¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

La Iglesia desde siempre ha enseñado la fe a base de preguntas y respuestas. En este foro se pueden hacer preguntas bien concretas y darse respuestas claras y precisas. De manera que todos tengan al alcance, de modo sintético y concreto, los contenidos más básicos de la fe

Moderadores: raulalonso, tito, Catholic.net, gache, Moderadores Animadores

¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor AnnaRodriguez » Dom Mar 09, 2014 11:08 pm

Buenas noches,
He tenido esta duda hace un tiempo: Cómo sé si cuando pido algo a Dios y creo "no tener respuesta" , es por falta de Fé de mi parte o porque esa la Voluntad de Dios. Quiero saber distinguirlo para en consecuencia aceptar Su voluntad ó pedir más fé. Por ejemplo en el caso de alguna enfermedad que no se controla, cómo discernirlo?

De antemano gracias.
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Lun Mar 10, 2014 3:56 am

Estimada en Cristo AnnaRodríguez:

Ni puedes "poner más Fe" (recuerda que la Fe es una virtud teologal, lo que significa que es esencialmente un Don de Dios que tan solo podemos conservar y cuidar, pero no obtener ni incrementar por nosotros mismos); ni la respuesta de Dios depende propiamente de lo "intensa" que hagas tu oración.
SI depende de la humildad con la que la hagas, es decir, de lo mucho que reconozcas que NO está en ti, ni en tus esfuerzos, ni en tus méritos esa respuesta, sino de que lo que pides es una GRACIA de Dios que, si se te concede, será concedida de manera absolutamente gratuita e incondicionada; y que, por consiguiente, si NO se te concede NO ES porque te faltaron méritos o esfuerzos, sino porque Dios no juzgó bueno o pertinente otorgar esa Gracia.
Y la razón de que esta humildad SI influya en que se te pueda conceder o no, es precisamente porque debes tener claro que NO fueron tus esfuerzos o tus méritos los que obtuvieron el resultado, de tal suerte que de algún modo pudieras haber "obligado" a Dios a concederte lo que querías; sino es la pura Bondad de Dios la que otorgó ese Don. Y esto a su vez, por supuesto, NO ES porque Dios sea un Ser orgulloso que no quiera "rebajarse" a ser nuestro sirviente o mandadero; pues ciertamente YA se rebajó a ser nuestro Servidor. Sino es porque NO ES BUENO para nosotros el que pensemos que los Dones del Amor se obtienen demandándolos o exigiéndolos de manera egoista, sino es preciso que entendamos que el Amor se Dona a Si Mismo de manera COMPLETAMENTE Gratuita, para que así nosotros aprendamos a entregarnos de manera IGUALMENTE GRATUITA a los demás en actos de legítimo y verdadero amor.
Asi pues, cuando Cristo nos dice que si pidieramos con Fe podríamos decir a un monte que se fuera al mar y este nos obedecería NO QUIERE DECIR que tengamos que "hacer más esfuerzo" en tener Fe. Sino al contrario, que si CONFIARAMOS plenamente en la Bondad de Dios y que lo que pedimos lo obtenemos como Don Gratuito del Infinito Amor que Él nos tiene y nada más, entonces Él nos podría otorgar muchísimo más Dones y Gracias que los que nuestra desconfianza le permite otorgarnos.
No se trata, pues, de andar "probando" nuestra Fe intentando ordenar a los montes que se vayan al mar, o por lo menos a un montículo de arena que se mueva a un charquito cercano. Sino se trata de entender que, si nuestra confianza en lo que Dios nos ha dicho fuera tal que DE VERDAD creyeramos en ese Amor Incondicional que Él nos tiene, incluso cosas tan ordinariamente imposibles podríamos pedirle y Él nos las daría si son buenas para nosotros.
Pero, ahí esta el punto: creer NO SOLO en el Poder de Dios (eso es relativamente fácil) sino en SU BONDAD y en SU AMOR hacia nosotros. Esto es mucho más dificil y en esto si que dudamos, y lo dudamos desde el principio, porque le fuimos a creer a la serpiente que Dios no nos había prohibido el fruto del árbol del bien y del mal por su Bondad y por el cuidado que Él tenía de nosotros, sino le creimos a la serpiente que Dios no nos quería tanto y nos prohibía ese fruto meramente para que no lográramos ser como Él. Lo que le creimos a la serpiente, en suma, fue que Dios no nos Amaba tanto. Y por eso es que nos pareció, y cada vez que cometemos un pecado nos sigue pareciendo, que es mejor rebelarse contra ese Dios que nos limita injustamente, que creer que Dios nos cuida con Amor y que es preciso entonces creerle, confiar en Él y hacer lo que nos dice y nos pide.
Pero precisamente uno de los aspectos que más nos dificultan creer en esa Bondad de Dios, es entender que ello implica aceptar que si esa Bondad determina que de verdad lo que queremos no es lo mejor, entonces es bueno y queremos al así reconocerlo, que NO nos sea concedido. Nos da miedo, pues, que en nuestra propia oración aceptemos lo que de hecho no queremos o no nos gusta. Como si Dios entonces se fuese a "aprovechar" de esa "rendija" que le damos en nuestra oración para decirnos "¡eh! tu reconociste que te podía dar también esto otro que no te gustaba y dijiste que estaba bien, Yo por eso te lo dí". Desconfiamos, pues, de que la Bondad de Dios de verdad nos vaya a dar lo más bueno, sino creemos que nos va a someter a "pruebas", "limitaciones" o "sacrificios" en la medida en que nosotros se lo "permitamos".
Y entonces, al querer "asegurar" que Dios "no tenga" esa "rendijita" para no darnos lo que le queremos pedir, paradójicamente dificultamos enormemente el que Él mismo nos lo pueda dar. Y, por contraparte, al aceptar que lo que podamos recibir NO ES lo que queremos, en realidad facilitamos enormemente el que SI se nos de eso que queremos.
Pero, insisto, para poder hacer esto hay que, de verdad, CREER Y CONFIAR en la Bondad y Misericordia de Dios para con nosotros.
Es justamente por eso que muchas veces es más fácil obtener una Gracia por la intercesión de un tercero (un santo) que pidiéndola directamente a Dios. Porque el solo hecho de involucrar al tercero de suyo implica que metemos a alguien que entendemos que no tiene NINGUNA obligación para con nosotros, es decir, es más claro para nosotros que estamos pidiendo ayuda gratuita e inmerecida. El santo, por su parte, no solo en este mundo confiaba y creía mejor que muchos otros en la Bondad de Dios, sino que YA VIVE en Ella, por consiguiente NO TIENE NINGUNA DUDA en esa Bondad y, por ello, su intercesión es muy eficaz. La intercesión de los santos, pues, nos ayuda a pedir con humildad, y eso facilita mucho el que se nos otorguen los Dones que pedimos.

Claro, si no lo obtenemos, lo entendemos ahora mejor, es porque de verdad NO ERA BUENO.
Pero ese "no era bueno", insisto, puede abarcar tanto el que no era bueno en sí lo que pedíamos, como el que no era bueno dárnoslo en el contexto carente de humildad en el que lo pedimos.
Asi pues, debemos tratar de confiar tanto como nos sea posible en esa Bondad de Dios, y creer de verdad que Dios nos Ama y que lo que Él decida es REALMENTE fruto de Su Infinito Amor. Como todos los Dones que se nos dan, esto mismo no lo podemos conseguir por nuestro esfuerzo, pero SI PODEMOS NO OPONERNOS a lo que de hecho nos ha sido YA DADO. Es decir, podemos aprovechar tanto como podamos la Fe que YA tenemos y no andar opacándola con desconfianzas gratuitas que nos puedan surgir.

Si así hacemos será muy fácil discernir: si Dios no lo ha concedido es porque NO ES BUENO lo que se pidió. Y en esa confianza filial podremos vivir tranquilos.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor IvanEstoico » Lun Mar 10, 2014 11:55 am

Querida hermana en Cristo.

AnnaRodriguez escribió:Buenas noches,
He tenido esta duda hace un tiempo: Cómo sé si cuando pido algo a Dios y creo "no tener respuesta" , es por falta de Fé de mi parte o porque esa la Voluntad de Dios. Quiero saber distinguirlo para en consecuencia aceptar Su voluntad ó pedir más fé. Por ejemplo en el caso de alguna enfermedad que no se controla, cómo discernirlo?

Deseo compartirte algunos puntos de nuestro Catecismo en consonancia con la exquisita exposicion de nuestro carisimo hermano Eduarod:
    1508 [...] Sin embargo, ni siquiera las oraciones más fervorosas obtienen la curación de todas las enfermedades. Así san Pablo aprende del Señor que "mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza" (2 Co 12,9), y que los sufrimientos que tengo que padecer, tienen como sentido lo siguiente: "Completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia" (Col 1,24).

    1512 [...] A pesar de esta evolución, la liturgia nunca dejó de orar al Señor a fin de que el enfermo pudiera recobrar su salud si así convenía a su salvación (cf. DS 1696).

Que Dios te bendiga.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor AnnaRodriguez » Mar Mar 11, 2014 12:17 am

Muchas gracias por las respuestas ;) , solo que sigo un poco confundida:

Yo estoy consciente que la Fe es un don de Dios, pero entonces, no puedo pedirle que mi Fe aumente ?
Cuál sería la diferencia en tener Fe y tener Confianza en la Bondad y Poder de Dios?

No se si estoy mal pero percibo en los Evangelios que Jesús elogia a quienes tienen Fe e incluso en múltiples ocasiones dice "Tu fé te ha salvado/sanado", y reprocha cuando falta ésta como si sí dependiera de la persona la medida de la Fe.

Sé que al confiar en Dios en situaciones difíciles y al aceptar Su Voluntad uno recibe paz y serenidad, y es que acaso uno desde un principio debe abandonarse a Su Voluntad antes que pedir lo que Dios ya sabe que necesitamos antes que nosotros mismos?, entonces por qué dice que pidamos? Por qué la parábola de la señora que insistía al juez que le hiciera justicia, y del vecino que pide favores a media noche?
Se que tampoco se refiere a que uno insista en pedir lo que a uno no le conviene. Sí tengo confianza en que Dios toma las mejores decisiones para mí y las acepto (a veces es más fácil abandonarse a su voluntad), pero entonces cual es esa Fe a la que se refiere el Evangelio? Digo, tienen que coincidir la fe con la Voluntad de Dios, creo.

Bueno no sé si estoy equivocada o confundida, no sé si me pude explicar... :?: :|
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor tralalá » Mar Mar 11, 2014 8:06 am

Anna, creo que pueden responder aunque sea en parte a tu inquietud
estas explicaciones de San Ignacio.

2.4 Una actitud: la indiferencia

Para San Ignacio este es uno de los puntos cruciales del PYF. En el directorio dictado al Padre Vitoria se menciona como la “dificultad” a la que el ejercitante debe poner mucho interés de cara a mejor disponerse y ordenarse para en todo hacer la voluntad de Dios, dice: “consideraréis este fundamento bien. Podrále dividir en tres partes: 1º el fin para que Dios lo crió; 2º los medios; 3º la dificultad que hay en tomar éste o aquel, sin saber cierto el que más conviene, según lo ya dicho, y el daño que desto viene, para que de aquí nazca el ponerse en equilibrio”. (DIRECTORIO P. VITORIA 3,20).

La indiferencia entonces trabajará los afectos del ejercitante para que vaya logrando un grado alto de libertad interior frente a los medios que tiene para conseguir el fin que Dios le ha propuesto. Esa libertad se expresará en la actitud de abandono en las manos de Dios como fruto de una “actitud afectiva de distanciamiento crítico de las mismas (cosas)” (ROYÓN, 5). El proceso de armonizar el uso de los medios con el fin no se da de manera inmediata, se va dando en el “hacerse indiferente” a lo largo de toda la experiencia de los EE. Baste con evocar como se pide esta actitud en la oración preparatoria [46], y en las diferentes meditaciones que componen la elección (preámbulo, binarios, grados de humildad…). El resultado es que quien hace los EE tome conciencia de que Dios es su único absoluto, que el Dios a quien ama y sigue es un Dios siempre mayor.

Conviene que al invitar a meditar sobre la indiferencia no se confunda con la indiferencia social que hace oídos sordos a lo que le pasa a la humanidad que sufre o la ataraxia que simplemente niega el sentimiento y la afectividad humana. Aquí hablamos de un don de Dios que se va haciendo en el contacto inmediato de Dios con su creatura. Un rato largo de oración con el texto de Flp. 3,12-16 ayudará al ejercitante a mantenerse en camino en la búsqueda de la indiferencia.

Leer más: http://www.centroloyolapamplona.org/esp ... ercicios-/
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor IvanEstoico » Mar Mar 11, 2014 1:25 pm

Querida hermana en Cristo.

AnnaRodriguez escribió:Yo estoy consciente que la Fe es un don de Dios, pero entonces, no puedo pedirle que mi Fe aumente ?
Cuál sería la diferencia en tener Fe y tener Confianza en la Bondad y Poder de Dios?

Querida Anna, le pido a Dios poder ayudarte para lo cual deseo compartirte los siguientes textos:
    Romanos 10 [17] «La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo.»
La fe tiene un comienzo, siempre es Dios quien primerea, como enseña el Papa Francisco, muy bien, entonces, como Dios es el primero que actúa lo hace mediante su gracia, que nos auxilia para poder ofrecer una respuesta, para poder creer en el mensaje salvifico que se nos predica:
    144 Obedecer (ob-audire) en la fe es someterse libremente a la palabra escuchada, porque su verdad está garantizada por Dios, la Verdad misma. De esta obediencia, Abraham es el modelo que nos propone la Sagrada Escritura. La Virgen María es la realización más perfecta de la misma.
    CATECISMO DE LA IGLESIA
Así pues, después de la respuesta, después del: «si, creo en la Palabra de Dios», se sigue la confianza en esa Palabra, pues Dios que es la Verdad no nos puede mentir ni mentirse, veamos los dos aspectos:
    8. […] Abrahán, nuestro padre en la fe, ocupa un lugar destacado. En su vida sucede algo desconcertante: Dios le dirige la Palabra, se revela como un Dios que habla y lo llama por su nombre. La fe está vinculada a la escucha. Abrahán no ve a Dios, pero oye su voz. […] La fe es la respuesta a una Palabra que interpela personalmente, a un Tú que nos llama por nuestro nombre.

    10. […] Por eso, la Biblia, para hablar de la fe, usa la palabra hebrea ’emûnah, derivada del verbo ’amán, cuya raíz significa « sostener ». El término ’emûnah puede significar tanto la fidelidad de Dios como la fe del hombre. El hombre fiel recibe su fuerza confiándose en las manos de Dios.
    LUMEN FIDEI, DEL SANTO PADRE FRANCISCO.
Asi pues, ya hemos creido y confiado en la Palabra de Dios, después el hombre al ser justificado por la fe en Jesucristo Nuestro Señor en las aguas regeneradoras del bautismo, la fe toma otro significado, pues, en el bautismo Dios infunde en nuestra alma la virtud teologal de la «fe», es un don, un regalo mediante el cual «creemos en Dios y creemos todo lo que Él nos ha revelado y que la Santa Iglesia nos propone como objeto de fe»(Catecismo de la Iglesia 1842):
    153 […] La fe es un don de Dios, una virtud sobrenatural infundida por Él. «Para dar esta respuesta de la fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con los auxilios interiores del Espíritu Santo, que mueve el corazón, lo dirige a Dios, abre los ojos del espíritu y concede "a todos gusto en aceptar y creer la verdad"» (DV 5).
    CATECISMO DE LA IGLESIA
Entonces recapitulando, la fe comienza con la predicación y se sigue con la respuesta que damos movidos por la gracia para confiarnos en lo que nos predican:«El Hijo de Dios se ha hecho hombre y ha muerto en la cruz para devolvernos la amistad del Padre» y al ser justificados en el bautismo por la fe en el Señor Jesús, la fe se nos infunde como don, para creer en Dios y su revelación toda, y en esta vida de gracia: fe, esperanza y caridad, crecemos mediante los Sacramentos y la oración:
    1266 La Santísima Trinidad da al bautizado la gracia santificante, la gracia de la justificación que :

    le hace capaz de creer en Dios, de esperar en Él y de amarlo mediante las virtudes teologales;

    — le concede poder vivir y obrar bajo la moción del Espíritu Santo mediante los dones del Espíritu Santo;

    — le permite crecer en el bien mediante las virtudes morales.

    Así todo el organismo de la vida sobrenatural del cristiano tiene su raíz en el santo Bautismo.

    1813 Las virtudes teologales fundan, animan y caracterizan el obrar moral del cristiano. Informan y vivifican todas las virtudes morales. Son infundidas por Dios en el alma de los fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna. Son la garantía de la presencia y la acción del Espíritu Santo en las facultades del ser humano. Tres son las virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad (cf 1 Co 13, 13).

    162 La fe es un don gratuito que Dios hace al hombre. Este don inestimable podemos perderlo; san Pablo advierte de ello a Timoteo: «Combate el buen combate, conservando la fe y la conciencia recta; algunos, por haberla rechazado, naufragaron en la fe» (1 Tm 1,18-19). Para vivir, crecer y perseverar hasta el fin en la fe debemos alimentarla con la Palabra de Dios; debemos pedir al Señor que nos la aumente (cf. Mc 9,24; Lc 17,5; 22,32); debe «actuar por la caridad» (Ga 5,6; cf. St 2,14-26), ser sostenida por la esperanza (cf. Rm 15,13) y estar enraizada en la fe de la Iglesia.
    CATECISMO DE LA IGLESIA
    42.[...]Pero, a fin de que la caridad crezca en el alma como una buena semilla y fructifique, todo fiel debe escuchar de buena gana la palabra de Dios y poner por obra su voluntad con la ayuda de la gracia. Participar frecuentemente en los sacramentos, sobre todo en la Eucaristía, y en las funciones sagradas. Aplicarse asiduamente a la oración, a la abnegación de sí mismo, al solícito servicio de los hermanos y al ejercicio de todas las virtudes.
    CONSTITUCIÓN DOGMÁTICA SOBRE LA IGLESIA, LUMEN GENTIUM
Hablar de la fe es cosa vastísima, a grandes rasgos explique lo anterior, pero para profundizar en ella, te recomiendo el Catecismo y la Lumen Fidei de nuestro amado Santo Padre Francisco.

Que Dios te bendiga.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor tralalá » Mar Mar 11, 2014 3:30 pm

Iván: Hablar de la Biblia podríamos hacerlo durante siglos y siglos y tanto la Biblia como la Patrística y el Magisterio aportarían ricamente al tema.
Me parece que Anna está requiriendo un discernimiento más práctico que la ayude a decidir con paz.
Por eso traje a colación a San Ignacio y una partecita de sus Ejercicios.

AnnaRodriguez escribió:[b]Sé que al confiar en Dios en situaciones difíciles y al aceptar Su Voluntad uno recibe paz y serenidad, y es que acaso uno desde un principio debe abandonarse a Su Voluntad antes que pedir lo que Dios ya sabe que necesitamos antes que nosotros mismos?,
Bueno [b]no sé si estoy equivocada o confundida
, no sé si me pude explicar... :?: :|


Anna:

Ahora diré mi mero parecer: Sí, debemos abandonarnos a su Voluntad (sea cual sea, siempre en definitiva buena pero, mientras tanto puede resultar dolorosa) y recién después, desde ese confiado abandono, expresarle a DIOS nuestra preferencia (claro que ÉL ya la conoce pero, por algún motivo, no podemos pretender saberlo todo de DIOS, quiere que se lo digamos). Entonces, abiertos a la voluntad de DIOS, le pedimos nuestro deseo aceptando su Voluntad. Todo junto.
Mirá a Jesucristo en el monte de los Olivos.
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor IvanEstoico » Mar Mar 11, 2014 4:18 pm

Querida hermana en Cristo.

Tralalita querida mi intencion es que la hermana tenga una mejor comprension de la fe, pues, desconoce si puede pedirle al Señor que esta aumente.

Que Dios te bendiga y te dejo un abrazo.
El mismo Verbo Dios era,
que el principio se decía;
Él moraba en el principio,
y principio no tenía...
IvanEstoico
 
Mensajes: 764
Registrado: Dom Oct 14, 2012 5:18 pm
Ubicación: En el camino en pos del Amado, que por la Iglesia es iluminado.

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor tralalá » Mar Mar 11, 2014 5:13 pm

IvanEstoico escribió:Querida hermana en Cristo.

Tralalita querida mi intencion es que la hermana tenga una mejor comprension de la fe, pues, desconoce si puede pedirle al Señor que esta aumente.

Que Dios te bendiga y te dejo un abrazo.


Recién me doy cuenta que donde primero (en el mensaje anterior) escribí Biblia quise poenr Fe.
IVÁN: Sé tu intención y me baso en ella. Considero más interesante "escuchar" un diálogo con sus diferencias y matices que monólogos.
Que el Espíritu te siga iluminando y fortaleciendo. Tralalá

Por otro lado creo que Anna entiende bastante la Biblia sólo que le encuentra contradicciones que quisiera poder resolver.
Cada vez me doy más cuenta de que a DIOS tan inconmensurable en proporción con nosotros, no podremos conocerlo del todo ni en el Cielo, cuando seamos capaces de mirarlo cara a cara. Ahora tenemos la fe, la esperanza y la caridad y la forma más cercana de estar en DIOS en la Tierra es, precisamente la caridad en sus múltiples maneras. La caridad supera las contradicciones lo cual no significa que las resuelva.
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor AnnaRodriguez » Mié Mar 12, 2014 1:18 am

Tralala, IvanEstoico, Eduarod:

Muchas gracias por las respuestas, me han orientado,

He estado leyéndolas y releyéndolas y creo que a lo mejor quise simplificar algo que me doy cuenta es complejo...para mí.

La intención de la pregunta era saber si de alguna manera por falta de fe (haberla perdido) pudiera estar siendo "negligente", y no para obtener bienes para mí ó de "este mundo". Porque si la Fé "mueve montañas" no se podría por medio de ésta y por supuesto claro, en consonancia con la Voluntad de Dios disminuír el sufrimiento, Conseguir la paz y la unidad de los cristianos, aumentar las conversiones, disminuir la violencia, etc... Porque lo que para nosotros es imposible para Dios sí es posible. No será que todo esto no se logra por cierta negligencia de nuestra parte en este sentido? Debe existir cierta responsabilidad de nuestra parte que además nos ayude a madurar en el sentido espiritual.

Bueno, seguiré leyendo y meditando todo lo que me han recomendado y claro si es Voluntad de Dios lo entenderé y si no, pues nos dejó la sabiduría de la Iglesia la cual nos dice lo que debemos hacer y creer y nos guía en forma segura durante nuestra ceguera e ignorancia aunque no entendamos las cosas.

Gracias, que Dios los Bendiga.
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:16 am

Estimada en Cristo AnnaRodriguez:

AnnaRodriguez escribió:...
Yo estoy consciente que la Fe es un don de Dios, pero entonces, no puedo pedirle que mi Fe aumente ?

Al contrario, los únicos medios que puedes tú poner para aumentar tu Fe son precisamente el pedirle a Dios que te ayude a aumentar la Fe, y el disponer tu corazón con humildad para recibir el Don de Dios cuándo, cómo y dónde Él Quiera dártelo (lo cual, NO define Dios por mero capricho, sino por el Amor que te tiene, de donde Él elige la mejor manera y momento para darte sus Dones).

... sigue ...
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:18 am

... sigue ...

Cuál sería la diferencia en tener Fe y tener Confianza en la Bondad y Poder de Dios?

La fe se define como creer en lo que alguien nos dice porque tenemos fundamentos para creer que esa persona no se engaña a si misma, ni quiere engañarnos a nosotros. La Fe Divina, es decir, la Fe que le debemos a Dios que es la que es también la Virtud Teologal que Él mismo nos da, es muy especial en este sentido, porque cuando Dios dice algo sabemos que, siendo Él la Verdad, no puede engañarse en términos absolutos, ni puede querer engañarnos. Es por ello que la Fe Divina es fundamento suficiente para tener certeza absoluta e infalible de algo. Claro, falta que lo que creemos que Dios ha dicho, realmente lo haya dicho Dios y lo entendamos bien nosotros. Y ese es el Servicio que Dios nos Regala a través del Magisterio de Su Iglesia, el cual nos garatiza ese Depósito de la Fe constituido por todo aquello que Dios nos ha Revelado, así como su correcta interpretación.
Pero entonces tener Fe es el hecho mismo de creer en algo. La Confianza en la Bondad y Poder de Dios es en realidad OTRA cosa. De hecho, es otra Virtud Teologal, que es la Esperanza. Por la Esperanza Confiamos en que esa Bondad y ese Poder de Dios nos otorgarán lo que por la Fe creemos que Dios nos puede otorgar y que Dios mismo nos ha prometido.
Teóricamente, pues, podría alguien tener Fe y no Esperanza. De hecho, la Escritura dice:
¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. Los demonios también creen, y sin embargo, tiemblan.
¿Quieres convencerte, hombre insensato, de que la fe sin obras es estéril?
...
Como ven, el hombre no es justificado sólo por la fe, sino también por las obras.
Santiago 2, 19-20; 24

Demostrando así que Creer(Fe) NO ES LO MISMO que Confiar(Esperanza) ni mucho menos que Amar(Caridad), que es lo que se manifiesta cuando la Fe dá un resultado perfecto y lleva a la persona a esas obras que son producto del amor.
Sin embargo, en la práctica, en el alma de un buen cristiano la Fe suele ir estrechamente unida a la Esperanza, nos decía el Santo Padre Benedicto XVI en la Encíclica Spe Salvi:
Antes de ocuparnos de estas preguntas que nos hemos hecho, y que hoy son percibidas de un modo particularmente intenso, hemos de escuchar todavía con un poco más de atención el testimonio de la Biblia sobre la esperanza. En efecto, « esperanza » es una palabra central de la fe bíblica, hasta el punto de que en muchos pasajes las palabras « fe » y « esperanza » parecen intercambiables. Así, la Carta a los Hebreos une estrechamente la « plenitud de la fe » (10,22) con la « firme confesión de la esperanza » (10,23). También cuando la Primera Carta de Pedro exhorta a los cristianos a estar siempre prontos para dar una respuesta sobre el logos –el sentido y la razón– de su esperanza (cf. 3,15), « esperanza » equivale a « fe ». El haber recibido como don una esperanza fiable fue determinante para la conciencia de los primeros cristianos, como se pone de manifiesto también cuando la existencia cristiana se compara con la vida anterior a la fe o con la situación de los seguidores de otras religiones. Pablo recuerda a los Efesios cómo antes de su encuentro con Cristo no tenían en el mundo « ni esperanza ni Dios » (Ef 2,12). Naturalmente, él sabía que habían tenido dioses, que habían tenido una religión, pero sus dioses se habían demostrado inciertos y de sus mitos contradictorios no surgía esperanza alguna. A pesar de los dioses, estaban « sin Dios » y, por consiguiente, se hallaban en un mundo oscuro, ante un futuro sombrío. « In nihil ab nihilo quam cito recidimus » (en la nada, de la nada, qué pronto recaemos)[1], dice un epitafio de aquella época, palabras en las que aparece sin medias tintas lo mismo a lo que Pablo se refería. En el mismo sentido les dice a los Tesalonicenses: « No os aflijáis como los hombres sin esperanza » (1 Ts 4,13). En este caso aparece también como elemento distintivo de los cristianos el hecho de que ellos tienen un futuro: no es que conozcan los pormenores de lo que les espera, pero saben que su vida, en conjunto, no acaba en el vacío. Sólo cuando el futuro es cierto como realidad positiva, se hace llevadero también el presente. De este modo, podemos decir ahora: el cristianismo no era solamente una « buena noticia », una comunicación de contenidos desconocidos hasta aquel momento. En nuestro lenguaje se diría: el mensaje cristiano no era sólo « informativo », sino « performativo ». Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza vive de otra manera; se le ha dado una vida nueva.

Asi pues, quien VERDADERAMENTE le Cree a Cristo, no solo en algunos aspectos de su Palabra o su Enseñanza, sino en TODO lo que Él ES (incluyendo ese Cordero Pascual que se entregó por Amor a nosotros), no puede sino Esperar en Él, recibiendo así una VIDA NUEVA.

... sigue ...
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:21 am

... sigue ...

No se si estoy mal pero percibo en los Evangelios que Jesús elogia a quienes tienen Fe e incluso en múltiples ocasiones dice "Tu fé te ha salvado/sanado", y reprocha cuando falta ésta como si sí dependiera de la persona la medida de la Fe.

NO depende de la persona el haber adquirido esa Fe. Sino el haber ACEPTADO, CUIDADO Y CONSERVADO el Don de Dios que recibió.
Porque Dios puede dar sus Dones a muchos, pero eso no quiere decir que todos los acepten o que en todos fructifiquen. Recuerda la Parábola del Sembrador y cómo algunas semillas caen en tierra buena, pero otras caen en terrenos que no dejan germinar las semillas o que no las pueden sostener por mucho tiempo. Lo que nosotros podemos decidir es ser esa tierra buena donde los Dones de Dios germinen y crezcan, o ser esos terrenos pedregosos o llenos de abrojos donde los Dones de Dios jamás puedan dar fruto. Pero que podamos elegir ser un tipo de tierra u otro, NO quiere decir que por muy buena tierra que seamos vamos nosotros mismos a aparecer de la nada la semilla. No, la semilla NECESARIAMENTE nos la tiene que dar el Sembrador, otra cosa es lo que nosotros hagamos con ella.
Pero ser esa tierra buena, insisto, NO depende del esfuerzo o empeño con el que nos empeñemos en estar encima de la semilla todo el tiempo, como aquellos que creen que cuidar la semilla significa regarla cada 10 minutos y la terminan ahogando. Es decir, NO depende de estar rezando mucho, con mucha "intensidad", con mucho sacrificio, con mucha "atención", o del auto-convencimiento-frente-al-espejo-de-que-si-le-creo-a-Cristo que podamos lograr; sino, ante todo, depende de la VERDADERA humildad con la que recibamos esos Dones de Dios. Porque solo de esa humildad de lo débiles e insignificantes que frente a Dios realmente somos, es que puede surgir esa disposición a DE VERDAD Creer en lo que Dios nos dice (en vez de lo que opinamos nosotros mismos o de lo que quisieramos que tuvieramos que creer), y, por consiguiente, solo de ahi puede surgir también la Confianza (Esperanza) que ese Mensaje de Cristo en Si Mismo Contiene.
La cosa se arruina precisamente cuando creemos que es "a nuestro modo", porque es exactamente ahí donde dejamos de creer y escuchar a Dios, y comenzamos a creer y a escuchar lo que nosotros mismos queremos creer y escuchar. Justo por eso es que ser buena tierra en NADA depende de nuestros esfuerzos y empeños personales por "lograrlo", sino en nuestra humilde disposición de simplemente recibir lo que entendemos que de ningún modo pordemos jamás lograr con nuestros esfuerzos y empeños.

... sigue ...
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:24 am

... sigue ...

Ahora bien:
Sé que al confiar en Dios en situaciones difíciles y al aceptar Su Voluntad uno recibe paz y serenidad, ...

Esto, la verdad, suena MUUUY trágico. Casi como diciendo que aceptar la Voluntad de Dios equivale a esa situación dificil, como si en el fondo se estuviera diciendo que Dios quiere para nosotros esas situaciones difíciles.
Y, la verdad, NUNCA lo olvidemos, es que lo que Dios Quiso para nosotros en esta Tierra desde el principio, fue un paraiso terrenal; y lo que Dios Quiere para nosotros, es una Vida Eternamente Feliz. Las situaciones difíciles nos vienen por NUESTRO PECADO, y claro, la Voluntad de Dios es que salgamos lo mejor librados que se pueda de ellas .... dentro de las limitaciones y condicionantes que en nuestro propio pecado nos hemos auto-impuesto.
Dios simplemente NO QUIERE nuestro sufrimiento. Y, paradójicamente, es precisamente por eso que nos pide que suframos con Él y le demos sentido salvífico a nuestro dolor. Porque sentido salvífico significa no otra cosa sino eso: salvar del dolor, salvar a otros de SU dolor a través de NUESTRO dolor. Entonces, el que sufre con Cristo NO AGREGA dolor al mundo, sino todo lo contrario, junto a Él, el Cordero de Dios que QUITA los pecados del mundo, el que sufre con Él en realidad QUITA dolor del mundo. Asi pues, cuando alguien sufre con Cristo, por Él y en Él, el resultado neto es MENOS dolor en el mundo: tal vez un poco más en uno mismo, pero MUCHÍSIMO MENOS en los demás. Y eso es producto del Amor.
El VERDADERO Cristiano NO sufre NUNCA con RESIGNACIÓN, NI con serena aceptación, sino sufre CON AMOR, sufre, esa es la manera correcta de verlo y entenderlo CON LA ILUSIÓN DE LIBRAR A LOS DEMÁS DE SU PROPIO DOLOR.
Por eso es que el cristiano puede SUFRIR CON ALEGRÍA, ¡no porque sea un masoquista profesional!, mucho menos porque sea un loco enfermo de vanagloria que crea que mientras más dolor aguante es más fuerte, admirable y poderoso; sino porque esa alegría NO surge del dolor mismo, el dolor sigue doliendo y molestando como siempre, sino la alegría surge de saber que, con el propio dolor, se está LIBRANDO de esos dolores a aquellos que uno ama.
La Voluntad de Dios, pues, NO ES que uno le demuestre "aguantando" muchas "pruebas" difíciles lo mucho que uno está dispuesto a hacer por Él.
No, la Voluntad de Dios está clara en la Escritura:
Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, porque él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.
I Timoteo 2, 3-4

Y entonces el sufrimiento de un cristiano es agradable a Dios tan solo en virtud de que sea SALVÍFICO, es decir, precisamente en que SIRVA para que "todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". Pues es justamente sufriendo por los demás para quitarles su dolor, como Cristo Sufrió por nosotros para quitarnos el nuestro, que les podemos demostrar EN LOS HECHOS ese Amor que Dios les tiene, y es entonces cuando el sufrimiento se vuelve salvífico iluminando el camino de las personas al conocimiento de la Verdad, que es el Amor de Dios.
De este modo, si meramente logramos sufrir con serenidad, es que nos hemos quedad muy limitados en nuestra viviencia de la Fe. Si en cambio sufrimos con alegría en la ilusión del sufrimiento del que estamos librando a los demás en el Amor de Cristo, entonces quiere decir que hemos entendido y estamos viviendo mucho más auténticamente el Evangelio.
Y eso también nos ayuda a orientarnos en como "elegir" nuestros sufrimientos, de tal modo que NO SEAN ESTÉRILES, ni mucho menos que agreguen dolor en el mundo; sino al contrario, que sean sufrimientos CAPACES de despojar a los demás de sus propios sufrimientos.

... sigue ...
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:32 am

... sigue ...

Respecto a esto:
...y es que acaso uno desde un principio debe abandonarse a Su Voluntad antes que pedir lo que Dios ya sabe que necesitamos antes que nosotros mismos?, entonces por qué dice que pidamos? Por qué la parábola de la señora que insistía al juez que le hiciera justicia, y del vecino que pide favores a media noche?

Dios ciertamente sabe lo que queremos y lo que necesitamos y, en virtud de ello, evidentemente que nos podría dar TODO lo que queremos y necesitamos sin que hubiera la menor intervención de nuestra parte. De hecho, en muchas ocasiones, cuando Dios Ve que de plano estamos perdidos y no sabemos ni por dónde ir, así ocurre:
Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero es Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables.
Romanos 8, 26

Pero, en la medida en que podemos pedir las cosas, Dios ha dispuesto que de hecho las TENGAMOS que pedir para obtenerlas, aún cuando Él nos las PODRÍA dar sin ninguna necesidad de ello; y esto, por supuesto, NO ES un mero capricho, sino que es MUY importante PARA NOSOTROS que nos demos cuenta de que lo que hemos recibido NO lo hemos recibido en automático y porque así está obligado Dios a hacer funcionar el mundo, NI lo hemos recibido por nuestros esfuerzos y empeños, sino que lo recibimos GRATUITAMENTE como DON de la Gracia de Dios. Y por eso es que es fundamental que lo pidamos con la humildad que entiende esto y no con la actitud soberbia de quien cree que por mucho pedir puede obtener lo que pide. Cristo mismo rechaza esa manera de pedir en algo que aparentemente parece contradictorio con la insistencia que Él mismo recomienda y a la que has hecho referncia:
Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados.
No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan.
San Mateo 6, 7-8

Evidentemente Cristo NO condena aquí -como erradamente creen los hermanos protestantes- la oración repetitiva como puede ser el Santo Rosario. Sino lo que condena aquí es ese error de creer que, por mucho hablar uno puede en ese mismo esfuerzo de algún modo GARANTIZAR que Dios se verá OBLIGADO a escucharle. Es decir, el creer que Dios escucha por el esfuerzo o empeño que uno ponga y no por su Amor.
Cuando, por el contario, Cristo mismo recomienda que pidamos con insistencia, NO lo presenta como una fórmula infalible por la que Dios quedará obligado a atendernos. Sino lo presenta como una forma de ayudarnos a entender que lo que estamos haciendo es pedir una ayuda, un favor, Y NO "exigiendo" un supuesto "derecho" que en realidad no tenemos.
Como podemos ver al entender bien estas dos recomendaciones, ambas son consistentes y van en la misma dirección de ayudarnos a orar en humildad. Y vemos entonces que no hay contradicción real entre ambas recomendaciones, ni mucho menos que sean condenas al Santo Rosario y oraciones similares, como erradamente piensan los protestantes.
Y esto es importante PARA NOSOTROS, porque tan solo de esa manera nos haremos conscientes de que, si recibimos, NO recibimos por una fría compasión, por un mecanismo automático, ni, mucho menos, por simple obligación de Dios de atendernos; sino recibimos POR AMOR. Y es que solo al percibir que hemos recibido POR AMOR, podemos llegar a comprender que SOMOS AMADOS, y podemos entonces AGRADECER ese Amor del que hemos sido objeto, REFLEJÁNDOLO hacia los demás que entonces pueden SENTIRSE AMADOS a través de la entrega gratuita de nuestras pertenencias y de nuestro ser, la que les regalamos en el amor de la misma manera en que a nosotros Dios nos ha Regalado Sus Dones en Su Amor. Pues solo en la medida en que logramos amar reflejando el Amor de Dios, es que hemos sido verdaderamente salvados.

... sigue ...
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor eduarod » Mié Mar 12, 2014 4:37 am

Por último:
Se que tampoco se refiere a que uno insista en pedir lo que a uno no le conviene. Sí tengo confianza en que Dios toma las mejores decisiones para mí y las acepto (a veces es más fácil abandonarse a su voluntad), pero entonces cual es esa Fe a la que se refiere el Evangelio? Digo, tienen que coincidir la fe con la Voluntad de Dios, creo.

Ciertamente puede uno pedir e incluso insistir en lo que uno quiere o lo que a uno le conviene... y, si lo hacemos con humildad, y cae dentro de lo razonablemente bueno, incluso lo podemos llegar a recibir por el solo hecho de haberle externado a Dios esa preferencia nuestra.
Pero esto bien puede ser como un niño que le insiste mucho a su papá en ir a comprar un helado cuando de hecho el papá pensaba llevarlo a una pista de cochecitos para niños que el papá pensaba que al niño le hubiera gustado más. Sin embargo, es tanta la insistencia del niño por el helado, que el papá decide dejar los cochecitos para otra ocasión y satisfacer el clamor de su hijo.
De verdad que parece que tenemos el concepto de que "aceptar la Voluntad de Dios" es "aguantarse la super-prueba que nos va a tocar entonces". Y no nos damos cuenta de que en realidad es lo contrario: que Dios sabe mejor lo que, a la larga, nos va a acabar gustando más.
Por eso, como el niño que se da cuenta de que pudo ir a los cochecitos si no se hubiera puesto tan insistente con el helado, en el camino de la perfección cristiana la persona santa poco a poco va descubriendo que generalmente obtiene un sub-óptimo cuando se empeña en pedirle a Dios lo que más quiere, y aprende que es mejor dejar que su Padre que le Conoce tan bien y le Quiere tanto, le sorprenda a cada paso con lo que Él disponga, en vez de empeñarse uno mismo en obtener lo que uno busca.
Es por eso que San Ignacio habla de esa indiferencia que nos compartió la hermana tralalá, o incluso más adelante en los Ejercicios Espirituales, habla de buscar formas más perfectas de entregarse, porque más va uno comprendiendo que eso es de verdad lo mejor para uno mismo.
Por supuesto que esta indiferencia, y menos aún esta entrega deliberada, pueden ser fingidas. No, ambas actitudes pueden fundamentarse adecuadamente tan solo en la experiencia del Amor de Dios.
Si uno trata de fingir estas actitudes, puede hacerlo, pero entonces el resultado lo vivirá como una especie de imposición tiránica de Dios a la que uno de un modo u otro se debe someter. Y eso no le hará a uno sentir Amor, y menos aún le capacitará para a su vez amar.

Que Dios te bendiga.
eduarod
 
Mensajes: 1802
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor tralalá » Mié Mar 12, 2014 10:03 am

¡Aaaahh! Voy aprendiendo también.
Cuando le comenté a alguien que repetía "Jesús te amo" como modo de llegar a amarlo, me replicó, eso es protestante.
Quedé pensando: No todo lo que dicen y hacen los protestantes es malo.
Ahora me doy cuenta, que esa frase aunque con buena intención (con el deseo de amar a DIOS por sobre todas las cosas)
debe ser verdadera en el momento en que se dice, sino
eduarod escribió: no le hará a uno sentir Amor, y menos aún le capacitará para a su vez amar.
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor tralalá » Jue Mar 13, 2014 6:58 pm

Perdón, la frase me salió afirmativa pero, tengo dudas al respecto.
Alguien podría responderme.
Todo sea para la mayor honra y gloria de DIOS por
amor a Jesús, María y José.
Imagen
Acompáñennos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.
Avatar de Usuario
tralalá
 
Mensajes: 8780
Registrado: Mié Jul 22, 2009 9:35 am
Ubicación: Argentina

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor AnnaRodriguez » Vie Mar 14, 2014 2:07 am

Hola, muchas gracias por las respuestas creo que se me van aclarando más cosas...
Solo algo me ha dejado pensando con otra duda y algo inquieta:

eduarod escribió:... sigue ...

Ahora bien:
Sé que al confiar en Dios en situaciones difíciles y al aceptar Su Voluntad uno recibe paz y serenidad, ...

Esto, la verdad, suena MUUUY trágico. Casi como diciendo que aceptar la Voluntad de Dios equivale a esa situación dificil, como si en el fondo se estuviera diciendo que Dios quiere para nosotros esas situaciones difíciles...


Y si la situación difícil nos trajera algún beneficio que desconocemos? Sería lo contrario, o no?

Cuál sería la tragedia en recibir paz en situaciónes difíciles precisamente porque se comprende que el sufrimiento no es estéril y tiene un buen propósito, un sentido, ya sea para que disminuya en otros el dolor, parecernos más a Cristo, madurar espiritualmente o fortalecer la fe al saber que que ese "trago amargo" traerá beneficios después...
Entonces,es trágico aceptar esa paz (No resignación)? Qué la paz no es un requisito para la Felicidad?

Yo lo veía (ahora ya no sé) de esta manera:
Como cuando un niño pequeño es llevado al médico y tiene que someterse a procedimientos dolorosos (situación difícil) que son permitidos por los padres porque lo aman y saben que es en su beneficio... Puede ser que el niño no entienda y se resista y patalee e incluso llegue a pensar que sus padres no lo quieren porque permiten todo eso que a el le duele. Pero, si el niño comprende, confía y cree que sus padres lo aman y buscan lo mejor para él, el resultado será que se tranquilizará y se someterá a la decisión de sus padres e incluso facilitará el proceso que luego se traducirá en un beneficio que quizás aún no ve ni conoce.
Porque la confianza en el amor y bondad de sus padres le hará ser dócil a procedimientos dolorosos para su bien o el de otros.
Ahora, por qué pudiera ser trágico todo esto? No entiendo... :(

Creo que en esto estoy "en pañales"... Una disculpa si planteo preguntas muy básicas, solo quisiera llegar a conocer la Verdad.
Gracias por lo que me han ayudado a comprender hasta ahora.
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Re: ¿Falta de fé ó voluntad de Dios?

Notapor AnnaRodriguez » Vie Mar 14, 2014 2:14 am

Hola tralala,
Vi su mensaje pero no comprendí la duda.
AnnaRodriguez
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Ene 25, 2014 3:17 am

Siguiente

Volver a Magisterio de la Iglesia – Catecismo - San Pedro apóstol

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot]

Reportar anuncio inapropiado |
Reportar anuncio inapropiado |