3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Aula virtual para comentar y discutir los temas semanales del Diplomado de Formación en Liturgia. Todos los miembros de la Iglesia debemos de tener una participación más consciente y fructuosa en la liturgia para lograr una vida cristiana más plena.

Moderadores: Catholic.net, gache, Margarita Gonzalez, MLM, Moderadores Animadores

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor RosseB » Mar Ene 12, 2016 1:48 am

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?

Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
Creemos que es Cristo quien celebra la Eucaristía, que asistimos al Calvario, al Viernes Santo, que Dios nos habla en las lecturas,que los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino,que, después de la consagración, ese trozo de pan que vemos es el Cuerpo de Cristo, aunque nuestros sentidos perciben cosas diferentes, sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla. La Eucaristía requiere un impulso de fe siempre renovado. Hay que dar un gran salto, de lo visible a lo invisible. Esto se da en cada Sacramento. Ese salto es la fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

También la eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.
El amor es entrega y donación! Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?


Hoy se está perdiendo mucho la esperanza, esa virtud que nos da alegría, optimismo, ánimo, que nos hace tender la vista hacia el cielo, donde se realizarán todas las promesas. La esperanza es la virtud del caminante.
La esperanza causa en nosotros el deseo del cielo y de la posesión de Dios. Pero el deseo comunica al alma el ansia, el impulso, el ardor necesario para aspirar a ese bien deseado y sostiene las energías hasta que alcanzamos lo que deseamos, esta esperanza es atacada por dos enemigos:
Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Desaliento y desesperación: tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación.
RosseB
 
Mensajes: 18
Registrado: Lun Oct 12, 2015 9:58 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor neto1706 » Mar Ene 12, 2016 1:58 am

Hola, buenas noches a todos!!

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?

Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe, ya que suceden muchas signos que asi lo requieren, ya que solo por ella se puede enternender, por ejemplo: la transustanciación. Por lo tanto, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se necesita para vivirla y disfrutarla.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

La eucaristía es un gesto de amor. Es el gesto de amor más sublime que dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia. Ya que no bastandole su entrega en la cruz, y como si seso no bastar, por ese amor se quiso quedar con nosotros. El amor es entrega total y nunca tiene limites. Y, finalmente, en el momento de la Comunión se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros. No es Él quien se transforma en nosotros; sino nosotros en Él.

3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

Hoy se está perdiendo mucho la esperanza, esa virtud que nos da alegría, optimismo, ánimo, que nos hace tender la vista hacia el cielo, donde se realizarán todas las promesas. La esperanza es la virtud del caminante. Esta esperanza es atacada por dos enemigos:

a) Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado.

b) Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, muchos tienden a desanimanarse , piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo”. 

La esperanza es una de las características de la Iglesia, como pueblo de Dios que camina hacia la Jerusalén celestial.
neto1706
 
Mensajes: 26
Registrado: Jue Feb 18, 2010 6:39 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Venezia » Mar Ene 12, 2016 6:02 am

¿Por qué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Porque la eucaristía es un misterio de fe. Sólo por medio de la fe podemos vivir la Eucaristía.
Participar de la misa requiere de fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
Porque el amor es entrega y donación, y en la Eucaristía Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Está relacionado con la eucaristía que da fuerza a la esperanza cuando se recibe, porque” la Eucaristía es prenda y fuente de esperanza.”
Venezia
 
Mensajes: 30
Registrado: Sab Ene 25, 2014 9:47 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor henryjpmatos » Mar Ene 12, 2016 6:38 am

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?

Cuando tomamos conciencia de lo que la Iglesia nos enseña con respecto al pan y vino consagrados y lo confrontamos con lo que nos dicen nuestros sentidos, comprendemos que nos encontramos ante una realidad que sobrepasa absolutamente nuestra limitada comprensión: el milagro invisible de la Eucaristía es un misterio ante el cual se estrella la humana racionalidad y sentido común, un misterio que sólo puede ser comprendido cuando de por medio se ejercita la fe.
La fe, primera disposición necesaria y adecuada ante el misterio que nos sobrepasa, es una gracia de Dios que es otorgada al hombre. «Sólo la fe permite penetrar en el misterio, favoreciendo su comprensión coherente», por todo ello, es necesario pedirla incesantemente.
Pero, ¿qué entendemos por misterio? Esta expresión procede del griego mysterium, que deriva a su vez del verbo myo. Myo quiere decir: cerrar la boca, no hablar, mantener algo en secreto. Misterio expresa pues una verdad que permanece oculta y escondida al conocimiento humano, como escondida detrás de un velo. Esta verdad oculta e inaccesible al entendimiento humano puede llegar a ser conocida por él cuando le es manifestada o revelada por otro. El término revelar describe la acción de "descorrer el velo" que mantiene oculto un objeto.
Ahora bien, ya que es otro quien muestra la verdad a quien por sí mismo no puede conocerla, es necesario un acto de confianza en aquél que revela. En efecto, para que yo crea lo que me es revelado la persona debe ser creíble, digna de confianza. Creo cuando confío en la persona que me revela algo. Dudo o no creo cuando la persona en sí misma carece de credibilidad o autoridad, o cuando no confío en ella. Puedo, en efecto, no creer lo que alguien me dice cuando lo que está diciendo es verdad, simplemente porque por alguna razón yo no confío en ella.
La fe es entonces aceptar como verdadero aquello que alguien me confía para ser creído por mí, fundándose mi aceptación en la autoridad que la persona tiene en sí misma y para mí. La fe es, por lo mismo, creer primero en alguien para creer luego en algo que él me dice o revela.
En la Hostia consagrada la apariencia del pan asume la función de un velo que oculta a nuestros ojos y sentidos una realidad muy distinta de la que éstos perciben. Pero al mismo tiempo este velo ha sido descorrido para los ojos de la fe, dejando a la vista del creyente la realidad oculta a nuestros sentidos: «Cristo en la Eucaristía está verdaderamente presente y vivo, y actúa con su Espíritu, pero como acertadamente decía Santo Tomás, "lo que no comprendes y no ves, lo atestigua una fe viva, fuera de todo el orden de la naturaleza. Lo que aparece es un signo: esconde en el misterio realidades sublimes"».
¿Y quién es el que nos ha revelado este misterio, para que podamos creer en su testimonio? Cristo mismo es quien ha descorrido este velo y nos ha dado a conocer esta verdad sublime cuando dijo: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo». Es esto lo que realizó la noche memorable en que instituyó la Eucaristía al pronunciar sobre el pan estas palabras: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo»; y posteriormente sobre el cáliz lleno de vino estas otras: «Bebed, porque ésta es mi sangre de la Alianza.»
Sí, desde entonces Él mismo ha invitado a generaciones y generaciones de creyentes a creer en sus palabras para situarse reverentes ante un misterio inaudito que es imposible ver con los ojos de la carne o comprender con la sola razón. Él lo ha hecho visible para nosotros, por ello los cristianos desde el principio eran muy conscientes de que «el pan y la bebida que tomamos no los recibimos como pan y bebida corrientes, sino que se nos ha enseñado que aquel alimento sobre el cual se ha pronunciado la acción de gracias, usando de la plegaria que contiene sus mismas palabras, y del cual, después de transformado, se nutre nuestra sangre y nuestra carne, es la carne y la sangre de Jesús, el Hijo de Dios encarnado».
Ahora también nosotros, confiando plenamente en el Señor y por el don de la fe, hemos de dar nuestro asentimiento a sus palabras, reconociendo plena e integralmente la verdad de lo revelado, porque Dios mismo es su garante.
En su pedagogía divina, que es tan respetuosa del don de nuestra libertad, Dios nos invita una vez más a tener una actitud de profunda confianza en Él y en la palabra de su Hijo muy amado. Esa confianza filial debe llevarnos a trascender la mera percepción sensible del "fenómeno", para ir más allá hasta llegar a la realidad profunda que permanece invisible ante nuestros ojos. Hoy Dios nos invita a penetrar humildemente el misterio admirable de la Eucaristía apoyados en la fe y en la razón, esas como dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad, para que comprendiéndolo cada vez más en toda su realidad y profundidad, podamos vivir de acuerdo a lo que este misterio es: presencia real del Señor, sobreabundancia de su Amor.
Y así, conscientes del don inmenso que el Señor nos ha dejado en la Eucaristía, valoremos y reverenciemos cada día más este regalo maravilloso, buscando asimismo salir al encuentro, renovadamente maravillados, del dulce Jesús que siempre nos espera en el Santísimo.

Tomado de: http://caminohaciadios.com/chd-por-nume ... erio-de-fe

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

…Sacramento de la caridad, la Santísima Eucaristía es el don que Jesucristo hace de sí mismo, revelándonos el amor infinito de Dios por cada hombre. En este admirable Sacramento se manifiesta el amor « más grande », aquel que impulsa a « dar la vida por los propios amigos » (cf. Jn 15,13). En efecto, Jesús « los amó hasta el extremo » (Jn 13,1). Con esta expresión, el evangelista presenta el gesto de infinita humildad de Jesús: antes de morir por nosotros en la cruz, ciñéndose una toalla, lava los pies a sus discípulos. Del mismo modo, en el Sacramento eucarístico Jesús sigue amándonos « hasta el extremo », hasta el don de su cuerpo y de su sangre. ¡Qué emoción debió embargar el corazón de los Apóstoles ante los gestos y palabras del Señor durante aquella Cena! ¡Qué admiración ha de suscitar también en nuestro corazón el Misterio eucarístico! (SCa, 1)
…Este aspecto de caridad universal del Sacramento eucarístico se funda en las palabras mismas del Salvador. Al instituirlo, no se limitó a decir « Éste es mi cuerpo », « Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre », sino que añadió « entregado por vosotros... derramada por vosotros » (Lc 22, 19-20). No afirmó solamente que lo que les daba de comer y beber era su cuerpo y su sangre, sino que manifestó su valor sacrificial, haciendo presente de modo sacramental su sacrificio, que cumpliría después en la cruz, algunas horas más tarde, para la salvación de todos. « La misa es, a la vez e inseparablemente, el memorial sacrificial en que se perpetúa el sacrificio de la cruz, y el banquete sagrado de la comunión en el Cuerpo y la Sangre del Señor ». (EE, 12)
Además de ser el sacramento del memorial de la ofrenda que el mismo Cristo hizo de si mismo en la cruz; hay que considerar los efectos que tan sublime sacramento proporciona a todo aquel que recibe el cuerpo y sangre de Cristo en su alma. Tales frutos nos los explica Papa Francisco en una de sus catequesis de los miércoles: “En la última catequesis destaqué como la Eucaristía nos introduce en la comunión real con Jesús y su misterio. Ahora podemos hacernos algunas preguntas sobre la relación entre la Eucaristía que celebramos y nuestra vida como iglesia y como cristianos individuales ¿Cómo vivimos nosotros la Eucaristía? ¿Cómo vivimos la Misa, cuando vamos a Misa los domingos? ¿Es sólo un momento de fiesta? ¿Es una tradición bien establecida, que se hace? ¿Es una ocasión para encontrarnos o para sentirnos bien, o es algo más?
Hay señales muy específicas para averiguar cómo vivir esto. Cómo vivimos la Eucaristía. Señales que nos dicen si vivimos la Eucaristía bien, o no la vivimos tan bien... El primer indicador es la manera en que vemos y consideramos a los demás. En la Eucaristía, Cristo siempre actualiza el don de sí mismo que él hizo en la Cruz. Toda su vida es un acto de total compartir, darse por amor; por eso Él amaba estar con sus discípulos y las personas que conocía. Esto significaba para Él compartir sus deseos, sus problemas, le conmovían sus almas y sus vidas. Ahora, cuando nosotros participamos en la Santa Misa, nos encontramos con hombres y mujeres de todo tipo: jóvenes, ancianos, niños; pobres y ricos; originario del lugar y extranjeros; en compañía de familiares o solos... ¿Pero la Eucaristía que celebro, me lleva a sentirlos de verdad a todos, como hermanos y hermanas? ¿Crece en mí la capacidad de alegrarme con los que están alegres y de llorar con los que lloran? ¿Me empuja a ir hacia los pobres, los enfermos, los marginados? ¿Me ayuda a reconocer en ellos el rostro de Jesús?
Todos vamos a misa porque amamos a Jesús y queremos compartir su Pasión y su Resurrección en la Eucaristía ¿Pero amamos, como Jesús quiere que amemos a aquellos hermanos y hermanas necesitados? Por ejemplo, en Roma, en estos días, hemos visto muchos problemas sociales, o por la lluvia que ha causado tantos daños a barrios enteros, o por la falta de trabajo ante esta crisis social en todo el mundo... Me pregunto, todos preguntémonos: "Yo, que voy a misa, ¿cómo vivo esto? ¿Me preocupo de ayudar, de acercarme, de rezar por ellos, que tienen este problema? ¿O soy un poco indiferente? O tal vez me preocupo de chismorrear: "¿Viste cómo iba vestida aquella, como iba vestido aquél?".... A veces se hace esto después de la misa, ¿o no? ¡Se hace! ¡Y esto no se debe hacer! Debemos preocuparnos por nuestros hermanos y hermanas que tienen una necesidad, una enfermedad, un problema. Pensemos – ¡nos hará bien a hacerlo hoy! – en estos hermanos y hermanas que tienen problemas hoy aquí, en Roma, problemas por la lluvia, por esta tragedia de la lluvia, por los problemas sociales del trabajo y pidamos a Jesús, este Jesús que recibimos en la Eucaristía, que nos ayude a ayudarlos.
Un segundo indicador, muy importante, es la gracia de ser perdonados y perdonar. A veces alguien pregunta: "¿Por qué hay que ir a la iglesia, si los que participan regularmente en la Misa son pecadores como los demás?". ¡Cuántas veces hemos oído esto! En realidad, quien celebra la Eucaristía no lo hace porque cree o quiere aparentar más que los demás, sino porque se reconoce siempre con la necesidad de ser aceptado y regenerado por la misericordia de Dios, hecha carne en Jesucristo. ¡Si cada uno de nosotros no se siente con la necesidad de la misericordia de Dios, no se siente un pecador, es mejor que no vaya a misa! Porque vamos a Misa, porque somos pecadores y queremos recibir el perdón de Jesús, participar en su redención, en su perdón. ¡Ese "confieso", que decimos al principio no es algo "formal", es un verdadero acto de penitencia! ¡Yo soy pecador y confieso! Así da inicio la Misa. No debemos olvidar nunca que la Última Cena de Jesús tuvo lugar "la noche en que fue traicionado" (1 Cor 11,23). En el pan y el vino que ofrecemos y en torno al cual nos reunimos se renueva cada vez el don del Cuerpo y la Sangre de Cristo para la remisión de nuestros pecados. Debemos ir a Misa humildemente, como pecadores y el Señor nos reconciliará.
Un último y valioso indicador nos lo ofrece la relación entre la celebración eucarística y la vida de nuestras comunidades cristianas. Debemos tener siempre presente que la Eucaristía no es algo que hacemos nosotros; no es una conmemoración nuestra de lo que Jesús dijo e hizo. No ¡Es propiamente una acción de Cristo! ¡Es Cristo quien los realiza, que está en el altar! Y Cristo es el Señor. Es un don de Cristo, que se hace presente y nos reúne en torno a Él, para alimentarnos con su Palabra y con su vida. Esto significa que la misión y la misma identidad de la Iglesia fluyen a partir de ahí, de la Eucaristía, y allí siempre toman forma. Una celebración puede llegar a ser impecable en términos de apariencia, hermosísima, pero si no nos lleva al encuentro con Jesús, puede que no comporte ningún alimento a nuestro corazón y a nuestra vida. A través de la Eucaristía, en cambio, Cristo quiere entrar en nuestra existencia e impregnarla de su gracia, para que en cada comunidad cristiana haya coherencia entre liturgia y vida: esta coherencia entre liturgia y vida.
El corazón se llena de fe y de esperanza, pensando en las palabras de Jesús recogidas en el Evangelio: "El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. (Jn 6, 54). Vivamos la Eucaristía con espíritu de fe y de oración, de perdón, de penitencia, de alegría en común, de preocupación por las necesidades de tantos hermanos y hermanas, con la certeza de que el Señor cumplirá lo que ha prometido: ¡la vida eterna! Así sea”.


Tomado de: http://www.news.va/es/news/como-vivimos ... isco-duran

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

El corazón del hombre contemporáneo late en una azorante situación de ansiedad y angustia. El hombre apartado de Dios se encuentra en un callejón sin salida. Desconectado de su origen y su fin, no es extraño que la angustia se apodere de su alma al verse «arrojado» sin rumbo en el torbellino del vivir. Este íntimo desasosiego se acrecienta por la tremenda realidad actual; guerras, miseria, pobreza, inquietudes de todo orden. El mismo creyente siente, a veces, el zarpazo del pesimismo que producen estas circunstancias adversas. Pero no entra en los planes de Dios dejar al hombre abandonado al sufrimiento. Si bien el pecado introdujo el dolor en la tierra como inevitable compañero del hombre, la divina Providencia puso en su humano vivir un elemento de compensación que es necesario revalorizar hoy: la esperanza, cuyo fundamento es la indefectible promesa divina del Redentor universal. La angustia del mundo tiene una solución; Cristo redentor. Fuera de El no hay que buscar la salvación en ningún otro, pues no se ha dado a los hombres otro nombre debajo del cielo por el cual podamos ser salvados (He 4,12).
Quien busca, por encima de todo, como objetivo de su vida, cuestiones que ocurrirán antes de su muerte (ser valorados, triunfar profesionalmente, ganar plata, pasarla bien, disfrutar de bienestar… o cualquier otra cosa del estilo) posiblemente encontrará en el cristianismo un peso; y fácilmente lo considerará como un obstáculo para sus objetivos (porque nos “saca” tiempo, exige ser generosos, honestos, sinceros…).
Pero los cristianos (si hemos entendido bien qué es el cristianismo) no somos cristianos con expectativas solamente terrenales; es decir, para conseguir beneficios materiales o simplemente temporales.
Con San Pablo estamos convencidos que “si sólo para esta vida tenemos puesta la esperanza en Cristo, somos los más desgraciados de todos los hombres” (1 Cor 14,19). Es decir, que seríamos muy tontos si fuéramos cristianos primariamente con la esperanza de ventajas para aquí abajo.
Cristo no es un Mesías temporal: promete la vida eterna. Esta es la razón que impidió a los fariseos reconocerlo y aceptarlo. A los Apóstoles les costó mucho desprenderse de esta visión temporalista del Reino. En su amor a Jesús se mezclaban las mejores intenciones con ambiciones terrenales imbuidas de egoísmo (¡esas discusiones sobre quién sería el mayor cuando por fin se instaurara el Reino!).
El cristianismo es una gran promesa: pero no una promesa chiquitita sino una promesa divina: de plenitud, de gloria, de unión con Dios, de divinización en la participación de la misma vida divina.
Una promesa que trasciende absolutamente esta vida.
Jesús lo repite una y otra vez en el Evangelio: “la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna; y yo lo resucitaré en el último día” (Jn 6,40); “Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna; y yo lo resucitaré en el último día” (Jn 6,54); “Quien cree en el Hijo tiene vida eterna” (Jn 3,36).
El camino no es fácil: la senda es estrecha, la puerta angosta; hay que llevar la cruz no de vez en cuando, sino cada día. Requiere entrega, es exigente… pero al final nos espera la gloria. Y estamos convencidos de que vale la pena. Bien experimentado lo tenía San Pablo –quien sufrió mucho en su vida–: “considero que los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros” (Rom 8,18).
El Reino que Jesús predica es el Reino de los cielos. El mismo día de su muerte Jesús tiene que aclararle a Pilato que su reino no es de este mundo (cfr. Jn 18, 36).
Aquí no hay engaño: no son ventajas temporales lo que se nos ofrece.
El cristiano no busca de Dios primariamente bienes temporales, de los que –para empezar–hay que estar desprendidos para seguir a Cristo.
Esto resulta patente cuando los judíos admirados y felices por haber comido gracias al milagro de la multiplicación de los panes lo buscan para hacerlo rey (con un rey así ¡qué vida maravillosa nos podemos dar!), Jesús desaparece y corrige su entusiasmo: “trabajad no por el alimento que perece, sino por el que dura hasta la vida eterna” (Jn 6,27).
El mismo Jesús que cura algunos enfermos, nos dice “no temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma” (Mt 10,28). Lo corporal no es el principal asunto.
Los bienes temporales no deberían ocupar el primer sitio en nuestras peticiones e intereses. Y cuando los pedimos y buscamos, lo hacemos siempre subordinados a los bienes espirituales y eternos.
La vida del cristiano aquí en la tierra está tejida de sucesos temporales y eternos. Nuestra vida transcurre en el tiempo, pero lo trasciende: se “mete” en la eternidad.
La esperanza de la vida eterna no pone la mirada en un futuro lejano, sino que impregna la vida cotidiana. No es una huida de los problemas de esta vida, refugiándose en un posible mundo futuro, en el que se encuentra un relativo consuelo. No lleva a despreocuparse de las cosas de la tierra, sino que nos ocupemos de ellas por un motivo más elevado.
Nos impulsa a la conquista de ese Reino que no es de este mundo, precisamente en las vicisitudes de aquí abajo.
De manera que la vida terrenal necesita la referencia a la eterna. Sin ella se quedaría vacía. Y la vida eterna se consigue con el compromiso en esta vida.
El Card. Ratzinger explicaba a un grupo de universitarios en España: “Si perdemos completamente de vista lo eterno, entonces también lo intramundano pierde su valor, porque se agota en ese breve período en el que vivimos. Por tanto, también desde un punto de vista humano es necesario abrirse a la eternidad y abrirse a Dios. Ahora bien, si a partir de ahí se descuida lo terreno, entonces se ha entendido de forma equivocada a Dios y a la eternidad, porque precisamente la fe en Dios y la fe en la eternidad lleva a reforzar la responsabilidad por lo terreno, porque en cada momento de mi vida yo voy creando eternidad y si descuido ese devenir terreno, ese hacer eternidad en lo temporal, entro en una contradicción conmigo mismo. Me parece que eso es lo que tenemos que aprender: que sin la eternidad no se puede vivir porque el tiempo se queda vacío, pero que sólo si ese saber de la eternidad llega a llenar plenamente este tiempo, entonces eso adquiere sentido”.
Es un ida y vuelta de referencias.
Hemos sido creados para amar, para alcanzar una plenitud a la que se llega por la entrega de sí. Y en nuestra existencia se verifica la paradoja de que quien busca egoístamente su felicidad no la encontrará nunca.
La Iglesia afirma que el reconocimiento de Dios no se opone en modo alguno a la dignidad humana, ya que esta dignidad tiene en el mismo Dios su fundamento y perfección. Es Dios creador el que constituye al hombre inteligente y libre en la sociedad. Y, sobre todo, el hombre es llamado, como hijo, a la unión con Dios y a la participación de su felicidad. Enseña además la Iglesia que la esperanza escatológica no merma la importancia de las tareas temporales, sino que más bien proporciona nuevos motivos de apoyo para su ejercicio. Cuando, por el contrario, faltan ese fundamento divino y esa esperanza de la vida eterna, la dignidad humana sufre lesiones gravísimas -es lo que hoy con frecuencia sucede-, y los enigmas de la vida y de la muerte, de la culpa y del dolor, quedan sin solucionar, llevando no raramente al hombre a la desesperación. (GES, 21)
Dios, y sólo Dios, es el fundamento de nuestra esperanza; Dios nos ha dado, además, una garantía de nuestra esperanza; pero esa garantía no es visible. No hay ninguna seguridad intramundana para la esperanza del cristiano. Cuando la esperanza de los cristianos se orienta a instituciones y estructuras terrenas, buscando en ellas seguridad y protección, Dios se dedica a destruir lo que los hombres construyen, para que no caigan en la tentación de conceder más honor y valor a sus propias seguridades que a la salvación del alma, para que no se olviden de que la gran tarea del cristiano es hacer que Cristo arraigue y crezca en los corazones, fomentar su honor y la salvación de los hombres, para que llegue el reinado de Dios (Mt. 6, 33).
La garantía de nuestra esperanza, la única válida entre todas es el Espíritu Santo enviado a nuestros corazones por el Padre y por el Hijo. "La Esperanza no quedará confundida, pues el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones por virtud del Espíritu Santo, que nos ha sido dado" (Rm. 5, 5). En el Espíritu y en la virtud de la Fe, esperamos la Esperanza en la gloria futura gracias a la justificación, es decir, en la gloria que podemos esperar en razón de la justificación (Gal. 5, 5; cfr. Rom. 8, 24).
La Esperanza trasciende al individuo; al Cosmos le han sido infundidas fuerzas semejantes a las que han sido derramadas sobre el hombre, que trabajan en la glorificación de la Naturaleza. La
Naturaleza extrahumana está incorporada al destino del hombre; cayó en la maldición por culpa del pecado del hombre; fue abandonada a la caducidad; también debe participar en la gloria de los hijos de Dios.
"Pues sabemos que la Creación entera hasta ahora gime y siente dolores de parto..." (Rm. 08, 22). La figura de este mundo es transitoria; ya están en obra las fuerzas del mundo futuro, presentes
en el mundo; y actuarán hasta que se revele la gloria del mundo después de su transformación.

Tomado de: http://www.mercaba.org/Jesus%20M%20Ball ... eranza.htm
http://es.catholic.net/op/articulos/442 ... tiano.html
http://www.mercaba.org/FICHAS/ESPERANZA ... ologal.htm
henryjpmatos
 
Mensajes: 19
Registrado: Lun Oct 05, 2015 11:54 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor jessicatp » Mar Ene 12, 2016 12:16 pm

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
La Eucaristía es un Misterio de Fe porque requiere y presupone de la fe; es esa fe la que nos da la certeza y confianza de que Cristo se encuentra verdaderamente presente en la Eucaristía así no lo veamos corporalmente, pero por fe creemos que así lo es, porque Jesús no miente.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
La Eucaristía es un acto de amor porque es el mismo Jesucristo quien se nos entrega en un gesto de amor tan sublime y sincero, la Eucaristía nos muestra el amor infinito de un Padre de lleno de misericordia entrega a su hijo predilecto para la redención del mundo entero

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
La esperanza es atacada por dos enemigos:

Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado.

Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación.
jessicatp
 
Mensajes: 26
Registrado: Mié Oct 21, 2015 2:15 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor AlmaLopez » Mar Ene 12, 2016 12:42 pm

3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes.

1.- Porqué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?
R.- Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
Ya que es Cristo a quien se celebra en la Eucaristía y es Cristo quien habla en las lecturas y escuchamos su voz, además Cristo está presente bajo las especies de pan y vino que después de la consagración se convierten en el Cuerpo y Sangre de Jesucristo a través del envío del Espíritu Santo.
Jesucristo vivía día a día entregado a los demás, vivía las exigencias de la Eucaristía. Donación y banquete que alimenta. Sacrificio que se ofrece, presencia que consuela.
Solo con la fe y desde la fe, comulgando obtendremos los frutos que Él nos quiere dar.


2.- Porque la Eucaristía es un acto de Amor?
R.- Es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la tierra.
EUCARISTIA = SACRAMENTO DE AMOR
En la Eucaristía Dios se entrega y se dona completamente a nosotros y nos lo demuestra al invitarnos al banquete “vengan, esta todo preparado. El Rey ha mandado matar el mejor cordero que tenía, vengan y entren”.
Antes del banquete limpia y purifica nuestro corazón delicadamente, ya en el banquete como comunidad fraterna nos deseamos la paz, Ël nos da su tiempo en charla amena, seria, provechosa y enriquecedora, atento a cada uno de nosotros mediante su palabra., nos acepta lo poco que hemos traído al banquete para ofrecerle, se queda con nosotros real y sacramentalmente con amor humilde y se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros.

3.- Porqué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
R.- ESPERANZA VIRTUD DEL CAMINANTE
Se ha perdido por:
LA PRESUNCIÓN:- al decir que “Dios es demasiado bueno para condenarme” y descuido el cumplir los mandamientos.
Al presumir de nuestras propias fuerzas por soberbia y ponernos en medio de los peligros y ocasiones de pecado.
El desaliento y desesperación.- Algunas veces vencidos en la lucha o atormentados por escrúpulos, desanimados pensamos que jamás se podrá enmendar y se dice: “yo ya no puedo”.

DE LA EUCARISTIA OBTENEMOS FUERZAS PARA SOCORRER NUESTRAS NECESIDADES.

Martha Cecilia Morales.

Cd. Victoria, Tam., a 12 de Enero de 2016.
AlmaLopez
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Oct 12, 2015 12:54 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Bonissa » Mar Ene 12, 2016 1:11 pm

1.¿Por qué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?

Por que se nos dice que es Cristo quien celebra la Eucaristía, y vemos a un hombre subir las gradas del altar, y oímos una voz humana, y vemos un rostro humano y unas facciones humanas. Porque
se nos dice que asistimos al Calvario, al Viernes Santo, y vemos unas paredes frías, unos bancos o sillas. Porque se nos dice que Dios nos habla en las lecturas, y escuchamos una voz humana, a veces femenina, a veces masculina. Porque se nos dice que todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, y nosotros sólo vemos unas velas, un mantel y unos monaguillos, y gente de carne y hueso. Porque se nos dice que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino, y nuestros ojos no ven nada, sólo oímos una voz humana, a veces entrecortada por sollozos o por algún ruido de niños. Porque se nos dice que, después de la consagración, ese trozo de pan que vemos es el Cuerpo de Cristo, y nos sabe a pan, y sólo a pan, y vemos pan, sólo pan. Y sin embargo, ¡es verdaderamente el cuerpo de Cristo! Porque
se nos dice que somos una comunidad de hermanos, y vemos a veces a gente extraña, que ni siquiera conocemos y con la que no siempre estamos en plena comunión. Porque se nos dice que la Misa termina en misión, y resulta que yo termino igual, vuelvo a casa a hacer lo mismo de siempre, a la rutina de siempre, a las penas de siempre, a los sufrimientos de siempre.
Sí, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.


2.¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

Porque ¡El amor es entrega y donación! Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.

3.¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

Por que esta esperanza es atacada por dos enemigos. la presunción que consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado y el desaliento y la desesperación, tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación.
Bonissa
 
Mensajes: 15
Registrado: Vie Oct 02, 2015 12:04 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Eliana Almonte » Mar Ene 12, 2016 2:03 pm

1. POR QUE LLAMAMOS A LA EUCARÍSTICA MISTERIO DE FE?

Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Solo quien tiene fe, podrá penetrar este misterio para vivirla y disfrutarla. Requiere un impulso de fe siempre renovado, un salto de lo visible a lo invisible.

2. POR QUE LA EUCARISTÍA ES UN ACTO DE AMOR?

Es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la tierra. Se le ha llamado el "sacramento del amor". Como una madre alimenta a su hijo con su misma vida, cuerpo y sangre, así Dios-Padre nos alimenta con el cuerpo y la sangre de Cristo, para que tengamos vida en abundancia. El amor es entrega y donación. En la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente.

3. POR QUE SE HA PERDIDO LA VIRTUD DE LA ESPERANZA ENTRE LOS HOMBRES?

la esperanza causa el deseo del cielo y de la posesión de Dios. Acrecienta nuestras fuerzas con miras al premio que excederá las expectativas. Nos da ánimo y constancia para perseverar y conseguir la victoria. Esta esperanza es atacada por dos enemigos: la presunción (esperar sin poner de nuestra parte. El Señor nos promete la victoria, pero espera que luchemos por alcanzarla); finalmente, por el desaliento y la desesperación. otros, por pura ignorancia.
Eliana Almonte
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Oct 12, 2015 11:56 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Luis C Abad » Mar Ene 12, 2016 2:11 pm

1. La Eucaristía es Misterio de Fe porque requiere y presupone la fe, Sin fe, ninguno de los elementos de la Eucaristía: el celebrante que oficia in persona christi, el pan y el vino que se nos da y son Cuerpo y Sangre de Cristo, la Palabra de Dios que se proclama, el perdón de los pecados, el envío en misión, etc. pueden cumplirse y tener su efecto santificador en nosotros si no estuvieran precedidos y alimentados por la fe.
2. La Eucaristía es un acto de amor porque es el mismo Dios Hijo el que se nos entrega en Cuerpo, Alma y Divinidad, gratuitamente, para alimentarnos, fortalecernos y acompañarnos en nuestro caminar. Dios mismo se hospeda en nuestra alma y permanece en ella hasta que nosotros mismos lo abandonamos al caer en tentación y pecar gravemente.
3. La virtud de la esperanza se debilita o se pierde cuando erróneamente presumimos que la Misericordia de Dios es tan grande que descuidamos el cumplimiento de los Mandamientos pensando en que nunca se nos condenará. El Señor nos ayuda a vencer las tentaciones pero nosotros debemos velar, orar y poner todo de nuestra parte. El viejo refrán A Dios rogando y con el mazo dando, lo dice todo. Otro factor es la desesperación que se hace presa en nosotros cuando pensamos que no podemos superar nuestras debilidades. Ahí es, precisamente, cuando la Eucaristía frecuente actúa y restaura la esperanza.
Luis C Abad
 
Mensajes: 13
Registrado: Jue Oct 08, 2015 8:19 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Emilio Nunez » Mar Ene 12, 2016 2:33 pm

3.3 Eucaristia fuente de virtudes cristianas
Para ti, ¿qué es la humildad? ¿Cómo se hace presente en la eucaristía?
Para mi humildad es la base de todas las virtudes, es lo opuesto a la soberbia, la humildad se hace presente cuando se convierte en el cuerpo y sangre de cristo, porque cristo vivo es la mera humildad verdadera, poniendo el ejemplo.
¿Por qué la Eucaristía es fuente de alegría?
La Eucaristía es fuente de alegría porque en ella vemos y festejamos la alianza y encontramos al que nos derrimió, salvó, al que nos dio una vida nueva,
¿Cuál es la virtud más grande de las almas y por qué? Y esta virtud, ¿qué relación tiene con la Eucaristía?
La virtud mas grande de las almas es la generosidad porque en ella encuentran la satisfacción y la alegría en dar que en el recibir, ayuda, consuela, ama, la relación con la Eucaristia es que debemos dar lo mismo y seguir el ejemplo de Dios ya que Dios primero es generoso, misericordioso, compasivo.
¿Por qué el perdón se relaciona con la Eucaristía?
El perdón se relaciona con la Eucaristía porque en ese sacrificio le imploramos el perdón y pedimos que nos libere de todas nuestras culpas al Señor, al hacerse presente cristo y su sangre en la Eucaristía nos derrama su perdón y misericordia, al mismo tiempo nos alimenta espiritualmente.
Emilio Nunez
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Sep 29, 2015 1:51 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor Javier Castro » Mar Ene 12, 2016 2:41 pm

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
También la eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Se está perdiendo mucho la esperanza, esa virtud que nos da alegría, optimismo, ánimo, que nos hace tender la vista hacia el cielo, donde se realizarán todas las promesas. La esperanza es la virtud del caminante.
Javier Castro
 
Mensajes: 19
Registrado: Mar Oct 06, 2015 11:12 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor gache » Mar Ene 12, 2016 3:02 pm

por JORGE CORNEJO » 12 Ene 2016 11:21

1. Para ti, ¿qué es la humildad? ¿Cómo se hace presente en la eucaristía?
La humildad es la virtud que modera el apetito que tenemos de la propia excelencia, del propio valer. Es una virtud que nos lleva a reconocer la grandeza de Dios y, al mismo tiempo, al conocimiento exacto de nosotros mismos, procurando para nosotros la oscuridad y el justo aprecio por amor a Cristo.
La humildad es una virtud que sabe reconocer lo bueno que hay en nosotros, para agradecer a Dios de quien viene todo lo bueno que somos y tenemos, sin apropiarnos nada. Sabe reconocer los propios límites y defectos, no para desanimarse, sino para superarlos con la ayuda de Dios.

2. ¿Por qué la Eucaristía es fuente de alegría?
Pero hay una alegría secreta e íntima en la eucaristía. Es fracción del pan, banquete. Nos encontramos en comunidad. La comida produce euforia. Quien participa de la misa debería experimentar esa euforia y alegría espiritual. Es el clima de la vida cristiana. ¡Nunca nos faltará!
Por eso Jesús escogió el signo del vino y el vino alegra el corazón.
Caná es el primer anuncio del Nuevo Testamento de la eucaristía: el agua se convirtió en vino. El vino alegra el corazón del hombre, dice la Sagrada Escritura. La parábola del festín es otro anuncio: "Venid y comed”. Cuando uno come está satisfecho y feliz. A un banquete va la gente feliz y risueña.
La eucaristía es fuente de alegría porque festeja la Alianza que hizo Jesús con nosotros, porque es imagen del banquete celestial, porque da sentido a nuestros dolores ofrecidos al Señor. "Vuestra tristeza se convertirá en alegría” (Jn. 16, 20).
Es una alegría que se abre a los demás, para compartir con ellos un gozo superior a los demás.

3. ¿Cuál es la virtud más grande de las almas y por qué?
La generosidad es la virtud de las almas grandes, que encuentran la satisfacción y la alegría en el dar más que en el recibir. La persona generosa sabe dar ayuda material con cariño y comprensión, y no busca a cambio que la quieran, la comprendan y la ayuden. Da y se olvida que ha dado.
El dar ensancha el corazón y lo hace más joven, con mayor capacidad de amar. Cuanto más damos, más nos enriquecemos interiormente.
¿Con quién tenemos que ser generosos? Con todos. Con Dios. Con los demás, sobre todo con los más necesitados.
Manifestaciones de una persona generosa:
Sabe olvidar con prontitud los pequeños agravios.
Tiene comprensión y no juzga a los demás.
Se adelanta a los servicios menos agradables del trabajo y de la convivencia.
Perdona con prontitud todo y siempre.
Acepta a los demás como son.
Da, sin mirar a quién.
Da hasta que duela.
Da sin esperar.



4. Y esta virtud, ¿qué relación tiene con la Eucaristía?
Hagamos ahora la relación eucaristía y generosidad.

Generosidad, primero, por parte de Dios.


Generoso es Dios que nos ofrece este banquete de la eucaristía y nos sirve, no cualquier alimento, sino el mejor alimento: su propio Hijo.
Generoso es Dios porque no se reserva nada para Él. 


Generoso es Dios en su misericordia al inicio de la misa, que nos recibe a todos arrepentidos y con el alma necesitada.
Generoso es Dios cuando nos ofrece su mensaje en la liturgia y lo va haciendo a lo largo del ciclo litúrgico. 


Generoso es Dios cuando considera fruto de nuestro trabajo lo que en realidad nos ha dado Él; pan, vino, productos de nuestro esfuerzo.
Generoso es Dios cuando no mira la pequeñez y mezquindad de nuestro corazón al entregarle esa poca cosa, y Él la ennoblece y diviniza convirtiéndola en el cuerpo y la sangre de su querido Hijo. 


Generoso es Dios que nos manda el Espíritu Santo para que realice ese milagro portentoso. El Espíritu Santo es el don de los dones.
Generoso es Dios cuando acoge y recibe todas nuestras intenciones, sin pedir pago ni recompensa.
Generoso es Dios cuando nos ofrece su paz, sin nosotros merecerla. 


Generoso es Dios cuando se ofrece en la Comunión a los pobres y ricos, cultos e ignorantes, pequeños, jóvenes, adultos y ancianos. Y se ofrece a todos en el Sagrario como fuente de gracia. 


Generoso es Dios, que va al lecho de ese enfermo como viático o como Comunión, para consolarlo y fortalecerlo.
Generoso es Dios que está día y noche en el Sagrario, velando, cuidándonos, sin importarle nuestra indiferencia, nuestras disposiciones, nuestra falta de amor. 


Generoso es Dios que se reparte y se comparte en esos trozos de Hostia y podemos partirlo para que alcance a cuántos vienen a comulgar. Es todo el símbolo de darse sin medida, sin cuenta, y en cada trozo está todo Él entero.
Generoso es Dios que no se reserva nada en la eucaristía. 

Y en todas partes, latitudes, continentes, países, ciudades, pueblos, villas que se esté celebrando una misa, Él, omnipotente, se da a todos y todo Él. Y no por ser un pequeño pueblito escondido en las sierras deja de darse completamente. ¿Puede haber alguien más generoso que Dios?


Segundo, generosidad por parte de nosotros. 

Aquí, a la Eucaristía, hemos venido trayendo también nuestra vida, con todo lo que tiene de luces y sombras, y se la queremos dar toda entera a Dios. Le hemos dado nuestro tiempo, nuestro cansancio, nuestro amor, nuestros cinco panes y dos pescados, como el niño del evangelio. Es poco, pero es lo que somos y tenemos.

Hemos venido con espíritu generoso para dar, en el momento de las lecturas, toda nuestra atención, reverencia, docilidad, obediencia, respeto.
En el momento del ofertorio hemos puesto en esa patena todas nuestras ilusiones, sueños, alegrías, problemas, tristezas. En el momento de la colecta se nos ofrece una oportunidad para ser generosos. En el momento de la paz se nos ofrece una oportunidad para saludar a quien tal vez está a nuestro lado y hace tiempo que no saludamos. Salimos con las manos llenas para repartir estos dones de la eucaristía.

En fin, la Eucaristía es el sacramento de la máxima generosidad de Dios, que nos llama e invita a nuestra generosidad con Él y con el prójimo. Jesús eucaristía, abre nuestro corazón a la generosidad.

5. ¿Por qué el perdón se relaciona con la Eucaristía?
Recordemos que uno de los fines de la eucaristía y de la misa es el propiciatorio, es decir, el de pedirle perdón por nuestros pecados. La misa es el sacrificio de Jesús que se inmola por nosotros y así nos logra la remisión de nuestros pecados y las penas debidas por los pecados, concediéndonos la gracia de la penitencia, de acuerdo al grado de disposición de cada uno. Es Sangre derramada para remisión de los pecados, es Cuerpo entregado para saldar la deuda que teníamos.
Mateo 18, 21-55 nos evidencia la gran deuda que el Señor nos ha perdonado, sin mérito alguno por nuestra parte, y sólo porque nosotros le pedimos perdón. Y Él generosamente nos lo concedió: "El Señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda”. Así es Dios, perdonador, misericordioso, clemente, compasivo. Es el atributo más hermoso de Dios. Ya en el Antiguo Testamento hay atisbos de esa misericordia de Dios, pero en general regía la ley del Talión: ojo por ojo y diente por diente.
Se compadece de su pueblo y forma un pacto con él. Se compadece de su pueblo y lo libra de la esclavitud. Se compadece de su pueblo y le da el maná, y es columna de fuego que lo protege durante la noche. Se compadece y envía a su Hijo Único como Mesías salvador de nuestros pecados. Y Dios, en Jesús, se compadece de nosotros y nos da su perdón, no sólo en la confesión sino también en la eucaristía.
¿Qué nos perdona Dios en la eucaristía?
Nuestros pecados veniales. Nuestras distracciones, rutinas, desidias, irreverencias, faltas de respeto. Él aguanta y tolera el que no valoremos suficientemente este Santísimo Sacramento.
En la misma misa comenzamos con un acto de misericordia, el acto penitencial ("Reconozcamos nuestros pecados”). En el Gloria: "Tú que quitas el pecado del mundo...”. Después del Evangelio dice el sacerdote: "Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados...”. En el Credo, decimos todos: "Creo en el perdón de los pecados....”. Después de las ofrendas y durante el lavatorio el sacerdote dice en secreto: "lava del todo mi delito, Señor, limpia mis pecados”. En la Consagración, "...para el perdón de los pecados”. "Ten misericordia de todos nosotros . . .” En el Padrenuestro: "perdona nuestras ofensas . . .”. "Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo . . .”.
Por tanto, la misa está permeada de espíritu de perdón y contrición.
La eucaristía nos invita a nosotros al perdón, a ofrecer el perdón a nuestros hermanos. La escena del Evangelio (cf Mt. 18, 21-55) es penosa: el siervo perdonado tan generosamente por el amo, no supo perdonar a un siervo que le debía cien denarios, cuando él debía cien mil.
El perdón es difícil. Tenemos una naturaleza humana inclinada a vengarnos, a guardar rencores, a juzgar duramente a los demás, a ver la pajita en el ojo del hermano y a no ver la traba que tenemos en nuestros ojos. Perdonar es la lección que no nos da ni el Antiguo Testamento no las civilizaciones más espléndidas que han existido y que han determinado nuestra cultura: la civilización grecolatina. Sólo Jesús nos ha enseñado y nos ha pedido perdonar.
¿Cómo debe ser nuestro perdón a los demás?
Rápido, si no se pudre el corazón. Universal, a todos. Generoso, sin ser mezquino y darlo a cuentagotas. De corazón, de dentro. Ilimitado.
No olvidemos que Dios nos perdonará en la medida en que nosotros perdonamos. Si perdonamos poco, Él nos perdonará poco. Si no perdonamos, Él tampoco nos perdonará. Si perdonamos mucho, Él nos perdonará mucho.
Vayamos a la eucaristía y pidamos a Jesús que nos abra el corazón y ponga en él una gran capacidad de perdonar. María, llena de misericordia, ruega por nosotros.
JORGE CORNEJO

Mensajes: 15
Registrado: 06 Oct 2015 13:56
Arriba
Re: 3.3 Eucaristía fuente de virtudes cristianas
Nuevo mensajepor Javier Castro » 12 Ene 2016 13:37

Para ti, ¿qué es la humildad? ¿Cómo se hace presente en la eucaristía?
La humildad es la virtud que modera el apetito que tenemos de la propia excelencia, del propio valer. Es una virtud que nos lleva a reconocer la grandeza de Dios y, al mismo tiempo, al conocimiento exacto de nosotros mismos, procurando para nosotros la oscuridad y el justo aprecio por amor a Cristo.La eucaristía es el sacramento del abajamiento, del ocultamiento. Más no podía bajar Dios. Él, que podría manifestarse en el esplendor de su gloria divina, se hace presente del modo más humilde. Se pone al servicio de la humanidad, siendo Él el Señor.

¿Por qué la Eucaristía es fuente de alegría?
Porque festeja la Alianza que hizo Jesús con nosotros, porque es imagen del banquete celestial, porque da sentido a nuestros dolores ofrecidos al Señor. "Vuestra tristeza se convertirá en alegría” (Jn. 16, 20).

¿Cuál es la virtud más grande de las almas y por qué? Y esta virtud, ¿qué relación tiene con la Eucaristía?
La generosidad es la virtud de las almas grandes, que encuentran la satisfacción y la alegría en el dar más que en el recibir. La persona generosa sabe dar ayuda material con cariño y comprensión, y no busca a cambio que la quieran, la comprendan y la ayuden. Da y se olvida que ha dado.

¿Por qué el perdón se relaciona con la Eucaristía?
Porque la eucaristía nos invita a nosotros al perdón, a ofrecer el perdón a nuestros hermanos. La escena del Evangelio (cf Mt. 18, 21-55) es penosa: el siervo perdonado tan generosamente por el amo, no supo perdonar a un siervo que le debía cien denarios, cuando él debía cien mil.
Javier Castro

Mensajes: 15
Registrado: 06 Oct 2015 10:12
Arriba
Re: 3.3 Eucaristía fuente de virtudes cristianas
Nuevo mensajepor Emilio Nunez » 12 Ene 2016 13:38

3.3 Eucaristia fuente de virtudes cristianas
Para ti, ¿qué es la humildad? ¿Cómo se hace presente en la eucaristía?
Para mi humildad es la base de todas las virtudes, es lo opuesto a la soberbia, la humildad se hace presente cuando se convierte en el cuerpo y sangre de cristo, porque cristo vivo es la mera humildad verdadera, poniendo el ejemplo.
¿Por qué la Eucaristía es fuente de alegría?
La Eucaristía es fuente de alegría porque en ella vemos y festejamos la alianza y encontramos al que nos derrimió, salvó, al que nos dio una vida nueva,
¿Cuál es la virtud más grande de las almas y por qué? Y esta virtud, ¿qué relación tiene con la Eucaristía?
La virtud mas grande de las almas es la generosidad porque en ella encuentran la satisfacción y la alegría en dar que en el recibir, ayuda, consuela, ama, la relación con la Eucaristia es que debemos dar lo mismo y seguir el ejemplo de Dios ya que Dios primero es generoso, misericordioso, compasivo.
¿Por qué el perdón se relaciona con la Eucaristía?
El perdón se relaciona con la Eucaristía porque en ese sacrificio le imploramos el perdón y pedimos que nos libere de todas nuestras culpas al Señor, al hacerse presente cristo y su sangre en la Eucaristía nos derrama su perdón y misericordia, al mismo tiempo nos alimenta espiritualmente.
Emilio Nunez

Mensajes: 13
Registrado: 29 Sep 2015 12:51
Arriba


or Edgardo41 » 07 Ene 2016 17:04

Participación en el Foro : 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes Teologales
Edgardo41

1.-¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Así, se nos dice que es Cristo quien celebra la Eucaristía, y vemos a un hombre subir las gradas del altar, y oímos una voz humana, y vemos un rostro humano y unas facciones humanas. ¡Qué fe! Y en la misma forma se nos dice que asistimos al Calvario, al Viernes Santo, y vemos unas paredes frías, unos bancos o sillas. ¡Qué fe!Se nos dice que Dios nos habla en las lecturas, y escuchamos una voz humana, a veces femenina, a veces masculina. ¡Qué fe! Se nos dice que todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, y nosotros sólo vemos unas velas, un mantel y unos monaguillos, y gente de carne y hueso. ¿Dónde se han escondido los ángeles? ¡Qué fe! Se nos dice que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino, y nuestros ojos no ven nada, sólo oímos una voz humana, a veces entrecortada por sollozos o por algún ruido de niños. ¡Qué fe!
Se nos dice que, después de la consagración, ese trozo de pan que vemos es el Cuerpo de Cristo, y nos sabe a pan, y sólo a pan, y vemos pan, sólo pan. Y sin embargo, ¡es verdaderamente el cuerpo de Cristo!¡Qué fe! Se nos dice que somos una comunidad de hermanos, y vemos a veces a gente extraña, que ni siquiera conocemos y con la que no siempre estamos en plena comunión. ¡Qué fe!
Se nos dice que la Misa termina en misión, y resulta que yo termino igual, vuelvo a casa a hacer lo mismo de siempre, a la rutina de siempre, a las penas de siempre, a los sufrimientos de siempre.
De tal manera, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.



2.-¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
Por que la Eucaristía es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.
En otros términos, ha sido llamada el "Sacramento del Amor", porque en ella el amor de Cristo se desbordó hasta lo indecible, como nos dice el Concilio de Trento: "Nuestro Salvador instituyó este Sacramento en el cual echó el resto de las riquezas de su divino amor para con los hombres, dejándonos un monumento de sus maravillas". Igualmente, al respecto, el Papa León XIII dirá por su cuenta: "La Santísima Eucaristía es el don divinísimo salido de lo más íntimo del Corazón del mismo Redentor, que quería esta estrechísima unión con los hombres". Y comentará el Beato Federico Ozanam: "En la Eucaristía se consuma el supremo abrazo de Cristo con los hombres". Estas expresiones no son algo que nos inventemos nosotros,

3.-¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Hemos estudiado que la esperanza causa en nosotros el deseo del cielo y de la posesión de Dios; y que el deseo comunica al alma el ansia, el impulso, el ardor necesario para aspirar a ese bien deseado y sostiene las energías hasta que alcanzamos lo que deseamos. Igualmente que la esperanza nos da el ánimo y la constancia que aseguran el triunfo. Así como no hay cosa que más desaliente que el luchar sin esperanza de conseguir la victoria, tampoco hay cosa que multiplique las fuerzas tanto como la seguridad del triunfo. Esta certeza nos da la esperanza.
Pero los hombres se han dejado atacar y vencer por dos “grandes enemigos”: Presunción y el
Desaliento y la desesperación. Que ya las hemos estudiado exhautivamente.
Pero, cuántas frases podríamos entresacar de la Biblia que nos servirían de mucho para no perder esa virtud, tales, como :! "Dichoso el que confía en el Señor, y cuya esperanza es el Señor...Dios mío confío en Ti...No dejes confundida mi esperanza...Tú eres mi esperanza, Tú eres mi refugio, en tu Palabra espero...No quedará frustrada la esperanza del necesitado...Mi alma espera en el Señor, como el centinela la aurora”.
etc.
Edgardo41

Mensajes: 13
Registrado: 12 Oct 2015 16:08
Arriba
Re: Participación Foro : 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes
Nuevo mensajepor Makarena » 08 Ene 2016 20:25

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
PORQUE LA EUCARISTÍA REQUIERE Y PRESUPONE LA FE.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
NOS INTRODUCE A LA INTIMIDAD DE LA CONSAGRACIÓN, DONDE SE REALIZA LA SUPREMA LOCURA DE AMOR: MANDA SU ESPÍRITU PARA TRANSFORMAR ESE PAN Y ESE VINO EN EL CUERPO Y SANGRE DE SU HIJO. Y SE QUEDA AHÍ PARA NOSOTROS REAL Y SACRAMENTALMENTE, BAJO LAS ESPECIES DEL PAN Y DEL VINO. ¡PERO ES ÉL! ¡QUÉ AMOR OMNIPOTENTE, QUÉ AMOR HUMILDE!
NO TIENE REPAROS EN QUEDARSE REDUCIDO A ESAS SIMPLES DIMENSIONES. Y BAJA PARA TODOS, EN TODOS LOS LUGARES Y CONTINENTES, EN TODAS LAS ESTACIONES. INDEPENDIENTEMENTE DE QUE SE LE ESPERE O NO, QUE SE LE ANHELE O NO, QUE SE LE VAYA A CORRESPONDER O NO. EL AMOR NO SE MIDE, NO CALCULA. EL AMOR SE DA, SE OFRECE.
Y, FINALMENTE, EN EL MOMENTO DE LA COMUNIÓN SE HOSPEDA EN NUESTRA ALMA Y SE HACE UNO CON NOSOTROS. NO ES ÉL QUIEN SE TRANSFORMA EN NOSOTROS; SINO NOSOTROS EN ÉL. ¡QUÉ MISTERIO DE AMOR! ¡QUÉ DIÁLOGOS DE AMOR PODEMOS ENTABLAR CON ÉL!


3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
PRESUNCIÓN: CONSISTE EN ESPERAR DE DIOS EL CIELO Y TODAS LAS GRACIAS NECESARIAS PARA LLEGAR A ÉL SIN PONER DE NUESTRA PARTE LOS MEDIOS QUE NOS HA MANDADO. SE DICE "DIOS ES DEMASIADO BUENO PARA CONDENARME” Y DESCUIDAMOS EL CUMPLIMIENTO DE LOS MANDAMIENTOS. OLVIDAMOS QUE ADEMÁS DE BUENO, ES SERIO, JUSTO Y SANTO. PRESUMIMOS TAMBIÉN DE NUESTRAS PROPIAS FUERZAS, POR SOBERBIA, Y NOS PONEMOS EN MEDIO DE LOS PELIGROS Y OCASIONES DE PECADO. SÍ, EL SEÑOR NOS PROMETE LA VICTORIA, PERO CON LA CONDICIÓN DE QUE HEMOS DE VELAR Y ORAR Y PONER TODOS LOS MEDIOS DE NUESTRA PARTE.


DESALIENTO Y DESESPERACIÓN: HARTO TENTADOS Y A VECES VENCIDOS EN LA LUCHA, O ATORMENTADOS POR LOS ESCRÚPULOS, ALGUNOS SE DESANIMAN, Y PIENSAN QUE JAMÁS PODRÁN ENMENDARSE Y COMIENZAN A DESESPERAR DE SU SALVACIÓN.


por Juana2015 » 11 Ene 2016 18:29

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?

La Eucaristía es un misterio de fe, y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla. Jesús siempre exigió la fe en la Eucaristía. Sólo con la fe y desde la fe, comulgando obtendremos los frutos que Él nos quiere dar. Si no, sólo recibimos un trozo de pan, pero sin ningún fruto. La Eucaristía requiere un impulso de fe siempre renovado. Hay que dar un gran salto, de lo visible a lo invisible. Esto se da en cada Sacramento. Ese salto es la fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

Es "el Sacramento del amor” porque así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

La esperanza nos da el ánimo y la constancia que aseguran el triunfo pero esta es atacada por dos enemigos:
• Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo, y de recibir todas las gracias necesarias para llegar a Él, sin poner de nuestra parte esfuerzo. Confiamos que "Dios es demasiado bueno para condenarme” y descuidamos el cumplimiento de los Mandamientos.

• Desaliento y desesperación: harto, tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo”.


por pameale5 » 09 Ene 2016 22:07

1¿POR QUE LLAMAMOS A LA EUCARISTÍA "MISTERIO DE FE"
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe .
Si,la Eucaristía es misterio de fe ,y solo quien tiene Fe ,podrá entrar en la tercera dimensión que se requiere para vivir la y disfrutarla ,
La Eucaristía es un PAN que se ofrece ,una SANGRE que se derrama y limpia ,una presencia que conforta y consuela.

2¿ POR QUE LA EUCARISTÍA ES UN ACTO DE AMOR?
La Eucaristía es gesto de Amor ....es mas ,es el gesto de amor mas sublime que nos dejo . Jesús aquí en la tierra.A la Eucaristía se le ha llamado"EL SACRAMENTO DEL AMOR"por antonomasia.Por amor Jesús se entrega por nosotros ,también Dios no se ahorra nada y nos da todo:CUERPO,ALMA,SANGRE ,y DIVINIDAD de su HIJO en la EUCARISTÍA.

3¿POR QUE SE HA PERDIDO LA VIRTUD DE LA ESPERANZA ENTRE LOS HOMBRES? por dos grandes errores contra la esperanza que es:

Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a EL sin poner de nuestra parte los medios que lo han mandados (los mandamientos).

Desaliento y Desesperación: harto tentados y a veces vencido en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman ,piensan que jamas podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación "YO YA NO PUEDO". :o
pameale5

Mensajes: 8
Registrado: 18 Oct 2015 16:11
Arriba
Re: 3.2 EUCARISTÍA FUENTE DE VIRTUDES
Nuevo mensajepor laura b. » 10 Ene 2016 12:40

1.- ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque solo con fé podemos comprender todo lo que sucede y que nuestros ojos no pueden ver ni nuestros sentidos pueden percibir.
La eucaristía es un misterio de fe, y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.

2.- ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
Porque en la Eucaristía Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo.
Porque en la Eucaristía Jesús se queda con nosotros, para alimentarnos con Su Cuerpo, se queda de esa manera tan sencilla que es en la forma de pan, se queda encerrado en los Sagrarios en donde muchas veces experimenta tanta soledad, esperándonos siempre para darnos una vez más todo Su Amor.

3.- ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Por la presunción, que lleva a pensar que como Dios es bueno, serio, justo y santo, no va a condenarnos, aunque descuidemos el cumplimiento de sus mandamientos y no pongamos nada de nuestra parte en los medios que Él nos ha mandado.
Por el desaliento y la desesperación, que nos lleva a vencernos, a desanimarnos y a pensar que ya no tenemos enmienda.
laura b.

Mensajes: 22
Registrado: 22 Jul 2009 08:35
Arriba
Re: 3.2 EUCARISTÍA FUENTE DE VIRTUDES
Nuevo mensajepor DARBY » 11 Ene 2016 10:21

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de fe"?
R: La Eucaristía es un misterio de fe por las siguientes razones:
a. es Cristo quien celebra la Eucaristía,
b. porque asistimos al Calvario, el viernes santo,
c. porque Dios nos habla en las lecturas,
d. porque todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar,
e. porque Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino,
f. porque, después de la consagración, ese trozo de pan que vemos es el Cuerpo de Cristo,
Sí, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un Acto de Amor?
R: La eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia. Es un gesto de amor porque Jesús prefirió estar encerrado en los sagrarios y estar con los hombres y eso es un Acto Sublime de Amor. ¡El amor es entrega y donación! Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.

3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
R: La Virtud e la esperanza, que causa en nosotros el deseo del cielo y la posesión de Dios se esta perdiendo por varias razones:
a. La Presunción: que consiste en esperar de Dios sus gracias y bendiciones sin merecerlo y sin poner el más mínimo esfuerzo en nuestra salvación.
b. El desaliento y la desesperación que nos hace pensar que como somos pecadores ya no tenemos salvación y Dios no nos puede perdonar. Pero sobre todo por:
c. La arrogancia y la prepotencia de pensar de que lo podemos hacer todo sin Dios y nos alejamos de El deliberadamente.
quedarse encerrado en los Sagrarios para estar con el hombre; prefirió la tierra a estar en el cielo
DARBY

Mensajes: 12
Registrado: 06 Oct 2015 16:48
Arriba
Re: 3.2 EUCARISTÍA FUENTE DE VIRTUDES
Nuevo mensajepor fsogre » 11 Ene 2016 10:45

1.- ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?

Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.
El Misterio pede definirse como la revelación dada Dios todo poderoso y aceptado por los hombre en plena humildad y confianza. Esto se logra a través de la intimidad con el Señor.

2.- ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.
¿Qué le movió a quedarse con nosotros? ¿Qué le movió a darnos su cuerpo? ¿Qué le movió a hacerse pan tan sencillo? ¿A encerrarse en esa cárcel, que es cada Sagrario? ¿A dejar el Cielo, tranquilo y limpio, y bajar a la Tierra, que es un valle de lágrimas y sufrimientos sin fin? ¿A dejar el calor de su Padre Celestial y venir a esta tierra tibia, a veces gélida, y experimentar la soledad en tantos Sagrarios? ¿A despojarse de sus privilegios divinos y dejarlos a un lado para revestirse de ropaje humilde, sencillo, pobre, como es el ropaje del pan y vino?

Solo puede ser entendido en base al amor que Dios nos tiene como su creacion y aceptar que somos sus hijos.

3.- ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

La esperanza se pierde o es atacada por:

La Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Se dice "Dios es demasiado bueno para condenarme” y descuidamos el cumplimiento de los Mandamientos. Olvidamos que además de bueno, es serio, justo y santo. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Sí, el Señor nos promete la victoria, pero con la condición de que hemos de velar y orar y poner todos los medios de nuestra parte.


El Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos (dudas, temores, prejuicios), algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo”. 


fsogre

Mensajes: 13
Registrado: 19 Sep 2015 11:56
Arriba
Re: 3.2 EUCARISTÍA FUENTE DE VIRTUDES
Nuevo mensajepor Kenia Ortiz Freire » 11 Ene 2016 18:14

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Sólo el que tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
La Eucaristía es un acto de amor que nos dejó Jesús, a la Eucaristía se le ha llamado también “Sacramento del amor” por antonomasia. Dios nuestro Padre nos alimenta con el cuerpo y sangre de su mismo Hijo Jesucristo para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la Eucaristía.

3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Partimos de esta frase: “La Eucaristía se nos da para fortalecer nuestra esperanza. Mientras haya una Iglesia abierta con el Santísimo, hay ilusión, amistad. ”
El Bto. Manuel González nos dijo: La raíz de todo mal es el abandono del Sagrario, de Jesús en la Eucaristía, mientras no nos volvamos al Santísimo no abra esperanza para el no cristiano.
El cardenal Nguyen van Thuan, nos cuenta su experiencia grandiosa con el Santísimo. Sin lugar a duda solo Él nos da fuerzas y esperanza.
Además, el documento nos habla que existe dos grandes males: la presunción y el desaliento y la desesperación. A estos dos errores responde también la eucaristía.

 ¿Qué tiene que decir la eucaristía a la presunción? 

"Sin mi pan, no podrás caminar, sin mi fuerza no podrás hacer el bien, sin mi sostén caerás en los lazos de engaños del enemigo.” Sin este alimento que se nos da gratuito no podremos caminar ni tendremos fuerzas para hacer el bien. Desgraciadamente se han olvidado de Jesús presente en la Eucaristía que es de donde brota la esperanza del ser humano.
Kenia Ortiz Freire

Mensajes: 15
Registrado: 05 Oct 2015 09:48


por profedelao » 09 Ene 2016 08:32

Participación en el Foro

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
RESPUESTA: Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. La eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
RESPUESTA: Porque es entrega y donación, y en la Eucaristía se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros. Formamos una comunidad, una familia, donde reina un clima de cordialidad, de acogida. No estamos aislados, ni en compartimentos estancos. Nos vemos, nos saludamos, nos deseamos la paz, Amor con amor se paga.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
RESPUESTA: por tres grandes amigos y enemigos que son y que afectan la esperanza humana:
1.- Presunción, Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Sí, el Señor nos promete la victoria, pero con la condición de que hemos de velar y orar y poner todos los medios de nuestra parte.

2.- Desaliento, tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse.

3.- y desesperación, comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo, estoy Harto”
profedelao

Mensajes: 21
Registrado: 05 Feb 2014 18:55
Arriba
Re: 3.2 Eucaristia Fuente de Virtud
Nuevo mensajepor torrini » 09 Ene 2016 16:04

Torrini Enero 9 2016
1.- Por que llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe"
Solo aquellas personas que tienen fe podrían entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y gozarla.
Jesús vivía a diario las exigencias de la Eucaristía: Donación,banquete que alimenta, sacrificio que se ofrece, presencia que consuela. solo con la fe comulgando obtendremos los frutos que El nos quiere dar.

2.- Por que la Eucaristía es un acto de amor?
Porque es el gesto mas sublime que nos dejo Jesús aquí en la tierra.
Por amor se quedo con nosotros, lo movió hacerse pan, a estar encerrado en un Sagrario, a dejar el cielo tranquilo y limpio y bajarse a la tierra que es un valle de lágrimas, a despojarse de sus privilegios divinos para revestirse de ropaje humilde, sencillo, pobre como el ropaje del pan y vino.

3.- Por que se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Tenemos 2 enemigos:
La presunción: siempre decimos Dios es demasiado bueno y misericordioso para condenarme y descuidamos el cumplimiento de los mandamientos, olvidamos que ademas de bueno es justo y santo, somos soberbios y eso nos hace pecar.
Desaliento y desesperación. Algunos se desaniman y creen que Jesús no los escucha y se dejan vencer con un "yo ya no puedo". debemos tener esperanza, cuantas frases se encuentran en la Biblia ejemplo: Dichosos los que confían en el Señor, Dios mio en ti confío, tu eres mi esperanza, tu eres mi refugio, en tus manos me pongo Señor.
Que tiene que decir la Eucaristía a la presunción? Sin mi pan no podrás caminar, sin mi fuerza no podrás hacer el bien, sin mi sostén caerás en los lazos de engaños del enemigo.
Ojala aspiráramos a tener la Fe del Cardenal Nguyen Van Thuan.
torrini

Mensajes: 12
Registrado: 11 Oct 2015 10:19
Arriba
Re: 3.2 Eucaristia Fuente de Virtud
Nuevo mensajepor maria mayorga » 09 Ene 2016 18:18

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.
2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de Amor?
Porque Jesús, no tiene reparos en quedarse reducido a esas simples dimensiones. Y baja para todos, en todos los lugares y continentes, en todas las estaciones. Independientemente de que se le espere o no, que se le anhele o no, que se le vaya a corresponder o no. El Amor no se mide, no calcula. El amor se da, se ofrece. El Amor es entrega y donación, y en la Eucaristía, se entrega y se dona completamente a nosotros, se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros. No es Él quien se transforma en nosotros; sino nosotros en Él, en su misterio de Amor
3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Hoy se está perdiendo mucho la esperanza, esa virtud que nos da alegría, optimismo, ánimo, que nos hace tender la vista hacia el cielo, donde se realizarán todas las promesas. Esta esperanza es atacada por dos enemigos:
Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Se dice "Dios es demasiado bueno para condenarme” y descuidamos el cumplimiento de los Mandamientos. Olvidamos que además de bueno, es serio, justo y santo. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Sí, el Señor nos promete la victoria, pero con la condición de que hemos de velar y orar y poner todos los medios de nuestra parte.

Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo”. 


La esperanza es una de las características de la Iglesia, como pueblo de Dios que camina hacia la Jerusalén celestial. "Dichoso el que confía en el Señor, y cuya esperanza es el Señor...Dios mío confío en Ti... No dejes confundida mi esperanza...Tú eres mi esperanza, Tú eres mi refugio, en tu Palabra espero... No quedará frustrada la esperanza del necesitado... Mi alma espera en el Señor, como el centinela la aurora”.
maria mayorga

Mensajes: 70
Registrado: 22 Jul 2009 08:35
Arriba
Re: 3.2 Eucaristia Fuente de Virtud
Nuevo mensajepor yasminne » 09 Ene 2016 18:30

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
la Eucaristía es misterio de fe por que solo quien tiene fé puede vivirla disfrutarla , puede entrar en esta dimensión de amor no se puede entender ni conocer a Cristo sin la eucaristía solo con la fe y desde la fe comulgando se obtienen los frutos que Cristo nos quiere dar.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

por que es un gesto de entrega el mas grande acto de entrega ( amor) que nos deja Jesús aquí en la tierra para vivirlo a diario. Dios nos alimenta con su vida con su cuerpo para que tengamos vida de Dios en abundancia en la eucaristía Dios se entrega enteramente a nosotros.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
la esperanza por la presunción el desaliento la desesperación falta de confianza en Dios y en su perdón presumimos de soberbia pensamos que lo podemos todo nos exponemos al riesgo y muchas veces caemos en el pecado que nos averguenza y nos aleja de Dios cada vez mas el Señor nos promete la victoria si velamos y oramos y ponemos todo de nuestra parte
yasminne

Mensajes: 14
Registrado: 07 Oct 2015 20:51
Arriba
Re: 3.2 Eucaristia Fuente de Virtud
Nuevo mensajepor JIMMY65 » 10 Ene 2016 12:31

3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes
Virtudes Teologales
¿Por qué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?
R.- Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
Se nos dice que es Cristo quien celebra la Eucaristía, y vemos a un hombre subir las gradas del altar, y oímos una voz humana, y vemos un rostro humano y unas facciones humanas. ¡Qué fe!
Se nos dice que asistimos al Calvario, al Viernes Santo, y vemos unas paredes frías, unos bancos o sillas. ¡Qué fe!
Se nos dice que Dios nos habla en las lecturas, y escuchamos una voz humana, a veces femenina, a veces masculina. ¡Qué fe!
Se nos dice que todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, y nosotros sólo vemos unas velas, un mantel y unos monaguillos, y gente de carne y hueso. ¿Dónde se han escondido los ángeles? ¡Qué fe!
Se nos dice que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino, y nuestros ojos no ven nada, sólo oímos una voz humana, a veces entrecortada por sollozos o por algún ruido de niños. ¡Qué fe!
Se nos dice que, después de la consagración, ese trozo de pan que vemos es el Cuerpo de Cristo, y nos sabe a pan, y sólo a pan, y vemos pan, sólo pan. Y sin embargo, ¡es verdaderamente el cuerpo de Cristo!¡Qué fe!
Se nos dice que somos una comunidad de hermanos, y vemos a veces a gente extraña, que ni siquiera conocemos y con la que no siempre estamos en plena comunión. ¡Qué fe!
Se nos dice que la Misa termina en misión, y resulta que yo termino igual, vuelvo a casa a hacer lo mismo de siempre, a la rutina de siempre, a las penas de siempre, a los sufrimientos de siempre.

Sí, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
R.- También la eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado “el Sacramento del amor” por antonomasia.
¿Qué le movió a quedarse con nosotros? ¿Qué le movió a darnos su cuerpo? ¿Qué le movió a hacerse pan tan sencillo? ¿A encerrarse en esa cárcel, que es cada Sagrario? ¿A dejar el Cielo, tranquilo y limpio, y bajar a la Tierra, que es un valle de lágrimas y sufrimientos sin fin? ¿A dejar el calor de su Padre Celestial y venir a esta tierra tibia, a veces gélida, y experimentar la soledad en tantos Sagrarios? ¿A despojarse de sus privilegios divinos y dejarlos a un lado para revestirse de ropaje humilde, sencillo, pobre, como es el ropaje del pan y vino?
¿Qué modelos humanos nos sirven para explicar el misterio de la eucaristía como gesto de amor?
Veamos el ejemplo de una madre. Primero, alimenta a su hijo en su seno, con su sangre, durante esos nueve meses de embarazo. Luego, ya nacido, le da el pecho. ¿Han visto ustedes algo más conmovedor, más lindo, más tierno, más amoroso que una madre amamantando a su propio hijo de sus mismos pechos, dándole su misma vida, su mismo ser?
Así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Y al igual que esa madre no se ahorra nada al amamantar a su hijo “no sea que me quede sin nada”, así también Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la eucaristía.
¡El amor es entrega y donación! Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.
¡Cuántos gestos de amor nos demuestra Cristo en la eucaristía!
Fuimos invitados al banquete: “Vengan, está todo preparado. El Rey ha mandado matar el mejor cordero que tenía. Vengan y entren”. Cuando a uno lo invitan a una boda, a una fiesta, a un banquete, es por un gesto de amor.
Ya en el banquete, formamos una comunidad, una familia, donde reina un clima de cordialidad, de acogida. No estamos aislados, ni en compartimentos estancos. Nos vemos, nos saludamos, nos deseamos la paz. ¡Es el gesto del amor fraterno!
El gesto de limpiarnos y purificarnos antes de comenzar el banquete, con el acto penitencial: “Yo confieso”, pone de manifiesto que el Señor lava nuestra alma y nuestro corazón, como a los suyos les lavó los pies. ¡Qué amor delicado!
Después, en la liturgia de la Palabra, Dios nos explica su Palabra. Se da su tiempo de charla amena, seria, provechosa y enriquecedora. ¡Qué amor atento!
Más tarde, en el momento de la presentación de las ofrendas, Dios nos acepta lo poco que nosotros hemos traído al banquete: ese trozo de pan y esas gotitas de vino y ese poco de agua. El resto lo pone Él. ¡Que amor generoso!
Nos introduce a la intimidad de la consagración, donde se realiza la suprema locura de amor: manda su Espíritu para transformar ese pan y ese vino en el Cuerpo y Sangre de su Hijo. Y se queda ahí para nosotros real y sacramentalmente, bajo las especies del pan y del vino. ¡Pero es Él! ¡Qué amor omnipotente, qué amor humilde!
No tiene reparos en quedarse reducido a esas simples dimensiones. Y baja para todos, en todos los lugares y continentes, en todas las estaciones. Independientemente de que se le espere o no, que se le anhele o no, que se le vaya a corresponder o no. El amor no se mide, no calcula. El amor se da, se ofrece.
Y, finalmente, en el momento de la Comunión se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros. No es Él quien se transforma en nosotros; sino nosotros en Él. ¡Qué misterio de amor! ¡Qué diálogos de amor podemos entablar con Él!

Amor con amor se paga.

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
R.- La esperanza se alimenta de Cristo Sacramentado en el altar, es el fruto del sacrificio y la muerte en la cruz, es la mirada en El que venció a la muerte, es lo que nos mueve a trabajar y mantenernos firmes en esta espera de su segunda venida, espera que es ESPERANZA alimentada por la Santa Eucaristía.
El cardenal Nguyen van Thuan, obispo que pasó trece años en las cárceles del Vietnam, nueve de ellos en régimen de aislamiento, nos cuenta su experiencia de la eucaristía en la cárcel. De ella sacaba la fuerza de su esperanza. 

Estas son sus palabras: “He pasado nueve años aislado. Durante ese tiempo celebro la misa todos los días hacia las tres de la tarde, la hora en que Jesús estaba agonizando en el cruz. Estoy solo, puedo cantar mi misa como quiera, en latín, francés, vietnamita...Llevo siempre conmigo la bolsita que contiene el Santísimo Sacramento: “Tú en mí, y yo en Ti”. Han sido las misas más bellas de mi vida. Por la noche, entre las nueve y las diez, realizo una hora de adoración...a pesar del ruido del altavoz que dura desde las cinco de la mañana hasta las once y media de la noche. Siento una singular paz de espíritu y de corazón, el gozo y la serenidad de la compañía de Jesús, de María y de José”. 

Y le eleva esta oración hermosa a Dios: “Amadísimo Jesús, esta noche, en el fondo de mi celda, sin luz, sin ventana, calentísima, pienso con intensa nostalgia en mi vida pastoral. Ocho años de obispo, en esa residencia a sólo dos kilómetros de mi celda de prisión, en la misma calle, en la misma playa...Oigo las olas del Pacífico, las campanas de la catedral. Antes celebraba con patena y cáliz dorados; ahora tu sangre está en la palma de mi mano. Antes recorría el mundo dando conferencias y reuniones; ahora estoy recluido en una celda estrecha, sin ventana. Antes iba a visitarte al Sagrario; ahora te llevo conmigo, día y noche, en mi bolsillo. Antes celebraba la misa ante miles de fieles; ahora, en la oscuridad de la noche, dando la comunión por debajo de los mosquiteros. Antes predicaba ejercicios espirituales a sacerdotes, a religiosos, a laicos...; ahora un sacerdote, también él prisionero, me predica los Ejercicios de san Ignacio a través de las grietas de la madera. Antes daba la bendición solemne con el Santísimo en la catedral; ahora hago la adoración eucarística cada noche a las nueve, en silencio, cantando en voz baja el Tantum Ergo, la Salve Regina, y concluyendo con esta breve oración: “Señor, ahora soy feliz de aceptar todo de tus manos: todas las tristezas, los sufrimientos, las angustias, hasta mi misma muerte. Amén” .

Sí, la Eucaristía es prenda y fuente de esperanza.
JIMMY65

Mensajes: 13
Registrado: 07 Oct 2015 10:25
Arriba


or Alba Cristina 48 » 06 Ene 2016 10:35

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?

Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
La Eucaristía no son ideas bonitas, no son discursos demostrativos. Es un Pan que se ofrece, una Sangre que se derrama y limpia, una Presencia que conforta y consuela. Y esto fue Cristo durante su vida aquí, en la tierra, y hoy, en la eucaristía, en cada Sagrario. Y, mañana, en el cielo.
Llegó el día de la gran promesa que narra San Juan en el capítulo 6 de su evangelio: "Yo soy el Pan vivo; quien me come, vivirá. El pan que les daré es mi carne, para la vida del mundo”.
La Eucaristía requiere un impulso de fe siempre renovado. Hay que dar un gran salto, de lo visible a lo invisible. Esto se da en cada Sacramento. Ese salto es la fe.
Jesús pidió fe a sus primeros seguidores. ¿Acaso queréis iros? Renovemos nuestra fe cada vez que vivamos la eucaristía. Señor, creemos, pero aumenta nuestra credulidad. Creemos, pero queremos crecer en nuestra fe.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
También la Eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la Eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.
Así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Y al igual que esa madre no se ahorra nada al amamantar a su hijo, así también Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la Eucaristía.
¡El amor es entrega y donación! Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.
Nos introduce a la intimidad de la consagración, donde se realiza la suprema locura de amor: manda su Espíritu para transformar ese pan y ese vino en el Cuerpo y Sangre de su Hijo. Y se queda ahí para nosotros real y sacramentalmente, bajo las especies del pan y del vino. ¡Pero es Él! ¡Qué amor omnipotente, qué amor humilde!
No tiene reparos en quedarse reducido a esas simples dimensiones. Y baja para todos, en todos los lugares y continentes, en todas las estaciones. Independientemente de que se le espere o no, que se le anhele o no, que se le vaya a corresponder o no. El amor no se mide, no calcula. El amor se da, se ofrece.
Y, finalmente, en el momento de la Comunión se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros. No es Él quien se transforma en nosotros; sino nosotros en Él. ¡Qué misterio de amor! ¡Qué diálogos de amor podemos entablar con Él!
Amor con amor se paga.

3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Hoy se está perdiendo mucho la esperanza, esa virtud que nos da alegría, optimismo, ánimo, que nos hace tender la vista hacia el cielo, donde se realizarán todas las promesas. La esperanza es la virtud del caminante.
Esta esperanza es atacada por dos enemigos:
La presunción, que consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado.
El desaliento y la desesperación: Algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación.
Alba Cristina 48

Mensajes: 8
Registrado: 13 Oct 2015 13:38
Arriba
Re: Eucaristía fuente de virtudes
Nuevo mensajepor Makarena » 08 Ene 2016 20:25

1. ¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
PORQUE LA EUCARISTÍA REQUIERE Y PRESUPONE LA FE.

2. ¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
NOS INTRODUCE A LA INTIMIDAD DE LA CONSAGRACIÓN, DONDE SE REALIZA LA SUPREMA LOCURA DE AMOR: MANDA SU ESPÍRITU PARA TRANSFORMAR ESE PAN Y ESE VINO EN EL CUERPO Y SANGRE DE SU HIJO. Y SE QUEDA AHÍ PARA NOSOTROS REAL Y SACRAMENTALMENTE, BAJO LAS ESPECIES DEL PAN Y DEL VINO. ¡PERO ES ÉL! ¡QUÉ AMOR OMNIPOTENTE, QUÉ AMOR HUMILDE!
NO TIENE REPAROS EN QUEDARSE REDUCIDO A ESAS SIMPLES DIMENSIONES. Y BAJA PARA TODOS, EN TODOS LOS LUGARES Y CONTINENTES, EN TODAS LAS ESTACIONES. INDEPENDIENTEMENTE DE QUE SE LE ESPERE O NO, QUE SE LE ANHELE O NO, QUE SE LE VAYA A CORRESPONDER O NO. EL AMOR NO SE MIDE, NO CALCULA. EL AMOR SE DA, SE OFRECE.
Y, FINALMENTE, EN EL MOMENTO DE LA COMUNIÓN SE HOSPEDA EN NUESTRA ALMA Y SE HACE UNO CON NOSOTROS. NO ES ÉL QUIEN SE TRANSFORMA EN NOSOTROS; SINO NOSOTROS EN ÉL. ¡QUÉ MISTERIO DE AMOR! ¡QUÉ DIÁLOGOS DE AMOR PODEMOS ENTABLAR CON ÉL!


3. ¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
PRESUNCIÓN: CONSISTE EN ESPERAR DE DIOS EL CIELO Y TODAS LAS GRACIAS NECESARIAS PARA LLEGAR A ÉL SIN PONER DE NUESTRA PARTE LOS MEDIOS QUE NOS HA MANDADO. SE DICE "DIOS ES DEMASIADO BUENO PARA CONDENARME” Y DESCUIDAMOS EL CUMPLIMIENTO DE LOS MANDAMIENTOS. OLVIDAMOS QUE ADEMÁS DE BUENO, ES SERIO, JUSTO Y SANTO. PRESUMIMOS TAMBIÉN DE NUESTRAS PROPIAS FUERZAS, POR SOBERBIA, Y NOS PONEMOS EN MEDIO DE LOS PELIGROS Y OCASIONES DE PECADO. SÍ, EL SEÑOR NOS PROMETE LA VICTORIA, PERO CON LA CONDICIÓN DE QUE HEMOS DE VELAR Y ORAR Y PONER TODOS LOS MEDIOS DE NUESTRA PARTE.


DESALIENTO Y DESESPERACIÓN: HARTO TENTADOS Y A VECES VENCIDOS EN LA LUCHA, O ATORMENTADOS POR LOS ESCRÚPULOS, ALGUNOS SE DESANIMAN, Y PIENSAN QUE JAMÁS PODRÁN ENMENDARSE Y COMIENZAN A DESESPERAR DE SU SALVACIÓN.
Avatar de Usuario
gache
Moderador Staff
 
Mensajes: 403
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor marybell gonzalez » Mar Ene 12, 2016 11:11 pm

?Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque debemos tener fe para poder vivir y disfrutar la Eucaristía de una manera renovada, haciendo visible lo invisible

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
Jesús quiso quedarse con nosotros presente en el pan y el vino por amor a nosotros, habitando en nuestra alma y haciéndose uno con nosotros

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Por pensar que no es necesario ningún esfuerzo para obtener la gracia al ser soberbios y por pensar que ya todo esta perdido y no se alcanzará la gloria pese a los esfuerzos realizados
marybell gonzalez
 
Mensajes: 14
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor rauljesus » Mié Ene 13, 2016 8:46 am

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.
Sí, la eucaristía es un misterio de fe. Y sólo quien tiene fe, podrá entrar en esa tercera dimensión que se requiere para vivirla y disfrutarla.
La Eucaristía no son ideas bonitas, no son discursos demostrativos. Es un Pan que se ofrece, una Sangre que se derrama y limpia, una Presencia que conforta y consuela. Y esto fue Cristo durante su vida aquí, en la tierra, y hoy, en la eucaristía, en cada Sagrario. Y, mañana, en el cielo.
La Eucaristía requiere un impulso de fe siempre renovado. Hay que dar un gran salto, de lo visible a lo invisible. Esto se da en cada Sacramento. Ese salto es la fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?

También la eucaristía es un gesto de amor. Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia.
Así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Y al igual que esa madre no se ahorra nada al amamantar a su hijo "no sea que me quede sin nada”, así también Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la eucaristía.
¡Cuántos gestos de amor nos demuestra Cristo en la eucaristía!

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?

Esta esperanza es atacada por dos enemigos:
Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Se dice "Dios es demasiado bueno para condenarme” y descuidamos el cumplimiento de los Mandamientos. Olvidamos que además de bueno, es serio, justo y santo. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Sí, el Señor nos promete la victoria, pero con la condición de que hemos de velar y orar y poner todos los medios de nuestra parte.


Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. "Yo ya no puedo”. 

La esperanza es una de las características de la Iglesia, como pueblo de Dios que camina hacia la Jerusalén celestial. Todo el Antiguo Testamento está centrado en la espera del Mesías. Vivían en continua espera. ¡Cuántas frases podríamos entresacar de la Biblia! "Dichoso el que confía en el Señor, y cuya esperanza es el Señor...Dios mío confío en Ti...No dejes confundida mi esperanza...Tú eres mi esperanza, Tú eres mi refugio, en tu Palabra espero...No quedará frustrada la esperanza del necesitado...Mi alma espera en el Señor, como el centinela la aurora”.

También el Nuevo Testamento es un mensaje de esperanza. Cristo mismo es nuestra esperanza. Él es la garantía plena para alcanzar los bienes prometidos. La promesa que Él nos hizo fue ésta "quien me coma vivirá para siempre, tendrá la Vida Eterna”.
¿Cómo unir esperanza y Eucaristía?

La eucaristía es un adelanto de esos bienes del cielo, que poseeremos después de esta vida, pues la Eucaristía es el Pan bajado del cielo. No esperó a nuestra ansia, Él bajó. No esperó a nuestro deseo, Él bajó a satisfacerlo ya. Es verdad que en el cielo quedaremos saciados completamente.

rauljesus
 
Mensajes: 18
Registrado: Mar Oct 13, 2015 2:35 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor sanaquino » Mié Ene 13, 2016 2:36 pm

¿Por qué llamamos a la Eucaristía “Misterio de Fe”?
R= Eucaristía requiere y presupone la fe. PORQUE RECONOZCO LA PRESENCIA REAL DE DIOS EN LA EUCARISTIA
¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
R=Es más, es el gesto de amor más sublime que nos dejó Jesús aquí en la Tierra. A la eucaristía se la ha llamado “el Sacramento del amor” por antonomasia. Una entrega de Dios total.
¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
R=Presunción: consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado.
Desaliento y desesperación: Harto tentados y a veces vencidos en la lucha, o atormentados por los escrúpulos, algunos se desaniman, y piensan que jamás podrán enmendarse y comienzan a desesperar de su salvación. “Yo ya no puedo”.
sanaquino
 
Mensajes: 77
Registrado: Lun Sep 02, 2013 4:36 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor ANA LAURA LOIS » Mié Ene 13, 2016 10:15 pm

1) Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Fe es creer lo que no vemos, porque alguien con autoridad nos lo ha dicho, en este caso le creemos a Dios mismo que nos revela y dona su amor salvífico en la Eucaristía.
Se requiere fe para creer que el sacerdote actúa in Persona Christi, que asistimos al Calvario, que Dios nos habla a través de las lecturas no obstante las escuchamos por voz humana; se requiere fe para creer que todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, se requiere fe para creer que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino, que cuando comulgamos comulgamos no comulgamos un trozo de pan cualquiera, sino el Cuerpo Sacratísimo de Cristo; se requiere fe para creer que somos una comunidad de hermanos.
La eucaristía es misterio de fe. La fe nos eleva y nos permite vivir nuestra vida desde Dios, ver sus signos y su presencia. Con la fe vivimos nuestra vida con profundidad y de cara a la eternidad, de la que la eucaristía es ya un anticipo: “El que coma, tiene ya la vida eterna”. La eucaristía para algunos es un recuerdo simbólico de que Jesús nos ama... y no la presencia viva, sacramental de Cristo que renueva su sacrificio de amor para darnos vida eterna, y salvarnos aquí y ahora. Su salvación se hace presente y actual para cada uno de nosotros y nosotros recibimos esa salvación cuando comulgamos con fe, y en las debidas disposiciones.
2) A la Eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia. Así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Y al igual que esa madre no se ahorra nada al amamantar a su hijo "no sea que me quede sin nada”, así también Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la Eucaristía.
El amor es entrega y donación Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.
3) Por la presunción que consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Y por el desaliento y desesperación, cuando viene el desánimo, y se piensa que jamás uno podrá enmendarse y se comienza a desesperar por la salvación.
ANA LAURA LOIS
 
Mensajes: 19
Registrado: Mar Oct 06, 2015 7:39 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor BigC87 » Jue Ene 14, 2016 1:15 am

1. Porque llamamos a la Eucaristia "Misterio de Fe?
Lo llamamos Misterio de Fe porque requiere y presupone la Fe. Por que necesitamos de la fe para creer que el esta presente en ella, a pesar de que no vemos lo que realmente ocurre en la Eucaristia, pues es un Misterio el proceso de la transubstaciacion. Es por fe que sabemos que es lo que ocurre porque el padre nos lo revela. Solo el que tiene fe podrá entrar en esa tercera dimension que se requiere para vivirla y disfrutarla.
2. Por que la Eucaristia es un acto de amor?
Es el gesto de amor mas sublime que Jesus no ha dejado, donde el se entrega por completo y se dona a nosotros, el tiene el gesto de limpiarnos y purificarnos antes de comenzar el banquete en el acto penitencial de "Yo Confieso", pone de manifiesto que el Senor lava nuestra alma y nuesto corazón , despues de la liturgia de la palabra nos la explica, se da tiempo para que haya una charla amena y provechosa y enriquecedora, luego en la presentación de las ofrendas, Dios nos acepta lo poco que le podamos dar. luego nos introduce a la intimidad de la consagración convirtiéndose en el Pan en el Cuerpo y el Vino en su sangre. Y finalmente en la comunion se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros.
3. Por que se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombre?
Esta virtud se ha perdido por que esta amenazada por dos enemigos: La Presunción y el Desaliento y Desesperacion.
La presunción es cuando esperamos que Dios nos de todas las gracias necesarias para llegar a el, sin que nosotros hagamos un esfuerzo por utilizar los medios para salvarnos y el desaliento y la desesperación es cuando nos damos por vencidos, nos desanimamos y pensamos que ya no tenemos remedio, o ya no nos podemos salvar y no hacemos nada para poder salvanos.
BigC87
 
Mensajes: 17
Registrado: Jue Oct 08, 2015 1:06 pm

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor cristian2631 » Jue Ene 14, 2016 10:14 am

¿Por qué llamamos a la Eucaristía "Misterio de Fe”?
Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe.

¿Por qué la Eucaristía es un acto de amor?
Porque Dios se entrega y se dona completamente a nosotros

¿Por qué se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombres?
Porque se deja atacar por la presunción, el desaliento y la desesperacón[/quote]
cristian2631
 
Mensajes: 251
Registrado: Mar Oct 20, 2015 11:22 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor cristian2631 » Jue Ene 14, 2016 10:14 am

1. Porque llamamos a la Eucaristia "Misterio de Fe?
Lo llamamos Misterio de Fe porque requiere y presupone la Fe. Por que necesitamos de la fe para creer que el esta presente en ella, a pesar de que no vemos lo que realmente ocurre en la Eucaristia, pues es un Misterio el proceso de la transubstaciacion. Es por fe que sabemos que es lo que ocurre porque el padre nos lo revela. Solo el que tiene fe podrá entrar en esa tercera dimension que se requiere para vivirla y disfrutarla.
2. Por que la Eucaristia es un acto de amor?
Es el gesto de amor mas sublime que Jesus no ha dejado, donde el se entrega por completo y se dona a nosotros, el tiene el gesto de limpiarnos y purificarnos antes de comenzar el banquete en el acto penitencial de "Yo Confieso", pone de manifiesto que el Senor lava nuestra alma y nuesto corazón , despues de la liturgia de la palabra nos la explica, se da tiempo para que haya una charla amena y provechosa y enriquecedora, luego en la presentación de las ofrendas, Dios nos acepta lo poco que le podamos dar. luego nos introduce a la intimidad de la consagración convirtiéndose en el Pan en el Cuerpo y el Vino en su sangre. Y finalmente en la comunion se hospeda en nuestra alma y se hace uno con nosotros.
3. Por que se ha perdido la virtud de la esperanza entre los hombre?
Esta virtud se ha perdido por que esta amenazada por dos enemigos: La Presunción y el Desaliento y Desesperacion.
La presunción es cuando esperamos que Dios nos de todas las gracias necesarias para llegar a el, sin que nosotros hagamos un esfuerzo por utilizar los medios para salvarnos y el desaliento y la desesperación es cuando nos damos por vencidos, nos desanimamos y pensamos que ya no tenemos remedio, o ya no nos podemos salvar y no hacemos nada para poder salvanos.[/quote]
cristian2631
 
Mensajes: 251
Registrado: Mar Oct 20, 2015 11:22 am

Re: 3.2 Eucaristía Fuente de Virtudes

Notapor cristian2631 » Jue Ene 14, 2016 10:14 am

1) Porque la Eucaristía requiere y presupone la fe. Fe es creer lo que no vemos, porque alguien con autoridad nos lo ha dicho, en este caso le creemos a Dios mismo que nos revela y dona su amor salvífico en la Eucaristía.
Se requiere fe para creer que el sacerdote actúa in Persona Christi, que asistimos al Calvario, que Dios nos habla a través de las lecturas no obstante las escuchamos por voz humana; se requiere fe para creer que todos los ángeles asisten absortos y comparten nuestra misa, alrededor del altar, se requiere fe para creer que Dios está real y sacramentalmente ahí presente, bajo las especies del pan y vino, que cuando comulgamos comulgamos no comulgamos un trozo de pan cualquiera, sino el Cuerpo Sacratísimo de Cristo; se requiere fe para creer que somos una comunidad de hermanos.
La eucaristía es misterio de fe. La fe nos eleva y nos permite vivir nuestra vida desde Dios, ver sus signos y su presencia. Con la fe vivimos nuestra vida con profundidad y de cara a la eternidad, de la que la eucaristía es ya un anticipo: “El que coma, tiene ya la vida eterna”. La eucaristía para algunos es un recuerdo simbólico de que Jesús nos ama... y no la presencia viva, sacramental de Cristo que renueva su sacrificio de amor para darnos vida eterna, y salvarnos aquí y ahora. Su salvación se hace presente y actual para cada uno de nosotros y nosotros recibimos esa salvación cuando comulgamos con fe, y en las debidas disposiciones.
2) A la Eucaristía se la ha llamado "el Sacramento del amor” por antonomasia. Así como una madre alimenta a su propio hijo con su misma vida, de su mismo cuerpo y con su misma sangre, así también Dios nos alimenta con el cuerpo y la sangre de su mismo Hijo Jesucristo, para que tengamos vida de Dios, y la tengamos en abundancia. Y al igual que esa madre no se ahorra nada al amamantar a su hijo "no sea que me quede sin nada”, así también Dios no se ahorra nada y nos da todo: cuerpo, alma, sangre y divinidad de su Hijo en la Eucaristía.
El amor es entrega y donación Y en la Eucaristía, Dios se entrega y se dona completamente a nosotros.
3) Por la presunción que consiste en esperar de Dios el cielo y todas las gracias necesarias para llegar a Él sin poner de nuestra parte los medios que nos ha mandado. Presumimos también de nuestras propias fuerzas, por soberbia, y nos ponemos en medio de los peligros y ocasiones de pecado. Y por el desaliento y desesperación, cuando viene el desánimo, y se piensa que jamás uno podrá enmendarse y se comienza a desesperar por la salvación.[/quote]
cristian2631
 
Mensajes: 251
Registrado: Mar Oct 20, 2015 11:22 am

AnteriorSiguiente

Volver a Diplomado de Formación en Liturgia

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], Google Adsense [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron