XII. Amor y dificultades

Este curso tiene el objetivo de difundir una norma moral exigente y severa, aún hoy día válida , que prohíbe el uso de medios que intencionalmente impiden la procreación, y que degradan así la pureza del amor y la misión de la vida conyugal.

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Moderadores Animadores

XII. Amor y dificultades

Notapor pilar calva » Lun Nov 29, 2010 7:51 pm

El matrimonio y la familia no carecen de dificultades. Lo reconocía con honestidad Pablo VI: “No es nuestra intención ocultar las dificultades, a veces graves, inherentes a la vida de los cónyuges cristianos; para ellos, como para todos, la puerta es estrecha y angosta la senda que lleva a la vida. La esperanza de esta vida debe iluminar su camino mientras se esfuerzan animosamente por vivir con prudencia, justicia y piedad en el tiempo presente, conscientes de que la forma de este mundo es pasajera” (HV, 25).
Y ciertamente no todos los conflictos tienen que ver con la natalidad. Por el contrario, a menudo los trances más duros se dan en el plano de los afectos y de las voluntades. Quizá sean recelos, desconfianzas, discusiones, rencores, faltas de perdón. Tal vez se trate de graves faltas morales como infidelidad, mentiras, violencias, fuertes discusiones, etc. Pero con mucha frecuencia los ahogos y aflicciones son de orden menor, aunque pueden terminar ocasionando serios daños, resquebrajamientos familiares e incluso dolorosas separaciones. No deberíamos extrañarnos, pues las pequeñas grietas que se observan en una pared, cuando no se solucionan a tiempo, terminan causando derrumbes. Aún cuando no se llegue a tanto, sin embargo, esto es suficiente para amargar o hacer difícil la vida de la familia y constituye, ciertamente un obstáculo serio para la felicidad.

Donde hay dos personas ya hay suficiente material para una discusión. No busquemos excusas que no tienen sentido. “—Es que pensamos diferente”; ¿dónde vamos a encontrar dos personas que piensen exactamente igual en todo? Si la armonía dependiese de esto, no habría esperanza de concordia alguna en esta vida. “—Lo que sucede es que nuestros temperamentos son heterogéneos”; ¡por supuesto: no hay dos caracteres exactamente iguales! “Nuestro problema es que somos distintos”; sí, y precisamente por eso se casaron; no hay dos cosas más diversas que una llave y una cerradura…¡y trabajan perfectamente! ¡Ni los gemelos son psicológicamente idénticos!
De aquí que debamos sostener que los problemas familiares o matrimoniales no son principalmente problemas psicológicos o temperamentales (aunque pueden terminar causando serias perturbaciones si no se trabaja a tiempo) sino espirituales. Dicho de otro modo, son problemas de virtudes. De uno de los cónyuges o de los dos.
¿Esto tiene solución? Claro que sí; una solución fácil de formular y difícil de cumplir. Pero que vale la pena siendo su resultado la felicidad.

Consiste en la práctica de las pequeñas virtudes. Tomo la expresión “pequeñas virtudes” de San Marcelino Champagnat, quien a su vez se inspiró en San Francisco de Sales 243 .
San Marcelino explicó el tema en cierta oportunidad en que un hermano fue a verlo apenado por algo que le resultaba inexplicable. Pocos días antes había sido destinado a una comunidad de religiosos que eran, según su parecer, virtuosos, cumplidores de todas las reglas y deseosos de santidad… pero para su sorpresa la unión que reinaba entre ellos estaba lejos de ser “perfecta”. Además, había observado el mismo problema en otra comunidad que consideraba más ejemplar que la suya. En otras palabras, veía, de un lado “religiosos virtuosos” y del otro numerosas “miserias domésticas”, sin poder atinar cuál era la raíz del problema ni, en consecuencia, su solución.
El santo, que era un hombre de un sentido común extraordinario, le respondió que sus observaciones eran cabales; añadiendo: “Podría contentarme con decir que en todas partes hay pequeñas miserias, y que los hombres más virtuosos tienen defectos y están sujetos a cometer faltas, pues que ‘el justo’, como dice el la Sagrada Escritura, ‘cae siete veces’ (Prov 24, 16); pero prefiero entrar en el fondo de la cuestión; tratarla de un modo completo y explicarte mi pensamiento sobre este punto. Se puede ser sólidamente virtuoso con un genio malo; y el carácter difícil de una sola persona basta para perturbar el hogar o la comunidad entera y hacer padecer a todos los demás miembros. Se puede ser observante, piadoso, celoso de la propia santificación; se puede, en una palabra, amar a Dios y al prójimo, sin tener la perfección de la caridad, esto es, las pequeñas virtudes que son los frutos, los adornos más delicados y la corona de la caridad; ahora bien, sin la práctica diaria y habitual de las pequeñas virtudes no puede haber unión perfecta en las ca-sas. El descuido y falta de las pequeñas virtudes, tal es la mayor, y podría decir la única causa de las disensiones, de las divisiones de las discordias entre los hombres”.

Si esto vale para los religiosos, también se ajusta a los laicos, especialmente los casados. Hay muchos que piensan que bastan las cosas principales y más gruesas para que la paz y el gozo reinen entre seres humanos, evitando toda dificultad y miseria. Pero no es así. Las “pequeñas virtudes” son esenciales y necesarias; y si faltan: ¡nada se conseguirá respecto de la felicidad diaria!
De más está decir que el religioso que consultaba al santo no sabía qué era eso de las “pequeñas virtudes”, por lo que el santo le hizo una exhaustiva enumeración y descripción de las mismas, que también nosotros presentamos resumidamente.

1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí. San Bernardo dijo en una oportunidad a sus religiosos: “Queridos hermanos, haced conmigo lo que queráis, estoy resuelto a amaros siempre, aunque vosotros no me améis. Mi amor me tendrá unido con vosotros, aun a pesar vuestro. Si me insultáis, tendré paciencia, inclinaré la cabeza a las injurias; venceré vuestro mal proceder con beneficios; iré delante de los que rechacen mis servicios; haré bien a los ingratos; honraré a los que me desprecien, porque somos miembros los unos de los otros.”

2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse. Dice San Pablo: “Disimulad, sufrid los defectos de vuestros hermanos” (Col 3, 13). No debemos olvidar que la corrección fraterna no abarca todos los defectos sino los defectos graves 244 . Y además, aun después de haber corregido o reprendido, es necesario sufrir y soportar, habiendo, como hay, defectos que sólo se curan con el ejercicio de la paciencia y sufriéndolos. Además, también los hay en las almas virtuosas que no se enmiendan a pesar de los esfuerzos que se hacen, y que Dios deja como ejercicio de virtud para aquel que está sujeto a tales defectos y para los que viven en su compañía.

3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo nos ofrece un ejemplo admirable de esta caridad que toma todas las formas para ser útil al prójimo: “Me he hecho todo para todos, dice; lloro con los que lloran, me alegro con los que están alegres; nadie enferma que no enferme yo con él; nadie se ha escandalizado sin que yo no me abrase; en una palabra, he tomado todas las formas a fin de serviros y ganaros a todos para Jesucristo” (1Co 9, 19-22; cf. 2Co 11, 29).

5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas. “No disputes”, huye de contiendas de palabras (2Tim 2, 14), dice el San Pablo. Pero si alguno dijese, añade San Marcelino: “Yo tengo razón, y no puedo sufrir las tonterías o los yerros de los demás”, oiga la respuesta de San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia: “Más vale doscientos cincuenta gramos de caridad que cien kilos de razón”. San José de Calasanz decía: “Quien quiera paz a nadie contradiga”.

6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia. En una oportunidad San Vicente de Paúl interrumpió la conversación que tenía con algunas personas de categoría, para repetir cinco veces la misma cosa a alguien que no la entendía bien, diciéndole la última vez con igual tranquilidad que la primera. Escuchaba sin sombra de impaciencia a pobres personas que hablaban mal y largamente; se le vio, estando sumamente ata-reado, dejarse interrumpir treinta veces en un día por personas escrupulosas que no hacían más que repetir inútilmente lo mismo con di-ferentes términos, oírlas hasta el fin con invencible paciencia, escribirles algunas veces de su puño lo que les había dicho, y explicárselo más detenidamente cuando no le entendían bien; finalmente, interrumpir el oficio y el sueño para servir al prójimo.

8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Anticipaos unos a otros en las señales de honor” (Rm 12, 10). Las demos-traciones de estima y veneración manifestadas con sinceridad fomentan el amor mutuo, como el aceite sirve de alimento al fuego de la lám-para, y sostiene la llama que produce la luz; sin esto no hay unión posible ni caridad frater-na. “Ama, dice San Juan Crisóstomo, y serás amado; alaba a los otros y se-rás alabado; respétalos y te respetarán; dales de buena gana la preferencia, y te tendrán toda suerte de atenciones”. Y añadía san Marcelino: “No maltrates a nadie; no falten a nadie tus atenciones; y cuídate de despreciar a ninguno de los que te rodean, o mostrarte áspero con alguien porque tenga defectos”. Así como no nos burlamos ni nos enojamos con nuestra cabeza cuando nos duele o con un pie cuando se nos hincha sino que lo cuidamos de modo especial y lo hacemos reposar, así debemos hacer con los que son como “algo nuestro”.

9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas. “Ser condescendiente, dice San Francisco de Sales, es acomodarse a todo el mundo en cuanto lo permitan la ley de Dios y la recta razón. Es ser como una masa de blanda cera, susceptible de todas las formas, supuesto que sean buenas; es no buscar el propio interés, sino el del prójimo y la gloria de Dios. La condescendencia es hija de la caridad, y no hay que confundirla con cierta debilidad de carácter que impide reprender las faltas de otro cuando se está obligado a ello; esto no sería un acto de caridad, sino, al revés, cooperar al pecado del otro”.

10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.

11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer. La beata Madre Teresa de Calcuta repetía constantemente a Dios: “Te amo no por lo que mas sino por lo que me quitas”. Hay que soportar, pues, con pa-ciencia las imperfecciones, defectos e importu-nidades del prójimo; tal es el verdadero camino para tener paz y conservar la unión con todos.

12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Estas son las llamadas “pequeñas virtudes”. Como se ve son virtudes sociales, esto es, muy útiles a cualquiera que viva en sociedad con seres ra-cionales. Sin ellas no puede ser gobernado este pequeño mundo en que nos hallamos, y las co-munidades y familias están en desorden y agitación continua. Sin la práctica de estas pequeñas virtudes no es posible la paz familiar, el mayor de nuestros consuelos en medio de las penas que nos afligen en este valle de lágrimas. Desgra-ciada la casa en la que no se toman en cuenta las pequeñas virtudes: superiores y súbditos, jóvenes y ancianos, padres e hijos, esposos y esposas, todos están en discordia. Sin el amor y práctica de las pequeñas virtudes, no es posible que dos personas vivan armónicamente juntas bajo el mismo techo (sean religiosos, esposos, padres, hijos o hermanos). Sin la caridad y la práctica de las pequeñas virtudes, la casa re-ligiosa y el hogar familiar terminan siendo un presidio o un infierno. “¿Queréis que vuestra casa sea un paraíso por la unión de los corazones? —añadía San Marcelino—. Aficionaos a las pequeñas virtudes y practicadlas fielmente; ellas constituyen la dicha de una comunidad”.

¿Cuáles son los motivos por los que se hace necesario vivir estas pequeñas virtudes? Podemos resumirlos en seis.

1º Motivo. Por la debilidad del prójimo. Sí, todos los seres humanos son débiles, y de aquí tantos defectos, la mayoría de ellos pequeños. El uno es suspicaz, y escudriña cuanto se le dice y cuanto con él se hace; el otro es quisquilloso, y está siempre preocupado con la idea de que se le aborrece, que no se le atiende, que se desconfía de él, etc. Un tercero se deja llevar del desaliento, la menor cosa le aba-te, le pone melancólico y pesado a sí mismo y a los demás. Un cuarto es pronto como la pól-vora, y se acalora a la menor palabra. Finalmente, todos tienen su parte flaca, cada uno es-tá sujeto a muchos defectos e imperfecciones pequeñas que es necesario soportar, y que ofre-cen continuas ocasiones de ejercitar las peque-ñas virtudes. Es justo y racional que se trate con delicadeza todo lo flaco; se deben, por lo tanto, soportar las flaquezas del prójimo.

2º Motivo. Por la levedad de los defectos que nos vemos obligados a tolerar. Estoy refiriéndome al caso de personas virtuosas, al menos cumplidoras de los mandamientos de Dios y de las leyes de la Iglesia. Verdaderamente la mayor parte de los defectos que nos hacen perder la paciencia no son grandes vicios ni defectos groseros, sino imperfecciones, ímpetus de genio, flaquezas que de ninguna manera impiden que las personas a ellas sujetas, sean almas escogidas, de gran fondo, de virtud sólida y de conciencia timorata.

3º Motivo. El tercer motivo es que a veces se trata de la ausencia de verdaderos defectos. Es decir, que muchas veces lo que nos hace sufrir de parte del prójimo son cosas en sí mismas indiferentes y de las cuales esas personas no tienen ninguna culpa. A veces nos molesta la cara de alguien, la fisonomía, el tono de la voz, la figura del cuerpo; o nos impacientamos por las enfermedades o achaques corporales o morales que nos repugnan, etc. Suele suceder también que lo que nos exaspera es la diversidad de caracteres y su oposición al nuestro. El uno es naturalmente serio, el otro alegre; uno es tímido, otro atrevido; uno es muy lento y se hace esperar, otro es muy activo e impetuoso y quisiera obligarnos a que fuésemos a toda máquina. La razón pide que vivamos en paz en medio de esta diversidad de naturalezas, y que nos acomodemos al gusto de los demás por medio de la flexibilidad, de la paciencia y de la condescendencia. El turbarse por esta diversidad de caracteres sería tan poco razonable como el enojarse porque a alguien no le guste una comida que a nosotros nos gusta.

4º Motivo. El cuarto es que todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten en algo. Nadie hay tan prudente y cabal que pueda pasar sin la indulgencia de los demás. Hoy yo tendré que aguantar a alguna persona, y mañana esa persona u otra tendrá que soportarme a mí. ¡Qué injusticia sería exigir respeto y atenciones y no corres-ponder sino con dureza y altanería!

5º Motivo. El quinto motivo para practicar las pequeñas virtudes, está en los lazos que nos unen con las personas a quienes debemos soportar. “Entre nosotros —decía Abrahán a Lot— no puede haber discusiones, porque somos hermanos” (Gn 13, 8). ¡Cuánto más se cumple esto si nos referimos a las dificultades en la familia! “Ésta sí que es carne de mi carne y hueso de mis huesos”, dice Adán al ver a Eva. Y muchas veces además estamos unidos por lazos de vocación, de común destino sobrenatural, etc. Son muchos motivos para amarlas, para servirlas y soportarlas con toda paciencia.

6º Motivo. Finalmente, el sexto motivo para ejercitar las virtudes pequeñas es su excelencia. Decía San Marcelino: “Ahora me arrepiento de haberlas llamado pequeñas, aunque esta expresión está tomada de San Francisco de Sales. Sólo pueden llamarse pequeñas en cuanto se refieren a objetos materialmente pequeños: una palabra, un gesto, una mirada, una cortesía; porque, por lo de-más, si se examina el principio de donde na-cen y el fin al que se dirigen, son muy gran-des”. Al hablar de estas virtudes y del efecto que causan en una familia queda más en evidencia que la cari-dad es la primera y más excelente de todas las virtudes y la que hace más fácil el camino del cielo. Dios quiera que nunca busquemos excusas inoportunas para no vivirlas.

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

243 Voy a adaptar a continuación un capítulo de San Marcelino Champagnat (Sentencias, enseñanzas y avisos, Buenos Aires [1946], cap. 28; 399-414), titulado por él: “El único medio para establecer y mantener el orden en la Comunidad”.

244 Corregir los defectos leves es tarea, en cambio, de los superiores respecto de los inferiores, y suponiendo todos los pasos propios de esta virtud de la corrección fraterna.
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor dianiquiroga » Mar Nov 30, 2010 12:56 pm

Pilar hola!
no encuentro el tema XI. para poder responder el foro...
Ayúdame!... en donde puedo publicar mi respuesta.
Muchas gracias!
Diana Quiroga
dianiquiroga
 
Mensajes: 17
Registrado: Mié Sep 08, 2010 5:35 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Karla Gomez » Mar Nov 30, 2010 1:44 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Teneniendo como base tal y como lo decia Pablo VI y honestamente concuerdo que dentro de la familia y el matrimonio no existen dificultades, es tan solo la carecia de cosas que estan muy al alcanse de nuestras manos, de nuestro entendiemiento. Por eso no todos los conflictos son de talla natural, Por el contrario, ¨a menudo los trances más duros se dan en el plano de los afectos y de las voluntades. Quizá sean recelos, desconfianzas, discusiones, rencores, faltas de perdón. Tal vez se trate de graves faltas morales como infidelidad, mentiras, violencias, fuertes discusiones, etc. Pero con mucha frecuencia los ahogos y aflicciones son de orden menor, aunque pueden terminar ocasionando serios daños, resquebrajamientos familiares e incluso dolorosas separaciones..¨
San Marcelino enumera 12 ¨pequeñas virtudes¨ para sostener una mejor y mayor calidar familiar, matriminional, religioso, en fin en todo comunidad. Que bien se concluye que de quepeñas no tiene nada, es todo lo contrario.
1. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3.La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4.La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5.La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6.La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7.La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8.La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9.La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10.El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
11.La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12.La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Con la practica de estas GRANDES virtudes nos llenaria de una concordia tanto en sociedad, familiar, etc. Con estos aspectos sociales que todo el mundo puede poner en pracitca se garantiza una comunidad menos agitada, en menor desorden, y con mayor paz.
Karla Gomez
 
Mensajes: 22
Registrado: Lun Feb 01, 2010 12:01 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Gabriela_Ladron » Mar Nov 30, 2010 4:40 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Son las prácticas de las virtudes:
1.La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2.La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3.La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4.La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5.La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6.La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7.La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8.La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Es esencial en el matrimonio.
9.La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10.El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
11. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12.La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Practicarlas nos llevará a una vida armoniosa tanto en la familia como en el matrimonio. Se debe practicar por la debilidad del prójimo, la levedad de los defectos que nos vemos obligados a tolerar, el que a veces se trata de la ausencia de verdaderos defectos, todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten en algo, por los lazos que nos unen con las personas a quienes debemos soportar y por su misma excelencia, ya que son cosas sencillas y que nos llevan a una armónica convivencia.
Avatar de Usuario
Gabriela_Ladron
 
Mensajes: 168
Registrado: Jue Feb 25, 2010 12:32 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor mariaines » Mié Dic 01, 2010 12:50 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
Las soluciones a las dificultades es la práctica de las pequeñas virtudes: La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí..”. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda.
La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “
La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor rafa ayala » Mié Dic 01, 2010 12:54 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Conocer y practicar las pequeñas virtudes, vivirlas en plenitud.

1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse
3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo nos ofrece un ejemplo admirable de esta caridad que toma todas las formas para ser útil al prójimo
5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas
10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
rafa ayala
 
Mensajes: 48
Registrado: Mar Sep 07, 2010 1:06 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor minerva banos » Mié Dic 01, 2010 3:24 pm

RE.--CREO QUE PONER EN PRACTICAS LAS VIRTUDES QUE DIOS NOS DIO COMO SERES HUMANOS PO EJEMPLO.-
1.-LA INDULGENCIA,PARA PERDONAR Y DESMINUIR LAS FALTAS DEL PROJIMO.
2,-LA DISIMULACION CARITATIVA,PARA SOPORTAR LOS DEFECTOS DE LOS DEMAS SIN DECIR NADA.
3,-LA COMPACION, PARA COMPARTIR CON LOS DEMAS SUS PENAS Y SUAVIZARLAS.
4.-LA ALEGRIA ,PARA COMPARTIR LOS GOZOS DE QUIENES ESTAM FELISES,PERO CON HONESTIDAD.
5.-LA FLEXIBILIDAD DEL ANIMO,PARA ACEPTAR LAS IDEAS DE LOS DEMAS SIN IMPONER LAS SUYAS PRIMERO.
6.-LA SOLICITUD CARITATIVA, PARA AYUDAR A LO DEMAS SIN ESPERAR NADA ACAMBIO.
7.-LA AFABILIDAD , PARA ENTENDER LOS IMPORTUNOS SIN MOSTRAR LA MAS LEVE IMPASIENCIA.
8.PLA URBANIDAD Y LA CORTESIA,PAR ANTISIPARNOS SIEMPRE ANTE TODO EL MUNDO EN LAS DESMOSTRACIONES
DE RESPECTO, ESPECIALMENTE EN EL MATRIMONIO.
9.-LA CONDESCENCIA , PARA INCLINARNOS SIMPRE PARA COMPLACER ALOS MAS INDFENSOS.
10.-EL INTERES POR EL BIEN COMUN, PARA PREFERIR SIEMPRE EL VIEN DE LOS DEMAS ESPECIALMENTE LOS DE LA
FAMILIA, ANTES QUE EL PROPIO.
11.-LA PACIENCIA, PARA SOPORTAR Y TOLERAR A LOS DE MAS AL GRADO DE DAR GRACIAS A QUIENES TE OFENDEN.
12.-LA IGUALDAD DEL ANIMO Y DE CARATER,PARA SIEMPRE SER EL MISMO Y NO FLAQUEAR ANTE LA COLERA O EL
FASTIDIO ETC..Y ASI MANTENERMOS FIRME ANUESTRA VIRTUD DE CARACTER.

HOJALA QUE CADA CONYUGE O PERSONA ,PUSIERAMOS EN PRACTICA ESTAS VIRTUDES CREO QUE TENDRIAMOS
MENOS DIVORSIOS, Y MENOS NINOS SEPARADOS DE UNO DE LOS PADRES ,Y HASI EL MUNDO SERIA UN POCO
DIFERENTE. CREO QUE SONAR NO CUESTA NADA,Y TAMBIEN CREO QUE ALGUN DIA TENDREMOS UN MUNDO
MEJOR. DIOS LOS BENDIGA.,
minerva banos
 
Mensajes: 16
Registrado: Mié Sep 08, 2010 8:11 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Marcelina » Mié Dic 01, 2010 10:11 pm

Principalmente la vivencia de la caridad, reconocer que todos tenemos defectos pero que también podemos vivir virtudes, así pues a modo práctico podemos vivir las pequeñas virtudes para hacerle más alegre y llevadera la vida a una familia, comunidad o sociedad. Amar esos pequeños defectos.
¡Viva Cristo Rey!
Marcelina
 
Mensajes: 19
Registrado: Mié Sep 08, 2010 10:51 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor claudia-margarita » Jue Dic 02, 2010 8:30 am

1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí. San Bernardo dijo en una oportunidad a sus religiosos: “Queridos hermanos, haced conmigo lo que queráis, estoy resuelto a amaros siempre, aunque vosotros no me améis. Mi amor me tendrá unido con vosotros, aun a pesar vuestro. Si me insultáis, tendré paciencia, inclinaré la cabeza a las injurias; venceré vuestro mal proceder con beneficios; iré delante de los que rechacen mis servicios; haré bien a los ingratos; honraré a los que me desprecien, porque somos miembros los unos de los otros.”

2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse. Dice San Pablo: “Disimulad, sufrid los defectos de vuestros hermanos” (Col 3, 13). No debemos olvidar que la corrección fraterna no abarca todos los defectos sino los defectos graves 244 . Y además, aun después de haber corregido o reprendido, es necesario sufrir y soportar, habiendo, como hay, defectos que sólo se curan con el ejercicio de la paciencia y sufriéndolos. Además, también los hay en las almas virtuosas que no se enmiendan a pesar de los esfuerzos que se hacen, y que Dios deja como ejercicio de virtud para aquel que está sujeto a tales defectos y para los que viven en su compañía.

3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo nos ofrece un ejemplo admirable de esta caridad que toma todas las formas para ser útil al prójimo: “Me he hecho todo para todos, dice; lloro con los que lloran, me alegro con los que están alegres; nadie enferma que no enferme yo con él; nadie se ha escandalizado sin que yo no me abrase; en una palabra, he tomado todas las formas a fin de serviros y ganaros a todos para Jesucristo” (1Co 9, 19-22; cf. 2Co 11, 29).

5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas. “No disputes”, huye de contiendas de palabras (2Tim 2, 14), dice el San Pablo. Pero si alguno dijese, añade San Marcelino: “Yo tengo razón, y no puedo sufrir las tonterías o los yerros de los demás”, oiga la respuesta de San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia: “Más vale doscientos cincuenta gramos de caridad que cien kilos de razón”. San José de Calasanz decía: “Quien quiera paz a nadie contradiga”.

6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia. En una oportunidad San Vicente de Paúl interrumpió la conversación que tenía con algunas personas de categoría, para repetir cinco veces la misma cosa a alguien que no la entendía bien, diciéndole la última vez con igual tranquilidad que la primera. Escuchaba sin sombra de impaciencia a pobres personas que hablaban mal y largamente; se le vio, estando sumamente ata-reado, dejarse interrumpir treinta veces en un día por personas escrupulosas que no hacían más que repetir inútilmente lo mismo con di-ferentes términos, oírlas hasta el fin con invencible paciencia, escribirles algunas veces de su puño lo que les había dicho, y explicárselo más detenidamente cuando no le entendían bien; finalmente, interrumpir el oficio y el sueño para servir al prójimo.

8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Anticipaos unos a otros en las señales de honor” (Rm 12, 10). Las demos-traciones de estima y veneración manifestadas con sinceridad fomentan el amor mutuo, como el aceite sirve de alimento al fuego de la lám-para, y sostiene la llama que produce la luz; sin esto no hay unión posible ni caridad frater-na. “Ama, dice San Juan Crisóstomo, y serás amado; alaba a los otros y se-rás alabado; respétalos y te respetarán; dales de buena gana la preferencia, y te tendrán toda suerte de atenciones”. Y añadía san Marcelino: “No maltrates a nadie; no falten a nadie tus atenciones; y cuídate de despreciar a ninguno de los que te rodean, o mostrarte áspero con alguien porque tenga defectos”. Así como no nos burlamos ni nos enojamos con nuestra cabeza cuando nos duele o con un pie cuando se nos hincha sino que lo cuidamos de modo especial y lo hacemos reposar, así debemos hacer con los que son como “algo nuestro”.

9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas. “Ser condescendiente, dice San Francisco de Sales, es acomodarse a todo el mundo en cuanto lo permitan la ley de Dios y la recta razón. Es ser como una masa de blanda cera, susceptible de todas las formas, supuesto que sean buenas; es no buscar el propio interés, sino el del prójimo y la gloria de Dios. La condescendencia es hija de la caridad, y no hay que confundirla con cierta debilidad de carácter que impide reprender las faltas de otro cuando se está obligado a ello; esto no sería un acto de caridad, sino, al revés, cooperar al pecado del otro”.

10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.

11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer. La beata Madre Teresa de Calcuta repetía constantemente a Dios: “Te amo no por lo que mas sino por lo que me quitas”. Hay que soportar, pues, con pa-ciencia las imperfecciones, defectos e importu-nidades del prójimo; tal es el verdadero camino para tener paz y conservar la unión con todos.

12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Estas son las llamadas “pequeñas virtudes”. Como se ve son virtudes sociales, esto es, muy útiles a cualquiera que viva en sociedad con seres ra-cionales. Sin ellas no puede ser gobernado este pequeño mundo en que nos hallamos, y las co-munidades y familias están en desorden y agitación continua. Sin la práctica de estas pequeñas virtudes no es posible la paz familiar, el mayor de nuestros consuelos en medio de las penas que nos afligen en este valle de lágrimas. Desgra-ciada la casa en la que no se toman en cuenta las pequeñas virtudes: superiores y súbditos, jóvenes y ancianos, padres e hijos, esposos y esposas, todos están en discordia. Sin el amor y práctica de las pequeñas virtudes, no es posible que dos personas vivan armónicamente juntas bajo el mismo techo (sean religiosos, esposos, padres, hijos o hermanos). Sin la caridad y la práctica de las pequeñas virtudes, la casa re-ligiosa y el hogar familiar terminan siendo un presidio o un infierno. “¿Queréis que vuestra casa sea un paraíso por la unión de los corazones? —añadía San Marcelino—. Aficionaos a las pequeñas virtudes y practicadlas fielmente; ellas constituyen la dicha de una comunidad”.
claudia-margarita
 
Mensajes: 15
Registrado: Jue Feb 18, 2010 11:36 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor marifer22 » Jue Dic 02, 2010 2:02 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
*Es la práctica de virtudes, dentro del vinculo familiar, principalmente las siguientes:
1. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2.La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3.La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4.La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5.La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.
6.La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7.La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8.La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9.La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10.El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
11. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

La practica de estas "pequeñas" grandes virtudes, nos permitiran resolver y afrontar las dificultades que se presenten en la familia y /o el matrimonio


PD.NO PUEDO ABRIR EL FORO PARA CONTESTAR EL NUMERO XI. ¿ALQUIEN PODRIA AYUDARME? GRACIAS
marifer22
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 01, 2010 9:23 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Mayra Judith » Jue Dic 02, 2010 2:20 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Sin la práctica diaria y habitual de las pequeñas virtudes no puede haber unión perfecta en las casas. El descuido y falta de las pequeñas virtudes, tal es la mayor, y podría decir la única causa de las disensiones, de las divisiones de las discordias entre los hombres”.
1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí
2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse. Dice San Pablo: “Disimulad, sufrid los defectos de vuestros hermanos” (Col 3, 13).

3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.

6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.

8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas
10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.

11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.

12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
Mayra Judith
 
Mensajes: 87
Registrado: Vie Sep 10, 2010 9:49 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor erickito65 » Jue Dic 02, 2010 2:25 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
Consiste en la práctica de las pequeñas virtudes
La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí. San Bernardo dijo en una oportunidad a sus religiosos: “Queridos hermanos, haced conmigo lo que queráis, estoy resuelto a amaros siempre, aunque vosotros no me améis. Mi amor me tendrá unido con vosotros, aun a pesar vuestro. Si me insultáis, tendré paciencia, inclinaré la cabeza a las injurias; venceré vuestro mal proceder con beneficios; iré delante de los que rechacen mis servicios; haré bien a los ingratos; honraré a los que me desprecien, porque somos miembros los unos de los otros.”

La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse. Dice San Pablo: “Disimulad, sufrid los defectos de vuestros hermanos” (Col 3, 13). No debemos olvidar que la corrección fraterna no abarca todos los defectos sino los defectos graves 244 . Y además, aun después de haber corregido o reprendido, es necesario sufrir y soportar, habiendo, como hay, defectos que sólo se curan con el ejercicio de la paciencia y sufriéndolos. Además, también los hay en las almas virtuosas que no se enmiendan a pesar de los esfuerzos que se hacen, y que Dios deja como ejercicio de virtud para aquel que está sujeto a tales defectos y para los que viven en su compañía.

La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo nos ofrece un ejemplo admirable de esta caridad que toma todas las formas para ser útil al prójimo: “Me he hecho todo para todos, dice; lloro con los que lloran, me alegro con los que están alegres; nadie enferma que no enferme yo con él; nadie se ha escandalizado sin que yo no me abrase; en una palabra, he tomado todas las formas a fin de serviros y ganaros a todos para Jesucristo” (1Co 9, 19-22; cf. 2Co 11, 29).

La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas. “No disputes”, huye de contiendas de palabras (2Tim 2, 14), dice el San Pablo. Pero si alguno dijese, añade San Marcelino: “Yo tengo razón, y no puedo sufrir las tonterías o los yerros de los demás”, oiga la respuesta de San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia: “Más vale doscientos cincuenta gramos de caridad que cien kilos de razón”. San José de Calasanz decía: “Quien quiera paz a nadie contradiga”.

La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia. En una oportunidad San Vicente de Paúl interrumpió la conversación que tenía con algunas personas de categoría, para repetir cinco veces la misma cosa a alguien que no la entendía bien, diciéndole la última vez con igual tranquilidad que la primera. Escuchaba sin sombra de impaciencia a pobres personas que hablaban mal y largamente; se le vio, estando sumamente ata-reado, dejarse interrumpir treinta veces en un día por personas escrupulosas que no hacían más que repetir inútilmente lo mismo con di-ferentes términos, oírlas hasta el fin con invencible paciencia, escribirles algunas veces de su puño lo que les había dicho, y explicárselo más detenidamente cuando no le entendían bien; finalmente, interrumpir el oficio y el sueño para servir al prójimo.

La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Anticipaos unos a otros en las señales de honor” (Rm 12, 10). Las demos-traciones de estima y veneración manifestadas con sinceridad fomentan el amor mutuo, como el aceite sirve de alimento al fuego de la lám-para, y sostiene la llama que produce la luz; sin esto no hay unión posible ni caridad frater-na. “Ama, dice San Juan Crisóstomo, y serás amado; alaba a los otros y se-rás alabado; respétalos y te respetarán; dales de buena gana la preferencia, y te tendrán toda suerte de atenciones”. Y añadía san Marcelino: “No maltrates a nadie; no falten a nadie tus atenciones; y cuídate de despreciar a ninguno de los que te rodean, o mostrarte áspero con alguien porque tenga defectos”. Así como no nos burlamos ni nos enojamos con nuestra cabeza cuando nos duele o con un pie cuando se nos hincha sino que lo cuidamos de modo especial y lo hacemos reposar, así debemos hacer con los que son como “algo nuestro”.

La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas. “Ser condescendiente, dice San Francisco de Sales, es acomodarse a todo el mundo en cuanto lo permitan la ley de Dios y la recta razón. Es ser como una masa de blanda cera, susceptible de todas las formas, supuesto que sean buenas; es no buscar el propio interés, sino el del prójimo y la gloria de Dios. La condescendencia es hija de la caridad, y no hay que confundirla con cierta debilidad de carácter que impide reprender las faltas de otro cuando se está obligado a ello; esto no sería un acto de caridad, sino, al revés, cooperar al pecado del otro”.

El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.

La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer. La beata Madre Teresa de Calcuta repetía constantemente a Dios: “Te amo no por lo que mas sino por lo que me quitas”. Hay que soportar, pues, con pa-ciencia las imperfecciones, defectos e importu-nidades del prójimo; tal es el verdadero camino para tener paz y conservar la unión con todos.

La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
erickito65
 
Mensajes: 35
Registrado: Vie Feb 19, 2010 1:04 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor VictorRonald » Jue Dic 02, 2010 2:32 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?
Las “pequeñas virtudes” son esenciales y necesarias; y si faltan: ¡nada se conseguirá respecto de la felicidad diaria!
1ª Pequeña virtud. La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.
6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
VictorRonald
 
Mensajes: 38
Registrado: Lun Nov 02, 2009 4:42 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor Ricardo Esquivel » Jue Dic 02, 2010 11:55 pm

Soluciones: Practicar las pequeñas virtudes.

La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.

La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.

La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo nos ofrece un ejemplo admirable de esta caridad que toma todas las formas para ser útil al prójimo.

La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.

La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.

La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros. “Anticipaos unos a otros en las señales de honor” (Rm 12, 10).

La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.

El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.

La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer. La beata Madre Teresa de Calcuta repetía constantemente a Dios: “Te amo no por lo que mas sino por lo que me quitas”. Hay que soportar, pues, con pa-ciencia las imperfecciones, defectos e importu-nidades del prójimo; tal es el verdadero camino para tener paz y conservar la unión con todos.

La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Estas son las llamadas “pequeñas virtudes”. Como se ve son virtudes sociales, esto es, muy útiles a cualquiera que viva en sociedad con seres ra-cionales. Sin ellas no puede ser gobernado este pequeño mundo en que nos hallamos, y las co-munidades y familias están en desorden y agitación continua. Sin la práctica de estas pequeñas virtudes no es posible la paz familiar. Desgra-ciada la casa en la que no se toman en cuenta las pequeñas virtudes: superiores y súbditos, jóvenes y ancianos, padres e hijos, esposos y esposas, todos están en discordia. Sin el amor y práctica de las pequeñas virtudes, no es posible que dos personas vivan armónicamente juntas bajo el mismo techo (sean religiosos, esposos, padres, hijos o hermanos). Sin la caridad y la práctica de las pequeñas virtudes, la casa re-ligiosa y el hogar familiar terminan siendo un presidio o un infierno. “¿Queréis que vuestra casa sea un paraíso por la unión de los corazones? —añadía San Marcelino—. Aficionaos a las pequeñas virtudes y practicadlas fielmente; ellas constituyen la dicha de una comunidad”.

Saluditos ,Saluditos dos, ya que se me olvido en el foro anterior animo con el curso.
Ricardo Esquivel
 
Mensajes: 17
Registrado: Jue Sep 02, 2010 7:20 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor amg_5 » Vie Dic 03, 2010 11:06 am

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

A menudo los trances más duros se dan en el plano de los afectos y de las voluntades. Con mucha frecuencia los ahogos y aflicciones son de orden menor, aunque pueden terminar ocasionando serios daños, e incluso dolorosas separaciones.

Sin la práctica diaria y habitual de las pequeñas virtudes no puede haber unión perfecta en las casas.

1ª La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.

2ª La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.

3ª La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

4ª La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.

5ª La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna. Es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.

6ª La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.

7ª La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.

8ª La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.

9ª La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.

10ª El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al propio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.

11ª La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos.

12ª La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Estas son las llamadas “pequeñas virtudes”. Como se ve son virtudes sociales. Sin la práctica de estas pequeñas virtudes no es posible la paz familiar.

Saludos,
Andrea
amg_5
 
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 13, 2010 9:20 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor olga e. ramos » Vie Dic 03, 2010 2:23 pm

Hola! Pasé por aquí porqwue ya hoy es viernes y aún no he recibido el tema de esta semana, lo que me preocupa pues me voy de viaje en estos días. Tampoco lo encuentro con las preguntas a contestar. Me lo podrían enviar?
o_eramos@yahoo.com
olga e. ramos
 
Mensajes: 17
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor marisa725 » Vie Dic 03, 2010 3:05 pm

¿ Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio ?
La solución es practicar algunas virtudes. La esperanza de esta vida debe iluminar su camino, mientras se esfuerzan animosamente por vivir con prudencia, justicia y piedad en el tiempo presente, conscientes de que la forma de éste mundo es pasajera ( HV, 25 ).
Los problemas familiares o matrimoniales no son solo problemas psicológicos o temperamentales, sino espirituales o sea son problemas de virtudes de uno, de los dos cónyuges o de los dos.
Las pequeñas virtudes que recomienda San Marcelino Champagnat, quien a su vez se inspiró en San Francisco de Sales 243, llevan a la Santificación en la familia y en el matrimonio. Estas son:

a.- La indulgencia que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para si. San Bernarlo la practicó.

b.-La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse. San Pablo lo dice en Col 3, 13

c.-La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen, para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empujan a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.

d.-La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos. San Pablo ( 1 Co 9, 19- 22; cf. 2 Co 11, 29 ).

e.-La flexibilidad de ánimo, es la renuncia voluntaria de sus intentos personales y la antítesis de la obstinación e intransigencia en las propias ideas.

f.-La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necedidades de los demás, antes que ellos lo pidan, para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda.

g.-La afabilidad, que atiende a los importunos, sin mostrar la más leve impaciencia.

h.-La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.

i.-La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros.

j.-El interés por el bien común, que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.

k.-La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa de hacer bien, aún a los ingratos, llegando hasta dar gracias a los que le hacen padecer. Ejm Madre Teresa de Calcuta.

l.- La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo, sin altibajos.

Sin la caridad y la práctica de las pequeñas virtudes, vivir bajo un mismo techo: religiosos o esposos o padres o hermanos; la vivencia en común terminaría en un presidio o en un infierno.

Se hace necesario vivir éstas pequeñas virtudes, por los siguientes motivos:
1.- Por la debilidad del prójimo.
2.- Por la levedad de los defectos, que nos vemos obligados a tolerar.
3.- La ausencia de verdaderos defectos. Ejm: enojarse porque a alguien no le gusta una comida que a nosotros nos gusta.
4.- Todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten algo.
5.-Los lazos que nos unen con las personas a quienes debemos soportar.
6.- Su excelencia. Algunas personas se consideran excelentes y que los demás se equivocan.

La caridad es la primera y la más excelente de todas las virtudes y la que hace más fácil el camino del cielo.
marisa725
 
Mensajes: 234
Registrado: Mié Sep 30, 2009 11:10 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor karinadelcastillo » Vie Dic 03, 2010 4:38 pm

¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Consiste en la práctica de las pequeñas virtudes.
Las “pequeñas virtudes” son esenciales y necesarias; y si faltan: ¡nada se conseguirá respecto de la felicidad diaria!
1a pequeña virtud:La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
2ª Pequeña virtud. La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse
3ª Pequeña virtud. La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
4ª Pequeña virtud. La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
5ª Pequeña virtud. La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
6ª Pequeña virtud. La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
7ª Pequeña virtud. La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
8ª Pequeña virtud. La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
9ª Pequeña virtud. La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
10ª Pequeña virtud. El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los her-manos y la prosperidad de la casa.
11ª Pequeña virtud. La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
12ª Pequeña virtud. La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.

Estas son las llamadas “pequeñas virtudes”
Motivos porque debemos vivirlas:
1º Motivo. Por la debilidad del prójimo
2º Motivo. Por la levedad de los defectos que nos vemos obligados a tolerar
3º Motivo. El tercer motivo es que a veces se trata de la ausencia de verdaderos defectos. Es decir, que muchas veces lo que nos hace sufrir de parte del prójimo son cosas en sí mismas indiferentes y de las cuales esas personas no tienen ninguna culpa.
4º Motivo. El cuarto es que todos tenemos necesidad de que los demás nos soporten en algo.
5º Motivo. El quinto motivo para practicar las pequeñas virtudes, está en los lazos que nos unen con las personas a quienes debemos soportar.
6º Motivo. Finalmente, el sexto motivo para ejercitar las virtudes pequeñas es su excelencia. Decía San Marcelino: “Ahora me arrepiento de haberlas llamado pequeñas, aunque esta expresión está tomada de San Francisco de Sales. Sólo pueden llamarse pequeñas en cuanto se refieren a objetos materialmente pequeños: una palabra, un gesto, una mirada, una cortesía; porque, por lo de-más, si se examina el principio de donde na-cen y el fin al que se dirigen, son muy gran-des”. Al hablar de estas virtudes y del efecto que causan en una familia queda más en evidencia que la cari-dad es la primera y más excelente de todas las virtudes y la que hace más fácil el camino del cielo. Dios quiera que nunca busquemos excusas inoportunas para no vivirlas.
karinadelcastillo
 
Mensajes: 216
Registrado: Mié Sep 30, 2009 10:34 am

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor victoraraujo » Vie Dic 03, 2010 5:33 pm

Pregunta:
¿Cuáles son algunas soluciones a las dificultades dentro de la familia y el matrimonio?

Respuesta:

Consiste en la práctica de las pequeñas virtudes, las cuales son:
    1 - La indulgencia, que excusa las faltas del prójimo, las disminuye, las perdona también muy fácilmente, aunque no pueda esperar lo mismo para sí.
    2 - La disimulación caritativa, que hace como si no se diese cuenta de los defectos, sinrazones, faltas y palabras poco atentas del prójimo, y que todo lo soporta sin decir nada y sin quejarse.
    3 - La compasión, que hace compartir las penas de los que padecen para suavizarlas, llorar con los que lloran, que empuja a tomar parte en los trabajos de todos, e interviene para aliviarlos o sobrellevarlos él mismo.
    4 - La santa alegría, que comparte también los gozos de los que están felices, pero con la intención de acrecentarlos.
    5 - La flexibilidad de ánimo, que sin motivos muy serios jamás impone a nadie sus opiniones, sino que admite lo bueno y racional que hay en las ideas de los demás, y aplaude sin envidia los buenos pareceres de los demás para conservar la unión y caridad fraterna.
    6 - La solicitud caritativa, que se apura a ayudar las necesidades de los demás antes que ellos lo pidan para evitarles la pena de sentirlas y la humillación de pedir ayuda; la bondad de corazón que nada sabe negar, que está siempre en acecho para poder servir, para dar gusto y obsequiar a todo el mundo.
    7 - La afabilidad, que atiende a los importunos sin mostrar la más leve impaciencia, que siempre está pronta para acudir en ayuda de los que piden su auxilio, que instruye a los ignorantes sin cansarse y con toda paciencia.
    8 - La urbanidad y la cortesía, que se anticipan a todo el mundo en las demostraciones de respeto, atención y deferencia, y que ceden siempre el primer lugar en obsequio de otros.
    9 - La condescendencia, que se presta fácilmente a los deseos de otros, se inclina para complacer a los inferiores, escucha las observaciones y muestra apreciarlas aunque no siempre sean perfectamente fundadas.
    10 - El interés por el bien común, que hace preferir el provecho de la comunidad, y aun de los particulares, al pro-pio, y que se sacrifica por el bien de los hermanos y la prosperidad de la casa.
    11 - La paciencia, que sufre, tolera, soporta siempre, y no se cansa jamás de hacer bien, aun a los ingratos, llegando a hasta dar gracias a los que le hacían padecer.
    12 - La igualdad de ánimo y de carácter, por la cual uno es siempre el mismo sin altibajos, y no se deja llevar de una alegría loca, ni de la cólera, del fastidio, de la melancolía, del mal humor; sino que permanece siempre bondadoso, alegre, afable y contento de todo.
victoraraujo
 
Mensajes: 15
Registrado: Mié Sep 08, 2010 9:32 pm

Re: XII. Amor y dificultades

Notapor FredyP » Vie Dic 03, 2010 7:31 pm

Buenas noches tengan todos.

Perdón, podría alguien indicarme donde está la lección XI Falacias y Objeciones?

La semana pasada me aparece repetido el tema X El Magisterio de la Iglesia y la Moral Conyugal y pensé que se corregiría esta semana pero veo que no es así.

Les quedaré muy agradecido.

Saludos y que Dios les bendiga.
FredyP
 
Mensajes: 11
Registrado: Mié Sep 08, 2010 9:14 pm

Siguiente

Volver a Curso: Matrimonio cristiano, anticoncepción y natalidad

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |