1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Aula virtual para el aprendizaje de las bases apologéticas que permitirán a los catequistas enseñar a sus alumnos a defender su fe

Moderadores: Ictus, Xavier Villalta, Catholic.net, christhian gabriel, marcvs s.s.d., gache, Christophorus, BRomeroT, Moderadores Animadores

1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor gache » Lun Mar 21, 2011 9:25 pm

Introducción
Es un hecho que hoy día las sectas pasan casa por casa y hacen una gran labor proselitista. Primero piden muy sutilmente que los católicos los acompañen a orar con la Biblia, lo que no tendría nada de malo, pero, con el pretexto de orar con la Biblia, lo que realmente pretenden es arrebatarles a ustedes su fe Católica y hacer que se cambien de Religión.

Y esto, en realidad, además de ser un proselitismo barato, es una falta de respeto y de caridad hacia las personas que, no habiendo tenido una mayor formación bíblica, los confunden con infinidad de citas bíblicas, sacadas de su verdadero contexto, y tratan de hacerles ver que están equivocados hasta convencerlos para que pasen a engrosar las filas de las sectas.

Queridos hermanos: Ustedes tienen un gran tesoro que es su Fe Católica heredada de sus padres y antepasados. Para darles una mano y fortalecer su Fe Católica es que acaba de aparecer este trabajo que -con la debida autorización- hoy hago llegar a sus manos. Es un libro muy sencillo y práctico, en él que hallarán la respuesta adecuada a las principales interrogantes que nos presentan las sectas.

El protestantismo que proviene de Alemania y de Europa, en general, es bastante respetuoso hacia los católicos. Pero las sectas provenientes de Estados Unidos y de otras partes de América Central suelen ser muy atropelladoras y tratan de imponerse por la fuerza, asustando a la gente y tergiversando textos bíblicos. Este libro, entonces, es para que no se dejen engañar.

No es nuestro intento agudizar tensiones. Lo que aquí se pretende es, con la Biblia en la mano, dar respuesta a las principales dificultades que las sectas presentan a los católicos cuando pasan por sus casas, dificultades que, bien mirado, no son reales sino sólo aparentes y que muchas veces demuestran sólo fanatismo e ignorancia.
La Iglesia Católica está por un sano ecumenismo y ojalá llegue el día en que se logre la tan anhelada unión entre cristianos, pero, por mientras, hay que dar respuestas concretas a las necesidades del momento.

Este trabajo está escrito en forma de cartas del Párroco a sus feligreses. Su estilo es respetuoso y hasta coloquial. Léanlo con el mismo espíritu en que fue escrito y Dios quiera que los temas, leídos una y otra vez, les ayuden a comprender mejor su fe Católica y a saber dar razón de su esperanza.

Consejos prácticos Para conservar su Fe Católica
• Cuando un hermano evangélico le invite a orar o a conversar con seriedad sobre la Biblia, naturalmente usted lo puede hacer, siempre y cuando exista un clima de mutuo respeto y caridad. Pero sin polemizar ni tomar actitudes anticristianas.
• Pero cuando lo inviten a orar o estudiar la Biblia y usted descubre que su intención no es ésta, sino arrebatarle su fe católica diga: -No me interesa, porque usted lo que quiere no es orar o estudiar la Biblia conmigo, sino arrebatarme mi Fe.
• Cuando los mormones les prometan dólares, viajes, o ayudas de cualquier tipo con tal que se cambien a su religión, digan: Con la Fe no se juega.
• Cuando los Testigos de Jehová les digan: «Cuando yo era católico tomaba, le pegaba a mi señora y pasaba puro peleando...» contesten: Desde este mismo momento ya está usted mintiendo porque si hacía todo esto es que «no era un verdadero católico».
• Decía un católico: «Los evangélicos se pasan la mitad de su vida despotricando contra los católicos... como si ellos fueran los únicos justos y perfectos. ¿Por qué en vez de mirar tanto la paja ajena no reflexionan un poco sobre la viga de su propio ojo?».

Ojalá que se vayan afinando diferencias y lleguemos a una plena comunión de Fe y de Doctrina entre todos los seguidores de Cristo. Esto sería maravilloso. Pero, por mientras, hay que ir con mucha cautela porque algunos hermanos evangélicos que no trepidan en recurrir a proselitismos desfasados para arrebatarles su fe Católica.



a) Los Libros de la Biblia
Hoy día vamos a conversar sobre la Biblia: ¿Cuántos libros tiene la Biblia? ¿Qué diferencias hay entre las Biblias católicas y las Biblias protestantes? La Biblia no es un solo libro, como algunos creen, sino una biblioteca completa. Toda la Biblia está compuesta por 73 libros, algunos de los cuales son bastante extensos, como el del profeta Isaías, y otros son más breves, como el del profeta Abdías.


Estos 73 libros están repartidos de tal forma, que al Antiguo Testamento (AT) le corresponden 46, y al Nuevo Testamento (NT) 27 libros.
De vez en cuando suele caer en nuestras manos alguna Biblia protestante, y nos llevamos la sorpresa de que le faltan siete libros, por lo cual tan sólo tiene 66 libros.
Este vacío se encuentra en el Antiguo Testamento y se debe a la ausencia de los siguientes libros: Tobías, Judit, 1 Macabeos, 2 Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y el de Baruc.


¿Por qué esta diferencia entre la Biblia católica y la protestante?
Es un problema histórico-teológico muy complejo. Resumiendo mucho, trataremos de contestar esta pregunta.

Primero vamos a explicar cómo se formó la colección de libros sagrados del Antiguo Testamento dentro del pueblo judío. Y luego veremos cómo los cristianos aceptaron estos libros del A.T. junto con los libros del N.T. para formar la Biblia completa.


La antigua comunidad judía de Palestina


En tiempos de Jesucristo, encontramos que en Palestina el pueblo judío sólo aceptaba el A.T. Y todavía no habían definido la lista completa de sus libros sagrados, es decir, seguía abierta la posibilidad de agregar nuevos escritos a la colección de libros inspirados.
Pero desde hacía mucho tiempo, desde alrededor de los años 600 antes de Cristo, con la destrucción de Jerusalén y la desaparición del Estado judío, estaba latente la preocupación de concretar oficialmente la lista de libros sagrados.

¿Qué criterios usaron los judíos para fijar esta lista de libros sagrados? Debían ser libros sagrados en los cuales se reconocía la verdadera fe de Israel, para asegurar la continuidad de esta fe en el pueblo. Había varios escritos que parecían dudosos en asuntos de fe, e incluso francamente peligrosos, de manera que fueron excluidos de la lista oficial. Además aceptaron solamente libros sagrados escritos originalmente en hebreo (o arameo). Los libros religiosos escritos en griego fueron rechazados por ser libros muy recientes, o de origen no-judío. (Este último dato es muy importante, porque de ahí viene después el problema de la diferencia de libros.)
Así se fijó entonces una lista de libros religiosos que eran de verdadera inspiración divina y entraron en la colección de la Escritura Sagrada. A esta lista oficial de libros inspirados se dará, con el tiempo, el nombre de «Canon», o «Libros canónicos».

La palabra griega Canon significa regla , norma, y quiere decir que los libros canónicos reflejan «la regla de vida», o «la norma de vida» para quienes creen en estos escritos. Todos los libros canónicos de la comunidad de Palestina eran libros originalmente escritos en hebreo-arameo.


Los libros religiosos escritos en griego no entraron en el canon, pero recibieron el nombre de «apócrifos», «libros apócrifos» (= ocultos), porque tenían doctrinas dudosas y se los consideraba «de origen oculto».


En el primer siglo de nuestra era (año 90 después de Cristo) la comunidad judía de Palestina había llegado a reconocer en la práctica 39 libros como inspirados oficialmente.
Esta lista de los 39 libros de A.T. es el llamado «Canon de Palestina», o «el Canon de Jerusalén».

La comunidad judía de Alejandría
Simultáneamente existía una comunidad judía en Alejandría, en Egipto. Era una colonia judía muy numerosa fuera de Palestina, pues contaba con más de 100.000 israelitas. Los judíos en Egipto ya no entendían el hebreo, porque hacía tiempo habían aceptado el griego, que era la lengua oficial en todo el Cercano Oriente. En sus reuniones religiosas, en sus sinagogas, ellos usaban una traducción de la Sagrada Escritura del hebreo al griego que se llamaba «de los Setenta». Según una leyenda muy antigua esta traducción «de los Setenta» había sido hecha casi milagrosamente por 70 sabios (entre los años 250 y 150 antes de Cristo).



La traducción griega de los Setenta conservaba los 39 libros que tenía el Canon de Palestina (canon hebreo), más otros 7 libros en griego. Así se formó el famoso «Canon de Alejandría» con un total de 46 libros sagrados.


La comunidad judía de Palestina nunca vio con buenos ojos esta diferencia de sus hermanos alejandrinos, y rechazaban aquellos 7 libros, porque estaban escritos originalmente en griego y eran libros agregados posteriormente.



Era una realidad que, al tiempo del nacimiento del cristianismo, había dos grandes centros religiosos del judaísmo: el de Jerusalén (en Palestina), y el de Alejandría (en Egipto). En ambos lugares tenían autorizados los libros del A.T: en Jerusalén 39 libros (en hebreo- arameo), en Alejandría 46 libros (en griego).

Los primeros cristianos y los libros sagrados del A.T.

El cristianismo nació como un movimiento religioso dentro del pueblo judío. Jesús mismo era judío y no rechazaba los libros sagrados de su pueblo. Además los primeros cristianos habían oído decir a Jesús que El no había venido a suprimir el A.T. sino a completarlo (Mt. 5, 17). Por eso los cristianos reconocieron también como libros inspirados los textos del A.T. que usaban los judíos.
Pero se vieron en dificultades. ¿Debían usar el canon breve de Palestina con 39 libros, o el canon largo de Alejandría con 46 libros?


De hecho, por causa de la persecución contra los cristianos, el cristianismo se extendió prioritariamente fuera de Palestina, por el mundo griego y romano. Al menos en su redacción definitiva y cuando en los libros del N.T. se citaban textos del A.T. (más de 300 veces), naturalmente se citaban en griego, según el Canon largo de Alejandría.


Era lo más lógico, por tanto, que los primeros cristianos tomaran este Canon griego de Alejandría, porque los mismos destinatarios a quienes debían llevar la palabra de Dios todos hablaban griego. Por lo tanto, el cristianismo aceptó desde el comienzo la versión griega del A.T. con 46 libros.

La reacción de los judíos contra los cristianos




Los judíos consideraban a los cristianos como herejes del judaísmo. No les gustó para nada que los cristianos usaran los libros sagrados del A.T. Y para peor, los cristianos indicaban profecías del A.T. para justificar su fe en Jesús de Nazaret. Además los cristianos comenzaron a escribir nuevos libros sagrados: el Nuevo Testamento.


Todo esto fue motivo para que los judíos resolvieran cerrar definitivamente el Canon de sus libros sagrados. Y en reacción contra los cristianos, que usaban el Canon largo de Alejandría con sus 46 libros del A.T., todos los judíos optaron por el Canon breve de Palestina con 39 libros.
Los 7 libros griegos del Canon de Alejandría fueron declarados como libros «apócrifos» y no inspirados. Esta fue la decisión que tomaron los responsables del judaísmo en el año 90 después de Cristo y proclamaron oficialmente el Canon judío para sus libros sagrados.



Los cristianos, por su parte, y sin que la Iglesia resolviera nada oficialmente, siguieron con la costumbre de usar los 46 libros como libros inspirados del A.T. De vez en cuando había algunas voces discordantes dentro de la Iglesia que querían imponer el Canon oficial de los judíos con sus 39 libros. Pero varios concilios, dentro de la Iglesia, definieron que los 46 libros del A.T. son realmente libros inspirados y sagrados.

¿Qué pasó con la Reforma?


En el año 1517 Martín Lutero se separó de la Iglesia Católica. Y entre los muchos cambios que introdujo para formar su nueva iglesia, estuvo el de tomar el Canon breve de los judíos de Palestina, que tenía 39 libros para el A.T. Algo muy extraño, porque iba en contra de una larga tradición de la Iglesia, que viene de los apóstoles. Los cristianos, durante más de 1.500 años, contaban entre los libros sagrados los 46 libros del A.T.


Sin embargo, a Lutero le molestaban los 7 libros escritos en lengua griega y que no figuraban en los de lengua hebrea.
Ante esta situación los obispos de todo el mundo se reunieron en el famoso Concilio de Trento y fijaron definitivamente el Canon de las Escrituras en 46 libros para el A.T. y en 27 para el N.T.


Pero los protestantes y las muchas sectas nacidas de ellos, comenzaron a usar el Canon de los judíos palestinos que tenían sólo 39 libros del AT.
De ahí vienen las diferencias de libros entre las Biblias católicas y las Biblias evangélicas.

Los libros canónicos


Los 7 libros del A.T. escritos en griego han sido causa de muchas discusiones. La Iglesia Católica dio a estos 7 libros el nombre de «libros deuterocanónicos».

La palabra griega «deutero» significa Segundo. Así la Iglesia Católica declara que son libros de segunda aparición en el Canon o en la lista oficial de libros del A.T. porque pasaron en un segundo momento a formar parte del Canon.
Los otros 39 libros del A.T., escritos en hebreo, son los llamados «libros protocanónicos».

La palabra «proto» significa «Primero», ya que desde el primer momento estos libros integraron el Canon del A.T.

Qumram


En el año 1947 los arqueólogos descubrieron en Qumram (Palestina) escritos muy antiguos y encontraron entre ellos los libros de Judit, Baruc, Eclesiástico y 1 de Macabeos escritos originalmente en hebreo, y el libro de Tobías en arameo. Quiere decir que solamente los libros de Sabiduría y 2 de Macabeos fueron redactados en griego. Así el argumento de no aceptar estos 7 libros por estar escritos en griego ya no es válido. Además la Iglesia Católica nunca aceptó este argumento.

Consideraciones finales


Después de todo, nos damos cuenta de que este problema acerca de los libros, es una cuestión histórico-teológica muy compleja, y con diversas interpretaciones y apreciaciones. Con todo, es indudable que la Iglesia Católica, respecto a este punto, goza de una base histórica y doctrinal que, muy razonablemente, la presenta como la más segura.
Sin embargo, desde que Lutero tomó la decisión de no aceptar esta tradición de la Iglesia Católica, todas las iglesias protestantes rechazaron los libros Deuterocanónicos como libros inspirados y declararon estos 7 libros como libros «apócrifos».


En los últimos años hay, de parte de muchos protestantes, una actitud más moderada para con estos 7 libros e incluso se editan Biblias ecuménicas con los Libros Deuterocanónicos.


En efecto, han ido comprendiendo que ciertas doctrinas bíblicas, como la resurrección de los muertos, el tema de los ángeles, el concepto de retribución, la noción de purgatorio, empiezan a aparecer ya en estos 7 libros tardíos.



Por el hecho de haber suprimido estos libros se dan cuenta de que hay un salto muy grande hasta el N.T. (más o menos una época de 300 años sin libros inspirados). Sin embargo estos 7 libros griegos revelan un eslabón precioso hacia el N.T. Las enseñanzas de estos escritos muestran una mayor armonía en toda la Revelación Divina en la Biblia.
Por este motivo, se ven ya algunas Biblias protestantes que, al final, incluyen estos 7 libros, aunque con un valor secundario.


Quiera Dios que llegue pronto el día en que los protestantes den un paso más y los acepten definitivamente con la importancia propia de la Palabra de Dios, para volver a la unidad que un día perdimos.




b) ¿Cómo estudiar la Biblia?
Hoy día en muchas familias católicas encontramos la Biblia como el libro sagrado de la casa. Ojalá que pronto llegue el día que cada católico sea un asiduo lector de la Escritura Sagrada.


Pero muchos que comienzan a leerla, después de algunos capítulos la dejan de lado por no comprender casi nada. Dicen que leer la Biblia les resulta difícil. Es un libro tan largo y a veces difícil, especialmente para uno que sabe poca historia y poca geografía, y no tiene costumbre de ubicar lo que lee en su propio contexto.


También se da el caso de católicos que, comienzan a leer la Biblia, y se dejan llevar por interpretaciones parciales, caprichosas y fanáticas que poco a poco lo llevan a uno a adherir, por mero sentimentalismo, a algunas de las muchas sectas bíblicas ya existentes, apartándose, por ignorancia, de la Iglesia Católica.
Y no faltan los que quieren leer toda la Biblia sin alguna explicación; o toman la Biblia como un juego de naipes abriendo el libro al azar, o saltando por aquí o por allá y piensan que Dios automáticamente les comienza a hablar. Es un riesgo muy grande; es como jugar a la suerte.

Para evitar estos peligros, no basta leer la Biblia con fe y devoción. Hay que juntar la fe, la oración y la devoción con el estudio. Leer la Biblia sin una adecuada preparación es tentar a Dios. Hay que prepararse para leerla. Si no, puede suceder cualquier cosa. La historia de nuestra fe es así.



Queridos hermanos, esta carta tiene como finalidad introducirnos en el estudio de la Biblia. Hoy, más que nunca, debemos tener una cierta preparación para iniciar una lectura seria de la Biblia. Para muchos, la Biblia sigue siendo un hermoso libro cerrado que adorna nuestra biblioteca. El problema es: ¿cómo leer, cómo comenzar con este libro? Siempre ha sido difícil la iniciación a la lectura de la Biblia. Exige de nosotros paciencia, humildad, serenidad y una cierta disciplina intelectual.



En esta carta vamos a indicarles algunos consejos prácticos para comenzar el estudio de la Biblia.

Las mejores Biblias

Muchas personas se preguntan cómo conseguir una buena edición moderna de la Biblia Católica.


Hoy existen muy buenas Biblias católicas; les recomendamos la Biblia de Jerusalén, la de la Casa de la Biblia y otras.

Da pena ver gente ansiosa de conocer la Biblia y lo hace con ediciones demasiado antiguas, incluso incompletas, sin introducciones, ni comentarios; o con ediciones de bolsillo que está bien para llevarlas a un paseo pero no para hacer estudios serios con ellas.



Una Biblia de uso personal
Conviene que cada persona tenga su propia Biblia en la que libremente vaya subrayando los textos más importantes o más significativos en relación con nuestra vida de fe, con nuestro seguimiento de Cristo, con nuestra vida de oración, de evangelización, etc. E incluso uno va poniendo anotaciones personales, inquietudes originadas de la propia reflexión y experiencia pastoral, apuntes tomados de cursillos, retiros, libros... Sólo así se aprenden las cosas, y con gusto.

Conocer bien la propia Biblia




Es decir, antes de estudiar el texto sagrado, hay que echar un vistazo general a la edición de su Biblia; ver qué dicen los editores sobre el manejo del libro, ver cómo se citan los libros, qué introducciones hay, qué notas, mapas, o temas especiales, etc... Esto puede ahorrar mucho tiempo y trabajo. No hay por qué anotar en cuadernos o papelitos cosas que ya están muy bien puestas en las notas más importantes.
Así por ejemplo, la Biblia Latinoamericana pone una especie de introducción muy buena, titulada: «¿Qué hubo en el mundo antes de la Biblia?».

También tiene un «Índice del Evangelio» bien práctico y una serie de temas breves con el título de «La enseñanza bíblica» que pueden ayudar mucho. Además hay otros temas.

Biblia de Jerusalén, entre tantas cosas excelentes, trae casi al final una sinopsis cronológica muy útil para ubicar los acontecimientos bíblicos dentro de la historia, de la geografía y de las otras culturas relacionadas con la Biblia. La Nueva Biblia Española tiene, al final, un vocabulario bíblico teológico muy bueno. Cada uno debe familiarizarse bien con su propia Biblia.



Leer y estudiar las Introducciones

Es muy conveniente leer las Introducciones que se ponen a cada libro o a los diversos grupos de libros. Casi todas las Biblias modernas católicas tienen muy buenas introducciones. La Biblia de Jerusalén es excelente en este punto y es la que ha inspirado casi todas las ediciones posteriores de la Biblia.

Algunas personas se dedican primero a leer y estudiar todas las introducciones de cada libro y luego comienzan la lectura del texto bíblico mismo. Es lo mejor.

Leer y meditar la Biblia


continuación, ya se puede comenzar a leer y a estudiar el texto bíblico. Pero la Biblia es muy larga, y para todos nosotros nos resultará muy difícil, si no imposible, leerla toda desde la primera página hasta la última. Por tanto, hay que ser prácticos.


Si es la primera vez que te acercas a la Biblia, te proponemos un itinerario de lectura:


a) Empieza con el Evangelio de San Lucas. En él podrás conocer los rasgos más atrayentes de Jesús de Nazaret, nacido de María.


b) Continúa con el libro de los Hechos de los Apóstoles. Allí podrás ver la hermosa actividad de la Iglesia naciente.


c) Después te recomendamos volver a los Evangelios, primero Marcos, luego el de Mateo y finalmente el de Juan.

Puedes intercalar, al fin, la lectura de alguna Carta de los Apóstoles: por ejemplo, a los Corintios, los Tesalonicenses, etc.

Otra forma es tener un calendario litúrgico y leer las lecturas que corresponden al día.

El Nuevo Testamento

Para el cristiano lo más importante son los cuatro Evangelios, que son el alma de toda la Biblia, y luego los otros libros del Nuevo Testamento. Eso ha de ser el objetivo constante de nuestra lectura o estudio. Pero es bueno conocer, siquiera básicamente, el Antiguo Testamento: Génesis, Éxodo, Deuteronomio, Josué, 1 y 2 de Samuel, 1 y 2 de Reyes, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar, Sabiduría, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós, Miqueas, Jonás.

Lectura y meditación de la Biblia
Después de haber leído la introducción de un libro, comienza a leer el texto mismo. No te apresures en leer todo de una vez. Lee solamente un pasaje, o un párrafo. Lee con atención y respeto, abriendo tu corazón a lo que Dios te quiere expresar. Subraya los textos que te impactan.
En la primera lectura de un texto, te conviene leer siempre las notas explicativas que se encuentran debajo del texto bíblico. Estas notas explicativas y los comentarios van a clarificarte la comprensión de los textos bíblicos más difíciles. Son explicaciones escritas por especialistas y hay que tratar de entenderlas y, normalmente, han de ser aceptadas con confianza. Muchas personas, por no leer atentamente las notas explicativas quedan sin comprender un texto en su contexto propio, sin comprender los diversos estilos y doctrinas, y luego abandonan la lectura por aburrimiento.


Los cursillos bíblicos intensivos, con un buen profesor, pueden ayudar mucho, y quizás sean imprescindibles para comprender ciertos problemas y notas técnicas.


Y ahora, ¡a comenzar!... Trata de organizar tu vida de tal manera que todos los días encuentres un momento de 5 a 10 minutos para la Biblia. Busca un lugar tranquilo. Lee sistemáticamente, no saltando de una parte a otra, ni abriendo el libro al azar. Nunca leas la Biblia para satisfacer tu curiosidad o sólo para saber más, sino para indagar lo que Dios quiere decirte. Pues la Biblia es la Palabra de Dios, es la carta que El envía a sus hijos. En la Biblia no busques ciencia, sino sabiduría. No tengas miedo de subrayar y poner anotaciones en tu Biblia. La Biblia no es un libro para guardar, sino para ser leída. Dice san Jerónimo: «No debes retirarte al descanso nocturno sin haber llenado tu corazón con una pequeña parte de la Palabra de Dios».

Principales Biblias Católicas




Entre las Biblias Católicas más conocidas, y más usadas hoy entre nosotros, están las siguientes:


1. La Biblia de Jerusalén: Se llama así sencillamente por haber sido preparada por un numeroso equipo internacional de biblistas, bajo la dirección de la famosa «Escuela Bíblica de Jerusalén». Apareció primeramente en francés (1956), de la que se sacó la primera edición española en 1967. Luego ha seguido una segunda edición española en 1975, revisada y mejorada.


Es la mejor Biblia desde el punto de vista crítico, teológico y académico, con notas explicativas. Su criterio ha influido decididamente en todas las otras ediciones de la Biblia. Es imprescindible para un estudio serio de la Biblia. Sin embargo el precio de esta Biblia es generalmente muy elevado.



Hay también muchas otras ediciones católicas de la Biblia, todas muy buenas, aunque no hayan tenido, en nuestro medio, el éxito de las dos mencionadas. Entre éstas no podemos dejar de nombrar las Biblias: Casa de la Biblia, Nacar-Colunga y la Nueva Biblia Española de Juan Mateo.


El gran valor de estas ediciones modernas de la Biblia es, sobre todo, que se basan en los textos originales (hebreo-griego), y no en la Vulgata Latina como anteriormente se hacía. Además en sus introducciones y comentarios recogen lo mejor de las investigaciones bíblicas modernas.
Últimamente apareció la Biblia de Estudio de las Sociedades Bíblicas, elaborada por biblistas católicos y evangélicos, y que cuenta con el respaldo del CELAM para ser utilizada en América Latina.



Quien medita cada día
la sagrada ley divina
con esta meditación
a la gloria se encamina.

Quien medita cada día
las Sagradas Escrituras
verá la mano de Dios
en todas las criaturas.




c) La Biblia y la Tradición
A menudo los hermanos evangélicos, discutiendo con nosotros los católicos, nos dicen: «¿Dónde habla la Biblia del purgatorio? ¿Dónde dice la Biblia que San Pedro fue a Roma? ¿De dónde sacan ustedes los católicos eso de que María es la Inmaculada Concepción y que subió al cielo en cuerpo y alma?».

Para los evangélicos, la Revelación Divina y la Biblia son lo mismo. Es decir, para ellos solamente en la Biblia se encuentra toda la Revelación de Dios.

Ahora bien: ¿Es correcta esta posición? ¿Es cierto que la Biblia contiene todo el Evangelio de Cristo? ¿Qué dice la misma Biblia al respecto? Además, ¿quién reunió todos los libros inspirados que constituyen la Biblia? ¿Acaso no fue la Iglesia la que recibió el encargo de predicar el Evangelio por todo el mundo, hasta el fin de los tiempos? ¿Qué hubo primero: la Biblia o la Iglesia?

Hermanos, en esta carta les explicaré por qué la Revelación Divina no abarca solamente la Biblia, como piensan los evangélicos, sino que la Revelación de Dios se manifiesta en la Tradición Apostólica y en la Biblia. Es un tema un poco difícil, pero fundamental para la comprensión correcta de la fe católica. Es un tema que ha sido causa de muchos malos entendidos entre la Iglesia Católica y las distintas iglesias evangélicas.

1. La Revelación Divina:
La Revelación es la manifestación de Dios y de su voluntad acerca de nuestra salvación. Viene de la palabra «revelar», que quiere decir «quitar el velo», o «descubrir».
Dios se reveló de dos maneras:

1) La Revelación natural, o revelación mediante las cosas creadas. Dice el apóstol Pablo: «Todo aquello que podemos conocer de Dios El mismo se lo manifestó. Pues, si bien a El no lo podemos ver, lo contemplamos, por lo menos, a través de sus obras, puesto que El hizo el mundo, y por sus obras entendemos que El es eterno y poderoso, y que es Dios» (Rom 1,19-20).
2) La Revelación sobrenatural o divina. Desde un principio Dios empezó también a revelarse a través de un contacto más directo con los hombres, mediante los antiguos profetas y de una manera perfecta y definitiva en la persona de Cristo Jesús, el Hijo de Dios. «En diversas ocasiones y bajo diferentes formas, Dios habló a nuestros padres, por medio de los profetas, hasta que, en estos días que son los últimos, nos habló a nosotros por medio de su Hijo» (Heb.1,1-2). Jesús nos reveló a Dios mediante sus palabras y obras, sus signos y milagros; sobre todo mediante su muerte y su gloriosa resurrección y con el envío del Espíritu Santo sobre su Iglesia. Todo lo que Jesús hizo y enseñó se llama «Evangelio», es decir, «Buena noticia de la Salvación».

2. ¿Cómo fue transmitida la Revelación Divina?
Para llevar el Evangelio por todo el mundo, Jesús encargó a los apóstoles y a sus sucesores, como pastores de la Iglesia que El fundó personalmente:

«Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautíncenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo» (Mt. 28,18-20).

Aquí notamos cómo Jesús ordenó «predicar» y «proclamar» su Evangelio. Y de hecho los Apóstoles «predicaron» la Buena Nueva de Cristo. Años después algunos de ellos pusieron por escrito esta predicación. Es decir, al comienzo la Iglesia se preocupó de predicar el Evangelio. Por supuesto el Evangelio que Jesús entregó a los Apóstoles no estaba escrito. Jesús no escribió nunca una carta a sus Apóstoles; su enseñanza era solamente oral. Así lo hicieron también los Apóstoles.

3. La Tradición Apostólica
Este mensaje escuchado por boca de Jesús, vivido, meditado y transmitido oralmente por los Apóstoles, se llama «la Tradición Apostólica».

Cuando aquí hablamos de la Tradición» (con mayúscula), nos referimos siempre a la «Tradición Apostólica». No debemos confundir «la Tradición Apostólica» con la «tradición» que en general se refiere a costumbres, ideas, modos de vivir de un pueblo y que una generación recibe de las anteriores. Una tradición de este tipo es puramente humana y puede ser abandonada cuando se considera inútil. Así Jesús mismo rechazó ciertas tradiciones del pueblo judío: «Ustedes incluso dispensan del mandamiento de Dios para mantener la tradición de los hombres» (Mc.7,8).

La Tradición Apostólica se refiere a la transmisión del Evangelio de Jesús. Jesús, además de enseñar a sus apóstoles con discursos y ejemplos, les enseñó una manera de orar, de actuar y de convivir. Estas eran las tradiciones que los apóstoles guardaban en la Iglesia. El apóstol Pablo en su carta a los Corintios se refiere a esta Tradición Apostólica: «Yo mismo recibí esta tradición que, a su vez, les he transmitido» (1 Cor. 11, 23).

Resumiendo, podemos decir que Jesús mandó «predicar», no «escribir» su Evangelio. Jesús nunca repartió una Biblia. El Señor fundó su Iglesia, asegurándole que permanecerá hasta el fin del mundo. Y la Iglesia vivió muchos años de la Tradición Apostólica, sin tener los libros sagrados del Nuevo Testamento.

4. La Biblia
Solamente una parte de la Palabra de Dios, proclamada oralmente, fue puesta por escrito por los mismos apóstoles y otros evangelistas de su generación.

Estos escritos, inspirados por el Espíritu Santo, dan origen al Nuevo Testamento (NT), que es la parte más importante de toda la Biblia. Está claro que al escribir el NT, no se puso por escrito «todo» el Evangelio de Jesús.

«Jesús hizo muchas otras cosas. Si se escribieran una por una, creo que no habría lugar en el mundo para tantos libros», nos dice el apóstol Juan (Jn. 21,25).

La Sagrada Escritura, y especialmente el NT, es la Palabra de Dios, que nos manifiesta al Hijo en quien expresó Dios el resplandor de su gloria (Heb.1,3).

Podemos decir que sólo la parte más importante y fundamental de la Tradición Apostólica fue puesta por escrito. Por esta razón la Iglesia siempre ha tenido una veneración muy especial por las Divinas Escrituras.

5. Biblia y Tradición
Después de esto podemos decir que la revelación divina ha llegado hasta nosotros por la Tradición Apostólica y por la Sagrada Escritura. No debemos considerarlas como dos fuentes, sino como dos aspectos de la Revelación de Dios. El Concilio Vaticano II lo describe muy bien: «La Tradición Apostólica y la Sagrada Escritura manan de la misma fuente, se unen en un mismo caudal y corren hacia el mismo fin». La Tradición y la Escritura están unidas y ligadas, de modo que ninguna puede subsistir sin la otra.

Además, la Sagrada Escritura presenta la Tradición como base de la fe del creyente: «Todo lo que han aprendido, recibido y oído de mí, todo lo que me han visto hacer, háganlo» (Fil.4,9). «Lo que aprendiste de mí, confirmado por muchos testigos, confíalo a hombres que merezcan confianza, capaces de instruir después a otros» (2. Tim. 2,2).

«Hermanos, manténganse firmes guardando fielmente las tradiciones que les enseñamos de palabra y por carta» (2 Tes. 2,15).

Está claro que el Apóstol Pablo, para confirmar la fe de los cristianos, no usa solamente la Palabra de Dios escrita, sino que recuerda también de una manera muy especial la Tradición o la predicación oral. Para el Apóstol las formas de transmisión del Evangelio: Sagrada Escritura y Tradición, tienen la misma importancia. En realidad, una vez que se escribió el NT no se consideró acabada la Tradición Apostólica, como si estuviera completa la Revelación Divina. La Biblia no dice eso; en ninguna parte está escrito que el cristiano debe someterse ¡sólo a la Biblia! Esta es una idea que surgió entre los protestantes recién en los años 1550. En la Iglesia Católica hubo siempre una conciencia clara sobre la importancia de la Tradición Apostólica, sin quitar a la Biblia el valor que tiene.

6. ¿Sólo la Biblia?
Es un error creer que basta la Biblia para nuestra salvación. Esto nunca lo ha dicho Jesús y tampoco está escrito en la Biblia. Jesús, reitero, nunca escribió un libro sagrado, ni repartió ninguna Biblia. Lo único que hizo Jesús fue fundar su Iglesia y entregarle su Evangelio para que fuera anunciado a todos los hombres hasta el fin del mundo. Fue dentro de la Tradición de la Iglesia donde se escribió y fue aceptado el N.T., bajo su autoridad apostólica. Además la Iglesia vivió muchos años sin el N.T., el que se terminó de escribir en el año 97 después de Cristo. Y también es la Iglesia la que, en los años 393-397, estableció el Canon o lista de los libros que contienen el N.T.

Por tanto, si aceptamos solamente la Biblia, ¿cómo sabemos cúales son los libros inspirados? La Biblia, en efecto, no contiene ninguna lista de ellos. Fue la Tradición de la Iglesia la que nos transmitió la lista de los libros inspirados. Supongamos que se perdiera la Biblia, en ese caso la Iglesia seguiría poseyendo toda la verdad acerca de Cristo, la cual hasta la fecha ha sido transmitida fielmente por la Tradición, tal como lo hizo antes de escribir el NT.

Los evangélicos, al aceptar solamente la Biblia, están reduciendo considerablemente el conocimiento auténtico de la Revelación Divina. Guardemos esta ley de oro que nos dejó el apóstol Pablo: «Manténganse firmes guardando fielmente la Tradiciones que les enseñamos de palabra y por carta» (2 Tes. 2,15).

7. El Magisterio de la Iglesia
La Revelación Divina abarca la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura. Este depósito de la fe (cf. 1 Tim. 6, 20; 2 Tim. 1, 12-14) fue confiado por los Apóstoles al conjunto de la Iglesia. Ahora bien el oficio de interpretar correctamente la Palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia. Ella lo ejercita en nombre de Jesucristo. Este Magisterio, según la Tradición Apostólica, lo forman los obispos en comunión con el sucesor de Pedro que es el obispo de Roma o el Papa.

El Magisterio no está por encima de la Revelación Divina, sino que está a su servicio, para enseñar puramente lo transmitido. Por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo, el Magisterio de la Iglesia lo escucha devotamente, lo guarda celosamente y lo explica fielmente.

Los fieles, recordando la Palabra de Cristo a sus apóstoles: «El que a ustedes escucha, a mí me escucha» (Lc.10, 16), reciben con docilidad las enseñanzas y directrices que sus pastores les dan de diferentes formas. El Magisterio de la Iglesia es un guía seguro en la lectura e interpretación de la Sagrada Escritura, «ya que nadie puede interpretar por sí mismo la Escritura» (2 Ped. 1, 20).

El Magisterio de la Iglesia orienta también el crecimiento en la comprensión de la fe. Gracias a la asistencia del Espíritu Santo, la comprensión de la fe puede crecer en la vida de la Iglesia cuando los fieles meditan la fe cristiana y comprenden internamente los misterios de la Iglesia. Es decir, el creyente vive la palabra de Dios en las circunstancias concretas de la historia y hace cada vez más explícito lo que estaba implícito en la Palabra de Dios.

En este sentido la Tradición divino-apostólica va creciendo, como sucede con cualquier organismo vivo.
Este es precisamente el significado que hay que dar a las definiciones dogmáticas, hechas por el Magisterio de la Iglesia.

Conclusión:
1. Resumiendo, podemos decir que la Iglesia no saca solamente de la Escritura la certeza de toda la Revelación Divina.
2. La Tradición y la Sagrada Escritura constituyen un único depósito sagrado de la Palabra de Dios, en el cual, como en un espejo, la Iglesia peregrinante contempla a Dios, fuente de todas sus riquezas.
3. El oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios ha sido confiado únicamente al Magisterio de la Iglesia, a los obispos en comunión con el Papa.
4. La Tradición, la Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según el plan de Dios, están íntimamente unidos, de modo que ninguno puede subsistir sin los otros. Los tres, cada uno según su carácter, y bajo la acción del único Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de los hombres.


Cuestionario
A continuación se presenta este cuestionario que puede ser útil para complementar la sesión y el estudio personal. NO SE PUBLICA ESTO EN FOROS

a) Los Libros de la Biblia

¿De cuántos libros está formada la Biblia Católica y de cuántos la Evangélica?
¿Cómo se originó esta diferencia?
¿Cuáles son los libros canónicos y los Deuterocanónicos?
¿Por qué se llaman así?
¿Qué aporte hacen estos libros a la Revelación?
¿Qué pasó con la Reforma de Lutero en lo referente al número de los libros de la Biblia?
¿Qué se confirmó con los hallazgos de Qumram?
¿Incluyen últimamente algunas Biblias protestantes los libros Deuterocanónicos?
¿Qué sería deseable a futuro?

b) ¿Cómo estudiar la Biblia?
¿Cuál es la regla de oro para la interpretación de la Biblia?
¿Se pueden sacar frases de su contexto y darles una interpretación personal?
¿Qué significa interpretar la Biblia dentro de la Tradición Católica?
¿Cuál es la postura protestante?
¿En qué se basan?
¿Qué acontece al interpretar la Biblia en forma personal y sin tomar en cuenta la Tradición?
¿Qué se espera, al respecto, del Ecumenismo?

c) La Biblia y la Tradición
¿Qué fue primero: la Biblia o la Iglesia?
¿Qué significa la palabra revelación?
¿De cuántas maneras se reveló Dios al Hombre?
¿Qué ordenó Jesús antes de subir al cielo?
¿Cuándo se pusieron por escrito las enseñanzas de Jesús?
¿Qué significa la palabra Tradición Apostólica?
¿Basta la sola Biblia para la salvación?
¿Jesús fundó una Iglesia o mandó difundir la Biblia?
¿Cuál es la función del Magisterio?



Video
Presentamos este video que puede ayudar como una pequeña introducción al tema de la Biblia.
Click aquí : http://www.youtube.com/watch?v=gjjuZXSv ... re=related


Diapositivas
Les compartimos estas diapositivas que pueden ayudar mucho a complementar la sesión:
El porqué: http://www.es.catholic.net/archivos/0.el_porque.pptx
¿Qué es la Biblia?: http://www.es.catholic.net/archivos/1.q ... iblia.pptx
Unidad Cristiana: http://www.es.catholic.net/archivos/2.u ... tiana.pptx
¿Porqué soy católico?: http://www.es.catholic.net/archivos/3.p ... olico.pptx
Salvación Personal: http://www.es.catholic.net/archivos/4.s ... sonal.pptx
Jerarquía: http://www.es.catholic.net/archivos/5.jerarquia.pptx
Bilbia y Tradición: http://www.es.catholic.net/archivos/6.b ... icion.pptx
María Madre de DIos: http://www.es.catholic.net/archivos/7.m ... _dios.pptx
Religiosidad Sacramental: http://www.es.catholic.net/archivos/8.r ... ental.pptx
Religiosidad popular: http://www.es.catholic.net/archivos/9.r ... pular.pptx


Participación en el Foro
- Comentarios, dudas y sugerencias sobre este tema
- Menciona y explica qué actividad o dinámica podrías aplicar a tus alumnos para que comprendieran mejor esta sesión


Recuerda que puedes consultar a los Tutores del Curso y escribirles a su correo. :


P. Bernardo Skertchly LC Especialidad: Filosofía, Teología, Biblia y Liturgia

Xavier R Villalta Andrade Especialidad: Sagradas Escrituras, Apologética

Christian Gabriel Dominguez Especialidad: Apologética. Aprende a defender tu fe.

Jesús Manuel Urones Rodríquez Especialidad: Actualmente Catecumeno con 5 años defendiendo la fe en los foros de apologetica de internet, conocimiento en teología. Ha pertenecido a los apostoles de la palabra.

Anwar Tapias Lakatt Especialidad: Apologista con 10 años de experiencia en debates sobre defensa de la fe, creador de la página http://www.catolicosfirmesensufe.org hace 1 año, creador del grupo Católicos Firmes en su Fe hace 3 años con más de 7.000 miembros y predicador de la Renovación Carismática Católica en Barranquilla, Colombia

Christopher A Rojas Vásquez Especialidad: Defensa de la Fe o Apologética Católica.

Benjamin Romero Especialidad: Conferencista de apologética con Apóstoles de la Palabra, Catecismo a niños, adolecentes y adultos, y evangelizador compartiendo los fundamentos de la fe en distintos movimientos como MFC, Franciscanos, por páginas web, mails y la radio.



Para mayor información puedes consultar la Sección de Sectas, Apologética y Conversos: http://www.es.catholic.net/sectasapolog ... cutivo=407
Avatar de Usuario
gache
Moderador Staff
 
Mensajes: 403
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Victorio Andres » Mar Mar 22, 2011 9:59 am

Hola amigos, creo que existe un error en el video de presentación, en el cual dice que la Biblia tiene 66 libros (que es el cánon que usan los protestantes), mientras que la Biblia católica tiene 73.

Atte: Victorio
Victorio Andres
 
Mensajes: 29
Registrado: Mar Ene 26, 2010 10:27 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Gabriela_Ladron » Mar Mar 22, 2011 10:13 am

Este es un tema esencial para conocer y entender de dónde viene nuestra fe. Nosotros no creemos en un conjunto de libros, sino en Jesús, el Hijo de Dios. Eso es lo más importante de este tema.

Para que mis alumnos comprendieran mejor esta lección haría un mapa conceptual con la Biblia en el centro y tres vertientes: qué es, cómo se estudia y su relación con la Tradición. Completaríamos ese mapa al final de la sesión, después de preguntas detonadoras de reflexión, tratando de anotar solamente los conceptos claves de la sesión.

Así, los participantes tendrían material para repasar y estudiar y al mismo tiempo, generarían un concentrado de las ideas esenciales de la lección.
Avatar de Usuario
Gabriela_Ladron
 
Mensajes: 168
Registrado: Jue Feb 25, 2010 12:32 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor jvazquezintegra » Mar Mar 22, 2011 10:50 am

Es de vital importancia conocer estos puntos ya que el estudio de la biblia requiere de mucha fe y conciencia avida de adquirir conocimientos iluminados por el espiritu santo para llevar una vida llena de paz y felicidad. Pertenezco a un grupo de Facilitadores de la palabra y es importante para mi esta formación permanente que me ayude a dar a conocer a DIOS a mucha gente que aún no ha tenido la gracia de encontrarlo.
jvazquezintegra
 
Mensajes: 8
Registrado: Vie Mar 18, 2011 6:45 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor nsoprano » Mar Mar 22, 2011 11:22 am

YO CREO QUE DINAMICAS PARA ESTUDIAR LA BIBLIA HAY MUCHAS, MAS BIEN, CONSIDERO MUY IMPORTANTE QUE LO PRIMERO QUE DEBEMOS HACER ES CONOCER COMO SE HIZO LA BIBLIA, QUIENES FUERON LAS AUTORIDADES QUE SELECCIONARON LOS LIBROS Y PORQUE SON LOS 73 LIBROS, PARA QUE ASI LAS PERSONAS SE DEN CUENTA QUE LA BIBLIA SE HIZO DENTRO DE LA IGLESIA CATOLICA Y SE DEN CUENTA QUE SI ELLOS LEEN LA BIBLIA ES PORQUE LOS CATOLICOS LA FORMARON, MUCHAS HERMANOS SEPARADOS NO REFLEXIONAN ESTE PUNTO Y FACILMENTE LOS ENGAÑAN Y LOS SEPARAN DE LA IGLESIA QUE INSTITUYO JESUS. SI ELLOS LEEN LA BIBLIA Y CREEN EN LO QUE DICE LA BIBLIA, ENTONCES SON CATOLICOS Y NO HAY MAS.
nsoprano
 
Mensajes: 12
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor sgsandoval » Mar Mar 22, 2011 12:40 pm

Creo que conocer un poquito de historia ayuda mucho para ponernos en el contexto de todas las enseñanzas que nos da la Biblia y evitar asi las interpretaciones antojadizas o fuera del contexto real. Por otro lado no olvidar ni cuestionar que la Biblia es Inspiración Divina, si bien es cierto escrita por hombres pero bajo la luz del Espíritu Santo. Para leer la Biblia a mi me ha funcionado muy bien ir leyendo las lecturas del día a traves de la Lectio y que además incluyen reflexiones.
sgsandoval
 
Mensajes: 1
Registrado: Vie Mar 18, 2011 12:43 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor jvazquezintegra » Mar Mar 22, 2011 12:54 pm

Una actividad o dínamica es encontrar en cada una de las biblias los 73 libros y su division por AT y NT, revisar su contenido: indice, glosario de términos, siglas de los libros e inclusive realizar separadores en el caso de las biblias que no lo tienen. Sin embargo es muy importante hacer saber a quien va iniciar el estudio de la biblia que este no es un libro histórico sino es el mismo DIOS que nos quiere decir algo. Falto indicar quienes fueron los que capitularon y dividieron en versículos la biblia así como el significado de Nihil Obstat e Imprimatur que no todas las biblias lo tienen.
jvazquezintegra
 
Mensajes: 8
Registrado: Vie Mar 18, 2011 6:45 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor jvazquezintegra » Mar Mar 22, 2011 12:54 pm

Una actividad o dínamica es encontrar en cada una de las biblias los 73 libros y su division por AT y NT, revisar su contenido: indice, glosario de términos, siglas de los libros e inclusive realizar separadores en el caso de las biblias que no lo tienen. Sin embargo es muy importante hacer saber a quien va iniciar el estudio de la biblia que este no es un libro histórico sino es el mismo DIOS que nos quiere decir algo. Falto indicar quienes fueron los que capitularon y dividieron en versículos la biblia así como el significado de Nihil Obstat e Imprimatur que no todas las biblias lo tienen.
jvazquezintegra
 
Mensajes: 8
Registrado: Vie Mar 18, 2011 6:45 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Grisell Boluarte » Mar Mar 22, 2011 1:30 pm

Administradores del foro:
Estoy Infinitamente agradecida por este curso,nos servirá para comprender correctamente el estudio de la Biblia y compartir estos alcances con nuestras comunidades de fe, vi el video sugerido e indica 66 libros de la Biblia en lugar de 73.
Hasta la próxima.
Grisell Boluarte
 
Mensajes: 5
Registrado: Mar Mar 22, 2011 1:13 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Ictus » Mar Mar 22, 2011 1:53 pm

Gabriela_Ladron escribió:Este es un tema esencial para conocer y entender de dónde viene nuestra fe. Nosotros no creemos en un conjunto de libros, sino en Jesús, el Hijo de Dios. Eso es lo más importante de este tema.

Para que mis alumnos comprendieran mejor esta lección haría un mapa conceptual con la Biblia en el centro y tres vertientes: qué es, cómo se estudia y su relación con la Tradición. Completaríamos ese mapa al final de la sesión, después de preguntas detonadoras de reflexión, tratando de anotar solamente los conceptos claves de la sesión.

Así, los participantes tendrían material para repasar y estudiar y al mismo tiempo, generarían un concentrado de las ideas esenciales de la lección.


Hola Gabriela, Dios te bendiga

Una sola claridad:
En tus tres vertientes, es importante que la tercera sea su relación con la Tradición y con el Magisterio. Pues la Iglesia saca la certeza de las 3. Es importante que cuando un católico expresa que no sólo de la Biblia se saca la verdad revelada por Dios, se incluyan las 3.

Cito para todos los participantes la Constitución Apostólica Dei Verbum del Concilio Vaticano II:
Relación de una y otra con toda la Iglesia y con el Magisterio

10. La Sagrada Tradición, pues, y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la palabra de Dios, confiado a la Iglesia; fiel a este depósito todo el pueblo santo, unido con sus pastores en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, persevera constantemente en la fracción del pan y en la oración (cf. Act., 8,42), de suerte que prelados y fieles colaboran estrechamente en la conservación, en el ejercicio y en la profesión de la fe recibida.

Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en el nombre de Jesucristo. Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer.

Es evidente, por tanto, que la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según el designio sapientísimo de Dios, están entrelazados y unidos de tal forma que no tiene consistencia el uno sin el otro, y que, juntos, cada uno a su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas.
Capítulo 2
http://www.vatican.va/archive/hist_coun ... um_sp.html
Avatar de Usuario
Ictus
Moderador Global
 
Mensajes: 913
Registrado: Lun Jul 27, 2009 2:11 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor IsmaelHerz » Mar Mar 22, 2011 2:03 pm

Una dinamica idonea para este tema es pedirles que abran su biblia, habiendoles explicado sobre el Imprimatur y el Nihil Obstat y verifiquen por ellos mismos si es catolica (me ha ocurrido con mis catecumenos del curso de confirmaciones que llevan biblias protestantes sin saberlo) y que busquen en ella los libros deuterocanonicos. Tambien pedirles que identifiquen un capitulo y un versiculo, que muchas veces son confusos para los que apenas se acercan a la biblia.
IsmaelHerz
 
Mensajes: 2
Registrado: Lun Mar 14, 2011 7:08 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Monica D » Mar Mar 22, 2011 2:04 pm

Gracias por toda esta información...!!!
Monica D
 
Mensajes: 1
Registrado: Sab Mar 19, 2011 11:58 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Ictus » Mar Mar 22, 2011 2:14 pm

nsoprano escribió:YO CREO QUE DINAMICAS PARA ESTUDIAR LA BIBLIA HAY MUCHAS, MAS BIEN, CONSIDERO MUY IMPORTANTE QUE LO PRIMERO QUE DEBEMOS HACER ES CONOCER COMO SE HIZO LA BIBLIA, QUIENES FUERON LAS AUTORIDADES QUE SELECCIONARON LOS LIBROS Y PORQUE SON LOS 73 LIBROS, PARA QUE ASI LAS PERSONAS SE DEN CUENTA QUE LA BIBLIA SE HIZO DENTRO DE LA IGLESIA CATOLICA Y SE DEN CUENTA QUE SI ELLOS LEEN LA BIBLIA ES PORQUE LOS CATOLICOS LA FORMARON, MUCHAS HERMANOS SEPARADOS NO REFLEXIONAN ESTE PUNTO Y FACILMENTE LOS ENGAÑAN Y LOS SEPARAN DE LA IGLESIA QUE INSTITUYO JESUS. SI ELLOS LEEN LA BIBLIA Y CREEN EN LO QUE DICE LA BIBLIA, ENTONCES SON CATOLICOS Y NO HAY MAS.


Hola nsoprano
Es importante tu aporte, la Biblia nace en la Iglesia, pero debemos hacer algunas precisiones, que en mi experiencia con protestantes pueden congelar un debate:

1. Cuando se expresa que la Biblia se hizo dentro de la Iglesia debemos evitar que se piense que todo en la Biblia se hizo dentro de la Iglesia, pues si bien el pueblo de Israel, es figura de la Iglesia, el Antiguo Testamento fue escrito por judíos y no por cristianos propiamente dicho:
DEI VERBUM
CAPITULO IV
ANTIGUO TESTAMENTO


La historia de la salvación consignada
en los libros del Antiguo Testamento

14. Dios amantísimo, buscando y preparando solícitamente la salvación de todo el género humano, con singular favor se eligió un pueblo, a quien confió sus promesas. Hecho, pues, el pacto con Abraham y con el pueblo de Israel por medio de Moisés, de tal forma se reveló con palabras y con obras a su pueblo elegido como el único Dios verdadero y vivo, que Israel experimentó cuáles eran los caminos de Dios con los hombres, y, hablando el mismo Dios por los Profetas, los entendió más hondamente y con más claridad de día en día, y los difundió ampliamente entre las gentes.


De este modo el Antiguo Testamento no se escribió porque hubiera Iglesia. Esto es importante tenerlo presente, pero...sí debemos aclarar que aun cuando habían ya sido escritos, no había un canon cerrado y definitivo, pues eso sucedería finalizando el siglo I. De este modo, es la Iglesia la que define la canonicidad del Antiguo Testamento, y con mayor razón la del Nuevo Testamento.

2. Otro punto de rechazo es la concepción protestante, que al mostrar que la EScritura necesita de la Iglesia para definir su canon, creen que la Iglesia es la que las hace inspiradas y no Dios. Esto es erróneo, porque confunden inspiración y canonicidad, La Iglesia no es la que hace inspirados los libros de la Biblia, sino la que guiada por el Espíritu Santo define cuales libros son los inspirados por Dios.

Les comento que soy moderador del curso, sólo que aún no me han habilitado la opción. Cualquier inquietud, en este tema será resuelta por alguno de los moderadores.
Bendiciones y sigan adelante.
Avatar de Usuario
Ictus
Moderador Global
 
Mensajes: 913
Registrado: Lun Jul 27, 2009 2:11 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Xavier Villalta » Mar Mar 22, 2011 2:20 pm

Sagradas Escrituras (Biblia), Tradición (Apostólica) y Magisterio de la Iglesia son inseparables, si prescindimos de cualquiera de ellos el trípode puede caer. La Tradición y la Biblia son fuentes de la Revelación, pero el Magisterio de la Iglesia es quien en estos 20 siglos y 1 década nos enseña la correcta interpretación de lo revelado.
Dios te bendiga.

Xavier Villalta Andrade
Catholic.net
Imagen
Avatar de Usuario
Xavier Villalta
Moderador Curso
 
Mensajes: 133
Registrado: Mié Sep 30, 2009 10:27 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Xavier Villalta » Mar Mar 22, 2011 2:30 pm

jvazquezintegra escribió:Una actividad o dínamica es encontrar en cada una de las biblias los 73 libros y su division por AT y NT, revisar su contenido: indice, glosario de términos, siglas de los libros e inclusive realizar separadores en el caso de las biblias que no lo tienen. Sin embargo es muy importante hacer saber a quien va iniciar el estudio de la biblia que este no es un libro histórico sino es el mismo DIOS que nos quiere decir algo. Falto indicar quienes fueron los que capitularon y dividieron en versículos la biblia así como el significado de Nihil Obstat e Imprimatur que no todas las biblias lo tienen.

Este simple paso es vital al momento de comenzar a trabajar con una nueva edición de la Biblia, las ediciones católicas tienen en las 2 o 3 primeras páginas el Nihil Obstat (que se traduciría como “sin obstáculo”), o el Imprimatur (Imprímase), o en nuestra lengua una autorización expresa de un Obispo, todas con la firma de responsabilidad de la autoridad eclesial responsable; si no encontramos una de ellas (o una combinación de ellas) indica sin más trabajo que la Biblia no es una edición católica.
Dios te bendiga.

Xavier Villalta Andrade
Catholic.net
Imagen
Avatar de Usuario
Xavier Villalta
Moderador Curso
 
Mensajes: 133
Registrado: Mié Sep 30, 2009 10:27 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor marrufina » Mar Mar 22, 2011 2:37 pm

Este tema es muy importante, ya que en mi caso, no soy catequista, soy una madre ama de casa que con mucha fe y devocion desea aprender a defender su fe, conocerla a fondo y no solo ser una "catolica de misa" de solo ir a misa y no ser participe de nada mas ni saber nada acerca de mi fe....
Lo mas importante de este primer tema es precisamente el de como estudiar la Biblia, conocer sus origenes, saber las razones y causas que originaron las diferencia de biblias entre protestantes y catolicos, para asi tener armas con que defenderse a la hora de que un protestante te quiera hacer dudar de tu fe; entender que para leer la Biblia no basta con solo tener devocion y fe sino que se necesita de oracion, estudio serio y una preparacion para ello.
Ademas tambien es fundamental ser consciente de que la revelacion divina no proviene solamente de la biblia sino tambien de la Tradicion apostolica y que ambas son indispensables, no puede subsistir una sin la otra, y que no basta con la pura Biblia para nuestra salvacion.

Si yo tuviera alumnos, una dinamica interesante seria una dramatizacion con algunos participantes, esa es siempre una manera infalible de que las personas ubiquen en espacio-tiempo y no se les olvide el tema
marrufina
 
Mensajes: 17
Registrado: Mar Mar 15, 2011 11:23 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor la severa » Mar Mar 22, 2011 2:52 pm

Gracias por tan interesante lección. Esto nos ayuda para saber tambien explicarnos. Gracias de nuevo.
la severa
 
Mensajes: 2
Registrado: Dom Mar 13, 2011 5:50 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor leititia21 » Mar Mar 22, 2011 3:24 pm

LA VERDAD ES UN TEMA AMPLIAMENTE INTERESANTE SOBRE TODO CONOCER NUESTRA BIBLIA CATOLICA QUE ES LO IMPORTANTE PARA PODER DEFENDER NUESTRA FE CON NUESTRO HERMANOS PROTESTANTES, PORQUE CUANDO DESCONOCEMOS DE NUESTRO PROPIA RELIGION, ES FACIL PODER CAMBIARSE A OTRA....MIL GRACIAS POR SUS CONOCIMIENTOS....DIOS LES BENDICE.
leititia21
 
Mensajes: 4
Registrado: Jue Mar 10, 2011 11:12 am

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor Mirza Cuellar » Mar Mar 22, 2011 4:27 pm

Muchas gracias por este tema tan interesante, me gusto mucho
Yo soy catequista de 1 grado y el primer tema que usamos al iniciar el catecismo se llama Comprender la Escritura y tenemos que explicar : Que es la Biblia? Como nos llego la biblia? El Antiguo Testamento y la lista de sus libros: El Pentateuco, Los libros históricos, Libros poéticos y sapienciales, Libros proféticos, Los libros Deuterocanonicos ; el Nuevo Testamento y la lista de sus libros: Los Evangelios, Las cartas del Nuevo Testamento, Las cartas Católicas.

Que el Espiritu Santo los siga iluminando
Mirza Cuellar
 
Mensajes: 13
Registrado: Mié Ene 26, 2011 10:00 pm

Re: 1. Los libros de la Biblia. Cómo estudiarla? Tradición

Notapor naly » Mar Mar 22, 2011 5:23 pm

Hola, disculpen mi ignorancia, pero me gustarìa saber, si los israelitas que vivìan en Alejandrìa, llegaron allì por la destrucciòn que hubo en Jerusalen? ¿Por què ellos si tenìan los 7 libros?
No pude ver las diapositivas ni el video, no se por què?

Gracias,
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece
naly
 
Mensajes: 19
Registrado: Jue Mar 17, 2011 1:18 pm

Siguiente

Volver a Curso: Aprende a Defender tu Fe

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Yahoo [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |