Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

El Papa Benedicto XVI ha pedido que durante este año se reconozca La vigencia y valor del Concilio Vaticano II y se profundice en el conocimiento de sus principales documentos. Acudiendo a la solicitud del Santo padre presentamos:

Curso: Para conocer el Concilio Vaticano II

Objetivo: Conocer y profundizar sobre el contenido y la recta interpretación de los documentos del Concilio Vaticano II.

Fecha de inicio: 13 de Octubre de 2012
Fecha final: 19 enero de 2013

Autor y asesor del curso: José Miguel
Director del sitio web Apologeticacatolica.org

Moderadores: monik, Catholic.net, josé miguel arráiz, Ikari, Moderadores Animadores

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor lucilatriana » Lun Ene 14, 2013 11:58 pm

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
El movimiento ecuménico tiene por finalidad la unión de los cristianos. Se produce por el impulso del Espíritu Santo y se dirige a quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
La Iglesia Católica reconoce como hermanos separados y llama cristianos a quienes han sido justificados por la fe en el bautismo quedando incorporados a Cristo: Las discrepancias en cuanto a la doctrina, a la disciplina o la estructura de la Iglesia constituyen los obstáculos para la plena unión eclesiástica y son objeto del movimiento ecuménico.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No es lo mismo que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo, porque la división y separación desconocen la voluntad de Dios. El amor de Dios se manifestó enviando a su Hijo Único para que hecho hombre regenerara a todo el género humano con la redención y lo redujera a la unidad. Jesucristo instituyó la Iglesia, instituyó la eucaristía, prometió el Espíritu Paráclito y lo derramo en su Iglesia para su edificación, edificación del cuerpo de Cristo. Destacó a Pedro para la edificación de su Iglesia y le confirió las llaves del reino. Para extender la Iglesia en todas partes confió al Colegio de los doce el oficio de enseñar, regir y santificar. La Iglesia Católica, es decir todos los católicos estamos llamados a realizar el misterio de la unidad que tiene su modelo y principio en un solo Dios, trinidad de personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
.


4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
El dialogo ecuménico no es obstáculo ni puede ser impedimento para buscar y propiciar conversiones individuales, porque estas corresponden en cada caso a la acción del Espíritu Santo y son la respuesta de cada persona a la invitación del Señor Jesucristo para ser uno con él, ser parte de su cuerpo místico, ser miembro de su Iglesia y dentro de ella vivir todos los instrumentos de la gracia. Resalto: llegar a ser hijos de Dios, alcanzar el perdón de los pecados y participar de la eucaristía.
5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Es la realización de la voluntad de Dios, de la misión de Jesucristo, de la función de la Iglesias, es llegar a ser uno con Dios Padre y Dios Hijo.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?
No, es un error pensar en construir la unidad basados en tener sólo en consideración los máximos puntos de coincidencia. El dialogo tiene que profundizar en las diferencias , exige fundamentarse en la palabra de Dios, la enseñanza de la Iglesia, la verdad, la sinceridad, el respeto, la humildad, la caridad, la sabiduría, la fortaleza y la perseverancia..

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
El ecumenismo tiene que estar fundado tanto en la caridad como en la verdad y el respeto a cada una de las partes.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
Esta unidad está constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Para la Iglesia Católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace participes de su propia comunión, que es su vida eterna.
lucilatriana
 
Mensajes: 86
Registrado: Sab Oct 02, 2010 10:34 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor marcela arana » Mié Ene 16, 2013 2:25 pm

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
promover la restauración de la unidad entre los cristianos

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo que es la católica, porque ésta fue constituida con el y contiene todos los tesoros de la salvación.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
no en lo absoluto, sólo hay que cuidar el proselitismo que puede dañar la relación y conversión.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Para que todos los hombres se salven y lleguen a la plenitud de la verdad.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
Existe hoy entre los católicos una tendencia a no discutir con nuestros hermanos separados acerca de los aspectos de la fe cristiana que siguen siendo controvertidos. Si bien es cierto que es más importante lo que nos une que lo que nos separa, sería un grave error subestimar las diferencias que subsisten entre ambas partes. La división de los cristianos no se debe a simples malentendidos, que podrían superarse con un poco de buena voluntad, diplomacia y política eclesiástica. Los cismas y herejías que están en el origen de esas divisiones proceden de graves pecados y serios errores que han tenido enormes consecuencias históricas y que no se desvanecerán por sí mismos ni por medio de decretos arbitrarios. Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia, sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad basada en un máximo común denominador de nuestras creencias respectivas.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
La posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico es que el diálogo en la forma que se desarrolle y pueden ser muy diversas, dado que el mismo concepto de diálogo tiene un valor analógico no podrá jamás partir de una actitud de indiferencia hacia la verdad, sino que debe ser más bien una presentación de la misma realizada de modo sereno y respetando la inteligencia y conciencia ajena. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.
marcela arana
 
Mensajes: 22
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor marus » Mié Ene 16, 2013 9:18 pm

Preguntas de reflexión que debes responder en los foros del curso

Antes de responder estas preguntas se recomienda leer: Unitatis Redintegratio
http://www.vatican.va/archive/hist_coun ... io_sp.html
:D
1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
La finalidad del movimiento ecuménico es promover la restauración de la unidad entre los cristianos, y como dicho objetivo es uno de los fines principales propuestos por el Concilio. Señala también como esta división es causa de escándalo para el mundo y obstáculo para la difusión del evangelio, reconoce que el movimiento ecuménico se produce por el impuso del Espíritu Santo, y participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.
:)
2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica.
;)
3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos (en sentido sociológico o jurídico) son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana (expresados por ejemplo en el Credo Apostólico).
Los hermanos separados son cristianos, si están en comunión con la Iglesia de una forma imperfecta. Esa imperfección no se refiere directamente a la condición moral de esas personas, sino a una profesión de fe incompleta o a una comunión incompleta con la Iglesia universal.
Las divisiones entre los cristianos se han producido "ya desde los primeros tiempos", "a veces no sin responsabilidad de ambas partes", y como dicho pecado de separación no puede atribuirse a los que nacen hoy en las comunidades separadas
.
:o
4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
El diálogo ecuménico no se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo". Este último es ciertamente condenable cuando se busca obtener conversiones por motivos puramente mundanos (aumento de poder, de prestigio, etc.). Pero no corresponde descartar, junto a ese falso "proselitismo", también el justo empeño por atraer a todos los cristianos hacia la perfecta comunión con la verdadera Iglesia de Cristo (la Iglesia católica), para mayor gloria de Dios y bien de las almas.
:shock:
5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
"Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de sus discípulos. Pertenece en cambio al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape.
8-)
6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
La apertura al diálogo sólo resulta fecunda cuando implica a la vez un respeto firme y total de la identidad de cada una de las partes. No sería conducente un diálogo en el que una de las partes ocultase aspectos esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.
:lol:
7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
Para la Iglesia católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace partícipes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo « que todos sean uno » son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos. Hay que reafirmar que, por parte de la Iglesia y sus miembros, el diálogo, de cualquier forma se desarrolle y son y pueden ser muy diversas, dado que el mismo concepto de diálogo tiene un valor analógico, no podrá jamás partir de una actitud de indiferencia hacia la verdad, sino que debe ser más bien una presentación de la misma realizada de modo sereno y respetando la inteligencia y conciencia ajena. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia.
:P
8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
La unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en el encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre: Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo.

:( :? :x :oops: :roll: :cry: :|
marus
 
Mensajes: 226
Registrado: Sab Ago 28, 2010 8:08 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor pattypj » Mié Ene 16, 2013 9:22 pm

Preguntas de reflexión que debes responder en los foros del curso

Antes de responder estas preguntas se recomienda leer: Unitatis Redintegratio
http://www.vatican.va/archive/hist_coun ... io_sp.html

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
Promover la restauración de la unidad entre los cristianos, y como dicho objetivo es uno de los fines principales propuestos por el Concilio. Señala también como esta división es causa de escándalo para el mundo y obstáculo para la difusión del evangelio, reconoce que el movimiento ecuménico se produce por el impuso del Espíritu Santo, y participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.
2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos (en sentido sociológico o jurídico) son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana (expresados por ejemplo en el Credo Apostólico)
3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
Si bien los hermanos separados son cristianos, están en comunión con la Iglesia de una forma imperfecta. Esa imperfección no se refiere directamente a la condición moral de esas personas, sino a una profesión de fe incompleta o a una comunión incompleta con la Iglesia universal.
Se menciona como las divisiones entre los cristianos se han producido "ya desde los primeros tiempos", "a veces no sin responsabilidad de ambas partes", y como dicho pecado de separación no puede atribuirse a los que nacen hoy en las comunidades separadas

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
El diálogo ecuménico no se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo". Este último es ciertamente condenable cuando se busca obtener conversiones por motivos puramente mundanos (aumento de poder, de prestigio, etc.). Pero no corresponde descartar, junto a ese falso "proselitismo", también el justo empeño por atraer a todos los cristianos hacia la perfecta comunión con la verdadera Iglesia de Cristo (la Iglesia católica), para mayor gloria de Dios y bien de las almas.
5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
"Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de sus discípulos. Pertenece en cambio al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape.
6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?
La unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en el encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre: « Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo » (1 Jn 1, 3). Así pues, para la Iglesia católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace partícipes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo « que todos sean uno » son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos « cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas » (Ef 3, 9). Creer en Cristo significa querer la unidad; querer la unidad significa querer la Iglesia; querer la Iglesia significa querer la comunión de gracia que corresponde al designio del Padre desde toda la eternidad. Este es el significado de la oración de Cristo: « Ut unum sint »."
7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
"Hay que reafirmar que, por parte de la Iglesia y sus miembros, el diálogo, de cualquier forma se desarrolle —y son y pueden ser muy diversas, dado que el mismo concepto de diálogo tiene un valor analógico— , no podrá jamás partir de una actitud de indiferencia hacia la verdad, sino que debe ser más bien una presentación de la misma realizada de modo sereno y respetando la inteligencia y conciencia ajena. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia."
8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
Dos documentos importantes en continuidad con el decreto sobre el ecumenismo, los tenemos en la encíclica Ut unum sint, y en la exhortación apostólica Reconciliatio Et Paenitentia
pattypj
 
Mensajes: 218
Registrado: Mar Sep 07, 2010 8:46 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor Romy_32 » Mié Ene 16, 2013 10:20 pm

1. ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico?
R: La finalidad del movimiento ecuménico es promover la restauración de la unidad entre los cristianos. Puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo, aunque son muchas las comuniones cristianas que se presenta a los hombres como la herencia de Jesucristo. Los discípulos del Señor, como si Cristo mismo estuviera dividido. División que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo. Y es piedra de escándalo para el mundo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio.

2. ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
R: - La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana expresados en el Credo Apostólico.
Los cristianos no católicos justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
R: No da igual que los cristianos esten separados, ya que “Jesús mismo antes de su Pasión rogó para que todos sean uno” (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de los discípulos. Pertenece al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
R: El diálogo ecuménico no se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
R: Porque la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace participes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo “que todos sean uno” son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
R: No. En este sentido el católico que participa en el diálogo ecuménico debe ser “proselitista” pero no meramente buscando un ecumenismo “de regreso”, pues no se pide a los demás que renieguen de su propia historia de fe, tampoco implica uniformidad en todas las expresiones de la teología de la espiritualidad, en las formas litúrgicas y en la disciplina. Se trata de exponer la verdad con caridad y respeto pero a la vez con firmeza y sin atenuaciones en busca de la unidad en la diversidad: unidad en lo fundamental (una misma fe) pero no perdiendo de vista la existencia de diversidad en las expresiones de la misma.

7. ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
R: La manera y el sistema de exponer la fe católica no debe convertirse, en modo alguno, en obstáculo para el diálogo con los hermanos. Es necesario que se exponga claramente toda la doctrina.
La apertura al diálogo sólo resulta fecunda cuando implica a la vez un respeto firme y total de la identidad de cada una de las partes. No sería correcto un diálogo en el que una de las partes ocultase aspectos esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
R: La unidad que busca el verdadero ecumenismo, es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.
Romy_32
 
Mensajes: 17
Registrado: Vie Oct 26, 2012 1:29 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor Romy_32 » Mié Ene 16, 2013 10:21 pm

1. ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico?
R: La finalidad del movimiento ecuménico es promover la restauración de la unidad entre los cristianos. Puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo, aunque son muchas las comuniones cristianas que se presenta a los hombres como la herencia de Jesucristo. Los discípulos del Señor, como si Cristo mismo estuviera dividido. División que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo. Y es piedra de escándalo para el mundo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio.

2. ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
R: - La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana expresados en el Credo Apostólico.
Los cristianos no católicos justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
R: No da igual que los cristianos esten separados, ya que “Jesús mismo antes de su Pasión rogó para que todos sean uno” (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de los discípulos. Pertenece al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
R: El diálogo ecuménico no se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
R: Porque la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace participes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo “que todos sean uno” son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
R: No. En este sentido el católico que participa en el diálogo ecuménico debe ser “proselitista” pero no meramente buscando un ecumenismo “de regreso”, pues no se pide a los demás que renieguen de su propia historia de fe, tampoco implica uniformidad en todas las expresiones de la teología de la espiritualidad, en las formas litúrgicas y en la disciplina. Se trata de exponer la verdad con caridad y respeto pero a la vez con firmeza y sin atenuaciones en busca de la unidad en la diversidad: unidad en lo fundamental (una misma fe) pero no perdiendo de vista la existencia de diversidad en las expresiones de la misma.

7. ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
R: La manera y el sistema de exponer la fe católica no debe convertirse, en modo alguno, en obstáculo para el diálogo con los hermanos. Es necesario que se exponga claramente toda la doctrina.
La apertura al diálogo sólo resulta fecunda cuando implica a la vez un respeto firme y total de la identidad de cada una de las partes. No sería correcto un diálogo en el que una de las partes ocultase aspectos esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
R: La unidad que busca el verdadero ecumenismo, es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.
Romy_32
 
Mensajes: 17
Registrado: Vie Oct 26, 2012 1:29 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor Trinidad Orona » Jue Ene 17, 2013 11:47 am

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?

Promover la restauración entre los cristianos.

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Si.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.

Los hermanos separados, sin embargo, ya particularmente, ya sus comunidades y sus iglesias, no gozan de aquella unidad que Cristo quiso dar a los que regenero y vivifico en un cuerpo y en una vida nueva y que se manifieste la Sagrada Escritura y la Tradición venerable de la Iglesia. Solamente por medio de la Iglesia Católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguir la plenitud total de los medios salvificos. Por so es justo, conveniente y necesario que se incorporen a ella todos los cristianos no católicos.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados? No, hay oposición.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?

Las divisiones de los cristianos impide que la Iglesia realice la plenitud de la catolicidad que le es propia en aquellos hijos que, aunque ciertamente incorporados a ella por el bautismo, están separados de la plena comunión, mas aun, resulta mas difícil ala propia Iglesia expresar la plenitud de la catolicidad bajo todos los aspectos en la misma realidad de la vida.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.

No.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?

Promover y defender la verdad es en si mismo un acto de caridad de fundamental importancia.

(la apertura al dialogo solo resulta fecundo cuando implica a la vez un respeto firme y total de la identidad de cada una de las partes. no seria conducido aun dialogo en el que una de las partes ocultase aspecto esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.)

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?

El verdadero ecumenismo debe estar fundado tanto en la caridad como en la verdad.
Trinidad Orona
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Oct 10, 2011 5:09 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor delfigallo » Jue Ene 17, 2013 6:21 pm

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
Es promover la unidad entre los cristianos.
2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Sí, la Iglesia reconoce a los hermanos separados como cristianos teniendo en cuenta que por la fe en el bautismo quedan incorporados a Cristo.
3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No es lo mismo, porque no están en un mismo rebaño con el mismo pastor y si bien es muy importante que hayan recibido el bautismo, Jesús pidió la unidad, de modo que su cristianismo no es completo o es imperfecto.
4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
De ninguna manera, no sólo no se opone, sino que lo alienta, porque considera que es parte del designio divino.
5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Porque Jesús se lo pidió al Padre, era su deseo y además, si todos tenemos un mismo Padre, es muy importante que estemos unidos.
6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
Yo creo que no es una democracia, ni una votación para ver quién gana. La Iglesia católica tiene la verdad, que quiere que los hermanos separados lleguen a ella, las diferencias de formas deben tratarse con caridad y mente abierta, pero hay que conservar las verdades de fondo que no se negocian.
7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
Se debe respetar la identidad de las partes, pero exponiendo claramente toda la doctrina de la Iglesia. No sería bueno que solamente expongamos lo que puede gustarle al otro y ocultemos lo que no puede gustarle, no estamos vendiendo un producto, estamos propiciando una conversión.
8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
El ecumenismo debe estar basado en la caridad, la verdad, la catequesis y la penitencia. Además debe alimentarse en los sacramentos.
Gracias por todo, buen año 2013.
delfigallo
 
Mensajes: 38
Registrado: Lun Mar 08, 2010 7:03 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor Sury » Jue Ene 17, 2013 6:34 pm

1. ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico?
Favorecer la unidad de los cristianos

2. ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Si porque justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No da igual, ya que la unidad la división es contraria a las enseñanzas de Cristo, según la Sagrada Escritura y la Tradición de la Iglesia, el Señor expreso al Padre la petición de unidad: “Que sean uno”, por ello, los católicos debemos colaborar para lograr la plenitud de la unidad, para que la catolicidad de la Iglesia, es decir la universalidad, sea una realidad.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
La obra de preparación y reconciliación individuales de los que desean la plena comunión católica se diferencia, por su naturaleza, de la empresa ecumenista, pero no encierra oposición alguna, ya que ambos proceden del admirable designio de Dios.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Las divisiones de los cristianos impiden que la Iglesia lleve a efecto su propia plenitud de catolicidad en aquellos hijos que, estando verdaderamente incorporados a ella por el bautismo, están, sin embargo, separados de su plena comunión. Más aún, a la misma Iglesia le resulta muy difícil expresar, bajo todos los aspectos, en la realidad misma de la vida, la plenitud de la catolicidad.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguirse la plenitud total de los medios salvíficos. Creemos que el Señor entregó todos los bienes de la Nueva Alianza a un solo colegio apostólico, a saber, el que preside Pedro, para constituir un solo Cuerpo de Cristo en la tierra, al que tienen que incorporarse totalmente todos los que de alguna manera pertenecen ya al Pueblo de Dios.
Es así que superados todos los obstáculos que impiden la perfecta comunión eclesiástica, todos los cristianos se congreguen en una única celebración de la Eucaristía, en orden a la unidad de la una y única Iglesia, a la unidad que Cristo dio a su Iglesia desde un principio, y que creemos subsiste indefectible en la Iglesia católica de los siglos.

7. ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia."

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
 En primer lugar, todos los intentos de eliminar palabras, juicios y actos que no sean conformes, según justicia y verdad, a la condición de los hermanos separados, y que, por tanto, pueden hacer más difíciles las mutuas relaciones en ellos.

 Segundo lugar, "el diálogo" entablado entre peritos y técnicos en reuniones de cristianos de las diversas Iglesias o comunidades, y celebradas en espíritu religioso. En este diálogo expone cada uno, por su parte, con toda profundidad la doctrina de su comunión, presentado claramente los caracteres de la misma. Por medio de este diálogo, todos adquieren un conocimiento más auténtico y un aprecio más justo de la doctrina y de la vida de cada comunión.

 En tercer lugar, las diversas comuniones consiguen una más amplia colaboración en todas las obligaciones exigidas por toda conciencia cristiana en orden al bien común y, en cuanto es posible, participan en la oración unánime. Todos, finalmente, examinan su fidelidad a la voluntad de Cristo con relación a la Iglesia y, como es debido, emprenden animosos la obra de renovación y de reforma.
Además de:
La reforma de la Iglesia
La conversión del corazón
La oración unánime
El conocimiento mutuo de los hermanos
La formación ecumenista
La forma de expresar y de exponer la doctrina de la fe
La cooperación con los hermanos separados
Sury
 
Mensajes: 19
Registrado: Vie Oct 02, 2009 5:27 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor gabriela pedrero » Jue Ene 17, 2013 8:08 pm

Hola a todos:

1.- ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico?
La principal es promover la restauración de la unidad entre los cristianos.
Esta finalidad se basa en tres aspectos de gran importancia que cito:
- La Iglesia de Cristo es una y única; no está ni puede estar dividida.

-La Iglesia de Cristo subsiste en (o sea, es) la Iglesia católica, puesto que la substancia de la Iglesia de Cristo permanece en la Iglesia católica. No se dice ni podría decirse otro tanto de ninguna otra iglesia o comunidad eclesial.

-La Iglesia de Cristo es una realidad actual, presente en la historia, no solo invisible sino visible en el mundo, no un mero proyecto, ideal o entelequia abstracta. Se trata concretamente de la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de San Pedro (el Papa) y los Obispos en comunión con él (los Obispos católicos), de acuerdo con la voluntad de su Divino Fundador.

2.- ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Si; porque por medio de la fe del bautismo todos somos incorporados en Cristo. Ya lo dice el decreto mismo:
"Efectivamente, por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica".

- La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos (en sentido sociológico o jurídico) son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana (expresados por ejemplo en el Credo Apostólico).

- Si bien los hermanos separados son cristianos, están en comunión con la Iglesia de una forma imperfecta. Esa imperfección no se refiere directamente a la condición moral de esas personas, sino a una profesión de fe incompleta o a una comunión incompleta con la Iglesia universal.

3.- ¿Enseña que es necesario o da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
Es claro que a la Iglesia Católica no le da igual que exista una separación con otros cristianos; si fuera así el Vicario de Cristo no gastaría sus energías por alcanzar esta unión con nuestros hermanos separados.
Existen diversas razones pues la Iglesia es Una, Santa; Católica y Apostólica; sin embargo creo que la razón principal se encuentra en el hecho de que es Una y es Santa, es decir, que la Iglesia fundada por Cristo contiene los medios adecuados y necesarios para nuestra salvación y fuera de ella resulta mas difícil obtener estos auxilios.
Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguirse la plenitud total de los medios salvíficos.

4.- ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
De ninguna manera, el diálogo ecuménico no se opone a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo".

5.- ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Porque la Iglesia es Una como su fundador es Uno: Dios
Nos dice el papa Juan Pablo II:
"Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de sus discípulos. Pertenece en cambio al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape."

6.-¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?
Yo creo que no, porque el ecumenismo no trata de que nos unamos como por "votación y todos quedan contentos". Esta unión querida por Dios-Trino tiene sus cimientos en la Verdad Evangélica donde la unidad es constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.

7.- ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
Nos dice el decreto que es de todo punto necesario que se exponga claramente toda la doctrina, de forma clara basada en la caridad y en la Verdad evangélica. La apertura al diálogo sólo resulta fecunda cuando implica a la vez un respeto firme y total de la identidad de cada una de las partes. No sería conducente un diálogo en el que una de las partes ocultase aspectos esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.

8.- ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
Como ya había mencionado anteriormente, esta unidad está constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.
gabriela pedrero
 
Mensajes: 62
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor A1F5 » Sab Ene 19, 2013 7:45 pm

¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
Lograr lo que Cristo dijo que seamos uno un solo rebaño y que se logre en la Iglesia que cristo funda en Pedro y sus Apóstoles que es la Iglesia Católica

Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Si a todos los que recibieron el Bautismo porque son cristianos y profesen unos dogmas de la Iglesia Católica pero con limitación porque están en una comunión Imperfecta con la Iglesia Católica

¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
De ninguna Manera porque está en contra de lo que Jesucristo estableció y el fundo una Iglesia para que hablara en su nombre y diera el mensaje universal y que es lo que pasa con los hermanos separados que cada uno le da una interpretación diferente a la palabra de Dios y la biblia dice que cuando la malinterpretamos el mismo Dios nos dice eso no es palabra mía y dice que somos falsos profetas

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
De ninguna manera porque se separaron de la Iglesia Católica por discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia de Cristo es una y única; no está ni puede estar dividida. Porque hay que romper con los obstáculos que no permiten comunión eclesiástica, para lograr que los cristianos se congreguen en la única Iglesia que Cristo fundo Mateo 16 18 porque acaso el cuerpo de Cristo está dividido la Iglesia Católica estará con los brazos abiertos esperando la reconciliación de cuantos desean la plena comunión católica

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Porque Cristo así lo estableció un solo rebaño un solo pastor y es en la iglesia Católica es dónde se encuentran todos los medios salvíficos para la salvación de todo ser Cristiano

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?
Si porque todo cristiano Creemos en Cristo y lo que nos separa es que no estamos en comunión con la iglesia Católica que Cristo Fundo y eso nos divide en más de 38000 mil diferentes religiones ese dialogo tiene que hacerse con respeto y con mucho cuidado porque la separación de los hermanos separados tiene sus orígenes muy atrás con el rompimiento que hiso Martin Lutero Calvino que llevo a gravísimos errores entonces ese dialogo debe hacerse con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y desde luego cuando se logre El espirito Santo estará iluminando al Papa para que logre tan esperado Dialogo que es la voluntad de Dios que seamos uno un solo rebaño.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
Lograr que se de el dialogo tan esperado con los hermanos separados y el día que se logre respetar las opiniones de los lideres de las otras religiones pero exponer la verdad basado en apologética para hacerles ver el error en que están y que Dios los ilumine con su Espirito para lograr lo que Dios quiere una sola fe, y se que el día del dialogo Jesucristo mismo estará en medio de todos cobijándolos con su espirito Santo para que entendamos que tenemos que estar en comunión con la iglesia que Cristo fundo en Pedro y sus Apóstoles que es la Iglesia Católica que su sinónimo es Universal

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
El verdadero ecumenismo debe estar fundado tanto en la caridad como en la verdad Promover y defender la verdad es en sí mismo un acto de caridad de fundamental importancia
Porque Jesucristo lo dice en su palabra al final habrá un solo rebaño un solo pastor y dice que toda lengua proclamara que Jesucristo es el señor y como la Iglesia católica tiene el Espirito Santo sabe que tiene la obligación de lograr la comunión eclesiástica con todo ser humano
A1F5
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Oct 09, 2012 9:32 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor Gabriela Derbez » Lun Ene 21, 2013 2:13 pm

1. ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico?
Llevar a la unidad en la Iglesia católica a todos los cristianos de las diferentes denominaciones

2. ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Sí, cuando el bautismo es válido y cuando aceptan los principales dogmas

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta. No es igual, pues sólo en la Iglesia Católica se encuentra la plenitud de la gracia. Cristo nos pide que seamos uno como Él y su Padre son uno.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
No se busca la conversión individual, por convencimiento y con respeto.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Porque Cristo así lo quiso, por ejemplo y por testimonio y porque sería más fácila la evangelización.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?
No, pues la Iglesia Católica no puede atenuar la verdad revelada y transmitida por la tradición, no es un asunto político, sino de fidelidad a Cristo. Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia, sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad

7. ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
No sería conducente un diálogo en el que una de las partes ocultase aspectos esenciales de su identidad por temor a una reacción negativa de las demás partes.


8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio
Una presentación de la verdad, en la que jamás se podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia.
Gabriela Derbez
 
Mensajes: 33
Registrado: Dom Ago 12, 2012 6:26 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor jpernestoc » Mar Ene 22, 2013 8:07 am

1.- La finalidad del movimiento ecuménico: promover la restauración de la unidad entre los cristianos , y como dicho objetivo es uno de los fines principales propuestos por el Concilio. Señala también como esta división es causa de escándalo para el mundo y obstáculo para la difusión del evangelio , reconoce que el movimiento ecuménico se produce por el impuso del Espíritu Santo, y participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.

2.- "Efectivamente, por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica".

3.- La Iglesia Catolica es una indivisible y por sus enseñanzas en el Credo de los Apostoles estamos unidos al Sucesor de Pedro, los hermanos separados pueden estar validamente bautizados pero llevan una profesion de fe incompleta.

4.- No se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo". Este último es ciertamente condenable cuando se busca obtener conversiones por motivos puramente mundanos (aumento de poder, de prestigio, etc.). Pero no corresponde descartar, junto a ese falso "proselitismo", también el justo empeño por atraer a todos los cristianos hacia la perfecta comunión con la verdadera Iglesia de Cristo (la Iglesia católica), para mayor gloria de Dios y bien de las almas.

5.- "La manera y el sistema de exponer la fe católica no debe convertirse, en modo alguno, en obstáculo para el diálogo con los hermanos. Es de todo punto necesario que se exponga claramente toda la doctrina. Nada es tan ajeno al ecumenismo como ese falso irenismo, que daña a la pureza de la doctrina católica y oscurece su genuino y definido sentido."
El "ecumenismo de la caridad" y el "ecumenismo de la verdad" no deben ser dos esfuerzos yuxtapuestos o independientes entre sí, ni menos aún dos tendencias contrarias. El verdadero ecumenismo debe estar fundado tanto en la caridad como en la verdad. Promover y defender la verdad es en sí mismo un acto de caridad de fundamental importancia.

6- Si bien es cierto que es más importante lo que nos une que lo que nos separa, sería un grave error subestimar las diferencias que subsisten entre ambas partes. La división de los cristianos no se debe a simples malentendidos, que podrían superarse con un poco de buena voluntad, diplomacia y política eclesiástica. Los cismas y herejías que están en el origen de esas divisiones proceden de graves pecados y serios errores que han tenido enormes consecuencias históricas y que no se desvanecerán por sí mismos ni por medio de decretos arbitrarios. Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia, sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad basada en un máximo común denominador de nuestras creencias respectivas.

7.- En efecto, la unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en el encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre: « Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo ». Así pues, para la Iglesia católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace partícipes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo « que todos sean uno » son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos « cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas »

8.- "Hay que reafirmar que, por parte de la Iglesia y sus miembros, el diálogo, de cualquier forma se desarrolle -y son y pueden ser muy diversas, dado que el mismo concepto de diálogo tiene un valor analógico, no podrá jamás partir de una actitud de indiferencia hacia la verdad, sino que debe ser más bien una presentación de la misma realizada de modo sereno y respetando la inteligencia y conciencia ajena. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia."
jpernestoc
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Ene 26, 2010 4:40 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor jpernestoc » Mar Ene 22, 2013 8:08 am

1.- La finalidad del movimiento ecuménico: promover la restauración de la unidad entre los cristianos , y como dicho objetivo es uno de los fines principales propuestos por el Concilio. Señala también como esta división es causa de escándalo para el mundo y obstáculo para la difusión del evangelio , reconoce que el movimiento ecuménico se produce por el impuso del Espíritu Santo, y participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.

2.- "Efectivamente, por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica".

3.- La Iglesia Catolica es una indivisible y por sus enseñanzas en el Credo de los Apostoles estamos unidos al Sucesor de Pedro, los hermanos separados pueden estar validamente bautizados pero llevan una profesion de fe incompleta.

4.- No se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo". Este último es ciertamente condenable cuando se busca obtener conversiones por motivos puramente mundanos (aumento de poder, de prestigio, etc.). Pero no corresponde descartar, junto a ese falso "proselitismo", también el justo empeño por atraer a todos los cristianos hacia la perfecta comunión con la verdadera Iglesia de Cristo (la Iglesia católica), para mayor gloria de Dios y bien de las almas.

5.- "La manera y el sistema de exponer la fe católica no debe convertirse, en modo alguno, en obstáculo para el diálogo con los hermanos. Es de todo punto necesario que se exponga claramente toda la doctrina. Nada es tan ajeno al ecumenismo como ese falso irenismo, que daña a la pureza de la doctrina católica y oscurece su genuino y definido sentido."
El "ecumenismo de la caridad" y el "ecumenismo de la verdad" no deben ser dos esfuerzos yuxtapuestos o independientes entre sí, ni menos aún dos tendencias contrarias. El verdadero ecumenismo debe estar fundado tanto en la caridad como en la verdad. Promover y defender la verdad es en sí mismo un acto de caridad de fundamental importancia.

6- Si bien es cierto que es más importante lo que nos une que lo que nos separa, sería un grave error subestimar las diferencias que subsisten entre ambas partes. La división de los cristianos no se debe a simples malentendidos, que podrían superarse con un poco de buena voluntad, diplomacia y política eclesiástica. Los cismas y herejías que están en el origen de esas divisiones proceden de graves pecados y serios errores que han tenido enormes consecuencias históricas y que no se desvanecerán por sí mismos ni por medio de decretos arbitrarios. Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia, sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad basada en un máximo común denominador de nuestras creencias respectivas.

7.- En efecto, la unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en el encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre: « Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo ». Así pues, para la Iglesia católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace partícipes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo « que todos sean uno » son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos « cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas »

8.- "Hay que reafirmar que, por parte de la Iglesia y sus miembros, el diálogo, de cualquier forma se desarrolle -y son y pueden ser muy diversas, dado que el mismo concepto de diálogo tiene un valor analógico, no podrá jamás partir de una actitud de indiferencia hacia la verdad, sino que debe ser más bien una presentación de la misma realizada de modo sereno y respetando la inteligencia y conciencia ajena. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia."
jpernestoc
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Ene 26, 2010 4:40 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor mónica elizabeth » Lun Ene 28, 2013 1:40 pm

1. ¿CUÁL ES LA FINALIDAD DEL MOVIMIENTO ECUMÉNICO?

Favorecer y lograr la unidad de todos los cristianos, es decir, de todos los que forman parte del Cuerpo Místico de Cristo por haber recibido el bautismo, y que comparten la fe en Dios Uno y Trino y en Jesucristo, Hijo de Dios encarnado, muerto y resucitado para la redención del mundo.

2. ¿RECONOCE LA IGLESIA A LOS HERMANOS SEPARADOS COMO CRISTIANOS?

Sí porque han recibido el bautismo, y por ende, forman parte del cuerpo místico de Cristo.

Como se indicó en la respuesta anterior, los elementos comunes de fe que convierten a una comunidad eclesial en cristiana, son la creencia en Dios Uno y Trino, en Jesucristo Hijo de Dios encarnado, muerto y resucitado para la redención del mundo y en el bautismo como sacramento de iniciación de la vida cristiana.

3. ¿ENSEÑA QUE DA IGUAL QUE LOS CRISTIANOS SE ENCUENTREN SEPARADOS DE LA ÚNICA IGLESIA DE CRISTO? JUSTIFIQUE SU RESPUESTA.

No da igual, porque Cristo instituyó una sola Iglesia, y su voluntad es la unidad, “Que todos sean uno” como reflejo de la unidad de la Santísima Trinidad.

Tampoco es indiferente que las comunidades eclesiales cristianas se encuentren separadas de la Iglesia Católica, porque difieren de ella en puntos esenciales de doctrina, disciplina, estructura, etc.; por lo tanto, no poseen la totalidad de la verdad revelada por Dios y no gozan de comunión plena con la Iglesia fundada por Cristo, que es la única que resguarda y provee la plenitud de los medios para la salvación.

4. ¿SE OPONE EL DIÁLOGO ECUMÉNICO A LA BÚSQUEDA DE CONVERSIONES INDIVIDUALES DE LOS HERMANOS SEPARADOS?

No. Es totalmente legítimo buscar la conversión de personas individuales a la plenitud de la fe Católica, independientemente de los avances logrados en el movimiento ecuménico.

5. ¿PORQUÉ ES IMPORTANTE LA RESTAURACIÓN DE LA UNIDAD ENTRE LOS CRISTIANOS?

Porque es voluntad de Dios. En la actualidad, el cuerpo de Cristo está como fragmentado en muchas partes, estando llamado a ser signo de unidad humana y reflejo de la unidad de las tres divinas personas.

Esta fragmentación de alguna manera obstaculiza o dificulta el cumplimiento del mandato de Cristo de evangelizar a todos los pueblos.

6. ¿SE LOGRARÍA UNA VERDADERA UNIDAD BASADA EN UN MÁXIMO COMÚN DENOMINADOR ENTRE LAS RESPECTIVAS CREENCIAS QUE PROFESAMOS LOS CRISTIANOS?

No. La única Iglesia cristiana que posee y profesa la totalidad de la revelación divina y la plenitud de los medios para la salvación, es la Católica. No podría, por ende, en su esfuerzo por lograr la unidad, conformarse con que los demás cristianos “crean la mayor parte” de las verdades de fe; por el contrario, su fin debe ser lograr adherir a la mayor cantidad posible de hermanos separados a la plenitud de la fe cristiana católica, misma que ha sido depositada en, y resguardada y transmitida por, los Apóstoles y su línea ininterrumpida de sucesores desde los tiempos de Cristo.

7. ¿CUÁL ES LA POSICIÓN DEL MAGISTERIO RESPECTO A LA ATENUACIÓN DE LA VERDAD CATÓLICA EN EL DIÁLOGO ECUMÉNICO?

No está de acuerdo, por los motivos indicados en la respuesta anterior. La Iglesia Católica no puede “atenuar” o “diluir” algunas de sus verdades de fe con tal de que éstas sean aceptadas por las demás denominaciones cristianas. Más bien se trata de lograr la convicción de éstas a la plenitud de las verdades de la fe Católica, mediante argumentos racionales y teológicos debidamente fundamentados y convenientemente expuestos.

El Numeral 11 del Decreto Unitatis Redintegratio establece que es “totalmente necesario que se exponga con claridad toda la doctrina. Nada es tan ajeno al ecumenismo como el falso irenismo, que pretendiera desvirtuar la pureza de la doctrina católica y obscurecer su genuino y verdadero sentido”.

8. ¿POR QUÉ ELEMENTOS ESTÁ CONSTITUIDA LA UNIDAD QUE BUSCA EL VERDADERO ECUMENISMO DEL QUE HABLA EL CONCILIO?

• Respeto a las demás denominaciones cristianas;
• Acogida fraterna y amorosa de sus miembros;
• No imputabilidad a sus miembros actuales y a todos los que han nacido bajo esas denominaciones, de la escisión causada a la unidad de la Iglesia en el transcurso de la historia;
• Reconocimiento de la riqueza de cierta parte de la doctrina, vida de gracia, bautismo, creencias y actos de culto de las demás denominaciones cristianas, en cuanto son compatibles con la fe cristiana Católica. De hecho, la Iglesia Católica también reconoce dichas verdades y riquezas como propias.
mónica elizabeth
 
Mensajes: 94
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor claudia corchado » Jue Ene 31, 2013 12:38 pm

Preguntas de reflexión que debes responder en los foros del curso

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
Promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los fines principales que se ha propuesto el Sacrosanto Concilio Vaticano II, puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo Señor, aun cuando son muchas las comuniones cristianas que se presentan a los hombres como la herencia de Jesucristo.

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Sí. Por causa de varias discrepancias existentes entre los hermanos separados y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica.

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No. Aunque creamos que las Iglesias y comunidades separadas tienen sus defectos, no están desprovistas de sentido y de valor en el misterio de la salvación, porque el Espíritu de Cristo no ha rehusado servirse de ellas como medios de salvación, cuya virtud deriva de la misma plenitud de la gracia y de la verdad que se confió a la Iglesia.
Los hermanos separados, sin embargo, ya particularmente, ya sus comunidades y sus iglesias, no gozan de aquella unidad que Cristo quiso dar a los que regeneró y vivificó en un cuerpo y en una vida nueva y que manifiestan la Sagrada Escritura y la Tradición venerable de la Iglesia. Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguirse la plenitud total de los medios salvíficos. Creemos que el Señor entregó todos los bienes de la Nueva Alianza a un solo colegio apostólico, a saber, el que preside Pedro, para constituir un solo Cuerpo de Cristo en la tierra, al que tienen que incorporarse totalmente todos los que de alguna manera pertenecen ya al Pueblo de Dios. Pueblo que durante su peregrinación por la tierra, aunque permanezca sujeto al pecado, crece en Cristo y es conducido suavemente por Dios, según sus inescrutables designios, hasta que arribe gozoso a la total plenitud de la gloria eterna en la Jerusalén celestial.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
La obra de preparación y reconciliación individuales de los que desean la plena comunión católica se diferencia, por su naturaleza, de la empresa ecumenista, pero no encierra oposición alguna, ya que ambos proceden del admirable designio de Dios.

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
"Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de sus discípulos. Pertenece en cambio al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape (exhortación apostólica Reconciliatio Et Paenitentia, Papa Juan Pablo II).

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
No. La unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituir o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, que tiene como finalidad concreta la conversión ante el pecado y la comunión con Cristo y la Iglesia, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
-Conversión del corazón y santidad de vida, juntamente con las oraciones privadas y públicas por la unidad de los cristianos.
-Mejor conocimiento de la doctrina y de la historia de la vida espiritual y cultural, de la psicología religiosa y de la cultura peculiares de los hermanos.
-La fe católica hay que exponerla al mismo tiempo con más profundidad y con más rectitud, para que tanto por la forma como por las palabras pueda ser perfectamente comprendida también por los hermanos separados.
-En el diálogo ecumenista los teólogos católicos deben proceder con amor a la verdad, con caridad y con humildad.

Saludos a todos y que DIOS nos ayude a perseverar en el curso.
claudia corchado
 
Mensajes: 150
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor osdalifernandez » Jue Ene 31, 2013 6:55 pm

Tema 11: Decretos - Parte IV: Unitatis Redintegratio.

1. ¿Cuál es la finalidad del movimiento ecuménico? Promover la restauración de la unidad entre los cristianos.

2. ¿Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos? Claro que los reconoce, como se muestra en el siguiente párrafo:” Efectivamente, por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica".

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta. No, no da igual que los cristianos se encuentren separados ya que la Iglesia Católica es una y única; no está ni puede estar dividida. Por otro lado, la Iglesia de Cristo es una realidad actual, presente en la historia, no solo invisible sino visible en el mundo, no un mero proyecto, ideal o entelequia abstracta. Se trata concretamente de la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de San Pedro (el Papa) y los Obispos en comunión con él (los Obispos católicos), de acuerdo con la voluntad de su Divino Fundador.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados? A este respecto explica el decreto:

"Todas estas cosas, cuando son realizadas prudente y pacientemente por los fieles de la Iglesia católica bajo la vigilancia de los pastores, contribuyen al bien de la justicia y de la verdad, de la concordia y de la colaboración, del espíritu fraterno y de la unión; para que por este camino, poco a poco, superados los obstáculos que impiden la perfecta comunión eclesiástica, todos los cristianos se congreguen en la única celebración de la Eucaristía, para aquella unidad de una y única Iglesia que Cristo concedió desde el principio a su Iglesia y que creemos que subsiste indefectible en la Iglesia católica y esperamos que crezca cada día hasta la consumación de los siglos”. El diálogo ecuménico no se opone en modo alguno a la labor orientada hacia las conversiones individuales de cristianos no católicos al catolicismo, labor que también procede del designio divino. Lamentablemente uno de los errores comunes en la interpretación del Concilio consiste en oponer falsamente ambos aspectos de la misma tarea evangelizadora, dejándose de lado la búsqueda de conversiones individuales por temor a ofender a nuestros hermanos en el diálogo ecuménico y a recibir de ellos la acusación de "proselitismo".


5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos? Porque fue lo que Jesús quería, que todos fuésemos uno en Él. Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. No equivale a un atributo secundario de la comunidad de sus discípulos. Pertenece en cambio al ser mismo de la comunidad. Dios quiere la Iglesia, porque quiere la unidad y en la unidad se expresa toda la profundidad de su ágape.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos? NO, Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad basada en los temas comunes.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico? “Es de todo punto necesario que se exponga claramente toda la doctrina. Nada es tan ajeno al ecumenismo como ese falso irenismo, que daña a la pureza de la doctrina católica y oscurece su genuino y definido sentido.” Si bien es cierto que es más importante lo que nos une que lo que nos separa, sería un grave error subestimar las diferencias que subsisten entre ambas partes.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?...es el decreto del Concilio Vaticano II referente al ecumenismo. El diálogo de la reconciliación jamás podrá sustituirse o atenuar el anuncio de la verdad evangélica, sino que deberá servir para su transmisión y puesta en práctica a través de los medios dejados por Cristo a la Iglesia para la pastoral de la reconciliación: la catequesis y la penitencia.
osdalifernandez
 
Mensajes: 16
Registrado: Mar Oct 16, 2012 9:32 am

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor gatito_cs » Dom Feb 03, 2013 8:24 pm

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?
Promover la restauración de la unidad de los cristianos

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
Si los reconoce, de hecho el mismo Jesucristo toma esa secta como instrumento de salvación aunque no sea la religión correcta

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.
No, porque Jesús como fundador de la Iglesia Católica, al hacer la oración al Padre dijó: que todos sean uno como tu y yo somos uno.
Y también porque La Iglesia de Cristo es una realidad actual, presente en la historia, no solo invisible (115) sino visible en el mundo, no un mero proyecto, ideal o entelequia abstracta. Se trata concretamente de la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de San Pedro (el Papa) y los Obispos en comunión con él (los Obispos católicos), de acuerdo con la voluntad de su Divino Fundador.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
No, al contrario se buscan las conversiones individuales

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
Porque

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.
Si

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
En efecto, la unidad dada por el Espíritu Santo no consiste simplemente en el encontrarse juntas unas personas que se suman unas a otras. Es una unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica. Los fieles son uno porque, en el Espíritu, están en la comunión del Hijo y, en El, en su comunión con el Padre: « Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo » (1 Jn 1, 3). Así pues, para la Iglesia católica, la comunión de los cristianos no es más que la manifestación en ellos de la gracia por medio de la cual Dios los hace partícipes de su propia comunión, que es su vida eterna. Las palabras de Cristo « que todos sean uno » son pues la oración dirigida al Padre para que su designio se cumpla plenamente, de modo que brille a los ojos de todos « cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas » (Ef 3, 9). Creer en Cristo significa querer la unidad; querer la unidad significa querer la Iglesia; querer la Iglesia significa querer la comunión de gracia que corresponde al designio del Padre desde toda la eternidad. Este es el significado de la oración de Cristo: « Ut unum sint »."(126)

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
-Aumento a la fidelidad a la vocación
-Oración unánime
-Conversión del corazón
-Cooperación con los hermanos separados
gatito_cs
 
Mensajes: 30
Registrado: Lun Feb 01, 2010 3:25 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor inesitareyna » Jue Feb 07, 2013 10:43 pm

Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?

La finalidad del movimiento ecuménico: promover la restauración de la unidad entre los cristianos, y como dicho objetivo es uno de los fines principales propuestos por el Concilio. Señala también como esta división es causa de escándalo para el mundo y obstáculo para la difusión del evangelio, reconoce que el movimiento ecuménico se produce por el impuso del Espíritu Santo, y participan en él quienes reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador y profesan una fe trinitaria.

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?

Si los reconoce. La Iglesia de Cristo es una y única; no está ni puede estar dividida.
-Se deja claro también que los elementos de santidad y verdad presentes en las Iglesias y Comunidades eclesiales no católicas son bienes propios de la Iglesia católica e impulsan a los cristianos no católicos hacia la unidad propia de la Iglesia católica.


3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.

No deben estar separados.
- La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos (en sentido sociológico o jurídico) son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana.
- Si bien los hermanos separados son cristianos, están en comunión con la Iglesia de una forma imperfecta. Esa imperfección no se refiere directamente a la condición moral de esas personas, sino a una profesión de fe incompleta o a una comunión incompleta con la Iglesia universal.

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?

No por el contrario, la división de los cristianos no se debe a simples malentendidos, que podrían superarse con un poco de buena voluntad, diplomacia y política eclesiástica. Los cismas y herejías que están en el origen de esas divisiones proceden de graves pecados y serios errores que han tenido enormes consecuencias históricas y que no se desvanecerán por sí mismos ni por medio de decretos arbitrarios. Hace falta dialogar sobre las diferencias de fondo con humildad, caridad, sabiduría, fortaleza y perseverancia, sin ceder a la tentación de construir precipitadamente una falsa unidad basada en un máximo común denominador de nuestras creencias respectivas.
El verdadero ecumenismo debe estar fundado tanto en la caridad como en la verdad

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?

Porque Jesús mismo antes de su Pasión rogó para « que todos sean uno » (Jn 17, 21). Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra. Todos estamos llamados a unidad constituida por los vínculos de la profesión de la fe, de los sacramentos y de la comunión jerárquica.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?

Esa unidad no puede darse sin la conversión interior, tanto de los unos como de los otros. En efecto los deseos de la unidad surgen y maduran de la renovación del alma, de la abnegación de si mismo y de la efusión generosa de la caridad. Por eso tenemos que implorar del Espíritu Santo la gracia de la abnegación sincera, de la humildad y de la mansedumbre en nuestros servicios y de la fraterna generosidad del alma para con los demás.

7. ¿Cual es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?

Exhorta a que los fieles que se abstengan de toda ligereza o imprudente celo, que podrían perjudicar el progreso de la unidad. Su acción ecuménica ha de ser plena y sinceramente católica, es decir, fiel a la verdad recibida de los apóstoles y de los padres y conforme a la fé que siempre ha profesado la iglesia católica.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?

El primero la fé en Jesucristo, la permanente asistencia del Espíritu Santo quien derrama sobre su Iglesia (todos católicos y hermanos separados) sus dones, carismas, frutos, virtudes, centrados en lo principal que es el Amor por el prójimo. Si hay amor, allí está todo.
inesitareyna
 
Mensajes: 26
Registrado: Dom Oct 28, 2012 3:25 pm

Re: Tema 11: Decretos – Parte IV, Unitatis Redintegratio.

Notapor tamy100 » Lun Mar 04, 2013 12:15 pm

TEMA 11 - Unitatis Redintegratio

1. ¿ Cual es la finalidad del movimiento ecuménico?

R/ El término ecumenismo se deriva de la palabra griega oikoméne, que quiere decir la tierra entera habitada, y que se usa a veces para describir los esfuerzos dirigidos a promover la armonía entre los representantes de todas las diversas religiones e incluso entre todos los pueblos. Esta voz es la que utiliza el decreto sobre el ecumenismo del concilio Vaticano II, restringiendo su significado al tema del restablecimiento de la unidad (Unitatis redintegratio) entre los cristianos.

2. ¿ Reconoce la Iglesia a los hermanos separados como cristianos?
R/ El decreto también incluye un importante texto donde reconoce a los hermanos separados como cristianos:

"Efectivamente, por causa de las varias discrepancias existentes entre ellos y la Iglesia católica, ya en cuanto a la doctrina, y a veces también en cuanto a la disciplina, ya en lo relativo a la estructura de la Iglesia, se interponen a la plena comunión eclesiástica no pocos obstáculos, a veces muy graves, que el movimiento ecumenista trata de superar. Sin embargo, justificados por la fe en el bautismo, quedan incorporados a Cristo y, por tanto, reciben el nombre de cristianos con todo derecho y justamente son reconocidos como hermanos en el Señor por los hijos de la Iglesia católica".(116)

Reafirmando lo que ya había dicho la Constitución Dogmática de la Iglesia respecto a que "estando bautizados, se honran con el nombre de cristianos, pero no profesan la fe en su totalidad o no guardan la unidad de comunión bajo el sucesor de Pedro"(117).

3. ¿Enseña que es necesario da igual que los cristianos se encuentren
separados de la única Iglesia de Cristo? Justifique su respuesta.

R/ La Iglesia católica reconoce que los cristianos no católicos (en sentido sociológico o jurídico) son verdaderos cristianos, siempre y cuando hayan recibido válidamente el sacramento del bautismo y profesen los dogmas principales de la fe cristiana (expresados por ejemplo en el Credo Apostólico)(118).

4. ¿Se opone el diálogo ecuménico a la búsqueda de conversiones individuales de los hermanos separados?
R/- Si bien los hermanos separados son cristianos, están en comunión con la Iglesia de una forma imperfecta. Esa imperfección no se refiere directamente a la condición moral de esas personas, sino a una profesión de fe incompleta o a una comunión incompleta con la Iglesia universal.

- Se menciona como las divisiones entre los cristianos se han producido "ya desde los primeros tiempos"(119), "a veces no sin responsabilidad de ambas partes"(120), y como dicho pecado de separación no puede atribuirse a los que nacen hoy en las comunidades separadas(121).

5. ¿Por qué es importante la restauración de la unidad entre los cristianos?
R/Esta unidad es condición imprescindible “para que el mundo crea”. Hoy de manera particular, cuando el relativismo niega la existencia de una verdad sobre Dios, el mundo y el hombre, y diluye las convicciones, fuertes en otro tiempo, sobre valores fundamentales; cuando el hedonismo pretende hacer del placer el bien supremo y casi único, y cuando la libertad, desligada de la verdad, se exalta de tal modo que pone en peligro la serena convivencia de los hombres y de los pueblos. Todo ello hace más urgente el que lo cristianos demos un testimonio fuerte, unido, de la verdad del Evangelio y de la vida que de él surge.
La restauración de la unidad entre todos los cristianos, con la superación de viejos prejuicios, de fáciles descalificaciones, de juicios apresurados, de desconocimientos mutuos, etc., exige por parte de todos un corazón abierto a la acción del Espíritu Santo que mueve a la unidad. Requiere la firme voluntad de dejarnos interpelar por la Palabra de Dios, el deseo de una fidelidad al Maestro purificada de continuo, y una disposición firme de conversión del corazón. Como precisa el Concilio: “Recuerden todos los fieles que tanto mejor promoverán e incluso practicarán la unión de los cristianos cuanto mayor sea su esfuerzo por vivir una vida más pura según el Evangelio” (ibídem, 7).
La restauración de la unidad pide también sentir verdaderamente próximos a quienes son nuestros hermanos; apreciar las verdades de fe, la riqueza de oración y los valores de vida que nos unen; colaborar como discípulos de Jesús en la promoción de la paz y de la justicia, de la vida humana, del respeto de los derechos inalienables de todos, del cuidado de los más débiles y desprotegidos, de la solidaridad efectiva con los que sufren.
Vale la pena orar en estos días, con fe y confianza, al Señor común de todos los cristianos, para que Él nos conceda el don preciosísimo de la unidad, de modo que hechos “un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32), anunciemos al mundo la buena nueva de la salvación y construyamos un mundo según los designios de Dios.

6. ¿Se lograría una verdadera unidad basada en un máximo común denominador entre las respectivas creencias que profesamos los cristianos?.

R/ Estoy de acuerdo con la opinión de uno de mis compañeros de curso!. El diálogo siempre debe estar presente sin caer en discusiones que profundicen la separación
Los temas deben ser tratados con diplomacia, humildad, respeto y caridad entre las partes, además con sinceridad para no ocultar nada sobre la doctrina.

7. ¿Cuál es la posición del Magisterio respecto a la atenuación de la verdad católica en el diálogo ecuménico?
R/ Lo rechaza y trata de mostrar siempre la verdad para así lograr una conversión interior y así dar un testimonio creíble de fe.

8. ¿Por qué elementos está constituida la unidad que busca el verdadero ecumenismo del que habla el Concilio?
R/ Po r el amor traducido en caridad y por la verdad a la que nunca renunciará!
tamy100
 
Mensajes: 47
Registrado: Lun Ago 20, 2012 3:21 pm

AnteriorSiguiente

Volver a Para conocer el Concilio Vaticano II

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron