23. Los problemas del matrimonio en la visión integral del h

En esta primera parte se toca la creación del hombre en relación a la sexualidad y el amor humano, la inocencia y la desnudez, el significado "esponsal" del cuerpo, la donación mutua, la vocación original del matrimonio, la dignidad de la procreación y los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre.

Esta es la primera parte de seis partes que se darán de manera consecutiva e ininterrumpida. El curso completo se dará a lo largo de un año y consta de: :

Parte I: Principios del amor humano (23 lecciones)

Parte II: La purificación del corazón (40 lecciones)

Parte III: La resurrección de la carne (9 lecciones)

Parte IV: La virginidad cristiana (14 lecciones)

Parte V: El sacramento del matrimonio (27 lecciones)

Parte VI: Amor y fecundidad (16 lecciones)

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Gabirela Vega, Moderadores Animadores

23. Los problemas del matrimonio en la visión integral del h

Notapor pilar calva » Mar Ago 13, 2013 2:31 pm

23. Los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre
La respuesta que Cristo dio a los fariseos cuando le preguntaron acerca de la indisolubilidad del matrimonio, remitiéndose a la ley de Moisés que admitía, en ciertos casos, la práctica del llamado libelo de repudio.

(2-IV-80/2-IV-80)
El Evangelio según Mateo y según Marcos nos refiere la respuesta que Cristo dio a los fariseos cuando le preguntaron acerca de la indisolubilidad del matrimonio, remitiéndose a la ley de Moisés que admitía, en ciertos casos, la práctica del llamado libelo de repudio. Recordándoles los primeros capítulos del libro del Génesis, Cristo respondió: “¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y mujer? Y dijo: Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre”.

Luego, refiriéndose a su pregunta sobre la ley de Moisés, Cristo añadió: “Por la dureza de vuestro corazón Os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así” (Mt 19, 3 ss; Mc 12, 2 ss.). En su respuesta Cristo se remitió dos veces al “principio” y, por esto, también nosotros, en el curso de nuestros análisis, hemos tratado de esclarecer del modo más profundo posible el significado de este “principio”, que es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer, el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.

2. La respuesta de Cristo tiene un significado histórico, pero no sólo histórico. Los hombres de todos los tiempos plantean la pregunta sobre el mismo tema. También lo hacen nuestros contemporáneos los cuales, sin embargo, en sus preguntas no se remiten a la ley de Moisés, que admitía el libelo de repudio, sino a otras circunstancias y a otras leyes. Estas preguntas suyas están cargadas de problemas, desconocidos a los interlocutores contemporáneos de Cristo. Sabemos qué preguntas concernientes al matrimonio y a la familia han hecho al último Concilio, al Papa Pablo VI, y se formulan continuamente en el período postconciliar, día tras día, en las más diversas circunstancias. Las hacen muchas personas, esposos, novios, jóvenes, pero también escritores, publicistas, políticos, economistas, demógrafos, en una palabra, la cultura y la civilización contemporánea.

Pienso que entre las respuestas que Cristo daría a los hombre de nuestro tiempo y a sus preguntas, frecuentemente tan impacientes, todavía sería fundamental la que dio a los fariseos. Al contestar a sus preguntas, Cristo se remitiría ante todo al “principio”. Lo haría quizá de modo tanto más decisivo y esencial, cuanto que la situación interior y a la vez cultural del hombre de hoy parece alejarse de ese “principio” y asumir formas y dimensiones que divergen de la imagen bíblica del “principio” en puntos evidentemente cada vez más distantes.
Sin embargo, Cristo no quedaría “sorprendido” por ninguna de estas situaciones, y supongo que continuaría haciendo referencia sobre todo al “principio”.

3. Por esto la respuesta de Cristo exigía un análisis particularmente profundo. En efecto, esa respuesta evoca verdades fundamentales y elementales sobre el ser humano, como varón y mujer. Es la respuesta a través de la cual entrevemos la estructura misma de la identidad humana en las dimensiones del misterio de la redención y al mismo tiempo, en la perspectiva del misterio de la redención. Sin esto, no hay modo de construir una antropología teológica y, en su contexto, una “teología del cuerpo”, de la que traiga origen también la visión plenamente cristiana del matrimonio y de la familia. Lo puso de relieve Pablo VI cuando en su Encíclica dedicada a los problemas del matrimonio y de la procreación, en su significado humana y cristianamente responsable, hizo referencia a la “visión integral del hombre” (Humanæ vitæ, 7).

Se puede decir que, en la respuesta a los fariseos, Cristo presentó a los interlocutores también esta “visión integral del hombre”, sin la cual no se puede dar respuesta alguna adecuada a las preguntas relacionadas con el matrimonio y la procreación. Precisamente esta visión integral del hombre debe ser construida según el “principio”.

Esto es igualmente válido para la mentalidad contemporánea, tal como lo era, aun cuando de modo diverso para los interlocutores de Cristo. Efectivamente, somos hijos de una época en la que, por el desarrollo de varias disciplinas, esta visión integral del hombre puede ser fácilmente rechazada y sustituida por múltiples concepciones parciales que, deteniéndose sobre uno u otro aspecto del compositum humanum, no alcanzan al integrum del hombre, o lo dejan fuera del propio campo visivo. Se insertan luego diversas tendencias culturales que -según estas verdades parciales- formulan sus propuestas e indicaciones prácticas sobre el comportamiento humano y, aún más frecuentemente, sobre cómo comportarse con el “hombre”. El hombre se convierte, pues, más en un objeto de determinadas técnicas, que en el sujeto responsable de la propia acción. La respuesta que Cristo dio a los fariseos exige también que el hombre, varón y mujer, sea este sujeto, es decir, un sujeto que decida sobre sus propias acciones a la luz de la verdad integral sobre sí mismo, en cuanto verdad originaria, o sea, fundamento de las experiencias auténticamente humanas. Esta es la verdad que Cristo nos hace buscar en el “principio”. Por eso nos dirigimos a los primeros capítulos del Génesis.

El estudio de estos capítulos, acaso más que de otros, nos hace conscientes del significado y de la necesidad de la “teología del cuerpo”. El “principio” nos dice relativamente poco sobre el cuerpo humano, en el sentido naturalista y contemporáneo de la palabra. Desde este punto de vista, en el estudio presente, nos encontramos a un nivel del todo pre-científico. No sabemos casi nada sobre las estructuras interiores y sobre las regulaciones que reinan en el organismo humano. Sin embargo, al mismo tiempo -quizá a causa de la antigüedad del texto-, la verdad importante para la visión integral del hombre se revela de modo más sencillo y pleno. Esta verdad se refiere al significado del cuerpo humano en la estructura del sujeto personal. Sucesivamente, la reflexión sobre esos textos arcaicos nos permite extender este significado a toda la esfera de la intersubjetividad humana, especialmente en la perenne relación varón-mujer.

Gracias a esto, adquirimos, según esta relación, una óptica que debemos poner necesariamente en la base de toda la ciencia contemporánea acerca de la sexualidad humana, en sentido bio-fisiológico. Esto no quiere decir que debamos renunciar a esta ciencia o privarnos de sus resultados. Al contrario: si éstos deben servir para enseñarnos algo sobre la educación del hombre, en su masculinidad y feminidad, y acerca de la esfera del matrimonio y de la procreación, es necesario -a través de todos y cada uno de los elementos de la ciencia contemporánea- llegar siempre a lo que es fundamental y esencialmente personal, tanto en cada individuo, varón o mujer, cuanto en sus relaciones recíprocas.

Y precisamente en este punto es donde la reflexión sobre el texto arcaico del Génesis se manifiesta insustituible. Constituye realmente el “principio” de la teología del cuerpo. El hecho de que la teología comprenda también al cuerpo no debe maravillar ni sorprender a nadie que sea consciente del misterio y de la realidad de la Encarnación. Por el hecho de que el Verbo de Dios se ha hecho carne, el cuerpo ha entrado, diría, por la puerta principal en la teología, esto es, en la ciencia que tiene como objeto la divinidad. La Encarnación -y la redención que brota de ella- se ha convertido también en la fuente definitiva de la sacramentalidad del matrimonio, del que trataremos más ampliamente a su debido tiempo.

5. Las preguntas que se plantean al hombre contemporáneo son también preguntas de los cristianos: de aquellos que se preparan para el sacramento del matrimonio o de aquellos que ya viven en el matrimonio, que es el sacramento de la Iglesia. Estas no son sólo las preguntas de las ciencias, sino, y aún más, las preguntas de la vida humana. Muchos hombres y muchos cristianos buscan en el matrimonio la realización de su vocación. Muchos quieren encontrar en él el camino de la salvación y de la santidad.

Para ellos es particularmente importante la respuesta que Cristo dio a los fariseos, celadores del Antiguo Testamento. Los que buscan la realización de la propia vocación humana y cristiana en el matrimonio, ante todo están llamados a hacer de esta “teología del cuerpo”, cuyo “principio” encuentran en los primeros capítulos del Génesis, el contenido de su vida y de su comportamiento. Efectivamente, ¡cuán indispensable es, en el camino de esta vocación, la conciencia profunda del significado del cuerpo, en su masculinidad!, ¡cuán necesaria es una conciencia precisa del significado generador dado que todo esto, que forma el contenido de la vida de los esposos, debe encontrar constantemente su dimensión plena y personal en la convivencia, en el comportamiento, en los sentimientos! Y esto, tanto más en el trasfondo de una civilización, que está bajo la presión de un modo de pensar y valorar materialista y utilitario. La bio-fisiología contemporánea puede suministrar muchas informaciones precisas sobre la sexualidad humana. Sin embargo, el conocimiento de la dignidad personal del cuerpo humano y del sexo se saca también de otras fuentes. Una fuente particular es la Palabra de Dios mismo, que contiene la revelación del cuerpo, ésa que se remonta al “principio”.

¡Qué significativo es que Cristo, en la respuesta a todas estas preguntas, mande al hombre volver, en cierto modo, al umbral de su historia teológica! Le ordena ponerse en el límite entre la inocencia-felicidad originaria y la herencia de la primera caída. ¿Acaso no le quiere decir, de este modo, que el camino por el que El conduce al hombre, varón-mujer, en el sacramento del matrimonio, esto es, el camino de la “redención del cuerpo”, debe consistir en recuperar esta dignidad en la que se realiza simultáneamente el auténtico significado del cuerpo humano, su significado personal y “de comunión”?

6. Por ahora, terminamos la primera parte de nuestras meditaciones dedicadas a este tema tan importante. Para dar una respuesta más exhaustiva a nuestras preguntas, tal vez apremiantes, sobre el matrimonio -o todavía más exactamente: sobre el significado del cuerpo-, no podemos detenernos solamente en lo que Cristo respondió a los fariseos, haciendo referencia al “principio” (cf. Mt 19, 3 ss.: Mc 10, 2 ss.). También debemos tomar en consideración todas las demás enunciaciones, entre las cuales destacan especialmente dos, de carácter particularmente sintético: la primera, la del sermón de la montaña, a propósito de las posibilidades del corazón humano respecto a la concupiscencia del cuerpo (cf. Mt 5, 8), y la segunda, aquella en que Jesús se refiere a la resurrección futura (cf. Mt 22, 24-30; Mc 12, 18-27; Lc 20, 27-36).

Estas dos enunciaciones serán objeto de nuestras sucesivas reflexiones.

Pregunta:
¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor lindoro50 » Jue Ago 22, 2013 10:24 am

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?

En las respuestas que Cristo daría a los hombres de nuestro tiempo y a sus preguntas, frecuentemente tan impacientes, todavía sería fundamental la que dio a los fariseos. Al contestar a sus preguntas, Cristo se remitiría ante todo al “principio”. Lo haría quizá de modo tanto más decisivo y esencial, cuanto que la situación interior y a la vez cultural del hombre de hoy parece alejarse de ese “principio” y asumir formas y dimensiones que divergen de la imagen bíblica del “principio” en puntos evidentemente cada vez más distantes. Sin embargo, Cristo no quedaría ‘sorprendido’ por ninguna de estas situaciones, y supongo que continuaría haciendo referencia sobre todo al “principio”.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

Porque en su respuesta Cristo se remitió y aludió dos veces al “principio” y el significado de este “principio”, es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer, el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo. La respuesta que Cristo dio a los fariseos exige también que el hombre, varón y mujer, sea un sujeto que decida sobre sus propias acciones a la luz de la verdad integral sobre sí mismo, en cuanto verdad originaria, o sea, fundamento de las experiencias auténticamente humanas. Esta es la verdad que Cristo nos hace buscar en el “principio”.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor patricio » Jue Ago 22, 2013 11:10 am

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?

Tiene que ver con la respuesta que Cristo dio a los fariseos cuando le preguntaron acerca de la indisolubilidad del matrimonio, remitiéndose a la ley de Moisés que admitía, en ciertos casos, la práctica del llamado libelo de repudio y se afirma en los inicios del matrimonio y la procreación, basándose principalmente en capítulos del Génesis 1, 2, 3 y 4.
La respuesta de Cristo tiene un significado histórico, pero no sólo histórico. Los hombres de todos los tiempos plantean la pregunta sobre el mismo tema. También lo hacen nuestros contemporáneos los cuales, se remiten a otras circunstancias y a otras leyes. La respuesta evoca verdades fundamentales y elementales sobre el ser humano, como varón y mujer. Es la respuesta a través de la cual entrevemos la estructura misma de la identidad humana en las dimensiones del misterio de la redención y en la perspectiva del misterio de la redención.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

Es importante porque es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer, el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Alejandra S » Jue Ago 22, 2013 12:34 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
El núcleo, creo yo, está en que Jesús nos saca de los problemas puramente actuales, nos da perspectiva, nos lleva al principio del hombre para iluminar y desenroscar nuestra existencia actual. El principio nos habla de la esencia humana, nos da una visión integral del hombre en estado original a partir de la cual se puede buscar una teología del cuerpo. El hombre está en el paraíso cuando Dios lo crea en cuerpo y alma. Luego vino el pecado. Cristo vino al mundo y se “encarnó” de María la Virgen, se hizo hombre para salvarnos del pecado y la muerte en cuerpo y alma, enteros. Volver al principio nos lleva a entender un poco más de qué se trata la historia de la Salvación.
Y además, la respuesta de Jesucristo supera nuestras expectativas en razones y perspectivas:
"“¡Qué significativo es que Cristo, en la respuesta a todas estas preguntas, mande al hombre volver, en cierto modo, al umbral de su historia teológica! Le ordena ponerse en el límite entre la inocencia-felicidad originaria y la herencia de la primera caída. ¿Acaso no le quiere decir, de este modo, que el camino por el que El conduce al hombre, varón-mujer, en el sacramento del matrimonio, esto es, el camino de la “redención del cuerpo”, debe consistir en recuperar esta dignidad en la que se realiza simultáneamente el auténtico significado del cuerpo humano, su significado personal y “de comunión”?”
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Silviamaria » Jue Ago 22, 2013 2:17 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?
El núcleo está en la pregunta que hicieron los fariseos. En nuestro tiempo sigue esa inquietud, siempre habrá interrogantes de nuestra parte hacia Dios porque buscamos nuestra conveniencia y comodidad, no profundizamos en la historia de la salvación.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
Es importante porque es allí donde está la herencia de cada uno de los seres humanos, Dios nos hizo varón y mujer.
Silviamaria
 
Mensajes: 439
Registrado: Mié Sep 08, 2010 3:32 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor matrapaga » Jue Ago 22, 2013 2:51 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

El núcleo del capítulo está en que los problemas que se presentan en el matrimonio, tambien se presentaban en los tiempos de Cristo y que al contestarles Cristo a los fariseos de esa manera, nos está contestando lo mismo a nosotros en la época actual, "¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y mujer? Y dijo: Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre". Podemos ver en el capítulo que Cristo al remontarnos al "principio" nos dice la importancia de la persona, con esa visión integral del hombre, para poder dar respuesta a las interrogantes a cerca del matrimonio y la procreación y que es tan importante el cuerpo por el cual se expresa toda la personalidad humana, como su aspecto psicológico y espiritual.
"Por la dureza de vuestro corazón Os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así" (Mt 19, 3 ss; Mc 12, 2 ss.). En su respuesta Cristo se remitió dos veces al "principio" .
Es importante "el principio"porque ahí encontramos el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.
matrapaga
 
Mensajes: 59
Registrado: Lun Jun 03, 2013 1:25 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Maria 2 » Jue Ago 22, 2013 3:44 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?

El núcleo está en las respuestas que Cristo daría a los hombres de nuestro tiempo y a sus preguntas, frecuentemente tan impacientes, todavía sería fundamental la que dio a los fariseos, a los hombres de aquellos tiempos. Al contestar a sus preguntas, Cristo se remitiría ante todo al “principio” y lo haría quizá de modo más decisivo y esencial, por la situación interior y a la vez cultural del hombre de hoy que parece alejarse de ese “principio” y asumir formas que difieren de la imagen bíblica del “principio” en puntos evidentemente cada vez más distantes. Sin embargo, Cristo no quedaría ‘sorprendido’ por ninguna de estas situaciones, y supongo que continuaría haciendo referencia sobre todo al “principio”.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

Porque en su respuesta Cristo se remitió al “principio” y el significado es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer, el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo. La respuesta que Cristo dio a los fariseos exige también que el hombre, varón y mujer, sea un sujeto que decida sobre sus propias acciones a la luz de la verdad integral sobre sí mismo.

COMENTARIO: Cristo, en respuesta a todas estas preguntas, dice al hombre volver al principio, al límite entre la inocencia-felicidad originaria y la herencia de la primera caída. Le recuerda cual es el camino de la “redención del cuerpo” por el que Él lo conduce en el sacramento del matrimonio, y que consiste en recuperar esta dignidad en la que se realiza simultáneamente el auténtico significado del cuerpo humano, su significado personal y de comunión.

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor NELSON » Jue Ago 22, 2013 4:10 pm

¿DÓNDE ESTÁ EL NÚCLEO DE ESTE CAPÍTULO?
EL NÚCLEO DE ÉSTE CAPÍTULO ESTÁ EN EL EVANGELIO SEGÚN MATEO Y SEGÚN MARCOS NOS REFIERE LA RESPUESTA QUE CRISTO DIO A LOS FARISEOS CUANDO LE PREGUNTARON ACERCA DE LA INDISOLUBILIDAD DEL MATRIMONIO, REMITIÉNDOSE A LA LEY DE MOISÉS QUE ADMITÍA, EN CIERTOS CASOS, LA PRÁCTICA DEL LLAMADO LIBELO DE REPUDIO. RECORDÁNDOLES LOS PRIMEROS CAPÍTULOS DEL LIBRO DEL GÉNESIS, CRISTO RESPONDIÓ: "¿NO HABÉIS LEÍDO QUE AL PRINCIPIO EL CREADOR LOS HIZO VARÓN Y MUJER? Y DIJO: POR ESTO DEJARÁ EL HOMBRE AL PADRE Y A LA MADRE Y SE UNIRÁ A LA MUJER Y SERÁN LOS DOS UNA SOLA CARNE. DE MANERA QUE YA NO SON DOS, SINO UNA SOLA CARNE. POR TANTO, LO QUE DIOS UNIÓ NO LO SEPARE EL HOMBRE".
¿POR QUÉ LA ALUSIÓN AL PRINCIPIO ES TAN IMPORTANTE?
PORQUE CRISTO SE REMITIRÍA ANTE TODO AL "PRINCIPIO". LO HARÍA QUIZÁ DE MODO TANTO MÁS DECISIVO Y ESENCIAL, CUANTO QUE LA SITUACIÓN INTERIOR Y A LA VEZ CULTURAL DEL HOMBRE DE HOY PARECE ALEJARSE DE ESE "PRINCIPIO" Y ASUMIR FORMAS Y DIMENSIONES QUE DIVERGEN DE LA IMAGEN BÍBLICA DEL "PRINCIPIO" EN PUNTOS EVIDENTEMENTE CADA VEZ MÁS DISTANTES.
SIN EMBARGO, CRISTO NO QUEDARÍA "SORPRENDIDO" POR NINGUNA DE ESTAS SITUACIONES, Y SUPONGO QUE CONTINUARÍA HACIENDO REFERENCIA SOBRE TODO AL "PRINCIPIO".
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor CasJor » Jue Ago 22, 2013 6:36 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

El núcleo del capítulo es “Remitirse al principio”, y se hace alusión al principio ya que de esa manera la visión integral del hombre será reconstruida según la verdad originaria como auténtico ser humano.

Ante todas las interrogantes acerca de las relaciones matrimoniales en la actualidad, aunado a los problemas asociados al conocimiento científico, fisiológico y biológico en la medicina e incluso en el ámbito “humanista”, desde la perspectiva del derecho y la sociología tan en boga en nuestros días, esa realidad llamada matrimonio debe volver al inicio en la historia teológica del hombre, y debemos volver precisamente al momento exacto entre la inocencia-felicidad originaria del ser humano y la herencia de la desobediencia.

El matrimonio originario es garantía de descendencia. Dios bendice y promete a Israel un futuro a partir de Abraham. La procreación es encargo de la Creación.
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Jeanette Palacios » Jue Ago 22, 2013 7:21 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?
Esta en el principio donde el creador los hizo varon y mujer y vendijo su union con el matrimonio para que formaran una sola carne y lo que Dios unio no lo separara el hombre. El "Principio" que es la herencia primera de cada ser humano en el mundo. Varon y Mujer el primer testimonio de la identidad humana creada a imagen y semejanza de Dios.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
Es importante porque desde el principio Dios quizo que el varon y mujer se unieran en matrimonio con el fin de la procreacion y asi de esa manera se llenara la tierra. Esta vision integral del hombre debe ser construida segun el principio, esta verdad se refiere al significado del cuerpo humano en la estructura del sujeto personal. El matrimonio es el camino de la redencion del cuerpo, un significado personal y de comunion.
Jeanette Palacios
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Jun 04, 2013 2:16 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Mary Jo » Jue Ago 22, 2013 11:15 pm

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?
Cristo responde a la pregunta de los fariseos remontándose al “principio”, a la historia teológica del hombre, para que se den cuenta de la naturaleza del matrimonio, del significado del cuerpo humano, personal y “de comunión”. Si a Jesús le formularan la misma pregunta en nuestro tiempo, contestarían de la misma manera, tener en cuenta el “principio” de la creación humana, en la que existe la inocencia y felicidad originaria.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
Es tan importante por diversas razones:
1. Es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer.
2. Es el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada.
3. La primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.
4. Es la respuesta a través de la cual entrevemos la estructura misma de la identidad humana en las dimensiones del misterio de la redención y al mismo tiempo, en la perspectiva del misterio de la redención.
5. Sin esto, no hay modo de construir una antropología teológica y, en su contexto, una "teología del cuerpo", de la que traiga origen también la visión plenamente cristiana del matrimonio y de la familia.
6. Cristo presentó a los interlocutores también esta "visión integral del hombre" que debe ser construida según el "principio".
7. El “principio” habla sobre la revelación del cuerpo.
8. El Génesis constituye el “principio” de la teología del cuerpo.
Mary Jo
 
Mensajes: 148
Registrado: Dom Jun 02, 2013 2:49 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Dolovalencia » Vie Ago 23, 2013 10:36 am

En su modo más profundo el significado de este "principio" es la primera herencia de cada ser humanó en el mundo varón y mujer el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada. La primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo. La respuesta de Cristo evoca verdades fundamentales y elementales sobre el ser humanó en el misterio de la redención. La respuesta que Cristo dio a los fariseos esta la "visión integral del hombre" y es precisamente esta visión integral del hombre debe ser construida según el "principio".
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor elba seminario » Vie Ago 23, 2013 11:28 am

Dónde está el núcleo de éste capítulo? Por qué la alusión al Principio es tan importante?
El núcleo está en la alusión al "principio" que expresa Jesús como respuesta dió a los fariseos y que ahora profundizamos haciendo referencia a la integridad del ser humano, al cual tomamos como "objeto de determinadas técnicas" y no en el sujeto responsable de su propia acción. Asumiendo con convicción que el Hombre es hecho a semejanza de Dios su Creador.
elba seminario
 
Mensajes: 24
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:31 am

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor jcuengar » Vie Ago 23, 2013 8:31 pm

El núcleo del capítulo se centra en la respuesta de Jesús a los Fariseos.
Esta respuesta contiene:
La respuesta misma como una referencia histórica al Génesis.
La respuesta que orienta al génesis como principio de la revelación que sigue siendo vigente.
El principio que expresa la revelación de la creación del hombre como una relación Yo-Tu en una naturaleza pura que después es quebrantada por el pecado.
El pecado lleva al hombre por una nueva ruta llena de dificultades provocadas por el pecado y que lo separan de la visión original de la creación.
La respuesta de Jesús en ese momento establece la sacramentalización del matrimonio al referirlo a la revelación del Padre y al sentenciar, lo que Dios ha Unido no l separe el hombre.
Con la redención Jesús ha pagado el precio de la separación entre el hombre y Dios y vuelve a unir por medio de la gracia (que suaviza la dureza de corazón) y la mediación del Espíritu Santo la posibilidad de vivir una vida Matrimonial que perfecciona al hombre para cumplir su vocación de ser creado que se conoce se acepta y se ama a sí mismo y al otro.
jcuengar
 
Mensajes: 106
Registrado: Lun Ene 09, 2012 5:56 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor yaluz » Sab Ago 24, 2013 12:40 am

Pregunta:
¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
R: El núcleo de este capitulo está en “volver al principio” en vivir nuevamente la felicidad originaria y determinar el hombre – humanidad que cayo en el pecado original. Estas dos etapas sirven de base al matrimonio actual, que no escapa de la influencia de todas las áreas del conocimiento moderno, pero que sin embargo debe volver a ese entonces, al origen, a la maravilla de la Creación, de su Creación, donde Dios vio que era bueno… Desde el principio,a través del conocimiento, lo bendice con la procreación. Bendice esa unión, que forma parte de ÉL.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor yaluz » Sab Ago 24, 2013 12:59 am

Pregunta:
¿Dónde está el núcleo de este capítulo? ¿Por qué la alusión al principio es tan importante?
R: El núcleo de este capitulo está en “volver al principio” en vivir nuevamente la felicidad originaria y determinar el hombre – humanidad que cayo en el pecado original. Estas dos etapas sirven de base al matrimonio actual, que no escapa de la influencia de todas las áreas del conocimiento moderno, pero que sin embargo debe volver a ese entonces, al origen, a la maravilla de la Creación, de su Creación, donde Dios vio que era bueno… Desde el principio,a través del conocimiento, lo bendice con la procreación. Bendice esa unión, que forma parte de ÉL.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Laura Santana » Sab Ago 24, 2013 6:26 am

¿Dónde está el núcleo de este capítulo?

Está en las respuestas que Cristo daría a los hombres de nuestro tiempo, que culturalmente se han alejado de ese “principio”. Las preguntas sobre el matrimonio hoy en día que proceden de nuestra herencia de desobediencia, nos son respondidas siguiendo el mensaje de Cristo, cuando volvemos al principio en la historia teológica del hombre, en el momento exacto de inocencia-felicidad del ser humano.

¿Por qué la alusión al principio es tan importante?

Porque aquí se aprecia la visión originaria del hombre, varón y mujer que en unión integral poblaron la tierra. Son la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.
Laura Santana
 
Mensajes: 31
Registrado: Mar Jun 04, 2013 9:29 am
Ubicación: España

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor Titica » Sab Ago 24, 2013 12:12 pm

El significado de este "principio", que es la primera herencia de cada uno de los seres humanos en el mundo, varón y mujer, el primer testimonio de la identidad humana según la palabra revelada, la primera fuente de la certeza de su vocación como persona creada a imagen de Dios mismo.
Cristo conduce al hombre y a la mujer en el sacramento del matrimonio a recuperar la dignidad de la "redencion del cuerpo" en lo que es el autentico significado del cuerpo humano, su significado personal y "de communion".

Las preguntas que se plantean al hombre contenporaneo son las mismas preguntas de los cristianos, de los que se preparan para el sacramento del matrimonio o de aquellos que ya viven el matrimonio.
En definitiva es buscar en el matrimonio la realizacion de su vocacion para encontrar en el,el camino de la salvacion y de la santidad. Esa realizacion de la propia vocacion humana y cristiana en la "teologia del cuerpo" cuyo "principio" se encuentran en los primeros capitulos del Genesis, es tener claro la conciencia profunda del significado del cuerpo en la masculinidad y femininidad, cuidar de la dignidad personal del cuerpo humano y del sexo como lo encontramos en la Palabra de Dios que contiene la revelacion del cuerpo desde el "principio".
Titica
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ene 02, 2012 1:54 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor garu » Sab Ago 24, 2013 1:20 pm

) La parte importante, el núcleo, del presente capítulo es, una vez mas, como a lo largo de los capítulos anteriores, el concepto de “principio” que Jesús esgrime para darle respuesta a los fariseos. El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, creado persona, y a pesar de su caída, está llamado por mandato divino, a la comunión. …”Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre…” De igual forma y, por mandato divino, …”procread y multiplicaos, y henchid la tierra…” se entiende el carácter esponsal del hombre, varón y mujer, quienes mediante el conocimiento-generación, renuevan con cada nuevo ser el misterio de la creación. Es pues, la institución del matrimonio y su finalidad generadora de una familia.
garu
 
Mensajes: 105
Registrado: Vie Jun 14, 2013 2:41 pm

Re: 23. Los problemas del matrimonio en la visión integral d

Notapor migdaliae » Sab Ago 24, 2013 1:35 pm

El núcleo de este capítulo se basa en ese volver al "principio" como solución a los problemas del matrimonio. Los fariseos le preguntan a Jesús sobre la práctica del libelo de repudio. Y Jesús, sabiamente, se remonta al "principio", donde el hombre creado a imagen y semejanza de Dios, lograba su plenitud en el conocerse y darse recíprocamente. Antes de romper su alianza con Dios, varón y mujer se entregaban y aceptaban dando paso a la felicidad originaria. Con la llegada del pecado, se altera esa entrega desinteresada y en ocasiones se ve al otro ser como un objeto.

Jesús, presente ante esta nueva situación trata de llevarlos al "principio", donde el hombre y la mujer tenían una participación en la misión que Dios les dio, siendo testimonio de la integridad humana. Y estas interrogantes que le presentaron a Jesús, que bien podrían aplicarse a nuestra época, tienen su respuesta en el "principio". Es el volver a esa entrega total desinteresada(comunión), sin contaminantes en el corazón. Es ver al otro como parte y complemento de uno, formando "una sóla carne". Es estar abiertos a la misión para la cual Dios nos creó.

Por eso es tan importante el buscar regresar al "principio" , sabiendo que así estaremos encaminados a la redención del cuerpo, la salvación y la santidad, al cumplir con la vocación y misión para la que fuimos llamados con el matrimonio.
migdaliae
 
Mensajes: 42
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:14 am

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte I: Principios del amor humano

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot], laurelpe69

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |