120. La anticoncepción y la continencia periódica

Este curso consta 16 lecciones que se impartirán todos los martes y viernes a partir del 8 julio del 2014 , la última será el 30 de agosto del 2014 .Esta es la sexta y última parte de seis que se han dado de manera consecutiva e ininterrumpida:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta sexta parte contempla el acto conyugal abierto a la vida, «Humanæ vitæ» y «Gaudium et spes», paternidad y maternidad responsables, la regulación de la natalidad, la anticoncepción y la continencia periódica, la castidad conyugal y el respeto de los esposos por las obras de Dios

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor pilar calva » Vie Jul 04, 2014 4:57 pm

La Encíclica «Humanæ vitæ», demostrando el mal moral de la anticoncepción, al mismo tiempo, aprueba plenamente la regulación natural de la natalidad y, en este sentido, aprueba la paternidad y maternidad responsables.

1. La Encíclica “Humanæ vitæ”, demostrando el mal moral de la anticoncepción, al mismo tiempo, aprueba plenamente la regulación natural de la natalidad y, en este sentido, aprueba la paternidad y maternidad responsables. Hay que excluir aquí que pueda ser calificada de “responsable”, desde el punto de vista ético, la procreación en la que se recurre a la anticoncepción para realizar la regulación de la natalidad. El verdadero concepto de “paternidad y maternidad responsables”, por el contrario, está unido a la regulación de la natalidad honesta desde el punto de vista ético.

2. Leemos a este propósito: “Una práctica honesta de la regulación de la natalidad exige sobre todo a los esposos adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone, sin ningún género de duda, una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica. Esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime. Exige un esfuerzo continuo, pero, en virtud de su influjo beneficioso, los cónyuges desarrollan íntegramente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales...” (Humanæ vitæ, 21).

3. La Encíclica ilustra luego las consecuencia de este comportamiento no sólo para los mismos esposos, sino también para toda la familia, entendida como comunidad de personas. Habrá que volver a tomar en consideración este tema. La Encíclica subraya que la regulación de la natalidad éticamente honesta exige de los cónyuges ante todo un determinado comportamiento familiar y procreador: esto es, exige a los esposos “adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia” (Humanæ vitæ, 21). Partiendo de esta premisa, ha sido necesario proceder a una consideración global de la cuestión, como hizo el Sínodo de los Obispos del año 1980 (”De muneribus familiæ christianæ”). Luego, la doctrina relativa a este problema particular de la moral conyugal y familiar, de que trata la Encíclica “Humanæ vitæ”, ha encontrado su justo puesto y la óptica oportuna en el contexto total de la Exhortación Apostólica “Familiaris consortio”. La teología del cuerpo, sobre todo como pedagogía del cuerpo, hunde sus raíces, en cierto sentido, en la teología de la familia y, a la vez, lleva a ella. Esta pedagogía del cuerpo, cuya clave es hoy la Encíclica “Humanæ vitæ”, sólo se explica en el contexto pleno de una visión correcta de los valores de la vida y de la familia.

4. En el texto antes citado el Papa Pablo VI se remite a la castidad conyugal, al escribir que la observancia de la continencia periódica es la forma de dominio de sí, donde se manifiesta “la pureza de los esposos” (Humanæ vitæ, 21).
Al emprender ahora un análisis más profundos de este problema, hay que tener presente toda la doctrina sobre la pureza, entendida como vida del espíritu (cf. Gál 5, 25), que ya hemos considerado anteriormente, a fin de comprender así las respectivas indicaciones de la Encíclica sobre el tema de la “continencia periódica”. Efectivamente, esa doctrina sigue siendo la verdadera razón, a partir de la cual la enseñanza de Pablo VI define la regulación de la natalidad y la paternidad y maternidad responsables como éticamente honestas.

Aunque la ”periodicidad” de la continencia se aplique en este caso a los llamados “ritmos naturales” (Humanæ vitæ, 16), sin embargo, la continencia misma es una determinada y permanente actitud moral, es virtud, y por esto, todo el modo de comportarse, guiado por ella, adquiere carácter virtuoso. La Encíclica subraya bastante claramente que aquí no se trata sólo de una determinada ”técnica”, sino de la ética en el sentido estricto de la palabra como moralidad de un comportamiento.

Por tanto, la Encíclica pone de relieve oportunamente, por un lado, la necesidad de respetar en tal comportamiento el orden establecido por el Creador, y, por otro, la necesidad de la motivación inmediata de carácter ético.

5. Respecto al primer aspecto leemos: ”Usufructuar (...) el don del amor conyugal respetando las leyes del proceso generador significa reconocerse no árbitros de las fuentes de la vida humana, sino más bien administradores del plan establecido por el Creador” (Humanæ vitæ, 13). “La vida humana es sagrada” -como recordó nuestro predecesor de s. m. Juan XXIII en la Encíclica “Mater et Magistra”-, “desde su comienzo compromete directamente la acción creadora de Dios” (AAS 53, 1961; cf. Humanæ vitæ, 13). En cuanto a la motivación inmediata, la Encíclica “Humanæ vitæ” exige que “para espaciar los nacimientos existan serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges o de circunstancias exteriores...” (Humanæ vitæ, 16).

6. En el caso de una regulación moralmente recta de la natalidad que se realiza mediante la continencia periódica, se trata claramente de practicar la castidad conyugal, es decir, de una determinada actitud ética. En el lenguaje bíblico diríamos que se trata de vivir el espíritu (cf. Gál 5, 25).

La regulación moralmente recta se denomina también “regulación natural de la natalidad”, lo que puede explicarse como conformidad con la “ley natural”. Por “ley natural” entendemos aquí el “orden de la naturaleza” en el campo de la procreación, en cuanto es comprendido por la recta razón: este orden es la expresión del plan del Creador sobre el hombre. Y esto precisamente es lo que la Encíclica, juntamente con toda la Tradición de la doctrina y de la práctica cristiana, subraya de modo especial: el carácter virtuoso de la actitud que se manifiesta con la regulación “natural” de la natalidad, está determinado no tanto por la fidelidad a una impersonal ”ley natural”,cuanto al Creador-persona, fuente y Señor del orden que se manifiesta en esta ley.
Desde este punto de vista, la reducción a la sola regularidad biológica, separada del “orden de la naturaleza”, esto es, del “plan del Creador”, deforma el auténtico pensamiento de la Encíclica “Humanæ vitæ” (cf. Humanæ vitæ, 14).

El documento presupone ciertamente esa regularidad biológica, más aún, exhorta a las personas competentes a estudiarla y aplicarla de un modo aún más profundo, pero entiende siempre esta regularidad como la expresión del “orden de la naturaleza” esto es, del plan providencial del Creador, en cuya fiel ejecución consiste el verdadero bien de la persona humana.

Pregunta: ¿Qué quiere decir “continencia periódica”?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor lindoro50 » Vie Ago 01, 2014 11:22 am

¿Qué quiere decir “continencia periódica”?

Es la capacidad del ser humano de controlar su propia sexualidad. Es una característica de la virtud de la templanza, cuyo valor es particularmente excepcional ya que expresa la fuerza y dinámica más auténtica del misterio de la redención del cuerpo, significa el dominio de sí en el ámbito de los deseos de los sentidos, particularmente en la esfera de lo sexual.

Es virtud del amor conyugal auténtico y un don de Dios que está esencialmente vinculado con el don del sacramento del matrimonio, cuyo sentido es:

- Proteger la dignidad particular del acto conyugal y las manifestaciones afectivas de los esposos.

- Ennoblecer y santificar el amor conyugal cristiano purificándolo de los egoísmos.

- Introducir el equilibrio, respeto y armonía adecuados en las relaciones recíprocas propias de la convivencia conyugal.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Maria 2 » Vie Ago 01, 2014 3:32 pm

¿Qué quiere decir "continencia periódica"?

La Encíclica "Humanæ vitæ", demostrando el mal moral de la anticoncepción, al mismo tiempo, aprueba plenamente la regulación natural de la natalidad y, en este sentido, aprueba la paternidad y maternidad responsables. Hay que excluir aquí que pueda ser calificada de "responsable", desde el punto de vista ético, la procreación en la que se recurre a la anticoncepción para realizar la regulación de la natalidad. El verdadero concepto de "paternidad y maternidad responsables", por el contrario, está unido a la regulación de la natalidad honesta desde el punto de vista ético.

Una práctica honesta de la regulación de la natalidad exige sobre todo a los esposos adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone, sin ningún género de duda, una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica. Esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime. Exige un esfuerzo continuo, pero, en virtud de su influjo beneficioso, los cónyuges desarrollan íntegramente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales... (Humanæ vitæ, 21).

La Encíclica ilustra luego las consecuencias de este comportamiento no sólo para los mismos esposos, sino también para toda la familia, entendida como comunidad de personas. Habrá que volver a tomar en consideración este tema. La Encíclica subraya que la regulación de la natalidad éticamente honesta exige de los cónyuges ante todo un determinado comportamiento familiar y procreador: esto es, exige a los esposos "adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia" (Humanæ vitæ, 21).

En el texto antes citado el Papa Pablo VI se remite a la castidad conyugal, al escribir que la observancia de la continencia periódica es la forma de dominio de sí, donde se manifiesta "la pureza de los esposos" (Humanæ vitæ, 21).

Efectivamente, esa doctrina sigue siendo la verdadera razón, a partir de la cual la enseñanza de Pablo VI define la regulación de la natalidad y la paternidad y maternidad responsables como éticamente honestas.

"La vida humana es sagrada" -como recordó nuestro predecesor de s. m. Juan XXIII en la Encíclica "Mater et Magistra"-, "desde su comienzo compromete directamente la acción creadora de Dios" (AAS 53, 1961; cf. Humanæ vitæ, 13). En cuanto a la motivación inmediata, la Encíclica "Humanæ vitæ" exige que "para espaciar los nacimientos existan serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges o de circunstancias exteriores..." (Humanæ vitæ, 16).

En el caso de una regulación moralmente recta de la natalidad que se realiza mediante la continencia periódica, se trata claramente de practicar la castidad conyugal, es decir, de una determinada actitud ética. En el lenguaje bíblico diríamos que se trata de vivir el espíritu (cf. Gál 5, 25).

El documento presupone ciertamente esa regularidad biológica, más aún, exhorta a las personas competentes a estudiarla y aplicarla de un modo aún más profundo, pero entiende siempre esta regularidad como la expresión del "orden de la naturaleza" esto es, del plan providencial del Creador, en cuya fiel ejecución consiste el verdadero bien de la persona humana.

COMENTARIO: La continencia periódica es la capacidad del ser humano de controlar efectivamente su propia sexualidad con amor y respeto. Es virtud del amor conyugal auténtico entre hombre y mujer y un don de Dios que está esencialmente vinculado con el don del sacramento del matrimonio, cuyo sentido es primero el proteger la dignidad particular del acto conyugal y las manifestaciones afectivas de los esposos.

Un abrazo y hasta pronto.-
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor NELSON » Sab Ago 02, 2014 9:13 am

Pregunta: ¿Qué quiere decir "continencia periódica"?
En el caso de una regulación moralmente recta de la natalidad que se realiza mediante la continencia periódica, se trata claramente de practicar la castidad conyugal, es decir, de una determinada actitud ética. En el lenguaje bíblico diríamos que se trata de vivir el espíritu (cf. Gál 5, 25).
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor virginia castro » Sab Ago 02, 2014 9:50 am

VIRGINIA CASTRO #120

QUE QUIERE DECIR CONTINENCIA PERIODICA?

Galatas 5, 25: si vivimos por el Espiritu, caminemos segun el Espiritu.
Aqui la Escritura nos habla de cuando la persona deja de actuar al Espiritu Santo, su vida se transforma en una vida segun el Espiritu, y ya no es simplemente humana, sino divina.
En el caso de una regulacion moralmente recta de la natalidad que se realiza mediante la continencia periodica, se trata claramente de practicar la castidad conyugal, es decir una determinada actitud etica. En el lenguaje biblico diriamos que se trata de vivir en el Espiritu.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor carranri » Sab Ago 02, 2014 2:15 pm

Pregunta: ¿Qué quiere decir “continencia periódica”?

Continencia periódica es practicar la paternidad responsable en una forma ética y de acuerdo a los ritmos naturales "Una práctica honesta de la regulación de la natalidad exige sobre todo a los esposos adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone, sin ningún género de duda, una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica. Esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime. Exige un esfuerzo continuo, pero, en virtud de su influjo beneficioso, los cónyuges desarrollan íntegramente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales...”

Es importante que la continencia periódica no es sólo un "método" para evitar la concepción, sino, aceptando nuestra naturaleza generadora y respetando el plan de Dios "la continencia misma es una determinada y permanente actitud moral, es virtud, y por esto, todo el modo de comportarse, guiado por ella, adquiere carácter virtuoso".

"El don del amor conyugal respetando las leyes del proceso generador, significa reconocerse no árbitros de las fuentes de la vida humana, sino más bien administradores del plan establecido por el Creador”
En cuanto a la motivación inmediata, la Encíclica “Humanæ vitæ” exige que “para espaciar los nacimientos existan serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges o de circunstancias exteriores...”
carranri
 
Mensajes: 28
Registrado: Mar Jul 22, 2014 1:24 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Jeanette Palacios » Sab Ago 02, 2014 2:19 pm

¿Qué quiere decir “continencia periódica”?
Continencia periodica es la forma del dominio de si, donde se manifiesta la pureza de los esposos. Esa pureza de esposos que es entendida bajo la doctrina de pureza como vida en el Espiritu.(Galatas 5,25) Esta doctrina sigue siendo la verdadera razon apartir de la cual la ensenanza de Pablo VI define la reglacion de la natalidad. paternidad, y maternidad responsables como etica honestas, y se aplica a los llamados metodos de ritmos naturales.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor magenak60 » Sab Ago 02, 2014 4:35 pm

la continencia periodica para mi entender significa tener control sobre uno mismo, sobre nuestros deseos, que en un momento determinado sino sabemos controlar nos pueden llevar a cometer pecados con nuestro cuerpo, definitivamente que solos no podemos siempre Dios delante con su ayuda el nos guiara y ayudara a lograrlo a tener un autocontrol de la carne determinando que ella no sobresalga a nuestro espiritu. Por eso es importante saber a donde caminamos para mantener una comunicacion directa con Dios dia a dia en oracion y nos revele y ayude a cumplir su voluntad.
magenak60
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Ago 02, 2014 10:32 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor mariaines » Lun Ago 04, 2014 8:25 pm

¿Qué quiere decir "continencia periódica"?
Es una forma de dominio que ayuda a la castidad y pureza de los esposos
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor sanaquino » Mar Ago 05, 2014 5:44 pm

La continencia es la capacidad del ser humano de controlar su propia sexualidad. Es una virtud que forma parte de la virtud de la templanza, cuyo valor es particularmente excepcional ya que expresa la fuerza y dinámica más auténtica del misterio de la redención del cuerpo, significa el dominio de sí en el ámbito de los deseos de los sentidos, particularmente en la esfera de lo sexual.

La continencia periódica es la limitación del uso del matrimonio a los días de esterilidad natural en la mujer. Cuando hay razones que lo justifiquen de salud física o mental, de índole económica, etc. puede ser una manera legítima de regular la natalidad.
sanaquino
 
Mensajes: 77
Registrado: Lun Sep 02, 2013 4:36 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor patricio » Mié Ago 06, 2014 11:27 pm

¿Qué quiere decir “continencia periódica”?
La continencia periódica es una práctica honesta de la regulación de la natalidad, que exige sobre todo a los esposos adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone, sin ningún género de duda, una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto. Esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime. Exige un esfuerzo continuo, pero, en virtud de su influjo beneficioso, los cónyuges desarrollan íntegramente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales.
La Encíclica ilustra luego las consecuencias de este comportamiento no sólo para los mismos esposos, sino también para toda la familia, entendida como comunidad de personas. La Encíclica subraya que la regulación de la natalidad éticamente honesta exige de los cónyuges ante todo un determinado comportamiento familiar y procreador: esto es, exige a los esposos “adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia”.
La doctrina relativa a este problema particular de la moral conyugal y familiar, de que trata la Encíclica “Humanæ vitæ”, ha encontrado su justo puesto y la óptica oportuna en el contexto total de la Exhortación Apostólica “Familiaris consortio”. La teología del cuerpo, sobre todo como pedagogía del cuerpo, hunde sus raíces, en cierto sentido, en la teología de la familia y, a la vez, lleva a ella. Esta pedagogía del cuerpo, cuya clave es hoy la Encíclica “Humanæ vitæ”, sólo se explica en el contexto pleno de una visión correcta de los valores de la vida y de la familia.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Mary Jo » Lun Ago 11, 2014 8:56 pm

¿Qué quiere decir "continencia periódica"?
La posibilidad que tienen los cónyuges de espaciar el número de nacimientos de sus hijos, en el que existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges o de circunstancias exteriores, haciendo uso del “orden de la naturaleza”. La continencia es vivir la castidad conyugal, no como una “técnica”, sino con una determinada y permanente actitud moral.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Silviamaria » Mar Ago 12, 2014 4:38 pm

¿Qué quiere decir “continencia periódica”

Quiere decir dominio de sí, muestra la pureza de los cónyuges, hay control de los esposos para regular la natalidad es decir el cuidado a través de métodos naturales. Para todo esto se necesita mucha disciplina y voluntad por tanto necesitamos de la guía y ayuda de Dios para lograrlo.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Martha Leticia Barba » Mié Ago 13, 2014 8:41 pm

La propuesta de la regulación natural de la natalidad ordenada a la ley natural, expresión del plan del Creador en donde los cónyuges hacen uso de los ritmos naturales del funcionamiento de los ciclos femeninos para procrear o no, siempre bajo la recta razón y esto lleva a la maternidad y paternidad responsables. Saludos.
Martha Leticia Barba
 
Mensajes: 16
Registrado: Mié Jul 23, 2014 12:32 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Jue Ago 14, 2014 7:11 pm

La continencia periódica es una regulación moralmente recta de la natalidad, se trata de practicar la castidad conyugal, en actitud ética y de vivir el espíritu. El verdadero concepto de “paternidad y maternidad responsables”, está unido a la regulación de la natalidad honesta desde el punto de vista ético. La regulación de la natalidad exige sobre todo a los esposos adquirir y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone, una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica. Esta disciplina, propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime. La teología del cuerpo, hunde sus raíces, en la teología de la familia y, a la vez, lleva a ella. Esta pedagogía del cuerpo, cuya clave es hoy la Encíclica “Humanæ vitæ”, sólo se explica en el contexto pleno de una visión correcta de los valores de la vida y de la familia.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor yaluz » Jue Ago 14, 2014 8:05 pm

Pregunta: ¿Qué quiere decir “continencia periódica”?
R:
Continencia periódica, quiere decir que los esposos ejercen un dominio sobre sus instintos, poniendo al relieve su paternidad y maternidad responsable, pero sobre todo, el valor que se le da a la vida y a la familia, destacando que solamente desde esta visión, los esposos pueden dominar esos instintos, racionalmente, para poder llevar a cabo un control de la natalidad.
La continencia periódica, entonces quiere decir que los esposos, siguiendo el plan divino del Creador, seguirán el ritmo natural, que ofrece periodos específicos de fertilidad, durante el cual los esposos guardaran castidad conyugal, esto, dice la Encíclica, aumenta el amor entre los esposos y los hace crecer en la espiritualidad.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor maguie » Mar Ago 19, 2014 1:21 pm

La continencia periódica es esa actitud moral permanente que mantienen los esposos respecto del uso de su derecho conyugal, ordenado a la conveniencia o no de la transmisión de la vida dentro de su matrimonio en cada determinada citrcunstancia y época de su matrimonio.
Esta actitud implica un ejercicio de la virtud de la castidad matrimonial a traves del dominio de sí, donde se manifiesta la pureza de la relación, sobre todo espiritual de los esposos.
Es decir, los esposos serán los únicos que, mediante una desición compartida y basada en razones objetivas, podrían decidir aplazar el nacimiento de otro hijo, pero siempre, al hacer uso de la relación conyugal, manteniendo la posibilidad de una nueva vida, es decir utilizarán para su relación los períodos infecundos. Pero siempre abiertos a esa posible nueva vida, recordando en cada ocasión que son co-creadores con Dios y que es Él el que administra la vida.
El uso del derecho conyugal rompiendo las leyes naturales, es decir del plan original de Dios es un grave desorden que repercute en la vida misma de los esposos.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 120. La anticoncepción y la continencia periódica

Notapor Alejandra S » Jue Oct 02, 2014 6:32 am

Continencia periódica quiere decir que los cónyuges se abstienen de tener relaciones sexuales en los períodos fértiles de la pareja, teniendo dominio de sí, en vistas a su bien superior y al Plan de Dios, y ejerciendo la virtud de la castidad conyugal.
“la observancia de la continencia periódica es la forma de dominio de sí, donde se manifiesta "la pureza de los esposos (…) hay que tener presente toda la doctrina sobre la pureza, entendida como vida del espíritu ".
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm


Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte VI: Amor y fecundidad

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |