27. La desnudez original y la vergüenza

Este curso tiene el objetivo de difundir la catequesis del amor humano, también conocida como Teología del Cuerpo.

En esta segunda parte se toca el adulterio, la concupiscencia, la donación mutua del hombre y a mujer en el matrimonio, la dignidad del cuerpo y del sexo, lo «ético» y lo «erótico» en el amor humano y el respeto al cuerpo.

Fechas:
Este curso consta 40 sesiones que se impartirán todos los martes y sábados a partir del 27 de agosto de 2013 , la última será el 3 enero de 2014

Moderadores: pilar calva, Catholic.net, Margarita Gonzalez, Moderadores Animadores

27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor pilar calva » Lun Sep 02, 2013 8:52 pm

27. La desnudez original y la vergüenza
Este pasaje, que habla de la vergüenza recíproca del hombre y de la mujer, como síntoma de la caída (status naturæ lapsæ), se aprecia en su contexto.

(14-V-80/18-V-80)

1. Hemos hablado ya de la vergüenza que brota en el corazón del primer hombre, varón y mujer, juntamente con el pecado. La primera frase del relato bíblico, a este respecto, dice así: “Abriéronse los ojos de ambos, y viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores” (Gén 3, 7). Este pasaje, que habla de la vergüenza recíproca del hombre y de la mujer, como síntoma de la caída (status naturæ lapsæ), se aprecia en su contexto. La vergüenza en ese momento toca el grado más profundo y parece remover los fundamentos mismos de su existencia. Oyeron a Yahvé Dios, que se paseaba por el jardín al fresco del día, y se escondieron de Yahvé Dios el hombre y su mujer, en medio de la arboleda del jardín” (Gén 3, 8). La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido. “Llamó Yahvé Dios al hombre, diciendo: ¿Dónde estás? Y éste contestó: Te he oído en el jardín, y temeroso porque estaba desnudo, me escondí” (Gén 3, 9-10). Cierto miedo pertenece siempre a la esencia misma de la vergüenza; no obstante, la vergüenza originaria revela de modo particular su carácter: “temeroso, porque estaba desnudo”. Nos damos cuenta de que aquí está en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal, vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa. Y entonces Dios Yahvé lo hace en su lugar: “¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol de que te prohibí comer?” (Gén 3, 11).

2. Es desconcertante la precisión de ese diálogo, es desconcertante la precisión de todo el relato. Manifiesta la superficie de las emociones del hombre al vivir los acontecimientos, de manera que descubre al mismo tiempo la profundidad. En todo esto, la “desnudez” no tiene sólo un significado literal, no se refiere solamente al cuerpo, no es origen de una vergüenza que hace referencia sólo al cuerpo. En realidad, a través de la “desnudez”, se manifiesta el hombre privado de la participación del don, el hombre alienado de ese amor que había sido la fuente del don originario, fuente de la plenitud del bien destinado a la criatura. Este hombre, según las fórmulas de la enseñanza teológica de la Iglesia (1), fue privado de los dones sobrenaturales y preternaturales, que formaban parte de su “dotación” antes del pecado; además, sufrió un daño en lo que pertenece a la misma naturaleza, a la humanidad en su plenitud originaria “de la imagen de Dios”. La triple concupiscencia no corresponde a la plenitud de esa imagen, sino precisamente a los daños, a las deficiencias, a las limitaciones que aparecieron con el pecado. La concupiscencia se explica como carencia, que sin embargo hunde las raíces en la profundidad originaria del espíritu humano. Si queremos estudiar este fenómeno en sus orígenes, esto es, en el umbral de las experiencias del hombre “histórico”, debemos tomar en consideración todas las palabras que Dios-Yahvé dirigió a la mujer (Gén 3, 16) y al hombre (Gén 3, 17-19), y además debemos examinar el estado de la conciencia de ambos; y el texto yahvista nos lo facilita expresamente. Ya antes hemos llamado la atención sobre el carácter específico literario del texto a este respecto.

3. ¿Qué estado de conciencia puede manifestarse en las palabras: “Temeroso, porque estaba desnudo, me escondí”? ¿A qué verdad interior corresponden? ¿Qué significado del cuerpo testimonian? Ciertamente este nuevo estado difiere grandemente del originario. Las palabras del Gén 3, 10 atestiguan directamente un cambio radical del significado de la desnudez originaria. En el estado de inocencia originaria, la desnudez, como hemos observado anteriormente, no expresaba carencia, sino que representaba la plena aceptación del cuerpo en toda su verdad humana y, por lo tanto, personal. El cuerpo, como expresión de la persona, era el primer signo de la presencia del hombre en el mundo visible. En ese mundo, el hombre estaba en disposición, desde el comienzo, de distinguirse a sí mismo, cómo individuarse -esto es, confirmarse como persona- también a través del propio cuerpo. Efectivamente, él había sido, por así decirlo, marcado como factor visible de la trascendencia, en virtud de la cual el hombre, en cuanto persona, supera al mundo visible de los seres vivientes (animalia). En este sentido, el cuerpo humano era desde el principio un testigo fiel y una verificación sensible de la “soledad” originaria del hombre en el mundo, convirtiéndose, al mismo tiempo, mediante su masculinidad y feminidad, en un límpido componente de la donación recíproca en la comunión de las personas. Así, el cuerpo humano llevaba en sí, en el misterio de la creación, un indudable signo de la “imagen de Dios” y constituía también la fuente específica de la certeza de esa imagen, presente en todo el ser humano. La aceptación originaria del cuerpo era, en cierto sentido, la base de la aceptación de todo el mundo visible. Y, a su vez, era para el hombre garantía de su dominio absoluto sobre el mundo, sobre la tierra, que debería someter (cf. Gén 1, 28).

4. Las palabras “temeroso porque estaba desnudo, me escondí” (Gén 3, 10) testimonian un cambio radical de esta relación. El hombre pierde, de algún modo, la certeza originaria de la “imagen de Dios”, expresada en su cuerpo. Pierde también, en cierto modo, el sentido de su derecho a participar en la percepción del mundo, de la que gozaba en el misterio de la creación. Este derecho encontraba su fundamento en lo íntimo del hombre, en el hecho de que él mismo participaba de la visión divina del mundo y de la propia humanidad; lo que le daba profunda paz y alegría al vivir la verdad y el valor del propio cuerpo, en toda su sencillez, que le había transmitido el Creador: “Y vio Dios ser muy bueno cuanto había hecho” (Gén 1, 31). Las palabras del Gén 3, 10: “Temeroso, porque estaba desnudo, me escondí” confirman el derrumbamiento de la aceptación originaria del cuerpo como signo de la persona en el mundo visible. A la vez, parece vacilar también la aceptación del mundo material en relación con el hombre. Las palabras de Dios-Yahvé anuncian casi la hostilidad del mundo, la resistencia de la naturaleza en relación con el hombre y con sus tareas, anuncian la fatiga que el cuerpo humano debería experimentar después en contacto con la tierra que él sometía: “Por ti será maldita la tierra: con trabajo comerás de ella todo el tiempo de tu vida; te dará espinas y abrojos y comerás de las hierbas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado” (Gén 3, 17-19). El final de esta fatiga, de esta lucha del hombre con la tierra, es la muerte: “Polvo eres, y al polvo volverás” (Gén 3, 19).

En este contexto, o más bien, en esta perspectiva, las palabras de Adán en Génesis 3, 10: “Temeroso, porque estaba desnudo, me escondí”, parecen expresar la conciencia de estar inerme, y el sentido de inseguridad de su estructura somática frente a los procesos de la naturaleza, que actúan con un determinismo inevitable. Quizá, en esta desconcertante enunciación se halla implícita cierta “vergüenza cósmica”, en la que se manifiesta el ser creado a “imagen de Dios” y llamado a someter la tierra y a dominarla (cf. Gén 1, 28), precisamente mientras, al comienzo de sus experiencias históricas y de manera tan explícita, es sometido por la tierra, particularmente en la “parte” de su constitución trascendente representada precisamente por el cuerpo.

(1) El Magisterio de la Iglesia se ha ocupado más de cerca de estos problemas en tres períodos, de acuerdo con las necesidades de la época.
Las declaraciones de los tiempos de las controversias con los pelagianos (siglos V-VI) afirman que el primer hombre, en virtud de la gracia divina, poseía “naturalem possibilitatem et innocentiam” (DS 239), llamada también “libertad” (”libertas”, “libertas arbitrii”), (DS 371, 242, 383, 622). Permanecía en un estado que el Sínodo de Orange (a. 529) denomina “integritas”: “Natura humana, etiamsi in ella integritate, in qua condita est, permaneret, nullo modo se ipsam, Creatore suo non adiuvante, servaret...” (DS 389).
Los conceptos de “integritas” y, en particular, el de “libertas”, presuponen la libertad de la concupiscencia, aunque los documentos eclesiásticos de esta época no la mencionen de modo explícito.

El primer hombre estaba además libre de la necesidad de muerte (DS 222, 372, 1511).

El Concilio de Trento define el estado del primer hombre, antes del pecado como “santidad y justicia” (”sanctitas et iustitia”, DS 1511, 1512), o también como “inocencia”, (”innocentia”, DS 1521).

Las declaraciones ulteriores en esta materia defienden la absoluta gratuidad del don originario de la gracia, contra las afirmaciones de los jansenistas. La “integritas primae creationis” era una elevación no merecida de la naturaleza humana (”indebita humanae naturae exaltatio”) y no “el estado que le era debido por naturaleza” (”naturalis eius conditio”, DS 1926). Por lo tanto, Dios habría podido crear al hombre sin estas gracias y dones (DS 1955), esto es, no habría roto la esencia de la naturaleza humana ni la habría privado de sus privilegios fundamentales (DS 1903-1907, 1909, 1921, 1924, 1926, 1955, 2434, 2437, 2616, 2617).

En analogía con los Sínodos antipelagianos, el Concilio de Trento trata sobre todo el dogma del pecado original, incluyendo en su enseñanza los enunciados precedentes a este propósito. Pero aquí se introdujo una apreciación, que cambió en parte el contenido comprendido en el concepto de “liberum arbitrium”. La “libertad” o “libertad de la voluntad” de los documentos antipelagianos, no significaba la posibilidad de opción, inherente a la naturaleza humana, por lo tanto constante, sino que se refería solamente a la posibilidad de realizar los actos meritorios, la libertad que brota de la gracia y que el hombre puede perder.

Ahora bien, a causa del pecado, Adán perdió lo que no pertenecía a la naturaleza humana entendida en el sentido estricto de la palabra, esto es, “integritas”, “sanctitas”, “innocentia”, “iustitia”. El “liberum arbitrium”, la libertad de la voluntad, no se quitó, se debilitó: “...liberum arbitrium minime exstinctum... viribus licet attenuatum et inclinatum...” (DS 1521 - Trid. sess. VI, Decr, de Iustificatione, c. 1).
Junto con el pecado aparece la concupiscencia y la muerte inevitable: “...primum hominem... cum mandatun Dei... fuisset transgressus, statim sanctitatem et iustitiam, in qua constitutus fuerat, amisisse incurrisseque per offensam praevaricationis huiusmodi iram et indignationem Dei atque ideo mortem... et cum morte captivitatem sub eius potestate, qui ‘mortis’ deinde ‘habuit imperium’... ‘totumque Adam per illiam praevaricationis offensam secundum corpus et animam in deterius commutatum fuisse... ’” (DS , 1511, Trid. sess. V. Decr. de pecc. orig. , 1).
(Cf. Mysterium salutis, II, Einsiedeln-Zurich-Colonia, 1967, págs. 827-828: W. Seibel, “Der mensch als Gottes übernatürliches Ebenbild und der Urstand des Menschen”).

Pregunta: ¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
Avatar de Usuario
pilar calva
Moderador Staff
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor jcuengar » Lun Sep 09, 2013 8:09 am

Pregunta: ¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
Es un estado de conciencia. Es la realidad que enfrenta al hombre contra sí mismo y que inevitablemente lo confronta contra su estado original. El hombre no sólo ha pecado, sino que lo ha hecho conscientemente y por lo tanto toda su naturaleza se vuelve contra el. La vergüenza es una expresión real de la conciencia de un estado de indefensión ante el mundo. El pecado que juzgo insuficiente a Dios entonces le abre los ojos al hombre quien ve su pequeñez y fragilidad frente a Dios. Se sabe perdido en el mundo. Estar desnudo significa entonces estar sin Dios por voluntad propia.
Pero est vergüenza es también el principio del camino de la redención. El conocimiento del mal como ausencia de Dios, hace que el hombre inicie el camino de regreso a la patria celestial con esta clara conciencia. Sin Dios nada soy. Cristo hará viva esta promesa de regreso, obsequiando al hombre la Gracia redentora.
jcuengar
 
Mensajes: 106
Registrado: Lun Ene 09, 2012 5:56 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor mariaines » Lun Sep 09, 2013 8:52 am

¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí"? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido.
Cierto miedo pertenece siempre a la esencia misma de la vergüenza; no obstante, la vergüenza originaria revela de modo particular su carácter: "temeroso, porque estaba desnudo". Nos damos cuenta de que aquí está en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal, vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa. Y entonces Dios Yahvé lo hace en su lugar: "¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol de que te prohibí comer?" (Gén 3, 11).
mariaines
 
Mensajes: 518
Registrado: Dom Ene 31, 2010 9:58 am

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor MA SOCORRO A REYES L » Lun Sep 09, 2013 10:31 am

¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí"? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
La vergüenza en ese momento en el grado más profundo, el hombre se da cuenta en su despertar que junto con el pecado aparece la concupiscencia y la muerte. La toma de conciencia de la propia desnudez, de su libretad y el origen auténtico del miedo o temor. El cuerpo humano en el misterio de la creación y como signo de la imagen y semejanza a Dios.
MA SOCORRO A REYES L
 
Mensajes: 299
Registrado: Mié Abr 20, 2011 11:29 am

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor patricio » Lun Sep 09, 2013 11:16 am

¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí"?
Este texto, que nos habla de la vergüenza recíproca del hombre y de la mujer, como síntoma de la caída , se aprecia en su contexto. La vergüenza en ese momento toca el grado más profundo y parece remover los fundamentos mismos de su existencia.
El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa.
Es desconcertante la precisión de ese diálogo, es desconcertante la precisión de todo el relato. Manifiesta la superficie de las emociones del hombre al vivir los acontecimientos, de manera que descubre al mismo tiempo la profundidad. En todo esto, la "desnudez" no tiene sólo un significado literal, no se refiere solamente al cuerpo, no es origen de una vergüenza que hace referencia sólo al cuerpo. En realidad, a través de la "desnudez", se manifiesta el hombre privado de la participación del don, el hombre alienado de ese amor que había sido la fuente del don originario, fuente de la plenitud del bien destinado a la criatura

¿Cuál es el sentido de ese temor?
Es que el hombre pierde, de algún modo, la certeza originaria de la "imagen de Dios", expresada en su cuerpo. Pierde también, en cierto modo, el sentido de su derecho a participar en la percepción del mundo, de la que gozaba en el misterio de la creación. Este derecho encontraba su fundamento en lo íntimo del hombre, en el hecho de que él mismo participaba de la visión divina del mundo y de la propia humanidad.
patricio
 
Mensajes: 255
Registrado: Jue Ene 19, 2012 9:39 am

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor lindoro50 » Lun Sep 09, 2013 11:50 am

¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”?

La significativa transformación testimoniada en el texto bíblico sobre la experiencia de la vergüenza, se encuentra en un nivel más profundo que el del puro y simple uso del sentido de la vista. El análisis comparativo entre Génesis 2, 25 y Génesis 3 lleva necesariamente a la conclusión de que no se trata del paso del 'no conocer' al 'conocer', sino de un cambio radical del significado de la desnudez originaria de la mujer respecto al hombre y del hombre respecto a la mujer. Este emerge desde su conciencia, como fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal: '¿quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido, quizá, del árbol del que te había prohibido comer?' (Gen 3, 11). Tal cambio mira directamente a la experiencia del significado del propio cuerpo delante del Creador y de las criaturas. Lo cual viene confirmado inmediatamente después de las palabras del hombre: 'He oído tu paso en el jardín, y he tenido miedo, porque estoy desnudo, y me he escondido' (Gen 3, 9 - 10).
La necesidad de esconderse al darse cuenta que estaban desnudos, indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como efecto inmediato de haber comido del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido. 'Llamó Yahvéh Dios al hombre, diciendo: Dónde estás? Y éste contestó: Te he oído en el jardín, y temeroso porque estaba desnudo, me escondí' (Gen 3, 9-10).

¿Cuál es el sentido de ese temor?

Este miedo pertenece a la esencia misma de la vergüenza; no obstante, la vergüenza originaria revela de modo particular su carácter: 'Temeroso porque estaba desnudo'. Nos damos cuenta de que aquí está en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal, vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto para no llamar por su nombre a la causa. Y entonces Dios Yahvéh lo hace en su lugar: '¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol de que te prohibí comer?' (Gen 3, 11). Esta "caída original" es, por consiguiente, el pecado, que trae consigo la ruptura de la comunión del hombre con Dios, le hace perder el beneficio de todos los "dones" que permitían esta comunión. El hombre ha perdido así su dominio sobre la naturaleza, su capacidad de gobernarla. De esta suerte, es toda la creación la que padece las consecuencias de este cataclismo. A esta esclavitud de la corrupción está sometida indirectamente toda la creación a causa del pecado del hombre, quien fue puesto por el Creador en medio del mundo visible para que lo ‘dominara´ (Gn 1,28). Así, el pecado del hombre no sólo tiene una dimensión interior, sino también ‘cósmica’.
lindoro50
 
Mensajes: 318
Registrado: Dom Mar 27, 2011 1:02 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor CasJor » Lun Sep 09, 2013 1:29 pm

¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?

La vergüenza símbolo manifiesto de la negación del Amor como fuente de la creación. Este sentimiento es fruto de la tentación a que son sometidos varón y mujer. Mientras la desnudez original les reveló el significado del “don” y no había motivo alguno para la vergüenza ni para el temor, una vez comido el fruto la experiencia de la desnudez cambia.

Si el hombre y la mujer niegan el Amor de Dios en sus corazones, ya no tienen la capacidad de amarse mutuamente. El carácter del Amor de Dios, al carecer de la confianza mutua en dar y recibir en la libertad del don, el deseo sexual, también, se hace un deseo de tomar y poseer, con lo que se pierde la paz interior en cada uno de ellos. La otra persona es vista no como una persona a quien amar, sino como una cosa para el uso de su propia gratificación.

El sentido del temor no es más que exponernos o humillarnos. Inmediatamente después del pecado de Adán y Eva, sus ojos fueron abiertos, y se dieron cuenta que estaban desnudos Surge entonces por vez primera el temor. La consciencia de la vergüenza. Sentirse expuesto, vulnerable y en una necesidad desesperada de ser cubierto o protegido. De este modo, la desnudez en la presencia del otro se torna una experiencia de temor, enajenación y vergüenza; la conciencia de la unidad quedó confundida, y se cubrieron, y temieron, y fueron expulsados del jardín y arrojados al mundo de la generación y la corrupción, del dolor, de la vida y de la muerte, pues todo aquello que no esté en perfecta unidad con Dios queda inevitablemente sujeto a las condiciones del “mundo profano”, a las condiciones resultantes del modo profano de ver el mundo: Fueron abiertos los ojos de ambos (o sea que ambos pasaron de la contemplación interior a la percepción exterior).
CasJor
 
Mensajes: 63
Registrado: Lun Jun 03, 2013 9:26 am
Ubicación: Costa Rica

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor NELSON » Lun Sep 09, 2013 2:16 pm

¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí"?
Las palabras del Gén 3, 10 atestiguan directamente un cambio radical del significado de la desnudez originaria. En el estado de inocencia originaria, la desnudez, como hemos observado anteriormente, no expresaba carencia, sino que representaba la plena aceptación del cuerpo en toda su verdad humana y, por lo tanto, personal. El cuerpo, como expresión de la persona, era el primer signo de la presencia del hombre en el mundo visible.
¿Cuál es el sentido de ese temor?
La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido.
NELSON LÓPEZ BUITRAGO - COLOMBIA
nelsonlopezbuitrago@gmail.com
NELSON
 
Mensajes: 140
Registrado: Mar Sep 29, 2009 6:58 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Rosi » Lun Sep 09, 2013 5:17 pm

En su desnudez, el hombre se percibe privado de los dones sobrenaturales, de la gracia que formaban parte de su "dotación" antes del pecado; y ahora es consciente además, del daño referente a la misma naturaleza, a la humanidad en su plenitud originaria como imagen de Dios y de su fragilidad ante el mundo que debía dominar y gozar y se avergüenza.
Rosi
 
Mensajes: 22
Registrado: Lun Ene 25, 2010 7:57 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor yaluz » Lun Sep 09, 2013 7:41 pm

¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
R: El verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí “ no es otro que el de estar consciente que perdió la gracia de Dios por haber desobedecido y no solo se refiere a la desnudez corporal, también al encontrarse desprovisto de la participación del don, deterioró la imagen del Señor, porque recordemos que fueron creados a su imagen y semejanza En esta nueva condición, el hombre histórico deja de percibir el mundo desde la visión de Dios ” para ahora ver desde el ángulo u óptica del temor. ¿Qué cual es el sentido de este temor? El de haber perdido y por ende la humanidad, la confianza que Dios nos había dado.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor yaluz » Lun Sep 09, 2013 7:57 pm

¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
R: El verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí “ no es otro que el de estar consciente que perdió la gracia de Dios por haber desobedecido y no solo se refiere a la desnudez corporal, también al encontrarse desprovisto de la participación del don, deterioró la imagen del Señor, porque recordemos que fueron creados a su imagen y semejanza En esta nueva condición, el hombre histórico deja de percibir el mundo desde la visión de Dios para ahora ver desde el ángulo u óptica del temor por lo que necesitan cubrirse porque carecen de la gracia del Creador
¿Qué cual es el sentido de este temor? El de haber perdido y por ende la humanidad, la confianza que Dios nos había dado.
Zulay R. de Álvarez (yaluz)
Venezuela
yaluz
 
Mensajes: 187
Registrado: Jue Jun 06, 2013 8:17 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Alejandra S » Mar Sep 10, 2013 8:14 am

¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”? ¿Cuál es el sentido de ese temor?
Esto significa que junto con el pecado entra el miedo en el mundo, miedo de Dios, al saber que se lo ha desobedecido y dudado de su amor, miedo de sentirse débil y frágil, miedo de estar desnudo de dones originarios, de sentirse sin protección.
“a través de la “desnudez”, se manifiesta el hombre privado de la participación del don, el hombre alienado de ese amor que había sido la fuente del don originario, fuente de la plenitud del bien destinado a la criatura. Este hombre, según las fórmulas de la enseñanza teológica de la Iglesia, fue privado de los dones sobrenaturales y preternaturales, que formaban parte de su “dotación” antes del pecado”
Alejandra S
 
Mensajes: 143
Registrado: Mié May 08, 2013 9:08 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor freddy henao » Mar Sep 10, 2013 5:13 pm

La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido. Cierto miedo pertenece siempre a la esencia misma de la vergüenza; no obstante, la vergüenza originaria revela de modo particular su carácter: “temeroso, porque estaba desnudo”. Nos damos cuenta de que aquí está en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal, vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa. Y entonces Dios lo hace en su lugar: “¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol de que te prohibí comer?”. En todo esto, la “desnudez” no tiene sólo un significado literal, no se refiere solamente al cuerpo, no es origen de una vergüenza que hace referencia sólo al cuerpo. En realidad, a través de la “desnudez”, se manifiesta el hombre privado de la participación del don, el hombre alienado de ese Amor que había sido la fuente del Don originario, fuente de la plenitud del bien destinado a la criatura.
freddy henao
 
Mensajes: 41
Registrado: Mar Jun 04, 2013 5:33 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor dicetel » Mar Sep 10, 2013 5:37 pm

Pregunta: ¿Cuál es el verdadero significado de “me di cuenta que estaba desnudo y me escondí”?

Cuando Dios creo al hombre este no tenia conciencia del bien y el mal era un ser a la imagen de Dios" Vio Dios que todo era bueno" solo escuchaba la voz de su creador "el bien", para el era lo mas natural estar desnudo porque no se miraba a si mismo, su mirada estaba puesta en su creador ,al dejar de mirar a su creador , se mira a si mismo y por el pecado de la soberbia pierde su inocencia,se da cuenta de su pequeñez

¿Cuál es el sentido de ese temor?
Se da cuenta que ya no tiene el fabor de Dios como un regalo constante "Por ti sera maldita la tierra" ahora tiene que trabajar la tierra y comer de ella con el sudor de su frente,se ve privado por voluntad propia de los dones sobrenaturales y prenaturales con que Dios lo habia dotado antes del pecado
dicetel
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Ene 24, 2011 6:55 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Rutilo De Los Santos » Mar Sep 10, 2013 6:32 pm

Pregunta ¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí". R= Este pasaje, que habla de la vergüenza recíproca del hombre y de la mujer, como síntoma de la caída,se aprecia en su contexto.La vergüenza en ese momento toca el grado más profundo y parece remover los fundamentos mismos de su existencia.Oyeron a Yahve Dios,que se paseaba por el jardín al fresco del día, y se escondieron de Yahve Dios, el hombre y su mujer, en medio de la arboleda del jardín.La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios:miedo antes desconocido."Llamó Yahve Dios al hombre, diciendo:¿dónde estas?" Y este contesto te he oído en el jardín y temeroso porque estaba desnudo, me escondí ¿Cuál es el sentido de ese temor? R= Cierto miedo pertenece siempre a la esencia misma de la vergüenza;no obstante, la vergüenza originaria revela de modo particular su carácter"temeroso porque estaba desnudo"nos damos cuenta de que aquí esta en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal,vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa. Y entonces Dios Yahve lo
hace en su lugar:¿quien te ha hecho saber que estabas desnudo?¿es que has comido del árbol de que te prohibí comer?
Rutilo De Los Santos
 
Mensajes: 45
Registrado: Mar Ago 13, 2013 5:22 pm
Ubicación: San Nicolás de los Garza. Nuevo León México

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor maguie » Mar Sep 10, 2013 7:00 pm

El verdadero significado de 'Estaba desnudo y me escondí' es 'He desobedecido tu mandato y no sé hasta dónde llegarán las consecuencias de este acto, veo que estaba privilegiado, antes me sentía seguro de la relación que tenía contigo y ahora no sé cómo es esta relación'.'Antes me sentía seguro sobre mi cuerpo, sobre sus manifestaciones y sus características.. y ahora no'.
El sentido del temor que experimentó el hombre fue evidenciar la diferencia en la relación con Dios ('Ahora no me siento en relación contigo, te tengo miedo', podría haber dicho). Las cosas han cambiado, el hombre dudó del don de Dios, el temor se lo demuestra. Ahora ya no sabe cómo es su relación con Dios y está confuso en la percepción de su cuerpo, debe cubrirlo, por lo que es miedo le hace evidente el cambio de circunstancias.
maguie
 
Mensajes: 169
Registrado: Lun Abr 16, 2012 12:05 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor marielflo » Mar Sep 10, 2013 11:49 pm

Las palabras de Adán en Génesis 3, 10: “Temeroso, porque estaba desnudo, me escondí”, expresan la conciencia de estar inerme.

El sentido de temor, surge de la inseguridad de su estructura somática frente a los procesos de la naturaleza, que actúan con un determinismo inevitable. Quizá, en esta desconcertante enunciación se halla implícita cierta “vergüenza cósmica”, en la que se manifiesta el ser creado a “imagen de Dios” y llamado a someter la tierra y a dominarla (cf. Gén 1, 28), precisamente mientras, al comienzo de sus experiencias históricas y de manera tan explícita, es sometido por la tierra, particularmente en la “parte” de su constitución trascendente representada precisamente por el cuerpo.
marielflo
 
Mensajes: 81
Registrado: Sab Jun 08, 2013 6:08 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Maria 2 » Mié Sep 11, 2013 11:09 am

¿Cuál es el verdadero significado de "me di cuenta que estaba desnudo y me escondí"? ¿Cuál es el sentido de ese temor?

La primera frase del relato bíblico, a este respecto, dice así: "Abriéronse los ojos de ambos, y viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores" (Gén 3, 7). Este pasaje, que habla de la vergüenza recíproca del hombre y de la mujer, como síntoma de la caída. La vergüenza en ese momento toca el grado más profundo y parece remover los fundamentos mismos de su existencia.

La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de la vergüenza observada recíprocamente, como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal, ha madurado un sentido de miedo frente a Dios: miedo antes desconocido.

Nos damos cuenta de que aquí está en juego algo más profundo que la misma vergüenza corporal, vinculado a una reciente toma de conciencia de la propia desnudez. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la propia desnudez el origen auténtico del miedo, señalando más bien su efecto, para no llamar por su nombre a la causa.

Manifiesta la superficie de las emociones del hombre al vivir los acontecimientos, de manera que descubre al mismo tiempo la profundidad. En todo esto, la "desnudez" no tiene sólo un significado literal, no se refiere solamente al cuerpo, no es origen de una vergüenza que hace referencia sólo al cuerpo. En realidad, a través de la "desnudez", se manifiesta el hombre privado de la participación del don, el hombre alienado de ese amor que había sido la fuente del don originario, fuente de la plenitud del bien destinado a la criatura. Este hombre, según las fórmulas de la enseñanza teológica de la Iglesia (1), fue privado de los dones sobrenaturales y preternaturales, que formaban parte de su "dotación" antes del pecado; además, sufrió un daño en lo que pertenece a la misma naturaleza, a la humanidad en su plenitud originaria "de la imagen de Dios".

Las palabras "temeroso porque estaba desnudo, me escondí" (Gén 3, 10) testimonian un cambio radical de esta relación. El hombre pierde, de algún modo, la certeza originaria de la "imagen de Dios", expresada en su cuerpo. Pierde también, en cierto modo, el sentido de su derecho a participar en la percepción del mundo, de la que gozaba en el misterio de la creación.

COMENTARIO: En el estado de inocencia originaria, la desnudez, no expresaba carencia, representaba la plena aceptación del cuerpo en toda su verdad humana y personal porque llevaba en sí, un indudable signo de la "imagen de Dios" y constituía también la fuente específica de la certeza de esa imagen, presente en todo el ser humano. La aceptación originaria del cuerpo era la base de la aceptación de todo el mundo visible. Y, a su vez, era para el hombre garantía de su dominio absoluto sobre el mundo, sobre la tierra, que debería someter (cf. Gén 1, 28).

Las palabras del Gén 3, 10: "Temeroso, porque estaba desnudo, me escondí" confirman el derrumbamiento de la aceptación originaria del cuerpo como signo de la persona en el mundo visible. "Por ti será maldita la tierra: con trabajo comerás de ella todo el tiempo de tu vida; te dará espinas y abrojos y comerás de las hierbas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado" (Gén 3, 17-19). El final de esta fatiga, de esta lucha del hombre con la tierra, es la muerte: "Polvo eres, y al polvo volverás" (Gén 3, 19).

Un abrazo y hasta pronto.
Maria 2
 
Mensajes: 157
Registrado: Mar Ene 15, 2013 12:42 pm

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Hugo Roberto Rosas » Mié Sep 11, 2013 1:22 pm

Cuando fuimos creados,Dios nos dio la inocencia y sencillez de nosotros.Pero al pecar, se da una reflexión de lo cometido, y la primera visión es la de estar desnudos ( despojado de la sencillez e inocencia.)Saber que se a perdido todo y esperar un castigo,El hombre se ve avergonzado y se esconde para que se piense una protección;El temor es esperar algo por la desobediencia cometía y ser castigado.
Hugo Roberto Rosas
 
Mensajes: 37
Registrado: Mié Jun 12, 2013 11:50 am

Re: 27. La desnudez original y la vergüenza

Notapor Dolovalencia » Mié Sep 11, 2013 2:25 pm

Génesis 3;7 este pasaje habla de la vergüenza en su modo más profundo del hombre y la mujer. Oyeron a Yahve Dios y se escondieron. La necesidad de esconderse indica que en lo profundo de su vergüenza como fruto inmediato del árbol de la ciencia del bien y del mal ha madurado un sentido de miedo frente a Dios, miedo antes desconocido. El hombre trata de cubrir con la vergüenza de la desnudez el origen auténtico del miedo.
Dolovalencia
 
Mensajes: 100
Registrado: Mié Jun 05, 2013 2:52 pm

Siguiente

Volver a Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, Parte II La purificación del corazón

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |
cron