7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

En este curso, haremos un viaje en el tiempo para situarnos en los orígenes del monacato cristiano. Conoceremos las distintas órdenes monásticas, a sus fundadores, sus monasterios, su arte, cultura, forma de vida y su importancia para la civilización a través de la historia hasta la actualidad.

Fecha de inicio:
11 de agosto de 2014

Fecha final:
27 de octubre de 2014

Responsable: Hini Llaguno

Moderadores: Catholic.net, Ignacio S, hini, Betancourt, PEPITA GARCIA 2, rosita forero, J Julio Villarreal M, AMunozF, Moderadores Animadores

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor felopero » Lun Oct 06, 2014 9:35 am

ORDENAS MARONITAS.-
No había pensado nunca en que existiera esta orden, sí había oído hablar de la palabra maronita, pero no sabía más.- De san Marón, tampoco había oído hablar, por ello este tema me da pie para poder conocer la vida de este santo, y profundizar en su contenido.- Realmente los primeros siglos del cristianismo fueron pródigos en grandes santos, grandes hombres entregados al servicio de Dios y de su Iglesia.- Hoy no contamos con hombres y mujeres que destaquen tanto, de hecho los hay, pero me parece que no alcanzan esta talla tan sobresaliente.- Considero que nos faltan personas que destaquen y sean ejemplo para todos, pero me pregunto cómo me encuentro yo en este camino.- Todo depende de la llamada de Dios, pero si falla la respuesta del hombre, ¿qué ocurre?.- Hoy podemos decir que somos la mayoría del montón, y por ello no debemos pensar que falte la llamada, más bien debemos observar que falla la respuesta por nuestra parte cuando Dios nos interroga y llama.-
Se nos dice que san Marón (340-410), vivió y murió en el Monte Ciro, en la región de Apaema, en las proximidades de Antioquía.- Dos antiguos documentos nos hablan de la existencia y personalidad de este santo ermitaño: en primer lugar, se conserva una carta de san Juan Crisóstomo escrita desde su destierro en Cucusa.- Por otra parte, tenemos el testimonio de Teodoreto, obispo de Ciro, el cual en su Historia Religiosa, nos da importantes datos sobre la figura de san Marón.- La vida de estos grandes santos nos enseñan cosas importantes, aunque nosotros no les prestemos toda la atención que merece.- Ellos han trabajado mucho, han sufrido muchos reveses a lo largo de su vida, han llevado una vida de penitencia totalmente entregada a Dios, han soportado muchas dificultades, todo por amor a Dios y ello les ha valido entrar en la mansión eterna y gozar del Señor por toda la eternidad.-
El Patriarca jacobita de Antioquía, Severo, desencadenó contra los monjes de san Marón una terrible matanza, en la cual perecieron unos 350 monjes, cuando estos se dirigían en peregrinación a la iglesia de san Simeón Estilita, situada entre Antioquía y Alepo.- Este hecho, célebre en la historia, fue descrito en términos vivos en una carta que los supervivientes dirigieron al papa san Hormisdas (414-423), en la cual suplicaban su protección.- El pueblo maronita nacido como una comunidad monástica, evolucionó rápidamente hacia la formación de una iglesia propia con su historia, tradición, jerarquía y liturgía, para conseguir todo esto tuvieron que luchar ferozmente a costa de mucha sangre derramada de sus mártires.- Actualmente nos cuentan que andan diseminados por varios países, sus miembros alcanzan 1.4/1.5 millones, el núcleo más numeroso sigue viviendo en el Libano, de allí emigraron a mediados del siglo pasado a hacía Estados Unidos.- San Marón, hombre sencillo, que un día oyó la voz de Dios, aceptando inmediatamente el reto de seguirle.- Sus virtudes fueron ampliamente conocidas: justicia, castidad, templanza y duro trabajo, semillas que él mismo plantó en otros.- San Marón dejó esta vida después de corta enfermedad, sin embargo, él sigue viviendo en todos los que le siguen a través del tiempo.- Los maronitas pertenecen plenamente a la Iglesia Católica.-
Finalmente el monasterio Solovetsky, fue fundado a finales de 1429.- Hoy, dicho monasterio, es un museo histórico y arquitectónico, es uno de los primeros lugares de Rusia que se inscribió como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.-
felopero
 
Mensajes: 24
Registrado: Dom Feb 16, 2014 10:28 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Maria 2 » Lun Oct 06, 2014 9:46 am

La Iglesia Maronita y las demás iglesias católicas orientales

En el Líbano existe una de las comunidades cristianas más antiguas: la Iglesia maronita. Junto a ella, comunidades con otros ritos también mantienen la presencia en esa tierra santa.

La Iglesia católica está presente en Líbano, además de la latina, por parte de comunidades de diferentes ritos orientales, siendo la maronita la más numerosa, habiendo marcado profundamente la historia de Líbano.
La Iglesia Maronita.

La Iglesia católica tiene dos raíces. La occidental o romana, y la oriental. Dentro de esta segunda, cuatro son las sedes patriarcales que han marcado su historia: Jerusalén, Alejandría, Antioquía y Constantinopla.

De las Iglesias que empezaron en Antioquia, existen dos grupos: sirio - occidental y sirio - oriental. La Iglesia Maronitaforma parte del grupo sirio - occidental, siendo el siríaco o arameo su lengua litúrgica. Se integra, pues, de lleno en la tradición cristiana oriental, siendo su pueblo uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.

La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante todos estos siglos, pese a las tremendas pruebas sufridas por esta Iglesia por parte monofisitas, bizantinos, mamelucos y turcos
El nombre de esta Iglesia particular procede de San Marón, monje anacoreta con fama de santidad mencionado por Juan Crisóstomo entre 404 y el 407. Muere en el año 410.

Su estilo de vida, desarrollado entre su pueblo, causó profundo impacto, agrupando progresivamente a hombres y mujeres que, impresionados por su vida, originaron diversos monasterios. Con el transcurso de los años, los monasterios que arrancan de la experiencia de San Marón se federan, asentados la mayoría de ellos en las diócesis de Cyro y Alepo (Siria).

Con ocasión de las controversias teológicas generadas en torno a la persona de Cristo, los maronitas se posicionaron a favor del Concilio de Calcedonia, que reconocía la doble naturaleza humana y divina de la persona de Cristo. Los monjes de estos monasterios se enfrentaron, por ello, a los cristianos monofisitas, sufriendo numerosos mártires (los 350 monjes mártires).

A finales del siglo V, los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo merced a la obra misionera de monjes maronitas. Con todo, la más antigua iglesia maronita de Líbano conocida es Mar Mama, del año 749.

En los años siguientes, las relaciones con Bizancio se vuelven muy difíciles, llegando al enfrentamiento armado.

Entre el 702 y el 705, los monjes de Bet Morún (valle del Oronte), monasterio que preside la federación maronita, eligieron a su primer Patriarca, Juan Marón, consagrando posteriormente obispos en su monasterio.
Varios Patriarcas residen en Kfarhay, conservándose el nombre de tres de ellos.
El monasterio de Bet Morún será destruido en torno al año 900.

El Patriarca Juan II se instala en Antioquía, regresando a los orígenes de esta Iglesia particular, donde todavía vivía un número importante de maronitas. Pero, dadas las dificultades que encontró, trasladó el patriarcado a Akoura (región de Biblos, en Líbano) hacia el año 938, territorio donde habían emigrado los maronitas en su mayor parte huyendo de las persecuciones musulmanas, si bien todavía permanecían algunas comunidades en Siria. Los Patriarcas, en número de 34 residirán allí hasta el año 1.440, desarrollando una vida austera y sin sede fija. A finales del siglo XIII, un viajero occidental encuentra, incluso, un obispo maronita en Takrit (Mesopotamia).

Durante tres siglos, los maronitas viven aislados del resto del mundo. Cuando llegan los cruzados, se sorprenden al encontrar una comunidad tan numerosa y piadosa, pues se les consideraba extinguidos. Con las Cruzadas, llega la presencia franca, acogiendo los maronitas del Líbano a los cruzados, iniciándose cierta latinización, construyéndose numerosas iglesias, estableciéndose unas extraordinarias relaciones, en particular a partir del viaje de San Luis de Francia. En 1.215, el Patriarca Jeremías de Amchite acude al Concilio de Letrán.

Pero al ser destruidos los reinos francos, los mamelucos (1.291) traen el desastre. Pese a ello, los franciscanos continuaron, desde 1.246, la comunicación entre Roma y Líbano.

Con los mamelucos, se sucedieron varias matanzas entre la población maronita, siendo algunos patriarcas vejados, perseguidos y asesinados. Así, Gabriel de Hjoula es quemado vivo en el año 1.367. Otros numerosos mártires le acompañarán: Abu Karam alHadathi sería colgado de ganchos de hierro, en el año 1.640, Yunes Abu Risq es empalado en 1.697, Kanaan Daher es asesinado en 1.741. Y junto a ellos, una muchedumbre de mártires anónimos que en esos terribles años, testimoniarán con su vida y su muerte la fidelidad a Cristo.

De 1.440 a 1.823, los Patriarcas residirán en Wadi Qannoubine, un profundo e inaccesible valle: un total de 24 patriarcas allí se suceden, residiendo en el Convento de Nuestra Señora.

De un milenio de historia maronita, apenas quedan vestigios materiales: unas pocas iglesias, algunos nombres de autores, unos pocos restos históricos y algunos libros litúrgicos.
Cuando estallan las luchas entre los mamelucos, sunitas, y los habitantes chiítas de Líbano, los maronitas juegan un papel de intermediación, que proporcionará al pueblo maronita respeto y cierta tolerancia.

En 1.516, Líbano cae, al igual que todo oriente, en manos turcas, prolongándose la ocupación hasta el año 1.918.
Bajo dominio turco, los maronitas, aliados de los drusos (una secta herética chiíta establecida en las montañas del Chouflibanés desde el siglo XI), consiguen una cierta autonomía.

Las relaciones con Roma persisten, fundándose en 1.548 el Colegio Maronita, que tendrá una enorme importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas de oriente medio. En concreto, en los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melkita, sirio y armenio.

En 1.580 y 1.596 tuvieron lugar dos sínodos muy polémicos, al forzar cierta latinización muy discutida.

En 1.626 llegan los capuchinos a Líbano. En 1.635 lo hacen los carmelitas. Los jesuitas se instalan en 1.656.

El Patriarca Duhaihy (1.630 a 1.704) es la figura más relevante de ese periodo de la historia maronita. Formado en el colegio romano, desarrolla estudios de historia, teología, apologética, liturgia, música. Reformará las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera orden maronita en 1.694: los Antoninos. Y a esa tremenda actividad, unirá una santidad modélica.
Los años siguientes, traerán una intensa vida religiosa.

El Colegio Romano maronita es destruido por Napoleón en 1.808. En su lugar son creados seminarios en Líbano, como el de Ain Warqa (1.818).

En 1.823 el Patriarca se traslada a Dimane en verano y a Bkerké en invierno. Desde entonces, nueve han sido los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.
A mediados del siglo XIX, el pacto druso – maronita se rompe, iniciándose nuevas persecuciones, que culminarán en 1.860, finalizando con la intervención internacional de Napoleón III. Se inicia, a raíz de la matanza de 1.860, el camino masivo de la emigración.

Con la primera guerra mundial, casi un tercio de la población muere por el hambre causado por el bloqueo y la violencia. A su finalización, la unión entre las 17 comunidades religiosas presentes en Líbano parecía imposible. Sin embargo, dado el prestigio del Patriarcado maronita, todas esas comunidades delegan en el Patriarca Elías Hoayek su presencia en el Congreso de Versalles, donde reclamará la independencia para el Líbano. Finalmente, por acuerdo de la Sociedad de Naciones, Líbano quedará bajo mandato francés.

En los años siguientes, la influencia religiosa latina se hace más evidente, lo que provocará cierta reacción en defensa de la identidad maronita.

Tras la segunda guerra mundial, llega la independencia, que merced al pacto nacional, consigue cierto equilibrio entre las comunidades religiosas presentes, roto en 1.975 con el inicio de la guerra civil, lo que será causa de nuevo para la emigración de cientos de miles de maronitas.

La Iglesia maronita, en la actualidad, se enfrenta a un triple reto: la emigración, la presión musulmana y la secularización, que también está afectando profundamente a esta Iglesia particular.

La espiritualidad maronita.
La pertenencia a las Iglesias arameas ha determinado la espiritualidad maronita, así como las persecuciones y su fidelidad a Roma.

Gracia al idioma común de todas las iglesias arameas, el siríaco, los intercambios culturales con las demás iglesias locales no cesaron nunca. Por ello, la espiritualidad maronita es jurídicamente antioqueña y culturalmente aramea. Mientras que Roma yBizancio formaron imperios, las iglesias arameas no lo consiguieron nunca, perpetuando en su fracaso temporal el experimentado por el propio Cristo.

Hasta la conquista musulmana, los maronitas vivieron del legado antioqueño. Al haber roto con Bizancio, se mira a Roma, ampliándose la influencia latina desde las cruzadas.

Son muy numerosos los autores libaneses que a partir del siglo XVI destacan: Ibn al Qilá´i, Gaspar de Chipre, GabrielSionita,Víctor Shalaq, Isaac Shidraoui, José al-Báni, Ibrahim al Samráni, Yuasáf al – Dibsi, Abdal-Masih Libyán, Jacques Arouiin, Germanos Farhat, Pedro Touláoui, André Scandar y otros muchos.

Especialmente en la segunda mitad de XIX, los religiosos latinos miembros de órdenes docentes, se extienden por todo Líbano, aumentando su influencia y la latinización, incorporando a las devociones libanesas, las postridentinas de Europa.
En cualquier caso, las aportaciones latinas son tardías, sin ahogar la específica espiritualidad maronita, alimentada en sus orígenes por tres fuentes.

La primera fuente es la eclesiástica. Los primeros maronitas vivieron sin una regla escrita, pues los ancianos son en sí mismos la ley. En los orígenes, no existe diferencia entre laicos y clérigos, ni entre cenobitismo y anacoretismo. Todos están llamados al mismo ideal.

La segunda fuente específica es la liturgia, cuyo fondo es común a toda Siria. El ordo y los textos, los ritmos, etc., son idénticos al resto de las iglesias sirias, procedentes del patriarcado antioqueño.

La tercera fuente es la monástica. Ya hemos visto que la Iglesia maronita nace de los monasterios. Durante siglos esta Iglesia es conducida por monjes. Ser monje significaba vivir de forma más radical el mismo ideal que el resto del pueblo. Así, el mismo pueblo vive la liturgia, es austero, practica ayunos y reza las horas canónicas. Esta comunidad parece fuera una gran abadía con numerosas fundaciones, formando el pueblo que vive en torno a la misma, una especie de tercera orden.

Organización.

La comunidad maronita, extendida actualmente por muchos países, es liderada por el Patriarca Nasrallah Sfeir. Cuenta con varias Diócesis en Líbano, así como Eparquías (obispados) en la diáspora: 2 en EE.UU., 1 en Alemania, 1 en Argentina, 1 en Brasil, 1 en Canadá, 1 en Chipre, 1 en Siria y 1 en Alejandría.

Numerosas escuelas en sus diversos niveles, y una universidad en Beirut, son las aportaciones de esta Iglesia particular a la educación de su patria, atendiendo a católicos y alumnos de otras confesiones religiosas.

Diversos hospicios, dispensarios y otras obras sociales, son desarrolladas también por los cristianos maronitas de Líbano.

Otro factor importante en la vida maronita es la relativa a las órdenes religiosas.

Los monjes maronitas han configurado desde sus inicios –ya lo hemos visto- la identidad de esta Iglesia particular, hasta el punto de que es la única iglesia particular cuyo nombre es dado por un monje.

La vida eremítica originó pronto formas comunitarias de vida, dotándose de reglas de vida y de órdenes propias.

En la actualidad varias son las órdenes religiosas nacidas de la vida maronita, entre las que mencionaremos, por su tradición e incidencia en la comunidad maronita, las siguientes:

1. Monjes Libaneses.
2. Mariamitas (antes, Alepinos).
3. Antoninos.
4. Congregación de los Misioneros Libaneses Maronitas (“kraimistas”, pues es en Kraim donde se estableció el primer convento de la orden, en un anterior convento armenio católico). Hoy día están presentes en una docena de países, en los que residen importantes comunidades maronitas en la diáspora.

Los santos maronitas.

De la profunda y difícil vida y de la espiritualidad de la Iglesia Maronita, y sin olvidar a los millares de fieles que dieron su vida por la fe, un importante elenco de santos y beatos maronitas es la aportación de esta Iglesia particular a la Iglesia universal. Veámoslos.

- San Marón. Fundador de la comunidad maronita. Se celebra el 9 de febrero.
- Santos Liminaus y Santiago; Santas Marina, Domnina y Cora. Discípulos de San Marón. Festividad del 17 de julio.
- Los 350 monjes mártires degollados en el año 517 por sus enemigos monofisitas. Su fiesta se conmemora el 31 de julio.
- San Juan Marón. Primer Patriarca maronita, monje obispo de Batrun y Monte Líbano, entronizado en el 685. Se celebra el 2 de marzo.
- Mártires Masabki, Francisco, Abdulmoti y Rafael. Son los llamados “mártires de Damasco”, junto a 10 franciscanos asesinados el 10 de julio de 1.864. Se celebra el domingo siguiente al 10 de julio.
- Beato Namtala El Hardini. Monje maronita, maestro de San Charbel Majluf. Su fiesta se celebra el 14 de diciembre.
- San Charbel Majluf. Ermitaño maronita fallecido el 24 de diciembre de 1.898. Admirado por muchos y con devotos por todo el mundo. Se celebra el tercer domingo de julio.
- Beata Rafca. Monja maronita. Se celebra el 23 de marzo.

Otras Iglesias católicas en Líbano.

Además de la comunidad maronita, otras comunidades católicas están presentes en este país.
- Iglesia Armenia Católica. Casi un 6% de la población libanesa es de origen armenio. La mayoría es ortodoxa y una minoría es católica. Actualmente, 8 parroquias atienden a unos 30.000 fieles armenios católicos. Está presente con conventos y varios colegios.

- Iglesia Caldea Católica. En 1.551 es reconocido por Roma Juan Simón SOULAKA como Patriarca de los Caldeos católicos. Pero hasta 1.830, en que Pío VIII confirma en el patriarcado a Juan HORMIZD con el título de Patriarca de Babilonia de los Caldeos, no se consolida esta comunidad oriental. Actualmente hay dos parroquias en Beirut y una en Zahle, que atienden a unos 10.000 fieles. Su presencia arranca en Líbano de 1.895, al escapar de las persecuciones de turcos y kurdos.

- Iglesia Copta Católica. Su origen es el Patriarcado de Alejandría. Los pocos cientos de coptos de origen que egipcio residen en Líbano son atendidos en una parroquia radicada en Beirut.

- Iglesia Greco - Melquita Católica. La Iglesia Melquita no es una Iglesia nacional, sino particular, arrancando su idiosincracia de la fidelidad al Emperador de Bizanzio (“melk”, en siriaco es emperador, término con que sus enemigos monofisitas les denominaron de forma despectiva) y a los 7 primeros Concilios Ecuménicos. Actualmente, sus integrantes son árabes. En Líbano existen una docena de lugares de culto abiertos para esta comunidad.

- Iglesia Siriaca Católica. Tiene el mismo rito y la misma liturgia que la Iglesia Siriaca Ortodoxa, habiéndose unido a la Iglesia Católica en 1.783. Una única diócesis agrupa en Líbano a unos 30.000 fieles.

- Iglesia Latina. Apenas 14.000 fieles pertenecen a la Iglesia latina que, arranca hoy día, fundamentalmente, de las obras educativas y hospitalarias de las órdenes religiosas procedentes de Europa.

Los maronitas en el mundo.

Con los cruzados en retirada, varios grupos de maronitas les siguen. De los que acompañaron a los hospitalarios aRhodas y Malta, no queda vestigio. Pero de los que acompañaron a los cruzados a Chipre, sobrevive una pequeña minoría que llegó a sumar 72 pueblos, masacrados en gran parte a raíz de la ocupación turca.

En el siglo XIX, como consecuencia en parte de las masacres que se inician en 1.858, la emigración masiva se plantea entre los cristianos maronitas como una salida digna para garantizar el futuro de sus familias.

Actualmente, casi 4 millones de personas en todo el mundo descienden de los emigrantes maronitas, siendo especialmente numerosos en Brasil, Argentina, Canadá, Estados Unidos, Australia y Europa.

Como ejemplo, a Argentina se dirigieron las primeras familias emigrantes ya en 1.860, donde fueron acogidas por una población mayoritariamente católica, sin traumas. Actualmente viven unas 600.000 personas de origen maronita.
Ya hemos mencionado en otro apartado que son en torno a la decena las Eparquías establecidas en varias grandes ciudades de todo el mundo.

Incluso una de las órdenes religiosas maronitas actualmente existente, fue fundada con el carisma específico de atender a las maronitas de la diáspora y fomentar la educación católica, ya a mediados del siglo XIX: los “kraimistas” o los misioneros Libaneses Maronitas.

Recientemente, algunas autoridades maronitas se quejaban en el sentido de que la identidad maronita en la emigración se pierde, en muchos casos, a partir de la segunda generación; en contraste con las comunidades armenias en el exilio, que mantienen fuertes lazos e importantes obras comunitarias y educativas también a lo largo del tiempo.

Son numerosas, en cualquier caso, las fundaciones, centros educativos, ligas, asociaciones de muy diverso tipo, fundadas por los católicos libaneses, con el doble objetivo de salvaguardar la identidad maronita en la diáspora y apoyar a los libaneses que siguen viviendo en Líbano entre tantas dificultades.

La Iglesia maronita constituye, hoy día, una realidad viva y dinámica, no ya sólo en su solar original, sino también en otras partes de todo el mundo. Su historia es un testimonio vivo de fidelidad, perseverancia y martirio, ejemplo para toda la Iglesia católica.

Por todo ello, es responsabilidad de los católicos el apoyo activo a los maronitas libaneses que resisten en esa tierra regada con la sangre de sus numerosos mártires, que son también de toda la Iglesia Universal.

Un abrazo y hasta pronto.-
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor NOEMAR » Lun Oct 06, 2014 10:16 am

La Iglesia maronita es una iglesia fundada por San Marón hacia finales del siglo IV y principios del V.

La Iglesia católica y maronita está en plena comunión con la Sede Apostólica de Roma, sin renunciar por ello a sus estructuras y rituales propios.

Antes, al igual que a las demás iglesias orientales católicas se le solía aplicar a la Iglesia Maronita el término uniata, pero este término actualmente no es sólo considerado despectivo sino también inexacto ya que se refiere a las uniones parciales con Roma y los maronitas nunca han estado en cisma con el papa romano. Sus lenguajes litúrgicos son el siríaco y el árabe.

La Iglesia católica proviene de dos raíces principales. La oriental y la romana, llamada también occidental. En la historia de la raíz oriental existen cuatro importantes sedes de Patriarcas: Jerusalén, Alejandría, Constantinopla y Antioquía de Siria. Dentro del mismo grupo de Iglesias que arrancaron de Antioquía, existen dos subgrupos: sirio-occidental y sirio-oriental. La Iglesia maronita forma parte del grupo sirio-occidental.

La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante la historia, a pesar de los embates que sufrió a través de los siglos por parte de los monofisitas, los romanos orientales, los turcos y los mamelucos.


Los maronitas eran originalmente cristianos agrupados en torno a Marón, personaje que vivió cerca de Antioquía. En aquellos tiempos la iglesia estaba dividida por cuestiones teológicas referidas a la naturaleza de Cristo: unos afirmaban que el hombre Jesús era Dios, otros sólo reconocían su humanidad; unos veían en él dos voluntades, otros sólo una. La división atravesaba las ciudades, las aldeas e incluso las familias. Marón quiso mantenerse al margen de la polémica y se fue a vivir a la montaña. Tras un tiempo de meditación, formó una comunidad de fieles en torno suyo, que tras su muerte en el 410 tomaron el nombre de maronitas.

En cuanto a las controversias teológicas, los maronitas hicieron radicalmente suya la doctrina del Concilio de Calcedonia (451), que sostenía que Cristo era a la vez Dios y hombre que tenía dos voluntades, humana y divina. Los enemigos de esta doctrina pasaron a ser entonces enemigos de los maronitas, quienes fueron perseguidos y asesinados en gran número. Empezaron entonces a emigrar hacia el Monte Líbano.

Los habitantes de la montaña libanesa eran cristianos, y habían tenido ya contacto con los maronitas anteriormente. La afluencia de exiliados discípulos de san Marón les hizo abrazar la causa maronita. Con la conquista árabe perdieron en gran medida el contacto con Constantinopla y su patriarca, debiendo elegir a su propia autoridad suprema. El primer patriarca maronita fue san Juan Marón (687). El emperador de oriente, acostumbrado a tener bajo su control los asuntos de la iglesia a través de los patriarcas, a quienes designaba, no toleró la independencia maronita y mandó a su ejército a atacarlos. La batalla tuvo lugar en Amiún y la ganaron los maronitas. El patriarcado maronita se consolida y establece su sede en Kfarhay.

En el siglo XII, debido al contacto con los cruzados, la iglesia maronita se aproximó a la iglesia católica, en la que se integró en el siglo XVI.

Las principales comunidades maronitas están hoy en Siria y Líbano, aunque dado que ha sido una comunidad propensa a la emigración, hay numerosos maronitas también en Australia, Francia, Estados Unidos, Brasil, Canadá, México y Argentina. El jefe de la iglesia maronita lleva hoy el título de "patriarca de Antioquía y de todo el Oriente de los maronitas" y tiene su sede en Bkerke (Líbano).
Los maronitas tienen no solo a san Marón, como patrono, sino también es formadora de otros santos libaneses: san Juan Marón, Nimatullah Al-Hardini, Chárbel Makhlouf y Rafka Choboq Ar-Rayes.
NOEMAR
 
Mensajes: 8
Registrado: Vie Ago 08, 2014 1:16 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Pacami » Lun Oct 06, 2014 3:14 pm

SON LOS MARONITAS CATOLICOS


SEGUN LA FORMA DE ELEGIR LOS PATRIARCAS, Y QUE NECESITAN LA APROBACIÓN DEL PAPA, LOS MARONITAS SI SON CATÓLICOS. VEAMOS:
El patriarca es elegido por los obispos Marónnitas, usualmente en el noveno día después que la sede ha sido declarada vacante. No debe ser menor de cuarenta años, y son necesarios dos tercios del total de votos para ser elegido. La entronización se realiza al día siguiente, y entonces el recién elegido patriarca hace una bendición solemne. El desarrollo de la asamblea se transmite a Roma; el Papa puede o aprobar o no aprobar la elección; si la aprueba, envía el palio al nuevo Patriarca; si no, anula las actas de la asamblea y puede nombrar un candidato de su propia elección. Las principales prerrogativas del patriarca son: convocar concilios nacionales; elegir y consagrar obispos; oír y juzgar las demandas contra obispos; visitar las diócesis, aparte de la suya, una vez cada tres años. Él bendice los santos óleos y los distribuye a clérigos y laicos; concede indulgencias, recibe los diezmos y las tasas por administración, y puede aceptar legados, personales o para la Iglesia. Antes de 1736 recibía honorarios por las ordenaciones y la bendición de los santos óleos; habiéndose suprimido este privilegio, Benedicto XIV lo sustituyó por el permiso para recibir un subsidium caritativum. La insignia distintiva del patriarca son el masnaftô (un tipo de cubre-cabeza 3 ), el phainô (una especie de capa o capa pluvial), el orarion (una especie de palio 4 ), la tiara, o mitra (los otros obispos llevan solamente el orarion y la mitra), el báculo pastoral coronado con una cruz, y, según el modelo Latino, el anillo de pastor y la cruz pectoral. En suma, el patriarca Marónnita ejerce sobre sus súbditos, virtualmente, la autoridad de un metropolitano. Él mismo es sólo responsable ante el papa y la Congregación de Propaganda; está obligado a hacer su visita ad limina sólo una vez cada diez años. El actual (1910) ocupante del trono patriarcal es Monseñor Elías Hoyek, elegido en 1899.

(2) El Episcopado

Los obispos son nombrados por el Patriarca. El título de Arzobispo (metropolitano), que acompaña a las Sedes de Aleppo, Beirut, Damasco, Tiro y Sidón, y Trípoli, es puramente honorífico. Un obispo sin diócesis reside en Ehden. Como se ha dicho más arriba el patriarca nombra un cierto número de obispos titulares. El obispo, además de sus funciones espirituales, ejerce, especialmente fuera del territorio de Líbano, una jurisdicción civil y judicial.

Los obispos están asistidos 5 por corepíscopos, archidiáconos, ecónomos y periodeutes (bardût). El corepíscopo visita y también puede consagrar iglesias. El corepíscopo de la residencia del obispo ocupa el primer puesto en la catedral en ausencia del obispo. Los periodeutes, como su nombre indica, son una especie de vicario sufragáneo que actúa para el obispo en la inspección del clero rural- El ecónomo es el coadjutor del obispo para la administración de la propiedad de la iglesia y la mesa episcopal.

(3) El clero

Algunas de las 300 parroquias son concedidas por el obispo a regulares, y otras a seculares (todos presbíteros; n.d.t.). Los presbíteros sin parroquia son célibes y dependen del patriarca. Los demás están casados – es decir, se pueden casar mientras sólo tienen las órdenes menores, pero no pueden casarse por segunda vez. Hay alrededor de 1100 presbíteros seculares y 800 regulares. La formación de los clérigos se lleva a cabo en cinco seminarios patriarcales y nueve diocesanos. Muchos estudian en Roma, y un gran número en Francia, gracias a la “Obra de San Luis” y las becas concedidas por el Gobierno Francés. El nivel intelectual del clero Marónnita es decididamente más alto que el del clero cismático o herético de su alrededor. Los presbíteros casados de las parroquias rurales son a menudo, hombres muy sencillos, y todavía más a menudo están lejos de ser gente adinerada, viviendo casi exclusivamente de los honorarios percibidos por las Misas y los regalos de productos de granja que les hacen las gentes del campo. Muchos de ellos tienen que estirar estos recursos cultivando sus pequeñas parcelas de tierra o empleándose en alguna industria modesta.
Pacami
 
Mensajes: 17
Registrado: Sab Mar 15, 2014 6:55 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor claudia corchado » Lun Oct 06, 2014 4:13 pm

La Iglesia Maronita

La Iglesia católica tiene dos raíces. La occidental o romana, y la oriental.

Dentro de esta segunda, cuatro son las sedes patriarcales que han marcado su historia: Jerusalen, Alejandría (Egipto), Antioquía de Siria y Costantinopla.

Dentro del grupo de Iglesias que arrancan de Antioquía, existen dos grupos: sirio – occidental y sirio – oriental. La Iglesia Maronita forma parte del grupo sirio – occidental, siendo el siríaco su lengua litúrgica. Se integra, pues, de lleno en la tradición cristiana oriental, siendo su pueblo uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.

La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante todos estos siglos, pese a las tremendas pruebas sufridas por esta Iglesia por parte monofisitas, bizantinos, mamelucos y turcos.

El nombre de esta Iglesia particular procede de San Marón, monje anacoreta con fama de santidad mencionado por Juan Crisóstomo entre 404 y el 407. Muere en el año 410.

Su estilo de vida, desarrollado entre su pueblo, causó profundo impacto, agrupando progresivamente a hombres y mujeres que, impresionados por su vida, originaron diversos monasterios.

Con el transcurso de los años, los monasterios que arrancan de la experiencia de San Marón se federan, asentados la mayoría de ellos en las diócesis de Cyro y Alepo (Siria).

Con ocasión de las controversias teológicas generadas en torno a la persona de Cristo, los maronitas se posicionaron a favor del Concilio de Calcedonia, que reconocía la doble naturaleza humana y divina de la persona de Cristo. Los monjes de estos monasterios se enfrentaron, por ello, a los cristianos monofisitas, sufriendo numerosos mártires (los 350 monjes mártires).

A finales del siglo V, los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo merced a la obra misionera de monjes maronitas. Con todo, la más antigua iglesia maronita de Líbano conocida es Mar Mama, del año 749.

En los años siguientes, las relaciones con Bizancio se vuelven muy difíciles, llegando al enfrentamiento armado.

Entre el 702 y el 705, los monjes de Bet Morún (valle del Oronte), monasterio que preside la federación maronita, eligieron a su primer Patriarca, Juan Marón, consagrando posteriormente obispos en su monasterio.

Varios Patriarcas residen en Kfarhay, conservándose el nombre de tres de ellos.

El monasterio de Bet Morún será destruido en torno al año 900.

El Patriarca Juan II se instala en Antioquía, regresando a los orígenes de esta Iglesia particular, donde todavía vivía un número importante de maronitas. Pero, dadas las dificultades que encontró, trasladó el patriarcado a Akoura (región de Biblos, en Líbano) hacia el año 938, territorio donde habían emigrado los maronitas en su mayor parte huyendo de las persecuciones musulmanas, si bien todavía permanecían algunas comunidades en Siria. Los Patriarcas, en número de 34 residirán allí hasta el año 1.440, desarrollando una vida austera y sin sede fija. A finales del siglo XIII, un viajero occidental encuentra, incluso, un obispo maronita en Takrit (Mesopotamia).

Durante tres siglos, los maronitas viven aislados del resto del mundo. Cuando llegan los cruzados, se sorprenden al encontrar una comunidad tan numerosa y piadosa, pues se les consideraba extinguidos.

Con las Cruzadas, llega la presencia franca, acogiendo los maronitas del Líbano a los cruzados, iniciándose cierta latinización, construyéndose numerosas iglesias, estableciéndose unas extraordinarias relaciones, en particular a partir del viaje de San Luis de Francia.

En 1.215, el Patriarca Jeremías de Amchite acude al Concilio de Letrán.

Pero al ser destruidos los reinos francos, los mamelucos (1.291) traen el desastre. Pese a ello, los franciscanos continuaron, desde 1.246, la comunicación entre Roma y Líbano.

Con los mamelucos, se sucedieron varias matanzas entre la población maronita, siendo algunos patriarcas vejados, perseguidos y asesinados. Así, Gabriel de Hjoula es quemado vivo en el año 1.367. Otros numerosos mártires le acompañarán: Abu Karam al Hadathi sería colgado de ganchos de hierro, en el año 1.640, Yunes Abu Risq es empalado en 1.697, Kanaan Daher es asesinado en 1.741. Y junto a ellos, una muchedumbre de mártires anónimos que en esos terribles años, testimoniarán con su vida y su muerte la fidelidad a Cristo.

De 1.440 a 1.823, los Patriarcas residirán en Wadi Qannoubine, un profundo e inaccesible valle: un total de 24 patriarcas allí se suceden, residiendo en el Convento de Nuestra Señora.

De un milenio de historia maronita, apenas quedan vestigios materiales: unas pocas iglesias, algunos nombres de autores, unos pocos restos históricos y algunos libros litúrgicos.

Cuando estallan las luchas entre los mamelucos, sunitas, y los habitantes chiítas de Líbano, los maronitas juegan un papel de intermediación, que proporcionará al pueblo maronita respeto y cierta tolerancia..

En 1.516, Líbano cae, al igual que todo oriente, en manos turcas, prolongándose la ocupación hasta el año 1.918.

Bajo dominio turco, los maronitas, aliados de los drusos (una secta herética chiíta establecida en las montañas del Chouf libanés desde el siglo XI), consiguen una cierta autonomía.

Las relaciones con Roma persisten, fundándose en 1.548 el Colegio Maronita, que tendrá una enorme importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas de oriente medio. En concreto, en los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melkita, sirio y armenio.

En 1.580 y 1.596 tuvieron lugar dos sínodos muy polémicos, al forzar cierta latinización muy discutida.

En 1.626 llegan los capuchinos a Líbano. En 1.635 lo hacen los carmelitas. Los jesuítas se instalan en 1.656.

El Patriarca Duhaihy (1.630 a 1.704) es la figura más relevante de ese periodo de la historia maronita. Formado en el colegio romano, desarrolla estudios de historia, teología, apologética, liturgia, música. Reformará las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera orden maronita en 1.694: los Antoninos. Y a esa tremenda actividad, unirá una santidad modélica.

Los años siguientes, traerán una intensa vida religiosa.

El Colegio Romano maronita es destruido por Napoleón en 1.808. En su lugar son creados seminarios en Líbano, como el de Ain Warqa (1.818).

En 1.823 el Patriarca se traslada a Dimane en verano y a Bkerké en invierno. Desde entones, nueve han sido los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.

A mediados del siglo XIX, el pacto druso – maronita se rompe, iniciándose nuevas persecuciones, que culminarán en 1.860, finalizando con la intervención internacional de Napoleón III. Se inicia, a raíz de la matanza de 1.860, el camino masivo de la emigración.

Con la primera guerra mundial, casi un tercio de la población muere por el hambre causado por el bloqueo y la violencia. A su finalización, la unión entre las 17 comunidades religiosas presentes en Líbano parecía imposible. Sin embargo, dado el prestigio del Patriarcado maronita, todas esas comunidades delegan en el Patriarca Elías Hoayek su presencia en el Congreso de Versalles, donde reclamará la independencia para el Líbano. Finalmente, por acuerdo de la Sociedad de Naciones, Líbano quedará bajo mandato francés.

En los años siguientes, la influencia religiosa latina se hace más evidente, lo que provocará cierta reacción en defensa de la identidad maronita.

Tras la segunda guerra mundial, llega la independencia, que merced al pacto nacional, consigue cierto equilibrio entre las comunidades religiosas presentes, roto en 1.975 con el inicio de la guerra civil, lo que será causa de nuevo para la emigración de cientos de miles de maronitas.

La Iglesia maronita, en la actualidad, se enfrenta a un triple reto: la emigración, la presión musulmana y la secularización, que también está afectando profundamente a esta Iglesia particular.

Consultado el 6 de octubre de 2014
http://sancharbel.org.mx/sitioWeb/historia/
Saludos a todos.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor sandrop » Lun Oct 06, 2014 5:37 pm

Queridos hermanos les comparto esta muy linda nota tomado de:
http://sancharbel.org.mx/sitioWeb/historia/
La Iglesia Maronita
La Iglesia católica tiene dos raíces. La occidental o romana, y la oriental.
Dentro de esta segunda, cuatro son las sedes patriarcales que han marcado su historia: Jerusalen, Alejandría (Egipto), Antioquía de Siria y Costantinopla.

Dentro del grupo de Iglesias que arrancan de Antioquía, existen dos grupos: sirio – occidental y sirio – oriental. La Iglesia Maronita forma parte del grupo sirio – occidental, siendo el siríaco su lengua litúrgica. Se integra, pues, de lleno en la tradición cristiana oriental, siendo su pueblo uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.
La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante todos estos siglos, pese a las tremendas pruebas sufridas por esta Iglesia por parte monofisitas, bizantinos, mamelucos y turcos.
El nombre de esta Iglesia particular procede de San Marón, monje anacoreta con fama de santidad mencionado por Juan Crisóstomo entre 404 y el 407. Muere en el año 410.

Su estilo de vida, desarrollado entre su pueblo, causó profundo impacto, agrupando progresivamente a hombres y mujeres que, impresionados por su vida, originaron diversos monasterios.
Con el transcurso de los años, los monasterios que arrancan de la experiencia de San Marón se federan, asentados la mayoría de ellos en las diócesis de Cyro y Alepo (Siria).

Con ocasión de las controversias teológicas generadas en torno a la persona de Cristo, los maronitas se posicionaron a favor del Concilio de Calcedonia, que reconocía la doble naturaleza humana y divina de la persona de Cristo. Los monjes de estos monasterios se enfrentaron, por ello, a los cristianos monofisitas, sufriendo numerosos mártires (los 350 monjes mártires).
A finales del siglo V, los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo merced a la obra misionera de monjes maronitas. Con todo, la más antigua iglesia maronita de Líbano conocida es Mar Mama, del año 749.

En los años siguientes, las relaciones con Bizancio se vuelven muy difíciles, llegando al enfrentamiento armado.

Entre el 702 y el 705, los monjes de Bet Morún (valle del Oronte), monasterio que preside la federación maronita, eligieron a su primer Patriarca, Juan Marón, consagrando posteriormente obispos en su monasterio.

Varios Patriarcas residen en Kfarhay, conservándose el nombre de tres de ellos.

El monasterio de Bet Morún será destruido en torno al año 900.
El Patriarca Juan II se instala en Antioquía, regresando a los orígenes de esta Iglesia particular, donde todavía vivía un número importante de maronitas. Pero, dadas las dificultades que encontró, trasladó el patriarcado a Akoura (región de Biblos, en Líbano) hacia el año 938, territorio donde habían emigrado los maronitas en su mayor parte huyendo de las persecuciones musulmanas, si bien todavía permanecían algunas comunidades en Siria. Los Patriarcas, en número de 34 residirán allí hasta el año 1.440, desarrollando una vida austera y sin sede fija. A finales del siglo XIII, un viajero occidental encuentra, incluso, un obispo maronita en Takrit (Mesopotamia).
Durante tres siglos, los maronitas viven aislados del resto del mundo. Cuando llegan los cruzados, se sorprenden al encontrar una comunidad tan numerosa y piadosa, pues se les consideraba extinguidos.
Con las Cruzadas, llega la presencia franca, acogiendo los maronitas del Líbano a los cruzados, iniciándose cierta latinización, construyéndose numerosas iglesias, estableciéndose unas extraordinarias relaciones, en particular a partir del viaje de San Luis de Francia.
En 1.215, el Patriarca Jeremías de Amchite acude al Concilio de Letrán.

Pero al ser destruidos los reinos francos, los mamelucos (1.291) traen el desastre. Pese a ello, los franciscanos continuaron, desde 1.246, la comunicación entre Roma y Líbano.

Con los mamelucos, se sucedieron varias matanzas entre la población maronita, siendo algunos patriarcas vejados, perseguidos y asesinados. Así, Gabriel de Hjoula es quemado vivo en el año 1.367. Otros numerosos mártires le acompañarán: Abu Karam al Hadathi sería colgado de ganchos de hierro, en el año 1.640, Yunes Abu Risq es empalado en 1.697, Kanaan Daher es asesinado en 1.741. Y junto a ellos, una muchedumbre de mártires anónimos que en esos terribles años, testimoniarán con su vida y su muerte la fidelidad a Cristo.

De 1.440 a 1.823, los Patriarcas residirán en Wadi Qannoubine, un profundo e inaccesible valle: un total de 24 patriarcas allí se suceden, residiendo en el Convento de Nuestra Señora.

De un milenio de historia maronita, apenas quedan vestigios materiales: unas pocas iglesias, algunos nombres de autores, unos pocos restos históricos y algunos libros litúrgicos.

Cuando estallan las luchas entre los mamelucos, sunitas, y los habitantes chiítas de Líbano, los maronitas juegan un papel de intermediación, que proporcionará al pueblo maronita respeto y cierta tolerancia..

En 1.516, Líbano cae, al igual que todo oriente, en manos turcas, prolongándose la ocupación hasta el año 1.918.

Bajo dominio turco, los maronitas, aliados de los drusos (una secta herética chiíta establecida en las montañas del Chouf libanés desde el siglo XI), consiguen una cierta autonomía.

Las relaciones con Roma persisten, fundándose en 1.548 el Colegio Maronita, que tendrá una enorme importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas de oriente medio. En concreto, en los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melkita, sirio y armenio.
En 1.580 y 1.596 tuvieron lugar dos sínodos muy polémicos, al forzar cierta latinización muy discutida.
En 1.626 llegan los capuchinos a Líbano. En 1.635 lo hacen los carmelitas. Los jesuítas se instalan en 1.656.
El Patriarca Duhaihy (1.630 a 1.704) es la figura más relevante de ese periodo de la historia maronita. Formado en el colegio romano, desarrolla estudios de historia, teología, apologética, liturgia, música. Reformará las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera orden maronita en 1.694: los Antoninos. Y a esa tremenda actividad, unirá una santidad modélica.

Los años siguientes, traerán una intensa vida religiosa.
El Colegio Romano maronita es destruido por Napoleón en 1.808. En su lugar son creados seminarios en Líbano, como el de Ain Warqa (1.818).

En 1.823 el Patriarca se traslada a Dimane en verano y a Bkerké en invierno. Desde entones, nueve han sido los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.

A mediados del siglo XIX, el pacto druso – maronita se rompe, iniciándose nuevas persecuciones, que culminarán en 1.860, finalizando con la intervención internacional de Napoleón III. Se inicia, a raíz de la matanza de 1.860, el camino masivo de la emigración.
Con la primera guerra mundial, casi un tercio de la población muere por el hambre causado por el bloqueo y la violencia. A su finalización, la unión entre las 17 comunidades religiosas presentes en Líbano parecía imposible. Sin embargo, dado el prestigio del Patriarcado maronita, todas esas comunidades delegan en el Patriarca Elías Hoayek su presencia en el Congreso de Versalles, donde reclamará la independencia para el Líbano. Finalmente, por acuerdo de la Sociedad de Naciones, Líbano quedará bajo mandato francés.

En los años siguientes, la influencia religiosa latina se hace más evidente, lo que provocará cierta reacción en defensa de la identidad maronita.

Tras la segunda guerra mundial, llega la independencia, que merced al pacto nacional, consigue cierto equilibrio entre las comunidades religiosas presentes, roto en 1.975 con el inicio de la guerra civil, lo que será causa de nuevo para la emigración de cientos de miles de maronitas.

La Iglesia maronita, en la actualidad, se enfrenta a un triple reto: la emigración, la presión musulmana y la secularización, que también está afectando profundamente a esta Iglesia particular.
sandrop
 
Mensajes: 206
Registrado: Jue Abr 19, 2012 8:09 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor sandrop » Lun Oct 06, 2014 5:53 pm

Perdon hermanos, volvi a poner informacion ya publicada por otros participantes del foro:
pero encontre algomuy lindo en

http://www.nsdelibano.org.mx/index.php/informes

Misa y Rito Maronita

Ni secta cristiana, ni una religión misteriosa, ni una iglesia disidente, los Maronitas son una nación católica, un pueblo definido y una Iglesia particular, siempre unida a Roma, que tiene como destino providencial en el desarrollo de su historia y en la mística de sus santos.

Los Maronitas son los cristianos orientales que deben su nombre a San Marón, santo hombre, rígido defensor de la fe católica de oriente, monje modelo cuyo ejemplo siguieron numerosos discípulos.

El rito de la iglesia Maronita Católica, su liturgia, está relacionada con la tradición oriental, por eso desde su fundación y hasta el día de hoy, emplea el arameo, idioma de nuestro Señor Jesucristo.

La ceremonia nos remonta a la tradición, espiritualidad y riqueza de los primeros cristianos, entre ellos encontramos al rito maronita que tiene su origen en el siglo V (año 410). Ha sido la única Iglesia siempre fiel y unida desde su inicio al Papa.

Como saben en la Iglesia católica y bajo la autoridad del Papa hay varios ritos católicos de distintas tradiciones e idiomas, pero todos tienen la misma doctrina, la misma fe y los mismos sacramentos. La diferencia entre el rito Romano católico, su rito, y el rito maronita, es que nosotros empleamos en nuestras celebraciones el árabe, español y el arameo. En la misa, por ejemplo, en el rito romano se da la paz antes de la comunión, nosotros lo hacemos al inicio de la segunda parte de la misa. En el rito maronita tenemos algo muy particular, y es que la consagración es siempre en arameo, idioma de Jesucristo.

Cuando el sacerdote canta las palabras de la consagración, nos trasladamos en este momento a la última cena, oyendo las palabras del Señor a sus discípulos diciendo: “Coman este es mi cuerpo, beban esta es mi sangre”. No es algo mágico, es algo que nos toca lo más hondo del corazón. Es un momento hermoso al escuchar de nuevo el eco de la voz de Cristo en la última cena.

El rito de la Iglesia maronita tiene una riqueza muy amplia y tradición de la espiritualidad de los primeros padres de la Iglesia. La espiritualidad del ascetismo, del sacrificio para que el cuerpo del ser humano sea purificado por la penitencia, la oración y el silencio.
sandrop
 
Mensajes: 206
Registrado: Jue Abr 19, 2012 8:09 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor anabel duran rojas » Lun Oct 06, 2014 10:24 pm

bendiciones, disculpen mi ausencia en la participacion del foro anterior, he tenido unos inconvenientes de salud,,,pero continuamos con este interesante estudio y peregrinar.
Iglesia católica maronita
Historia
La Iglesia católica proviene de dos raíces principales. La oriental y la romana, llamada también occidental. En la historia de la raíz oriental existen cuatro importantes sedes de Patriarcas: Jerusalén, Alejandría, Constantinopla y Antioquía de Siria. Dentro del mismo grupo de Iglesias que arrancaron de Antioquía, existen dos subgrupos: sirio-occidental y sirio-oriental. La Iglesia maronita forma parte del grupo sirio-occidental.
Los maronitas eran originalmente cristianos agrupados en torno a Marón, personaje que vivió cerca de Antioquía. En aquellos tiempos la iglesia estaba dividida por cuestiones teológicas referidas a la naturaleza de Cristo: unos afirmaban que el hombre Jesús era Dios, otros sólo reconocían su humanidad; unos veían en él dos voluntades, otros sólo una. La división atravesaba las ciudades, las aldeas e incluso las familias. Marón quiso mantenerse al margen de la polémica y se fue a vivir a la montaña. Tras un tiempo de meditación, formó una comunidad de fieles en torno suyo, que tras su muerte en el 410tomaron el nombre de maronitas.
En cuanto a las controversias teológicas, los maronitas hicieron radicalmente suya la doctrina del Concilio de Calcedonia(451), que sostenía que Cristo era a la vez Dios y hombre que tenía dos voluntades, humana y divina. Los enemigos de esta doctrina pasaron a ser entonces enemigos de los maronitas, quienes fueron perseguidos y asesinados en gran número. Empezaron entonces a emigrar hacia el Monte Líbano.
Los habitantes de la montaña libanesa eran cristianos, y habían tenido ya contacto con los maronitas anteriormente. La afluencia de exiliados discípulos de san Marón les hizo abrazar la causa maronita.
Las principales comunidades maronitas están hoy en Siria y Líbano, aunque dado que ha sido una comunidad propensa a la emigración, hay numerosos maronitas también en Australia, Francia, Estados Unidos, Brasil, Canadá, México y Argentina. El jefe de la iglesia maronita lleva hoy el título de "patriarca de Antioquía y de todo el Oriente de los maronitas" y tiene su sede en Bkerke (Líbano). El titular actual es Béchara Pedro Raï, nombrado por el Sínodo el 15 de marzo de 2011.
Los maronitas tienen no solo a san Marón, como patrono, sino también es formadora de otros santos libaneses: san Juan Marón, Nimatullah Al-Hardini, Chárbel Makhlouf y Rafka Choboq Ar-Rayes.
anabel duran rojas
 
Mensajes: 8
Registrado: Vie Ago 01, 2014 12:50 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Ana M+ 97 » Mar Oct 07, 2014 7:38 am

Me pareció muy interesante la orden de los maronitas:
"El Cardenal Boutros Rai es el Patriarca de los Maronitas. ¿Quiénes son estos católicos de Rito oriental?
Los orígenes de la Iglesia maronita son inciertos, y existen textos medievales que la sitúan en la herejía monotelita (de mono=uno y thelema=voluntad, una única voluntad), según la cual, Jesús tendría dos naturalezas, pero una sola voluntad. Una herejía que se hizo fuerte durante el reinado del Emperador bizantino Heraclio (610-641), y que pretendía superar el enquistado debate monofisimo-diofisismo.
En cualquier caso, parece que la Iglesia maronita nace en el s. V, fundada por un monje llamado Marón del que recibe el nombre, el cual reúne a una serie de seguidores a orillas del río Orontes, entre Alepo y Antioquia. En las disputas entre monofisitas y diofisitas, los maronitas habrían permanecido fieles en todo momento a la ortodoxia y con Constantinopla, bajo cuya órbita continuarían cuando ésta sucumbe al monotelismo, y con la que, sin embargo, romperán, bajo el patriarcado de otro Marón, San Juan Marón, en 681.
Constituyen, en todo caso, el clásico caso de comunidad cristiana aislada en medio de poderosos enemigos de religión no cristiana (persas, árabes, turcos), y muy celosa, por cierto, de su independencia, la cual defenderá con ardor en numerosas ocasiones… Una comunidad que sólo recuperará la comunicación con el resto de la gran comunidad cristiana a partir del s. XI, gracias a las Cruzadas.
A partir de ese momento, la comunión se hace patente. Consta la presencia del Patriarca Jeremías II Al Amashitti en el IV Concilio de Letrán en 1215, así como la del Patriarca Simón Pedro en el V Concilio de Letrán en 1516. El Papa Gregorio XIII (1572-1585) establece en Roma un Hospital Maronita y un Colegio Maronita, del que por cierto, saldrán grandes exponentes de la cultura renacentista: José Simeón “el Assemani”, editor de la Biblioteca Oriental; Estéfano Evodio, organizador de la Biblioteca Vaticana; José Aloisio y otros.
En el devenir de la comunidad, es de la máxima importancia el II Concilio maronita, celebrado durante el patriarcado de José IV (1733-1742), en el que los delegados papales imponen reformas dirigidas a unificar las conductas y liturgias que separaban a los maronitas. Aún así, mantiene todavía la Iglesia maronita importantes particularidades, como por ejemplo, la de que los miembros del clero se pueden casar mientras poseen las órdenes menores y aún así tomar las mayores, aunque si acceden a éstas, ya no pueden casarse.
Los maronitas son poco más de tres millones, establecidos principalmente en el Líbano. La existencia de esta comunidad cristiana en dicha zona de Oriente Medio será la que provoque el compromiso de la potencia colonial de la zona, Francia, de crear un estado independiente para ellos, el Líbano precisamente, cosa que se consumó en 1943. Para ello, el Líbano es separado de Siria, y se establece el compromiso constitucional de que un maronita sería siempre el presidente del país, lo que ha venido siendo así hasta la fecha.
Hay también maronitas en Siria, Palestina, Chipre y Egipto, y una amplia diáspora que se extiende por Hispanoamérica (Argentina, Méjico, Brasil), y por los grandes países anglosajones (Estados Unidos, Canadá, Australia). La comunidad madre se expresa en árabe con giros arameos, y practica el rito antioqueno.
El jefe de la Iglesia maronita es el Patriarca de Antioquia y de todo el este, patriarcado éste de Antioquia que comparte, sólo en el campo del catolicismo, con el Patriarca católico melquita, el Patriarca católico siro-católico y el Patriarca latino, y en otras adscripciones cristianas, con el Patriarca ortodoxo y el Patriarca siro-jacobita: seis Patriarcas pues de Antioquía. El patriarcado maronita tiene su sede en Bkerke (Líbano), a unos 40 kms. de Beirut.
El más famoso maronita de la actualidad pertenece a un país donde no hay demasiados, Irak, y es Tarek Aziz, el que fuera Ministro de asuntos exteriores de Sadam Hussein, recientemente condenado a muerte por su responsabilidad en los asesinatos de una serie de militantes de partidos religiosos.
Ana M+ 97
 
Mensajes: 11
Registrado: Vie Ago 15, 2014 7:17 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor margarita-17 » Mar Oct 07, 2014 8:19 am

http://www.youtube.com/watch?feature=pl ... gfTkn4GWps
Trata de los santos libaneses

ORDEN LIBANESA MARONITA

A pesar de los numerosos conventos y comunidad religiosa, los monjes moronitas no pronunciaban voto alguno y no tenían una regla expresa, más que la transmitida de la tradición y atribuida a San Antonio Abad. De la relación tenida en los siglos XV y XVI con los misioneros franciscanos y jesuitas, se sirve para crear una organización centralizada de varios conventos y una regla formal, uniforme y precisa, como venía sucediendo de siglos anteriores en occidente.
Tres jóvenes moronitas, Gabriel Hawa, Abdallah Quarali y José Al-Batn; provenientes de nobles y ricas familias en Alepo, Siria; después de discutir largamente con sus progenitores, deciden dedicarse a la vida de monasterio.
Los tres se presentan al patriarca Stefano Duhai (m.1704), que vivió por largo tiempo en Roma, y quien había podido constatar y apreciar personalmente las ventajas de las organizaciones monásticas centralizadas, para obtener el permiso de fundar una nueva comunidad religiosa.
Los jóvenes, que habían frecuentado las ordenes franciscana, jesuita y carmelita en Alepo, y quienes conocían la organización occidental, sometierón al patriarca su proyecto de dotar de una regla que comprendiera más allá de la transmitida por San Antonio Abad, y que tomara algunas normas típicas de las otras instituciones monásticas, sin olvidar la pronunciación de los votos.
El patriarca buscó en un principio disuadirles, haciéndoles presente los sacrificios que pide la vida comunitaria y pidiéndoles tener paciencia, no obstante, vista la determinación de los jóvenes, acepta y el 10 de noviembre de 1695 reciben los hábitos monásticos, siéndoles concedido un lugar para vivir en el viejo convento de Santo Moura, en Ehden, donde comienza el experimento. En un comienzo no toman voto alguno, pero ese mismo año los tres pronuncian el de pobreza.
Luego de tres largos años de estudio y trabajo, un primer esbozo de la regla está listo y sus fundadores deciden convocar el primer Capítulo General al monasterio de Mar-Licha, en Becharé. El 10 de noviembre de 1698, en el tercer aniversario de su ordenación y día en que el Padre Hawa, fué nombrado Superior General, la nueva orden había nacido.
Con el tiempo, a los tres monjes se les unieron numerosos discípulos y otros conventos habían adoptado la nueva regla. Inicialmente, como reconocimiento a sus fundadores, fuerón llamados Alepinos, en el 1706, de Monjes Libaneses de San Antonio.convocado un Capítulo General anticipado, en el cual fué depuesto el Padre Hawa, y en su función nombrado General de la Orden al Padre Quarali; se estableció que el mandato debía ser por un tiempo limitado y que el General podía tomar decisiones solo conjuntamente y en acuerdo de sus asistentes.
A éste punto, el Padre Hawa, decide abandonar la orden e intenta constituir otra, para luego retirarse definitivamente a Roma. La regla que incluía los votos de castidad, pobreza y obediencia fué aprobada por el patriarca moronita el 18 de junio de 1700, para luego traducirla del árabe al latín. Repasada y aumentada, se aprobó por el Papa Clemente XII, el 31 de marzo de 1732. Conjuntamente al notable desarrollo de la Orden, sea como en número de monjes, como de conventos, el gérmen de la discordia fué latente entre ellos. Los motivos de este contraste son diversos, así como su oposición interna. Los historiadores nunca los han aclarado definitivamente, pero estos llevarón a una división de la Orden en dos facciones; una que incluye a los monjes Alepinos y la otra a aquellos de la montaña. Apesar de dos intervenciones de Roma, a los cuales los monjes habían recurrido para dirimir los pleitos, las desaveniencias no terminan hasta que en 1770 la Santa Sede interviene y constata lo irremediable de la división, la oficializa y divide en dos ramas: La Orden Antoniana Libanesa de los Moronitas (de San Antonio de Abad) y la Orden Antoniana Alepino de los Moronitas.
En la actualidad los monjes son conocidos con la denominación de Orden Libanesa Moronita. A consecuencia de la evolución de los tiempos, desde 1955 ha estado definida como orden no monástica y como tal administra las parroquias dedicandose a la enseñanza. Actualmente la Orden cuenta con 80 casas (17 en el exterior), 300 sacerdotes, numerosos hermanos y postulantes distribuidos en todo el mundo.


http://web.cheapnet.it/sancharbel/ordines.html
margarita-17
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Ago 16, 2014 9:16 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor albeitia » Mar Oct 07, 2014 2:12 pm

Agua de la Kadisha

Tomás Alcoverro | 31/08/2008
Ferran Quevedo Aún queda un anacoreta en el valle de la Kadisha. Se llama Darío y es de origen colombiano. El octogenario párroco de Becharre , Jorge Rahme, que presume de que su iglesia de San Sabas es la mayor del Líbano y que estudió hace medio siglo el castellano en el “Colegio maronita de Salamanca”, cita también los nombres de dos monjes que viven en cuevas en las escarpadas laderas de este valle profundo y abundoso en aguas que, en siríaco, la antigua lengua aramea, quiere decir Santo.

El valle de la Kadisha fue refugio de los antiguos cristianos del Líbano, sede durante siglos de los patriarcas maronitas. En su paisaje atormentado se aferró la vida mística de un centenar de conventos, iglesias, ermitas con espadañas, cuevas y grutas suspendidas sobre su abismo, excavadas en sus laderas. Es un paraje abrupto, austero, de muy difíciles accesos cubiertos por las nevadas del invierno. Es el núcleo de los símbolos maronitas del Líbano, con los restos de sus veinte patriarcas, con el pueblo de San Charbel, el más elevado de este montañoso país, con los vecinos “Cedros de Dios”, cantados en la Biblia, con la tumba del poeta libanés más leído y popular, Yubran Jaluil Yubran, autor del “Profeta”, escrito en inglés.

El pueblo de Becharre, con los altivos campanarios de sus tres parroquias, sus antiguas casas de piedra de tejados rojos a cuatro vertientes, sus familias ancestrales y belicosas, rústico y ensimismado, señorea sobre el valle, profundo, cañón o garganta del norte del Líbano.

Al valle de la Kadisha se llega por angostas carreteras de montaña, por senderos serpenteantes. En sus orillas hay muchas hornacinas de vírgenes y de santos, como en otras tierras y poblaciones cristianas del Oriente, como en Grecia. En Diman se estableció la sede estival del patriarca maronita que reside en Bkerke , en la montaña de la virgen de Harisa con su rojo teleférico sobre la espléndida bahía de Junie. Ciega la luz del verano y se oye el tañer de campanas y el rumor perenne del agua, de esta agua del río que nace en una gruta a los pies de los cedros, que fluye en fuentes y manantiales, que se despeña en cascadas, hasta desembocar en la mar.

¿Cuántas veces en este pequeño viaje del norte al sur del Líbano, he oído lamentos de sus habitantes ante este descomunal despilfarro, esta incuria por la pérdida del agua tan preciada en otros pueblos del Oriente Medido, tan codiciada por Israel, que va a parar, sin que se aproveche ni en presas ni en pantanos, al Mediterráneo?.

Las laderas del valle están bien cultivadas en bancales donde crecen olivos, árboles frutales, algunas viñas, trigo, maíz. El Líbano es un país mediterráneo de la costa hasta sus más altas cumbres como la del Kornet el Sauda, que domina esta hermosa región. De vez en cuando se ven rebaños de ovejas y de cabras, algunos viejos campesinos con salakov y botas. Pero es en la planicie de la Bekaa, entre las dos cordilleras, donde hay más ganado -incluso vacuno- de todo este pequeño y variado territorio.

Bka Kafra es el pueblo de San Charbel, el ermitaño que murió en 1898 y que vivió muchos años continuando la antigua tradición de San Simeón, el estilita en Siria, en las “ciudades muertas” cerca de Alepo, en una cueva. Por sus empinadas calles, hay gallardetes con la imagen del santo, muy venerado por los libaneses, además de otros grandes retratos de Sami Gagea y de su atractiva esposa, Sfrida, diputada del parlamento al mando del partido de los cristianos radicales de las “Fuerzas libanesas”, escisión del “Kataeb” o “Falange” de los Gemayel, muy arraigado en esta población rural.

Sami Geagea, condenado por crímenes cometidos durante la guerra civil, fue amnistiado hace unos años y es uno de los políticos más combativos del Líbano. Hijo de una destacada familia de Becharre, tiene su residencia montaraz -casi todos los “señores de la guerra” viven atrincherados en sus montañosos feudos- cerca del bosque de los “Cedros de Dios”.

Una enlutada mujer, como es costumbre en estos pueblos aislados de los valles, vendedora de frutas y verduras en su tiendecita cercana a la casa natal de Charbel, acondicionada como rústico museo con exvotos y una capilla de altar de troncos de árbol, se acercó para preguntarme:

- ¿Es usted mejicano? En Méjico viven muchos habitantes del pueblo que viajaron hasta allí hace muchos años.

La buena mujer se acordaba, además, de que hace más o menos un lustro, unos arquitectos mallorquines emprendieron la restauración de varias vetustas casas de piedra de la vecindad.

La emigración desde el valle de la Kadisha y desde otras regiones , empezó hace dos siglos, en la época del dominio otomano, y sobre todo tras los años de la hambruna de la primera guerra mundial. La familia del poeta Yubran Jalil Yubran emigró en 1854 a los EE.UU., y la diáspora libanesa se extendió por muchas repúblicas latinoamericanas desde Méjico a Argentina. Algunos emigrantes amasaron fortunas, y el multimillonario Carlos Slim, considerado uno de los hombres más ricos del mundo, es originario de la comarca montañosa de Jezin. Este movimiento migratorio tuvo también como consecuencia, la expansión del castellano entre las colonias de emigrantes siriolibaneses, denominados en aquellos países los “turcos”, tal como se refleja en novelas de García Márquez.

Una gran estatua de San Charbel, con sus luengas barbas, erigida junto a un parque de atracciones, se asoma sobre el valle de la Kadicha, y sobre Becharre. Los conventos de San Elías, de Qanubin, tienen las fachadas incrustadas en las rocas, y sus grutas con galerías y pasadizos de las celdas de antiguos ermitaños, con pozos de agua, bóvedas ahumadas de velas de los devotos, forman sus naves.

El monasterio de San Antonio de Qozhaya, fundado en el siglo cuarto de la era cristiana, del que depende uno de los últimos anacoretas del Valle Santo, guarda una sorprendente imprenta ,instalada en 1584, la primera del Oriente Medio. Adquirida en Roma por el obispo maronita Sarkis el Razi, que tuvo que transportarla a este abrupto valle a lomos de mulas, sirvió para componer un libro en siríaco de salmos y otras obras litúrgicas. Este gran monasterio está edificado en un extremo del valle. Por las ventanas abiertas en la fachada se contempla el verdor de los campos, se escucha el tañer de campanas, el rumor de las fuentes y el canto de las cigarras del verano.

En la orilla del río hay pequeños merenderos rústicos en cuyas albercas se bañan y retozan los niños al cuidado de las dóciles criadas filipinas o etíopes de las familias libanesas. La riqueza natural del agua apenas conmueve a nadie. Cuando el río sale del valle, del país cristiano de la Kadisha, y penetra, casi vacío y sucio de basuras, en la vecina región musulmana costera de Trípoli, cambia bruscamente de nombre. Allí sus habitantes le llaman “Abu Ali.
albeitia
 
Mensajes: 15
Registrado: Lun Ago 11, 2014 4:31 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor nidiagamboa » Mar Oct 07, 2014 4:32 pm

Desde Honduras mi pais de mision, le saludo y me agrada volver a participiar en est eforo, he leido anteriosmente parte del material, no he podido participar ya que asta ahora me h epodido conectar, les agradezco su comprencion.
Fraternalmente Hna Nidia Hernandez mcm

La Orden Libanesa Maronita
A pesar de los numerosos conventos y comunidad religiosa, los monjes moronitas no pronunciaban voto alguno y no tenían una regla expresa, más que la transmitida de la tradición y atribuida a San Antonio Abad. De la relación tenida en los siglos XV y XVI con los misioneros franciscanos y jesuitas, se sirve para crear una organización centralizada de varios conventos y una regla formal, uniforme y precisa, como venía sucediendo de siglos anteriores en occidente.
Tres jóvenes moronitas, Gabriel Hawa, Abdallah Quarali y José Al-Batn; provenientes denobles y ricas familias en Alepo, Siria; después de discutir largamente con sus progenitores, deciden dedicarse a la vida de monasterio.
Los tres se presentan al patriarca Stefano Duhai (m.1704), que vivió por largo tiempo en Roma, y quien había podido constatar y apreciar personalmente las ventajas de las organizaciones monásticas centralizadas, para obtener el permiso de fundar una nueva comunidad religiosa.
Los jóvenes, que habían frecuentado las ordenes franciscana, jesuita y carmelita en Alepo, y quienes conocían la organización occidental, sometierón al patriarca su proyecto de dotar de una regla que comprendiera más allá de la transmitida por San Antonio Abad, y que tomara algunas normas típicas de las otras instituciones monásticas, sin olvidar la pronunciación de los votos.
El patriarca buscó en un principio disuadirles, haciéndoles presente los sacrificios que pide la vida comunitaria y pidiéndoles tener paciencia, no obstante, vista la determinación de los jóvenes, acepta y el 10 de noviembre de 1695 reciben los hábitos monásticos, siéndoles concedido un lugar para vivir en el viejo convento de Santo Moura, en Ehden, donde comienza el experimento. En un comienzo no toman voto alguno, pero ese mismo año los tres pronuncian el de pobreza.
Luego de tres largos años de estudio y trabajo, un primer esbozo de la regla está listo y sus fundadores deciden convocar el primer Capítulo General al monasterio de Mar-Licha, en Becharé. El 10 de noviembre de 1698, en el tercer aniversario de su ordenación y día en que el Padre Hawa, fué nombrado Superior General, la nueva orden había nacido.
Con el tiempo, a los tres monjes se les unieron numerosos discípulos y otros conventos habían adoptado la nueva regla. Inicialmente, como reconocimiento a sus fundadores, fuerón llamados Alepinos, en el 1706, de Monjes Libaneses de San Antonio.
La nueva orden pronto tuvo su primera prueba a consecuencia de una disputa interna entre el Padre Hawa y el Padre Quarali. El primero sostenía que el puesto de Padre General debía ser de por vida y que la orden debía tener un carácter preponderantemente misionero; mientras que el segundo sostenía que el puesto tenía que ser por un tiempo limitado y la orden volcada casi exclusivamente al rezo y la vida en común. Para dirimir la diferencia fué convocado un Capítulo General anticipado, en el cual fué depuesto el Padre Hawa, y en su función nombrado General de la Orden al Padre Quarali; se estableció que el mandato debía ser por un tiempo limitado y que el General podía tomar decisiones solo conjuntamente y en acuerdo de sus asistentes.
A éste punto, el Padre Hawa, decide abandonar la orden e intenta constituir otra, para luego retirarse definitivamente a Roma. La regla que incluía los votos de castidad, pobreza y obediencia fué aprobada por el patriarca moronita el 18 de junio de 1700, para luego traducirla del árabe al latín. Repasada y aumentada, se aprobó por el Papa Clemente XII, el 31 de marzo de 1732. Conjuntamente al notable desarrollo de la Orden, sea como en número de monjes, como de conventos, el gérmen de la discordia fué latente entre ellos. Los motivos de este contraste son diversos, así como su oposición interna. Los historiadores nunca los han aclarado definitivamente, pero estos llevarón a una división de la Orden en dos facciones; una que incluye a los monjes Alepinos y la otra a aquellos de la montaña. Apesar de dos intervenciones de Roma, a los cuales los monjes habían recurrido para dirimir los pleitos, las desaveniencias no terminan hasta que en 1770 la Santa Sede interviene y constata lo irremediable de la división, la oficializa y divide en dos ramas: La Orden Antoniana Libanesa de los Moronitas (de San Antonio de Abad) y la Orden Antoniana Alepino de los Moronitas.
En la actualidad los monjes son conocidos con la denominación de Orden Libanesa Moronita. A consecuencia de la evolución de los tiempos, desde 1955 ha estado definida como orden no monástica y como tal administra las parroquias dedicandose a la enseñanza. Actualmente la Orden cuenta con 80 casas (17 en el exterior), 300 sacerdotes, numerosos hermanos y postulantes distribuidos en todo el mundo.
nidiagamboa
 
Mensajes: 4
Registrado: Lun Ago 11, 2014 12:11 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Rogilberto » Mié Oct 08, 2014 3:40 pm

Buenas Tardes hermanos: Siempre es alentador conocer como viven su fe otros hermanos, principalmente porque a lo largo de su historia, ha sido perseguida hasta casi la extinción. Bendiciones.
Los Maronita ESPIRITUALIDAD Y TIPO DE VIDA
Forma parte de las iglesias cristianas orientales. A finales del siglo IV, San Marón vivió como ermitaño en algún lugar de Antioquía., con el tiempo sus discípulos formaron una comunidad monástica, y posteriormente surgieron las comunidades de los laicos. Principalmente en el Siglo VII estas comunidades se trasladaron a Líbano y desarrollaron su propio estilo de vida cristiana, creando así otra iglesia en lengua siríaca. Es la única tradición oriental cuyos miembros se reúnen todos en una sola iglesia. Aunque la Iglesia Maronita ha adoptado muchas costumbres de la Iglesia Católica Romana, aún conserva gran parte de su antigua tradición siriaca.
• Utiliza desde su fundación hasta nuestros días, en sus ritos y liturgia el arameo.
• El rito maronita se remonta al siglo V(410)
• En la misa en el rito romano se da la paz antes de la comunión, los maronita lo hacen al inicio de la segunda parte de la misa.
• La consagración siempre es en arameo.
Rogilberto
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Ago 12, 2014 2:57 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor hel » Mié Oct 08, 2014 6:58 pm

ESPIRITUALIDAD Y ESPIRITU DE VIDA DE LOS MONJES MARONITAS.
La espiritualidad monástica maronita se basa en la fe cristiana y en vivir la presencia de Dios, apoyándose en una vida de oración y trabajo, por medio de la meditación, austeridad y el silencio. El monje es un hombre de oración y penitencia. La espiritualidad del ascetismo y del sacrificio para que el cuerpo del ser humano sea purificado por la penitencia, la oración y el silencio.
Los maronitas son una nación católica, un pueblo definido y una Iglesia particular siempre unida a Roma, siendo cristianos orientales deben su nombre a San Marón hombre santo, rígido defensor de la fe católica de oriente.
El rito de la Iglesia Maronita Católica, su liturgia, está relacionada con la tradición oriental (sirio antioquena) debido a ello emplea el idioma arameo desde su fundación, es decir, la lengua de nuestro Señor Jesucristo, tiene además algunas influencias latinas. El ceremonial nos remonta a la tradición espiritual y riqueza de los primeros cristianos, el rito maronita tiene su origen en el siglo V.
En cuanto a los idiomas que se emplean en las ceremonias religiosas tenemos árabe, español y arameo.
Originalmente la lengua litúrgica era el sirio y desde la invasión otomana al Líbano, el idioma litúrgico es el árabe, manteniendo el sirio en algunas partes de la misa. La Divina Liturgia (Santa Misa) es una variante de la Liturgia Siria de San Jaime (o anáfora) en arameo, utilizándose pan ácimo como componente del rito latino.
En la misa, por ejemplo, en el rito romano se da la paz antes de la comunión, en el rito maronita se hace al inicio de la segunda parte de la misa.
La consagración siempre es en arameo, cuando el sacerdote canta las palabras de la consagración la asamblea se traslada a ese momento de la última cena, oyendo las palabras del Señor a sus discípulos, no es algo mágico es algo que toca el fondo del corazón, es un momento hermoso al escuchar de nuevo el eco de la voz de Cristo en la última cena.
Esta Liturgia se distingue por su espiritualidad, popularidad, curiosas ceremonias, colorido y por sus armoniosos cantos árabes.
La Iglesia Maronita admite los 7 sacramentos (igual que la Iglesia Católica romana) utilizándose mucho en ellos las incensaciones (uso de incienso, dirigir el incensario su humo hacia alguna persona o cosa) y las unciones.
El celibato es opcional para los sacerdotes maronitas.
Actualmente, su Patriarca es Su Beatitud Bécharc Boustros Raï, Patriarca de Antioquia de los Maronitas, elegido por el Santo Sínodo de la Iglesia Maronita. Fue ordenado Cardenal por el Papa Emérito Benedicto XVI en el año 2012. Tiene su sede patriarcal en BKERKE, cercano a Bayreuth, El Líbano.
La Iglesia Maronita tiene 13 eparquías (diócesis) en el Líbano y 15 en la diáspora (Oriente Medio, América y Australia).
Recientemente, el Papa Francisco le pidió al Patriarca Maronita velar por los diálogos entre cristianos y musulmanes. El Patriarca, un católico metido en la realidad del Oriente próximo, se ha propuesto crear un ambiente de tolerancia y fraternidad entre las distintas confesiones religiosas de la región. Los maronitas católicos de Oriente Próximo se congregaran principalmente en El Líbano, Siria y Chipre. La labor de los maronitas puede entenderse como el puente cristiano entre Oriente y Occidente, los maronitas son árabes y tienen la cultura musulmana por lo que constituyen un elemento de unidad de todas esas facciones religiosas orientales, entre otros de los chíis y los suníes.
Ref: Diario el tiempo.com, http://www.nsdelibano.org.mx, estephannehme.org, http://www.iglesiasorientales.
hel
 
Mensajes: 10
Registrado: Dom Ago 24, 2014 3:39 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor sorines » Mié Oct 08, 2014 7:36 pm

La Iglesia Maronita

La Iglesia Católica tiene dos raíces: La Occidental y la Oriental.

La Oriental tiene cuatro sedes:

Jerusalén
Concatedral del Santísimo Nombre de Jesús, en Jerusalén,
donde el Patriarca Latino de Jerusalén tiene su cátedra. Imagen

Iglesia sede del Patriarcado Latino de Alejandría Imagen

Antioquia de Siria Imagen

Sede de Constantinopla Imagen

Dentro del grupo de Antioquia existen dos grupos: Sirio Occidental y Sirio Oriental.


La Iglesia Maronita forma parte del grupo Sirio Occidental.

Su lengua litúrgica es el siríaco.
Esta Iglesia se integra de lleno en la tradición cristiana oriental. Su pueblo es uno de los de raíces más antiguas de toda la cristiandad.

Catedral maronita de Alepo, Siria. Imagen

La Iglesia maronita es la que ha permanecido en comunión plena con Roma pese a todo los embates y luchas a que ha sido sometida por parte de monofisitas, bizantinos mamelucos y turcos.


Su nombre procede de San Marón, monje anacoreta con fama de santidad, del cual habla Juan Crisóstomo entre 404 y 407. Su vida y su forma de ser impactó a muchos lo cual hizo que muchos se le acercaran a vivir como el, originándose así diversos monasterios.

Con el paso del tiempo los monasterios que surgieron bajo la experiencia de San Marón, se unen y quedan asentados en las diócesis Cyro y Alepo en Siria. Fueron muchas las controversias sobre la persona de Cristo llegando hasta verdaderas herejías, es cuando los maronitas deciden seguir a favor del Concilio de Calcedonia que reconocía la naturaleza humana y divina de Jesús. en el enfrentamiento con los monofisitas quedaron mártires 350 monjes.

Debido al trabajo misionero de los monjes maronitas hacia los finales del siglo V los habitantes de la montaña libanesa se convierten al cristianismo, aunque la iglesia maronita más antigua del Líbano es conocida como Mar Mama y data del 749.

Posteriormente las relaciones con Bizancio son difíciles llegando a un enfrentamiento armado. Entre los años 702 y 705 los monjes del monasterio que preside la federación maronita eligen a su primer Patriarca, Juan Marón, posteriormente eligieron a otros obispos en su monasterio. el monasterio de Bet Morún fue destruido alrededor del año 900.

El Patriarca Juan II se instala en Antioquia y regresa a los orígenes de la Iglesia, donde aún había un grupo de maronitas. Posteriormente (938) lo trasladó a Akoura en la región de Biblos en el Líbano, región donde habían ido huyendo de las persecuciones de musulmanes. Allí residieron los patriarcas (34) hasta el año 1440. Donde desarrollaron una vida austera y sin sede fija. Durante tres siglos vivieron aislados del mundo, hasta que son encontrados nuevamente por los cruzados quienes los daban por extinguidos.

Con las Cruzadas llegó cierta latinización pues los maronitas del Líbano los acogieron. En ese momento se realizaron obras y buenas relaciones sobre todo a partir del viaje de San Luis de Francia.

1215: El Patriarca Jeremías Amchite acude al Concilio de Letrán.
1291: Son destruidos los reinos francos y los mamelucos traen el desastre matanzas, algunos patriarcas fueron vejados,
perseguidos y asesinados.
1246: Los Franciscanos continúan la comunicación entre Roma y Líbano.
1347: Gabriel de Hjoula fue quemado vivo, acompañado de otros mártires durante el periodo entre 1640 y 1741.
1440 a 1823: Los Patriarcas residirán en Wadi Qannuoubine, un valle inaccesible en el Convento de Nuestra Señora,
donde se suceden 24 patriarcas.

De todo este periodo solo quedan restos materiales: unas iglesias, algunos nombres de autores, restos históricos y algunos libros litúrgicos.

1516: El Líbano cae igual que todo el Oriente en manos de los turcos. La ocupación se prolongó hasta el 1918.
1548: Se funda el Colegio Maronita, el cual tiene gran importancia en la cultura maronita y en la vida de otras comunidades cristianas orientales.
En los siglos XVII y XVIII, algunas comunidades de esas iglesias particulares retornan a Roma, creándose patriarcados católicos: el caldeo, melkita, sirio y armenio.
1580 – 1596: Sínodos orientales, polémicos con la latinización.
1626: Llegada de los Capuchinos a Líbano.
1635: Llegan los Carmelitas.
1656: Llegan los Jesuitas.

Fue muy importante el Patriarca Duhaihy (1630-1704) quien se forma en el Colegio Romano, donde desarrolla estudios teológicos. Reformará las órdenes religiosas maronitas, creándose la primera orden reformada maronita en 1694, llamada los Antoninos. El Patriarca tuvo una vida en santidad.

1808: Es destruid el Colegio Romano Maronita por Napoleón.
1818: Se crean Seminarios en el Líbano.
1823: El Patriarca se traslada indistintamente alternando a Dimane y a Bkerké.

Desde entonces, nueve han sido los patriarcas que se han sucedido, siendo la independencia de Líbano una de sus preocupaciones principales.



1860: Culminan las persecuciones de los drusos con la intervención de Napoleón III y ahí se inicia el camino masivo de la emigración.

Con la Primera Guerra mundial muere un tercio de la población, dado el prestigio del Patriarcado maronita, todas las comunidades delegan en el Patriarca Elías Hoayek, quien reclamará la independencia para el Líbano en el Congreso de Versalles pero quedan bajo el mandato francés. En los años siguientes la influencia latina se hace más intensa, lo cual provocara reacción en la comunidad maronita.

Después de la Segunda Guerra mundial llegó la independencia, los cual da equilibrio a las comunidades religiosas.

1975: Inicia la guerra civil, lo cual es causa para la emigración de miles de maronitas.

La iglesia maronita en la actualidad, como todas las iglesias, está enfrentando tres retos: la emigración, la presión de ciertas partes musulmanas y la secularización.

Fuente: http://sancharbel.org.mx/sitioWeb/historia/
NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE. SOLO DIOS BASTA. QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA.
sorines
 
Mensajes: 221
Registrado: Lun Ene 25, 2010 11:14 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor sorines » Mié Oct 08, 2014 8:59 pm

La Iglesia Maronita está en Miami, Florida
Artículo de Yédica Leal.
http://www.camino-neocatecumenal.org/ca ... 08-15.html

Ha sido una doble alegría para mí encontrarme con este artículo, pues la autora es una señora que conocí desde que era una niña, en mi país, que es el suyo y he trabajado con sus padres en la Iglesia. Su familia viajó de Cuba hacia Miami, para establecerse allí. Ahora después de tantos años, sin saber de ella, y sobre todo sin verla, pues sus padres me hablaban de ella cuando nos hemos visto pero nada más, encuentro este articulo tan hermoso y vivo de la Iglesia Nuestra Señora del Líbano de Miami.

Es mi testimonio que la Iglesia maronita de Miami muestra la hermosura de su fachada hacia la calle Coral Way y la Avenida 20 de la ciudad de Miami. Alguien que pase por dicha Avenida no imagina que dentro de aquellos ocres muros, hay vida, hay liturgia, hay iglesia. En muchas ocasiones pase por allí pero no tuve el gusto de entrar. Hoy por este trabajo descubro algo hermoso: que somos hermanos, que son una iglesia muy sufrida y que está viva. Por todo lo anterior he decidido escribir integro el artículo de la Sra. Yédica Leal, espero que al igual que yo, tengan el gusto de conocer esta iglesia de una forma más activa.

Exterior de la Iglesia Maronita Nuestra Señora del Líbano. Miami. Imagen Imagen

Interior de la Iglesia Imagen

Reliquias de San Charbel en la Iglesia Imagen Imagen

“A diario nos confunden con una mezquita o un templo judío”, dice Adela del Toro Becil, fundadora de la parroquia.

Esta iglesia católica de rito maronita, vive en completa unión con el Papa en Roma.

Los maronitas son católicos orientales, y gozan de la misma validez ante el Vaticano que los católicos occidentales. Ellos comparten la misma Biblia y enseñanzas, la misma fe, los mismos sacramentos y elementos litúrgicos con los católicos romanos. La misa maronita tiene el mismo valor y precepto dominical que la misa romana, y los santos sacramentos tienen el mismo significado. La Iglesia Maronita siempre ha seguido y apoyado las doctrinas de los concilios y papas, y por muchos siglos fue la única iglesia oriental en comunión con Roma.

El decreto No. 3 del Concilio Vaticano II declara “que las iglesias particulares de Oriente y Occidente gozan de igual dignidad y ninguna de ellas aventaja a las demás por razón de rito, y todas disfrutan de los mismos derechos y las mismas obligaciones”.

El nombre maronita viene de su fundador, San Marón, monje cuya santidad y sabiduría atrajeron a cientos de discípulos, quienes querían vivir bajo su guía espiritual. Las misas maronitas se caracterizan por ser muy solemnes, con la consagración completamente en arameo. De la liturgia católica oriental se ha dicho: “No sabíamos si estábamos en el cielo o en la tierra. Pues en la tierra no hay tal esplendor ni tanta belleza, y no hallamos palabras con que describirlo. Sólo sabemos que Dios mora ahí. No podemos olvidar esa belleza”.

Nuestra Señora del Líbano ha sido la única iglesia católica maronita en Miami por más de 30 años. Esta comunidad cuenta con más de mil familias, de las cuales 400 son miembros activos de la parroquia. Su párroco es el P. Elie Mikhael, quien es auxiliado por el P. Jorge Perales.

Entre los grupos parroquiales están la asociación de damas, el grupo de jóvenes y jóvenes adultos, el catecismo y el coro. Las misas dominicales son a las 9:00 a.m. en español, y a las 11:00 a.m. en ingles y árabe.

Todos los años, la parroquia organiza un festival a finales del mes de enero, donde participan más de 6,000 personas. También tienen numerosas fiestas árabes con música y comidas típicas durante el año.

Visitar una iglesia de rito maronita es aprender a amar a Dios de una forma diferente. Y recordar las palabras del Papa Juan Pablo II: “La Iglesia, una vez más, tiene que aprender a respirar con sus dos pulmones, el oriental y el occidental”.

Fuente: La voz Católica

PARA MAS INFORMACION VISITAR: http://www.ololmiami.org/


Imagen Celebración Eucarísitica Imagen

Imagen Actividades festivas Imagen

Les invito a conectar con http://www.paxcc.org/radiopaz/index.php?page=inicio
En la Radio Católica de Miami tienen un progama llamado "Con los dos pulmones" dirigido por el párroco de la iglesia Nuestra Señora del Líbano.

Imagen
NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE. SOLO DIOS BASTA. QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA.
sorines
 
Mensajes: 221
Registrado: Lun Ene 25, 2010 11:14 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Marigel » Jue Oct 09, 2014 3:47 pm

ORIGEN DEL MARONISMO : SAN MARÓN

Marón o también conocido como San Marón (m. 410, Siria), fue un monje anacoreta sirio, abad en San Ciro y fundador del rito católico oriental que lleva su nombre, la Iglesia Católica Maronita. Fue un cenobita de la Iglesia de Antioquía del siglo IV, que estableció una ermita en el Amanus occidental. Es un santo venerado tanto en la Iglesia católica y en la Iglesia Ortodoxa. La festividad de San Marón se celebra el 9 de febrero para la Iglesia católica romana, y el 14 de febrero para la Iglesia ortodoxa. Marón fue uno de los primeros evangelizadores de la región de Fenicia, que por el siglo IV conservaba sus ritos y religión pagana; la influencia de este asceta dio como resultado, el que sus discípulos fundaran algunos años después, enclaves de evangelización en Monte Líbano. Siguió su creencia con gran fe, por lo que su fama de santidad pronto se extendió por gran parte de la región de Siria. Era un muy estimado y profundo amigo espiritual de San Juan Crisóstomo, quien le escribía desde Cucusus. Tuvo en su vida numerosos seguidores que quisieron abrazar la vida de austeridad, soledad y oración, que él proponía. Sus características fueron: justicia, templanza, castidad y trabajo duro.
Marón nunca tuvo la idea de formar una iglesia; sino, más bien, quiso iniciar dentro de la Iglesia de Antioquía un camino especial de santidad. Su vida relatada con pocas líneas por el historiador eclesiástico Teodoreto de Ciro, se resume en: fidelidad a Cristo, siguiendo los consejos evangélicos; fidelidad a la iglesia de Cristo, defendiendo a los Santos Cánones de los primeros concilios eclesiásticos; y fidelidad a las santas tradiciones de la Iglesia Oriental, llevando una vida de ermitaño en la cumbre de una montaña, cercano al pueblo de Kfar Nabo, donde estaba erigido un templo al dios pagano Nabo, que él transformó en un templo cristiano.
Los maronitas son los cristianos que deben su nombre a Marón, el heremita sirio. Se lo conoce como santo patrón de todos los católicos maronitas y la ciudad de Volperino, Italia. Si bién los dos siglos después de la muerte de Marón en el 410 se encomendaron a los cuatro primeros cánones eclesiásticos, parte de la comunidad que creció de sus enseñanzas, abrazaría al monotelismo, rechazando así la doctrina del segundo concilio de Constantinopla, y durante las cruzadas, esta entra en comunión con elSumo pontífice en siglo XII.
MARÓN , a quien se considera, como uno de los primeros evangelizadores de la región de Fenicia, que por aquel entonces –s. IV- conservaba sus ritos y religión pagana; la influencia de este gran asceta dio como resultado, el que sus discípulos fundaran tiempo después, verdaderos enclaves de evangelización en Monte Líbano.
Marón siguió a Dios con una fe a toda prueba, por lo que su fama de santidad pronto se extendió por gran parte de la región de Siria. Tuvo en vida numerosos seguidores que quisieron abrazar la vida de austeridad, soledad y oración , que él proponía.
San Marón nació en Siria; hombre sencillo, que un día oyó la voz de Dios, aceptando inmediatamente el reto que significaba seguirle.
Marón, no solo fue ejemplo, sino que además fue para aquellos hombres un líder lleno de sabiduría y del Espíritu santo, que supo dar sentido a cada acción, con disciplina rigurosa. Alcanzó en vida, fama de santidad en incluso realizó milagros de curación y conversión.
Sus virtudes fueron ampliamente conocidas: justicia, castidad, templanza y duro trabajo, semillas que él mismo plantó en otros, quienes se convirtieron en el campo fértil, que llevó a Dios numerosas vocaciones, que serían tiempo después labradores diligentes y sabios, que harían florecer la Montaña de Líbano en la fe sólida y verdadera de nuestro Señor Jesucristo.
San Marón dejó esta vida, después de corta enfermedad, sin embargo, él vive hasta el día de hoy en todos y cada uno de los que pertenecen a la Iglesia Maronita. Su cuerpo desapareció - aunque se sabe que parte de su cráneo se encuentra en la catedral de Foligno - pero su espíritu y su alma viven, para animar ese jardín de virtudes excelsas que él plantó.
Que San Marón conceda con su intercesión a todos los maronitas de México, continuar fieles a su legado de fe y amor que un día hizo brillar para Cristo las montañas de medio oriente. De este gran santo,y de la escuela de espiritualidad que él fundó, toma su nombre el Maronismo.
Iglesia católica maronita
La Iglesia maronita (Marunoye ; en de rito oriental, fundada por San Marón hacia finales del siglo IV y principios del V.
Se conoce actualmente con el nombre de Iglesias católicas orientales a las Iglesias cristianas orientales que reconocen la autoridad del papa de Roma, es decir, que son católicas, pero mantienen su organización y ritos particulares.
En el pasado fueron también llamadas uniatas, pero el término es hoy considerado despectivo e inexacto ya que refiere a las uniones parciales con la Iglesia de Roma pero no puede aplicarse a las Iglesias que siempre han estado en comunión con el papa. En la actualidad, el término uniatas subsiste entre los ortodoxos y es rechazado por los propios católicos orientales.
La Iglesia católica y maronita está en plena comunión con la Sede Apostólica de Roma, sin renunciar por ello a sus estructuras y rituales propios.
Antes, al igual que a las demás iglesias orientales católicas se le solía aplicar a la Iglesia Maronita el término uniata, pero este término actualmente no es sólo considerado despectivo sino también inexacto ya que se refiere a las uniones parciales con Roma y los maronitas nunca han estado en cisma con elpapa romano. Sus lenguajes litúrgicos son el siríaco y el árabe.
La , existen dos subgrupos: sirio-occidental y sirio-oriental. La Iglesia maronita forma parte del grupo sirio-occidental.
La Iglesia maronita es la única de todas las orientales que ha permanecido en plena comunión con Romadurante la historia, a pesar de los embates que sufrió a través de los siglos por parte de los monofisitas, los romanos orientales, los turcos y los mamelucos.

Historia
Los maronitas eran originalmente cristianos agrupados en torno a Marón, personaje que vivió cerca de era Dios, otros sólo reconocían su humanidad; unos veían en él dos voluntades, otros sólo una. La división atravesaba las ciudades, las aldeas e incluso las familias. Marón quiso mantenerse al margen de la polémica y se fue a vivir a la montaña. Tras un tiempo de meditación, formó una comunidad de fieles en torno suyo, que tras su muerte en el 410 tomaron el nombre de maronitas.
En cuanto a las controversias teológicas, los maronitas hicieron radicalmente suya la doctrina del Concilio de Calcedonia (451), que sostenía que Cristo era a la vez Dios y hombre que tenía dos voluntades, humana y divina. Los enemigos de esta doctrina pasaron a ser entonces enemigos de los maronitas, quienes fueron perseguidos y asesinados en gran número. Empezaron entonces a emigrar hacia el Monte Líbano.
Los habitantes de la montaña libanesa eran cristianos, y habían tenido ya contacto con los maronitas anteriormente. La afluencia de exiliados discípulos de san Marón les hizo abrazar la causa del maronismo. Con la conquista árabe perdieron en gran medida el contacto con Constantinopla y su patriarca, debiendo elegir a su propia autoridad suprema. El primer patriarca maronita fue san Juan Marón (687). El emperador de oriente, acostumbrado a tener bajo su control los asuntos de la iglesia a través de los patriarcas, a quienes designaba, no toleró la independencia maronita y mandó a su ejército a atacarlos. La batalla tuvo lugar en Amiún y la ganaron los maronitas. El patriarcado maronita se consolida y establece su sede en Kfarhay.
En el siglo XII, debido al contacto con los cruzados, la iglesia maronita se aproximó a la iglesia católica, en la que se integró en el siglo XVI.
Las principales comunidades maronitas están hoy en Siria y Líbano, aunque dado que ha sido una comunidad propensa a la emigración, hay numerosos maronitas también en Australia, Francia, Estados Unidos, Brasil, Canadá, México y Argentina. El jefe de la iglesia maronita lleva hoy el título de "patriarca de Antioquía y de todo el Oriente de los maronitas" y tiene su sede en Bkerke (Líbano). El titular actual es Béchara Pedro Raï, nombrado por el Sínodo el 15 de marzo de 2011.
Los maronitas tienen no solo a san Marón, como patrono, sino también es formadora de otros santos libaneses: san Juan Marón, Nimatullah Al-Hardini, Chárbel Makhlouf y Rafka Choboq Ar-Rayes.
PAZ Y VIDA
Marigel
Marigel
 
Mensajes: 13
Registrado: Jue Jul 31, 2014 3:14 pm

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Rocio Barbosa » Vie Oct 10, 2014 8:58 pm

EL MARONISMO

La Iglesia Maronita pertenece al rito Siriaco-Araméo que ha heredado y guardado las tradiciones de las primitivas comunidades cristianas de Jerusalén y Antioquía.

Los maronitas se sienten orgullosos de pertenecer al Patriarcado de Antioquía, cuyo rito y liturgia datan de la época de los Apóstoles.

Desde que los Apóstoles pasaron por Líbano en su camino a Jerusalén , desde Antioquía y de regreso, fundaron la primera iglesia en Líbano. Se dice, que El Apóstol Pedro, en persona, participó en la cristianización del pueblo libanés. Desde entonces, se mantienen fieles a la primera predicación, incluso, en las campañas de persecución, que se remontan al tiempo de los romanos.

El nombre de "Maronitas", tiene su origen en el siglo IV, en el que vivió un famoso monje ermitaño llamado Marón, cuyos discípulos fueron grandes defensores de la ortodoxia cristiana , y conocidos también, por su virtud y sabiduría.

Para escapar de las continuas persecuciones y opresión de los enemigos de la fe: paganos provenientes del Imperio Romano, tiempo después, de la dominación Árabe y del Imperio Turco-Otomano. Los monjes, y numerosos cristianos se refugiaron en Líbano, ocupando desde aquel entonces las inaccesibles montañas, que con el tiempo llegaron a ser fecundas tierras de labor, y vergeles llenos de árboles frutales y vides, todo, fruto del trabajo organizado y duro .

Es indudable, que la nueva patria moldeó y pulió su personalidad y carácter, convirtiéndolos en heraldos de la paz y la convivencia fraterna, entre los pueblos de la tierra. Fueron trabajadores diligentes e industriosos, que sacrificaron su vida por la unidad, la seguridad, la fe y el amor por el rito antioqueño.

Por siglos sufrieron grandes pruebas, persecuciones, servidumbre y muerte, sin embargo, gracias a la perseverancia y santidad de los monjes, pudieron conservar la verdadera fe, ofreciendo a las generaciones que les sucedieron un espíritu de libertad que les preservó de ser asimilados por el Islam.

Los Maronitas fueron líderes en muchos ramos de la cultura y la ciencia como: teología, filosofía, poesía, literatura, arquitectura, pintura y artes. Fueron los primeros en introducir la imprenta, publicando los primeros libros en medio-oriente, además de ser pioneros en la educación primaria y superior, gracias al empeño de los patriarcas y sobre todo de los monjes.

Hoy el pueblo maronita se encuentra extendido por el mundo, su presencia y su voluntad de independencia y conservación del patrimonio territorial y cultural, que les es propio, testifican su calidad espiritual, su piedad y su libertad, que les ha conservado íntegros y a la vez en constante progreso. Son conocidos, como trabajadores incansables, devotos de su herencia y de su amor a La Santísima Virgen.

Su ininterrumpida cadena de mártires, confesores y santos como: San Marón, San Juan Marón y los contemporáneos, San Charbel, La Beata Rebeca y el Honorable Padre Al-Hardini a quien S.S. Juan Pablo II acaba de conceder la beatificación, que tendrá verificativo el 10 de mayo de 1998, son testigos de la fidelidad, lealtad, y fe al Evangelio como Palabra viva y permanente de Dios.

Han defendido heroicamente su existencia en la libertad dando ejemplo a otros pueblos de unidad y coherencia en su ideal, que es esencialmente un mensaje de amor.

Muchos son los europeos y actualmente americanos que se han sentido atraídos a la Montaña Libanesa, para vivir la experiencia del ascetismo y espiritualidad propios de los maronitas.

El Pueblo Maronita lleva inherente su fe y sus tradiciones, llevando, por este motivo, al mundo entero la suave fragancia de las virtudes cristianas a la vida que les rodea.

Cada maronita debería sentirse orgulloso de su herencia y conservar la memoria de sus antepasados, para seguir sus huellas y abrir así el camino a las futuras generaciones para que conserven su cultura, unidad y tradición.

Como Jesús mandó a sus Apóstoles para que fueran a evangelizar todas las naciones e hicieran discípulos, la naciente Iglesia creció y se extendió fuera de Jerusalén. Experimentó otras tradiciones, culturas, costumbres, idiomas, formas de arte, arquitectura y música. El oriente y el occidente cristianos expresan las mismas verdades fundamentales de su Fe católica en formas diversas, singulares y con distintos adornos. La Iglesia no es lo mismo que un rito. Dentro de la Iglesia católica existen 22 iglesias autónomas, cada una de las cuales sigue su propio rito. Todas tienen 3 elementos básicos: La Fe y el dogma Apostólico, Los misterios o Sacramentos y la Unidad en torno al Papa.

Un rito es la liturgia única, la teología, la espiritualidad y el derecho, caracterizados por su propia influencia cultural, lingüística y de tradición. TOMADO DE: http://www.sancharbel.com/El%20Maronismo.htm

Este link lleva en pelicula la vida de un santo maronita "San Charbel" hermosa vida
Rocio Barbosa
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Ago 02, 2014 9:34 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor Rocio Barbosa » Vie Oct 10, 2014 9:05 pm

http://www.youtube.com/watch?v=_BvZaCWh11s este es el link de la hermosa y valiente vida de san Charbel.Bendiciones
Rocio Barbosa
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Ago 02, 2014 9:34 am

Re: 7. Órdenes maronitas. 29 septiembre

Notapor AMunozF » Sab Oct 11, 2014 1:57 am

..................................................EL TAU..................................................

TAU es la XIX letra del alfabeto Griego. Era la señal del dios Griego Attis, el dios Romano Mitra y el dios Druida Hu. La Cruz TAU era inscrita en la frente de cada persona admitida en los Misterios de Mitra. Cuando un rey era iniciado en los Misterios Egipcios, el TAU se colocaba contra sus labios. En el antiguo Egipto, el TAU representaba la Apertura Sagrada, o entrada o portal. También fue utilizado para marcar los recipientes de agua sagrada. De hecho, la TAU era un importante símbolo sagrado en la arquitectura y la cultura Egipcia antigua. Cuando TAUs sagradas se unen entre sí horizontalmente, representan un templo. En el antiguo Egipto, se erigieron enormes columnas de esta manera. Henges en Gran Bretaña (Stonehenge) son Taus sagrados que se unieron, muy a menudo en un diseño circular, para formar un templo. Una doble TAU forma un "Dolmen", como los que se encuentran en Irlanda. La primer referencia Judeo-Cristiana de la TAU es de Ezequiel 9:4, "pasa por la ciudad de Jerusalén y marca un TAU (usualmente traducido como "marcar" o "marcar una cruz", pero en el texto Hebreo original la interpretación es "marcar un taw o tav", es decir, la última letra del viejo alfabeto Hebreo) en las frentes de quienes gimen y se lamentan sobre todas las cosas detestables que se realizan en él"... El TAU fue usado por los " Antoninos", también conocido como el "Hospital Hermanos de San Antonio", una comunidad religiosa de hombres fundada en 1095 con la finalidad de cuidar a las personas que sufren la enfermedad común medieval de Fuego de San Antonio(lepra). Muy a menudo ves a San Antonio representado en el arte medieval, la TAU está bordada en su ropa o tiene un bastón en la forma de una TAU. Es razonable suponer que, dada la prominencia de la TAU en la historia religiosa y cultural del antiguo Egipto, que el TAU era un símbolo sagrado para Antonio mismo. La TAU fue pintada en el hábito de la orden medieval de los Antoninos. Ellos fueron disueltos como Orden por la Iglesia en el s. XVI cuando la lepra ya no era un problema. En el Cuarto Concilio de Letrán, el 11 de noviembre de 1215, el Papa Inocente III hizo referencia a la TAU y citó el versículo de Ezequiel 9:4 en referencia a la profanación de los Lugares Santos por los Sarracenos: "el TAU tiene exactamente la misma forma como la Cruz en la cual nuestro Señor fue crucificado en el Calvario, y sólo aquellos estarán marcados con este signo y obtendrán misericordia que han mortificado su carne y conformado su vida a la del Salvador Crucificado". Al final de su homilía Inocente exclamó: "SEAN CAMPEONES DE LA TAU". San. Francisco de Asís estaba presente y debe haber tomado esto en serio porque se convertiría en su símbolo sagrado. Antes del Cuarto Concilio de Letrán, San Francisco pudo haber visto la Tau en los hábitos de los Antoninos. San. Buenaventura dijo: "este símbolo TAU tenía toda la veneración y todas la devoción del Santo (Francisco): habló de él a menudo con el fin de recomendarlo y él lo rastreó a sí mismo antes de comenzar cada una de sus acciones". Francisco prefirió la Tau por encima de todos los otros símbolos: lo utilizó como su única firma para sus cartas, y pintó la imagen de ella en las paredes de todos los lugares en los que se quedó. San Francisco también estiraría los brazos, para mostrar a sus frailes que su hábito también tenía la Cruz Tau. Él instruyó a que no sólo les sirviera como un recordatorio, sino también como un símbolo activo para que sea un crucifijo caminando en sus vidas.

AMunozF
AMuñozF
AMunozF
 
Mensajes: 313
Registrado: Vie May 11, 2012 11:38 pm
Ubicación: México

AnteriorSiguiente

Volver a Rutas monásticas

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google Adsense [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |