41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y mujer

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor jcuengar » Jue Nov 07, 2013 2:51 pm

En la creación Dios hizo al hombre y luego reconoció su completez en "el otro" y estaban desnudos y no tenían vergüenza. Es decir estaban completos y eran suficientes el uno para el otro. No temían que el otro fuera en modo alguno una amenaza. Con el pecado se rompe esta alianza y visión de suficiencia del otro y a semejanza del miedo a Dios "porque estoy desnudo" (son Dios), miedo del otro y por tanto de mi mismo.
jcuengar
 
Mensajes: 106
Registrado: Lun Ene 09, 2012 5:56 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Dolovalencia » Sab Nov 09, 2013 12:40 pm

"Deseo" una mujer se convierte sólo en objeto de necesidad sexual.
La unión personal a la que están llamados desde el principio el hombre y la mujer no corresponde a que una de las dos personas exista solo como sujetó de satisfacción sexual. Esta reducción no corresponde a la naturaleza en cuestión, esta extingue el significado personal y de comunión propio del hombre y de la mujer. La concupiscencia aleja la intención recíproca del hombre y la mujer de la comunión propia de su perenne y recíproca atracción, reduciendo la a dimensiones utilitarias. El ser humano se sirve de otro ser humano usándolo solo para satisfacer sus propias necesidades.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor maandreuster » Sab Nov 09, 2013 7:06 pm

¿Qué extingue el significado personal y “de comunión”, propio del hombre y de la mujer?
La concupiscencia que se forma dentro de la persona, expresada como Potencia que no llega a Actualizarse.
maandreuster
 
Mensajes: 104
Registrado: Lun Ago 06, 2012 7:20 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Monica Guzman » Lun Nov 11, 2013 6:08 am

¿Qué extingue el significado personal y “de comunión”, propio del hombre y de la mujer?

La concupiscencia que reduce la relación de un hombre con una mujer haciendo de uno sujeto y del otro objeto. Cuando un hombre usa de la mujer como objeto para satisfacer sus necesidades sexuales. Y no como el don recíproco de cada uno como inicialmente ha sido creado por Dios.

Saludos

Mónica
Monica Guzman
 
Mensajes: 62
Registrado: Mié Ene 16, 2013 4:55 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor cabacort » Lun Nov 11, 2013 11:05 pm

¿Qué extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer?
Lo extingue el hecho de ver a la pareja como un objeto de deseo, como el medio o el cuerpo para satisfacer la necesidad sexual, por encima del amor, de la comunión y de la donación mútua.
Cuando una de las personas de la pareja es sujeto de satisfacción sexual y ve a su cónyuge como objeto de satisfacción de la misma, mucho se pierde de ese significado esponsalicio de la pareja.
De gran gravedad es cuando ambos, hombre y mujer, ven en la pareja sólo la realización de sus deseos sexuales y olvidan todos los elementos que le dan valor a su unión conyugal. Esto anula totalmente la gran riqueza y trascendencia del matrimonio como relación humana y espiritual, única en la vida de cada uno de ellos.
cabacort
 
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jun 14, 2013 5:02 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Alejandra S » Mié Nov 13, 2013 11:11 pm

Cuando la concupiscencia arrastra a la voluntad hacia el reduccionismo de mirar a la otra persona solo para fines egoístas sexuales se comete un pecado que provoca ruptura con Dios, con el otro, con la naturaleza y con uno mismo. Entonces es ese reduccionismo el que extingue el significado personal y de comunión propio del hombre y de la mujer.
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Carlos64 » Vie Nov 15, 2013 11:18 am

Pregunta: "¿Qué extingue el significado personal y de comunión, propio del hombre y de la mujer?"

La reducción del sujeto humano a la condición de objeto concupiscible (objeto de satisfacción libidinal, objeto de deseo), inherente a la reducción intencional que se da como resultado del dominio de la concupiscencia en el interior o corazón, es el elemento que extingue el significado personal y de comunión que, según el designio divino original, es inherente a la condición humana en sus dos géneros (masculino, femenino, ambos atraídos entre sí en virtud de su tendencia a la comunión procreativa).

Cito: "La “concupiscencia” aleja la dimensión intencional de la existencia recíproca del hombre y de la mujer de las perspectivas personales y “de comunión”, propias de su perenne y recíproca atracción, reduciéndola y, por decirlo así, empujándola hacia dimensiones utilitarias, en cuyo ámbito el ser humano “se sirve” del otro ser humano, “usándolo” solamente para satisfacer las propias “necesidades”."

En suma, el hecho de que la concupiscencia que habita en el corazón humano como consecuencia del pecado reduzca la dinámica de la comunión entre el varón y la mujer a una sombra de la misma, en el sentido de reducirla a la búsqueda de posesión y placer (satisfacción) físico, tiene como resultado que la comunión querida por Dios se haga imposible (no puede haber verdadera comunión entre un sujeto que posee y un "objeto" que es poseído, ni entre dos "objetos" que se poseen entre sí) dado que una condición irrenunciable para la comunión es el don mutuo de subjetividades íntegras, las cuales se ven desdibujadas y despojadas de su integridad por el deseo concupiscente. La intencionalidad de los actos del hombre (expresada en su mirada impúdica al objeto de deseo, tal como la denuncia Cristo) ha perdido su norte: de ser una intencionalidad originariamente tendiente al don de si y a la comunión, se ha transformado en una intencionalidad orientada a la satisfacción sexual como fin egoísta y a la posesión del otro como dinámica de confrontación. En un análisis axiológico final, este cambio en la intencionalidad de los actos viene a dar como fruto un cambio en la intencionalidad (dimensión valorativa) de la misma existencia: el hombre pierde su valor intrínseco (el valor esponsalicio de su ser espiritual y corpóreo) para convertirse en esclavo de sus pasiones en una condición irresoluble de insaciabilidad. La comunión procreativa, pleno sentido de la sexualidad humana según el designio de Dios, es suplantada por la concupiscencia de la carne que aflora desde el interior del hombre.

Dios la bendiga, Dra. Calva.
Discípulo de Cristo por amor del Padre y unción del Espíritu. Miembro de la Iglesia por gracia divina. Amar a Jesús es mi mayor alegría.

Dios te salve, María, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.
Avatar de Usuario
Carlos64
 
Mensajes: 98
Registrado: Mar Sep 17, 2013 6:58 pm
Ubicación: Costa Rica

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Titica » Vie Nov 15, 2013 3:09 pm

Cuando Cristo habla del hombre que “mira para desear”, no indica sólo la dimensión de la intencionalidad de “mirar”, por lo tanto del conocimiento concupiscente, la dimensión “psicológica”, sino que indica también la dimensión de la intencionalidad de la existencia misma del hombre. Es decir, demuestra quién “es”, o mas bien, en qué “se convierte”, para el hombre, la mujer a la que él “mira con concupiscencia”. En este caso la intencionalidad del conocimiento determina y define la intencionalidad misma de la existencia. En la situación descrita por Cristo esa dimensión pasa unilateralmente del hombre, que es sujeto, hacia la mujer, que se convierte en objeto.
Esto afecta a la union o "comunion" personal a la que estan los dos, hombre y mujer "desde el principio", cambio en oposicion la circunstancia eventual de que una de las dos personas exista solo como sujeto de satisfaccion de la necesidad
sexual y la otra parte se covierta exclusivamente en objeto de esa satisfaccion.
Porque de acuerdo al Gn. 2,24 "el hombre se unira a su mujer y vendran a ser los dos una sola carne". Y desde aqui esta la base del significado personal y de "comunion" propio del hombre y la mujer.
Titica
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ene 02, 2012 1:54 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor b. gabriel reyes reyes » Vie Nov 15, 2013 10:13 pm

[b]¿Qué extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer?[/b]

[i]El significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer, se extingue por el cambio profundo de la intencionalidad de la existencia misma del hombre, un cambio que pasa de la dimensión objetiva a la plena dimensión subjetiva. Esta reducción intencional suscita la decisión de relacionarse con otro ser humano según la escala de valores propia de la concupiscencia y extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer, a través del cual, según el Génesis 2, 24, "el hombre... se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne".

En esta eventual circunstancia, en contradicción a la unidad de “comunión” a la que están llamados “desde el principio” en la “libertad del don”, hombre y mujer existen mutuamente como objeto de la satisfacción de la necesidad sexual y cada uno, por su parte, es solamente sujeto de esa satisfacción, quedan privados del significado de su atracción en cuanto persona.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor freddy henao » Mar Nov 19, 2013 1:58 pm

La intencionalidad de la existencia, mediante el cual una determinada mujer comienza a existir para un determinado hombre no como sujeto de llamada y atracción personal o sujeto de “comunión”, sino exclusivamente como objeto de potencial satisfacción de la necesidad sexual, se realiza en el “corazón” en cuanto que se ha realizado en la voluntad. La misma intencionalidad cognoscitiva no quiere decir todavía esclavitud del “corazón”. Sólo cuando la reducción intencional, que hemos ilustrado antes, arrastra a la voluntad a su estrecho horizonte, cuando suscita su decisión de una relación con otro ser humano (en nuestro caso: con la mujer) según la escala de valores propia de la “concupiscencia”, sólo entonces se puede decir que el “deseo” se ha enseñoreado también del “corazón”. Sólo cuando la “concupiscencia” se ha adueñado de la voluntad, es posible decir que domina en la subjetividad de la persona y que está en la base de la voluntad y de la posibilidad de elegir o decidir, a través de la cual -en virtud de la auto-decisión o autodeterminación- se establece el modo mismo de existir con relación a otra persona. La intencionalidad de semejante existencia adquiere entonces una plena dimensión subjetiva.
freddy henao
 
Mensajes: 41
Registrado: Mar Jun 04, 2013 5:33 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Mié Nov 27, 2013 6:07 pm

La intencionalidad de la existencia, cuando en dos personas se den mutuamente como objeto de la satisfacción de la necesidad sexual, y cada uno, por su parte, sea solamente sujeto de esa satisfacción. Esta reducción, extingue el significado personal y de comunión, propio del hombre y de la mujer, el ser humano se sirve del otro ser humano, usándolo solamente para satisfacer las propias necesidades. La concupiscencia aleja la dimensión intencional de la existencia recíproca del hombre y de la mujer de las perspectivas personales y de comunión.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Mary Jo » Dom Dic 01, 2013 9:50 pm

¿Qué extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer?

El hombre y la mujer están llamados a la unión o “comunión” personal. Sin embargo, sucede que puede ser vista una de las dos personas sólo como sujeto de satisfacción de la necesidad sexual, y la otra se convierta exclusivamente en objeto de esta satisfacción. Tampoco corresponde a esta unidad de "comunión" el caso de que ambos, el hombre y la mujer, existan mutuamente como objeto de la satisfacción de la necesidad sexual, y cada uno, por su parte, sea solamente sujeto de esa satisfacción.
Esta "reducción" de un contenido tan rico de la recíproca y perenne atracción de las personas humanas, en su masculinidad o feminidad, no corresponde precisamente a la "naturaleza" de la atracción en cuestión. Esta "reducción", en efecto, extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer, a través del cual, según el Génesis 2, 24, "el hombre... se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne".
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor mari_pily » Dom Dic 01, 2013 10:01 pm

¿Qué extingue el significado personal y de comunión entre el hombre y la mujer?
La concupiscencia es lo extingue ese significado.
Lamentablemente al leer el texto me doy cuenta de que efectivamente existen muchas relaciones que dieron en torno al sexo, viéndolo como el principal motivo para unir sus vidas y convirtiendo a la mujer en un objeto a la cual usa cuando a el se le place y lo peor de todo que la mujer accede a eso.
mari_pily
 
Mensajes: 105
Registrado: Dom Jun 09, 2013 4:42 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor katrinaruiz » Mié Dic 04, 2013 10:56 pm

La concupiscencia extingue el significado personal y de comunión puesto que reduce a la persona de manera utilitarista, viéndola como objeto de satisfacción personal y de esa manera limitándonos y no vivir una donación autentica, en la cual no se trata de lo que nos satisface sexualmente sino de cuanto entregamos por esa persona amada, se trata de donarse tal cual se es. La concupiscencia rompe el significado esponsal del cuerpo para el cual originalmente fuimos creados.
katrinaruiz
 
Mensajes: 52
Registrado: Lun Jun 03, 2013 10:57 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor BlancaElena » Lun Ene 20, 2014 12:23 pm

¿Qué extingue el significado personal y “de comunión”, propio del hombre y de la mujer?

La extingue la reducción que se realiza de la atracción personal mutua feminidad y masculinidad en comunión. Ya no corresponde a la naturaleza misma porque no parte de personas como sujetos sino que uno es objeto en potencia de satisfacción sexual para el otro, lo usa para sus necesidades sexuales, cambia la intencionalidad de existencia. Se vuelve subjetiva la conciencia y el corazón es dominado por la voluntad presa de la concupiscencia que aleja cada vez más del estado esponsalicio
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor mamafeliz » Jue Ene 23, 2014 11:40 am

Cuando Cristo habla del hombre que "mira para desar" demuestra que la mujer se convierte en objeto para el que "mira con concupiscencia".
La mujer quda privada del significado de su atracción como persona y se convierte en objeto de potencial satisfacción sexual inherente a la masculinidad. Este cambio de intencionalidad de la existencia se realiza en el "corazón" y se puede convertir en esclavitud del "corazón" cuando arrastra a la voluntad a su estrecho horizonte de "deseo".
A la unión o "comunión" personal a la que están llamados "desde el principio" el hombre y la mujer recíprocamente está en oposición que una de las dos personas exista sólo como objeto.
Esta "reducción" no corresponde a la "naturaleza" de la atracción y extingue el significado personal y "de comunion" a través del cual según el Genesis 2,24 "El hombre se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne"
La concupiscencia aleja la dimensión intencional "de comunión" reduciendola hacia la dimensión utilitaria de satisfacción.
mamafeliz
 
Mensajes: 116
Registrado: Mié Jun 05, 2013 12:33 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor Dairo Camacho » Lun Feb 24, 2014 11:49 am

¿Qué extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer?

El acto de mirar con deseo o con concupiscencia, hace que la mujer se convierte para el hombre en un simple objeto con miras a satisfacer sus deseos sexuales, privándola así de su significado como persona y de la atracción que así pueda hacer ella del hombre. Este cambio de intencionalidad puede llevar a una esclavitud del corazón y por lo tanto extinguiría el acto de comunión propios del hombre y de la mujer.
Dairo Camacho
 
Mensajes: 76
Registrado: Mar Jun 11, 2013 9:28 am

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor marthika7 » Mié Mar 19, 2014 3:10 pm

¿Qué extingue el significado personal y "de comunión", propio del hombre y de la mujer?

Lo que extingue este significado es la concupiscencia, la cual reduce a la persona a mero “objeto” de satisfacción de la “necesidad sexual”. Ella aleja “la dimensión intencional de la existencia recíproca del hombre y de la mujer de las perspectivas personales y "de comunión", propias de su perenne y recíproca atracción, reduciéndola”, llevándolas a una visión utilitarista del otro, en el que este se vuelve objeto, del cual el hombre o la mujer “se sirven”, para usarlo y satisfacer las propias “necesidades”. La relación entre el hombre y la mujer dejan de ser donación o reciproco “para”.
marthika7
 
Mensajes: 179
Registrado: Mié Ene 04, 2012 4:01 pm

Re: 41. La concupiscencia rompe la comunión entre hombre y m

Notapor claudia corchado » Lun Abr 07, 2014 4:47 pm

Pregunta:
¿Qué extingue el significado personal y “de comunión”, propio del hombre y de la mujer?
La reducción de la recíproca y perenne atracción de las personas humanas, en su masculinidad o feminidad. Esta “reducción” extingue el significado personal y “de comunión”, propio del hombre y de la mujer, a través del cual, según el Génesis 2, 24, “el hombre... se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne”. La “concupiscencia” aleja la dimensión intencional de la existencia recíproca del hombre y de la mujer de las perspectivas personales y “de comunión”, propias de su perenne y recíproca atracción, reduciéndola y, por decirlo así, empujándola hacia dimensiones utilitarias, en cuyo ámbito el ser humano “se sirve” del otro ser humano, “usándolo” solamente para satisfacer las propias “necesidades”.

Saludos a todos.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Anterior

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron