Página 2 de 2

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Oct 31, 2013 6:28 pm
por maguie
Cristo define la concupiscencia como el pecado que se comete al utilizar a una persona para satisfacer los deseos propios, con la mente o con el cuerpo. Él hace referencia muy clara a los deseos del corazón, diciendo que es ‘lo que sale del corazón del hombre lo que lo mancha’. Claramente podemos inferir que Se refiere a los malos pensamientos que el hombre dirige a otra persona deseando su cuerpo. Además por supuesto de los actos pecaminosos de adulterio. Quiere hacer énfasis en que se puede cometer un pecado sin tocar a la otra persona siquiera. Porque para la salvación del hombre es necesario que sea limpio en su corazón, no solo en su cuerpo.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Oct 31, 2013 10:18 pm
por Alejandra S
Cristo habla de la mirada concupiscente que es el adulterio cometido con el corazón. Cristo habla del hombre que mira deseando a una mujer, habla de la interioridad humana, porque es allí donde están los deseos y pensamientos, donde se decide la vida del hombre.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Dom Nov 03, 2013 6:51 pm
por yaluz
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?
R:
Cristo define la concupiscencia desde dos ámbitos: la experiencia propiamente dicha, es decir el acto carnal o la concupiscencia del cuerpo y la de la mirada o concupiscencia del corazón, es decir el deseo. Ambas son adulterio. Y esto es precisamente lo nuevo del Maestro, al anunciar en el Sermón de la Montaña un nuevo concepto del adulterio que nada tiene que ver con la ética y mucho menos con lo referido a las leyes. Jesús va más allá…llega al corazón, es un deseo, algo totalmente interno, unipersonal, pero que sin embargo, sigue siendo adulterio. ¡La grandeza de Jesús,! no basta con aparentar, hay que velar también por lo que internamente sentimos. Es una manera de “cuidarnos en salud” para poder trascender. Así de grande es su Amor por nosotros!

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Lun Nov 04, 2013 12:12 am
por marielflo
Cristo dice: "Pero yo Os digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón". Cristo habla de la concupiscencia: "Todo el que mira para desear”, es indudablemente hombre de concupiscencia, porque participa de la concupiscencia del cuerpo, "desea" y "mira para desear".

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Lun Nov 04, 2013 5:17 pm
por jcuengar
No se sí le pueda decir definición o más bien es una luz esclarecedora sobre la naturaleza humana.
No solo hablando del adulterio sino del certificado de divorcio Cristo evidencia la "Dureza de corazón" esa dureza que neciamente nos mantiene lejos de Dios y de ver a Dios en el otro como una imagen nublada de la realidad y que cosifica a sí mismo y al otro es la concupiscencia.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Mar Nov 05, 2013 12:00 am
por cabacort
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?
Cristo habla de "Todo el que mira para desear", al referirse a la concupiscencia. Y ese mirar y ese desear no son simplemente el deseo carnal, del cuerpo, sino que también son el deseo, el pecado con el corazón.
Al ubicar sus deseos y anhelos fuera de su cónyuge, el hombre o mujer de la concupiscencia, se aleja de los preceptos y advertencias bíblicos, donde se señala la necesidad de la fidelidad y del respeto del vínculo matrimonial.
La concupiscencia es olvidarse de lo que es bueno para el corazón, lo que de manera unilateral y personal es bueno para cada cónyuge, lo que es bueno para el vínculo esponsalicio y para la entrega incondicional y para la donación mútua que debe existir y preservarse.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Nov 07, 2013 1:03 am
por Carlos64
Pregunta: "¿Cómo define Cristo la concupiscencia?"

El Divino Maestro define la concupiscencia desde la consideración del hombre interior, es decir, como la presencia del pecado en el corazón mismo del hombre. Para Cristo, la interpretación legalista y casuística del adulterio, propia de la tradición mosaica, debe ser trascendida por su interpretación teológica más profunda, remitiéndose así al conflicto que el pecado introdujo en el corazón humano en la prehistoria teológica. La concupiscencia es mucho más entonces que el pecado en su apariencia evidente (que en el caso del adulterio, es una apariencia ligada al cuerpo --el adulterio valorado como pecado del cuerpo); la concupiscencia es el mal existente en el corazón del hombre y que afecta la integridad moral de sus actos desde antes que éstos se produzcan, dado que da lugar al deseo de lo prohibido, de lo ajeno, de lo que no debería desearse. Así, la concupiscencia desvía el corazón del hombre mucho antes de que este desvió se haga evidente en sus actos: es una dinámica pecaminosa que afecta al interior del hombre más que a sus actos y de forma previa a éstos, y en esto reside su caracterización teológica, en primera instancia, y psicológica. Esta caracterización de la concupiscencia como el mal interior que se expresa en el deseo ilícito permite considerar al adulterio como un pecado del corazón, y se inscribe en el cambio del ethos propuesto por Cristo en su apelación al corazón humano: el ethos legalista de la tradición mosaica ha de transformarse en un ethos basado en la dimensión más profunda, teológica, del hombre, lo que implica necesariamente la consideración del hombre de la concupiscencia como sujeto del pecado.

Dios la bendiga, Doctora.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Dom Nov 10, 2013 7:40 pm
por b. gabriel reyes reyes
[b]¿Cómo define Cristo la concupiscencia?[/b]

[i]Cristo, conociendo la conciencia del hombre de todo tiempo y lugar, define la concupiscencia como:
• el adulterio cometido en el corazón
• el deseo, en cuanto acto interior y unilateral
• la mirada concupiscente de apropiación y de cosificación “del otro” que nace en el corazón humano. [/i]

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Lun Nov 11, 2013 5:29 am
por Monica Guzman
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?

Como el deseo. Un acto interior que lleva al exterior. Como deseo del corazón que debe cumplir con numerosos conceptos y advertencias.

Saludos

Mónica

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Dom Nov 17, 2013 5:02 pm
por mari_pily
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?
-Como el deseo que nace de la mirada.
-Desear = mirar para desear.
-Cuando se refiere a la concupiscencia habla de "todo el que mira para desear ".

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Mar Nov 19, 2013 11:56 pm
por katrinaruiz
La concupiscencia la defina desde el hecho de mirar a otra persona con los ojos del deseo producto de su belleza, lo cual no nos permite aprender verdaderamente a conocerla sin la capa de lo físico y hasta enciende el deseo de la pasión, el cual se puede conceptualizar como un desorden del cuerpo perdiendo el verdadero significado esponsal del mismo. Se realiza adulterio en el corazón.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Nov 28, 2013 9:30 pm
por Yennis Silva
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?

En la teología cristiana, se llama concupiscencia que se puede entender como sentir deseos (o exceso de deseos) no gratos a Dios, a la propensión natural de los seres humanos a obrar el mal, como consecuencia del pecado original.

En la Biblia está escrito en la Carta de Santiago 1,13-15: "Nadie, al ser tentado, diga que Dios lo tienta: Dios no puede ser tentado por el mal, ni tienta a nadie, sino que cada uno es tentado por su propia concupiscencia, que lo atrae y lo seduce.

La concupiscencia es madre del pecado, y este, una vez cometido, engendra la muerte." Esto tiene que ver con las distintas interpretaciones del pecado original, que para la mayoría de los teólogos protestantes corrompió la naturaleza humana de manera absoluta, hasta entonces inclinada al bien, y para los católicos apostólicos ortodoxos y romanos privó a los hombres del don que hasta entonces compensaba la propensión de la naturaleza humana, desde su mismo origen, hacia el mal, esto es la concupiscencia, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el 418: la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado (esta inclinación al mal es llamada "concupiscencia").


Dios les bendiga

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Vie Nov 29, 2013 11:08 pm
por Mary Jo
“Todo el que mira para desear”. El hombre participa de la concupiscencia del cuerpo, "desea" y "mira para desear". De esto se entiende que Cristo apele al corazón, al interior donde el hombre adultera.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Dom Dic 29, 2013 1:25 pm
por mamafeliz
Cristo habla del hombre de concupiscencia: "Todo el que mira para desear".
Ese hombre del que habla Cristo en el sermon de la montana, el hombre que mira "para desear" es indudablemente hombre de concupiscencia. Precisamente porque participa de la concupiscencia del cuerpo, "desea" y "mira para desear". En la imagen del hombre de concupiscencia, al deseo se le da una interpretación psicologica y al mismo tiempo una interpretación teológica.
Cristo habla en el contexto de la experiencia humana y a la vez en el contexto de la obra de savación.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Ene 16, 2014 10:36 pm
por BlancaElena
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?

Cristo la define no solo como concupiscencia del cuerpo sino que la relaciona directamente con el corazón. El hombre que "mira para desear" es el hombre de la concupiscencia. Habla en el contexto humano para quienes le escuchan en esos momentos porque están en su divina presencia y conocen los libros Sapiensales que en el Antiguo Testamento se llaman de la Sabiduría. También para el hombre se actualiza en cualquier época y lugar del mundo para que entienda que la concupiscencia esta presente en el cuerpo y el corazón cuando el hombre se esclaviza a ella.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Lun Feb 24, 2014 11:20 am
por Dairo Camacho
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?

En el discurso que propone Cristo a sus oyentes, Él define la concupiscencia no sólo como una acto del cuerpo, sino también como una acto del corazón, ya que cuando se mira para desear este acto en sí constituye ya una especie de adulterio y uan forma de esclavitud sensual.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Vie Feb 28, 2014 9:57 am
por marthika7
Pregunta:
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?
Como todo el que “mira” para desear. Porque participa de la concupiscencia del cuerpo, “desea” y “mira para desear”. El deseo, de acuerdo a la tradición de los que escuchaban a Cristo, estaba unido a numerosos preceptos y advertencias, que estaban presentes en los libros sapienciales (los cuales se distinguen por su conocimiento particular del “corazón” humano) y en los que se presentaban avisos sobre la concupiscencia del cuerpo e incluso consejos dados a fin de preservarse de ella.

Re: 38. El adulterio en el cuerpo y en el corazón

NotaPublicado: Jue Mar 27, 2014 6:13 pm
por claudia corchado
Pregunta:
¿Cómo define Cristo la concupiscencia?
El hombre que mira “para desear” es indudablemente hombre de concupiscencia. El deseo participa de la concupiscencia del cuerpo porque “desea” y “mira para desear”. En la conciencia que el hombre se había formado en la Biblia, se sabe que el “deseo” debía unirse a numerosos preceptos y advertencias, presentes ante todo en los libros de carácter “sapiencial”, en los que aparecían repetidos avisos sobre la concupiscencia del cuerpo e incluso consejos dados a fin de preservarse de ella.

Saludos a todos.