5. Crear una cultura vocacional: Definición

Aula virtual para comentar y discutir los temas semanales del Curso de Promoción Vocacional. El futuro de la Iglesia y de las Congregaciones depende de las vocaciones.

Moderadores: Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor myrthala perales » Mar Nov 23, 2010 10:17 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.

Persona culta sería la persona “cultivada”, por oposición a la ruda que no ha cultivado sus cualidades o capacidad intelectual, artística, literaria, etc.
Actualmente, por el progreso e influjo de las ciencias antropológicas, el término cultura ha adquirido un significado mucho más amplio, se ha enriquecido. Y así, cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.

elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.
elemento constitutivo de la persona humana en su ser de creatura “a imagen” del que le ha llamado a la existencia. La consumación más plena del hombre consiste en realizar este proyecto. Nuestra cultura, por el contrario, rechaza esta manera de concebir la plenificación humana; piensa que lo que el hombre debe perseguir con todo ahínco es su mejor “autorrealización”. Sin embargo la fe cristiana mirando a Jesús, nos propone la “heterorrealización” como plenitud del hombre; Jesús vive continuamente de cara al Padre para cumplir su voluntad (Jn 4,34)5.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como:

la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad7.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones. La reflexión y la tradición de la Iglesia indican que normalmente el discernimiento vocacional se hace presente a lo largo de estos itinerarios comunitarios: la celebración comunitaria y la oración (liturgia), la comunión eclesial y la fraternidad (koinonía), el servicio de la caridad (diakonía), el anuncio y testimonio del evangelio (martiría).
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
Laeducación (ayudar al joven a sacar fuera su verdad, a conocerse, a descubrir sus miedos y resistencias, fragilidades y dependencias) y la formación (proponerle un ideal que dé a su vida forma, consistencia y solidez, para que invierta en ella sus mejores recursos).

Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas. Esa visibilidad es una opción exigente y al mismo tiempo arriesgada.
Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos
No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos (“y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”) no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.

Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).

Cuidar pastoralmente de las familias. Hubo un tiempo en el que los padres católicos fueron nuestros mejores aliados en la tarea de suscitar vocaciones.
myrthala perales
 
Mensajes: 11
Registrado: Mié Sep 29, 2010 3:44 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Zurina Blanco » Mié Nov 24, 2010 10:19 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Es el estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.
Sus elementos son: elementos cognoscitivos, creencias, valores y normas.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”. Es aquella situación que permite que la Pastoral Vocacional sea la vocación de la pastoral normal: pastoral de todas las vocaciones, indistintamente; pastoral ofrecida a todos los creyentes sin excepción. Es un ambiente, una mentalidad creyente adulta, un hábitat eclesial y comunitario, que favorece el que cada persona, cada familia, cada entidad, se comprenda a sí misma en función de una misión encomendada por Dios para la construcción del Reino. Una cultura vocacional es tal cuando invita y conduce a hacerse preguntas vitales y cuando también da pistas y herramientas para responder a ellas

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
a. Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional
b. Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona
c. Sentir la iglesia como propia y sentir con la Iglesia, siendo no solamente colaboradores sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
d. Difundir y consolidar el acompañamiento personalizado.
e. Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
f. Fomentar un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
g. Aprovechar las homilías, los sacramentos, la catequesis, la adoración al Santísimo, los retiros, las misas, las confesiones, las reuniones, las novenas, etc., para hacer que la Palabra cuestione sobre lo que el Señor pide a cada uno a partir de ella.
h. Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia a ella.
Zurina Blanco
 
Mensajes: 5
Registrado: Vie Oct 08, 2010 10:20 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor karenina77 » Lun Nov 29, 2010 4:48 am

1.- ¿Cultura Vocacional y cuáles son sus elementes?

R.- En está pregunta constestaré expresamente el significado de Cultura Vocacional.
y sin emgargo, no puedo contestarla escuetamente, sin hacer mención de el significado
de lo que es Cultura en un principio se hablába de lo que es simplemente sultura Cicerón
decia que cultura es " cultura y educación del alma" pero a medida que ha pasado el tiempo
esa palabra se ha ido multiplicando, en tantos conceptos, que sólo citaré aquí uno.
CULTURA.- implica todos los conocimientos adquiridos de una persona, en la ciencia, el arte,
en la cuestión espíritual, y demás conocimientos que han hecho que esa persona se cultive a
diferencia de una persona ignorante de todos estos conocimientos etc.

En el ambito espiritual . los elementos de la Cultura Vocacional, Es el pensamiento providente
del Creador, en su idea proyecto divino a realizar, y se trata de un elemento constitutivo de la
persona humana en su ser de creatura "Imagén" de l que le han llamado a la existencia, la consumación
más plena del hombre consiste en realizar este proyecto. Por el contrario el hombre piensa que lo más
importante para él es su autorealización.
Cuando el Pápa Juan Pablo II ya en 11992 declaraba "su deceo de llamar la atención hacia la urgencia de
promover lo que podemos llamar actitudes vocacionales. Es consciente de las especiales dificultadess que
él hombre moderno encuentra para responder a la llamada de Dios y vivir la propia viva en clave vocacional
Precisamente por estas dificultades. es urgente crear una cultura vocacional; es decir desarrollar una admosfera
en la que los jovenes catolicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación
como forma permanente de Vida a la que estan llamados a la Iglesía.

2.-¿Da alguna descripción de cultura vocacional?

R.- La nueva Cultura Vocacional es un componente de la Nueva Evangelización. Es cultura de la vida, del
significado de vivir,pero también de morir, es ser realmente parte de la Iglesia, sentirse Iglesia y participar
en ella en la Celebración comunitaria y en la Oración (Liturgía), en la comunión eclesial y al fraternidad,(Koinonia)
en el servicio de la caridad, (drakonia), En el anuncio y testimonio del evangelio (martiría), estas practicas de
cultura vocacional, deben estar siempre presentes, en todo católico.

3.- ¿Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para formar la "Cultura pro-vocacional"

R. Para favorecer el crecimientyo de la Cultura pro- vocacional. hay que invitar a las personas a que realicen o participen
en los grupos que tiene nuestra Iglesia, posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, que todo
creyente llegue a ser persona llamada que llama,en un clima de fidelidad vocacional. hacer nuevos grupos e invitar
a personas por ejemplo grupos de (Circulos de Oración,) (Legionarios de María), (integrantes de adoracion perpetua
al santísimo y cumplir con los horarios que se establecen). (grupos de personas que les guste misionar en las fechas
de semana santa) (enseñar a los niños el catesismo, o bien) ,( hacer grupos de adolescentes que sigan con cursos aun
después de haber hecho la primera comunión), (enseñar biblia, en domicilios de personas que no conocen a Dios. etc.)


Jesús yo confío en Tí.

karenina77
 
Mensajes: 126
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor jose de jesus » Lun Nov 29, 2010 9:08 pm

QUE HAN ORADO POR SU VOCACION
LA VOCACION NACE DEL AMOR Y LLEVA AL AMOR
DE LA VOCACION CONSTITITUYE EL FUNDAMENTO DE LA CULTURA DE LA VIDA NUEVA
jose de jesus
 
Mensajes: 15
Registrado: Sab Oct 03, 2009 8:26 am

LA VOCACIÓN: LLAMADO DE DIOS, TAREA DE TODOS

Notapor JORGEJARAMILLO » Vie Dic 03, 2010 3:11 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

Cultura significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
Persona culta sería la persona “cultivada”, por oposición a la ruda que no ha cultivado sus cualidades o capacidad intelectual, artística, literaria, etc.

Baltasar de Castiglione, distinguido representante del Renacimiento italiano, en su obra El Cortesano explicó todo lo que se le exigía al hombre culto en el siglo XVI: familiaridad con la filosofía y con las lenguas clásicas, ser autor de algún poema, ser capaz de ejecutar alguna pieza musical y, por último, buenas maneras, dignidad y cortesía.

En el antiguo bachillerato previo a la Ley de Educación de 1970, de Villar Palasí, se establecía una asignatura en el curso 6º de bachillerato intitulada Historia del Arte y de la Cultura. En ella se abundaba principalmente en el arte, pero ya se daba entrada a otras manifestaciones “del espíritu” de diversos pueblos, principalmente del occidente europeo: formas de vida, organización política y social, etc. Estas manifestaciones eran expresión de “cultura”.

Los principales elementos de la cultura son: las creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...); valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental); símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
Cultura vocacional puede entonces definirse como ese cultivo que se le hace a la llamada que Dios provoca en cada ser humano, su seguimiento y maduración. Es preciso entonces crear en la familia, en los establecimientos educativos, la Parroquia, los Movimientos Eclesiales una Cultura Vocacional.

La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como: la gratitud y la acogida del misterio, el sentido de lo imperfecto del hombre, la apertura del hombre a la trascendencia, la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo, la libertad de conmoverse ante el don recibido, el afecto, la comprensión, el perdón, la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Instaurar una cultura vocacional.
Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional: comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado. La educación (ayudar al joven a sacar fuera su verdad, a conocerse, a descubrir sus miedos y resistencias, fragilidades y dependencias) y la formación (proponerle un ideal que dé a su vida forma, consistencia y solidez, para que invierta en ella sus mejores recursos).

Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas: Carteles, folletos, días reservados a presentar la historia, vida y misión de la propia congregación... debe ser moneda común en todo lugar donde nos hagamos presentes.

Fomentar un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos. Y creando un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación, de manera que, por contagio, nuestra historia y nuestra vida impregne nuestros ambientes y toque a las personas. Y, sobre todo, facilitar que la expresión y comunicación normal de nuestra espiritualidad y vida misionera consiga que otros tengan los mismos “ojos” del fundador, esto es, su sensibilidad, su corazón, sus ideales, su percepción, su lógica misionera.

Una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos (“y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”) no es acción pastoral cristiana.
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).
JORGEJARAMILLO
 
Mensajes: 10
Registrado: Mié Sep 29, 2010 12:23 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor armelio parga lira » Lun Dic 06, 2010 10:51 am

PREGUNTAS
REFLEXIÓN PERSONAL Y COMUNITARIA

¿Cuáles de estos elementos veo más decisivos? Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado,
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y…
¿Qué otros elementos agregaría según mi experiencia pastoral? El dialogo
¿Qué elementos de una cultura anti vocacional difundimos consciente o inconscientemente en el trabajo pastoral que estamos haciendo? (sea en la pastoral juvenil, familiar, escolar, parroquial, ministerial...) No tener lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida. No hacer exigencias, invitaciones. La desafección por la Iglesia.
Cualquiera que sea el área pastoral donde trabajo, ¿qué medios concretos descubro para promover una cultura vocacional? Hacer visible el carisma misionero y Fomentar un ambiente general de conocimiento del fundador o Director general como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos. Y creando un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación.
¿Podría poner ejemplos de cómo fomentar la cultura vocacional en?
El acompañamiento de una pareja de novios .Es necesario convencerlos del plan que Dios tiene para ellos como pareja, como es el fundar una familia, formarlos en la educación cristiana y enseñarles que sus hijos tengan también formación cristiana desde la niñez; para que con esas enseñanzas también sean promotores del evangelio.
La misa dominical de la Parroquia. Con mi participación fiel y coherente en ella
La relación con los profesores de un colegio nuestro. Con respeto y armonía
La reunión de comunidad. Haciendo énfasis en el carisma misionero de la Iglesia y la ayuda que necesita esta para el cumplimiento de la misión.
Una convivencia con adolescentes. Convenciéndoles que todos los bienes materiales, espirituales y salud; son bienes provenientes de Dios y como tal tenemos que ser agradecidos con El poniéndonos a su disposición.


Participación en el Foro

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos. Cultura, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", es el conjunto de conocimientos que tiene una persona. Sus elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc. creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...); valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental); símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.
2. Da alguna descripción de la cultura vocacional. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como:

la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad7.
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”. Para generarla de forma adecuada se deben alentar ciertas acciones, cargadas en sí mismas de fuerza vocacional, pero sin pretender que ellas desvelen de pronto y de forma automática la llamada de cada uno y suplan el camino de respuesta. Señalamos algunas:
Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones. la celebración comunitaria y la oración (liturgia), la comunión eclesial y la fraternidad (koinonía), el servicio de la caridad (diakonía), el anuncio y testimonio del evangelio (martiría).
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio. La desafección por la Iglesia no lleva al nacimiento de las vocaciones, sino a la aridez estéril e infunde rechazo.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida. La educación (ayudar al joven a sacar fuera su verdad, a conocerse, a descubrir sus miedos y resistencias, fragilidades y dependencias) y la formación (proponerle un ideal que dé a su vida forma, consistencia y solidez, para que invierta en ella sus mejores recursos).
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas. Esa visibilidad es una opción exigente y al mismo tiempo arriesgada. No se reduce a pura exterioridad si está sostenida por una intensa experiencia de Dios y por un discernimiento lúcido sobre los signos usados. Es preciso que se pueda “ver” nuestro carisma.
Fomentar un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos. Y creando un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación, de manera que, por contagio, nuestra historia y nuestra vida impregnen nuestros ambientes y toque a las personas.
No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).
Cuidar pastoralmente de las familias. Hubo un tiempo en el que los padres católicos fueron nuestros mejores aliados en la tarea de suscitar vocaciones. Hoy, en cambio, muchos padres no ven claro lo de la vida religiosa, ni su naturaleza y utilidad, ni la forma en la que se vive. Por haber decrecido esa confianza, debemos hacer un esfuerzo por restaurarla y conseguir su apoyo nuevamente.
No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión. A menudo de entre aquellos que colaboran con nosotros en parroquias, colegios, centros pastorales, actividades misioneras, voluntariados,... hay algunos que han pensado en la vida religiosa y en nuestra vida en particular; pero no saben cómo abordar este asunto. Debemos asegurarnos que existan abundantes posibilidades para tratarlo.
armelio parga lira
 
Mensajes: 21
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor GraLC » Lun Dic 06, 2010 2:26 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

Los significados de cultura son múltiples. Mencionaré brevemente algunos:
a)Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos.
b)Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
c) Cultura en la actualidad: ha adquirido un significado más amplio. Cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano.
d) Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.
Actualmente, por el progreso e influjo de las ciencias antropológicas, el término cultura ha adquirido un significado mucho más amplio, se ha enriquecido.

Los elementos de la cultura (D. Mamo) son muy diversos y abarcan el ser y quehacer de la persona en todas sus dimensiones. Él distingue los:

elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional.

Esta definición de cultura vocacional es, a mi criterio, la más completa y clara: “Una cultura vocacional es tal cuando invita y conduce a hacerse preguntas vitales y cuando también da pistas y herramientas para responder a ellas. El hecho de constatar que hay preguntas indica que estamos ante un ambiente que favorece la gestación de ellas y por lo tanto que pone el sentido de la vida como telón de fondo a las búsquedas y a las respuestas de estas preguntas vitales. La pregunta es el motor que impulsa y mueve a buscar. Sin preguntas no hay búsqueda y si no se busca, la vida se vuelve plana, chata, sin horizontes que desafíen a la aventura. Es una atmósfera que valora y defiende la fidelidad a la propia vocación”.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

a) Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
b) Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
c) Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
d) Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
e) Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
f) Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
g) Recordar que cualquier actividad de la Iglesia, ya sea catequesis, adoración, retiro, etc., si no es vocacional no es acción pastoral cristiana.
h) Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia.
i) Cuidar pastoralmente de las familias.
j) No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión.
GraLC
 
Mensajes: 16
Registrado: Dom Oct 04, 2009 8:47 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor gache » Mar Dic 07, 2010 12:31 pm

Gracias por sus participaciones
DIos los bendiga
Avatar de Usuario
gache
Moderador Staff
 
Mensajes: 403
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor LUPITA NAVARRO » Mar Dic 07, 2010 4:11 pm

1.- DE MANERA BREVE MENCIONA LO QUE DICE EL AUTOR SOBRE LA DEFINICION DE CULTURA Y CUALES SON SUS ELEMENTOS.
R=
Estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo.
Sus elementos son: -Tecnicos y cientificos -La estructura politica -Creencias -Valores y normas -Valores humanos -Simbolos

2.- DA ALGUNA DESCRIPCION DE LA CULTURA VOCACIONAL.
R=
Es un ambiente, una mentalidad creyente adulta, un habitat eclesial y comunitario, que favorece el que cada persona, cada familia, cada entidad, se comprenda a sí misma en función de una misión encomendada por Dios para la construcción del Reino.

3.- MENCIONA BREVEMENTE LAS ACCIONES QUE SE PUEDEN LLEVAR A CABO PARA FOMENTAR LA CULTURA PRO-VOCACIONAL.
R=

1.- Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional.
2.- Crear signos y lugares donde cultivar.
3.- Sentir la Iglesia como cosa propia.
4.- Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional.
5.- Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
6.- Fomentar un ambiente de conocimiento.
7.- No olvidar nuestras practicas piadosas, analizar que me pide que haga.
8.- recrear una vida comunitaria fraterna.
9.- Cuidar pastoralmente de las familias.
10.- No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión (la vida diaria, el trabajo).
    ¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera, Y así por fuera te buscaba; deforme como era, Me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste.

    Tú estabas conmigo, más yo no estaba contigo.
LUPITA NAVARRO
 
Mensajes: 10
Registrado: Mar Oct 26, 2010 3:18 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Padre Manuel » Sab Dic 11, 2010 10:02 pm

SESIÓN 5
1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

1. Cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Es decir, el estilo de vida propio de un pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida. Sus elementos son:

-elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
-creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
-valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
-símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

Según el CELAM; “la cultura abarca la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva " (Pablo VI, Evangelii Nuntiandi 18). La cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervención de otras culturas dominantes”

2. La cultura vocacional es una “atmósfera”, un ambiente, un ecosistema que, en sí mismo, irradia valores vocacionales, los ampara y los hace eficaces.

Es aquella situación que permite que la Pastoral Vocacional sea la vocación de la pastoral normal: pastoral de todas las vocaciones, indistintamente; en toda fase o momento de la vida, sin distinciones; ofrecida a todos los creyentes.

Es un ambiente, una mentalidad creyente adulta, un hábitat eclesial y comunitario, que favorece el que cada persona, cada familia, cada entidad, se comprenda a sí misma en función de una misión encomendada por Dios para la construcción del Reino. Supone un tejido de valores y de ideales, una serie de concepciones de la vida, un legado de convicciones de fe y expresiones pastorales que propician el que las personas se descentren de sí mismas, que miren más allá de sus propios proyectos, que se pongan a la escucha y al servicio de una misión que las trasciende y que les ha sido confiada por Dios mismo.

Una cultura vocacional invita y conduce a hacerse preguntas vitales y da pistas y herramientas para responder a ellas. Es una atmósfera que valora y defiende la fidelidad a la propia vocación, cultiva las actitudes vocacionales de fondo, promueve una cultura del espíritu, invita a reconocer y acoger la aspiración más profunda del hombre, reacciona contra una cultura de la muerte con una cultura de la vida, es, en su raíz, la cultura del deseo de Dios, compromete la mente y el corazón del hombre en el discernimiento de lo bueno. Crear esta cultura es uno de los urgentes servicios a prestar al Dueño de la mies, que llama a colaborar con Él.

3. Acciones que se pueden llevar a cabo para promover la cultura pro-vocacional:
a. Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, que todo creyente llegue a ser persona llamada que llama, en un clima de fidelidad vocacional.
b. Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
c. Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
d. Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
e. Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas como carteles, folletos, días reservados a presentar la historia, vida y misión de las congregaciones, testimonios de personas consagradas, etc.
f. Fomentar un ambiente general de conocimiento de la importancia de la vocación sacerdotal y del fundador de las congregaciones como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
g. No olvidar que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, no es acción pastoral cristiana.
h. Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).
i. Cuidar pastoralmente de las familias. Los padres católicos deben volver a ser nuestros mejores aliados en la tarea de suscitar vocaciones.
j. No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión. A menudo de entre aquellos que colaboran con nosotros hay algunos que han pensado en la vida religiosa y en nuestra vida en particular; pero no saben cómo abordar este asunto.

Padre Manuel Peña
Padre Manuel
 
Mensajes: 13
Registrado: Jue Sep 30, 2010 11:40 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor lgprado21 » Lun Dic 13, 2010 12:04 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

(D. Mamo): Según este autor, la cultura comprende elementos muy diversos y que abarcan el ser y quehacer de la persona en todas sus dimensiones. Estos elementos son los siguientes:

elementos cognoscitivos; la estructura política, la organización social, etc. creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas…), valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental); símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional

Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

a) Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.

b) Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.

c) Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.

d) Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.

e) Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.

f) Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.

g) No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos (“y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”) no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.

h) Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).

i) Cuidar pastoralmente de las familias.

j) No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión. A menudo de entre aquellos que colaboran con nosotros en parroquias, colegios, centros pastorales, actividades misioneras, voluntariados,... hay algunos que han pensado en la vida religiosa y en nuestra vida en particular; pero no saben cómo abordar este asunto. Debemos asegurarnos que existan abundantes posibilidades para tratarlo.
lgprado21
 
Mensajes: 23
Registrado: Mié Ene 27, 2010 8:41 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor veroHN » Jue Ene 06, 2011 10:48 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos:
Cultura es el arte y la forma de organización sociopolítica y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano, estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo.
Sus elementos:
I.- elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
II.- creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas…);
III.- valores y normas (
IV.- símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción
2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
una atmósfera en la que los jóvenes católicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación como forma permanente de vida a la que están llamados en la Iglesia.
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
*Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
* Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada
*Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
* Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
*Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
* Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
*Recordar que toda acción pastoral debe ser vocacional y apuntar a cuestionarse sobre y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”)
* Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios.
* Cuidar pastoralmente de las familias los padres de familia eran nuestros aliados, recuperar su confianza
*Tratar el tema vocacional con aquellos con quienes compartimos la misión. A menudo de entre aquellos que colaboran con nosotros en parroquias, colegios, centros pastorales, actividades misioneras, voluntariados,...
veroHN
 
Mensajes: 7
Registrado: Mar Nov 02, 2010 3:44 pm

Anterior

Volver a Curso: Promoción vocacional

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |