86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

En esta tercera y cuarta partes se toca la teología del cuerpo, la
resurrección de los cuerpos, la virginidad, el celibato,la abstinencia en el
matrimonio, la doctrina paulina sobre virginidad y matrimonio .

Esta parte consta 23 lecciones que se enviarán todos los martes y viernes a
partir del 14 de enero de 2014 , la última será el 1 de abril del 2014
.Estas son la tercera y cuarta partes de seis partes que se darán de manera
consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año
y consta de:

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano,
también conocida como Teología del Cuerpo.

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor pilar calva » Jue Ene 16, 2014 7:16 pm

86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

«También nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos suspirando... la redención de nuestro cuerpo» (Rom 8, 23). San Pablo, en la Carta a los Romanos, ve esta «redención del cuerpo» en una dimensión antropo

1. “También nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos suspirando... la redención de nuestro cuerpo” (Rom 8, 23). San Pablo, en la Carta a los Romanos, ve esta “redención del cuerpo” en una dimensión antropológica y al mismo tiempo cósmica... La creación “está sujeta a la vanidad” (Rom 8, 20). Toda la creación visible, todo el cosmos sufre los efectos del pecado del hombre. “La creación entera hasta ahora gime dolores de parto” (Rom 8, 22). Y, al mismo tiempo, toda “la creación... está esperando ansiosa la manifestación de los hijos de Dios”, “con la esperanza de que también ella será libertada de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8, 19, 20-21).

2. La redención del cuerpo es, según San Pablo, objeto de esperanza. Una esperanza que ha arraigado en el corazón del hombre, en cierto sentido, inmediatamente después del primer pecado. Basta recordar las palabras del libro del Génesis a las que tradicionalmente se llama “proto-Evangelio” (cf. Gén 3, 15) y que por consiguiente son, podríamos decir, algo así como el comienzo de la Buena Nueva, el primer anuncio de la salvación. Según el texto de la Carta a los Romanos, la redención del cuerpo va unida precisamente a esta esperanza, en la que -como leemos- “hemos sido salvados” (Rom 8, 24). Mediante la esperanza, que se remonta a los mismos comienzos del hombre, la redención del cuerpo tiene su dimensión antropológica: es la redención del hombre. Y ésta se irradia, al mismo tiempo, en cierto sentido, sobre toda la creación, la cual desde el principio ha sido vinculada de modo especial al hombre y subordinada a él (cf. Gén 1, 28-30). La redención del cuerpo es, pues la redención del mundo, tiene una dimensión cósmica.

3. Al presentar en la Carta a los Romanos la imagen “cósmica” de la redención, Pablo de Tarso pone al hombre en el centro de la misma, igual que ya “en el principio” el hombre había sido colocado en el centro mismo de la imagen de la creación. Es precisamente el hombre, son los hombres, quienes gimen interiormente, esperando la redención de su cuerpo (cf. Rom 8, 23). Cristo ha venido para revelar plenamente el hombre al hombre, dándole a conocer su altísima vocación (cf. Gaudium et spes, 22), habla en el Evangelio de la misma profundidad Divina del misterio de la redención, que precisamente en el hombre tiene su específico sujeto “histórico”. Así, pues, Cristo habla en nombre de esa esperanza, que fue insertada en el corazón del hombre ya en el “proto-Evangelio”: Cristo da cumplimiento a esa esperanza, no sólo con las palabras contenidas en sus enseñanzas, sino sobre todo con el testimonio de su muerte y resurrección. Por lo mismo, la salvación del cuerpo se ha realizado ya en Cristo. En El ha quedado confirmada esa esperanza, con la cual nosotros “hemos sido salvados”. Y, al mismo tiempo, esa esperanza ha sido proyectada de nuevo hacia su definitivo cumplimiento escatológico. “La revelación de los hijos de Dios” en Cristo ha sido definitivamente orientada hacia esa “libertad y gloria” de las que deben participar definitivamente los “hijos de Dios”.

4. Para comprender todo lo que comporta “la redención del cuerpo”, según la Carta de Pablo a los Romanos, es necesaria una auténtica teología del cuerpo. He tratado de construirla tomando como base ante todo las palabras de Cristo. Los elementos constitutivos de la teología del cuerpo se encuentran en lo que Cristo dice, remitiéndose al “principio”, en la respuesta a la pregunta sobre la indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 8); en lo que dice sobre la concupiscencia, refiriéndose al corazón humano, en el sermón de la montaña (cf. Mt 5, 28); y también en lo que dice sobre la resurrección (cf. Mt 22, 30). Cada uno de estos enunciados encierra en sí un rico contenido de naturaleza tanto antropológica, como ética. Cristo habla al hombre, y habla del hombre: del hombre que es “cuerpo”, y que ha sido creado varón y mujer a imagen y semejanza de Dios; habla del hombre, cuyo corazón está sometido a la concupiscencia; y finalmente habla del hombre, ante el cual se abre la perspectiva escatológica de la resurrección del cuerpo.
El ”cuerpo” significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la “redención del cuerpo”.

5. Puesto que, en los textos anteriormente analizados, Cristo habla de la profundidad divina del misterio de la redención, sus palabras están en relación precisamente con esa esperanza de la que se habla en la Carta a los Romanos. “La redención del cuerpo”, según el Apóstol es en definitiva, lo que nosotros “esperamos”. Así, esperamos precisamente la victoria es antológica sobre la muerte de la que Cristo dio testimonio principalmente con su resurrección. A la luz del misterio pascual, las palabras del Señor sobre la resurrección de los cuerpos y sobre la realidad del “otro mundo”, registradas en los Sinópticos, han adquirido su plena elocuencia. Tanto Cristo, como luego Pablo de Tarso, han proclamado la llamada a la abstención del matrimonio “por él reino de los cielos” precisamente en nombre de esta realidad escatológica.

6. Sin embargo, la “redención del cuerpo” se expresa no sólo a través de la resurrección en cuanto victoria sobre la muerte. Está también presente en las palabras de Cristo, dirigidas al hombre “histórico”, lo mismo cuando confirman el principio de la indisolubilidad del matrimonio, cual principio proveniente del Creador mismo, como cuando -en el sermón de la montaña- el Señor invita a superar la concupiscencia, y ello incluso en los movimientos sólo interiores del corazón humano. Es necesario decir que ambos enunciados-clave se refieren a la moralidad humana, tienen un sentido ético. Aquí se trata no de la esperanza escatologica de la resurrección, sino de la esperanza de la victoria sobre el pecado a la que podemos llamar esperanza de cada día.

7. En la vida cotidiana el hombre debe sacar del misterio de la redención del cuerpo la inspiración y la fuerza para superar el mal que está adormecido en él bajo la forma de la triple concupiscencia. El hombre y la mujer, unidos en matrimonio, han de iniciar cada día la aventura de la indisoluble unión de esa alianza que han establecido entre ellos. Pero también el hombre y la mujer, que han escogido voluntariamente la continencia por el reino de los cielos, deben dar diariamente testimonio vivo de la fidelidad a esa opción, acogiendo las orientaciones de Cristo en el Evangelio, y las del Apóstol Pablo en la primera Carta a los Corintios. En todo caso se trata de la esperanza de cada día que, en consonancia con los deberes comunes y las dificultades de la vida humana, ayuda a vencer “al mal con el bien” (Rom 12, 21). Efectivamente, “en la esperanza hemos sido salvados”; la esperanza de cada día expresa su fuerza en las obras humanas e incluso en los movimientos mismos del corazón humano abriendo camino en cierto sentido, a la gran esperanza escatológica ligada a la redención del cuerpo.

8. Penetrando en la vida diaria con la dimensión de la moral humana, la redención del cuerpo ayuda, en primer lugar, a descubrir todo ese bien con el que el hombre logra la victoria sobre el pecado y sobre la concupiscencia. Las palabras de Cristo, que traen su origen de la profundidad divina del misterio de la redención, permiten descubrir y reforzar esa vinculación que existe entre la dignidad del ser humano (del hombre y de la mujer) y el significado nupcial de su cuerpo. Permiten comprender y realizar en la práctica, según ese significado, la libertad plena del don, que de una forma se expresa a través del matrimonio indisoluble, y de otra forma se expresa mediante la abstención del matrimonio por el reino de los cielos. A través de estos caminos diversos Cristo revela plenamente el hombre al hombre, dándole a conocer “su altísima vocación”. Esta vocación se halla inscrita en el hombre según todo su compositum sico-físico, precisamente mediante el misterio de la redención del cuerpo.

Todo lo que he querido decir en el curso de nuestras meditaciones, para comprender las palabras de Cristo, tiene su fundamento definitivo en el misterio de la redención del cuerpo.

Pregunta: Explica el siguiente párrafo, en base a lo entendido. 10. Lo que generalmente llamamos teología del cuerpo aparece como algo verdaderamente fundamental y constitutivo para toda la hermenáutica antropológica y al mismo tiempo igualmente para la ética y para la teología del ethos humano. En cada uno de estos sectores, hay que tener muy presentes las palabras de Cristo, en las que El se remite al «principio» (cf. Mt 19, 4) o al «corazón» como lugar interior y contemporáneamente «histórico» cf. Mt 5, 28) del encuentro con la concupiscencia de la carne; pero hay que tener también bien presentes las palabras con las que Cristo se ha referido a la resurrección, para injertar en el mismo inquieto corazón del hombre las primeras semillas de la respuesta al interrogante sobre el significado de ser carne en la perspectiva del «otro mundo».
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor virginia castro » Mar Abr 01, 2014 9:03 am

Virginia Castro #86

Que esel cuerpo segun la Biblia?

El cuerpo segnifica, (segun el libro de Genesis), el concepto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no solo significa esta pertenencia, sino a veces tambin la aliencion del hombre del influjo del Espiritu de Dios. Uno y otro significado esta relacionados con la "redencion del cuerpo".
virginia castro
 
Mensajes: 199
Registrado: Lun Feb 22, 2010 11:19 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor lindoro50 » Mar Abr 01, 2014 11:12 am

Significa el aspecto visible (físico, tangible) del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo independientemente de eso, significa también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la “redención del cuerpo”. Somos una nueva creación (2 Cor 5:17, Gál 6:15), Dios nos ve vinculados de manera perfecta con Cristo y con su obra terminada. Sólo falta que nuestro cuerpo sea liberado. Si observamos que nuestro cuerpo todavía puede estar cansado y enfermo y que todavía puede sufrir dolor, comprendemos, pues, que aún estamos ligados a la creación mediante nuestro cuerpo. Esperamos y deseamos la redención de nuestro cuerpo, la cual ocurrirá cuando el Señor Jesús regrese para llevarnos a la casa del Padre. Entonces Él, como Salvador, transformará el cuerpo de nuestra humillación en uno que se parece al que Él ya tiene ahora, un cuerpo glorificado (Fil 3:20-21).
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor antonio_7 » Mar Abr 01, 2014 3:28 pm

Que es el cuerpo segun la Biblia?
Deacuerdo al genesis es lo referente a lo bisible del hombre, es la material conque esta costituida nuestra humanidad, es la pertenensia al mundo visible, es toda nuestra constitusion sicosomatica, es nuestra corporeidad atada o unida a la concupisencia, es la maxima creasion de DIOS, y es la casa o el templo sagrado del Espiritu Santo, y de acuerdo a San Pablo, aveces significa la alineacion del hombre del influjo del Espiritu de Dios. Uno y otro significado estan relacionados con la "redencion del cuerpo".
antonio_7
 
Mensajes: 94
Registrado: Jue Ago 29, 2013 1:17 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Jeanette Palacios » Mar Abr 01, 2014 4:26 pm

Qué es el cuerpo según la Biblia?
El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".
La redención del cuerpo es, según San Pablo, objeto de esperanza. Una esperanza que ha arraigado en el corazón del hombre, en cierto sentido, inmediatamente después del primer pecado. Basta recordar las palabras del libro del Génesis a las que tradicionalmente se llama "proto-Evangelio" (cf. Gén 3, 15) y que por consiguiente son, podríamos decir, algo así como el comienzo de la Buena Nueva, el primer anuncio de la salvación. Según el texto de la Carta a los Romanos, la redención del cuerpo va unida precisamente a esta esperanza, en la que -como leemos- "hemos sido salvados" (Rom 8, 24).
habla en el Evangelio de la misma profundidad Divina del misterio de la redención, que precisamente en el hombre tiene su específico sujeto "histórico". Así, pues, Cristo habla en nombre de esa esperanza, que fue insertada en el corazón del hombre ya en el "proto-Evangelio": Cristo da cumplimiento a esa esperanza, no sólo con las palabras contenidas en sus enseñanzas, sino sobre todo con el testimonio de su muerte y resurrección. Por lo mismo, la salvación del cuerpo se ha realizado ya en Cristo. En El ha quedado confirmada esa esperanza, con la cual nosotros "hemos sido salvados". Y, al mismo tiempo, esa esperanza ha sido proyectada de nuevo hacia su definitivo cumplimiento escatológico. "La revelación de los hijos de Dios" en Cristo ha sido definitivamente orientada hacia esa "libertad y gloria" de las que deben participar definitivamente los "hijos de Dios".
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor patricio » Mar Abr 01, 2014 6:21 pm

Pregunta: ¿Qué es el cuerpo según la Biblia?

El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".
La redención del cuerpo ayuda, en primer lugar, a descubrir todo ese bien con el que el hombre logra la victoria sobre el pecado y sobre la concupiscencia. Las palabras de Cristo, que traen su origen de la profundidad divina del misterio de la redención, permiten descubrir y reforzar esa vinculación que existe entre la dignidad del ser humano (del hombre y de la mujer) y el significado nupcial de su cuerpo. Permiten comprender y realizar en la práctica, según ese significado, la libertad plena del don, que de una forma se expresa a través del matrimonio indisoluble, y de otra forma se expresa mediante la abstención del matrimonio por el reino de los cielos. A través de estos caminos diversos Cristo revela plenamente el hombre al hombre, dándole a conocer "su altísima vocación". Esta vocación se halla inscrita en el hombre según todo su compositum sico-físico, precisamente mediante el misterio de la redención del cuerpo.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Silviamaria » Mar Abr 01, 2014 6:46 pm

¿Qué es el cuerpo según la Biblia?
De acuerdo con la Biblia el cuerpo fue creado por Dios y pertenece a Dios, es templo del Espíritu Santo. Si la persona es casado el cuerpo pertenece al cónyuge; si es célibe el cuerpo pertenece a Dios.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor yaluz » Mar Abr 01, 2014 10:20 pm

Pregunta: ¿Qué es el cuerpo según la Biblia?
R:
El cuerpo es el aspecto visible del hombre. Es lo que primeramente se nos manifiesta como victoria, victoria a la muerte y victoria al pecado El cuerpo es el templo del Espiritu Santo: Es la esperanza de cada día El hombre histórico se empeña en retribuirle a Dios lo bueno de cada uno de nuestros actos en ese camino escatológico. Esa es la esperanza! Jesús le dice al hombre, a través de la redención del cuerpo, el significado nupcial del cuerpo, en la entrega tanto desde la vida matrimonial como de la abstención de éste.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Maria 2 » Jue Abr 03, 2014 5:12 pm

Explica el siguiente párrafo, en base a lo entendido. 10. Lo que generalmente llamamos teología del cuerpo aparece como algo verdaderamente fundamental y constitutivo para toda la hermenéutica antropológica y al mismo tiempo igualmente para la ética y para la teología del ethos humano. En cada uno de estos sectores, hay que tener muy presentes las palabras de Cristo, en las que El se remite al «principio» (cf. Mt 19, 4) o al «corazón» como lugar interior y contemporáneamente «histórico» cf. Mt 5, 28) del encuentro con la concupiscencia de la carne; pero hay que tener también bien presentes las palabras con las que Cristo se ha referido a la resurrección, para injertar en el mismo inquieto corazón del hombre las primeras semillas de la respuesta al interrogante sobre el significado de ser carne en la perspectiva del «otro mundo».
Los elementos constitutivos de la teología del cuerpo se encuentran en lo que Cristo dice, remitiéndose al “principio”, en la respuesta a la pregunta sobre la indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 8); en lo que dice sobre la concupiscencia, refiriéndose al corazón humano, en el sermón de la montaña (cf. Mt 5, 28); y también en lo que dice sobre la resurrección (cf. Mt 22, 30). Cada uno de estos enunciados encierra en sí un rico contenido de naturaleza tanto antropológica, como ética. Cristo habla al hombre, y habla del hombre: del hombre que es “cuerpo”, y que ha sido creado varón y mujer a imagen y semejanza de Dios; habla del hombre, cuyo corazón está sometido a la concupiscencia; y finalmente habla del hombre, ante el cual se abre la perspectiva escatológica de la resurrección del cuerpo.

El ”cuerpo” significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. “La redención del cuerpo”, según el Apóstol es en definitiva, lo que nosotros “esperamos”. Así, esperamos precisamente la victoria es antológica sobre la muerte de la que Cristo dio testimonio principalmente con su resurrección. A la luz del misterio pascual, las palabras del Señor sobre la resurrección de los cuerpos y sobre la realidad del “otro mundo”, registradas en los Sinópticos, han adquirido su plena elocuencia. Tanto Cristo, como luego Pablo de Tarso, han proclamado la llamada a la abstención del matrimonio “por él reino de los cielos” precisamente en nombre de esta realidad escatológica.

En la vida cotidiana el hombre debe sacar del misterio de la redención del cuerpo la inspiración y la fuerza para superar el mal que está adormecido en él bajo la forma de la triple concupiscencia.

En todo caso se trata de la esperanza de cada día que, en consonancia con los deberes comunes y las dificultades de la vida humana, ayuda a vencer “al mal con el bien” (Rom 12, 21). Efectivamente, “en la esperanza hemos sido salvados”; la esperanza de cada día expresa su fuerza en las obras humanas e incluso en los movimientos mismos del corazón humano abriendo camino en cierto sentido, a la gran esperanza escatológica ligada a la redención del cuerpo.

Las palabras de Cristo, que traen su origen de la profundidad divina del misterio de la redención, permiten descubrir y reforzar esa vinculación que existe entre la dignidad del ser humano (del hombre y de la mujer) y el significado nupcial de su cuerpo. Permiten comprender y realizar en la práctica, según ese significado, la libertad plena del don, que de una forma se expresa a través del matrimonio indisoluble, y de otra forma se expresa mediante la abstención del matrimonio por el reino de los cielos. A través de estos caminos diversos Cristo revela plenamente el hombre al hombre, dándole a conocer “su altísima vocación”. Esta vocación se halla inscrita en el hombre según todo su compositum psico-físico, precisamente mediante el misterio de la redención del cuerpo.

Un abrazo y hasta pronto.-
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor mariaines » Vie Abr 04, 2014 11:46 am

¿Qué es el cuerpo según la Biblia?
El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Mary Jo » Vie Abr 04, 2014 5:54 pm

Pregunta:
1. ¿Qué es el cuerpo según la Biblia?
El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo significa la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios.

2. Explica el siguiente párrafo, en base a lo entendido.
10. Lo que generalmente llamamos teología del cuerpo aparece como algo verdaderamente fundamental y constitutivo para toda la hermenéutica antropológica y al mismo tiempo igualmente para la ética y para la teología del ethos humano. En cada uno de estos sectores, hay que tener muy presentes las palabras de Cristo, en las que Él se remite al «principio» (cf. Mt 19, 4) o al «corazón» como lugar interior y contemporáneamente «histórico» cf. Mt 5, 28) del encuentro con la concupiscencia de la carne; pero hay que tener también bien presentes las palabras con las que Cristo se ha referido a la resurrección, para injertar en el mismo inquieto corazón del hombre las primeras semillas de la respuesta al interrogante sobre el significado de ser carne en la perspectiva del «otro mundo».
Podemos dividirlo en tres partes:
a) Cuando se habla de teología del cuerpo debemos fundamentarlo con la hermenéutica antropológica, la ética y la teología del ethos humano que esto nos dará una parámetro más certero de lo que constituye el ser humano.
b) Tener presentes las palabras de Cristo, que se remitió al “principio” y al “corazón” del ser humano como ese lugar interior del hombre histórico por donde entró el pecado.
c) Pero que en ese mismo corazón, está la esperanza de la salvación y del “otro mundo”.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor NELSON » Sab Abr 05, 2014 2:42 pm

Pregunta: ¿Qué es el cuerpo según la Biblia?
El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor JacintoR_Diacono » Lun Abr 07, 2014 9:54 pm

El cuerpo es el Templo del Espíritu Santo, que fue creado a imagen y semejanza de Dios.
El cuerpo del Primer Hombre, Adán, es viviente y terreno.
El cuerpo del Segundo Hombre, Jesucristo, es vivificante y celestial. (1 Cor 15,47)
JacintoR_Diacono
 
Mensajes: 1
Registrado: Lun Abr 07, 2014 9:48 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Mar Abr 08, 2014 4:32 pm

El ”cuerpo” significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la “redención del cuerpo”. Los elementos constitutivos de la teología del cuerpo se encuentran en lo que Cristo dice, remitiéndose al “principio”, en la respuesta a la pregunta sobre la indisolubilidad del matrimonio (cf. Mt 19, 8); en lo que dice sobre la concupiscencia, refiriéndose al corazón humano, en el sermón de la montaña (cf. Mt 5, 28); y también en lo que dice sobre la resurrección (cf. Mt 22, 30). Cristo habla al hombre, y habla del hombre: del hombre que es “cuerpo”, y que ha sido creado varón y mujer a imagen y semejanza de Dios; habla del hombre, cuyo corazón está sometido a la concupiscencia; y finalmente habla del hombre, ante el cual se abre la perspectiva escatológica de la resurrección del cuerpo. Cristo habla de la profundidad divina del misterio de la redención, sus palabras están en relación precisamente con esa esperanza de la que se habla en la Carta a los Romanos. “La redención del cuerpo”, según el Apóstol es en definitiva, lo que nosotros “esperamos”. Así, esperamos precisamente la victoria es antológica sobre la muerte de la que Cristo dio testimonio principalmente con su resurrección.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor maguie » Mié Abr 09, 2014 1:53 pm

Explicar el párrafo:
Al analizar los textos evangélicos se concluye que las bases de la Teología de Cuerpo son las palabras de Cristo en el sermón de la montaña, en donde explica que es la intencionalidad del hombre mas que su acto mismo el que da el significado. Es decir la intención mas íntima es la que define la moralidad de un acto humano. Aunque ésta en realidad no pueda ser conocida si él no la revela.
También se remite Jesús 'al principio', es decir a la concepción primera que Dios tuvo para el hombre y la mujer, 'serán los dos una misma cosa' y sentencia que 'Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre', con lo que asienta el matrimonio ´para siempre', en contraste con la ley de Moisés, por lo que hemos de entender que a través del matrimonio hombre y mujer, los que así estén llamados a ello, son capaces de llegar al estado escatológico que fue pensado para ellos desde el principio.
Él habla también de la abstinencia 'por el Reino' y explica que 'solo algunos lo entienden', dando a conocer que este camino es mas bien extraordinario y reservado para pocos. De este modo vemos que la continencia por el Reino conlleva su propia riqueza, sin menoscabar la del matrimonio.
Por último y para completar la enseñanza de la Teología del Cuerpo Cristo se refiere a la Resurrección, cuya esperanza está sembrada en el corazón de la humanidad entera, incluso de la creación, por lo que en este párrafo, Cristo da el 'para qué' de toda su enseñanza y de la vida del hombre.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor garu » Mar Abr 15, 2014 10:58 pm

La Teologia del cuerpo tiene como base las palabras de Cristo. Los elementos que la constituyen se encuentran en lo que Cristo dice, remitiéndose al “principio”, en la respuesta a la pregunta sobre la indisolubilidad del matrimonio y en lo que dice sobre la concupiscencia, refiriéndose al corazón humano, en el sermón de la montaña, pero también en lo que dice sobre la resurrección. Cada uno de estos enunciados encierran un invalorable contenido tanto antropológico como ético. Cristo le habla al hombre, y le habla del hombre: del ser “cuerpo”, y del haber sido creado a imagen y semejanza de Dios, varón y mujer; habla del corazón sometido a la concupiscencia y finalmente habla de la perspectiva escatológica de la resurrección del cuerpo.
Todos los días, el hombre debe sacar del misterio de la redención del cuerpo la inspiración y la fuerza para superar el mal que está en él bajo la forma de la triple concupiscencia. El hombre y la mujer, unidos en matrimonio, han de iniciar cada día la aventura de la indisolubilidad de su unión y de la alianza que han establecido entre ellos. Pero también el hombre y la mujer, que han escogido voluntariamente la continencia por el reino de los cielos, deben dar diariamente testimonio vivo de la fidelidad a esa opción.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor b. gabriel reyes reyes » Sab Abr 19, 2014 6:43 pm

[b]¿Qué es el cuerpo según la Biblia?[/b]
[i]El "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".[/i]

[b]Explica el siguiente párrafo, en base a lo entendido. 10. Lo que generalmente llamamos teología del cuerpo aparece como algo verdaderamente fundamental y constitutivo para toda la hermenáutica antropológica y al mismo tiempo igualmente para la ética y para la teología del ethos humano. En cada uno de estos sectores, hay que tener muy presentes las palabras de Cristo, en las que El se remite al «principio» (cf. Mt 19, 4) o al «corazón» como lugar interior y contemporáneamente «histórico» cf. Mt 5, 28) del encuentro con la concupiscencia de la carne; pero hay que tener también bien presentes las palabras con las que Cristo se ha referido a la resurrección, para injertar en el mismo inquieto corazón del hombre las primeras semillas de la respuesta al interrogante sobre el significado de ser carne en la perspectiva del «otro mundo».[/b]

[i]Para acercarse y descubrir la verdad sobre el hombre, en su esencia psico-física, es necesario abrir la teología del cuerpo que se nos revela en la enseñanza de Jesucristo mismo y en la reflexión subsecuente que nos transmiten sus apóstoles. Es necesario reflexionar paso, a paso, las palabras de Cristo:
• Redescubrir la naturaleza humana que Dios crea en el “principio”.
• Comprender los efectos del pecado del hombre sobre el mismo hombre y sobre la creación.
• Reconocer la influencia de la triple concupiscencia, aceptar la trascendencia de la “redención” sobre la libertad del hombre, libertad que radica en su interior (su corazón).
• Aceptar, como fruto de la muerte y resurrección de Cristo, “la redención del cuerpo” y el destino del hombre a la resurrección, en su integridad psico-física, por acción del Espíritu Santo y a participar de la naturaleza divina en el “otro mundo”, cuando todo sea entregado al Padre.
De esta esperanza escatológica, de este misterio brota la fuerza que, día a día, permite, tanto a los hombres unidos en matrimonio como a los hombres célibes “por el reino”, vencer el mal que está adormecido bajo la forma de la triple concupiscencia.[/i]
b. gabriel reyes reyes
 
Mensajes: 149
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Alejandra S » Mar Abr 22, 2014 11:23 am

Juan Pablo II en esta catequesis nos dice que “el "cuerpo" significa (según el libro del Génesis) el aspecto visible del hombre y su pertenencia al mundo visible. Para San Pablo no sólo significa esta pertenencia, sino a veces también la alienación del hombre del influjo del Espíritu de Dios. Uno y otro significado están relacionados con la "redención del cuerpo".
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor Maria 2 » Jue Abr 24, 2014 3:14 pm

HOLA

SOLO QUIERO HACER LA SIGUIENTE CONSULTA, NO SE SI TENGO UN PROBLEMA CON MI PC O ES PORQUE ESTAMOS DE VACACIONES, PORQUE NO PUEDO ENTRAR A HACER MI APORTACIÓN DEL TEMA 87 EN ADELANTE. POR LEERME Y/O A QUIEN PUEDA CONTESTARME. MIL GRACIAS.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 86. La redención del cuerpo, objeto de esperanza

Notapor RoxanaGomez25 » Mié May 21, 2014 10:38 am

Explica el siguiente párrafo, en base a lo entendido. 10. Lo que generalmente llamamos teología del cuerpo aparece como algo verdaderamente fundamental y constitutivo para toda la hermenáutica antropológica y al mismo tiempo igualmente para la ética y para la teología del ethos humano. En cada uno de estos sectores, hay que tener muy presentes las palabras de Cristo, en las que El se remite al «principio» (cf. Mt 19, 4) o al «corazón» como lugar interior y contemporáneamente «histórico» cf. Mt 5, 28) del encuentro con la concupiscencia de la carne; pero hay que tener también bien presentes las palabras con las que Cristo se ha referido a la resurrección, para injertar en el mismo inquieto corazón del hombre las primeras semillas de la respuesta al interrogante sobre el significado de ser carne en la perspectiva del «otro mundo».

Bien lo dice Rom 8, 23, "También nosotros tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos suspirando.... la redención de nuestro cuerpo" San Pablo nos hace ver como todo sufre por el pecado en especial el hombre, pero que al mismo tiempo toda la creación está ansiosa esperando ser liberada de la corrupción tener la libertad de dar gloria a Dios. POr eso Jesús en sus palabras se remite al principio, al corazón, al interior, para de ahí llevar al hombre a la salvación a la resurrección. Cristo ha venido para revelarnos a la humanidad nuestra altísima vocación de hijos de Dios, nos confirma que hemos sido salvados, su revelación nos orienta a la salvación a la libertad y gloria de Dios. Para comprender esto debemos comprender la redención del cuerpo, Cristo nos habla de que somos cuerpo y somos a semejanza de Dios, pero que por El estamos abiertos a la resurrección del cuerpo. Cristo nos invita para que en nuestra vida diara saquemos fuerza para superar el mal, realizar la vocación, y los que tienen la del matrimonio, esta vocación es precisamente para la redención del cuerpo. Ser carne es para redimirnos.
RoxanaGomez25
 
Mensajes: 124
Registrado: Lun Jun 10, 2013 7:48 pm

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte III y IV: La resurrección de la carne y la virginidad cristiana

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |