5. Crear una cultura vocacional: Definición

Aula virtual para comentar y discutir los temas semanales del Curso de Promoción Vocacional. El futuro de la Iglesia y de las Congregaciones depende de las vocaciones.

Moderadores: Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor gache » Sab Oct 30, 2010 8:44 pm

DEFINICIÓN

La experiencia nos ha ido demostrando que existe una “cadena vocacional”. Casi siempre, detrás de cada vocación y de cada cristiano comprometido, ha habido una variedad de personas que se han puesto a su servicio, que lo han formado, que han orado por su vocación, que han descubierto sus capacidades, y que han despertado en él los grandes deseos de hacerse disponible a la llamada del Señor.

Se trata de una verdadera cadena de pastores vocacionales, en la que cada cual tuvo su papel. Parece que es ineludible la exigencia de crear en torno nuestro un ámbito humano que favorezca el nacimiento y el desarrollo de las vocaciones. A ello parece aludir la expresión de “cultura vocacional”1.

Los significados de la palabra cultura, aun considerada sincrónicamente, son múltiples. Pero aquí, por razones de simplificación, únicamente vamos a detenernos en algunos de los significados que ha tenido esta palabra a lo largo de la historia.

Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de “saber”, conjunto de conocimientos que tiene una persona.

Persona culta sería la persona “cultivada”, por oposición a la ruda que no ha cultivado sus cualidades o capacidad intelectual, artística, literaria, etc.

Baltasar de Castiglione, distinguido representante del Renacimiento italiano, en su obra El Cortesano explicó todo lo que se le exigía al hombre culto en el siglo XVI:

familiaridad con la filosofía y con las lenguas clásicas,
ser autor de algún poema,
ser capaz de ejecutar alguna pieza musical y, por último,
buenas maneras, dignidad y cortesía.

En el antiguo bachillerato previo a la Ley de Educación de 1970, de Villar Palasí, se establecía una asignatura en el curso 6º de bachillerato intitulada Historia del Arte y de la Cultura. En ella se abundaba principalmente en el arte, pero ya se daba entrada a otras manifestaciones “del espíritu” de diversos pueblos, principalmente del occidente europeo: formas de vida, organización política y social, etc. Estas manifestaciones eran expresión de “cultura”.

Actualmente, por el progreso e influjo de las ciencias antropológicas, el término cultura ha adquirido un significado mucho más amplio, se ha enriquecido. Y así, cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.

Elementos de la cultura (D. Mamo): Según este autor, la cultura comprende elementos muy diversos y que abarcan el ser y quehacer de la persona en todas sus dimensiones. Enumera los siguientes:

elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas…);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

El CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) en su asamblea celebrada en Puebla afirma que la cultura “abarca la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva " (Pablo VI, Evangelii Nuntiandi 18). La cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervencion de otras culturas dominantes” 2.

Es esta concepción que Puebla nos presenta sobre la cultura la que preferentemente vamos a tener en cuenta a lo largo de la exposición.

Está claro que esta comprensión de la cultura se aleja de aquellas que ponen el acento en la dimensión cognoscitiva o de adquisición de destrezas en un campo u otro. Y es esta forma de entender la cultura como conjunto de valores la que aquí nos interesa.

¿Qué rasgos caracterizan la cultura de los llamados pueblos noroccidentales?

Numerosos estudios y análisis dan respuesta a esta cuestión que ha preocupado y sigue preocupando a tantos pensadores y a amplios sectores de la Iglesia y que el Papa en sus intervenciones también ha subrayado, principalmente en la encíclica Fides et ratio.

José María Mardones3 considera que la racionalidad funcional, la globalización, el pluralismo y el relativismo son características de nuestra sociedad occidental -que afectan también a otros amplios sectores de la humanidad-, que incapacitan para la captación de los símbolos, la contemplación del misterio, la comprensión de la gratuidad, etc.

Son conocidos también los análisis que reiteradamente ha realizado sobre este tema Luis González-Carvajal, quien incluso valora éticamente los rasgos de la cultura dominante en Occidente y, más concretamente, en España. Según este autor, los rasgos prevalecientes son la secularización, la mentalidad científico-técnica, la voluntad emancipatoria, la fe en el progreso, la tolerancia, el espíritu capitalista-burgués y el talante de la postmodernidad4, cuyas características son bien conocidas y, en mayor o menor medida, experimentadas por todos.

Si puede ser oportuno esclarecer el significado de “cultura”, no lo es menos aclarar qué hay que entender por “vocación”.

Vocación es el pensamiento providente del Creador, es su idea-proyecto, el sueño amoroso de Dios sobre cada criatura, que lo quiere distinto y específico para cada viviente; es una propuesta, un proyecto divino a realizar en el devenir de la historia personal e irrepetible. Se trata, pues, de un elemento constitutivo de la persona humana en su ser de creatura “a imagen” del que le ha llamado a la existencia. La consumación más plena del hombre consiste en realizar este proyecto. Nuestra cultura, por el contrario, rechaza esta manera de concebir la plenificación humana; piensa que lo que el hombre debe perseguir con todo ahínco es su mejor “autorrealización”. Sin embargo la fe cristiana mirando a Jesús, nos propone la “heterorrealización” como plenitud del hombre; Jesús vive continuamente de cara al Padre para cumplir su voluntad (Jn 4,34)5.

Cuando el Papa Juan Pablo II ya en 1992 declaraba: “Deseo, ante todo, llamar la atención hacia la urgencia de promover las que podemos llamar ‘actitudes vocacionales de fondo’, que originan una auténtica cultura vocacional”6… es consciente de las especiales dificultades que el hombre moderno encuentra para responder a la llamada de Dios y vivir la propia vida en clave vocacional. Precisamente por estas dificultades es urgente intentar crear una cultura vocacional; es decir, desarrollar una atmósfera en la que los jóvenes católicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación como forma permanente de vida a la que están llamados en la Iglesia.

La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ‘cultura de la muerte’) subraya algunos valores, tales como:

la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad7.







La vida es don totalmente gratuito y no existe otro modo de vivir digno del hombre, fuera de la perspectiva del don de sí mismo (...) La vocación nace del amor y lleva al amor, porque el hombre no puede vivir sin amor. Esta cultura de la vocación constituye el fundamento de la cultura de la vida nueva, que es vida de agradecimiento y gratuidad, de confianza y responsabilidad; en el fondo, es cultura del deseo de Dios, que da la gracia de apreciar al hombre por sí mismo, y de reivindicar constantemente su dignidad frente a todo lo que puede oprimirlo en el cuerpo o en el espíritu8.

La cultura vocacional, en cuanto conjunto de valores, debe pasar cada vez más de la conciencia eclesial a la civil, del conocimiento de lo particular o de la comunidad a la convicción universal de no poder construir ningún futuro sobre un modelo de hombre sin vocación.

La crisis que atraviesa el mundo juvenil revela, incluso en las nuevas generaciones, apremiantes interrogantes sobre el sentido de la vida, confirmando el hecho de que nada ni nadie puede ahogar en el hombre la búsqueda de sentido y el deseo de encontrar la verdad. Para muchos éste es el campo en el que se plantea la búsqueda de la vocación9.



Sigamos profundizando en esta “cultura vocacional”…


Tal vez no alcancemos a definirla de manera rigurosa y comprensible a la vez. Pero bastaría con percibir que cuando hablamos de cultura vocacional nos estamos refiriendo a una “atmósfera”, un ambiente, un ecosistema que, en sí mismo, irradia valores vocacionales, los ampara y los hace eficaces.

Podríamos acercarnos a identificarla con algunas descripciones que se complementen.

Es aquella situación que permite que la Pastoral Vocacional sea la vocación de la pastoral normal: pastoral de todas las vocaciones, indistintamente; en toda fase o momento de la vida, sin distinciones; pastoral ofrecida a todos los creyentes sin excepción ni excusa, dado que un creyente se hace adulto en la fe sólo cuando de persona llamada pasa a ser persona que llama.

Es un ambiente, una mentalidad creyente adulta, un hábitat eclesial y comunitario, que favorece el que cada persona, cada familia, cada entidad, se comprenda a sí misma en función de una misión encomendada por Dios para la construcción del Reino. Supone un tejido de valores y de ideales, una serie de concepciones de la vida, un legado de convicciones de fe y expresiones pastorales que propician el que las personas se descentren de sí mismas, que miren más allá de sus propios proyectos, que se pongan a la escucha y al servicio de una misión que las trasciende y que les ha sido confiada por Dios mismo.

Una cultura vocacional es tal cuando invita y conduce a hacerse preguntas vitales y cuando también da pistas y herramientas para responder a ellas. El hecho de constatar que hay preguntas indica que estamos ante un ambiente que favorece la gestación de ellas y por lo tanto que pone el sentido de la vida como telón de fondo a las búsquedas y a las respuestas de estas preguntas vitales. La pregunta es el motor que impulsa y mueve a buscar. Sin preguntas no hay búsqueda y si no se busca, la vida se vuelve plana, chata, sin horizontes que desafíen a la aventura. Es una atmósfera que valora y defiende la fidelidad a la propia vocación.

Esta cultura cultiva las actitudes vocacionales de fondo, promueve una cultura del espíritu, invita a reconocer y acoger la aspiración más profunda del hombre, reacciona contra una cultura de la muerte con una cultura de la vida, es, en su raíz, la cultura del deseo de Dios, compromete la mente y el corazón del hombre en el discernimiento de lo bueno. Crear esta cultura es uno de los urgentes servicios a prestar al Dueño de la mies, que llama a colaborar con Él.

¿Cómo fomentar, en concreto, la “cultura pro-vocacional” en nuestros ambientes?
La instauración de una cultura vocacional es, sin duda, el primer objetivo de la pastoral vocacional, o quizás de la pastoral en general10. ¿Qué pastoral es aquella que no cultiva la libertad de sentirse llamado por Dios ni produce cambio de vida? Para generarla de forma adecuada se deben alentar ciertas acciones, cargadas en sí mismas de fuerza vocacional, pero sin pretender que ellas desvelen de pronto y de forma automática la llamada de cada uno y suplan el camino de respuesta. Señalamos algunas.

Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros. Comunidades en las que se tratan de forma normal y frecuente los planteamientos vocacionales de todos y de cada uno. El objetivo no es, sin más, que surja alguna vocación (al sacerdocio o a la vida consagrada), sino de que todo creyente llegue a ser persona llamada que llama, en un clima de fidelidad vocacional.

Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones. La reflexión y la tradición de la Iglesia indican que normalmente el discernimiento vocacional se hace presente a lo largo de estos itinerarios comunitarios: la celebración comunitaria y la oración (liturgia), la comunión eclesial y la fraternidad (koinonía), el servicio de la caridad (diakonía), el anuncio y testimonio del evangelio (martiría). Estas dimensiones que deben estar siempre presentes y armónicamente coordinadas, están cargadas de fuerza vocacional y movilizan Es una atmósfera que valora y defiende la fidelidad a la propia vocación al sujeto al situarlo ante una interpelación imposible de ignorar, una toma de decisión que no se puede dejar indefinidamente.

Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio. La desafección por la Iglesia no lleva al nacimiento de las vocaciones, sino a la aridez estéril e infunde rechazo. Las vocaciones que no nacen de esta sana experiencia y de esta inserción en la vida y acción comunitaria eclesial tienen el peligro de estar viciadas de raíz y es dudosa su autenticidad.

Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida. Es una relación pastoral que ha de cuidar las dos etapas de todo proceso de crecimiento de la fe: Laeducación (ayudar al joven a sacar fuera su verdad, a conocerse, a descubrir sus miedos y resistencias, fragilidades y dependencias) y la formación (proponerle un ideal que dé a su vida forma, consistencia y solidez, para que invierta en ella sus mejores recursos).

Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas. Esa visibilidad es una opción exigente y al mismo tiempo arriesgada. No se reduce a pura exterioridad si está sostenida por una intensa experiencia de Dios y por un discernimiento lúcido sobre los signos usados. Es preciso que se pueda “ver” el carisma. Carteles, folletos, días reservados a presentar la historia, vida y misión de la propia congregación... debe ser moneda común en todo lugar donde nos hagamos presentes.

Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos. Y creando un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación, de manera que, por contagio, nuestra historia y nuestra vida impregne nuestros ambientes y toque a las personas. Y, sobre todo, facilitar que la expresión y comunicación normal de nuestra espiritualidad y vida misionera consiga que otros tengan los mismos “ojos” del fundador, esto es, su sensibilidad, su corazón, sus ideales, su percepción, su lógica misionera.

No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos (“y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”) no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.

Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).

Cuidar pastoralmente de las familias. Hubo un tiempo en el que los padres católicos fueron nuestros mejores aliados en la tarea de suscitar vocaciones. Hoy, en cambio, muchos padres no ven claro lo de la vida religiosa, ni su naturaleza y utilidad, ni la forma en la que se vive. Por haber decrecido esa confianza, debemos hacer un esfuerzo por restaurarla y conseguir su apoyo nuevamente.

No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión. A menudo de entre aquellos que colaboran con nosotros en parroquias, colegios, centros pastorales, actividades misioneras, voluntariados,... hay algunos que han pensado en la vida religiosa y en nuestra vida en particular; pero no saben cómo abordar este asunto. Debemos asegurarnos que existan abundantes posibilidades para tratarlo.

PREGUNTAS
REFLEXIÓN PERSONAL Y COMUNITARIA

¿Cuáles de estos elementos veo más decisivos?
¿Qué otros elementos agregaría según mi experiencia pastoral?
¿Qué elementos de una cultura antivocacional difundimos consciente o inconscientemente en el trabajo pastoral que estamos haciendo? (sea en la pastoral juvenil, familiar, escolar, parroquial, ministerial...)
Cualquiera que sea el área pastoral donde trabajo, ¿qué medios concretos descubro para promover una cultura vocacional?
¿Podría poner ejemplos de cómo fomentar la cultura vocacional en?
El acompañamiento de una pareja de novios.
La misa dominical de la Parroquia.
La relación con los profesores de un colegio nuestro.
La reunión de comunidad.
Una convivencia con adolescentes.


Participación en el Foro

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
Avatar de Usuario
gache
Moderador Staff
 
Mensajes: 403
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor mariaines » Mar Nov 02, 2010 6:24 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos.
Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.
Cultura como conjunto de valores

Elementos de la cultura: la cultura comprende elementos muy diversos y que abarcan el ser y quehacer de la persona en todas sus dimensiones. Enumera los siguientes:

- elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
- creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
- valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
- símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

El CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) en su asamblea celebrada en Puebla afirma que la cultura “abarca la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva " (Pablo VI, Evangelii Nuntiandi 18). La cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervención de otras culturas dominantes”.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como:
la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad.
Esta cultura de la vocación constituye el fundamento de la cultura de la vida nueva, que es vida de agradecimiento y gratuidad, de confianza y responsabilidad; en el fondo, es cultura del deseo de Dios, que da la gracia de apreciar al hombre por sí mismo, y de reivindicar constantemente su dignidad frente a todo lo que puede oprimirlo en el cuerpo o en el espíritu.

La cultura vocacional, en cuanto conjunto de valores, debe pasar cada vez más de la conciencia eclesial a la civil, del conocimiento de lo particular o de la comunidad a la convicción universal de no poder construir ningún futuro sobre un modelo de hombre sin vocación.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
- Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
- Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
- Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
- Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
- Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
- Fomentar un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
- No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.
- Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios
- Cuidar pastoralmente de las familias.
- No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor yeyos521 » Mar Nov 02, 2010 12:12 pm

preguntas
1 De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
2 Da alguna descripción de la cultura vocacional
3 Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

respuestas
1 Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
y sus elementos son:elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.



2 La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como:
la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad7.

3 Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos
:D :D :D :D :D :D
yeyos521
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Oct 05, 2010 12:50 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor yeyos521 » Mar Nov 02, 2010 12:16 pm

yeyos521 escribió:preguntas
1 De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
2 Da alguna descripción de la cultura vocacional
3 Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

respuestas
1 Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
y sus elementos son:elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.



2 La nueva cultura vocacional: “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ´cultura de la muerte´) subraya algunos valores, tales como:
la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad7.

3 Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos
:D :D :D :D :D :D
yeyos521
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Oct 05, 2010 12:50 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor queen moreno » Mar Nov 02, 2010 12:17 pm

1.- De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definicion de cultura y cuales son su elementos.
Poviene del latin cultus que hace referencia al cultivo, en nuestros tiempos hacemos referencia al cultivo dels er humano, proceso formativo de la persona. Sus elementos son: Elementos cognscitivos, creencias, valores y normas.

2.- Da alguna descripcion de la cultura vocacional.
es una componente de la nueva evangelizacion. es desarrollar una atmosfera donde los jovenes se puedan desenvolver, disponer y verificar libremente su propia vocacion.

3.- Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la cultura pro-vocacional.
Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de dios, sentir a la iglesia como casa propia y sentir con la iglesia, difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, hacer visible nuestro carisma misionero, fomentar un ambiente general de conociemiento de nuestro fundador, tener acciones pastorales cristianas, recrear una vida comunitaria fraterna, cuidar pastoralmente de las familias, no olvidarnos de aquellos con lo que compartimos la mision

saludos ;)
queen moreno
 
Mensajes: 8
Registrado: Mié Sep 29, 2010 11:23 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor querubin77 » Mar Nov 02, 2010 2:54 pm

1.-De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuales son sus elementos:Casi siempre, detras de cada vocación y de cada cristiano comprometido, ha habido una variedad de personas que se han puesto a su servicio, que lo han formado, que han orado por su vocación, que han descubierto sus capacidades, que han despertado en el los grandes deseos de hacerse disponibles a la llamada del Señor.

Cultura significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Esto se aplica plenamente al campo de vocaciones del Señor, en la manera como lo describe el párrafo anterior.

Cultura es el arte y la forma de actuar sociopolítico, la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida y el desenlace de la muerte, la forma de vestir y valorar las cosas y el quehacer humano.

Los elementos son:

Elementos cognoscitivos
Creencias
Valores y normas
Símbolos

2.-Da alguna descripción de la cultura vocacional.
Una cultura vocacional es tal cuando invita y conduce a hacerse preguntas vitales y cuando también da pistas y herramientas para responder a ellas. Vocación es el pensamiento providente del Creador, su sueño amoroso para cada criatura. Una cultura vocacional debe llevar a la persona a descubrir ese pensamiento de Dios y darle la capacidad y el deseo de dar una respuesta de aceptación, una respuesta positiva al sueño de Dios.

3.-Menciona brevemente las acciones que se deben llevar a cabo para fomentar una cultura vocacional.
a) Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional.
b) Crear signos y lugares permanentes donde crear la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentadaque se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias e invitaciones.
c) Sentir la Iglesia como propia y sentir con la Iglesia
d) Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado
e) Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
f) Fomentar un ambiente general de conocimiento del fundador como don del Espíritu a la Iglesia
g) No olvidar que cualquier actividad de la Iglesia, ya sea catequesis, adoración, retiro, etc., si no es vocacional noes acción pastoral cristiana.
h) Recrear una vida comunitaria fraterna
i) Cuidar pastoralmente de las familias
querubin77
 
Mensajes: 16
Registrado: Sab Oct 09, 2010 11:50 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Martha Mejia » Mar Nov 02, 2010 3:38 pm

1. de manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definicion de cultura
y cuales son sus elementos
conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos, proceso formativo de personalidad humana cultura como sinonimo del saber conjunto de conocimiento que tiene una persona.
elementos cognositivos, creencias, valores y normas,simbolos, el CELAM

2.da alguna descripcion de la cultura vocacional
es una componente de la Nueva Evangelizacion, es cultura de la vida y de la apertura a la vida del significado del vivir pero tambien del morir que frente a la cultura de la muerte subraya algunos valores tales como la gratitud y la acogida del misterio el sentido de lo imperfecto del hombre, la apertura del hombre a la trascendencia la disponibilidad a dejarse llamar por otro y preguntar por la vida, la confianza en si mismo y en el projimo la libertad de conmoverse ante el don recibido, el afecto, la comprension, el perdon, la capacidad de soñar y anhelar, el asombro que permite apreciar la belleza, el altruismo, la busqueda del sentido de la vida.

3. menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la cultura provocacional

posibilitar el nacimiento y el crecimiento del sujeto vocacional es decir creyentes que viven coherentemente su llamada y se sienten responsables de los otros
crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida que se dirige al corazon de la persona y le plantea llamadas exigencias invitaciones
sentir la iglesia como cosa propia siendo no solamente colaboradores sino intercesores y testigos transfigurados por su misterio
difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes desiciones de la vida
hacer visible nuestro carisma misiionero
fomentar un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espiritu a la iglesia y en particular a la iglesia donde vivimos
Martha Mejia
 
Mensajes: 10
Registrado: Sab Oct 09, 2010 7:37 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor alvarezcruz » Mar Nov 02, 2010 3:48 pm

1- Poviene del latin cultus que hace referencia al cultivo, en nuestros tiempos hacemos referencia al cultivo dels er humano, proceso formativo de la persona. Sus elementos son: Elementos cognscitivos, creencias, valores y normas.

2- es una componente de la nueva evangelizacion. es desarrollar una atmosfera donde los jovenes se puedan desenvolver, disponer y verificar libremente su propia vocacion.

3-Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de dios, sentir a la iglesia como casa propia y sentir con la iglesia, difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, hacer visible nuestro carisma misionero, fomentar un ambiente general de conociemiento de nuestro fundador, tener acciones pastorales cristianas, recrear una vida comunitaria fraterna, cuidar pastoralmente de las familias, no olvidarnos de aquellos con lo que compartimos la mision
alvarezcruz
 
Mensajes: 10
Registrado: Lun Oct 04, 2010 2:31 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Gabriela_Ladron » Mar Nov 02, 2010 4:18 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

El autor da varias definiciones de cultura:

Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de “saber”, conjunto de conocimientos que tiene una persona.

Baltasar de Castiglione explicó todo lo que se le exigía al hombre culto en el siglo XVI: familiaridad con la filosofía y con las lenguas clásicas, ser autor de algún poema, ser capaz de ejecutar alguna pieza musical y, por último, buenas maneras, dignidad y cortesía.

Actualmente, por el progreso e influjo de las ciencias antropológicas, el término cultura ha adquirido un significado mucho más amplio, se ha enriquecido. Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.
Elementos de la cultura (D. Mamo): Según este autor, la cultura comprende que abarcan el ser y quehacer de la persona en todas sus dimensiones. Enumera los siguientes:
elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas…);
valores y normas;
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción;

El CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) en su asamblea celebrada en Puebla afirma que la cultura “abarca la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva " (Pablo VI, Evangelii Nuntiandi 18). La cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervención de otras culturas dominantes”

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional

Según Juan Pablo II, la cultura vocacional es “Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ‘cultura de la muerte’) subraya algunos valores, tales como:

la gratitud y la acogida del misterio,
el sentido de lo imperfecto del hombre,
la apertura del hombre a la trascendencia,
la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
la confianza en sí mismo y en el prójimo,
la libertad de conmoverse ante el don recibido,
el afecto, la comprensión, el perdón,
la capacidad de soñar y anhelar,
el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad


3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Posibilitar el nacimiento y crecimiento de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia, siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
Fomentar, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos
Recordar que cualquier sacramento o sacramental debe ser acción pastoral.
Recrear una vida comunitaria fraterna donde existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).
Cuidar pastoralmente de las familias.
Recordar a aquellos con quienes compartimos la misión
Avatar de Usuario
Gabriela_Ladron
 
Mensajes: 168
Registrado: Jue Feb 25, 2010 12:32 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor blancamar22 » Mar Nov 02, 2010 4:39 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
La cultura tiene varios significados dependiendo de la época en la que se considera, ha sido entendida como: el proceso formativo de la persona humana, el conjunto de conocimientos que tiene una persona. En la actualidad es el conjunto de actividades, artes, símbolos, expresiones, elementos socio-políticos que son comunes, que comparte un grupo colectivo, pueblo o tribu. Sus elementos son:
-elementos de saber técnico, científicos, estructura política, social, etc
-creencias: ritos, fiestas populares, etc
-valores y normas que rigen la convivencia
-símbolos por lo que se expresa
2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
La cultura vocacional es el medio, atmosfera, ambiente gestor por el que la persona descubrirá su sentido pleno en la vida, su razón de ser en la construcción del Reino de Dios.
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
-Crear una atmosfera, lugares, reuniones, retiros, cursos, etc donde se pueda expresar el testimonio y experiencia de Dios en la vida de diversas personas y llamados vocacionales.
-Tener sentido de pertenencia a la Iglesia, sintiéndose miembro y participando en las diversas actividades.
-Promover el acompañamiento personal y atmosfera de discernimiento libre
-Promover los diferentes grupos, asociaciones, llamados invitando a todos a que conozcan y compartan nuestro vivir
-Fomentar actividades en las familias para que sean semillas vocacionales
blancamar22
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Feb 18, 2010 9:01 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Javier AP » Mar Nov 02, 2010 4:47 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Cultura: conjunto de conocimientos que tiene una persona, así como el estilo de vida propio de pueblo.
Elementos en general: cognoscitivos, símbolos, valores y normas, creencias

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”, que (frente a la ‘cultura de la muerte’) subraya algunos valores, tales como:

- la gratitud y la acogida del misterio,
- el sentido de lo imperfecto del hombre,
- la apertura del hombre a la trascendencia,
- la disponibilidad a dejarse llamar por otro (por Otro) y preguntar por la vida,
- la confianza en sí mismo y en el prójimo,
- la libertad de conmoverse ante el don recibido,
- el afecto, la comprensión, el perdón,
- la capacidad de soñar y anhelar,
- el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intrínseco
- el altruismo que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano
- la búsqueda del sentido de la vida, el deseo de encontrar la verdad


3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
- Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional
- Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada
que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
- Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores
y testigos transfigurados por su misterio
- Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado
- Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
- Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en
particular a la Iglesia donde vivimos
- No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión
- Cuidar pastoralmente de las familias.
- Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia
congregación y la pertenencia sin subterfugios
Javier AP
 
Mensajes: 10
Registrado: Mié Oct 06, 2010 7:53 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor CarmelitaMR » Mar Nov 02, 2010 7:11 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida
elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias
valores y normas;
símbolos:

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
una atmósfera en la que los jóvenes católicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación como forma permanente de vida a la que están llamados en la Iglesia.
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
Crear un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa
Cuidar pastoralmente de las familias
Asegura que existan abundantes posibilidades para tratar las posibles vocaciones con colaboradores
CarmelitaMR
 
Mensajes: 42
Registrado: Dom Feb 21, 2010 1:27 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor cprous » Mar Nov 02, 2010 8:54 pm

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos


Habla de que de su derivación griega se entiende como sinónimo de "saber" o el proceso de formación de la personalidad humana. Esas acepciones tienden a ampliarse.
Tiene elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social; creencias; valores y normas y también tiene símbolos.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional


Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida. Una "atmósfera" de valores y principios, un "Todo" que apunta al descubrimiento y promoción de la vocación como algo necesario y natural

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”


Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida; Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia; Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado; Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas; Fomentar, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos; Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación; Cuidar pastoralmente de las familias; No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión.
César Enrique Prous San Martín
cprous
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Sep 02, 2010 6:56 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Isabel Morales » Mar Nov 02, 2010 10:34 pm

SESION 5

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos:
Etimológicamente cultura significa: “Conjunto de labores de frutos inherentes al cultivo de los campos”.
Para Cicerón, cultura significa “proceso formativo de la personalidad humana”. Así sinónimo de saber, conjunto de conocimientos que tiene una persona.
Para el CELAM hablar de cultura significa: hablar de la la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva.
Pablo VI, dirá la en la E.N. No. 18 que la cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervención de otras culturas dominantes”

Los elementos de la cultura según D. Mamo. Son:
Elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
Creencias: ritos y fiestas
Valores y normas.
Símbolos: cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.


2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
Creo que podemos hablar de cultura vocacional, cuando se va generando un ambiente propicio, donde caben conocimientos, acciones, compromisos, acompañamiento y discernimiento que invita a los jóvenes a plantearse su propio proyecto de vida como persona amada por Dios y llamada para ser feliz desde una vocación específica en la construcción de Reino y desde el compromiso con sus hermanos. Estos ambientes se pueden generar en todas la acciones pastorales que pueda dimensionar la Iglesia.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado.
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
Fomentar, el conocimiento de nuestros fundadores como don del Espíritu a la Iglesia.
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad y el sentido pertenencia a la propia congregación.
Cuidar pastoralmente de las familias.
No olvidarnos de aquellos con quienes compartimos la misión.


Gracias

María Isabel Morales Delgado
Isabel Morales
 
Mensajes: 6
Registrado: Jue Oct 14, 2010 11:01 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Gladysrei » Mar Nov 02, 2010 11:48 pm

Respuestas par el foro Nº 5
1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

Según el autor, nos indica que cultura, según el latín significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón empleo la metáfora “Cultura animi”, que significa cultura y educación del alma, que equivalía a la paideia griega y que se transmitió hasta hoy con el significado de “procesos formativos de la personalidad humana”. Y cultura como sinónimo de saber, es el conjunto de conocimientos que tiene una persona.
Hoy, por el progreso e influjo de las ciencias antropológicas, el término cultura, ha adquirido un significado más amplio, vendría a ser: el arte y la forma de organización sociopolítiva, y la manera de celebrar las fiestas, la aparación de la vida y el desenlace de lamuerte; la forma de viestir y de valorar las cosas y el quehacer humano, o sea es el estilo de vida de un determinado pueblo o comunidad.
Según el Celam, la cultura abarca la totalidad de la vida de un pueblo, que viene a ser, el conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que al ser participes toda la comunidad, son reunidos en base a una sola conciencia.
Los elementos de la cultura, según D. Mamo, son elementos cogniscitivos: técnicos y científicos, la estructura política, la organización social
Creencias: ritos y fiestas
Valores y normas
símbolos

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional

la cultura vocacional es un componente de la nueva evangelización, es la cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir, que frente a esta cualtura de la muerte, señala valores importante, como: la gratitud y la acogida del misterio, apertura a lo transcendente, disponibilidad a dejarse llamar por otro, confianza en si mismo, y en el prójimo, libertad de conmoverse ante el don recibido, la búsque da del sentido d el vida, etc.
También podría señalar que la cultura vocacional, es un lugar donde se va propiciando un ambiente en y desde la comunidad, donde los jóvenes tanto varones como mujeres, van encontrando un sentido a sus vida y dándose una respuesta al para qué estan en la vida, donde van afianzando esa llamada que es hecha por puro don, donde van decubriendo el deseo de Dios hacia alguien que poco a poco va acogiendo esta llamada como un don gratuito y desde ese encuentro va realizando su proyecto para responder con confianza y responsabilidiad.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la cultura pro vocacional, son:
•Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, ayudar a toda la comunicad a ser consciente de que toda persona es llamada.
•Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios. Estos lugares son la comunidad, donde se realiza celebraciones comunitarias, la oración, donde ser vive en fraternidad y se hace un servicio de caridad.
•Sentir la Iglesia como cosa propia, y sentir con la Iglesia, siendo no solamente colaboradores, oraciones, sino también intercesores y testigos transfigurados de su misterio.
•Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado.
•Hacer visible el carisma misionero, que esta sostenida por una profunda experiencia de Dios. Para lo cual se pueden hacer folletos, carteles, días reservados a presentar la historia, vida y misión de la propia congregación.
•Dar a conocer a los fundadores como don del Espírtu a la Iglesia, de tal manera difundir y hacer que tengan empatia con la Congregación y se contagien de lo nuestro y puedan unirse al trabajo misionero que realizamos.
•Realizar encuentros de oración.
•Presentar nuestra vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se viva e irradie el amor a nuestra congregación.
•Cuidar pastoralmente de las familias.
•Estar atentos a los que colaboran con nosotras en la pastoral
Gladysrei
 
Mensajes: 9
Registrado: Mié Oct 06, 2010 11:12 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor SIEMBRA » Mié Nov 03, 2010 12:04 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Primeramente da una definición etimológica de cultura en la que expresa que ésta significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos, o también como sinónimo de “saber”, conjunto de conocimientos que tiene una persona. Va dando un panorama de varios autores y de diversos documentos haciendo énfasis en el CELAM: “Cultura abarca la totalidad de la vida de un pueblo: conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva” (Pablo VI, Evangelii Nuntiandi 18).
Otra definición de Cultura que agrego es: La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad regula el comportamiento de las personas que la conforman
ELEMENTOS
- Elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
- Creencias
- Valores y normas
- Símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa.
- Lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
La Cultura Vocacional se gesta cuando estamos invitados a tomar conciencia de lo que somos y a dar “nuevo impulso” a una dimensión esencial de la experiencia cristiana, como es la conciencia de ser un pueblo “convocado” y “enviado”. Esta conciencia de sabernos amados, llamados y enviados y de sentirnos miembros de un mismo pueblo va madurando y se va adquiriendo en una cultura que la favorece, que permite que la semilla del Evangelio sea sembrada, crezca y de frutos, es decir, que la semilla de la vocación vaya creciendo. Una cultura es cuando un pueblo participa de algo en común, así la vocación debemos transmitir que todos somos corresponsables de la propia vocación y de los demás, para irnos apoyando a escuchar en un profundo diálogo con el Señor su llamado que nos hace a seguirlo.

“Insertar en el corazón de nuestra Iglesia, de los creyentes, de la sociedad, la dimensión vocacional de la vida, es lanzarnos a acometer una tarea que ciertamente nos supera, pero que estamos ciertos que descansa en Cristo y en la certeza de que en la medida que cada uno intenta vivir coherentemente la fe en su realidad y ambiente, está favoreciendo allí la gestación y desarrollo de una cultura atravesada por los valores del Evangelio (la propuesta de Jesús), que lógicamente desemboca en una cultura vocacional, donde la pregunta por la vida y su sentido surge casi espontánea, y donde la respuesta se impone como una necesidad a resolver”. (Diócesis de Tepic)
3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
- Sentirnos amados y llamados por el Señor para hacer extensiva esa experiencia
- Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios
- Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia. Somos Iglesia y todo lo que concurra nos compete y compromete
- Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado
- Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas
- Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia
- Crear lazos fraternos y solidarios
- Que todo lo que realicemos sea desde una cultura vocacional que nos anime, contagie, apasione y envuelva para seguir haciendo cadena
SIEMBRA
 
Mensajes: 11
Registrado: Mar Oct 05, 2010 9:23 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor marisa725 » Mié Nov 03, 2010 1:22 am

1.-De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos ?
Cultura según el CELAM es un conjunto de valores que lo animan y desvalores que lo debilitan y que, al ser participado en común por sus miembros, los reúne en base a una misma conciencia colectiva.

Elementos de la cultura.-Cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc; creencias, valores, normas, símbolos. De aquí tenemos el lenguaje, las tradiciones, las costumbres, técnicas, religión, política, educación, economía, escritura, artesanía, industria, comercio, agricultura, dialectos.

2.- Da alguna descripción de la cultura vocacional
La cultura vocacional es un ambiente social, un hábitat, que favorece que cada familia y entidad se comprenda a sí misma en función de una misión confiada por Dios, para la construcción del Reino.
Es un modo de entender la libertad, el amor, el dolor y los otros misterios de la vida.
Es un legado de convicciones de fe y expresiones pastorales.

3.- Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la " cultura pro-vocacional. "
- Como la vocación es asunto de todos, laicos y consagrados; entonces debemos trabajar desde la misión compartida, sabiendo que la comunión se concreta en el grupo, en la comunidad y en la misión.
- Trabajar en la pastoral
Toda pastoral debe ser vocacional; porque debe llevar a las personas a la maduración de la fe o sea llevar a las personas a que sean lo que Dios quiere de ellas.
- Sembrar en los jóvenes; porque ellos son tierra buena, donde Dios hoy siembra su Palabra.
- Ayudan acciones como publicidad, entrevistas en programas de radio, televisión, encuentros de pastoral vocacional y juvenil, trabajo mancomunado de las diferentes pastorales; para llevar a la convicción de que ser sacerdote vale la pena y vivir una vida consagrada vale la pena; así como vivir el matrimonio santo.
marisa725
 
Mensajes: 234
Registrado: Mié Sep 30, 2009 11:10 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor jguerras100 » Mié Nov 03, 2010 2:36 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos

Empezó siendo algo relativo a la agricultura o sea el cultivar.
Posteriormente fue tomando el significado del saber, del conocimiento adquirido y su aplicación. En la Edad del Renacimiento ya se le dio unos factores específicos acerca de que o cual conocimiento debiera poseer.
Y actualmente cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.

Y los elementos de la cultura son:

elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc.
creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...);
valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental);
símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.


2. Da alguna descripción de la cultura vocacional

Desarrollar una atmósfera en la que los jóvenes católicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación como forma permanente de vida a la que están llamados en la Iglesia.


3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”

Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros. Comunidades en las que se tratan de forma normal y frecuente los planteamientos vocacionales de todos y de cada uno.

Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones. La reflexión y la tradición de la Iglesia indican que normalmente el discernimiento vocacional se hace presente a lo largo de estos itinerarios comunitarios: la celebración comunitaria y la oración (liturgia), la comunión eclesial y la fraternidad (koinonía), el servicio de la caridad (diakonía), el anuncio y testimonio del evangelio (martiría). Estas dimensiones que deben estar siempre presentes y armónicamente coordinadas, están cargadas de fuerza vocacional y movilizan

Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.

Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida. Es una relación pastoral que ha de cuidar las dos etapas de todo proceso de crecimiento de la fe: La educación (ayudar al joven a sacar fuera su verdad, a conocerse, a descubrir sus miedos y resistencias, fragilidades y dependencias) y la formación (proponerle un ideal que dé a su vida forma, consistencia y solidez, para que invierta en ella sus mejores recursos).

Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas. Esa visibilidad es una opción exigente y al mismo tiempo arriesgada. No se reduce a pura exterioridad si está sostenida por una intensa experiencia de Dios y por un discernimiento lúcido sobre los signos usados. Carteles, folletos, días reservados a presentar la historia, vida y misión de la propia congregación... debe ser moneda común en todo lugar donde nos hagamos presentes.

Fomentar, además, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos. Y creando un ambiente de simpatía hacia nuestra congregación, de manera que, por contagio, nuestra historia y nuestra vida impregne nuestros ambientes y toque a las personas. Y, sobre todo, facilitar que la expresión y comunicación normal de nuestra espiritualidad y vida misionera consiga que otros tengan los mismos “ojos” del fundador, esto es, su sensibilidad, su corazón, sus ideales, su percepción, su lógica misionera.

No olvidar jamás que una homilía, la administración de un sacramento, cualquiera que sea, una catequesis, una adoración del Santísimo, un retiro, una misa, una confesión, una reunión, una novena, una iniciativa del tipo que sea, si no es vocacional, es decir, si no apunta a la pregunta estratégica dirigida a todos (“y a mí, ¿qué me pide Dios a partir de esta Palabra, de este don...?”) no es acción pastoral cristiana, sino otra cosa, no bien definida, pero de cualquier modo inútil y a veces contradictoria, por no decir persona que finge sentir lo que no siente.

Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).

Cuidar pastoralmente de las familias. Hubo un tiempo en el que los padres católicos fueron nuestros mejores aliados en la tarea de suscitar vocaciones. Hoy, en cambio, muchos padres no ven claro lo de la vida religiosa, ni su naturaleza y utilidad, ni la forma en la que se vive. Por haber decrecido esa confianza, debemos hacer un esfuerzo por restaurarla y conseguir su apoyo nuevamente.
jguerras100
 
Mensajes: 33
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor VictorRonald » Mié Nov 03, 2010 7:53 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
Cultura, en su etimología primera latina, significa el conjunto de labores y de frutos inherentes al cultivo de los campos. Cicerón emplea la metáfora “cultura animi” (cultura y educación del alma), equivalente a la paideia griega, y que se ha trasmitido hasta nuestros días con el significado de “proceso formativo de la personalidad humana”. Cultura, como sinónimo de "saber", conjunto de conocimientos que tiene una persona.
Cultura es el arte, y la forma de organización sociopolítica, y la manera de celebrar las fiestas, la aparición de la vida o el desenlace de la muerte; la forma de vestir y de valorar las cosas y el quehacer humano. Cultura, en sentido antropológico, viene a equivaler a estilo de vida propio de un colectivo, tribu o pueblo; mentalidad que le anima; concepción de la vida.
ELEMENTOS
elementos cognoscitivos: técnicos y científicos; la estructura política, la organización social, etc., creencias (cultura implícita, sin racionalidad aparente: ritos y fiestas...); valores y normas (no son los mismos en las diversas culturas, no hay una tipología sistemática de valores de rango universal; los llamados valores humanos son cuestionados por algunos pueblos que los tildan de producto occidental); símbolos: sistema simbólico que funda expectativas y formas dadas de reacción; cada cultura tiene un sistema de símbolos por los que se expresa, y la lengua es sin duda el sistema simbólico más genuino de cada pueblo.
La cultura comprende, asimismo, las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son impedidas o reprimidas por la intervencion de otras culturas dominantes”

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
Es el desarrollo de una atmósfera en la que los jóvenes católicos puedan disponerse a verificar con cuidado y abrazar libremente la propia vocación como forma permanente de vida a la que están llamados en la Iglesia.
“Es una componente de la nueva evangelización. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del vivir, pero también del morir”.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
Posibilitar el nacimiento y crecimiento del sujeto vocacional, es decir, de comunidades de creyentes que viven coherentemente su llamada personal y se sienten responsables de la de los otros.
Crear signos y lugares permanentes donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios compartida, sólida y fundamentada que se dirige al corazón de la persona y le plantea llamadas, exigencias, invitaciones.
Sentir la Iglesia como cosa propia y sentir con la Iglesia...siendo no solamente colaboradores, sino también intercesores y testigos transfigurados por su misterio.
Difundir y consolidar el acompañamiento vocacional personalizado, en particular en aquellos momentos existenciales de encrucijada donde se tejen las grandes decisiones de la vida.
Hacer visible nuestro carisma misionero en expresiones significativas.
Fomentar, un ambiente general de conocimiento de nuestro fundador como don del Espíritu a la Iglesia y en particular a la Iglesia donde vivimos.
Recrear una vida comunitaria fraterna, acogedora, hospitalaria y calurosa donde se vive la identidad de la propia congregación y la pertenencia sin subterfugios; y donde, a la vez, existe cercanía, roce y trato directo con todos, abriendo la comunión y la corresponsabilidad también a laicos (hombres y mujeres).
Cuidar pastoralmente de las familias.
VictorRonald
 
Mensajes: 38
Registrado: Lun Nov 02, 2009 4:42 pm

Re: 5. Crear una cultura vocacional: Definición

Notapor Leonesa » Mié Nov 03, 2010 9:31 am

1. De manera breve menciona lo que dice el autor sobre la definición de cultura y cuáles son sus elementos
La Cultura es el conjunto de conocimientos que tiene una persona, así como el estilo de vida propio de pueblo.
Los elementos son cognoscitivos, símbolos, valores, normas y creencias.

2. Da alguna descripción de la cultura vocacional
Crear un clima en el que los jóvenes católicos puedan disponerse a reafirmar, cuidar y aceptar de forma libre su propia vocación como forma de vida a la que están llamados en la Iglesia.
Se puede decir que es también como un modo de entender el amor, el dolor y otros misterios de la vida.

3. Menciona brevemente las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la “cultura pro-vocacional”
Crear signos y lugares donde cultivar y mostrar la experiencia de Dios a compartirla, de forma sólida y fundamentada ya que se dirige al corazón de la persona y le provoca la llamadas, exigencias, invitaciones.
Dar a conocer a nuestros fundadores como don del Espíritu a la Iglesia, y a su vez sentir la Iglesia como algo propio y sentir con la Iglesia.
Mostrar y potenciar una vida comunitaria fraterna, acogedora y calurosa donde se vive la identidad y el sentido pertenencia a la propia congregación y a la propia iglesia.
No podemos descuidar la pastoral de las familias, ni aquellas personas con las que compartimos la misión.
Leonesa
 
Mensajes: 11
Registrado: Mar Oct 12, 2010 6:14 am

Siguiente

Volver a Curso: Promoción vocacional

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |