Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en la ed

Catholic.net invita a todos los catequistas al Curso de Formación para el Catequista, que tiene como objetivo que el catequista logre hacerse destinatario de la catequesis. Destinatario de programas formativos diseñados para él, en los cuales la educación en la fe sea intencional y sistemáticamente favorecida. Y de esta manera se pueda poner al servicio de nuestros hermanos para ayudarlos a crecer en la fe y ayudarlos, principalmente, a encontrar al Dios de Jesucristo


Feha de inicio: 22 de enero 2013

Moderadores: Catholic.net, gache, Lupina73, memiranda, Margarita Gonzalez, MLM, Moderadores Animadores

Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en la ed

Notapor gache » Lun Mar 18, 2013 11:51 am

Este curso tiene como objetivo hacer que el catequista sea destinatario de la catequesis para que pueda ponerse al servicio de nuestros hermanos y ayudarlos a crecer en la fe, principalmente a encontrar al Dios de Jesucristo.

A lo largo de todos los cursos, debemos guiar a los jóvenes a amar a la Iglesia católica, madre y maestra, como obra de Cristo y continuadora de su misión. Que se sientan solidarios con sus penas y alegrías y corresponsables de su misión; la conozcan y vayan profundizando y comprendiendo su misterio, que la edifiquen mediante su vida y testimonio.

La adhesión de mente, corazón y voluntad al Sumo Pontífice, pastor supremo de la Iglesia, debe tener un lugar destacado. Esta adhesión brota de la fe en las palabras con las que Cristo anunció a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la Iglesia, «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18), confiándoles las llaves del Reino para disponer lo que más convenga a la vida y misión de la misma. Debemos promover entre los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona. Estas mismas actitudes han de tener hacia los demás Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.31


LA IGLESIA, RESPONSABLE DE LA EDUCACIÓN EN LA FE
El objetivo de este capítulo es mostrar que la Iglesia es la responsable de la educación en la fe: Ella es la Madre que ha engendrado a sus hijos y debe llevarles a la plenitud de la vida en Cristo.

Son esenciales al ser de la Iglesia las dimensiones de comunión y misión y, por tanto, sólo se puede tener la misión de educar en la fe si se está en comunión con la Iglesia. Esta tarea de evangelización y unidad se realiza en el seno de una Iglesia particular mediante el ministerio de la Palabra, que no se reduce sólo a la catequesis. La responsabilidad de la evangelización corresponde así a toda la comunidad cristiana, y, por ello, esta tarea atañe a cada cristiano.

Se estudiará en este capítulo la responsabilidad de los diferentes agentes, en concreto, del obispo, primer responsable, los presbíteros, los religiosos, los laicos y las estructuras eclesiales al servicio de la educación en la fe. En los tres capítulos siguientes se aborda el estudio de la misión de educación en la fe por parte de los padres de familia, los catequistas y los profesores de Religión, ya que cada uno, desde su carácter propio, participa con los demás al servicio de la educación cristiana de niños, adolescentes y jóvenes.


1. LA IGLESIA, COMUNIÓN Y MISIÓN
La Iglesia tiene la misión de anunciar el Evangelio por todo el mundo, siguiendo el mandato de Jesús. Él mismo eligió a los Doce que vivieron con Él –comunión- y los envió a predicar el Reino de Dios –misión-. Desde entonces los cristianos, por pertenecer a la Iglesia, tienen conciencia de esta misma misión, que ni el tiempo ni el espacio pueden limitar, que es una y universal, sin límites ni fronteras; misterio de comunión y misión.

La Iglesia de Jesucristo, que es una y universal, se hace presente en cada una de las Iglesias particulares presididas por su obispo. Ahora bien, la Iglesia universal no es la suma de las Iglesia particulares, sino la comunión de estas Iglesias esparcidas por el mundo. Esta comunión eclesial es posible gracias a la comunión de los obispos con el Papa, quien por su ministerio primacial, garantiza la unidad del Pueblo de Dios y, de este modo, la legítima diversidad local.

Compete a la Iglesia la misión no sólo de transmitir la fe sino también de educar a todos sus hijos en la fe, y esto sólo es posible si se vive la comunión en su seno. Comunión y misión son, pues, la clave de la tarea de formación que realiza la Iglesia en el mundo.

El anuncio del Evangelio y la Eucaristía son los dos pilares sobre los que se edifica y en torno a los cuales se congrega la Iglesia particular. Al igual que la Iglesia universal, también ella existe para evangelizar. Cada diócesis, mediante su acción evangelizadora de la catequesis y la educación en la fe, ofrece a todos sus miembros y a todos los que se acercan con el deseo de entregarse a Jesucristo, un proceso formativo que les permite conocer, celebrar, vivir y anunciar el Evangelio dentro de su propio horizonte cultura. De esta manera, la confesión de fe, puede ser proclamada por los discípulos de Cristo en su propia lengua.


2. EL MISTERIO DE LA PALABRA EN LA IGLESIA

Se entiende por ministerio de la Palabra o predicación de la Palabra de Dios la comunicación del mensaje de salvación. Es, por tanto, un elemento fundamental de todo el proceso de evangelización de la Iglesia. El ministerio de la Palabra de Dios transmite la Revelación, valiéndose de palabras humanas, pero referidas a las obras que Dios realizó y sigue realizando, especialmente en la liturgia, en el testimonio de vida de los cristianos y en la acción transformadora que éstos unidos a tantos hombres de buena voluntad, realizan en el mundo.

El ministerio de la Palabra divina se realiza de diversas formas, que sirven para llevar a cabo sus funciones específicas:
1) Convocatoria y llamada a la fe, que se realiza por medio del primer anuncio, o predicación misionera, dirigido a los no creyentes, sean o no bautizados o que viven al margen de la fe cristiana. También pertenece a esta función el despertar religioso de los niños ya bautizados en la familia cristiana y el de otras personas mayores bautizadas que nunca se han iniciado en la fe.
2) Iniciación en la vida cristiana, que se realiza fundamentalmente por la catequesis pre y postbautismal. Son formas principales de la educación en la fe: el catecumenado o la catequesis de adultos no bautizados; la catequesis de adultos ya bautizados, pero que deseen volver a la fe o necesitan completar su iniciación; la catequesis de niños, adolescentes y jóvenes; la educación cristiana en la familia y la enseñanza religiosa escolar, ya que tiene carácter de iniciación.
3) La educación permanente de la fe, que adopta formas muy diversas: a veces sistemáticas, otras ocasionales; individuales y comunitarias; organizadas y espontáneas; etc.
4) Función litúrgica, donde el ministerio de la Palabra se realiza dentro de la celebración sagrada y como parte de la misma. La forma eminente es la homilía.
5) Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.
Estas cinco funciones del ministerio de la Palabra, con sus formas correspondientes, entran de lleno en el proceso de evangelización que la Iglesia lleva a cabo, sin reducirse a compartimentos estancos, pues muchas de las funciones enunciadas se implican mutuamente o asumen más de una función.

El ministerio de la Palabra, ejercido en el seno de la comunidad cristiana por quienes tienen la misión de anunciar el Evangelio, es un servicio con unos rasgos diferenciadores: es un servicio único, realizado de modo conjunto por presbíteros, diáconos, religiosos y laicos, en comunión con el obispo; toda la comunidad cristiana debe sentirse responsable de este servicio, y aunque los sacerdotes, religiosos y laicos lo realizan en común, lo hacen de manera diferenciada, cada uno según su particular condición en la Iglesia (ministros sagrados, personas consagradas, fieles cristianos). A través de ellos, en la diversidad de sus funciones, este ministerio ofrece de modo pleno la palabra y el testimonio completos de la realidad eclesial.

Se trata, por otra parte, de un servicio eclesial, indispensable para el crecimiento de la Iglesia. No es una acción que pueda realizarse en la comunidad a título privado o por iniciativa puramente personal: se actúa en nombre de la Iglesia y en virtud de la misión confiada por ella.

Tiene, en el conjunto de los ministerios y servicios eclesiales, un carácter propio, que deriva de su propia especificidad dentro del proceso de la evangelización. Así, la tarea del catequista y del educador de la fe difiere de la de otros agentes de la pastoral (litúrgica, caritativa, social…), aunque, obviamente, ha de actuar en coordinación con ellos.


3. RESPONSABILIDAD DE LA COMUNIDAD CRISTIANA
Ya se ha señalado que la educación en la fe es responsabilidad de toda la comunidad cristiana. La iniciación cristiana, en efecto, no deben procurarla solamente los catequistas, los padres, los sacerdotes o los movimientos, sino toda la comunidad de los fieles. La misma educación permanente de la fe es un asunto que atañe a toda la comunidad. es una acción educativa de toda la Iglesia, realizada a partir de la responsabilidad peculiar de cada miembro de la comunidad, en un contexto o clima comunitario rico en relaciones, para que de los cristianos se incorporen activamente a la vida de dicha comunidad.

De hecho, la comunidad cristiana sigue el desarrollo de los procesos catequéticos y formativos, ya sea con niños, con jóvenes o con adultos, como un hecho que le concierne y compromete directamente. Más aún, la comunidad cristiana al final de estos procesos acoge a los iniciados en un ambiente fraterno donde puedan vivir, con la mayor plenitud posible, lo que han aprendido e incorporado a sus vidas.

Pero la comunidad cristiana no sólo entrega mucho al grupo de los educandos, sino que también recibe mucho de ellos. Los nuevos convertidos, sobre todo los jóvenes y adultos, al convertirse a Jesucristo, aportan a la comunidad que los acoge una nueva riqueza humana y religiosa. Así, la comunidad crece y se desarrolla, porque cualquier proyecto formativo conduce a la madurez de la misma comunidad como tal.


4. EL OBISPO, PRIMER RESPONSABLE
“Los obispos han sido constituidos por el Espíritu Santo, que les ha sido dado, verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores”

Cada obispo, en su Iglesia particular, ejercita inmediatamente, en virtud del derecho divino, el deber de enseñar. Por tanto, él es en la diócesis la primera autoridad responsable de la catequesis y de la formación religiosa. Como señala el Código de Derecho Canónico, “siguiendo las prescripciones de la Sede Apostólica, corresponde al obispo diocesano dictar normas sobre la catequesis y procurar que se disponga de instrumentos adecuados para la misma, incluso editando un catecismo, si parece oportuno; así como fomentar y coordinar las iniciativas catequísticas”.

Los obispos diocesanos son los “primeros responsables de la catequesis; los catequistas por excelencia”, dirá Juan Pablo III, y los que “fomentan y coordinan”, como se ha lído en el Código, las iniciativas catequéticas en su diócesis.
El Directorio general para la catequesis indica que esta preocupación por la actividad catequética llevará al obispo a asumir la alta dirección de la catequesis en su Iglesia particular, lo cual implica asegurar en su Iglesia la prioridad efectiva de una educación en la fe activa y eficaz, promoviendo la participación de las personas, de los medios e instrumentos, así como de los recursos económicos necesarios. Debe ejercer la solicitud por este ejercicio con una participación directa en la transmisión del Evangelio a los fieles, velando al mismo tiempo por la autenticidad de la confesión de fe y por la calidad de los textos e instrumentos que deban utilizarse. Tendrá que suscitar y mantener una verdadera mística de la transmisión de la fe, pero una mística que se encarne en una organización adecuada y efica, actuando con el convencimiento profundo de la importancia de este servicio para la vida cristiana de su diócesis. El obispo debe cuidar de que los agentes se preparen de la forma debida para esta función, de suerte que conozcan con claridad el mensaje cristiano y aprendan teórica y prácticamente las leyes psicológicas y pedagógicas de la educación religiosa.
Finalmente, debe establecer en la diócesis un proyecto global de formación, articulado y coherente, que responda a las verdaderas necesidades de los fieles y que esté convenientemente ubicado en los planes pastorales diocesanos. Tal proyecto ha de estar coordinado, igualmente, en su desarrollo, con los planes de la Conferencia Episcopal.


5. LOS PRESBÍTEROS Y LA EDUCACIÓN EN LA FE
A los presbíteros corresponde myy directamente la responsabilidad y la misión de la educación en la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues “como cooperadores que son de los obispos, tienen por deber primero el de anunciar a todos el Evangelio de Dios”.
Este servicio ha de realizarlo en cualquier circunstancia: <>.

La Comisión Episcopal Española de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española ha dado indicaciones en sus documentos sobre las funciones que el sacerdote está llamado a desarrollar en cuanto ministro de la Palabra para la educación cristiana de los fieles, y detalla especialmente su papel en la escuela y en la catequesis.

a) La educación cristiana de los fieles
en la tarea evangelizadora, rica y compleja, están empeñadas distintas instancias y personas: padres, profesores, catequistas… y, ante todo, los propios educandos. El sacerdote, desde la especificidad de su ministerio, ha de saber impregnar esta acción educadora de un profundo sentido evangélico y eclesial, procurando coordinarla de modo que los diferentes canales educativos se integren y se fecunden mutuamente. En cada uno de los ámbitos de la educación de niños y jóvenes, además de ser instrumento para la formación de las personas que llevan más directamente la acción educativa, el sacerdote tiene unas funciones que le son más propias.

Con respecto a la educación cristiana familiar, los sacerdotes han de ayudar a los padres cristianos en su tarea, creando los cauces y medios necesarios para su adecuada preparación. Su vinculación con la catequesis de la comunidad y la relación de la parroquia con la escuela darán lugar a iniciativas encaminadas a este objetivo formativo.

La labor de los presbíteros en la catequesis de la comunidad tiene una doble dirección, ya que, además de realizar su propio cometido de "educadores en la fe", han de dirigir e impulsar la labor de otros profesores y catequistas. Esto exige del presbítero una esmerada atención a su propia preparación, como educador y como responsable de la formación y del trabajo de otros. Por otra parte, esta labor ha de ser concebida como un único proceso formativo, aunque confluyan acciones educativas diversas, que es preciso conjuntar y complementar.
En la pastoral educativa escolar, son muchas las acciones que puede promover el sacerdote tanto desde su responsabilidad parroquial como desde otras instancias, prestando ayuda a las personas implicadas en las tareas escolares y coordinando sus esfuerzos. Entre sus aportaciones puede destacarse las relativas a los padres de alumnos, por ejemplo, responsabilizándoles en sus derechos y deberes, fomentando su participación en las asociaciones de padres de alumnos, inspirando escuelas de padres, etc.; las orientadas a los profesores, y especialmente a suscitar nuevos profesores de Religión, a programar encuentros formativos periódicos de profesores, y a orientarles en su trabajo; y aquellas dirigidas a los alumnos, a fin de vincular más estrechamente l catequesis y la enseñanza religiosa escolar, y para ayudarles a asumir con madurez su compromiso cristiano en la propia vida escolar.
En asociaciones y movimientos eclesiales. En este ámbito es fundamental que el sacerdote conozca, teórica y prácticamente, los métodos específicos de cada grupo o movimiento para situarlos dentro de las orientaciones generales de la acción pastoral de la Iglesia, promoviendo siempre el amor fraterno y la unidad eclesial.

b) El presbítero en la escuela
en ocasiones, el presbítero ejerce directamente su ministerio en el ámbito escolar, desarrollando personalmente unas actividades –clases, celebraciones…- y realizando otras con la ayudar y colaboración de profesores, padres y alumnos. Las acciones que ejercita en el ámbito escolar pueden agruparse según las tres funciones características de su ministerio: como pastor del Pueblo de Dios, como ministro del culto y como ministro de la Palabra.

Como pastor del pueblo de Dios, el sacerdote ha de ayudar a cada uno de los cristianos dedicados a la enseñanza a “cultivar su propia vocación”. Ésta es la cualidad primera del pastor: “Es importante descubrir el carisma de cada uno: la manera propia de educar de cada profesor y la vocación de cada alumno en la vida”. Le corresponde también la responsabilidad de velar por la calidad de la enseñanza religiosa del centro educativo que tiene encomendado por motivos docentes o pastorales, asegurando la rectitud de criterio de su ideario, el desarrollo de los programas y la realización de las actividades relativas a la educación en la fe. En toda la actividad que realiza ha de ser instrumento de unidad en el ámbito escolar, situando su tarea en sintonía con los organismos diocesanos y fomentando, al mismo tiempo, la colaboración responsable de otras personas, religiosos y lacios, que tengan una competencia específica. Sus iniciativas de pastor harán que en el centro en que colabora, y en su misma parroquia, fomente los medios necesarios para la formación de los educadores en la fe.

La función de ministro del culto introduce en la pastoral educativa escolar una dimensión de fe que la empapa de hondo sentido religioso. Lo expresa el mismo documento que se cita, señalando que la renovación de los compromisos bautismales, el sacramento de la confirmación, las celebraciones penitenciales y por supuesto la eucaristía están íntimamente ligados, para los cristianos dedicados a la enseñanza, a la ingente tarea de la evangelización de la cultura.

En ocasiones, para que el sacerdote no sea ajeno al claustro de profesores del centro escolar, puede ser nombrado asesor o responsable religioso del centro. Esta figura, prevista en la legislación, está definida en España, y establece, entre otras cosas, lo siguiente: “La jerarquía de la Iglesia, previo acuerdo con la dirección del centro, o en su caso, con la entidad titular, podrá designar un asesor religioso que, ayudando a los profesores, promueva y organice las actividades religiosas complementarias en uno o más centros. Estas actividades serán voluntarias para los alumnos”. Se trata de una figura que tiene un cometido más amplio que el de un capellán o director espiritual, ya que, en la práctica, abarca la totalidad de las funciones que puede ejercer un sacerdote, tanto con los alumnos como con los profesores y los padres.

Respecto a la función de ministro de la Palabra, normalmente la desarrollará por la enseñanza de la Religión, como forma más específica de apostolado ejercido en la pastoral escolar, pero las posibilidades de su ministerio abarcan desde el primer anuncio del Evangelio hasta la formación teológica de los laicos, impartida –por ejemplo- a los profesores de Religión o a los padres de los alumnos, incluyendo la homilía y actividades complementarias de catequesis para jóvenes y pastoral juvenil.

El sacerdote, sin salirse del marco que le es propio, debe reconocerse responsable de la educación en la fe que se realiza en el centro educativo, dándose cuenta de que no es un profesor de Religión más que actúa junto con otros, sino que –en nombre el obispo- coordina, anima e inspira el conjunto del anuncio evangelizador que se realiza en la escuela.
El sacerdote, cuando forma parte del claustro de profesores de un centro educativo, ha de asumir ese papel profesional con naturalidad y eficacia. Para ello es preciso que se plantee la enseñanza religiosa como “una materia escolar tan digna de ser ofrecida a los alumnos como las demás disciplinas, si no lo es más, por la significación cultural y educadora de sus contenidos”.

El sacerdote debe proponerse varios objetivos para su trabajo en el centro educativo, que, aunque sean un tanto utópicos en algún tipo de escuela, especialmente estatal, le ayudarán a situar bien su tarea docente y su ministerio como presbítero.
Así:
- Procurará integrarse en el claustro de profesores del centro para crear lazos personales y ayudar a que se valore la enseñanza religiosa en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales.
- Pondrá los medios oportunos para formar un equipo de profesores de Religión –Departamento o Seminario- que coordine la actuación de todos con unidad de criterios, que favorezca el intercambio de experiencias y sea cause de formación permanente.
- Intentará mejorar la propia formación teológica y pedagógica y la de los otros profesores de Religión, que con los medios que puedan habilitarse en el centro educativo, o buscando la participación en los cursos de perfeccionamiento que ofrecen los organismos diocesanos o diversas instancias que colaboran en la formación del profesorado de educación religiosa.
- Buscará promover nuevos profesores de Religión entre los laicos católicos del centro escolar, facilitándoles los medios necesarios para que obtengan la titulación precisa.
- Finalmente, favorecerá la relación personal con profesores de otras áreas y buscará en proyectos educativos comunes, una acción interdisciplinar que facilite el diálogo fe-cultura en la acción de esos profesores y en todo el ámbito escolar.

c) El presbítero en la catequesis
la presencia del sacerdote en la catequesis es necesaria y esencial. Como ministro de la Palabra le corresponde anunciar a los hombres el Evangelio, y la catequesis es una de sus principales acciones. Por su parte, la catequesis necesita de la presencia del sacerdote para garantizar su vinculación a la Iglesia, que es, en definitiva, el sujeto de la catequesis.
En el contexto de esta doble dependencia corresponden al sacerdote unas tareas que le son propias, aunque para su realización las comparta con otros m miembros de la comunidad que por vocación y misión también están llamados a colaborar en esta acción eclesial. Se señalan algunas de estas tareas en las que es necesaria la presencia del sacerdote.
En primer lugar, la figura del sacerdote-catequista. En virtud de su ministerio sacerdotal ha sido constituido como “educador en la fe”, de ahí que corresponda al sacerdote “suscitar la responsabilidad común de la comunidad cristiana respecto a la catequesis”, asegurando que la acción catequética se desarrolla en el ámbito de la comunidad. Es cierto que en esta tarea no está solo, le acompañan los catequistas, seglares y religiosos, quienes actúan en virtud de su bautismo y misión específica, pero no por eso el sacerdote puede delegar en ellos algo que le es propio. Es más, le compete ayudar a cada cristiano a tomar conciencia de esta responsabilidad, promoviendo y suscitando vocaciones para este servicio.

En segundo lugar, el sacerdote debe ser catequista de catequistas. Corresponde al sacerdote ofrecer a los catequistas los medios necesarios para que alcancen una adecuada formación teológica, pedagógica y espiritual. Formar catequistas es atenderles y acompañarles para que maduren en su vida cristiana y sean verdaderos testigos de la fe.
El sacerdote debe procurar también que se imparta catequesis para todos. “Todos los creyentes tienen derecho a la catequesis; todos los pastores tienen el deber de impartirla”. El sacerdote debe garantizar la suficiente oferta catequética para los distintos sectores de la comunidad necesitados de catequesis. Sería un reduccionismo lamentable atender sólo a los niños, cuando hoy día los jóvenes y los adultos están tan necesitados de esta formación básica e integral.
Finalmente, el sacerdote es vínculo de unidad, fomentando la comunión dentro de la misma comunidad. la catequesis debe estar inserta dentro de todo el plan de pastoral, como pieza clave que se armoniza con el resto de las tareas pastorales. Así mismo debe favorecer la comunión entre los agentes de toda la pastoral. Como colaborador del obispo, corresponde al sacerdote fomentar la comunión eclesial y velar para que la relación entre obispo y catequista sea real y patente. Una de las tareas en beneficio de la unidad es la valoración que haga de los materiales catequéticos en cuanto elementos que aseguran la fidelidad a las enseñanzas de los Apóstoles, garantiza la pertenencia a la comunidad eclesial y ofrecen estructuras mentales y lenguajes propios de la fe.


6. LOS RELIGIOSOS EN LA EDUCACIÓN EN LA FE

En el documento que la Comisión Episcopal Española de Enseñanza y Catequesis sobre el “religioso educador” se indica que el carisma de los religiosos dedicados a la educación de niños y jóvenes, es un don de Dios a su Iglesia. Esta tarea tiene sentido vocacional, “ya que el religioso educador es un consagrado en sus sentimientos, en su inteligencia y en su libertad. Está habilitado por la fuerza del Espíritu para realizarse en su tarea educativa dentro de la misión única de la Iglesia y poder decir con toda verdad con el Apóstol Pablo: “Vivo, pero no yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gál 2, 20)”.

El religioso educador está llamado a ser evangelizador, y esta vocación se sitúa dentro de la misión evangelizadora de la Iglesia. Su consagración religiosa impulsa a llevar a todos el Evangelio, tarea a la que no puede renunciar.

Las principales características del religioso educador tienen la siguiente connotación:

1. Atender a cada persona mediante un acompañamiento directo y personal según el ejemplo y el modelo que es Cristo: “El religioso educador tiene que pensar que cada uno de sus alumnos ha sido comprendido en el misterio de la Redención, y con cada uno se ha unido Cristo para siempre, en virtud de este misterio”.

2. Educar en la libertad, la conciencia y la responsabilidad social: se trata de tres dimensiones del proceso educativo capaces de vertebrar el resto de los valores, ya que debe realizar esta educación “poniendo de relieve la unidad entre la fe en el misterio de Cristo, dignidad de la persona humana creada a imagen de Dios y fecundidad social del mensaje evangélico”.

3. Ayudar a hacer una síntesis entre fe y cultura, pues la escuela es el espacio educativo más adecuado para ayudar alas nuevas generaciones a realizar esta síntesis, ya que en ella se forja la cultura. El religioso educador cuida de que tal acción, para que sea verdaderamente educativa, sea a la vez orgánica, crítica, valorativa, histórica y dinámica, descubriendo el quehacer histórico del hombre y su relación con la historia de la salvación.

4. Debe también insertar al educando en la comunidad cívica y eclesial; pero esto no se puede lograr si el centro de enseñanza no es una verdadera comunidad, que nace de la concepción cristiana del hombre. Téngase en cuenta que “la escuela está dentro de un entorno escolar y no puede cumplir convenientemente con su fundación educativa si como tal escuela no está en amplia comunicación con las familias y con el resto de la comunidad humana, eclesial y cívica a la que pertenecen los alumnos y educadores”.

Por otra parte, la presencia del religioso y de la religiosa en la catequesis no tiene una motivación subsidiaria, fruto del deseo de colaborar con la comunidad parroquial o de hacerse presentes en otros ámbitos distintos a los del propio carisma. La Iglesia tiene necesidad de la presencia del espíritu del religioso y de la religiosa en cualquiera de los procesos catequéticos, pues ellos con su vocación son testigos de la dimensión trascendente de la persona. Con su vida muestran la consigna de San Pablo: “Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra; porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios”.

En este contexto se ha de entender la valoración que hace el Directorio general para la catequesis: “La aportación peculiar de los religiosos, de las religiosas y de los miembros de sociedades de vida apostólica a la catequesis brota de su condición específica. La profesión de los consejos evangélicos, que caracteriza a la vida religiosa, constituye un don para toda la comunidad cristiana. En la acción catequética diocesana, su aportación original y específica nunca podrá ser suplida por la de los sacerdotes y laicos. Esta contribución original brota del testimonio público de su consagración, que les convierte en signo viviente de la realidad del Reino: La profesión de estos consejos en un estado de vida estable reconocido por la Iglesia es lo que caracteriza la vida consagrada a Dios. Aunque los valores evangélicos deben ser vividos por todo cristiano, las personas de vida consagrada encarnan la Iglesia deseosa de entregarse a la radicalidad de las bienaventuranzas. El testimonio de los religioso, unido al testimonio de los laicos, muestra el rostro total de la Iglesia que es, toda ella, signo del Reino de Dios.

7. LOS LAICOS
Algunos cristianos se saben llamados a colaborar de forma muy específica en la tarea de educadores en la fe y consagran a este servicio sus cualidades, su tiempo, su propia vida. Ellos, al responder a esta vocación, fortalecen su vinculación a Jesucristo profeta y maestro y experimentan la alegría de ver cómo en otros se va desarrollando su fe incorporándose a la comunión eclesial.

Estos laicos asumen la responsabilidad de su crecimiento en la fe, conociendo cada vez más el contenido del depósito de la fe, participando en los sacramentos y en la oración de la Iglesia, esforzándose por vivir una vida ejemplar y siendo portavoces del don de la fe gratuitamente recibido. De ahí la necesidad de su continua formación no sólo en el ámbito pedagógico, sino, sobre todo, en las dimensiones teológicas y espirituales.

Los educadores cristianos laicos –padres, profesores y catequistas- aportan la originalidad de su carácter secular: por ser protagonistas de forma más inmediata en las actividades de la vida pública, su experiencia resulta iluminadora para los educandos que se preparan para ser transformadores, según el Evangelio, de estas realidades sociales, políticas y económicas.

El Código de Derecho Canónico señala que “en virtud del bautismo y de la confirmación, los fieles laicos son testigos del anuncio evangélico de su palabra y el ejemplo de su vida cristiana; también pueden ser llamados a cooperar con el obispo y con los presbíteros en el ejercicio del ministerio de la Palabra”.

Aunque en ocasiones algunos laicos por una particular llamada de la jerarquía asumen funciones de educación en la fe que tienen un carácter oficial, su participación habitual en la común tarea evangelizadora de la Iglesia les corresponde radicalmente por su condición de cristianos.

El Concilio Vaticano II en el Decreto sobre el apostolado de los laicos les aplica el título de cooperadores de la verdad y les exhorta “a que cada uno, según sus cualidades personales y la formación recibida, cumpla con suma diligencia la parte que le corresponde, según la mente de la Iglesia, en aclarar los principios cristianos, difundirlos y aplicarlos certeramente a los problemas de hoy”.

La acción de los laicos –padres, profesores y catequistas- tiene, por consiguiente, un carácter propio, el que corresponde a su situación personal, inscrita en unas condiciones concretas del mundo. Participando de los mismos problemas –familiares, laborales, sociales…- no sólo transmite el mensaje cristiano con su palabra, sino que además tiene su mayor eficacia para la educación en la fe, porque es ejemplo vivo de espíritu cristiano en las situaciones comunes o especiales de la vida diaria.

La exhortación Apostólica de Juan Pablo CII sobre la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y el mundo ilumina los aspectos fundamentales de esta misión, señalando que la vida personal puede y debe ser participación en la misión de la Iglesia, y señala precisamente que “al compartir plenamente las condiciones de vida y de trabajo, las dificultades y esperanzas de sus hermanos, los fieles laicos pueden llegar al corazón de sus vecinos, amigos o colegas abriéndolo al horizonte total, al sentido pleno de la existencia humana”.
Por esta razón, los laicos pueden encontrar frecuentemente en su misma tarea profesional un cauce privilegiado para su misión en la transmisión de la fe. El documento concreta que este servicio a la fe exige a los fieles laicos que se comprometan, en su ámbito profesional y social, en redescubrir y hacer redescubrir la dignidad inviolable de la persona humana, y con ella, el derecho a la vida, la igualdad radical de todos los hombres, la participación y solidaridad e los hombres entre sí.

La responsabilidad de defender estos criterios y los correspondientes derechos es de todos, pero “algunos fieles laicos son llamados a ello por un motivo particular. Se trata de los padres, los educadores, los que trabajan en el campo de la medicina y de la salud, y los que detentan el poder económico y político”. Igualmente se plantean grandes desafíos en otros terrenos de la medicina y la bioética, de las diversas tecnologías, de la economía y las relaciones sociopolíticas, de la libertad religiosa y de otros derechos fundamentales que sobre todo los laicos cristianos tienen la misión de orientar y resolver, sintiendo la responsabilidad de servir a la persona y a la sociedad como responsabilidad general de aquella animación cristiana del orden temporal, a la que son llamados según sus propias y específicas modalidades.
En cualquier caso, “la Iglesia pide que los fieles laicos estén presentes, con la insignia de la valentía y de la creatividad intelectual, en los puestos privilegiados de la cultura, como son el mundo de la escuela y de la universidad, los ambientes de investigación científica y técnica, los lugares de la creación artística y de la reflexión humanista”.

Ellos tienen la responsabilidad de crecer a la par en su formación profesional y en aquella formación doctrinal que hará eficaz la ejemplaridad de su vida cristiana, de cooperar en la tarea evangelizadora y, a la vez, de ser foco de vida cristiana con sus personales iniciativas asistenciales y de educación. En definitiva, “cada uno es llamado por su nombre, en la unicidad e irrepetibilidad de su historia personal, a aportar su propia contribución al advenimiento del Reino de Dios”. De ahí esta recomendación del Concilio Vaticano II: “No dejen, por tanto, de cultivar las cualidades y las dotes otorgadas (…) y de servirse de los propios dones recibidos del Espíritu Santo”.
Todos los laicos, por razón del bautismo, están llamados a transmitir el Evangelio ya preocuparse por la fe de sus hermanos: deben profesar la fe, vivirla, testimoniarla y celebrarla. Ahora bien, algunos toman parte muy activa y específica según su propia misión y carisma, con una “responsabilidad común y diferenciada”. Entre estas competencias diferenciadas se encuentran, como se ha vito, las de los fieles que son catequistas o profesores.


8. ESTRUCTURAS ECLESIALES AL SERVICIO DE LA EDUCACIÓN EN LA FE
Las estructuras eclesiales al servicio de la educación en la fe son las que ofrecen la Santa Sede, la Conferencia Episcopal, cada diócesis y, en algunos casos, el servicio de colaboración interdiocesano.

a) el mandato de Cristo de anunciar el Evangelio a toda criatura se refiere ante todo e inmediatamente a los obispos con Pedro y bajo la guía de Pedro. La responsabilidad del Papa en el ministerio catequético es fundamental. Como se señala en el Directorio, este ministerio se debe ver no sólo como un servicio global que alcanza a toda la Iglesia desde fuera, sino como perteneciente a la esencia de cada Iglesia particular desde dentro.

El ministerio de Pedro en la catequesis lo ejerce el Papa de modo eminente a través de sus enseñanzas. Además él actúa, en lo que concierne a la catequesis, de modo directo y particular por medio e la Congregación para el Clero, la cual "ayuda al Romano Pontífice en el ejercicio de su suprema misión pastoral". El Papa establece para toda la Iglesia universal normas en materia de catequesis según las necesidades de la Iglesia, "ya personalmente, ya en unión de modo propiamente colegial, es decir, en unión con los obispos de toda la Iglesia. Personalmente la ejerce bien por actos propios, bien por actos ministeriales, sobre todo de los Dicasterios de la Curia Romana".

La Constitución Apostólica Pastor Bonus, que regula el funcionamiento de la Curia Romana, asigna las competencias sobre la catequesis a la Congregación para el Clero. Las funciones que se enuncian en el Directorio de 1997 son:
- Promover la formación religiosa de los fieles cristianos de toda edad y condición.
- Dar las normas oportunas para que la catequesis se imparta de modo conveniente.
- Vigilar para que la formación catequética se realice correctamente; conceder la aprobación de la Santa Sede prescrita para los catecismos y los otros escritos relativos a la formación catequética, con el acuerdo de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
- Asistir a los secretariados de catequesis y seguir las iniciativas referentes al a formación religiosa que tengan carácter internacional, coordinar su actividad y ofrecerles su ayuda, si fuere necesario.


b) El servicio de la Conferencia Episcopal
La Conferencia Episcopal "es como una junta en que los Obispos de una nación o territorio ejercen conjuntamente su cargo pastoral para promover el mayor bien que la Iglesia procura a los hombres, señaladamente por la forma y modos de apostolado, adaptados en forma debida a las circunstancias del tiempo".

El Código de Derecho Canónico concreta los organismos que pueden constituirse en el seno de la Conferencia Episcopal, y uno de los que cita es el departamento catequético, cuya tarea principal será la de ayudar a cada diócesis en materia de catequesis.

También el Código señala que "depende de la autoridad de la Iglesia la formación y educación religiosa católica que se imparte en cualesquiera escuelas o se lleva a cabo en los diversos medios de comunicación social; corresponde a la Conferencia Episcopal dar normas generales sobre esta actividad, y compete al obispo diocesano organizarla y ejercer vigilancia sobre la misma".

En España, en el seno de la Conferencia Episcopal, está constituida la llamada Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, con dos Secretariados que atienden a lo referente a la educación en la fe: el Secretariado de Enseñanza Religiosa, que se ocupa de la enseñanza de la Religión en la escuela, y el Secretariado de Catequesis, que atiende específicamente a la catequesis. En la estructura de cada uno de los Secretariados existen departamentos con tareas específicas para atender sectores determinados.

En su conjunto, la Comisión y sus Secretariados tienen como objeto de su trabajo:
- Servir a las necesidades educativas y catequéticas que afectan a todas las diócesis del territorio. Le conciernen las publicaciones que tengan importancia nacional, los congresos nacionales, las relaciones con los medios de comunicación social y, en general, todos aquellos trabajos y tareas que exceden las posibilidades de cada diócesis o región.
- Estar al servicio de las diócesis y regiones para difundir las informaciones y proyectos educativos y catequéticos, coordinar la acción y ayudar a las diócesis menos promocionadas en estas materias.

Si el Episcopado correspondiente lo considera oportuno, compete además al Secretariado o Centro nacional la coordinación de su propia actividad con la de otros Secretariados y otras instituciones de catequesis; al mismo tiempo, la colaboración con las actividades catequéticas de ámbito internacional. Todo esto siempre como organismo de ayuda a los obispos de la Conferencia Episcopal.


c) Los servicios diocesanos
Hace años solía existir en las diócesis el denominado Secretariado de enseñanza y catequesis, pero de acuerdo con la tendencia a distinguir entre la catequesis de la comunidad cristiana y la enseñanza religiosa escolar, hay en cada diócesis un Secretariado de catequesis y otro Secretariado de enseñanza, que se ocupa más directamente de la enseñanza religiosa escolar. Estos organismos forman parte de la curia Diocesana, que es el conjunto de instituciones y personas que de modo estable colaboran directamente en el oficio pastoral del obispo. Corresponde al obispo nombrar a los que desempeñan los cargos en la Curia Diocesana.


Las principales tareas de los dos Secretariados son las siguientes:
- Hacer un análisis de la situación diocesana acerca de la educación en la fe, en el que se valoren las necesidades reales de la diócesis en orden a la actividad catequética.
- Elaborar un programa de acción que señale objetivos claros, proponga orientaciones e indique acciones concretas.
- Promover y formar a padres, profesores y catequistas, creando los centros que se juzguen más oportunos; elaborar o, al menos, orientar hacia los instrumentos que sean necesarios para el trabajo de educar en la fe, como catecismos, textos, directorios, programas para las diversas edades, guías para catequistas, materiales para uso de los catequizandos, medios audiovisuales…
- Impulsar y promover las instituciones específicamente catequéticas de la diócesis: catecumenado bautismal, catequesis parroquial, equipo de responsables de catequesis…
- Cuidar especialmente de la mejora de los recursos personales y materiales tanto en el nivel diocesano como en el nivel arciprestal o parroquial.
- Finalmente, ser el interlocutor de las autoridades civiles educativas, con el fin de ayudar a que la situación profesional y laboral de los profesores de Religión sea igual a la de sus colegas del claustro.

d) Servicios de colaboración interdiocesana
Dejando siempre a salvo la competencia del obispo diocesano en lo relativo a la catequesis y formación religiosa en su diócesis, en el Directorio de 1971 se hablaba de la conveniencia de que varias diócesis unieran su acción para aportar las experiencias y proyectos, obligaciones y recursos, de modo que las diócesis mejor dotadas ayudaran a las demás y apareciese así un programa de acción común que llegase a toda la región.

El nuevo Directorio señala cómo en nuestro tiempo, esta colaboración es extraordinariamente fecunda. Razones no sólo de proximidad geográfica, sino de homogeneidad cultural hacen aconsejable ese trabajo catequético en común.

Descarga este esquema de Cómo está constituída la Iglesia aqui http://es.catholic.net/catholic_db/arch ... glesia.pdf



TAREAS
La dinámica de las tareas será la participación en los foros de discusión y en el grupo de Facebook, a continuación la tarea de cada uno:

- Participación en el Foro
1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

Ejercicio personal de apoyo y formación (no se responde ni en facebook ni en los foros) - Cuestionario 8 http://www.es.catholic.net/archivos/encuesta8.pdf

Para ver las respuestas correctas del cuestionario pasado haz click aquí: - Respuestas 7 http://www.es.catholic.net/archivos/respuestas7.pdf

-Participación en Facebook http://www.facebook.com/groups/437930022941707/
1.En tu persona, platícanos si has experimentado un crecimiento en la Fe a medida que te enriqueces dando a conocer al Señor a tus catequizandos....

Si tienes cualquier duda de cómo entrar en el foro, dudas de cómo participar, etc. puedes dar CLICK AQUÍ : http://www.es.catholic.net/catequistasy ... p?id=56414


FUENTES Y DOCUMENTOS COMPLEMENTARIOS

- Carta de Benedicto XVI sobre la Urgencia de la Educación: http://www.es.catholic.net/catequistasy ... p?id=35420

- Actualización del Directorio Catequestico General: http://www.vatican.va/roman_curia/congr ... ct_sp.html

- Directorio Catequestico General Números: 29, 33, 59 y 120 http://www.vatican.va/roman_curia/congr ... is_sp.html

- Introducción a la Pedagogía de la Fe. 1ª Edición. España 2001. Pag 67

Recuerda que puedes consultar a los Tutores del Curso y escribirles a su correo. :
Ma. Elena Miranda Especialidad: Veintitrés años como catequista y profesora de religión. En Roma, México, Barcelona, Tenerife y Madrid. memiranda@regnumchristi.net

Daniel CálizEspecialidad: Catequesis dentro de la parroquia consultas@catequesisdeadultos.com

Lupina del Valle Especialidad: Más de 10 años de experiencia en la docencia religiosa escolar lupina73@me.com

María Luisa Martínez Robles Especialidad: Experiencia de 25 años en la Catequesis para la preparación de la Primera Comunión, Educación Infantil durante 20 años María Luisa Martínez Robles

Margarita González de Guzmán Especialidad: Coordinación de Catequesis de su parroquia San Jerónimo por más de 20 años. Asesora de grupos para el estudio de Biblia, y participación en conferencias sobre Fe y Religión, dentro de nuestra ciudad y aledañas Margarita González de Guzmán[/b]
Avatar de Usuario
gache
Moderador Staff
 
Mensajes: 403
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor missana » Lun Mar 18, 2013 1:30 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
porque es el Papa el jefe supremo de la Iglesia, de todo católico. Lo que él dice en materia de iglesia y de fe es infalible.
La adhesión de mente, corazón y voluntad al Sumo Pontífice, pastor supremo de la Iglesia, debe tener un lugar destacado. Esta adhesión brota de la fe en las palabras con las que Cristo anunció a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la Iglesia, «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18), confiándoles las llaves del Reino para disponer lo que más convenga a la vida y misión de la misma. Debemos promover entre los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona. Estas mismas actitudes han de tener hacia los demás Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.31
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe.
2.1Los obispos diocesanos son los “primeros responsables de la catequesis; los catequistas por excelencia”, dirá Juan Pablo III, y los que “fomentan y coordinan”, como se ha lído en el Código, las iniciativas catequéticas en su diócesis.
2.2Se entiende por ministerio de la Palabra o predicación de la Palabra de Dios la comunicación del mensaje de salvación. Es, por tanto, un elemento fundamental de todo el proceso de evangelización de la Iglesia. El ministerio de la Palabra de Dios transmite la Revelación, valiéndose de palabras humanas, pero referidas a las obras que Dios realizó y sigue realizando, especialmente en la liturgia, en el testimonio de vida de los cristianos y en la acción transformadora que éstos unidos a tantos hombres de buena voluntad, realizan en el mundo.
2.3La Iglesia tiene la misión de anunciar el Evangelio por todo el mundo, siguiendo el mandato de Jesús. Él mismo eligió a los Doce que vivieron con Él –comunión- y los envió a predicar el Reino de Dios –misión-. Desde entonces los cristianos, por pertenecer a la Iglesia, tienen conciencia de esta misma misión, que ni el tiempo ni el espacio pueden limitar, que es una y universal, sin límites ni fronteras; misterio de comunión y misión.
2.4 A los presbíteros corresponde myy directamente la responsabilidad y la misión de la educación en la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues “como cooperadores que son de los obispos, tienen por deber primero el de anunciar a todos el Evangelio de Dios”.
2.5 Como pastor del pueblo de Dios, el sacerdote ha de ayudar a cada uno de los cristianos dedicados a la enseñanza a “cultivar su propia vocación”. Ésta es la cualidad primera del pastor: “Es importante descubrir el carisma de cada uno: la manera propia de educar de cada profesor y la vocación de cada alumno en la vida”. Le corresponde también la responsabilidad de velar por la calidad de la enseñanza religiosa del centro educativo que tiene encomendado por motivos docentes o pastorales, asegurando la rectitud de criterio de su ideario, el desarrollo de los programas y la realización de las actividades relativas a la educación en la fe. En toda la actividad que realiza ha de ser instrumento de unidad en el ámbito escolar, situando su tarea en sintonía con los organismos diocesanos y fomentando, al mismo tiempo, la colaboración responsable de otras personas, religiosos y lacios, que tengan una competencia específica. Sus iniciativas de pastor harán que en el centro en que colabora, y en su misma parroquia, fomente los medios necesarios para la formación de los educadores en la fe.
missana
 
Mensajes: 12
Registrado: Sab Feb 02, 2013 11:10 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor nalejuanita » Lun Mar 18, 2013 10:04 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Porque estaremos mostrando Fe en las palabras con las que Cristo anunció a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la Iglesia, «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia».
pues el Sumo Pontífice es el pastor supremo de la iglesia, el vicario de Cristo.
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe.
Son esenciales al ser de la Iglesia las dimensiones de comunión y misión y, por tanto, sólo se puede tener la misión de educar en la fe si se está en comunión con la Iglesia. Esta tarea de evangelización y unidad se realiza en el seno de una Iglesia particular mediante el ministerio de la Palabra, que no se reduce sólo a la catequesis. La responsabilidad de la evangelización corresponde así a toda la comunidad cristiana, y, por ello, esta tarea atañe a cada cristiano.
1-Cada obispo, en su Iglesia particular, ejercita inmediatamente, en virtud del derecho divino, el deber de enseñar. Por tanto, él es en la diócesis la primera autoridad responsable de la catequesis y de la formación religiosa. Como señala el Código de Derecho Canónico, “siguiendo las prescripciones de la Sede Apostólica, corresponde al obispo diocesano dictar normas sobre la catequesis y procurar que se disponga de instrumentos adecuados para la misma, incluso editando un catecismo, si parece oportuno; así como fomentar y coordinar las iniciativas catequísticas”.
2-A los presbíteros corresponde muy directamente la responsabilidad y la misión de la educación en la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues “como cooperadores que son de los obispos, tienen por deber primero el de anunciar a todos el Evangelio de Dios”.
3- El religioso educador está llamado a ser evangelizador, y esta vocación se sitúa dentro de la misión evangelizadora de la Iglesia. Su consagración religiosa impulsa a llevar a todos el Evangelio, tarea a la que no puede renunciar.
4-Estos laicos asumen la responsabilidad de su crecimiento en la fe, conociendo cada vez más el contenido del depósito de la fe, participando en los sacramentos y en la oración de la Iglesia, esforzándose por vivir una vida ejemplar y siendo portavoces del don de la fe gratuitamente recibido. De ahí la necesidad de su continua formación no sólo en el ámbito pedagógico, sino, sobre todo, en las dimensiones teológicas y espirituales.
Los educadores cristianos laicos –padres, profesores y catequistas- aportan la originalidad de su carácter secular: por ser protagonistas de forma más inmediata en las actividades de la vida pública, su experiencia resulta iluminadora para los educandos que se preparan para ser transformadores, según el Evangelio, de estas realidades sociales, políticas y económicas.
5-Las estructuras eclesiales al servicio de la educación en la fe son las que ofrecen la Santa Sede, la Conferencia Episcopal, cada diócesis y, en algunos casos, el servicio de colaboración interdiocesano.
nalejuanita
 
Mensajes: 4
Registrado: Dom Ene 27, 2013 3:45 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor nena65 » Mar Mar 19, 2013 7:09 am

Participación en el Foro

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Porque debemos guiar a los jóvenes a amar a la Iglesia católica, madre y maestra, como obra de Cristo y continuadora de su misión. Que se sientan solidarios con sus penas y alegrías y corresponsables de su misión; la conozcan y vayan profundizando y comprendiendo su misterio, que la edifiquen mediante su vida y testimonio.

La adhesión de mente, corazón y voluntad al Sumo Pontífice, pastor supremo de la Iglesia, debe tener un lugar destacado. Esta adhesión brota de la fe en las palabras con las que Cristo anunció a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la Iglesia, «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18), confiándole las llaves del Reino para disponer lo que más convenga a la vida y misión de la misma. Debemos promover entre los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona. Estas mismas actitudes han de tener hacia los demás Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe.
La Iglesia es la responsable de la educación en la fe: Ella es la Madre que ha engendrado a sus hijos y debe llevarles a la plenitud de la vida en Cristo.

1.- Las dimensiones de comunión y misión, sólo se puede tener la misión de educar en la fe si se está en comunión con la Iglesia.
2.- La evangelización y unidad se realiza en el seno de una Iglesia particular mediante el ministerio de la Palabra, que no se reduce sólo a la catequesis.
3.- La responsabilidad de la evangelización corresponde así a toda la comunidad cristiana, y, por ello, esta tarea atañe a cada cristiano.
4.- La responsabilidad de los diferentes agentes, en concreto, del obispo, primer responsable, los presbíteros, los religiosos, los laicos y las estructuras eclesiales al servicio de la educación en la fe.
5.- La misión de educación en la fe por parte de los padres de familia, los catequistas y los profesores de Religión, ya que cada uno, desde su carácter propio, participa con los demás al servicio de la educación cristiana de niños, adolescentes y jóvenes.
nena65
 
Mensajes: 8
Registrado: Mié Ene 23, 2013 4:45 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor carmen avila » Mar Mar 19, 2013 9:16 am

¿Por que es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?

R- Por ser el Pastor supremo de nuestra Iglesia, por ello debe tener un lugar destacado, esta adhesión brota de la fe en las palabras con la que Cristo anuncio a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la iglesia "Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia" confiándoles las llaves del Reino para disponer lo que mas convenga a la vida y misión de la misma, debemos promover entre los jóvenes la oración al vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona.estas misma actitud se debe tener hacia los Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.

2.¿Menciona 5 puntos en los que la iglesia es responsable de la educación de la fe?

R- Educar en la Fe, si se esta en comunión con la iglesia; mediante el ministerio de la palabra que no se reduce solo a la catequesis.
la Iglesia es responsable no solo de trasmitir la fe sino de educar a todos sus hijos en la fe.
El Obispo en su iglesia particular ejercita en virtud del derecho divino el deber de enseñar y de establecer un proyecto global de formación articulado y coherente que responda a las verdaderas necesidades de los fieles y que este ubicado en los planes pastorales diocesanos.
A los Presbíteros, corresponde muy directamente la responsabilidad y la misión de la educación en la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues como colaboradores que son de los Obispos tienen el deber primero de anunciar a todos el evangelio .
El Religioso educador esta llamado a ser evangelizador y esta vocación se sitúa dentro de la misión evangelizadora de la Iglesia su consagración religiosa impulsa a llevar a todos el evangelio.
Loa laicos testigos del anuncio evangélico, deben cumplir con suma diligencia la parte que le corresponde según la mente de la iglesia en aclarar los principios cristianos difundirlos y aplicarlos certeramente a los problemas de hoy
carmen avila
 
Mensajes: 11
Registrado: Sab Oct 13, 2012 1:51 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor MARIAANGELES RAMIREZ » Mar Mar 19, 2013 10:39 am

Hola muy buenos días a todos ustedes:

1. ¿Por qué es tan inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?R=
Debemos promover entre los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona. Estas mismas actitudes han de tener hacia los demás Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.31
Además cabe recordar, el papel importantísimo del Papa, al ser Vicario de Cristo, quien no reconoce a Cristo, no reconoce a sus representantes.
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe
R=1.-Cuando Jesús envió a sus apóstoles ( misión), id por todo el mundo a anunciar la Buena Nueva.
2.-La transmisión del anuncio o Kerygma, esencial para el despertar religioso de los niños y no creyentes.
3.-La catequesis de Iniciación Cristiana, formas esenciales de educación en la fe.
4.-La homilía fundamentalmente como función litúrgica, que se realiza dicho ministerio en la celebración de la Santa Misa.
5.-Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.
MARIAANGELES RAMIREZ
 
Mensajes: 79
Registrado: Sab Ene 21, 2012 8:26 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor Silviamaria » Mar Mar 19, 2013 12:33 pm

1.¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Es importante porque el Santo Padre es el representante de Dios en la tierra y quien no reconoce a Cristo no reconoce a quien lo representa. Todos debemos orar por el Sumo Pontífice, ofrecerle el apoyo y estar a su disposición de igual manera a los Cardenales, Obispos y sacerdotes.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

• La Iglesia sigue el mandato de Jesús y anuncia el Evangelio por todos los rincones del mundo.
• En la liturgia a través del sermón, cuando el sacerdote celebra la Santa Misa.
• Los laicos con la participación en los sacramentos y con la oración.
• Los educadores,religiosos o laicos deben transmitir la educación de la fe no solo en teoría sino con el ejemplo.
• Las diferentes jerarquías de la iglesia tienen el deber de enseñar conforme a las disposiciones impartidas.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor Aracelis7 » Mar Mar 19, 2013 12:50 pm

I ¿Porqué es tan importante inclulcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
EL mandato de Cristo es Anunciasr el Evangelio a toda criatura bajo la guia de Pedro. El papa ejerce el misterio de Pedro en la catequesis, su responsabilidad es fundamental y pertenece a la esencia de cada iglesia en particular tanto fuera y dentro de ella. Porque Pedro es la primera piedra que Jesús colocó para edificar su iglesia y se la confió , de igual forma debemos continuar edificandola día a día.

Menciona 5 puntos en lo que la igelsia es responsable de la educación de la fe.

* La iglesia en comunión y misión --> anunciar el evangelio por todo el mundo.
* El misterio de la palabra en la iglesia --> Cumunicación del mensaje de Salvación, valiendose de palabras humanas, pero referidas a las obras que Dios realizó y sigue realizando.
* Responsbles de la cumunidad Cristianda --> Todos somos responsables para tener el entorno fraterno en donde puedan vivir a plenitud posible.
* Los religiosos en la educación de la fe -- > El Obispo, ejercitar inmediatamente en virtud del derecho divino, el deber de enseñar, siguiendo las prescripciones de la Santa Sede Apostólica , los Prebisto y los Laicos.
* Estructuras eclesiales al servicio de la Educación en la fe --> La educación que ofrece la Santa Sede, La Conferencia Episcopal, cada diosesis y en algunos casos, el servicio de colaboración interdiosesano.

Aracelis
Aracelis7
 
Mensajes: 12
Registrado: Mar Mar 12, 2013 1:47 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor Angelicavargas26 » Mar Mar 19, 2013 2:49 pm

Tarea 8

1. ¿Por qué es tan inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Es importante inculcar en los alumnos la adhesión al Sumo Pontífice pues de esta manera reconocemos en él la autoridad de Cristo en la tierra como pastor supremo de la Iglecia. Así pues el es quien dispone lo que más conviene a la vida y misión de la Iglecia, por eso es necesario promover en los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e ynterés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo a sus iniciativas y el respeto hacia su persona.
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe
La Iglecia es responsable en la educación de la fe en los siguientes puntos:
1) Convocatoria y llamada a la fe, que se realiza por medio del primer anuncio, o predicación misionera, dirigido a los no creyentes, sean o no bautizados o que viven al margen de la fe cristiana. También pertenece a esta función el despertar religioso de los niños ya bautizados en la familia cristiana y el de otras personas mayores bautizadas que nunca se han iniciado en la fe.
2) Iniciación en la vida cristiana, que se realiza fundamentalmente por la catequesis pre y postbautismal. Son formas principales de la educación en la fe: el catecumenado o la catequesis de adultos no bautizados; la catequesis de adultos ya bautizados, pero que deseen volver a la fe o necesitan completar su iniciación; la catequesis de niños, adolescentes y jóvenes; la educación cristiana en la familia y la enseñanza religiosa escolar, ya que tiene carácter de iniciación.
3) La educación permanente de la fe, que adopta formas muy diversas: a veces sistemáticas, otras ocasionales; individuales y comunitarias; organizadas y espontáneas; etc.
4) Función litúrgica, donde el ministerio de la Palabra se realiza dentro de la celebración sagrada y como parte de la misma. La forma eminente es la homilía.
5) Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.
Angelicavargas26
 
Mensajes: 10
Registrado: Lun May 07, 2012 1:52 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor marcela jouannys » Mar Mar 19, 2013 3:12 pm

Sesión 8: EL AMOR ALA IGLESIA Y SU RESPONSABILIDAD...
1.- Es importante inculcar a los alumnos e iglesia en general la adhesión al Sumo Pontífice pues es ni más ni menos que el representante de Dios en la tierra, entre nosotros, instituido por Cristo. "Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia".
2.-A- ella es la Madre que ha engendrado a sus hijos y debe llevarles a la plenitud de la vida en Cristo.
-B-su tarea/misión es la evangelización y la unidad que se logra en la Comunión.
-C-la iglesia no solo debe transmitir la fe si no también educar a todos sus hijos.
-D- el ministerio de la Palabra, es un servicio único, realizado de modo conjunto( presbíteros, diáconos, religiosos y laicos) Sin este servicio eclesial no hay crecimiento en la Iglesia.
-E- la Iglesia la formamos todos los bautizados por lo tanto la educación permanente de la fe es algo que atañe a toda la comunidad. El sacerdote/presbítero debe ser catequista de catequistas.
marcela jouannys
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Feb 02, 2013 6:55 am

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor marthademorones » Mar Mar 19, 2013 3:14 pm

1. ¿Por qué es tan inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Es muy importante por que es la autoridad de Cristo en la tierra y por medio de él nos gobierna y nos orienta para llegar al cielo y ser verdaderos cristianos.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

1) Convocatoria y llamada a la fe, que se realiza por medio del primer anuncio, o predicación misionera, dirigido a los no creyentes, sean o no bautizados o que viven al margen de la fe cristiana. También pertenece a esta función el despertar religioso de los niños ya bautizados en la familia cristiana y el de otras personas mayores bautizadas que nunca se han iniciado en la fe.
2) Iniciación en la vida cristiana, que se realiza fundamentalmente por la catequesis pre y postbautismal.
3) La educación permanente de la fe, que adopta formas muy diversas: a veces sistemáticas, otras ocasionales; individuales y comunitarias; organizadas y espontáneas; etc.
4) Función litúrgica, donde el ministerio de la Palabra se realiza dentro de la celebración sagrada y como parte de la misma. La forma eminente es la homilía.
5) Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.
marthademorones
 
Mensajes: 59
Registrado: Mar Sep 29, 2009 5:56 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor dranita » Mar Mar 19, 2013 3:24 pm

1. ¿Por qué es tan IMPORTANTE inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Porque cunado aceptamos a la Iglesia como institución, aceptamos también a sus representantes.
La adhesión de mente, corazón y voluntad al Sumo Pontífice, pastor supremo de la Iglesia, debe tener un lugar destacado. Esta adhesión brota de la fe en las palabras con las que Cristo anunció a san Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la Iglesia, «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18), confiándoles las llaves del Reino para disponer lo que más convenga a la vida y misión de la misma.
Debemos promover entre los jóvenes la oración por todos y darle gracias por iluminar a sus representantes, incluyendo al Vicario de Cristo.
2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe
Comunión y Misión
El ministerio de la Palabra o predicación de la Palabra de Dios, que es la comunicación del mensaje de salvación.
Es responsabilidad de toda la comunidad cristiana
Los obispos han sido constituidos por el Espíritu Santo, que les ha sido dado, verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores.
A los presbíteros corresponde directamente la responsabilidad y la misión de la educación en la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues "como cooperadores que son de los obispos, tienen por deber primero el de anunciar a todos el Evangelio de Dios"
Religiosos educadores y laicos
dranita
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Feb 16, 2010 3:17 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor pabello » Mar Mar 19, 2013 5:30 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
El Papa es la cabeza visible de nuestra Iglesia, responsabilidad heredada del apóstol San Pedro a quien el mismo Jesucristo encomendó para dirigir Su Iglesia, es nuestro deber inculcar en los futuros cristianos el amor, el respeto y la obediencia a Santo Papa, como principal guía espiritual en la tierra.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

Debemos partir de que la Iglesia somos todos, clero y laicos, con sus respectivas instituciones, un solo cuerpo cuya cabeza es Cristo y una sola esencia que es Su Palabra.
• Convocar a la fe, llevar el mensaje de la Buena Nueva, el Kerigma al mundo entero, haciendo participes de la salvación y conocedores de la Palabra de Cristo a toda la humanidad.
• Iniciación en la vida cristiana, por medio de la catequesis, que es misión evangelizadora de toda la Iglesia, profundizar en el conocimiento de la salvación que nos otorga Dios por medio de su Hijo, de Su Palabra.
• La educación permanente en la fe, que es la continuidad de la evangelización y misión como ejemplo propio de vida y constante estudio, reflexión y coherencia del Evangelio en nuestra vida.
• Función Litúrgica, donde recae la importancia de la homilía como explicación y guía de aprendizaje de la Palabra de Dios para todo su pueblo. Es esencial para el buen comprender de la Palabra dada en la liturgia diaria.
• Función teológica, en la cual como Iglesia debemos enseñar y fomentar el estudio científico de la fe y desarrollar la inteligencia que encierra el correcto comprender de nuestras verdades de fe como Iglesia en comunión.
pabello
 
Mensajes: 12
Registrado: Vie Ene 18, 2013 3:39 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor catamor » Mar Mar 19, 2013 5:32 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
El Papa es la cabeza visible de nuestra Iglesia, responsabilidad heredada del apóstol San Pedro a quien el mismo Jesucristo encomendó para dirigir Su Iglesia, es nuestro deber inculcar en los futuros cristianos el amor, el respeto y la obediencia a Santo Papa, como principal guía espiritual en la tierra.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

Debemos partir de que la Iglesia somos todos, clero y laicos, con sus respectivas instituciones, un solo cuerpo cuya cabeza es Cristo y una sola esencia que es Su Palabra.
• Convocar a la fe, llevar el mensaje de la Buena Nueva, el Kerigma al mundo entero, haciendo participes de la salvación y conocedores de la Palabra de Cristo a toda la humanidad.
• Iniciación en la vida cristiana, por medio de la catequesis, que es misión evangelizadora de toda la Iglesia, profundizar en el conocimiento de la salvación que nos otorga Dios por medio de su Hijo, de Su Palabra.
• La educación permanente en la fe, que es la continuidad de la evangelización y misión como ejemplo propio de vida y constante estudio, reflexión y coherencia del Evangelio en nuestra vida.
• Función Litúrgica, donde recae la importancia de la homilía como explicación y guía de aprendizaje de la Palabra de Dios para todo su pueblo. Es esencial para el buen comprender de la Palabra dada en la liturgia diaria.
• Función teológica, en la cual como Iglesia debemos enseñar y fomentar el estudio científico de la fe y desarrollar la inteligencia que encierra el correcto comprender de nuestras verdades de fe como Iglesia en comunión.
catamor
 
Mensajes: 10
Registrado: Vie Ene 18, 2013 3:49 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor aurorapar » Mar Mar 19, 2013 5:34 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
El Papa es la cabeza visible de nuestra Iglesia, responsabilidad heredada del apóstol San Pedro a quien el mismo Jesucristo encomendó para dirigir Su Iglesia, es nuestro deber inculcar en los futuros cristianos el amor, el respeto y la obediencia a Santo Papa, como principal guía espiritual en la tierra.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

Debemos partir de que la Iglesia somos todos, clero y laicos, con sus respectivas instituciones, un solo cuerpo cuya cabeza es Cristo y una sola esencia que es Su Palabra.
• Convocar a la fe, llevar el mensaje de la Buena Nueva, el Kerigma al mundo entero, haciendo participes de la salvación y conocedores de la Palabra de Cristo a toda la humanidad.
• Iniciación en la vida cristiana, por medio de la catequesis, que es misión evangelizadora de toda la Iglesia, profundizar en el conocimiento de la salvación que nos otorga Dios por medio de su Hijo, de Su Palabra.
• La educación permanente en la fe, que es la continuidad de la evangelización y misión como ejemplo propio de vida y constante estudio, reflexión y coherencia del Evangelio en nuestra vida.
• Función Litúrgica, donde recae la importancia de la homilía como explicación y guía de aprendizaje de la Palabra de Dios para todo su pueblo. Es esencial para el buen comprender de la Palabra dada en la liturgia diaria.
• Función teológica, en la cual como Iglesia debemos enseñar y fomentar el estudio científico de la fe y desarrollar la inteligencia que encierra el correcto comprender de nuestras verdades de fe como Iglesia en comunión.
aurorapar
 
Mensajes: 11
Registrado: Vie Ene 18, 2013 4:16 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor gladysmar » Mar Mar 19, 2013 5:35 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
El Papa es la cabeza visible de nuestra Iglesia, responsabilidad heredada del apóstol San Pedro a quien el mismo Jesucristo encomendó para dirigir Su Iglesia, es nuestro deber inculcar en los futuros cristianos el amor, el respeto y la obediencia a Santo Papa, como principal guía espiritual en la tierra.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe

Debemos partir de que la Iglesia somos todos, clero y laicos, con sus respectivas instituciones, un solo cuerpo cuya cabeza es Cristo y una sola esencia que es Su Palabra.
• Convocar a la fe, llevar el mensaje de la Buena Nueva, el Kerigma al mundo entero, haciendo participes de la salvación y conocedores de la Palabra de Cristo a toda la humanidad.
• Iniciación en la vida cristiana, por medio de la catequesis, que es misión evangelizadora de toda la Iglesia, profundizar en el conocimiento de la salvación que nos otorga Dios por medio de su Hijo, de Su Palabra.
• La educación permanente en la fe, que es la continuidad de la evangelización y misión como ejemplo propio de vida y constante estudio, reflexión y coherencia del Evangelio en nuestra vida.
• Función Litúrgica, donde recae la importancia de la homilía como explicación y guía de aprendizaje de la Palabra de Dios para todo su pueblo. Es esencial para el buen comprender de la Palabra dada en la liturgia diaria.
• Función teológica, en la cual como Iglesia debemos enseñar y fomentar el estudio científico de la fe y desarrollar la inteligencia que encierra el correcto comprender de nuestras verdades de fe como Iglesia en comunión.
gladysmar
 
Mensajes: 12
Registrado: Vie Ene 18, 2013 4:21 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor maykuko » Mar Mar 19, 2013 6:22 pm

. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Si los alumnos o las personas que pertenecemos a la Iglesia, no conocemos al Sumo Pontifice, no podremos hablar al respecto y mucho menos inculcarlo. Tenemos que saber quien es, de donde es, su evolucion dentro de la Iglesia etc.
El es la cabeza de la Iglesia, es el elegido para manejarla. Esta elección no es al azar, y eso hay que aclarar a los alumnos o personas, ya que hay muchas dudas y si no estamos preparadas como Católicos para afrontarlas crearemos mas dudas aun.


2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe.
1) Convocatoria y llamada a la fe, que se realiza por medio del primer anuncio, o predicación misionera, dirigido a los no creyentes, sean o no bautizados o que viven al margen de la fe cristiana. También pertenece a esta función el despertar religioso de los niños ya bautizados en la familia cristiana y el de otras personas mayores bautizadas que nunca se han iniciado en la fe.
2) Iniciación en la vida cristiana, que se realiza fundamentalmente por la catequesis pre y postbautismal. Son formas principales de la educación en la fe: el catecumenado o la catequesis de adultos no bautizados; la catequesis de adultos ya bautizados, pero que deseen volver a la fe o necesitan completar su iniciación; la catequesis de niños, adolescentes y jóvenes; la educación cristiana en la familia y la enseñanza religiosa escolar, ya que tiene carácter de iniciación.
3) La educación permanente de la fe, que adopta formas muy diversas: a veces sistemáticas, otras ocasionales; individuales y comunitarias; organizadas y espontáneas; etc.
4) Función litúrgica, donde el ministerio de la Palabra se realiza dentro de la celebración sagrada y como parte de la misma. La forma eminente es la homilía.
5) Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.
Estas cinco funciones del ministerio de la Palabra, con sus formas correspondientes, entran de lleno en el proceso de evangelización que la Iglesia lleva a cabo, sin reducirse a compartimentos estancos, pues muchas de las funciones enunciadas se implican mutuamente o asumen más de una función.

Lo mas importante es considerar que todos los miembros activos de la Iglesia Catolica somos muy responsables de todos los miembros en general, ya que nuestro ejemplo hablara mucho de nuestra educacion en la fe, y en general. De que tanto vivimos y sabemos de nuestra fe! El predicar con el ejemplo para mi forma de ver es basico, ya que de ahi partira lo que los demas participantes quieran saber o conocer mas de la Iglesia y el que tanto lo tomen en cuenta. Mucha gente, por mi experiencia, se decepciona de la Iglesia no por la Iglesia misma si no por las personas que en ella habemos, insisto que entonces el ejemplo hablara mucho de nuestra fe.
maykuko
 
Mensajes: 11
Registrado: Lun Feb 25, 2013 5:13 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor YADIRA OROZCO » Mar Mar 19, 2013 6:25 pm

1-¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontifice?
R/Todos nosotros en esta formación tenemos muy claro ,que el servicio que nosotros brindamos en nuestras parroquias , es de guiar a los niños, jovenes y adultos ,enseñandoles ¿ que es la Iglesia? ¿que hace? ¿ y como esta formada? Les decimos que es como el cuerpo humano ,que la cabeza es el Papa o sea El Sumo Pontifice y que el cuerpo es todo lo demas, hacia abajo cardenales, Obispos,Arzobispos,Nuncio Apóstolico, Monseñor, presbiteros,Diaconos,ect y hasta nosotros los catequistas ,les dejamos claro que al Sumo Pontifice es le que Jesucristo dejo a cargo su Iglesia ,le dio la llaves de la Iglesia, que al primero que se las dejo fue a Pedro diciendole "tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia " Es importante que los catequizandos con quien trabajamos lo vean lo mas simple ,que ellos deben aderirse o pegarse a la Iglesia ,como lo hicimos el día de nuestro Bautismo, nos aderimos a Cristo. porque El Papa es el mismo Cristo aqui en la tierra y si lo ven así es mas factible para los catequizando, entender que la Iglesia es la madre que ha engendrado a sus hijos y debe así como madre llevarla a la vida de Cristo.

2-Mencione 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educacion de la fe.
R/1-El Obispo : ejerce inmediatamente en virtud de derecho divino ,el deber de enseñar, el es en la diocesis la primera autoridad,reponsable de la catequesis y de la formació0n religiosa.
2-Los prebíteros.: tienen la resposabilidad y la misión de la educación en la fe en dibersos ámbitos .
3-Los religiosos en la educaciñon en la fe: El carisma de los religiosos dedicados a la educación de niños ,jovenes,,es un don de Dios a su Iglesia esta tarea tiene sentido vocacional.
4-Los laicos: Algunos cristianos son llamados a colaborar en ciertas tareas de educadores en la fe se consagran,a este servicio entregan todo su tiempo para responder a esta vocación.
5-La comunidad Cristiana : es responsabilidad de toda la comunidad, no solo los catequistas, los padres de familia, sacerdote ect,sino es asunto que atañe a toda la comunidad,es una acción educativa de toda la Iglesia.
Aunque ellos son los encargados de educar en la fe ,nosotros tenemos que llevar por medio del primer anuncio la predica a los no creyentes o los no bautizados,al recibir la catequesis prebautismalel el catecumenado o la catequesis de adulto no bautizado, tambien pertenece a este despertar religioso.
La educación permanente de la fe adopta forma muy variadas tales como sistematica,individuales y comunitarias
La función liturgica es donde el ministerio de la palabra se realiza dentro de la celebracion ( la homilia ) y la función teológica que trata de desarrollar la intelegencia de la fe por medio de la enseñanza sistematica y los trabajos cientificos. ;)
YADIRA OROZCO
 
Mensajes: 42
Registrado: Jue Ene 10, 2013 11:00 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor narkis Rodriguez » Mar Mar 19, 2013 9:15 pm

1.- ¿Por qué es tan inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?
Porque el mismo Cristo anunció a San Pedro su función de principio y fundamento visible y perpetuo de la unidad de la iglesia, El amor a la Iglesia y su responsabilidad en la educación de la Fe «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18), confiándoles las llaves del Reino para disponer lo que más convenga a la vida y misión de la misma.


2.- Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe:
1.- La Iglesia tiene la misión de anunciar el Evangelio por todo el mundo, siguiendo el mandato de Jesús. Él mismo eligió a los Doce que vivieron con Él -comunión- y los envió a predicar el Reino de Dios -misión-. Desde entonces los cristianos, por pertenecer a la Iglesia, tienen conciencia de esta misma misión, que ni el tiempo ni el espacio pueden limitar, que es una y universal, sin límites ni fronteras; misterio de comunión y misión.
2.- Es un elemento fundamental de todo el proceso de evangelización de la iglesia el ministerio de la Palabra o predicación de la Palabra de Dios la comunicación del mensaje de salvación.
3.- La educación permanente de la fe es un asunto que atañe a toda la comunidad. es una acción educativa de toda la Iglesia, realizada a partir de la responsabilidad peculiar de cada miembro de la comunidad, en un contexto o clima comunitario rico en relaciones, para que de los cristianos se incorporen activamente a la vida de dicha comunidad.
4.- El obispo, es el primer responsable de la educación de la fe. "siguiendo las prescripciones de la Sede Apostólica, corresponde al obispo diocesano dictar normas sobre la catequesis y procurar que se disponga de instrumentos adecuados para la misma, incluso editando un catecismo, si parece oportuno; así como fomentar y coordinar las iniciativas catequísticas".
5.- Los presbíteros le corresponde directamente la responsabilidad y la misión de la educación de la fe en los diversos ámbitos y niveles de la vida cristiana, pues "como cooperadores que son de los obispos, tienen por deber primero el de anunciar a todos el Evangelio de Dios".
narkis Rodriguez
 
Mensajes: 9
Registrado: Jue Ene 31, 2013 3:06 pm

Re: Sesión 8: El amor a la Iglesia y su responsabilidad en l

Notapor miguelrobles » Mar Mar 19, 2013 9:40 pm

1. ¿Por qué es tan importante inculcar en los alumnos una adhesión al Sumo Pontífice?

Debemos promover entre los jóvenes la oración por el Vicario de Cristo, atención e interés por sus enseñanzas, la sumisión filial y reverente a sus disposiciones, el apoyo entusiasta y operante a sus iniciativas y el respeto y estima hacia su persona. Estas mismas actitudes han de tener hacia los demás Obispos, como sucesores de los apóstoles y testigos de la verdad divina y católica.

2. Menciona 5 puntos en los que la Iglesia es responsable de la educación de la fe sólo se puede tener la misión de educar en la fe si se está en comunión con la Iglesia

Compete a la Iglesia la misión no sólo de transmitir la fe sino también de educar a todos sus hijos en la fe, tarea de formación que realiza la Iglesia en el mundo.

El anuncio del Evangelio y la Eucaristía son los dos pilares sobre los que se edifica y en torno a los cuales se congrega la Iglesia particular.

Cada diócesis, mediante su acción evangelizadora de la catequesis y la educación en la fe, ofrece a todos sus miembros y a todos los que se acercan con el deseo de entregarse a Jesucristo, un proceso formativo que les permite conocer, celebrar, vivir y anunciar el Evangelio dentro de su propio horizonte cultura.

El ministerio de la Palabra divina se realiza de diversas formas, que sirven para llevar a cabo sus funciones específicas:

1) Convocatoria y llamada a la fe, pertenece a esta función el despertar religioso de los niños ya bautizados en la familia cristiana y el de otras personas mayores bautizadas que nunca se han iniciado en la fe.

2) Iniciación en la vida cristiana, que se realiza fundamentalmente por la catequesis pre y post -bautismal. Son formas principales de la educación en la fe: el catecumenado o la catequesis de adultos no bautizados; la catequesis de adultos ya bautizados, pero que deseen volver a la fe o necesitan completar su iniciación; la catequesis de niños, adolescentes y jóvenes; la educación cristiana en la familia y la enseñanza religiosa escolar, ya que tiene carácter de iniciación.

3) La educación permanente de la fe.

4) Función litúrgica, La forma eminente es la homilía.

5) Función teológica, que trata de desarrollar la inteligencia de la fe por medio de la enseñanza sistemática y la investigación científica de las verdades de la fe.

Luz y Sal

Miguel Robles
miguelrobles
 
Mensajes: 37
Registrado: Sab Ene 05, 2013 7:32 pm

Siguiente

Volver a Curso de Formación para Catequistas

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Majestic-12 [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |