72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

En esta tercera y cuarta partes se toca la teología del cuerpo, la
resurrección de los cuerpos, la virginidad, el celibato,la abstinencia en el
matrimonio, la doctrina paulina sobre virginidad y matrimonio .

Esta parte consta 23 lecciones que se enviarán todos los martes y viernes a
partir del 14 de enero de 2014 , la última será el 1 de abril del 2014
.Estas son la tercera y cuarta partes de seis partes que se darán de manera
consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año
y consta de:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano,
también conocida como Teología del Cuerpo.

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor pilar calva » Jue Ene 16, 2014 6:14 pm

72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Nuestro análisis se centra sobre todo en lo que se podría denominar «antropología sobre la resurrección» según San Pablo. El autor de la Carta contrapone el estado del hombre «de tierra» (esto es, histórico) al estado del hombre resucitado, caracterizando

(10-II-82/14-II-82)

1. De las palabras de Cristo sobre la futura resurrección de los cuerpos, referidas por los tres Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), hemos pasado en nuestras reflexiones a lo que sobre ese tema refiere San Pablo en su Carta a los Corintios (cap. 15). Nuestro análisis se centra sobre todo en lo que se podría denominar “antropología sobre la resurrección” según San Pablo. El autor de la Carta contrapone el estado del hombre “de tierra” (esto es, histórico) al estado del hombre resucitado, caracterizando, de modo lapidario y, a la vez, penetrante, el interior “sistema de fuerzas” específico de cada uno de estos estados.

2. Que este sistema interior de fuerzas deba experimentar en la resurrección una transformación radical, parece indicado, ante todo, por la contraposición entre cuerpo “débil” y cuerpo “lleno de poder”. Pablo escribe: “Se siembra en corrupción, y resucita en incorrupción. Se siembra en ignominia y se levanta en gloria. Se siembra en flaqueza y se levanta en poder” (1 Cor 15, 42-43). “Débil” es, pues, el cuerpo que -empleando el lenguaje metafísico- surge de la tierra temporal de la humanidad. La metáfora paulina corresponde igualmente a la terminología científica, que define el comienzo del hombre en cuanto cuerpo con el mismo término (semen). Si a los ojos del Apóstol, el cuerpo humano que surge de la semilla terrestre resulta “débil”, esto significa no sólo que es “corruptible”, sometido a la muerte a todo lo que a ella conduce, sino también que es “cuerpo animal” (1). En cambio, el cuerpo “lleno de poder” que el hombre heredará del último Adán, Cristo, en cuanto participe de la futura resurrección, será un cuerpo “espiritual”. Será incorruptible, ya no amenazado por la muerte. Así, pues, la antinomia “débil-lleno de poder” se refiere explícitamente no tanto al cuerpo considerado aparte, cuanto a toda la constitución del hombre considerado en su corporeidad. Sólo en el marco de esta constitución el cuerpo puede convertirse en “espiritual”; y esta espiritualización del cuerpo será la fuente de su fuerza e incorruptibilidad (o inmortalidad).

3. Este tema tiene sus orígenes ya en los primeros capítulos del libro del Génesis. Se puede decir que San Pablo ve la realidad de la futura resurrección como una cierta restitutio in integrum, es decir, como la reintegración y, a la vez, el logro de la plenitud de la humanidad. No se trata sólo de una restitución, porque en este caso la resurrección sería, en cierto sentido, retorno a aquel estado del que participaba el alma antes del pecado, al margen del conocimiento del bien y del mal (cf. Gén 1-2). Pero este retorno no corresponde a la lógica interna de toda la economía salvífica, al significado más profundo del misterio de la redención. Restitutio in integrum, vinculada con la resurrección y con la realidad del “otro mundo”, puede ser sólo introducción a una nueva plenitud. Esta será una plenitud que presupone toda la historia del hombre, formada por el drama del árbol de la ciencia del bien y del mal (cf. Gén 3) y, al mismo tiempo, penetrada por el misterio de la redención.

4. Según las palabras de la primera Carta a los Corintios, el hombre en quien la concupiscencia prevalece sobre la espiritualidad, esto es, el “cuerpo animal” (1 Cor 15, 44), está condenado a la muerte; en cambio, debe resucitar un “cuerpo espiritual”, el hombre en quien el espíritu obtendrá una justa supremacía sobre el cuerpo, la espiritualidad sobre la sensualidad. Es fácil entender que Pablo piensa aquí en la sensualidad como suma de los factores que constituyen la limitación de la espiritualidad humana, es decir, esa fuerza que “ata” al espíritu (no necesariamente en el sentido platónico) mediante la restricción de su propia facultad de conocer (ver) la verdad y también de la facultad de querer libremente y de amar la verdad. En cambio, no puede tratarse aquí de esa función fundamental de los sentidos, que sirve para liberar la espiritualidad, esto es, de la simple facultad de conocer y querer, propia del compositum sicosomático del sujeto humano. Puesto que se habla de la resurrección del cuerpo, es decir, del hombre en su auténtica corporeidad, consiguientemente el “cuerpo espiritual” debería significar precisamente la perfecta sensibilidad de los sentidos, su perfecta armonización con la actividad del espíritu humano en la verdad y en la libertad. El “cuerpo animal”, que es la antítesis terrena del “cuerpo espiritual”, indica, en cambio, la sensualidad como fuerza que frecuentemente perjudica al hombre, en el sentido de que él, viviendo “en el conocimiento del bien y del mal” está solicitado y como impulsado hacia el mal.

5. No se puede olvidar que se trata aquí no sólo del dualismo antropológico, sino más aún de una antinomia de fondo. De ella forma parte no sólo el cuerpo (como hyle aristotélica), sino también el alma: o sea, el hombre como “alma viviente” (cf. Gén 2, 7). En cambio, sus constituivos son: por un lado, todo el hombre, el conjunto de su subjetividad psicosomática, en cuanto permanece bajo el influjo del Espíritu vivificante de Cristo; por otro lado, el mismo hombre, en cuanto resiste y se contrapone a este Espíritu. En el segundo caso, el hombre es “cuerpo animal” (y sus obras son “obras de la carne”). En cambio, si permanece bajo el influjo del Espíritu Santo, el hombre es “espiritual” (y produce el “fruto del Espíritu”: Gál 5, 22).

6. Por lo tanto, se puede decir que no sólo en 1 Cor 15 nos encontramos con la antropología sobre la resurrección, sino que toda la antropología (y la ética) de San Pablo están penetradas por el misterio de la resurrección, mediante el cual hemos recibido definitivamente el Espíritu Santo. El capítulo 15 de la primera Carta a los Corintios constituye la interpretación paulina del “otro mundo” y del estado del hombre en ese mundo, en el que cada uno, juntamente con la resurrección del cuerpo, participará plenamente del don del Espíritu vivificante, esto es, del fruto de la resurrección de Cristo.

7. Concluyendo el análisis de la “antropología sobre la resurrección” según la primera Carta de Pablo a los Corintios, nos conviene una vez más dirigir la mente hacia las palabras de Cristo sobre la resurrección y sobre el “otro mundo”, palabras que refieren a los Evangelistas Mateo, Marcos y Lucas. Recordemos que, al responder a los saduceos, Cristo unió la fe en la resurrección con toda la revelación del Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob y de Moisés, que “no es Dios de muertos, sino de vivos” (Mt 22, 32). Y, al mismo tiempo, rechazando la dificultad presentada por los interlocutores, pronunció estas significativas palabras: “Cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio” (Mc 12, 25). Precisamente a esas palabras -en su contexto inmediato- hemos dedicado nuestras precedentes consideraciones, pasando luego al análisis de la primera Carta de San Pablo a los Corintios (1 Cor 15).

Estas reflexiones tienen un significado fundamental para toda la teología del cuerpo; para comprender, tanto el matrimonio, como el celibato “por el reino de los cielos”. A este último tema estarán dedicados nuestros ulteriores análisis.

(1) El original griego emplea aquí el término psychikón. En San Pablo este término solo aparece en la primera Carta a los Corintios (2, 14; 15, 44; 15, 46) y en ninguna otra parte, probablemente a causa de las tendencias pregnósticas de los Corintios, y tiene un significado peyorativo; respecto al contenido, corresponde al término “carnal” (Cf. 2 Cor 1, 12-10, 4).

Sin embargo, en otras Cartas paulinas la “psiche” y sus derivados significan la existencia terrena del hombre en sus manifestaciones, el modo de vivir del individuo e incluso la misma persona humana en sentido positivo (por ejemplo: para indicar el ideal de vida de la comunidad eclesial; miâ-i psychê-i = “en un solo espíritu”: Flp 1, 27, sympsychoi = “con la unión de vuestros espíritus: Flp 2, 2; isópsychon = “de ánimo igual”: Flp 2, 20; cf. R. Jewett, Paul’s Anthropological Terms. A. Study of Their Use in Conflict Settings, Leiden 1971, Brill, pp. 2, 448-449).

Pregunta:
Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor garu » Dom Feb 16, 2014 11:39 am

El hombre nacido de otro hombre (se refiere a la descendencia de Adán y Eva) es débil, condenado a la muerte, corruptible. El hombre nacido en Cristo, es el hombre redimido y resucitado no atado a estados como el matrimonio y el celibato. Ambos estados son como distintos campos de lucha con miras a esa Nueva Tierra, donde se forja el cuerpo espiritual, que ya no estará sujeto a lucha alguna y que no será corruptible, sino inmortal o incorruptible. Cumplido el papel del hombre terrenal, cualesquiera que sea su vocación, el matrimonio, símbolo de comunión entre personas, o el celibato, símbolo de comunión con Dios, que se perfeccionará en la otra vida, el hombre despojado de todo equipaje o lastre, alcanzará, en toda su subjetividad sicosomática, la completa armonía de cuerpo y espíritu.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor lindoro50 » Dom Feb 16, 2014 1:05 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

Porque desde la perspectiva del apostolado, el celibato permite a una persona dedicarse enteramente a «los asuntos del Señor» y así «agradar al Señor con todo su corazón» (1 Co 7, 32). Por contraste, el casado no tiene la misma disponibilidad para dedicarse a las cosas de Dios (1 Co 7, 33). San Pablo recomendaba el celibato como un modo de alcanzar la libertad de amar a Dios total e incondicionadamente. La caducidad de la existencia humana («os digo esto, hermanos: el tiempo apremia...») (1 Co 7 29)) dice a los Corintios, debería hacer que «los que tienen mujer, vivan como si no la tuviesen» (1 Co 7, 29). De esta forma Pablo prepara el fundamento de su enseñanza sobre la continencia. La doctrina de Cristo sobre el celibato «por causa del reino de los cielos» (Mt 19, 12) encuentra un eco directo en la enseñanza del Apóstol de que «el no casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor» (1 Co 7, 32). Se expresa también en su deseo de servir a todos los miembros del Cuerpo de Cristo (Flp 2, 20 21; 1 Co 12, 25). La persona no casada puede dedicarse plenamente a esto, y por eso mismo, San Pablo puede ser, en un sentido pleno, un «apóstol de Jesucristo» (1 Co 1, 1) y un ministro del evangelio y desea que otros le imiten (1 Co 7, 7). Al mismo tiempo, el celo apostólico y la actividad pastoral («preocupación por los asuntos del Señor») no son la única motivación de Pablo para la continencia. La raíz y la fuente de este compromiso hay que buscarlas en la preocupación por «cómo agradar al Señor» (1 Co 7, 32). En el deseo de vivir una vida de profunda amistad con Cristo, se expresa la dimensión esponsal de la vocación al celibato”.

San Pablo observa que el hombre que está sujeto por el matrimonio «se encuentra dividido» (1 Co 7, 34) debido a sus obligaciones familiares. Así da a entender que este compromiso pleno «por agradar al Señor» implica la abstención del matrimonio. El estado de los no casados permite estar «preocupados por los asuntos del Señor, ser santos en el cuerpo y en el espíritu» (1 Co 7, 34).
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor Mary Jo » Dom Feb 16, 2014 4:19 pm

¿Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
Porque como bien contestó Jesús a los saduceos “cuando resuciten de entre los muertos, ni se casarán ni serán dadas en matrimonio” (Mc 12, 25). La comprensión del “cuerpo espiritual” nos da a entender que el hombre en el “otro mundo” ya no necesitará del matrimonio y vivirá la plenitud junto a Dios. Para quienes viven en el celibato se puede ver como un anticipo de la espiritualización del cuerpo. La castidad es un vivir la sexualidad como se vivirá cuando alcance su perfección suprema en el “otro mundo”.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor NELSON » Lun Feb 17, 2014 9:43 am

Pregunta:
Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

No se puede olvidar que se trata aquí no sólo del dualismo antropológico, sino más aún de una antinomia de fondo. De ella forma parte no sólo el cuerpo (como hyle aristotélica), sino también el alma: o sea, el hombre como “alma viviente” (cf. Gén 2, 7). En cambio, sus constituivos son: por un lado, todo el hombre, el conjunto de su subjetividad psicosomática, en cuanto permanece bajo el influjo del Espíritu vivificante de Cristo; por otro lado, el mismo hombre, en cuanto resiste y se contrapone a este Espíritu. En el segundo caso, el hombre es “cuerpo animal” (y sus obras son “obras de la carne”). En cambio, si permanece bajo el influjo del Espíritu Santo, el hombre es “espiritual” (y produce el “fruto del Espíritu”: Gál 5, 22).
Por lo tanto, se puede decir que no sólo en 1 Cor 15 nos encontramos con la antropología sobre la resurrección, sino que toda la antropología (y la ética) de San Pablo están penetradas por el misterio de la resurrección, mediante el cual hemos recibido definitivamente el Espíritu Santo. El capítulo 15 de la primera Carta a los Corintios constituye la interpretación paulina del “otro mundo” y del estado del hombre en ese mundo, en el que cada uno, juntamente con la resurrección del cuerpo, participará plenamente del don del Espíritu vivificante, esto es, del fruto de la resurrección de Cristo.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor Maria 2 » Lun Feb 17, 2014 12:13 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

San Pablo dice que el hombre dedicado al matrimonio “se encuentra dividido” por sus obligaciones familiares y que este compromiso, pleno y que agrada al Señor, aún así implica no atender mucho sus cosas. En cambio el estado de los no casados permite estar completamente atentos a los asuntos del Señor, lo cual requiere ser santos en el cuerpo y en el espíritu.

San Pablo recomienda el celibato como el modo de alcanzar la plena libertad de amar a Dios total e incondicionalmente. La doctrina de Cristo sobre el celibato por el reino de Dios encuentra un eco directo en la enseñanza del Apóstol de que “el no casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor” y lo expresa también en su deseo de servir a todos los miembros del Cuerpo de Cristo. La persona no casada puede dedicarse plenamente a esto, y por eso mismo, San Pablo es un “apóstol fiel de Jesucristo” y un ministro del evangelio, y desea que otros le imiten. Al vivir una vida de profunda amistad con Cristo, se expresa la dimensión de la vocación al celibato.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor mariaines » Mar Feb 18, 2014 7:44 am

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
Porque el hombre que lucha y es corruptible es el hombre que vive en la tierra, que está en discernimiento constante mientras que el hombre en CRisto es el que llega a la plenitud del ser como en el celibato (asi sera en el cielo), que no lucha, no es corruptible.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor Jeanette Palacios » Mar Feb 18, 2014 9:40 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

Es importante porque en ella vemos la diferencia del hombre corruptible o( hombre de la concuspiscencia) y el hombre en Cristo Resucitado lleno de la fuerza del Espiritu (hombre Espiritual)
El estado del hombre terrenal versus el estado del hombre Resucitado es en su interior un sistema de fuerzas y se convierte en Espiritual y esta espiritualizacion de su cuerpo sera la fuente de su fuerza. La Resureccion es la reintegracion y el logro de la plenitud de la humanidad.
Poe eso es muy importante la Resureccion del cuerpo: Aqui el hombre de la concuspiscencia muere ya que es un cuerpo animal y resucita en un cuerpo Espiritual. Al Resucitar el cuerpo tiene una justa supremacia sobre el cuerpo, la Espiritualidad sobre la sensualidad. San Pablo piensa aqui en la sensualidad como suma de los factores que constituyen la limitacion de la Espiritualidad humana es decir la fuerza que ata al Espiritu. El hombre Resucita en su autentica corporeidad(Espiritual)
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor patricio » Mar Feb 18, 2014 11:55 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
Es muy sabio, lo que hace S. Pablo para ayudarnos a entender a entender el matrimonio y celibato, cuando contrapone el estado del hombre “de tierra” al estado del hombre resucitado, caracterizando, de modo lapidario y, a la vez, penetrante, el interior “sistema de fuerzas” específico de cada uno de estos estados.
En este sistema interior de fuerzas, se debe experimentar en la resurrección una transformación radical, por la contraposición entre cuerpo “débil” y cuerpo “lleno de poder”. Pablo escribe: “Se siembra en corrupción, y resucita en incorrupción. Se siembra en ignominia y se levanta en gloria. Se siembra en flaqueza y se levanta en poder”. “Débil” es, pues, el cuerpo que empleando el lenguaje metafísico, surge de la tierra temporal de la humanidad. La metáfora paulina corresponde igualmente a la terminología científica, que define el comienzo del hombre en cuanto cuerpo con el mismo término (semen). Si a los ojos del Apóstol, el cuerpo humano que surge de la semilla terrestre resulta “débil”, esto significa no sólo que es “corruptible”, sometido a la muerte a todo lo que a ella conduce, sino también que es “cuerpo animal”. En cambio, el cuerpo “lleno de poder” que el hombre heredará del último Adán, Cristo, en cuanto participe de la futura resurrección, será un cuerpo “espiritual”. Será incorruptible, ya no amenazado por la muerte.
En la primera Carta a los Corintios, el hombre en quien la concupiscencia prevalece sobre la espiritualidad, esto es, el “cuerpo animal”, está condenado a la muerte; en cambio, debe resucitar un “cuerpo espiritual”, el hombre en quien el espíritu obtendrá una justa supremacía sobre el cuerpo, la espiritualidad sobre la sensualidad. Es fácil entender que Pablo piensa aquí en la sensualidad como suma de los factores que constituyen la limitación de la espiritualidad humana, es decir, esa fuerza que “ata” al espíritu mediante la restricción de su propia facultad de conocer la verdad y también de la facultad de querer libremente y de amar la verdad.
No olvidemos que se trata aquí no sólo del dualismo antropológico, sino más aún de una antinomia de fondo. De ella forma parte no sólo el cuerpo, sino también el alma: o sea, el hombre como “alma viviente”. En cambio, sus constituivos son: por un lado, todo el hombre, el conjunto de su subjetividad psicosomática, en cuanto permanece bajo el influjo del Espíritu vivificante de Cristo; por otro lado, el mismo hombre, en cuanto resiste y se contrapone a este Espíritu. En el segundo caso, el hombre es “cuerpo animal” (y sus obras son “obras de la carne”). En cambio, si permanece bajo el influjo del Espíritu Santo, el hombre es “espiritual” (y produce el “fruto del Espíritu”.
En toda la antropología de San Pablo están penetradas por el misterio de la resurrección, mediante el cual hemos recibido definitivamente el Espíritu Santo. El capítulo 15 de la primera Carta a los Corintios constituye la interpretación paulina del “otro mundo” y del estado del hombre en ese mundo, en el que cada uno, juntamente con la resurrección del cuerpo, participará plenamente del don del Espíritu vivificante, esto es, del fruto de la resurrección de Cristo.
La persona humana no tiene cuerpo, sino es cuerpo; el hombre y la mujer enteros con sus cuerpos, pertenecen al ámbito de la salvación. Por ellos y ellas murió Jesús corporalmente y los cuerpos han de compartir también la gloria del resucitado. La sexualidad como parte importante del cuerpo, asciende también al ámbito de la salvación; nuestra vida moral, se juega también en el uso de nuestro cuerpo.
Como resumen, el matrimonio es un don-carisma de Dios que lleva consigo una misión fundamental dentro de la sociedad y el celibato es un don y llamado de Dios para estar libres de compromiso y dedicarse con mayor eficacia a la misión de evangelizar a los hermanos; ambos son carismas, dones gratuitos de Dios.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor maguie » Jue Feb 20, 2014 7:40 pm

La contraposición que hace San Pablo es la siguiente: CUERPO DÉBIL VS. CUERPO LLENO DE PODER: Cuerpo en la tierra VS cuerpo en el Cielo con todas las diferencias y similitudes que había entre ellos; es decir, será el mismo cuerpo, la persona integral, con todas sus características, habilidades, potencias, etc., pero a diferencia del cuerpo en la tierra, el cuerpo en el Cielo estará 'espiritualizado', la tendencia dominante será hacia el espíritu y sus mociones y toda la actitud del cuerpo se ordenarán a esta tendencia. El cuerpo perderá su tendencia por satisfacer primariamente los sentidos.

Ahora bien, la comprensión de esta contraposición es muy importante para entender el matrimonio y el celibato, porque ambos estados de vida comprenden el uso del cuerpo, pero de diferentes formas y con diferentes objetivos inmediatos o 'terrenos'. Y ambas, formas correctas de uso del cuerpo conllevan la motivación de 'ganar' un cuerpo en el Cielo. Y al mismo tiempo son muy gráficas las diferencias, tanto como lo serán las diferencias entre el cuerpo en la tierra y el cuerpo en el Cielo. Estas dos formas de vida nos permiten vislumbrar cómo será el cuerpo resucitado glorioso.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor Silviamaria » Vie Feb 21, 2014 2:37 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace San Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y celibato?

Es importante porque por un lado está el hombre terrenal y por otro el hombre que se conserva para Dios. En ambos casos el hombre hace uso del cuerpo pero en el matrimonio la finalidad es la procreación, en el celibato es un amor más universal al servicio de los demás hermanos y de Dios principalmente. En la otra vida ya no necesitaremos estar casados ni en celibato; viviremos en plenitud junto a Dios.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Dom Feb 23, 2014 8:59 am

Según las palabras de la primera Carta a los Corintios, el hombre en quien la concupiscencia prevalece sobre la espiritualidad, está condenado a la muerte; en cambio, debe resucitar el hombre en quien el espíritu obtendrá una justa supremacía sobre el cuerpo, la espiritualidad sobre la sensualidad. Se habla de la resurrección del cuerpo, del hombre en su auténtica corporeidad, el “cuerpo espiritual” en la perfecta sensibilidad de los sentidos, su perfecta armonización con la actividad del espíritu humano en la verdad y en la libertad. El “cuerpo animal”, antítesis terrena del “cuerpo espiritual”, indica a la sensualidad como fuerza que frecuentemente perjudica al hombre, en el sentido de que él, viviendo “en el conocimiento del bien y del mal” está solicitado y como impulsado hacia el mal.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor virginia castro » Vie Feb 28, 2014 5:53 pm

Virginia Castro 72

Por que es importante la comprension de una contraposicion que hace San Pablo entre el hombre que lucha y es compatible, y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

La parte humana de la cual todo ser humano es participle, todos los hijos de Adan y por lo tanto somos corruptibles y estamos luchando ya sea en nuestro matrimonio, como se hace dificil de entender y llevar el celibate; pero aun asi tenemos el deseo de la Gloria ya que fuimos creados a imagen de Cristo resucitado y Pablo nos habla de la experiencia de todo ser humano, que somos debiles y tenemos cuerpo animal que nos lleva a convertirse en "llena de poder y espiritualidad"
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor yaluz » Lun Mar 03, 2014 10:44 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
R:
Se me hizo muy difícil el tema, creo que la importancia de comprender la contraposición que hace San Pablo para entender el matrimonio y el celibato, radica en que en todos existe la lucha entre el cuerpo animal y el cuerpo espiritual, así cada uno dará sus frutos. El hombre en cuyo cuerpo prevalece la fuerza de la carne, sus frutos serán de la carne, sin embargo, cuando al fin entendemos que el cuerpo espiritual debe prevalecer porque se da el encuentro con el Espiritu Santo, (que todos llevamos dentro, como regalo que nos dio nuestro Señor Jesús, al redimirnos con su muerte), dará frutos espirituales: la resurrección, la trascendencia y en ese “otro mundo” como bien dice San Pablo, se “ participará plenamente del don del Espíritu vivificante, esto es, del fruto de la resurrección de Cristo.”
Pienso, que, es determinante para el matrimonio y el celibato, pues este sistema de fuerzas debe estar transformado, pasar de un cuerpo débil a un cuerpo con poder, con el fin de alcanzar la espiritualización del cuerpo lo que será la fuente de su fuerza e incorruptibilidad (o inmortalidad). Si la vida matrimonial o la del celibato no alcanzan esta espiritualidad, tampoco gozaran de los frutos de la resurrección de Cristo.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor b. gabriel reyes reyes » Jue Mar 13, 2014 10:29 pm

[b]Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?[/b]

[i]Para entender el matrimonio y el celibato es importante que se comprenda la contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, porque nos lleva a profundizar en la antropología de la resurrección, y lo concreta en el interior “sistema de fuerzas” específico de cada uno de estos estados: El matrimonio y el celibato “por el reino de los cielos”[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor BlancaElena » Vie Mar 14, 2014 10:25 pm

Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

Es importante porque muestra al hombre que lucha y es corruptible pero cede a la concupiscencia en las obras de la carne que atan y prevalecen sobre el espíritu en contraposición al hombre en CRISTO que produce frutos del espíritu, por la supremacía del espíritu sobre el cuerpo en el matrimonio, estado esponsalicio, don de si "una sola carne" comunión por amor y en el celibato en su don de si a DIOS comunión por amor.
Avatar de Usuario
BlancaElena
 
Mensajes: 1415
Registrado: Mié Ene 18, 2012 8:45 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor sandrop » Mar Mar 18, 2014 12:51 pm

Pregunta:
Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

El hombre que lucha y es corruptible experimentará en la resurrección una radical transformación en su sistema interior de fuerzas, hacia un cuerpo –en su dimensión de totalidad corpórea-, espiritualizado, fortalecido en esta espiritualidad humana en Cristo resucitado y resucitador. Este hombre lleno de poder, lo es en la resurrección en Cristo. Este cuerpo -no solo restaurado que sería como volver a la condición antes del pecado- sino espiritualizado fortalecido que conserva, domina y se sobrepone a las sensibilidades corpóreas. Haciéndose en su condición masculina o femenina una plenitud en la gloria de Cristo de la que participa en forma espiritualizada. Resurrección en la que ya no se casara ni tomara esposo u esposa, con plena predisposición de sí mismo para darse al amor de los amores que es Dios.
sandrop
 
Mensajes: 206
Registrado: Jue Abr 19, 2012 8:09 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor vegafroilan » Mié Mar 19, 2014 9:58 pm

Pregunta:
Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?
R.- En el numero 3, es donde se hace una reflexión que a mi parecer es el mas acorde a la pregunta que nos hacen en este tema de la Espiritualización del Cuerpo según San Pablo.
3. Este tema tiene sus orígenes ya en los primeros capítulos del libro del Génesis. Se puede decir que San Pablo ve la realidad de la futura resurrección como una cierta restitutio in integrum, es decir, como la reintegración y, a la vez, el logro de la plenitud de la humanidad. No se trata sólo de una restitución, porque en este caso la resurrección sería, en cierto sentido, retorno a aquel estado del que participaba el alma antes del pecado, al margen del conocimiento del bien y del mal (cf. Gén 1-2). Pero este retorno no corresponde a la lógica interna de toda la economía salvífica, al significado más profundo del misterio de la redención. Restitutio in integrum, vinculada con la resurrección y con la realidad del “otro mundo”, puede ser sólo introducción a una nueva plenitud. Esta será una plenitud que presupone toda la historia del hombre, formada por el drama del árbol de la ciencia del bien y del mal (cf. Gén 3) y, al mismo tiempo, penetrada por el misterio de la redención.

SAN JOSE, PROTECTOR Y CUSTODIO FIEL, INTERCEDE POR NOSOTROS.
De los sermones de san Bernardino de Siena, presbítero :-)
vegafroilan
 
Mensajes: 76
Registrado: Vie Sep 14, 2012 6:38 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor antonio_7 » Mié Mar 26, 2014 2:34 pm

Porque es importante la comprension de una contraposicionque hase San Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en cristo, para entender el matrimonio y el celibato?

La importansia de una contraposicion aludida por El apostol de los gentiles, de la lucha del hombre corruptible,con respect al matrimonio, es un mandato antes que nada por el mismo DIos, sitado en el libro del Genesis, de acuerdo al designio del hombre seunira a su mujer y ya no seran dos sino uno,que es la constitucion del matrimonio en las palabras del Genesis, fomentado al llamamiento que nos hase DIOS para formar familia en matrimonio, de esta manera el hombre y mujer estan llamados al matrimonio, siertamente que es un encarrilamiento de dos seres hombre y mujer, por la busqueda de la resurreccion al final de los tiempos, y entonses es indissoluble pero con el compromise de cumplir en fidelidad y unidad diaria de parte de los conyuges, de las palabras de Pablo, de que el hombre corporio es debil creblantable y animal, seria entonses, de manera filial apelar por el amor infinito de DIOS para que refuerse el compromiso del matrimonio y de esta manera ser partisipes de la finalidad que es el hombre corporio y espiritual domoinante por alcansar la resurreccion de la carne en unidad filial siiempre a las ensenansas de Cristo, y en la manera del selibato como don deDIOS a los hombres, deacuerdo a las palabras de Cristo a la referensia de los enucs, es asi la luz que nosda Cristo, ensenandonos cumplimiento del selibato en toda la extencion y significado de la palabra el fue selibe en el ser hombre corporio y sometido a su ecensia espiritual sometiendolo todo en el como ejemplo vivo, al celibato del pecado y sus consecuensias y exortandonos a cumplir el yamamiento por la resurreccion del cuerpo por el reino de los cielos. Por eso es importante entender las eluciones Paulistas, hechas al primer adan hombre animal, fragil, corruptible, y el Segundo adan espiritual, glorioso y bensedor, por la resurreccion de nuestros cuerpor, hombre y mujer.
antonio_7
 
Mensajes: 94
Registrado: Jue Ago 29, 2013 1:17 pm

Re: 72. La espiritualización del cuerpo según San Pablo

Notapor Carlos64 » Mié Mar 26, 2014 10:06 pm

Pregunta: "¿Por qué es importante la comprensión de una contraposición que hace san Pablo, entre el hombre que lucha y es corruptible y el hombre en Cristo, para entender el matrimonio y el celibato?"

La comprensión de esta contraposición de la antropología paulina de la resurrección es importante para entender el matrimonio y el celibato en virtud de su íntima relación con la teología del cuerpo. La contraposición en sí nos remite a considerar la antinomia entre carnalidad (animalidad, concupiscencia, sensualidad como limitación cognoscente del espíritu) y espiritualidad (supremacía del espíritu sobre la carne, sensibilidad como armonía entre los sentidos y el espíritu conociendo la verdad, docilidad al Espíritu), de modo que guarda una coherencia significativa con toda la temática teológica en torno al significado original (esponsalicio) del cuerpo, su distorsión ética como fruto de la concupiscencia y su redención en Cristo desde lo profundo del hombre interior. En particular es relevante para con la experiencia ética cristiana en el contexto histórico, caracterizada por la perenne lucha por conservar el cuerpo en respeto y santidad (pureza) pese a la tensión derivada de lo concupiscente que nos habita. En torno a esta dinámica, propia del ethos cristiano, podemos asistir a una nueva comprensión del matrimonio y del celibato.

Dios la bendiga.
Discípulo de Cristo por amor del Padre y unción del Espíritu. Miembro de la Iglesia por gracia divina. Amar a Jesús es mi mayor alegría.

Dios te salve, María, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.
Avatar de Usuario
Carlos64
 
Mensajes: 98
Registrado: Mar Sep 17, 2013 6:58 pm
Ubicación: Costa Rica

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte III y IV: La resurrección de la carne y la virginidad cristiana

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |