XI. Falacias y objeciones

Este curso tiene el objetivo de difundir una norma moral exigente y severa, aún hoy día válida , que prohíbe el uso de medios que intencionalmente impiden la procreación, y que degradan así la pureza del amor y la misión de la vida conyugal.

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Moderadores Animadores

XI. Falacias y objeciones

Notapor pilar calva » Mar Dic 07, 2010 3:47 pm

Pablo VI en la Humanae vitae no se limitó a presentar la doctrina moral positiva sobre la moral conyugal, sino que también refutó las objeciones y sofismas que ya en su tiempo se alzaban y que se han seguido escuchando —incluso con más fuerza— hasta nuestros días.


1) ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

“Muchos manifiestan el temor de que la población mundial aumente más rápidamente que las reservas de que dispone, con creciente angustia para tantas familias y pueblos en vía de desarrollo, siendo grande la tentación de las autoridades de oponer a este peligro medidas radicales” (HV, 2).

(i) El panorama mundial

Desde hace muchos años, como parte de campañas políticamente manejadas, se ha tratado de crear un temor al fenómeno de la llamada superpoblación: miedo al progresivo y amenazador aumento de la población mundial. Se viene diciendo, por ejemplo, que si no hay una seria reducción de la tasa de natalidad, nos enfrentaremos a un desastre demográfico por razón de la superpoblación del planeta. Es el argumento de la “Bomba P” (bomba población); “en 1968 Paul Erlich predijo que antes de 1990 se acabaría la civilización humana, aplastada por el apabullante peso de seres diminutos que estaban naciendo a un ritmo ‘excesivamente acelerado’”225 .
Para combatir esta “plaga de nuestro siglo” se han propagado y voceado masivas campañas de esterilización, difusión de anticonceptivos y legalización del aborto. El resultado ha sido una disminución de la tasa de fecundidad por debajo del ‘umbral de reemplazo’ de las generaciones. Desde hace treinta años, la tasa de crecimiento de la población mundial no deja de disminuir a un ritmo regular y significativo. Actualmente 51 países, que representan casi la mitad de los habitantes del planeta (concretamente el 44%), no logran reemplazar a sus generaciones. En estos lugares, el número de niños por mujer es inferior a 2,1; y éste es el nivel mínimo indispensable para la renovación de las generaciones en los países que cuentan con las mejores condiciones sanitarias. La situación es casi igual en todos los continentes. De hecho, en la actualidad tienen una fecundidad inferior al umbral de reemplazo226 :

ß En América: Estados Unidos, Canadá, Cuba y la mayoría de las islas caribeñas.
ß En Asia: Georgia, Tailandia, China, Japón y Corea del Sur.
ß En Oceanía: Australia.
ß Europa: En la casi totalidad de sus 40 países no sólo se está verificando el problema del envejecimiento sino el de la despoblación, con un número de muertes superior al de nacimientos; este saldo negativo ya es un hecho en 13 países: Estonia, Letonia, Alemania, Bielorrusia, Bulgaria, Hungría, Rusia, España e Italia, etc.

ß En cuanto a la Argentina, con casi aproximadamente 35 millones de habitantes, es un país demográficamente subpoblado, tiene una densidad de 7 habitantes por km2 y mal distribuidos; la natalidad en la Argentina es la más baja de América Latina, ha disminuido el número de hijos por mujer y su población está envejeciendo 227 . Un estudio reciente afirma que “Argentina necesita 100 [cien] millones de habitantes para ser un país económicamente y geopolíticamente viable, sin embargo, el último censo no acusa aumento de población con el anterior realizado hace siete años. Y la superficie territorial exige una población que asegure soberanía efectiva” 228 . Los mismos medios de comunicación —contra su costumbre y tendencias ideológicas— han avisado sobre este grave problema. Así, el diario Clarín advirtió —con el sugestivo título de “Pronto se necesitarán más geriatras que pediatras”— que el país se encuentra en graves problemas demográficos al señalar que si bien desde 1960 la población general aumentó en 39%, el sector que más creció fue el de los mayores de 85 años, en un 231%, seguido por el de los mayores de 65 años, en 89%, y mucho después los menores de 25 años, con apenas el 13% 229. El diario La Nación en un suplemento especial sobre “El futuro de la familia” publica los resultados de un seminario realizado por el mismo periódico, y resume la posición del Dr. Ludovico Videla diciendo: “El impacto económico de la baja en los índices de natalidad ya es motivo de preocupación en muchos países”; y cita textualmente al profesor de teoría económica: “los hijos, desde el punto de vista fiscal, representan un bien” 230.

El New York Times ha resumido la nueva preocupación mundial —la implosión (= disminución brusca o derrumbe hacia adentro) demográfica— diciendo que con una esperanza de vida en aumento al mismo tiempo que decae la fertilidad, muchos países desarrollados se encuentran con sociedades desequilibradas, que serán imposibles de sostener, porque tienen un gran número de ancianos y les falta gente joven que trabaje. Este cambio afecta a todos los programas que usan fondos públicos, como el cuidado de la salud, la educación, los planes de pensión y los gastos militares. No hay ningún país de Europa donde la población tenga niños suficientes para reemplazar a los padres cuando mueran. El ejemplo más reciente es Italia, que es la primera nación de la historia donde hay más personas de 60 años que jóvenes de menos de 20. En 1998, Alemania, Grecia y España alcanzaron la misma situación 231 .

De ahí que en la actualidad se alcen muchas voces para hablar más bien de la amenaza de un “invierno demográfico” para algunos continentes como, por ejemplo, el europeo. Así, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, durante una intervención en el hemiciclo del Consejo de Europa, en Estrasburgo (fines de 2008) elevaba a los principales políticos europeos esta voz de alarma dando datos muy preocupantes 232 :

ß En Europa el índice de fecundidad es de 1,56 por cada mujer, netamente, bajo el nivel de “recambio generacional”, que es de 2,1. Desde 1980 cada año, nace en promedio un millón de niños menos.
ß Anualmente se cometen 1,2 millones de abortos. La Unión Europea se vuelve cada vez más vieja: la población de ancianos de más de 65 años es más numerosa que los niños menores de 14 años: las casas están cada vez más vacías: el promedio de miembros de una familia es de 2,4. Los solteros son 54 millones, un cuarto de las familias.

ß Además, a la crisis demográfica se agrega la emergencia educativa, provocada por el hecho de que muchos niños no tienen la posibilidad de crecer en una familia unida y estable.

ß Nacen fuera del matrimonio 1,7 millones de niños, es decir, un tercio de la totalidad. En los últimos diez años 15 millones de menores han vivido la dolorosa experiencia de la separación de sus padres. Los divorcios afectan a la mitad de los matrimonios.

ß Este “utilitarismo miope” ni siquiera es capaz de ver que la tasa de natalidad comporta graves riesgos económicos, sociales y culturales. Se puede prever que en un futuro próximo habrá carencia de trabajadores, disminuirá la producción de bienes y servicios, se volverá insostenible el pago de las pensiones y la asistencia a los ancianos por la ausencia de recursos económicos y humanos. La inmigración de personas exteriores a la Unión Europea no será suficiente para llenar los vacíos y además, si no se maneja bien, podría comprometer la contribución de los pueblos europeos y la transmisión de su patrimonio cultural.

Los datos hablan por sí solos.

(ii) Las causas

Las causas del fenómeno son muy complejas, pero se pueden señalar las que ha indicado Jean Claude Chesnais, del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de París 233:

a) La disminución de la nupcialidad: las personas se casan cada vez menos. Podemos añadir que en la Argentina la nupcialidad ha descendido notablemente mientras que han aumentado las uniones de hecho, con 2.500.000 según el último censo antes del año 2000; es decir, 5 millones de habitantes de los 35 que componen nuestro país. De los 22.000 matrimonios que se celebraron en Buenos Aires en 1990, el número bajó a 16.000 en 1996. En la última década aumentaron en un 62% los hogares monoparentales, es decir, compuestos por un solo padre 234.
b) La edad media de la maternidad ha aumentado claramente y sigue aumentando.
c) Las leyes de trabajo no facilitan el deseo de las mujeres de conciliar armoniosamente vida familiar y actividad profesional.
d) La ausencia de una verdadera política familiar en los países afectados por el decrecimiento demográfico.
e) El pesimismo cultural y la pérdida del sentido de la vida, de la esperanza en un futuro, del descreimiento en la felicidad.
f) La difusión de las técnicas químicas de anticoncepción, del aborto y de la esterilización de masas. Hay que mencionar, por ejemplo, las campañas masivas de esterilización masculina y femenina realizadas en la India entre 1954 y 1976, las impuestas a las mujeres de Brasil (alrededor del 40% de las mujeres en edad fértil han sido esterilizadas), en Perú y en muchos otros países.

(iii) Las consecuencias

De estas causas se derivan preocupantes consecuencias para los países comprometidos y para la humanidad en general. Las principales son:
a) La fuerte disminución de los jóvenes.
b) La inversión de la pirámide de las edades, con una escasa población de adultos jóvenes, que deben asegurar la producción del país y sostener el peso muerto de una amplia población de personas ancianas, inactivas y que requieren cada vez más cuidados y material médico.
c) Influjos negativos en el sistema educativo, pues para afrontar el peso de las personas ancianas, es grande la tentación de recortar los presupuestos dedicados normalmente a la formación de las nuevas generaciones. Esto genera lo que se conoce como “la pérdida de la memoria colectiva”, es decir, queda gravemente hipotecada la transmisión de las conquistas culturales, científicas, técnicas, artísticas, morales y religiosas.
d) Se agrava también, contrariamente a lo que suele decirse, el desempleo.
e) El aumento de la edad media (cada vez más adultos y menos jóvenes y niños) cambia el perfil psicológico de la población: el carácter de la sociedad se torna sombrío, con falta de dinamismo intelectual, económico, científico y social, poco creativo; éstas son, de hecho, las características de ciertas naciones “viejas”.
f) Al aumentar el número de personas ancianas (de las que debe hacerse cargo la sociedad), y, por otro lado, reducirse las fuentes de ingresos públicos, crece la tentación de recurrir a la eutanasia para librarse del peso inútil de la ancianidad y de los enfermos. Ya se practica en varios países de Europa.
g) También hay que señalar los desequilibrios violentos previsibles desde ahora en muchos países: hay naciones ricas que van hacia la despoblación, como Francia, España e Italia, mientras que otras marcadamente pobres tienen una gran expansión demográfica, como Marruecos y Turquía; unido esto a la imposibilidad de los países ricos de limitar la inmigración clandestina de los países más pobres, se va prefigurando un futuro cambio en la fisonomía cultural, étnica y religiosa de los países ricos; se está produciendo una invasión silenciosa, especialmente en Europa, con la consiguiente pérdida de los valores culturales y religiosos de las naciones invadidas por la inmigración. Por otra parte, siendo real su despoblación, no tienen otra vía para mantener su cultura que el recurso a la represión racial, y esto es lo que se está viendo en los últimos años en Europa.

Por todo esto, es necesario tomar conciencia de la falacia y nocividad de muchas campañas que intentan atemorizar a las familias con amenazas inexistentes, llevando a muchos países al suicidio demográfico. Y además se debe trabajar desde bases espirituales. Chesnais señalaba también que no puede esperarse un aumento de la fertilidad en los países donde se da el decrecimiento demográfico sin un cambio en el “humor” de estos países, haciéndolos pasar del pesimismo actual a un estado espiritual de esperanza e ilusión.

Tal vez alguno no quede convencido con estos estudios demográficos o no se fíe de las fuentes documentales. En este caso sigue en pie el problema fundamental: si existe (al menos localizado en algunos países) un verdadero problema demográfico, esto no autoriza a solucionarlo por cualquier medio. Al respecto ha escrito el Papa Juan Pablo II en la Evangelium vitae: “La problemática demográfica constituye hoy un capítulo importante de la política sobre la vida. Las autoridades públicas tienen ciertamente la responsabilidad de ‘intervenir para orientar la demografía de la población’; pero estas iniciativas deben siempre presuponer y respetar la responsabilidad primaria e inalienable de los esposos y de las familias, y no pueden recurrir a métodos no respetuosos de la persona y de sus derechos fundamentales, comenzando por el derecho a la vida de todo ser humano inocente. Por tanto, es moralmente inaceptable que, para regular la natalidad, se favorezca o se imponga el uso de medios como la anticoncepción, la esterilización y el aborto. Los caminos para resolver el problema demográfico son otros: los Gobiernos y las distintas instituciones internacionales deben mirar ante todo a la creación de las condiciones económicas, sociales, médico-sanitarias y culturales que permitan a los esposos tomar sus opciones procreativas con plena libertad y con verdadera responsabilidad; deben además esforzarse en ‘aumentar los medios y distribuir con mayor justicia la riqueza para que todos puedan participar equitativamente de los bienes de la creación. Hay que buscar soluciones a nivel mundial, instaurando una verdadera economía de comunión y de participación de bienes, tanto en el orden internacional como nacional’. Este es el único camino que respeta la dignidad de las personas y de las familias, además de ser el auténtico patrimonio cultural de los pueblos” 235.

2) Anticoncepción y problemas económicos

Reconocía Pablo VI: “Las condiciones de trabajo y de habilitación y las múltiples exigencias, que van aumentando en el campo económico y en el de la educación, con frecuencia hacen hoy difícil el mantenimiento adecuado de un número elevado de hijos” (HV, 2). De aquí que muchos invoquen estas dificultades como presión para cambiar la moral sexual.
El Magisterio nunca ha sido sordo a estas aflicciones; pero también ha mostrado que tales dramas no se arreglan imponiendo la limitación de los nacimientos sino tratando de cambiar las condiciones sociopolíticas en que se encuentra la familia en nuestros días. Es muy claro que muchas políticas familiares son básicamente antifamiliares; y no es éste un problema de origen económico sino ideológico, en que se defiende y promociona una cultura a la que le molesta el concepto de la vida, de la fecundidad y de la familia. ¿Qué se puede hacer? Ante todo, no resignarse; los esposos y padres deben seguir confiando en la Divina Providencia, y las familias deben ayudarse mutuamente para promocionar familias numerosas y ayudar a las que lo son y no pueden mantenerse por sí solas. Ha dicho el Papa Juan Pablo II: “Lanzo esta invitación a cuantos trabajan en la edificación de una nueva sociedad en la que reine la civilización y el amor: defended, como don precioso e insustituible, ¡don precioso e insustituible!, vuestras familias; protegedlas con leyes justas que combatan la miseria y el azote del desempleo y que, a la vez, permitan a los padres que cumplan con su misión. ¿Cómo pueden los jóvenes crear una familia si no tienen con qué mantenerla? La miseria destruye la familia, impide el acceso a la cultura y a la educación básica, corrompe las costumbres, daña en su propia raíz la salud de los jóvenes y los adultos.¡Ayudadlas! En esto se juega vuestro futuro” 236 .

3) Anticoncepción y dominio sobre la creación

Algunos han sostenido que el dominio que ha logrado el hombre en todos los campos debería extenderse también a su cuerpo y a las leyes que regulan la transmisión de la vida, y esto, según ellos, es lo que propiamente haría la anticoncepción. Lo hacía notar ya Pablo VI en su momento: “el hombre ha llevado a cabo progresos estupendos en el dominio y en la organización racional de las fuerzas de la naturaleza, de modo que tiende a extender ese dominio a su mismo ser global: al cuerpo, a la vida psíquica, a la vida social y hasta a las leyes que regulan la transmisión de la vida” (HV, 2).
Sin embargo, como queda claro a lo largo de su lúcido documento, no se trata de realidades equiparables. El dominio sobre las cosas exteriores es un dominio sobre algo inferior al hombre y totalmente subordinado a él. En cambio su cuerpo es parte de su misma persona. Ciertamente que puede el hombre intervenir sobre su propio cuerpo (lo hace, por ejemplo, cuando se coloca un marcapasos, una prótesis o cuando se extirpa un tumor), pero siempre con el respeto que debe a su propia persona, en orden a ayudarse a alcanzar los fines para los que ha sido creado y según la Sabiduría eterna de Dios. Con la anticoncepción el ser humano actúa sobre sus ritmos biológicos o sobre la estructura de su sexualidad sin motivaciones terapéuticas y con la intención de alterar los fines a los que naturalmente se ordenan estas funciones; mientras que un marcapasos o una diálisis tienen por finalidad que sus órganos desarrollen sus funciones normales en el organismo, la anticoncepción significa la destrucción de sus funciones sexuales. Son “dominios” diametralmente opuestos.

4) Anticoncepción como mal menor

Decía Pablo VI: “Tampoco se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos, el mal menor” (HV, 14). De esta manera salía al paso de aquellos moralistas que sugirieron que podría aplicarse la permisión de la anticoncepción como mal menor ante la alternativa de otro mal mayor . Este otro mal mayor podría ser el recurso al aborto, el abandono por parte del marido de la esposa inocente, el recurso del esposo o de la esposa a prácticas de prostitución, o simplemente el riesgo a que se enfríe el amor conyugal por la imposibilidad de practicar los métodos naturales. En todos estos casos, la anticoncepción, sin ser admitida como buena, es al menos permitida como la auténtica alternativa. ¿Qué decir de este argumento usado corrientemente?

(i) Una mala formulación

Para entender bien este principio hay que tener en cuenta:
a) El principio del mal menor es un principio restringido a un campo particular del obrar humano: el que versa sobre los actos indiferentes y sobre los males puramente físicos (por ejemplo, el obrero con una mano atrapada en un derrumbe que debe elegir entre cortarse la mano y escapar vivo o perder la mano y la vida).
b) No vale nunca cuando una de las alternativas es un acto intrínsecamente malo (un pecado formal). Es decir, no se aplica en el caso de tener que elegir entre dos pecados (por ejemplo, entre tomar anticonceptivos o abortar) pues en este caso no se puede elegir ninguno de los dos; o entre un pecado y un mal puramente físico —o el pecado de otro— (por ejemplo, entre usar preservativos o tolerar que el marido se vaya de la casa). Porque ante el mal moral rige un principio anterior y superior: “hay que hacer el bien y evitar el mal”, y sobre los primeros principios no caben excepciones. Jamás se puede elegir el mal moral, por más que sea el menor de dos males morales: aquello que es inmoral por su objeto (“ex obiecto”) no se hace bueno porque exista la posibilidad de que sucedan males peores, y mientras siga siendo malo jamás podrá ser objeto de elección de un acto bueno y lícito (cf. HV, 14).
c) Cuando se trata de actos intrínsecamente malos, el principio del mal menor autoriza a “tolerar” a veces el mal que otros hacen o nos hacen, es decir, no obliga siempre a impedir que otros hagan el mal. Esto no es otra cosa que “consentir actúe la voluntad del prójimo en una forma determinada, cayendo sobre éste toda la responsabilidad de la acción, si es mala” . Esto vale también para la cooperación formal objetiva y material inmediata.
d) Tampoco está claro, en los ejemplos indicados, que la anticoncepción sea el mal menor: para cualquier persona, entre alterar ella misma el plan de Dios sobre el matrimonio con un acto voluntario y tolerar el mal de parte de su cónyuge (por ejemplo, si éste abandonara el hogar), siempre sería un mal mayor su propio pecado personal, porque cada uno es, ante todo, responsable de sus propios actos, y no de los ajenos, sobre los cuales, a menudo, tiene poca o ninguna influencia. Y así, por ejemplo, para la mujer cuyo esposo la amenazara con abandonarla en caso de no colaborar con su intención de pecar contra la castidad usando algún medio anticonceptivo, el abandono y la separación de su marido (en cuya culpa ella no participa pues ni lo echa ni hace nada que justifique su alejamiento) sería un mal menos grave que el ella que asumiría en caso de participar del pecado exigido por su cónyuge violando las leyes de Dios .

(ii) ¿La anticoncepción o el aborto?

Pero aun cuando se aceptase una dudosa interpretación del mal menor, cabe preguntarse, ¿es realmente la anticoncepción “la” –o al menos “una”– alternativa al aborto? “Se afirma con frecuencia —ha escrito Juan Pablo II en la Evangelium vitae— que la anticoncepción, segura y asequible a todos, es el remedio más eficaz contra el aborto. Se acusa además a la Iglesia católica de favorecer de hecho el aborto al continuar obstinadamente enseñando la ilicitud moral de la anticoncepción” . Se presenta así una disyuntiva entre aborto y anticoncepción: se dice que una buena divulgación de los métodos anticonceptivos conllevaría menos embarazos no deseados y, consecuentemente, disminuiría el alarmante número de abortos que se practican en nuestros días.
Pero sigue diciendo el mismo Pontífice:

“La objeción, mirándolo bien, se revela en realidad falaz. En efecto, puede ser que muchos recurran a los anticonceptivos incluso para evitar después la tentación del aborto. Pero los contravalores inherentes a la ‘mentalidad anticonceptiva’ —bien diversa del ejercicio responsable de la paternidad y maternidad, respetando el significado pleno del acto conyugal— son tales que hacen precisamente más fuerte esta tentación, ante la eventual concepción de una vida no deseada. De hecho, la cultura abortista está particularmente desarrollada justo en los ambientes que rechazan la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción. Es cierto que anticoncepción y aborto, desde el punto de vista moral, son males específicamente distintos: la primera contradice la verdad plena del acto sexual como expresión propia del amor conyugal, el segundo destruye la vida de un ser humano; la anticoncepción se opone a la virtud de la castidad matrimonial, el aborto se opone a la virtud de la justicia y viola directamente el precepto divino ‘no matarás’.
A pesar de su diversa naturaleza y peso moral, muy a menudo están íntimamente relacionados, como frutos de una misma planta. Es cierto que no faltan casos en los que se llega a la anticoncepción y al mismo aborto bajo la presión de múltiples dificultades existenciales, que sin embargo nunca pueden eximir del esfuerzo por observar plenamente la Ley de Dios. Pero en muchísimos otros casos estas prácticas tienen sus raíces en una mentalidad hedonista e irresponsable respecto a la sexualidad y presuponen un concepto egoísta de libertad que ve en la procreación un obstáculo al desarrollo de la propia personalidad. Así, la vida que podría brotar del encuentro sexual se convierte en enemigo a evitar absolutamente, y el aborto en la única respuesta posible frente a una anticoncepción frustrada.
Lamentablemente la estrecha conexión que, como mentalidad, existe entre la práctica de la anticoncepción y la del aborto se manifiesta cada vez más y lo demuestra de modo alarmante también la preparación de productos químicos, dispositivos intrauterinos y ‘vacunas’ que, distribuidos con la misma facilidad que los anticonceptivos, actúan en realidad como abortivos en las primerísimas fases de desarrollo de la vida del nuevo ser humano” .

En síntesis: son dos fenómenos distintos pero relacionados entre sí como dos variantes de una misma mentalidad; la mentalidad anti-vida está presente en ambos fenómenos y por eso, la anticoncepción prepara el terreno psicológico y moral y a la vez empuja al fenómeno abortista.

5) Anticoncepción y principio de totalidad

Pablo VI también tomó en consideración (refutándola) la sugerencia de quienes pretendían que se justificase la anticoncepción a la luz del “principio de totalidad”: “Más aún, extendiendo a este campo la aplicación del llamado ‘principio de totalidad’, ¿no se podría admitir que la intención de una fecundidad menos exuberante, pero más racional, transformase la intervención materialmente esterilizadora en un control lícito y prudente de los nacimientos? Es decir, ¿no se podría admitir que la finalidad procreadora pertenezca al conjunto de la vida conyugal más bien que a cada uno de los actos?” (HV, 3).
Con esta argumentación en un matrimonio que ha dado lugar a la fecundidad en su proyecto matrimonial (por ejemplo, ya ha tenido varios hijos o piensa tenerlos pero más adelante) no podrían considerarse como “anticonceptivos” algunos actos singulares; pues sólo serían tales los de una pareja que excluya totalmente los hijos de su proyecto matrimonial. Responde a esto la misma encíclica diciendo que “no se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos... el hecho de que tales actos constituirían un todo con los actos fecundos anteriores o que seguirán después, y que, por tanto, compartirían la única e idéntica bondad moral” (HV, 14). El primero que sostuvo esta aplicación del principio de totalidad fue E. Schillebeeckx . Contra esto la misma Humanae vitae dice “Quilibet matrimonii usus”, cualquier acto matrimonial: cada uno de ellos singularmente considerado debe quedar abierto a la vida (HV, 11).

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares


225Sanahuja, J.C., El gran desafío, Buenos Aires (1995), 47.

226 Cf. Declaración del Consejo Pontificio para la Familia sobre la disminución de la fecundidad en el mundo, L’Osservatore Romano, 27/03/1998, pp. 10-11. Téngase en cuenta que estos datos son de una década atrás; la situación puede ser hoy peor.

227Datos de la Sociedad Argentina de Ética Médica y Biológica (Cf. AICA, 30/07/1997, 173-174).

228 Aciprensa, 18/08/1998.

229 Clarín, 17/08/1998; citado por Aciprensa, 18/08/1998.

230 La Nación, Domingo 16/08/1998, Suplemento “El futuro de la familia”, p. 11-12.

231 Cf. The New York Times, Edición diaria por fax, TimesFax, 10/07/1998, por Elena Brañas.

232 Cf. Zenit, 22/12/2008.

233 Jean Claude Chesnais, Determinants of Below-Replacement Fertility, citado en la Declaración del Consejo Pontificio para la familia sobre la disminución de la fecundidad en el mundo.

234Cf. Sociedad Argentina de Ética Médica y Biológica (Cf. AICA, 30/07/1997, 174).

235 Evangelium vitae, 91.

236 Juan Pablo II, Discurso en el Maracaná, Brasil, L’Osservatore Romano, 10/10/1998, p. 6, n. 3.
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor marifer22 » Mié Dic 08, 2010 3:18 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
*En un principio los gobernantes, alejandose de la moral, creyeron que la solución a la "bomba P" era la promoción de los métodos anticonceptivos y la legalización del aborto. Lo cual sin duda ha traido demasiados problemas, ya que le "permite" al hombre hacer lo que desee sin asumir la responsabilidad sobre sus actos y por tanto se ha dado pie a una pérdida de la moral sexual y a una desvalorización de la familia.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares.
*Anticoncepción
*Regulación de la natalidad,
*Aplazamiento de los hijos con métodos artificiales
*"Matrimonio" homosexual y adopción en dichas parejas
Todas ellas proponen una "vida en familia" , que dista mucho de lo que en realidad es la familia. Se basa unicamente en el disfrute y goze,dar rienda suelta a las pasiones, sin llegar a educarse a uno mismo con el fin de lleva una familia como Dios manda.
marifer22
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 01, 2010 9:23 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor Abdias_Azarias » Mié Dic 08, 2010 11:13 pm

Respuesta original enviada el:Vie Sep 10, 2010 9:16 am
Repeticion de respuesta:



1.Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Creo que ese temor al que se refiere en este tema es real en estos tiempos,pero vano.Es cierto que cada dia hay mas y mas seres humanos,que tambien las reservas se van "terminando",pero mi punto de vista un poco mas espiritual es que esto no deberia ser tema de preocupacion,sino de alegria por que un hijo de Dios ha nacido!!;pero siendo mas realistas,en parte podriamos preocuparnos de algo,en educar a los matrimonios acerca de los metodos naturales anticonceptivos,para muchos puede ser un gran sacrificio,pero estos metodos son los unicos 100% seguros,ademas de que se podrian prevenir tantos asesinatos y en este tema lo mas importante,la sobrepoblacion.


2.Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares

-Promoción de anticonceptivos:quitan el significado santo y puro de la sexualidad en el matrimonio.
-legalización del aborto:la mujer "tiene"el derecho de abortar,es decir,de matar a su propio hijo.
-la esterilización:tambien quita el proposito del matrimonio y de las relaciones sexuales,de la procreacion.
-Se enseña el sexo libre pero seguro:el sexo se convierte de libre a libertinaje,ademas de que eso de que ningun metodo anticonceptivo(excepto metodos naturales)son 100% seguros contra enfermedades venereas y embarazos no deseados.


:mrgreen: BENDICIONES A TODOS :mrgreen:
Abdias_Azarias
 
Mensajes: 16
Registrado: Vie Sep 10, 2010 10:16 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor Marcelina » Mié Dic 08, 2010 11:26 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Dentro de las falacias que se ha divulgado para el “control de la natalidad” ha sido la explosión demográfica. Se ha propagado el temor de que los recursos naturales, alimenticios, económicos no son suficientes para sostener a la humanidad. Pero hoy en día se ha demostrado las graves crisis que tienen los países que con políticas públicas han disminuido la población y ya no tienen como sostener una economía con personas ancianas. Es importante pues difundir las estadísticas que aquí se muestran para revertir este pesimismo, además de fomentar ese cambio de humor que se menciona para ver con mayor esperanza la vida.
Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares.

La Ley Federal del Trabajo contempla que la mujer embarazada debe de tener su cuarentena con goce de sueldo, a cargo del patrón. Esta medida en la que se le que el patrón debe de pagar ha hecho que las mujeres no puedan acceder a un empleo justo, puesto que el trabajo de hombre es más barato, por esta razón han las mujeres, las parejas han pospuesto la paternidad para poder tener acceso al empleo
¡Viva Cristo Rey!
Marcelina
 
Mensajes: 19
Registrado: Mié Sep 08, 2010 10:51 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor rafa ayala » Jue Dic 09, 2010 6:38 am

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Regulación de la natalidad.
Para combatir esta “plaga de nuestro siglo” se han propagado y voceado masivas campañas de esterilización, difusión de anticonceptivos y legalización del aborto. El resultado ha sido una disminución de la tasa de fecundidad por debajo del ´umbral de reemplazo´ de las generaciones. Desde hace treinta años, la tasa de crecimiento de la población mundial no deja de disminuir a un ritmo regular y significativo. Actualmente 51 países, que representan casi la mitad de los habitantes del planeta (concretamente el 44%), no logran reemplazar a sus generaciones. En estos lugares, el número de niños por mujer es inferior a 2,1; y éste es el nivel mínimo indispensable para la renovación de las generaciones en los países que cuentan con las mejores condiciones sanitarias. “Pronto se necesitarán más geriatras que pediatras”- que el país se encuentra en graves problemas demográficos al señalar que si bien desde 1960 la población general aumentó en 39%, el sector que más creció fue el de los mayores de 85 años, en un 231%, seguido por el de los mayores de 65 años, en 89%, y mucho después los menores de 25 años, con apenas el 13%.
El New York Times ha resumido la nueva preocupación mundial -la implosión demográfica- diciendo que con una esperanza de vida en aumento al mismo tiempo que decae la fertilidad, muchos países desarrollados se encuentran con sociedades desequilibradas, que serán imposibles de sostener, porque tienen un gran número de ancianos y les falta gente joven que trabaje. El ejemplo más reciente es Italia, que es la primera nación de la historia donde hay más personas de 60 años que jóvenes de menos de 20. En 1998, Alemania, Grecia y España alcanzaron la misma situación.
En Europa el índice de fecundidad es de 1,56 por cada mujer, netamente, bajo el nivel de “recambio generacional”, que es de 2,1. Desde 1980 cada año, nace en promedio un millón de niños menos.
Anualmente se cometen 1,2 millones de abortos. La Unión Europea la población de ancianos de más de 65 años es más numerosa que los niños menores de 14 años el promedio de miembros de una familia es de 2,4. Los solteros son 54 millones, un cuarto de las familias.Nacen fuera del matrimonio 1,7 millones de niños, es decir, un tercio de la totalidad. En los últimos diez años 15 millones de menores han vivido separación de sus padres. Los divorcios afectan a la mitad de los matrimonios.
El “utilitarismo miope” provocará que en un futuro próximo habrá carencia de trabajadores, disminuirá la producción de bienes y servicios, se volverá insostenible el pago de las pensiones y la asistencia a los ancianos por la ausencia de recursos económicos y humanos. La inmigración de personas exteriores a la Unión Europea no será suficiente para llenar los vacíos y además, si no se maneja bien, podría comprometer la contribución de los pueblos europeos y la transmisión de su patrimonio cultural.
Las causas: La disminución de la nupcialidad, la edad media de la maternidad ha aumentado claramente y sigue
aumentando. Las leyes de trabajo no facilitan el deseo de las mujeres de conciliar armoniosamente vida familiar y actividad profesional, la ausencia de una verdadera política familiar en los países afectados por el decrecimiento demográfico. El pesimismo cultural y la pérdida del sentido de la vida, de la esperanza en un futuro, del descreimiento en la felicidad. La difusión de las técnicas químicas de anticoncepción, del aborto y de la esterilización de masas.
Las consecuencias: Disminución de los jóvenes, escasa población de adultos jóvenes, influjos negativos en el sistema educativo, genera “la pérdida de la memoria colectiva”, es decir, queda gravemente hipotecada la transmisión de las conquistas culturales, científicas, técnicas, artísticas, morales y religiosas, desempleo, el aumento de la edad media (cada vez más adultos y menos jóvenes y niños) cambia el perfil psicológico de la población, al aumentar el número de personas ancianas crece la tentación de recurrir a la eutanasia, hay naciones ricas que van hacia la despoblación, como Francia, España e Italia, mientras que otras marcadamente pobres tienen una gran expansión demográfica, como Marruecos y Turquía.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares:

Anticoncepción y problemas económicos
Reconocía Pablo VI: “Las condiciones de trabajo y de habilitación y las múltiples exigencias, que van aumentando en el campo económico y en el de la educación, con frecuencia hacen hoy difícil el mantenimiento adecuado de un número elevado de hijos” . Es muy claro que muchas políticas familiares son básicamente antifamiliares; y no es éste un problema de origen económico sino ideológico, en que se defiende y promociona una cultura a la que le molesta el concepto de la vida, de la fecundidad y de la familia, a dicho el Papa Juan Pablo II: “Lanzo esta invitación a cuantos trabajan en la edificación de una nueva sociedad en la que reine la civilización y el amor: defended, como don precioso e insustituible, ¡don precioso e insustituible!, vuestras familias; protegedlas con leyes justas que combatan la miseria y el azote del desempleo y que, a la vez, permitan a los padres que cumplan con su misión. ¿Cómo pueden los jóvenes crear una familia si no tienen con qué mantenerla? La miseria destruye la familia, impide el acceso a la cultura y a la educación básica, corrompe las costumbres, daña en su propia raíz la salud de los jóvenes y los adultos. ¡Ayudadlas! En esto se juega vuestro futuro” .
Anticoncepción y dominio sobre la creación
Decía Pablo VI : “el hombre ha llevado a cabo progresos estupendos en el dominio y en la organización racional de las fuerzas de la naturaleza, de modo que tiende a extender ese dominio a su mismo ser global: al cuerpo, a la vida psíquica, a la vida social y hasta a las leyes que regulan la transmisión de la vida”, el dominio sobre las cosas exteriores es un dominio sobre algo inferior al hombre y totalmente subordinado a él. En cambio su cuerpo es parte de su misma persona y debe disponerlo para alcanzar los fines para los que ha sido creado y según la Sabiduría eterna de Dios. Con la anticoncepción el ser humano actúa sobre sus ritmos biológicos o sobre la estructura de su sexualidad sin motivaciones terapéuticas y con la intención de alterar los fines a los que naturalmente se ordenan estas funciones.
Anticoncepción como mal menor
Decía Pablo VI: “Tampoco se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos, el mal menor”. El mal mayor podría ser el recurso al aborto, el abandono por parte del marido de la esposa inocente, el recurso del esposo o de la esposa a prácticas de prostitución, o simplemente el riesgo a que se enfríe el amor conyugal por la imposibilidad de practicar los métodos naturales. En todos estos casos, la anticoncepción, sin ser admitida como buena, es al menos permitida como la auténtica alternativa. No está claro, que la anticoncepción sea un mal menor: para cualquier persona, entre alterar ella misma el plan de Dios sobre el matrimonio con un acto voluntario y tolerar el mal de parte de su cónyuge (por ejemplo, si éste abandonara el hogar), siempre sería un mal mayor su propio pecado personal, porque cada uno es, ante todo, responsable de sus propios actos, y no de los ajenos, sobre los cuales, a menudo, tiene poca o ninguna influencia.
¿La anticoncepción o el aborto?
Pero aun cuando se aceptase una dudosa interpretación del mal menor, cabe preguntarse, ¿es realmente la anticoncepción “la” -o al menos “una”- alternativa al aborto? “Se afirma con frecuencia -ha escrito Juan Pablo II en la Evangelium vitae- que la anticoncepción, segura y asequible a todos, es el remedio más eficaz contra el aborto. Se acusa además a la Iglesia católica de favorecer de hecho el aborto al continuar obstinadamente enseñando la ilicitud moral de la anticoncepción” . Se presenta así una disyuntiva entre aborto y anticoncepción. “La objeción, mirándolo bien, se revela en realidad falaz. En efecto, puede ser que muchos recurran a los anticonceptivos incluso para evitar después la tentación del aborto. Pero los contravalores inherentes a la ´mentalidad anticonceptiva´ -bien diversa del ejercicio responsable de la paternidad y maternidad, respetando el significado pleno del acto conyugal- son tales que hacen precisamente más fuerte esta tentación, ante la eventual concepción de una vida no deseada. De hecho, la cultura abortista está particularmente desarrollada justo en los ambientes que rechazan la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción. Es cierto que anticoncepción y aborto, desde el punto de vista moral, son males específicamente distintos: la primera contradice la verdad plena del acto sexual como expresión propia del amor conyugal, el segundo destruye la vida de un ser humano; la anticoncepción se opone a la virtud de la castidad matrimonial, el aborto se opone a la virtud de la justicia y viola directamente el precepto divino ´no matarás´.
A pesar de su diversa naturaleza y peso moral, muy a menudo están íntimamente relacionados, como frutos de una misma planta. Es cierto que no faltan casos en los que se llega a la anticoncepción y al mismo aborto bajo la presión de múltiples dificultades existenciales, que sin embargo nunca pueden eximir del esfuerzo por observar plenamente la Ley de Dios. Pero en muchísimos otros casos estas prácticas tienen sus raíces en una mentalidad hedonista e irresponsable respecto a la sexualidad y presuponen un concepto egoísta de libertad que ve en la procreación un obstáculo al desarrollo de la propia personalidad. Así, la vida que podría brotar del encuentro sexual se convierte en enemigo a evitar absolutamente, y el aborto en la única respuesta posible frente a una anticoncepción frustrada.
Lamentablemente la estrecha conexión que, como mentalidad, existe entre la práctica de la anticoncepción y la del aborto se manifiesta cada vez más y lo demuestra de modo alarmante también la preparación de productos químicos, dispositivos intrauterinos y ´vacunas´ que, distribuidos con la misma facilidad que los anticonceptivos, actúan en realidad como abortivos en las primerísimas fases de desarrollo de la vida del nuevo ser humano” .
5) Anticoncepción y principio de totalidad
Pablo VI : “Más aún, extendiendo a este campo la aplicación del llamado ´principio de totalidad´, ¿no se podría admitir que la intención de una fecundidad menos exuberante, pero más racional, transformase la intervención materialmente esterilizadora en un control lícito y prudente de los nacimientos? Es decir, ¿no se podría admitir que la finalidad procreadora pertenezca al conjunto de la vida conyugal más bien que a cada uno de los actos?”
Con esta argumentación en un matrimonio que ha dado lugar a la fecundidad en su proyecto matrimonial (por ejemplo, ya ha tenido varios hijos o piensa tenerlos pero más adelante) no podrían considerarse como “anticonceptivos” algunos actos singulares; pues sólo serían tales los de una pareja que excluya totalmente los hijos de su proyecto matrimonial. Responde a esto la misma encíclica diciendo que “no se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos... el hecho de que tales actos constituirían un todo con los actos fecundos anteriores o que seguirán después, y que, por tanto, compartirían la única e idéntica bondad moral” .
rafa ayala
 
Mensajes: 48
Registrado: Mar Sep 07, 2010 1:06 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor claudia-margarita » Jue Dic 09, 2010 12:17 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

a la regulacion de la natalidad nunca debe accederse por criterios egoistas o en contra del plan divino esto es eligiendo primero los bienes materiales a los divinos, y mucho menos haciendo uso de las herramientas que ofrecen la cultura de la muerte, el don dado a los esposos debe estar SIEMPRE abierto a la vida, pero una vida integra es decir en el campo humano y espiritual, la explosion demografica ha sido una manipulacion que el mismo hombre a creado por egoismo es decir para poder acaparar mas bienes materiales para si, es decir es la cultura de la muerte reflejada en el egocentrismo, en el mas puro egoismo, en el abrazo entrañable con la avaricia es decir en el no compartir, "menos hijos para una vida mas digna" dicen muchos, pero ¿a que dignidad se refieren?, a la de poseer mas dinero, mas lujos, mas cosas, si, cosas que van y bienen que se acaban y se destruyen, a costa de la felicidad y estabilidad emocional y espiritual de los pocos hijos que se atrevieron a tener, se pierden de la posibilidad de amar y ser amados y cuando se podra tener mas, o mejor dicho, todo lo que se desea, nunca el hombre por su coscupicencia se sentira satisfecho, es un ser insasiable, esta lleno de deseos, debemos educar esos deseos y dirigirlos solo al creador a nuestro padre DIOS TRINO, es que cuando se ofrece la vida al Señor, el cuida bien.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
POCOS HIJOS PARA DARLES MAS , ES DECIR "VIVIR MEJOR", sin padres por que trabajan todo el día, todos los dias, al cuidado de todos menos de los padres, llenos de bienes menos de amor, educados en la intolerancia y a la avaricia, negados al sacrificio, educados para no soportar el fracaso o la frustracion, convencidos de que todo se compra y que todo es desechable, convencidos que los hijos son una carga dificil de soportar, y de que el amor es solo una mala jugada quimica que nada tienen que ver con la voluntad, la razon y la gracia de Dios.
DIVORCIO COMO SOLUCION A LA PROBLEMATICA FAMILIAR
como se educa en el egoismo ya no existe en el corazon del hombre la conviccion de que para obtener los bienes hay que trabajar duro, peleando ferozmente contra la apatia, la idiferencia y el desanimo, dejando fuera del matrimonio la venganza, el rebanchismo, el machismo y el feminismo, ademas de que se trata de engañar al corazon con la tan sonada frase de "tengo derecho a rehacer mi vida" entonces es que se destruyen familias para formar seudofamilias, donde no se cuidan a los propios hijos y mal se cuidan los de otra(o), se finca la felicidad en la amargura de otro(a), donde se rehace la vida destruyendo todo lo que este y a quien este alrededor.
UNION LIBRE, otro veneno del amor, se convencen de que estan juntos por que se aman de verdad, por que no hay necesidad de un papel para estar juntos, sacan de sus vidas a Dios y creen que no necesitan de su gracia, que engaño mas grande que el hombre a creado para si mismo, cuando de verdad se ama lo primero que va por delante es el compromiso firme de la voluntad de permanecer siempre en las buenas y en las malas ¿por que no firmar un papel? si es lo de menos, ya se esta convencido de no abandonar al esposo(a), no sera mas bien que el amor del que estan convencidos es el amor,pero el propio, en en el estricto orden del egoismo, no es mas bien el estar real y verdaderamente seguros de lo conveniente que es estar "contigo", y entonces cuando la situacion cambie, cuando ya no me seas conveniente quererte (por que se engañan en decir que sienten amor) entonces me voy asi nomas como llegue convenientemente. La union libre no es un compromiso de amar a la otra persona si no asi mismo, si eso sucede entre los dos, que no sucedera con los hijos que pudieran llegar a estas pseudo familias.

LA CULTURA DE LA MUERTE y muchas otras actitudes que destruyen la felidad del corazon del hombre que estriba en el servicio por, en y para DIOS.
claudia-margarita
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Feb 18, 2010 11:36 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor mcpato » Vie Dic 10, 2010 8:31 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
R= hoy en día se lanzan campañas contra la natalidad debido a la superpoblación del planeta y nos asustan con tantos números, diciendo que el aumento de la población mundial cresca rápidamente que las reservas económicas, pero eso no es cierto porque hay países que tiene una población mayor de adultos que de jóvenes por lo cual en un futuro será imposible pagar las pensiones. La tasa de natalidad comporta graves riesgos económicos, sociales y culturales. Se puede prever que en un futuro próximo habrá carencia de trabajadores, disminuirá la producción de bienes y servicios, se volverá insostenible el pago de las pensiones y la asistencia a los ancianos por la ausencia de recursos económicos y humanos

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
1.- uso de preservativos, una invitación al egoísmo porque solo se está viendo la satisfacción del cuerpo cuando en realizad el acto sexual tiene otro sentido que es propio de los esposos y es apertura a la vida.
mcpato
 
Mensajes: 17
Registrado: Mié Sep 08, 2010 11:03 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor YAYUS » Vie Dic 10, 2010 9:31 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares

AM,BOS SON UNA MANIPULACION, Y ENGAÑAN CON EL LENGUAJE QUE USAN, CUANDO SE HABLA DE REGULACION DE LA NATALIDAD LA PRGUNTA ES ¡COMO?, Y LAS RESPUESTA SIEMPRE ES SACRIFICANDO AL MAS DEBIL, SEA LA MUJER POBRE, SEA EL BEBE CONCEBIDO, PERO LOS ARGUMENTOS QUE SE DAN CAUSAN MIEDO Y ANGUSTIA, PORQUE NADIE QUIERE QUE SUS HIJOS PADESCAN TODO AQUELLO QUE LOS GOBIERNOS PREVIAMENTE HAN VENDIDO A LA CONCIENCIAS, POR OTRO LADO, LA EXPLOSION DEMOGRAFICA ES UN MITO, ¿DONDE?, EN CHINA TAL VEZ, PERO LO QUE ESCONDE EN REALIDAD ES LA DISIGUAL DISTRIBUCION DE LA RIQUZAY LAS OPORTUNIDADES, PORQUE NO ES QUE SEAMOS MUCHOS, SINO QUE LOS QUE SOMOS TENEMOS MENOS DE LO QUE TIENE LA MAYORIA, POR LO TANTO, LARESPUESTAS DE LOS QUE ONTROLAN EL PODER, ES LA MISMA QUE CON EL CONTROL NATAL, SACRIFICAR AL MAS DEBIL.

ESTO SE VE EN LAS CLINICAS DEL SECTOR SALUD DONDE SIN CONSENTIMIENTO OPERAN A LAS MUJERES, O CON LAS POLITICS UE PRETENDEN VENDER ANTICIONCEPTIVOS Y CONDONES A JOVENES, PRIMERO LOS INCITAN A EJERCER SU SEXUALOIDAD "RESPONSABLEMENTE", Y LUEGO LOS ATEMORIZAN ANTE LA POSIBILIDAD DE UN HIJO, PORQUE ESTO SERIA GRAVE, POR ESO DIGO QUE ES UNA GRAN MANIPULACION DE ESTOS TEMAS, Y QUE NI UNO, NI EL OTRO PRESENTAN L VERDAD, Y MUCHO MENOS BUSCAN QUE LOS MATRIMONIOS PERDUREN
YAYUS
 
Mensajes: 36
Registrado: Jue Feb 18, 2010 11:02 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor VictorRonald » Sab Dic 11, 2010 10:12 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
No es cierto que si no hay una regulación de la natalidad se producirá una explosión demográfica. En el mundo hay lugar y alimentos para todos. Que no quieran que los países subdesarrollados crezcan en población porque serían una amenaza para los países desarrollados, es otra cosa.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
Las esterilizaciones sin consentimiento, pues le privan a la persona de su derecho a procrear
El que se les limite a las familias a tener uno dos hijos, las poblaciones se van envejeciendo y esto es un problema.
El uso de anticonceptivos o preservativos en los jóvenes, les induce a la promiscuidad y llegan los abortos.
VictorRonald
 
Mensajes: 38
Registrado: Lun Nov 02, 2009 4:42 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor marisa725 » Lun Dic 13, 2010 1:21 am

Ésta tarea la respondí el 28 de Noviembre, pero parece me equivoqué de lugar. La volveré a responder
1.- Analiza ¿ Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
Muchas políticas familiares son básicamente antifamiliares; y no es éste un problema de origen económico, sino ideológico. Ëstas falacias y objeciones llevan a consecuencias nefastas para la familia.
Se tuvo y se tiene miedo a la superpoblación en casi todos los países, en especial los de Europa. Se cree que la crisis económica se va a corregir limitando la natalidad, por miedo a que los frutos de la tierra no alcancen para alimentar a todos.
Se han realizado y realizan campañas de esterilización, difusión de anticonceptivos y legalización del aborto. Y en algunos lugares existe la eutanasia.
Como resultado de ésta regulación de la natalidad: las mujeres tienen hijos a mayor edad y nacen niños fuera del matrimonio, las leyes laborales no protegen la maternidad, faltan jóvenes, faltan niños, faltan matrimonios, cada vez hay más divorcios y crece el número de abortos. Hay sociedades viejas, sin niños, con hogares solitarios, familias rotas y sin valores. Todo esto trae como consecuencia, el aumento de la crisis económica y moral.

2.- Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
a.- Eliminar la pobreza eliminando a los pobres. Desde 1985 en Estados Unidos y los países desarrollados de Europa, decidieron que el inicio de un nuevo ser humano se determinaba en el momento en que el embrión humano se fijaba en la pared superior del útero de su madre ( endometrio ), alrededor de siete días después de la concepción. Como consecuencia se han eliminado embriones humanos, que ya son seres humanos; aumentándose las campañas abortivas y las esterilizaciones masivas.
b.- Campañas contra el sida no funcionan. En muchos países del mundo se hace campañas contra el sida promocionando el preservativo. Ha fallado porque se ha rcomendado el preservativo, pero no la responsabilidad y el comportamiento peligroso.

Uno de los grandes errores es que las políticas se hacen pensando en individuos sin relación, en lugar de tener perspectiva de familia. La sociedad debe apostar por la familia, a nivel individual, familiar, comunidad, político y administrativo.
La política de los países debe estar orientado a la familia y a los valores.
¡ Debemos generar conciencia de que la familia es fundamental para el crecimiento de los países !. Las raíces de la crisis moral son las malas políticas familiares.
marisa725
 
Mensajes: 234
Registrado: Mié Sep 30, 2009 11:10 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor jose israel romero » Lun Dic 13, 2010 10:59 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Todo lo que los gobiernos poderosos del mundo o al menos lo que se llaman desarollados hacen es una regulacion de natalidad disque para preveer la explosion demografica, creo que nos es claro que los gobiernos, escuelas, instituciones publicas, utilizan estas politicas sin contar con el valor moral de cada persona y especialmente la mision que debe de cumplir cualquier persona de procrear hijos por mandato de Dios. En las clases anteriores hemos aprendido que todos estos paises que implementan estos programas de control de natalidad estan sufriendo ya actuallmente de futuros jovenes y estan viendo las inmigraciones hacia sus paises ya que ellos mismos son los que piden venir a sus paises para seguir con su programa de economia.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares

muchos paises han pasado algunas leyes que van en contra de la familia; por ejemplo reconocen el aborto y ya no lo penalizan, es legal, el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, la legalizacion de la prostitucion etc. todo estos ejemplos van en contra del verdadero sentido de una verdadera familia, tal cual fue creada por Dios.
jose israel romero
 
Mensajes: 26
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor rednef » Lun Dic 13, 2010 11:26 pm

Saludos cordiales

--- Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

Caray , bueno me queda claro que la regulación de la natalidad de modo natural y desde el punto de vista ético, hace que los esposos lleven a cabo el plan divino de manera responsable, y como dice el tema de hoy : aunque se quisieran posponer hijos para después, o por enfermedad , o por algun riesgo en la salud, no justifica en nada, que hayan razones que impidan que todo acto sexual dentro del matrimonio debe estar abierto a la vida. Hay que confiar en la divina providencia, -- a eso venimos al mundo a dar nuestro misma vida por Dios y no a situaciones egoístas que no valen la pena -- Por su parte en la explosion demografica los gobiernos sobre todo aquellos de primer mundo se espantan porque dicen que “somos muchos, y ya no hay recursos”, “hay disminución de la calidad de vida” y te dicen que el aumento poblacional conllevara sin remedio a ocupar territorios que pueden causar problemas ambientales, economicos y sociales catastroficos etc, etc ; pienso yo que quieren seguir dominando a los países pobres, es algo asi como la ley del más fuerte sobre el más débil. Y lo peor es que si la poblacion se cree lo que dicen y se deja convencer o se deja dominar por éstas falacias, las consecuencias y desequilibrios que tendran que afrontar nuestros hijos seran ampliamente tristes, e inhóspitas.
Como dice se necesita un cambio de humor que provenga de bases espirituales solidas: el magisterio de la iglesia por ejemplo, propone en la enseñanza, el cumplimiento de la voluntad divina en todo lo que cada uno haga en su miserable vida especialmente en el tema conyugal y que los gobiernos actuen en defensa de la vida y promuevan politicas publicas en beneficio de las familias.

--- Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares

Ejemplos:
Cuando la ayuda de los gobiernos para las familias en los temas de salud, trabajo, educacion,cultura, son deficientes y carecen de soluciones concretas y dotaciones presupuestarias serias.

Cuando los mismos gobiernos ejercen el control de la natalidad sobre sus ciudadanos mediante anticonceptivos quesque para evitar embarazos no deseados y para que lo jóvenes decidan con toda libertad el metodo que mejor les convenga en una relacion sexual.

Campañas de promocion del aborto, esto es la legalizacion del mismo, la promocion de los matrimonios entre el mismo sexo, esto es la legalizacion del mismo, la promocion de los divorcios “ espress” , medios de comunicaion radio y tv, apoyando lo anterior.

Licencias para Moteles, centros de variedad nocturna, en lugar hospitales clínicas de salud.

Urge que los gobiernos promuevan politicas familiares integrales pensadas no solo en individuos si no en personas que forman familias, que la privilegien como institución clave para el desarrollo de la sociedad, en un ambiente donde se pueda ayudar a los padres a cumplir con su mision de tener hijos, a tener trabajos bien remunerados, escuelas con programas de educación dignos, seguridad social gratuita y de calidad, reconocimiento a los padres sobre cómo educar a los hijos obre todo en el tema sexual etc etc. He aquí otra razon más para pedir a Dios por medio de Maria Santisima que sostenga a las familias de todo el mundo. Asi sea.

Gracias por su atención
rednef
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 08, 2010 7:42 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor CONSUELO » Jue Dic 16, 2010 10:35 am

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
Para combatir esta “plaga de nuestro siglo” se han propagado y voceado masivas campañas de esterilización, difusión de anticonceptivos y legalización del aborto. El resultado ha sido una disminución de la tasa de fecundidad por debajo del ‘umbral de reemplazo’ de las generaciones. Desde hace treinta años, la tasa de crecimiento de la población mundial no deja de disminuir a un ritmo regular y significativo. Actualmente 51 países, que representan casi la mitad de los habitantes del planeta (concretamente el 44%), no logran reemplazar a sus generaciones. En estos lugares, el número de niños por mujer es inferior a 2,1; y éste es el nivel mínimo indispensable para la renovación de las generaciones en los países que cuentan con las mejores condiciones sanitarias. La situación es casi igual en todos los continentes. De hecho, en la actualidad tienen una fecundidad inferior al umbral de reemplazo

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
a) La disminución de la nupcialidad: las personas se casan cada vez menos. Podemos añadir que en la Argentina la nupcialidad ha descendido notablemente mientras que han aumentado las uniones de hecho, con 2.500.000 según el último censo antes del año 2000; es decir, 5 millones de habitantes de los 35 que componen nuestro país. De los 22.000 matrimonios que se celebraron en Buenos Aires en 1990, el número bajó a 16.000 en 1996. En la última década aumentaron en un 62% los hogares monoparentales, es decir, compuestos por un solo padre 234.
b) La edad media de la maternidad ha aumentado claramente y sigue aumentando.
c) Las leyes de trabajo no facilitan el deseo de las mujeres de conciliar armoniosamente vida familiar y actividad profesional.
d) La ausencia de una verdadera política familiar en los países afectados por el decrecimiento demográfico.
e) El pesimismo cultural y la pérdida del sentido de la vida, de la esperanza en un futuro, del descreimiento en la felicidad.
f) La difusión de las técnicas químicas de anticoncepción, del aborto y de la esterilización de masas. Hay que mencionar, por ejemplo, las campañas masivas de esterilización masculina y femenina realizadas en la India entre 1954 y 1976, las impuestas a las mujeres de Brasil (alrededor del 40% de las mujeres en edad fértil han sido esterilizadas), en Perú y en muchos otros países.
CONSUELO
 
Mensajes: 40
Registrado: Jue Oct 01, 2009 1:08 pm
Ubicación: MEXICO, TLALPAN DF

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor catepy » Dom Dic 19, 2010 4:21 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
La regulación de la natalidad a nivel mundial ha traído nefastas consecuencias:
a) La fuerte disminución de los jóvenes.
b) La inversión de la pirámide de las edades, con una escasa población de adultos jóvenes, que deben asegurar la producción del país
c) Influjos negativos en el sistema educativo, pues para afrontar el peso de las personas ancianas, es grande la tentación de recortar los presupuestos dedicados normalmente a la formación de las nuevas generaciones..
d) Se agrava también, contrariamente a lo que suele decirse, el desempleo.
e) El aumento de la edad media (cada vez más adultos y menos jóvenes y niños) cambia el perfil psicológico de la población: el carácter de la sociedad se torna sombrío, con falta de dinamismo intelectual, económico, científico y social, poco creativo; éstas son, de hecho, las características de ciertas naciones “viejas”.
f) Al aumentar el número de personas ancianas (de las que debe hacerse cargo la sociedad), y, por otro lado, reducirse las fuentes de ingresos públicos, crece la tentación de recurrir a la eutanasia.
g) los desequilibrios violentos previsibles desde ahora en muchos países: hay naciones ricas que van hacia la despoblación, como Francia, España e Italia, mientras que otras marcadamente pobres tienen una gran expansión demográfica, como Marruecos y Turquía; unido esto a la imposibilidad de los países ricos de limitar la inmigración clandestina de los países más pobres, se va prefigurando un futuro cambio en la fisonomía cultural, étnica y religiosa de los países ricos; se está produciendo una invasión silenciosa, especialmente en Europa, con la consiguiente pérdida de los valores culturales y religiosos de las naciones invadidas por la inmigración.
Si existe (al menos localizado en algunos países) un verdadero problema demográfico, esto no autoriza a solucionarlo por cualquier medio. Al respecto ha escrito el Papa Juan Pablo II en la Evangelium vitae: “La problemática demográfica constituye hoy un capítulo importante de la política sobre la vida. Las autoridades públicas tienen ciertamente la responsabilidad de ´intervenir para orientar la demografía de la población´; pero estas iniciativas deben siempre presuponer y respetar la responsabilidad primaria e inalienable de los esposos y de las familias, y no pueden recurrir a métodos no respetuosos de la persona y de sus derechos fundamentales, comenzando por el derecho a la vida de todo ser humano inocente. Por tanto, es moralmente inaceptable que, para regular la natalidad, se favorezca o se imponga el uso de medios como la anticoncepción, la esterilización y el aborto. Los caminos para resolver el problema demográfico son otros: los Gobiernos y las distintas instituciones internacionales deben mirar ante todo a la creación de las condiciones económicas, sociales, médico-sanitarias y culturales que permitan a los esposos tomar sus opciones procreativas con plena libertad y con verdadera responsabilidad; deben además esforzarse en ´aumentar los medios y distribuir con mayor justicia la riqueza para que todos puedan participar equitativamente de los bienes de la creación. Hay que buscar soluciones a nivel mundial, instaurando una verdadera economía de comunión y de participación de bienes, tanto en el orden internacional como nacional´. Este es el único camino que respeta la dignidad de las personas y de las familias, además de ser el auténtico patrimonio cultural de los pueblos” 235.







Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
a) La disminución de la nupcialidad: las personas se casan cada vez menos. Actualmente les da miedo el compromiso y tienen en su mente la cultura de lo desechable
b) La edad media de la maternidad ha aumentado claramente y sigue aumentando. Muchas jóvenes postergan su maternidad por querer primero obtener titulos profesionales o bienes materiales
c) Las leyes de trabajo no facilitan el deseo de las mujeres de conciliar armoniosamente vida familiar y actividad profesional. Hay que reconocer que muchos empleadores no les gusta contratar a mujeres y odian la idea de su natalidad por no querer enfrentar algo que lo ven como un problema, por la ausencia de ella con el pre y post natal
d) El pesimismo cultural y la pérdida del sentido de la vida, de la esperanza en un futuro, del descreimiento en la felicidad. Actualmente los adultos basan la felicidad no en los hijos y lloran o te dan el pésame si quedas embarazada
catepy
 
Mensajes: 21
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor vicksjan » Dom Dic 19, 2010 6:53 pm

Respuestas del tema.

¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
-Sobre la regulación de la natalidad decimos que es sobre una buena adecuada decisión de cuántos hijos tener (en número), y que debe ir conjuntamente con la paternidad responsable. “Aunque creo que si implementas este termino con un sentido negativo de no procreación seria una falacia”.
-Sobre explosión demográfica decimos que es una Expresión utilizada para describir la tendencia mundial en el siglo XX hacia un crecimiento enorme y acelerado de la población como resultado de una tasa mundial de natalidad muy superior a la tasa mundial de mortalidad.
Ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente anti-familiares
Sobre ejemplos encontramos: los anticonceptivos, preservativos, abortos y otros más. En cuanto a las políticas considero que mientras no atenten estas contra la vida o contra el control restringido de los nacimientos podremos decir que vivimos en un país a favor de natalidad.

!BENDICIONES!
vicksjan
 
Mensajes: 20
Registrado: Lun Sep 13, 2010 3:13 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor Efrain Gil Lizama » Lun Dic 20, 2010 3:04 pm

_Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?

El hombre en el poder tiene el compromiso en virtud de su responsabilidad e inteligencia de poner las condiciones para que se tenga el equilibrio en las necesidades de la sociedad desde el orden económico, cultural, educativo para que la sociedad se desarrolle y fomentar los valores para tener sociedades sanas. Y en el control de la natalidad se debe analizar las causas de la sobrepoblación o en su caso la disminución de la natalidad y promover las medidas necesarias para preservar la sociedad.
Y la sociedad en lo individual y sobre todo en el ámbito del matrimonio tiene la responsabilidad de actuar en conciencia y sobre todo actuar en Fe en la providencia de Dios y no dejarse llevar por las decisiones políticas que son medios para quebrantar precisamente nuestra FE.

_Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares.

Matrimonios homosexuales; No cumplen con la voluntad de Dios, que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y como consecuencia tampoco cumplen con “creced y multiplicaos”.

Adopciones por Matrimonios homosexuales: El Matrimonio es sagrado y por lo tanto lo es la familia y una “familia” integrada fuera del orden de Dios busca su condenación sacrificando las almas inocentes de los hijos adoptados.
Efrain Gil Lizama
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Sep 09, 2010 12:36 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor Casilda » Mar Dic 28, 2010 12:57 pm

Hola Muy Buenas Tardes:
Envio mis respuestas al practico: FALACIAS Y OBJECIONES
1) Analisis de ¿Regulacion o explosión demógrafica?:
[*]Se habla de una SUPER POBLACION MUNDIAL como sonsecuencia de una falta de regulación de la natalidad que lleva a una escases de recursos mundiales y a todo tipo de desastres demograficos.Esto surge de una clara mentalidad antivida que ha propagado y voceado masivas campañas de esterilización, difusión de anticonceptivos y legalización del aborto.Pero la realidad es totalmente distinta: El resultado ha sido una disminución de la tasa de fecundidad por debajo del ‘umbral de reemplazo’ de las generaciones. La tasa de crecimiento de la población mundial no deja de disminuir a un ritmo regular y significativo.No se logra reemplazar las generaciones.En la actualidad existe una fecundidad inferior al umbral de reemplazo.

2)Ejemplos y analisis de politicas antifamiliares:
[*]Eliminar la pobreza eliminando a los pobres.
[*]La disminución de la nupcialidad: las personas se casan cada vez menos.
[*]La edad media de la maternidad ha aumentado claramente y sigue aumentando.
[*]Las leyes de trabajo no facilitan el deseo de las mujeres de conciliar armoniosamente vida familiar y actividad profesional.
[*]La ausencia de una verdadera política familiar en los países afectados por el decrecimiento demográfico.
[*]El pesimismo cultural y la pérdida del sentido de la vida, de la esperanza en un futuro, del descreimiento en la felicidad.
[*]La difusión de las técnicas químicas de anticoncepción, del aborto y de la esterilización de masas.

Hasta Pronto.Saludos
Casilda
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 08, 2010 11:49 am

XI. Falacias y objeciones

Notapor Julieta Olvera » Mié Ene 05, 2011 12:30 pm

Analiza ¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?El crecimiento demográfico que difunde el mito de la superpoblación con el fin de controlar y frenar el número de los nacimientos dice que pronto ya no habrá recursos sobre la tierra para alimentar y sostener a la humanidad.
La verdadera razón, es el control político y las medidas económicas que los paises desarrollados imponen por medio del Fondo Monetario Internacional a los países en vías de desarrollo.

Como menciona SS. Juan Pablo II en el Evangelium Vitae: Los caminos para resolver el problema demográfico son otros: los Gobiernos y las distintas instituciones internacionales deben mirar ante todo a la creación de las condiciones económicas, sociales, médico-sanitarias y culturales que permitan a los esposos tomar sus opciones procreativas con plena libertad y con verdadera responsabilidad; deben además esforzarse en ´aumentar los medios y distribuir con mayor justicia la riqueza para que todos puedan participar equitativamente de los bienes de la creación. Hay que buscar soluciones a nivel mundial, instaurando una verdadera economía de comunión y de participación de bienes, tanto en el orden internacional como nacional´. Este es el único camino que respeta la dignidad de las personas y de las familias, además de ser el auténtico patrimonio cultural de los pueblos” 235.

Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares
-Campañas publicitarias en los medios masivos de comunicación “Pocos hijos para darles mucho” “La familia pequeña vive mejor”.
-Políticas de salud sexual en donde se entregan preservativos a los adolescentes.
-Instituciones de salud en donde presionan a las mujeres para la esterilización o les obligan a usar métodos anticonceptivos como el DIU.
-La infraestructura de las casas - habitación, por medio de INFONAVIT, FOVISSSTE etc. Están diseñadas para que las familias sean muy pequeñas (no hay espacio) y los trabajadores pasen la mitad de su vida pagándola.
-La liberación sexual que reduce el sexo a lo genital y considera las relaciones sexuales un medio para el placer carnal, se desliga la sexualidad de la conyugalidad y la maternidad.
-El feminismo radical que pretende liberar a las mujeres de aquello que les es más propio, es decir, de la meternidad, con el fin de hacerlas independientes y autónomas de los hombres, del hogar, del trabajo y del cuidado de los hijos.
Julieta Olvera
 
Mensajes: 38
Registrado: Mié Sep 15, 2010 9:46 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor MarceLiliMaida » Sab Ene 08, 2011 1:34 am

¿Regulación de la natalidad o explosión demográfica?
-Sobre la regulación de la natalidad decimos que es sobre una buena adecuada decisión de cuántos hijos tener (en número), y que debe ir conjuntamente con la paternidad responsable. “Aunque creo que si implementas este termino con un sentido negativo de no procreación seria una falacia”.
-Sobre explosión demográfica decimos que es una Expresión utilizada para describir la tendencia mundial en el siglo XX hacia un crecimiento enorme y acelerado de la población como resultado de una tasa mundial de natalidad muy superior a la tasa mundial de mortalidad.
Ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente anti-familiares
Sobre ejemplos encontramos: los anticonceptivos, preservativos, abortos y otros más. En cuanto a las políticas considero que mientras no atenten estas contra la vida o contra el control restringido de los nacimientos podremos decir que vivimos en un país a favor de natalidad.

[b]Da ejemplos y analiza políticas familiares que son básicamente antifamiliares.[/b]

Matrimonios homosexuales; No cumplen con la voluntad de Dios, que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y como consecuencia tampoco cumplen con “creced y multiplicaos”. :mrgreen:

Adopciones por Matrimonios homosexuales: El Matrimonio es sagrado y por lo tanto lo es la familia y una “familia” integrada fuera del orden de Dios busca su condenación sacrificando las almas inocentes de los hijos adoptados.Me imagino cómo estarán psicologicamente mal esa generación al ser hijos de sociedad de genero... si en una familia normal los chicos tienen probleas psicológicos cuanto más cuando no posee la ternura de una madre (mujer) tan diferente a un padre (varón) creo no se desarrollaran coo personas íntegras.... :cry:

lo peor de todo es que hay taaantos chicos para adoptar y dan tantas vueltas para darlos a matrimonios bien formados que desean tener hijos y facilitan a los matrimonios de género... qué locura.... :shock:
MarceLiliMaida
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Sep 09, 2010 4:11 pm

Re: XI. Falacias y objeciones

Notapor vallebilbao » Jue Ene 13, 2011 3:56 pm

1) La Regulación de la natalidad no es un problema económico ni demográfico sino ideológico.
Las falacias son: fenómeno de superpoblación. emergencia educativa y divorcios.
Causas: disminución de casamientos. Edad media de la maternidad en aumento. Leyes del trabajo contrarias a la vida y a la economía familiar. Ausencia de una verdadera política familiar. Pesimismo cultural. Difusión de las técnicas de anticoncepción.
Consecuencias: Disminución de los jóvenes (mano de obra). No recambio generacional. inversión de la pirámide de edades. Influjos negativos en el sistema educativo. Cambio del perfil psicológico de la población. Tentación a la eutanasia. Desequilibrios de naciones ricas con pérdidas de valores culturales, religiosos por las invasiones.
Es necesario tomar conciencia de las falacias trabajando desde bases espirituales; hay que buscar soluciones mundiales instaurando una verdadera economia de comunión y participación de bienes.
2) Anticoncepción y problemas económicos. No resignarse. proteger la familia con leyes justas. La miseria destruye la familia, impide el acceso a la cultura y a la educación básica; corrompe las costumbres, daña la salud de los jóvenes y de los adultos.
Anticoncepción y dominio sabre la creación. Se cree que esta regularía las leyes naturales creando dominio sobre la naturaleza. El dominio sobre lo exterior al hombre, es un dominio a algo inferior y subordinado a el. Ciertamente puede intervenir sobre su propio cuerpo (protesis, extirpación) pero siguiendo los fines para lo que han sido creado. Con la anticoncepción quiere alterar su curso biológico normal alterando los fines normales a los que naturalmente se ordenan estas funciones (provocando la destrucción de sus funciones sexuales).
Anticoncepción como mal menor. El principio del mal menor es restringido a un campo particular del obrar humano. No vale nunca cuando un acto particular es intrínsecamente malo.
Anticoncepción o el aborto. La primera se opone a la virtud de la castidad matrimonial; el aborto se opone a la virtud de la justicia y viola directamente el precepto divino "no matarás". Están intimamente relacionadas por una mentalidad hedonista, irresponsable y egoista.
Anticoncepción y principio de totalidad. Cualquier acto matrimonial cada uno de ellos singularmente considerado debe quedar abierto a la vida.
vallebilbao
 
Mensajes: 14
Registrado: Lun Oct 04, 2010 9:41 am

Siguiente

Volver a Curso: Matrimonio cristiano, anticoncepción y natalidad

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |