Lección 12

La intención de curso es ofrecer un enfoque que nos ayude a profundizar en el contenido de la felicidad, a descubrir el modo de ser feliz en la vida diaria, y a conectar esa felicidad cotidiana con la felicidad definitiva en la vida futura, se trata de ser feliz mientras se camina, y no solamente al final del trayecto. Este curso nos ayudará a responsabilizarnos de nuestra propia felicidad, que no es una cuestión de suerte; aprenderemos a ser felices en el proceso ordinario de la vida .

El curso consta de 16 lecciones

Fecha de inicio: 4 Febrero
Fecha de término: 22 Abril

Moderadores: Catholic.net, Ana Cecilia Margalef, pedroluisllera, AlbertoMestreLC, Moderadores Animadores

Re: Lección 12

Notapor luzguizar » Mié Abr 09, 2014 9:06 pm

¿PODRÍAMOS DECIR QUE NUESTRA SOCIEDAD ES FELIZ? ¿QUÉ ÍNDICES EN NUESTRA CULTURA NOS MUESTRAN ESTA SITUACIÓN?
Yo pienso que eso es muy diferente en cada persona, a pesar de que los índices muestran que los países mas avanzados son los menos felices, de modo que estoy es un indicativo de que el dinero o avances tecnológicos no dan la felicidad, considero que la gente vive sumamente nerviosa, enojada, con poco tiempo para compartir con sus seres queridos y mucha presión por ser alguien, tener dinero. .sin embargo, vemos altos índices de divorcios, jóvenes que no encuentran sentido a su vida, depresión, ansiedad, solo las personas que están cerca de Dios y se dan a los demás viven mas felices.
2. EL AUTOR DEL ARTÍCULO HABLA DE UNA “PARADOJA”, ¿A QUÉ SE REFIERE?
Se refiere a que en estos tiempos se habla mucho de conseguir la felicidad, pero como algo efímero, como si me compro esos zapatos voy a ser feliz.. sin embargo, vemos gente cada vez mas ansiosa y preocupada, por que realmente no consigue la felicidad. al contrario parece que se aleja de ella. hay vacío en las personas.
3. ¿PODEMOS DESHACER ESTA PARADOJA? ¿EN QUÉ MANERA EL AUTOR SUGIERE LOGRARLO?
Se sugiere el darnos a los demás, en tener metas en la vida, en perfeccionarnos como personas, ser mejor en nuestros trabajos o proyectos, tener metas, lograrlas.
4. ¿EN QUÉ SENTIDO EL AUTOR PROPONE EL “AMOR” COMO UN MEDIO ADECUADO PARA LOGRAR LA FELICIDAD?
El amor entendido en su sentido mas amplio como amor a uno mismo y amor a los demás, casi olvidarnos de nosotros para velar por la felicidad por el bien de los demás, ser felices en la medida que con nuestras palabras o acciones hacemos felices a los demás, amor como donación, vivir en comunidad, trascender, eso nos hará libres y felices
luzguizar
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Feb 04, 2014 3:36 pm

Re: Lección 12

Notapor cabacort » Mié Abr 09, 2014 9:40 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
La realidad cotidiana de nuestros países y comunidades es fiel reflejo de la carencia de felicidad humana. Los altos índices de violencia hacia él mismo y hacia sus semejantas hablan de la infelicidad del hombre actual: el alto número de suicidos, homicidios, divorcios, abortos, drogadicción y alcoholismo, muestran patéticamente la carencia de paz en la vida, en el alma y en el corazón de las personas.
2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
Se refiere a que cuanto más nos empeñamos y más nos centramos en la búsqueda de la felicidad es cuanto menos la alcanzamos; que ésta se logra más fácilmente cuando no la perseguimos, sino que se da como consecuencia de otros factores que intervienen en nuestro caminar diario para hacernos sentir felices, como consecuencia de nuestros actos, de nuestras acciones, de nuestras experiencias.
3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
Esta paradoja se supera cuando nuestros empeños se centran en alcanzar la perfección de nosotros como seres humanos, cuando buscamos actuar de una mejor manera, cuando con nuestos actos beneficiamos y gratificamos a quienes nos rodean y que por ende nos ayudan a sentirnos nosotros mismos mejor, más felices. El perfeccionamiento de las facultades humanas lleva al deleite, al gozo, a la gratificación, a la felicidad por el bien logrado, por el bien realizado.

4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
Dios es amor, y en la perfección de su amor divino y misericordioso creo al hombre a su imagen y semejanza, para que también él lograra la perfección en el amor.
Cuando el hombre ama, se convierte en un instrumento divino, en un ser que se dá a si mismo, que se "gasta" para los demás, que se "rompe" para fortalecer la vida de sus semejantes, que se "entrega" a los demás sin esperar nada a cambio. Y en este contexto, cuanto más se ama, más se asemeja a Dios, más feliz será su vida, porque el único medio para alcanzar las delicias divinas es el amar hasta que duela, es el amar hasta el extremo, como lo hizo Dios, que nos entregó a su hijo amado para que nadie pereciera, para que todos fueramos salvados y tuviéramos vida eterna....

"Hay que hacer las cosas ordinarias, con un amor extraordinario"
(Beata Madre Teresa de Calcuta)
cabacort
 
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jun 14, 2013 5:02 pm

Re: Lección 12

Notapor Patricia Montano » Jue Abr 10, 2014 5:54 pm

1. ¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?[[/b]
Parece indicar que no, porque en la sociedad actual se vive la satisfacción de las necesidades materiales como la equivalencia de la felicidad, se vive y se trabaja para satisfacer la propia dicha, para aumentar la propia fortuna.
Aumentan los índices de suicidios, de divorcios, las enfermedades psíquicas, el hastío de vivir, desilusión de la vida, drogadicción, sexo desenfrenado.

2. El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
La felicidad no puede buscarse por sí misma, la felicidad es la consecuencia generada.
La felicidad es consecuencia, no causa. Solo se consigue cuando explícitamente no se busca

3. ¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿En qué manera el autor sugiere lograrlo?
La felicidad es un efecto, ese efecto tiene un fundamento, la felicidad se consigue por el fundamento. Es decir, si pongo mi atención solo en la dicha o el placer, no puedo ver su fundamento o su origen, entonces es imposible que se presente el efecto que es la felicidad.
Trabajando por la causa, se llega al efecto que es la felicidad.

4. ¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
El hombre se perfecciona cuando ama, entonces, amando de tal forma que se busque el bien para el otro y se olvide de sí, logrará la felicidad.
Patricia Montano
 
Mensajes: 11
Registrado: Dom Ene 26, 2014 12:49 pm

Re: Lección 12

Notapor Hna alejandraM » Jue Abr 10, 2014 6:38 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz?
Es una felicidad superficial, fingida, esto para la gran mayoría, pero creo que también hay un buen numero de personas que viven felices y luchan por conservarla aun en medio de las situaciones que experimentan en su vida diaria.
¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
el estrés, los suicidios, el uso de drogas con el fin de alejarse de la realidad y buscar una felicidad momentánea, Hay tantas personas que por la influencia de medios de comunicación cuidan excesivamente su imagen con una felicidad ligh. Pero también empieza a verse el deseo de hacer un cambio en la vida, aunque se busca el ideologías “mágicas” pero buscan eso la paz, la felicidad el amor.
2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
que cuanto más buscamos la felicidad más se aleja, menos nos llega y cada vez parece que esta más lejos.
3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
no logre entender como deshacer esta paradoja...muchas ideas...PERO CREO
que cuando me de cuent que dando amor al otro, dejando de verme a mi mismo "mi yo" y empiece a ver las necesidades del otro podre encontrar la verddera felicidad que esta lejos de encontrar un efecto a lo que espero recibir por dar amor
4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
La importancia del tú, del otro, se intensifica y madura conforme crece y se acrisola el afecto.
Sólo el modo superior de obrar, el que procura el bien de los otros -el amor, en una palabra-, posee la consistencia suficiente para mejorar al hombre en cuanto persona; y sólo la entrega, en la que el amor culmina, «cierra» y otorga el resello definitivo al ser humano.
SOLO EL AMOR CONVIERTE EN MILAGRO EL BARRO asi dice una canción que me motiva a hacer todo con y por amor a Dios reflejado en mis hermanos. :cry: :? ;) :arrow: la vida sigue.... :mrgreen:
Tutores del curso:
h MB mhpvm
Hna alejandraM
 
Mensajes: 19
Registrado: Mar Ene 21, 2014 9:45 pm

Re: Lección 12

Notapor MagdalenaMeyo » Vie Abr 11, 2014 12:43 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
R=No es feliz y mas si lo medimos de acuerdo con las dos leyes de la filosofía tradicional que sostiene “que todo hombre aspira naturalmente a ser feliz y que ni la felicidad, ni la dicha, ni el gozo, el placer o cualquiera de esas realidades que gratifican nuestra existencia, pueden constituirse en objetivo real expreso y directo de una intención humana”; como demuestran los indicadores el incremento espectacular del número de suicidios ya no solo en los países desarrollados sino en el mundo.

2.El autor del artículo habla de una “paradoja”, ¿a qué se refiere?
R= Se refiere en que cuando más nos empeñamos en conseguir la felicidad, más parece alejarse de nuestras manos y convertirse en nostalgia insatisfecha.

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
R=Si, en buscar el bien a nuestros semejante lo cual lo más sano es olvidarse de encontrar la felicidad y vivir en plenitud cada acontecimiento que se vaya presentando, que será pleno siempre y cuando vaya en bien del prójimo y no de uno mismo.

4.¿En qué sentido el autor propone el “amor” como un medio adecuado para lograr la felicidad?
R=En el amor de Dios, pues sin Dios no encontramos la verdadera felicidad por eso el amor es el medio para lograr la felicidad.
MagdalenaMeyo
 
Mensajes: 47
Registrado: Sab Mar 16, 2013 1:03 pm

Re: Lección 12

Notapor AnnaRodriguez » Dom Abr 13, 2014 12:56 am

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
No, es una sociedad enfocada solo al bienestar, el aumento en el indice de divorcios, suicidios y de personas insatisfechas demuestran que nuestra sociedad no es feliz.

2.El autor del artículo habla de una “paradoja”, ¿a qué se refiere?
Se refiere a que entre más nos enfoquemos en lograr la felicidad en forma directa menos vamos a lograr alcanzarla ya que esta es consecuencia del perfeccionamiento humano en cuanto al amor a los demás... Así podría decirse que si la ignoramos y nos olvidamos de ella y dejamos de buscarla para concentrarnos en el amor a los demás paradójicamente la obtendremos.

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
En buscar el fundamento y origen de la felicidad antes que esta misma, ya que se dará en consecuencia de trabajar en este fundamento que es la perfección y plenitud del ser humano para lograr su fin último que es el Amor, el amor a los demás deseando su perfeccionamiento y por consecuencia su propia felicidad (la de los demás).

4.¿En qué sentido el autor propone el “amor” como un medio adecuado para lograr la felicidad?
En el sentido en que el amor es el fin último del ser humano ya que para esto fue creado y es la manera en que puede alcanzar su plenitud y perfección y así obtener como consecuencia la felicidad.
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Re: Lección 12

Notapor christaizurieta » Dom Abr 13, 2014 1:23 pm

1) Es muy lamentable pero nuestra sociedad no es verdaderamente feliz; esto lo demuestra: el incremento de suicidios, el progresivo y abrumador aumento de los divorcios, la proliferación de enfermedades síquicas (vacío existencial), el uso indiscriminado del sexo y la droga, entre otros.
La característica común a estas situaciones es que con ellas se persigue de una manera explícita, directa y obsesiva la felicidad. Pero lo que esto genera realmente una generalizada desdicha, insatisfacción, ya que tales situaciones son como sustitutos más o menos artificiales de la "felicidad".

2) Todo hombre aspira, tiene el deseo naturalmente de ser feliz. Pero ni la felicidad, ni la alegría o el deleite pueden alcanzarse eficazmente por sí mismos, sino que sobreviene como algo añadido, como una consecuencia.
Sin embargo, los placeres menores o materiales responden al mecanismo "estímulo-respuesta, mientras que la verdadera felicidad es un estado de plenitud que se experimenta como una consecuencia y que es fácilmente alcanzable cuando centraos nuestro interés y esfuerzo en otros aspectos, y no directamente en la felicidad .
"Cuanto más se empeña uno en conseguir la felicidad, transformándola en objetivo explícito inmediato, en búsqueda afanosa, más parece alejarse de nuestras manos y convertirse siempre en un ser insatisfecho.

3) "La propia dicha se hace una realidad escurridiza, cuanto más estrechamos el cerco en torno a ella".
Dejar que el placer sea lo debe ser: un resultado, un efecto que surge del sentido cumplido y del ser encontrado (evitar el placer se convierta en objetivo único de una intención forzada).
Que no exista un excesivo empeño en la persecución del bienestar.
El gozo, y también el espiritual es una señal de que se ha alcanzado un bien.
No empeñarse en buscar la felicidad directamente, prescindiendo de la plenitud que de ella deriva, ya que esto conduce al rotundo fracaso.
El sentido radical de la felicidad responde a un estado de perfección, debido a la conquista de un bien.
Debemos esperar la felicidad como plenitud y gozo, y no convertirla en objeto expreso de nuestras pretensiones.
Ser buenos con los otros y así además seré feliz.

4) Dirigir toda nuestra capacidad de amar hacia el bien de los otros, esto entregarse, darse a los demás , desapareciendo aquí el "yo". Vivir el verdadero afecto hacia el otro nos lleva a salir de nosotros mismos para interesarnos y preocuparnos por aquel. El amor auténtico aspira a que el ser querido viva, pero viva bien (ser integral), que llegue a su propia plenitud y que alcance la perfección.
christaizurieta
 
Mensajes: 55
Registrado: Sab Ene 26, 2013 12:10 pm

Re: Lección 12

Notapor bundis » Dom Abr 13, 2014 8:10 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
La sociedad actual no es feliz es infeliz pues vive una perenne búsqueda de la felicidad. Lo que existe en nuestra sociedad es una infelicidad y entre los indicadores de esa infelicidad se encuentran el aumento de los suicidios, aumento de los divorcios, aumento de enfermedades psíquicas, búsqueda excesiva y promiscua del sexo.

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
La paradoja consiste en que entre más busquemos la felicidad más infelices seremos. La felicidad debe derivarse como efecto, es un premio, pero no algo que debamos perseguir.

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
Para deshacer esa paradoja no debemos empeñarnos en buscar la felicidad sino su fundamento, porque es el fundamento de donde se deriva la felicidad. El fundamento debe consistir en el perfeccionamiento de la persona.

4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
El amor es el único medio para alcanzar la felicidad. Es en olvidarse de uno mismo y en amar a los demás como alcanzamos la plenitud. Es esa capacidad de amar a los demás y de buscar su bien lo que nos diferencia de los animales que son en sí mismos egoístas.
bundis
 
Mensajes: 28
Registrado: Dom Ene 20, 2013 10:27 pm

Re: Lección 12

Notapor LUCHO18DEMAYO » Dom Abr 13, 2014 8:53 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
Rpta. No. Los índices serían: suicidios, divorcios, enfermedades psíquicas, etc

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
Rpta. Que la sociedad actual con tanto “bienestar” disponible, no es feliz. Y cuanto más se empeña en conseguir la felicidad, transformándola en objeto explícito e inmediato de afanosa búsqueda, más parece alejarse de nuestras manos y convertirse en término de nostalgia siempre insatisfecha

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
Rpta. Dándonos cuenta primero del absurdo de la búsqueda directa. El punto clave sería entender que el efecto sólo se consigue a través del fundamento. O sea que la felicidad es un derivado de algo, de una causa primera que la origina.
La filosofía y la ciencia también sustentan esa relación causa-efecto. La felicidad sería la sensación subjetiva que deviene de haber logrado una perfección objetiva en algún aspecto.
Es evidente, entonces, que la delectación va a remolque del bien objetivo, de la perfección. Por consiguiente, empeñarse en generarla de forma directa, prescindiendo de la plenitud de que deriva, es condenarse, irremediablemente, al más rotundo de los fracasos. Incluso en el caso de que, de manera más o menos artificial la droga, por ejemplo, lograra suscitarse el placer, se estaría caminando directamente contra el orden de la naturaleza: se introducirla una radical contrahechura en lo más íntimo de la esencia humana, y el resultado final no podría ser otro que la destrucción del mismo ser del hombre, manifestada frecuentemente por medio de perturbaciones psíquicas, y siempre, por una fundamental infelicidad. Invertir la secuencia de las relaciones entre perfección y dicha o, mejor, intentar engendrar esta segunda prescindiendo del bien que la provoca, o sustituyéndolo por un bien sólo aparente es, en el más estricto de los sentidos, obrar contra natura. Y esto no puede hacerse impunemente.




4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
En que el amor, el salir de uno mismo, es lo que más acerca a la perfección, a nuestra semejanza con Dios.
LUCHO18DEMAYO
 
Mensajes: 15
Registrado: Lun Feb 17, 2014 10:05 am

Re: Lección 12

Notapor Damares » Lun Abr 14, 2014 10:02 am

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
Entre las denominaciones que recibe la sociedad está la de «sociedad del bienestar» Porque, en líneas generales, y al menos en lo que respecta a Occidente, la civilización contemporánea ha alcanzado unas cotas de satisfacción de las necesidades materiales ineludibles, y un grado tal de satisfacción de las superfluas, que, desde su propia perspectiva, nunca hasta el presente se había dado una situación tan favorable para la instauración universal de la felicidad. Pero también existen hoy amplísimos sectores de la población a los que la abundancia general apenas si llega, que las desigualdades entre los hombres se han acentuado, también, en proporciones no alcanzadas en ningún otro momento histórico. Pero mucho más significativo resulta comprobar que incluso aquellos a los que alcanzan todas las ventajas de la civilización actual, incluso aquellos que gozan de todos los privilegios del mundo presente... distan mucho de sentirse dichosas.
¿Índices generales de infelicidad en nuestra cultura?

En primer término, el incremento espectacular del número de suicidios, particularmente en los países que se consideran más desarrollados.

Después, el progresivo y a veces galopante aumento de los divorcios: favorecido sin duda por un relajamiento de las leyes que impedían la disolución del vínculo y por un cierto descrédito de la misma institución conyugal, pero exponente claro, en cualquier caso, de que una altísima proporción de los casados no encuentran la felicidad en aquel ámbito en el que, primordialmente, pensaban deberla obtener: en el seno del matrimonio.

En tercer lugar, la indudable proliferación de enfermedades psíquicas, muchas de ellas según explica y comprueba la moderna psiquiatría producidas precisamente por una suerte de hastío ante la vida, por una especie de desilusión perenne y pronunciada, que Viktor Frankl ha tipificado como «vacío existencial».

Por fin, el recurso indiscriminado al sexo con todas las posibles variantes antinaturales y de promiscuidad y a la droga: manifestaciones especialmente reveladoras por cuanto en ellas se pretende conseguir, justamente, una especie de lenitivo, un escape a la propia desdicha, o, si se prefiere expresarlo de forma positiva, un sustituto más o menos artificial de la felicidad inalcanzada.

Porque, obsérvese bien: lo más característico de todas estas situaciones, y de otras muchas que podrían describirse, es que con ellas se persigue, de manera explícita y directa, y en ocasiones obsesiva y enconada, precisamente la consecución de la felicidad. No siempre ha sido así. Ha habido épocas históricas mucho menos preocupadas enfermizamente preocupadas por la propia dicha. Por eso decíamos que la denominación de «sociedad del bienestar» resulta tan reveladora. Porque los síntomas a que acabamos de referirnos proliferan, justamente, en una cultura que, como pocas, se empeña en una lucha obstinada por conquistar la propia fortuna.

De ahí que el diagnóstico no acabe de ser acertado hasta que no ponga de manifiesto que, en el mundo contemporáneo coexisten, de forma más o menos pacífica pero siempre desgarrada, una pasión por la felicidad desconocida hasta el presente, y una generalizada insatisfacción sólo comparable, en intensidad y difusión, a la misma magnitud con que se rastrea el bienestar.



2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
Una paradoja comprobada

La filosofía tradicional hace ya muchos siglos que formuló dos leyes antropológicas elementales. La primera en la actualidad mal interpretada, como veremos se remonta por lo menos hasta Aristóteles, y sostiene que todo hombre aspira naturalmente a ser feliz: todos, con independencia de la propia condición, edad o rango social, deseamos, invariablemente, ser felices.

La segunda verdad, mucho más interesante para nuestro propósito, es menos conocida. En términos estrictamente filosóficos cabría formularla así: ni la felicidad, ni la dicha, ni el gozo, el placer o cualquiera de esas realidades que gratifican nuestra existencia, pueden constituirse en objetivo real expreso y directo de una intención humana. Es decir, que ni la felicidad ni ninguno de sus hermanos menores, como la alegría o el deleite, pueden eficazmente buscarse por sí mismos, sino que han de sobrevenir, siempre, como algo añadido, como un venturoso corolario, como una consecuencia.

¿Siempre?

La verdad es que no. Lo que cabría calificar como placeres más menudos y materiales esos que nos presenta incesantemente la sociedad de consumo pueden, en efecto, ser provocados y convertidos en un término explícito de una intención. Ése es el motivo cardinal del ofuscamiento de nuestros contemporáneos, ése es el gran espejismo.

Deleites como los de la comida o la bebida, o los derivados de la acumulación de enseres, responden al mecanismo del «estímulo respuesta»: la incitación artificial se pasa a la satisfacción también inducida, para de nuevo comenzar el ciclo. Pero, vamos a reconocerlo: la fruición engendrada por este sistema resulta bastante efímera y superficial. Además, y ésta sería la clave de todo el asunto, el procedimiento de la «búsqueda directa» falla estrepitosamente conforme nos elevamos en la jerarquía de los gozos y venturas: ¿quién no ha fracasado, por ejemplo, al intentar recuperar, «a fuerza de brazos», la más elemental de las alegrías, cuando lo embargaba un sentimiento de tristeza o, simplemente, estaba de mal humor?

¡Pues no digamos nada si lo que se procura, así, sin más, es ser feliz!

Al advertirlo, no deberíamos sentir extrañeza, pues esta paradoja no resulta exclusiva de la felicidad y sus aledaños. Muchas otras realidades humanas obedecen a la misma ley fundamental y rigurosa: sólo se consiguen cuando explícitamente no se las persigue. Entre los casos más obvios, y cada día por desgracia más frecuentes, se cuenta el sueño en una noche de insomnio: la mejor manera de nunca llegar a conciliarlo consiste en fijar obsesivamente la atención en nuestra desdicha, y empeñarnos por todos los medios en caer en los brazos de Morfeo. En la misma línea, el fracaso más rotundo acompañara a un tartamudo o a una persona tímida cuando pretendan a toda costa ocultar sus balbuceos o impedir que se le suban los colores. Algo muy semejante ocurre con el deleite sexual cumplido. E incluso cabria enumerar, entre las realidades del mismo tipo, a los beneficios en cualquier empresa económica; también ellos son una «venturosa consecuencia», más fácilmente alcanzable cuando se centra el interés, y los esfuerzos, en otros factores, como la exquisita atención al cliente, la promoción humana de los propios trabajadores o la acentuada calidad del producto.

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
La conquista humana de la felicidad entraña una notable paradoja: cuanto más se empeña uno en conseguirla, transformándola en objeto explícito e inmediato de afanosa búsqueda, más parece alejarse de nuestras manos y convertirse en término de nostalgia siempre insatisfecha.

Acudiendo al testimonio de los psiquiatras, para después investigar las claves filosóficas del problema. Y apelaremos con frecuencia al placer sexual, porque éste por razones obvias, si atendemos a la configuración de la civilización en que vivimos es el campo donde con más insistencia se han estudiado los «mecanismos» del placer.

Al respecto, sostiene Viktor Frankl:

«En la experiencia clínica diaria se advierte una y otra vez que es cabalmente la desviación del fundamento de la felicidad lo que impide a los neuróticos sexuales alcanzar la felicidad. En vez de hacerme el placer sea lo que debe ser, si se quiere que llegue a producirse, es decir, un resultado un efecto secundario que surge del sentido cumplido y del ser encontrado, se convierte en objetivo único de una intención forzada, de una hiperintención. Pero en la medida en que el neurótico se preocupa del placer, pierde de vista el fundamento del placer, y ya no puede darse el efecto placer.»

Lo que esta cita revela patentemente es que la felicidad y el placer son un «efecto», y que ese efecto tiene un «fundamento». Y además éste sería el punto clave, que el efecto sólo se consigue a través del fundamento. Cualquier otro procedimiento resulta inútil. En la vida de relación sexual que es, repito, el ámbito donde nuestro problema ha sido más extensamente estudiado, la cuestión no puede ser más evidente. Porque y queremos que quede claro la situación descrita por Frankl no sólo es aplicable al más o menos restringido grupo de los neuróticos. Ni mucho menos. La vida sexual entre no perturbados se rige por leyes esencialmente idénticas: en la proporción en que se persigue el afán autogratificante de demostrar la propia capacidad o el surgimiento a ultranza del placer, las relaciones no funcionan; e incluso pueden llegar a inhibirse los mecanismos psicofisiológicos y desactivarse los resortes neurovegetativos que, llevando a cumplimiento la unión, habrían de producir ¡como consecuencia, reitero, como una especie de añadidura! el deleite.

Según se desprende de variados análisis experimentales realizados en Estados Unidos, un alto porcentaje de las personas que padecen frigidez o impotencia generan su propio mal por un proceso que los expertos denominan «hiperintención» o «hiperreflexión»: es decir, por una excesiva solicitud, por un empeño desproporcionado, en la prosecución del bienestar.


Como es obvio, la cuestión no se limita al dominio de las relaciones corporales íntimas. En todos los ámbitos en los que gravita la felicidad se encuentra vigente la misma y fundamental ley: lo que la psiquiatría contemporánea ha demostrado experimentalmente es que, si nos obsesionamos por alcanzar la dicha, en cualquiera de sus manifestaciones, jamás la conseguiremos.

En un libro fundamental para nuestro asunto La depresión, psicopatología de la alegría, comentando las ideas de Frankl antes citadas, se insiste en que la felicidad se obtiene siempre per effectum, como un corolario inesperado, y nunca per intentionem, como término directo de una búsqueda.

Y explica los motivos de este hecho. La clave, como sugeríamos, consiste en advertir que el advenimiento del gozo, de cualquier deleite de cierta envergadura, pasa necesariamente por la consecución de ese estado de plenitud que se configura como su fundamento. Eliminado éste, no resulta posible la llegada de aquél; sustraído el principio, desaparece inevitablemente la consecuencia: pues ambas realidades se encuentran trabadas como el efecto que deriva naturalmente de un principio, y sólo de él, y esa misma causa que lo genera. Teniendo esto ante los ojos, no resulta difícil explicar por qué, al perseguir directamente la dicha, ésta se escapa de nuestras manos: como la felicidad no se identifica con su causa, y como los esfuerzos humanos se polarizan forzosamente en una única dirección, en la medida en que dirijo mi atención y mis ansias hacia la delectación o el placer, no puedo encaminarlos hacia su fundamento, hacia su insoslayable origen; sino que, al contrario, me aparto de ellos; y entonces, es imposible que se produzca como un resultado, que es la única manera de producirse el efecto felicidad.


4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
Para resolver con eficacia el problema de la felicidad, tal como lo entienden nuestros conciudadanos, es necesario interrogarse previamente por la cuestión del perfeccionamiento humano, planteemos con decisión la tradicional pregunta: ¿cuál es el fin último del hombre?, ¿cómo alcanza éste su plenitud conclusiva y por qué medios se acerca a ella?

Desde el punto de vista teológico, estos interrogantes tienen una respuesta muy clara: el amor. Ése es el destino terminal de toda persona humana. «Para este fin de amor somos creados», afirma escueta y tajantemente San Juan de la Cruz.
La mejor filosofía de todos los tiempos nos enseña que, siendo Dios la plenitud autosubsistente de Ser y de Perfección, nada propio podía ganar al conferir existencia al conjunto de las criaturas. Pero, no teniendo posibilidad de incrementar su propio bien, lo único que podía moverle era el bien ajeno, el bien de lo creado. Y como buscar el bien de los otros es en el sentido más cabal del término amarlos, fue necesariamente el amor lo que impulsó a Dios a extraer de la nada, con su potencia infinita, la armonía pluriforme que constituye nuestro mundo. Amar no es sino buscar el bien para el amado. En el caso de Dios, autosuficiente y omnipotente, amar significaba, en primer término, conferir la existencia a aquellos seres a los que deseaba comunicar su bondad; y, después, hacerles partícipes, de su propia plenitud y de su propia dicha, en la mayor medida en que esto fuera posible.

Ahora bien, siguiendo con esta lógica la del amor infinito y sobreabundante, compartir al máximo la propia beatitud equivalía a crear realidades personales, es decir, libres y, por eso, capaces de amar. Pues, en efecto, el mayor don que Dios puede transmitir a una criatura es el de introducirla en esa corriente de Amor infinito que constituye formalmente el mismo Ser divino; con términos más sencillos: la máxima perfección y la más completa ventura que alguien puede conseguir es la de amar en plenitud a lo más digno de ser amado, es decir, a Dios.
¡Dios lo ha considerado digno de su amor infinito! y, más aún, en su correlativa capacidad de amar. Por consiguiente, la mejor manera de esclarecer el fin radical ontológico de la persona humana, la raíz de su perfección última y cabal, consiste en advertir que el Absoluto ¡todo un Absoluto! la ha conceptuado digna de su amor, destinándola, al crearla, a ser un interlocutor del Amor divino por toda la eternidad Ahí se encuentra, repito, el fondo más cardinal y la explicación postrera y definitiva de lo que constituye a la persona humana. El hombre es, radical y terminalmente, un ser para el Amor. En el amor encuentra su cumplimiento último, su perfección decisiva... y el fundamento d

Aristóteles dice en su Retórica que amar es «querer el bien para otro». Tres elementos primordiales definirían, pues, el auténtico amor, el único capaz de hacemos dichosos.
El querer

Lo que el amor busca es el bien. .

El amor busca el bien del otro en cuanto otro.

«Esencial y radicalmente no he de querer ser feliz, sino bueno. Y es así como además (subrayo además) seré feliz.»

Josemaría Escrivá: "La entrega a los demás, como el olvido de uno mismo, es de tal eficacia, que Dios la premia con una humildad llena de alegría"
El amor, va de más a menos, desde el amor a Dios hasta...; desde lo más cercano (Dios) hasta ... y el "hasta": que las emociones agradables se acaben, somos un cúmulo de falsedades -perdón, soy- vivimos como nos marcan los demás, violando todo tipo de acuerdos, leyes (empezando por las de Dios), reglamentos, etc. Decimos y tratamos de como mejorar nosotros mismos, de como mejorar el mundo; acabando en un mucho de enfermedades y un planeta tierra más destruida y contaminada.
Porque, que hacemos ante un pobre indigente alcohólico y desarrapado: obsequiarle nuestra lástima, darle una moneda, aventarle una migaja de pan; culpar a las autoridades, a la Iglesia, a la sociedad, al estado o a nosotros mismos. y aún así quieren autorizar o legalizar la droga.
Ahora y siempre ha sido "poderoso caballero es 'don' dinero.
Eres feliz, felicidades, dale a otro lo que quieras para tí.
Damares
 
Mensajes: 20
Registrado: Sab Ene 07, 2012 8:26 pm

Re: Lección 12

Notapor VicBar » Lun Abr 14, 2014 11:12 pm

RESPUESTAS A LA LECCIÓN 12

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?

4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?

R E S P U E S T A S
1.- En términos generales, pienso que se ha cambiado el término felicidad por el de comodidad, sensualidad, riqueza, poder, etc., y esto me permite decir que nuestra sociedad no es feliz ya que se ha perdido o desvirtuado el concepto de felicidad.
2.- De acuerdo a lo que entiendo es que se refiere a la confusión que los medios masivos de comunicación nos han hecho creer que es la felicidad a través del placer, el deleite efímero y superficial, etc., nos confunden y todo ello es tan efímero, que produce un aspecto de espejismo.
3.- Nos dice que es necesario un trabajo constante y que va por etapas llegando a alcanzar la felicidad, como una consecuencia de actos especialmente en los estados de exaltación más hondamente humanos, en las alegrías más entrañables y profundas, el alborozo y la satisfacción interiores que nos ofrecen, como algo radicalmente gratuito, como una delicia que viene a colmar nuestras ambiciones mucho más allá de nuestras expectativas.
La felicidad aparece como un regalo que nos presenta ese trabajo constante, es consecuencia de algo que se logra sin buscarlo.
4.- En el amor encuentra su cumplimiento último, su perfección decisiva... y el fundamento de su felicidad el mayor don que Dios puede transmitir a una criatura es el de introducirla en esa corriente de Amor infinito que constituye formalmente el mismo Ser divino. El ser humano puede conocer y querer el bien en cuanto tal, el bien en sí y, por ende, el bien del otro en cuanto otro. Cuando ama, el ser humano se afirma o perfecciona en cuanto hombre, como persona; cuando no ama, cuando no persigue eficazmente el bien de los otros, se embrutece y cosifica, se reduce a una condición cuasianimal. Sólo en el amor, por tanto, encontrará el hombre, junto con su perfección específica y definitivamente humana, su más radical felicidad. Lo que el amor busca es el bien. Lo que efectivamente perfecciona a la persona a quien se ama ya que el amor busca el bien del otro en cuanto otro.
VicBar
 
Mensajes: 16
Registrado: Jue Feb 27, 2014 11:53 pm

Re: Lección 12

Notapor cgr » Mar Abr 15, 2014 9:20 am

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
No. La sociedad actual está inmsersa en el materialismo y el hedonismo. Varias investigaciones han arrojado que en los países desarrollados hay un alto índice de suicidios y enfermedades mentales, por lo que podemos concluir que el tener bienes materiales no es felicidad. La felicidad va más allá.
2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
Que al contrario de lo que pudiera pensarse, al buscar afanosamente la felicidad, no se logra encontrarla. Entre más desesperadamente y a cualquier costa la queramos, no la tendremos. Así como el sueño en una noche de insomnio.
3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
Sí. En que la felicidad se encuentra como una consecuencia de nuestro diario vivir, de nuestra mentalidad, de nuestro interior. Si hacemos cosas buenas, si nos esforzamos en vivir bien y en el bien, tendremos como consecuencia la felicidad.
4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
El amor debe ser verdadero. Cuando una persona se olvida de sí y desea lo mejor para la otra persona, la ayuda, la procura, quiere que crezca mental y espiritualmente, quiere su salvación, que cumpla su misión, es cuando se es feliz. El amar implica renuncia a uno mismo y donación al otro, sin reservas, sin condiciones. Siempre con Dios y hacia Él. Como Jesús al cumplir la voluntad del Padre, por amor al padre y por amor a la humanidad, para redimirnos. No pensó en Él sino en nosotros y en cumplir la voluntad de Dios. Total donación de amor.
cgr
 
Mensajes: 17
Registrado: Lun Feb 10, 2014 5:49 am

Re: Lección 12

Notapor maria t » Mar Abr 15, 2014 9:43 am

Buen día, como critica constructiva al autor este tema es muy pesado para la lectura, quizás son términos muy filosóficos, de una compresnsión mas complicada para el lector ordinario, por lo que le sugeriría hacerlo mas sencillo a la lectura, mas liviano, para personas con mentalidad muy cuadrada y poco filosofica como mi persona (ingeniero), esta lectura es pesada, inclusive hasta el punto de leer varias vaces algunos párrafos para comprender el mensaje. El resto de los temas fueron liegeros y de fácil comprensión.
Anexo mis respuestas a este foro.

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?

Esta sociedad se ha caracterizado por su grado de infelicidad, aparentemente el avance tecnológico, la erradicación de enfermedades que antes eran consideradas mortales y los avances científicos, nos han hecho cada vez seres mas solos y egoístas. Dado que el ser humano está concebido para vivir en sociedad amando al prójimo, y cada vez lo hace menos, esto ha llevado a un grado de hastío por la vida en la mayoría de las personas. Los índices que cita el autor y que son evidentes para mostrar este hecho son: el incremento espectacular del número de suicidios, el progresivo y a veces galopante aumento de los divorcios, la indudable proliferación de enfermedades psíquicas, el recurso indiscriminado al sexo con todas las posibles variantes antinaturales y de promiscuidad y a la droga.

2. El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?

La paradoja se refiere al hecho de que el hombre ha estado en una búsqueda incesante de la felicidad a través de la mejora de su “calidad” de vida, en busca de beneficios que los alejan del sufrimiento momentáneo, como los de la comida o la bebida, o los derivados de la acumulación de enseres, responden al mecanismo del «estímulo respuesta»: la incitación artificial se pasa a la satisfacción también inducida. De modo que esto se convierte en un ciclo, se cierra y se abre de nuevo, pero no se logra alcanzar la felicidad verdadera y perdurable en el tiempo. Se ha asumido que el bienestar económico y social, da la completa felicidad, y por ende el hombre se avoca a buscarlo incesantemente sin obtener nunca la satisfacción total y la felicidad plena. En la medida en que el individuo empieza a buscar directamente la felicidad o a esforzarse por conseguirla, exactamente en la misma medida no puede alcanzarla. Cuanto más se esfuerza por lograrla, tanto menos la consigue.

3. ¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?

Esta paradoja se puede deshacer entendiendo que la felicidad viene del gozo por el bien logrado, como causa del perfeccionamiento de nuestro ser y del bien que hacemos a los demás por amor en si mismo al otro. De modo, que trabajando en perfeccionar nuestro ser, causamos el bien a nuestro alrededor y sentimos gozo por los cambios que ocurren, nos sentimos realmente satisfechos por los frutos, es el camino a la santidad. Buscar la propia perfección: significa, en sentido estricto, esforzarse en amar a los demás...

4. ¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?

En el sentido de que para perfeccionarnos y disfrutar del gozo y la alegría que esto trae consigo, debemos amar a los demás por ellos mismos, por su valía intrínseca. En la medida que mas amor entreguemos seremos mas perfectos, y disfrutaremos del gozo y la verdadera felicidad.
maria t
 
Mensajes: 41
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Maracaibo - Venezuela

Re: Lección 12

Notapor susanabernabe » Mar Abr 15, 2014 12:21 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
La sociedad de hoy no es feliz.
Los índices que muestran esta situación son:
• El incremento del número de suicidios, particularmente en los países que se consideran más desarrollados.
• El aumento de los divorcios.
• La proliferación de enfermedades psíquicas.
• El recurso indiscriminado al sexo con todas las posibles variantes antinaturales y de promiscuidad y a la droga.
2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?
Se refiere a que cuando se persiguen la felicidad con más intensidad no se la encuentra,
cuanto más se empeña uno en conseguirla, , más parece alejarse de nuestras manos y convertirse en término de nostalgia siempre insatisfecha.
3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
El autor entiende que esta paradoja se puede deshacer, la felicidad y el placer son un «efecto», y que ese efecto tiene un «fundamento». Luego, el efecto sólo se consigue a través del fundamento. Cualquier otro procedimiento resulta inútil.
4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
El hombre es un ser para el Amor. En el amor encuentra su cumplimiento último, su perfección decisiva y el fundamento de su felicidad.
El hombre no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás.
En su sentido más sublime, el amor, es el único apto para asegurar la perfección y la consecuente felicidad.
susanabernabe
 
Mensajes: 13
Registrado: Dom Feb 21, 2010 10:41 pm

Re: Lección 12

Notapor Silviamaria » Mar Abr 15, 2014 3:39 pm

1.- Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
Trata de serlo pero no lo consigue porque cada día se aleja más de Dios queriendo encontrar la felicidad

2.- El autor del artículo habla de una “paradoja”, ¿a qué se refiere?
Se refiere a una contradicción porque todos deseamos ser felices pero cada vez es más difícil.

3.- ¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿En qué manera el autor sugiere lograrlo?
Claro que se puede pero no hay que desesperarse, cuando uno menos se imagina llega, lo fundamental es el amor que pongamos en cada una de las cosas y actos de nuestra vida.

4.- ¿En qué sentido el autor propone el “amor” como un medio adecuado para lograr la felicidad?
Porque el amor es el único recurso que tiene el hombre para poder iniciar el camino para lograr la felicidad.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: Lección 12

Notapor JIvan187 » Mié Abr 16, 2014 3:15 pm

1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?

En su totalidad seria muy ambiguo, puesto que se estaria diciendo que todos somos felices, y que estariamos omitiendo las situaciones complicadas que hoy en dia, se presenta por diversas circunstancias por el quehacer del hombre, ya sea en comercio, modus vivendi, inversion, oportunidad y calidad de vida. Pero se puede indicar que la mayoria de la población no se puede identificara como una persona feliz y por ende la sociedad no es del todo feliz, ya que como se ha mencionado en anteriores lecciones se han realizado encuestas donde se obtienen los resultados que las personas no pueden sentirse felices.

esta situacion de infilicidad en nuestra sociedad la podemos ver, con los siguientes indicadores mencionados en esta lecciòn:
+ numero de suicidios
+ aumento de divorcios
+ ploriferacion de enfermedades psiquicas
+ el recurso indiscriminado al sexo con todas las posibles variantes antinaturales y de promiscuidad y a la droga.

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?

A que desde tiempos antiguos por natural, los hombres buscamos la felicidad, y que ha muchas veces confundimos la felicidad plena con manifestaciones temporales de gozo, placer y otros. Y que tambien ha sido objeto de estudio desde Aristoteles y que no se refiere exclusivamente a la felicidad sino a todas aquellas situaciones en las que podamos conseguirla.

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?

Analisando la parte de la lección que trata este tema, en lo particular, considero que si podemos deshacer la paradoja, puesto que se menciona que mientras mas la busquemos mas sera la distancia para encontrarla, y esa distancia o brecha, se conviente en desepcion o tristeza. La manera que establece el autro de poder hacerlo, es atraves del analisis de las situaciones que no nos permiten conseguir la felicidad en su plenitud y establecer las causas, para poder a través del efecto que nos producen ciertas situaciones, ese efecto puede llevarnos a conseguir la felicidad. es como decir, la felicidad llegara sin necesidad de buscarla, esto a traves de dos fundamentos que son: 1) por una parte, la perfección que alcanza el ser humano, en los distintos ámbitos en que se despliegue su existencia, cuando consigue un determinado bien o fin; 2) por otra, el gozo o delectación que se deriva de semejante conquista. Lo primero la perfección constituye un bien que, al menos desde determinado punto de vista, cabría calificar como objetivo o, mejor, como ontológico o constitutivo. Lo segundo el placer, en sus más variadas modalidades: desde el deleite fisiológico hasta la felicidad más espiritual y plena no es sino la resonancia subjetiva de la perfección conquistada: nada más.

4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?

el amor es el fin ultimo del ser humano, que al demostrar amor o amar a los demas, el ser humano se afirma o perfecciona puesto que DIOs es perfeccion y se dice en la Escrituras que DIOS es Amor, por lo que en el amor el hombre se perfeciona. y esa perfeccion especifica como hombre y humana, encontrara el hombre la felicida plena.
JIvan187
 
Mensajes: 26
Registrado: Mar Ago 27, 2013 1:20 pm

Re: Lección 12 respuesta

Notapor Martha SIERRA A » Mié Abr 23, 2014 12:54 pm

1.-No, esta sociedad no es feliz, por que por el afán de conseguir fama,dinero,poder,etc. , se ha dejado llevar por el individualismo pasando por encima de lo que sea y quien sea con tal de conseguir sus propósitos, ya los valores morales pasaron a un segundo plano, ,es una sociedad que lucha con sus propias fuerzas, que día a día se aleja más de Dios,y los indices que lo demuestran es el aumento en; los suicidios, abortos, depresiones, eutanasia,divorcios,droga-dicción,etc,.

2.-La paradoja consiste que entre más incansablemente busquemos la felicidad , es más esquiva; por que desafortunada-
mente parte de la misma sociedad ha incrementado que entre mas renombre burguesía ,éxito,mejor,por ejemplo el consumismo, el materialismo,placer; entre más tengas eres "feliz". y la verdadera felicidad no esta afuera , sino dentro del corazón del hombre . "La boca habla de lo que hay en el corazón" No debemos competir con La felicidad, por que ella es donación , la propina que el Creador nos hereda por amarlo y amar al prójimo sinceramente tal como es.

3.-Si, podemos derribar esa paradoja,obrando el bien, saliendo del egocentrismo, preocuparnos mas por el otro que por mi mismo.El prototipo a seguir esta en Nuestro SR, Jesucristo, quien " paso haciendo siempre el bien" y sacrifico todo, hasta su propia vida por amor y misericordia por la toda humanidad. Es importante fomentar la lectura,aprendizaje y ejercitar las Bienaventuranzas ,que es la ruta que Jesús nos dejo para trascender de la felicidad terrena ,material a la felicidad espiritual,celestial y eterna .
4.-El autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad en el sentido que,en lugar de aferrarse a la cacería de la felicidad como única finalidad y que el resultado es destructivo; nos dediquemos a hacer el bien , amar al otro con caridad, misericordia, donarse así mismo, aspirando la conversión y crecimiento espiritual hasta lograr la semejanza de Dios como Él nos creo, sin querer decir esto que renunciemos a nuestro propio bienestar , pues como dije anteriormente , la felicidad esta dentro de nosotros mismos, y al utilizarla adecuadamente con el amor, servicio al otro y así, vamos expandiendo esta felicidad a la plenitud y gozo.Tampoco es luchando con nuestras fuerzas que lo logramos es bien agarrados de la mano de la Santísima Trinidad y Nuestra señora la Virgen María.
Martha SIERRA A
 
Mensajes: 16
Registrado: Dom Feb 16, 2014 10:08 pm

Re: Lección 12

Notapor charmin » Lun Abr 28, 2014 2:22 pm

Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?

No pues debido a las diferentes situaciones emocionales, económicas, religiosas han provocado que exista un vacío existencial el cual demuestre que el ser humano no pueda tener una felicidad auténtica, al contrario siempre busca lo que la misma sociedad le da: droga, antivalores, familias disfuncionales, suicidios etc.

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?

Lo que cabría calificar como placeres más menudos y materiales esos que nos presenta incesantemente la sociedad de consumo pueden, en efecto, ser provocados y convertidos en un término explícito de una intención. Ése es el motivo cardinal del ofuscamiento de nuestros contemporáneos, ése es el gran espejismo.

Efectivamente, deleites como los de la comida o la bebida, o los derivados de la acumulación de enseres, responden al mecanismo del «estímulo respuesta»: la incitación artificial se pasa a la satisfacción también inducida, para de nuevo comenzar el ciclo. Pero, vamos a reconocerlo: la fruición engendrada por este sistema resulta bastante efímera y superficial. Además, y ésta sería la clave de todo el asunto, el procedimiento de la «búsqueda directa» falla estrepitosamente conforme nos elevamos en la jerarquía de los gozos y venturas: ¿quién no ha fracasado, por ejemplo, al intentar recuperar, «a fuerza de brazos», la más elemental de las alegrías, cuando lo embargaba un sentimiento de tristeza o, simplemente, estaba de mal humor?


3.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?

cuando ama, el ser humano se afirma o perfecciona en cuanto hombre, como persona; cuando no ama, cuando no persigue eficazmente el bien de los otros, se embrutece y cosifica, se reduce a una condición cuasianimal. Sólo en el amor, por tanto, encontrará el hombre, junto con su perfección específica y definitivamente humana, su más radical felicidad.
El amor nos permite descubrir este título sublime de insondable grandeza, hace posible que apreciemos la eminente excelsitud del otro. Y así, un análisis inicial y somero aunque riguroso de ese amor en el que el hombre alcanza su plenitud, su perfeccionamiento como persona, nos pone ya en el camino de lo que asegura su dicha definitiva: la importancia primordial concedida al tú, a los otros, el olvido de sí.
charmin
 
Mensajes: 33
Registrado: Lun Oct 12, 2009 12:45 pm

Re: Lección 12

Notapor Ma del Mar » Mié Abr 30, 2014 9:34 am

1. Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?
Yo creo que la sociedad en general no es feliz. Hay muchas diferencias entre las clases sociales. Se podría decir que se llega hasta "satisfacciones superfluas". Y no sólo no son felices los que menos tienen, porque personalmente conozco familias muy pobres con corazones muy grandes que se conforman con muy poco y son muy felices siendo testimonios de vida. Es asunto está en aquellos que gozan de todos los privilegios del mundo presente...distan mucho de sentirse dichosos, la razón sería porque los bienes que adquieren solo ofrecen satisfacciones momentáneas y siempre quieren más para llenar el vacío que se siente.
Algunos índices que nos muestran la infelicidad son los siguientes:
- Un incremento espectacular y acelerado de números de suicidios, particularmente en los países más desarrollados.
- El progresivo aumento de divorcios.
- La proliferación alarmante de enfermedades psíquicas.
- Recurso: uso y abuso del sexo las drogas. Ambas producen un placer momentáneo del que muchas veces se llega a sentir asco de sí mismo después de haber abusado de esto.

[b2. El autor del artículo habla de una "paradoja", a qué se refiere?][/b]
Esto creo que se refiere a que todo hombre aspira naturalmente a ser feliz: todos, con independencia de la propia condición, edad o rango social, deseamos invariablemente ser felices. Pero ni la felicidad, ni ninguno de sus hermanos menores como la dicha, alegría o deleite pueden buscarse por sí mismos, sino que han de venir como algo añadido, como una consecuencia de algo.
Deleites como la comida o la bebida, derivados de la acumulación de enseres responden al "estímulo-respuesta", q sería la incitación artificial pasa a la satisfacción también inducida para de nuevo comenzar el ciclo.
El asunto de la "búsqueda directa" falla grandemente conforme nos elevamos a la jerarquía de los gozos y venturas.
En resumen podríamos decir que la felicidad y sus aledaños solo pueden conseguirse cuando no las perseguimos. Por ejemplo el sueño, en una noche de insomnio, mientras más nos enfrascamos en tratar de dormir menos logramos conseguir nuestro objetivo. Lo mismo sucede con el amo, mientras más nos esforzamos por encontrar el gran amor de nuestras vidas, nos toparemos con lo peor que nos pueda haber pasado o simplemente no lo encontramos, pero al relajarnos y dejar que la vida pase sin centrarnos en lo que buscamos, entonces esto sucederá; podremos dormir tranquilamente en brazos de Morfeo, el gran amor de nuestras vidas pasará delante de nosotros y nos conquistará y quien quita que de esta manera también podamos encontrar la felicidad.

3. ¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?
Sí se puede deshacer esta paradoja según el autor, cuando se centra el interés, y los esfuerzos, en otros factores.

4. ¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?
"La entrega a los demás, como el olvido de uno mismo , es de tal eficacia, que DIos la premia con una humildad llena de alegría". José María Escrivá
Concuerdo en un alto porcentaje con lo que dice el Beato José María Escrivá. De hecho desde pequeña sentía mucho más placer al dar algo a alguien, o ayudar a alguien que recibir algo de alguien (lo cual también es hermoso).
Recuerdo que esperaba con ansias mi cumpleaños o Navidad para recibir regalos, y me hacían poner contenta. Pero mucho más contenta estaba cuando yo era capaz de lograr una sonrisa en la cara de alguien que había llorado, o dar yo los regalos, cosa rara, esto aún me dura. Porque me refiero a esto, porque en el Primer Mandamiento que insitituyó Jesús dice: "Amarás a Dios por sobre todas las cosas, y al prójimo como a tí mismo." Ese "a tí mismo" siempre me ha llevado a pensar que nosotros debemos amarnos, cuidarnos y aceptarnos porque somos imagen del mismo Dios, y si no somos capaces de amarnos, no creo que seamos capaces de amar a nadie. Así que mucho cuidado con esto, es maravilloso entregarse al prójimo, pero al mismo tiempo cuidando siempre de nosotros.


Quiero pedir mil disculpas por entregar algunos capítulos en desorden. Por motivos de trabajo no he podido terminar el capítulo 15 y 16, me gustaría saber la fecha tope de entrega. A parte de eso agradecerles enteramente la ayuda y toda la enseñanza recibida a través de este curso. Dios los bendiga siempre.
Ma del Mar
 
Mensajes: 26
Registrado: Mar Feb 04, 2014 6:17 pm

Re: Lección 12

Notapor fercarlos » Mar May 06, 2014 8:32 pm

fer928409



1.¿Podríamos decir que nuestra sociedad es feliz? ¿Qué índices en nuestra cultura nos muestran esta situación?

Nuestra sociedad no puede alcanzar la felicidad aunque tenga todos los servicios materiales y o monetarios resueltos, siempre tendrán algo que no lo haga felices en la vida

2.El autor del artículo habla de una "paradoja", ¿a qué se refiere?

A la sociedad y la infelicidade de nuestra cultura

3.¿Podemos deshacer esta paradoja? ¿en qué manera el autor sugiere lograrlo?

Por una parte, la perfección que alcanza el ser humano, en los distintos ámbitos en que se despliegue su existencia, cuando consigue un determinado bien o fin;

El gozo o delectación que se deriva de semejante conquista. Lo primero la perfección constituye un bien que, al menos desde determinado punto de vista, cabría calificar como objetivo o, mejor, como ontológico o constitutivo. Lo segundo el placer, en sus más variadas modalidades: desde el deleite fisiológico hasta la felicidad más espiritual y plena no es sino la resonancia subjetiva de la perfección conquistada: nada más.

4.¿En qué sentido el autor propone el "amor" como un medio adecuado para lograr la felicidad?

Amandose uno mismo y a sus semejantes y no dar importancia a la cuestión monetaria y de bienes y servcios
fercarlos
 
Mensajes: 14
Registrado: Mar Feb 16, 2010 7:23 pm

AnteriorSiguiente

Volver a Curso en línea "Programa de vida y camino de la felicidad"

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Google [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron