28. El cuerpo rebelde al espíritu

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor pilar calva » Lun Sep 02, 2013 9:23 pm

28. El cuerpo rebelde al espíritu
Comprender cómo -con el pecado original- el «hombre de la concupiscencia» ocupó el lugar del «hombre de la inocencia» originaria.

(28-V-80/1-VI-80)

1. Estamos leyendo de nuevo los primeros capítulos del libro del Génesis, para comprender cómo -con el pecado original- el “hombre de la concupiscencia” ocupó el lugar del “hombre de la inocencia” originaria. Las palabras del Génesis 3, 10: “temeroso porque estaba desnudo, me escondí”, que hemos considerado hace dos semanas, demuestran la primera experiencia de vergüenza del hombre en relación con su Creador: una vergüenza que también podría ser llamada “cósmica”.

Sin embargo, esta “vergüenza cósmica” -si es posible descubrir por ella los rasgos de la situación total del hombre después del pecado original- en el texto bíblico da lugar a otra forma de vergüenza. Es la vergüenza que se produce en la humanidad misma, esto es, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la “imagen de Dios”, tanto en su “yo” personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer. Esta vergüenza, cuya causa se encuentra en la humanidad misma, es inmanente y al mismo tiempo relativa: se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana y a la vez se refiere al “otro”. Esta es la vergüenza de la mujer “con relación” al hombre, y también del hombre “con relación” a la mujer: vergüenza recíproca, que los obliga a cubrir su propia desnudez, a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.

En esta dirección se orientó la vergüenza de ambos después del pecado original, cuando se dieron cuenta de que “estaban desnudos”, como atestigua el Génesis 3, 7. El texto yahvista parece indicar explícitamente el carácter “sexual” de esta vergüenza: “Cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores”. Sin embargo, podemos preguntarnos si el aspecto “sexual” tiene sólo un carácter “relativo”; en otras palabras: si se trata de vergüenza de la propia sexualidad sólo con relación a la persona del otro sexo.

Aunque a la luz de esa única frase determinante del Génesis 3, 7, la respuesta a la pregunta parece mantener sobre todo el carácter relativo de la vergüenza originaria, no obstante, la reflexión sobre todo el contexto inmediato permite descubrir su fondo más inmanente. Esta vergüenza, que sin duda se manifiesta en el orden “sexual”, revela una dificultad específica para hacer notar lo esencial humano del propio cuerpo: dificultad que el hombre no había experimentado en el estado de inocencia originaria.

Efectivamente, así se puede entender las palabras: “Temeroso porque estaba desnudo”, que ponen en evidencia las consecuencias del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal en lo íntimo del hombre. A través de estas palabras, se descubre una cierta fractura constitutiva en el interior de la persona humana, como una ruptura de la originaria unidad espiritual y somática del hombre. Este se da cuenta por vez primera que su cuerpo ha dejado de sacar la fuerza del Espíritu, que lo elevaba al nivel de la imagen de Dios. Su vergüenza originaria lleva consigo los signos de una específica humillación interpuesta por el cuerpo. En ella se esconde el germen de esa contradicción, que acompañará al hombre “histórico” en todo su camino terreno, como escribe San Pablo: “Porque me deleito en la ley de Dios según el hombre interior, pero siento otra ley en mis miembros que repugna a la ley de mi mente” (Rom 7, 22-23).

Así, pues, esa vergüenza es inmanente. Contiene tal agudeza cognoscitiva que crea una inquietud de fondo en toda la existencia humana, no sólo frente a la perspectiva de la muerte, sino también frente a ésa de la que depende el valor y la dignidad mismos de la persona en su significado ético. En este sentido la vergüenza originaria del cuerpo (”estaba desnudo”) es ya miedo (”temeroso”), y anuncia la inquietud de la conciencia vinculada con la concupiscencia. El cuerpo que no se somete al espíritu como en el estado de inocencia originaria lleva consigo un constante foco de resistencia al espíritu, y amenaza de algún modo la unidad del hombre-persona, esto es, de la naturaleza moral, que hunde sólidamente las raíces en la misma constitución de la persona. La concupiscencia del cuerpo, es una amenaza específica a la estructura de la autoposesión y del autodominio, a través de los que se forma la persona humana. Y constituye también para ella un desafío específico. En todo caso, el hombre de la concupiscencia no domina el propio cuerpo del mismo modo, con igual sencillez y “naturalidad”, como lo hacía el hombre de la inocencia originaria. La estructura de la autoposesión, esencial para la persona, está alterada en él, de cierto modo, en los mismos fundamentos; se identifica de nuevo con ella en cuanto está continuamente dispuesto a conquistarla.

Con este desequilibrio interior está vinculada la vergüenza inmanente. Y ella tiene un carácter “sexual”, porque precisamente la esfera de la sexualidad humana parece poner en evidencia particular ese desequilibrio, que brota de la concupiscencia y especialmente de la “concupiscencia del cuerpo”. Desde este punto de vista, ese primer impulso, del que habla el Génesis 3, 7 (”viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores”) es muy elocuente; es como si el “hombre de la concupiscencia” (hombre y mujer, “en el acto del conocimiento del bien y del mal”) experimentase haber cesado, sencillamente, de estar también a través del propio cuerpo y sexo, por encima del mundo de los seres vivientes o “animalia”, Es como si experimentase una específica fractura de la integridad personal del propio cuerpo, especialmente en lo que determina su sexualidad y que está directamente unido con la llamada a esa unidad, en la que el hombre y la mujer “serán una sola carne” (Gén 2, 24).

Por esto, ese pudor inmanente y al mismo tiempo sexual, es siempre, al menos indirectamente, relativo. Es el pudor de la propia sexualidad “en relación” con el otro ser humano. De este modo el pudor se manifiesta en el relato del Génesis 3, por el que somos, en cierto modo, testigos del nacimiento de la concupiscencia humana. Está suficientemente clara, pues, la motivación para remontarnos de las palabras de Cristo sobre el hombre (varón), que “mira a una mujer deseándola” (Mt 5, 27-28), a ese primer momento en el que el pudor se desarrolla mediante la concupiscencia, y la concupiscencia mediante el pudor. Así entendemos mejor por qué -y en qué sentido- Cristo habla del deseo como “adulterio” cometido en el corazón, por qué se dirige al “corazón”, por qué se dirige al “corazón” humano.

El corazón humano guarda en sí al mismo tiempo el deseo y el pudor. El nacimiento del pudor nos orienta hacia ese momento, en el que el hombre interior, “el corazón”, cerrándose a lo que “viene del Padre”, se abre a lo que “procede del mundo”. El nacimiento del pudor en el corazón humano va junto con el comienzo de la concupiscencia -de la triple concupiscencia según la teología de Juan (cf. 1 Jn 2, 16), y en particular de la concupiscencia del cuerpo. El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia.

Tiene pudor del cuerpo a causa de ese estado de su espíritu, al que la teología y la psicología dan la misma denominación sinónima: deseo o concupiscencia, aunque con significado no igual del todo. El significado bíblico y teológico del deseo y de la concupiscencia difiere del que se usa en la psicología. Para esta última, el deseo proviene de la falta o de la necesidad, que debe satisfacer el valor deseado. La concupiscencia bíblica, como deducimos de 1 Jn 2, 16, indica el estado del espíritu humano alejado de la sencillez originaria y de la plenitud de los valores, que el hombre y el mundo poseen “en las dimensiones de Dios”. Precisamente esta sencillez y plenitud del valor del cuerpo humano en la primera experiencia de su masculinidad-feminidad, de la que habla el Génesis 2, 23-25, ha sufrido sucesivamente, “en las dimensiones del mundo”, una transformación radical. Y entonces, juntamente con la concupiscencia del cuerpo, nació el pudor.

6. El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor (1). El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al “corazón” humano.
(1) Cf. Karol Wojtyla, Amor y responsabilidad, cap. 2, “Metafísica del pudor”: Razón y Fe, Madrid 197912.

Pregunta:
¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor maguie » Mar Sep 10, 2013 7:14 pm

Al hablar de 'vergüenza cósmica' el texto se refiere a la vergüenza experimentada por todo hombre después del pecado original en la que se da cuenta de 'esta desnudo', y debe cubrir cu cuerpo. Pero no solo a nivel físico sino que también se da cuenta de que su relación con Dios ya no es la misma. Se atrevió a pasar el límite y sabe que las cosas han cambiado. La percepción de sí mismo y del otro/a, ha cambiado. Esto le genera confusión y se siente dominado por un mundo al que él debería dominar, según el mandato divino.
Al sentir la concupiscencia, se da cuenta de que el otro/a la siente también, por lo que la relación entre ellos ha cambiado. Ya no se sienten seguros mostrándose como son. Tienen vergüenza de que el otro los mire no como imagen de Dios, sino con deseos impuros.
Esta posibilidad que antes no existía le abre a la necesidad de cubrirse para protegerse de la mirada del otro; ahora se siente inseguro sobre el significado de su cuerpo; por ambas razones nace el pudor, para guardar de la vista de otros el propio cuerpo, ya que ahora no le indica con toda claridad su semejanza con Dios.
El doble significado del pudor es que existe para guardar de la mirada indiscreta el propio cuerpo y al necesitar guardarlo se evidencia el valor intrínseco del cuerpo como imagen de su semejanza con Dios
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor marielflo » Mar Sep 10, 2013 11:32 pm

Se denomina vergüenza cósmica a la primera experiencia de vergüenza del hombre en relación con su Creador.

El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al “corazón” humano.
marielflo
 
Mensajes: 81
Registrado: Sab Jun 08, 2013 6:08 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor marielflo » Mar Sep 10, 2013 11:33 pm

Se denomina vergüenza cósmica a la primera experiencia de vergüenza del hombre en relación con su Creador.

El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al “corazón” humano.
marielflo
 
Mensajes: 81
Registrado: Sab Jun 08, 2013 6:08 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Maria 2 » Mié Sep 11, 2013 11:26 am

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

Las palabras: "Temeroso porque estaba desnudo", que ponen en evidencia las consecuencias del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal en lo íntimo del hombre. A través de estas palabras, se descubre una cierta fractura constitutiva en el interior de la persona humana, como una ruptura de la originaria unidad espiritual y somática del hombre.

Esa vergüenza anuncia la inquietud de la conciencia vinculada con la concupiscencia. El cuerpo que no se somete al espíritu como en el estado de inocencia originaria lleva consigo un constante foco de resistencia al espíritu, y amenaza de algún modo la unidad del hombre-persona, esto es, de la naturaleza moral, que hunde sólidamente las raíces en la misma constitución de la persona.

Con este desequilibrio interior está vinculada la vergüenza inmanente. Y ella tiene un carácter "sexual", porque precisamente la esfera de la sexualidad humana parece poner en evidencia particular ese desequilibrio, que brota de la concupiscencia y especialmente de la "concupiscencia del cuerpo".

El corazón humano guarda en sí al mismo tiempo el deseo y el pudor. El nacimiento del pudor nos orienta hacia ese momento, en el que el hombre interior, "el corazón", cerrándose a lo que "viene del Padre", se abre a lo que "procede del mundo". El nacimiento del pudor en el corazón humano va junto con el comienzo de la concupiscencia -de la triple concupiscencia según la teología de Juan (cf. 1 Jn 2, 16), y en particular de la concupiscencia del cuerpo. El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia.

COMENTARIO: La vergüenza se produce en la humanidad causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre era la "imagen de Dios", tanto en su "yo" personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer. Esta vergüenza, cuya causa se encuentra en la humanidad misma, se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana y a la vez se refiere al "otro". Esta vergüenza de la mujer "con relación" al hombre, y también del hombre "con relación" a la mujer: es una vergüenza recíproca, que los obliga a cubrir su propia desnudez, a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.

El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor (1). El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al "corazón" humano.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor lindoro50 » Mié Sep 11, 2013 12:13 pm

Pregunta:
¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica?
A que el pecado humano no tiene su origen primero en el corazón (en la conciencia) del hombre, no brota de una iniciativa espontánea del hombre. Es, en cierto sentido, el reflejo y la consecuencia del pecado ocurrido ya anteriormente en el mundo de los seres invisibles. A este mundo pertenece el tentador, ‘la serpiente antigua´. Ya antes estos seres dotados de conciencia y de libertad habían sido ‘probados´ para que optaran de acuerdo con su naturaleza puramente espiritual. En ellos había surgido la ‘duda´ que, como dice el tercer capítulo del Génesis, inyecta el tentador en los primeros padres. Ya antes, aquellos seres habían sospechado y habían acusado a Dios, que, en cuanto Creador es la sola fuente de la donación del bien a todas las criaturas y, especialmente, a las criaturas espirituales. Habían contestado la verdad de la existencia, que exige la subordinación total de la criatura al Creador. Esta verdad había sido suplantada por una soberbia originaria, que los había conducido a hacer de su propio espíritu el principio y la regla de la libertad. Ellos habían sido los primeros en pretender poder ‘ser conocedores del bien y del mal como Dios´, y se habían elegido a sí mismos en contra de Dios, en lugar de elegirse a sí mismos ‘en Dios´, según las exigencias de su ser de criaturas: porque, ‘¿Quién como Dios´. Y el hombre, al ceder a la sugerencia del tentador, se hizo secuaz y cómplice de los espíritus rebeldes.

¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.
La pureza del corazón requiere del pudor, que es paciencia, modestia y discreción. El pudor preserva la intimidad de la persona. El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al “corazón” humano. La concupiscencia bíblica indica el estado del espíritu humano alejado de la sencillez originaria y de la plenitud de los valores, que el hombre y el mundo poseen “en las dimensiones de Dios”. Precisamente esta sencillez y plenitud del valor del cuerpo humano en la primera experiencia de su masculinidad-feminidad, de la que habla el Génesis 2, 23-25, ha sufrido sucesivamente, “en las dimensiones del mundo”, una transformación radical. Y entonces, juntamente con la concupiscencia del cuerpo, nació el pudor.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor pitalux » Mié Sep 11, 2013 3:09 pm

Pregunta:
¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

R=Se refiere a la perdida de la Inocencia original .Es la vergúenza que viene de la falta del Don,de la auscencia de la Gracia,de estar en unión coin Dios

El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor (1). El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al “corazón” humano.
pitalux
 
Mensajes: 83
Registrado: Mié Mar 13, 2013 5:32 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor mariaines » Mié Sep 11, 2013 5:40 pm

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

Verguenza cosmica es la vergüenza que se produce en la humanidad misma, esto es, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la "imagen de Dios", tanto en su "yo" personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer. Esta vergüenza, cuya causa se encuentra en la humanidad misma, es inmanente y al mismo tiempo relativa: se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana y a la vez se refiere al "otro". Esta es la vergüenza de la mujer "con relación" al hombre, y también del hombre "con relación" a la mujer: vergüenza recíproca, que los obliga a cubrir su propia desnudez, a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.

El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al "corazón" humano.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Jue Sep 12, 2013 11:28 am

Verguenza cósmica y pudor. La primera experiencia de vergüenza del hombre en relación con su Creador: vergüenza que podría ser llamada cósmica. El corazón humano guarda en sí al mismo tiempo el deseo y el pudor. La concupiscencia del cuerpo amenaza a la estructura de la autoposesión y del autodominio, a través de los que se forma la persona humana. La vergüenza que se produce en la humanidad misma, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la imagen de Dios, tanto en su yo personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer. Vergüenza en cuya causa se encuentra en la humanidad misma y se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana y a la vez se refiere al otro. Vergüenza recíproca que obliga a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad. El estado del espíritu humano alejado de la sencillez originaria y de la plenitud de los valores, que el hombre y el mundo poseen "en las dimensiones de Dios". El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia del cuerpo, es estar también a través del propio cuerpo y sexo, por encima del mundo de la animalia y vergüenza inmanente. El valor y la dignidad mismos de la persona en su significado ético. La naturaleza moral, que hunde sólidamente las raíces en la misma constitución de la persona.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor marthademorones » Jue Sep 12, 2013 11:58 am

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica?

Habla de la vergüenza que tiene hacia su creador por haberle fallado, cuando pierde su amistad se da cuenta que es vulnerable y sin su ayuda no es nadie.

¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

Tiene pudor del cuerpo debido a que le falló y eso lo hace imperfecto, su conciencia no lo deja tranquilo y por lo tanto no se atreve a verlo a los ojos y se siente "desnudo", vulnerable y se da cuenta que ya no puede mandar sobre las demás especies.
marthademorones
 
Mensajes: 59
Registrado: Mar Sep 29, 2009 5:56 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor NELSON » Jue Sep 12, 2013 1:58 pm

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica?
Es la vergüenza que se produce en la humanidad misma, esto es, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la "imagen de Dios", tanto en su "yo" personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer. Esta es la vergüenza de la mujer "con relación" al hombre, y también del hombre "con relación" a la mujer: vergüenza recíproca, que los obliga a cubrir su propia desnudez, a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.

¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.
El nacimiento del pudor en el corazón humano va junto con el comienzo de la concupiscencia -de la triple concupiscencia según la teología de Juan (cf. 1 Jn 2, 16), y en particular de la concupiscencia del cuerpo. El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Y entonces, juntamente con la concupiscencia del cuerpo, nació el pudor. El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor (1). El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor virginia castro » Jue Sep 12, 2013 4:22 pm

Virginia Castro # 28

El cuerpo reveled del espiritu

A que se refiere el texto cuando habla de verguenza cosmica? Que significado tiene la frase:

A que sintieron verguenza ante Dios por primera vez y miedo tambien, eso los hace buscar taparse sus genitals, cosa que antes no necesitaban pues Vivian en la complete armonia con Dios y la creacion.
En Genesis 3,7 en referirse a "estaban desnudos" es el character sexual de la verguenza y la dificultad en cuanto al cuerpo humano cosa que el hombre no habia distinguido antes.
Explica el doble significado del pudor:
Desde que nacimos y compartimos el pecado original por herencia , asi la concumpiscencia apela nuestro Corazon humano.
2 La verguenza la tenemos dentro y al ir creciendo vamos conociendo que hay cosas que no se Deben hacer, y aprendemos a valorar la verguenza que nos sirve de proteccion para no hacer algo malo aun reconociendo que no debe ser.
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor CasJor » Vie Sep 13, 2013 11:07 am

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia? Explica el doble significado del Pudor.

Es la vergüenza cósmica y que trasciende del hombre a imagen y semejanza de Dios, tanto en su «yo» personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer, el cual a causa del desorden y su desviación pasa a ser un hombre profano y mundano. Esta vergüenza, cuya causa se encuentra en la humanidad misma, es inherente a la esencia de Dios y al mismo tiempo relativa: se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana.

La experiencia de vergüenza tiene doble sentido. Denuncia la pérdida de respeto en el corazón del hombre y la necesidad de preservarlo. Esta vergüenza no es del cuerpo como tal, sino de la lujuria en su “corazón”. Cubriendo sus órganos sexuales demostró la necesidad inherente de proteger el cuerpo de la degradación humana. Debido a la concupiscencia, el cuerpo humano manifestado en la masculinidad y feminidad casi han perdido la capacidad de expresar este amor esponsalicio y conocieron que estaban desnudos (o sea que nació en ellos la ilusión de la separación entre el “uno” y el “otro”).

Es que “la ciencia del bien y del mal” es precisamente aquella que hace ver las cosas en términos de “bien” y de “mal”, es decir, en términos de oposiciones, y hace perder de vista el Principio por el cual todas las oposiciones son conciliadas, ya se trate de un principio común relativo a cada par de oposiciones en particular, o de Dios, Principio único de toda la Existencia Universal. Dios, claro está, conoce esa ciencia, pero a diferencia del hombre “caído”, no la toma más que por lo que verdaderamente es: Vana ilusión. Por eso es que el hombre precisa ser redimido de su pecado.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Silviamaria » Vie Sep 13, 2013 11:44 am

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

Vergüenza cósmica es cuando se pierde la vergüenza original, se pierda la confianza de Dios, el hombre siente vergüenza de su Creador.

Respecto de la frase y del doble significado del Pudor es porque el hombre tiene vergüenza, acude a ella cuando le ha fallado a Dios. El hombre tiene remordimientos a causa de los deseos ardientes hacia los bienes materiales y al apetito desordenado hacia los placeres sensuales o sexuales.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor patricio » Vie Sep 13, 2013 12:47 pm

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica?
Tiene que ver con la demostración de la primera experiencia de vergüenza del hombre en relación con su Creador.

¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia.
Tiene pudor del cuerpo a causa de ese estado de su espíritu, al que la teología y la psicología dan la misma denominación sinónima: deseo o concupiscencia, aunque con significado no igual del todo. El significado bíblico y teológico del deseo y de la concupiscencia difiere del que se usa en la psicología. Para esta última, el deseo proviene de la falta o de la necesidad, que debe satisfacer el valor deseado. La concupiscencia bíblica, indica el estado del espíritu humano alejado de la sencillez originaria y de la plenitud de los valores, que el hombre y el mundo poseen "en las dimensiones de Dios". Precisamente esta sencillez y plenitud del valor del cuerpo humano en la primera experiencia de su masculinidad-feminidad, de la que habla el Génesis 2, 23-25, ha sufrido sucesivamente, "en las dimensiones del mundo", una transformación radical. Y entonces, juntamente con la concupiscencia del cuerpo, nació el pudor.

Explica el doble significado del Pudor?
El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión. Si recordamos esto, estamos en disposición de comprender mejor por qué Cristo, al hablar de la concupiscencia, apela al "corazón" humano.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Rutilo De Los Santos » Vie Sep 13, 2013 2:31 pm

Por Rutilo De Los Santos
¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica?
R=Es la vergüenza que se produce en la humanidad misma,esto es, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la "imagen de Dios", tanto en su "yo"personal, como en la relación ínter personal,a través de la primordial comunión de las personas,constituida a la vez por el hombre y la mujer.Esta vergüenza cuya causa se encuentra en la humanidad misma, es inmanente y al mismo tiempo relativa:se manifiesta en la dimensión de la interioridad humana y a la vez se refiere al "otro".Esta es la vergüenza de la mujer "con relación"al hombre, y también del hombre"con relación" a la mujer: vergüenza recíproca,que los obliga a cubrir su propia desnudez,a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.
¿Qué significado tiene la frase:el hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia?
R= Tiene pudor del cuerpo a causa de ese estado de su espíritu.Este espíritu humano alejado de la sencillez originaria y de la plenitud de los valores, que el hombre y el mundo poseen "en las dimensiones de Dios".Precisamente esta sencillez y plenitud del valor del cuerpo humano en la primera experiencia de su masculinidad-feminidad, de la que habla el Génesis 2,23-25, ha sufrido"en las dimensiones del mundo" , una transformación radical.Y entonces, juntamente con la concupiscencia del cuerpo,nació el pudor.
Explica el doble significado del pudor.
R= El pudor tiene un doble significado:indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a el , cuando se trata de garantizar estos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión.
Atentamente Rutilo De Los Santos
Rutilo De Los Santos
 
Mensajes: 45
Registrado: Mar Ago 13, 2013 5:22 pm
Ubicación: San Nicolás de los Garza. Nuevo León México

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Anamariur » Vie Sep 13, 2013 6:27 pm

Es la vergüenza que se produce en la humanidad misma, causada por el desorden íntimo en aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creación, era la "imagen de Dios", tanto en su "yo" personal, como en la relación interpersonal, a través de la primordial comunión de las personas. Esta es la vergüenza de la mujer "con relación" al hombre, y también del hombre "con relación" a la mujer: vergüenza recíproca, que los obliga a cubrir su propia desnudez, a ocultar su propio cuerpo, a apartar de la vista del hombre lo que constituye el signo visible de la feminidad, y de la vista de la mujer lo que constituye el signo visible de la masculinidad.
"El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia": El corazón del hombre, cerrándose a lo que "viene del Padre", se abre a lo que "procede del mundo". Es decir, nace el deseo en el corazón del hombre y el debe luchar para volver a la sencillez originaria que viene del Padre.
El pudor tiene un doble significado: indica la amenaza del valor y al mismo tiempo protege interiormente este valor. El hecho de que el corazón humano, desde el momento en que nació allí la concupiscencia del cuerpo, guarde en sí también la vergüenza, indica que se puede y se debe apelar a él, cuando se trata de garantizar esos valores, a los que la concupiscencia quita su originaria y plena dimensión.
Anamariur
 
Mensajes: 24
Registrado: Jue Ene 10, 2013 7:48 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor garu » Vie Sep 13, 2013 7:23 pm

Al hablar de vergüenza cósmica, se entiende aquella de la humanidad toda con respecto a su Creador; es algo inmanente no externa. Es el reconocimiento de una serie de hechos que antes no se planteó: el miedo, la muerte, su cuerpo y hasta su existencia misma. En cuanto al cuerpo, el hombre siente que, tras el pecado, algo cambió. La percepción del cuerpo como una continuidad de la imagen de Dios, se perdió y, al verse desnudo físicamente hablando, siente desnudo su corazón de esa inocencia originaria y nace la vergüenza y, como consecuencia de ella, el pudor. El hombre siente que su cuerpo no le obedece como antes, no posee autodominio y no tiene posesión del mismo, antes bien el cuerpo lo posee a él. El pudor del cuerpo nace como una respuesta a ese estado cambiante donde ya no existe la inocencia originaria y la concupiscencia, apetito desordenado en este caso específico de la manifestación de su cuerpo, su sexualidad, crea una transformación radical. De allí que se diga “El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia”.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Jeanette Palacios » Sab Sep 14, 2013 5:43 pm

¿A qué se refiere el texto cuando habla de vergüenza cósmica? ¿Qué significado tiene la frase: El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Más aún, tiene pudor no tanto del cuerpo, cuanto precisamente de la concupiscencia: tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia. Explica el doble significado del Pudor.

El Texto Biblico se refiere como verguenza cosmica al primer suceso Originario o sea a esa verguenza originaria del hombre. Esta verguenza cosmica en la que sedescubre los rasgos de la situacion total del hombre despues del pecado original.
La palabra Verguenza: proviene del latin Verecundia que significa turbacion del animo que se produce por una falta cometida. Cosmo proviene del Latin que significa conjunto de las cosas creadas (Historia)

Explicacion de el doble significado del Pudor.
La palabra Pudor: proviene del Latin que significa en este relato biblico como la personalidad que intenta protegerse o cubrirse para no mostrar su intimidad.
Tiene doble significado porque indica la amenaza del valor y al mismo tiempo proteje este valor interiormente:
El pudor se muestra en el relato del (Gen 3) aqui ocurre el nacimiento de la concuspiscencia humana. por eso es que Cristo dice; Varon que mira a una mujer deseandola Mat 5: 27-28. en este momento el pudor se desarrolla mediante la concupiscencia. El corazon humano guarda en si al mismo tiempo el deseo y el pudor. El nacimiento del pudor nos orienta hacia ese momento.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 28. El cuerpo rebelde al espíritu

Notapor Titica » Dom Sep 15, 2013 1:23 pm

ES la primera experiencia de verguenza del hombre en relacion con su Creador, una verguenza que tambien podria ser llamada "cosmica". Es la verguenza que se produce en la humanidad misma, causada por el desorden intimo de aquello por lo que el hombre, en el misterio de la creacion era la "imagen de Dios", tanto en su "yo" personal como en la relacion interpersonal de la communion de la personas, constituida a la vez por el hombre y por la mujer.
Surge en el hombre el cambio de la relaciones de "estaba desnudo" y con "miedo, "temeroso" por la conciencia vinculada con la concupicsencia, la concupiscencia del cuerpo amenaza a la estructura de la autoposesion y del autodominio a traves de lo que se forma la persona humana.
Es el desiquilibrio interior vinculado a la verguenza inmanente y tiene un character "sexual" porque la esfera de la sexualidad humana parfece poner en evidencia particular ese desequilibrio, que brota de la concupiscencia y especialmente de la "consupiscencia del cuerpo". El pasaje de Gen. 3,7 es muy elocuente en el "hombre de la concupiscencia en el "acto del conocimiento del bien y del mal", es como estar por encima del munbdo de los seres vivientes a traves del propio cuerpo y sexo.
Surge el pudor inmanente y al mismo tiempo sexual, es el pudor de la propia sexualidad en relacion con el otro ser humano. Es el pudor que experimentan en Gen.3 por el que somos, en cierto modo, testigos del nacimiento de la concupiscencia humana. Es en el corazon humano donde nace la concupiscencia a la Cristo se referia en Mt . 5, 27-28.
El hombre tiene pudor del cuerpo a causa de la concupiscencia porque es dentro de su corazon donde radica la concupiscencia y por eso es que tiene pudor del cuerpo.
Titica
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ene 02, 2012 1:54 pm

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron