los muchos milagros que se atribuyen a su intercesión y la oración.
Fue un Egipcio que se enroló en el ejército y que estando en el mismo confesó a Cristo pese al edicto de persecución, por lo que fue martirizado en Karm Aba Mina, junto a Alejandría a comienzos del siglo IV. Es conocido como uno de los Padres del yermo.

Imagen
Icono Cristo y el Abad Menas

Biografía

Menas nació en la antigua Alejandría, hoy Egipto en el año 285 AD, en la ciudad de Niceous (o Nakiyos Nikiu), que se encuentra en las cercanías de Menfis. Sus padres fueron ascetas, pero no tuvieron hijos por un largo tiempo. Su padre era Eudoxio y el nombre de su madre era Eufemia. En la fiesta de la Virgen María, Eufemia estaba orando delante de un icono de Santa María, pidiéndole con lágrimas que intercediera ante Dios para que la bendijera con un hijo. Un sonido llegó desde el icono, diciendo «Amén». Unos meses más tarde, Eufemia dio a luz a un niño y, recordando ese día, lo nombró «Menas».
Eudoxio, quien era gobernante de una de las divisiones administrativas de Egipto, murió cuando Menas tenía catorce años. A la edad de quince Menas se unió al ejército romano, y se le dio un puesto más alto debido a la reputación de su padre. Su nombramiento fue en Argelia. Tres años más tarde abandonó el ejército deseoso de dedicar su vida entera a Cristo. Se dirigió hacia el desierto para vivir una vida diferente.
Después de pasar cinco años como un ermitaño, Menas vio en una revelación a los ángeles coronando a los mártires con coronas de gloria, y experimentó el deseo unírseles. Mientras estaba pensando en eso, oyó una voz que decía: «Bienaventurado eres Menas, ya que has sido llamado a la vida piadosa desde tu niñez. Se te concederán tres coronas inmortales: una por el celibato, otra por tu ascetismo y una tercera a causa del martirio.» Menas posteriormente se apresuró a bajar al poblado vecino, donde se celebraba una fiesta en honor de sus dioses paganos, declarando su fe cristiana. La valentía con que encaró las torturas que sufrió a consecuencia de ello, atrajo a muchos de los presentes no solo a la fe de Cristo, sino al martirio.

Reliquias

Los soldados que ejecutaron a Menas pusieron su cuerpo al fuego durante tres días, pero el cuerpo se mantuvo incólume. La hermana de Menas sobornó a los soldados y logró llevarse el cuerpo. Ella se embarcó en un barco rumbo a Alejandría, donde quedó el cuerpo del santo en una iglesia.
El momento de la persecución terminó, durante el papado de San Atanasio de Alejandría, y un ángel se apareció al Papa y le ordenó que el cuerpo de Menas fuera colocado en un camello dejado enfilado hacia el desierto Líbico. En cierto lugar cerca de un pozo de agua al final del Lago Mariout, no lejos de Alejandría, el camello se detuvo y no hubo modo de moverlo. Los cristianos pensaron que se trataba de una señal de Dios y enterraron allí el cuerpo de Menas.
El monasterio y la catedral de San Menas
Tan pronto como el Papa Cirilo VI de Alejandría se convirtiera en Pontífice y el Patriarca de San Marcos comenzaron a poner los cimientos de un gran monasterio Abu Mena, y centro de peregrinación de los primeros siglos del cristianismo. Hoy en día, el monasterio de San Mena es uno de los más famosos de monasterios de Egipto. Las reliquias de San Menas, así como la de Papa Cirilo VI de Alejandría se encuentran en este monasterio. La catedral de San Menas fue destruido durante las invasiones árabes del siglo octavo.

Imagen

Imagen

Imagen

Fiesta

Se celebra el (24 de noviembre) en la Iglesia ortodoxa copta y el 11 de noviembre en las iglesias católica y ortodoxa.

Imagen
wyseen
 
Mensajes: 77
Registrado: Mar Sep 29, 2009 1:33 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor FernandoBringas » Jue Ago 21, 2014 10:00 pm

Fernando Bringas Constantini
Lima - Perú
Fbringasc09@yahoo.es

1. Monjes, eremitas y anacoretas: Los Padres del Desierto
Curso Rutas monásticas. Semana del 11 de agosto de 2014
San Besarión anacoreta
1. Biografía
Se le conoce como “El testigo fiel”
Martirologio Romano: En Scete, en Egipto, san Besarón, anacoreta, que por amor de Dios se comporto como mendigo y peregrino. M.c.400
Nacio en Egipto, en el seno de una familia cristiana. Pronto se sintió atraído por la “vida angélica” de los ascetas.
Fue discípulo de san Antonio Abad, que como él vivió el evangelio con toda su radicalidad, desprendiéndose de todo lo que tenía, después se puso bajo la dirección de san Macario en el desierto de Scete en Egipto.
Su soledad estaba acompañada del evangelio donde encontraba su inspiración; abandono a su segundo maestro y fue mendigo y peregrino por amor de Dios.
En cuanto se sintió llamado a seguir el camino de la perfección, se fue a vivir al desierto.
Se dice que no vivía bajo techo, sino que pasaba el tiempo en marcha de un sitio a otro para quedarse a descansar donde le sorprendía el cansancio; observaba un estricto silencio y mortificaba su carne con ayunos y penitencias; se afirma que, en una ocasión, resistió los cuarenta días de la Cuaresma de pie sobre una zarzas y sin probar bocado.
Su caridad hacia todos los que se acercaban a él en busca de consuelo, le condujo tan cerca de la perfección, que el cielo le dotó con el poder de obrar milagros, como el de hacer potable el agua salada y provocar la lluvia en tiempos de sequía, caminar sobre las aguas del Nilo y vencer a los demonios.
Lo mismo que otros muchos padres del desierto, San Besarion vivió hasta una edad muy avanzada. Sus admiradores le compararon con Moisés, Josué, Elías y san Juan Bautista.
San Besarion, Milagroso de Egipto fue un egipcio. Fue bautizado cuando aún estaba en su juventud, y llevó una vida estricta, tratando de preservar la gracia que se le dio en su bautismo. Deseando conocer más sobre la vida monástica, el viajó a los lugares santos. Él estaba en Jerusalén y visitó a San Gerásimo en el desierto jordano, también vio otros monasterios del desierto, y asimilo todas las reglas de la vida monástica.
Cuando regreso el recibió la tonsura monástica y se convirtió en un discípulo de San Isidoro de Pelusio. San Besarion tomo un voto de silencio, y recibía alimentación una vez por semana. A veces se quedaba sin comer ni beber nada durante cuarenta días. Sucedió en un tiempo que el santo estuvo inmóvil durante cuarenta días y cuarenta noches sin comer ni dormir de tan inmerso que estaba en la oración.
San Besarion recibió de Dios el don de hacer milagros. Cuando su discípulo tenía mucha sed, el endulzo el agua amarga. Por su oración, el Señor envió la lluvia sobre la tierra, y él podía cruzar un río como si estuviera caminando en tierra firme. Con una sola palabra echaba fuera a los demonios, pero lo hacía en privado para evitar la gloria.
Su humildad era tan grande que una vez, cuando un sacerdote ordeno a alguien del skite salir de la iglesia por haber caído en el pecado, Besarion también se fue con él diciendo: "Yo soy un pecador, también". San Besarion dormía de pie o sentado. Una gran parte de su vida transcurrió bajo el cielo abierto en la soledad de la oración. Él se fue con toda tranquilidad al Señor en su vejez.


2. Fundaciones si las hay: No encontré
3. Monasterios que han surgido de sus enseñanzas: No encontré
4. Leyendas del Santo
Su nombre se hizo célebre muchos siglos después de su muerte, gracias al cardenal Besarión quien el prior del monasterio le impuso ese nombre cuando lo ordeno.


5. Devociones
Se profesa una gran veneración a san Besarión en el oriente, donde su nombre, con algunas variantes, se impone a menudo en la pila bautismal.

6. Tradiciones
7. Lugares donde se venera y fiestas patronales
La veneración a san Besarión es en el Oriente (Egipto) y su fecha patronal es el 6 de junio

8. Fotografías
FernandoBringas
 
Mensajes: 2
Registrado: Jue Ago 21, 2014 12:17 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor wyseen » Jue Ago 21, 2014 10:18 pm

Deseo añadir un link muy interesante con más datos sobre San Menas de Tebas.

http://www.preguntasantoral.es/2013/11/ ... de-egipto/

Imagen
wyseen
 
Mensajes: 77
Registrado: Mar Sep 29, 2009 1:33 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor claudia corchado » Vie Ago 22, 2014 12:32 pm

claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor ayga127 » Vie Ago 22, 2014 5:47 pm

Reliquia de San Onofre en Algemesí (valencia, España )

Imagen
La dicha reliquia es un hueso del brazo que se veneró en la iglesia de San Sebastián de Venecia según consta en la documentación que la acompaña:
“(…) Venetis prov. ex thesauro Patriarchatus – Prius colebatur, usque ad dispersionem Napoleonicam – pariter Venetiis in Ecclesia S. Sebastiani cfr. Flaminio Corner Actt.ª – “Ecclesiae Venetae (…) 1749 Veb. Ed. “ad hoc” – Recog. Ab Aeodato Joa. Card.i Piazza Venetiarum Patriarcha 16. IV. 1948 et a nobis Hieronymo B. Bortignom Patavino Epo. 24.IX.1970”
La transcripción de la cual en castellano dice:
“Urna del brazo de San Onofre, Anacoreta en Egipto. Fiesta: 12 de Junio. Trasladado del Tesoro del Patriarcado de Venecia, donde fue venerado en la Iglesia de S. Sebastián, hasta la invasión Napoleónica (según consta en la Historia de la Iglesia de Venecia del historiador Flaminio Corner (1693-1778), publicada en Venecia en 1749 y examinada por el cardenal Adeodato Giovanni Piazza, Patriarca de Venecia, con fecha 16 de abril de 1948, y por nos, Jerónimo G. Bartolomeo Bortignon, obispo de Padua, con fecha 24 de septiembre de 1970”.

Artículo de Carmelo Fayos,sólo tuvo ocasión de ver la reliquia una sola vez, que aprovechó para fotografiarla. Luego la dejó a la vista en el archivo parroquial para seguir estudiándola, pero al poco que regresó a por ella, había desaparecido, y ante su insistencia el párroco tan sólo respondió que estaba en un lugar más seguro. No dijo cuál, y desde entonces nadie ha vuelto a ver la reliquia.

Fuente:www.preguntasantoral.es
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor nena24 » Vie Ago 22, 2014 5:59 pm

Hola a todos. Por motivos ajenos a mi voluntad no había podido incorporarme al curso.
Si Dios quiere, me pondré a la par con los temas ya tratados y comenzaré a participar en el próximo foro.

Saludos,
Rita de Piñero
Estado Carabobo, Venezuela.
nena24
 
Mensajes: 1
Registrado: Vie Ago 22, 2014 5:28 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor ayga127 » Vie Ago 22, 2014 6:02 pm

Oración a San Onofre

Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor sorines » Vie Ago 22, 2014 8:39 pm

Un modo de ascetismo muy común y con gran reputación durante más de seis siglos fue el fenómeno llamado “stylitoe” o estilitas. Se trataba de ermitaños que deseaban vivir su entrega y ascetismo elevados sobre un pilar.

San Simón Estilita, el viejo . Nació alrededor del año 388 en Sisan, cerca de la frontera norte de Siria. De joven fue pastor entrando antes de los dieciséis años en un monasterio entregándose a una gran y extravagante austeridad, lo cual hizo que se llegara a pensar de él que no tenía cualidades para la vida comunitaria.

Imagen

Al ser forzado a salir del monasterio se encerró en una choza en Tell-Neschin, donde por primera vez paso una Cuaresma sin comer ni beber, lo cual se llegó a convertir en un hábito para él. También practico otras mortificaciones como estar de pie mientras sus piernas lo sostuvieran.

Imagen Imagen

Después de pasar tres años en la choza, Simeón busco un promontorio de roca en el desierto y ahí permaneció voluntariamente prisionero en un reducido espacio de menos de veinte metros de diámetro. A pesar de su voluntario aislamiento se dice que multitudes de peregrinos acudían a él para pedirle consejos y oración hasta dejarlo sin tiempo para sus propias prácticas devocionales, lo cual lo hizo buscar otro tipo de vida: aislarse sobre una columna, la cual mandó a erigir con una pequeña plataforma en la parte superior. Sobre esa columna decidió vivir hasta su muerte.

Al principio, la columna no pasaba de tres metros de alto, pero luego fue sustituida por otras más altas. La última al parecer medía más de quince metros de altura. Por más extravagante que pueda parecer este estilo de vida, sin duda produjo una profunda impresión en sus contemporáneos, y la fama del asceta se extendió por toda Europa. Aun en la más alta de sus columnas, Simeón nunca se alejó de la relación con sus semejantes. Los visitantes subían utilizando una escalera que estaba preparada para recargarse contra la columna para poder subir; se sabe que escribió cartas, algunos de cuyos textos aún existen; instruyó discípulos y que también dirigió discursos a los que se congregaban a sus pies. Probablemente había una especie de balaustrada alrededor de la pequeña plataforma que coronaba el capitel del pilar, pero el conjunto estaba expuesto a la intemperie, y parece que Simeón jamás se permitió ningún tipo de techo o refugio. Durante sus primeros años sobre la columna, había en la cumbre una estaca a la que se ataba durante la Cuaresma para mantenerse erguido, pero este fue un alivio del cual prescindió después.


Se dice que el emperador Teodosio y la emperatriz Eudocia, demostraban un gran respeto y reverencia al santo y escuchaban con agrado su consejos. También escribió a favor del Concilio de Calcedonia sobre lo cual fue escuchado y respetado aun por el emperador de turno llamado León. Tenía una gran confianza en Dios y aun en la enfermad confiaba plenamente más en Dios que en los propios médicos.


Pasó treinta y seis años sobre la columna, y entregó su vida al Señor el viernes 2 de septiembre de 459. Antioquía y Constantinopla se disputaron sus restos mortales. Recibiendo la preferencia Antioquia donde se depositaron la mayor parte de las reliquias como protección de la ciudad que no tenía murallas.

Imagen
Las ruinas del edificio levantado en su honor se conocen como Qal’at Sim’ân (la mansión de Simeón) y aún existen. Dicho edificio consistía en cuatro basílicas construidas en un patio central octagonal, y orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. En el centro del patio se encuentran restos de la columna de San Simón. Autores y arquitectos expresan textualmente: “el edificio, indudablemente influenció en un grado notable la construcción de iglesias contemporáneas y posteriores”.

Tomado de: http://ec.aciprensa.com/wiki/San_Sime%C ... -pPIcIg_IU

Imagen Imagen


En una región aislada del Cáucaso este monje georgiano está pasando sus días en la oración y el silencio encima de un pilar de 40 metros de piedra caliza. El Pilar Katskhi fue utilizado por el Estilita (ascetas cristianos que vivían en lo altos pilares y apartados de la tentación mundana) hasta el siglo XV cuando la práctica se interrumpió tras la invasión otomana de Georgia.

Imagen Imagen
NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE. SOLO DIOS BASTA. QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA.
sorines
 
Mensajes: 221
Registrado: Lun Ene 25, 2010 11:14 am

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor glenda najera » Vie Ago 22, 2014 8:54 pm

BUENA NOCHE A TODOS
YO ESCOGÍ A SAN ONOFRE
ERA UN PESCADOR INDIGNO QUE ESTABA EN EL DECIERTO LLEVABA ALLÍ CASI 70 AÑOS, FUE CRIADO EN EL MONASTERIO DE "HERMOPOLIS" EN EL THEBAID LE ENSEÑARON COMO COMPORTARSE Y PONER EN PRACTICA LOS MANDAMIENTOS PARA PODER OPTAR POR VIVIR EN SOLEDAD ES NECESARIO ESTAR FIRME Y CRUCIFICAR SUS CUERPOS EN EL HAMBRE Y LA SED, TRABAJO Y SUFRIMIENTO. LUCHAN CONTRA LAS ASECHANZAS DEL MALIGNO Y CONQUISTAN CON LA ESPADA DEL ESPÍRITU DIOS NUNCA ABANDONA A LOS QUE EXPRESAN CONFIANZA EN ÉL Y GRACIAS A SU AMOR SOPORTARON GRANES PRUEBAS. lO ACOMPAÑO SU ANGEL DE LA GUARDA Y VIVIO EN SOLEDAD HASTA LA HORA DE SU MUERTE CUMPLIENDO SU MISIÓN.
:roll:
glenda najera
 
Mensajes: 6
Registrado: Vie Ago 22, 2014 8:22 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor sor nilda rivera » Vie Ago 22, 2014 8:54 pm

la Medalla de San Benito.Es un sacramental reconocido con poder exorcista. Instituido en memoria de San Benito.Para nosotros los católicos el poder estå en Cristo, quien a su vez otorga a su Iglesia ese poder siempre que se tenga Buena disponibilidad y fe.La fecha exacta de su manufacturación es un misterio.Se dice de unas hechiceras que declararon no poder hacer daño alguno al monasterio de los benedictinos, porque estaba protegido por el signo de la santa Cruz. En el monasterio de Metten Baviera, Alemania, encontraron pintadas representaciones antiguas de esta cruz. Las misteriosas iniciales fueron interpretadas debido a un manuscrito de la biblióteca del mismo monasterio de Metten, en 1414 y conservado en la biblioteca estatal de Munich. Tenía una imagen de San Benito, con las palabras.Se piensa que un manuscrito de Austria y que se encuentra en la biblióteca de Wolgenbutted, fue el origen de la imagen y el texto.En el siglo XV11, se juzgaba superticiosa pero el Papa Benedicto X1V, la aprobó en 1742, y la fórmula de su bendición se incorpró al ritual romano. La version final data del año 1880 en memoria de los 1400 años del nacimiento de San Benito.
sor nilda rivera
 
Mensajes: 6
Registrado: Dom Ago 03, 2014 3:24 pm

Re: 1. Monjes, eremitas y anacoretas: Padres del Desierto. 1

Notapor may mario » Vie Ago 22, 2014 9:45 pm

San Besarión de Scete, Eremita
Junio 6

Martirologio Romano: En Scete, en Egipto, san Besarión, anacoreta, que por amor de Dios se comportó como mendigo y peregrino. M. c. 400.

Nació en el seno de una familia cristiana. Pronto se sintió atraído por la “vida angélica” de los ascetas. Fue discípulo de san Antonio Abad, que como él vivió el evangelio con toda su radicalidad, desprendiéndose de todo cuanto tenía, después se puso bajo la dirección de san Macario en el desierto de Scete en Egipto.

Su soledad estaba acompañada del evangelio donde encontraba su inspiración; abandonó a su segundo maestro y fue mendigo y peregrino por amor de Dios.

Es muy venerado por los griegos. Su nombre se hizo célebre muchos siglos después de su muerte, gracias al cardenal Besarión a quien el prior del monasterio le impuso ese nombre cuando lo ordenó.
may mario
 
Mensajes: 3
Registrado: Mié Ago 20, 2014 10:19 pm

AnteriorSiguiente

Volver a Rutas monásticas

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], gustavosxk

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |