7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

En este curso, haremos un viaje en el tiempo para situarnos en los orígenes del monacato cristiano. Conoceremos las distintas órdenes monásticas, a sus fundadores, sus monasterios, su arte, cultura, forma de vida y su importancia para la civilización a través de la historia hasta la actualidad.

Fecha de inicio:
11 de agosto de 2014

Fecha final:
27 de octubre de 2014

Responsable: Hini Llaguno

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, Betancourt, PEPITA GARCIA 2, rosita forero, J Julio Villarreal M, AMunozF, Moderadores Animadores

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor leoo_torres » Lun Sep 29, 2014 1:41 pm

Buenas tardes peregrinos, un gusto saludarlos nuevamente...

4. ¿La Iglesia maronita es católica?

Los Maronitas son los cristianos católicos orientales que deben su nombre a San Marón, santo hombre, rígido defensor de la fe católica en Oriente, monje modelo cuyo ejemplo siguieron numerosos discípulos, un apóstol que la Providencia de Dios eligió para confirmar a los vacilantes en su fe y para organizar el núcleo principal de la nación maronita que será baluarte de la lucha en favor de la fe y en beneficio del triunfo de la verdad sobre la mentira y de la libertad contra la opresión. Marón vivió en el siglo IV, en las cercanías de Antioquía, donde trabó relaciones de amistad con grandes figuras como San Basilio y San Juan Crisóstomo y otros ilustres Doctores de la Iglesia. De joven, siguiendo las enseñanzas del Divino Maestro, dejó su familia, sus bienes y fue a buscar la calma en una montaña, entregándose a la oración la contemplación y el trabajo. Dios le otorgó el don de los milagros, sanando las enfermedades del cuerpo y del espíritu y sus prodigios llegaron a proyectarse en lejanos países.

Muchos jóvenes siguieron su ejemplo, imitando sus virtudes y procurándolo para escuchar sus enseñanzas y adoptar su espiritualidad. Fueron llamados “discípulos de San Marón” y después de su muerte, ocurrida en el año 410, crecieron mucho, y formaron el “Convento de San Marón” que cobijaba a numerosos monjes que se dedicaron a luchar con heroísmo contra los errores doctrinales de su época. En el año 517, los cristianos monofisitas que no aceptaron la fe católica definida en el Concilio Ecuménico de Calcedonia (a.451), mataron a 350 miembros de ellos que son conocidos como ” Mártires, discípulos de San Marón”. El Papa Hermes IV reconoció su martirio y así quedó sellada la fe maronita con su sangre.

Al pueblo que en el Patriarcado de Antioquía siguió la orientación religiosa de San Marón y sus discípulos, se les aplicó el nombre de “Maronitas”. En el siglo VII, por ocasión de la invasión árabe, los maronitas para escapar a la opresión de los conquistadores, tomaron la fuga y se refugiaron en los montes y los valles del Líbano donde formaron la Iglesia Maronita , bajo el liderazgo de San Juan Marón, un monje discípulo de San Marón, reconocido por el Papa como Primer Patriarca Maronita de Antioquía y de todo el Oriente. Hasta hoy, los maronitas tienen un Patriarca que lleva junto a su propio nombre, el nombre de Pedro, el Apóstol de Cristo, primer Obispo de Antioquía y más tarde, primer Obispo de Roma, Vicario de Cristo, Papa de la Iglesia Universal. Actualmente el Patriarca maronita se llama Nasrala Butros Sfeir, y al mismo tiempo es Cardenal de la Iglesia Católica que puede ser elegido Papa.

Los maronitas no, son, pues, una secta cristiana, ni una religión misteriosa, ni una Iglesia disidente, sino una nación católica, un pueblo de origen definido, una Iglesia particular que tiene un destino providencial en el desarrollo de su historia y en la mística de sus santos.

Dios los bendiga y la Virgen del Carmen los cuide.
Leopoldo Torres
Fundador de Cruz Católica
Avatar de Usuario
leoo_torres
 
Mensajes: 18
Registrado: Mar Jul 29, 2014 2:37 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor thelmigu2014 » Lun Sep 29, 2014 2:49 pm

Buenas tardes a todos:
Al fin logro entrar a un foro casi desde su inicio.
Ya había oído hablar de los maronitas y los melquitas. Qué bien que ahora podamos profundizar en el tema y aprender más sobre ellos, quienes también son católicos. Allí les va lo que copio sin resumir, pues me parece corto y completo sobre San Marón:

Marón (santo)
Venerable eremita de Siria.
Fundador del Rito Católico Maronita.
Nacimiento siglo IV
Líbano
Fallecimiento 4101
Antioquía, cerca de Ciro
Venerado en Iglesia católica romana, Iglesia ortodoxa, Iglesia copta ortodoxa, Iglesia apostólica armenia, Iglesia anglicana.
Festividad
9 de febrero, (rito romano), (rito maronita);
14 de febrero, (Iglesia ortodoxa y ritos orientales: 14 de Febrero en el calendario juliano revisado, 28 de Febrero según el calendario juliano antiguo).2 3


Marón o también conocido como San Marón (m. 410, Siria), fue un monje anacoreta sirio, abad en San Ciro y fundador del rito católico oriental que lleva su nombre, la Iglesia católica maronita.
Fue un cenobita de la Iglesia de Antioquía del siglo IV, que estableció una ermita en el Amanus occidental.

Es un santo venerado tanto en el mundo cristiano de Oriente como en el de Occidente.2 La festividad de San Marón se celebra el 9 de febrero para la Iglesia católica romana, y el 14 de febrero para la Iglesia ortodoxa.
Marón fue uno de los primeros evangelizadores de la región de Fenicia, que por el siglo IV conservaba sus ritos y religión pagana; la influencia de este asceta dio como resultado que sus discípulos fundaran algunos años después enclaves de evangelización en Monte Líbano.

Siguió su creencia con gran fe, por lo que su fama de santidad pronto se extendió por gran parte de la región de Siria. Era un muy estimado y profundo amigo espiritual de San Juan Crisóstomo, quien le escribía desde la ciudad romana de Cucusus, (Armenia).3

Tuvo en su vida numerosos seguidores que quisieron abrazar la vida de austeridad, soledad y oración, que él proponía. Sus características fueron: justicia, templanza, castidad y trabajo duro.

Marón nunca tuvo la idea de formar una iglesia; sino más bien, quiso iniciar dentro de la Iglesia de Antioquía un camino especial de santidad.
Su vida relatada con pocas líneas por el historiador eclesiástico Teodoreto de Ciro, se resume en: fidelidad a Cristo, siguiendo los consejos evangélicos; fidelidad a la iglesia de Cristo, defendiendo a los Santos Cánones de los primeros concilios eclesiásticos; y fidelidad a las santas tradiciones de la Iglesia Oriental, llevando una vida de ermitaño en la cumbre de una montaña cercana al pueblo de Kfar Nabo, donde estaba erigido un templo al dios pagano Nabo, que él transformó en un templo cristiano.

Los maronitas son los cristianos que deben su nombre a Marón, el eremita sirio.

Se lo conoce como santo patrón de todos los católicos maronitas y la ciudad de Volperino, Italia. Si bién en los dos siglos después de la muerte de Marón en el 410 se encomendaron a los cuatro primeros cánones eclesiásticos, parte de la comunidad que creció de sus enseñanzas abrazaría el monotelismo, rechazando así la doctrina del segundo concilio de Constantinopla, y durante las cruzadas entran en comunión con el Papa de Roma en siglo XII

Fuente:wikipedia
thelmigu2014
 
Mensajes: 95
Registrado: Jue Ago 14, 2014 2:28 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Ger16 » Lun Sep 29, 2014 2:58 pm

En relación a el Maronismo en México encontré lo siguiente que me parece que inclusive, responde a la pregunta de que si los maronitas son católicos a lo que me adelanto a decir que sí, como se explica en el artículo cuando habla de la Iglesia y los ritos:

"La Iglesia Maronita pertenece al rito Siriaco-Araméo que ha heredado y guardado las tradiciones de las primitivas comunidades cristianas de Jerusalén y Antioquía.

Los maronitas se sienten orgullosos de pertenecer al Patriarcado de Antioquía, cuyo rito y liturgia datan de la época de los Apóstoles.

Desde que los Apóstoles pasaron por Líbano en su camino a Jerusalén , desde Antioquía y de regreso, fundaron la primera iglesia en Líbano. Se dice, que El Apóstol Pedro, en persona, participó en la cristianización del pueblo libanés. Desde entonces, se mantienen fieles a la primera predicación, incluso, en las campañas de persecución, que se remontan al tiempo de los romanos.

El nombre de "Maronitas", tiene su origen en el siglo IV, en el que vivió un famoso monje ermitaño llamado Marón, cuyos discípulos fueron grandes defensores de la ortodoxia cristiana , y conocidos también, por su virtud y sabiduría.

Para escapar de las continuas persecuciones y opresión de los enemigos de la fe: paganos provenientes del Imperio Romano, tiempo después, de la dominación Árabe y del Imperio Turco-Otomano. Los monjes, y numerosos cristianos se refugiaron en Líbano, ocupando desde aquel entonces las inaccesibles montañas, que con el tiempo llegaron a ser fecundas tierras de labor, y vergeles llenos de árboles frutales y vides, todo, fruto del trabajo organizado y duro .

Es indudable, que la nueva patria moldeó y pulió su personalidad y carácter, convirtiéndolos en heraldos de la paz y la convivencia fraterna, entre los pueblos de la tierra. Fueron trabajadores diligentes e industriosos, que sacrificaron su vida por la unidad, la seguridad, la fe y el amor por el rito antioqueño.

Por siglos sufrieron grandes pruebas, persecuciones, servidumbre y muerte, sin embargo, gracias a la perseverancia y santidad de los monjes, pudieron conservar la verdadera fe, ofreciendo a las generaciones que les sucedieron un espíritu de libertad que les preservó de ser asimilados por el Islam.

Los Maronitas fueron líderes en muchos ramos de la cultura y la ciencia como: teología, filosofía, poesía, literatura, arquitectura, pintura y artes. Fueron los primeros en introducir la imprenta, publicando los primeros libros en medio-oriente, además de ser pioneros en la educación primaria y superior, gracias al empeño de los patriarcas y sobre todo de los monjes.

Hoy el pueblo maronita se encuentra extendido por el mundo, su presencia y su voluntad de independencia y conservación del patrimonio territorial y cultural, que les es propio, testifican su calidad espiritual, su piedad y su libertad, que les ha conservado íntegros y a la vez en constante progreso. Son conocidos, como trabajadores incansables, devotos de su herencia y de su amor a La Santísima Virgen.

Su ininterrumpida cadena de mártires, confesores y santos como: San Marón, San Juan Marón y los contemporáneos, San Charbel, La Beata Rebeca y el Honorable Padre Al-Hardini a quien S.S. Juan Pablo II concedió la beatificación el 10 de mayo de 1998, son testigos de la fidelidad, lealtad, y fe al Evangelio como Palabra viva y permanente de Dios.

Han defendido heroicamente su existencia en la libertad dando ejemplo a otros pueblos de unidad y coherencia en su ideal, que es esencialmente un mensaje de amor.

Muchos son los europeos y actualmente americanos que se han sentido atraídos a la Montaña Libanesa, para vivir la experiencia del ascetismo y espiritualidad propios de los maronitas.

El Pueblo Maronita lleva inherente su fe y sus tradiciones, llevando, por este motivo, al mundo entero la suave fragancia de las virtudes cristianas a la vida que les rodea.

Cada maronita debería sentirse orgulloso de su herencia y conservar la memoria de sus antepasados, para seguir sus huellas y abrir así el camino a las futuras generaciones para que conserven su cultura, unidad y tradición.

Como Jesús mandó a sus Apóstoles para que fueran a evangelizar todas las naciones e hicieran discípulos, la naciente Iglesia creció y se extendió fuera de Jerusalén. Experimentó otras tradiciones, culturas, costumbres, idiomas, formas de arte, arquitectura y música. El oriente y el occidente cristianos expresan las mismas verdades fundamentales de su Fe católica en formas diversas, singulares y con distintos adornos. La Iglesia no es lo mismo que un rito. Dentro de la Iglesia católica existen 22 iglesias autónomas, cada una de las cuales sigue su propio rito. Todas tienen 3 elementos básicos: La Fe y el dogma Apostólico, Los misterios o Sacramentos y la Unidad en torno al Papa.

En México existe el rito Maronita desde 1875 y actualmente se encuentran en varias ciudades, desde muy al norte como Chihuahua, como en el centro de la República como es el caso de Puebla.

Saludos a todos los peregrinos y les pido unirnos en oración en una campaña de 40 días por la vida.
Ger16
 
Mensajes: 16
Registrado: Jue Ago 07, 2014 1:37 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor rosita forero » Lun Sep 29, 2014 3:37 pm

..
San Marón. Venerable eremita de Siria.
Fundador del Rito Católico Maronita.



Imagen...Imagen..

fue un monje anacoreta sirio, abad en San Ciro y fundador del rito católico oriental que lleva su nombre, la Iglesia católica maronita.
Fue un cenobita de la Iglesia de Antioquía del siglo IV, que estableció una ermita en el Amanus occidental

San Marón eligió una morada solitaria no lejos de la ciudad de Cirrus al norte de Siria, y allí, por espíritu de mortificación, vivía casi siempre a la intemperie. Cierto es que tenía una pequeña cabaña cubierta con pieles de cabra para taparse en caso de necesidad, pero rara vez la utilizaba. Encontró las ruinas de un templo pagano, lo dedicó al verdadero Dios y lo convirtió en casa de oración.


..
rosita forero
 
Mensajes: 1632
Registrado: Vie Ene 06, 2012 11:03 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor ayga127 » Lun Sep 29, 2014 3:50 pm

Santoral libanés

La Santidad de San Marón reflejada en la vida de sus seguidores forjó una espiritualidad profunda que marcó la comunidad maronita en toda su historia ensangrentada y dio origen a un número considerable de santos cuyas virtudes heroicas enriquecieron el tesoro espiritual de la Iglesia por nobles figuras y maestros de perfección. Aparte de un número ilimitado de fieles, históricamente ignorados, que lucharon indefectiblemente, durante 16 siglos, para conservar su fidelidad al Evangelio y a Roma y sin contar los millares de mártires que derramaron su sangre para dar testimonio de su fe, la Iglesia Maronita honra en los altares a muchos santos reconocidos, beatificados o canonizados por la Iglesia Universal cuya memoria forma un tesoro espeiritual invalorable:
San Marón:Fundador y Patrono de los Maronitas, un cenobita de la Iglesia de Antioquía del siglo IV. Su fiesta se celebra el 9 de febrero.

Imagen
san maron

• Los 350 MÁRTIRES:Monjes discípulos de San Marón, degollados el año 517 por sus adversarios los cristianos monofisitas, contrarios al Concilio Ecuménico de Calcedonia. Su fiesta se conmemora el 31 de Julio.
• Los Santos LIMINAUS, SANTIAGO y las Santas MARINA, DOMNINA y CORA,todos discípulos de San Marón. Su fiesta se celebra el 17 de julio.
• SAN JUAN MARÓN:Monje del Convento de San Marón, obispo de Batrún y del Monte Líbano, elegido y entronizado en 685 como Primer Patriarca de la Iglesia Maronita y sexagésimo sucesor de San Pedro en la Sede de Antioquía. Su fiesta se conmemora el 2 de marzo.
• Los Mártires MASABKI:FRANCISCO, ABDULMOTI y RAFAEL, tres hermanos de sangre, llamados los Mártires de Damasco, martirizados junto a 10 frailes franciscanos en la Iglesia de los Frailes de San Francisco en Damasco, el 10 de Julio de 1864, a raíz de la masacre en 1860 de los cristianos del Líbano. Su fiesta se celebra el domingo después del 10 de Julio.
• SAN CHARBEL MAKHLOUF:Monje ermitaño maronita libanés cuyos milagros suscitaron la admiración del mundo entero. Canonizado el 9 de Octubre de 1977 por el Papa Paulo VI. En el año 1998, llamado Año Chamberliano, se conmemoro el primer centenario de su muerte, acontecida el 24 de Diciembre de 1898.
Imagen
san charbel

ANTA RAFQUA:Monja de la Orden Libanesa Maronita, beatificada por el Papa Juan Pablo II el 17 de Mayo de 1985, y canonizada el 10 de Junio de 2001. Su fiesta se celebra el 23 de Marzo.
Imagen
SANTA RAFQUA

• SAN NAMTALLAH AL HARDINI:Monje libanés maronita, director espiritual y profesor de teología de San Charbel. Nació en Batrúm en el año 1808; falleció en el año 1858 a los 50 años de edad. Fue beatificado por Juan Pablo II el 10 de Mayo de 1998 y canonizado el 16 de Mayo de 2004. Su fiesta se celebra el 14 de Diciembre.

Imagen
San_Nimatullah_Youssef_Kassab_

Fuente:http://www.maronitascolombia.com/
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor ayga127 » Lun Sep 29, 2014 4:07 pm

Orden Mariamita Maronita (Aleppians)

La Orden Maronita Mariamita (conocido también como Aleppians o Halabites), es una orden monástica en la Iglesia Católica Maronita levantina, que desde el principio ha sido específicamente una iglesia monástica. La orden fue fundada en 1694 en el Monasterio de Mart Moura, Ehden, Líbano, por tres hombres jóvenes maronitas de Alepo, Siria, bajo el patrocinio del Patriarca Estefan Douaihy (1670-1704).
Su nombre proviene del árabe Halabiyyah (árabe: الرهبنة الحلبية), ciudad de los monjes Aleppo. Es una de las tres congregaciones libaneses fundadas por San Antonio el Grande. El nombre es en referencia al origen de los fundadores y primeros miembros de la orden. El 9 de abril de 1969, el nombre de la orden se cambió a la Orden Maronita Mariamita, Ordo maronita Mariamita y en su forma latina completa: Ordo maronita Beatae Mariae Virginis.
El segundo fin es el Baladitos (o Baladiyyah), monjes país, el antónimo de Halabiyyah. Esta orden fue resultado de una división con los Aleppians. El Papa Clemente XIV sancionó esta separación en 1770.
La tercera orden monástica libanés es maronita Orden Antonin fundada el 15 de agosto de 1700, por el Patriarca de Gabriel Blaouza (1704-1705).
Avatar de Usuario
ayga127
 
Mensajes: 450
Registrado: Mié Ene 11, 2012 3:44 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor guicol » Lun Sep 29, 2014 4:11 pm

Buen inicio de semana a todos.

Comparto con ustedes este párrafo encontrado en este link: http://iterindeo.blogspot.com/

La iglesia Maronita

Para escapar de las continuas persecuciones y opresión de los enemigos de la fe: paganos provenientes del Imperio Romano, tiempo después, de la dominación Árabe y del Imperio Turco-Otomano. Los monjes, y numerosos cristianos se refugiaron en Líbano, ocupando desde aquel entonces las inaccesibles montañas, que con el tiempo llegaron a ser fecundas tierras de labor, y vergeles llenos de árboles frutales y vides, todo, fruto del trabajo organizado y duro.

Es indudable, que la nueva patria moldeó y pulió su personalidad y carácter, convirtiéndolos en heraldos de la paz y la convivencia fraterna, entre los pueblos de la tierra. Fueron trabajadores diligentes e industriosos, que sacrificaron su vida por la unidad, la seguridad, la fe y el amor por el rito antioqueño.

Por siglos sufrieron grandes pruebas, persecuciones, servidumbre y muerte, sin embargo, gracias a la perseverancia y santidad de los monjes, pudieron conservar la verdadera fe, ofreciendo a las generaciones que les sucedieron un espíritu de libertad que les preservó de ser asimilados por el Islam.

Los Maronitas fueron líderes en muchos ramos de la cultura y la ciencia como: teología, filosofía, poesía, literatura, arquitectura, pintura y artes.

Fueron los primeros en introducir la imprenta, publicando los primeros libros en medio-oriente, además de ser pioneros en la educación primaria y superior, gracias al empeño de los patriarcas y sobre todo de los monjes.

Hoy el pueblo maronita se encuentra extendido por el mundo, su presencia y su voluntad de independencia y conservación del patrimonio territorial y cultural, que les es propio, testifican su calidad espiritual, su piedad y su libertad, que les ha conservado íntegros y a la vez en constante progreso.

Son conocidos, como trabajadores incansables, devotos de su herencia y de su amor a La Santísima Virgen.

Su ininterrumpida cadena de mártires, confesores y santos como: San Marón, San Juan Marón y los contemporáneos, San Charbel, La Beata Rebeca y el Honorable Padre Al-Hardini a quien el beato Juan Pablo II le concedió la beatificación, que tendría verificativo el 10 de mayo de 1998, son testigos de la fidelidad, lealtad, y fe al Evangelio como Palabra viva y permanente de Dios.

Han defendido heroicamente su existencia en la libertad dando ejemplo a otros pueblos de unidad y coherencia en su ideal, que es esencialmente un mensaje de amor.

Muchos son los europeos y actualmente americanos que se han sentido atraídos a la Montaña Libanesa, para vivir la experiencia del ascetismo y espiritualidad propios de los maronitas.

El Pueblo Maronita lleva inherente su fe y sus tradiciones, llevando, por este motivo, al mundo entero la suave fragancia de las virtudes cristianas a la vida que les rodea.

Cada maronita debería sentirse orgulloso de su herencia y conservar la memoria de sus antepasados, para seguir sus huellas y abrir así el camino a las futuras generaciones para que conserven su cultura, unidad y tradición.

Como Jesús mandó a sus Apóstoles para que fueran a evangelizar todas las naciones e hicieran discípulos, la naciente Iglesia creció y se extendió fuera de Jerusalén. Experimentó otras tradiciones, culturas, costumbres, idiomas, formas de arte, arquitectura y música.

El oriente y el occidente cristianos expresan las mismas verdades fundamentales de su Fe católica en formas diversas, singulares y con distintos adornos.

La Iglesia no es lo mismo que un rito.

Dentro de la Iglesia católica existen 22 iglesias autónomas, cada una de las cuales sigue su propio rito.

Todas tienen 3 elementos básicos: La Fe y el dogma Apostólico, Los misterios o Sacramentos y la Unidad en torno al Papa.

Un rito es la liturgia única, la teología, la espiritualidad y el derecho, caracterizados por su propia influencia cultural, lingüística y de tradición.

http://iterindeo.blogspot.com/
guicol
 
Mensajes: 16
Registrado: Jue Jul 31, 2014 4:27 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor guicol » Lun Sep 29, 2014 4:23 pm

Espiritualidad

Aparte de lo que es la espiritualidad Maronita

Link. De donde se copió. http://cmglobal.org/vincentiana/cgi-bin/library

“No temáis a los que matan el cuerpo” (Lc. 12, 4).

Homilía de S. E. B. el Patriarca - N. P. Card. Sfeir

Nuestra Liturgia nos presenta hoy este versículo del Evangelio que acabo de enunciar: “No temáis a los que matan el cuerpo”. Me atrevo a decir que es este versículo el que ha servido de guía a la espiritualidad de la Iglesia Maronita. Y es el espíritu de este mismo versículo el que les ha conducido a ustedes por los caminos de la misión que desempeñan en los países a los que la autoridad de su Congregación y su celo apostólico les ha llevado.

Antes de meditar, junto con ustedes, en el sentido de este versículo y, sobre todo, en el espíritu que impulsa a los que tratan de ponerlo en práctica, quisiera saludar respetuosamente a mi venerable hermano en el Patriarcado, Su Beatitud el Patriarca Estefanos Ghattas, Patriarca de Alejandría para los coptos católicos. Quisiera, al mismo tiempo, darles a todos, Padres y Hermanas, la bienvenida a nuestra región. Esta región que se caracteriza por lo que se llama entre nosotros la convivencia islamo-cristiana. Creo haber comprendido que su misión se lleva a cabo en países como el nuestro, que les ponen en contacto casi cotidiano con el Islam. No creo que en el Líbano se encuentren extraños, aunque vengan de diferentes regiones del mundo y aunque sean de diversas nacionalidades. Debo agradecerles el haber venido a esta Residencia Patriarcal que mis Predecesores quisieron colocar en esta región que puede considerarse como la cuna de la Iglesia Maronita. Pues fue aquí donde nació nuestra Iglesia y paso a ser jerárquica con su primer Patriarca San Juan Maron, elegido en el año 686.

Volvamos a la espiritualidad maronita. Les resultará fácil comprenderla si dirigen una mirada a este Valle Santo. Hay autores que dicen que en el principio del cristianismo estaba habitada por centenas de eremitas que llevaban una vida de sacrificio y de abnegación en grutas casi inaccesibles. Aquí nació nuestra espiritualidad. Echó raíces en este valle. Por eso, en períodos de persecución, los Patriarcas maronitas eligieron habitar en este valle. En él permanecieron durante cuatro siglos. En él han sido enterrados una veintena de Patriarcas.

Es una espiritualidad hecha de privaciones, de mortificaciones, de renuncia de sí, de desprecio del cuerpo, de oración y de ayuno. San Charbel nació en un pueblo próximo; el Bienaventurado Hardini que acaba de ser beatificado, la Bienaventurada Rafka, todos llevaron este tipo de vida. Crucificaron el cuerpo para dejar que floreciera el alma. Por eso se califica a nuestra espiritualidad de “espiritualidad del Viernes Santo”. Pero este Viernes Santo lleva al Domingo de la Resurrección. Nuestra espiritualidad, para poner en practica este versículo del Evangelio: “No temáis a los que matan el cuerpo”, no esperó a que vinieran a matar el cuerpo, sino que trato de matar al hombre viejo a través de las maceraciones libremente consentidas.

Pero, aquellos a los que el Señor nos ha dicho que no temamos no han dejado de ejercer su horrible oficio de matar, creyendo, al hacerlo, que daban gloria a Dios. Nuestra historia antigua y moderna lo dice. Nuestra tierra esta impregnada de la sangre de los mártires. Pero, a pesar de todo lo que ha ocurrido, tenemos la convicción de que nuestra presencia en esta tierra, contigua a la tierra en que Cristo nació, vivió, murió y resucitó, es beneficiosa no solamente para nosotros mismos y para la Iglesia, sino también para nuestros compatriotas no cristianos que aprecian esta presencia entre ellos. Pues, para nosotros, así como para todos aquellos que están en nuestra condición, se trata de dar testimonio de los valores cristianos en una sociedad que no es totalmente cristiana. Por otra parte, en este contexto es donde toma todo su valor la recomendación del Señor: “Vosotros sois la sal de la tierra, la levadura en la masa, la lámpara sobre el celemín”. Este testimonio es verdaderamente costoso. A veces, para darlo, hace falta hasta derramar la propia sangre. El Señor lo ha dicho. Su palabra es espíritu y vida. Tener la vida, esto es lo esencial.

Me limito a hacer estas reflexiones. Estoy seguro de que buscaban esta vida, cuando respondieron a la llamada del Señor, comprometiéndose a ejemplo de San Vicente y haciéndose misioneros en países que les ponen en relación con el Islam. Pido al Señor junto con ustedes, como también ustedes piden con nosotros, que nos dé esa vida.
guicol
 
Mensajes: 16
Registrado: Jue Jul 31, 2014 4:27 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor PEPITA GARCIA 2 » Lun Sep 29, 2014 5:05 pm

La Iglesia Maronita

Imagen

La Iglesia católica tiene dos raíces: la occidental o romana, y la oriental. La oriental tiene 4 sedes patriarcales que han marcado su historia: Jerusalén, Alejandría en Egipto, Antioquía de Siria y Constantinopla. 
En las Iglesias de Antioquía, existen dos grupos: sirio – occidental y sirio – oriental. La Iglesia Maronita forma parte del grupo sirio – occidental, siendo el siríaco su lengua litúrgica, y se integra en la tradición cristiana oriental, siendo su pueblo uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.

Logotipo.- Imagen

La Iglesia Maronita es la única iglesia oriental que ha permanecido en plena comunión con Roma durante todos estos siglos, pese a las tremendas pruebas sufridas por esta Iglesia por parte monofisitas, bizantinos, mamelucos y turcos.

El nombre de la Iglesia Maronita procede del monje anacoreta, San Marón, que muere en el año 410. 
Su estilo de vida, desarrollado entre su pueblo, causó profundo impacto, agrupando progresivamente a hombres y mujeres que, impresionados por su vida, originaron diversos Monasterios.

San Marón.- Imagen

Con el transcurso de los años, los Monasterios pertenecieron a las Diócesis de Cyro y Alepo en Siria. Con las controversias teológicas generadas en torno a la persona de Cristo, los maronitas se posicionaron a favor del Concilio de Calcedonia, que reconocía la doble naturaleza humana y divina de la persona de Cristo segunda persona de la Santísima Trinidad. Los monjes de estos monasterios se enfrentaron a los cristianos monofisitas, dejando 350 monjes mártires.

Concilio de Calcedonia.-
Imagen -.del 8 de octubre y el 1 de noviembre del año 451 en Calcedonia.

A finales del Siglo V, por su obra misionera de los Monjes Maronitas; los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo, con la más antigua Iglesia Maronita de Líbano conocida como Mar Mama, del año 749.


En los años 702 y 705, los monjes de Bet Morún, Valle del Oronte, eligen a su primer Patriarca, Juan Marón, consagrando posteriormente obispos en su Monasterio. 

Varios Patriarcas residen en Kfarhay, conservándose el nombre de tres de ellos y en el año 900 fue destruido el Monasterio de Bet Morún.

El Patriarca Juan II se instala en Antioquía, regresando a los orígenes de esta Iglesia particular, por las dificultades que encontró, se trasladó en el año 938 el patriarcado a Akoura, región de Biblos, en Líbano, en donde habían emigrado los maronitas en su mayor parte huyendo de las persecuciones musulmanas.

Permanecieron algunas comunidades en Siria y 34 Patriarcas, vivieron allí hasta el año 1440, desarrollando una vida austera y sin sede fija. Durante tres siglos, los maronitas viven aislados del resto del mundo, a la llegada de los cruzados, se sorprenden al encontrar una gran comunidad piadosa; se les consideraba extinguidos y acogen los maronitas del Líbano a los cruzados, iniciándose la construcción de numerosas iglesias, estableciéndose extraordinarias relaciones, a partir del viaje de San Luis de Francia y en 1215, el Patriarca Jeremías de Amchite acude al Concilio de Letrán.



Concilio de Letrán.- Imagen

En 1291 son destruidos los reinos francos, y los mamelucos traen el desastre. Los Franciscanos continuaron, desde 1246, la comunicación entre Roma y Líbano. 
Con los mamelucos, se sucedieron varias matanzas entre la población maronita: patriarcas perseguidos y asesinados, como Gabriel de Hjoula que es quemado vivo en 1367 y muchos mártires más unos anónimos y otros como: Abu Karam al Hadathi, colgado de ganchos de hierro, en el año 1640, Yunes Abu Risq es empalado en 1697, Kanaan Daher, asesinado en 1741, dando testimonio con su vida y su muerte la fidelidad a Cristo. 

De 1440 a 1823, 24 Patriarcas residen en Wadi Qannoubine, un profundo e inaccesible valle, en el Convento de Nuestra Señora.


Queda de la historia maronita, algunas ruinas, pocas iglesias, algunos nombres de autores, de libros litúrgicos y restos históricos. 
Cuando estallan las luchas entre los mamelucos, sunitas, y los habitantes chiitas de Líbano, los maronitas son intermediarios, que proporcionan al pueblo maronita respeto y cierta tolerancia. 
En 1516, Líbano y todo oriente, cae en manos turcas, prolongándose la ocupación hasta 1918. 

Bajo dominio turco, los maronitas, aliados de los drusos consiguen una cierta autonomía; fundan en 1548 el Colegio Maronita, que tendrá una enorme importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas de oriente medio. En los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melquitas, sirio y armenio.

En 1580 y 1596 tuvieron lugar dos sínodos muy polémicos, al forzar cierta latinización muy discutida; en 1626 llegan los Capuchinos a Líbano; en 1635 los Carmelitas y los Jesuitas se instalan en 1656.

El Patriarca Duhaihy (1630 a 1704) es relevante en la historia maronita; formado en el colegio romano, con estudios de historia, teología, apologética, liturgia, música. Reforma las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera Orden Maronita en 1694: los Antoninos. Los años siguientes, traerán una intensa vida religiosa de actividad y santidad.

El Colegio Romano Maronita es destruido por Napoleón en 1808, en su lugar son creados seminarios en Líbano: el de Ain Warqa en 1818. En 1823 han sido 9 los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.

 A mediados del Siglo XIX, el pacto druso – maronita se rompe, iniciándose nuevas persecuciones, que terminan en 1860, finalizando con la intervención internacional de Napoleón III. Se inicia, a raíz de la matanza y emigración de 1860.

Patriarca Elías Boutros Hoayek.- Imagen

Con la primera guerra mundial, un tercio de la población muere de hambre; a su finalización, la unión entre las 17 comunidades religiosas presentes en Líbano parecía imposible, sin embargo, el prestigio del Patriarcado Maronita, todas esas comunidades delegan en el Patriarca Elías Boutros Hoayek su presencia en el Congreso de Versalles, donde reclama la independencia para el Líbano y por acuerdo de la Sociedad de Naciones, Líbano quedará bajo mandato francés.

Cristianos maronitas construyendo una iglesia en Monte Líbano.-
Imagen-.en los años 1920.


La influencia religiosa latina se hace más evidente, provoca cierta reacción en defensa de la identidad maronita.


El Patriarca Elias Pedro Hoayek (1898-1931).-
Imagen -. En el centro, a la izquierda, y Obispos maronitas, en Roma.

Después de la guerra mundial, llega la independencia, que con el pacto nacional, consigue cierto equilibrio entre las comunidades religiosas presentes, roto en 1975 con el inicio de la guerra civil, causando la emigración de miles de maronitas.

La Iglesia maronita, en la actualidad, se enfrenta a: la emigración, la presión musulmana y la secularización, afectando profundamente a esta Iglesia.

Fuentes: Iglesia Maronita: Wikipedia. Enciclopedia on line. Google
"No anteponer nada al amor de Dios"

PEPITA GARCIA 2
Avatar de Usuario
PEPITA GARCIA 2
 
Mensajes: 1992
Registrado: Mié Dic 28, 2011 6:58 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:13 pm

Que buena síntesis sobre los maronitas.
Muy interesante, muy histórica. Gracias por motivar a la investigación.
La Paz
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:18 pm

San Marón eligió una morada solitaria no lejos de la ciudad de Cirrus al norte de Siria, y allí, por espíritu de mortificación, vivía casi siempre a la intemperie. Cierto es que tenía una pequeña cabaña cubierta con pieles de cabra para taparse en caso de necesidad, pero rara vez la utilizaba. Encontró las ruinas de un templo pagano, lo dedicó al verdadero Dios y lo convirtió en casa de oración. San Juan Crisóstomo, quien lo estimaba mucho, le escribía desde Cucusus, donde estaba desterrado y se encomendaba a sus oraciones, rogándole le diera noticias suyas con la mayor frecuencia posible.

San Marón había tenido por maestro a San Zebino, de quien había heredado la virtud de la oración constante. Se dice que pasaba días y noches enteras orando sin experimentar cansancio. Generalmente rezaba de pie, aunque cuando ya era muy anciano tenía que sostenerse con un báculo. A los que iban a consultarle les respondía con la mayor brevedad posible pues deseaba pasar todo su tiempo en conversación con Dios.
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:21 pm

ORIGEN DEL MARONISMO : SAN MARÓN

MARÓN , a quien se considera, como uno de los primeros evangelizadores de la región de Fenicia, que por aquel entonces –s. IV- conservaba sus ritos y religión pagana; la influencia de este gran asceta dio como resultado, el que sus discípulos fundaran tiempo después, verdaderos enclaves de evangelización en Monte Líbano.
Marón siguió a Dios con una fe a toda prueba, por lo que su fama de santidad pronto se extendió por gran parte de la región de Siria. Tuvo en vida numerosos seguidores que quisieron abrazar la vida de austeridad, soledad y oración , que él proponía.
San Marón nació en Siria; hombre sencillo, que un día oyó la voz de Dios, aceptando inmediatamente el reto que significaba seguirle.
Marón, no solo fue ejemplo, sino que además fue para aquellos hombres un líder lleno de sabiduría y del Espíritu santo, que supo dar sentido a cada acción, con disciplina rigurosa. Alcanzó en vida, fama de santidad en incluso realizó milagros de curación y conversión.
Sus virtudes fueron ampliamente conocidas: justicia, castidad, templanza y duro trabajo, semillas que él mismo plantó en otros, quienes se convirtieron en el campo fértil, que llevó a Dios numerosas vocaciones, que serían tiempo después labradores diligentes y sabios, que harían florecer la Montaña de Líbano en la fe sólida y verdadera de nuestro Señor Jesucristo.
San Marón dejó esta vida, después de corta enfermedad, sin embargo, él vive hasta el día de hoy en todos y cada uno de los que pertenecen a la Iglesia Maronita. Su cuerpo desapareció - aunque se sabe que parte de su cráneo se encuentra en la catedral de Foligno - pero su espíritu y su alma viven, para animar ese jardín de virtudes excelsas que él plantó.
Que San Marón conceda con su intercesión a todos los maronitas de México, continuar fieles a su legado de fe y amor que un día hizo brillar para Cristo las montañas de medio oriente. De este gran santo,y de la escuela de espiritualidad que él fundó, toma su nombre el Maronismo.
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:27 pm

A pesar de los numerosos conventos y comunidad religiosa, los monjes moronitas no pronunciaban voto alguno y no tenían una regla expresa, más que la transmitida de la tradición y atribuida a San Antonio Abad. De la relación tenida en los siglos XV y XVI con los misioneros franciscanos y jesuitas, se sirve para crear una organización centralizada de varios conventos y una regla formal, uniforme y precisa, como venía sucediendo de siglos anteriores en occidente.


Tres jóvenes moronitas, Gabriel Hawa, Abdallah Quarali y José Al-Batn; provenientes de nobles y ricas familias en Alepo, Siria; después de discutir largamente con sus progenitores, deciden dedicarse a la vida de monasterio.

Los tres se presentan al patriarca Stefano Duhai (m.1704), que vivió por largo tiempo en Roma, y quien había podido constatar y apreciar personalmente las ventajas de las organizaciones monásticas centralizadas, para obtener el permiso de fundar una nueva comunidad religiosa.


Los jóvenes, que habían frecuentado las ordenes franciscana, jesuita y carmelita en Alepo, y quienes conocían la organización occidental, sometierón al patriarca su proyecto de dotar de una regla que comprendiera más allá de la transmitida por San Antonio Abad, y que tomara algunas normas típicas de las otras instituciones monásticas, sin olvidar la pronunciación de los votos.


El patriarca buscó en un principio disuadirles, haciéndoles presente los sacrificios que pide la vida comunitaria y pidiéndoles tener paciencia, no obstante, vista la determinación de los jóvenes, acepta y el 10 de noviembre de 1695 reciben los hábitos monásticos, siéndoles concedido un lugar para vivir en el viejo convento de Santo Moura, en Ehden, donde comienza el experimento. En un comienzo no toman voto alguno, pero ese mismo año los tres pronuncian el de pobreza.
Luego de tres largos años de estudio y trabajo, un primer esbozo de la regla está listo y sus fundadores deciden convocar el primer Capítulo General al monasterio de Mar-Licha, en Becharé. El 10 de noviembre de 1698, en el tercer aniversario de su ordenación y día en que el Padre Hawa, fué nombrado Superior General, la nueva orden había nacido.


Con el tiempo, a los tres monjes se les unieron numerosos discípulos y otros conventos habían adoptado la nueva regla. Inicialmente, como reconocimiento a sus fundadores, fuerón llamados Alepinos, en el 1706, de Monjes Libaneses de San Antonio.


La nueva orden pronto tuvo su primera prueba a consecuencia de una disputa interna entre el Padre Hawa y el Padre Quarali. El primero sostenía que el puesto de Padre General debía ser de por vida y que la orden debía tener un carácter preponderantemente misionero; mientras que el segundo sostenía que el puesto tenía que ser por un tiempo limitado y la orden volcada casi exclusivamente al rezo y la vida en común. Para dirimir la diferencia fué convocado un Capítulo General anticipado, en el cual fué depuesto el Padre Hawa, y en su función nombrado General de la Orden al Padre Quarali; se estableció que el mandato debía ser por un tiempo limitado y que el General podía tomar decisiones solo conjuntamente y en acuerdo de sus asistentes.


A éste punto, el Padre Hawa, decide abandonar la orden e intenta constituir otra, para luego retirarse definitivamente a Roma. La regla que incluía los votos de castidad, pobreza y obediencia fué aprobada por el patriarca moronita el 18 de junio de 1700, para luego traducirla del árabe al latín. Repasada y aumentada, se aprobó por el Papa Clemente XII, el 31 de marzo de 1732. Conjuntamente al notable desarrollo de la Orden, sea como en número de monjes, como de conventos, el gérmen de la discordia fué latente entre ellos. Los motivos de este contraste son diversos, así como su oposición interna. Los historiadores nunca los han aclarado definitivamente, pero estos llevarón a una división de la Orden en dos facciones; una que incluye a los monjes Alepinos y la otra a aquellos de la montaña. Apesar de dos intervenciones de Roma, a los cuales los monjes habían recurrido para dirimir los pleitos, las desaveniencias no terminan hasta que en 1770 la Santa Sede interviene y constata lo irremediable de la división, la oficializa y divide en dos ramas: La Orden Antoniana Libanesa de los Moronitas (de San Antonio de Abad) y la Orden Antoniana Alepino de los Moronitas.


En la actualidad los monjes son conocidos con la denominación de Orden Libanesa Moronita. A consecuencia de la evolución de los tiempos, desde 1955 ha estado definida como orden no monástica y como tal administra las parroquias dedicandose a la enseñanza. Actualmente la Orden cuenta con 80 casas (17 en el exterior), 300 sacerdotes, numerosos hermanos y postulantes distribuidos en todo el mundo.
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor MECHA1 » Lun Sep 29, 2014 5:29 pm

Hola. Hoy investigué y profundicé sobre santos y santas maronitas ya que tengo amigas/os que pertenecen a la Iglesia de San Marón, en Godoy Cruz, Mendoza, Argentina. He participado de sus misas y ceremonias las cuales son muy piadosas. Gracias. Que Dios, Nuestra Señora María de la Merced y los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, los bendigan y los acompañen siempre.
MONJES Y MONJAS MARONITAS
Nemetala Al–Hardini, Ni'matullah o Ni'mat Allah Kassab Al-Hardini (en árabe, نعمة الله كساب الحرديني; Beirut, 1808 - Kfifane, 14 de diciembre de 1858), cuyo nombre real era Yusuf Kassab (يوسف كساب), fue un religioso maronita libanés, inició sus estudios en la escuela católica de los monjes de San Antonio Abad en el pueblo de Houb entre 1816 y 1822. Ingresó al monasterio maronita de San Antonio en su pueblo natal en 1828, tomando el nombre de Padre Nimatullah, allí trabajó como encuadernador de libros religiosos, fue ordenado sacerdote en 1833. Formó parte del Consejo General de la Orden Maronita en reiteradas ocasiones, y sobre todo, fue director espiritual y maestro de novicios en su monasterio de Kfifane, donde vivió hasta sus últimos días, fue el maestro de San Charbel Mahklouf, otro santo libanés. Nimatullah se destacó por su incansable vida de oración y penitencia, y por su ferviente devoción a Cristo, la Virgen María y la Eucaristía. Murió en su monasterio de Kfifane en 1858, a la edad de 50 años, fue beatificado en 1998 y canonizado en 2004, durante el papado de Juan Pablo II. Sus restos incorruptos yacen en el monsaterio de Kfifane. Su fiesta se celebra el 14 de diciembre.
Charbel Makhlouf (en árabe, شربل مخلوف Šarbil Majlūf; n. Beqakafra, 8 de mayo de 1828 - m. Annaya, 24 de diciembre de 1898) fue un asceta y religioso maronita libanés (en el siglo, su verdadero nombre era Yusef Antun Majluf (يوسف أنطون مخلوف), Yusef es el equivalente árabe de “José” y Antun lo es de “Antonio”).Huérfano de padre a la edad de 3 años quedó al cuidado de su madre, quien posteriormente se casó en segundas nupcias con un hombre devoto que sería posteriormente monje maronita (el hombre casado en el rito maronita, tiene acceso a ordenarse como sacerdote). En 1851, viajó a la localidad de Mayfouq, en cuyo monasterio maronita ingresó como novicio y recibió el nombre de Fray Chárbel, a la edad de 20 años. Con 25 años de edad, se consagró en 1853 al Señor por los tres votos religiosos. Tuvo su plena consagración recibiendo, a la edad de 31 años, el sacramento del sacerdocio, el 23 de julio de 1859 en la sede patriarcal de Bkerke, por la imposición de las manos de Monseñor Yusef El-Marid. Permaneció también en Kfifane, donde recibió instrucción de su confesor, San Nimatullah Al-Hardini Se destacó por su amor a Cristo y su vida de oración, ayuno y sufrimientos, la predicación y por la taumaturgia (don de sanar enfermos) que, para los creyentes, continúa. En su vida sacerdotal puso en práctica lo que había aprendido de su maestro espiritual y profesor de Teología, el Beato Nemtala El Hardini, cuando le dijo: "Ser sacerdote, hijo mío, es ser otro Cristo. Para llegar a serlo no hay más que un camino: ¡el del Calvario! Comprométase sin decaimiento. Él lo ayudará". Así Chárbel vivió su consagración religiosa y sacerdotal, imitando a Cristo el sacrificado y haciendo de su misa el centro alrededor del cual se cristalizaría su existencia como sacerdote ermitaño. Dios llama al sacerdote como llamó a Abraham: "Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo... te bendeciré. Engrandeceré tu nombre y serás una bendición y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra" (Gen 12, 1-3). Chárbel entendió la misión del sacerdote y dejó atrás su casa, su familia y su tierra para dedicarse a ejercer su ministerio dentro de los límites de su vocación monacal. Su desprendimiento fue total, llegando al punto de rehusarse a ir a su aldea para celebrar una misa en presencia de su madre llamada Brigitte Chediac, la cual no pudo asistir a su ordenación sacerdotal. Pero el espíritu que lo determinó a tomar esta decisión, será siempre el secreto de su mística espiritual y el misterio de su santidad. Siendo así que durante toda su vida ejerció su labor como sacerdote librándose de las ataduras de la sangre para unirse a los lazos de la gracia y así ser dócil a la acción del Espíritu Santo. Murió en el monasterio maronita de Annaya, en la nochebuena de diciembre de 1898, donde actualmente yacen sus restos incorruptos, se dice que desde su tumba emana un líquido acuoso de sangre, siendo éste un caso de emanación milagrosa de sangre licuada o licuefacción, como los de san Gennaro de Nápoles, san Nicolás de Tolentino y de san Pantaleón en el Monasterio de la Encarnación de Madrid. Fue beatificado en 1965 y canonizado en 1977, siendo desde ese año, el primer santo del Líbano. Se convirtió en santo antes que su maestro "San Nematalá Hardini."
Rebeca de Himlaia, Rafka Choboq Ar-Rayes (n. Himlaya, 29 de junio de 1832 - m. Batroun, 23 de marzo de 1914), en español Santa Rebeca de Himlaya, fue una religiosa maronita libanesa, su nombre real era Petra Choboq Ar-Rayes, descendía de una familia campesina. Desde su juventud, Petra sintió un profundo amor por Cristo y la Eucaristía, por lo que quería ingresar como novicia en las Hermanas de María, pero la fuerte influencia de los que más tarde serían futuros santos libaneses, los maronitas Chárbel Makhlouf y Nimatullah Al-Hardini, la volvieron hacia el monasterio maronita de San José de Batroun, al cual ingresó en 1897, tomando el nombre de Sor Rafka (en español, Rebeca).Se caracterizó también por el amor que sintió hacia los enfermos y los niños abandonados, y oraba por ellos. En 1899, la religiosa sufre de diversas enfermedades, queda paralítica y ciega, pero su fe no se quebrantó, y ofreció sus dolores físicos para propiciación de los pecados de toda la humanidad, sobre todo, de su nación. Murió en Batroun en 1914, a la edad de 82 años, fue beatificada en 1985, y canonizada en Roma por Juan Pablo II el 10 de Junio de 2001. Su fiesta se celebra el 23 de marzo.
Sabas el Santificado (Cesárea de Capadocia, 439 - Mar Saba, 5 de diciembre de 532) fue un sacerdote de Anatolia, es venerado como santo por la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. Vivió sobre todo en Palestina, dedicándose al eremitorio. Fue el fundador de varios monasterios, entre ellos el principal es Mar Saba. Nació en el Imperio bizantino, en la ciudad de Cesárea de Capadocia (actual Turquía) en el año 439. De familia griega, era hijo de un comandante del ejército bizantino, quien tuvo que partir a lejanas tierras y lo dejó confiado a un tío. A los ocho años, sufrió el desprecio de sus parientes, los cuales se rehusaban a educarlo, se fue a un monasterio, y después de pasar varios años como monje ejemplar en su tierra, decidió partir a Jerusalén para aprender la santidad con los monjes de ese país. Se dedicó a una vida llena de oración y penitencia. Trabajaba diez horas al día, hacía canastos y los vendía para poder llevar alimentos a los más ancianos y débiles. Pasó cuatro años seguidos en el desierto sin hablar con nadie. Luego empezaron a llegar monjes a pedirle que los dirigiera hacia la santidad, a lo que accedió. Llegó a tener 150 monjes cerca del mar Muerto, y cuando tuvo 50 años fue ordenado sacerdote por el Arzobispo de Jerusalén, y nombrado jefe de todos los monjes de Tierra Santa. Con la herencia que le dejaron sus padres construyó dos hospitales. Tres veces fue enviado a Constantinopla, residencia del emperador, a obtener que no apoyara a los herejes y que favoreciera la causa de Tierra Santa. Sabas llegó a dirigir personalmente a muchos monjes y entre sus dirigidos hubo varios santos canonizados como San Juan Damasceno y San Teodoro. Murió el 5 de diciembre del año 532, a los 94 años de edad. Su monasterio, Mar Saba, cerca del mar Muerto, es uno de los tres monasterios más antiguos que existen en el mundo.

Focas, San Focas, a veces llamado Focas el Jardinero o Focas de Sinope, es venerado como mártir por la Iglesia católica y la ortodoxa oriental. Su vida y su leyenda puede haber sido una fusión de tres hombres con el mismo nombre: Focas de Antioquía, Focas el obispo de Sinope, y Focas el Jardinero. La tradición cristiana afirma que fue un jardinero que vivía en Sinope, al sur del Mar Negro, que utilizaba sus cosechas para alimentar a los pobres y también ayudó a los cristianos perseguidos. Durante las persecuciones de Diocleciano, proporcionó hospitalidad a los soldados que fueron enviados a ejecutarlo. Los soldados, sin saber que su anfitrión era su víctima, aceptaron su hospitalidad y se ofreció a ayudarles a encontrar a la persona que buscaban. Cuando los soldados dormían, Focas cavó su propia tumba y rezó con fervor. Por la mañana, cuando los soldados despertaron, Focas reveló su identidad. Los soldados vacilaron y le ofrecieron informar a su jefe que su búsqueda había sido infructuosa. Focas rechazó la oferta y mostró su cuello. Luego fue decapitado y enterrado en la tumba que había cavado para sí mismo. Su fiesta se celebra el 5 de marzo.
MECHA1
 
Mensajes: 26
Registrado: Mar Ago 12, 2014 4:51 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:31 pm

Me encanto encontrarme con san Charbel. Gracias por este curso-
Chárbel Makhlouf (en árabe, شربل مخلوف Šarbil Majlūf; n. Beqakafra, 8 de mayo de 1828 - m. Annaya, 24 de diciembre de 1898) fue un asceta y religioso maronita libanés (en el siglo, su verdadero nombre era Yusef Antun Majluf (يوسف أنطون مخلوف), Yusef es el equivalente árabe de “José” y Antun lo es de “Antonio”).

Quedó huérfano de padre a la edad de 3 años, y quedó luego al cuidado de su madre, quien posteriormente se casó en segundas nupcias con un hombre devoto que sería posteriormente monje maronita (el hombre casado en el rito maronita, tiene acceso a ordenarse como sacerdote).
En 1851, viajó a la localidad de Mayfouq, en cuyo monasterio maronita ingresó como novicio y recibió el nombre de Fray Chárbel, a la edad de 20 años. Permaneció también en Kfifane, donde recibió instrucción de su confesor, San Nimatullah Al-Hardini.

En el monasterio maronita de Annaya, donde vivió hasta su muerte, hizo los votos solemnes en 1853 y fue ordenado sacerdote en 1859.

Fray Chárbel se destacó por su amor a Cristo y su vida de oración, ayuno y sufrimientos, la predicación y por la taumaturgia (don de sanar enfermos) que, para los creyentes, continuó incluso después de su muerte.
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:35 pm

San Chárbel: Ejemplo de vida consagrada al sacerdocioChárbel, con 25 años de edad, se consagró en 1853 al Señor por los tres votos religiosos de obediencia, pobreza y castidad, y tuvo su plena consagración recibiendo, a la edad de 31 años, el sacramento del sacerdocio, el 23 de julio de 1859 en la sede patriarcal de Bkerke, por la imposición de las manos de Monseñor Yusef El-Marid.

En su vida sacerdotal, San Chárbel no hizo más que poner en práctica lo que había aprendido de su maestro espiritual y profesor de Teología, el Beato Nemtala El Hardini, cuando le dijo : "Ser sacerdote, hijo mío, es ser otro Cristo. Para llegar a serlo no hay más que un camino: ¡el del Calvario! Comprométase sin decaimiento. Él lo ayudará". Así Chárbel vivió su consagración religiosa y sacerdotal, imitando a Cristo el sacrificado y haciendo de su misa el centro alrededor del cual se cristalizaría su existencia como sacerdote ermitaño.

Dios llama al sacerdote como llamó a Abraham: "Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo... te bendeciré. Engrandeceré tu nombre y serás una bendición y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra" (Gen 12, 1-3). Así Chárbel entendió la misión del sacerdote y dejó atrás su casa, su familia y su tierra para dedicarse a ejercer su ministerio dentro de los límites de su vocación monacal. Su desprendimiento fue total, llegando al punto de rehusarse a ir a su aldea para celebrar una misa en presencia de su madre llamada Brigitte Chediac, la cual no pudo asistir a su ordenación sacerdotal. Pero el espíritu que lo determinó a tomar esta decisión, será siempre el secreto de su mística espiritual y el misterio de su santidad.

Siendo así que durante toda su vida ejerció su labor como sacerdote librándose de las ataduras de la sangre para unirse a los lazos de la gracia y así ser dócil a la acción del Espíritu Santo.
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Idamis Sanchez » Lun Sep 29, 2014 5:37 pm

Su muerte y canonización
Chárbel Mahklouf murió en el monasterio maronita de Annaya, en la nochebuena de diciembre de 1898, donde actualmente yacen sus restos incorruptos, se dice que desde su tumba emana un líquido acuoso de sangre, siendo éste un caso de emanación milagrosa de sangre licuada o licuefacción, como los de san Gennaro de Nápoles, san Nicolás de Tolentino y de san Pantaleón en el Monasterio de la Encarnación de Madrid.

Fue beatificado en 1965 y canonizado en 1977, siendo desde ese año, el primer santo del Líbano.Se convirtió en un santo antes que su maestro "San Nematalá Hardini."
Idamis Sanchez
 
Mensajes: 95
Registrado: Sab Ago 02, 2014 2:18 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor mariagselva » Lun Sep 29, 2014 5:40 pm

Hola a todos los peregrinos! aquí encontré datos desconocidos, al menos para mí:
LOS MARONITAS Y EL LIBANO
Perseguidos por causa de su fe, los maronitas se refugiaron en el Líbano, encontrando en él una tierra de libertad y con el espíritu tenaz transformaron su árido suelo en un floreciente y fecundo vergel. Su historia se identificó con la historia del Líbano y no será extraño verlos defender su patria con valentía, sangre y heroísmo. Jamás el Líbano, único baluarte del cristianismo en oriente, se dejó avasallar por sus enemigos, gracias a la lucha de los maronitas y sus hermanos libaneses :”Toda la Siria, escribía Jaled el conquistador árabe, cayó como un camello, el Líbano solo quedó erguido”. ¡Solo Dios sabe cuanta sangre vertió la nación maronita en esas luchas de exterminio que acompañaron su 13 siglos de caro fue el precio que pagó la nación maronita por causa de la ayuda que prestaron sus fuerzas a los cruzados, en su marcha al santo Sepulcro. Finiquitada la conquista europea, todo el odio de sus enemigos cayó sobre el Líbano, ensangrentando sus campos y arrasando su territorio. Esta historia dolorosa no se cerraba sino a cortes intervalos de tiempo, para volver a abrirse más triste y verter más sangre mártir. Tales fueron las matanzas feroces de los años 1834, 1845, 1860, 1914, 1920, 1925 y últimamente en la guerra de 17 años que comenzó el 13 de abril 1975.
Inútil continuar a deplorar los tristes y dramáticos episodios que ya son patrimonio de la historia; pero es necesario advertir que los maronitas se sienten responsables de la vida o de la muerte del Líbano, único territorio donde se sienten dueños de su destino y donde radica la Iglesia madre que organiza su rito y que vela por la integridad de su fe y la sanidad de sus tradiciones. Como es Roma para los católicos, Armenia para el pueblo armenio, Palestina para los palestinos e Israel para el pueblo judío, así es el Líbano para los maronitas. Sin una tierra no se puede asegurar una existencia permanente y digna, y sin el Líbano el maronita se siente desamparado, desorientado y errante. Pero al mismo tiempo los maronitas son conscientes de que no son ellos los únicos dueños de la tierra de los Cedros, por esto siempre extienden sus manos y abren sus corazones a todos los habitantes que integran el territorio libanés para juntos construir un Líbano libre, unido y soberano, donde el perseguido encuentra un refugio seguro y donde existen pacíficamente las diversas comunidades que profesan distintas creencias y siguen diferentes ideologías.
Así pues, no todo libanés es maronita, tampoco cada maronita es libanés, pero sí, todos los maronitas deben defender la soberanía del Líbano, si quieren ser solidarios con su Iglesia madre y sentirse como miembros de una única familia que tiene sus raíces en el Líbano.
Las principales comunidades maronitas están hoy en Siria y Líbano, aunque dado que ha sido una comunidad propensa a la emigración, hay numerosos maronitas también en Australia, Francia, Estados Unidos, Brasil, México y Argentina.
cortesía de wikipedia.org y revistaarabe.com.a
mariagselva
 
Mensajes: 17
Registrado: Mar Sep 09, 2014 4:39 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Pachelli1960 » Lun Sep 29, 2014 6:22 pm

Órdenes de la Iglesia Católica Maronita

Imagen

La Iglesia Maronita

La Iglesia católica tiene dos raíces. La occidental o romana, y la oriental.

Dentro de esta segunda, cuatro son las sedes patriarcales que han marcado su historia: Jerusalen, Alejandría (Egipto), Antioquía de Siria y Costantinopla.

Dentro del grupo de Iglesias que arrancan de Antioquía, existen dos grupos: sirio – occidental y sirio – oriental. La Iglesia Maronita forma parte del grupo sirio – occidental, siendo el siríaco su lengua litúrgica. Se integra, pues, de lleno en la tradición cristiana oriental, siendo su pueblo uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.

La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante todos estos siglos, pese a las tremendas pruebas sufridas por esta Iglesia por parte monofisitas, bizantinos, mamelucos y turcos.

El nombre de esta Iglesia particular procede de San Marón, monje anacoreta con fama de santidad mencionado por Juan Crisóstomo entre 404 y el 407. Muere en el año 410.

Su estilo de vida, desarrollado entre su pueblo, causó profundo impacto, agrupando progresivamente a hombres y mujeres que, impresionados por su vida, originaron diversos monasterios.

Con el transcurso de los años, los monasterios que arrancan de la experiencia de San Marón se federan, asentados la mayoría de ellos en las diócesis de Cyro y Alepo (Siria).

Con ocasión de las controversias teológicas generadas en torno a la persona de Cristo, los maronitas se posicionaron a favor del Concilio de Calcedonia, que reconocía la doble naturaleza humana y divina de la persona de Cristo. Los monjes de estos monasterios se enfrentaron, por ello, a los cristianos monofisitas, sufriendo numerosos mártires (los 350 monjes mártires).

A finales del siglo V, los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo merced a la obra misionera de monjes maronitas. Con todo, la más antigua iglesia maronita de Líbano conocida es Mar Mama, del año 749.

En los años siguientes, las relaciones con Bizancio se vuelven muy difíciles, llegando al enfrentamiento armado.

Entre el 702 y el 705, los monjes de Bet Morún (valle del Oronte), monasterio que preside la federación maronita, eligieron a su primer Patriarca, Juan Marón, consagrando posteriormente obispos en su monasterio.

Varios Patriarcas residen en Kfarhay, conservándose el nombre de tres de ellos.

El monasterio de Bet Morún será destruido en torno al año 900.

El Patriarca Juan II se instala en Antioquía, regresando a los orígenes de esta Iglesia particular, donde todavía vivía un número importante de maronitas. Pero, dadas las dificultades que encontró, trasladó el patriarcado a Akoura (región de Biblos, en Líbano) hacia el año 938, territorio donde habían emigrado los maronitas en su mayor parte huyendo de las persecuciones musulmanas, si bien todavía permanecían algunas comunidades en Siria. Los Patriarcas, en número de 34 residirán allí hasta el año 1.440, desarrollando una vida austera y sin sede fija. A finales del siglo XIII, un viajero occidental encuentra, incluso, un obispo maronita en Takrit (Mesopotamia).

Durante tres siglos, los maronitas viven aislados del resto del mundo. Cuando llegan los cruzados, se sorprenden al encontrar una comunidad tan numerosa y piadosa, pues se les consideraba extinguidos.

Con las Cruzadas, llega la presencia franca, acogiendo los maronitas del Líbano a los cruzados, iniciándose cierta latinización, construyéndose numerosas iglesias, estableciéndose unas extraordinarias relaciones, en particular a partir del viaje de San Luis de Francia.

En 1.215, el Patriarca Jeremías de Amchite acude al Concilio de Letrán.

Pero al ser destruidos los reinos francos, los mamelucos (1.291) traen el desastre. Pese a ello, los franciscanos continuaron, desde 1.246, la comunicación entre Roma y Líbano.

Con los mamelucos, se sucedieron varias matanzas entre la población maronita, siendo algunos patriarcas vejados, perseguidos y asesinados. Así, Gabriel de Hjoula es quemado vivo en el año 1.367. Otros numerosos mártires le acompañarán: Abu Karam al Hadathi sería colgado de ganchos de hierro, en el año 1.640, Yunes Abu Risq es empalado en 1.697, Kanaan Daher es asesinado en 1.741. Y junto a ellos, una muchedumbre de mártires anónimos que en esos terribles años, testimoniarán con su vida y su muerte la fidelidad a Cristo.

De 1.440 a 1.823, los Patriarcas residirán en Wadi Qannoubine, un profundo e inaccesible valle: un total de 24 patriarcas allí se suceden, residiendo en el Convento de Nuestra Señora.

De un milenio de historia maronita, apenas quedan vestigios materiales: unas pocas iglesias, algunos nombres de autores, unos pocos restos históricos y algunos libros litúrgicos.

Cuando estallan las luchas entre los mamelucos, sunitas, y los habitantes chiítas de Líbano, los maronitas juegan un papel de intermediación, que proporcionará al pueblo maronita respeto y cierta tolerancia..

En 1.516, Líbano cae, al igual que todo oriente, en manos turcas, prolongándose la ocupación hasta el año 1.918.

Bajo dominio turco, los maronitas, aliados de los drusos (una secta herética chiíta establecida en las montañas del Chouf libanés desde el siglo XI), consiguen una cierta autonomía.

Las relaciones con Roma persisten, fundándose en 1.548 el Colegio Maronita, que tendrá una enorme importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas de oriente medio. En concreto, en los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melkita, sirio y armenio.

En 1.580 y 1.596 tuvieron lugar dos sínodos muy polémicos, al forzar cierta latinización muy discutida.

En 1.626 llegan los capuchinos a Líbano. En 1.635 lo hacen los carmelitas. Los jesuítas se instalan en 1.656.

El Patriarca Duhaihy (1.630 a 1.704) es la figura más relevante de ese periodo de la historia maronita. Formado en el colegio romano, desarrolla estudios de historia, teología, apologética, liturgia, música. Reformará las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera orden maronita en 1.694: los Antoninos. Y a esa tremenda actividad, unirá una santidad modélica.

Los años siguientes, traerán una intensa vida religiosa.

El Colegio Romano maronita es destruido por Napoleón en 1.808. En su lugar son creados seminarios en Líbano, como el de Ain Warqa (1.818).

En 1.823 el Patriarca se traslada a Dimane en verano y a Bkerké en invierno. Desde entones, nueve han sido los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.

A mediados del siglo XIX, el pacto druso – maronita se rompe, iniciándose nuevas persecuciones, que culminarán en 1.860, finalizando con la intervención internacional de Napoleón III. Se inicia, a raíz de la matanza de 1.860, el camino masivo de la emigración.

Con la primera guerra mundial, casi un tercio de la población muere por el hambre causado por el bloqueo y la violencia. A su finalización, la unión entre las 17 comunidades religiosas presentes en Líbano parecía imposible. Sin embargo, dado el prestigio del Patriarcado maronita, todas esas comunidades delegan en el Patriarca Elías Hoayek su presencia en el Congreso de Versalles, donde reclamará la independencia para el Líbano. Finalmente, por acuerdo de la Sociedad de Naciones, Líbano quedará bajo mandato francés.

En los años siguientes, la influencia religiosa latina se hace más evidente, lo que provocará cierta reacción en defensa de la identidad maronita.

Tras la segunda guerra mundial, llega la independencia, que merced al pacto nacional, consigue cierto equilibrio entre las comunidades religiosas presentes, roto en 1.975 con el inicio de la guerra civil, lo que será causa de nuevo para la emigración de cientos de miles de maronitas.

La Iglesia maronita, en la actualidad, se enfrenta a un triple reto: la emigración, la presión musulmana y la secularización, que también está afectando profundamente a esta Iglesia particular.

Imagen


Maronismo en México

¿Qué es el Maronismo?
La Iglesia Maronita pertenece al rito Siriaco-Araméo que ha heredado y guardado las tradiciones de las primitivas comunidades cristianas de Jerusalén y Antioquía.
Los maronitas se sienten orgullosos de pertenecer al Patriarcado de Antioquía, cuyo rito y liturgia datan de la época de los Apóstoles.
Desde que los Apóstoles pasaron por Líbano en su camino a Jerusalén , desde Antioquía y de regreso, fundaron la primera iglesia en Líbano. Se dice, que El Apóstol Pedro, en persona, participó en la cristianización del pueblo libanés. Desde entonces, se mantienen fieles a la primera predicación, incluso, en las campañas de persecución, que se remontan al tiempo de los romanos.
El nombre de “Maronitas”, tiene su origen en el siglo IV, en el que vivió un famoso monje ermitaño llamado Marón, cuyos discípulos fueron grandes defensores de la ortodoxia cristiana , y conocidos también, por su virtud y sabiduría.
Para escapar de las continuas persecuciones y opresión de los enemigos de la fe: paganos provenientes del Imperio Romano, tiempo después, de la dominación Árabe y del Imperio Turco-Otomano. Los monjes, y numerosos cristianos se refugiaron en Líbano, ocupando desde aquel entonces las inaccesibles montañas, que con el tiempo llegaron a ser fecundas tierras de labor, y vergeles llenos de árboles frutales y vides, todo, fruto del trabajo organizado y duro .
Es indudable, que la nueva patria moldeó y pulió su personalidad y carácter, convirtiéndolos en heraldos de la paz y la convivencia fraterna, entre los pueblos de la tierra. Fueron trabajadores diligentes e industriosos, que sacrificaron su vida por la unidad, la seguridad, la fe y el amor por el rito antioqueño.
Por siglos sufrieron grandes pruebas, persecuciones, servidumbre y muerte, sin embargo, gracias a la perseverancia y santidad de los monjes, pudieron conservar la verdadera fe, ofreciendo a las generaciones que les sucedieron un espíritu de libertad que les preservó de ser asimilados por el Islam.
Los Maronitas fueron líderes en muchos ramos de la cultura y la ciencia como: teología, filosofía, poesía, literatura, arquitectura, pintura y artes. Fueron los primeros en introducir la imprenta, publicando los primeros libros en medio-oriente, además de ser pioneros en la educación primaria y superior, gracias al empeño de los patriarcas y sobre todo de los monjes.
Hoy el pueblo maronita se encuentra extendido por el mundo, su presencia y su voluntad de independencia y conservación del patrimonio territorial y cultural, que les es propio, testifican su calidad espiritual, su piedad y su libertad, que les ha conservado íntegros y a la vez en constante progreso.
Son conocidos, como trabajadores incansables, devotos de su herencia y de su amor a La Santísima Virgen.
Su ininterrumpida cadena de mártires, confesores y santos como: San Marón, San Juan Marón y los contemporáneos, San Charbel, La Beata Rebeca y el Honorable Padre Al-Hardini a quien S.S. Juan Pablo II acaba de conceder la beatificación, que tendrá verificativo el 10 de mayo de 1998, son testigos de la fidelidad, lealtad, y fe al Evangelio como Palabra viva y permanente de Dios.
Han defendido heroicamente su existencia en la libertad dando ejemplo a otros pueblos de unidad y coherencia en su ideal, que es esencialmente un mensaje de amor.
Muchos son los europeos y actualmente americanos que se han sentido atraídos a la Montaña Libanesa, para vivir la experiencia del ascetismo y espiritualidad propios de los maronitas.
El Pueblo Maronita lleva inherente su fe y sus tradiciones, llevando, por este motivo, al mundo entero la suave fragancia de las virtudes cristianas a la vida que les rodea.
Cada maronita debería sentirse orgulloso de su herencia y conservar la memoria de sus antepasados, para seguir sus huellas y abrir así el camino a las futuras generaciones para que conserven su cultura, unidad y tradición.
Como Jesús mandó a sus Apóstoles para que fueran a evangelizar todas las naciones e hicieran discípulos, la naciente Iglesia creció y se extendió fuera de Jerusalén. Experimentó otras tradiciones, culturas, costumbres, idiomas, formas de arte, arquitectura y música. El oriente y el occidente cristianos expresan las mismas verdades fundamentales de su Fe católica en formas diversas, singulares y con distintos adornos. La Iglesia no es lo mismo que un rito. Dentro de la Iglesia católica existen 22 iglesias autónomas, cada una de las cuales sigue su propio rito. Todas tienen 3 elementos básicos: La Fe y el dogma Apostólico, Los misterios o Sacramentos y la Unidad en torno al Papa.

............................................Imagen..................................


Orden Libanesa Maronita

Orden Libanesa Maronita (1695 – 1998)

Imagen


Promotora de la Devoción a San Charbel

Es de vital importancia, hacer constar que a partir del año de 1960, la comunidad maronita de México, debe su dirección espiritual, la conservación de sus tradiciones (el rito Siriaco Antioqueño) y la unidad propia de la comunidad, a los Padres de la Orden Libanesa Maronita. Religiosos libaneses que han demostrado a lo largo de casi 40 años, gran celo en su labor pastoral y ayuda incondicional a los maronitas mexicanos.

La historia de esta Orden Religiosa se remonta al año de 1695, en que tres jóvenes oriundos de Alepo, se reunieron para dar un giro importantísimo a la vida monástica de Líbano, fundando una nueva Orden Religiosa. Tomaron el hábito monacal de manos del Patriarca Estefan Duwaihi (en aquella época, la toma de habito incluía la profesión de los votos de pobreza, castidad, y obediencia, y la consagración total y definitiva a Dios).

El primer nombre de la Congregación fue el Orden Alepina Maronita, pero el año de 1706 fue cambiado por el de Orden Libanesa Maronita, en honor del país donde se había fundado.
Los tres religiosos decidieron seguir, de común acuerdo, la Regla de San Antonio el Grande, Padre del Monacato, imponiéndose tres finalidades básicas:

Logo de la Orden Libanesa Maronita

1° Volver a las fuentes originales, es decir, a los Santos Padres, especialmente a Basilio el Grande, el Venerable Juan Clímaco, y el ilustre Efrén el Sirio, todos ellos seguidores de los ideales de ascetismo y vida contemplativa de San Antonio el Grande.
2° Conservar en toda su pureza la vida religiosa de los conventos de Líbano, hasta ese momento independientes unos de otros.
3° Dar al Instituto Religioso una organización, a la manera del monacato occidental, centralizada y en base a una jerarquía que estaría compuesta de un Superior General y cuatro Consejeros.
La Orden Libanesa Maronita tendría siempre como ideal la vida contemplativa propia de los ermitaños; la vida activa sólo sería un escalón par alcanzar esta meta.
Los fundadores se dieron a la tarea de redactar las Constituciones propias del Instituto, que fueron aprobadas por el Patriarca Duwaihi, el 18 de junio de 1700. Con ello la Jerarquía Maronita de Líbano, daba reconocimiento oficial a la Orden, siendo confirmada la aprobación, el 23 de noviembre de 1725 , por el Patriarca Jack Awad.

La nueva Orden se extendió por todo Líbano y muchos conventos tomaron sus Constituciones.
Varios miembros de la Orden se dirigieron a Roma, mediante una carta fechada el 15 de septiembre de 1726, para solicitar la aprobación de sus Reglas y Constituciones, al entonces Pontífice Benedicto XIII. En Roma, apoyó de manera decisiva, Mons. José Simón AlSemaani, y en mayo de 1727, el Superior General de la Orden, el P. Alejandro Eskandar, viajó a la Ciudad Eterna para obtener la aprobación del Papa sin demora. El 31 de marzo de 1732, el Papa Clemente XII, dio la aprobación definitiva, y la Orden Libanesa Maronita, se convirtió en Instituto de Derecho Pontificio (había sido de Derecho Patriarcal).
Gran éxito alcanzó la Orden en poco tiempo, para el año de 1739, contaba con doce Monasterios y doscientos diez monjes; incluso había una casa en Chipre.
Para el año 1770, la Orden Libanesa Maronita se dividió en dos: la Orden Alepina Maronita y la Orden Libanesa Maronita.

La vida de esta Orden, como se puede apreciar, ha sido de lucha continua y de notable labor pastoral, además ha dado grandes Santos a la Iglesia como: San Charbel Makhlouf, orgullo de la Orden cuya santidad y milagros son famosos en el mundo y especialmente entre los maronitas, Beata Rafqa Rayes ejemplo de santidad en el sufrimiento y el Beato Padre Nemetallah Alhardini. La O.L.M. a lo largo de su historia a contado con innumerables ermitaños, hombres santos que han dedicado su vida a la oración y a la contemplación.
Habiendo revisado, en apretada síntesis, la historia de la Orden Libanesa Maronita, se hace necesario conocer su estructura actual en base al último informe presentado por su Superior General, el Abad Juan Tabet, quien presenta los datos estadísticos y funcionales que permitirán una apreciación en conjunto de la vitalidad de este Instituto Religioso, máximo exponente del catolicismo del Medio Oriente, así como su extensión y capacidad en varios países donde han fundado misiones para atender el bien espiritual de los maronitas, la preservación del culto Sirio-Antioqueño, y la conservación de las tradiciones culturales y nacionales de Líbano.

Actualmente, la Orden Libanesa Maronita cuenta, en el aspecto humano, con 85 aspirantes a la vida religiosa en el Escolasticado, 42 Novicios, y 50 Seminaristas que cursan los estudios de Filosofía y Teología como preparación al Sacerdocio, sin olvidar de tres ermitaños, los únicos en el mundo: El R.P. Antonio Chaina en la ermita del convento de Kuzhaya, el R. P. Dr. Jean Khawand el la ermita del convento de Tamish y el R.P. Dario, en la ermita del valle Santo de Kozhaya.
Hoy, la Orden se encuentra integrada, por 275 Sacerdotes repartidos en 59 Centros Pastorales y conventos en Líbano, y en 12 Misiones alrededor del mundo.
Aún cuando el ideal de este Instituto Religioso, es, principalmente, la vida eremítica, existen desde su origen otros carismas como son el de la educación y el cuidado de enfermos. La Orden tiene a su cargo 13 escuelas en Líbano que incluyen las etapas de Primaria, Secundaria, y Preparatoria, además de la Universidad del Espíritu Santo, en Kaslik, donde se imparten carreras en las áreas de Teología, Filosofía, Administración, Arquitectura, Musicología, Arte y Ciencias Humanas, otorgando los grados Académicos de Licenciatura, Maestría, y Doctorado.

Fuera del Líbano, la Orden Libanesa Maronita, atiende también tres escuelas en: Abidjan (Costa de Marfil, África), Dakar (Senegal, África), y Sidney (Australia).
El cuidado de enfermos incluye dos hospitales en Líbano: el de Beit Chebab, para mutilados de guerra, y el de Nuestra Señora del Socorro en Biblos.
Como se puede apreciar, por el análisis de estos datos, se trata de una comunidad dinámica, espiritual y socialmente hablando; ya que se dedica con gran éxito a la formación de religiosos y sacerdotes comprometidos, como también a la educación de niños y jóvenes que sirven a la sociedad en los distintas ramas de la actividad profesional.
En cuanto al cuidado y atención a los enfermos, se trata de una Obra de caridad en la cual sus miembros sirven directamente a Cristo.
Su labor en el mundo ha sido, más que nada, en el sentido de la conservación del rito propio del Medio Oriente y del cuidado pastoral en la unidad propia de la gran nación maronita.
En México es conocida su entrega a la comunidad no sólo maronita, sino de Rito Latino desde 1960 cuando llegaron los fundadores de la Misión Libanesa presidida por el R. Abad Antonio Abi Younes, y los Reverendos Padres José Boustany, y Antonio Abi Sleiman.

Imagen


Imagen

.....................Imagen

...................................................Imagen.............................
Iglesia MaronitaTraducción
Iglesia Maronita
Iglesia Maronita
Maronitelogo.jpg
El dicho "La gloria del Líbano le fue dado" (Isaías 35: 2) se ha aplicado a la patriarca maronita.
Fundador Maron , AD 410; John Maron , 7mo siglo
Independencia
Reconocimiento Iglesia Católica , las Iglesias orientales católicas
Primate
Sede Bkerké , Líbano
Territorio Siria , Líbano , EE.UU., Israel , Australia , Brasil
Posesiones -
Idioma Siríaco (liturgia) , Árabe (solía ser exclusivamente siríaco)
Adherentes 3500000 [ 1 ]
Sitio web


La Iglesia maronita siriaco de Antioquía ( siríaco : ܥܕܬܐ ܣܘܪܝܝܬܐ ܡܪܘܢܝܬܐ ܕܐܢܛܝܘܟܝܐ 'īṯo suryaiṯo māronaiṯo d'Antiokia ; árabe : الكنيسة الأنطاكية السريانية المارونية al-Kanisa al-antākīyya al-seryānīyya al-mārwnīyya ; América: Ecclesia Maronitarum )

Es un oriental católica Iglesia en plena comunión con la Santa Sede de Roma (en otras palabras, los maronitas son parte de la Iglesia Católica ). Se remonta su ascendencia en la comunidad fundada por Maron , un monje siríaco del siglo cuarto venerado como un santo. El primer patriarca maronita, John Maron , fue elegido a finales del siglo séptimo. Aunque la reducción en el número de hoy, los maronitas siguen siendo uno de los principales grupos étnico-religiosos en el Líbano . La Iglesia maronita afirma que siempre se ha mantenido fiel a la Iglesia de Roma. [ 2 ]

Antes de la conquista por los musulmanes árabes llegó a Líbano , los libaneses , incluyendo los que se convertiría en musulmana y la mayoría que se mantendría cristiano , hablaban un dialecto del arameo . [ 3 ] [ 4 ] [ 5 ] siríaco (arameo cristiana) sigue siendo el . lengua litúrgica de la Iglesia maronita [ 6 ] Los miembros de la Iglesia maronita son una parte de las personas siríaca; aunque tienen, con el tiempo, desarrolló un carácter distintivo maronita, esto no ha ocultado su origen antioquena y siríaco. [ 7 ] [ 8 ]
Gracias
Dios nos bendiga a todos

Imagen
Pachelli1960
Avatar de Usuario
Pachelli1960
 
Mensajes: 81
Registrado: Mar Ago 12, 2014 11:17 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Dorys Bencomo » Lun Sep 29, 2014 7:17 pm

Buenas tardes; hola peregrinos

Los maronitas eran originalmente cristianos agrupados en torno a san Marón, personaje que vivió cerca de Antioquía. En aquellos tiempos la iglesia estaba dividida por cuestiones teológicas referidas a la naturaleza de Cristo: unos afirmaban que el hombre Jesús era Dios, otros sólo reconocían su humanidad; unos veían en el dos voluntades, otros sólo una. La división atravesaba las ciudades, las aldeas e incluso las familias. Marón quiso mantenerse al margen de la polémica y se fue a vivir a la montaña. Tras un tiempo de meditación, formó una comunidad de fieles en torno suyo, que tras su muerte en el 410 tomaron el nombre de maronitas.

Los habitantes de la montaña libanesa eran cristianos y habían tenido ya contacto con los maronitas anteriormente. La afluencia de discípulos exiliados de san Marón les hizo abrazar la causa del maronismo. Con la conquista árabe perdieron en gran medida el contacto con Constantinopla y su patriarca, debiendo elegir a su propia autoridad suprema. El emperador bizantino, acostumbrado a tener bajo su control los asuntos de la iglesia a través de los patriarcas, a quienes designaba, no toleró la independencia maronita y mandó a su ejército a atacarlos. La batalla tuvo lugar en Amiun y la ganaron los maronitas. El patriarcado maronita se consolida y establece su sede en Kfarhay.
En el siglo XII, debido al contacto con los cruzados, la iglesia maronita se aproximó a la iglesia católica, en la que se integró en el siglo XVI.

Los maronitas son una iglesia cristiana oriental, fundada por san Marón hacia finales del siglo IV y principios del V. La iglesia maronita es uniata, es decir, que se ha reintegrado en la iglesia católica sin renunciar por ello a sus estructuras y rituales propios. Es pues una iglesia católica, pero de rito no latino, que es como se llama en oriente al ritual católico habitualmente practicado.
Dorys Bencomo
 
Mensajes: 18
Registrado: Vie Ago 01, 2014 4:47 pm

Siguiente

Volver a Rutas monásticas

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |